0

Salsa para merluza

Tabla de contenidos

Merluza a la marinera

Esta receta de merluza a la marinera es sencilla y se puede preparar con otros muchos pescados a tu gusto. La salsa es un clásico sencillo y casero de la cocina del mar.

INGREDIENTES para 4 personas

  • 4 rodajas de merluza
  • Media cebolla
  • Opcional: 1 trozo de pimiento rojo
  • 1 copa de vino blanco (150 ml)
  • 1 cucharada de salsa de tomate
  • Media cucharada de pimentón dulce
  • 5 ó 6 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • Perejil picado, aceite de oliva, sal y pimienta
  • 12 langostinos de buen tamaño crudos y pelados o unos mejillones o almejas de carril

ELABORACIÓN

  1. En una cazuela (mejor de barro) freímos el pescado ligeramente enharinado. Solo lo sellamos un momento por las dos caras y retiramos.
  2. En la misma grasa de la cazuela pochamos la cebolla picada con el pimiento y los ajos picados en aceite.
  3. Cuando este sofrito esté listo añadimos el laurel, el pimentón y, al momento, la cucharada de tomate, y dejamos que reduzca un minuto.
  4. En esa salsa ponemos ahora la copa de vino y dejamos evaporar.
  5. Cuando reduzca el alcohol vamos a volver a poner las rodajas o lomos de merluza junto con los langostinos. Los mejillones se abren a l vapor en cazuela aparte y se aprovecha el jugo colado para añadirlo a nuestra salsa marinera.
  6. La cazuela con la merluza y los langostinos se va moviendo en vaivén para que liguen bien los sabores y la salsa.
  7. Recuerda que no es necesaria mucha cocción para que no se pase el pescado. Al final añadimos los mejillones (con una concha nada más) y espolvoreamos con un poco de perejil picado y servimos caliente, recién hecho.
  8. Para hacer el plato más completo puedes servir sobre una base de patatas cocidas y troceadas.

CONSEJOS Y COMENTARIOS

Con este sencillo guiso de merluza a la marinera se puede preparar cualquier pescado blanco que te guste respetando los tiempos de cocción del pescado que elijas. Es un plato perfecto para ocasiones especiales pero lo puedes incorporar al menú diario si usas pescado congelado.

Descarga nuestra app gratuita


¿Te ha gustado? Síguenos en Facebook y consigue las mejores recetas!
ResumenNombre Merluza a la marinera Publicado el 2014-11-29

Cómo preparar merluza a la marinera. Hay recetas con pescado que se hacen en casa de “toda la vida” y disfrutamos de ellas sin pensar en el por qué están en los menús habituales y en alguna ocasión especial.

Esta merluza a la marinera es una de ellas, ya que mi madre la lleva cocinando desde mis tiempos de infancia pero nunca le he preguntado cómo comenzó a hacerla. Lo que sí recuerdo es el disfrutarla muchos fines de semana en la mesa.

Es un plato sencillo y está lleno de sabor a mar, por eso que mi madre le llama siempre que es “a la marinera”. Desde que vivo fuera de casa, también la preparo en casa de vez en cuando, sobre todo cuando encuentro una buena merluza en la pescadería. Rivaliza directamente con otros clásicos como la merluza en salsa verde, la merluza a la gallega o el guiso marinero con merluza.

De lo que se trata es que sea un plato bien marítimo y con “invitados” de categoría perfecto para Navidad. Además resultará una salsa espectacular, de esas que gusta rechupetear con un buen pan. Espero que os guste la receta y disfrutéis tanto como yo cuando la preparo en casa.

Preparación de la merluza a la marinera

  1. Le pediremos al pescadero/a que nos prepare la merluza entera para guisar, en rodajas. La cabeza también la necesitamos, ya que la usaremos para el caldo de verduras.
  2. Una vez en casa, lo primero es poner las almejas en remojo, por lo menos un par de horas antes. En agua fría, con sal gruesa. Cambiaremos el agua un par de veces.
  3. En una cazuela pequeña, con un litro de agua, preparamos el caldo de pescado con la cabeza de merluza, una cebolla pequeña pelada y la parte blanca de un puerro. Una vez llegue a ebullición, salamos al gusto y cocinamos a fuego lento al menos 30 minutos.
  4. Pelamos la cebolla grande y la cortamos en “brunoise”. Pelamos los dientes de ajo y cortamos en trocitos muy pequeños. En una cazuela grande, ancha y plana, vertemos aceite de oliva virgen extra y sofreímos la cebolla y el ajo. Salamos ligeramente.
  5. La pochamos a fuego medio durante 5 minutos, y a continuación añadimos 2 cucharadas de harina. Mezclamos bien y seguimos cocinando.
  6. Vertemos el vino, mezclamos de nuevo y dejamos que se evapore el alcohol.
  7. Añadimos ahora 500 ml. de caldo de pescado, dos cucharadas de perejil fresco bien picado y removemos para que se integre bien todo.
  8. Bajamos el fuego y dejamos que coja consistencia la salsa mientras preparamos el pescado.

Cocción y presentación final de la merluza a la marinera

  1. Salamos ligeramente la merluza. La pasamos por harina y la vamos friendo -vuelta y vuelta- en una sartén con aceite de oliva virgen extra.
  2. Cuando tengamos todas las porciones hechas, las pasamos a la cazuela con la salsa.
  3. El líquido debe de cubrir el pescado. Si hace falta añadimos más cantidad de caldo.
  4. Colocamos los langostinos y las almejas ya escurridas, que repartimos uniformemente por la cazuela.
  5. Tapamos y cocinamos a fuego medio 10/12 minutos. Este tiempo será suficiente, ya que no queremos pasarnos de cocción y “machacar” el buen producto que hemos comprado.

Esta merluza a la marinera es una receta muy cómoda para una fecha especial del año o porque sí. El sabor delicado y suave de todos los ingredientes, es siempre un éxito asegurado, espero que os guste.

No dejéis de disfrutar de todas las recetas de pescado y marisco que tenemos en el blog.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

Consejos para una merluza a la marinera de rechupete

  • La merluza es el ingrediente principal de la receta. Tenemos la suerte de poder encontrar merluza de buena calidad durante todo el año en las pescaderías, y a buen precio. Par 4/5 comensales escogeremos una pieza entera sobre 1,5 Kg., al comprarla entera nos saldrá más económica.
  • Cuando estoy por mi tierra Galicia, encuentro merluza fresca sobre 6-7 € el kilo, de buena calidad. En ciudades más grandes como Madrid o Barcelona, el precio sube y está a 12-14 € kilo. Mi recomendación es que siempre compréis merluza blanca, pescada en las costas gallegas o del Cantábrico, y así os aseguráis de llevaros a casa un producto excelente.
  • En cuanto a las almejas, lo mismo os digo, mejor las gallegas. Podéis usar desde las más caras –la fina- hasta las más económicas, las chirlas, como en mi caso. También he usado unos langostinos, que perfectamente pueden ser gambas de las grandes.
  • La receta que yo cocino es esta pero para los amantes de las patatas, podéis incluirlas también en el proceso. Una vez peladas y cortadas en panadera (aprox. 1 cm.), las colocaríamos en la base de la cazuela, y sobre ellas la merluza. En este caso seguro que necesitáis más cantidad de caldo.
  • Esta cazuela de merluza con marisco es una auténtica gozada. Un “mar” de sabores y una salsa deliciosa, de las de no parar de untar con una buena hogaza de pan.

La merluza es uno de los pescados que más acompañamientos y salsas admite. Hoy os traigo un clásico en algunas casas, merluza con almejas. Es una receta que es perfecta para cualquier evento familiar ya que seguramente acertéis con vuestros invitados.

Es importante también en esta receta que previamente hagamos un buen fumet de pescado, os dejo aquí la receta para que le echéis un ojo.

La merluza es un pescado perfecto para seguir una dieta ya que lo recomiendan en casi todas. Podemos hacer merluza en salsa o una deliciosa merluza con salsa de trompetas de la muerte (mi preferida) y si queremos saltarnos un poco la dieta podemos hacer la típica merluza gratinada, al llevar un poco de mayonesa pues va un poco mal si queremos bajar de peso.

Ingredientes para 4 personas

  • 4 lomos grandes de merluza
  • 250 gramos de almejas
  • 1 cebolla
  • 1 ajo
  • Fumet de pescado
  • 1 copa de vino blanco
  • Perejil fresco
  • 1 cucharada de harina
  • Sal

Cómo hacer merluza con almejas

1.- Comenzamos pochando el ajo a fuego medio.

2.- Una vez pochado agregamos la cebolla y la pochamos igualmente hasta que se quede transparente.

3.- Agregamos una cucharada de harina. Esto lo hacemos para espesar la salsa. Seguidamente agregamos el vaso de vino blanco y dejamos que se evapore el alcohol. Ponemos 500-700 ml de caldo de pescado y dejamos que se cueza a fuego lento durante 10 minutos. Incorporamos el perejil fresco picado.

Merluza en salsa, receta fácil

Esta receta de Merluza en salsa te sorprenderá por lo fácil que es prepararla, podemos añadirle almejas y gambas y tenemos una receta más completa.

Se puede preparar igualmente con merluza congelada, también queda muy rica


Ingredientes:

  • Una merluza fresca de 1.5 kg mas o menos cortada en rodajas
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 4 cucharadas soperas de tomate frito
  • 200 ml de vino blanco
  • 80 g de guisantes congelados
  • 1/2 cucharada de harina
  • Perejil fresco
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta
  • 1/2 l de caldo de pescado
  • Harina para rebozar el pescado

Preparación de la Merluza en salsa:

Con la cabeza de la merluza, una cebolla, un tomate, una zanahoria y una hoja de laurel, preparamos un caldo de pescado.

Lavamos y secamos bien la merluza, salpimentamos y pasamos los trozos por harina, sacudimos el exceso.

Ponemos aceite en una sartén y vamos friendo los trozos de merluza, no es necesario hacerla mucho. Reservamos en un plato con papel absorbente.

En una cazuela, ponemos un poco de aceite de freír la merluza, lo colamos para que no caigan impurezas y sofreímos la cebolla y los ajos picados, añadimos un poco de sal para que la cebolla se haga antes.

Cuando tengamos la cebolla transparente, añadimos el tomate, removemos y agregamos la harina, volvemos a remover unos segundos para que se integre bien la harina y se cueza un poco.

Agregamos el vino y dejamos reducir un poco, añadimos unos 400 ml de caldo de pescado y cuando empiece a hervir añadimos los guisantes, dejamos cocer unos 5 minutos

Pasados los 5 minutos, añadimos perejil picado y la merluza.

Dejamos cocer todo junto unos 8 – 10 minutos removiendo la cazuela de vez en cuando.

Si vemos que hace falta caldo se lo vamos añadiendo, rectificamos de sal y dejamos reposar unos minutos antes de servir.

Fácil verdad??


Otras dos recetas con Merluza que te pueden gustar es esta del blog El crepitar de los fogones, Cazuela de merluza con mejillones y almejas

Y esta Merluza con gambas súper fácil

Espero que te gusten? y nos vemos en la próxima receta.. 😉

Merluza en salsa verde. 5 recetas diferentes para chuparse los dedos

Freskibo | 01 febrero 2019 | Blog, Gastronomía

La merluza en salsa verde es uno de los platos más típicos de la gastronomía vasca, de hecho también se la puede llamar merluza a la vasca. Existen numerosas variantes de esta receta, cada una con un punto especial y a veces sorprendente. Transformando el plato en uno completamente nuevo. Hoy en blog de Freskibo 5 recetas de merluza en salsa verde para chuparse los dedos.

Merluza en salsa verde tradicional

Ingredientes:

  • 1 paquete de Merluza en Filetes Freskibo
  • 250 gr de almejas
  • Espárragos
  • ½ litro de caldo de pescado
  • 2 cucharadas soperas de harina
  • Vino blanco
  • Ajos
  • Cebolla
  • Perejil
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación:

Empezamos vertiendo generosamente el aceite de oliva en una sartén, mejor que sea grande, o una olla, rebozamos los filetes de merluza con harina y los añadimos. Cuando la merluza esté frita la retiramos y vertemos el ajo y la cebolla picados muy finamente, a fuego muy lento. Queremos que se pochen lentamente vigilando que no se quemen. Posteriormente añadimos la cucharada de harina, medio vaso de vino blanco, y al cabo de un par de minutos el caldo de pescado. Durante este proceso tenemos que ir removiendo la salsa para que ligue correctamente. Al cabo de unos 4/5 minutos añadimos las almejas, la merluza, el perejil y los espárragos. Recuerda lavar y dejar reposar las almejas al menos 1 hora para que escupan toda la arena. Dejamos otros 5 minutos para que se vayan mezclando todos los sabores y la salsa empape todos los ingredientes. ¡Y listo! Comensales a la mesa y a disfrutar.

Merluza en salsa verde con guisantes

Ingredientes:

  • 1 paquete de Merluza en Filetes Freskibo
  • Espárragos
  • 300 ml de caldo de pescado
  • 2 cucharadas soperas de harina
  • Vino blanco
  • Ajos
  • Perejil
  • 100 gr de guisantes
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación:

La preparación de la merluza en salsa verde con guisantes es bastante similar a la que hemos relatado anteriormente. Pero empecemos por el principio, ponemos aceite en una olla o sartén grande y marcamos la merluza enharinada. Retiramos la merluza y doramos dos dientes de ajo cortados finamente. Una vez dorados añadimos una cucharada de harina, medio vaso de vino blanco, el caldo de pescado y el perejil. Removemos durante unos 5 minutos y añadimos guisantes, espárragos y los filetes de merluza Freskibo. Dejaremos que todos los ingredientes vayan mezclando sus sabores y los guisantes y la merluza acaben de cocinarse. Al cabo de pocos minutos, cuando la salsa tenga la textura deseada, podemos retirar el guiso y servir.

Merluza en salsa verde con patatas

Ingredientes:

  • 1 paquete de Merluza en Filetes Freskibo
  • 400 g de patatas
  • 300 ml Caldo de pescado
  • Cebolla
  • Harina
  • Ajos
  • Vino blanco
  • Cayena molida
  • Perejil
  • Laurel
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación:

Empezaremos la receta de la misma forma que las anteriores, enharinando la merluza y marcándola. Separaremos la merluza y empezaremos con la salsa verde y las patatas. Pondremos a pochar la cebolla, 2 dientes de ajo, una pizca de cayena en polvo y el perejil. Al cabo de un par de minutos ponemos la patata cortada en rodajas, de unos 2 dedos de grosor. Cuando hayan cogido color les damos la vuelta, añadimos medio vaso de vino y el caldo de pescado. Taparemos, y con fuego medio-bajo dejaremos que se cuezan las patatas. Una vez pasados alrededor de 10 minutos añadiremos la merluza y coceremos hasta que el pescado esté listo. Iremos removiendo para ligar la salsa y listo.

Merluza rellena de langostinos y salsa verde

Ingredientes:

  • 1 paquete de Merluza en Filetes Freskibo
  • 1 paquete de Langostinos cocidos Freskibo
  • Harina
  • Nata para cocinar
  • Patatas
  • Vino blanco
  • Cebolla
  • Ajo
  • Perejil
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación:

Cogemos los Langostinos cocidos Freskibo, los pelamos, desmenuzamos y añadimos a la sartén juntamente con la nata para cocinar. Iremos removiendo a fuego lento-medio hasta conseguir una textura más densa. Por otro lado partimos los filetes de merluza y los rellenamos con la salsa y los langostinos a modo de sándwich. Con el horno previamente calentado a 180 grados, introducimos la merluza rellena y lo dejamos cocer durante unos 15 minutos. Durante este tiempo aprovecharemos para hacer la salsa verde. Pondremos una sartén al fuego con un poco de aceite, añadiremos un par de dientes de ajo picados i una cebolla. Cuando estén dorados añadiremos la harina, removiendo para ligar la salsa. Cuando la mezcla esté ligada añadimos el vino, el caldo y el perejil. Después de 10 minutos removiendo ya tendremos lista la salsa verde. Solo nos quedará verter la salsa a la merluza rellena. ¡Buen provecho!

Albóndigas de merluza en salsa verde

Ingredientes:

  • 1 paquete de Merluza en Filetes Freskibo
  • Patata
  • Huevo
  • Pan rallado
  • Perejil
  • Cebolla
  • Vino blanco
  • Ajo
  • Leche
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación:

En una picadora, ponemos la merluza, un par de dientes de ajo y la patata previamente hervida. Cuando tengamos una masa semi homogénea añadiremos el huevo, un chorro de leche, el pan rallado y el perejil. Lo mezclaremos todo lentamente con un cucharón o espátula. Una vez conseguida la mezcla amasaremos las albóndigas y las rebozaremos en pan rallado y una paella con aceite caliente. Para la salsa verde seguiremos el mismo procedimiento que en la receta anterior. Picamos una cebolla y 2 dientes de ajo y lo doramos en una sartén. Cuando tengan esa tonalidad ocre y translúcida, añadiremos la harina, removiendo constantemente. Al tener la mezcla ligada añadiremos el vino, el perejil y el caldo. Cuando hayan pasado 10 minutos tendremos lista la salsa verde. La podemos verter sobre las albóndigas o servirla separada en una salsera.

Cómo hacer merluza en salsa verde. Si me tengo que decidir por alguna de las recetas de pescado y marisco de la gastronomía vasca.

No sabría elegir entre una buena merluza a la vasca, un guiso de merluza, merluza a la Koskera o la que os presento hoy, merluza en salsa verde. Aunque otras recetas como la merluza a la marinera, la merluza al horno o el famoso Bacalao al Pil-pil no desmerecen ni una miga. Estoy profundamente enamorado de ambas, y además son mis peixes preferidos.

En la cocina vasca los ingredientes son abundantes, variados y de mucha calidad. Es una gastronomía muy parecida a la gallega donde prima la calidad del ingrediente por encima de todo. Tenemos grandes recetas de pescado, desde esta misma merluza a los chipirones, y muchas formas de preparar el bacalao. Siempre recetas sencillas, de calidad y que se preparan en un plis-plas. Una cocina sana y muy saludable.

La receta que os presento hoy no es la clásica que inventó Doña Plácida de Larrea en mayo de 1723. Os sorprenderá que tenga fecha exacta… resulta que hay registro escrito de la receta y de quién la cocinó.

En una carta a una amiga Doña Plácida comentaba cómo había guisado la merluza, en salsa con abundantes perejil y adornándola con espárragos de Tudela, chirlas y una docena de gordos cangrejos pescados en aguas del Ibaizabal. Merluza guisada y servida en cazuela de barro.

Las modificaciones vinieron después, los guipuzcoanos cambiaron chirlas y cangrejos por almejas y le añadieron huevo duro. Así que os dejo con la receta de merluza a la guipuzcoana sin almejas, rica está, y si la queréis con almejas… más rica todavía. Lo importante es que la merluza sea de calidad, los ingredientes a tu gusto.

Preparación de la merluza en salsa verde

  1. Lo importante en esta receta es elegir bien su ingrediente principal: la merluza. Id a vuestro pescadero de confianza y que os recomiende una buena, que os la corte en rodajas de dos dedos aproximadamente de grosor. En casa lavamos muy bien las rodajas para quitar posibles impurezas y secamos con papel absorbente.
  2. Si queremos que este plato lo coman los pequeños de la casa podemos emplear lomos congelados sin espinas. Siempre que los descongelemos de manera correcta, es decir, en la parte baja de la nevera 24 horas antes.
  3. Esta es una opción para que los peques coman pescado. Al ser sin espinas os aseguro que os pedirán este plato más de una vez. Además la merluza les suele gustar pues tiene un sabor suave y un olor poco pronunciado.
  4. En esta receta lo mejor es usar una cazuela de barro bastante grande donde quepan todas las rodajas, aunque si tenéis una cazuela baja os valdrá de igual forma. La cocción es más lenta en la de barro pero os saldrá bien de igual forma.
  5. Salamos las rodajas de merluza por ambos lados. Reservamos.
  6. Pelamos los dientes de ajo y los picamos muy muy finos. Lavamos el perejil, lo sacudimos bien para que se seque un poco.
  7. Luego lo picamos muy finamente con un buen cuchillo hasta que nos queden unas tres cucharadas del mismo. Reservamos.

Preparación de la salsa y presentación de la merluza

  1. A continuación, ponemos en una cazuela de barro o una cazuela baja el aceite de oliva virgen extra al fuego con los ajos muy picados.
  2. Cuando estos comiencen a dorarse, vigila que no se quemen, añadimos la harina y cocinamos un poco, medio minuto llega. Antes de que tome color añadimos el vino blanco y removemos bien con una cuchara de madera.
  3. Acto seguido echamos el caldo de pescado caliente, si no tiene sal es hora de añadirle una pizca. Dejamos hervir un minuto e introducimos el perejil picado.
  4. Incorporamos las rodajas de merluza junto con los guisantes (yo empleé de lata con lo que es suficiente que se calienten en el caldo). Dejamos que se cocinen por una de sus caras durante unos tres minutos de reloj, no os paséis para que no se estropee la merluza.
  5. En este proceso debemos menear la cazuela suavemente durante toda la cocción del pescado para que la salsa vaya ligando. A los cinco minutos de haber dado la vuelta a la merluza, ya está hecha. Probamos de sal, por si tenemos que rectificar.

  1. Mientras en otro fuego vamos a cocer los huevos. Ponemos los huevos en un cazo y los cubrimos con agua fría. Cocemos 10 minutos a partir de la ebullición.
  2. No debemos cocerlos más tiempo ya que se forma un halo oscuro de color verdoso alrededor de la yema desagradable a la vista. Con estas indicaciones os tienen que quedar perfectos. Dejamos que se enfríen y cortamos en trozos regulares. Reservamos en un plato.
  3. Añadimos a la salsa los espárragos y el huevo duro. A este plato le van muy bien unas gambas, unas almejas o berberechos. Normalmente suelo preparar unos cachelos o patatas cocidas gallegas que le van de impresión.
  4. Para la presentación, repartimos dos rodajas en cada plato. Cubrimos con la salsa verde, a mí me encanta tanto como el mismo pescado.

Vuestros consejos y recomendaciones para una merluza en salsa perfecta

  • Podemos emplear esta salsa o forma de cocción como base para muchos tipos de pescado.
  • Si queremos que la salsa nos quede muy verde ponemos en la batidora perejil y aceite de oliva virgen extra. Lo trituramos bien y lo añadimos al final.
  • Si os gusta la salsa verde más espesa sólo tenemos que añadir más harina. Y si la queremos más suave, menos harina. Al gusto.
  • Un último consejo, que no falte en la mesa una buena hogaza o barra de pan, la salsa está impresionante.

Podéis ver en este paso a paso como preparar esta merluza en salsa verde, una de esas recetas que llevamos en el ADN de la gastronomía española.

  • Preparación: 10 min
  • Cocción: 30 min
  • Total: 40 min
  • Comensales: 2
  • Calorías: 358
  • Tipo de comida: Principal
  • Tipo de cocina: Española

La merluza es un pescado bastante curioso, suele gustar mucho más a aquellos que no son grandes amantes del pescado que a los que disfrutan a tope con todo lo que viene del mar. El motivo es simple, la merluza tiene un sabor muy sutil, dicho de otro modo, es un pescado que no sabe mucho a pescado y, precisamente por eso, casa bien con casi todo tipo de salsas, como la salsa de tomate de esta merluza a la cazuela.

Ingredientes

  • Rodajas de merluza, 4
  • Patatas medianas, 2
  • Gambas peladas, 100 g
  • Almejas, 300 g
  • Aceite, 3 cucharadas + el necesario para freír las patatas
  • Cebolla, 1
  • Pimiento rojo, 1/4
  • Salsa de tomate, 200 ml
  • Caldo de pescado, 200 ml
  • Vino albariño, 100 ml
  • Harina, 1/2 cucharada
  • Sal

Os propongo la receta más sencilla que preparo yo en casa, pues se trata de un plato en que cada cocinero tiene su propia receta, hay quien le pone guisantes, espárragos, huevos duros, que también le van genial, pero cuando hay prisa, con el pescado, las patatas y la salsa el más que suficiente.

01: Abrir las almejas

Antes de nada debemos asegurarnos de que las almejas están limpias de tierra, para eso las dejaremos una o dos horas en la nevera en un bol lleno de agua con sal y, pasado ese tiempo las sacaremos del agua con ayuda de las manos, nunca volcándolas sobre un escurridor o similar porque entonces la arena que hubieran podido soltar les caería de nuevo encima.

Para abrir las almejas, en una sartén ponemos a calentar el vino albariño y cuando se empiecen a formar burbujas echamos las almejas, bajamos el fuego y esperamos a que se abran. Cuando estén abiertas, reservamos por un lado las almejas abiertas y por el otro el vino y todos los jugos que hayan soltado las almejas.

02: Preparar la salsa y freír las patatas

Cortamos la cebolla y el pimiento rojo en mirepoix (trozos regulares de unos 5 mm).

En una cazuela amplia -normalmente esta receta se preparaba en una cazuela de barro, de ahí el nombre- ponemos a calentar tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra y pochamos la cebolla y el pimiento con sal al gusto.

Cuando estén tiernas las hortalizas, las apartamos hacia un lado de la cazuela y en el hueco que hemos hecho echamos la harina, que tostaremos ligeramente durante un minuto sin dejar de remover para que no sepa a crudo.

Añadimos el caldo de cocer las almejas que teníamos reservado y lo dejamos a fuego alegre para que se evapore el alcohol del vino.

Cuando deje de oler a alcohol, añadimos la salsa de tomate y el caldo y lo dejamos a fuego mínimo hasta que terminemos de freír las patatas.

Mientras se están pochando las verduras, aprovechamos el tiempo para pelar las patatas, lavarlas, secarlas bien, cortarlas en rodajas de unos tres o cuatro milímetros d espesor y freírlas en aceite abundante hasta que se doren.

Cuando las patatas estén fritas las echamos en la cazuela con la salsa y las acomodamos bien en el fondo de la cazuela.

03: Cocinar el pescado

Sobre las patatas colocamos las rodajas de merluza previamente sazonadas, las gambas peladas y las almejas que teníamos reservadas. Tapamos la cazuela y dejamos cocinar durante unos cinco minutos, lo justo para que el pescado esté cocinado pero sin resecarse.

04: Servir

La merluza a la cazuela se sirve inmediatamente y acompañada de un buen pan, porque la salsa te lo va a pedir a gritos. En el momento de servir se puede espolvorear con perejil fresco picado, aunque es completamente opcional.

Notas

Se puede aligerar un poco la receta si en vez de freír las patatas, las cocemos en el guiso. Para eso añadimos un poco más de de caldo de pescado, cuando empiece a hervir, echamos las patatas en rodajas finas, las dejamos cocer con la cazuela tapada hasta que estén tiernas y, en ese momento, añadimos la salsa de tomate, mezclamos bien y, finalmente, añadimos las rodajas de merluza, las gambas y las almejas.

La receta de merluza a la cazuela es, desde mi punto de vista, el mejor ejemplo de comida reconfortante que hay.

No hay nada como el caldo perfumado de este plato para calentarse el cuerpo, o las propiedades de los mariscos y el pescado que contiene la cazuela, como para sentirse mejor después de una jornada dura, de una noche de marcha o de un momento de mucha hambre.

La merluza a la cazuela es una receta perfecta para los que aman los platos caldosos, o para los seguidores de la gastronomía del mar. Pocos platos reúnen tantos mariscos y pescado, y les sacan tanto sabor como éste.

Una buena merluza a la cazuela será siempre un plato ideal para una celebración o para una comida familiar.

Cómo hacer merluza a la cazuela

Toma en cuenta que para hacer esta receta vas a necesitar una buena cantidad de fumet de pescado.

Para hacer la merluza en cazuela, también tendremos que remojar las almejas, con el objetivo de quitar los restos de arenilla. Puedes remojarlas dos horas en suficiente agua con un puñado de sal, aunque hay cocineros que las dejan en remojo durante la noche entera.

En cualquier caso, recuerda volver a enjuagar bien las almejas luego de sacarlas del agua de remojo.

5 de 3 votos

Receta de merluza a la cazuela tradicional

Aprende cómo preparar este plato de toda la vida: una merluza a la cazuela como las que hacen las abuelas, abundante, reconfortante, saludable y muy sabrosa. Plato Pescados Cocina Casera Keyword Receta tradicional Tiempo de preparación 15 minutos Tiempo de cocción 20 minutos Raciones 6 Calorías 330kcal Autor Lola

Ingredientes

  • 6 medallones de merluza de entre 150 y 200 gramos cada uno
  • 4 dientes de ajo
  • 1/2 cebolla
  • 100 gramos de guisantes cocidos o en conserva
  • 1/4 kilo de almejas
  • 1/4 kilo de gambas
  • 3/4 litro de fumet o caldo de pescado
  • Harina de trigo
  • Sal al gusto
  • Pimienta en polvo al gusto
  • Aceite vegetal

Elaboración paso a paso

  • Comenzaremos partiendo del principio de que los trozos de merluza ya están limpios.
  • Con este punto ya cubierto, nos haremos cargo del ajo. Pelaremos los dientes y los picaremos en láminas muy delgadas.
  • Haremos lo mismo con la cebolla: la pelaremos y la picaremos en cubitos.
  • Luego, cubriremos un plato con una capa de harina, la cual utilizaremos más tarde para rebozar la merluza.
  • Para continuar, calentaremos un chorro de aceite en una sartén grande antiadherente o cazuela, a fuego medio-bajo.
  • Cuando el aceite esté caliente, freiremos el ajo y la cebolla que habíamos picado previamente. Lo cocinaremos por cinco minutos, removiendo con frecuencia. El objetivo es que se dore, pero sin quemarse.
  • Luego recuperamos el ajo y la cebolla con una espátula escurridora. Los reservaremos momentáneamente y aumentaremos la intensidad del fuego a medio.
  • Salpimentaremos al gusto cada pieza de merluza y la pasaremos por la harina, cubriendo ambas caras. Luego, iremos colocando el pescado en el aceite, para que se cocine. Haremos primero un lado y luego el otro, sumando un máximo de diez minutos de cocción.
  • Incorporaremos los guisantes escurridos, las almejas y las gambas. Bañaremos todo con el caldo de pescado.
  • Deja cocinar durante cinco minutos más. En ese tiempo deberían abrirse las almejas.
  • Pasado este tiempo, prueba el caldo para verificar la sazón. Si hace falta, corrige con más sal y pimienta, y mezcla cuidadosamente la salsa para no dañar la merluza ni los mariscos.
  • Luego, cubre las piezas de merluza con el ajo y la cebolla cocidos previamente.
  • Eso es todo; la merluza a la cazuela ya está lista para servirse. Idealmente, sirve cada pieza en un plato hondo o cazuela de barro individual, acompañada de un poco de caldo, un poco de guisantes y algunas almejas y gambas.

Consejos para preparar esta receta

  • Lo ideal es que en la pescadería pidas medallones de un par de dedos de espesor. Esta representará una porción ideal para cada comensal y además será más fácil de manipular, sin que cada pieza se rompa.
  • Recomiendo utilizar almeja babosa porque desde mi punto de vista, es la más sabrosa para cocinar este plato. Sin embargo, existen otros tipos de almeja que también pueden quedarle bien.
  • Si hay alguna almeja que no se abre con la cocción, sácala de la preparación y deséchala.
  • Opcionalmente, puedes picar las hojas de unas cuantas ramas de perejil fresco, y espolvorear con estos los medallones de merluza, al momento de servir.
  • Hay quienes incorporan a esta preparación algunos espárragos blancos. También puedes preparar un par de huevos duros, cortarlos en cuartos y usarlos para decorar los platos al servir.
  • La merluza cocinada en cazuela siempre quedará más rica si utilizas pescado fresco en lugar de congelado.

Otras recetas con merluza que te recomiendo preparar:

  • Merluza a la plancha
  • Merluza a la gallega

Merluza a la plancha

15 m Calorias: 85 Fácil 4 personas

¡Prueba esta merluza a la plancha y verás como repites! Una receta saludable para disfrutar de los beneficios del pescado blanco. En España los pescado más consumidos casi en la misma proporción son la merluza , el atún blanco y el bacalao, dos de ellos son pescados blancos muy bajos en grasas. En otro artículo de cocina-casera.com hicimos sudado de pescado, hoy merluza a la plancha.

¿Qué diferencia los pescados blancos de los azules?

La principal diferencia es su contenido en grasa, además los pescados azules pueden tener una la carne más oscura como sucede con el atún el bonito o el salmón. El pescado azul tiene un porcentaje de grasa entre el 5-10%. Pescados blancos como la merluza, el gallo, o el bacalao tiene un contenido de grasa bajo no supera el 2,5 % por eso son adecuados para dietas hipocalóricas.

Existe una categoría intermedia que es la de los pescados semigrasos que en realidad son azules pero a veces se clasifican como blancos. La razón es sencilla, son pescados cuyo porcentaje de grasa corporal varía a lo largo del año. Puede estar entre el 2,5 y el 5% en esta categoría encontramos a la dorada, la lubina o el besugo.

Ingredientes para Merluza a la plancha para 4 personas

Para el Pescado

  • Filetes de merluza – 4 lomos o medallones (pueden ser congelados)

Aliño

  • Aceite de oliva virgen extra – 2 cucharadas
  • Ralladura de limón – 1 cucharadita
  • Albahaca seca – ½ cucharadita
  • Zumo de limón – 50 ml
  • Sal – ½ cucharadita
  • Pimienta – ¼ de cucharadita

Cómo hacer la receta de Merluza a la plancha

  1. Si usas merluza congelada lo mejor es dejarla descongelar la noche anterior en la nevera. Si se te olvida descongelar el pescado no recurras al microondas. Este electrodoméstico es estupendo para muchas cosas pero no precisamente para descongelar pescado. Las ondas del microondas ‘cuecen desde dentro’ deshidratando el alimento, por eso es mejor descongelar de otra forma. En una olla o cazuela añade agua y calienta hasta que esté sobre 38-40 grados. Notarás que está bien caliente sin que te queme demasiado. Coloca el pescado en una bolsa de congelación, las llamadas ‘bolsas tipo Zip’ grande o en dos medianas. Cuando el agua esté caliente con cuidado la introduces en la olla ya con el fuego apagado y lo dejas reposar. Verás que en unos 20 minutos el pescado estará casi descongelado. Es menos rápido que el microondas pero no afecta a la textura y sabor del alimento. Una vez descongelada sacamos el pescado de la bolsa y deja reposar.
  2. Si utilizas para la receta merluza fresca, nos saltamos el paso anterior y directamente vamos a prepara nuestro aliño. En un recipiente de vidrio con tapa (cualquier bote que tengas por casa), combinamos el aceite de oliva, el zumo de limón, la la albahaca y la ralladura de limón. Añade también la sal y la pimienta. Cierra el frasco y agita unos segundos. Añade un poco de este aliño sobre el pescado (es útil usar una brocha de silicona) si no tienes utiliza una cucharadita pequeña y esparce el aliño sobre la merluza pero no uses todo el aliño, reserva un poco.
  3. Prepara la plancha o sartén a fuego fuerte, cuando esté caliente baja la temperatura del fuego. Dora la merluza por ambas caras aproximadamente dos minutos por lado. Una vez el pescado esté a tu gusto apaga el fuego.
  4. A la hora de emplatar coloca el pescado en una fuente o plato y riega con el resto del aliño cítrico que nos queda.

Notas y Consejos

Otra versión de la receta que queda deliciosa consiste en sustituir la albahaca seca por hojitas de hierbabuena picadas bien finas.

¿Te ha gustado nuestra merluza a la plancha? Si quieres puedes ver otras recetas de pescado fáciles que te encantarán. ¡No te olvides de bajarte nuestra app!, tendrás a diario las mejores recetas caseras

Purrusalda de bacalao

Si te ha gustado esta receta de Merluza a la plancha te aconsejamos no te pierdas más Recetas de Pescado y no olvides descargar Gratis Nuestro App. DESCARGAR AQUÍ.

Cuando queremos hacer una receta de pescado, normalmente pensamos en asarlo en el horno, guisarlo a la vasca o en salsa verde, o preparar unas delicias o tajadas rebozadas, pero no solemos pensar en pescado cocido porque lo asociamos a comida de enfermo. Dado que estamos en época de reducir calorías y cuidarnos para adelgazar tras los excesos del final de año, hoy os cuento cómo cocinar pescado hervido sin que parezca comida de hospital.

Un buen lomo de merluza cocido con un poco de gracia puede ser un plato delicioso, -y por supuesto muy ligero-, y aunque sea perfecto y nos siente bien cuando estemos con el estómago revuelto o estemos convalecientes, también es un plato estupendo para quedar satisfechos y disfrutar de una buena receta de pescado.

Cómo cocinar pescado hervido sin que parezca comida de hospital

Para preparar nuestro plato de pescado hervido o cocido, partiremos de unos lomos de merluza o pescadilla. Podéis utilizar cualquier otro pescado que os guste, preferiblemente fresco, pero también podéis utilizar pescado congelado.

Si cocéis el pescado sin haberlo descongelado bien o lo cocéis nada más sacarlo de la nevera el resultado no será el mismo.

En ese caso necesitaremos haber tenido la precaución de haberlo descongelado lentamente dentro de la nevera durante 24 horas y después dejarlo a temperatura ambiente durante al menos 30 minutos.

El motivo es que así no se producirá un gran cambio de temperatura durante la cocción, que además será muy corta. De esta forma, el pescado quedará entero, blanco y terso y no se nos romperá ni encongerá quedando abarquillado.

Primera parte, cocinando la guarnición

En una cacerola baja, cocemos a fuego lento una patata cortada en rodajas de medio cm, una cebolla cortada en cuartos, y una zanahoria en rodajas. Para darle gusto, añadimos un manojo de perejil fresco, una hoja de laurel y 10 bayas de pimienta negra.

Ponemos todas las piezas en la cacerola y agregamos agua o caldo de pescado y llevamos a ebullición. El líquido debe ser el necesario para cubrir los ingredientes y un poco más. Hay que estar pendientes por si se va evaporando para añadir lo que haga falta. Esta cocción previa durará aproximadamente 15 minutos, hasta que la patata y la zanahoria vayan estando tiernas.

La cocción no debe hacerse a todo gas, es mejor a fuego bajo, manteniendo las burbujas de la ebullición pero no muy grandes para que las patatas y posteriormente el pescado no se nos rompan con la fuerza de la cocción.

Cuando nuestra guarnición lleve unos 15 minutos cociendo, metemos los lomos de pescado que estarán bien atemperados tras haber estado fuera de la nevera desde el comienzo de nuestra elaboración. Para cocerlos, los dejamos cuatro o cinco minutos hasta que su color empiece a cambiar de rosado a blanco y apagamos el fuego, dejando que se terminen de hacer durante otro par de minutos.

Cuando el pescado esté terminado, retiramos el laurel, la cebolla cocida y el perejil y servimos nuestro hervido de pescado en una fuente. Llevamos a la mesa y lo disfrutamos bien caliente, advirtiendo a los comensales para que puedan apartar las bayas de pimienta que se nos hayan pasado.

El resultado es un pescado sabroso y muy jugoso, una guarnición llena de sabor, -en especial si en lugar de con agua hacéis esta receta con caldo de pescado o fumet- y además sin haber utilizado nada de grasa en la preparación por lo que es una receta ligera y apta para todo tipo de dietas.

Si queréis darle un toque especial a esta forma de preparar el pescado hervido sin que parezca comida de hospital, podéis aliñar ya en el plato con un hilo de aceite de oliva virgen extra o un par de vueltas de molinillo de pimienta, pero no va a ser necesario porque así queda delicioso.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *