0

Romper relacion de 10 años

Tabla de contenidos

La situación es algo más compleja si hay hijos de por medio, pero también en esos casos se recomienda pasar cierto tiempo sin contacto hasta que todo se asimile mejor.

NOTA: ¿EX PAREJAS INFERNALES?

No existen recetas y cada uno debe encontrar sus propias herramientas para sanar el mal de amores. Pero, sin duda, estos tips te ayudarán a sentirte mejor:

1. Haz deporte
La separación puede ser una gran oportunidad para poner en práctica viejos proyectos, como inscribirte en un gimnasio, salir a caminar o andar en bicicleta. Hacer deportes y ejercitarte te permitirán liberarte de muchas tensiones.

2. Córtate el cabello
Puede parecer un cliché, pero tiene un efecto positivo. A la gente le llamará la atención tu cambio de look y obtendrás más de un cumplido, por lo que ayudará a tu autoestima.

3. Deshazte de cosas
Es recomendable tirar o regalar todos los objetos que te recuerden a tu ex pareja. En caso de que los quieras conservar, lo ideal es que los guardes en el sótano o donde permanezcan fuera de tu alcance, hasta que hayas superado la ruptura. Esto hará que recuerdes menos la ausencia del otro. También se sugiere hacer cambios en la casa, como comprar cortinas nuevas, pintar las paredes o decorar los ambientes con otros colores.

4. Escucha música que te alegre
Evita las canciones melancólicas o las que te recuerden a tu ex. En cambio, intenta escuchar música o la que más te guste. Esto te ayudará a mantener una actitud optimista.

5. Recurre a tus amigos
Pídele a tus amigos que te mencionen cuatro razones por las que te consideran una gran persona. Al principio puede parecer embarazoso, pero esto hará que te des cuenta de lo especial que eres.

6. Evita el contacto con tu ex
Aunque te parezca muy difícil, reduce al mínimo las posibilidades de tener contacto con tu amor anterior. La comunicación (que también incluye redes sociales) intensificará el malestar y hará que sea más difiícil superar la dolorosa situación.

7. Actívate
No importa si es cortando madera, dando vueltas en coche o trabajando en el jardín. Hacer actividades al aire libre te ayudará a despejar tu mente.

8. Establece nuevas relaciones
No nos referimos precisamente a que comiences una nueva relación en inmediato, pero conocer gente abrirá tu mente y podrá ofrecerte interesantes oportunidades.

9. Consiéntete
Ve por un masaje, disfruta de tus películas favoritas, lee, come lo que te gusta, compra ropa y busca realizar actividades que sabes que te harán feliz.

10. Aprende
Las separaciones sirven de lección y nos ayudan a mejorar como personas. En muchos casos, es bueno que reflexionar sobre nuestros propios errores para tratar de no repetirlos en un futuro y asegurarnos de que la próxima relación sea mejor que la anterior.

NOTA: ¿EX PAREJAS INFERNALES?

Hasta para la persona más fuerte emocionalmente es un duro golpe sentimental una separación amorosa de unos cuantos años, aunque parezca difícil aventajar una disyunción de tanto tiempo es posible. ¿Cómo superar una ruptura amorosa de muchos años? Aquí te mostramos que hacer.

Es bonito tener una vida junto a la persona que amas, pero es una gran pena si este amor por alguna razón se termina. Lo que más duele de perder a una persona que tenía tantos años a tu lado es la costumbre de vivir a su lado, las pequeñas cosas del día el día junto a esa persona.

> ESTO TE VA A INTERESAR ==> Como Superar una Separación da CLIC AQUI’

Hola soy Andreina Sifontes, tuve una decepción Amorosa Dolorosa, Me sentía perdida y Muy sola, el mudo se me vino encima y me dije como voy a continuar.

Esos días quedaron atrás, supere la Separación Amorosa y salí mas fortalecida, y Hoy te digo no esta todo perdido, Yo lo supere por completo, con mucha valentía y seguí un método que me llevo paso a paso y lo mas importante creí en mi

Como superar una ruptura amorosa de muchos años

Las navidades, cumple años, vacaciones y su aniversario son cosas que retumban en tu mente llena de recuerdos de todas esas fechas especiales y todas esas vivencias junto a tu ser querido. Sientes una avalancha de sentimientos y emociones ligado a la vivencia con ese ser.

Te sientes cansado abatido, incapaz de salir de esa situación, pero tranquilo existen cosas que puedes hacer para aprender a cómo superar una ruptura amorosa de muchos años y no morir en el intento por rehacer tu vida y volver a ser feliz.

Como superar una ruptura amorosa de muchos años

Para dejar atrás esta situación lo primero que tienes que hacer es aceptar que por el motivo que haya sido esa persona ya no quiere permanecer más en tu vida, al principio es duro pero es importante que lo comprendas, ¿Cómo superar una ruptura amorosa de muchos años? Asúmelo.

No todas las relaciones amorosa están hechas para durar para siempre, si se terminó debes dar gracias por todo lo que viviste con esa persona tanto bueno como malo y seguir con tu vida, quizá tengan hijos en común por los cuales también debes agradecer a la vida.

Existen algunas cosas que están en tus mana aventajar una separación amorosa, como superar una ruptura amorosa de muchos años intenta lo siguiente:

  • Espacio

Llevaste mucho tiempo de tu vida al lado de esta persona, necesitas de tiempo y espacio para lograr recuperarte de esta amarga situación, ya sea si fuiste tú el que decidió terminar o no con la relación amorosa.

Crea un duelo y vive tu dolor, es normal que duelan todas aquellos detalles que viviste durante mucho tiempo con esa persona, no tienes por estar feliz ahora mismo, deja que fluyan tus emociones y no te fuerces, eso sí, con el compromiso de no dejarte hundir en tus emociones.

A pesar de que tu pena sea muy grande no debes dejarte hundir por la depresión, permítete estar triste sin y cuando tengas la voluntad de levantarte y hacer lo que este a tu alcance para salir. Adelante.

  • Perdón

Practica el perdón tanto contigo mismo como con tu ex pareja, si tú heriste a tu ex durante tantos años con alguna mala acción y cometiste muchos errores, perdónate a ti mismo, deja de culparte por que se terminó tu relación amorosa, suelta eso, eres humano y puedes errar.

Ten la misma consideración con tu ex pareja, si por el contrario fue él/ella quien te fallo perdónalo, pasa la página a eso tan desagradable que te hizo y déjalo en el pasado, no por esa persona si no por ti, que eres el único que sufre con tanto rencor de por medio.

  • Los hijos

Si tienen hijos nunca le hables mal de su padre o madre, los hijos no tienen la culpa de los problemas de sus padres y tampoco tienen que involucrarse en eso, eso son asuntos de sus padres, no les diga nada descalificativo de su progenitor eso les hará daño emocionalmente.

No crees rencor en tus hijos hacia tu ex pareja, si ellos se están viendo afectados por la separación de ustedes déjale saber que siempre como padre o madre contaran con tu apoyo y que a pesar de la ruptura con tu ex la relación de ustedes no ha cambiado en nada, los hijos nunca se divorcian.

Si son niños pequeños, debes explicárselo de acuerdo a su edad y madures, si no sabes un psicólogo infantil puede ayudarte en esto .Los asuntos legales de los niños como la custodia y la manutención serán manejados por los abogados y jueces de la protección a menores.

  • Rehace tu vida

Volver a rehacer de a poco tu vida, no tienes por qué quedarte en tu habitación todo el santo día dándole vueltas al asunto, ¿cómo superar una ruptura amorosa de muchos años? Volviendo con tu vida.

Concéntrate en otros aspectos de tu vida como el trabajo , ve al gym , duerme al menos 8 horas, come sano, sal con tus viejas amistades algún lugar que sea de tu agrado, comparte una afición, ve a la peluquería y hazte un cambio de look que te haga sentir revitalizado.

Comparte con tus familiares y apóyate en el amor de los mismos, enfócate en otras áreas de tu vida que también son importantes y llena tu agenda de cosas que pueden servirte para algo productivo que te haga crecer tanto personal como profesionalmente.

  • Ayuda psicológica

Si sientes que la situación te rebasa y que no puedes manejar esto solo puede buscar ayuda en un psicólogo, ellos sabrán que hacer en tu caso y como ayudarte aventajar toda esa pena que llevas en tu corazón.

Con la ayuda de psicoterapia y otras técnicas de profesionales de la salud mental, te hará ver todo de una manera más clara y objetiva de manera que te recuperes de esta difícil circunstancia con menos dolor y en un periodo de tiempo más corto.

En casos fuertes de pena puede que te receten algún antidepresivo y ansiolíticos para que puedas palear los efectos de la ansiedad y depresión que acarrean las rupturas amorosas de tantos años.

Como superar una ruptura amorosa de tantos años, teniendo madurez emocional y el suficiente amor propio para comprender que no necesitas de nadie para sentirte pleno y feliz, la vida es corta y debes disfrutarla así sea solo, no hay nada de malo en estar solo y tú debes ser feliz.

Se positivo, es difícil acostumbrarte a no vivir con esa persona que formo parte de tus días durante tanto tiempo pero no imposible, tu puedes con todos los obstáculos en tu vida, toma en cuenta estos consejos y ponlos en práctica, tu mereces ser feliz.

Cómo Superar Una Ruptura Amorosa

Descubre cómo superar una ruptura amorosa con el libro Siguiente Capítulo, haz clic aquí>>>

Superar una ruptura amorosa no es fácil.

Seguramente tienes cientos de emociones y tantos pensamientos negativos, que sientes que no lograrás recuperarte nunca.

Pero hoy quiero decirte que superar una separación si es posible

La verdad es que una ruptura amorosa se supera con ACCIONES.

Haciendo todo lo necesario para lograrlo.

Presta mucha atención…

Hoy te quiero mostrar; paso a paso, cómo superar una ruptura amorosa.

El proceso paso a paso del que te hablaré hoy está basado en el Libro «Siguiente Capítulo», un libro especial para ayudarte a superar tu separación recuperando tu fuerza interior.

El proceso ya ha sido comprobado por centenares de mujeres que tomaron la decisión de superar a sus ex.

Aquí tienes los 5 pasos que te ayudarán a superar a tu ex y a la relación que tuviste con él.

Un proceso que te llevará, desde la situación de ruptura amorosa que estás viviendo, hasta tener un corazón listo para volver a amar.

PERO ATENCIÓN!

Este proceso sobre cómo superar una ruptura amorosa NO se concentra en tu ex.

  • No responderá las incógnitas que te hayan quedado de la relación
  • Tampoco analizará lo que estuvo bien o mal de la relación
  • Ni se concentrará en tu ex, en lo que hizo, o dejó de hacer

Se concentra únicamente en ti, en tu futuro y en todo aquello en lo que tienes el poder de cambiar.

Espera…

para supera una ruptura deberás también estar dispuesta y comprometida a hacer cambios en tu vida.

Cambios para de una vez por todas superar una separación amorosa y construir una nueva vida para ti.

¿Estás lista?

Empecemos:

Las etapas para superar una ruptura amorosa

Cada una de las etapas tiene un su valor y necesidad.

Al llegar al final del proceso, tendrás las bases de una nueva vida construida por ti y para ti.

Una vida sin la sombra de tu ex, ni de la relación que viviste con él.

1. La situación que estás viviendo

En la primera etapa debes reconocer la situación que estás viviendo.

Hacerlo te permitirá visualizar el punto de inicio con el que empiezas este proceso y darle a la ruptura amorosa un valor, nombre y tamaño real.

Lo primero que debes hacer en esta etapa es:

Identificar tus sentimientos

NO TUS RECUERDOS

Piensa e identifica únicamente los sentimientos que están presentes en tu vida en este momento.

Por un lado, los sentimientos que te provoca la ruptura amorosa que viviste.

Y por otro lado los sentimientos que tienes gracias al resto de componentes de tu vida.

¿Qué sientes en tu día a día, en tu trabajo, hacia tu familia, amigos, mascotas, pasatiempos, obligaciones, etc.?

Identifica todos los sentimientos que tienes y concéntrate en los positivos que son provocados por personas o actividades diferentes a tu ex.

Así, cada vez que empieces a sentirte desanimada debido a tu ex, cambiarás el enfoque de tus pensamientos.

A partir de ahora los concentrarás en algo de tu vida que no tenga relación con tu ex.

Cuando lo hagas te darás cuenta de que no todo lo que tienes en tu vida es tristeza, ira, frustración o lo que sea que te provoca tu ex.

Tú también tienes otras personas y actividades en tu vida que son positivas para ti y que demuestran que sí eres capaz de tener sentimientos diferentes.

Luego, una vez identificados tus sentimientos y aceptado que no todo en tu vida gira en torno a tu ex y a las emociones que la ruptura amorosa provoca en ti, es hora de analizar si en realidad estas extrañando a tu ex.

Estás extrañando o idealizando

La mayoría de mujeres que buscan cómo superar una ruptura amorosa viven una mezcla de emociones.

Por un lado, sentimientos de extrañar a sus ex y por otro lado sentimientos de rechazo hacia sus ex.

Por este motivo es muy importante que analices si de verdad extrañas a tu pareja o si lo estás idealizando.

Para hacerlo ten en cuenta estas 3 observaciones.

1. ¿Incluyen tus pensamientos imágenes de aquello que pudo haber sido si las cosas hubiesen sido diferentes?

2. ¿Incluyen tus pensamientos imágenes de aquello que podría llegar a ser si tu ex volviera y todo cambiara?

3. ¿Cuándo lo extrañas piensas en la relación exactamente cómo era? es decir ¿quisieras que se repitiera exactamente como lo venía siendo?

¿En realidad lo extrañas?

O fantaseas con reencuentros llenos de amor, con cambios totales por parte de tu pareja y con características que tu relación nunca tuvo.

Si es así no lo estás extrañando sino idealizando.

Lo haces porque tu cerebro quiere calmar la ansiedad que sientes por la ruptura amorosa que vives y lo hace plantando pensamientos que te hagan sentir bien.

Pero éstos no siempre son reales.

Para evitarlo debes cambiar el enfoque de tus pensamientos.

Sé que manejar la idealización y dejar de fantasear con tu ex es difícil.

Es por eso que adicional a esta sencilla guía, he preparado un completo programa que dedica todo un módulo a ayudarte a dejar de extrañar a tu ex.

Una pérdida en tu vida

Cambiar el enfoque de tus pensamientos es clave para superar una ruptura amorosa.

Ahora es posible que sientas que la separación con tu ex significa una pérdida en tu vida.

Quizá no sabes qué hacer, ni cómo reaccionar.

Para hacer frente a estas incertidumbres, debes ver la ruptura amorosa que viviste como una pérdida únicamente en tu estilo de vida.

Sí, de ahora en adelante, para superar una ruptura amorosa, debe cambiar tu estilo de vida.

Ahora deberás reemplazar el tiempo que dedicabas a tu ex por otras actividades y personas que enriquezcan tu vida.

Debes construir un nuevo estilo de vida más positivo para ti.

¿Cómo hacerlo?

Más adelante, en la cuarta etapa descubrirás cómo hacerlo.

2. Elimina los lazos que te atan al pasado

¿Cómo superar una separación si sigues atada al pasado?

Difícilmente.

Por eso la segunda etapa para superar una ruptura amorosa se concentra en eliminar aquellos lazos que te atan al pasado.

El objetivo de esta etapa es que dejes de concentrar tu día a día en tu ex y en la relación que tenías con él. Y cómo esto no siempre es fácil, hay algunas estrategias que te ayudarán a lograrlo:

Las redes sociales a la hora de superar una ruptura amorosa

Vivimos en un mundo que está siempre conectado a través de las redes sociales, por eso es importante que sepas controlarlas.

El nivel de control dependerá de cada persona y situación.

Sin embargo hay formas de manejar las redes sociales tras una separación.

Lo principal es que no sepas nada de tu ex ni que él tenga la posibilidad de saber de ti.

Especialmente porque esa información afectará tus decisiones y concentración futura.

Además, tu ex es parte de tu pasado y no tiene por qué seguir teniendo poder de opinión o decisión sobre tu vida.

Evita caer en la tentación y limita el contacto a lo mínimo posible y reduce toda posibilidad de conocer sobre la vida de él.

Si deben mantener el contacto por motivos específicos, recuerda que ya no se trata del contacto como pareja.

Sus conversaciones serán enfocadas en el tema en común que les une y no hay espacio para romanticismos, esperanzas, o fantasías.

Una nueva agenda sin tu ex

Y con esto me refiero realmente a tener una nueva agenda.

Bota aquella agenda vieja y/o borra de tu agenda electrónica todo lo que tenga relación con tu ex.

Si bien muchas de las fechas estarán aún en tu memoria, debes eliminar de tu rutina cualquier tipo de recordatorio hacia tu ex.

¿Cómo superar una ruptura amorosa si parte de tu día estás concentrada en una persona que ya no está en tu vida?

Imposible.
O por lo menos muy difícil lograrlo.

Tú necesitas reconstruir tu vida y para ello debes tener una mente y una agenda abierta a ser llenada por nuevas personas y actividades.

Olvídate de tu ex concentrando tu agenda en ti misma y en la vida que vas a reconstruir.

Una nueva imagen de ti misma

La última atadura al pasado que considera este proceso para superar una ruptura amorosa, es respecto a la imagen que tienes de ti misma.

¿Cómo superar una ruptura amorosa si sigues viéndote a ti misma como la mujer que eras dentro de esa relación?

Difícilmente.
Ya no eres aquella mujer y ya no serás la que pensaste ser cuando estabas junto a tu ex.

Ahora todo tu presente y futuro ha cambiado.

Por lo tanto, no puedes seguir describiéndote a ti misma como la mujer que eras dentro de aquella relación.

Tampoco puedes describirte a ti misma en función de aquella relación diciendo que eres la ex de alguien o hablando únicamente de él.

A partir de ahora debes describirte a ti misma y la vida que tienes en función de ti.

Incluye también información sobre las actividades y personas que están en tu vida presente.

Lo importante es que dejes de describirte en función de tu ex.

Tienes el poder de ser feliz

Es cierto, la situación que estás viviendo no es fácil.

Pero buscar saber de tu ex, destinar tiempo a hablar sobre él y pensar en todo lo que pudo ser, pero no fue, no es positivo para ti.

Los días siguientes a una ruptura amorosa no son sencillos, pero tienes el poder de que sea diferente.

Tú eres la única responsable de tu felicidad y debes escoger lo que es mejor para ti.

Puedes escoger concentrarte en tu vida pasada, sufrir por lo que no tienes y ahogarte en sentimientos negativos.

O puedes escoger concentrar tus pensamientos en aquello que no tiene relación con tu ex.

Tú tienes el poder y la responsabilidad de rehacer tu vida.

3. Identifica la mujer que eres ahora

La tercera etapa se concentra en identificar la mujer que eres (sin la sombra de tu ex).

Hacerlo te ayudará a concentrarte en ti misma y en tu vida presente.

Además, te da las herramientas que necesitas para decidir cómo será tu vida de ahora en adelante y lo que debes hacer para lograrlo.

Descubre la mujer que eres y valórate

Dedica tiempo de calidad para ti misma y con una actitud positiva identifica las virtudes que más te caracterizan.

Esto es sumamente importante porque tus virtudes guían tus acciones y en ellas está tu fortaleza interior.

Además de eso debes identificar las características positivas que más te describen.

Y dentro de ellas debes incluir características físicas, de comportamiento y de conocimiento.

Ve en tu interior y reconoce a la mujer que eres.

Deja atrás las barreras, las malas experiencias y las preferencias de tu ex.

Dentro de ti hay mucho más que lo que has sido en las últimas semanas.

Es hora de traer a la luz, todo lo mejor de ti.

Cuando tengas identificadas todas las características positivas que te describen, es hora de:

Auto reconocerte como dueña de esas características

El objetivo principal es que aprendas a describirte a ti misma de una forma diferente.

Ya no serás la ex, la mujer que está viviendo una situación difícil o quien intenta superar una ruptura amorosa.

A partir de ahora serás la mujer dueña de grandes características positivas y así deberás presentarte.

Olvídate de la victimización y acostúmbrate a hablar bien de ti.

A presentarte de una forma positiva y respetuosa.

Date valor a ti misma por la mujer que eres cada día con las personas que te rodean.

Siéntete orgullosa de sus acciones, de lo aprendido y de la mujer que eres ahora.

Una mujer que está en un camino a rehacer su vida.

Una mujer que lo tiene todo para ser feliz.

Alguien que desea superar una ruptura amorosa y que para lograrlo está descubriendo nuevas actividades y personas para enriquecer su vida.

Y a partir de ahora utilizaras esas descripciones positivas, personas y actividades para fortalecer tu autoestima.

Este paso es clave para tener claro cómo superar una ruptura amorosa, pero aún más importante, este paso sembrará las bases de tu futuro.

Aprendiendo bien a reconocerte como una mujer valiosa, formarás hábitos que mejorarán constantemente tu autoestima.

Este es un tema muy importante porque tu autoestima determinará parte de tu éxito superando a tu ex y definirá el tipo de relaciones futuras que tendrás.

Tú no quieres repetir los patrones de conduca que te han perjudicado en el pasado, así que debes establecer las bases firmes de una buena autoestima.

Si crees que este paso es difícil para ti, cuentas con todo mi apoyo para guiarte a fortalecer tu autoestima diariamente.

Entérate más sobre cómo puedes recuperar tu fuerza interior y mejorar tu autoestima después de una separación aquí

4. Identifica la mujer que quieres ser de ahora en adelante

La cuarta etapa de este proceso para superar una ruptura amorosa es la más interesante de todas. En esta etapa no hay límites, únicamente hay oportunidades.

Todo lo que tú desees es posible si defines un camino para lograrlo.

En esta etapa lo más importante es que definas:

La mujer que quieres ser

¿Cómo superar una ruptura amorosa sin pensar que tu vida será más positiva que lo que fue junto a tu ex?

Difícilmente posible y bastante deprimente.

Por eso, lo primero que debes hacer es: pensar y sentirte segura de que tu vida SI puede ser más positiva de lo que fue con tu ex.

Y no se trata de comparaciones, ni de hacer todo aquello que no hacías con tu ex.

Se trata únicamente de tomar la decisión de cambiar tu vida y actuar para lograr ser una mujer más feliz.

Imagínate a ti misma en un futuro cercano e identifica todas las características que quieres que te definan.

No solo en términos de apariencia física sino en relación con tus actitudes y a las actividades en las que quieres verte involucrada.

Recuerda que no hay límites.

Esta es tu oportunidad de decidir ser la mujer que desees ser para a partir de entonces definir el plan de acción

Define tus metas

Ahora que ya sabes cómo es, cómo actúa y cómo se ve la mujer en la que te quieres convertir, es hora de actuar.

Para hacerlo debes dividir tu meta más grande:

«Ser una mujer feliz» en varias metas cortas y día a día irlas cumpliendo.

Las metas que te propongas guiarán tu camino.

Éstas, junto a tus virtudes, capacidades y deseos, lograrán que culmines el proceso para superar una ruptura amorosa de forma exitosa.

Si, por el contrario, recorres este proceso pero no haces ninguno de los cambios sugeridos, entonces el camino para superar una ruptura amorosa será más largo y difícil.

¿Recuerdas que en la primera etapa te dije que debías ver esta situación como una pérdida en tu estilo de vida?

Pues las metas que te propongas y las acciones que hagas para alcanzarlo serán las encargadas de cambiar tu estilo de vida.

Un nuevo estilo de vida

El nuevo estilo de vida que crees para superar una ruptura amorosa debe concentrarse en ti.

En él incluirás actividades que fortalezcan tu autoestima recordándote que eres merecedora de buenos tratos.

Además pondrás en prioridad aquello que es importante y necesario para ti.

Este nuevo estilo de vida incluirá también compromisos para cambiar tu actitud y concentrarte en lo positivo de tu vida presente.

También tendrás también que incluir nuevas personas y actividades que enriquezcan tu día a día y que sean positivos para tu vida futura.

Finalmente, este nuevo estilo de vida debe incluir recordatorios que llamen tu atención para que visualices que tienes el poder de ser feliz.

5. Comprende lo que significa tener un corazón listo para amar

Finalmente, la última etapa se concentra en mostrarte lo que significa tener un corazón listo para amar.

El objetivo de esta etapa es pedirte que no cierres tu corazón al amor.

Las malas experiencias que has vivido en el pasado no tienen por qué ser la definición de tu vida futura.

Además, tener un corazón listo para amar no es solo útil para tus futuras relaciones de pareja. Sino aún más importante, es necesario para que vivas en paz.

Un corazón listo para amar

¿Qué es exactamente?

«Un corazón listo para amar es aquel que tiene paz en la vida que construye y habita en una persona que se ama y se respeta a sí misma»

Mariela Sánchez

Tener un corazón listo para amar significa tener una vida para compartir.

Es vivir en paz y ser capaz de darte a ti misma lo que esperas recibir del resto.

Un corazón listo para amar es característica de aquellas personas que asumen la responsabilidad de sus actos y de sus actitudes.

Es de personas que saben cuáles son sus objetivos y se dejan guiar por sus valores y virtudes.

Personas que no se enfocan en el pasado.

No cargan culpas ni resentimientos.

Por el contrario, son personas concentradas en crear lo positivo de su vida y están seguras que tienen todo lo necesario para afrontarlo.

Y ese es precisamente el objetivo de todo este proceso.

Que al final, recuperes tu fuerza interior y tengas un corazón listo para amar.

Y no para volver a una relación con patrones de conducta inadecuados.

Ni siquiera para afirmar que ya puedes tener una nueva pareja.

Lo más importante de todo es que…

Tú seas una persona capaz de amarte y respetarte a ti misma.

Superar una ruptura amorosa y pasar por el proceso para olvidar a esa persona que hemos amado es algo muy difícil.

El proceso pondrá a prueba tu autoestima y tu fortaleza para querer empezar un nuevo capítulo en tu vida sin la sombra de la relación pasada

Por eso te recomiendo que te concentres en ti y en tu futuro y no en el pasado y el porqué de lo que ocurrió.

Para ello, lo mejor puede ser tener una guía que te ayude a concentrarte en ti y a superar tu ruptura amorosa.

Una guía que te mostrará paso a paso cómo superar una ruptura amorosa.

Y si tú también deseas esta guía, debes leer el libro “Siguiente Capítulo, con él aprenderás cómo superar una ruptura amorosa recuperando tu fuerza interior.

Mucha suerte y hasta pronto,

Marie.

¿Qué pasa después de terminar una relación de 10 años?

PAREJA

¿Qué pasa después de terminar una relación de 10 años?, una experiencia personal que no te puedes perder aquí en #Mujerde10

Escrito por: Ximena Morales

¿Qué pasa después de terminar una relación de 10 años?

Les voy a contar un poco de mi historia, comencé una relación a los 15 años, tan solo era una niña.

Como cualquier relación de adolescentes todo empezó bien, nos empezamos a conocer y a formar una relación.

Que para ese entonces yo le llamaba “seria” aunque hoy se que de seria no tenía nada.

Era un niño como cualquier otro, pero era un poco ojo alegre, algo que deje pasar desde un inicio.

La relación continuó como cualquier otra, obviamente con peleas pero también con momentos increíbles.

Crecimos juntos, nos conocimos desde chiquitos, sabíamos todo el uno del otro, su familia se volvió la mía y mi familia lo consideraban como un hijo más.

llevábamos 10 años cuando todo se fue a la basura.

Así que les cuento que paso al terminar una relación de 10 años

Yo ya pensaba en cansarme cuando él pensaba en cortar, y finalmente después de 10 años de relación el me corto.

En el momento no lo creía y llore hasta la ultima gota de agua dentro de mi cuerpo.

Ni mi familia lo podía creer.

Los primeros meses, fueron trágicos, no paraba de llorar pero sabia que tenia que seguir adelante.

Empecé a ver mas a mis amigas , algo que había dejado de hacer cuando andaba con el.

Todo empezó a mejorar pero seguía sin entender como una relación de 10 años podía terminar así, sin ninguna explicación de su parte.

Pensé que era mi culpa, que no había dado suficiente, o que tal vez yo no era la novia ideal.

Un poco después descubrí la verdad…..

A 6 meses de cortar, me entere que mi ex-novio ya tenia nueva novia, y ahí fue cuando todo lo entendí.

Ya no era tristeza lo que sentía, si no solo enojo y un poco de odio….bueno mucho odio.

No quería hablar de él y mucho menos verlo, sentía que le había dado mi vida a un idiota que no la valoro.

Pero el enojo se tenía que ir.

Regrese a hacer ejercicio, sonara super cliché pero funcionó, empecé a tener una vida llena de actividades.

Me dedique a mi trabajo y al ejercicio.

Empezó como una excelente forma para distraerme, hasta que me di cuenta que podía volver a ser feliz, sin tener una relación.

Comencé a vivir cosas que no viví cuando era adolescente, mis amigas se volvieron parte de mi vida, me junte más con mi familia, y decidí a no tenerle miedo a estar sola.

!Así que decidí a salir de viaje yo sola!

Este video te puede interesar

En ese viaje empecé a conocerme.

Me di cuenta de mis fortalezas y mis debilidades como mujer y empecé a ser yo misma.

Algo que no había pasado desde que tenía 15 años.

Deje de ser la novia de fulanito… y empece a ser yo

Terminar una relación larga puede ser difícil, y me costo mucho superarlo.

No les a mentir diciéndoles que fue fácil el proceso, si no que fue tardado y muy lento.

Pero después de 2 años de no estar con él, me amó más, me conozco mucho más y se que no importa si tengo o no novio, no me preocupa estar sola.

Así que ya saben que pasa después de terminar una relación de 10 años, si pasaron por lo mismo que yo, no tengan miedo a seguir adelante.

Cosas que aprendí al terminar una relación muy larga

Terminar con tu pareja de toda la vida es como volver a nacer. Es un jaleo, duele y cuando todo acaba es imposible no terminar cubierto de mocos y gritándole a un mundo que no logras comprender.

En internet hay mucha información sobre cómo superar una ruptura, el problema es que el 95 por ciento es basura condescendiente y el resto es publicidad porno disfrazada (lo sé porque lo he visto). Aunque las dos cosas pueden llegar a ser útiles, hasta ahora no he encontrado nada que hable sobre la horrible experiencia de sentir como si te hubieran arrancado la mitad de tu ser.

En estos casos sería de agradecer un consejo verdaderamente útil para superar la ruptura. Desafortunadamente, no existe tal cosa y, la verdad, no creo que nadie sepa cómo hacerlo. En realidad, el proceso consiste en estar de mal humor por un tiempo hasta que te aburras de masturbarte y decidas salir a buscar a tu próxima o próximo ex.

Dicho esto, terminar una relación duradera justo cuando acabas de entrar en la edad adulta y sigues plantado sobre las cenizas de lo que fue tu juventud te sirve para aprender algunas cosas. A continuación explico algunas lecciones arbitrarias que aprendí al quedarme soltero a mis veintitantos. Por favor, comparte mi dolor.

A nadie le importa el desastre en el que te has convertido.
¿Seguís vivos? ¿Tenéis pensado cambiar eso pronto? Si no, la verdad, a nadie le importa. Seguro que tus amigos te enviarán miles de caritas tristes y tus padres van a llamarte con más frecuencia, pero, en general, oírte hablar de tu desastrosa vida romántica es tan interesante para cualquier persona feliz como lo sería abrir el recibo del gas de otra persona.

Esto se debe a que, a los veintitantos, a todo el mundo —supermodelos, perros, eunucos— le han roto el corazón al menos una vez. Nadie va a querer pasar una noche entre semana escuchando tus balbuceos ebrios sobre lo diferente que era tu relación en comparación con todas las otras relaciones, documentadas en poemas y canciones. Y si alguien está dispuesto a hacerlo, probablemente es porque esté planeando tirarse a tu ex.

No ha habido una sola foto en la que salgas bien en casi media década.
Una cruda mañana de domingo, mientras estés configurando tu cuenta de Tinder, te vas a dar cuenta de que ninguna cámara que ha apuntado a tu rostro te ha hecho quedar bien en muchos años. De hecho, empiezas a pensar que la cámara no tiene la culpa. Es probable que tu apariencia sea muy diferente de lo que crees. Es más, ni siquiera tienes idea de qué aspecto tienes. Joder, ¿qué aspecto tienes?

Esta negligencia fotográfica tiene una razón de ser. En mi caso, durante mi relación, prácticamente pasé de ser un Mercucio urbano amante de la diversión, a ser un sujeto blanco de mediana edad que habla sobre jardinería. Mi armario se compone de pantuflas y jerséis de cuello de cisne. A veces juzgo a la gente en el metro dependiendo del periódico que lee. Utilizo la palabra «problemático» en conversaciones casuales. Soy muy aburrido y estoy muy, muy solo.

La mayoría de la gente no quiere sexo contigo.
Los reptilianos hollywoodienses crearon un mito que dice que los hombres dormirían con una mujer diferente cada noche si no fuera por su inoportuna media naranja. Los solteros en las películas siempre son mucho más guays, van más a la moda y practican mucho más sexo que los hombres encadenados en una relación.

Pero adivina qué: ese es el paraíso de los terroristas. Si después de estar cinco años con una mujer, aún crees que las mujeres no son más que orificios de placer andantes, entonces eres un completo imbécil que no merece ser feliz.

De todas formas, tampoco te apetece tanto el sexo.
No es que nadie quiera sexo contigo cuando acabas de terminar con tu pareja con la que llevabas mucho años. Es decir, tu aspecto y forma de actuar sí que son los de alguien que acabara de regresar del frente de batalla en una guerra sanguinaria, pero de todos modos es probable que ni siquiera quieras sexo. En tus momentos de ocio (y créeme que serán muchos), acabas pareciéndote a un perro travieso al que han dado tantas patadas en la entrepierna que lo único que quiere es olvidarse de que tiene órganos reproductivos.

Y así seguirás hasta el día en que te des cuenta de que los únicos que te envían mensajes son tu camello y los de La Nevera Roja, y que ninguno se preocupa por ti. Es ese día cuando decides levantar cabeza y rehacer tu vida. No puedes quedarte sentado para siempre, masturbándote para olvidar tus penas.

Los rituales de cortejo han cambiado.
El día en que conocí a mi ex, le había vomitado en la cabeza desde el piso de arriba durante una fiesta en una residencia de estudiantes (¡como en una película de adolescentes!). Así que, si creíais que no era la mejor chica del mundo, por favor, reconsideradlo. Cuando uno es joven, esta clase de comportamiento es muy normal. Vomitarse unos a otros se puso de moda a partir del año 2000. Era una forma de cortejo para principiantes. Pero esa época ya se acabó. Ahora ya no estás a la moda. Si vomito sobre alguien hoy en día, dudo mucho que terminemos yendo a almorzar al día siguiente. Seguro que me arrestarían.

¿Qué leches es eso de «ligar»?

En serio. ¿Qué es? Para mí es como hablar pero un poco más… sexy, ¿no? Dios mío, estoy jodido, ¿verdad?

Acabas diciendo que vas a «bailar»en lugar de decir que vas a un club.
¿Ya os he contado cuántos jerséis de cuello de cisne tengo?

Vas a salir a «bailar» pero no tienes nadie con quien hacerlo.
Sí salgo. En serio, sí «salgo». Pero cuando estoy fuera no hablo con nadie. En lugar de eso, me quedo de pie en una esquina del local con un cubata en la mano, mirando las luces y el teléfono, con la esperanza de que alguien crea que soy guapo.

Los chicos de la fiesta parecen marcianos.
Hubo una vez, hace mucho tiempo, en la que me habría gustado conocer a ese grupo de chicos y chicas de veinte años tan guay que bebían alcohol en un bar gracias a un documento de identidad falso. Ahora los veo y pienso: «Madre mía, pero si son unos mocosos. Unos mocosos ebrios que creen que los vloggers de Youtube son celebridades y se comunican principalmente mediante Whatsapp y emojis. Estas personas no entran en mi universo y jamás podría acostarme con ellas».

Los amigos son para siempre, en serio.
Tengo un par de amigos que siguen siendo mejores amigos a pesar de que una vez uno de ellos le vomitó bilis a otro en la boca mientras estaban bailando. De verdad. Buscaos unos amigos. Son geniales. Te sacarán de ese abismo en el que estás. Incluso aunque sea dejando sonidos de pedos en tu buzón de voz.

Debes aceptar que estás más gordo, hueles peor y no eres tan guapo como antes.

Tienes veintitantos. Estás soltero. Ahora las duchas son opcionales. Tu cita ideal es estar solo en el sillón jugando a Super Smash Bros. Las sudaderas te quedan muy justas. Los vaqueros te quedan sueltos. La gente dice que envejecer es horrible pero no es nada nuevo y tampoco es tan malo.

Estar en una relación agradable es el ambiente ideal para desarrollar estas características cómodas y extrañas —básicamente es el ambiente perfecto para envejecer—, y cuando esa relación termina, no te queda más que echarla de menos. Ahora estás en un mundo al que le importas cada vez menos. Si eres un tarado aburrido de 21 años, la única esperanza que tienes es dejar de serlo algún día. Si eres un tarado aburrido de 26 años, la gente asume que ya es tu estado natural y que jamás vas a cambiar.

Las relaciones son hermosas pero destruyen las partes de ti que son necesarias para funcionar en el mundo de los solteros. El mejor consejo que te puedo dar es: reconstruye estas partes si quieres tener esperanza de reafirmar tu estatus como una persona no tan imbécil en este mundo.

Sigue a David Whelan en Twitter.

10 señales que indican que se termina tu relación de pareja

Las mujeres suelen expresarlo más porque realizan el duelo durante la relación, mientras que los hombres no ven las señales y se dan cuenta de que la relación terminó cuando su pareja, «toma la decisión de dejarlo».

Algunas de las señales más comunes acerca de aquellas relaciones que están a punto de cerrar su ciclo, son principalmente:

Siempre tenés la culpa

Los humanos somos los únicos seres vivos capaces de comunicarnos a través del lenguaje. El diálogo es esencial en todos los aspectos de nuestra vida, pero más aún en las relaciones íntimas. Si tu pareja no quiere conversar con vos, no demuestra interés en solucionar los conflictos o simplemente te culpa de todos los problemas, lo más seguro es que la relación ya no tenga salida.

Para que una relación se mantenga y se nutra, conversar y solventar las diferencias es uno de los pilares que debe estar más fuertemente cimentado. «Nada resulta más hiriente que la sensación de que la gente que tenemos cerca no escucha realmente lo que queremos decir», razona Virasoro.

No tenés tiempo para actividades juntos

Ya comentamos que la rutina es implacable, pero si aparte de esto tampoco nos esforzamos por compartir con nuestro compañero o compañera, lo más seguro es que la comunicación empiece a fallar. Programar una cita, un encuentro sexual en algún lugar diferente, una salida al cine o simplemente tomarse un café son detalles que hacen que la relación no termine perdiendo su chispa, crezca y prospere.

No evidenciás mejoras en la relación

La vida real está plagada de baches y adversidades. Son obstáculos que deben sobrepasarse y superarse, los problemas vienen cuando esto no sucede. Cuando esperamos que las cosas se solucionen por si solas y, como si fuera poco, naturalizamos que la situación forma parte de la relación entonces hay que replantearse el vínculo con la otra persona.

Mostrás interés por otras personas

Si pensamos frecuentemente en otras personas, si sentimos atracción por otras, si buscamos otras opciones… la relación no es tan fuerte como vos considerabas.

Tenés dudas

Escuchar nuestra voz interior puede ser de mucha ayuda en estas situaciones. Porque nos auxiliará a saber qué sentimos realmente. Escucharnos a nosotros mismos, saber, entender qué queremos y si aún proyectamos nuestra vida con nuestra actual pareja o no.

Las prioridades han cambiado

Como dice una reconocida canción: «cambia, todo cambia». Es común que evolucionemos, cambiemos de intereses y hasta de gustos. Puede ser también que toda esta situación te lleve al distanciamiento, puesto que no compartirías los mismos hobbies o aficiones.

El deseo desapareció

Una señal de alarma clara es el deseo por el otro. Si uno de los dos no está satisfecho con el sexo, algo no anda nada bien. Sin embargo, no debemos olvidarnos que es imposible establecer cantidades para determinar cuándo el sexo es suficiente, cuando el otro está complacido porque varía dependiendo de cada persona.

No menos cierto es que hay picos y baches en los que tenemos mayor o menor cantidad de actividad sexual. Pero ¡ojo! Si tu rutina ya ni siquiera contempla relaciones íntimas es hora de que te preguntés qué está fallando.

Crédito: elgranyosoy.us

Ya no hay confianza

Es una situación enfermiza pasarse los días expiando al otro. Si perdieron la confianza mutua y no confían en lo que dicen y hacen es una clara señal de que deben terminar

Cambios en los gustos por el otro

¿Amabas la forma en que se vestía pero ya no? ¿Ya no te reís más con sus chistes malos?

¿Ya no lo aceptás como antes? Si tiempo atrás no te molestaban sus defectos y virtudes y ahora querés cambiarlo completamente, es una evidente luz roja que indica que no tienen nada que hacer juntos.

Preferís pasar el tiempo con tus amigos

Si empezaste a pasar más tiempo con tus amigos que con tu pareja o pasaron de verse todos los días a verse sólo una vez a la semana es una claro indicio de que ya no le interesás o no te interesa tanto como antes. No podés estar en una relación con una persona a la que no ves.

Aparte de todos estos signos, lo más importante es que seamos sensatos y nos preguntemos qué es lo que queremos en realidad. No es saludable conformarnos con una relación que no nos hace felices. Y si es que tenemos miedo de estar solos, deberíamos recordar que la soltería también tiene sus ventajas.

¿Qué podés hacer si sentís que no existe solución?

  • Según Virasoro, es bueno tomarse el tiempo para vivir el duelo y aceptar que este proyecto de pareja en el que se invirtió tiempo y energía, muchas ilusiones y expectativas, ya no va a funcionar.
  • También es importante no tomar el término de la relación como un fracaso, porque «la vida es una serie de intentos, y búsquedas que ayudan a aprender y mejorar la calidad de vida».
  • Muchas parejas acuden a mi consultorio con la expectativa de que los ayude a pensar cuál es la mejor opción para sus vidas. Incluyendo la idea de que los ayude a tomar caminos distintos en buenos términos.
  • Tomá las riendas del tema, enfrentalo y preguntale qué es lo que marcha mal y si hay posibilidad de solucionarlo, o si definitivamente, lo conveniente es dejar ahí. Paradójicamente el amor hace pasar el tiempo; y el tiempo hace pasar el amor.

¿Estás pasando o atravesaste ya esta situación? ¿Conocés a alguna persona a la que le pase? ¿Cómo lo resolverías? También: Manipuladores emocionales: cómo reconocerlos para evitar su estrategia

Por: Bárbara Montilla ADEMÁS ¿Te gustó esta nota?

A veces el amor no basta. Estás con la persona que crees adecuada, la sigues queriendo, te atrae, no hay infidelidad ni nada imperdonable como excusa, pero sientes que no puedes seguir con ella. Hay algo, quizá una voz interior, que te empuja a terminar esa relación y seguir tu vida sin ella, aunque la sigas amando.

El tiempo suele dilatarse en esas rupturas, las dudas y los miedos son tan difíciles de superar que el dolor se vuelve casi físico. Alejarte de alguien a quien sigues amando va contra nuestra naturaleza sentimental. Es duro aceptar que no vas a volver compartir tus días junto a esa persona. Aunque el amor siga ahí, sabes que eso no es suficiente.

A veces ocurre porque los proyectos vitales no son los mismos. Tú quieres hijos y el otro no; tú planeas un futuro en un país extranjero y el otro no; tú empiezas a necesitar cosas nuevas y sabes que no las encontrarás con esa persona. Sea por lo que sea, hay que armarse de valor para aceptar que esa persona a la que sigues queriendo no te basta. Ahí es cuando te das cuenta de que el amor es importante, pero no lo único.

Carrie Bradshaw y Mr. Big tampoco llevaron muy bien el romper y seguir enamorados.

Como en todas las rupturas, no ocurre de un día para otro. Durante un tiempo, la inercia de la pareja va cambiando y esa etapa, si la dejas pasar, puede durar años. Pero llega un momento en que es insostenible, por más que ames no consigues ser feliz. Y es en ese momento, el instante en que te das cuenta de lo inevitable, cuando debes reunir toda la valentía de la que eres capaz, toda tu fuerza posible, para romper y alejarte de ella. Para irte, encontrarte y empezar esa nueva vida que te espera.

Según explicó en Psycology Today la psicóloga Jennice Vilhauer, hay cuatro pasos que tienes que dar cuando rompes con una pareja a la que aún amas.

1.No necesitas ser su amigo
Lo de ser amigo de tu ex suena muy civilizado, pero no es necesario. Sobre todo en un principio, cuando la ruptura es reciente y la herida aún supura. Duele mucho sacarla de tu vida, pero en esos momentos lo importante es que cuides de ti mismo. El tiempo dirá si seguiréis siendo amigos en un futuro o la amistad, como el amor, quedará en cosa del pasado. Ahora debes aprender a ser tú mismo tu mejor amigo. Si hay hijos de por medio, una buena relación entre los padres no tiene que significar amistad. Tendrás que descubrir esa nueva forma de relacionarte con tu ex pareja.

2. Deja de fantasear
A veces idealizamos a nuestras parejas y eso hace que la ruptura cueste mucho más. Deja de recordar los buenos momentos y céntrate en la realidad. Es esa realidad, la verdadera relación, la que estás tratando de romper. Recuerda tus motivos y no te recrees con fantasías. Tu mente trata de curar a tu corazón, por eso cuesta tanto y duele aún más. Por eso, a la que te descuidas, añoras tiempos pasados junto al otro. Una buena estrategia, según Vilhauer, para superar estos momentos es simplemente anotar todas las cosas dolorosas que puedes recordar que sucedieron durante la relación y leértelas a ti mismo mientras haces el esfuerzo de rememorar vívidamente esos recuerdos hasta que los sentimientos dolorosos disminuyen. Es importante no dejarse llevar por la ira, sino recordar la verdad completa de por qué la relación terminó. Con esto, aceptarás la ruptura y luego llegará la calma y el perdón.

3. No te dejes llevar por la ira
Es importante aprender a perdonar. Sea lo que sea lo que te haya llevado a romper con tu pareja, lo mejor es aceptarlo sin dejarse llevar por la ira. Hay que intentar no hacer daño al otro, sobre todo, porque os seguís queriendo y la sola ruptura ya conlleva dolor. De vez en cuando, intenta ver las cosas desde su perspectiva, empatiza y reconcíliate con la situación.

4. Es bueno seguir amándose
El amor nunca está mal. Pero la madurez personal es reconocer que el amor por sí mismo no siempre es suficiente para hacer que una relación funcione. Hay otros factores, como el momento vital, los valores incompatibles o las decisiones que tomamos, que juegan un papel fundamental a la hora de mantener una pareja. A veces, asegura Vilhauer, la única manera de dejar ir es amar a alguien lo suficiente como para querer lo mejor para ella, incluso si eso significa no estar juntos. Eso ocurre porque el amor puede cambiar, evolucionar con el paso del tiempo. Gran parte del dolor que sentimos es debido a la pérdida, por eso es importante darse cuenta de que nunca perderemos a esa persona querida, sostiene la psicóloga, porque ella permanecerá para siempre en nuestros recuerdos.

5. Quiérete más a ti mismo
Lo más importante es quererse a uno mismo. Es un tópico repetido mil veces, pero es la verdad. Si lo piensas bien, te darás cuenta de que has dado el paso de dejar a esa persona a la que aún amas porque te quieres más a ti mismo. Eso está bien. Enfrentarse al dolor y a tus miedos harán de ti una persona leal a ti mismo. Perdónate por los error pasados, deja de culparte y olvida los reproches. Las emociones negativas sólo retrasarán el proceso de curación.

El superar una ruptura de pareja de muchos años no es tarea fácil! Cuando uno se casa no piensa que su matrimonio va a terminar en divorcio. No obstante, recientes estudios reflejan que la mitad de las parejas casadas acaban divorciándose. Los mejores ejemplos han sido Agatha Ruiz de la Prada y Pedro J, nuestro Antonio banderas y su Melanie, Colin Firth también se ha separado de su mujer después de 22 años casado…

Muchas de estas parejas deciden divorciarse incluso después de llevar más de veinticinco años casados. Las causas son innumerables, aunque predomina la de la rutina, capaz de romper el más fuerte de los amores.

¿Qué sucede con estas parejas que después de tantos años de convivencia optan por dejar de vivir juntos? ¿Cómo superar una separación así?

Nunca es tarde para un divorcio

La mayor parte de los casos tienen que ver con parejas que en silencio y lentamente han sabido sobrellevar incompatibilidades y problemas que, finalmente, acaban con la separación.

Con el tiempo, la pasión también puede acabarse.

El paso de los años y la confianza pueden convertir el matrimonio en un lazo de hermandad en que el deseo se escapa. Del mismo modo, pueden hacer que se pierda el respeto por el otro sin hablar de la infidelidad. Muchas veces en estos casos el cariño se transforma en maltrato. Si es así, ¿para qué continuar con el matrimonio?

Son muchas las parejas que no tienen muy buena convivencia, pero que siguen juntas por varias cuestiones como la edad, la falta de independencia económica, el miedo a la soledad o la costumbre.

Es verdad que existen estudios que aseguran que las personas que se casan o que conviven poseen una mejor calidad de vida, llegando a vivir muchos más años. No obstante, tengamos muy presente que el dato clave es que hablamos de convivencias que son felices.

De no ser así, un matrimonio minado de problemas empeora bastante la calidad de vida y es, incluso, capaz de que se produzca un empeoramiento de la salud de uno o de los dos miembros de la pareja.

Colin Firth se ha separado de su mujer después de 22 años casados

¿Sientes que estás cargando con una relación que te lastima?

Muchas veces lo mejor es separar los caminos, pese a que los comienzos después de un divorcio tienden a ser dolorosos, máxime después de muchos años de matrimonio. Sin embargo, hay que pensar que nunca es tarde para iniciar una nueva vida.

Causas por las que nunca es tarde

El divorcio debe ser entendido como una vía para estar mucho mejor. Una vez que se supera el fin de una relación, son muchas las personas que vuelven a tomar las riendas de su vida y se las ve revitalizadas.

De hecho, por lo general, hacen cosas que antes eran impensables como, por ejemplo, practicar deportes no comunes, ir a clases de baile, retomar una carrera truncada o viajar.

Lo positivo de todo ello, además, se encuentra en que hablamos de actividades que muchas personas deseaban realizar, pero no las han llevado a cabo por culpa de sus parejas. En este sentido, un divorcio es una liberación, una apertura hacia otros mundos.

Otra de las causas por la que nunca es tarde un divorcio es que existe la posibilidad de encontrar otra pareja que realmente nos llene. Se puede volver a tener una ilusión.

Si te sientes preparada y has decidido buscar una relación nueva estable hoy en dia te recomendamos que te apuntes a una web de citas como Amor50.com, donde podrás encontrar hombres y mujeres mayores de 50 como tu, lo bueno es que tienes un mes gratis para probarla gratis.

¿Entonces cómo superar una ruptura de pareja de muchos años?

Veinticinco años de matrimonio es casi una vida junto a alguien.

No es fácil decirle adiós a una relación con esta duración. Muchas veces, además, hay hijos que ya han crecido y que han abandonado el hogar. Esto hace que la sensación de desamparo sea mucho mayor.

Hay que tener en cuenta que ante situaciones dolorosas y difíciles, como superar el fin de un matrimonio, se pueden tomar dos actitudes.

Una es la de esperar a que pase el tiempo y con él el problema y la otra es la de actuar para mejorar y resolver la situación, de acuerdo a mis necesidades y deseos.

La primera puede parecer la opción más fácil, pero así no llegaré al lugar que deseo. Solo llegaré allí donde la vida o los demás me lleven.

Actuar trae consigo un esfuerzo.

No obstante, es la única manera de que se produzca un aumento de la confianza en uno mismo y de que se obtengan los resultados que deseo.

Para acelerar el proceso de divorcio y que disminuya el sufrimiento existe una serie de recomendaciones como, por ejemplo, la de que reconozcamos que lo que nos sucede es totalmente normal y que, pese a que es un proceso muy doloroso, posee un principio y un fin.

El final de un divorcio no llega con la firma ante un juez, sino en el momento en que conseguimos la recuperación emocional y física.

Un buen consejo es el de darse permiso para sentir cualquier tipo de emoción que aparezca y el de no compararse con nadie. La misma situación no nos afecta a todos de la misma forma.

Separarse después de 25 o 30 años de matrimonio es muy duro

Es muy recomendable también darse todo el tiempo que haga falta para recuperarse. Se estima que para la recuperación de un divorcio se necesitan entre dieciocho meses y tres o cuatro años.

Igualmente, todas las noches al ir a dormir y todas las mañanas al despertar, reconoceremos algo positivo de la vida en voz alta.

Es importante pensar en positivo

Es importante también que pienses en algo positivo que va a tener lugar como consecuencia de lo que te está sucediendo. Un ejemplo de ello puede ser el que te vas a poder involucrar más con tus hijos o que vas a poder hacer cosas que no sabías antes hacer.

Debes evitar, en la medida de lo posible, situaciones, personas o lugares que se traduzcan en recuerdos dolorosos. No obstante, al principio del divorcio se recomienda no tomar decisiones drásticas como cambiar de casa, a menos que sea necesario.

Es importante que busques muevas relaciones y actividades. Estas formarán parte de tu nueva identidad. Estamos construyendo una vida nueva en la que es posible ser feliz. Claro que es posible enamorarse después de los 50.

En fin, si nos sentimos mal tenemos que darnos unos minutos o citarnos con nosotros mismos más tarde para contactar con pensamientos y sentimientos.

Podemos apoyarnos en las amistades, pero siempre que tengan la capacidad de escucharnos, apoyarnos y respetar nuestras emociones.

Ánimos!

Nuestra redacción te aconseja leer también: Cómo perdonar una infidelidad y volver a confiar después de los 50

Muchas personas en algún momento de nuestra vida nos hemos enfrentado a un desengaño amoroso y no nos ha quedado más remedio que superar una ruptura de pareja. En aquella ocasión probablemente hemos sentido un nudo en la garganta al hacernos las siguientes preguntas: “¿y ahora qué?”, “¿podré seguir adelante yo solo?”, “¿cómo he podido equivocarme tanto creyendo que me quería?”.

Una ruptura sentimental implica un sentimiento de fracaso y una necesidad de reorganizar nuestra vida e incluso nuestro tiempo. Sentimos que hemos perdido las ilusiones para el futuro; es decir, supone un cambio en nuestro “proyecto de vida”.

Desde Cuida tu salud emocional queremos ayudarte a afrontar una separación de la mejor manera posible siguiendo 15 pasos:

# 1.- Entiende las causas de la ruptura de pareja

→ «Olvida lo que te hizo daño en el pasado, pero jamás olvides lo que te enseñó»

Es fundamental que comencemos con una reflexión de lo ocurrido. Para ello es fundamental entender el porqué de la ruptura amorosa. Debes hacerte las siguientes preguntas: “¿Es la primera vez que me pasa esto?”, “¿elijo siempre el mismo perfil de relación que no me conviene?”, “¿soy muy exigente en el amor?”, “¿tenía idealizada a mi pareja y esta imagen no se correspondía con la realidad?”

Piensa si tu concepto de amor a lo mejor se basa en ideas equivocadas y un cambio en tus patrones de pensamiento puede ser muy importante de cara a tu futuro.

Otra idea a extraer de este análisis es darnos cuenta de lo que necesitamos que tenga nuestra futura pareja, defectos que no podamos asumir y que seguramente hayan llevado a una ruptura o virtudes indispensables para que funcione la relación amorosa. Es importante ser consciente de nuestra lista de necesidades para aprender de nuestros errores y que no vuelvan a suceder.

# 2.- Acepta el fin de la relación sentimental

→ «Si no cierras viejos capítulos, no podrás abrir una nueva historia»

Es muy común pasar por una fase en que negamos la realidad: “Esto no puede estar pasándome a mí”. Piensas en los bonitos recuerdos que tienes con esa persona y cuesta enfrentarse a la verdad: “Ya no me quiere”. Por mucho que desees que las cosas sean de otra manera, la realidad no va a cambiar.

La principal dificultad a la hora de superar un rechazo amoroso es la aceptación de la situación y el darnos cuenta que las cosas que creemos sobre la persona amada no son en absoluto parecidas a la realidad y tampoco están de acuerdo con concepto ideal que tenemos del amor. Reconocer que la relación en verdad no era tan perfecta como tú pensabas o que esa persona y tú no eráis tan felices como pensabas es complicado.

A menudo, durante la relación de pareja, hemos captado mensajes que nos negamos a aceptar y, al final, es mucho peor puesto que “quien vive de ilusiones, muere de desengaños”. Cuanto antes seas consciente de la realidad, antes podrás tomar las decisiones adecuadas y pasar página.

# 3.- No te victimices ni tampoco te martirices

→ «Cada fracaso te enseña algo que necesitabas aprender». Charles Dickens

“¿Por qué a mí? No me lo merezco”. La autocompasión puede convertirse en una fácil salida para eximirnos de cualquier culpa de lo acontecido en la relación de pareja. Pero puede volverse un ‘arma de doble filo’, ya que el dolor nos ‘engancha’ y el sufrimiento puede ser demoledor: “La lástima por uno mismo es uno de los narcóticos no farmacéuticos más destructivos, es adictiva y separa a la víctima de la realidad”, John W. Gardner.

La posición contraria también es muy habitual: “Todo es culpa mía”. Echarnos la culpa de la separación tampoco nos ayudará a superarlo y es imposible que seas tú el único responsable de la ruptura amorosa. El estado mental de culpa y los constantes autoreproches nos supone un gasto tremendo de energía y un desasosiego interno que no nos reporta nada positivo.El amor es cosa de dos y por tanto, si una pareja no ha funcionado, es porque las dos partes han cometido errores. Cuando aceptas tu responsabilidad en la ruptura de pareja, consigues perdonarte por los errores cometidos.

# 4.- Deja que tu pareja se vaya

→ «Un día conocerás a alguien que te demostrará por qué nunca funcionó con otras personas»

No te empeñes en lo que no puede ser. Si esa persona no quiere estar contigo, deja que se marche. No te conducirá a nada bueno tratar de retenerle o tratar de manipularle para que se quede contigo.

No alargues el dolor releyendo sus antiguos correos electrónicos o whatsapps, esperando llamadas o mensajes telefónicos que no van a llegar. Tampoco resulta saludable seguir los pasos de tu expareja o ver sus fotos a través de la redes sociales.

Evita publicaciones en las redes sociales ventilando los trapos sucios o la tragedia amorosa vivida en tu relación: eso nunca conduce a nada saludable. Si te ves tentado a ello, aléjate de tus cuentas durante una temporada.

Hay gente que prefiere cortar de raíz y decide borrar su teléfono, mensajes o incluso destruir todas las fotos o pruebas de que esa novio o novia ha existido. Si eso te libera y crees que te ayuda, ¡adelante! Realmente no parece que haya una fórmula mágica para superar los fracasos sentimentales.

Recuerda que cerrar la puerta al pasado te permitirá abrir la puerta al futuro. Si aún crees que esa persona volverá a ti, no te darás la oportunidad de conocer gente o de enamorarte de alguien que pueda hacerte feliz.

# 5.- Sé paciente contigo mismo: superar una ruptura de pareja lleva su tiempo

→ «El tiempo no borra las cicatrices, pero sí te enseña a convivir con ellas»

El duelo no tiene fecha de caducidad. Debemos esperar a que se cierren nuestras heridas, asimilar lo acontecido y adaptarnos a la nueva situación de separación. “Hay que darle tiempo al tiempo”. Sé paciente porque seguro que tendrás momentos de bajón y sufrirás con recuerdos que vengan a tu mente, pero no te precipites ni te pongas límite, ya que forzar la situación sólo te producirá ansiedad y desasosiego.

La superación de una separación afectiva es un proceso que lleva su tiempo y que tiene sus fases. Estas son las etapas progresivas por las que se suele pasar:

Fase 1.- Negación: «Esto no me puede estar pasando a mí».
Fase 2.- Culpabilidad: «Debería haber demostrado más mi amor».
Fase 3.- Resignación: «No volveré a enamorarme».
Fase 4.- Recuperación: «Me merezco alguien mucho mejor».

# 6.- No te dejes arrastrar por las emociones

→ «Cada dolor te hace más fuerte, cada traición más inteligente, cada desilusión más hábil y cada experiencia más sabio»

Tras una separación o un divorcio, a veces nos dejamos llevar por la rabia: “¿Cómo ha podido hacerme esto? ¡Le odio!”. Si sientes que estás acumulando resentimiento en tu interior, es necesario que te preguntes a ti mismo si prefieres dedicarte a reconstruir tu vida o a destruir la de tu expareja. Uno tiene que elegir en qué objetivo se centra y, si lo piensas bien, lo más importante eres tú mismo, así que la elección está clara. El odio solo hace daño a quien lo siente. Concéntrate más en tu bienestar que en hacer daño a tu expareja.

La tristeza y el sinsentido también son probable que afloren tras una ruptura sentimental: “Mi vida no tiene sentido sin mi pareja”. Pero, si somos sinceros con nosotros mismos, podremos constatar que en nuestra vida ya hemos vivido otras situaciones de sufrimiento que hemos podido superar con el paso del tiempo. Y, por supuesto, que nuestra vida a vuelto a cobrar un sentido. Sentir tristeza y sufrir tras una pérdida afectiva es natural, pero ese sufrimiento se atempera con el tiempo.

La persona que es dejada por su pareja es muy posible que experimente un sentimiento de culpa (“¿Qué he hecho mal para que me haya dejado?”) y/o de desvalorización (“¿Quién me va a querer a mí ahora?”).

Si en esta situación, te sientes dominado por un sentimiento de culpa, es bueno que consideres la idea de que siempre hay muchos factores que llevan a que una relación sentimental se rompa. Por tanto, tú no puedes ser la única causa. De manera inconsciente, creemos que si nos rechazan es porque no somos lo suficientemente buenos y que, cambiando cosas en nosotros, podremos conseguir que nos quieran. No te atribuyas a ti mismo un problema que depende de la otra persona. Tú no estás obligado a cambiar todo de ti. Un rechazo no es responsabilidad de la persona rechazada, es responsabilidad de quien toma la decisión de no corresponder. La responsabilidad siempre es de quien toma la decisión debido a sus preferencias personales, no de a quien le afecta. Las decisiones de tu pareja no están bajo tu control, pero sí puedes controlar tus emociones y decidir cómo reaccionar ante ellas.

Si sufres una gran desvalorización a consecuencia de la ruptura sentimental, es bueno que te des cuenta que el valor de una persona no depende de que tenga o no tenga pareja. Es normal que esta situación haya supuesto un golpe para tu autoestima, pero lo cierto es que eres la misma persona antes y después, y por tanto tienes el mismo valor como persona. Toda persona tiene lo suficiente en sí misma para sentirse completa. La idea de que necesitamos encontrar a «nuestra media naranja» para poder ser felices es una de las que más sufrimiento han generado en muchas personas. ¡Es una estupidez!: Todos necesitamos ser naranjas completas. Nada de medias naranjas. Si una persona no se siente plena consigo misma, sino que necesita que otra persona dé sentido a su vida, eso no es amor, eso es dependencia emocional.

Por otra parte, si tu pareja te ha dejado por otra persona, jamás te compares con ella. Ya sabes que “las comparaciones son odiosas”. Además, cada persona tiene sus virtudes y defectos: nadie atesora todas las virtudes y, afortunadamente, tampoco acumula todos los defectos. Cada persona es singular, diferente a los demás, y, por tanto, no se debe comparar con otra.

# 7.- No te aísles de tus amigos y de tu familia

→ «Una persona aislada se siente débil, y lo es». Concepción Arenal

Todos sentimos necesidad de tener a alguien a nuestro lado cuando lo estamos pasando mal, por eso encerrarse en uno mismo no es la mejor solución para superar una ruptura de pareja. Por el contrario, es positivo hablar de lo que te preocupa con la gente que te aprecia, con tu familia y amigos. Fingir que no ha pasado nada no es una solución. Puede parecer lo más sencillo a corto plazo, pero sólo sirve para postergar el momento de comunicar a las personas más cercanas tu fracaso matrimonial o de pareja y para crear rumores a tu alrededor.

Así que no inventes excusas para justificar la ausencia de tu marido o de tu esposa en una cena de empresa o en casa de tus padres. Sé sincero, verás cómo te sientes liberado y mucho mejor. Además, recuerda que la gente que te quiere, no te juzgará, sino que te apoyará incondicionalmente.

# 8.- Cuida tu salud física

→ «Cuida tu cuerpo, es el único lugar que tienes para vivir». Jim Rohn

Cuando estamos tristes, nuestra salud general e incluso nuestro sistema inmunológico se resienten. Es habitual que tras una ruptura amorosa se produzca una pérdida del apetito (“no tengo hambre”) y del sueño (“paso toda la noche dándole vueltas a por qué se ha roto mi relación de pareja”). No dejes que la tristeza te afecte y evita la tentación de la comida basura, que es muy poco digestiva. Los atracones de helado, de chocolate o ahogar las penas en alcohol sólo funcionan en las películas, al final sólo conseguirás añadir más problemas a tu tristeza.Procura descansar adecuadamente. Dormir las horas necesarias es importante, así que no dejes que te dominen las preocupaciones.

# 9.- Sigue con tu vida cuanto antes

→ «Los tiempos duros nunca duran; pero la gente dura, sí». Robert Schuller

Es verdad que a menudo hemos estado tan volcados en nuestra pareja que no sabemos qué hacer con nuestro tiempo libre, pero mantener ocupada la mente y hacer actividades que te gusten ayudan a superar una ruptura de pareja.
Ahora tienes tiempo para dedicarte a tus aficiones, que a lo mejor has sacrificado para estar con la persona que amabas. Si tienes muchas horas de tiempo libre y no sabes qué hacer, piensa en dedicarte a algún tipo de voluntariado que te haga sentirte bien, ya que eso hace crecer nuestra propia autoestima. Tú mismo debes ser el artífice de tu propia felicidad, así que escucha esa música que tanto te gusta, llora si lo necesitas, lee algún libro de autoayuda, sal con tus amigos, aprende a bailar bachata, etc.

# 10.- Haz alguna actividad deportiva para descargar la tensión

→ «El deporte delega en el cuerpo algunas de las virtudes más fuertes del alma: la energía, la audacia y la paciencia». Jean Giraudoux

Seguro que no te apetece hacer nada, sólo quedarte en el sofá. Y es que cuando perdemos la ilusión, nos desvitalizamos. Es habitual que, tras una situación emocionalmente complicada, nos sintamos físicamente agotados.

Aunque te pudiera parecer paradójico, hacer algo de ejercicio te ayudará a recuperar la fuerza y conciliarás con más facilidad el sueño.

# 11.- Amplía tu círculo de amigos

→ «Un amigo es un regalo que uno mismo se da». Robert Louis Stevenson

Conocer nuevas personas puede ser muy positivo, ya que a menudo compartimos amigos con nuestra pareja o nuestro ambiente habitual nos recuerda constantemente a ella.

Por otra parte, a veces resulta muy difícil para los amigos permanecer neutrales cuando se ha producido una ruptura sentimental. Por tanto, hay que asumir que habrá amigos o familiares que se posicionarán de parte de nuestra expareja o que tendrán más afinidad con ella. Aunque otros, en cambio, mantendrán una mayor amistad con nosotros, tenemos que aceptar que es posible que, además de al esposo o a la mujer, con la separación perdamos la relación con algunos amigos comunes.

En cualquier caso, no debemos olvidar que a nuestro alrededor hay miles de personas maravillosas, gente por conocer, gente con quien poder tener una buena conversación y pasar un buen rato. No nos encerremos en nosotros mismos, aprovechemos las circunstancias oportunas para conocer a estas personas: excursiones de senderismo, colaborar en una ONG, grupo de teatro, curso de fotografía, baile de salón, actividades colectivos singles, etc.

# 12.- Adáptate a la nueva situación

→ “Cuando una puerta se cierra, una ventana se abre”

A veces hasta el propio cuerpo nos pide un cambio de vida, hacer un viaje o una nueva actividad completamente opuesta a lo que solíamos hacer. O simplemente un cambio de imagen o un nuevo corte de pelo. Haz todos los cambios que necesites para sentirte bien contigo mismo y recuperar tu identidad.

# 13.- Sé positivo

→ «Si fuiste feliz con la persona incorrecta, ¡imagínate con la persona correcta!»

Piensa que todas las cosas suceden por alguna razón y, aunque ahora no sepas cómo ni por qué, es probable que tu ruptura de pareja haya sido para bien. Al menos te has dado cuenta de que estabas compartiendo tu vida con la persona equivocada.

# 14. Redescubre la vida con ilusión

→ «El fracaso es solo la oportunidad de comenzar de nuevo, esta vez de forma más inteligente». Henry Ford

Crea un mundo nuevo, redescubre la vida paso a paso. No tengas prisa por volver a enamorarte, primero tienes que estar bien contigo mismo antes de comenzar a salir con otra persona. A pesar del dicho popular de que “un clavo saca a otro clavo” o el que afirma que “la mancha de mora, otra la quita”, la relación no funcionará si no hemos acabado con nuestros propios fantasmas.

Nunca empieces otra relación por despecho, para darle celos o envidia a tu ex o para demostrarte a ti mismo cuánto vales. Eso sólo te llevará a la larga a un nuevo y doloroso fracaso sentimental. Tener una relación amorosa inmediatamente tras otra es agotador, ya que, cuando te involucras con una persona, das una parte de ti mismo que ya no recuperas, así que trata de evitar sufrir más decepciones con relaciones que sepas de antemano que no conducen a nada.

Aunque creas que jamás volverás a querer, el amor vuelve a aparecer cuando menos lo piensas porque “el amor nunca se busca, siempre se encuentra”.

# 15. Recurre a la ayuda de un profesional si el sufrimiento no disminuye

→ «Si por ti solo no puedes salir de un problema, lo maduro es aceptar ayuda»

Puede ser necesario recurrir a un psicólogo o un terapeuta que nos ayude a reorientar nuestra frustración o nuestra ira y aminorar nuestro sufrimiento emocional. No siempre uno solo puede pasar página y superar una ruptura de pareja.

Desde Cuida tu Salud Emocional queremos transmitirte este mensaje: “No dejes que tu pasado determine tu futuro”. Rendirse es lo que nos pide el cuerpo y cerrarnos definitivamente al amor, pero eso no es vivir, sino sobrevivir. Tras este fracaso sentimental, tú puedes crecer, madurar y progresar. Pero sobre todo, no permitas que el miedo afecte a tu capacidad de decidir o que sean tus temores los que te dicten el camino a seguir el resto de tu vida.

DOLORES VELÁZQUEZ
Psicoterapeuta

También te puede interesar:

  • ¿Por qué fracasan nuestras relaciones de pareja?
  • Novio es el que no vio
  • Cómo saber si una relación es de dependencia emocional
  • Claves para alcanzar un amor sano
  • Condiciones para alcanzar el amor duradero
  • Causas psicológicas que motivan los celos y cómo controlarlos
  • Date una segunda oportunidad: claves para reinventarse

Si te ha resultado interesante este artículo, sé generoso, enlázalo o compártelo, y ayuda a otras personas a superar una ruptura de pareja 😉

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *