0

Retardar la eyaculacion

Tabla de contenidos

Evitar la eyaculación es posible, ¿Quieres aprender cómo hacerlo? Acompáñame a lo largo de este extenso artículo para que conozcas así todo lo que puedes poner en práctica para prevenir la eyaculación precoz, un mal que sufren cada vez más hombres en la actualidad.

Miles de varones que se preguntan cuáles son las técnicas que te ayudarán a prevenir la eyaculación precoz (EP), pues bien, aquí te las muestro todas ellas en base a mi propia experiencia y la práctica previa de las mismas. Ya que sí, como tú, yo también padecía de eyaculación precoz, pero conseguir remediar mi situación, por lo que tu también podrás hacerlo.

Lo que más me ayudó a revertir mis problemas de rapidez en la cama fue la guia Eyaculación Precoz de Ricardo González, la cual recomiendo a todo aquel que me pregunta acerca de un método eficaz que le permita solucionar sus problemas de eyaculación prematura.

A mi me sorprendió la cantidad de críticas positivas que tenía, por lo que me registré y la descargué, y la verdad que los resultados no se hicieron de esperar: ¡En tan solo unas pocas semanas ya era mucho más efectivo y podía durar más en la cama!

La idea es poder controlar la eyaculación de forma natural, pudiendo satisfacer a tu pareja en la cama al fin y también logrando sentirte mucho mejor contigo mismo.

No poder retrasar el orgasmo es un problema sexual que afecta a millones de hombres de distintas edades alrededor del mundo y que, al fin, tiene solución.

Yo estuve más de un año con problemas de eyaculación precoz que no pude solucionar, y eso que probé de todo: desde medicación milagrosa hasta preservativos de efecto retardante, e inclusive un spray que se suponía ayudaba a retardar la eyaculación. Sin embargo, nada de eso funcionó, por lo que si estás leyendo esto y estabas pensando en probar alguna de estas técnicas olvídalo, tan solo perderías tu tiempo. Lo que comenzó a abrirme los ojos fue la guía «Eyaculación Precoz No Más», con la que realmente comenzó a cambiar mi vida sexual.

Sé que se trata de una cuestión bastante dura de admitir, y que inclusive puede parecerle hasta vergonzoso el hecho de sufrir de eyaculación precoz. Sin embargo, si no tratas este problema tras los primeros síntomas de aparición, muy posiblemente tengas problemas mucho más graves en el futuro. No olvides que uno de los aspectos más importantes para solucionarlo es hablarlo con tu pareja, ya que por mucho que quieras esconderlo, se dará cuenta tarde o temprano de que algo no anda bien, y que no eres capaz de mantener el ritmo, o que no la satisfaces tanto como antes. Esto será mucho peor para ti, ya que comenzarás a percibir un comportamiento extraño en él o en ella, lo que minará aún más tu moral, y el aspecto psicológico es fundamental para luchar contra la eyaculación precoz.

Existen formas eficaces de ponerle remedio, por lo que tranquilo: si haces las cosas bien podrás ponerle remedio en tan solo unos pocos meses, y volver a disfrutar de tu vida íntima con total normalidad. Toma en cuenta los siguientes consejos para elaborar tu propio tratamiento para superar la eyaculación precoz eficaz, y revierte la situación cuanto antes.

Tratamientos naturales y hábitos para solucionar la eyaculación precoz

Controla tu respiración

En la mayoría de los casos, ya sea antes o en plena relación sexual el hombre comienza a ponerse muy nervioso al ver que no podrá dar la talla y acabará demasiado pronto, como siempre. El problema se agrava aún más cuando temen, además, dejar a su pareja «a medias», sin que haya llegado al clímax. Evidentemente este estado ansioso empeora aún más la situación, por lo que deberás de controlar la respiración. Para ello, respira profundamente varias veces y calma tu cuerpo, elimina el bloqueo mental y céntrate única y exclusivamente en el momento, intenta disfrutar y hacer disfrutar a tu pareja. No te centres tan solo en tu placer y tus emociones.

Repite el proceso hasta diez veces para conseguir un estado mucho más calmado y tranquilo con el que podrás durar más en la cama.

Cambia tu mentalidad por una más positiva

Como ya hemos dicho, los nervios son una de las causas principales de la eyaculación precoz, por lo que elimina este estado mental en tu cabeza o no podrás avanzar en tu cura. Si no paras de pensar en que vas a volver a acabar antes de tiempo, y que tu pareja no querrá seguir manteniendo relaciones sexuales contigo debido a este factor, al final serás el propio causante de que todo esto ocurra.

Si en cambio estimulas tu hombría y te visualizas durante el acto dando la talla y tomando las riendas de la situación, inundando de placer a tu pareja a como dé lugar, esto le ayudará a eliminar los nervios y no empeorar aún más sus tiempos en la cama, ya que los nervios potenciarán su eyaculación precoz aún más.

Orinar antes de mantener relaciones

Recuerda ir al aseo antes de comenzar a mantener relaciones para orinar, ya que orinar ayuda a prevenir la eyaculación precoz, con lo que con este sencillo método conseguirás ganar algunos minutos extra.

Distrae tu mente

Si estás en pleno acto sexual y ves que vas a acabar en breve, intenta distraerte y pensar en otras cosas, así conseguirás evadirte de la situación y durar más tiempo en la cama. Es una gran técnica de autocontrol, que te permitirá pensar en cualquier otra cosa más allá del momento, el cual evidentemente es una situación de deseo, y potenciar aún más dicho estado lujurioso no hará más que promover el hecho de eyacular de forma temprana debido a lo mucho que estás disfrutando.

No se rinda, y vuelva a la carga por un 2º round

Siempre puedes obviar todos los consejos anteriores, y lanzarte a practicar sexo de forma normal, como salga. Si acabas antes que tu pareja, siempre podrás volver a la carga para seguir satisfaciéndola y conseguir así que llegue al orgasmo. Así, ambos disfrutaréis, sin agobios, y no te podrá acusar acerca de una eyaculación demasiado prematura. También podrás optar por utilizar otras partes de tu cuerpo para darle placer, tanto antes como después del acto sexual, en lo que te recuperas y ganas tiempo para otro asalto.

Esta es una muy buena forma de comenzar a comprender tu cuerpo, dominar tus órganos sexuales y sobre todo el momento del clímax, por lo que si la pones en práctica a menudo acabarás por controlar tu eyaculación.

Cambia ciertos hábitos de tu vida cotidiana

Llevar un estilo de vida sedentario favorece la aparición de eyaculación precoz, por lo que comienza a practicar deporte para mejorar tu estado físico y sobre todo cambia la alimentación: existen alimentos que son capaces de promover esta práctica, aunque no lo parezca. Pero también otros que la combaten. Esto nos llega directamente al siguiente punto:

Busca información online

Revisa a través de internet cuáles son ambos grupos de alimentos y elabora una dieta en base a los productos alimenticios que te ayudan a combatir la eyaculación precoz. Comenzarás a ver resultados y mejoría en poco tiempo. Si te alimentas bien, pronto podrás solucionar tus problemas de eyaculación precoz por completo.

Deja el tabaco (dejar de fumar)

El alcohol y el tabaco son dos elementos muy nocivos para tu desempeño sexual, ya que son causantes de varias enfermedades y también del deterioro físico de tu cuerpo, por lo que una vez los dejes por completo y mantengas una vida mucho más sana y activa comenzarás a ver cómo mejora tu rendimiento en la cama.

Practica Yoga

Todos asociamos la relajación al yoga, por lo que practicarlo nos ayudará a mejorar nuestro estado ansioso y combatir los nervios, así como potenciará nuestro autocontrol. Todo ello no solo nos sirve como remedio natural para la eyaculación precoz, sino que además es fundamental.

Prueba distintas posturas a la hora de mantener sexo

Existen posiciones en las que ella podrá disfrutar muchísimo sin necesidad de que tu pene se estimule demasiado. Aprovéchalas para mejorar tu rendimiento a la hora de mantener relaciones sexuales, y evitar así sobreexcitarte antes de tiempo. Para ello necesitarás conocer bien tanto tu propio cuerpo y sus emociones, como las posturas que más le gustan a tu pareja. Así, podrás darle el doble de placer en el mismo tiempo, mientras que tu reduces el nivel del tuyo para postergar aún más en el tiempo la relación sexual. Olvida las poses con las que te vienes muy pronto, y potencia aquellas que retardan la eyaculación en ti. Hazlo de forma natural o simplemente háblalo y páctalo con tu pareja, ella lo entenderá.

Lo que opino al respecto:

Son muchas las posibilidades efectivas a las que puedes aferrarte para combatir la eyaculación precoz y todos los problemas que esta ocasiona, como por ejemplo mantener sexo de forma frecuente, o la masturbación habitual (sobre todo poco tiempo antes de iniciar el acto). También existen ejercicios caseros que la guía Eyaculación Precoz No Más comparte con todos los lectores, y a los que podréis echarles un vistazo ya que son realmente efectivos.

Los condones que retrasan la eyaculación precoz también pueden ayudar, aunque por sí solos no suelen ser muy efectivos, necesitando de complementarlo con otros métodos para ayudarte a desempeñar un buen rendimiento en el sexo.

Esta es una disfunción sexual muy complicada de curar, la cual no se trata simplemente con unas pastillas ni cualquier otro medicamento mágico. Es algo mental y corporal, y como tal deberá de ser tratado (si es que realmente buscas una solución para la eyaculación precoz a largo plazo).

Estos ejercicios caseros nos ayudarán a manejar los tiempos como queramos, y seleccionar el momento adecuado para eyacular. Olvídate de ser esclavo del placer por más tiempo.

Ejercicios que también ayudan a prevenir la eyaculación prematura:

Te vamos a mostrar algunos de estos ejercicios caseros que sirven para retrasar la eyaculación en el hombre, y que por supuesto podrás poner en práctica sin riesgo alguno. Se parecen mucho a los ejercicios para agrandar el pene, aunque con tips y rutinas algo distintas. Si realmente quieres mejorar y en poco tiempo, esta es la solución definitiva a la eyaculación precoz.

Lee más acerca de como aguantar la eyaculación más tiempo

Rutina de ejercicios Star-Stop

Es uno de los métodos más simples de poner en práctica, lo cual es una cualidad más que se suma a su tremenda eficacia.

Cómo ponerlo en práctica

  • La idea es estimular el pene y parar justo cuando sientas que vayas a eyacular. Esto puede realizarse mediante la masturbación, pero también manteniendo sexo con tu pareja. Para alrededor de medio minuto, que sientas que ya has vuelto a un estado de normalidad, y vuelve a repetir el proceso.
  • Lo ideal sería repetir este proceso unas cuatro o cinco veces, y establecer así rutinas que nos ayuden a identificar el momento justo de inflexión donde ya no haya marcha atrás y vayamos a eyacular. Es una técnica muy simple y efectiva a la vez que placentera (ya que tras realizar las 5 series de repeticiones procederemos a eyacular al fin) que nos hará mejorar el rendimiento en la cama.
  • Establecer esto como juego sexual entre parejas es una muy buena forma de enmascarar este tratamiento y ponerlo en práctica de forma constante. Eso sí, no olvides que no será lo mismo que hacer el amor, ya que se deberá de parar de vez en cuando para poder volver a arrancar posteriormente. Aprovecha los momentos de pausa para estimular otras zonas erógenas, tanto las del propio hombre como las de su cómplice en la cama.

Método Squeeze

  • El ejercicio de Squeeze consiste en apretar la parte superior del miembro comprendida entre el propio glande y el tronco del mismo en el momento justo de la eyaculación, y así prevenirla. Esta técnica puede afectar a su erección haciéndola disminuir un poco, pero igualmente podrás volver a recuperar dicho tamaño en cuanto comiences a estimular el pene de nuevo.
  • Realiza unas cuatro o inclusive cinco series hasta que al fin decidas liberar la eyaculación.
  • Necesitas ser constante a la hora de poner en práctica los ejercicios Squeeze, ya que de lo contrario no podrás experimentar resultados positivos.
  • La idea es hacer que mediante este proceso de exprimir el pene comprendas cómo poder parar y controlar la eyaculación, eligiendo tu mismo siempre el momento de hacerlo.

Kegel, el mejor remedio natural para la eyaculación precoz

Los ejercicios Kegel no solamente conseguirán ayudarte con tu problema de eyaculación precoz, sino que además son positivos para ayudar ante otras problemáticas de índole sexual masculinas, como la disfunción eréctil y otros tantos problemas de erección variados.Si eres de los que prefiere los remedios naturales a cualquier tipo de medicación y derivados, te presento el mejor ejercicio para la eyaculación precoz.

Remedios naturales para solucionar la eyaculación precoz

Probablemente buscando a través de internet los mejores remedios caseros para la eyaculación precoz hayas encontrado este y varios articulos más hablando del método Kegel, y a continuación te explicared en profundidad acerca de él.

¿Cómo se hace?

Esta rutina de ejercicios para el pene lleva el mismo nombre que el de su autor: el doctor Arnol Kegel. Quien en un principio la ideó para aquellos hombres que sufrieran problema de incontinencia urinaria. La base de estos ejercicios se centra en la contracción del músculo pubococcígeo. Tras el paso del tiempo y la realización de diversos estudios complementarios a dicha función, se dictaminó que estos ejercicios también ayudaban a solucionar otros tantos problemas de índole sexual, sobre todo aquellos que de alguna forma incluían el músculo PC, como es el caso precisamente de la eyaculación precoz en el hombre.

Beneficios y ventajas que aportan la práctica de estos ejercicios

La principal ventaja es una y está más que clara: poder controlar la eyaculación. Sin embargo, también aportan otras cosas que conviene enumerar:

  1. Su eficacia radica en su sencillez. Prácticamente cualquiera puede ponerlos en práctica ya que son fáciles de aprender y aplicar, con una metodología que no distingue de edades ni rasgos: todos los hombres pueden beneficiarse de las ventajas de los ejercicios y rutinas para el pene, sin excepción.
  2. Lo único que tendrás que invertir será tiempo en emplear las técnicas, ya que no necesitarás ningún tipo de inversión monetaria ni tampoco comprar nada para ponerte «manos a la obra», nunca mejor dicho.
  3. Podrás hacerlo en cualquier lugar y a cualquier hora, tan solo saca unos diez minutos para cada método, y todo el mundo tiene diez minutos de tiempo libre, ¿Verdad?
  4. Son muy potentes y efectivos, y lo mejor de todo: sin efectos secundarios.

¿Realmente funcionan? ¿Solucionarán tus problemas sexuales?

Está demostrado al 100% su efectividad, y yo mismo me he beneficiado de sus efectos al igual que tantos miles de hombres alrededor del mundo. De hecho, si has comenzado tu investigación acerca de como curar la eyaculación precoz y has dado con este artículo has tenido mucha suerte, ya que te habrás ahorrado gran cantidad de tiempo probando otros métodos inventados o cuya efectividad sea nula. Todos los ejercicios y métodos aquí listados son totalmente fiables, y podrás encontrar aún más en la guía.

¿Cuáles son las ventajas de practicarlos?

Atento, ya que a continuación te enumeraremos los beneficios más relevantes que implica la práctica de estos ejercicios:

  1. Es el método natural más eficaz para controlar la eyaculación en el hombre.
  2. Potenciarás tus erecciones, por lo que es también una cura para la disfunción eréctil.
  3. La intensidad de tus orgasmos aumentará, por lo que la sensación será mucho más placentera a la hora de llegar al clímax.
  4. Suele utilizarse también para aumentar el tamaño del pene, esto se consigue combinándolos con una rutina de ejercicios Jelqing.
  5. Te ayudará a contrarrestar cualquier estado de ansiedad y/o nervios, mejorando así tu psique y cualquier estado mental negativo provocado habitualmente por este tipo de afecciones sexuales. Además, te permitirá potenciar tu estado anímico y mejorar la seguridad en ti mismo.
  6. Permitirá aumentar el placer sexual que ambos (tu pareja y tu) sentiréis, haciendo vuestros encuentros mucho más placenteros.
  7. Es utilizado comúnmente como tratamiento para la incontinencia urinaria, y además, por si fuera poco, ayuda a mantener la próstata más sana.

TOP 10 Remedios caseros para tratar la eyaculación precoz

También existe la posibilidad de emplear remedios caseros en tu tratamiento para la eyaculación prematura, ya que existen elementos con propiedades totalmente naturales que incidirán en nuestra condición de forma positiva sin necesidad de mayores esfuerzos. Se tratan de alimentos muy económicos, los cuales deberemos de identificar eso sí. Ya que no vale cualquiera. Te dejamos con un listado de los mejores diez alimentos que podrás emplear para tus remedios caseros:

  1. El azafrán.
  2. Los espárragos.
  3. La canela.
  4. La miel.
  5. La nuez moscada.
  6. El aguacate.
  7. El jengibre
  8. La rúcula.
  9. Las ostras.
  10. La sandía.

Puedes encontrar mucha más información al respecto en otras secciones de nuestra página, por lo que no te olvides de pasar por ellas para saberlo todo acerca de los remedios naturales más efectivos para la eyaculación precoz.

Conclusión:

Toda esta información que acabo de compartir ahora contigo está basada en los métodos ofrecidos por la guía Eyaculación Precoz No Más creado por Ricardo González y en base a mi experiencia propia durante más de seis meses buscando formas efectivas de poner remedio a esta problemática sexual. Con estos ejercicios conseguirás mejorar tu rendimiento en la cama y alcanzar sesiones duraderas de sexo que superen la hora de duración, con varios orgasmos incluídos por parte de tu pareja.

Los testimonios de todos y cada uno de los hombres que lo han probado (incluido yo) no podrían ser más positivos. Este método podrás encontrarlo comercializado actualmente a través de varios medios, incluído internet.

Remedios caseros para controlar la eyaculación precoz

Hoy os quiero echar una mano (en el buen sentido de la palabra) y daros unos consejos de cómo prevenir una eyaculación precoz sin necesidad de tener que acudir al maravilloso mundo de la medicina. Para ello os voy a presentar al Doctor Arnold Kegel. Un buen día, allá por los años 40, este médico desarrolló una serie de técnicas como método que controlara la incontinencia urinaria pero… había otros fluidos que a través de estas técnicas también se podían controlar.

Autocontrol

El cuerpo es un engranaje en el que todo va conectado. Por eso, para que una cosa funcione, debe controlarse otra. Es aquí donde entran en juego los músculos pubocoxígeos (si aprietas el culete los encontrarás fácilmente y además da gustito).

A través de sucesivas contracciones (unas 10 durante 5 segundos) de estos músculos, podremos controlar poco a poco la eyaculación. Se recomienda realizar el ejercicio durante un periodo e ir aumentando tiempo y repeticiones. Roma no se conquistó en dos días.

El ejercicio lo podemos hacer al orinar o cuando nos apetezca un trabajo manual (masturbación pura y dura). En el momento de eyacular debemos contraer dichos músculos reteniendo el ‘vertido’ y poco a poco volver a empezar. ¡Intentadlo! ¡Es fácil! Además, esta práctica resulta placentera y los resultados a la larga más que buenos.

Cómo retardar la eyaculación

Retardar la eyaculación y aumentar el placer es posible. Te damos algunos tips de cómo lograr la noche perfecta y sin interrupcionesa lado de tu pareja.

También te puede interesar Eyaculación precoz

Llegar al clímax es el objetivo de tener sexo, pero hacerlo involuntariamente o antes de tiempo afecta la autoestima y vida sexual de muchos.

Aproximadamente, 2 de cada 10 hombres padecen eyaculación precoz, de acuerdo con la revista European Urology.

Sin embargo, sexólogos sostienen que la gran mayoría de los hombres presentan problemas o insatisfacción con su tiempo de latencia eyaculatoria en algún momento de su vida.

Eyaculación precoz, un problema para ambos.

¿Cuánto es lo «normal»?

La Asociación Americana de Urología estima que el tiempo de eyaculación promedio es 8 minutos desde que inicia el coito.

¿Menos de lo que pensabas? El mismo estudio explica que muchas veces la insatisfacción masculina nace por desconocer este tipo de datos.

Si sigues pensando que eyaculas muy rápido, continúa leyendo y descubre las posibles causas.

¿Por qué eyaculo muy rápido?

En muchas de esas ocasiones se trata de un problema pasajero relacionado a circunstancias como:

  • Estrés y/o ansiedad.
  • Largos períodos de abstinencia sexual.
  • Problemas de comunicación con la pareja.
  • Exigencias propias o de la pareja.

Sin comunicación, una pareja jamás podrá vencer los problemas de eyaculación.

¿Qué hacer?

La eyaculación precoz puede ser una señal de problemas médicos y psicológicos.

Habla con tu pareja abiertamente de la situación y consulta a un urólogo o sexólogo para descartar que se trate de una situación que requiera tratamiento.

Conocer tu cuerpo, el secreto para retardar la eyaculación

Existen muchos remedios mágicos y creencias en torno al desempeño sexual de los hombres.

Sin embargo, además de una atención médica oportuna, los problemas de eyaculación deben incluir ayuda psicológica para recuperar la seguridad.

Si quieres conocer más sobre el pene, su anatomía y funciones, dale click al video «El pene perfecto», ¿de verdad existe?

Método comprobado

Los sexólogos William Masters y Virginia Johnson crearon una técnica que ayuda al hombre a reconocer las sensaciones que su cuerpo manda cuando se acerca el orgasmo.

La técnica consiste en una serie de pasos que relajan y estimulan el pene para «entrenarlo» y retrasar el clímax lo más que se pueda de forma natural. Te decimos cómo hacerlo paso a paso:

  • Sensibilización. ¡Empiecen con caricias! El jugueteo previo reduce el estrés y mejora la conexión a nivel sensual y erótico con tu pareja. ¡Tómense su tiempo!
  • ¡Conócete! Pide a tu pareja que te ayude a estimular de la forma que más se acomoden. La idea es que conozcas las sensaciones que te avisan que la eyaculación está cerca.

Existen dos formas de hacer este segundo paso:

Parada-marcha

Consiste en interrumpir la estimulación del pene o en estimular otras partes del cuerpo hasta que desaparezca el deseo de eyacular.

Técnica del apretón

Con sus dedos la mujer presiona con cierta fuerza durante cuatro segundos la parte superior del pene, justo en la base del glande, hasta reducir la urgencia.

Los expertos recomiendan repetir estos pasos unas 3 o 4 veces, o por 20 minutos, cada vez que vayan a tener intimidad, si se puede diario, ¡mejor!

Pero, ¿y el coito? Exacto, esto aún no termina. En la última vez de la noche que se practique esta técnica, la mujer continúa estimulando al hombre hasta producirle la eyaculación.

Después, él hará lo propio con el clítoris de su pareja hasta que alcance el orgasmo. Hay que ser agradecidos.

Ella arriba, el secreto para retardar la eyaculación.

¿Cómo retardar la eyaculación durante el sexo?

Ahora sí, es momento de poner todo en práctica. Para eso te recomendamos dos posiciones sexuales para retrasar la eyaculación. Te sorprenderá saber que el secreto lo tienen ellas.

Coito sin exigencias

El hombre se acuesta boca arriba y ella, apoyada en sus rodillas y sentada sobre las piernas del hombre, le estimula como en los pasos anteriores, hasta producirle intensa erección. Partiendo de esta posición, inicia el coito.

Si llega la sensación de eyaculación antes de tiempo, interrumpan el coito y tomen un descanso hasta que la erección disminuya (puede recurrir de nuevo a la técnica del apretón).

Coito normalizado

Poco a poco este «entrenamiento» da frutos. El hombre va incrementando poco a poco la intensidad de los movimientos hasta llegar a coitos normales y relaciones sexuales placenteras sin eyaculación precoz.

Puede recurrirse a la técnica de separación o del apretón siempre que sea necesario.

Insatisfacción sexual, no están solos

En el sexo, muchas cosas pueden fallar. Sin embargo, recuerda que en pareja y con ayuda de médicos, psicólogos y terapeutas sexuales pueden salir adelante.

Si quieres saber más sobre este tema, ve lo que la doctora Claudia Rampazzo nos explicó en este video.

Finalmente, sólo queda decir que las técnicas para retrasar la eyaculación deben tratarse con seriedad y en pareja. ¡Inténtenlo! De lo único que se arrepentirán es de no haber buscado ayuda antes.

MAPA DEL EYACULADOR

Respiras, piensas en otra cosa, pero no aguantas más, y ¡eyaculas! Mejor toma el mando: eyacular está bajo tu control. Descubre cómo.

La eyaculación pareciera el único fin del acto sexual. Para muchos hombres tener un «round» sin ese exitoso final nulifica el encuentro. No se diga cuando este «se adelanta» y tú ya llegaste al Nirvana cuando ella apenas calentaba motores. Su cara lo dice todo: «¿Ya acabaste?». Casi la mitad de los hombres sobre la tierra tienen problemas para controlar su impulso eyaculatorio. No eres el único, ¿por qué habría de preocuparte? Pero la sensación posterior de fracaso no te deja durante días. No lo comprendes. Realmente deseabas un largo revolcón sexual. Quizás antes no sucedía pero ahora, cada vez que terminas, recobrar una buena erección parece tarea de titanes. Se acabó el show. ¿Y si te vuelve a pasar? Acá las respuestas…

Eyacular representa una serie de tareas para tu cuerpo. Tu pene no es un ente autónomo que se porta según su ánimo. No es una máquina de proveer orgasmos. Porque, de hecho, orgasmar y eyacular son dos procesos distintos fisiológicamente. Aunque te has acostumbrado a vivirlos de manera simultánea. Por lo mismo, cuando tu eyaculación llega pronto, apenas puedes percibir la sensación del clímax. No se diga de los juegos, las caricias y de ciertas prácticas como el sexo oral, que sabes que podrían apurar más tu momento de expulsión. Casi todos se preguntan cuántos minutos deberían estar en el «mete-saca» para no considerarse eyaculadores precoces. Nadie quiere tener ese apodo. Pero no todo es tiempo. Vamos por partes.

¿SERÉ YO?

Más allá de los dos o tres minutos que antaño algunos autores marcaban como el límite a rebasar para no entrar en el grupo de la eyaculación precoz (EP), recientes investigaciones, como las del doctor John Dean, médico sexólogo y presidente de la Sociedad Internacional de Medicina Sexual, indican que la combinación de tiempo y control representan el verdadero diagnóstico. Es decir, tú puedes durar seis, ocho o más minutos, pero… ¿vives cada uno de esos segundos con angustia o tienes que acudir a todo tipo de pensamientos que te enfríen? Cuando luchas, al grado de no poder disfrutar de la contienda porque sientes que ahí viene y no quieres, también estamos hablando de EP. Por el contrario, otros estudios del doctor Marcel Waldinger, de la Universidad de Ultretch, en Holanda, sugieren que cuando el proceso es completamente satisfactorio para ambos y si no hay que lidiar con ninguna angustia porque los dos se sienten en control, aunque la duración del acto sea de pocos minutos, dicho tiempo es suficiente y eficiente en términos físicos y emocionales para ambos y, por lo mismo, no puede considerarse como eyaculación precoz o catalogarse como una disfunción sexual. Este término es incómodo. Por ello no le des tanta importancia, pues significa simplemente que algo no funciona como deseas dentro de tus dinámicas sexuales. No es una enfermedad, es una condición y, claro, tiene soluciones. Incluso más simples de las que imaginas.

LA PRIMERA CAUSA

¿Por qué sucede? Hay dos razones de mayor aceptación médica. La primera y más común se debe a una herencia de tus viejos (o aún presentes) hábitos masturbatorios. No te estamos diciendo que quites la mano de ahí: autoerotizarse es necesario e importantísimo. Solo que debes marcar la diferencia entre masturbarte y autoerotizarte. Vamos por partes: fuiste adolescente (como todos), y descubriste la extraordinaria sensación de estimular tus genitales. Pero, claro, la sociedad te enseñó que era algo pecaminoso o sucio y había que hacerlo con prisa, con una sensación de culpa y con un dejo posterior de «aquí no pasó nada». Seguro no tenías muchos espacios privados en casa, así que eso instaba a que fuera un acto exprés. Tu técnica se basó tirar del pene a toda velocidad y eyacular del mismo modo. Te acostumbraste a hacerlo en un dos por tres sin siquiera reconocer las sensaciones. Y esto actuó en tu detrimento: tu cerebro no identifica si estás solo o con una mujer y se entrenó para tener una respuesta eyaculatoria pronta. Es un reflejo y tú lo condicionaste así.

NO TE MASTURBES, AUTOEROTÍZATE

Comienza por acariciar tu miembro, una vez erecto, desde la base del tronco, sube poco a poco acariciando, pasando los dedos suavemente y aumentando la presión, pero no jales de él. Deja hasta el final el glande, una vez que notes lo mucho que puedes sentir en el tronco, pasa igualmente los dedos como una caricia alrededor de la corona del glande, sube hasta dar ligeras presiones. Luego, pasa la mano completa, sin presionar ni tirar por todo el cuerpo del pene. Ejerce más presión y tira suavemente. Para entonces, tu pene se encuentra tan sensibilizado que no necesitará darle de tirones. Usa un lubricante con base en agua.

PLAN DE CONTROL

Masturbación Vs. Autoerotización

La primera consiste en manipular los genitales; la segunda, en estimularse en distintas zonas en todo el cuerpo, en dedicarse tiempo. Cuando te autoerotices, educa tu impulso eyaculatorio: si sientes que estás cerca, detente, respira, enfócate en otros estímulos, sostén los músculos pélvicos (aprieta tus nalgas y eleva la cadera) y continúa. Hazlo un par de veces hasta que te permitas llegar al orgasmo-eyaculación. Tú mismo irás sintiendo cómo cada vez tienes un mejor tiempo. Asimismo, al orinar, de vez en cuando, deja salir un poco, aprieta para detener la salida de la misma, sostén un par de segundos y continúa. Luego, repite. Hazlo un par de veces al menos cada tercer día. Poco a poco irás controlando más y lo notarás.

APLÍCATE CON ELLA

Si tienes una pareja estable, sus encuentros pueden ser la mejor escuela para reeducar a tu cerebro. El plan requiere de mucha, pero mucha colaboración y compromiso; sin embargo, los resultados hablarán por sí mismos.

EL PLAN DE CONTROL CONSTA DE CUATRO SEMANAS

SEMANA 1

Al menos durante cuatro días deben tener un encuentro puramente erótico. Deberán tocarse, estimularse y besarse en todo el cuerpo, salvo los genitales. Eso le quitará carga al falocentrismo en el que viven. Sean creativos.

SEMANA 2

Lo mismo, pero integran estimulación genital. Durante los primeros tres días no debes terminar. Cuando te sientas cerca de eyacular o ella lo detecte vayan hacia otros puntos erógenos. A partir del cuarto día ya puedes comenzar a eyacular. Debes hacer lo mismo, pero esta vez sí llegas, posponiéndolo lo más que puedas.

SEMANA 3

Se hace todo lo anterior, pero esta vez sí deben tener relaciones coitales. Ella debe colocarse encima de ti y penetrarse. Después de un lapso pequeño, retira tu pene, espera, permítete respirar y recomenzar. Es muy probable que tengas deseos de eyacular en la segunda penetración; no te angusties si sucede, puede ser un reflejo. Conforme pasen los días procuren que no suceda y tras tres días lleguen al menos a cinco penetraciones interrumpidas.

SEMANA 4

Aquí deben tratar de lograr una relación sexual sin interrumpir hasta que haya eyaculación lo más duradera posible, integrando la estimulación integral.

LA SEGUNDA CAUSA

Esta no depende tanto de ti: dentro de tu cerebro hay una estructura llamada núcleo paragigantocelular, que es el regulador de la eyaculación o activador de control. Este núcleo depende de la serotonina, un neurotransmisor, o sea, una sustancia que permite que las neuronas se comuniquen y se envíen la orden de «aguanta tantito» o «¡ya! manda la señal para que eyacule». La serotonina es la sustancia responsable. Justo dentro del núcleo paragigantocelular existen receptores, y hay tres fundamentales en la EP: 5HT1A, 5HT1B y 5HT2C. Entre las neuronas se envían serotonina y estos receptores van a frenar la liberación de esta sustancia para permitir el control. Cuando el 5HT1B se activa, frena la liberación de serotonina; y el 5HT2C, cuando recibe la cantidad adecuada de serotonina, va a mandar la señal de control.

Si los receptores no funcionan bien, las neuronas no podrán comunicarse para que se ordene el control a nivel espinal, o sea, hacia los genitales. Eso pasa con la EP: no hay una comunicación adecuada mediada por los receptores. La recaptación de la serotonina no es óptima. Entonces eyacular se convierte en un reflejo imposible de controlar, como un estornudo. Según el doctor Marcel Waldinger, esto es genético.

LA PASTILLA

Existe un par de fármacos que trabajan sobre los reguladores. En muchos casos, han duplicado el tiempo previo a la eyaculación o se ha mejorado sensiblemente el factor tiempo y la sensación de control. Uno de ellos está hecho con base en dapoxetina y el otro contiene paroxetina. La diferencia es que el primero se toma unas horas antes del encuentro y, el segundo es de uso crónico, es decir, se toma a diario. Como con todos los medicamentos, hay efectos secundarios y, por ello, deben ser recetados por un médico urólogo, sexólogo clínico o por el ginecólogo de tu mujer. Esto es importante para ayudarte a elegir el esquema de uso y para dosificarte, ya que de ello depende el éxito.

Técnicas para controlar la eyaculación precoz

Hay diferentes ejercicios que ayudan a controlar la eyaculación precoz:

  • Musculares.
  • De respiración.
  • De estimulación en pareja.
  • De masturbación.

La primera técnica para controlar la eyaculación precoz se basa en la práctica de los llamados ejercicios de Kegel para el fortalecimiento de los músculos pelvianos, a los que se denomina músculo PC, situados entre los genitales y el ano, entre cuyas funciones está precisamente el control de la eyaculación.

Estos ejercicios consisten en la contracción y relajación de estos músculos, en intervalos de cinco segundos y de forma sucesiva. La recomendación es realizarlo al menos 30 veces cada día, sin superar las 100.

Una respiración adecuada durante la relación sexual también es importante para el control de la eyaculación precoz, y sin embargo es algo que muchos hombres ignoran. Para ello es importante estar relajado, lo que se puede lograr mediante un ejercicio de respiración consistente en inspirar profundamente el aire por la nariz y exhalarlo por la boca de forma rítmica. Los gemidos pueden ayudar a adquirir este tipo de flujo respiratorio. El objetivo es, por supuesto, evitar la eyaculación antes de los 7 ó 15 minutos, manteniendo la atención en las sensaciones de placer que genera el coito.

Existe una última técnica para controlar la eyaculación precoz, conocida como comenzar-parar y que puede realizarse en solitario o en pareja. Básicamente es una técnica de masturbación (la puede realizar uno mismo o la pareja) que consiste en parar cuando se siente que se va a eyacular y dejar que pase el momento de máxima excitación antes de reanudar el masaje del pene. Debe practicarse al menos dos veces por semana.

Estas técnicas para el control de la eyaculación precoz no son excluyentes. Por el contrario, la combinación de todas ellas permitirá obtener mejores resultados en menor tiempo.

¿Cómo controlar la eyaculación precoz?

La eyaculación precoz ocurre cuando el hombre alcanza el orgasmo durante los primeros segundos después de la penetración o antes de haber penetrado, causando insatisfacción para la pareja.

Esta disfunción sexual es más común en adolescentes debido a las alteraciones hormonales, que hacen que se exciten más fácilmente, pero también pueden surgir en el adulto, estando en estos casos relaciona con factores psicológicos como estrés, ansiedad o miedo, por ejemplo.

La eyaculación precoz puede ser controlada con el uso de algunas técnicas y ejercicios, pero en algunos casos puede hasta ser necesario el uso de medicamentos o la realización de psicoterapia. Por lo que lo ideal es consultar un urólogo para identificar la posible causa de la eyaculación precoz e iniciar el tratamiento más adecuado.

Opciones de tratamiento para controlar la eyaculación

El urólogo puede recomendar y orientar varios tipos de tratamientos que incluyen:

1. Técnica «start-stop»

Esta técnica es bastante utilizada y ayuda a que el hombre se acostumbre a tardar más tiempo en eyacular. Para esto la técnica se realiza con pasos graduales que incluyen:

  1. El primer día el hombre debe masturbarse con la mano seca, haciendo 3 movimientos y parando durante 2 o 3 segundos. Después de cada pausa debe hacer nuevamente 3 movimientos y parar. Este patrón se debe mantener 10 veces. En caso que la eyaculación ocurra antes de estas 10 veces, se debe volver a repetir el ejercicio durante los días siguientes hasta lograr las 10 veces;
  2. Después de que consiga hacer 10 veces de 3 movimientos, se debe repetir la técnica pero con 5 movimientos seguidos, intercalados con pausas;
  3. Cuando logre hacer 10 veces de 5 movimientos, debe hacer 7 movimientos seguidos;
  4. Cuando logre las 10 veces con 7 movimientos seguidos, debe repetir toda la técnica, comenzando nuevamente con los 3 movimientos pero con la mano húmeda, utilizando para esto algún lubricante o vaselina;
  5. Cuando logre nuevamente los 7 movimientos, la técnica debe repetirse pero por la compañera o el compañero.

Cada paso de este técnica se debe realizar en días diferentes o con algunas horas de diferencia, para que el estimulo y las ganas de eyacular sean semejantes.

Lo ideal durante esta técnica es que el hombre vaya aprendiendo a identificar las sensaciones y que vaya consiguiendo controlarlas, prolongando el tiempo hasta la eyaculación. Para obtener mejores resultados es importante que realice un seguimiento de la técnica con un urólogo.

2. Técnica de la compresión

En esta técnica el hombre aprende a reconocer las sensaciones que surgen antes de la eyaculación y a controlarlas. La gran ventaja de esta técnica es que puede ser hecha por el propio hombre, no siendo necesaria la ayuda de la pareja o del compañero.

La técnica consiste en estimular el pene a través de la masturbación o durante la relación sexual, y cuando sienta que va a eyacular debe parar y hacer presión sobre la cabeza del pene.

Para ello, se debe colocar el pulgar en la parte inferior de la cabeza del pene, por encima del frenillo, y con el dedo índice y medio presionar por encima del pene, cerrando la uretra. La presión se debe mantener durante 3 a 4 segundos y debe ser ligeramente incómoda, pero sin causar dolor. Esta técnica debe repetirse como máximo 5 veces seguidas.

Otra opción de compresión es apretar en la base del pene. Esta técnica se puede realizar durante la penetración, pero es importante pedirle a la pareja o el compañero para que no se mueva, evitando la estimulación en el momento que se hará la compresión.

3. Técnica de la desensibilización

Esta es una técnica bastante simple pero que puede no tener resultado con todos los hombres, pues consiste en masturbarse 1 a 2 horas antes de tener relaciones sexuales, lo que disminuye la sensibilidad hacia el orgasmo.

Además de esto, si el hombre no utiliza preservativo por tener una relación duradera, el urólogo puede aconsejar su uso, ya que normalmente disminuye la sensibilidad del pene, permitiendo controlar el orgasmo.

4. Hacer ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel permiten fortalecer los músculos del piso pélvico, que son el grupo de músculos que queda en la región pélvica y alrededor de la uretra. Cuando estos músculos se fortalecen, el hombre puede lograr tener más capacidad para controlar la eyaculación, evitando que ocurra cuando los contrae, por ejemplo.

Estos ejercicios también son utilizados cuando hay incontinencia urinaria y se deben hacer todos los días en 10 series de 10 repeticiones. Vea paso a paso cómo hacer los ejercicios de Kegel correctamente.

5. Uso de anestésicos tópicos

Algunas pomadas o aerosoles que contienen una sustancia anestésica como la lidocaína o la benzocaína, se pueden utilizar para disminuir la sensibilidad del pene y aumentar la duración del acto sexual, sin que ocurra la eyaculación. Este tipo de productos debe ser indicado por el médico y deben ser aplicados 10 a 15 minutos antes de tener relaciones sexuales.

Además de estos productos, existen algunos preservativos que contienen anestésicos en su interior y que también pueden ser usados. Algunos ejemplos son:

  • Durex placer prolongado;
  • Durex efecto retardante;
  • Control efecto retardante.

Aunque los anestésicos tienen un excelente efecto para retrasar la eyaculación también pueden causar algunos efectos secundarios, siendo el más común que el hombre refiera disminución en el placer por la falta de sensibilidad.

6. Uso de medicamentos

Los medicamentos generalmente se utilizan cuando las otras técnicas no presentan los resultados deseados. Los medicamentos deben ser siempre recomendados por el urólogo y, generalmente, incluyen antidepresivos como por ejemplo: la Sertralina, la Fluoxetina o el Trazodona que tratan principalmente la ansiedad, que es muy común en estos casos.

Vea una lista más completa de medicamentos para tratar la eyaculación precoz.

¿La eyaculación precoz tiene cura?

La cura de la eyaculación precoz puede lograrse utilizando técnicas simples de auto control, pero cuando esto no es suficiente se puede intentar disminuir la sensibilidad del órgano sexual masculino o tomar medicamentos recetados por el médico. Una excelente estrategia para curar la eyaculación precoz es realizar los ejercicios de kegel alrededor de 300 veces al día, todos los días.

¿Polvo de gallo? Consejos para dejar de serlo

Con bastante frecuencia durante el sexo, mis parejas experimentan el orgasmo primero que yo. Y aunque no es malo, me siento incompleta. En especial, en esas situaciones donde él no se preocupa por mi orgasmo, sino que por el contrario, se acuesta a mi lado y dice gracias.

Lea también: A ellas les gusta que les hablen sucio en la cama

Muchas mujeres fingen sentir placer y orgasmos con sus parejas. Algunas lo hacen porque buscan proporcionarle más placer a su pareja o simplemente porque están aburridas y quieren terminar.

Errores en la cama los cometemos todos. Pero si tenemos un poco más de información, podemos empezar a evitar los más frecuentes. Conocer el cuerpo de una mujer es muy importante. Pero es más importante que un hombre controle el de él. Así empezar a complacer y satisfacer a sus parejas será mucho más fácil.

Para que una mujer logre un orgasmo necesita concentración, excitación, comodidad y seguridad; ingredientes que en su mayoría son proporcionados por su pareja. Sin embargo, uno de los puntos más importantes en el orgasmo femenino es el tiempo, tiempo que los hombres pueden lograr si retardan su eyaculación.

Lea también: Yo viví con una ninfómana

Un hombre logra retardar la eyaculación cuando hay un equilibro entre los pensamientos y la sensibilidad. Existen estrategias y ejercicios para que un hombre puede realizar tanto en el momento de la relación sexual como en su masturbación.

via GIPHY

Ejercicios de Kegel

Para practicar este ejercicio lo primero que tiene que hacer es ubicar los músculos pubococcígeos (PC), la forma más fácil de localizarlos consiste en detener la micción repetidas veces (O sea detener la orina). Así sentirá los músculos situados entre el escroto y su ano también se contraerá. Esta contracción es producida por el músculo PC. El ejercicio se realiza por varias semanas:

Durante la primera semana ha de contraer/relajar el músculo 100 veces seguidas, tres veces al día.

Durante la segunda semana debe mantenerse contraído el músculo durante 5 segundos y relajado otros 5 (puede llevar una cuenta mental). Haga 20 repeticiones 3 veces al día.

Durante la tercera semana el músculo tiene que mantenerse contraído durante 10 segundos y relajado otros 10 (puede llevar una cuenta mental). Haga 20 repeticiones 3 veces al día.

A partir de la cuarta semana, ya debe de tener un músculo PC fuerte y tonificado. La idea a partir de ahora es no perder esa tonicidad. Por eso, debe practicar cualquiera de los ejercicios de las semanas anteriores, de forma variada y frecuente.

Lea también: Ellas hablan de las cosas que hacen a un tipo buen polvo

En este momento notará un mayor control sobre su eyaculación, demorándola cuando relaja el músculo PC, y facilitándola cuando lo contrae. Además de eso, la contracción del músculo PC proporciona una sensación de vigorosidad en el pene, incrementando en muchos casos la sensación de placer en sus parejas sexuales y en sí mismos.

Separe el orgasmo de la eyaculación

Para empezar la preparación debe aprender a diferenciar dos momentos claves: la inminencia (cosquilleo que anticipa que pronto vendrá la eyaculación) y la inevitabilidad (la sensación de que eyacular es algo imposible de frenar). Le recomiendo seguir estos ejercicios:

Recuéstese en su cama o busque una posición cómoda para masturbarse, busque algo que le excite.

Lea también: ¿Qué es el beso del payaso? ¿Cómo practicarlo?

Mastúrbese. Hágalo con las dos manos al tiempo, será más fácil de controlar para usted en el acto sexual.

Detenga la masturbación antes de llegar. Presione firmemente el perineo (zona entre los testículos y el ano), respire profundo y vuelve a continuar.

Seguramente las primeras veces no podrá detenerse antes de eyacular.

Estrategias

Tenga sexo con intensidad lenta, le ayudara a controlar e interpretar mejor sus sensaciones.

Interrumpa la sensación de eyacular, frenando el movimiento, haciéndolo más lento o simplemente retirando el pene de la vagina por algunos segundos.

Respire profundo y pausadamente. Es la forma más sencilla de relajar el cuerpo.

Disfrute de los orgasmos. Cuando se detenga y vuelva a empezar, sus testículos se hincharán y vibrarán, resultando en un orgasmo.

Lea también: Manuel para morder en el sexo

Debe aprender a mantenerse relajado y controlar su mente.

via GIPHY

¿Qué hacer al momento de la penetración?

Concéntrese en darle la mayor satisfacción posible a su pareja a través de juegos y estímulos, recuerde también que a veces el clímax es muy difícil de controlar. No se angustie e intente la próxima vez sin presiones.

La siguiente es una lista de consejos que para retardar la eyaculación en el acto sexual:

Cree un equilibrio entre la duración de los juegos previos y la del coito. Cuando el jugueteo dura demasiado e implica un exceso de estímulos es probable que llegue al orgasmo mucho más rápido. Concéntrese en darle placer a ella mientras disfruta viéndola.

Puede reducir la ansiedad y pensar en cosas no tan estimulantes durante el sexo.

Si siente que la eyaculación está cerca y ella quiere más, saque su pene y estimule a su chica con sexo oral o masturbándola.

Reduzca el ritmo en la penetración. Muchas mujeres disfrutan hacerlo suave. Le ayudará a retardar la eyaculación.

Puede sacar su pene y presionar ligeramente el glande con los dedos (ojalá fríos). Esta estrategia puede ayudarle a retardar la eyaculación unos minutos más.

Utilice preservativos con efecto retardante.

Cambie de posición.

Derecho de autor: oleg0 / 123RF Foto de archivo

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *