0

Residencia de gatos

07 Jun ¡Nos vamos de vacaciones!

Posted at 15:00h in Gatos by laguaridademisgatos.com

Llega el verano y las vacaciones están a la vuelta de la esquina ¿Qué hacemos con nuestro pequeño compañero? Existen varias opciones: desde encasquetarle el felino a un amigo o familiar comprensivo, llevarlo a un hotel para mascotas o guardería y meterlo en la maleta, no de forma literal.

Si queremos viajar con el hay que saber que el gato es un animal de costumbres, no le gusta salir de su ambiente y es muy probable que los primeros días esté estresado. Cuando Lula llegó a casa se pasó tres días detrás de la taza del váter escondida.

Con el calor, se tiende a dejar abiertas las ventanas o la puerta de la terraza. Hay que tener mucho cuidado para evitar que el gato se escape.

Antes de reservar tendrás que cerciorarte de que el hotel en el que te quieres alojar admite mascotas. En el caso de los gatos no, pero si tienes un perrete y quieres que viva las vacaciones como tu, al fresco hay opción de hoteles que incluyen ¡Piscina para perros! Menudo lujo.

Hoteles de cinco estrellas

Las residencias felinas son la opción cuando no tienes a nadie que cuide de tu felino y cuando no te lo puedes llevar de vacaciones. Cuestan de media unos doce euros aunque los precios oscilan dependiendo del lugar.

Jonsy ha pasado varios veranos en residencias felinas. A la primera que la llevamos no volvió porque acabó cogiendo pulguitas y en las otras… Pues hay residencias y residencias porque si son como esta ¡Quién fuese gato para venir aquí de vacaciones! Después seguro que ya no quieren volver. Buenos son ellos.

Con Jonsy no tuvimos buenas experiencias. Ella lo pasaba fatal, no comía los primeros días y no se dejaba tocar y lo de las pulgas fue lo peor, ahora se queda con la amama (abuela) a quien maneja a su antojo y tiene ‘acojonada’. Antes se estresaba más ahora ya se ha acostumbrado aunque cuando volvemos a casa ella se hace la interesante, como enfadada por haberla dejado, es que Jonsy es muy Jonsy.

Guarderías gatunas

Son la otra opción a los hoteles y el precio es similar. La diferencia es que están en una casa particular. Puede que convivan con más gatos o no y sus necesidades están cubiertas igual que en una residencia. La principal diferencia que veo yo es que el estar en un domicilio tienen más libertad de movimientos. En las residencias a no ser que tengan un habitáculo muy grande están en jaulas. Sólo conozco la guardería de la asociación Nueva Vida Adopciones Madrid.

Con San amigo y San familiar

Son aquellas personas que cuidan de nuestros amigos, aunque en el fondo están deseando que llegue el periodo vacacional para volver a juntarse. Este verano será la primera vez que me separe de Aingeru y Uxoa que se van junto con Lisa a casa de un amante gatuno compañero de trabajo que además ya convive con otros dos felinos. ¡Se lo va a pasar pipa o se va a volver loco con los cinco gatos!

Alternativas hay para nuestros amigos y si nosotros buscamos lo mejor dentro de nuestras posibilidades también debemos buscar lo mejor para ellos.

¡Hasta el próximo maullido!

Residencia Felina en Barcelona

La residencia felina Fontfreda está situada en un lugar idílico cerca de Barcelona. Las instalaciones tienen una atmósfera familiar donde su mascota se sentirá como en casa. Los gatos disfrutarn de más de 250 m2 distribuidos en diferentes espacios soleados dentro de casa, donde el gato podrá darse sus baños de sol.
En los diferentes espacios habilitados para los gatos, se ha pretendico crear un ambiente lo mas parecido al que los gatos encuentran en sus hogares.

Los gatos estarán asistidos por nuestro equipo de profesionales, los que le ofrecerán el cariño y el cuidado necesario para que el gato se encuentre feliz en todo momento, también asistiremos de manera personalizada a aquellos gatos que necesiten cuidado mayor por causas de anatomía o por salud, serán supervisados en todo momento.
En caso de fuera necesario, realizaremos de manera urgente el desplazamiento del gato a uno de los más prestigiosos veterinario de Barcelona.

Cuidamos a su gato como si fuera nuestro. Su mascota se sentirá como en casa y con todas las atenciones posibles. Normalmente disfrutamos de un clima seco durante todo el año. En caso de condiciones climáticas adversas, en residencia felina también disponemos de servicio de calefacción.
Debido al alto estándar de nuestras instalaciones, tenemos un número limitado de huéspedes.

Disfrute plácidamente de sus vacaciones con tranquilidad, sabiendo que su gato va a estar bien atendido.

Hotel para gatos en Madrid

  • La residencia felina se ubica en una zona tranquila alejada de las habitaciones caninas para la absoluta comodidad y confort de los gatos.
  • Encontrarás estancias individuales y dobles por si viene acompañado
  • La continua supervisión de las instalaciones asegura una higiene absoluta y atención personalizada.
  • Contamos con atención veterinaria las 24h del día.
  • Disponemos de un amplio parque de recreo sombreado y lleno de juguetes. Allí podrán pasear solos, o compartir juegos con otros compañeros trepando por los troncos, persiguiendo las pelotas o cazando los muñecos colgantes. Sus cuidadores se asegurarán de ofrecerles la mejor de las atenciones para asegurar la máxima diversión.
  • Las estancias están climatizadas todo el año, asegurando un ambiente fresco y agradable en verano, y cálido y acogedor en invierno.

Aquí puedes observar una muestra de nuestras excelentes instalaciones. Para verlas en mayor profundidad entra en la sección instalaciones.

Servicios añadidos

Sabemos lo importante que es que tu mascota disfrute de una estancia repleta de experiencias. Para enriquecer su estancia pondremos a disposición de nuestros huéspedes estos exclusivos servicios. Estamos convencidos de que no te echarán de menos en tu ausencia…

Hotel Felino cerca de Vitoria, Álava

INSTALACIONES

Nuestra residencia felina está ubicada apenas a 50 minutos en coche de Vitoria, siendo un espacio perfectamente equipado y preparado para nuestros huéspedes gatunos. De hecho, recientemente hemos hecho una reforma integral del recinto y lo hemos equipado con juguetes, rampas, escondrijos, zonas elevadas y rincones mullidos, olores ocultos que vamos cambiando, música de la naturaleza, con trinos de pájaros, música clásica, croar de ranas, sonido de lluvia, y todo lo necesario para que los gatos se sientan como en casa, como en Vitoria.
Además, tenemos también un catio, que es un espacio abierto donde pueden disfrutar del aire libre, con olores naturales, sonidos y bellas vistas, darse relajantes baños al sol y relajarse en las hamacas, cunas y columpios que tenemos a diferentes alturas.

ALIMENTACIÓN

La alimentación es de la casa Natural Greatness. Disponemos de una gran variedad de piensos, secos, ricos y variados patés para nuestros huéspedes de Vitoria. Y, por supuesto, ningún día falta la malta en jarabe o las chuches para evitar las bolas de pelo, buenísimas y muy saludables.

HIGIENE Y SANIDAD

Pedimos la cartilla sanitaria con vacunaciones y desparasitaciones al día. Y si tu gato tiene alguna necesidad especial, nosotras nos encargaremos de suministrarle el tratamiento tal y como indique tu clínica veterinaria.
Ya lo sabes, estamos muy cerquita de Vitoria para darle los cuidados que tu gato merece mientras no estés. ¡Os esperamos!

Mascohotel ha dedicado un espacio de sus instalaciones a los maravillosos felinos que conviven diariamente en nuestros hogares, los gatos.

Unas instalaciones modernas que cuentan con calefacción para que estén como en casa. Cada gato dispone de un box individual, y durante las 24 horas del día permanecerá activo gracias a las salidas programadas que realizamos en la habitación donde disponen de juegos además de poder ver a los demás gatos sin riesgo a dañarse.

La habitación dispone de dos ventanas donde pueden estar asomados (siempre que no haga frio), pero no pueden salir al exterior. La experiencia nos dice que las salidas al exterior puede modificar la conducta de los felinos, causando que cojan la costumbre de tratar de escaparse cuando estén de vuelta en casa con el riesgo que esto supone.

La alimentación

La comida de su gatito la tiene que traer usted o comprar en las instalaciones, no es un problema que sea pienso y comida húmeda, el menú nos lo dice usted acorde con las necesidades de su gatito. Consulte nuestra sección de alimentación para más información.

Cuidados especiales

Debe transmitirnos si su gato tiene algún problema médico o si ha de tomar algún tipo de medicación, además de traer la receta e instrucciones de su veterinario.

Todos los gatos que se alojen en Mascohotel, tienen que estar desparasitados, al orden de vacunas y con el microchip puesto.

No se aceptan gatos con enfermedades que se puedan transmitir a otros gatitos.

Si su mascota se pone enferma, nos pondremos en contacto para que nos indique a qué veterinario quiere que acudamos. Estos costes siempren corren por parte del propietario.
Mascohotel se hará cargo de la arena y los comederos, que son lavados dos veces al día para evitar que las mascotas se sientan incomodas.

Gatosphera: el increíble hotel para gatos de Madrid

En Gatosphera hay habitaciones en suite, de lujo, música relajante, jardines y una vista increíble. Foto: Gatosphere Comentar (0) Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Guardar 12 de septiembre de 2018 • 17:21

Se llama Gatosphera y es el primer hotel exclusivo para gatos en Madrid creado por una mujer. El lugar es gigante y los gatitos y las gatitas estarán incluso más cómodos que muchos seres humanos en sus casas.

Las tres hectáreas que conforman el alojamiento están ubicadas en San Agustín del Guadalix, al norte de Madrid. El lugar cuenta con 20 habitaciones con piso de madera y distintas superficies en altura para que los huéspedes puedan treparse, subir y bajar.

Así es una habitación en el primer hotel para gatitos de Madrid. Foto: Gatosphere

¿Y qué pasa si quiero dejar a no uno sino dos o tres gatos en el hotel? Bueno, está todo pensado. Existen los bungalows, que es un conjunto de tres cabañas individuales con vista a las sierras madrileñas.

Además, hay 16 suites «de lujo», de un tamaño parecido a los bungalows (1,70 metros de largo por 2,30 de ancho) y decoradas con muchos colores y mucho confort.

Las habitaciones tienen calefacción y las estándar disponen de aire acondicionado, el resto (los bungalows y la suites) tienen jardines privados para salir y refrescarse o estar echados al sol.

¿Los precios?

Van desde los 15 euros la noche en el alojamiento estándar y 27 para las suites, incluyendo un «servicio de cepillado» además de la comida.

Los servicios varían según las habitaciones, pero durante el día en el albergue se escucha música clásica, chill out y jazz para crear un ambiente relajado. Los gatos más nerviosos pueden tomar flores de Bach e intentan no mezclar a razas que históricamente no se llevan bien para evitar cualquier tipo de conflicto.

Durante el verano madrileño llegan a albergar a más de 50 gatitos ya que los dueños los dejan para irse de vacaciones. Lo que sí, no sabemos quién la pasa mejor, si los amos o estos suertudos felinos.

ADEMÁS ¿Te gustó esta nota?

Un hotel para gatos con suites de lujo

Camas con colchonetas refrescantes para el verano, servicio de cepillado y un hilo musical con jazz y chill out son algunos de los detalles que ofrece Gatosphera, un hotel destinado exclusivamente a gatos en San Agustín de Guadalix (Madrid) que cuenta con suites «de lujo» con cuadros y jardín privado.

«Lo hemos hecho como un hotel», explica la dueña de Gatosphera, Almudena Díaz-Miguel, que inauguró este negocio en 2010.

Lo hizo animada por un amigo propietario de un centro de estancia para perros que le comentó que en la Comunidad de Madrid apenas había establecimientos de este tipo para gatos.

De hecho, en la actualidad en la región sólo hay otros dos hoteles destinados exclusivamente a felinos: Gattopolis, en Guadarrama, y Los Lagos, en la carretera de Chinchón, que fue el pionero y lleva abierto desde 1992.

Almudena analizó la oferta existente en países como Estados Unidos, Italia, Francia e Inglaterra antes de poner en marcha Gatosphera, definido en la página web como un «hotel felino ‘cinco huellas’ ecológico y tranquilo».

El hotel ocupa parte de una finca de tres hectáreas en la localidad madrileña de San Agustín del Guadalix (al norte de la capital) donde vive Almudena acompañada de perros, caballos y gallinas y Marcelo, su gato. «Es el que mejor vive de todos», bromea.

Gatosphera no junta a gatos de distintos dueños ya que, como explica su propietaria, algunos de ellos son «dominantes» y no dejan comer a otros ejemplares.

Las más sencillas son las 20 habitaciones estándar situadas en el módulo central de Gatosphera, que tienen suelo de madera y superficies a distintas alturas para que los gatos puedan disfrutar de los espacios en vertical.

La mejor opción para las «familias numerosas» son los bungalows, tres cabañas individuales de tres metros de largo por dos de ancho con vistas a la sierra madrileña.

Pero la opción preferida por la mayoría de los clientes son las 16 suites «de lujo», de un tamaño similar a los bungalows (1,70 metros de largo por 2,30 de ancho) y que están decoradas con papel pintado, cuadros y muebles de colores.

Aunque este tipo de estancias están pensadas para dos o más gatos, pueden ser usadas por uno solo que opte por el «gran lujo».

Todas las habitaciones tienen calefacción pero sólo las estándar disponen de aire acondicionado, ya que los bungalows y la suites cuentan con un porche y un jardín privado algo más grande que el de la estándar para que los felinos puedan salir al exterior.

Además, el hotel pone a disposición de los clientes que lo necesiten fuentes de agua (incluidas por defecto en las suites y los bungalows), camas térmicas y colchonetas refrescantes. «Compramos todas las pijadas que vemos», dice Almudena.

Los precios oscilan entre los 15 euros por noche de las habitaciones estándar y los 27 de las suite, en ambos casos en temporada baja y sin IVA.

Incluyen el alojamiento, el servicio de cepillado y la comida. Los gastos de medicación o tratamientos veterinarios van aparte.

Gatosphera cuenta también con estancias polivalentes para cachorros y gatos con necesidades y cuidados especiales, como los mayores o los recién operados.

Durante el día, el hotel (que en agosto puede llegar a albergar a medio centenar de gatos) tiene un hilo con música clásica, chill out y jazz para crear un ambiente relajado.

Aun así, los gatos más nerviosos pueden tomar flores de Bach previa consulta del dueño.

Para prestar una atención lo más personalizada posible, Gatosphera pide a los clientes que rellenen antes de entrar una ficha con detalles sobre la personalidad y los gustos de sus gatos.

Muchos de ellos repiten experiencia como Lida, que suele dejar en el hotel a sus cinco gatos cada vez que se va de vacaciones.

«Son muy buenos profesionales, muy responsables y muy cariñosos con los gatos», asegura en referencia a Almudena y a los otros dos trabajadores fijos del centro, con el que colaboran tres veterinarios de San Agustín de Guadalix.

Ángeles también lleva a sus cinco gatas cuando tiene que pasar un tiempo fuera de casa. «Lo mejor es el entorno y las instalaciones», cuenta.

A pesar de ser un hotel «de lujo» sus clientes gatunos no son demasiado caprichosos y sólo los dueños de algunos de ellos han hecho peticiones muy concretas con la comida, como uno que alertó a la dueña de que si tenía problemas para comer tenía que probar a darle «yogur con mermelada de melocotón».

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *