0

Remedio tos bebe

Cómo aliviar la tos en bebés

Lo que se puede hacer en caso de que el bebé tenga tos es cargarlo y colocarlo en el hombro, de forma tal que su cabeza se mantenga más elevada y pueda respirar mejor. Cuando la tos esté más controlada puede ofrecerle un poco de agua, a temperatura ambiente para hidratar las cuerdas vocales y fluidificar las secreciones, calmando la tos. El bebé deberá tomar bastante agua durante el día, alrededor de 100 ml por cada kg de peso.

Otras opciones para ayudar a aliviar la tos del bebé pueden ser:

  • Hacer inhalaciones con suero fisiológico, usando un nebulizador que se compra en la farmacia, esto ayuda a limpiar las vías aéreas siendo muy eficiente. Si no está en condiciones de comprar un nebulizador puede darle un baño tibio al bebé en la bañera a puerta cerrada para que el vapor del agua facilite la salida de la flema, mejorando la respiración. Vea cómo destapar la nariz;
  • Mezclar una cucharada de miel con un poco de agua, si el bebé tiene más de 1 año;
  • Colocar 1 gota de aceite esencial de cereza en un recipiente con agua caliente puede ser útil para aliviar la tos infantil.

Los medicamentos como jarabes antialérgicos, antitusígenos, descongestionantes o expectorantes sólo se deben utilizar cuando son recetados por el pediatra porque no todos los medicamentos se pueden utilizar en los niños, además que la tos que dura más de 5 días debe ser investigada por el médico. Normalmente en bebés menores de 2 años el pediatra no recomienda el uso de medicamentos si no hay fiebre o dificultad respiratoria.

Remedios caseros para la tos en el bebé

Los remedios caseros pueden ser indicados en caso de tos causada por resfriado, y buenas opciones son jarabe de zanahoria y té de cáscara de cebolla: Para preparar:

  • Jarabe de zanahoria: rallar una zanahoria y agregar 1 cdita de azúcar por encima y se le debe ofrecer al bebé el jugo natural que sale de la zanahoria, el cual es rico en Vitamina C;
  • Té de cáscaras de cebolla: en 500 ml de agua agregue las cáscaras marrones de 1 cebolla grande y deje hervir. Colar y ofrecerle al bebé en pequeñas cucharadas cuando esté tibio.

Otra buena estrategia es colocar unas gotas de suero fisiológico en la nariz del bebé antes darle de mamar o comidas, y limpiar la nariz del bebé con un hisopo con puntas gruesas (propias para bebés). Existen también, a la venta en farmacias y droguerías aspiradoras nasales, que son muy eficientes para eliminar la flema, despejando la nariz, lo que también combate la tos. Conozca cómo combatir la tos con flema.

Cómo aliviar la tos del bebé en la noche

Una buena forma de evitar la tos nocturna es colocar un pedazo de madera o toallas dobladas por debajo del colchón del bebé como muestra la imagen a continuación, para elevar un poco la cabecera de la cuna, ya que así las vías aéreas quedan más libres y el reflujo disminuye, reduciendo la tos del bebé y garantizando un sueño más tranquilo.

Principales causas de la tos en el bebé

La tos en el bebé, normalmente es causada por problemas respiratorios más simples como gripe o resfriado. La principal sospecha es la presencia de flema, la nariz tapada y dificultad para respirar.

Otras causas menos comunes de tos en el bebé son laringitis, reflujo, asma, bronquiolitis, neumonía, coqueluche o aspiración de un objeto. En caso de que adopte las medidas nombradas anteriormente y la tos permanece por más de 5 días o si es muy fuerte, frecuente e incomoda, se debe llevar al bebé al pediatra para que pueda indicarle lo que está ocurriendo y cuál es el mejor tratamiento. Vea cómo identificar los síntomas de neumonía en bebés.

Cuándo debe acudir al pediatra

Los padres deben preocuparse y llevar al bebé al pediatra siempre que el bebé tenga tos y:

  • Tenga menos de 3 meses de edad;
  • Si tiene tos por más de 5 días;
  • Si la tos es muy fuerte y prolongada;
  • Si el bebé tiene 38 ºC de fiebre;
  • La respiración del bebé parece más rápida de lo normal;
  • El bebé tiene dificultad en respirar;
  • El bebé hace ruido o chirrido al respirar;
  • Si tiene mucha flema o esta contiene hilos de sangre;
  • El bebé tiene alguna enfermedad cardíaca o pulmonar.

En la consulta con el pediatra, el responsable debe indicar todos los síntomas que ha presentado el bebé, cuándo aparecieron estos síntomas y todo lo que fue hecho para tratar de aliviar la tos del bebé.

12 remedios naturales para acabar con las tos

Las personas usan una gran variedad de remedios naturales para tratar la tos persistente. A continuación, explicamos los 12 remedios más importantes de forma más detallada.

1. Té con miel

Share on PinterestUn remedio casero muy popular para la tos es mezclar miel en una taza con agua caliente.

Según algunos estudios, la miel puede aliviar la tos.

Existe un estudio sobre tratamientos para la tos nocturna en niños. En él se comparan los resultados utilizando la miel oscura, el dextrometorfano, un medicamento para suprimir la tos y ningún tipo de tratamiento.

Aunque los beneficios de la miel fueron menores a los del dextrometorfano, los padres calificaron la miel como la más favorable de las tres opciones.

Para usar la miel como tratamiento de la tos, mezcle 2 cucharadas soperas con agua caliente y un té de hierbas. Beba esta mezcla una o dos veces al día. Por favor, evite que los niños menores de 1 año ingieran miel.

2. Jengibre

El jengibre podría facilitar la tos asmática o seca, ya que tiene propiedades antiinflamatorias. También podría aliviar las náuseas y el dolor.

Un estudio sugiere que algunos componentes antiinflamatorios presentes en el jengibre pueden relajar las membranas de las vías respiratorias, lo que reduce la tos. Los investigadores estudiaron principalmente los efectos del jengibre en las células de los seres humanos y animales, aunque es necesario realizar más investigaciones.

Prepare un té de jengibre con 20-40 gramos de rebanadas de jengibre fresco a una taza de agua caliente. Deje que se enfríe durante unos minutos antes de beberlo. Añada miel o zumo de limón para mejorar el sabor y calmar aún más la tos.

Tenga en cuenta que, en algunos casos, el té con jengibre puede causar malestar o acidez estomacal.

3. Líquidos

Lo más importante para la tos o un resfriado es mantenerse hidratado. Las investigaciones indican que ingerir líquidos a temperatura ambiente puede aliviar la tos, la secreción nasal y los estornudos.

Sin embargo, las personas con síntomas adicionales de un resfriado o gripe pueden beneficiarse de las bebidas calientes. El mismo estudio demuestra que estas pueden mejorar los síntomas aún más, incluyendo el dolor de garganta, los escalofríos y el cansancio.

El alivio de los síntomas es inmediato y continúan durante un tiempo después de terminar la bebida caliente.

Entre las bebidas calientes que pueden ser reconfortantes, encontramos:

  • los caldos claros;
  • el té de hierbas;
  • el té negro descafeinado;
  • el agua caliente, o
  • los zumos de frutas calientes

4. Vapor de agua

La tos húmeda, una de las que produce mucosa o flemas, podría mejorar con el vapor de agua. Tome una ducha o un baño de agua caliente y deje que el baño se llene de vapor. Quédese dentro durante unos minutos hasta que los síntomas mejoren. Beba un vaso de agua después para refrescarse y evitar la deshidratación.

De forma alternativa, prepare un bol de vapor de agua. Para hacerlo, rellene un bol grande con agua caliente. Añada hierbas o aceites esenciales, como el eucalipto o el romero, lo que le ayudará a mejorar la descongestión. Inclinese sobre el tazón y cubra la cabeza con una toalla. Así el vapor se quedará atrapado. Inhale los vapores durante 5 minutos. Si siente el calor del vapor en la piel, deténgase hasta que se enfríe.

Las personas con tos húmeda o congestión de pecho deberían seguir las recomendaciones del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. (NHLBI) y usar un humidificador de vapor en su casa.

5. Raíz de malvavisco

La raíz de malvavisco es una hierba muy usada a lo largo de la historia como tratamiento para la tos y los dolores de garganta. La hierba puede mejorar la irritación que produce la tos, debido a su alto contenido en mucílago. Se trata de una sustancia espesa y pegajosa que cubre la garganta.

En otro pequeño estudio se reveló que un jarabe para la tos a base de hierbas con raíz de malvavisco, tomillo y hiedra alivió la tos provocada por los resfriados comunes y las infecciones de tracto respiratorio. Tras 12 días de tomar el jarabe, el 90 por ciento de los participantes calificaron su efectividad como buena o muy buena.

La raíz de malvavisco también se encuentra disponible en forma de hierba seca o un té en bolsitas. Añada agua caliente y bébalo inmediatamente o déjelo enfriar primero. Mientras más tiempo permanezca la raíz de malvavisco en el agua, más mucílago beberá.

Los efectos secundarios pueden incluir malestar estomacal, pero puede contrarrestarlo tomando líquidos adicionales.

Puede adquirir la raíz de malvavisco en tiendas de productos para la salud o en Internet.

6. Gárgaras de agua con sal

Este remedio simple es uno de los más efectivos para tratar el dolor de garganta y la tos húmeda. El agua con sal reduce las flemas y la mucosa en la parte posterior de la garganta, lo que puede disminuir la necesidad de toser.

Revuelva media cucharadita de sal en una taza de agua caliente hasta que se disuelva. Deje que la solución se enfríe lentamente antes de usarlo para hacer gárgaras. Mantenga la mezcla en la parte final de la garganta durante unos momentos antes de escupir la mezcla. Haga gárgaras con el agua y sal durante varias veces cada día hasta que mejore la tos.

Evite darle agua con sal a los niños más pequeños, ya que no podrán hacer gárgaras correctamente y si tragan el agua con sal, puede ser peligroso.

7. Bromelina

Share on PinterestLas piñas contienen bromelina, la cual puede ayudar a tratar la tos.

La bromelina es una enzima que proviene de las piñas y es más abundante en el corazón de la fruta.

La bromelina tiene propiedades antiinflamatorias y también pueden tener propiedades mucolíticas, lo que significa que puede disminuir la mucosa y eliminarla del cuerpo.

Algunas personas beben zumo de piña de forma diaria para reducir la mucosa de la garganta y eliminar la tos. Sin embargo, no hay demasiada bromelina en el zumo para aliviar los síntomas.

Puede encontrar suplementos de bromelina en un tienda y pueden ser más efectivos para eliminar la tos. Sin embargo, es mejor hablar con un médico antes de probar nuevos suplementos.

Es posible que sea alérgico a la bromelina. Además, esta hierba puede causar efectos secundarios e interactuar con los medicamentos. Las personas que toman anticoagulantes o antibióticos específicos no deberían tomarla.

8. Tomillo

El tomillo tiene usos tantos culinarios como medicinales y es un remedio común para la tos, la irritación de garganta, la bronquitis y los problemas digestivos.

Un estudio demostró que un jarabe para la tos con tomillo y yedra aliviaba la tos de forma más efectiva y más rápida que un jarabe de placebo en personas con bronquitis aguda. Los antioxidantes que componen la planta pueden ser los responsables de sus beneficios.

Para tratar la tos con tomillo, busque un jarabe específico que contenga este tipo de hierba. De forma alternativa, prepare una taza de té y añada dos cucharadas soperas de tomillo seco en una taza de agua caliente. Deje reposar 10 minutos antes de filtrar y beber.

9. Cambios alimenticios para el reflujo ácido

El reflujo ácido es una causa común de tos. Evitar los alimentos que pueden provocar reflujo ácido es una de las mejores maneras para controlar esta enfermedad y reducir la tos que la acompaña.

Cada individuo puede tener diferentes desencadenantes de reflujo ácido que deben evitar. Las personas que no están seguras de las causas que lo provocan pueden empezar eliminando los desencadenantes más comunes de su dieta y vigilando sus síntomas.

Los alimentos y bebidas que provocan reflujo ácido con mayor frecuencia incluyen:

  • alcohol;
  • cafeína;
  • chocolate;
  • alimentos cítricos;
  • alimentos grasos y fritos;
  • ajo y cebollas;
  • menta;
  • alimentos con especias y sal, o
  • tomates y productos que los contienen.

10. Olmo resbaladizo

De forma tradicional, los americanos nativos usaban corteza de olmo resbaladizo para tratar la tos y los problemas digestivos. El olmo resbaladizo es similar a la raíz de malvavisco, ya que contiene un alto nivel de mucílago, lo que ayuda a suavizar la tos y la irritación de garganta.

Prepare un té de olmo resbaladizo y añada un cucharada sopera de la hierba seca en una taza de agua caliente. Déjelo reposar al menos 10 minutos antes de beberlo. Es importante que tenga en cuenta que el olmo resbaladizo puede interferir con la absorción de la mediación.

Puede encontrar el olmo resbaladizo en forma de cápsula o polvos en cualquier tienda específica para la salud o en Internet.

11. Acetilcisteína

La acetilcisteína es un suplemento que procede del aminoácido L-Cisteína. Puede tomar una dosis diaria para reducir la frecuencia y la gravedad de la tos húmeda, ya que elimina la mucosa de las vías respiratorias.

Un meta análisis de 13 estudios sugiere que la acetilcisteína puede reducir de forma considerable los síntomas de las personas con bronquitis crónica. Se trata de una inflamación prolongada en las vías respiratorias que causan la secreción de mucosa, tos y otros síntomas.

Los investigadores sugieren una dosis diaria de 600 miligramos (mg) para personas sin obstrucción en las vías respiratorias y, hasta 1.200 mg, si hay una obstrucción.

La acetilcisteína puede tener efectos secundarios graves, entre los que se incluyen las ronchas, la inflamación, la fiebre y la dificultad para respirar. Si considera que padece algunos de estos problemas, debe consultar a su médico.

12. Probióticos

Share on PinterestLa sopa de miso es rica en probióticos.

Los probióticos no alivian directamente la tos, pero pueden estimular el sistema inmunológico al equilibrar las bacterias en el intestino.

Un sistema inmunológico fuerte puede ayudar a luchar contra las infecciones o alérgenos que causan la tos.

Según un estudio, un tipo de probióticos, una bacteria llamada Lactobacillus, proporciona un beneficio moderado en la prevención del resfriado.

Puede encontrar suplementos que contienen Lactobacillus y otros probióticos en una tienda con productos de salud o en la farmacia.

Algunos alimentos son ricos en probióticos de forma natural, entre los que se incluyen:

  • la sopa de miso;
  • el yogur natural;
  • el kimchi, o
  • el chucrut.

Sin embargo, el número y la diversidad de unidades probióticas en los alimentos pueden variar. Puede ser mejor tomar suplementos probióticos que comer alimentos ricos en probióticos.

Cómo aliviar la tos del niño

Remedios caseros

Existen truquillos caseros que resultan efectivos para aliviar a tu niño la incómoda tos:

  • Haz que beba mucha agua. Ayudará a hacer más fluidas las secreciones y facilitará su eliminación.
  • Es frecuente que la tos empeore por la noche. Puedes aliviarla incorporando ligeramente al niño con almohadas, siempre que tenga más de un año.
  • Coloca cerca de su cama una cebolla cortada. Los vapores que desprende también ayudan a que el moco sea más fluido.
  • Si tose mucho, ofrécele una cucharadita de miel. Suaviza la garganta y alivia la tos. A partir de los cinco años, puedes darle caramelos de miel.
  • Mantén el ambiente húmedo. Puedes hacerlo con un humidificador o colocando un recipiente con agua caliente encima del radiador.
  • Ventila la habitación para que esté limpia de polvo.
  • No permitas que se fume en presencia del niño.

Por qué se produce la tos

La tos es un acto reflejo que se desencadena cuando un cuerpo extraño penetra en el aparato respiratorio y provoca una irritación. Su finalidad es la de liberar las vías aéreas de todo elemento externo que pueda perjudicar una correcta respiración. Suele deberse a un catarro o infección respiratoria producida por virus o bacterias, que provoca un exceso de mucosidad en el interior de los pulmones. Pero también es posible que la tos se presente como síntoma de una crisis asmática (aparece sobre todo después de haber realizado algún tipo de ejercicio físico) o de un proceso alérgico (acompañada de estornudos, lagrimeo y mocos). También la provocan la inhalación de alguna partícula irritante, como polvo, humo… o una excesiva sequedad en el ambiente.

Tipos de tos

  • Tos seca o improductiva: sin flema, puede darse hacia el final de un catarro o después de respirar algo que irrite los pulmones, como el polvo o el humo.
  • Tos productiva: con flema, se produce para expulsar el exceso de moco de los pulmones. La causa más común es la bronquitis, la bronquiolitis o las bronquiectasias (dilatación de los bronquios). No es recomendable tratar con antitusígenos la tos productiva, ya que estos medicamentos simplemente la evitan, impidiendo la expulsión de la mucosidad donde se desarrollan los gérmenes
  • Tos silbante: se produce sobre todo cuando el niño sufre de asma.
  • Tos ronca: se origina como consecuencia de una laringitis.

Acude al médico si…

  • La tos se presenta en un niño menor de tres meses.
  • La expectoración presenta un color verdoso o con sangre.
  • Se presenta respiración entrecortada o dificultad respiratoria.
  • La tos está acompañada de otros síntomas como fiebre, inflamación abdominal, vómitos repetidos…
  • Se observa una rápida pérdida de peso.
  • La tos se prolonga durante más de 10 días.

¿Cómo puedes aliviar la tos de tu bebé? Esto es lo que dice la ciencia

A pesar de la creciente popularidad en el uso de humidificadores en las habitaciones de los niños que sufren de tos, no existen estudios clínicos adecuados para evaluar la eficacia de ese método.

En cuanto al uso de miel, es importante recordar que los niños de menos de 1 año no deben consumir miel por el riesgo de botulismo, una enfermedad neurológica provocada por la toxina producida por la bacteria Clostridium botulinum.

Para los niños de más de un año, una revisión de estudios publicada en 2018 muestra que los que recibieron miel tuvieron, de hecho, una leve mejoría en la duración de la tos en comparación con los niños que recibieron placebo o que no habían recibido ningún tratamiento.

Otra investigación de la Universidad Estatal de Pensilvania (Estados Unidos) avaló el efecto del néctar de agave, un producto con propiedades similares a la miel, para tratar la tos aguda en bebés de 2 meses a 3 años.

La conclusión fue que esa sustancia promueve una leve mejoría del síntoma. Sin embargo, el efecto fue similar al observado con placebo. En conclusión, los autores del estudio recomiendan que los padres y los pediatras evalúen el costo-beneficio de esta alternativa.

De acuerdo con la pediatra Sônia Chiba, cuando no hay contraindicaciones, algunas de estas estrategias pueden ayudar a los padres a sentirse menos ansiosos, lo cual puede a su vez contribuir al bienestar del niño.

En términos de prevención, la recomendación general de los pediatras es mantener las vacunas al día, lavarle las manos con frecuencias y evitar grandes aglomeraciones.

Otras causas de la tos

El resfriado común es uno de los principales responsables de la tos en los niños, pero puede ser el síntoma de otras enfermedades.

El asma, que provoca tos seca, silbidos en el pecho y dificultad para respirar, puede desencadenarse por factores como el frío, el polvo, la exposición al humo y el resfriado.

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption La tos puede ser también el resultado de alergias o por la aspiración de un cuerpo extraño.

La bronquiolitis, causada por el virus sincitial respiratorio (VSR), causa tos sibilante y es común en niños menores de dos años.

La laringitis causa la llamada «tos de perro». También es una enfermedad viral común en otoño e invierno.

Otra posible causa de tos en los bebés es el reflujo gastroesofágico, que se produce cuando el material ácido del reflujo irrita las terminaciones nerviosas de los bronquios, provocando un cuadro de tos crónica.

La tos puede ser también el resultado de alergias o por la aspiración de un cuerpo extraño.

Cada uno de estos problemas deber ser tratado por un médico.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

  • ¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

English

Aunque la mayoría de los resfriados (o catarros) infantiles no tienen complicaciones graves, sí pueden causar ansiedad en los padres y los encargados del cuidado de un menor. Y los resfriados se cuentan entre los principales motivos por los cuales los niños visitan al médico. Hay disponibles medicinas tanto de prescripción médica como de venta sin receta para tratar los síntomas de la tos y el catarro. Pero la mayoría de los niños mejoran por sí solos y puede que no necesiten medicinas.

Algunas medicinas para la tos y el resfriado también tienen efectos secundarios graves, tales como la respiración lenta, que pueden ser potencialmente mortales, sobre todo en los bebés y los niños pequeños, por lo que es importante saber cuándo su hijo necesita medicación y cuándo puede arreglárselas sin ella.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) quiere que usted sepa la siguiente información sobre el uso de las medicinas para la tos y el resfriado en los niños:

  • La FDA no recomienda las medicinas de venta sin receta (OTC, como también se les conoce en inglés) para tratar los síntomas del resfriado y la tos en niños menores de 2 años.
  • Las medicinas de prescripción médica para la tos que contienen codeína o hidrocodona no están indicadas para su uso en niños menores de 18 años. La codeína y la hidrocodona son opiáceos que están disponibles en combinación con otros medicamentos, tales como antihistamínicos y descongestionantes, en las medicinas para tratar la tos y los síntomas relacionados con las alergias o el resfriado común en los adultos.
  • Los encargados del cuidado del menor también deben leer la etiqueta de los productos de venta sin receta para la tos y el resfriado, porque algunos podrían contener codeína.

Éstos son algunos consejos más sobre cómo tratar la tos y el resfriado de su hijo de una manera segura.

Cómo aliviar los síntomas de la tos y el resfriado.

No hay una cura para el resfriado común, una infección viral que no puede tratarse con antibióticos. Por lo general, un resfriado seguirá su curso en una o dos semanas y los niños normalmente mejorarán por sí solos, sin medicación. En los niños mayores, algunos medicamentos de venta sin receta pueden ayudar a aliviar los síntomas de un resfriado, pero no alterarán el curso natural del resfriado ni harán que desaparezca más rápido.

La tos es un síntoma normal de un resfriado y ayuda al cuerpo a limpiar de mucosidad las vías respiratorias y a proteger los pulmones. Los tratamientos no farmacológicos para la tos incluyen beber muchos líquidos, sobre todo bebidas calientes para confortar la garganta.

Cuándo llamar al médico.

No todo sorbido de la nariz o tosido amerita una visita al consultorio del médico. En caso de duda, los padres deben llamar a su prestador de servicios de salud.

Para cualquier niño, llame al médico si observa alguno de estos síntomas:

• Fiebre en un bebé de 2 meses de edad o menos

  • Una fiebre de 102 °F (38.9 °C) o más a cualquier edad
  • Labios azules
  • Respiración dificultosa, incluyendo un ensanchamiento de las fosas nasales con cada respiración, respiración sibilante o acelerada, costillas marcadas con cada respiración, o dificultad para respirar
  • No comer o beber, con señales de deshidratación (tales como una reducción de la micción)
  • Irritabilidad o somnolencia excesivas
  • Dolor de oído persistente
  • Si la tos dura más de tres semanas
  • Si la condición del niño empeora

Estos síntomas pueden ser indicio de que su hijo tiene algo más grave que un resfriado.

Qué hacer con la fiebre y otros síntomas relacionados de un resfriado.

La fiebre ayuda al cuerpo a combatir una infección y no siempre necesita tratamiento. Pero si su hijo se siente incómodo a causa de la fiebre u otros síntomas de un resfriado, existen alternativas a la medicina para la tos y el resfriado para ayudarlo a sentirse mejor. Éstas incluyen:

  • Un vaporizador o humidificador de nebulización limpia y fresca en un espacio pequeño cerca de la cama del niño puede ayudar a humedecer el aire, y a reducir la sequedad de los conductos nasales y de la garganta.
  • Para los bebés con la nariz congestionada, use gotas o un aerosol de solución salina o agua con sal para humedecer los conductos nasales y aflojar la mucosidad. Luego limpie la nariz usando una perilla u otro instrumento de succión diseñado para niños.
  • El acetaminofén o el ibuprofeno pueden ayudar a reducir la fiebre y el dolor. Asegúrese de administrar la dosis correcta, consultando con un prestador de servicios de salud para los pacientes menores de 2 años.

Cómo administrar la dosis correcta de medicina

¿Cómo puede asegurarse de estar administrando la dosis correcta? Siguiendo las instrucciones de la etiqueta de “Información farmacológica”. La FDA aconseja a los fabricantes de medicamentos que proporcionen un instrumento de dosificación, tal como una jeringa o un vasito, marcado con las medidas correctas. Úselo —y no cucharas caseras ni dosificadores de otros medicamentos— para medir la medicación.

Si tiene alguna duda, pregunte a un farmacéutico o a su prestador de servicios de salud, quienes pueden decirle qué instrumento dosificador usar, qué cantidad de medicamento administrar y con qué frecuencia, acorde a la etiqueta de información farmacológica.

En los Estados Unidos, los adultos sufren en promedio tres resfriados al año, y los niños los padecen aun con más frecuencia. Pueda que se sienta tentado a darle analgésicos, descongestionantes y otros medicamentos para el resfriado a su hijo, pero a menudo lo mejor es combatir esta enfermedad infantil común con cuidados y reposo, administrando medicamentos únicamente cuando los síntomas causen demasiadas molestias, o dificulten la respiración o el sueño del paciente.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *