0

Se puede congelar arroz

Te ha sobrado paella o arroz hervido, y quizás te preguntes, ¿se puede congelar el arroz? La respuesta es que sí, pero depende de qué tipo de receta de arroz sea. En Okdiario-recetas te damos las claves para congelar recetas de arroz.

Claves para congelar el arroz

Tiene que ser arroz seco

Si el arroz tiene una textura seca como el arroz blanco cocido, la paella, el arroz al horno entonces se puede congelar sin problemas. Envuelve el arroz en papel film y luego usa una bolsa de congelación o un recipiente adecuado.

Hay quien congela arroz hervido por porciones individuales y cada vez que hace arroz tiene para dos semanas.

¿Pero que pasa si en lugar de ser arroz seco ese trata de arroces melosos o con caldo ? En este caso se congelan mal, te quedarán incomibles blandos y seguro irán a parar a la basura.

Si quieres congelar arroz que tenga caldo, primero retira el caldo colándolo, y congela el arroz por un lado y el caldo por otro. De esta manera el resultado será mejor, pero aun así el grano del arroz meloso o caldoso no se queda igual una vez congelado que el grano del arroz seco.

A la hora de descongelar

Pero es mejor que descongeles dejándolo en la nevera o llenes un recipiente con agua caliente, introduzcas el arroz en una bolsa tipo Zip y lo dejes reposar media hora.

El microondas es muy rápido y tiende a descongelar más los extremos del alimento que la parte del centro. Si no tienes cuidado te puedes encontrar que el arroz congelado te lo ha dejado recocido por los bordes pero sigue frío en la zona central.

Si quieres usar el microondas hazlo con tiempos cortos y en varias tandas. Coloca la bolsita de arroz congelado en un recipiente programa la opción descongelación dos minutos. Verifica la textura según lo veas otros dos minutos, siempre en opción descongelación, no lo pongas al máximo. Cuando notes que se va descongelando puedes poner 30 segundos a máxima potencia y dejarlo reposar unos minutos. Siguiendo estas precauciones seguramente tu arroz se descongelará sin problemas.

También te puede interesar

Cómo cocer pulpo

Cómo cocer pulpo

Si te ha gustado el post sobre congelar el arroz puedes compartirla en tus redes sociales favoritas (Twitter, Facebook, etc). Cada día habrá nuevas recetas y trucos para ti. ¡Síguenos en Facebook @okrecetasdecocina!

10 CONSEJOS para limpiar una TV de PANTALLA plana

Sé que es un fastidio cocinar todos los días y consciente estoy que muchas de nosotras no tenemos tiempo de hacerlo diario, ya sea por trabajo, escuela, familia, amigos, hijos o flojera, cocinar diario resulta imposible (a veces). Así que congelar comida es una forma de solucionar este problema.

Congelar arroz es posible y fácil, puedes cocinarlo un día y congelar el resto para toda la semana. Suena maravilloso, ¿no es así?

Acá hay un video de cómo hacer arroz perfecto, ¡echa un vistazo y hazlo perfecto la siguiente vez!

Muy bien, para congelar arroz necesitas saber hacerlo de la manera correcta para no arruinarlo y echar a perder tu comida de la semana, descuida, ¡es súper fácil!

Toma en cuenta que cualquier tipo de arroz (integral, blanco, silvestre, etc) se pueden congelar.

Una vez que lo hayas guardado en el refrigerador por un día o más, es mejor NO congelarlo, las bacterias habrán crecido lo suficiente y comenzará a descomponerse.

CONSIDERA:

  • Coce el arroz en tu arrocera, olla o donde acostumbres hacerlo
  • Deja que el arroz se enfríe antes de congelarlo
  • Puedes agregar UN POCO de aceite vegetal ligero para evitar que se pegue
  • Divide en porciones de 200g para que servirlo sea mucho más fácil y controles mejor la cantidad de arroz que hiciste
  • Ten a la mano papel film, ¡lo vas a necesitar!

Envuelve el arroz en papel film, así lo proteges de las quemaduras por el frío y lo alejas del aire, se mantendrá fresco y perfecto.

Cuando tengas los paquetes de arroz, guárdalos en una bolsa de plástico hermética y evita aplastar los paquetes.

También puedes utilizar un contenedor especial para congelar, solo deberás asegurarte de sacar todo el aire del recipiente y que éste sea hermético, así el arroz durará mucho tiempo.

Puedes guardar el arroz en el congelador y conservarlo por, aproximadamente, un mes (a veces puede durar más).

A la hora de descongelar puedes calentar el arroz en el microondas o sartén, sea cual sea la manera en la que lo hayas congelado.

FOTOS por iStock

Ahora ya sabes cómo congelar arroz para conservarlo por varios días y ahorrar tiempo en la semana, ¡inténtalo!

No olvides guardar tu contenido de Pinterest AQUÍ.

TE PUEDE GUSTAR

6 consejos para congelar y descongelar la comida sin echarla a perder

Congela AGUACATE sin que se OXIDE con este truco

Aprende a congelar el plátano de la manera correcta

Las recetas de platos exquisitos siempre son de gran interés y preguntas básicas de cocina como: ¿se puede congelar el arroz?, ¿se puede congelar el queso? están presentes entre las dudas más frecuentes. Aquí te ayudamos a despejarlas.

Lógicamente nos referimos al arroz una vez cocinado, es decir que la pregunta correcta sería: ¿se puede congelar el arroz cocinado? La respuesta es sí. Además si tenemos demasiada cantidad que no vamos a consumir de inmediato es aconsejable su congelación pues un arroz recalentado varias veces puede ser toxico.

El arroz posee una bacteria en forma de espora llamada Bacillus Cereus. La ingesta de arroz no causa ningún inconveniente si se mantiene caliente. Los problemas comienzan cuando se empieza a enfriar el arroz, pues en temperaturas cálidas las esporas encuentran su mejora hábitat para multiplicarse. Por eso, el arroz debe enfriarse con rapidez pues, si el enfriamiento lleva demasiado tiempo pueden producirse altos niveles de bacterias. Estas bacterias en frio están en estado latente pero, al calentar el arroz más de una vez pueden afectar y causar intoxicación alimentaria.

Se puede congelar el arroz. Reglas de oro

Conociendo la necesidad de un enfriamiento rápido, cuando cocinemos arroz con intención de guardar para otro momento, debemos realizar el proceso de congelación de inmediato, una vez terminado de cocinar y sin dejar enfriar.

Ante las numerosas formas de cocinar este alimento nos pueden seguir las siguientes preguntas: ¿Se puede congelar el arroz cocido? ¿y el arroz caldoso o al horno? ¿y el arroz integral es diferente?

Los arroces que únicamente van cocidos los podemos almacenar en el congelador y en el momento de utilizarlos tenemos distintas alternativas de consumo; bien como arroz blanco o aliñándolos con alguna salsa o añadiéndolos a otros alimentos.

Los arroces condimentados los congelaremos como hacemos con otros guisos y una vez descongelados procederemos a calentar y servir.

Ya vimos en el post de cocinar 1 día para varios lo cómodo y práctico que resulta hacer varias raciones de más o preparar ciertos platos ya cocinados del todo o a punto de terminar y congelarlos después, como la base de la tortilla de patata.

Además de este gran invento, podéis preparar el sofrito completo de una paella con todas sus verduras, el pollo, el conejo o el pescado y marisco cocinados, es decir todo el «fondo» de la paella, a falta tan solo de echar el arroz y el caldo que también puede estar congelado.
Es algo fantástico pues podéis terminar de hacerla hasta un día de fiesta, sin manchar para nada la cocina puesto que lo que realmente mancha y salpica es sofreír todas las verduras y sus demás ingredientes.

Si la vais a elaborar en donde realmente queda mejor, en una paella que muchos todavía siguen llamando paellera, y vais a elaborarla para varias personas es casi indispensable contar con un difusor que se pueda acoplar a una cocina de gas que raramente todavía tendréis, o a botellas pequeñas de camping gas que se instalan en jardines y terrazas.
(Quiero aclararos que estos enlaces que os coloco son simplemente para que veáis de qué artilugios se trata si no los conocéis, pero en absoluto para que los compréis allí pues seguro que los encontráis más baratos.)

Los pasos a seguir serían los siguientes:

1. Descongelar esta base o fondo de paella en la nevera como siempre, sacándolo del congelador la noche anterior.

2. Un rato antes de la comida volcarlo en la paella y cuando esté hirviendo echar el arroz y removerlo bien con una cuchara de madera.

3. Añadir la cantidad de caldo que acostumbréis, en principio el doble que de arroz, que también habéis congelado separadamente, o uno de los que vienen ya en tetra brik, si os gustan, y calcular unos 13′ o 14’de cocción.
Lo importantísimo es que el arroz cueza por igual para que no quede duro por algunos sitios y pasado por otros, y en las cocinas caseras, sobre todo en las placas de vitrocerámica, es difícil conseguirlo a no ser que dispongáis de un fuego especial ultra grande.

4. También la podéis terminar de cocinar, si la tenéis, en una plancha eléctrica, de las que ya hablamos, que al tener un gran diámetro reparte el calor por igual y al ser de bordes altos no mancha nada y nos puede resultar cómoda para cocer este arroz.
Ahora resulta, ¡y cada día recibe uno más sorpresas!, que este recipiente que es fantástico como plancha de alimentos, como la mayoría de las personas adquieren una rectangular casi planita, porque es de las que se suelen ver en la tele, por supuesto sin tapa, para ampliar su mercado y competir con las ollas y demás robots programables, le han cambiado el nombre y ahora la llaman cazuela o multicazuela y ¡por ello muchos de vosotros no la habéis encontrado al buscarla como plancha!
Pues sintiéndolo mucho, para elaborar la paella desde el principio, así como para sopas, guisos, carnes … no os la recomiendo porque vais a tardar muchísimo y gastar un montón de energía y no son, ni de lejos el recipiente adecuado.
Me lo habéis oído decir y leído que «en la lavadora no se pueden lavar los platos, y en el lavaplatos no se puede lavar la ropa».
¡Seamos consumidores exigentes e informados … y no nos dejemos «comer el coco»!

5. Si sois menos exigentes, no sois valencianos ni alicantinos, los grandes sibaritas de este magnífico plato, y queréis disfrutar de un arroz tipo paella que ya no le llamaríamos paella sino arroz con pollo, conejo…, tendríais tan solo que calentar este sofrito en vuestra olla superrápida, cuanto más diámetro tenga mejor → añadir el arroz → rehogarlo → agregar el caldo → y programar 2 minutos.
Luego, mientras la válvula de presión va bajando, ya no tenéis que estar en la cocina y podéis aprovechar para poner la mesa, preparar una ensalada que es el acompañamiento perfecto, o hacer otras muchas cosas para aprovechar vuestro tiempo al máximo.

Los alimentos que se pueden congelar y que nunca hubieras pensado que fuera posible

29/11/2016 05:00

Nos preocupa la cantidad de comida que tiramos, y no es para menos. Por ahorro, por conciencia y por pura comodidad, haríamos mejor en informarnos de ciertas cosas que quizá no interesen demasiado a la industria alimenticia tal como está planteada. Los limones, los ajos, los huevos, las plantas aromáticas, los tomates… Ya hablamos en El Confidencial de una buena cantidad de alimentos que no suelen meterse en el cajón más frío del refrigerador y que deberían, porque conservan la mayor parte de sus propiedades.

Nos hemos acostumbrado a ver ciertos alimentos al aire libre y tendemos a pensar que es porque el frío las estropeará. Es cierto -también hemos hablado de ello en otras ocasiones- que en algunos casos no es necesario refrigerarlos, y a veces su sabor o su textura empeoran en la nevera, pero de lo que no hay duda es de que están mejor en el congelador (y después en nuestro estómago) que en la basura.

Siempre sobra pasta. Si la congelas será sencillísimo calentarla cuando te ataque el hambre, y sin ensuciar la batería de cocina

La harina (para evitar que se eche a perder en lugares húmedos), la mantequilla, las uvas, la paella ya cocinada, los aguacates… Hay decenas de alimentos que puedes conservar. Hoy ampliamos la lista con ayuda de la selección de ‘Mashed’.

Hummus

Si vives solo y no te apasiona cocinar, el hummus tiene grandes ventajas. Es muy energético, sano, equilibrado, contiene legumbre (y solemos comer pocas) y se prepara en cuestión de minutos. Por otro lado, es difícil encontrar botes pequeños de garbanzos en agua (los más fáciles de convertir en hummus con la batidora), y si trituras todo el bote te quedará una cantidad familiar de este puré típico árabe.

Aunque al llevar ajo, conservante natural, puedes tenerlo varios días en la nevera, si no quieres repetir tan pronto ya sabes lo que tienes que hacer. Puedes congelar incluso el que se compra ya hecho en la tienda. Te recomendamos que lo hagas siempre en envases herméticos. Al hummus casero añádele un chorrito de aceite (de oliva, claro) antes de congelarlo.

Al sacarlo, remueve un poco y listo.

Pasta cocinada

Es por todo cocinilla sabido que siempre sobra pasta. Como en el caso del hummus, puedes comértela un par de días más tarde si la guardas en la nevera, pero si la congelas será sencillísimo calentarla cuando te ataque el hambre, y sin ensuciar la batería de cocina.

El queso también se puede congelar. (iStock)

De nuevo, conviene echarle un poco de aceite. Y mejor que no esté muy blanda, cocínala al dente y prueba.

Queso

No todos los quesos se pueden congelar con iguales resultados. Los que son duros, quedarán imposibles de cortar sin desmenuzarse o demasiado secos. Es mejor idea con los blandos y cremosos, que además son los que antes se estropean.

El sabor y la textura suelen ser mejores si no los congelas, pero para cocinar no notarás la diferencia. Al calentarlos será casi como dar marcha atrás al proceso.

Ensalada

Las hojas verdes (espinacas, lechuga, escarola…) se pueden congelar y no pierden nutrientes, por algo se compran tan a menudo en bolsas en la sección de congelados. El problema (y no es pequeño) es que una vez descongelados no valdrán para ensaladas.

El azúcar moreno se endurece rápidamente si no te lo comes: envuélvelo en plástico, mételo en una bolsa y al cajón

Siempre nos quedará el puré, y sobre todo los batidos vegetales: mete las hojas directamente a la licuadora y la verdura parecerá un refresco. Solo que mucho más saludable.

Patatas fritas y pan tostado

Si se te han quedado fuera de la bolsa durante unas horas alguna vez, habrás comprobado que las patatas tipo chip no resisten bien el envite del aire. Absorben la humedad y quedan desagradablemente blandas. Ya te explicamos cómo ‘revivirlas’ en esta sección, ¿pero se puede hacer algo para que no caduquen dentro de la bolsa?

Fíjate en la fecha: no duran tanto como parece. Si te haces con muchas bolsas en alguna fiesta loca, no tienes excusa para pasarte una semana engullendo los excedentes: déjalas en su envase original (o, si no es posible, séllalas en una bolsa de las que venden para congelar o tápalas bien con papel de plata) y quedarán exactamente igual que el primer día.

Con los biscotes de pan tostado puedes hacer lo mismo. Funciona.

Azúcar moreno

El azúcar moreno suele endurecerse rápidamente si no te lo comes. Pero es muy fácil evitarlo: envuélvelo en plástico, mételo en una bolsa de congelar y al cajón. Se podrá comer en cuanto lo saques.

Lo mismo con el embutido: si eres de los que odia comprar todas las semanas, has de saber que, en su paquete original o envuelto como los casos anteriores, puede durar varios meses.

¿El sushi se puede congelar? Esta pregunta puede surgir si has preparado demasiado sushi (quizás entusiasmado por alguna de nuestras recetas de sushi vegetariano) de lo normal en casa o si pediste por Internet una gran cantidad de sushi y te has llenado cuando todavía quedan unas cuantas piezas por ser devoradas.

Como la comida no se tira, y aún menos si es tan deliciosa como la japonesa, seguramente te plantees si pasa algo por poner el sushi en el congelador durante unos días. A continuación, te explicamos si se puede congelar el sushi y qué pasa si lo haces.

¿El sushi se puede congelar?

La respuesta es que sí, el sushi se puede congelar, pero su sabor y textura no volverán a ser los mismos al descongelarlos.

El principal problema se encuentra en el arroz, ya que se trata de un alimento que no soporta muy bien la congelación. El motivo es que el arroz se deshidrata si se pone a muy bajas temperaturas, así que cuando lo descongeles te encontrarás un arroz seco y apelmazado. Si congelas arroz hervido o una paella, te pasaría lo mismo.

Por otro lado, si tu sushi contiene pescado, hay que pensar que seguramente ya habrá sido congelado, así que lo estarías congelando por segunda vez, algo no muy recomendable.

Además, si alguno de los tipos de sushi contiene alga, como por ejemplo los makis, tras ser congelada y descongelada perderá rigidez y quedará excesivamente madura.

🙌 Existen algunas marcas que se han aventurado a comercializar sushi congelado, pero solo hace falta ver las valoraciones de sus usuarios para darse cuenta que no es una buena idea. La valoración media es de estrellas de 1 sobre 5…

¿Cómo congelar y descongelar el sushi?

Si no te queda más remedio que congelar el sushi, no lo hagas solo poniendo la bandeja de sushi en el congelador. Te recomendamos que envuelvas cada pieza en papel film y luego los pongas dentro de una bolsa de congelación como estas:

Para descongelarlo es mejor ponerlo primero en la nevera un tiempo y después sacarlo fuera. No te aconsejamos usar el microondas.

¿Puede usted congelar el arroz moreno?

Pregunta

He decidido empezar a comer más sano, eliminando ciertos alimentos de mi dieta y sustituyendo otros alimentos por opciones más saludables. Uno de estos cambios es la sustitución de arroz integral para el arroz blanco que solía comer. Desafortunadamente, el resto de mi familia todavía prefiere arroz blanco, y así que encuentro que siempre tengo arroz sobrante cuando lo hago. Normalmente termino tirándolo, lo cual me molesta porque es un desperdicio. Me gustaría ser capaz de mantener el arroz sobrante para las comidas futuras, pero no estoy seguro de cuál sería la mejor manera de almacenar sería. Nunca he intentado congelar el arroz antes, así que no estoy seguro de si sólo terminaría todo blanda. ¿Puede congelar el arroz integral?

Respuesta

¡Sí, puede congelar el arroz integral! De hecho, dado que el arroz integral es un poco más “chewier” que el blanco, en realidad soporta mejor congelación que el arroz blanco. Es menos probable que vaya suave y blanda, y debe conservar la mayor parte de su sabor y textura. Hay algunas sugerencias para obtener los mejores resultados de su arroz integral congelado. Mientras que definitivamente se puede congelar el arroz que se ha cocinado en una sopa o una salsa, los resultados a menudo no son tan grandes como congelar arroz simple. Eso es porque el arroz tiene una tendencia a seguir absorbiendo líquido hasta que esté completamente congelado, a menudo hinchándose y volviéndose a la papilla. La consistencia del plato es a menudo comprometida, y las sopas pueden convertirse en una gran bola de mush. Al congelar el arroz integral, cocido, puede separar los granos individuales y luego usarlos en cualquier receta que desee, incluidas las sopas. Comience con arroz recién cocido, marrón que se ha llevado a temperatura ambiente. Extender el arroz en una bandeja para hornear, rompiendo cualquier grumos. Usted puede elegir medir el arroz para cada porción que usted congela, o simplemente eyeball la cantidad que usted con para congelar. Coloque la cantidad deseada de arroz en las bolsas del congelador o en los contenedores seguros para congeladores duros. Si usa bolsas de congelador, tenga cuidado de no aplastar el arroz cuando retire el exceso de aire de la bolsa y sellarlo. Si usa recipientes duros, coloque la tapa sobre los recipientes una vez llena. Etiqueta y fecha. Apilar las bolsas o los envases del congelador en el congelador. Para usar arroz integral congelado, no hay necesidad de descongelar el arroz primero. Simplemente retire del congelador y coloque en un recipiente seguro para microondas para recalentar. Alternativamente, el arroz integral puede ser recalentado en una cacerola pequeña. Cuando se utiliza en sopas o con salsas, el arroz se puede agregar directamente a la receta del congelador y simplemente se calienta a través. Use el arroz integral previamente congelado dentro de unos días para obtener mejores resultados. No se recomienda volver a congelar previamente el arroz integral congelado.

Hace tiempo dimos un repaso a unos cuantos alimentos que nunca deberías meter en la nevera y unas buenas razones para no hacerlo, pero en cambio, hay otros cuantos alimentos que se pueden congelar y seguramente ni se te había pasado por la cabeza.

Porque… ¿alguna vez has pensado en conservar los huevos, la harina o la leche en el congelador? Seguramente no, pero lo cierto es que se puede y es una buena manera de ahorrar algo de dinero cuando nos damos cuenta de que tenemos en casa alimentos de este tipo que podrían caducar antes de que nos diese tiempo a consumirlos.

Además, entre estos alimentos que se pueden congelar vas a encontrar algunos que también te servirán para ahorrar tiempo cuando te pongas a cocinar.

16 alimentos que se pueden congelar aunque te suene raro

leche-almendras-00

Pues sí, la leche se puede congelar y, aunque al congelarse vamos a notar que cambia ligeramente el color ya que se separa la grasa del suero, una vez descongelada podremos utilizarla igualmente para preparar batidos, bizcochos, etc.

fracciones-huevos-00

Los huevos pueden congelarse sin cáscara y, preferiblemente separando yemas y claras y batiéndolas. Esto resulta interesante sobre todo cuando nos sobre claras o yemas de alguna preparación y no tengamos previsto hacer nada con ellas.

En el momento de servir ponemos el Lemon curd y un poco de fruta por encima

Hay muchas frutas que también se pueden congelar y, en verano son perfectas para preparar batidos y granizados si disponemos de un procesador de alimentos potente que nos permita triturarlas directamente del congelador. Plátanos troceados, piña, melocotón o frutos rojos son perfectos para estar siempre en el congelador.

trucos-congelar

Verduras para sofritos como cebollas o pimientos se pueden congelar ya cortados y luego utilizarse sin descongelar. Otras hortalizas que se congelan bien son las berenjenas y los calabacines bien en rodajas o en dados pequeños que podremos utilizar para pistos y similares.

patatas-bolsa-00

¿Sabías que las patatas fritas de bolsa se pueden congelar? Además es fabuloso porque así podemos congelarlas en bolsas de una ración y no tendremos la tentación de zamparnos la bolsa entera solo para que no se pongan blandurrias.

06-jengibre

El jengibre, esa especia asiática cada vez más popular que ahora no es difícil de encontrar en los supermercados, pero que siempre tiene un problema, se usa poca cantidad y nos suelen vender bandejas con varias piezas, pero basta con pelarlo y congelarlo. A la hora de usarlo basta rallar la cantidad que necesitemos sin necesidad de descongelarlo.

pan-00

El pan podemos congelarlo entero y luego tendremos que dejarlo descongelar o bien congelar en rebanadas que pueden ir directamente a la tostadora sin descongelar y serán perfectas para el desayuno.

09-chocolates–delicious-dia

El chocolate también se puede congelar, pero hay que tener una consideración y es que debe enfriarse lentamente, por eso antes de meterlo en el congelador debemos dejarlo que se enfríe durante unas horas en la nevera.

Hummus de lentejas con papadums

El hummus, ese aperitivo que tanto nos gusta en Cocinillas a base de legumbres, también congela fenomenal, por eso no tengas miedo en hacer cantidad suficiente, luego solo tienes que congelarlo en porciones y utilizarlas cuando mejor te convenga.

conejo-frito-ajillo-03

Dientes de ajo pelados enteros o troceados si queremos utilizarlos sin descongelar.

Harina

La harina también se puede congelar y es una manera de que se conserve fresca si sois de esos a los que un paquete de harina les dura una eternidad.

Arroz

El arroz hervido también se congela bien y directamente sin descongelar podremos utilizarlo para preparar arroces fritos o descongelado para preparar ensaladas.

legumbres-secas

Del mismo modo que el arroz, podemos congelar legumbres una vez cocidas que luego podremos usar para ensaladas o para ahorrar tiempos de cocción en guisos y potajes.

Cortamos las galletas

La masa de galletas también se puede congelar ya con la forma y no hará falta descongelarla antes de meterla en el horno, perfecto para cuando hacemos mucha masa.

Conservar masa de pizza casera

La masa de pizza casera también se congela fenomenal, aunque esto no es nuevo, y ya os contamos hace tiempo cuáles son las mejores formas de hacerlo.

Mantequilla

Finalmente, la mantequilla también se puede congelar y nos durará muchísimo más tiempo sin ponerse rancia que si la dejamos simplemente en la nevera.

¿Sabías que se podían congelar todos estos alimentos?

¿Se puede congelar el arroz? Seco, meloso, caldoso

Uno de los productos alimentarios más consumidos en el mundo, es sin duda el arroz, y ello es debido a la cantidad de platos que se pueden hacer con él, lo sabroso que está bien cocinado y su gran nivel nutritivo, es por ello que es un plato que no falta en ninguna cultura gastronómica sea del país que sea, aunque en la actualidad existen multitud de tipos de arroz, unos más conocidos y otros menos, ya que podemos encontrar desde el arroz bomba que es el más común, hasta el basmati muy usado en India, o incluso existen variedades de arroz de color negro, de marrón como el integral o el vaporizado que es de grano largo y es prácticamente imposible que se pase.

Entre los muchos platos que se cocinan con este magnífico producto, podemos encontrar, algunos platos típicos tanto en mi país España, como son la paella valenciana, la paella de marisco, la paella de verduras, el arroz al horno, el arroz caldoso… Como de otros tan famosos como China, donde podemos encontrar el famoso arroz tres delicias, o en India el arroz con pollo y curry, todas ellas recetas impresionantes cuyo principal ingrediente es el arroz, y cuyas recetas podéis encontrar en esta web si os vais a la sección de comidas y cenas, donde he subido muchas recetas hechas con distintos tipos de arroces algunas de invención propia.
Muchas veces, cuando hacemos una comida para un número de personas para el que no estamos acostumbrados, hacemos comida de más, o simplemente hay veces que preferimos una vez nos ponemos a cocinar, hacer más comida de la que vamos a comer ese día a propósito, para guardarnos la comida que sobra y tener comida para otros días sin necesidad de volver a cocinar de nuevo, sin embargo la comida no aguanta mucho tiempo en la nevera, por lo que nos surge la duda de congelar lo que sobre, y así el día que lo queramos consumir, solo tener que descongelarlo, calentarlo y ya esté listo para comer, cosa que nos interés por ejemplo cuando queremos hacernos comida para comer en la oficina del trabajo.
Sin embargo, hay ciertas comidas en las que se nos suelen presentar algunas dudas, sobre si se pueden congelar o no, como es en este caso, debido a que por costumbre o solemos hacerlo en el momento, o no se ha cocinado mucho en nuestra casa hasta el momento, por lo que nos asaltan dichas dudas, que por otra parte son muy lógicas. Es precisamente por eso, por lo que he escrito este artículo, para ayudaros en la búsqueda de dicha respuesta y resolver vuestras dudas, ya que depende de cada caso la respuesta varía desde el sí al no, hasta él depende, así que dicha información os la pongo justo a continuación.
¿Se puede congelar el arroz?, y si es así, ¿Qué tipos de arroces se pueden congelar?
A la pregunta de si el arroz se puede congelar, he de responder que como poder congelarlo se puede lógicamente, de hecho todos hemos visto algunas variantes de arroz congelado en los supermercados, donde tenemos preparados listos para abrir, calentar y listo para comer. Lo que hará que el arroz se conserve y no se haga malo, conservando también así el sabor y sus propiedades nutritivas, lo que es muy importante claro, ya que lo más importante es que no comamos nada en más estado que nos haga enfermar y que además nos nutra.
Pero también es cierto que dependiendo del tipo de plato que hayamos cocinado con arroz, este mantendrá mejor o peor la textura después de congelarlo, así como su sabor. Por ejemplo si es un arroz seco como el de una paella o el de un arroz al horno, lo podríamos congelar sin notar una gran diferencia entre el antes y el después de haberlo congelado, pero si por el contrario, se tratase de un arroz meloso y sobretodo caldoso, no lo recomiendo, ya que estos tipos de arroz, suelen quedar completamente pasados al descongelarlos, y tendríamos algo más parecido a una pasta para tapar agujeros, que el arroz que habíamos hecho, y nos esperábamos encontrar. Es decir, aunque si se conservaría y no se haría malo, su textura quedaría tan mal, que no sería agradable de comer, y disfrutar con la comida también es muy importante.
Aunque eso también es algo que os ocurriría dejándolo en la nevera, ya que tanto el arroz como la pasta cocinada, si la dejamos junto al caldo lo absorbe todo quedando ambos productos un poco pasados, un truco que podéis hacer para congelar cualquier tipo de arroz, es separar el caldo del arroz y congelarlos por separados, y una vez se quieran consumir, volverlos a juntar al calentarlos, así seguro que conserva mejor su textura sin pasarse, aunque claro, nunca va a ser lo mismo que un plato recién hecho, pero eso os pasaría con cualquier alimento.
También, en estos casos que os he contado para que os hagáis una idea de cuando conviene o no congelar un arroz y cómo hacerlo, podemos usar arroces especiales como el arroz largo vaporizado, hecho especialmente para que no se pase, aunque la verdad es que no sabe igual que el normal, puede ser una gran alternativa para estos casos, por lo que es una gran opción para ciertos platos, si este tipo de arroz sí que os gusta y le pega bien en la receta, ya que por ejemplo, yo nunca haría una paella con este tipo de arroz por que saldría fatal, sin embargo si haría un arroz chino con el por qué si le queda muy bien.
En fin, espero que os haya servido de algo el consejo, y de ser así lo expreséis con vuestra opinión, también podéis contar que platos hechos con arroz habéis congelado con éxito y cuáles no, para que los demás usuarios que lean el artículos puedan hacerse una mejor opinión sobre si puede o no congelar su plato de arroz, cualquier duda que tengáis no dudes en expresarla a través de un comentario que contestare en cuanto lo lea, a continuación os dejare unos enlaces que seguro que son de vuestro interés, gracias por su visita y espero que vuelvan pronto.

¿Se puede congelar la pasta? Pros y contras
¿Se puede congelar el guacamole? ¿Y los aguacates?
¿Las verduras, las hortalizas, y las frutas se pueden congelar?

Qué se puede congelar y qué no. Es posible que seas de los que pasa por el supermercado y atiborra el carrito con miles de congelados porque “como no tengo tiempo, esto lo caliento y listo“.

O puede ser que tu congelador se haya convertido en el arcón de los recuerdos de lo que comiste hace siglos y que como te cansaste de guardar en la nevera, un día, por eso de no tirarlo, decides guardarlo allí, a lo Walt Disney, esperando que un día te salve la vida.

O eres de los que realmente le saca provecho al congelador y sabes que allí, tienes un tesoro-kit de supervivencia dispuesto a simplificarte la vida.

Por aquí verás que esa caja de frío puede ser tu aliada o tu castigo, dependiendo de cómo la uses. Te damos las recomendaciones para que hagas las cosas bien, etiquetes tus tappers o bolsas de congelado y sepas que puedes y cuánto tiempo puedes congelar.

Las legumbres (cocidas o después del remojo) van bien en el congelador. Si además, las mezclas con alguna grasa, mejor. Por ejemplos, el humus o el byessar.

El pesto. Es vigorizante oler albahaca fresca y es triste verla marchitarse. Prepara pesto con antelación y guárdalo en la nevera. Truco: puedes aprovechar una cubitera vieja o de hielos muy pequeños (todos nos hemos equivocado alguna vez) y cubre cada hueco con tu preparación. El día que necesites usarlo lo tendrás en porciones.

Los mismo pasa con ese caldo sabrosísimo que hiciese aquel día o la crema de verduras. Consérvalos en cubiteras y tendrás cubitos de caldos para usar en cualquier preparación. Evitando así el uso de cubitos saborizantes ultraporocesados. Las cremas libanesas como el mutabal de berenjenas o la Muhammara o crema de pimientos son perfectas para congelar si has preparado en cantidad.

Otras hierbas que puedes picar y conservar con aceite es el perejil, por ejemplo. Y luego descongelado, un poco de ajo y tendrás la base de una ajillo. Esas sepias a la plancha lo piden a gritos. Las setas congeladas, también. Y en 5 minutos tendrías un plato muy sabroso y diferente.

Antes te decíamos que etiquetes los alimentos, aquí te dejamos un listado con las recomendaciones de la FDA, la administración estadounidense de alimentos y drogas que regula estas cuestiones:

  • Sopas y guisos de verdura o carne: 2-3 meses
  • Panceta = 1 mes
  • Salchicha (crudas o ahumadas) 1-2 meses

Carne fresca (ternera, cordero y cerdo)

  • Filetes = 6-12 meses
  • Chuletas 4-6 meses
  • Corazón, hígado, lengua, riñones y tripas = 3-4 meses
  • Carnes cocinadas 2-3 meses
  • Salsas de carne 2-3 meses

Carne de pollo o pavo fresca

  • Presas = 9 meses
  • Pollo o pavo entero = 1 año
  • Menudos = 3-4 meses
  • Pollo cocinado
  • Pollo frito = 4 meses
  • Plato preparado = 4-6 meses
  • Hamburguesas 1-3 meses

Pescados, ya te hemos hablado de ellos en el especial de congelar pescado de Navidad. Aunque ya que estás por aquí.

Pescados y mariscos

  • Pescados magros = 6-8 meses
  • Pescados grasos = 2-3 meses
  • Pescado cocido = 4-6 meses
  • Pescado ahumado = 2 meses
  • Camarones, ostiones, langosta y calamares frescos = 3-6 meses
  • Para el tema del marisco, visitad el especial de congelar marisco.

Pan y masas

  • Los panes, galletas y pastas horneados = 8 meses
  • Masas crudas = 1 mes y medio.

Aquí te cuento algunos secretos para congelar y tostar pan.

Y por último, recuerda que los alimentos descongelados, no se pueden volver a congelar.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Piensa en Pixels S.L como titular de Recetasderechupete.com, usará los datos que proporciones en este formulario únicamente para enviarte las actualizaciones del blog. Tratamos tus datos con respeto. Para más información consulta la Política de privacidad. Puedes cambiar de opinión en cualquier momento y desuscribirte haciendo clic en el pie de cualquier email que recibas de esta web, o contactando a [email protected] Recetas de rechupete usa Mailchimp como plataforma en envío de emails. Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Al enviar este formulario apruebas que tus datos sean transferidos a MailChimp para procesarlos de acuerdo a su Política de Privacidad.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *