0

Remedios para una inyeccion enquistada

A veces, cuando me inyecto la Insulina, me aparece un bulto que tarda horas en desaparecer ¿Es una lipoatrofia?

Sin examinarla no es posible afirmarlo, ya que podría tratarse de una infección local (la piel estaría rojiza, caliente y dolorosa al palparla), pero lo más lógico es que se trate de una lipodistrofia por la Insulina (lipoatrofia o lipohipertrofia).
La lipoatrofia es la atrofia de la grasa subcutánea. Puede observarse sobre zonas donde ha sido inyectada la Insulina y se cree que se debe a una reacción inmunológica a Insulina no purificada, por lo que en la actualidad es raro encontrarnos este proceso. Se trata inyectando Insulina altamente purificada alrededor de la lesión.

Publicidad
La lipohipertrofia refleja el efecto anabólico de la Insulina sobre el metabolismo graso, de ahí que aparezca en las zonas en las que reiteradamente se inyecta la Insulina. La acción metabólica directa de la Insulina actúa localmente, favoreciendo el depósito de grasa. Su tratamiento es más bien preventivo y consiste en rotar las áreas en que se inyecta la Insulina. La dosis de Insulina puede ser repartida en varios lugares para reducir la magnitud de respuesta El mecanismo íntimo por el que se producen estas distrofias no está claro, pero parece que la Insulina inyectada localmente produce una afectación de las terminaciones nerviosas que regulan el depósito y movilización de la grasa subcutánea. Según sufran una excitación o un bloqueo se produciría una hipertrofia o una atrofia de este tejido graso. Publicidad

ALGUNOS CONSEJOS SOBRE LOS BULTOS Y PROTUBERANCIAS DE LAS TERAPIAS CON INSULINA

Publicado el 17-02-2016 en Trucos y consejos etiquetado con Trucos y consejos

En Medtronic, recibimos una gran cantidad de preguntas de pacientes sobre los bultos y las protuberancias que pueden aparecer en los lugares de inyección. Por esta razón, aquí dejamos unas preguntas y respuestas sobre qué son, por qué ocurren y cómo prevenirlos.

¿QUÉ SON LOS BULTOS Y PROTUBERANCIAS EN LOS LUGARES DE INYECCIÓN?

Los bultos y protuberancias de insulina son llamados lipohipertrofia. Este es un término médico de un bulto que está debajo de la piel y viene de una acumulación de grasa en el sitio utilizado para muchas inyecciones de insulina. También se pueden desarrollar cicatrices en estos sitios.

¿POR QUÉ OCURRE?

Esto sucede debido a la acción de la insulina sobre las células grasas. La insulina puede causar que las células de grasa aumenten de tamaño. Generalmente aparecen cuando se usa el mismo área repetidamente para la inyección o infusión de insulina. Ocurre con mayor frecuencia en las áreas donde es más fácil inyectar insulina o colocar conjuntos de infusión – en ambos lados del ombligo y en los lados de los muslos.

¿QUÉ PASA CUANDO TIENES ESTO?

Puedes notar un espesamiento de la piel en esta zona, y en las áreas de bultos y protuberancias. Esto era más común con las inyecciones más antiguas de insulina, donde los cambios en la piel eran más evidentes. Los cambios pueden ser muy sutiles con los aparatos de insulina más nuevos, por lo que es realmente importante sentir las áreas que usa para administrar insulina. Acaricia con firmeza las áreas con un movimiento de barrido para detectar bultos.

¿AFECTA TU CONTROL DE GLUCOSA?

La infusión de insulina en áreas de lipohipertrofia puede afectar el control de la glucosa. La insulina no siempre se absorbe bien en estas áreas. Puedes encontrar que tu control de glucosa no es lo que esperas. Cuanto más dañada esté la zona, más probable es que el control de la glucosa se vea afectado. A veces, las áreas de la lipohipertrofia han dañado las terminaciones nerviosas y no sentirás que tu equipo de infusión funcione en absoluto. Esto es claramente un signo de un área dañada.

¿CÓMO SE PREVIENE?

¡Rota tus sitios de infusión! Es importante utilizar diferentes sitios para prevenir la lipohipertrofia. Es posible que desees utilizar un calendario o un mapa del cuerpo para asegurarse de que estas rotando tus sitios con frecuencia. Evita las áreas que tienen lipohipertrofia y permite que se curen antes de usarlas de nuevo como lugar de infusión.

¿ALGÚN OTRO CONSEJO?

Si descubres áreas de lipohipertrofia y te trasladas a nuevas áreas para colocar tu equipo de infusión, es posible que debas analizar tu glucosa con más frecuencia. La insulina se absorbe de manera diferente en diferentes áreas del cuerpo y esto puede afectar tu glucosa. Si has estado usando tu abdomen (donde la insulina se absorbe más rápido) y comienzas a usar tus glúteos (donde la insulina se absorbe lentamente) puedes ver que los valores de glucosa también cambian lentamente.

Ungüento antiinflamatorio

Pocas son las personas que hablando de inyecciones digan que no les duelen o no les dan miedo. Para algunos de nosotros puede ser un tema doloroso y una real fobia.

Pero las inyecciones pueden ser muy dolorosas o no, dependiendo del medicamento y la cantidad que te receten vía intravenosa.

Hay a base de líquido, aceite o con mezcla con polvo y aunque a veces el piquete ni se siente, puede arder o causarnos molestia conforme avanza el líquido intramuscular.

Para eso existen remedios caseros que te pueden ayudar a evitar moretones si te moviste o te pusiste tenso y otros más si la inflamación en la zona persiste después de que te apliquen varias inyecciones:

Si has pasado por una sesión de varias inyecciones, hablemos de más de 5, es probable que el glúteo se encuentre inflamado o amoratado.

Para esto puedes aplicar pomadas o ungüentos que contengan antiinflamatorios, como naproxeno, ibuprofeno, diclofenaco o algo más casero, como la árnica.

Aplícala y frota suavemente en la mañana y en la noche, con movimientos circulares para desvanecer el moretón.

Aplica hielo

Si la zona donde te inyectaron se ve inflamada y causa dolor, el hielo ayuda a reducir los síntomas.

En una toalla envuelve un par de hielos y aplícalo en la zona de molestia. Al menos espera 15 minutos y repite durante 3 veces en el día.

Esto se recomienda un par de horas después de la inyección, para evitar la contracción de los vasos sanguíneos.

Compresas de infusión de manzanilla

Prepara tu infusión de manzanilla y deja enfriar, moja una toalla y aplícala sobre la zona de dolor. No necesitas dar masaje, este remedio ayuda a bajar la inflamación y mejorar la circulación en la zona.

Gel caliente

Finalmente, si la molestia persiste durante varios días, existen compresas de gel que puedes calentar en el microondas o en agua previamente hervida.

Prevenir las lipodistrofias. Cómo cuidar las zonas de inyección

Si sueles inyectarte la insulina en las mismas áreas de la piel, esta puede volverse dura e inflamarse, lo cual puede condicionar en gran medida la absorción real de la dosis inyectada.

Gran parte del control de la glucemia se basa en asegurar una correcta absorción de la insulina. Y esto depende de dos cuestiones fundamentales: saber utilizar la técnica de inyección que asegure que la insulina se ha alojado en el tejido celular subcutáneo (la grasa); y, en segundo lugar, que este tejido graso esté siempre en las condiciones más adecuadas para absorber la insulina sin dificultades.

¿Qué es la lipodistrofia?

La lipodistrofia es un engrosamiento,¨lesión¨, bulto o alteración de la capa grasa de la piel que aparece en las zonas habituales de inyección. En algunas ocasiones estas lesiones pueden percibirse como zonas algo más duras al tacto, pero inapreciables a simple vista. O también pueden tener la apariencia de una cicatriz. Pueden ser zonas que están inflamadas y que sobresalen, pero no presentan ningún enrojecimiento e incluso pueden ser indoloras.

Al margen del aspecto de la piel, lo más preocupante de la lipodistrofia es que puede comprometer el éxito del tratamiento con insulina, ya que el crecimiento celular irregular de la piel puede provocar una mala absorción de esta hormona. Esto provoca grandes fluctuaciones en la glucemia, tanto hiperglucemias como hipoglucemias, con el consiguiente peligro que ello supone.

Detectar la lipodistrofia está en tu mano

Como en ocasiones no presenta dolor ni enrojecimiento, es común que pase desapercibida en las primeras etapas, pues el endurecimiento de la piel puede desarrollarse muy lentamente, tras meses de aplicar la insulina en el mismo lugar.

Es posible pensar incluso que esos pequeños abultamientos son de “grasa normal”. Por ello, una forma de asegurarse de que la lipodistrofia no pase inadvertida consiste en pasar la mano por las zonas donde acostumbras a inyectarte.

A menudo es más facil encontrar estas bolitas o pequeños grumos en la piel mediante la palpación que de forma visual. No obstante, si te queda alguna duda, puedes comparar con una zona sana, intentando pellizcar la grasa. Normalmente, la zona con lipodistrofia ni si quiera permite pellizcarse de la misma manera que las zonas normales de la piel.

Una vez que has detectado la lipodistrofia el mejor tratamiento es el reposo absoluto de esa zona, evitando las inyecciones durante bastante tiempo. Hasta conseguir recuperar totalmente el tejido de la piel pueden pasar incluso meses; el proceso es igual de lento para la formación de la lipodistrofia como para la recuperación de la piel.

Se puede prevenir

Si modificamos algunos factores y hábitos podemos impedir la aparición de las lipodistrofias:

-Es recomendable, por lo menos una vez al mes, que palpes las zonas en donde inyectas la insulina.

-Utiliza una aguja nueva en cada aplicación, no las reutilices porque se producen microtraumatismos que favorecen la aparición de lipodistrofias.

-Deja al menos dos dedos de separación en la piel entre “pinchazo y pinchazo”.

-Junto a tu médico establece un esquema de rotación de inyecciones que te resulte fácil de seguir.

-Alterna las inyecciones entre distintas zonas: brazos, abdomen, nalgas y muslos. Pero ten en cuenta que el abdomen es el sitio donde mejor y con mayor rapidez se absorbe la insulina, en ocasiones es hasta dos veces más rápida que en otros sitios como los brazos o muslos. Asimismo, es importante saber que el centro del abdomen es más graso y con menos terminaciones nerviosas que los laterales, así que, aunque sea más cómodo inyectarse en esta zona, puede que no se absorba con la rapidez que debería.

Esquema de rotación de las zonas de inyección

Para mantener en perfecto estado el tejido graso de la piel, lo mejor es evitar inyectar la insulina repetidamente en la misma zona de la piel. Para que la alternancia de zonas sea fácil de seguir te recomendamos:

-Utiliza el mismo sitio de inyección (abdomen, brazos, glúteos y muslos) a la misma hora de cada día. Por ejemplo, no inyectes tu dosis de insulina de antes de la comida un día en el abdomen y otro día en el muslo.

-Divide las zonas del cuerpo (abdomen, brazos, glúteos y muslos) en varios cuadrantes. Así, si dividimos el abdomen en 4 cuadrantes, durante una misma semana pincharemos en el mismo cuadrante, pero distanciando los pinchazos al menos un centímetro. Ese cuadrante quedará en reposo absoluto durante las tres siguientes semanas en las que iremos pinchando en los distintos cuadrantes según el esquema que sigamos.

-Elije un día de la semana, por ejemplo el lunes, como referencia para el cambio de cuadrante.

El lugar depende de la hora del día

Sabemos que la insulina penetra en la sangre rápidamente si se inyecta en el abdomen, pero es más lenta en los brazos, y más aún en las piernas; siendo los glúteos la zona de más lenta absorción.

Si tu médico no dice lo contrario, el mejor esquema por horas es el siguiente:

DESAYUNO y COMIDA. Inyecta la insulina del desayuno y de la comida en el abdomen. La insulina se absorbe más rápidamente en esta área, una absorción más rápida es necesaria para cubrir la cantidad de carbohidratos que se ingerirán a esas horas.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *