0

Remedios para las articulaciones

Tabla de contenidos

10 Remedios caseros para la artritis y el dolor articular

La artritis y el dolor articular hacen referencia a una inflamación de las articulaciones que se caracteriza por hinchazón, deformidad y/o rigidez.

Esto suele manifestarte, comúnmente, en áreas como las rodillas, dedos de las manos, de los pies, las muñecas, codos y hombros, aunque también puede producirse en el cuello, espalda o cadera.

Tipos de artritis

Los tipos de artritis más frecuentes son la osteoartritis y artritis reumatoide.

La osteoartritis es una enfermedad degenerativa que aparece por lo general en la tercera edad y que este estudio aborda de una manera excelente.

La artritis reumatoide, por otra parte, es un problema crónico y degenerativo, que además de afectar las articulaciones de los dedos, muñecas, rodillas, y de los pies, también afecta los músculos y otros tejidos del cuerpo.

Este problema es más frecuente en las mujeres que en los hombres y un 80% de las personas que la padecen están por encima de los 50 años.

Remedios para la artritis y el dolor articular

Aunque las personas con artritis o síntomas de esta enfermedad deben consultar al médico, hay algunos remedios naturales que pueden ayudar a aliviar los síntomas y dolores articulares.

1. Aceite de pescado o semillas de linaza

Los ácidos grasos omega 3 que contiene el pescado y las semillas de linaza, son efectivos para tratar la artritis y el dolor articular.

Debido a este componente, la inflamación se disminuye y se consigue reducir el desgaste del cartílago.

Lee: Los beneficios del aceite de pescado para la salud

2. Apio

Uno de los alimentos que no pueden faltar en una dieta saludable con el fin de aliviar las inflamaciones es el apio. Este alimento se caracteriza por sus propiedades diuréticas y desintoxicantes.

Además remineraliza el organismo, lo desintoxica, depura la sangre, mejora la digestión, disminuye la presión arterial, alivia dolores articulares y tiene propiedades que ayudan a prevenir el cáncer.

Para aprovechar todos sus beneficios es importante consumirlo en jugos, infusión o ensaladas.

3. Eucalipto

El aceite de eucalipto se caracteriza por suspropiedades analgésicas, antirreumáticas y depurativas, además de tener un efecto calmante contra las inflamaciones.

Se debe consumir en té, o bien aplicarlo en compresas o como aceite esencial. El alivio que produce es instantáneo.

4. Ortiga

Esta planta se caracteriza por sus propiedades depurativas, además de ayudar a calmar los síntomas de la artritis.

Se puede consumir en ensaladas, agregarla a batidos e incluso puedes extraer una tintura de esta planta, macerando unas cuantas hojas por medio litro de alcohol de 90º durante 10 días. Con la tintura se frota el área afectada entre 2 o 3 veces al día.

5. Jengibre

El jengibre se caracteriza por sus potentes beneficios antiinflamatorios y analgésicos, que pueden ser utilizados tópicamente para reducir el dolor y la hinchazón que se produce en la artritis.

Además, incluir jengibre en la dieta ayuda a reducir el dolor de las enfermedades inflamatorias en cualquiera de sus manifestaciones.

Descubre: Lo que sucede en tu cuerpo cuando bebes agua de jengibre en ayunas

En este caso es recomendado preparar un té de jengibre, colocando una raíz en un litro de agua hirviendo.

6. Cúrcuma

La cúrcuma es otro de los antiinflamatorios naturales poderosos que nos pueden ayudar a disminuir los dolores articulares.

En este caso se debe diluir media cucharadita de cúrcuma en un vaso de agua hirviendo, y tomarlo dos veces al día.

7. Ajo

El ajo es un alimento con propiedades antiinflamatorias, depurativas y desintoxicantes, entre otros. Para tratar la artritis se utiliza de diferentes maneras.

La primera es consumiendo tres dientes de ajo crudo al día. Otra opción es machacar un ajo y aplicarlo directamente en la zona de dolor.

El último remedio consiste en machacar un ajo, mezclarlo con jugo de limón y tomar esta preparación en ayunas al día siguiente.

8. Laurel

Para aliviar la inflamación y el dolor en las articulaciones, prepara una infusión de laurel.

Se pone a hervir un litro de agua, cuando esté en ebullición se le agrega 10 gramos de hojas de laurel y se deja hervir 5 minutos más.

Una vez esté listo, se deja reposar y se aplica tibio sobre la zona afectada, utilizando un paño de algodón. Mantener en la zona afectada durante 2 minutos y hacer este tratamiento por lo menos 5 veces.

9. Compresas de agua fría

Son útiles para reducir la hinchazón y la inflamaciónque provoca la artritis y el dolor articular.

Lo ideal es aplicar una bolsa de hielo directamente en la articulación afectada, dejándola actuar por 15 minutos con un descanso de 30 minutos entre los tratamientos.

10. Agua caliente

Para hacer esta terapia puedes utilizar una almohadilla de calor húmedo o una toalla tibia.

Lo ideal es utilizarla aplicándola directamente sobre el área de dolor, lo cual ayudará a reducir la inflamación y tiene un efecto calmante.

Ahora que ya conoces algunos remedios para hacerle frente a la artritis y el dolor articular, esperamos que los pruebes todos para que te quedes con el que te dé mejores resultados.

El dolor articular, o dolor en las articulaciones, puede aparecer por numerosas causas. De entre las más comunes, podemos destacar la osteoartritis, la artritis reumatoide, la gota, la bursitis, la tendinitis y los esguinces y demás tipos de lesiones que afectan a los ligamentos, tendones y bursas, que rodean a la articulación.

Puede ocurrir en cualquier lugar del cuerpo aunque es en las rodillas, los hombros y las caderas donde es más habitual que aparezca.

El dolor articular severo, especialmente cuando es causado por condiciones degenerativas como la artritis, necesita un diagnostico y tratamiento adecuado. También es importante acudir al doctor si el dolor articular va acompañado de inflamación, enrojecimiento y sensibilidad extraña, o si el dolor persiste más de 3 días.

En caso de ser un dolor articular leve (o simplemente no muy fuerte), podemos deshacernos del dolor articular con la ayuda de remedios caseros y naturales como los que te contamos a continuación:

1. Masaje

El masaje terapéutico ayuda a aliviar el dolor articular mejorando la circulación y calmando la inflamación. De hecho varios estudios indican que el masaje regular puede ayudar a mejorar el dolor, la rigidez y el movimiento en la articulación afectada.

Para masajear la zona afectada, podemos utilizar aceite caliente de coco, oliva, mostaza o ajo, aplicándolo sobre la zona afectada y presionando con suavidad mientras hacemos el masaje.

2. Compresas calientes y frías

Alternando compresas de calor y frío también podemos aliviar el dolor articular. El tratamiento con calor ayuda a disminuir el dolor, mejorar la circulación y relajar los músculos y articulaciones de la zona. El tratamiento con frío ayuda reducir la inflamación y adormece la zona alrededor de la articulación afectada.

    • Enrollar ambas compresas en toallas separadas antes de utilizarlas (no deben aplicarse directamente sobre la piel).
    • Colocar la compresa caliente sobre la zona afectada durante unos 3 minutos.
    • Retirar la compresa caliente e inmediatamente colocar la compresa fría en su lugar durante 1 minuto.
    • Repetir el proceso durante 15-20 minutos varias veces al día.

Nota: No utilizar terapia de calor si la zona afectada está caliente, roja o irritada. Tampoco utilizar terapia de frío en caso de tener problemas circulatorios.

3. Fenogreco

El fenogreco es un remedio casero popular ideal para aliviar el dolor articular gracias a sus propiedades antioxidantes y anti-inflamatorias. Es particularmente beneficiosa para aquellas personas que sufren de artritis.

  • Tomar una cucharada pequeña de semillas de fenogreco en polvo, acompañado de un vaso de agua tibia. Hacer esto diariamente por las mañanas hasta conseguir resultados positivos.
  • También podemos poner a remojo las semillas de fenogreco enteras por la noche, y comerlas al día siguiente por la mañana.

4. Cúrcuma

La cúrcuma es un remedio ayurvédico excelente para el dolor articular. Contiene un ingrediente activo llamado curcumina que tiene propiedades anti-inflamatorias y antioxidantes.

En un estudio publicado en 2009, se observó que la curcumina era igual de efectiva que el ibuprofeno en aliviar el dolor articular de pacientes que sufrían de osteoartritis en las rodillas.

  • Mezclar una cucharada pequeña de cúrcuma en polvo y un poco de miel en un vaso de leche caliente. Beber diariamente esta mezcla durante varios días para que haga efecto.
  • Otra opción es tomar capsulas de 250 mg y 500 mg de cúrcuma, 3 veces al día hasta que quedemos satisfechos con los resultados.

Nota: La cúrcuma puede interferir con ciertos medicamentos (por ejemplo anticoagulantes) y puede empeorar algunos problemas de la vesícula biliar, por eso es recomendable consultar al doctor antes de tomar este remedio de forma regular.

5. Vinagre de sidra de manzana

El vinagre de sidra de manzana ayuda a aliviar el dolor articular eliminando la acumulación de toxinas en las articulaciones y tejidos conectivos.
Debido a su efecto alcalinizante, es particularmente beneficiosa para las personas que sufren de artritis. Además es rica en minerales como el magnesio, calcio, potasio y fósforo.

  • Mezclar 1-3 cucharadas pequeñas de vinagre de sidra de manzana orgánico, con un poco de miel en un vaso de agua caliente. Beber la solución 2-3 veces al día (preferiblemente antes de las comidas). Podemos continuar tomando este remedio de forma recular ya que, ademas de ayudar a aliviar el dolor articular, es bueno para nuestra salud general.
  • También podemos mezclar una cucharada de vinagre de sidra de manzana con otra de aceite de oliva y masajear la zona afectada.

6. Cayena

La cayena contiene un compuesto llamado capsaicina que contiene propiedades analgésicas naturales (alivia el dolor).

  • Calentar (no demasiado) medio vaso de aceite de coco. Añadir 2 cucharadas de cayena en polvo. Aplicar sobre la zona afecta y dejar reposar durante 20 minutos antes de enjuagar. Hacer esto varias veces al día hasta conseguir aliviar el dolor.
  • También podemos utilizar crema de capsaicina aplicándola directamente sobre la zona afectada diariamente.

Nota: La cayena puede provocar una sensación de quemazón. No aplicar directamente sobre heridas abiertas de la piel.

7. Sal de Epsom

Los baños de sal de epsom facilitan la absorción de magnesio a través de la piel. El dolor articular a menudo es asociado con niveles bajos de magnesio en el organismo. Además el magnesio ayuda a reducir la inflamación y ayuda a desintoxicar las células.

  • Mezclar dos vasos de sal de epsom en una bañera con agua caliente.
  • Sumergir nuestro cuerpo o zona afectada en el agua durante al menos 20 minutos.
  • Repetir el proceso 3 veces a la semana hasta notar el alivio en el dolor articular.

8. Ajo

El ajo es beneficioso para aquellas personas que sufren de artritis y dolor articular gracias a su alto contenido de selenio y sulfuro. El sulfuro ayuda a aliviar el dolor articular y la inflamación, y el selenio tiene propiedades antireumáticas. Cabe añadir que los pacientes con artritis suelen tener niveles bajos de selenio en la sangre.

  • Incorporar el ajo a nuestra dieta (ya sea en crudo o cocinado). Podemos tomar 2-3 dientes de ajo diariamente sin miedo a que aparezcan posibles efectos secundarios. Si el sabor o el olor del ajo es un problema, podemos considerar tomar el ajo en forma de suplementos.
  • También podemos freír dos dientes de ajo en dos cucharadas de aceite de mostaza o sésamo. Cuando los dientes de ajo se vuelvan negros, apagaremos el fuego y colaremos el contenido para quedarnos con el aceite. Dejar que el aceite se enfríe un poco y utilizarlo para masajear la zona afectada. Dejar que la mezcla haga efecto durante al menos 3 horas antes de enjuagarlo con agua. Hacer dos veces al día para notar la mejora.

9. Jengibre

El jengibre es un remedio natural excelente para el dolor muscular y articular, gracias a sus propiedades anti-inflamatorias.

  • Beber té de jengibre, o incorporar el jengibre fresco o en polvo a nuestra dieta diaria. Para preparar el té de jengibre, debemos cortar un trozo pequeño de la raíz del jengibre y hervir el trozo en un vaso de agua durante 10 minutos. Para mejorar el sabor podemos añadir miel a la mezcla.
  • Otra opción es la de mezclar mismas cantidades de jengibre, cúrcuma y fenogreco en polvo. Tomar una cucharada pequeña de esta mezcla diariamente por las mañanas y por las tardes hasta quedar satisfechos con los resultados.

10. Salmón (omega-3)

Los ácidos grasos omega-3 son necesarios para una salud optima además de ayudar a reducir la inflamación notablemente. El pescado graso, como el salmón, la caballa. el atún o las sardinas, son ricos en ácidos grasos omega-3, los cuales ayudan a reducir la inflamación notablemente.

  • Para poder notar los beneficios es necesario consumir este tipo de pescado un mínimo de 2-3 veces por semana.
  • También podemos tomarlo en forma de suplementos ricos en omega-3 para reducir el dolor articular y posible sensación de rigidez.

Lecturas relacionadas:

  • Las 6 mejores hierbas y especies para la artritis
  • Dolor en las articulaciones en mujeres

La oración es el acto de tomarse un tiempo para reflexionar y hablar con un poder superior.

Las técnicas de relajación como la relajación muscular y técnicas de respiración pueden ayudar a liberar la tensión y el estrés, controlar el dolor y manejar las emociones negativas. La relajación muscular consiste en apretar y soltar diversas partes del cuerpo, músculo por músculo, concentrándose en la diferencia entre tensión y relajación.

Los grupos de apoyo son una buena manera de compartir sentimientos, preocupaciones e ideas de cómo vivir con una enfermedad crónica. Consulte con su oficina local de Arthritis Foundation para ubicar grupos de apoyo en su área o participe en la comunidad en línea de la Arthritis Foundation, en nuestro sitio web Conéctese.

El ejercicio como ayuda para relajarse

Ciertas formas de ejercicio optimizan la conexión entre mente y cuerpo. Por ejemplo:

Gi Gong, forma de meditación en movimiento que se concentra en el manejo de la energía. Se basa en la respiración para mejorar el flujo de energía del cuerpo.

Taichi, tipo de artes marciales chinas basado en una serie de movimientos lentos combinado con respiración profunda y concentración mental. Sirve para mejorar el equilibrio. La naturaleza sutil de los movimientos convierte al taichi en una práctica atractiva para las personas con artritis, ya que también mejora la fuerza muscular sin ejercer presión en las articulaciones. Los estudios clínicos han demostrado que el taichi ayuda a aliviar el dolor y la rigidez de la artritis.

Yoga, práctica antigua que combina entrenamiento mental, físico y espiritual. Mejora la flexibilidad y promueve la relajación. El yoga se centra en el control de la respiración, la meditación y el ejercicio. Puede ayudar a disminuir la presión arterial y aumentar la energía, e incluso podría aliviar una depresión leve. Ciertas personas deberán adaptar las técnicas según su condición física para proteger las articulaciones y evitar lesiones.

Filosofías alternativas

La medicina china, que se ha practicado en Asia desde hace miles de años, se basa en la creencia del equilibrio entre las energías llamadas yin y yang. El yin representa el principio frío, lento o pasivo, mientras que el yang representa el principio caliente, excitado o activo. Cada individuo posee ambas energías, las cuales tienen que mantenerse en equilibrio para estar sano.

La homeopatía se basa en la teoría de que dar a una persona una forma diluida de lo que causa la enfermedad puede curarla. La homeopatía se centra en la fuerza vital o energía. Los remedios a menudo se encuentran en forma de tinturas, tabletas o cremas.

La naturopatíase centra en la prevención y la capacidad del cuerpo para curarse a sí mismo. Ejemplos de tratamientos naturopáticos incluyen cosas como cambios en la dieta y el ejercicio, el uso de hierbas y suplementos dietéticos, homeopatía, manipulaciones vertebrales, hidroterapia y asesoramiento psicológico.

Remedios no comprobados

Algunas terapias complementarias parecen demasiado extrañas para ser verdad, y en muchos casos, lo son.

En general, al elegir un tratamiento, sea precavido con aquellos que dicen ser panaceas, que no traen consigo ninguna información o advertencia sobre efectos secundarios o, en el caso de las vitaminas y los suplementos, no muestran la lista de los ingredientes.

También sea cauteloso si un tratamiento se vale solamente de casos o testimonios como prueba, cita un solo estudio como prueba de su eficacia, asevera una tasa de éxito del 100%, se consigue únicamente por una fuente o afirma que se basa en una fórmula secreta.

Tres remedios populares, aún sin comprobar, que quizá haya escuchado incluyen:

  • Pulseras de cobre
  • Pasas remojadas en ginebra
  • Magnetoterapia

Como siempre, consulte con su médico antes de intentar cualquier terapia nueva.

Medicamentos, inyecciones y suplementos para la artritis

Los analgésicos de venta libre pueden ayudar con sus síntomas de artritis. «De venta libre» significa que usted puede comprar estos medicamentos sin necesidad de una receta médica.

La mayoría de los médicos recomienda el paracetamol (como Tylenol) primero. Tiene menos efectos secundarios que otros fármacos. NO tome más de 3 gramos (3,000 mg) al día. Si tiene problemas hepáticos, hable con su médico primero acerca de cuánto paracetamol es adecuado para usted.

Si el dolor continúa, el médico puede sugerirle antiinflamatorios no esteroides (AINE). Los tipos de AINE incluyen ácido acetilsalicílico (aspirin), ibuprofeno y naproxeno.

Tomar paracetamol u otro analgésico antes de hacer ejercicio está BIEN. Pero NO haga ejercicio en exceso porque haya tomado el medicamento.

Tanto los AINE como el paracetamol en dosis elevadas, o tomados durante mucho tiempo, pueden causar efectos secundarios serios. Si usted está tomando analgésicos en la mayoría de los días, coméntele a su proveedor. Posiblemente necesitará que lo vigilen en busca de efectos secundarios. Su proveedor puede hacerle un monitoreo con ciertos exámenes de sangre.

La capsaicina (Zostrix) es una crema para la piel que puede ayudar a aliviar el dolor. Usted puede experimentar una sensación de calor y picazón cuando se aplica la crema por primera vez. Esta sensación desaparece después de unos días de uso. El alivio de dolor por lo regular empieza al cabo de 1 a 2 semanas.

Los AINE que vienen en forma de crema para la piel están disponibles de venta libre o con receta. Pregúntele a su proveedor si estos podrían ser apropiados para usted.

5 antiinflamatorios naturales para el dolor articular

El dolor articular puede llegar a ser muy molesto. La inflamación de una rodilla, el dolor en los dedos de las manos o de los pies son procesos habituales que casi siempre nos obligan a recurrir a un fármaco. Ahora bien, ¿sabes que existen maravillosos antiinflamatorios naturales que podrían ayudarte a aliviar el dolor articular de forma muy efectiva?

5 antiinflamatorios naturales

Obviamente, estas plantas no suplantan la consulta médica y siempre deberemos seguir en primer lugar las prescripciones del doctor.Sin embargo, cuando estés en casa y sientas la necesidad de tomarte un calmante o el clásico ibuprofeno, puedes recurrir antes a estos antiinflamatorios naturales. ¡Verás qué alivio te ofrecen!

1. El romero para aliviar el dolor articular

El romero es una hierba aromática y medicinal muy habitual en la dieta mediterránea, ya que aporta un sabor característico a los platos. Además, es muy utilizada en todo tipo de remedios caseros.

¿Sabías que actúa similar un calmante? Es estupenda para reducir una gran variedad de dolores articulares, según estudios.

Esto se debe, básicamente, a que en su composición dispone de ácido ursólico. Este componente combate de forma muy efectiva las inflamaciones que se producen alrededor de los cartílagos o en las articulaciones de manos y rodillas.

Toma nota de cómo puedes beneficiarte de uno de los antiinflamatorios naturales más famosos.

Ingredientes

  • 200 gramos de romero.
  • 2 vasos de agua (400 ml).

Preparación

No tienes más que realizar una infusión. Cuando el agua esté hirviendo, añade las ramitas de romero para que se destilen las propiedades a lo largo de 20 minutos. Pasado ese tiempo, deja que repose. Puedes tomar dos tazas al día.

2. Cola de caballo

Puedes conseguir cola de caballo en farmacias y tiendas naturales especializadas. Lo maravilloso de la cola de caballo es que, además de alzarse como uno de los mejores antiinflamatorios naturales, es una planta que nos aporta numerosos minerales y vitaminas. ¿Cómo tomarla? En infusión, dos veces al día.¡Te irá muy bien!

Lee también: 6 remedios con cola de caballo que te gustará conocer

3. La cúrcuma

Esta especia, originaria de Asia y que aporta un atractivo color a nuestras comidas, es fabulosa para tratar el dolor articular. Tiene propiedades antiinflamatorias, analgésicas y antioxidantes. Por ello, combate muy adecuadamente los procesos infecciosos de nuestro cuerpo.

Para beneficiarte de la cúrcuma, puedes prepararte una rica infusión del siguiente modo:

  • Una cucharada de cúrcuma (20 gramos).
  • 3 tazas de agua (750 ml).
  • 3 cucharadas de miel (60 gramos).

Empezaremos calentando el agua. Cuando veas que ha empezado a hervir, añade la cucharada de cúrcuma. Verás que, de inmediato, el agua adquiere un color amarillento muy atractivo. Permite que siga en ebullición durante 10 minutos para después dejar que repose.

¿Siguiente paso? Cuela el contenido y añade las tres cucharadas de miel. Podemos ir bebiendo con regularidad a lo largo de todo el día para tratar la inflamación y el dolor articular. ¡Muy fácil!

4. El jengibre

Estamos seguros de que ya intuías que el jengibre iba a aparecer en esta lista. Esta raíz medicinal es, posiblemente, uno de los mejores antiinflamatorios naturales, muy adecuado también para tratar los procesos relacionados con el dolor articular.

Así pues, los días en que padezcas de ese sufrimiento,no dudes en prepararte el siguiente remedio.

  • 200 gramos de raíz de jengibre rallada.
  • Dos vasos de agua (400 ml).
  • 2 cucharadas de miel.

Al igual que en los ejemplos anteriores, haremos una infusión con la planta medicinal. En este caso, cuando el agua esté hirviendo, añade el jengibre para que se haga una cocción a lo largo de 20 minutos. Pasado ese tiempo, deja que repose 10 minutos para después colar el contenido.

El siguiente paso será añadir las dos cucharadas de miel. Como ves, la miel es un ingrediente imprescindible en este tipo de remedios ya que, gracias a sus propiedades, también contribuye a paliar el dolor articular. Recuerda beber dos tazas al día, te dará buen resultado.

No te pierdas: 13 razones para usar jengibre a diario

5. Lino o linaza

Puedes encontrar semillas de lino o linaza fácilmente en tiendas naturales especializadas. No son caras y actúan como antiinflamatorios naturales (se ha confirmado esta cualidad en estudios en animales). Son adecuadas para tratar el dolor articular por su composición a base de omega 3 de origen natural.

Gracias a ello, reforzamos el sistema inmunitario y ayudamos a nuestro cuerpo a combatir esas infecciones que se crean alrededor de las articulaciones. Merece la pena recordar que, a la hora de tomar omega 3, es más recomendable que sea de origen vegetal.Si procede de grasas animales, podríamos conseguir lo contrario, es decir, «inflamarnos».

¿Cómo tomar las semillas de lino o linaza?

Tomaremos dos cucharadas diarias (unos 40 gramos). Puedes tomarlas de forma natural o añadiéndolas en tus ensaladas. Nunca las cocines, porque entonces perderías gran parte de ese omega-3 y, además, dificultaremos su digestión. Así que, recuerda: tómalas de forma natural cada día.

Como dijimos antes,sigue cada recomendación que te den los médicos. Generalmente, lo mejor para calmar el dolor y la inflamación es atender la causa que los genera. Luego, para paliar los síntomas, estas soluciones pueden ser de gran ayuda.

Los mejores Antiinflamatorios Naturales

Un excelente antiinflamatorio natural es el jengibre, debido a su acción para ayudar a prevenir o disminuir la inflamación en los tejidos, el cual puede ser utilizado en el tratamiento del dolor para la inflamación de garganta y del estómago, por ejemplo.

Otro potente antiinflamatorio natural es la cúrcuma, esta planta medicinal contiene una sustancia con un poderoso efecto antiinflamatorio llamado curcumina, pudiendo ser utilizado en problemas de las articulaciones como artritis, VIH, malaria y en la prevención del cáncer.

Tanto el jengibre como la cúrcuma sólo se deben utilizar en el embarazo o en período de lactancia bajo orientación médica. Además de esto, la cúrcuma está contraindicada en individuos que están tomando medicamentos anticoagulantes y con obstrucción de las vías biliares por cálculos en las vesícula. Conozca cuáles son los alimentos que poseen efecto antiinflamatorio.

1. Antiinflamatorio natural para la garganta

Un excelente antiinflamatorio natural para la garganta es el té de clavo con jengibre, debido a su acción antiinflamatoria, analgésica y antiséptica, ayudando a tratar la inflamación y el dolor de garganta.

Ingredientes

  • 1 g de clavo de la india;
  • 1 cm de jengibre;
  • 1 taza de agua hirviendo.

Modo de preparación

Colocar el agua hirviendo en una taza y añadir el clavo y el jengibre. Dejar reposar durante 10 minutos, colar y beber después varias veces al día.

Vea otros antiinflamatorios naturales para la garganta en: Remedio casero para el dolor de garganta.

2. Antiinflamatorio natural para el dolor muscular

Un buen antiinflamatorio natural para dolores musculares es la compresa de árnica, debido a que esta planta medicinal tiene acción antiinflamatoria, antimicrobiana y cicatrizante.

Ingredientes

  • 2 cucharaditas de flores de árnica;
  • 500 ml de agua.

Modo de preparación

Colocar el agua en una olla, cuando el agua hierva se deben añadir las flores de árnica. Dejar reposar durante 10 minutos, colar, sumergir la compresa y aplicar aún tibia sobre la región afectada.

3. Antiinflamatorio natural para la sinusitis

Un buen antiinflamatorio natural para la sinusitis es el té de jengibre con limón debido a su acción antiinflamatoria que ayudará a reducir la inflamación y el malestar en el rostro.

Ingredientes

  • El jugo de 1 limón;
  • 5 cm de jengibre sin cáscara;
  • 1 cdta de miel;
  • 1 litro de agua.

Modo de preparación

Colocar en una olla el agua y el jengibre, dejar hervir por aproximadamente 10 minutos. Apagar el fuego, añadir el jugo de limón y dejar que enfríe un poco. Colar, endulzar con miel y beber varias veces al día. Vea todas las opciones de tratamiento para la sinusitis.

4. Antiinflamatorio natural para el dolor de muelas

En caso de dolor de muela, un excelente antiinflamatorio natural es enjuagarse la boca con té de marcela con propóleo.

Ingredientes

  • 2 cdas de hojas secas de marcela;
  • 30 gotas de extracto de propóleo;
  • 1 litro de agua.

Modo de preparación

Hervir 1 litro de agua y agregar las hojas de marcela, manteniéndolas a fuego lento durante 5 minutos. Retirar del fuego, tapar y esperar a que esté tibio. Agregar la mezcla de propóleos, tomar un sorbo y enjuagarse la boca durante un par de minutos.

Es importante realizar una cita con un dentista, para que verifique cuál es la causa del dolor e inicie el tratamiento más adecuado. Vea en el vídeo a continuación algunos antiinflamatorios naturales que puede consumir:

Cómo quitar el dolor con ANTIINFLAMATORIOS NATURALES

4 mil visualizaciones

Antiinflamatorios naturales contra el dolor articular

Como ocurre en un gran número de dolencias, aparte de la predisposición genética, la causa principal de las inflamaciones articulares que producen las enfermedades reumáticas está en el intestino y en una alimentación incorrecta. Un desequilibrio en la microbiota intestinal y algunas alergias alimentarias asociadas a una permeabilidad intestinal (posible causa de la inflamación) pueden estar muy implicados en las artritis. Por su parte, una alimentación deficitaria en vitaminas, minerales, enzimas y fermentos, con un exceso de alimentos acidificantes (carnes, azúcares, grasas saturadas, harinas refinadas, lácteos animales) y rica en fosfatos (refrescos de cola) puede ser la causa de muchas artrosis.

Por tanto, un cambio en nuestros hábitos alimentarios y la toma de algunos complementos dietéticos pueden hacer mucho en la lucha contra estas dolencias que, en España, afectan a más de 7 millones de personas y que están calificadas como las afecciones más invalidantes que existen.

Pero además de corregir los hábitos dietéticos para prevenir y evitar el progreso de estas molestias, también hay que intentar aliviar el dolor que producen con remedios naturales, ya que la toma de antiinflamatorios de forma continuada y el consiguiente consumo de protectores estomacales que exige producen efectos secundarios que sería recomendable evitar en lo posible. Así que te lo ponemos fácil y te hacemos una selección de los mejores hábitos y remedios naturales que ayudan a evitar y aliviar el dolor articular.

Hábitos dietéticos

  • En caso de artritis, lo mejor es seguir una dieta ovovegetariana y, si no puedes, reducir radicalmente el consumo de carne y sus derivados y limitarlo a 2-3 veces al mes, sustituyéndola por pescado azul (3 veces a la semana) o blanco y por proteínas vegetales.
  • En caso de artrosis, se recomienda seguir dieta alcalina rica en frutas y verduras crudas (a ser posible ovovegetariana), que incluya 7-10 unidades diarias de frutos secos (especialmente almendras) y cereales sin gluten (arroz integral, trigo sarraceno y quínoa). Hay que reducir el consumo de patatas, pimientos, tomates y berenjenas (ya que contienen solanina, una sustancia proinflamatoria).
  • Evitar el sobrepeso.
  • Una vez al mes, hacer un ayuno de 1 o 2 días tomando sólo licuados de zanahoria, apio y berros con 2 comprimidos de espirulina y otros 2 de alfalfa.
  • Tomar 1-3 dientes de ajo crudo al día, ya que tiene propiedades antiinflamatorias, depurativas y desintoxicantes, entre otras.
  • Consumir 2 cucharadas diarias (en crudo) de aceite de oliva virgen extra, puesto que ayuda a inhibir las enzimas inflamatorias, aliviando así el dolor en las articulaciones.
  • Tomar cada día 1 cucharada de melaza porque es rica en calcio, potasio y magnesio, que contribuyen a aliviar el dolor en las articulaciones.
  • En vez de café, en la sobremesa o entre horas, puedes tomar infusiones de plantas depurativas como diente de león, o de corteza de sauce (con efecto calmante del dolor gracias a su contenido en salicina), o de raíz de bardana, una planta con una larga reputación como antiinflamatoria. Se puede preparar la infusión con la planta troceada o recurrir a extractos hidroalcohólicos que combinan varias de estas plantas y pueden añadirse a otra infusión.
  • Beber agua de muy baja mineralización.

El top ten de los recursos naturales antidolor

Algunas plantas, especias culinarias, raíces y ácidos grasos funcionan como verdaderos antiinflamatorios que calman el dolor, reducen la inflamación y evitan los consecuentes problemas estomacales de los fármacos. Aquí tienes una selección de probada eficacia.

  1. Ácidos grasos poliinsaturados: el ácido graso poliinsaturado GLA, precursor del omega 6, presente en las semillas de lino, así como el omega 3, abundante en el aceite de pescado azul, reduce la inflamación y el desgaste de cartílago y contribuye a disminuir el dolor articular. Si el dolor está provocado por la artritis, se pueden tomar unas 4 perlas de omega 3 (EPA) y consumir habitualmente semillas de lino.
  2. Cúrcuma: gracias a los antioxidantes que posee, esta raíz tiene un poder antiinflamatorio similar a los corticoides (sin sus efectos secundarios), por lo que resulta de gran ayuda para aliviar los dolores articulares crónicos. Lo ideal es tomarla en comprimidos o cápsulas que garanticen el contenido de sus principios activos. Hay que tomar 2 comprimidos al día (mañana y tarde).
  3. Jengibre: fresco, en polvo o en su extracto seco en cápsulas, tomar jengibre ayuda a reducir el dolor en los procesos inflamatorios osteoarticulares gracias a los gingeroles que contiene, que, tal y como han demostrado varios estudios recientes, inhiben la producción de las sustancias inflamatorias. Si lo tomas en cápsulas, la dosis es de 2 al día. También lo puedes aplicar externamente, a nivel local, aplicando rodajas muy finas sobre la zona afectada, envueltas con un papel film y dejándolas actuar unos 30 minutos como mínimo.
  4. Enzimas digestivas: la bromelaína, papaína y actinidina de la piña, la papaya y el kiwi, respectivamente, ayudan a rebajar la inflamación. Por tanto, tomar estas frutas puede contribuir a reducir el dolor. También se pueden tomar estas enzimas proteolíticas en forma de complemento dietético (Beneflor polvo), diluido en agua, antes de las comidas.
  5. Glucosamina y condroitina: estas sustancias, presentes en los cartílagos de algunos peces marinos (como la manta-raya) y que se pueden tomar en forma de complemento nutricional, han demostrado una gran eficacia en la disminución progresiva del dolor en las articulaciones. La glucosamina es uno de los componentes que necesita el organismo para formar el tejido articular y, por tanto, tomarla como complemento retrasa la degeneración del cartílago y disminuye el dolor de la articulación. Por su parte, la condroitina forma parte de la matriz extracelular del cartílago, ayudándole a retener agua y mejorando así su flexibilidad.
  6. Harpago: esta planta de origen africano contiene unas sustancias iridoides (harpagósido) que le otorgan una gran capacidad antiinflamatoria y analgésica. Resulta especialmente eficaz si se toma en extracto hidroalcohólico sola o mezclada con otras plantas con propiedades analgésicas como ulmaria, abedul, sauce y enebro. Se puede mezclar con agua, infusión o zumo, y tomar tres veces al día. También se comercializa en comprimidos
  7. Uña de gato (Uncaria tomentosa): es otra planta con una importante actividad antiinflamatoria, útil en numerosos procesos inflamatorios y dolorosos articulares (artrosis, artritis, tendinitis, etc.).
    Pero hay que consumirla con precaución, ya que puede provocar algunas molestias digestivas. Puedes encontrarla en comprimidos de extracto seco de la planta.
  8. Aceite esencial de eucalipto: tiene propiedades analgésicas, antirreumáticas y calmantes contra las inflamaciones. Mezcla 2 gotas de aceite esencial con un poco de aceite de almendras, aplícatelo en la zona afectada por el dolor y luego cúbrela con un paño caliente.
  9. Arcilla verde: por su acción descongestionante, la arcilla verde también puede ser útil, sobre todo en las inflamaciones con hinchazón y dolor local. Si se utiliza la que viene en tubo lista para usar, se cubre la zona afectada (nudillos de dedos, rodilla, etc.) con una capa de medio centímetro y se deja actuar de 15 a 30 minutos tapada con un paño de algodón. Luego se retira con agua tibia. Se pueden hacer dos aplicaciones diarias, mañana y tarde.
  10. Árnica + aceite esencial de romero: para masajear, descongestionar y calmar las articulaciones dolorosas, se puede usar una crema de árnica mezclada con 4 gotas de aceite esencial de romero. En el caso de las articulaciones de los dedos de las manos, además de un suave masaje, se pueden hacer también suaves estiramientos, para liberar la presión de la articulación y aliviar así el dolor.

Para aplicar externamente

Para aliviar el dolor articular o muscular, la aplicación de cremas, ungüentos y compresas también suele dar un gran resultado. Éstos son algunos de los remedios naturales que pueden aplicarse por vía externa.

¿Calor o frío?

Para combatir el dolor de las articulaciones suele dar resultado la aplicación de calor en la zona afectada mediante bolsa de agua caliente, esterilla eléctrica, cataplasmas calientes o saquitos de semillas y plantas que se pueden calentar con una plancha, en el horno o con un secador de pelo. En algunas ocasiones, cuando la articulación esté muy inflamada, deberá aplicarse frío en lugar de calor. Para ello, podemos usar bolsas de hielo o incluso algún alimento congelado, pero siempre cubriéndolo con un paño o toalla para que no esté en contacto directo con la piel.

También se puede recurrir a cremas con efecto calor o frío como Artrum-B efecto calor, con extractos de jengibre, incienso, mirra y aceites esenciales de plantas, o Artrum-B efecto frío, con extractos de sauce, boswelia, pilosilla y gayuba, mentol y aceites esenciales de eucalipto, cajeput, ciprés y árbol del té.

El sauce contiene una sustancia calmante del dolor, la salicina, que inspiró la creación del principal ingrediente de la aspirina, el ácido acetilsalicílico.

http://www.revistadieteticaysalud.com/index.php/antiinflamatorios-naturales-contra-el-dolor-articular/http://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/p50-53_antiinflamatorios3-1024×529.jpghttp://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/p50-53_antiinflamatorios3-300×300.jpg2017-01-12T23:20:53+00:00adminEste númeroPlantasSaludaceite esencial de eucalipto,aceite esencial de romero,antiinflamatorios naturales,arcilla verde,árnica,Artritis,condroitina,cúrcuma,dolor articular,enzimas digestivos,EPA,GLA,glucosamina,harpago,jengibre,omega 3,omega 6,recursos naturales antidolor,salicina,sauce,uñla de gatoEl dolor articular provocado por las enfermedades reumatológicas (artrosis, artritis, etc.) provoca un gran consumo de antiinflamatorios y protectores estomacales. Te mostramos las alternativas naturales a estos fármacos, que, además de aliviar el dolor y prevenir la cronificación de las molestias, no tienen efectos secundarios. Como ocurre en un gran… [email protected] Dietética y Salud

Cómo mejorar su artrosis

Consejos

  • No se deben hacer aquellos ejercicios que produzcan dolor.
  • El ejercicio moderado, 10 a 20 minutos día, como caminar por terreno llano o montar en bicicleta, es bueno para la artrosis de rodilla o de cadera.
  • Los días que tengamos más dolor es conveniente guardar reposo durante 2 ó 3 días.
  • Es necesario no tener sobrepeso, sobretodo para la artrosis de rodilla.
  • En general, la dieta debe ser variada.
  • Use el bastón en el lado sano para ayudarse a caminar.
  • Use calor o frío, lo que le alivie, pero no más de 20-30 minutos al día.
  • Por las mañanas, cuando tiene mayor rigidez y dolor, es conveniente la ducha de agua caliente, con chorro fuerte para dar calor a las articulaciones y masaje local.
  • Utilice zapatos sin mucho tacón y sin cordones para no tener que agacharse.
  • La dieta debe contener leche y sus derivados. Con esto es más que suficiente.
  • Duerma en cama dura y siéntese en sillas de respaldo recto.
  • No mantenga mucho tiempo una postura, no esté mucho tiempo de pie quieto. Evite posturas perjudiciales como estar de rodillas y ponerse en cuclillas.
  • Use el ascensor en lugar de las escaleras.
  • No fuerce las articulaciones, evite los movimientos bruscos.
  • No camine cargado de cosas, use el carro de la compra.
  • Si tiene oportunidad, acuda a un balneario, le permite hacer ejercicio mientras flota sin cargar peso en las articulaciones y le aliviará el dolor.
  • No se automedique. Tome los analgésicos que le mande su médico de cabecera.
  • En la artrosis de las manos, se recomienda el uso de herramientas y utensilios domésticos apropiados. Deben ser de mango ancho y de poco peso.
  • Para no forzar las articulaciones, utilizar ayudas, como abrelatas eléctricos.
  • Debe usarse calzado adecuado. Son recomendables los zapatos elásticos, pero firmes y de materiales no sintéticos.

¿Cómo mejorar el dolor articular de forma natural?

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

El dolor en las articulaciones es muy común, sobre todo con el paso del tiempo, que provoca el desgaste de los cartílagos, o si has sufrido alguna lesión grave. El dolor articular puede ser causado por un sobresfuerzo o un mal movimiento o por una enfermedad, como la artritis, provocada por la pérdida de tejidos por la edad. Lo más recomendable si sufres dolor habitualmente es acudir a tu médico para que descarte cualquier problema de salud y te de la mejor solución para evitarlo. Normalmente, si el dolor no mejora con reposo estamos hablando de una enfermedad como la artritis o la gota. Por el contrario, si notas mejoría después de descansar, lo más probables es que tengas una lesión provocada por un mal movimiento o una sobrecarga.

El dolor en las articulaciones puede ser una verdadera molestia en tu día a día y, por leve que sea, puede estar avisándonos de un problema mayor, por lo que es esencial acudir a un profesional y empezar a cuidarnos para evitar un mayor desgaste. Dentro de estos cuidados está incorporar a nuestra dieta los ingredientes necesarios para que nuestros cartílagos y ligamentos no se deterioren con el paso del tiempo, causando más dolor y fricción. Si empiezas a notar los primeros síntomas de dolor articular, es hora de que empieces a considerar tomar algunos de estos suplementos que ayudarán a regenerar tu cartílago y, sobre todo, a evitar que se desgaste aún más.

1. Boswellia, un antiinflamatorio y analgésico natural

La Boswellia es la resina que se extrae del árbol indio Boswellia Serrata. Tiene gran capacidad antiinflamatoria, por lo que es un remedio natural perfecto para los dolores articulares persistentes. provocados por la inflamación de alguna de sus partes. Reduce el dolor y mejora la movilidad articular, Existen varias formas de tomar la Boswellia, a través de comprimidos con extracto natural de esta resina, en crema para una aplicación tópica o con jabones y resinas. Te recomendamos tomar Boswellia de forma oral, ya que notarás más sus beneficios. Se trata de un complemento natural, sin efectos secundarios ni productos químicos añadidos. Te recomendamos este de la marca alemana Dreikraut, tiene muy buenas opiniones y está compuesto 100% por extracto de Boswellia.

2. Cúrcuma y pimienta negra, la combinación más sencilla y natural para combatir el dolor articular

La cúrcuma es uno de los antioxidantes naturales más potentes, con beneficios para la piel y para la salud en general. Además, sus cualidades antiinflamatorias son especialmente efectivas en los dolores articulares, por lo que se trata un remedio natural muy indicado para tratar este tipo de dolencias sin recurrir a los medicamentos tradicionales. Combinada con la pimienta negra, la cúrcuma ese absorbe de forma más rápida, por lo que un complemento nutricional que combine ambos ingredientes es muy efectivo a la hora de reducir el dolor. Te damos dos opciones:
1. N2 Natural Nutrition: contiene un 95% de curcumina natural y pimienta negra, potentes antiinflamatorios, analgésicos y con propiedades digestivas que tiene múltiples beneficios para el hígado. Se trata de un complemento 100% natural, vegano (con certificación). Contiene 90 cápsulas.

2. Nutralie: cúrcuma, pimienta negra y jengibre: este suplemento añade una tercera variable antiinflamación a la ecuación, el jengibre. Combinado con la cúrcuma y la pimienta negra la eficacia aumenta. Además de sus capacidades de aliviar el dolor articular, estas píldoras 100% naturales ayudan a eliminar toxinas del organismo y luchan contra el envejecimiento celular. Contiene 120 cápsulas.

3. Glucosamida, para mantener la elasticidad del cartílago

Este aminosacárido es producido de forma natural por nuestro cuerpo y forma parte de la composición de los cartílagos presentes en nuestras articulaciones, su misión es garantizar la elasticidad de estos para evitar problemas o dolor en los movimientos. Con el paso de los años, la producción natural de la glucosamida desciende, provocando la pérdida de elasticidad y lubricación de los cartílagos y generando dolor y molestias. Para frenar la pérdida de glucosamida, existen complementos nutricionales que aportan un extra de esta sustancia, para mejorar la salud articular.

Complemento de glucosamida, de Zenement: combina glucosamida natural extraída de crustáceos, con otros ingredientes beneficiosos para las articulaciones, como son la bosweliia o la quercitina. Fabricado en España, sin químicos añadidos, ni sabores artificiales. Toma de 1 a 3 cápsulas al día.

Complemento de glucosamida + colágeno, de Qualmat: el colágeno, como te contaremos más adelante, es otro de los ingredientes más importantes a la hora de mantener la salud articular. Combinado con la glucosamida, los resultados son increíbles, la lubricación y elasticidad articular se recupera en gran medida, evitando los dolores y la incomodidad. 120 cápsulas.

4. Colágeno y magnesio, los más conocidos para reparar las articulaciones

El colágeno es una de las proteínas más importantes del cuerpo, tanto para la salud de la piel, como para la de los huesos, articulaciones y ligamentos. Con el paso del tiempo, la producción de colágeno disminuye, provocando un acelerado envejecimiento que es visible en casi todos los aspectos. Dar un extra de esta proteína cuando empezamos a notar signos de la edad o dolor articular es una buena forma de frenar los síntomas provocados por la carencia de colágeno. Además, combinado con magnesio es mucho más potente y sus beneficios son visibles en un menor periodo de tiempo.
Te recomendamos el suplemento de colágeno y magnesio de la marca Natnatura, por su contenido en Vitamina C, un poderoso antioxidante con numerosas propiedades y ácido hialurónico, imprescindible a la hora de frenar el envejecimiento. Sus cápsulas está realizadas al 100% con ingredientes naturales, beneficiosos para la salud articular y para el aspecto de la piel. Echa un vistazo a sus opiniones para comprobar su eficacia. Contiene 100 cápsulas.

Uña de gato, el poder de la amazonia peruana

La uña de gato se extrae de plantas selváticas de la amazonia peruana y tiene numerosas propiedades antiinflamatorias que alivian los dolores articulares de forma natural. Además, es un vasodilatador que previene problemas cardiovasculares. Otra de sus múltiples propiedades es que refuerza el sistema inmúnologico de forma eficaz y natural.

Y además…

Descubre todos los beneficios y usos del colágeno marino
La importancia del colágeno para prevenir la aparición de arrugas
5 beneficios del diente de león para nuestra salud

¿Cómo controlar la artritis en las manos?

Hay medicamentos y tratamientos de terapia física para pacientes con artritis disponibles. Sin embargo, los remedios caseros también pueden ayudar a aliviar y reducir algunos de los síntomas.

Ejercicios con la mano

Los ejercicios pueden ayudar a mantener flexibles los ligamentos y tendones de apoyo en las manos, también pueden ayudar a reducir el dolor.

Para ayudar a aliviar el dolor artrítico en las manos, puedes probar:

  • Cerrar el puño con suavidad y abrirlo para estirar los dedos completamente; repetir varias veces con cada mano.
  • Flexionar un dedo lenta y cuidadosamente, luego estirarlo de nuevo; repetir con todos los dedos.
  • Poner la mano en una superficie plana con los dedos extendidos y lentamente elevar un dedo. Mantenerlo en el punto más alto que se pueda durante 3 a 5 segundos. Repetir con cada dedo.

Es mejor hacer estos ejercicios con movimientos suaves. Los fisioterapeutas que se especializan en manos también pueden recomendar ejercicios.

Descansar las manos de las actividades que ocasionan molestias y evitar el exceso de uso también puede ayudar a reducir el dolor.

Terapia de frío y calor

Aplicar hielo en las articulaciones hinchadas durante 10 minutos cada vez puede ayudar a reducir la hinchazón. El hielo siempre debe tener una cubierta protectora, como un paño, para evitar lesionar la piel.

La terapia de calor algunas veces puede ayudar a relajar las articulaciones rígidas. Colocar las manos en una tina con agua tibia puede ayudar.

Algunos productos para terapia de calor y frío están disponibles para comprar en línea, incluso compresas frías y bolsas calientes.

También se ha comprobado que los tratamientos de parafina alivian y ayudan a aliviar la rigidez y el dolor. Los tratamientos con cera solo deben realizarse bajo supervisión de un terapeuta físico.

Entablillado

El entablillado puede implicar el uso de un protector ortopédico en la mano, el cual puede lucir como un guante sin dedos.

También existe la opción de abrazadera tipo «manga» que se ajusta a uno o varios dedos, dependiendo del lugar del dolor de la artritis.

Al sostener la articulación firme, estos protectores reducen notablemente la incidencia del dolor.

Cremas de capsaicina

La capsaicina utiliza un compuesto de pimienta de cayena para aliviar el dolor. Se puede preparar la crema de capsaicina agregando 2 a 3 granitos de pimienta de cayena a 2 o 3 cucharaditas de aceite de oliva y aplicarla en las manos.

No utilices esta preparación en la piel abierta o lesionada. Se puede experimentar una sensación de hormigueo después de aplicar la crema o el aceite.

Se debe evitar el contacto con los ojos y boca después de usar este método, ya que puede ocasionar dolor y ardor.

Las cremas de capsaicina están disponibles para compra en línea.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *