0

Rutas de los castillos

Tabla de contenidos

Recientemente unos amigos nos comentaron que querían realizar una escapada visitando castillos por la provincia de Valladolid, así que nos pidieron que les diseñáramos, en base a nuestra experiencia, una ruta por las principales y más bonitas fortalezas de la provincia. Y es así como surge nuestra Ruta de los castillos de Valladolid.

Ni son todos los que hay, ni mucho menos todos los que hubo. Y quizás no sean los mejores, pero son los que hemos conocido, y que, sobre mapa, son posibles de visitar en una escapada de fin de semana.

Los castillos de Valladolid

El territorio de la actual provincia de Valladolid fue por su condición, una doble frontera. Durante siglos, frontera entre la Hispania cristiana y el Al-Ándalus musulmán con la línea que marcaba el río Duero. Esta es posiblemente la más conocida, pero también fue frontera entre el veterano reino de León con el incipiente, primero condado y luego más tarde también, reino de Castilla. Esta frontera también desaparecería finalmente con la unión entre ambas coronas en la persona de Fernando III, en el siglo XIII.

Durante el siglo XIV y XV, hubo una proliferación de castillos y fortalezas, aunque estas no tenían un carácter defensivo exclusivamente. Ya que sus promotores no eran ya ni reyes ni grandes señores, cabezas de familias de la alta nobleza; si no, la pequeña nobleza burguesa que buscaba cierto prestigio y cuyas construcciones cuentan con unas instalaciones más próximas a palacios fortaleza. Muchas de estas construcciones son las incluidas en esta ruta. Estas fortalezas palaciegas, tienen unas dimensiones y formas constructivas muy similares, por lo que se ha denominado “Escuela de Valladolid”.

Castillo de Fuensaldaña

Mapa de la Ruta de los Castillos de Valladolid


Mapa de la ruta de los castillos de Valladolid

Hemos dividido esta ruta de los castillos de Valladolid en dos días, porque es imposible visitarlo todo en un único día, por lo que en esta entrada, vamos a incluir tan solo el primer día. Dejaremos la ruta del segundo por la Ruta de los castillos de Valladolid para la siguiente publicación.

Primer día por la ruta de los castillos de Valladolid

Nuestra sugerencia es quedarse a dormir en la ciudad de Valladolid, ya que está más o menos centrada en la provincia y permite el viernes, además de conocer la ciudad, disfrutar de alguna de sus zonas de tapeo, por las que es famosa esta ciudad. Desde la capital, se puede salir a recorrer esta ruta en dos días, para además de disfrutar los castillos, tomarte tu tiempo en visitar las poblaciones que albergan estos castillos.

Salimos a recorrer el primer día de la ruta de castillos de Valladolid. Seguiremos el orden sugerido en el mapa, aunque evidentemente, la puedes hacer como quieras.

Castillo de Simancas

Uno de los castillos más hermosos de Valladolid. Es, además de los mejores conservados, puesto que desde mitad del siglo XVI, por expresa orden de Felipe II, el castillo albergara el archivo general del reino. Esto supone que en su interior estén depositados 35 millones de libros y legajos, constituyendo un tesoro histórico donde encontrar crónicas, contratos, anotaciones generados por España y su imperio durante varios siglos.

Castillo de Simancas – Destino Castilla y León

Pero este castillo tiene mucha más historia, pues la actual construcción, ejecutada por el Almirante Enriquez en 1468, se asienta sobre una alcazaba abandonada mora. Durante muchos años, además fue residencia y prisión de estado; siendo este último uso durante muchos años paralelo al de archivo.

Información de interés

Horario:

    De lunes a viernes de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 19:00 h.
    Sábados, domingos y festivos de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 19:00 h.
    Visita guiada: de lunes a viernes, a las 12:00 horas con un mínimo de 5 personas.

      Concertar previamente en el teléfono +34 983 590 003.

Situación:

    Calle Miravete, 17 (ver en un mapa independiente)
    47130 – Simancas, Valladolid

Castillo de Torrelobatón, o Castillo de los Comuneros

Este castillo inició a construirse como defensa de la frontera de Castilla en los Montes Torozos. Por su privilegiada situación posee unas vistas impresionantes a varios kilómetros a la redonda. Desde siempre ha sido uno de los castillos mejor conservados, lo que ha hecho que aparezca en varias películas de la época, aunque posiblemente la más emblemática fue en “El Cid”, con Charlton Heston. Aunque su construcción se inició en el siglo XIII, su configuración final se la dieron en el siglo XV, a cargo de la familia de los Enríquez, los Almirantes de Castilla, que son los que colocan los actuales blasones visibles en la torre del homenaje. Su estructura es de un típico castillo de la escuela de Valladolid.

Castillo de Torrelobatón – Imagen de NuestroviajesporEuropa

Fue escenario de la última y más importante victoria de los Comuneros durante su revuelta en 1521. Tras su rehabilitación y acondicionamiento en 2007, alberga el Centro de Interpretación de la Guerra de las Comunidades, de la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León.

Horario:

    De abril a octubre, viernes a las 17.30 h.
    Sábados, domingos y festivos a las 11.30 h. y a las 17.30 h.
    Resto del año concertar visita. Grupos a partir de 15 personas.

Tarifas de entrada:

    3 euros, tarifa general.

Situación:

    Calle Castillo, s/n (ver en un mapa independiente)
    47134 – Torrelobatón, Valladolid

Castillo de La Mota

Ubicado en la Villa de las Ferias, Medina del Campo, es uno de los castillos más bonitos en su conjunto y de una gran importancia histórica. El Castillo se asienta sobre una elevación de terreno, o mota, dominado el paisaje del valle del río Zapardiel. Desde el castillo, arrancaban las murallas de la villa, que debieron ser ampliadas hasta en tres ocasiones para adaptarse a la creciente población de esta villa, que durante los siglos XV y XVI alcanzó su máximo esplendor.

Al contrario que otros castillos de la época, este fue construido con ladrillo mudéjar, dejando solo la piedra para algunos detalles, como troneras, ventanales, remates y escudos. La composición se encuadra en la escuela de Valladolid. El castillo estaba en el original recinto de repoblación, pero a la vista de la mejora de la seguridad y el aumento de la población, este recinto original quedó exclusivamente para uso como fortaleza y cuarteles, independizándose de la villa. Las últimas reformas se ejecutarán por orden de los Reyes Católicos.

Castillo de la Mota – Destino Castilla y León

Con el tiempo, esta fortaleza fue prisión de estado. También fue asediada por los Comuneros, que no pudieron conquistarla, pues el ladrillo absorbía sin dificultad los disparos de la artillería sublevada. Como además poseía un foso importante, esta fortaleza, junto a la de Coca, se consideran las mejor construidas de la Europa del siglo XV. A mediados del siglo XX, estaba casi en estado de ruina, pero fue rehabilitado tanto su interior palaciego como sus murallas, instalándose un centro formativo femenino. Actualmente es visitable, junto a las ruinas subterráneas de la cerca primigenia.

Horario:

Tarifas de entrada:

    6 € por persona. Existen tarifas especiales con visitas teatralizadas. (Consultar en su web)

Situación:

    Av. Castillo, s/n (ver en un mapa independiente)
    47400 – Medina del Campo, Valladolid.

Castillo de Íscar

La primera noticia de asentamiento de la localidad de Íscar se encuentra en las crónicas musulmanas, que indican que arrasaron ese primer asentamiento cristiano en la parte baja de la colina. Por ese motivo, tras la reconquista definitiva de la zona por orden de Alfonso VI y a cargo de Álvar Fáñez de Minaya, este, establece este castillo en la parte superior para dominar desde lo alto el mar de pinares. Para ello se sabe que usa ruinas de anteriores fortalezas.

A finales del siglo XIII se reconstruye la fortaleza dotándola de un foso. La actual configuración ya es del siglo XV, con un refuerzo general y una actualización para darle capacidad para defenderse con armas de fuego. Así en la torre de homenaje aparecen los escudos de don Pedro de Zúñiga y Avellaneda y de su esposa doña Catalina de Velasco y Mendoza, II Condes de Miranda, que son los ejecutores de esta obra.

Castillo de Íscar – Destino Castilla y León

En el interior de la torre del homenaje hay varias estancias superpuestas, que se realizan usando bóvedas de sillería, pero en el siglo XVI ya empieza a dar señales de fatiga y se refuerza desde abajo con un gran pilar de piedra. Desde el 2002 empiezan los trabajos de restauración, lo que ha consolidado las estructuras originales. Además rehabilitado gran parte de los lienzos y dependencias. Así, está abierto a eventos y exposiciones y desde el 2007, es la sede de la microcervecera artesanal La Loca Juana, con lo que además, está abierto a visitas de turistas.

Horario:

    Sábados de 12:00 a 15:00 h y de 17:00 a 20:00 h
    Domingos y Festivos de 12:00 a 15:00 h
    Las visitas guiadas y acceso a la Torre del Homenaje se realizan los sábados a las 12:00 h y a las 17:00 h; y los domingos y Festivos a las 12:00 h.

Tarifas de entrada:

    Entrada gratuita al recinto.
    Para visitas guiadas la castillo y a la microcervecera y degustaciones, consultar a la cervecera en el +34 983 10 15 11

Situación:

    Calle Castillo, s/n (ver en un mapa independiente)
    47420 – Íscar, Valladolid

Castillo de Portillo

Este castillo también es conocido como de los Condes de Benavente, la familia Pimentel que ya conocimos en Puebla de Sanabria. Está en lo alto de un cerro de la comarca de Tierra de Pinares. El actual castillo fue el resultado de la restauración ordenada por Enrique IV de Castilla en 1465 sobre una fortaleza anterior del siglo XIV. Más tarde el conde de Benavente mejoró la fortificación con un adarve, un foso y excavando un pozo. En este castillo estuvo preso bastante tiempo Don Álvaro de Luna, antes de ser trasladado a Valladolid para su ejecución. Es otro claro ejemplo de castillo de la escuela de Valladolid cuyo objetivo era más palaciego y de ostentación, que se una verdadera fortaleza.

Castillo de Portillo – Imagen de DePuebloenPueblo

Durante el siglo XVIII y XIX sufre una cierta degradación, pasando de manos que no realizan un auténtico mantenimiento. Aunque, a finales del siglo XIX fue comprado por el padre del médico e investigador vallisoletano Pio del Río Hortega, que a su muerte lo cede a la Universidad, lo que ha contribuido a que no esté totalmente perdido. Actualmente, aunque bastante degradada la construcción del conde de Benavente, se están realizando intervenciones por parte de los Amigos de los Castillos, evitando el expolió al que estaba siendo sometido. Gracias a esto, no solo se mantiene, si no que posee un plan de rehabilitación y es visitable.

Horario:

Situación:

    Av. Castillo, 1D (ver en un mapa independiente)
    47160 – Portillo, Valladolid

Y tras este día maratoniano, lo mejor es regresar a Valladolid, darse una buena ducha, y si acaso, salir a cenar algo por el centro, y si para la noche previa hablábamos de tapeo, hoy, mejor a mesa puesta. Os recomendamos conocer el Restaurante La Parrilla de San Lorenzo, y disfrutar de un buen tinto de la Ribera del Duero, como el tinto reserva ‘Una Cepa’ de Bodegas Valduero, que al día siguiente, podrías visitar haciendo enoturismo.

En breve la segunda parte. Visitaremos el Castillo de Peñafiel, el de Curiel de Duero, el de Fuensaldaña, el de Montealegre de campos y el de Villafuerte de Esgueva; pero no nos dará tiempo a visitar Tiedra, Trigueros del Valle, Villalba de los Alcores, Encinas de Esgueva y Montealegre de Campos.

También te puede interesar

  • Ruta por los Castillos de Valladolid – Día I.
  • Descubre una selección de los castillos más bonitos de Castilla y León.
  • Acompáñanos por estas 10 grandes rutas de largo recorrido por Castilla y León.
  • Conoce los 10 monasterios abandonados más impresionantes de Castilla y León.
  • Y estos son los 10 pueblos medievales con más encanto de Castilla y León según nuestros lectores.

España es un país impregnado de riqueza natural, cultural e histórica. Ha sido testigo de muchas guerras, traición, amor, conquista… Acontecimientos que hacen de nuestro territorio un lugar único en el que visitar todos y cada uno de sus rincones.

Por ello, te presentamos aquí algunos de los Castillos más impresionantes de España, que te llevarán por un recorrido a lo largo de la historia de nuestro país y enfatizando más en las curiosidades y anécdotas que envuelven estos enclaves.

1. Butrón, un bávaro en tierras vascas


Si eres de los que apoyaba al villano en las películas, no puedes dejar de visitar este castillo en Gatika, Vizcaya. Rodeado de un espeso bosque centenario, se alza una de las estructuras más peculiares en el ámbito castellar. Gran parte de su exotismo reside en la inspiración bávara de su exterior, rara avis donde las haya en la arquitectura castrense de España. Pero no siempre fue así.

Este castillo encuentra sus orígenes en la Edad Media, cuando era apenas una casa-torre del linaje de los Butrón, familia noble de Vizcaya. Sin embargo, no fue hasta el siglo XIX que adquirió su aspecto actual, tras una profunda remodelación al estilo germánico, como delata ese aire fantástico de sus torres y acabados.

Tras un tiempo funcionando como complejo hotelero de ambientación medieval, el castillo cerró y se encuentra actualmente a la venta, dato curioso si te sobran unos cuantos millones de euros. Eso sí, deberás comprometerte a una adecuada conservación, ya que este gigante bávaro forma parte del Patrimonio Histórico Español, y merece mantenerse intacto por muchos años más. Si el castillo de Butrón te deja con ganas de más fantasía, prueba a recorrer el Bosque de Otzarreta… si te atreves.

2. El Alcázar, almirante de Segovia

Coronando la ciudad de Segovia, en lo más alto del más alto cerro, se encuentra uno de los castillos-palacios más distintivos de España e incluso de Europa. La explicación se encuentra en su curiosa forma de proa de barco, aunque a la vista está que no le faltan requisitos para estar en esta lista.

Es más que probable que su construcción sea muy anterior a su primera documentación en el siglo XII, y desde entonces ha sido casi de todo lo que un buen castillo puede ser. Además de ser una de las residencias favoritas de los reyes castellanos, en especial de Alfonso X, ha ejercido también como prisión estatal, centro de artillería, academia militar y museo, función que cumple en la actualidad.

Fueron varias las restauraciones y ampliaciones desde Alfonso X hasta Felipe II, y es a este último al que debemos su aspecto actual, propio de un castillo de cuento de hadas o, según los rumores, de princesas que pierden el zapato. Sea como fuere, desde el exterior herreriano hasta la decoración mudéjar de su interior, el alcázar ofrece tantas maravillas que es imposible no visitarlo. Si quieres verlo desde una perspectiva única, te recomendamos probar los paseos en globo sobre Segovia.

3. Almodóvar del Río, un jardín en alto

Si quieres disfrutar de unas vistas preciosas, ven al Castillo de Almodóvar, en Córdoba. Su historia comienza mucho antes de edificarse, ya que se encuentra en un antiguo emplazamiento íbero-turdetano. Fueron los bereberes los que construyeron el primer castillo en el 760, aunque tuvieron que hacer falta unos cuantos siglos y la ayuda del arquitecto Casanova para conseguir el look actual que tanto nos gusta, con pinceladas culturales musulmanas y cristianas.

El paisaje natural que lo rodea es espectacular y de gran riqueza, lugar que puede ser observado desde el castillo por estar ubicado en una colina, a unos 252 metros junto al río Guadalquivir. La belleza de este castillo es una opinión que comparten los Lannister, o eso evidencian algunos eventos de la penúltima temporada de Juego de Tronos. El reparto quedó alucinado al ver el perfecto estado de la torre y sus jardines.

Actualmente, permite disfrutar en la altitud de unas maravillosas vistas hacia el Río Guadalquivir mientras recorres increíbles aventuras entre paredes de cuatro metros de grosor. ¡Te lo recomendamos!

4. Castillo de Coca, A doble Altura.

Está ubicada en las afueras de la villa de Coca, Segovia, cimentada sobre el meandro del río Voltoya. Es considerado como una de las más hermosas muestras del arte gótico-mudéjar. Impresiona su entrada palaciega, la acústica peculiar de algunas zonas del castillo, el gran foso interior de 560 metros de perímetro, considerado el mejor de Castilla; así como la elegancia que desprende al estar construido de ladrillos.

El conjunto está formado por dos recintos, uno exterior con función defensiva, y otro interior con torres en las esquinas. No solo nos gusta por su espectacular estampa, si no que al adentrarte en su interior encontrarás una romántica historia de amor, protagonizada por el marqués de Cenete. Éste terminó escaldado por las brasas lanzadas desde las almenas, cuando pretendía a una dama.

Después de visitar este impresionante castillo, hay muchas actividades increíbles que puedes hacer.

5. Castillo de Loarre, un desafío a la gravedad

A mil metros, en la montaña pirenaica nos encontramos con El castillo de Loarre, de estilo románico, situado en la provincia de Huesca (Aragón). Si se piensa en un castillo militar, Loarre cumple con todos los requisitos de lo que es un castillo militar español.

Se asienta sobre un promontorio de roca. Esto suponía una gran ventaja defensiva, ya que era difícil acceder a él, sin ser visto desde alguna parte del castillo. Además, está rodeado por una muralla de torreones inclinados protegiendo unas tierras que, en siglos anteriores, fueron cultivada por musulmanes.

Si la tierra pudiera hablar y contar todo lo que ha sucedido sobre ella, quedaríamos anonadados. Cuentan los historiadores que, desde sus inicios hasta la actualidad, el castillo esconde muchos secretos en su interior, historias de romance, negocios, hasta que enterraron al mayor traidor de la historia de España, Rodrigo rey visigodo entre los años 710 y 711. A la entrada de la iglesia para que todos pisotearan sus restos por haber abierto las puertas de la Península a los musulmanes. Increíble, ¿verdad?

6. Castillo de Olite, el palacio hermoso

Es una construcción de carácter cortesano y militar edificado durante los siglos XIII y XIV, por Carlos III, en la localidad de Olite, Navarra.

Si te gusta el arte medieval, este palacio te va a encantar. Es considerado uno de los castillos medievales más lujosos de Europa. No hay rey que tenga palacio un castillo más hermoso de habitaciones doradas, en donde no resulta difícil trasladarse al medievo.

Su majestuoso perfil y la elegancia del desorden de su diseño se debe a que su construcción nunca se afrontó como un proyecto «de conjunto», lo que ha hecho que no se conserve su estilo original.

Olite, un pequeño pueblo que al atardecer desprende unas vistas impresionantes de la silueta del palacio, ideal para sacar unas fotos y dejarnos llevar. La biodiversidad de esta provincia es inmensa y te recomendamos seguir disfrutando de ella con un birdwatching en la Selva de Irati y el Pirineo oscense.

7. Castillo de Ponferrada, BASTIÓN TEMPLARIO.

Se sitúa sobre una colina entre los ríos Boeza y Sil, En Ponferrada (Provincia de león). Con una curiosa forma de polígono irregular, se distinguen dos partes diferenciadas: la parte norte, del siglo XII, y el resto, construido a lo largo del siglo XV. En el exterior, en memoria de aquella época, hoy en día hay una enorme tau roja hecha con flores decora los jardines que hay al pie del castillo, junto a la Torre de Moclín y, en un estado ya desgastado por el paso de los años, hay emblemas heráldicos de los Reyes Católicos en las torres.

En tiempos pretéritos el castillo estuvo rodeado por un foso, excepto en la parte noroccidental, donde el río cumplía esa misma función. En el interior existe un grupo de fortificaciones de origen templario. acceso a un patio, al que abren la torre elíptica con dobles y triples defensas formando barbacanas, torres, estancias y un gran patio bajo o albacar.

Antes de entrar en el patio hay un recinto defensivo que conduce a la torre Cabrera, comunicada con la primera línea defensiva de la torre semicircular, destinada a calabozos y a la comunicación con la segunda línea de defensa.

Al terminar la visita de este estupendo castillo poligonal, solo quedaran ganas de quedarse disfrutando un poco más de esta maravillosa provincia de León.

8. Castillo de Manzanares, el Real

Es un palacio-fortaleza de origen medieval que se encuentra en Madrid. Al pie de la sierra de Guadarrama y junto al río Manzanares.

Edificado en el siglo XV sobre una iglesia románico-mudéjar, que quedó integrada dentro de la estructura. En su construcción participó el arquitecto Juan Guas, quien utilizó trazas gótico isabelinas, con influencias hispano-musulmanas.
Concebido como obra clave de la arquitectura renacentista española y cuya utilidad no era la defensa si no un afán de transmitir una imagen de riqueza y poder por lo que en su interior conserva grandes obras de arte, colección de tapices, pinturas, armaduras y muebles de los siglos XVI a XIX.

Este castillo a lo largo del año cambia su atractivo. En verano, por ejemplo, lo iluminan por las noches y hacen juegos de luz cambiantes. No es mala idea visitarlo en cada estación, estamos seguros de que después de verlo por primera vez, querrás volver.

9. Castillo de Bellver, bella vista circular

El castillo de Bellver es una fortificación de estilo gótico mallorquín de Jaime II de Mallorca. Está situado a unos tres kilómetros de la ciudad de Palma de Mallorca. Sobre un monte de 112 metros sobre el nivel del mar, escalando la montaña para poder mostrar las espectaculares vistas a la Bahía de Palma, la ciudad y a la Sierra de Tramuntana.

Se trata de uno de los pocos castillos de toda Europa con un peculiar diseño de color crudo, destacando entre el verde de los bosques que lo rodean su circular silueta. Es el monumento más antiguo dentro del estilo cilíndrico. Combina las necesidades palaciegas con elementos defensivos floreciendo de ello una riqueza cultural y artística. Este castillo ha llegado a ser una cárcel, pero también un lugar sagrado donde el mayor responsable de la fortaleza juraba fidelidad y obediencia a su rey, sacrificando su vida, si hiciera falta para defender el castillo.

Es en el corazón del castillo es donde habita toda su grandeza y exquisitez con unos acabados elegante y refinados.
Una de las maravillas que esconde este castillo es La capilla de San Marcos, pero Mallorca guarda muchas mas que no te puedes perder como Illes Malgrats con una fascinante fauna submarina que puedes disfrutar en esta actividad de snorkel.

10. Castillo de la Mota, sólo para valientes

Cimentado sobre una elevación del terreno, ubicado en la villa de Medina del Campo, Valladolid. Se edificó con el característico ladrillo rojizo propio de la zona. Los Miles de ladrillos que encierran innumerables leyendas, aventuras e inmensos relatos cuya protagonista es Isabel la Católica la cual, pasó sus últimos días en este peculiar castillo.

En la fachada te llamará mucho la atención ver que aun se conservan los impactos de las guerras a las que ha conseguido sobrevivir, mantenerse en perfecto estado. Además de los impactos, la torre y los muros del castillo están llenos de otro tipo de agujeros llamados mechinales que eran los utilizados para instalar los andamios para las tareas de reconstrucción.
El Castillo tiene tres zonas bien diferenciadas: el vestíbulo, El Patio de armas y La Torre del Homenaje, sólo preparado para ser visitado por personas aventureras, ya que las escaleras dan vértigo y el acceso a el, es solo para valientes.

Si te gusta la historia y quieres conocer la herencia que Isabel la Católica dio a este precioso lugar, puedes seguir conociendo la Ruta de Isabel la católica.

Ruta de los castillos en Cataluña

Un poco de historia

El territorio de Cataluña fue, antiguamente, disputado en distintas ocasiones y ocupado por distintos poblados, que nos han dejado su huella en la historia.

Durante la época medieval, concretamente, entre los años 716 y 726 Cataluña fue ocupada por los musulmanes, quienes fueron avanzando su conquista, cuesta arriba, hasta llegar a Francia donde fueron derrotados por las tropas francesas y tuvieron que retroceder hasta los Pirineos.

Carlomagno, el rey francés, como contrapartida, estableció la Marca Hispánica entre los Pirineos y el Ebro con la finalidad de conquistar el territorio que habían ocupado los musulmanes. Las Tropas de Carlomagno fueron recuperando parte del territorio que designaba la marca hispánica. Pero solo lo consiguieron hasta la ladera del Llobregat, creando, así, lo que se conoce, hoy en día, como la Catalunya Vella (Vieja).

El territorio de Cataluña se amplió, posteriormente, con las conquistas de Ramon Berenguer IV, los territorios de las cuales se denominaron Catalunya Nova (Nueva).

Para proteger el territorio que iban creando, construyeron en puntos álgidos y elevados castillos que permitieran vigilar y alertar de posibles ataques o conquistas. Estas edificaciones trazaron una frontera entre Cataluña y los musulmanes.

Por esta razón, los castillos con finalidades de defensa y vigilancia se encuentran situados, principalmente, en la Cataluña sur.

El Castillo de Peralada

El Castillo de Peralada, tal y como su nombre indica, se encuentra en el municipio homónimo (Peralada, Alt Empordà).

Éste es un castillo que destaca por su elegancia, ya que fue la residencia y centro del condado de Peralada. Habitualmente, los castillos, por su majestuosidad, permitían demostrar al pueblo el poder que poseían los condes.

Inicialmente, fue construido en el año 1285, en el centro del pueblo, pero con la guerra contra Francia quedó destruido y se construyó fuera de la muralla. Los condes, aprovechando la remodelación, ofrecieron a los frailes carmelitas partes de los terrenos para que edificasen un convento. Por este motivo, hoy en día, se encuentra en el castillo el museo de los frailes.

No es posible visitar todos los espacios del castillo. Pero en una parte de éste se encuentra ubicado el Casino de Peralada y en los jardines del castillo se celebra, anualmente, el conocido Festival Internacional de Música de Peralada. Dos razones más para visitar algunos rincones des esta edificación.

El monumento más grande de Catalunya, el Castillo de Sant Ferran

Ubicado en la misma comarca, el Alt Empordà, encontramos el castillo de Sant Ferran. Este castillo ubicado en Figueres es considerado una de las fortalezas más grandes de Europa y declarado el monumento de más grandes dimensiones de Cataluña. Éste ocupa 32 hectáreas y se encuentra en la cima de una montaña al final de la subida de al castillo de Figueres.

Éste se construyó como desencadenante del Tratado de los Pirineos, que supuso una variación de las fronteras francesas y catalanas. Los cambios que implicó este tratado produjeron que el norte de Cataluña se quedara sin ningún sistema defensivo fortificado, lo que imposibilitaba la protección del territorio. Como solución se construyó la citada fortaleza.

Desde entonces, el Castillo de Sant Ferran ha sido un espacio importante que ha vivido distintos y variados acontecimientos. Destacar, como curiosidad, que el artista Salvador Dalí hizo allí estada como recluta en el año 1925.

Este castillo/fortaleza se encuentra abierto al público desde el año 1997. Además, está disponible el servicio de guías.

El Parque del Castillo de Montesquiu

Introduciéndonos en la Catalunya Vella y de camino al Castillo de Cardona es recomendable hacer una parada en el Castillo de Montesquiu. Éste se encuentra en el municipio homónimo, (Montesquiu) en Osona, a la izquierda del río Ter.

Las primeras noticias del mismo fechan el 1285 y todo apunta que este castillo fue una pequeña guardia o atalaya, que es una torre construida en un lugar elevado que cumple las funciones de vigilancia, donde residían los señores de Besora cuando venían de visita para controlar y hacer una ojeada a sus tierras.

Lo interesante de esta edificación, además de la propia construcción, es el entorno, inmejorable, donde se encuentra situado. El castillo está rodeado por una extensión de 546 hectáreas que conforman el espacio natural del Parque del Castillo de Montesquiu, propiedad de la Diputació de Barcelona.

El castillo se puede visitar y ofrece el servicio de visitas guiadas.

En el primer piso del edificio se conserva, actualmente, la planta noble del castillo y en el piso superior hay distintas salas polivalentes y buhardillas. En la masoveria se encuentran el centro de recursos, la biblioteca, los laboratorios y las oficinas del parque.

Las campanadas de Medianoche en Cardona

En la comarca del Bages, concretamente en el municipio de Cardona, encontramos la fortaleza medieval más importante de Cataluña. Estamos hablando del Castillo de Cardona. Este castillo se encuentra en la cima de una montaña desde la cual se controla y se observa el valle del Cardener. Esta situación era esencial para la defensa de la explotación de las salinas.

Desde el siglo XI y hasta el siglo XV este castillo disfrutó de una gran actividad en sus estancias ya que allí residían los señores de Cardona, uno de los linajes catalanes más importantes.

El resto más antiguo que se conserva del castillo es la Torre de la Minyona que era la torre maestra de la fortaleza. Y que, además, cuenta con una popular leyenda. Se dice que en ésta estuvo encerrada, Adelaida, la hija de un vizconde de Cardona ya que, supuestamente, se habría casado con un alcaide musulmán reconvirtiéndose a su cultura.

Con todo, el castillo de Cardona esconde otras joyas como, por ejemplo, la iglesia de Sant Vicenç que es considerada uno de los monumentos más importantes del románico catalán. En este espacio se registraron algunas escenas de la película del director Orson Welles “Campanadas a medianoche”. Esta película supuso una revolución en el municipio de Cardona. Durante la grabación muchos ciudadanos se presentaron para hacer de extras en el rodaje y los establecimientos llevaron un ritmo frenético de trabajo.

En este castillo, actualmente, se aloja un parador estatal.

Castillo de Montsonís, sede central de los castillos culturales catalanes

Otro de los castillos que identifican Cataluña es el castillo de Montsonís (La Noguera). Durante la edad media el Conde de Urgell, con la finalidad de proteger las tierras que acababa de conquistar a los musulmanes, construyó en la parte alta del pueblo de Montsonís este castillo. El emplazamiento de este castillo marcó, junto a otros, la frontera entre la Catalunya Vella i la Catalunya Nova.

También su ubicación permitió a muchos pelegrinos que realizaban el camino de Santiago, solicitasen alojamiento en esta fortaleza.

Se cree que en un principio el castillo estaba formado, únicamente, por una torre circular que se encontraba rodeada por una muralla que se extendía por una cima que ocupa todo el pueblo. Y no fue hasta finales del siglo XVI que esta se remodeló y se amplió.

Este castillo aún se encuentra, a día de hoy, habitado. No obstante, una parte del castillo es visitable. El castillo también acoje la Fundación de los castillos culturales de Cataluña.

» Cornu bovis «

Adentrándonos en la Catalunya nova y siguiendo el camino en dirección hacia el Sur de Cataluña nos encontramos con el Castillo de Escornalbou. Este castillo ocupa parte del término de Riudecanyes en el Baix Camp, desde donde se puede disfrutar de unas fantásticas vistas de las comarcas de Tarragona.

El nombre proviene del latín “Cornu bovis” que significa el cuerno del buey.

Una leyenda cuenta que el señor de Siurana, el día de San Miguel del año 1162, se dirigió hacia Escornalbou con el objetivo de conquerir su fortaleza. Finalmente, el enfrentamiento entre musulmanes y cristianos se concluyó con la victoria de estos últimos ya que se dice que el arcangel San Miguel batalló con ellos con su espada de fuego. Por este motivo el castillo posee este topónomio.

El lugar donde se produjo este enfrentamiento aún se conoce, hoy día, como el “coll de la batalla” (Cuello de la batalla)

Por lo que se refiere a los espacios que destacan de la construcción estos son la iglesia románica, los restos de la sala capitular y el claustro.

El Castillo de Miravet

Finalmente, concluiremos la ruta iniciada en el Norte de Cataluña con la visita al Castillo de Miravet. Este se encuentra en las Tierras del Ebro en el municipio homónimo (Miravet), concretamente se alza en una cima sore el río Ebro, a una altura de 100 metros.

Este castillo merece una especial mención y es recomendable visitarlo ya que se considera una de las mejores construcciones de arquitectura templera de todo Europa. Y ya en su tiempo fue la fortaleza templera más importante de la corona de Aragón.

Esta fue construida por los musulmanes con el fín de protejer el territorio de Al-Andalus de las campañas de Carlemany. Pes a esto, el año 1153 fue conquistado por Ramon Berenguer IV, quién lo cedió, en el mismo instante, a la orden del templo.

Sobre su estructura, esta se divide en dos recintos distintos: el jussà o recinto amurallado y el recinto soberano. Y destacan espacios como la Torre del tesoro, la torre de la Sangre, el patio de armas o el Templo románico, entre otros.

Sinopsis del film de Orson Welles

Para los más curiosos explicaros que la película de Orson Welles «Campanadas a medianoche», del año 1965, trata de la historia de Lord Bolinbroke, conocido como Enrique IV, que consiguió ser rey de Inglaterra gracias al conde de Northumberland. Esto provoca que el país se divida en dos como consecuencia de los rumores que corren en relación con su participació en la muerte de Ricardo II.

En relación a estos hechos, el castillo de Cardona fue escogido como escenario de algunas de las escenas de la película por la esencia medieval que conserbaba.

Estaba previsto que se realizase dos rodajes distintos per, finalmente, únicamente se hizo una gravación en el interior de la iglesia de San Miguel, las columnas de la cual provocaron una discusión entre el iluminador de la película y el mismo Orson Welles.

La creación de un pueblo

Con el nacimiento de Cataluña el año 1000, se comenzó a dotar al territorio con distintas infraestructuras y poblacionws que aportaron caracter e identidad propia a la región. Durante estos años, que se emmarcan en la época medieval, se construyeron monasterios, ciudades amuralladas e, incluso, castillos.

Con una historia tan ligada a la monarquía, no es de extrañar que España sea rica en palacios. Para conocer el legado patrimonial de la realeza de nuestro país, no hay nada mejor que una ruta por los 20 palacios más espectaculares de España.

Palacio Real, Madrid

Construido sobre el solar del antiguo Alcázar de Madrid, el Palacio Real fue la residencia oficial de los reyes de España. Se empezó a edificar en 1738 y se convirtió en el palacio real más grande de Europa Occidental. Contiene más de 3.400 habitaciones, además de una importante colección de pintura de artistas como Goya, Velázquez o Caravaggio.

Palacio de la Granja, San Ildefonso

La afición del rey Felipe V por la caza hizo que escogiera este enclave en la La Granja de San Ildefonso, perteneciente a una comunidad de monjes. El conjunto arquitectónico del palacio es de estilo italiano, con la Colegiata como elemento central. También destacan los jardines, de estilo francés, diseñados por el arquitecto Le Nôtre, quien también ideó los jardines de Versalles.

Palacio de Carlos V, Granada

Su ubicación junto a la Alhambra de Granada no fue casualidad, ya que así el emperador y su familia tendrían el privilegio de disfrutarla en todo su esplendor. Se trata de un palacio de planta cuadrada en el que destaca un enorme patio circular. No en vano, este se alza como una de las obras más representativas del Renacimiento en España.

Palacio de la Magdalena, Santander

Situado sobre un resalte con vistas al Cantábrico, no cabe duda de que el Palacio de la Magdalena es el edificio más emblemático de Santander. Se construyó entre 1909 y 1911 y llegó a convertirse en la residencia oficial de Alfonso XIII hasta el año 1930. Tiene un estilo neoclásico inglés y francés. Actualmente acoge numerosos eventos y congresos.

Palacio de San Telmo, Sevilla

En 1682 comenzó a construirse uno de los edificios más bellos de la capital andaluza y uno de los mejores ejemplos de la arquitectura barroca de Sevilla. Destacan la portada, del siglo XVIII, y la fachada lateral, con las estatuas de los ‘Doce sevillanos ilustres’, obra del escultor Antonio Susillo.

Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial

Con la Sierra de Guadarrama de fondo se levantó el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Destacan sus líneas simples y la armonía de sus jardines y patios. El edificio tiene más de 4.000 habitaciones y también alberga el Panteón Real, donde yacen los restos de los reyes de las casas de los Austrias y de los Borbones.

Palacio de Sobrellano, Comillas

Este palacete de estilo neogótico, levantado a finales del siglo XIX, llama la atención en primer lugar por su fachada, construida con piedra de Carrejo. Una vez dentro, el palacio se divide en dos alturas: el panteón en la planta inferior y la capilla en la superior. Gran parte del mobiliario de este palacio en Comillas fue diseñado por Antoni Gaudí. También hay varias pinturas de Eduardo Llorens.

Palacio de Cibeles, Madrid

Es la actual sede del Ayuntamiento de Madrid y también es conocido como el Palacio de las Comunicaciones. Se trata de una joya arquitectónica que data de principios del siglo XX y que nació como sede de la Sociedad de Correos y Telégrafos. Además de la belleza del edificio, otro de sus atractivos es el mirador, con vistas envidiables de la capital.

Palacio de la Aljafería, Zaragoza

Este palacio islámico del siglo XI es una de las sorpresas de Zaragoza. La Torre del Trovador es su edificación más antigua y se convirtió en prisión en el siglo XV durante la Inquisición. En el interior del palacete se observan los frutos de las distintas etapas históricas: de palacio taifal a palacio mudéjar; de palacio de los Reyes Católicos a cárcel de la Inquisición y de cuartel militar a sede de las Cortes de Aragón.

Casa Botines, León

Este edificio neogótico es una de las tres obras que proyectó Gaudí fuera de Cataluña. Casa Botines, en León, es un palacio de estética medieval, pero también cuenta con reminiscencias neogóticas. En la entrada principal se alza una estatua de San Jorge. Justo enfrente se halla el Banco de Gaudí, con una estatua del célebre arquitecto sentado tomando unas notas.

Palacio Monterrey, Salamanca

De estilo plateresco, el Palacio Monterrey de Salamanca está decorado con ornamentos de animales y con escudos heráldicos. Se divide en tres pisos y consta de cuatro torres. El palacio fue erigido en el año 1539 y es la residencia oficial de la Casa Ducal de Alba.

Palacio Real de Aranjuez, Aranjuez

Inspirado en el Palacio de Versalles, el conjunto monumental de Aranjuez se inició bajo el mandato de Felipe II y se terminó con Carlos III a la cabeza. En su fachada predominan las tonalidades blancas y rojas, y está adornada con las estatuas de los tres monarcas que participaron en su construcción.

Palacio Real de la Almudaina, Palma de Mallorca

En 1309, el rey de Mallorca, Jaime II, ordenó su edificación sobre los restos de un alcázar musulmán. En el conjunto sobresalen la Capilla Real de Santa Ana, el Palacio del Rey y la sala Tinell. Además, cuenta con una extraordinaria colección de tapices flamencos. En la actualidad es la residencia oficial de los Reyes de España durante el verano, en Palma de Mallorca.

Palacios Nazaríes, Granada

Tres son los palacios que forman este conjunto levantado durante la última dinastía de Al-Ándalus: el Mexuar, el Palacio de Comares y el Palacio de los Leones. Los jardines y el susurro del agua chocando contra el mármol se funden con la arquitectura musulmana, envolviendo al visitante en todo un mundo de estímulos y sensaciones.

Palacio Consistorial, Cartagena

La edificación del Palacio Consistorial de Cartagena, que abrió sus puertas en el año 1907, responde a un estilo ecléctico de aire francés. En la fachada no pasa desapercibida su gran cúpula, mientras que, ya en el interior, hay que mencionar una sublime escalera de tintes modernistas.

Palacio Episcopal de Astorga

Este edificio neogótico lleva el sello inconfundible del maestro Antoni Gaudí. Construido con granito blanco, el Palacio Episcopal de Astorga recuerda más a un castillo. Las cuatro plantas se unen a través de una magnífica escalera de caracol iluminada gracias a la luz que entra por las numerosas vidrieras. Actualmente, es la sede del Museo de los Caminos.

Palau Güell, Barcelona

Este singular edificio modernista, situado en pleno barrio del Raval en Barcelona, también lleva la firma de Gaudí. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y es, de hecho, una de las primeras obras que diseñó el arquitecto catalán. Como sucede en la Pedrera, una de sus partes más sorprendentes es la azotea.

Palacio de los Marqueses de Viana, Córdoba

Esta mansión señorial del siglo XIV se localiza en la plaza de Don Gome en Córdoba, flanqueada por 12 hermosos patios y un verde jardín. El perfume que emana de las distintas especies florales se encarga de dar la bienvenida a este recinto en el que cada rincón es una grata sorpresa.

Capricho de Gaudí, Comillas

Resulta complicado describir con exactitud esta impresionante obra de Gaudí en Comillas. Llena de detalles decorativos y de vivos colores, esta obra está coronada por una torre-minarete, que es quizás lo más representativo de este edificio modernista. No en vano, es precisamente en el arte islámico y oriental donde el arquitecto encontró la inspiración para diseñarlo.

Palacio de Riofrío, Riofrío de Riaza

Foto de Zarateman vía Wikimedia Commons

En un paraje natural de gran belleza, como es el Bosque de Riofrío, se encuentran tesoros como este palacio del siglo XVIII. Llama la atención su fachada de color rosa y de esencia italiana. La sobriedad del exterior contrasta con la riqueza barroca que aguarda en su interior.

Tags: palacios

Palacios en España

Compartir

En España existen infinidad de sitios turísticos dentro de los que destacan los palacios de España por su majestuosidad, lujosos revestimientos y la importancia que tiene actualmente La Familia Real Española.

La mayor parte de los palacios de España fueron construidos para el alojamiento de la Familia Real Española. Por otro lado, los palacios contribuyen como parte de su tradición y cultura.

Palacios más importantes de España

Palacio Real de Madrid

Palacio Real de Madrid

Aquí se realizan ceremonias y actos solemnes del estado. Es considerado como uno de los palacios más grandes del mundo y el más grande de Europa Occidental. Posee una extensión de 135 000 m² y 3418 habitaciones.

Palacio Real de Aranjuez (Madrid)

Pertenece a la Familia Real Española. Se ubica en Real Sitio y Villa de Aranjuez (Comunidad de Madrid). Limita al norte con la Ría, al Oeste con la plaza del Raso de la Estrella y por el norte con el río Tajo.

Palacio de La Magdalena

Palacios Nazaries (Alhambra-Granada)

Es un conjunto de palacios conformado por los palacios Comares y Leones. Ambos constituyeron funciones de administración, de la corte, protocolo y retiro y disfrute privado.

Palacio de La Magdalena (Santander)

Fue construido para acoger a la Familia Real Española. Se ubica en la Península de Magdalena, frente a la isla de Mouro en Santander.

Palacio Real de Riofrío (Segovia)

Este palacio posee un estilo italiano de planta cuadrada y es una de las residencias de la Familia Real Española. Está rodeado por un bosque de 625 hectáreas, habilitado especialmente para que los reyes puedan cazar gamos y ciervos.

Madrid

Palacio de Liria

Palacio de la Zarzuela

En este palacio reside el Rey de España y es sede de la Casa de Su Majestad el Rey de España.

Palacio de Villahermosa

Es una mansión antigua que albergaba a los duques de Villahermosa. Actualmente, es sede del Museo Thyssen-Bornemisza.

Palacio de Liria

Es un palacio del siglo XVIII, forma parte y alberga a la Fundación Casa de Alba, la cual cuenta con una gran colección de arte y archivos históricos.

Barcelona

Palacio Nacional – Barcelona

Palacio Nacional

Este palacio presenta un estilo clasicista, propio del renacimiento español. Se ubica en la montaña de Montjuic y actualmente alberga al Museo Nacional de Arte de Cataluña.

Palacio Güell

Presenta un estilo característico del modernismo catalán. Está ubicado en la calle Nou de la Rambla.

Palacio de la Virreina

Posee un estilo Barroco de Cataluña, propio de la arquitectura civil. Es sede del área de cultura del Ayuntamiento de Barcelona y presta sus instalaciones para exposiciones temporales.

Córdoba

Palacio Episcopal de Córdoba

Palacio Episcopal de Córdoba

Es parte del centro histórico de Córdoba y está ubicado en el centro del casco antiguo de la ciudad. Fue declarado, por la UNESCO, Patrimonio de la Humanidad en 1994.

Palacio de los marqueses del Carpio

Es una casa fortaleza que fue construida después de la conquista de Córdoba. En su interior posee un patio de estilo neoárabe. Se ubica en la calle San Fernando.

Palacio de la Merced

Este palacio, antiguamente, constituía el convento de la Merced Calzada. En la actualidad, es sede de la Diputación Provincial de Córdoba.

En un país de pasado tan rico en patrimonio monumental y cultural como España, y además con una historia tan extensa, uno de los principales atractivos que suelen encontrarse los visitantes cuando visitan las ciudades de cierto tamaño es la cantidad de palacios que hay en ellas.

Son un reflejo de los tiempos en que la estructura social tenía dos clases privilegiadas, la realeza y la aristocracia, que vivían de forma acomodada sobre la mayor parte del pueblo y ello se plasmaba en viviendas exquisitas, construidas con materiales nobles y cuya decoración era una buena muestra de la moda artística del momento.

Ahora bien, a partir del siglo XIX hay una nueva clase social enriquecida por sus negocios comerciales e industriales, la burguesía, que trata de incorporarse a esa élite preexistente con un modo de vida fastuoso que demuestre su nuevo poderío económico. Y la mejor forma es pagando una arquitectura a la altura de esa circunstancia, generalmente con una zona dedicada a recibir invitados muy fastuosa y otra para la vida cotidiana más sencilla.

En cualquier caso, si España es pródiga en castillos también lo es en palacios. Como es lógico, muchos se concentran en la capital, Madrid, que es donde se situó la corte desde 1606. Pero hay una buena cantidad repartida por todo el territorio, tanto el peninsular como el insular.

Algunos han sido reaprovechados para sedes institucionales y sólo se pueden ver parcialmente, como el palacio de San Telmo sevillano, La Almudaina mallorquina, el Pazo de Raxoi compostelano o el Palau de la Generalitat, denominación que sirve para la de Cataluña o la de Valencia. Otros, en cambio, se han rehabilitado y acondicionado como museos en sí mismos.

1. PALACIO REAL, MADRID

El actual Palacio Real fue construido por orden de Felipe V tras el terrible incendio de 1734 que destruyó el viejo Alcázar de los Austrias. El monarca de la nueva dinastía deseaba, nieto de Luis XIV, deseaba un edificio que le recordase Versalles y así se lo encargó al arquitecto italiano Filippo Juvara, al que luego se sumaron otros nombres destacados como Sabatini.

El resultado fue espléndido, estructurado en torno a un gran atrio abierto, la Plaza de la Armería, donde se realizaban los grandes eventos militares (aún hoy tiene lugar periódicamente el espectacular Cambio de Guardia Solemne). Una vez dentro, se sube a las plantas superiores por la imponente escalera de mármol que en 1840 defendió un puñado de alabarderos contra las tropas del general Diego de León.

El espléndido Salón del Trono, con dos butacas sobre una tarima, está decorado con tapices, frescos y espejos. Se suceden así ricas dependencias, primero las del ala de Carlos III, con lugares casi de fantasía como el Salón Gasparini, rococó chinesco, o el Salón de Porcelana, forrado de dicho material. Luego, el comedor, ampliado mediante la unión de dos salas en tiempos de Alfonso XII y que aún acoge banquetes de Estado.

El otro ala del palacio es la de Carlos IV, con los billares donde Fernando VII jugaba con su camarilla o la curiosa Farmacia Real, transformada ahora en museo boticario.

El Palacio Real de Madrid – Imagen: ©.com/sailorr

Cómo llegar:
Avión: si hay un aeropuerto bien conectado con toda España es el Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Iberia, Iberia Express, Air Nostrum, Vueling y Ryanair son las compañías que vuelan a la capital desde otras ciudades españolas.Tren: si es fácil llegar por avión más aún en ferrocarril, ya que la red AVE y Alvia tiene rutas desde toda España. Lo mejor es consultar horarios y precios en Renfe.
Autobús: como pasa con el tren, también es sencillo llegar por carretera, sea en coche propio, sea en autobús. ALSA, por ejemplo hace el trayecto desde muchas comunidades autónomas.

2. REALES ALCÁZARES, SEVILLA

Una amalgama de estilos diversos no le quita un ápice de belleza a este palacio sevillano que, allá por el siglo IX, empezó siendo una alcazaba almohade para protegerse de las incursiones vikingas y luego fue sumando sucesivas ampliaciones, cada vez más alejadas del uso militar en favor del palaciego.

Se entra por la Puerta del León, que da al patio homónimo y éste al Patio del Yeso, que es del siglo XII y junto con la Sala de Justicia es lo que queda de ese período. Porque luego cayó en manos cristianas, siendo de esa época (siglo XIV, durante el reinado de Pedro el Cruel) otro patio más, el de la Montería, donde se reunían las partidas cortesanas antes de salir de caza.

Alfonso X el Sabio mandó hacer un palacio mudéjar dentro del recinto, estructurándose en torno a un par de patios: el de las Muñecas, para la vida privada, y el de las Doncellas, para la oficial. En 1427 se le añadió el impresionante Salón de Embajadores. No sería el único aditamento, ya que se habilitó para labor administrativa cuando los Reyes Católicos lo designaron sede de la Casa de Contratación y, más tarde, Carlos V levantó nuevas dependencias para celebrar allí su boda con Isabel de Portugal; en concreto, parte de los jardines y el Patio del Crucero.

Refrescantes jardines en los Reales Alcázares – Imagen: ©.com/rognar

Cómo llegar
Avión: el aeropuerto de Sevilla opera 42 destinos mediante una veintena de aerolíneas. Por ejemplo, Iberia enlaza Sevilla y Madrid, mientras que desde Barcelona lo hacen Iberia, Vueling y Ryanair.
Tren: la Estación de Sevilla-Santa Justa es el punto de llegada en AVE. Desde Madrid se tarda unas 2 horas y 20 minutos.
Autobús: varias empresas de autocares incluyen Sevilla como destino. Desde la capital, por ejemplo, Socibus oferta varias frecuencias al día; el tiempo de viaje ronda las 4 horas y media.

3. PALAU GÜELL, BARCELONA

Como decíamos al principio, a partir del siglo XIX la burguesía enriquecida quiso igualarse a la nobleza haciéndose construir ostentosos palacetes. Neoclásico y barroco son los estilos típicos pero cuando se impuso el modernismo, se abrió todo un mundo de nuevas posibilidades.

El industrial Eusebi Güell, mecenas habitual de Antonio Gaudí, le encargó a éste una vivienda en un solar muy estrecho, dificultad que el arquitecto solventó aprovechando al máximo los espacios interiores, levantando una fachada asimétrica y recargando todo de decoración neogótica, usando sus característicos azulejos (en las chimeneas), el hierro forjado (en el escudo, lámparas y verjas) y los arcos parabólicos.

El gran salón central al que se asoman las tres plantas se remata con una cúpula cónica con montones de orificios que representan la bóveda celeste. Además, las paredes se sustituyen por columnas, creando sensación de amplitud. Un sitio espectacular que forma parte del Patrimonio de la Humanidad junto con el resto de arquitectura modernista barcelonés.

Cómo llegar
Avión: Barcelona y Madrid se enlazan con el puente aéreo de Iberia, por ejemplo, aunque buena parte de los aeropuertos españoles también disponen de vuelos, especialmente en verano., y prácticamente con cualquier punto de la geografía nacional.
Tren: lo mismo se puede decir, casi, de la conexión ferroviaria gracias al AVE.
Autobús: en cuanto al desplazamiento por carretera, una de las compañías punteras en España es ALSA.

4. LA GRANJA DE SAN ILDEFONSO, SEGOVIA

Situado en la sierra segoviana de Guadarrama, la Granja de San Ildefonso es un lugar lo suficientemente cercano a Madrid (80 kilómetros) pero, a la vez, batido por el fresco montañés, eso lo hacía idóneo para que los reyes se trasladaran a ese Real Sitio en verano, huyendo del calor. Para ello transformaron en palacio una granja monástica de los jerónimos.

Fue, al igual que en la capital, a instancias de Felipe V. El encargado de los diseños, Teodoro Ardemans, contó con la colaboración del jardinero de Versalles, Le Nôtre, para ocuparse de las zonas verdes, que eran fundamentales para la idea del monarca porque ocupaban nada menos que 146 hectáreas.

Otro francés, René Carlier, hizo las 21 fuentes monumentales de 300 surtidores y temática mitológica, que se alimentan de agua por gravedad, sin motor alguno. Hoy se las puede ver funcionar tres veces al año con masiva asistencia de público (30 de mayo, 25 de julio y 25 de agosto).

Una de las fuentes del Palacio de La Granja – Imagen: ©.com/phb.cz

5. PALACIO DE ARANJUEZ, MADRID

Fue en Aranjuez, a orillas del Tajo, donde Carlos V estableció en 1501 una villa de caza que luego su hijo Felipe II encargó al arquitecto Juan Bautista de Toledo (sucedido a su muerte por Juan de Herrera) transformar en palacio. No se terminó hasta el reinado de Carlos III.

Con un interior de preciosismo inaudito, de los que son buena muestra los salones Chino y de Porcelana o la Sala de los Espejos, por fuera el Real Sitio está rodeado de grandes jardines. Hay que sumarle un edificio más pequeño llamado la Casita del Labrador y un pabellón que actualmente es el Museo de Falúas Reales, en el que se exhiben las embarcaciones usadas por los monarcas para navegar por el río.

Uno de los primeros ferrocarriles de España enlazaba el Palacio Real madrileño con Aranjuez hasta la puerta misma; se dice que, para la inauguración, el último kilómetro se dotó de raíles de plata. Hoy se ha recuperado ese trazado con el turístico Tren de la Fresa. El Palacio de Aranjuez forma parte del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 2001.

El Real Sitio de Aranjuez – Imagen: ©.com/Siempreverde

6. LA ALHAMBRA, GRANADA

El célebre conjunto formado por la alcazaba, palacios y jardines que se alza en la colina de la Sabika y constituía la ciudadela de Granada se bautizó con el nombre de Alhambra por el color de su piedra o el tono que de ésta se percibía durante los trabajos nocturnos.

Fue la residencia real y corte del Reino Nazarí granadino desde 1238, a la que se accedía por la Puerta de Armas (aunque tiene varias más). Son varios los palacios de su interior: unos corresponden a la época musulmana y otro a la cristiana, pues Carlos V quedó deslumbrado por la belleza del lugar y mandó hacer allí el suyo.

De todas las dependencias cabe destacar la Sala de los Abencerrajes, el Salón de Embajadores, la Sala de las Dos Hermanas, el Partal, la Sala de los Reyes y, por supuesto, el Patio de los Leones, con la famosa fuente recién restaurada.

El icónico Patio de los Leones – Imagen: ©.com/[email protected]

7. PALACIO CERRALBO, MADRID

El palacete donde vivió el marqués de Cerralbo pasó, a su muerte (1922), a convertirse en un museo donde exhibir la impresionante colección de aquel aristócrata, político, historiador y coleccionista.

Abrió al público en 1944 mostrando piezas arqueológicas, artísticas, joyas, porcelanas, monedas, tapices, relojes, etc. Mención especial para las pinturas, con firmas de maestros como El Greco, Zurbarán, Tintoretto, Alonso Cano, Claudio Coello, Madrazo y otros, más dibujos de Ricci y Goya, y varias esculturas de la época romana.

Pero el edificio en sí es muy bonito. Diseñado por Alejandro Sureda, tiene un zaguán para carruajes que da a la escalera de honor, por la que se sube primero al entresuelo (habitaciones de la familia, relativamente sobrias) y después a la planta principal, destinada a recibir las visitas, mucho más vistosa: armaduras, panoplias, gabinete de trabajo, biblioteca, comedor, sala de billar y un espectacular salón de baile decorado con espejos y frescos en el techo.

Imagen: Tim Adams en Wikimedia,CC BY 3.0

8. PALACIO DE LA ALMUDAINA, MALLORCA

Junto a la imponente Catedral de Palma de Mallorca, en una calle llamada, tan apropiadamente, Palau Reial, se alza lo que antaño fue una fortaleza árabe, como se puede deducir etimológicamente (Al Mudaina= ciudadela). Fue el arquitecto Pere Salva el que reformó el edificio para darle la esbeltez y hermosura de un palacio.

Estilos sucesivos añadidos desde tiempos de Jaime II, así como la planta sumada por Carlos V, hicieron que alcanzara proporciones (20.000 metros cuadrados) como para que Felipe II destinara el lugar a Real Audiencia y de la Capitanía General de las Islas. Una parte aún se usa oficialmente.

El eclecticismo estilístico no disminuye sino que aumenta su belleza, con atención especial al Tinell o salón de audiencias, el patio de armas y, sobre todo, la gótica Capilla Real. Muebles y elementos decorativos procedentes de otros sitios de Patrimonio Nacional completan el equipamiento junto a unos jardines y una curiosa escultura de Alexander Calder.

Fachada de La Almudaina mallorquina – Imagen: ©.com/alessandro 0770

9. LA CASA DE PILATOS, SEVILLA

Un sitio donde se han rodado escenas de películas como Lawrence de Arabia, El reino de los cielos o 1492. La conquista del Paraíso, tiene que resultar interesante para una visita. Pero es que, además, esta singular mansión sevillana es diferente porque su arquitectura renacentista obedece más bien al concepto típico andaluz que a lo que normalmente entendemos como palacio.

Hoy pertenece a los duques de Medinaceli pero se construyó en el siglo XV para Pedro Enríquez de Quiñones, Adelantado Mayor de la región. La leyenda dice que, estando sin terminar, su hijo visitó Jerusalén y descubrió que la distancia entre las ruinas del pretorio y el monte Gólgota era la misma que la de su casa de Sevilla y un templete cercano; consecuentemente, creó un Vía Crucis callejero con la primera estación en su palacio. De ahí derivó la historia de que había tomado como modelo las dependencias de Pilatos para acabar las obras.

El caso es que el edificio se estructura en torno a un patio con fuente, mostrando así las balaustradas de cada planta y arcadas con bustos de emperadores romanos en el friso. También hay estatuas clásicas traídas desde Roma, mientras en el piso superior, con entarimado de madera, se pueden ver tapices y pinturas de Goya, Jordán, Pacheco y otros artistas

El patio central de la sevillana Casa de Pilatos – Imagen: ©.com/Neirfys

10. LA MAGDALENA, SANTANDER

Uno de los palacios más atípicos de España es éste que se alza en Santander, asomado al mar sobre un acantilado donde antes había un bastión defensivo. Es raro porque adopta el modelo estilístico de mansión británica (con algunos elementos franceses y locales), según el diseño de los arquitectos Javier González Riancho y Gonzalo Bringas Vega. se construyó por suscripción popular entre 1909 y 1911 para que veraneara la Familia Real.

Tiene dos fachadas opuestas, estando la principal orientada al sur, dotada de dos torreones octogonales almenados (uno más grande que el otro) flanqueando la entrada, la cual tiene una escalinata central doble. El interior es visitable y hay salones decorados con pinturas de importantes artistas. En la parte baja de la península hay caballerizas de inspiración georgiana que en 1949 se usaron como prisión.

Don Juan vendió la propiedad al Ayuntamiento en 1977 y pasó a albergar los cursos de verano de la Universidad Menéndez y Pelayo, tal como había hecho ya en el primer tercio del siglo XX.

5 palacios espectaculares de España

– Palacio del Escorial (Madrid)

Incluido dentro del complejo del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, este edificio cuya planta está inspirada en una parrilla, en la que murió el santo que da nombre al sitio, se encuentra en la Sierra de Guadarrama. Ordenado por Felipe II, tiene un aspecto exterior sobrio en lo que a decoración se refiere, pero imponente por sus medidas y el ritmo que imponen la multitud de ventanas que se abren camino en sus muros de forma rítmica.

En el interior de este palacio de estilo renacentista clásico destacan la biblioteca, cuyos techos podrían rivalizar con la mismísima Capilla Sixtina y el panteón, donde se encuentran enterrados los diferentes reyes de España.

El conjunto está incluido en la lista de la UNESCO de monumentos Patrimonio de la Humanidad.

– Palacio Real de la Granja de San Ildefonso (Segovia)

Inspirado en Versalles, este gran complejo palaciego fue ordenado construir por Felipe V, el primero de los reyes de la dinastía borbónica en España, enamorado de los paisajes y la abundancia de caza que había en el entorno. Sus grandes jardines, de estilo francés y diseñados por el creador de los de Versalles, están sembrados de fuentes monumentales y esculturas al igual que los del palacio parisino.

Por lo que respecta al edificio, se trata de una construcción de estilo barroco cuyas estancias están profusamente decoradas. Destacan las grandes lámparas de araña cuyas piezas de cristal proceden de la Real Fábrica de Cristales de La Granja, que se encuentra en las inmediaciones del palacio.

– Palacio de Aranjuez (Madrid)

Ubicado a orillas del río Tajo, este majestuoso edificio fue encargado también por Felipe II, al igual que El Escorial. Sin embargo, sus obras continuaron durante los reinados de Fernando VI y Carlos III, durante cuyo reinado se incluyen las alas que cierran el patio de armas.

De su exterior destaca el Jardín del Príncipe, con sus fuentes monumentales y sus pabellones, mientras que de su interior caben destacar la Sala de los Espejos y el Gabinete Árabe o el Gabinete de Porcelana, una estancia que, al igual que la del Palacio Real de Madrid, tiene sus paredes cubiertas de elementos decorativos realizados de este delicado material. Los apliques están anclados mediante tornillos a las parees de tal manera que, en caso de un incendio, pudieran ser extraídos y salvados. Estos elementos de carácter chinesco fueron el primer gran trabajo de la desaparecida Real Fábrica de Porcelana del Palacio del Buen Retiro.

Ruta por palacios de España, muy Reales

Comparte

  • tweet

Hoy proponemos una ruta por palacios ubicados entre Segovia y Madrid, una ruta para conocer 5 palacios reales que parecen extraídos de un cuento de hadas.

Ruta por palacios: El Palacio Real de Madrid

Nuestra primera parada será en el Palacio Real de Madrid, situado en pleno centro histórico de la capital, en la famosa calle Bailén.

También es conocido como Palacio de Oriente y aunque está considerado como la residencia real, actualmente los reyes no viven allí y lo tienen sólo para actos y ceremonias de Estado .

En ese solar estaban los antiguos alcázares que fueron totalmente destruidos en un incendio, y fue Felipe V, quien mandó construirlo en el siglo XVIII, convirtiéndose en el palacio real más grande de Europa Occidental.

La colección de tapices, esculturas y pintura de su interior es un espectáculo en sí mismo, además destacan sus jardines donde podemos dar un agradable paseo.

Podemos ver los horarios y precios para visitar el Palacio Real de Madrid en la siguiente web: https://entradas.patrimonionacional.es/es-ES/informacion-recinto/6/palacio-real-de-madrid

Palacio Real de Madrid

El Palacio Real de Aranjuez

Siguiendo nuestra ruta por palacios nos vamos hasta Aranjuez para ver su imponente palacio real a orillas del río Tajo.

Para llegar hasta el Palacio Real de Aranjuez podemos hacerlo en el famoso Tren de la Fresa siendo ésta una forma original de ir a visitar Aranjuez en familia donde disfrutarán tanto los más peques como los adultos. El Tren de la Fresa une Madrid con Aranjuez los sábados y domingos de abril a octubre (excepto julio y agosto) . Para ver los precios y horarios del Tren de la Fresa puedes pinchar aquí . Otra manera de llegar al Palacio Real de Aranjuez es en coche por la nacional IV hasta Aranjuez donde a la entrada ya tienes indicaciones para llegar al mismo

Como curiosidad deciros que el palacio empezó a construirse en el siglo XVII sobre un antiguo coto de caza.

Del Palacio Real de Aranjuez destacan el comedor, el gabinete árabe y el gabinete de porcelana, además de sus jardines con sus numerosas fuentes y destacando dentro de éstos la llamada Casita del Labrador con una gran colección de estatuas y relojes.

Palacio Real de Aranjuez

Palacio Real de La Granja

Partimos hasta Segovia en nuestra ruta por palacios y a unos 13 kilómetros de la capital encontramos el Palacio Real de La Granja, construido en el siglo XVIII sobre una antigua ermita.

El Palacio Real de La Granja se compone del palacio central y varios edificios anexos donde es digno de destacar sus lámparas creadas en la Real fábrica de cristales de la Granja, las cuales son de gran dbelleza

Otro de los lugares más espectaculares del Palacio Real de La Granja son sus jardines de estilo francés. Éstos están rodeados por árboles tan majestuosos como abetos y secuoyas de más de 300 años.

Todos los días 30 de mayo, 25 de julio y 25 de agosto se celebra en los jardines del Palacio Real de La Granja un espectáculo formado por su conjunto de fuentes, en total 21, con más de 300 surtidores y decir que verlas en funcionamiento es toda una maravilla y gran un atractivo turístico.

Palacio de la Granja de San Idelfonso

Palacio Real de Riofrío

El Palacio Real de Riofrío es el más desconocido de nuestra ruta por palacios , el cual se encuentra muy cerquita del Palacio de la Granja, exactamente en la localidad de Navas de Riofrío.

Este palacio es una pequeña réplica del Palacio Real de Madrid y era un palacio de caza en el que nunca se llegó a residir.

Actualmente alberga el museo de caza y en sus jardines podemos ver un extenso bosque donde corretean gamos y ciervos.

Palacio Real de Riofrío

El Alcázar de Segovia

Siguiendo nuestra ruta de palacios llegamos hasta Segovia capital para descubrir el majestuoso Alcázar de Segovia, un castillo que parece sacado de cuento de hadas y que fue creado inicialmente en el siglo XII.

Destaca la torre de Juan II y sus múltiples salas, además dentro alberga un importante archivo militar.

Real Alcázar de Segovia

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *