0

Retortijones y embarazo

Tabla de contenidos

Ni bien te enteras que estás esperando un bebé, o tal vez antes de saberlo, aparecen las molestias típicas del primer trimestre de embarazo. Las primeras semanas son las más intensas en cuanto a molestias se refiere, ya que al inicio del embarazo se produce una gran alteración hormonal. A partir del cuarto mes el cuerpo de la mujer se va adaptando a la nueva situación y la mayoría de las molestias desaparecen, o al menos remiten.

Cada etapa del embarazo es maravillosa, pero en menor o mayor medida todas las embarazadas padecen las molestias características provocadas por los cambios que ocurren en su organismo. En este post nos centraremos en las molestias del primer trimestre y en los posteriores nos dedicaremos a las molestias más frecuentes en el segundo trimestre y las molestias más frecuentes en el tercer trimestre.

Hinchazón y sensibilidad en los pechos

La molestia más notoria del primer trimestre, y en algunas mujeres el primer síntoma de embarazo, es la hinchazón y sensibilidad en los pechos.

Desde los primeros días, los senos empiezan a prepararse para la lactancia. Los elevados niveles de progesterona y estrógenos hacen que crezcan y se vuelvan más sensibles, tanto que en ocasiones duelen al más mínimo roce de la ropa.

Puede que por el agrandamiento de los pechos sea necesario ajustar la talla del sujetador, a una o dos tallas más. Son preferibles los de tela de algodón, sin costuras ni aros que puedan incomodar.

Pasado el primer trimestre esa hipersensibilidad suele remitir, aunque puede que no siempre, mientras que durante el segundo y tercer trimestre los pechos siguen creciendo y acumulando grasa.

Náuseas

Otra de las molestias más habituales en las primeras semanas de embarazo son las náuseas. Algunas mujeres no las sienten, pero otras lo llevan realmente mal, llegando incluso a vomitar varias veces al día.

No se sabe a ciencia cierta por qué se sienten náuseas, hasta se ha hablado de que podrían ser psicológicas, pero la teoría más extendida es que se deben a la elevación rápida de los niveles de la hormona gonadotropina corionica humana segregada por la placenta.

Suelen ir acompañadas por intolerancia y aversión a ciertos alimentos, así como repulsión a algunos olores que aumentan la sensación de malestar.

Pueden aparecer en cualquier momento del día, aunque son más habituales las náuseas matutinas después de un largo ayuno. En algunas mujeres persisten durante todo el embarazo, sin embargo suelen desaparecer o al menos remitir hacia comienzos del segundo trimestre.

Se recomienda hacer comidas pequeñas y frecuentes, preferir los carbohidratos y evitar las comidas copiosas y los alimentos demasiado grasos, las frituras, así como el café y el tabaco.

Muchas mujeres recurren a los remedios naturales como la infusión de jengibre, aunque no a todas les resultan eficaces

De cualquier manera, las náuseas no afectan en absoluto al bebé, salvo que los vómitos sean muy intensos y la madre pierda demasiado peso o corra riesgo de deshidratación, como se da en la hiperémesis gravídica.

Cansancio y sueño

El cansancio generalizado y las ganas de dormir a todas horas es otra de las molestias más típicas de las primeras semanas. El cuerpo de la mujer está viviendo un gran cambio, tanto físico como emocional. Aumenta el volumen sanguíneo, el corazón y los órganos involucrados trabajan más de lo habitual, además se forma la placenta y los principales órganos del bebé, por lo que es normal que haya un mayor consumo de energía.

La mujer se siente cansada y somnolienta, y si a esto le sumamos el malestar por los vómitos y el estrés emocional, es lógico que el cuerpo pida descanso. Y ahora más que nunca, por tu salud y la de tu bebé debes atender sus necesidades.

La mejor solución para el cansancio y el sueño en el embarazo es descansar siempre que se pueda. Cualquier ratito es bueno para dar una cabezadita, la siesta, después de almuerzo, antes de cenar e irse a dormir más temprano de lo habitual. La dieta sana y el ejercicio moderado también contribuyen a elevar el nivel de energía.

Indigestión

Aunque es una molestia más habitual hacia el final del embarazo, cuando el tamaño de la tripa comprime los órganos digestivos, también puede aparecer en el primer trimestre debido a la acción de las hormonas que intervienen en la gestación.

Es normal tener la sensación de estómago revuelto y de que todo lo que comes te sienta mal. Debido al aumento de la progesterona que relaja los músculos intestinales también es habitual tener gases, los cuales hacia el final del primer trimestre pueden llegar a confundirse con los primeros movimientos del bebé.

Para mantener a raya este trastorno se recomienda masticar bien los alimentos, comer lentamente y por supuesto, llevar una dieta sana y evitar las comidas demasiado pesadas que solamente agravan la sensación de indigestión.

Salivación excesiva

Otra molestia que hace aparición en el comienzo del embarazo es la salivación excesiva o hipersalivación, tal vez una de las molestias menos conocidas del embarazo.

Está ocasionada por los cambios hormonales de las primeras semanas que provocan alteraciones en la boca. Está asociada con las náuseas, ya que tragar el exceso de saliva contribuye a esa sensación de malestar o puede que se produzca precisamente al sentir náuseas.

Para aliviarla hay algunos trucos como por ejemplo ingerir una rebanada de pan integral o galletas livianas y cepillarse los dientes. También son recomendables los refrescos de limón o beber un vaso de agua con una rodaja de limón.

Mareos

Es normal durante los primeros meses de embarazo sentir mareos. Suceden al producirse una bajada de tensión arterial, algo que puede suceder cuando el organismo de la mujer se está adaptando a la nueva situación.

Pueden aparecer en cualquier momento del día, pero es más probable tener un mareo después de comer o al levantarse bruscamente.

Si te sientes mareada, tienes que recostarte con las piernas en alto o sentada con la cabeza entre las rodillas para facilitar el retorno sanguíneo. Lleva siempre un caramelo en el bolso por si acaso, si sientes una bajada de tensión, un dulce ayudará a elevar el nivel de azúcar en sangre.

Dolor de cabeza

Los cambios hormonales que ocurren en el primer trimestre pueden provocar dolores de cabeza intensos. En algunas mujeres se intensifican las cefaleas habituales mientras que otras los sienten por primera vez en el embarazo.

El aumento del volumen de la circulación sanguínea y la disminución de la glucosa en la sangre contribuyen a que aparezca un dolor de cabeza muy intenso y característico que se concentra en ambos lados de la cabeza y en la nuca.

Para aliviarlo, puedes seguir algunos consejos como: hacer varias comidas al día para evitar la falta de azúcar, hacer ejercicio moderado para faciliar la circulación sanguínea, recostarse sobre el lado izquierdo, masajear las sienes, descansar y colocar compresas frías en la frente.

Si el dolor es muy intenso y persistente y no remite pasado el primer trimestre es conveniente consultarlo con el médico pues podría ser un síntoma de preeclampsia.

Congestión nasal

Hacia el segundo mes de embarazo, la mujer puede tener la sensación de estar resfriada sin estar acatarrada. Es la llamada rinitis del embarazo provocada por la dilatación de los vasos sanguíneos. Es posible que la propia congestión provoque hemorragias nasales.

Intenta evitar los ambientes muy secos, las sustancias irritantes como perfumes, el humo, bebe abundante líquido, hazte lavados nasales con suero fisiológico y procura no sonarte muy fuerte la nariz para evitar el sangrado.

Primer mes de embarazo: primeros síntomas y cuidados en la madre

¿Es cierto que el primer mes es cuando más probabilidad hay de aborto natural?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

Sí, los abortos naturales suelen producirse con mayor frecuencia en los primeros meses de gestación. Si el embrión es capaz de evolucionar en los primeros meses, lo común es que pueda continuar su desarrollo. No obstante, también puede haber una pérdida gestacional en estadios avanzados.

¿Debo preocuparme por sentir hinchazón y dolor abdominal en el primer mes de embarazo?

Por Zaira Salvador (embrióloga).

No, en principio sentir pequeñas molestias en el vientre no tiene por qué ser un signo de alarma, pues los cambios hormonales que está teniendo tu cuerpo debido a la fecundación e implantación embrionaria pueden provocar síntomas como náuseas, dolor de ovarios, dolor abdominal, hinchazón, etc.

Lectura recomendada

Durante el primer mes de embarazo, la mujer puede tener algunos pequeños síntomas relacionados con la gestación, aunque es posible que éstos pasen desapercibidos y la mujer no sepa que está embarazada hasta hacer un test de embarazo. Si te interesa seguir leyendo sobre este tema, puedes continuar la lectura en el siguiente post: Primeros síntomas de embarazo antes del retraso menstrual.

En este primer mes, es muy importante que la mujer dedique tiempo para conocer los cuidados y cambios de su cuerpo. Por ello, te recomendamos leer el siguiente artículo: La salud materna en el embarazo.

Por lo general, las incomodidades se alivian al descansar o cambiar de posición. No obstante, si el dolor de estómago en el embarazo es intenso o está acompañado de otros síntomas puede tratarse de alguna complicación.

Causas del dolor

No todo dolor de estómago indica problemas; por ejemplo, puede que te den algunos retortijones cuando tienes un orgasmo, o inmediatamente después. Si son leves y pasajeros, es normal y no debes preocuparte. Las siguientes son otras causas de molestias abdominales comunes: gases e hinchazón, estreñimiento, dolor en los ligamentos redondos, entre otras.

El doctor Marsán explica que “no está comprobado que el dolor materno afecte al feto en gestación, pero si se sabe que algunas de las patologías mencionadas, asociadas a dolores abdominales, pueden producir contracciones prematuras y así indirectamente afectar al bebé”.

Complicaciones mayores

Embarazo extrauterino (ectópico)

Ocurre cuando un óvulo fecundado se implanta fuera del útero, como en una trompa de Falopio. Los síntomas aparecen alrededor de la sexta o séptima semana luego de la fecundación, aunque pueden manifestarse ya a las 4 semanas, sin que sepas que estás embarazada.

Si no se trata, puede romper la trompa y ser incluso mortal. Si sientes molestias o dolores al palpar el abdomen o la pelvis, tienes hemorragias vaginales (de color rojo o marrón, abundantes o escasas, continuas o intermitentes), si el dolor empeora cuando haces ejercicio o vas al baño o toses, o te duele la punta del hombro, entras en estado de shock, te mareas o vomitas, debes ir al médico de inmediato.

Aborto espontáneo

Se trata de la pérdida del embarazo antes de la semana 20. El primer síntoma suele ser la hemorragia vaginal, seguidas de dolor abdominal. Ésta puede ser leve o intensa, con un dolor parecido a un retortijón que puede persistir, ser leve o agudo y asemejarse a un dolor en la parte baja de la espalda o a una presión en la pelvis.

Parto prematuro

Se presenta cuando experimentas contracciones que dilatan el cuello uterino antes de la semana 37. Los síntomas son:

  • Aumento del flujo vaginal o un cambio en el tipo de flujo (acuoso, mucoso o sanguinolento, de color rosado o con hilos de sangre)
  • Hemorragia vaginal
  • Dolor de estómago: parecido a los menstruales o más de 4 contracciones en una hora (aunque no duelan)
  • Presión en la zona pélvica
  • Dolor en la parte baja de la espalda (sobre todo si nunca los has tenido).

Otras complicaciones pueden ser:

  • Desprendimiento de placenta
  • Preeclampsia
  • Infecciones urinarias

El gineco-obstetra de Clínica San José en Chile, doctor Lázaro Marsán, explica que “las causas más frecuentes de interrupción del embarazo asociadas a algún cuadro que se acompañe de dolor abdominal son la preeclampsia y eclampsia, las hemorragias asociadas a desprendimiento prematuro de la placenta, la placenta previa, trabajo de parto prematuro con feto en presentación de nalgas y en la inminencia de rotura uterina, entre otras”.

Los Cólicos o Calambres Durante el Embarazo

Los Cólicos Durante el Embarazo: Las Causas, los Tratamientos y la Prevención

Durante el primer trimestre, los cólicos a menudo son el resultado de los cambios normales que se producen durante el desarrollo de su bebé. Esos calambres en general se pueden describir como sensaciones de estirando en uno o ambos lados de su abdomen. Aunque no se considera un síntoma para la detección del embarazo temprano, es un síntoma que acompaña a muchos embarazos. En la mayoría de los casos, los calambres o cólicos son una parte normal del embarazo. Sin embargo, hay algunos casos en que los calambres pueden ser una preocupación.

Las Causas de los Cólicos Durante el Embarazo

Los cólicos o calambres normalmente se produce cuando el útero se expande, haciendo que los ligamentos y músculos que lo apoyan a que se estire. y puede ser más sensible al estornudar, toser, o cambiar de posición.

Durante el segundo trimestre, una causa común de calambres es el dolor del ligamento redondo. El ligamento redondo es un músculo que soporta el útero, y cuando se estira, se puede sentir un dolor agudo y punzante, o un dolor sordo en la parte baja del abdomen.

Los cólicos que son relativamente leve y ocurren de vez en cuando son probable que sea nada de lo que preocuparse. Algunas causas adicionales razones de los calambres normales en el embarazo incluyen:

  • Gases y la hinchazón
  • Estreñimiento
  • Relaciones sexuales

El Tratamiento de Calambres Durante el Embarazo

Si usted experimenta calambres leves durante el embarazo, hay un par de cosas que puede hacer para la prevención y el autocuidado:

  • Tratar de sentarse, acostarse o cambiar de posición.
  • Sumérjase en un baño caliente.
  • Trate de hacer ejercicios de relajación.
  • Coloque una botella de agua caliente envuelta en una toalla sobre el dolor.
  • Asegúrese de beber un montón de líquidos.

Serias Preocupaciones para los Calambres o Cólicos Durante el Embarazo

Mientras que los cólicos pueden ser común, hay algunas causas graves del dolor abdominal durante el embarazo:

  • El embarazo ectópico -Este tipo de embarazo ocurre cuando el óvulo fecundado se implante fuera del útero. Los embarazos ectópicos pueden causar cólicos dolorosos y es una condición médica grave que debe ser tratada por su médico.
  • El aborto espontáneo – El manchado vaginal acompañado de cólicos leve o agudos pueden ser una señal de un aborto espontáneo, aunque algunas mujeres embarazadas que tienen manchado y cólicos pueden pasar a tener embarazos saludables. Si tiene cólicos fuertes y sangrado, comuníquese con su médico inmediatamente.
  • La preeclampsia -Este se caracteriza por hipertensión arterial y proteína en la orina. La preeclampsia severa puede causar un dolor intenso en el abdomen superior.
  • El parto prematuro – El aumento de presión, dolor abdominal y los cólicos puede ser una señal de parto prematuro, que es si el cuello uterino comienza a dilatarse antes de 37 semanas.
  • Las infecciones del tracto urinario – El dolor abdominal bajo y el dolor al orinar pueden ser síntomas de una infección del tracto urinario.
  • El desprendimiento de placenta – Esto ocurre cuando la placenta se separa del útero antes de que nazca el bebé. Esta es una afección potencialmente mortal y puede ser señalizada por un calambre doloroso que no desaparece. Si esto ocurre, debe contactar a su médico inmediatamente.

Los Calambres o Cólicos Durante el Embarazo: Cuándo Llamar al Médico

Si usted experimenta los siguientes tipos de cólicos, usted debe comunícarse con su médico inmediatamente:

  • Dolor severo que no desaparece
  • Dolor abdominal bajo, acompañado por contracciones
  • Calambres vaginales, sangrado, secreción, síntomas gastrointestinales y mareos
  • Calambres, junto con dolor en el hombro o cuello

Última Actualización: 08/2015

Compiled using information from the following sources:

Molestias del embarazo. ¿Cuáles son las más comunes durante la gestación?

Durante los nueve meses de embarazo son muchos los cambios que se producen en el cuerpo de la mujer. Algunos provocan molestias que generalmente desaparecen tras el parto.

Estas molestias no son iguales para todas las embarazadas y pueden variar en cada trimestre de gestación. Se producen debido a las hormonas del embarazo. En general no son preocupantes.

Conocer sus síntomas y su tratamiento permitirá a la futura madre sentirse más aliviada. De cualquier forma, la consulta al ginecólogo es siempre obligada para que le aconseje el tratamiento más adecuado. En ningún caso la embarazada debe automedicarse, ya que algunos medicamentos pueden poner en peligro el desarrollo del embarazo.

A continuación las principales molestias de la embarazada en cada trimestre de gestación:

  • Molestias comunes en el embarazo en el primer trimestre de gestación
  • Molestias comunes en el embarazo en el segundo trimestre de gestación
  • Molestias comunes en el embarazo en el tercer trimestre de gestación

Cinco molestias del embarazo en el primer trimestre

Durante las primeras semanas de embarazo muchas mujeres experimentan algunas molestias físicas, incluso antes de que sepan que están embarazadas. Estos cambios suelen coincidir con los primeros síntomas de embarazo, como las náuseas, los mareos, el dolor de pechos o el cansancio. Algunas de las molestias más comunes en las embarazadas durante el primer trimestre son:

1. Acidez de estómago en el embarazo

La acidez de estómago es una molestia común del embarazo. Se debe a las hormonas del embarazo, como la progesterona. Se puede evitar elevando un poco la cabeza para dormir y realizando al menos 5 comidas al día. ¡Consulta aquí otras recomendaciones!

2. Cansancio durante la gestación

El cansancio es otra de las molestias típicas del embarazo. Se debe a la acción de las hormonas y al aumento de peso. Para evitarlo, intenta descansar todo lo posible y echar alguna siesta. ¡Infórmate aquí de cómo aliviar esta molestia!

3. Estreñimiento en la embarazada

El estreñimiento es una molestia típica a lo largo del embarazo. Un remedio para combatir el estreñimiento en el embarazo es beber al menos 2 litros diarios de agua y seguir una dieta rica en fibra. ¡Consulta aquí más consejos!

4. Frecuentes ganas de orinar al principio del embarazo

Las ganas de orinar con frecuencia son uno de los primeros síntomas de embarazo, además de una molestia común al inicio de la gestación y en la recta final del embarazo. Para evitar la deshidratación, conviene seguir bebiendo abundante agua.

5. Náuseas, vómitos y mareos en el primer trimestre

Algunos remedios para aliviar las náuseas en el embarazo son seguir una dieta equilibrada, tomar un par de galletas secas (si las náuseas son por la mañana) o tomar alguna bebida carbonatada. ¡Consulta aquí más remedios para aliviar las náuseas!

Cinco molestias del embarazo en el segundo trimestre

Muchas molestias del primer trimestre de embarazo desaparecen en el segundo, como las náuseas, mareos o vómitos. En este periodo los cambios físicos de la embarazada ya son evidentes. En cambio, aparecen otras molestias, como catarros, ardores de estómago, digestiones más pesadas, estreñimiento o congestión nasal. Algunas de las molestias más comunes en las embarazadas durante el segundo trimestre son:

1. Calambres durante la gestación

Los calambres son una molestia típica del segundo trimestre de embarazo. En el caso de sufrirlos, puedes darte un masaje en la zona afectada. Una dieta rica en calcio y magnesio ayuda a prevenir los calambres. ¡Consulta aquí los alimentos que te ayudarán a prevenir los calambres!

2. Congestión nasal en el embarazo

La congestión nasal es una molestia común del segundo trimestre de embarazo. Para no confundirla con un resfriado o catarro, asegúrate de que no presentas otros síntomas como fiebre o malestar, en cuyo caso debes acudir al médico.

3. Edema o hinchazón de pies y manos

La aparición de esta molestia se relaciona, por lo general, con la retención de líquidos, típica durante el embarazo. Para reducir la hinchazón, el mejor remedio es descansar y poner los pies en alto.

4. Manchas en la piel en la embarazada

Algunas embarazadas presentan unas manchas en la cara, denominadas cloasma y conocidas como máscara del embarazo, en el puente de la nariz, las mejillas y el cuello. Para evitarlas, aplícate crema de protección total, entre otros consejos

5. Varices en las piernas durante el embarazo

Las varices también son una molestia común en las embarazadas que se produce por reblandecimiento de las venas. Esta molestia se puede prevenir evitando pasar mucho tiempo de pie. ¡Consulta aquí otras recomendaciones!

Seis molestias del embarazo en el tercer trimestre

En el último trimestre de embarazo aumenta el tamaño del abdomen por lo que pueden aparecer estrías. La embarazada vuelve a sentir cansancio, acompañado de dolores de espalda, provocados por el desplazamiento parcial de la columna. En la recta final del embarazo también pueden aparecer problemas de insomnio o dificultades para dormir. Algunas de las molestias más comunes en las embarazadas durante el tercer trimestre son:

1. Hemorroides en el embarazo

Las hemorroides son una molestia muy común en las embarazadas. Para evitarlas, se recomienda una dieta rica en fibra que ayuda al buen funcionamiento de los intestinos.

2. Dolor de espalda en la gestación

La lumbalgia, un dolor que aparece en la parte baja y central de la espalda, es una de las molestias más típicas del embarazo. Aplica calor en la zona afectada y realiza algunos ejercicios para aliviar el dolor de espalda en el embarazo.

3. Dificultades para dormir o insomnio en el embarazo

La dificultad para encontrar una postura cómoda en la cama hace que la embarazada pueda tener problemas para dormir. El insomnio, por otra parte, también es una molestia común en el embarazo. Quizás se deba a algún episodio de ansiedad en la embarazada. ¡Consulta cómo aliviar esta molestia!

4. Problemas de encías en la embarazada

Los problemas de encías o gingivitis son bastante frecuentes en el embarazo. Para evitar esta molestia, conviene acudir periódicamente a la consulta del dentista y seguir unos hábitos correctos de higiene bucodental.

5. Palpitaciones en el último trimestre de embarazo

Las palpitaciones o taquicardias son frecuentes en el embarazo debido al aumento del volumen en sangre. En principio, no revisten gravedad. Sin embargo, cuando se presenten palpitaciones recurrentes, hay que comunicárselo al médico para que determine su origen real.

6. Dolor de costillas en el embarazo

El dolor de costillas es típico del final del embarazo, debido al tamaño creciente del útero y a los movimientos del feto. Evita pasar mucho rato sentada durante el último tramo de embarazo. También puedes probar posturas que te ayuden a estirar el tórax.

Además de todas estas molestias, frecuentes a lo largo de todo el embarazo, la mujer también puede experimentar otras molestias como anemia, diarrea, hemorroides vaginales, picor en la piel, alergias, cistitis o el síndrome del túnel carpiano.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *