0

Se corre 3 veces

¿Cuántos orgasmos tiene la mujer?

iStockphoto/Thinkstock

Actualmente, se ha comprobado que la mujer puede llegar a tener 226 orgasmos. Sí, suena a locura, pero lo cierto es que existe un concurso sobre masturbación que da premios a quienes pasan más tiempo masturbándose y a quienes consiguen más orgasmos. Así que, efectivamente, las mujeres son multiorgásmicas y pueden tener tantos orgasmos como se lo propongan ellas y sus parejas, y hoy queremos explicarte por qué.

Ver más: las 10 cosas que no sabías del sexo

Los orgasmos múltiples

El orgasmo parece ser algo tan raro para las mujeres -sólo el 25% llega al clímax siempre cuando tiene relaciones sexuales, frente a un 90% de los hombres-, y al mismo tiempo, su cuerpo les permite tener no uno, sino varios orgasmos al mismo tiempo.

El orgasmo en la mujer no tiene una función biológica, ya que puede quedar embarazada sin llegar al clímax. Durante el sexo, la circulación sanguínea en los genitales femeninos aumenta, la vagina comienza a lubricarse y su tamaño crece ligeramente. Aumenta el ritmo cardíaco y la respiración, y se producen contracciones de los músculos del área. La vagina, el ano y el útero se contraen al mismo tiempo en intervalos de 0,8 segundos y en diferentes intensidades: un orgasmo corto puede durar entre tres y cinco contracciones, mientras que uno intenso puede tener hasta diez.

iStockphoto/Thinkstock

En el cerebro, algunas áreas literalmente se desconectan: estudios recientes muestran que el área del miedo y las emociones se apaga momentáneamente durante estos segundos.

Luego de este pico, el cuerpo entra en un estado de relajación, aunque muchas mujeres coinciden en que un solo orgasmo no es suficiente para liberar esa tensión sexual. Eso significa que la energía no ha bajado del todo, y es el momento de conseguir un segundo orgasmo, y tercero, y cuarto…

A esto se le llama período refractario: es el espacio de tiempo entre que finaliza el orgasmo y se vuelve a sentir excitación. Al no tener esto, la mujer se mantiene excitada y por ende puede tener varios orgasmos.

Ver más: 10 interesantes curiosidades sobre el clítoris

Los tipos de orgasmos en una mujer

Hemera/Thinkstock

La mujer puede llegar al orgasmo mediante la estimulación de diferentes puntos de su cuerpo, por lo que para una multiorgásmica, lo más probable es que se tengan orgasmos en diferentes partes del cuerpo.

El orgasmo más común es el que viene de la estimulación del clítoris; luego le sigue el orgasmo vaginal, que cuesta más tiempo de conseguir pero las mujeres lo suelen sentir como más placentero.

Este tipo de orgasmo se consigue generalmente por el punto G, una zona dentro de la vagina que tiene un aspecto más esponjoso que el resto de las paredes. En algunas ocasiones -no muchas y no todas las mujeres lo logran-, pueden tener una especie de eyaculación, llamada squirting.

Ver más:eyaculación femenina, mito o realidad

iStockphoto/Thinkstock

Recientemente, también se ha descubierto el punto A, que se encuentra un poco más profundo que el G y en la pared delantera de la vagina. Lo bueno de este punto es que luego de haber alcanzado un orgasmo, no se vuelve extremadamente sensible, por lo que se puede seguir estimulando y se pueden tener otros orgasmos.

Otros puntos son el punto profundo –que se ubica casi en el cérvix–, el punto U –la pequeña área entre la uretra y la vagina–. Y aunque te parezca raro, algunas mujeres han conseguido tener un orgasmo únicamente mediante la estimulación de los pechos, la boca, la piel –especialmente mediante masajes en el cuerpo–, o la mente, a la que por algo le dicen, el órgano sexual más grande.

Ver más:las 15 cosas que no sabías del pene

¿Cuántos orgasmos tiene la mujer? Como bien dije, hasta el momento se puede llegar a 226, aunque ningún científico ha llegado a comprobar que no se pueda llegar a más.

Cuánto sexo necesita una mujer normal y saludable, ¡te lo decimos!

¿Cuánto sexo es normal, correcto o saludable? Este tema es totalmente subjetivo porque la cantidad de sexo necesario para cada persona depende, justamente, de esa persona. Hay quienes tienen relaciones sexuales cada 24 horas, un día sí y un día no, sólo los fines de semana o una vez al mes. Ninguna de estas opciones es correcta o equivocada, incluso si tus encuentros ocurren cada año.

No le queremos dar la vuelta al tema. Sabemos que si llegaste aquí es porque buscas un estándar, así que nos hemos dado a la tarea de recopilar información para tratar de responder esta pregunta que te inquieta. Antes de seguir, deseamos hacer hincapié en que no existe algo así como mucho o poco sexo. La frecuencia y el número de veces que tengas sexo es tu decisión y la de tu pareja. Los datos siguientes son sólo un promedio y no reflejan una meta, ¿de acuerdo?

DESCUBRE MÁS

  • Clítoris: una visita rápida a la sede del placer femenino
  • Estas son 5 señales de que te urge tener sexo ¡ya!
  • Meditación orgásmica: ¿le pagarías a un extraño por estimular tu clítoris?

Más vale bueno que frecuente
Sexólogos reputados aseguran que no debemos enfocarnos en la cantidad sino en la calidad del sexo, pues de ésta dependerá la satisfacción verdadera de nuestra pareja y de nosotras mismas. Pero si esta visión no te complace, un estudio realizado por Durex (fabricante de condones) arrojó que los estadounidenses tienen en promedio 132 encuentros sexuales al año. Poquito más de dos relaciones por semana.

Poco sexo, ¿mal indicio?
Muchos y muchas suponen que el número de veces que hacemos el amor con nuestra pareja es un indicador del estado de nuestra relación en general, pero esto no es cierto necesariamente. Una pareja que tiene mucho sexo puede estar al borde de la separación, mientras que otra menos entusiasta en ese sentido, puede vivir feliz y satisfecha.

La frecuencia del sexo tiene que ver más con la libido (deseo) que con cualquier otra cosa. Estudios de la Rockefeller University de Nueva York han revelado que esta variable está relacionada con la genética y el cerebro, y no tanto con problemas maritales o falta de amor. Es por ello que si tu libido o la de tu pareja es baja, nada mejor que visitar al médico para que pueda ayudarles a descubrir el porqué de su falta de deseo.

¿Demasiado sexo?
El otro lado de la moneda es el de las personas preocupadas por saber si están teniendo «demasiado» sexo. Realmente no existe una cantidad de orgasmos que pueda catalogarse como dañina, aunque según el experto en adicciones sexuales, Martín Kafka, necesitar un orgasmo todos los días puede ser indicio de algo patológico. Pero más que la cantidad en sí misma, lo interesante de buscar el sexo de forma muy intensa es la razón que te motiva para hacerlo. Puede ser algo tan poco sexual como la depresión o el miedo a sentirte sola.

En resumen, no existe un número exacto que marque la cantidad de sexo más correcta o saludable para una persona «normal». El punto de todo es satisfacer tus muy particulares necesidades y las de tu pareja.

Un problema al que te puedes enfrentar es que tu chico y tú tengan necesidades sexuales y libidos distintas (ya sabes, que él quiera más o menos que tú). En este caso, lo mejor es negociar y ceder lo más que puedan hasta llegar al feliz punto medio. Es un tema complicado, pero se puede resolver si lo discuten abiertamente. Habla con tu pareja y comuniquen sus deseos y necesidades. De esta manera, ambos sabrán qué es lo que quieren, cuánto y cuándo.

Fuente: Laura Berman. Sexo. Editorial Larousse

¿Cuántos orgasmos puede llegar a tener una mujer en su vida?

Puede que esta sea una de las preguntas más formuladas por los hombres y también por las propias mujeres. La gran incógnita de cuántos orgasmos puede llegar a tener una mujer surge diariamente y ya ha sido analizada por diversos sexólogos. Algunos hablan simplemente de múltiples, pero otros se atreven a dar cifras tan sorprendentes como esta: 226. Al parecer, “el orgasmo parece ser algo raro para las mujeres -solo el 25% llega al clímax siempre cuando tiene relaciones sexuales, frente a un 90% de los hombres-, y al mismo tiempo, su cuerpo les permite tener no uno, sino varios orgasmos al mismo tiempo”.

¿Cómo experimentar el multiorgasmo?

-Según el Portal Salud y Medicinas, “debido a sus condiciones hormonales y fisiológicas, cuando a la mujer se le sigue estimulando una vez que ha tenido su primer orgasmo, puede experimentar otros más. Ello significa que la capacidad orgásmica femenina no tiene límites, salvo cuando su energía se agota y el cuerpo le demanda descanso”. Además, hay que tener en cuenta una serie de consideraciones:

1- Concentración: Para conseguir varios orgasmos, lo primero y más importante es creer que pueden conseguirlo para que sus niveles de excitación se incrementen.

2- Estímulos: Los expertos apuntan también a que si en un primer orgasmo lo alcanzaste con estimulación del clítoris, en un segundo lo cambies: “También que su chico estimule sus pezones o las bese en el cuello las puede mantener ‘en el momento’, mientras se recuperan para el segundo orgasmo”.

3- Escojan su posición preferida: No se trata de complicarse con posturas imposibles o demasiado complejas, todo lo contrario. Para alcanzar el segundo orgasmo, lo más importante es estar cómoda y en la postura que a ustedes les apetezca: “El segundo se consigue más fácil si encuentran la posición que las estimule mejor y se apegan a ella. Cada vez que se reacomodan les baja un par de grados a la intensidad que ya habían alcanzado. Dejen los malabares, en la medida de lo posible, para reacomodarse entre orgasmos”, insisten.

4- Comunicación: Como en casi todo, la comunicación y confianza que puedan tener con su pareja es fundamental para conseguirlo. Si por el contrario su compañero no es una pareja formal y quieren conseguir varios orgasmos, igualmente deberán de tener una buena comunicación para lograrlo.

Sexo

Cómo hacer que ella tenga el mejor orgasmo de su vida: cuatro trucos de experto

La parte más difícil del sexo (heterosexual) es conseguir que ambos queden satisfechos. Por desgracia, hay muchos hombres que no saben cómo hacer que las mujeres lleguen al orgasmo, y también hay muchas féminas que no saben cómo pueden alcanzar el final.

Un problema grave que afecta al 50% de las mujeres de entre 18 y 35 años, según revela Laurie Mintz, profesora de Psicología y Sexología en la Universidad de Florida, en su libro ‘Becoming Cliterate: Why Orgasm Equality Matters – And How to Get It’.

Ojo, no es una crítica gratuita, lector. Otra investigación, realizada por el Instituto Kinsey de la Universidad de Indiana, refleja que solo el 61,6% de ellas llega al clímax durante el sexo, mientras que ellos lo hacen un 85,5% de las ocasiones.

Cómo hacer que ella tenga el mejor orgasmo

¿Qué falla? Quizá quedarse a medias sea problema de ambos miembros, pero hoy vamos a detenernos en lo que ellos hacen mal, o en lo que deberían llevar a cabo para que la mujer con la que estén en horizontal no solo llegue al orgasmo, sino que tenga el mejor de su vida.

Recogemos cuatro trucos de experto que todo hombre que se precie debería aplicar bajo las sábanas y en compañía:

1) Saber si es clitoriana o vaginal

El primer fallo, y una de las razones que hacen que ellas no se corran, es no saber si son clitorianas o vaginales. ¿Qué diferencia hay? Las primeras alcanzan el orgasmo a través de la estimulación del clítoris y las segundas solo a través de la penetración.

Solo un 18% de las mujeres llega al clímax únicamente con la penetración vaginal: debes estimular el clítoris

Una vez que tengas claro con qué tipo de chica estás y qué le gusta, adecúate a ello. Si es clitoriana, deberás estimularle esta zona del cuerpo mientras la penetras o centrarte en el sexo oral. Si es vaginal, no tienes por qué preocuparte de esta parte.

Si estimulas el clítoris tienes mucho camino recorrido Gtres

Al respecto, un estudio publicado en el ‘Journal of Sex & Marital Therapy’, a partir de 1.055 entrevistas con mujeres de 18-94 años, determinó que más de un tercio de las consultadas (un 37%) necesitaba estimulación clitoriana para poder alcanzar el orgasmo durante el coito. Cuando este órgano entraba en la ecuación, más de un 40% de las mujeres afirmaba llegar al orgasmo más del 75% de las ocasiones. Y solo un 18% reconocía poder llegar al clímax únicamente con la penetración vaginal.

2) Prepara el terreno

Seguro que alguna vez lo has notado: tu pareja, cuando está cruzada, enfadada o molesta por algo, no llega al orgasmo. Esto suele ocurrir porque sus clímax son más emocionales que los de los hombres: si su cabeza y su cuerpo no están en sintonía, por muchos malabares que hagas no conseguirás que cruce la meta.

Se ha descubierto que los pensamientos negativos frenan la excitación de las mujeres. Tienes que hacer que desconecte de sus problemas

Si quieres aplicar esto a tu pareja: antes de quitarle la ropa intenta que desconecte del trabajo, de los hijos, de sus problemas… con una copita de vino o una charla agradable. Una vez que esté relajada, todo será mucho mejor para ambos y ella disfrutará mucho más.

Haz que desconecte

Tienes que intentar que se evada de todo. «Dile lo guapa que está», asegura el terapeuta sexual Ian Kerner a ‘Men’s Health’, quien detalla que «se ha descubierto que los pensamientos negativos frenan la excitación de las mujeres».

3) Despacio y con buena letra

Aunque hay muchas mujeres a las que les gusta que vayas directamente al grano, es recomendable que te tomes un tiempo antes en otras partes de su cuerpo (y que ella te devuelva el favor, claro). Excitar pezones, dar besos por el cuello o practicar sexo oral son claves para que cuando comience la penetración ella ya haya avanzado en su carrera hacia el clímax de su vida.

Si todo falla: sexo oral Gtres

4) Elige la postura idónea

Hay posturas muy guais (el perrito, por ejemplo), pero con las que ellas no alcanzan el orgasmo ni a tiros. Si queréis experimentar, podéis hacer el kamasutra entero, pero después deberéis acabar con una de las clásicas, la que empujará a ella al orgasmo de su vida.

Se trata de la Técnica de Alineación Coital (TAC), que potencia el placer de ambos gracias a la intimidad física y emocional que se consigue al ponerla en práctica.

Con la Técnica de Alineación Coital (TAC) ella podrá alcanzar el orgasmo, y uno de los mejores de su vida

Es una variación del misionero: aquí el hombre ha de desplazarse unos centímetros más de forma que se apoye en los hombros de su pareja, consiguiendo que la base superior del pene estimule el clítoris de la mujer. Ella puede tener sus piernas estiradas en horizontal o elevar alguna de las extremidades con el fin de ayudar al pene a tocar su punto G.

TAC

Y esto es todo lector. Prueba estas técnicas esta noche (o cuando puedas) y nos cuentas qué tal te ha ido.

Recuerda, además, que si todo falla y llegas tú antes que ella deberás acabar con la boca, ya que es pecado capital dejar a alguien a medias.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *