0

Santiguar mal de ojo

Significado de la Cruz de Caravaca

Entre los fervientes creyentes cristianos se sabe que esta cruz suele ser muy especial, y ello no solo se debe a su historia o a su leyenda inicial, sino también se debe a la cantidad de situaciones encontradas a lo largo del tiempo donde le ha sido otorgado gran cantidad de milagros. En dichas historias se afirma que por medio de la cruz es posible alcanzar protección para la familia y la casa donde se habita para evitar el ingreso de cualquier tipo de fuerza maligna o demonio. Así mismo, tiene gran influencia en la economía de las personas con lo que brinda prosperidad y riqueza a las personas que las llevan consigo y en su hogar.

La cruz de Caravaca no es de uso exclusivo de los cristianos pues en otras religiones también se usa como un amuleto poderoso, y con ello ha sido tomada para realizar un sinnúmero de cultos alrededor del mundo, y ello se ve fortalecido por la creencia de que posee el poder de controlar las huestes de Satanás. Gran cantidad de curanderos o simples personas afirman que poseen poderes especiales y es por ello que la emplean para realizar sus sesiones al momento de curar el mal de ojo, cortar “cadenas de maldición” o combatir enfermedades, sin contar otros ritos de carácter esotérico que sirven para aliviar los males del hombre aunque el poder realmente resida en la fe que se le profese a esta cruz.

Nuestra energía y nuestra alma residen en nuestro cuerpo, y ya que somos energía y todas nuestras obras son parte de ello, de forma constante estamos emitiendo hacia nuestro alrededor. En base a ello, las personas en ocasiones solemos llegar a desear lo que otra persona puede tener, y es cuando se puede provocar un sentimiento de envidia. Y aunque muchos puedan decir que solo se trata de envidia sana, debes saber que en realidad eso no existe, ya que no hay razón para desear de esa manera lo que no es nuestro, por tal razón sufre nuestra alma.

De esta manera tenemos idea ahora de que igual que nosotros, también existen otras personas que desarrollan los mismos sentimientos deseando lo que tenemos y pueden inclusos estar tan lejos o cerca como no lo imaginemos, en nuestro trabajo, en la casa, en la familia, entre otros; en este momento en que se encuentra activa la envidia, esta es enviada a nosotros provocando diferentes reacciones como por ejemplo, el mal de ojo. Si has comenzado a padecer de manera inexplicable dolores de cabeza, alguna punzada en la nuca o quizás en la sien, ello puede ser producto de este maleficio.

Posiblemente se trate de estrés debido a la vida agitada que llevamos día a día agotando nuestro cuerpo, sumado a una alimentación de baja calidad, pero puede ser que todas estas situaciones se encuentren bajo control y aun así sentimos esa serie de malestares. El mal de ojo puede ser capaz de provocar enfermedades, sobretodo si somos vulnerables espiritualmente. Muchas personas suelen protegerse con la Cruz de Caravaca llevándola en el pecho, y si se trata de la casa, esta se coloca sobre el dintel o detrás de la puerta de la entrada principal. Si se comparte una habitación con otra persona de la que tenemos sospechas de que no nos quiere o simplemente desconocemos, entonces al dormir se coloca debajo de la almohada y entonces funcionará como un amuleto protector.

Hoy en nuestro blog de bisutería vamos a hablar de una amuleto muy extendido, quizás el mas extendido: la Cruz de Caravaca. ¿Donde puedes comprar una Cruz de Caravaca?, en nuestra tienda tienes una gran variedad. Como verás, la Cruz de Caravaca de plata tiene muchas virtudes que pasamos a explicar a continuación.

La Cruz de Caravaca tiene un gran poder de protección. El significado de la cruz es el cruce del espíritu (línea vertical) y el plano material (línea horizontal) dando como resultado el hombre, ser que se mueve en el plano material con opción de ascender espiritualmente. La Cruz de Caravaca denota la protección de dos arcángeles de mucho poder: San Miguel Arcángel y San Gabriel Arcángel quienes sostienen la cruz desde su base. Mientras en la imagen central se halla Jesucristo.

Es usada en distintos rituales esotéricos por ser un amuleto sumamente eficaz que otorga protección contra todo tipo de males, protege al hogar y sus habitantes, rechaza las malas energías y los daños, protege la economía familiar y brinda prosperidad.

Colgante de plata con forma de cruz de Caravaca de dimensiones 2 cm de largo x 1 cm de ancho

Como amuleto, su virtud principal es la de proteger a la persona que la lleva, contra peligros, adversidades, enfermedades o malas energías; pero, obviamente, su poder depende de la fe que se deposite en la cruz de plata. Lo que mucha gente desconoce es que también se regala en señal de declaración sentimental.

Es un objeto de profundísima devoción popular y un elemento esotérico. Hay todo un mundo místico que mueve millones de personas en torno a la Sagrada Reliquia, convertida en un objeto mágico que previene del mal de ojo, su poder defensivo es ilimitado.

Cuando te la regalen una Cruz de Caravaca de plata hay que purificarla, o cuando la lleves un tiempo puede que pierda fuerza, por lo que hay que bendecirla para devolver su fuerza original.

mal de ojo

La Mano de Fatima az-Zahra (1)

Posted on abril 17, 2014 Actualizado enn mayo 15, 2016

Somos muchos los que la llevamos de amuleto ya sea en colgante, pulsera , llavero e incluso tatuada. A sabiendas que aleja la mala suerte, nos cuida del mal de ojo y atrae a la riqueza, pero sin conocer su historia.
Los musulmanes la llaman la Mano de Fatima Az-Zahara titulo que ostentó y que significa “La que brilla”, los judíos la Mano de Miriam, hermana de Moisés y Aaron.Su uso es extendido por muchos países del mundo, debe de ser un regalo para que sea efectiva. Existen con muchos símbolos,la Estrella de David y el Ojo de Orus son los mas conocidos.Sus cinco dedos representan las 5 oraciones diarias, los 5 principales mandamientos islámicos, peregrinación a la Meca, limosna para los pobres y ayuno en Ramadán.

Fatima era la hija del profeta Mahoma la cual tuvo con una de sus esposas, Jadilla. Esta se ocupo del cuidado de Fatima en su niñez aunque esto no era algo muy común pues para ello estaban en aquellos tiempos las nodrizas. Siendo niña ,Jadilla murió y Fatima se puso muy triste. Su padre Mahoma le dijo que el angel Gabriel se le había aparecido en sueños y que le habia asegurado que Jadilla tenia un palacio en el cielo.Era la preferida del profeta Mahoma, éste había tenido otros hijos varones pero todos perecieron. Esto fue motivo de mofa de sus detractores ya que lo llamaban `abtar que en musulmán significa estéril y que para el Corán es signo de pecado y debilidad. Mahoma vio en Fatima la forma de transmitir su legado, ya que esta poseía cualidades innatas y dedicaba la mayor parte del día a la oración y meditación.
No se sabe a ciencia cierta cuando contrajo matrimonio. Unos dicen que con 10 años, otros que con 19.Según cuenta la historia era una muchacha muy bella y a causa del poder que tenia su padre tenia muchos pretendientes agasajandola a los cuales ella negaba y Mahoma como buen padre rehusaba de sus propuestas matrimoniales. Esto fue así hasta que apareció Alí Iban Abi Tabib,cuando Fatima lo vio no articuló palabra así que Mahoma lo mandó vender su Escudo para poder hacer frente a la dote de la niña. Se dice que fue el propio Mahoma el encargado de oficiar la boda entre Fatima y Ali.

En sus primeros años de casados tuvieron una vida muy humilde, ella se encargaba de las tareas domesticas y el de trabajar en el campo, plantando, recolectando y dando de comer a sus animales. Poco después su suerte cambió y pudieron tener doncellas a las cuales ayudaba y trataba como un miembro mas de su familia.Aunque la religión islámica no contempla la monogamia se dice que su marido no tuvo ninguna otra esposa estando ella en vida. Nadie sabe si por amor o por exigencia expresa de Mahoma.

Cuenta la leyenda que Fatima estaba muy enamorada de su marido y una noche mientras ella estaba frente al fogón preparando la cena, este apareció en casa acompañado de una concubina con la idea de satisfacer sus instintos carnales. Presa de celos e ira metió la mano en el cazo de aceite hirviendo ya que no podía protestar porque las esposas musulmanas deben respeto y sumisión a sus maridos. A cuenta de esto quedó lisiada de por vida.

Cuando murió su padre, Mahoma, pasaba los días sin probar bocado. Se quedo escuálida y perdió su lindo color. Solo 6 meses después de la muerte de su padre, con tan solo 28 años, falleció. Unos dicen que de pena y otros que fue a causa de defender a su marido de los ataques de Abu Bark, un rebelde. Según dicen este se presento una noche en casa de Fatima y Ali y le prendió fuego obligándolos a salir. Abu levantó su espada contra Alí y Fatima se puso delante de el, llegando su espada a partir la caja torácica y acabando con su vida y con la de su hijo nonato, ya que esta estaba embarazada. Murió durante el Ramadán.

Esta es la historia de Fatima az-Zahra ” La que Brilla” y que siempre nos protege parando con su mano todo mal que nos acecha. Mano que quedó totalmente desfigurada para los ojos de los hombres pero de incomparable belleza si se mira con los ojos del corazón.

Anabel Reyes

Muchos dirán que el mal de ojo solo es una superstición. Sin embargo, si tú crees en estos maléficos te mostramos diferentes pruebas que puedes usar para saber si tienes mal de ojo.

En muchas creencias el mal de ojo es la capacidad que tienen algunas personas, que con solo una simple mirada, pueden provocar desgracias en tu vida. Por ello, las personas que se sienten hechizadas por esta mirada maléfica, se dice que le han echado mal de ojo.

Debemos saber que el mal de ojo no es permanente, sino que hay distintos trucos para quitar el mal de ojo los cuales pueden ayudar a revertir sus consecuencias.

Entonces ¿cómo saber si tengo mal de ojo? A continuación, os vamos a recomendar una variedad de pruebas que puedes llevar a cabo para reconocerlo.

Primera prueba

Para esta vamos a necesitar aceite de oliva, agua y un cuenco.

Se empieza el proceso llenando un cuenco con un poco de agua. Después, moja tu dedo corazón con aceite y deja caer tres gotas de este en el agua. Ahora toca interpretarlo, es decir, si las gotas se juntan o están separadas pero formando círculos concéntricos, supone que tienes muchas papeletas de sufrir este mal.

Segunda prueba

En este caso se tiene que usar limón y azúcar.

Para llevarlo a cabo hay que poner un limón cortado en cuatro partes en un plato y unta sobre los trozos con una cuchara el azúcar. Por último, déjalo debajo de la cama durante tres noches seguidas. Si el limón coge un aspecto negruzco, es posible que tengas mal de ojo.

Tercera prueba

Para esta demostración hay que usar únicamente azúcar.

Es muy sencillo. Solo se debe colocar tres cucharas soperas de azúcar en un plato y ponlo debajo de la cama al llegar la noche. De esta forma, si se ha puesto el azúcar de color rojo, está mojada o se ha dispersado aleatoriamente, quiere decir que quizás padezcas este maleficio.

Cuarta prueba

Como ingredientes hay que utilizar huevos, vinagre y sal.

En primer lugar, se debe echar un chorro de vinagre en un plato hasta cubrir el fondo del mismo y apártalo debajo de la cama. Después, justo antes de irte a la cama vierte un huevo de gallina en el plato. Ten en cuenta que si a la mañana siguiente el huevo ha sufrido cambios puedes sufrir este mal pero si por el contrario no ha habido ninguna variación, no se da el mal de ojo.

Leer más Por qué nunca hay que llevar zapatos en casa

Quinta prueba

En esta comprobación se necesita sal y alcohol.

Empieza llenando un recipiente de barro o metal con alcohol y quémalo. A continuación, esparce sal gorda en el fuego para determinar el resultado del estudio. En conclusión, si los chasquidos de la sal son fuertes, sufres este mal y si son débiles, no lo sufres.

Estas pruebas son muy variadas e incluso pueden tener varias interpretaciones. Este maleficio puede tener síntomas como la depresión, el insomnio o la ansiedad. Por ello, te recomendamos que hagas una de esta pruebas o varias para comprobar si estas hechizado y puedas ponerle remedio a tiempo.

¿Dudas si alguien te ha echado un mal de ojo? ¿Quieres saber si todavía lo tienes?

A continuación de indicamos una serie de prueba que puedes realizar en tu propia casa para comprobar si tienes mal de ojo.

¿Qué es el mal de ojo?

El mal de ojo es una de las maldiciones ancestrales más conocidas y comunes, provocada por factores como la envidia, los celos, la negatividad, los malos deseos y las energías negativas.

La vista se considera el órgano más poderoso, pues con él se pueden transmitir emociones y sentimientos con facilidad. El mal de ojo, por ejemplo, se transmite de manera voluntaria o involuntaria a través de la mirada y puede hacer que una persona se enferme hasta morir.

El mal de ojo es un problema que puede afectar a personas de todas las edades, principalmente a los bebés, a los niños y a los ancianos, pues se considera que son las personas más débiles.

Existen distintos tipos y niveles del mal de ojo que dependen del tipo de energía que se transmite y la manera en la que se hace, algunos de estos tipos son:

  • Mal de ojo como envidia: es un sentimiento que se transmite en forma de pensamiento.
  • Maldiciones verbales: se generan cuando una persona expresa verbalmente algo negativo a otra y lanza de esta manera una mala energía.
  • Los conjuros: la persona que los hacen tiene plena conciencia del daño que está ocasionando y por esto es uno de los tipos de mal de ojo más graves.

Síntomas del mal de ojo

Los síntomas del mal de ojo pueden ser tanto físicos como emocionales, entre estos se encuentran:

  • Insomnio
  • Falta de apetito
  • Pérdida de memoria
  • Ansiedad
  • Inseguridad
  • Dolor de cabeza
  • Tensión en el cuello
  • Tristeza
  • Baja autoestima
  • Calambres en las piernas
  • Alucinaciones
  • Depresión
  • Pesadillas
  • Problemas sexuales

Descubre aquí más síntomas de este mal

¿Cómo saber si te han echado un mal de ojo?

Una persona puede identificar si es victima del mal de ojo si presenta características, dolores y sentimientos negativos como, por ejemplo:

  • El dolor de cabeza: busca que la persona solamente piense en el dolor, obligándola a perder la capacidad de realizar cualquier actividad de la vida diaria.
  • El dolor fuerte de estómago: este dolor es provocado para debilitar a la persona hasta el punto de que no pueda ingerir ningún tipo de alimento ni bebida.
  • Alucinaciones: son ocasionadas para que la persona pierda la capacidad de saber si las cosas que ve son o no reales.
  • Depresión: la depresión es utilizada para debilitar a la persona sin que esta pueda encontrar una causa aparente de sus pensamientos negativos.
  • Pérdida del brillo en la mirada: la mirada apagada y sin vida de una persona puede ser señal de que ha sido víctima del mal de ojo.
  • La rotura de un objeto protector: si la persona lleva consigo un objeto protector, un amuleto o un talismán y este se rompe sin causa aparente, significa que la persona ha sido ojeada.

Pruebas para comprobar si tienes mal de ojo

Existen varios métodos con los cuales una persona puede reconocer si es víctima o no de esta maldición, algunos de estos son:

Quemar sal

Para realizar este ritual se debe echar alcohol en un cuenco preferiblemente de metal o barro para prenderle fuego sin cometer ningún daño; cuando arda el fuego, la persona que cree que está ojeada coge sal, la pasa por sus manos y la tira al fuego.

Si el sonido que se presenta cuando la sal se quema es muy fuerte quiere decir que la persona tiene este mal, pero si por el contrario los sonidos son suaves significa que la persona está libre del mal de ojo.

La sal que trepa

Para llevar a cabo este método se debe utilizar un plato preferiblemente de cobre, en el cual se echa vinagre y un puño de sal gorda.

Lo único que se debe hacer es poner el plato con esta combinación debajo de la cama de la persona que sospecha tener el mal de ojo y al cabo de 3 días mirar el contenido del plato, si la sal se ha trepado por el borde de este significa que la persona efectivamente es víctima de esa maldición.

El dedo en aceite

Este ritual lo debe realizar una persona experta en este tema, mientras que la supuesta víctima repite las siguientes palabras: “pido ayuda para conocer si estoy cogida por el mal de ojo”.

Para conocer si la persona ha sido ojeada se debe mojar el dedo corazón en aceite de oliva, dejar caer al menos 3 gotas del aceite sobre un cuenco con agua y si lo que queda flotando se convierte en círculos concéntricos o las gotas se extienden quiere decir que la persona tiene mal de ojo.

Limón y azúcar

Para este ritual la persona debe cortar un limón en 4 partes y untar la pulpa con 1 cucharada de azúcar en cada parte, luego debe colocar todo esto en un plato y ponerlo debajo de la cama durante 3 noches seguidas, a la 4 noche se debe sacar el plato y mirar que ha pasado con los trozos de limón. Si estos se tornaron de color negro quiere decir que la persona fue ojeada.

Sal

poner debajo de la cama durante una noche un plato con 3 o 4 cucharas soperas de sal, al despertar mirar lo que ha pasado; si la sal se ha tornado de color rojo, está húmeda o tiene alguna forma extraña significa que la persona padece del mal de ojo.

Método del huevo

Esta prueba se debe realizar un martes o viernes. Para comprobar si la persona ha sido afectada por el mal de ojo se debe llenar con agua un vaso hasta la mitad, coger un huevo fresco y pasarlo por todo el cuerpo desde la cabeza hasta los pies; una vez hecho esto romper el huevo y verterlo en el agua; si esta se pone turbia, se hacen burbujas o si la yema adopta la forma de una cruz o de un ojo significa que la persona efectivamente es víctima de la maldición.

Agua y foto

Para realizar esta prueba se debe llenar un tarro con agua, colocar dentro una foto, cerrarlo y guardarlo en un lugar oscuro; trascurridos por lo menos 10 días descubrir la foto y si el rostro aparece borroso significa que la persona ha sido afectada por el mal de ojo.

Vaso con agua

Coger un vaso de cristal y poner agua dentro, ubicarlo en una mesa, al lado de la cama de la persona que cree ser víctima de la maldición; si a la mañana siguiente en el agua aparecen burbujas, significa que la persona se encuentra influenciada por energías negativas y si el agua se torna oscura o turbia significa que la persona es víctima del mal de ojo.

¿Cómo quitar el mal de ojo?

Las creencias dotan a las personas de innumerables rituales y métodos para que los afectados por el mal de ojo puedan librarse de esta maldición, entre estos se encuentran:

Aceite, agua y tijeras:

Para este remedio es necesarios utilizar un plato sopero, aceite, agua y tijeras. El procedimiento paso a paso es:

  1. Poner las tijeras abiertas en el fondo del plato sopero con agua.
  2. Mojar con aceite el dedo anular de la mano derecha de la persona enferma.
  3. Dejar caer desde el dedo anular siete gotas de aceite sobre el agua, encima de las tijeras.
  4. Recitar una oración mientras que las gotas caen.

Resultado: si el aceite se esparce y se forman gotas pequeñas o se hunde, significa que la persona padecía el mal de ojo y que está en proceso de curación.

Agua de mar

Para realizar este remedio se deben seguir los siguientes pasos:

  1. Llenar una botella con agua de mar y destilarla con un paño blanco.
  2. Una vez destilada mezclar el agua con una pequeña cantidad de orina de vaca.
  3. Los martes, viernes y los días de luna llena y luna nueva, rociar los espacios de la casa con esta mezcla.

Huevo

Este remedio lo puede realizar la persona afectada y el paso a paso es:

  1. Acostarse en un espacio amplio.
  2. Coger el huevo y pasarlo por la cabeza, los bazos, el pecho, el abdomen, las piernas y los pies, mientras se repite la siguiente oración: “al mismo tiempo que paso el huevo por mi cuerpo vaya limpiando mi cuerpo y mi astral. Que todo el mal que recoja mi cuerpo, pase al interior de este huevo, y que vaya a aparar donde a nadie pueda dañar”.
  3. Romper el huevo en el recipiente.

Resultado: si el huevo sale normal quiere decir que el remedio fue efectivo, pero si por el contrario se presentan manchas de color negro o verde se debe repetir el proceso hasta que el huevo salga normal.

Este remedo es muy efectivo y fácil de realizar. El paso a paso es:

  1. Partir dos limones en cuatro partes.
  2. Hacer una cruz con los limones sin que se partan.
  3. Echar tres cucharadas de azúcar morena en cada uno de los limones.
  4. Poner los limones con el azúcar en un plato.
  5. Ubicar el plato debajo de la cama de la persona afectada.
  6. A los 3 días mirar los limones.

Resultado: si los limones se tornaron de color negro significa que la persona sigue siendo víctima de la maldición, pero si los limones tienen color verde significa que la persona está curada.

Remedio con agua bendita:

Para esto se necesitará un limón agrio entero, ramos de hojas de albahaca, un huevo de gallina, pétalos de rosas, agua bendita, un recipiente y la oración del padre nuestro. El paso a paso es el siguiente:

  1. Hacer un té con los pétalos de rosa y verterlo en un recipiente con agua bendita.
  2. Bañarse con la mezcla de arriba hacia abajo y secarse bien.
  3. Coger el ramo de hojas de albahaca, el huevo y el limón y frotarlos por los hombros, la cabeza y las piernas, mientras se reza el padre nuestro.
  4. Romper el huevo en un vaso de cristal y desecharlo.

Resultado: la señal de que el procedimiento funcionó es que la persona sentirá mucho cansancio y ganas de dormir.

Sal y semillas de mostaza

Para este remedio se necesitan dos tazas de sal gorda, semillas de mostaza y una olla vieja o un recipiente de barro; para que funcione la persona afectada debe:

  1. Mezclar los dos ingredientes.
  2. Coger un puñado de la mezcla en ambas manos y realizar movimiento con las manos flexionando de dentro a fuera como si se expulsara algo.
  3. Repetir este procedimiento 10 veces.
  4. Poner el contenido de ambas manos en papeles de cocina.
  5. Introducir el papel en una olla vieja o en un recipiente de barro.
  6. Encender con un mechero los papeles.
  7. Quedarán únicamente la sal y las semillas y se deberán poner en una bolsa de basura para sacarlas cuanto antes de la casa.

Resultado: el remedio es muy efectivo y con tan solo realizarlo una vez la persona quedará curada.

Oración para el mal de ojo

Se cree que hay una gran cantidad de oraciones para eliminar las malas energías, proteger contra los enemigos y quitar el mal de ojo; estos rezos pueden ser muy efectivos si se hacen con confianza, seguridad y fe. Dos de las oraciones más conocidas son:

“Jesús dulce nombre de Jesús, donde Jesús se nombró todo el mal se quitó, donde Jesús se ha nombrado todo el mal se ha quitado.

Santa Ana parió a maría, nuestra señora santa Isabel y san juan bautista, así como estas palabras son santas y verdaderas, permíteme señor quitar mal quebranto y espanto que en el cuerpo de (y nombras a la persona) se encuentre”.

Credo

Creo en Dios padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra, creo en Jesucristo su único hijo nuestro señor, que fue concebido por obra y gracia del espíritu santo, nació de santa maría virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la diestra de dios padre todopoderoso, desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el espíritu santo, la santa iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vida eterna. Amén.

Esta oración debe repetirse 3 veces y posteriormente decir: “gloria al padre y al hijo y al espíritu santo, como era en un principio ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén”. Y este rezo se repite también tres veces.

Encuentra aquí más oraciones para eliminar el mal de ojo

El Mal de Ojo es una de esas enfermedades o malestares a la que, en estado normal, no se le encuentra explicación científica o terrenal.

Las personas que suelen ser creyentes o supersticiosas, saben que el mundo se encuentra lleno de buenas y malas intenciones, por lo que los maleficios y hechizos son un hecho.

A continuación te hacemos una serie de recomendaciones para evitar o verificar si alguien está atravesando un mal de ojo.

¿A qué se denomina Mal de Ojo?

Se trata de una especie de hechizo o maleficio que le propina una persona a otra, y este estado es capaz de causar en la víctima una serie de síntomas tanto físicos como psicológicos, siendo afectados de forma terrible.

Las personas que se encuentran en este estado se le dice que han caído en Mal de Ojo. Pero la noticia alentadora es que este mal no es permanente, y para evitarlo o curarlo existen diversas maneras según distintas culturas.

¿Existe alguna forma de saber si una persona ha sido víctima de Mal de Ojo?

Se pueden realizar diversos tipos de pruebas con las que se podría determinar si lo que se tiene es realmente Mal de Ojos, y entre ellas:

Prueba número 1

Para realizar esta prueba requieres de agua, un envase y aceite de oliva. Para iniciar este proceso de llena el envase con un poco de agua, paso seguido se introduce el dedo del corazón (el anular) en el aceite dejando que caigan 3 gotas de aceite en el agua. Se debe esperar un poco para alcanzar la interpretación de los resultados.

Si las gotas llegan a juntarse o quizas estan separadas pero formando entre ellas un círculo en el centro del envase, es muy posible que este mal se haya apoderado de ti.

Prueba número 2

En esta prueba se deben usar azúcar y limón. Toma un plato y en él coloca el limón cortado en cuatro partes y cubrelos con el azúcar, seguidamente se coloca debajo de la cama por tres noches continuas.

Luego de ese tiempo, hay que observar los cambios ocurridos en el limón, si este se ha tornado de color negro, entonces puedes pensar que el Mal de Ojo llegó a tu vida.

Prueba número 3

Para realizar esta prueba solo se requiere de azúcar, pues es la más sencilla. Tomas una cucharilla y se colocan tres de ésta colmadas del azúcar en un plato, cuando caiga la noche llévalas debajo de la cama toda la noche. Al siguiente dia debes observar la tonalidad que ésta tomó, que podrían ser morada, rojo o quizás se ha dispersado, dichos cambios indican la presencia del Mal de Ojo.

Prueba número 4

En esta prueba necesitas usar vinagre, sal y un huevo de gallina. Inicialmente viertes una porción de vinagre en un plato cubriendo su fondo para colocarlo debajo de tu cama. Antes de acostarte rompe el huevo y échalo en el plato. Observa lo ocurrido en la mañana siguiente, si ocurrieron cambios o algún tipo de variación, el Mal de Ojo no se encuentra en ti.

Prueba número 5

Finalmente para realizar esta prueba, debes usar alcohol y sal. Debes ubicar un envase bien sea de barro o de metal, el cual llenarás con el alcohol y lo quema. Mientras haya llama, se esparce sal gruesa en el fuego y luego se observan los resultados.

La sal debe chasquear, si esto hace un rugido fuerte, el mal de ojo está contigo; pero si estos resultan débiles, no hay nada por que preocuparte.

Existe otra variedad de síntomas que podrían formar parte de este mal, como lo son la ansiedad, la depresión y el insomnio. Así que si deseas saber más sobre ello, hay que realizar diversas pruebas y estar seguros de que te han hechizado.

Facebook

Persignarse antes de comenzar el rezado.

Comienza el rezado haciendo una cruz a la persona que va a ser rezada y se va diciendo:

“en cruz padeció y en cruz murió y por la Cruz de Cristo te santiguo yo”. Señor mío Jesucristo, + por el mundo anduviste, en treinta y tres años al cielo subiste, muchos milagros hiciste, mucho a los pobres sanases, a María Magdalena perdonaste, + al santo árbol de la Cruz también lo hiciste. +

Santa Ana parió a María, + Santa Isabel a San Juan. + Le fueron a bautizar en el rio Jordán. Le pregunta Juan al Señor: ¿Señor quien está más bien bautizado? Yo Señor que estoy bautizados de tus benditas manos. Así como estas palabras son ciertas y verdaderas, haga por bien de quitar fuego, + aire, mal aire, mal de ojo, + que tenga en su cabeza, + en su estomago, + en su garganta, + en sus ojos, + en su espalda, + en sus coyunturas. + Haga por bien de quitar y echar al fondo del mar, donde a mí, ni a otra criatura le haga mal. Y si esto no le basta, que le baste la gracia de Dios, + que es grande Amen, Jesús. +

ESTA ORACION SE REZA TRES VECES.

Después se reza un credo, cuando se termina el credo se dice: Con este credo que tengo rezado y estas palabras que tengo dichas, se las ofrezco al Señor Sacramentado a la Virgen de Belén, a la Virgen de la Caridad, que haga la caridad, de quitar del cuerpo de (aquí se dice el nombre de la persona), todo mal que tenga y echarlo al fondo del mar, donde a mí, ni a otra criatura le haga mal, y si esto no le basta que le baste la gracia de Dios, que es grande Amen, Jesús.

¿Qué es el mal de ojo y cómo se cura?

oraciones para quitar el mal de ojo

Etimológicamente se cree que la palabra “mal de ojo” surgió de la raíz griega de la palabra “envidia” la cual hace referencia a “aquel que nos mira con un mal ojo”; por tanto, la relación entre la envidia y este mal es simbiótica y básicamente se trata del daño que puede causarnos una persona solo con mirarnos de determinada manera.

La forma en que se cura, naturalmente, varía de acuerdo a tiempo y a los países según sea el caso. Como la fuerza y benevolencia del Señor todo lo cura, no hay una mejor forma de hacerlo que por medio de plegarias; en este sentido, te mostraremos las mejores para hacerlo.

Estos son algunos síntomas que son un botón de alerta de que se sufre de esta enfermedad:

  • Falta de apetito
  • Falta de sueño
  • Sensación constante de desgana y desmotivación
  • Mal humor
  • Falta de energía
  • Falta de concentración

3 Oraciones para quitar el mal de ojo

Los niños son los primeros afectado en tener este tipo de problemas y ellos son los primeros en hacer las oraciones. Luego tenemos a nuestras mascotas que son la segunda parte más sensible para percibir este tipo de males y luego una pequeña forma de curar el mal de ojo con aceite.

Oración para quitar el mal de ojo en niños

Con los síntomas que se han reseñado, se puede tener una clara idea de si alguien padece de mal de ojo o no. Como los pequeños son los más propensos a padecer de este, te presentaremos una oración católica para el mal de ojo:

En el santo nombre de Dios padre;
En el santo nombre de los caídos y de
Los protectores celestiales que moran en el cielo
Resguardando la voluntad de los fieles devotos.

¡Oh padre mío!
Hoy clamo ante tu nombre para que ayudes a este pequeño
Que en estas horas se ve invadido por la envidia
De aquel que solo quiere el mal para el prójimo.

Tú santísima y misericordiosa voluntad lo puedes todo, Señor,
Y sé que harás que su salud recobre ese estado de ánimo,
Felicidad y gloria de antaño.
Ayúdalo, dios todopoderoso, pues tú
Eres el único que puede.
Amén.

Oración para eliminar el mal de ojo en perros

Por otro lado, si lo que deseas es que tu mascota supere ese estado de fragilidad causado por la envidia de un tercero, puedes valerte de la siguiente plegaria:

¡Oh san Francisco de Asís!
Curador, protector y caritativo guardián
De los animales.
Fiel devoto a la voluntad de Dios;
Este día yo te magnifico y te pido
Que medies a mi favor para que mi amada mascota
Puedas vadear el actual estado causado solo
Por aquella persona que busca jactarse del mal;
Te pido que le devuelvas la felicidad a su conducta
Y lo levantes de su apatía pues temo
Por su actual estado de salud.
Amén.

Oración para curar el mal de ojo con aceite

Como se dijo al principio, el sincretismo es uno de los aspectos más llamativos de la asimilación de la religión en las culturas con fuertes creencias. En este sentido, te traemos una plegaria que está dirigida solo a aquellos con comparten este tipo de credo.

Comentado lo anterior, la plegaria se realiza a modo de ritual en donde se coloca un recipiente con aceite y otro con agua; al final de la plegaria se moja el dedo corazón en el primero y se dejan caer un par de gotas en el segundo y, si estas flotan instantáneamente, es porque el mal de ojo se ha retirado gracias a la oración.

Reseñado lo anterior, te traemos la oración indicada para los que gustan del sincretismo religioso:

¡San Pantaleón de mi alma!
Cura a este fiel devoto en el Señor
Y haz que se aleje de mi ser aquello
Que me ha dirigido el enemigo.

Te pido que permitas que mis fuerzas, mis energías,
Mi felicidad y toda mi salud se vea recuperada
A través de tu intercepción y la del todopoderoso.

¡Oh san Judas!
Ante ti también yo pido en esta plegaria
Y, con un profundo respeto a tus acciones
En vida, te pido que me protejas del mal de ojo
Que me irradia el enemigo para que pueda
Yo transitar por la voluntad sagrada.
Amén.

El denominado como mal de ojo es una creencia popular según la cual cualquier persona tiene y presenta la capacidad de producir el mal a otra persona, simplemente con mirarla. Sobre la persona afectada se dice que “le echaron mal de ojo”.

Se trata, por tanto, de una creencia extendida universalmente, a través de una grandísima diversidad de pueblos y culturas. Por ejemplo, en algunas culturas orientales se cree que las personas con ojos claros tienen un mayor poder para hacer mal de ojo.

Es decir, suponen que éstas tienen mucha más envidia, acumulando tanta maldad dentro de sí mismas que tan sólo con fijar su mirada en la persona que envidian, pueden “hechizarla” con el mal de ojo.

Según la creencia popular, este mal de ojo puede ser voluntario o involuntario; sea como fuere, la tradición dice que es producto o efecto de la envidia, o incluso de la propia admiración que siente la persona emisora.

Consiste básicamente en una creencia popular supersticiosa, que encontramos de manera extendida en muchísimos pueblos y civilizaciones. Se trata, de hecho, en una creencia bastante arraigada y común en una amplia diversidad de culturas hispanoamericanas y mediterráneas.

Según la misma, una persona es capaz de producir daños, enfermedades y desgracias a otra sólo con mirarla. Por ello, cuando nos encontramos frente a esa parte dañada o afectada, se dice que “el individuo está ojeado, con el ojo encima, o que le echaron mal de ojo”.

Es decir, se considera que el ojeo es causado de manera intencional. O que, en caso de no serlo, proviene del odio o de la envidia que esa persona pueda sentir hacia la “víctima”. No obstante, se cree que existen casos en los que el mal de ojo se produce precisamente “sin querer” (sin una clara intencionalidad).

La tradición popular afirma que una forma de quitar el mal de ojo es a través de un rezo, el cual debe realizarse siempre después de haberse persignado con la señal de la cruz.

Evidentemente, este rezo se trata de una creencia totalmente popular, que puede no ser cierta. No obstante, ha pasado de generación en generación hasta llegar a nuestros días, probablemente porque la intención con la que las personas lo repetían les ayudaba a cumplirse y autoprotegerse.

Además de quitar el mal de ojo, existen diferentes formas de protección contra el mal de ojo:

  • Colocar en la persona afectada una cinta roja.

  • Colgar en la estancia donde la persona trabaja o descansa diferentes amuletos. El más conocido es el ojo turco.

Rezo contra el mal de ojo

Primero de todo hay que persignarse con la señal de la santa cruz. Y luego decir las siguientes palabras:

Jesús dulce nombre de Jesús, donde Jesús se nombró todo el mal se quitó, donde Jesús se ha nombrado todo el mal se ha quitado.

Santa Ana parió a maría, nuestra señora santa Isabel y san juan bautista, así como estas palabras son santas y verdaderas, permíteme señor quitar mal quebranto y espanto que en el cuerpo de (y nombras a la persona) se encuentre.

Credo: creo en dios padre todopoderoso,creador del cielo y de la tierra, creo en Jesucristo su único hijo nuestro señor, que fue concebido por obra y gracia del espíritu santo, nació de santa maría virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilatos, fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la diestra de dios padre todopoderoso, desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el espíritu santo, la santa iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vida eterna. Amén (repetir por 3 veces).

Se despide diciendo: gloria al padre y al hijo y al espíritu santo, como era en un principio ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén (repetir por 3 veces).

Por último hay que volver persignarse para terminar.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *