0

Ropa interior usada

Gana dinero extra vendiendo tus panties sucios en Internet

De acuerdo con Pantydeal.com (uno de los mayores portales de venta de ropa interior), la tendencia de vender panties sucios arrancó hace unos veinte años en Japón. ¿Los principales compradores? Personas que se excitan con el olor de la ropa interior sin lavar.
Existía el mito de que en este país había máquinas dispensadoras de panties usados. Si bien algunas máquinas los vendían, se trataba de prendas nuevas, aún cuando tenían un letrero que las identificaba como usadas.
Este negocio ganó atención mundial gracias a la popular serie de Netflix ‘Orange is the New Black’, sobre una prisión de mujeres. En ella, varias de sus reclusas venden ropa íntima a través de Internet.
Desde el estreno de la tercera temporada de la serie, las búsquedas en Google sobre venta de panties usados han crecido sustancialmente.

Crecimiento de la frecuencia de búsqueda en Google de los términos «Sell used panties» (Vender panties usados).
Paul Ritcher, vocero de Pantydeal.com le dijo a Vice que las visitas de su página han aumentado significativamente después del estreno de la tercera temporada esta serie.
¿Cómo es este negocio? Aquí respondemos algunas de las preguntas que seguramente tienes sobre el tema.
¿Cómo puedo vender mi ropa interior?
En Internet existen decenas de páginas en las que puedes crear un perfil para vender tu ropa interior. Algunas de ellas son Pantydeal.com, Pantyrust.com, Pantyzoo.com o sellpantiesformoney.com. También puedes acudir a comunidades como reddit, o crear tu propia página.
¿Cuesta algo vender tu ropa interior?
La membresía a algunos sitios tiene costo. Por lo general, ellos también toman una pequeña comisión por cada prenda que vendas para gastos de envío y funcionamiento del portal.
Si lo haces en otros sitios, una buena parte de las ganancias serán para ti, aunque deberás asumir gastos de envío, empaque, entre otros.

¿Cuánto vale un par de panties sucios?
Unos panties sucios en Internet pueden costar entre 5 y 50 dólares. El precio puede variar según las especificaciones de cada comprador.
Hay personas que tienen pedidos especiales, como que los panties tengan manchas de flujo vaginal, sangre de periodo, orines, olor a sudor, entre otros, que pueden hacer que el precio de tu ropa interior aumente.
¿Qué tipo de panty es el mejor para vender?
Los expertos en este tema recomiendan que los panties sean de algodón, pues absorben mucho mejor los olores. Las tangas tipo hilo no funcionan muy bien. Los panties blancos clásicos son algunos de los que mejor se venden.
De acuerdo con el portal Usedpantysellingadvice, existen tres zonas ‘aromáticas’ en los panties: La zona 1 corresponde a la vulva, la segunda se refiere a la que está en contacto con la abertura vaginal y la tercera, que está más cerca al ano.

Imagen: Soyo Hong. Via: animalnewyork.com.
¿Qué clase ‘loco/loca’ querría comprar ropa interior sucia?
Una buena parte de los compradores son profesionales, discretos, y más «normales» de lo que podrías pensar.

«Resultó que muchos de los chicos que compraban ropa usada en Internet eran muy tiernos y se veían relativamente normales (con el obvio factor de que les encanta el olor de entrepiernas sucias). Los mensajes que recibo son por lo general cortos y profesionales», dijo a Cracked.com una mujer que vendió su ropa interior en Reddit.
Eso sí: Son personas con fetiches que pueden ser considerados algo extraños. Esta mujer agrega: «Una vez, un tipo dijo que quería unos panties que hubieran sido eyaculados por un hombre al menos 10 veces, con una foto que documentara cada ‘round’.
«Un cliente potencial tenía un interés particular en mi dieta, y en cómo afectaba mi olor», afirma una usuaria de pantydeal.com.
¿Por qué una mujer querría vender su ropa interior?
A muchas mujeres les parece excitante que un extraño sienta placer sexual al oler su ropa interior. «Me pareció genial y muy emocionante que un extraño quisiera excitarse oliendo mis calzones», afirma ‘Fulloffantasies’, una usuaria de Pantydeal, quien agrega que la venta de ropa interior la ha ayudado a «expandir sus horizontes personal y sexualmente, así como a solidificar su independencia».
«Me encantó saber que había otra manera de excitar a la gente. Eso también me excita», dice MissInara, otra de las mujeres que vende su ropa interior en este sitio.

¿Una persona podría vivir exclusivamente de vender panties sucios?
Según una encuesta publicada por el portal animalnewyork.com, un 55 por ciento de las mujeres que venden su ropa interior ganan entre 50 y 100 dólares por semana. Un 13.9 por ciento de las mujeres gana entre 250 y 300 dólares semanales con la venta de su ropa interior.
Muchas de las mujeres que venden sus panties tienen otras actividades y trabajos algo más convencionales.

La venta de bragas usadas por internet se ha convertido en un gran negocio. A pesar del misterio que rodea a este nuevo modelo de trabajo tan intrigante, lo cierto es que es mucho más corriente de lo que podrías llegar a imaginar.

La oferta y la demanda de ropa interior crece exponencialmente y cada vez hay más personas interesadas en este mercado.

Los chicos de Metro, un periódico digital británico, entrevistaron a Mistress Dani, una de las pioneras en la industria de venta de bragas usadas, y sus respuestas son realmente interesantes.

hothousewivesdirtyknickers.com

¿Cómo empezar a vender bragas usadas por internet?

Según cuenta Mistress Dani, ella decidió entrar en este negocio mientras tomaba un café con un amigos suyo. Estaban bromeando sobre quién sería capaz de comprar sus bragas y se les ocurrió llevar a cabo la idea.

Dice que comenzaron por probar y reírse un rato, pero que jamás hubiesen pensado que iba a funcionar tan bien.

«Lo hicimos para reírnos, pero nos dimos cuenta de que había una demanda real y que estábamos haciendo más dinero del que esperábamos, así que decidimos empezar a tomárnoslo en serio.»

Dani tenía todo lo necesario: bragas y un amigo que sabía crear páginas web. Ese amigo se convirtió en su socio y juntos crearon hothousewivesdirtyknickers.com.

hothousewivesdirtyknickers.com

Comenzaron a subir fotos de cada una de las bragas que querían vender y le pusieron precio.

«Teníamos un paquete estándar, pero descubrimos que la mayoría de la gente quería algo más que un par de bragas.»

La mayoría de mujeres que venden sus bragas, también mandan fotos con ellas, ofrecen el plus de usarlas para hacer ejercicio para que estén sudadas o incluso las manchan con la regla. Todo ello revaloriza la prenda y hace que sus compradores la deseen aún más.

¿Qué tipo de persona compra bragas usadas por internet?

Tal y como afirma Dani, hay consumidores de todo tipo, pero la mayoría son solteros o las compran sin que su pareja se entere.

«Tengo un cliente cuya esposa está enferma y, aunque siguen juntos, ya no tienen relaciones sexuales. Siempre me dice que necesita ‘el olor de una mujer’».

A la mayoría seguramente le resulte sorprendente que las personas que compran bragas usadas, por lo general, no tienen ningún tipo de trastorno sexual, solo quieren un poco de emoción en sus vidas.

hothousewivesdirtyknickers.com

¿Qué espera recibir la persona que compra bragas usadas por internet?

«Nuestros clientes quieren una experiencia auténtica», dice Dani, por ello siempre trata de ofrecerles una atención personalizada.

Dani hace hincapié en la importancia que le dan sus clientes al hecho de estar en contacto con ella. Una vez que los compradores reciben sus bragas, suelen enviarle fotos con ellas puestas o le cuentan cómo se han sentido al olerlas. Es como una extensión de la experiencia.

¿Este trabajo tiene algún tipo de impacto en una relación amorosa?

Obviamente, tu pareja debe saber en todo momento que quieres dedicarte a esto, no debes ocultárselo jamás. Es algo que debéis hablar y debatir. Si a ti te gustaría hacerlo y él no te pone impedimentos, no tiene por qué afectar a tu relación.

Según asegura Dani, ella está felizmente casada y su profesión no ha afectado a su matrimonio.

«No hay interacción física, por lo que mi marido no siente que sea una traición de ningún tipo.»

hothousewivesdirtyknickers.com

¿Hay algún tipo de riesgo?

Está claro que al exponerte por internet, corres el riesgo de que la gente hable y comente, pero si no te importa lo que digan de ti y no te faltan al respeto, no debes preocuparte. Aún así, Dani reconoció en la entrevista que hay algunos hombres que se creen que eres de su propiedad por el simple hecho de comprar tus bragas.

«Si esto sucede, dejo de vendérselas para distanciarme y les recuerdo que están pagando por las bragas, no por tener sexo por teléfono 24 horas al día.»

¿Este negocio es solo una moda o irá a más?

Según asegura Mistress Dani, esto acaba de empezar, seguirá creciendo y se abrirán nuevas líneas de mercado.

«Después de vender bragas durante un tiempo, me di cuenta de que había una gran demanda por verse humillado en público. Muchos de los hombres que compraban mi ropa interior, también querían que les humillase. Por eso abrimos una cuenta en Twitter destinada a degradarlos delante de otros seguidores.»

«Mis técnicas de humillación van desde conseguir que un chico haga copias de la frase ‘No debo desobedecer a Mrs. Dani’, a lamer un inodoro o limpiar el congelador estando desnudo. Cuanto más original sea el castigo, mejor.»

hothousewivesdirtyknickers.com

Queda claro que este nuevo modelo de negocio aún es muy desconocido y para muchos el tema del sexo sigue siendo un tabú. Sin embargo, en realidad es un trabajo como cualquier otro en el que la oferta satisface a la demanda.

El negocio de vender tu lencería usada por internet… no es tan fácil

Algunas personas buscan la ropa interior sucia de otras personas. Calcetines, calzoncillos o lo que sea. A algunos les gusta el fuerte olor, mientras que a otros les gusta el sentido de conexión que provoca el tener prendas íntimas de otra persona.

Independientemente de los diversos motivos detrás de ellos, los «fetiches panty» son en realidad relativamente comunes.

En los últimos años, una avalancha de historias han insistido en que es muy fácil para las mujeres conectarse con fetichistas de ropa interior en línea y que casi cualquier persona puede pedir ropa interior a granel por unos pesos, y gana decenas de miles de dólares vendiendo su ropa sucia rápida y fácilmente.

A pesar de lo fácil que es, supuestamente, encontrar y monetizar fetichistas en línea, se crearon una gran cantidad de sitios de pago para facilitar estas transacciones. Algunos como PantyTrust datan de principios de la década de 2000, cuando el mercado de ropa interior usada en línea era completamente nuevo. Pero muchos otros sitios aparentemente populares han surgido desde 2010: SellYourPanties , 2011; PantyDeal , 2012; SofiaGray , 2015.

Pero ahora hay muchos, algunos cobran una tarifa única, otros cobran una comisión por cada venta, pero la mayoría parece cobrar cuotas regulares de entre $ 10 y $ 20 por mes. La mayoría cuenta con miles de usuarios activos en un momento dado. PantyDeal, el sitio más grande autoproclamado, anuncia más de 460,000 vendedores en su página de inicio, aunque muchos de ellos pueden ser cuentas antiguas o muertas.

Si se supone que el mercado de la ropa interior usada es tan fácil de descifrar, ¿por qué tantos vendedores optan por pagar un número cada vez mayor de plataformas de pago por uso, donde serán un usuario entre miles?

Para la mayoría, estos sitios son la única forma de encontrar compradores reales y evitar interacciones desagradables. Y todavía no es fácil para la mayoría vender en estos sitios .

Vende su ropa interior usada para pagar sus estudios, y acepta extravagantes peticiones de clientes

Netflix

Un ejemplo de esto es Stacey, de Londres. La chica de 21 años lleva seis meses vendiendo su ropa interior por Internet y se ha encontrado con un mundo que no esperaba.

Sus clientes son muy variados: desde chicos de 18 años hasta mujeres solteras en sus 30. A ellos les vende aproximadamente cinco pares de calzones a la semana…

¿Y cuánto gana por eso? Pues depende de los requerimientos. No es simplemente usarla.

El más común, según ella cuenta a The Independent, es el de masturbarse con ella. Muchas veces el comprador pide además muestras gráficas de eso: una fotografía, por ejemplo.

A otros les gusta que se ejercite y sude en ellas, pero las cosas se vuelven un poco más extrañas cuando le piden que orine o incluso defeque sobre ellas. Y sí, que las envíe de esa manera.

Por eso puede llegar a ganar casi 70 dólares.

Los casos extremos que definitivamente no acepta son cuando le piden que utilice la misma prenda por mucho tiempo. Su razón está simplemente basada en la salud: aumenta considerablemente la posibilidad de contraer infecciones. No arriesgará eso por dinero, incluso sabiendo que una mujer llegó a ganar 5.000 dólares por usar un par durante tres semanas. El máximo de Stacey es sólo una.

No se avergüenza para nada de lo que hace. Es un trabajo que le gusta y la hace sentir bien, pero lo mantiene en secreto por el estigma que hay en aquellos negocios sexuales. Lo único que no quiere que pase es que eso arruine su carrera.

“De cierta manera, me gusta la idea de que mi ropa interior sea tan buscada, me hace sentir empoderada… Pero nadie sabe que vendo ropa interior usada. No es porque me avergüence, es el miedo de que si le cuento a una persona, que le cuente a otra persona, le cuente a otra persona. Es algo que si sale a la luz, podría afectar mi carrera en el futuro”.

-Sophia-

De hecho, es por eso que lo hace: para costearse sus estudios (gana entre 20 y 70 dólares por cada venta). Y según un estudio de la Unión Nacional de Estudiantes de Inglaterra, un 67% de los estudiantes que son parte de trabajos sexuales lo hacen por la misma razón: poder terminar sus carreras.

Sofia es una de ellos y no seguirá con esto luego de que se gradúe… pero recalca, cada vez que puede, que no encuentra nada de malo en lo que hace.

¿Y tú? ¿Piensas como ella?

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *