0

Se crece despues dela regla

¿Cuándo me vendrá la menstruación?

  • Tamaño de texto más grandeTamaño de texto grandeTamaño de texto regular

Nadie puede saber con exactitud cuándo te vendrá la menstruación (coloquialmente conocida como «la regla»), pero será en algún momento de la pubertad. La pubertad es el período en que empiezas a convertirte en una mujer adulta. Esto implica mucho crecimiento y muchos cambios, tanto por dentro como por fuera.

Algunas niñas comienzan la pubertad con solo 8 años, mientras que otras lo hacen tan tarde como con 13 o 14 años. Cada niña lo hace a su propio ritmo. Por lo tanto, no creas que eres rara si entras en la pubertad un poco antes o un poco después que tus amigas.

Al principio de la pubertad, notarás que tus senos se están desarrollando y que te está empezando a crecer vello en los genitales (vello púbico). Un poco más adelante, también te crecerá vello en las axilas.

En la mayoría de las niñas, la primera menstruación, o menarquia, empieza aproximadamente 2 años después de que se les empiecen a desarrollar los senos. En la mayoría de las niñas esto ocurre en torno a los 12 años de edad. Pero puede ocurrir tan pronto como a los 8 años o tan tarde como a los 15 años. Habla con tu médico si te viene la menstruación antes de cumplir 8 años o si todavía no te ha venido ninguna vez después de cumplir los 15.

Un buen indicador de que se está acercando el momento en que te vendrá la menstruación es que tengas flujo vaginal. Se trata de una secreción vaginal ligeramente pegajosa, densa y viscosa, que puede ser de transparente a blanca o blanquecina. El flujo vaginal se suele empezar a tener unos 6 meses antes de la primera menstruación.

Si crees que se está acercando tu primera menstruación, te sentirás más cómoda si vas bien preparada. Mete una compresa y un recambio de ropa interior en tu mochila o bolsa de mano por si te viniera la menstruación cuando no estés en casa.

¿Piensas mucho sobre cuándo de vendrá la menstruación? No estás sola. Muchas niñas se preguntan constantemente cuándo les vendrá. Si estás un poco nerviosa o preocupada sobre cuándo te vendrá la menstruación, te puede ayudar el hecho de hablar con una persona de confianza, como tu mamá o tu hermana mayor.

Revisado por: Robin E. Miller, MD Fecha de revisión: octubre de 2018

¿Cuánto dura la pubertad?

La edad media de inicio de la pubertad es de 10,5 ± 2 años (8,5 a 12,5) en las niñas y de 12,2 ± 2 años (10,2 a 14,4) en los niños.

En las niñas el comienzo de la pubertad lo indica la aparición del botón mamario y en los niños el aumento del volumen testicular.

El crecimiento de la talla se va enlenteciendo y finaliza antes en las chicas, alrededor de los 16 años, y en los chicos a los 20 años.

Por lo tanto se puede afirmar que la pubertad en las niñas dura hasta 8 años y en los niños puede llegar hasta 10.

¿Qué es el estirón?

Durante la pubertad la altura de los niños se incrementa notablemente. En este momento presenta un pico de aceleración máxima, también llamado estirón puberal.

El “estirón” de la pubertad es la máxima aceleración de la talla y difiere según el género. Las niñas, por ejemplo, presentan un “estirón” de 7 a 12 cm/año y los niños de 8 a 13 cm/año. Este estirón sucede, como término medio, a los 12 años en las niñas y a los 14 años en los niños.

No te puedes perder …

Causas de la polimenorrea

Es un trastorno de la menstruación que provoca ciclos muy frecuentes, con un intervalo menor de 25 días entre uno y otro.

De este estirón son responsables las hormonas sexuales y la hormona del crecimiento.

¿Todos los niños dan el estirón a la misma edad?

No. Hay casos de estirón precoz (“adelantados”) hasta dos años antes (10 años en las chicas, 12 años en los chicos) y los hay de estirón tardío (“tardanos”), que experimentan este pico de crecimiento hasta dos años más tarde (14 años en las chicas, 16 años en los chicos). El momento del estirón puberal puede condicionar la talla definitiva o adulta. Pero un niño precoz no tiene por qué ser más alto, ni un niño tardano tiene porqué ser más bajo. Su altura definitiva dependerá más de la talla de sus progenitores.

¿Las niñas crecen después de su primera regla?

Durante la pubertad de las niñas sobreviene la primera menstruación o menarquia. La edad media de aparición de la menarquia es a los doce años y medio ± 2 años (10,5 años a 14,5 años). La mayoría de ellas crecen de 6 a 8 cm después de su primera menstruación.

Dr. Manuel Ruiz-Echarri.
Hospital de Día Quirón. Zaragoza.
Tf 976579000

Imagen: FreeDigitalPhotos.net

Te puede interesar:
Calcular la altura de los hijos puede hacerse de manera aproximada teniendo en cuenta la altura de los padres o de manera más precisa a través de una serie de pruebas médicas tales como radiografías, análisis hormonales, etc.

Fecha de actualización: 17-04-2013

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

«El tratamiento es fácil», explica el doctor Cañete. «Consiste en una inyección mensual de análogos de la GnRH (la hormona responsable de iniciar la pubertad). No se vuelve atrás, pero los cambios se detienen, no progresan», explica Ramón Cañete. ¿Durante cuánto tiempo? «Durante dos o tres años, hasta alcanzar la edad habitual del desarrollo». Cañete explica que no tiene consecuencias sanitarias o reproductivas posteriores. Algunas de estas antiguas niñas, ya adultas, han sido madres.

«Es lamentable que este fenómeno se desconozca y que no se consulte antes de la primera regla», insiste el doctor Cañete. «Una vez que se tiene la menstruación, ya no es posible frenar el proceso. En casos e indicaciones muy concretos se puede estudiar interrumpir la regla durante un corto periodo de tiempo, pero ya no influiría en la talla final. Para que la niña siga creciendo hay que intervenir antes», recuerda.

En España, la Sociedad de Endocrinología Pediátrica está tratando de centralizar los datos de seguimiento de estos pequeños pacientes para conocer en un futuro próximo la frecuencia de esta patología.

El doctor Pombo explica que una predicción de talla adulta en las niñas inferior a 155 centímetros (o por debajo en 5 centímetros de su talla genética) o una maduración del hueso avanzada en más de dos años, son algunas de las razones, además de las psicológicas, para iniciar el tratamiento con los denominados agonistas de la gonadorelina (GnRH o LHRH).

No hay que olvidar que, pasada la primera regla, la talla suele aumentar entre cuatro y siete centímetros. Una de las paradojas que experimentan algunas de estas niñas que viven con cierto pudor ser las más altas de su clase durante uno o dos cursos, es que al final pueden quedarse con una altura por debajo de sus expectativas

El impacto psicológico y emocional es acusado. El niño con pubertad precoz, más bien la niña, vive «una discrepancia entre el desarrollo somático y hormonal que aflora y el desarrollo cognitivo de su edad cronológica», explica María Jesús Mafantil del hospital Gregorio Marañón. Sin embargo, la doctora Mardomingo es clara: «No se ha establecido una relación entre pubertad precoz y psicopatología. Se trata de un trastorno hormonal, pero no entraña mayor riesgo psicológico posterior». De cualquier modo, «puede haber problemas de relación con el grupo, algo importante de cara a la afirmación personal de la niña. Y quizás extrañeza ante sí misma, ya que en la niña el proceso de maduración es más visible», añade.

El adelanto de la pubertad suele relacionarse con la puesta en marcha del interés sexual, pero «éste está medido y compensado con otros factores. El estallido hormonal no implica necesariamente un repunte de la libido a edades tan tempranas: depende de la educación, el carácter de la niña, de su madurez psicológica y otras circunstancias. No hay paralelismos», subraya Mardomingo. «Los rasgos morfológicos y los cambios físicos sí empujan en algunos casos a quemar etapas», pero la mayoría mantiene sentimientos e intereses infantiles.

¿Quién me ha robado la infancia? ¿Por qué tengo que vestirme de mayor y ser coqueta? se preguntan algunas niñas. «Quiero jugar», insisten. No todas reaccionan igual. La actitud de estas niñas-jóvenes ante los cambios que les ofrece el espejo es diversa. Algunas pisan el acelerador y comienzan a comportarse como preadolescentes en potencia: quedan con las amigas si se lo permiten sus padres, van juntas de compras, deciden que jugar es cosa de niñas pequeñas y empiezan a hablar de depilatorios y brillos de labios. Otras encorvan los hombros para esconder sus formas, viven pasivamente estos cambios, buscan compañeros de juegos más pequeños y no sienten interés por pasarse a la moda juvenil. «Que dure», dice la madre de una de estas últimas.

María Jesús Mardomingo opina que al margen del adelanto objetivo de la pubertad, hay una tendencia social o de márketing a acortar o escamotear la infancia. «Se viste a las niñas de doce años como si tuvieran 18 años». Todo se confabula para ir deprisa. Volver atrás es ya una utopía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de noviembre de 2009

El crecimiento y su hijo de 13 a 18 años

  • Tamaño de texto más grandeTamaño de texto grandeTamaño de texto regular

Las personas que están atravesando la pubertad experimentarán muchos cambios en sus cuerpos en proceso de desarrollo mientras aumentan rápidamente de estatura y sus músculos van cambiando de forma.

El momento en que los niños hacen los estirones relacionados con la pubertad es diferente en cada niño:

  • La mayoría de las niñas inician su desarrollo sexual entre los 8 y los 13 años (la edad promedio está en los 12 años) y hacen un estirón cuando tienen entre 10 y 14 años de edad.
  • La mayoría de los niños se empiezan a desarrollar sexualmente entre los 10 y los 13 años, y siguen creciendo hasta aproximadamente los 16 años.

Crecimiento y cambios corporales durante la pubertad

La pubertad, o desarrollo sexual, es una etapa de cambios importantes, tanto en los niños como en las niñas. Los cambios de origen hormonal van acompañados de estirones que transforman a los niños en adolescentes maduros físicamente a medida que se van desarrollado sus cuerpos.

Es importante que tengan unos hábitos de alimentación saludables, que lleven una dieta bien equilibrada y que hagan actividad física todos los días para garantizar un crecimiento continuado y un desarrollo adecuado a lo largo de esta etapa.

Cambios corporales en las muchachas

Estos son los cambios que van experimentando las niñas a lo largo de la pubertad:

  • Los senos se les empiezan a desarrollar y se les redondean las caderas.
  • Se inicia la aceleración de su ritmo de crecimiento en estatura.
  • El vello púbico les empieza aparecer, generalmente entre 6 y 12 meses después de que se inicie el desarrollo de los senos.
  • El útero y la vagina, así como los labios y el clítoris, aumentan de tamaño.
  • El vello púbico ya está bien establecido y los senos les crecen más.
  • El ritmo de crecimiento en estatura alcanza su pico máximo cuando hace en torno a 2 años que se ha iniciado la pubertad.
  • La menstruación empieza casi siempre después de que hayan alcanzado su pico máximo en estatura (la edad promedio son los 12,5 años).

Una vez las adolescentes empiezan a menstruar, suelen crecer en torno a 1 o 2 pulgadas más (de 2,5 a 5 cm), alcanzando su estatura adulta final cuando tienen 14 o 15 años de edad (dependiendo de la edad en que iniciaran la pubertad).

Cambios corporales en los muchachos

Los niños empiezan a presentar los primeros cambios físicos de la pubertad cuando tienen entre 10 y 16 años de edad. Tienden a crecer más deprisa entre los 12 y los 15 años. En los niños, el estirón ocurre, como promedio, unos 2 años después que en las niñas. Cuando cumplen 16 años, la mayoría de los muchachos ya han dejado de crecer, pero sus músculos se seguirán desarrollando.

Otros cambios propios de la pubertad en los muchachos son los siguientes:

  • El pene y los testículos aumentan de tamaño.
  • Aparece el vello púbico, seguido de vello axilar y facial.
  • La voz se les oscurece o vuelve más grave, a veces se les puede quebrar la voz.
  • La nuez, o cartílago de la laringe, les aumenta de tamaño.
  • Sus testículos empiezan a fabricar esperma.

En la consulta del médico

Un crecimiento normal, basado en una buena alimentación, dormir lo suficiente y el ejercicio físico regular, es uno de los mejores indicadores generales del buen estado de salud de un niño.

A pesar de que dispongamos de mucha información procedente de las gráficas de crecimiento, es difícil definir estaturas y pesos «normales» para cada edad. El patrón de crecimiento de su hijo en edad adolescente está determinado en gran medida por la genética. Por ejemplo, los padres bajos tienden a tener hijos bajos, mientras que los padres altos tienden a tener hijos altos.

Aunque a usted le preocupe que su hijo no sea tan alto como otros compañeros de su clase, lo más importante es que siga creciendo a un ritmo normal. Si el médico de su hijo detecta un problema, como que un ritmo de crecimiento que hasta ahora había sido normal se haya visto frenado, llevará a cabo un atento registro de las medidas de su hijo a lo largo de varios meses para saber si su patrón de crecimiento sugiere la presencia de un problema de salud o solo se trata de una variación dentro de la normalidad.

No es de sorprender que los adolescentes se preocupen por cómo están creciendo y por su aspecto físico. Las chicas pueden ser muy críticas consigo mismas en lo que respecta a su peso, lo que a veces les puede llevar a tener preocupaciones insanas sobre su imagen corporal y a ponerse a dieta. Los chicos tienden a estar más preocupados por su estatura y su desarrollo muscular, lo que también les puede llevar a adoptar prácticas insanas, como tomar esteroides y suplementos de proteínas.

Si está preocupado por la imagen corporal de su hijo o por sus hábitos alimentarios y/o de ejercicio físico, hable con su médico.

A muchos adolescentes les preocupa mucho ser diferentes a sus compañeros, así como cualquier cosa que no les permita encajar en su grupo de referencia o parecer «normales». Anime a su hijo a exponer cualquiera de estas preocupaciones a su médico, si se siente cómodo haciéndolo. El médico le puede trasmitir un mensaje de tranquilidad al informarle de que otros muchachos de su edad tienen el mismo tipo de preocupaciones relacionadas con la estatura o el aspecto físico.

Si hay algo que le preocupa sobre el crecimiento o el desarrollo de su hijo, hable con su médico.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD Fecha de revisión: junio de 2019

Mi cuerpo cambia: la regla y ciclo menstrual

¿Qué es la regla, período o menstruación?

Es el sangrado cíclico que fluye por la vagina desde el útero, producido por los cambios hormonales cuando la mujer alcanza su madurez sexual.

¿A qué edad aparece?

La mayoría de las mujeres tienen su primera menstruación entre los 10 y 16 años. La primera regla, denominada menarquía, aparece entre 18 meses y dos años después de que se desarrollen las mamas. Unos meses antes suele expulsarse un moco transparente por la vagina.

¿Qué es el ciclo menstrual?

Es el tiempo entre el primer día de la regla y el día antes de la próxima. Suele durar entre 21 y 45 días.

La duración de la regla varía de una chica a otra, incluso dentro de la misma persona. En general dura de 2 a 7 días. Esto se debe a la influencia de factores estacionales, emocionales, viajes y otros.

¿Qué ocurre en mi interior durante el ciclo menstrual?

Con la madurez sexual, las hormonas sexuales estimulan los ovarios que liberan, una vez al mes, un óvulo. Es la ovulación. A veces, provoca un leve dolor en la parte baja del abdomen y un discreto sangrado uno o dos días después de ovular.

El óvulo expulsado va al útero por las trompas, y si es fertilizado por un espermatozoide, se pega a la pared del útero, que se ha engrosado y preparado para tener un bebé.

Si no es fertilizado, el útero elimina el tejido que recubre su interior y lo expulsa por la vagina por medio de la menstruación. (Figura 1)

Figura 1. Fases del ciclo mentrual . Tomada de Erwin J. Haeberle. Copyright 2003 All rights reserved. Center for the Improvement of Human Sexuality, Coral Springs, FL, USA

1. Preparación para la ovulación. El endometrio comienza a crecer después de la menstruación.

2. Preparación para la implantación. El endometrio se está preparando para la implantación de un óvulo fecundado.

3. Menstruación. Si no ocurre la implantación, el endometrio se desprende y es expulsado por medio de la menstruación.

En la figura: A. Endometrio B. Tapón de moco cervical C. Desprendimiento del endometrio y su expulsión D. Area destaponada

Esto ocurre casi todos los meses hasta que llega la menopausia. Si el óvulo es fecundado, la mujer estaría embarazada y, por tanto, no tendría la regla.

¿Por qué mis ciclos menstruales son irregulares?

El organismo tarda en madurar, por lo que hay ciclos en los que no se libera ningún óvulo. Esto da lugar a irregularidad en los intervalos menstruales (desde 15 días a varios meses), reglas escasas o muy abundantes y que los días de sangrado no duren siempre lo mismo. Es normal en los dos primeros años después de la menarquía. Pero muchas mujeres siguen con periodos irregulares cuando ya son adultas.

¿En qué consiste el síndrome premenstrual?

Son los cambios físicos y emocionales antes de la regla. Puedes tener dolor de cabeza, sensibilidad en las mamas, hinchazón, acné, tristeza, cansancio, llanto, problemas para dormir, dolor muscular o articular, problemas estomacales, estreñimiento o diarrea.

¿Qué hacer con reglas dolorosas?

Aunque la regla es algo natural, puede doler. El dolor se alivia con calor en el abdomen, masajes o analgésicos como el Paracetamol o Ibuprofeno.

¿Hay algo que no se pueda hacer cuando se tiene la regla?

Puedes hacer todo igual que antes, incluso tener relaciones sexuales. Pero hay que aumentar la higiene.

¿Es posible quedarse embarazada si se tienen relaciones sexuales sin protección durante la regla?

Sí, aunque no es lo habitual

¿Y antes de tener la primera regla?

También, porque antes se ha producido una ovulación.

Por ello es importante, que SIEMPRE que tengas relaciones sexuales, te protejas para evitar un embarazo, con un preservativo u otro método. Con el preservativo, además, te protegerás de las infecciones de transmisión sexual.

Compresas, tampones y protectores diarios.

Cuando tienes la regla, necesitas algo que absorba la sangre, como una compresa, un tampón o una copa vaginal (Figura 2). Los tampones y copas se colocan dentro de la vagina. Se pueden poner desde las primeras reglas, si son pequeños. Es mejor leer las instrucciones antes de ponérselo. Son útiles si se practican deportes.

Figura 2. Métodos de protección menstrual

Hay que lavarse bien las manos antes de meter o sacar un tampón. Cambia las compresas y tampones cada 3 o 4 horas, incluso si no hay mucho flujo. Así se evita el acúmulo de bacterias y el olor.

¿En qué circunstancias debes consultar con un médico?

  • Si tu regla dura más de una semana

  • Si tienes que cambiar mucho tu compresa o tampón (cada 1-2 horas)

  • Si entre una regla y otra pasan más de 3 meses

  • Si sangras entre reglas

  • Tienes 16 años y no has tenido tu primera regla

  • Si te duele mucho antes o durante la regla

  • Si tus reglas eran regulares y ya no lo son

  • Si tienes picor, flujo con mal olor o rojez en el área genital

Enlaces de interés

  • En KidsHealth-Teens (en español): Todo sobre la menstruación

Descárgate la presentación con los PUNTOS CLAVE:

En la mayoría de casos las niñas suelen ser más altas y grandes que los niños de pequeños, sin embargo, este hecho comienza a cambiar en la pubertad. Los chicos, al entrar dos años más tarde en este período, crecen durante más tiempo, en concreto hasta los 23 años. Es decir, su crecimiento es tardío, lento, gradual y en tiempo prolongado.

Sin embargo, el crecimiento de las mujeres se ralentiza cuando les viene por primera vez la regla –menarquía–, algo que ocurre entre los 12 y los 16 años de edad. Es decir, su crecimiento es corto, rápido e intenso.

Asimismo, su estirón coincide con el inicio de la pubertad. En ese momento el nivel de hormonas sexuales, como los andrógenos y los estrógenos, logran alcanzar un nivel adecuado en la sangre. Al mismo tiempo, estas hormonas llegan hasta triplicar la cantidad de hormonas del crecimiento. Como respuesta, los cartílagos se estimulan provocando que los huesos crezcan. En este ciclo pueden llegar a crecer entre 23 o 27 centímetros de altura, que corresponde con el 20% de la talla adulta.

¿Hasta qué edad se puede hacer colecho?

El colecho o compartir la cama padres y niños es una decisión personal que deben tomar las familias en función de lo que mejor consideren. Algunos pediatras afirman que la edad óptima de hacerlo es hasta los cinco años pero otros opinan que dependerá de lo que el niño necesite.

Como hemos mencionado previamente, al transcurrir dos años aproximadamente del inicio de la pubertad, aparece la menarquia y el aumento de estatura empieza a detenerse debido al cierre de los cartílagos de crecimiento. Solo crece entre 6 a 7 centímetros durante los tres años siguientes. Por lo tanto, a partir de la primera menstruación las chicas apenas crecen ya, por lo que pueden ser las más altas de clase con 11 años, pero quedarse con una estatura media-baja hacia el final de la adolescencia.

Este proceso no se detiene a una edad determinada, ya que depende del inicio del fenómeno de la pubertad, aunque normalmente coincide con los 16 o los 18 años. Una vez pasada este edad, apenas si se crecen ya más de 1 o 2 cm en total.

Por otro lado, la altura también depende de otros factores:

-La genética. Los genes con los que has nacido, los heredados de tus padres biológicos, van a influir en tu estatura.

-Diferentes enfermedades. Padecer ciertos trastornos puede afectar al crecimiento, como el hipotiroidismo, la deficiencia de la hormona del crecimiento, la enfermedad inflamatoria del intestino o problemas renales.

-La dieta. Una nutrición adecuada es primordial para que una chica logre llegar a su altura óptima. En su dieta no debe faltar calcio (lo puedes encontrar muy fácilmente en productos lácteos), hierro (legumbres, verduras de hoja verde y carne), hidratos de carbono que aportan mucha energía a nuestro cuerpo (cereales integrales, verduras, frutas y legumbres), proteínas (huevos, lácteos, pescado, legumbres y carne) y, por supuesto, las vitaminas A, B, C, D y E. Tampoco olvides que hay que intentar que sus comidas sean bajas en grasas saturadas, azúcar refinado y sal.

-El ejercicio físico es un excelente aliado porque ayudará a mantener los huesos y las articulaciones sanas y fuertes.

Por último, si quieres averiguar si estás preparada para un pequeño estirón más, puedes realizarte una radiografía de la muñeca y de la mano izquierda para apreciar la cantidad de cartílago que aún queda presente para poder definir la edad del hueso y si es posible una posibilidad de crecimiento.

También es posible estimar la altura de una persona mediante una sencilla fórmula matemática, que tiene un 85% de efectividad:

1- Estatura del padre + estatura de la madre/ 2

2- Sumarle 0,10 si eres hombre o restarle 0.10 si eres mujer. ​

No obstante, esta fórmula tiene un margen de error del 0.5, por lo que no es exacta, pero puede decirte, de manera aproximada, cuánto vas a llegar a medir.

¿Cómo saber si mi hija tiene un trastorno del crecimiento?

Uno de los trastornos de crecimiento que depende exclusivamente de las hormonas, es la deficiencia de la hormona del crecimiento (deficiencia de HC). Esta hormona (y otras) la produce la hipófisis, una glándula que se ubica en la base del cerebro. Si la hipófisis no fabrica suficientes hormonas para un crecimiento normal, el crecimiento se enlentece o se detiene.

Esta deficiencia hormonal suele afectar a una sola persona de la familia y no se suele transmitir de padres a hijos.

Para saber si tu hija tiene algún trastorno del crecimiento se debe acudir a su pediatra que lleva representando una curva con tu crecimiento desde su nacimiento. Si esta curva se aplana, el médico suele hacer una exploración física de la menor en profundidad, es posible que necesiten análisis de sangre especiales y radiografías óseas.

El médico también revisará los patrones de crecimientos familiares ya que puede ser que la baja estatura sea simplemente heredada de la familia. Si este fuese el caso o en el caso de que el crecimiento esté retrasado no hay ningún tratamiento, los suplementos o las dietas especiales no harán que crezca más o más rápido. Si ven que la niña está muy mal porque se le ha retrasado la pubertad puede que le hagan un tratamiento de inyecciones hormonales diarias pero estas inyecciones pueden no dejar ver sus efectos hasta semanas o meses después de la administración.

Ahora existen estudios que han demostrado que la administración de estas hormonas en niñas abocadas a tener una muy baja altura sin tener una deficiencia en la hormona del crecimiento puede ayudar a que aumente la estatura final en entre 5 y 7,6 centímetros.

Otros trastornos de crecimiento que no tienen que ver con la hormona de crecimiento, si no con otras afecciones también se pueden tratar. Por ejemplo, en las mujeres con el síndrome de Turner pueden introducir un tratamiento con la hormona del crecimiento acompañado de estrógenos.

También en problemas en adolescentes con hipotiroidismo se puede tratar con una medicación que regula esta hormona.

Te puede interesar:
La calculadora de percentil es utilizada para evaluar si un bebé está creciendo adecuadamente en relación con otros bebés de su misma edad.

Problemas de crecimiento

  • Tamaño de texto más grandeTamaño de texto grandeTamaño de texto regular

¿Te sientes como si fueras la persona más baja de tu clase? Los chicos y las chicas de baja estatura pueden tener la sensación de que no encajan en su grupo de edad, igual que los chicos que maduran antes y se sienten raros por tenerse que afeitar o las chicas a quienes les viene la menstruación antes que a sus compañeras de clase.

En la mayoría de los casos, los adolescentes que son más bajos o más pequeños están madurando desde el punto de vista físico un poco más despacio que sus amigos. O tal vez sus padres son más bajos y lo han heredado de ellos.

De todos modos, en algunas ocasiones, hay una razón médica de que algunas personas crezcan más despacio de lo normal.

Qué es normal y qué no lo es

Los niños y los adolescentes crecen y atraviesan la pubertad en momentos diferentes. En las niñas, la pubertad se suele iniciar entre los 7 y los 13 años de edad. La mayoría de los niños la suelen iniciar un poco más tarde (entre los 9 y los 15 años).

Las chicas se vuelven más formadas en la zona de las caderas y se les desarrollan los senos. Por lo general, unos dos años después de que se les empiecen a desarrollar los senos, las niñas empiezan a menstruar, o les viene el período. El pene y los testículos de los chicos aumentan de tamaño, y aparece vello en la zona púbica y axilar tanto en los chicos como en las chicas. Los chicos se vuelven más musculados, les empieza a crecer barba en la cara y se les vuelven las voces más graves.

Algunos adolescentes maduran físicamente mucho antes que sus amigos (lo que se llama pubertad precoz), mientras que otros maduran más tarde que otra gente de su misma edad (lo que se llama pubertad tardía).

Los niños y los adolescentes pueden no crecer tan deprisa como sus compañeros de edad por muchos motivos. Si eres bajo, tal vez solo tengas una estatura baja familiar (genética). En otras palabras, padres de baja estatura tienden a tener hijos de baja estatura. Si tu médico constata que no padeces ningún trastorno del crecimiento y que estás creciendo de forma sostenida y madurando sexualmente según lo esperable para tu edad, entonces lo más probable es que crezcas con normalidad, aunque tal vez seas algo más bajo que una persona promedio.

Los adolescentes que tienen un retraso constitucional del crecimiento crecen a un ritmo normal cuando son pequeños, pero se quedan atrás y no inician el desarrollo propio de la pubertad hasta muchos después que sus compañeros de edad. Las personas con retraso constitucional del crecimiento tienen una maduración física tardía.

Si un niño o un adolescente parece tener un retraso constitucional del crecimiento, un médico le puede pedir radiografías óseas y compararlas con radiografías de lo que se considera un valor promedio para su edad. Los adolescentes con retraso constitucional del crecimiento tienden a tener huesos de aspecto más juvenil de lo esperable para su edad. Estos adolescentes harán un estirón tardío y seguirán creciendo y desarrollándose hasta que sean más mayores. Suelen alcanzar el nivel de desarrollo físico de sus compañeros cuando son adultos jóvenes.

El hecho de no ingerir una cantidad adecuada de proteínas, calorías y otros nutrientes en la dieta también puede causar un crecimiento lento, así como una serie de afecciones médicas crónicas, como las enfermedades renales, cardíacas, pulmonares e intestinales.

Las personas afectadas por una anemia falciforme también pueden crecer y desarrollarse más despacio de lo normal. El hecho de seguir un plan de tratamiento diseñado por un médico puede ayudar a los adolescentes con afecciones médicas a alcanzar un patrón de crecimiento más normal.

¿Qué son los trastornos del crecimiento?

Los adolescentes también pueden tener problemas de crecimiento por otros motivos. El crecimiento está controlado por las hormonas que fabrica el cuerpo. Muchas enfermedades del sistema endocrino, que está compuesto por glándulas que fabrican hormonas, pueden afectar al crecimiento.

Las hormonas son segregadas por las glándulas endocrinas y transportadas por todo el cuerpo a través del torrente sanguíneo. El hipotálamo (una parte del cerebro) controla una glándula llamada la hipófisis, que se encarga de fabricar algunas de las hormonas que controlan el crecimiento y el desarrollo sexual. El estrógeno y la testosterona son dos hormonas importantes que dirigen el desarrollo sexual y la función sexual y que también desempeñan un papel en el crecimiento.

El hipotiroidismo puede causar un crecimiento lento porque la glándula tiroidea no produce una cantidad suficiente de hormonas tiroideas, que son necesarias para que se produzca un crecimiento normal. Uno de los principales síntomas del hipotiroidismo es sentirse cansado y sin ganas de hacer nada. Un análisis de sangre que mide la concentración de las hormonas tiroideas permite indicar si una persona padece este trastorno, que se puede desarrollar en cualquier momento de la vida y que es frecuente en chicas y mujeres en edad reproductora.

Hay algunas enfermedades que no son de causa hormonal pero que pueden repercutir en la capacidad del cuerpo para fabricar las hormonas necesarias para crecer y desarrollarse. Por ejemplo, el síndrome de Turner es una afección genética (debida a un problema en los genes de la persona) que solo afecta al género femenino. Se debe a la ausencia de un cromosoma X o a la presencia de un cromosoma X anormal. Las niñas y las chicas con síndrome de Turner tienden a ser bajas y no suelen tener un desarrollo sexual normal porque sus ovarios (ubicados en el abdomen inferior y encargados de fabricar óvulos y hormonas femeninas) no maduran ni funcionan con normalidad.

Otra afección que puede llevar a una estatura considerablemente baja es el enanismo. El enanismo se debe a un crecimiento anormal de los huesos y del cartílago. En muchas formas de enanismo, la persona tiene unas proporciones corporales anormales, como unas extremidades visiblemente más cortas de lo normal. La mayoría de los casos de enanismo son de origen genético.

Deficiencia de la hormona del crecimiento

Uno de los trastornos del crecimiento que es específico de las hormonas que regulan el crecimiento es la deficiencia de la hormona del crecimiento (deficiencia de HC). En esta afección participa la hipófisis, una pequeña glándula ubicada en la base del cerebro que fabrica la hormona del crecimiento y otras hormonas. Si la hipófisis no fabrica una cantidad suficiente de esta hormona para un crecimiento normal, el crecimiento se enlentece o se detiene.

La deficiencia de HC puede ocurrir en cualquier edad, y el signo más común en niños y adolescentes es que se enlentece el crecimiento a menos de dos pulgadas (o 5 centímetros) al año. Los niños con este trastorno suelen tener unas proporciones corporales normales, en otras palabras, sus cuerpos se ven normales y bien proporcionados, pero de menor tamaño. La deficiencia de HC no afecta a la inteligencia ni a la función cerebral.

La causa de esta deficiencia puede ser una hipófisis o un hipotálamo poco desarrollados, lesionados, o que funcionan de una forma inadecuada, lo que puede ocurrir antes del nacimiento o durante el mismo, o puede estar causado más adelante por un accidente, un traumatismo o ciertas enfermedades. Los tumores ubicados cerca de la hipófisis, como un craneofaringioma, también pueden lesionar el hipotálamo y la hipófisis y afectar al crecimiento. De todos modos, en la mayoría de los casos, la causa de la deficiencia de la hormona del crecimiento es desconocida e inexplicable.

La deficiencia de la hormona del crecimiento suele afectar solo a una persona de la familia y no se suele trasmitir de padres a hijos.

¿Qué hacen los médicos?

Tu médico lleva representando tu crecimiento desde que naciste para asegurarse de que existe una «curva de crecimiento» que muestra un «crecimiento sostenido» en peso y estatura. Si esta curva se aplana, los médicos suelen hacer una detenida exploración física y es posible que soliciten unos análisis de sangre especiales y radiografías óseas.

Tu médico también se fijará en los patrones de crecimiento presentes en tu familia. Los adolescentes con baja estatura familiar han heredado este rasgo de sus padres. Y los adolescentes con retraso constitucional del crecimiento suelen tener parientes cercanos de maduración tardía.

Afecciones del crecimiento como tener una estatura baja familiar o un retraso constitucional del crecimiento no suelen requerir ningún tratamiento especial. Los suplementos vitamínicos o las dietas especiales no harán que una persona afectada por una de estas afecciones crezca más o más deprisa.

De todos modos, en algunas ocasiones los médicos aplican un tratamiento hormonal, generalmente administrando testosterona, a chicos con retraso constitucional del crecimiento que lo están pasando muy mal esperando la llegada de la pubertad. Este tratamiento puede incrementar de forma temporal el crecimiento y el desarrollo hasta que el chico empiece a fabricar las hormonas de la pubertad por sí mismo.

Si un médico averigua que alguien tiene una deficiencia de la hormona del crecimiento, lo puede tratar administrándole esta hormona. Es una hormona que se fabrica en el laboratorio y que se administra en forma de inyección diaria. No se puede tomar por vía oral (por boca) porque sería destruida por los jugos digestivos gástricos. Dependiendo de cuándo se haga el diagnóstico, el tratamiento suele durar varios años: hasta que se cierren las áreas de crecimiento de los huesos (después de ese momento, no podrá haber más crecimiento).

Los efectos de la administración de la hormona del crecimiento pueden tardar semanas o meses en manifestarse, pero la mayoría de los niños crecen de dos a cinco veces más deprisa durante el primer año de tratamiento de lo que crecían antes. La tasa de crecimiento a partir de entonces suele ser algo menor, aproximadamente de 3 a 4 pulgadas (entre 7,6 y 10,2 centímetros) al año.

Hace poco, se ha aprobado el tratamiento con la hormona del crecimiento para niños y adolescentes que no padecen una deficiencia de la hormona del crecimiento pero que parecen estar abocados a tener una estatura muy baja como adultos (menos de 5 pies con 4 pulgadas en los hombre y menos de 4 pies con 11 pulgadas en las mujeres). Este tratamiento puede ayudar a aumentar la estatura final de una persona en unas 2 a 3 pulgadas (entre 5 y 7,6 centímetros).

Los trastornos del crecimiento causados por otras afecciones también se pueden tratar. Las niñas con síndrome de Turner se pueden beneficiar del tratamiento con la hormona del crecimiento y con estrógeno. La medicación tiroidea puede ayudar a restablecer el ritmo de crecimiento en niños y adolescentes con hipotiroidismo. En la mayoría de los casos, el crecimiento también mejorará con el tratamiento específico de las afecciones médicas crónicas que están haciendo que un adolescente crezca más despacio de lo normal.

Cómo afrontar los trastornos del crecimiento

Puede ser duro tener un trastorno del crecimiento durante la adolescencia porque puede afectar a la imagen corporal y a la autoestima. Hablar con un profesional de la salud mental es una forma en que algunos adolescentes afrontan los sentimientos y las preocupaciones relacionadas con su crecimiento.

Tu médico también puede ser un buen recurso para informarte y aconsejarte sobre tu patrón de crecimiento. Y, aunque nadie puede tener mucho control sobre los cambios que ocurren en el cuerpo durante la pubertad, tú puedes hacer todo lo que esté en tus manos para mantener un cuerpo en la máxima forma posible, siguiendo una dieta saludable, durmiendo lo suficiente y haciendo ejercicio físico.

Revisado por: Steven Dowshen, MD Fecha de revisión: julio de 2014

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *