0

Sangrado de nariz embarazo

¿Es normal tener hemorragias nasales durante el embarazo? ¿Cuándo debo preocuparme?
La hemorragia nasal o epistaxis es un cuadro benigno de sangrado nasal que se produce de manera más frecuente en algunas situaciones, y una de ellas es en el embarazo.

El embarazo produce un aumento del volumen de sangre que circula por el cuerpo, y mayor presión sanguínea en algunas áreas. Es muy frecuente que las mujeres embarazadas presenten hemorragias gingivales, por ejemplo. Se producen de la misma manera en la nariz. Los vasos sanguíneos nasales, se caracterizan por su fragilidad, por lo que el embarazo es la situación perfecta para que se rompan y se produzca este incómodo aunque anodino sangrado. No es problemático ni debe preocuparnos. En el caso de que sea muy persistente, o sea muy prolongado debemos consultar tanto al médico de atención primaria como al tocólogo, que nos dirán qué debemos hacer. En general lo que se debe hacer es presionar el orificio que sangra, bien manualmente o con un taponamiento, durante unos 5 minutos de reloj. Pasado este tiempo suele haber cedido.

Taida García-Riaño García es ginecóloga del Hospital Universitario Infanta Sofía (Madrid)

Las hemorragias nasales son unas de las molestias menos conocidas del embarazo, y como en todas ellas, las responsables de que se produzcan son las hormonas.

Debido a los elevados niveles de estrógenos y a que aumenta el flujo sanguíneo hacia las membranas mucosas mucosas de la nariz, hace que éstas se ablanden y se hinchen, se sequen o también que sangren con facilidad, especialmente en los meses de invierno. Ese es el motivo por el que ocasionalmente puede sangrarte la nariz en el embarazo, ¿qué puedes hacer?, ¿debo acudir al médico?

Controlar la congestión nasal en el embarazo

Es una molestia que suele aparecer hacia el final del primer trimestre y puede continuar hasta después del parto. Para prevenir los sangrados debes controlar la congestión nasal y la sequedad en las mucosas nasales.

  • Utiliza un humidificador para humedecer el aire, sobretodo por la noche para dormir.

  • Bebe líquidos con frecuencia

  • Aspira vapor caliente. Una ducha caliente antes de irte a la cama te ayudará a dormir con la nariz despejada

  • Colócate gotas de solución salina para humedecer los conductos nasales

  • Al sonarte la nariz, hazlo suavemente

  • Utiliza una tirita que abra las fosas nasales para dormir

  • Evita los ambientes con humo

Qué hacer si me sangra la nariz

Si se produce una hemorragia nasal, lo que debes hacer es permanecer sentada y con la cabeza en alto, ya que si te acuestas o inclinas la cabeza, tragarás sangre y sentirás náuseas.

Aplica presión manteniendo la fosa nasal apretada y haz presión durante al menos cuatro minutos. Aplícate hielo o una compresa fría. El frío ayudará a que los vasos sanguíneos se estrechen y pare el sangrado.

Cuándo acudir al médico

La mayor parte de las mujeres embarazadas que experimentan hemorragias nasales no deberían preocuparse por los efectos colaterales adversos. Usualmente, la cantidad de sangre perdida es demasiado poca como para preocuparse. Por lo general, la congestión, goteo y sangrado que se producen durante el embarazo desaparecen poco después del parto.

Si tienes sangrado con mucha frecuencia o si no se detiene después de aplicar presión y hielo, si no te permite descansar bien de noche, consulta con tu médico.

En Bebés y más | Algunos problemas «de narices» durante el embarazo

Congestión y sangrado nasal durante el embarazo

Uno de los síntomas más comunes y molestos del embarazo es el sangrado nasal; este se produce como consecuencia de los cambios hormonales y al aumento del volumen de sangre en el cuerpo de la mujer.

En la generalidad de los casos, estas hemorragias son inofensivas aunque pueden ser abundantes, normalmente pueden ser tratadas en casa. Existen mayores posibilidades de sangrado durante un resfrío o cuando las membranas nasales se secan como cuando hace frío.

¿Cómo parar un sangrado nasal?:

  • Sentarse y presionar fuerte la parte suave de la nariz justo sobre los orificios nasales, por 10 minutos.
  • Inclinarse hacia adelante y respirar por la boca. Esto drena la sangre por la nariz en lugar de la garganta.
  • Quedarse en posición erguida, en lugar de acostarse, pues esto reduce la presión de las venas de la nariz y evita un mayor sangrado.
  • Colocar hielo en el puente de la nariz.
  • Evitar sonarse, agacharse y actividades fuertes por las próximas 12 horas después del sangrado.

Si el sangrado continua, consultar al médico. Para evitar las hemorragias nasales, se puede tomar más líquido, sonarse de manera suave, no usar descongestionantes nasales muy seguido, evitar ambientes con aire seco y usar lubricantes para evitar la sequedad, como por ejemplo vaselina.

Tags: articulos medicostoallitas humedas

Congestión y hemorragia nasal durante el embarazo

Ambas situaciones se asocian a procesos alérgicos e infecciones respiratorias. En cambio, durante el embarazo son normales.

La congestión nasal es la sensación de tener la nariz tapada y dificultad para respirar. La hemorragia nasal puede aparecer al sonarse la nariz o de forma espontánea. Ambas situaciones se asocian a procesos alérgicos e infecciones respiratorias. En cambio, durante el embarazo son normales.

Los cambios hormonales (aumento de estrógenos y progesterona) provocan un aumento del flujo de sangre en la piel y las mucosas, causando congestión nasal y tendencia al sangrado.

Recomendaciones para la congestion y hemorragia nasal

•Aplícate una solución salina en la nariz para disminuir la congestión. No emplees descongestivos nasales sin prescripción médica.

•Suénate la nariz con suavidad y si estornudas, hazlo con la boca abierta. Así, evitarás la hemorragia nasal.

•Lubrícate los orificios nasales con vaselina si están agrietados.

•Evita los perfumes penetrantes y el contacto con soluciones irritantes.

•Bebe abundante agua. De esta forma hidratarás tus tejidos, y en especial la mucosa nasal.

•Toma alimentos ricos en vitamina C para fortalecer los capilares y reducir el riesgo de sangrado.

•Si no puedes evitar el ambiente seco debido, por ejemplo, a la calefacción, utiliza humidificadores.

Si te sangra la nariz, siéntate e inclínate ligeramente hacia delante. Presiona tus orificios nasales con los dedos pulgar e índice (en forma de pinza) y respira por la boca. Mantén esta posición durante unos minutos para que la sangre coagule. Recuerda que no es conveniente girar la cabeza hacia atrás porque puedes tragar sangre, favoreciendo la aparición de nauseas y vómitos.

Aurora Fernández-Cañadas. Matrona

Cómo evitar la congestión y el sangrado nasal en el embarazo

Se te tapona la nariz y no puedes respirar bien, sobre todo de noche, cuando estás tumbada. No te preocupes, la congestión nasal es muy frecuente en el embarazo. Hasta tal punto llega esa sequedad que un 30% de las embarazadas roncan por primera vez durante la gestación. Tampoco es infrecuente que presentes sangrados nasales con cierta frecuencia, y es que tus mucosas se han vuelto mucho más sensibles.

Toma nota de estos consejos para aliviar tus síntomas nasales:

1. Utiliza un humidificador dentro de casa que ayude a aliviar la sequedad ambiental. Esto contribuirá a mantener tus mucosas más hidratadas.

2. Bebe mucho líquido para estar bien hidratada.

3. Usa monodosis de suero fisiológico tan a menudo como quieras para limpiar las fosas nasales. Esto te permitirá respirar y dormir mejor.

4. Para controlar los ronquidos, evita acostarte de espaldas, es preferible dormir de lado.

5. Si necesitas sonarte, hazlo con suavidad. Limpiarse la nariz con fuerza te hace más vulnerable a los sangrados.

6. Si las hemorragias nasales son frecuentes y abundantes, consulta con tu médico.

7. No uses medicamentos para la congestión nasal sin consultar con él.

8. Ten paciencia. Estas incómodas pero leves molestias remitirán después del parto.

9. Cuando tengas un sangrado, mantente sentada, con la cabeza recta para que la sangre salga por tu nariz y no caiga hacia la garganta. Presiona el lado de la nariz afectado durante al menos cuatro minutos para que el sangrado cese.

Por qué se me tapona la nariz y sangro

Con el embarazo, pasa por tus venas una mayor cantidad de sangre y además lo hace más despacio por la acción de la progesterona, que también aumenta la presión sobre las paredes de las venas.

Como consecuencia, las membranas inferiores de tu nariz se hinchan y se secan, sobre todo en invierno y verano cuando el ambiente está my seco.

Sangrados nasales

Tratamiento de la hemorragia nasal

¿Qué debería hacer cuando tengo una hemorragia nasal?

Puede ser aterrador tener o ver una hemorragia nasal, pero trate de mantener la calma. La mayoría de las hemorragias nasales se ven mucho peor de lo que realmente son. Casi todas las hemorragias nasales se pueden tratar en casa.

Si tiene una hemorragia nasal, siéntese e inclínese ligeramente hacia adelante. Mantener la cabeza sobre el nivel del corazón reducirá la hemorragia. Inclínese hacia adelante para que la sangre salga de la nariz en lugar de bajar por la parte posterior de la garganta. Si se recuesta, puede tragar la sangre. Esto puede irritar su estómago.

Use sus dedos pulgar e índice para apretar la parte blanda de la nariz. Esta área se encuentra entre el extremo de la nariz y la cresta dura y huesuda que forma el puente de la nariz. Siga apretando la nariz hasta que se detenga el sangrado. No la suelte durante al menos 5 minutos. Si todavía está sangrando, apriétela de nuevo por otros 5 a 10 minutos.

Una vez que se detiene el sangrado, no haga nada que pueda hacer que vuelva a comenzar, como inclinarse o sonarse la nariz.

Consulte a su médico si:

  • el sangrado continúa por más de 20 minutos;
  • el sangrado fue causado por una lesión, como una caída o algo que golpeó su cara;
  • tiene hemorragias nasales a menudo.

¿Qué hará mi médico en caso de una hemorragia nasal?

El médico tratará de averiguar de dónde viene la hemorragia en su nariz. Probablemente le hará algunas preguntas y examinará su nariz. Si el sangrado no se detiene por sí solo o cuando se aplica presión, el médico puede cauterizar el vaso sangrante o taponar su nariz para detener el sangrado.

La cauterización implica el uso de una solución especial llamada nitrato de plata, o un dispositivo eléctrico o que genera calor para quemar el vaso de modo que deje de sangrar. El médico adormecerá su nariz antes del procedimiento.

El taponamiento de la nariz consiste en colocar una gasa especial o un globo inflable de látex en la nariz para que ejerza suficiente presión sobre el vaso para que deje de sangrar.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *