0

Semana 12 embarazo barriga

Tabla de contenidos

En la semana 12 de embarazo, tu bebé ya se mueve dentro de ti, es capaz de estirarse y dar pequeñas pataditas. Si es tu primer embarazo aun es pronto para que notes esta sensación de hormigueo que produce al principio el bebé, pero hay mujeres que en su segundo embarazo notan desde finales del primer trimestre de embarazo, alrededor de las 12 semanas de embarazo, los movimientos del feto, ya que tienen experiencia en este sentido y reconocen la sensación.

Cambios en las 12 semanas de embarazo

Durante las primeras semanas de embarazo es normal que la embarazada se sienta cansada y con sueño durante el día, intenta descansar cuando te sientas fatigada y no realices grandes esfuerzos. Tu cuerpo está trabajando a pleno rendimiento para ayudar al crecimiento del bebé.

Podrías tener la nariz taponada y sentirte congestionada, esta sensación es normal durante el embarazo, también las pequeñas hemorragias nasales. Se debe al aumento de la progesterona, esta hormona causa un mayor flujo de sangre en piel y mucosas. Existen soluciones salinas que puedes aplicarte por la nariz que te ayudarán con este problema, pero evita los medicamentos descongestivos si no te los ha recetado el médico.

Tus pechos han aumentado de tamaño desde los inicios del embarazo. La progesterona también interviene en este caso ya que interviene en la preparación que están sufriendo las mamas para poder alimentar al bebé. Notarás que las areolas se han oscurecido y tendrás más sensibilidad en el pecho. Te ayudará cambiar de sujetador, escoge uno que no tenga aros, preferiblemente de algodón y adaptado a tu nueva talla.

No es muy normal que a estas alturas del embarazo, y ya en la semana doce de gestación, sigas teniendo náuseas y mareos. Consulta con tu médico para que pueda recetarte algún medicamento contra los vómitos y te valore en caso de seguir perdiendo peso.

Desarrollo y crecimiento del bebé en el embarazo

Tu bebé tiene ya 10 semanas de vida, mide al final de la semana 12 de embarazo alrededor de 6,5 centímetros y pesa 18 gramos. Su cara ya está prácticamente formada y su apariencia es casi la de un bebé. Ya tiene nariz, labio superior, párpados y orejas. Sus manos y pies ya tienen un atisbo de uñas y las cuerdas vocales ya se han desarrollado. Su cuerpo comienza a cubrirse de un vello muy fino que se llama lanugo.

Puede abrir y cerrar la boca y al hacerlo traga líquido amniótico que posteriormente elimina a través de la orina. El feto puede tener hipo, todavía es pronto para que tu lo notes, pero dentro de unas semanas podrías percibir esos movimientos rítmicos que causan el hipo del bebé.

Tu bebé se alimenta a través de la placenta, a través de ella recibe nutrientes y oxígeno. Todos los órganos importantes se han formado y están funcionando, ahora sólo tienen que crecer. El cerebro continúa su desarrollo.

La salud y las emociones durante el embarazo

Te harán la ecografía de la semana doce de gestación, de gran importancia. El ginecólogo verá a través de ella la viabilidad del feto, escuchará el latido de su corazón y realizará las diferentes medidas del cuerpo del bebé: cabeza, abdomen y fémur. Esto permitirá conocer la fecha aproximada de parto. Esta ecografía es esencial porque determina el pliegue nucal, que permite determinar si el bebé pudiera tener Síndrome de Down.

En esta semana también te realizarán la prueba de triple screening o cribado genético, es un asnálisis de sangre que permite detectar defectos en el feto. Esta prueba no es concluyente, es decir, su fiabilidad está en torno al 60%. La triple screening ayuda a determinar si es necesaria realizar una amniocentesis, que es la única manera que existe hoy en día de tener una confirmación al 100% del estado del bebé. Sin embargo, la amniocentesis tiene ciertos riesgos de provocar un aborto y son los padres los que al final deciden si la practican o no.

Muchas embarazadas suelen tener sueños extraños o pesadillas. El embarazo provoca cierta ansiedad relacionada con el bienestar del bebé y esto produce trastornos en el sueño. Te ayudará a eliminar tensión compartir tus miedos con familiares y amigos.

Dieta y alimentación para la embarazada

Te preguntarás en la semana 12 de embarazo, cuántas comidas has de realizar al día. Una buena medida sería tomar 5 comidas de poca cantidad al día. En cuanto a los alimentos que has de introducir en tu dieta a diario:

– Hidratos de carbono: arroces, pasta y cereales, mejor si son integrales

– Carnes y pescados, siempre cocinados

– Fruta: entre 2 y 4 piezas al día

– Verduras y hortalizas: acompaña siempre tus platos con una ensalada

En cuanto a las bebidas, un hábido diario en tu dieta debería ser beber al menos 2 litros de agua al día. También puedes beber zumos de frutas ya que las vitaminas que te aportarán serán beneficiosas para el desarrollo del bebé. No olvides introducir en tu dieta batidos y la leche.

En el apartado de bebidas has de eliminar totalmente de tu dieta el alcohol, has de saber que todo lo que comes o bebes pasa al feto y el las bebidas alcohólicas pueden causar malformaciones en tu bebé. Intenta asimismo, reducir las bebidas con cafeína y evitar los refrescos muy gaseosos.

Curiosidades en la semana 12 de embarazo

Tu columna vertebral sufrirá modificaciones a lo largo de tu embarazo. La espalda se desplaza hacia delante y la pelvis se dilata ligeramente. Tu cuerpo soportará un peso extra, cada vez más pesado a medida que avanza tu embarazo. Para evitar los dolores de espalda:

– Intenta cambiar de postura frecuentemente

– Si has de coger objetos del suelo hazlo con la espalda recta y doblando las rodilla

– No transportes objetos que sean pesados

– Haz ejercicio para fortalecer la musculatura lumbar y de la espalda.

La natación es un estupendo deporte durante todo el embarazo te ayudará a estar en forma y a liberar el estrés acumulado. En el agua te sentirás ligera y puedes practicarlo hasta el último día siempre que no hayas expulsado el tapón mucoso.

Cómo crece el abdomen durante el embarazo

¿Cómo crece el abdomen durante el embarazo? El crecimiento de la barriga de la embarazada es un acontemiento para los nuevos padres. La embarazada irá sintiendo mes a mes cómo crece su abdomen y debe adaptar su ropa y sus costumbres al nuevo volumen. Con el crecimiento de la tripa de la embarazada varía el centro de gravedad del cuerpo de la mujer y puede sentir dolores de espalda. Debido al crecimiento del bebé en su interior también cambiará su forma de caminar.

El crecimiento de la barriga en el embarazo

Poco a poco comenzarás a disfrutar y a sentir el «orgullo de embarazada» a medida que crece el abdomen en el embarazo, una sensación emocional que avanza en la misma dirección que la gestación. Su papá podrá comprobar mediante el tamaño de la barriga de su pareja cómo crece su hijo en su interior y poco a poco, notará cómo se mueve y dará sus primeras patadas. Descubre cómo crece el bebé en el interior del cuerpo de la embarazada y cambia tu cuerpo mes a mes.

El Primer Mes

No se producen cambios en el abdomen de la gestante, el tamaño uterino se asemeja a una pelota de tenis. Aunque puedes notar algunos cambios físicos, como el aumento de los pechos, digestiones más pesadas o ardores estomacales. El embrión tiene forma de un diminuto renacuajo y es más pequeño que un grano de arroz.

El Segundo Mes

Aunque aun no habrá cambios para los que te rodean, la gestante ya puede notan su abdomen ligeramente redondeado y que la ropa aprieta un poco su cintura. El útero es tan grande como un racimo de uvas. El embrión mide unos 2,5 cm de largo. La placenta se va desarrollando con rapidez.

El Tercer Mes

El útero es algo mayor que un racimo de uvas y se podrá palpar por encima del hueso del pubis. El embrión tiene una longitud de 6 a 7,5 cm. Y pesa unos 40 gramos. Tiene el tamaño aproximado de una naranja. Están formados todos los órganos, pero aun se tiene que desarrollar. Puede escucharse el latido cardiaco con una ecografía-doppler.

El Cuarto Mes

Puede palparse el fondo uterino 4 cm. por debajo de ombligo. El útero tiene el tamaño de un melón pequeño. El feto mide unos 12 ó 13 cm. y pesa 150 gramos. El cuerpo crece más deprisa que la cabeza. Los órganos sexuales ya están definidos y sabe chuparse el pulgar. La placenta funciona a pleno rendimiento

El Quinto Mes

La gestante está en la mitad del embarazo y el fondo uterino alcanza la línea del ombligo. La cintura esta ensanchada y se nota el embarazo claramente. El feto mide de 17 a 23 cm. y pesa casi 400 gramos, los músculos se fortalecen, la red nerviosa se desarrolla y los huesos se van endureciendo. Los movimientos del bebé empiezan a ser percibidos por la madre

El Sexto Mes

El útero alcanza ya 4 cm. por encima del ombligo y tiene un tamaño de un balón de baloncesto. El feto mide más de 30 cm. y pesa unos 800 gramos, ya es bastante activo y tiene mayor coordinación de movimientos. A partir de ahora, puede abrir y cerrar los ojos. Y puede tener hipo y ser percibido por la madre como pequeños latidos.

El Séptimo Mes

El útero mide unos 11 cm. por encima del ombligo o unos 30 cm. desde el hueso del pubis. El bebé mide unos 40 cm. y peso unos 1.200 gramos. Se producirá un gran desarrollo cerebral. Son los pulmones los órganos más inmaduros en este momento.

El Octavo Mes

La altura uterina desde el pubis suele coincidir con la edad gestacional, a las 34 semanas, mide 34 cm. La gestante se nota bastante incomoda y con dificultad para realizar determinados movimientos. El bebé mide entre 45 y 50 cm. y pesa unos 2.500 gramos. Tiene periodos de sueño y menos espacio para moverse y los pulmones han alcanzado casi su madurez.

El Noveno Mes

El útero se encuentra ahora bajo las costillas. El fondo uterino se sitúa a unos 38 ó 40 cm. desde el hueso púbico. La piel del abdomen de la embarazada esta distendida al máximo y la gestante camina de forma algo torpe. El bebé se mueve con dificultad y a mitad de este mes se considera que esta totalmente formado y desarrollado para nacer. La placenta pesa unos 600 gramos.
Ana Tejeda.
Matrona

  • Muchas mujeres embarazas presentan problemas bucales como gengivitis que son muy molestos, para ello es importante que visites a tu odontólogo para que te dé algunas pautas de higiene bucal que debes considerar para evitarte este tipo de incomodidades.
  • No olvides realizar alguna actividad física como caminar o realizar yoga. Nadar también es una muy buena opción para ti en este momento.
  • ¿Tienes antojos? No te sientas mal si complaces unos de ellos, siempre y cuando no sea en exceso y no dañe tu salud. Recuerda que la clave está en controlar las cantidades.
  • ¿Estás estresada? ¿Sientes ansiedad o te agobian las preocupaciónes? Meditar ayuda a las futuras mamás a conectarse con su bebé y tranquilizar muchísimo los ánimos y las sensaciones de ansiedad que aún se puedan tener. Para más información te recomendamos leer: Meditación guiada para embarazadas: Aprende las mejores técnicas
  • Embarazo múltiple de gemelos o mellizos

    ¿Sospechas que tienes un embarazo múltiple de gemelos o mellizos? En las 12 semanas de embarazo tu ginecólogo realizará la ecografía del primer trimestre (en caso de no haberla hecho antes) en la cual podrá observar si tu útero tiene un tamaño mayor al habitual o al de un embarazo normal.

    El tamaño del útero es una señal muy importante para diagnosticar un embarazo múltiple, es por ello que deberá evaluarse y tomarse además de los síntomas y el tamaño de la pancita.

    Consultas médicas y ecografia de la semana 12

    Son muchos los motivos para escoger la semana 12 para hacer la primera ecografía de las tres que se suelen realizar en un embarazo sano. En este momento el bebé es lo suficientemente grande como para observar su desarrollo y poder detectar posibles malformaciones.

    A través de la ecografía de la semana 12 el médico comprobará el desarrollo y viabilidad del bebé en formación

    Además de determinar el números de bebés en formación, conocer la posición en le útero, también se escuchará los latidos de su corazón. Así que si es la primara vez que te realizan una ecografía, seguramente será un momento muy emocionante ¡podrás escuchar sus latidos por primera vez!

    En caso de que tu médico no lo haya indicado en una consulta anterior, también te realizarán la prueba de triple screening o cribado genético, el cual consiste en un análisis de sangre para determinar defectos en el bebé, es decir el riesgo de tener una anomalía en los cromosomas, sobre todo la trisomía del par 21 o síndrome de Down.

    La ecografía de la semana 12 también servirá para determinar el grosor del pliegue nucal, una área ubicada en la parte trasera del cuello del feto considerada un marcador de alteraciones genéticas como el síndrome de Down o el Turner. Cuando el grosor es superior a 3 milímetros, puede existir mayor riesgo de síndrome de Down.

    En este caso, el médico puede recomendar realizar una amniocentesis a partir de la semana 15 de embarazo, o bien una biopsia corial para confirmar o descartar el diagnóstico.

    Ecografía de la semana 12

    Aunque puede realizarse un poco antes o un poco después, según los expertos el momento más indicado para hacer una ecografía de primer trimestre es a las 12 semanas. Para este momento del embarazo, el tamaño y el desarrollo anatómico del bebé están en el punto adecuado para poder comprobar que la mayoría de órganos se han formado adecuadamente.

    Al momento de realizar la ecografía, el ecógrafo pasará por tu abdomen, mientras tu observas la imagen a través de una pantalla. El médico podrá saber a través de estas imágenes, el tamaño aproximado del feto, la fecha estimada de parto y si el embarazo ha transcurrido con normalidad.

    Aunque lo habitual es una ecografía 2D en los últimos tiempos son muchas las embarazadas que optan por las ecografías en 3D y 4D.

    Una ecografía de alta definición 3D o 4D a estas alturas del embarazo puede detectar hasta el 60-70% de los posibles problemas o malformaciones que pueden aparecer en la gestación. Se trata de imágenes tridimensionales en tiempo real, en las que los futuros padres pueden ver en color a su bebé y con una apariencia más nítida. En este sentido, también se puede utilizar la información de la ecografía para incluir en el screening de primer trimestre el riesgo de preeclampsia.

    Aunque la detección de latidos cardíacos varía entre la semana 6 a la 18, podrías escuchar los latidos de tu bebé por primera vez en la ecografía.

    Fecha probable de parto

    A través de la ecografía del primer trimestre el ginecólogo podrá medir al bebé en las diferentes medidas del cuerpo del bebé: Cabeza, abdomen y fémur para conocer la edad gestacional y la fecha aproximada de parto. Sin dudas es un momento especial y emocionante para los padres, pues se podrá fijar definitivamente la edad gestacional del bebé y la fecha probable de parto, que solo se cumple con exactitud en un 5% de los casos.

    Preguntas frecuentes en las 12 semanas de embarazo

    ¿Tienes dudas e inquietudes con respecto a la semana 12? Queremos responder todas las dudas que tengas durante esta semana, por lo que hicimos una selección de las preguntas más frecuentes que se hacen las futuras mamás en las 12 semanas de embarazo.

    ¿Cuántos meses de embarazo tengo en esta semana?

    En las 12 semanas de embarazo estás en tu última semana del tercer mes, y por supuesto sigues en el primer trimestre. Sin embargo, los malestares asociados con el primer trimestre como las náuseas y los mareos es probable que ya hayan desaparecido.

    ¿A las 12 semanas de embarazo tengo que realizarme una ecografía?

    Estás en el periodo en el que debes realizarte tu primera ecografía, o la ecografía del primer trimestre. La etapa para hacerla es entre las 11 y 13 semanas de embarazo, por lo que si no te la realizaste la semana pasada, entonces es hora de que te la hagas.

    Cuando te realicen esta ecografía, tu médico podrá determinar la fecha de inicio correcta de tu embarazo al medir correctamente la placenta y el tamaño de tu bebé. También podrán ver si estás esperando uno o más bebés, así como cualquier problema congénito que pueda tener tu pequeño.

    Otra cosa que tu médico medirá es el pliegue nucal, que permitirá determinar si existe algún riesgo de trisomía 21.

    ¿En la semana 12 de gestación ya tengo panza?

    Lo más probable es que aún no se te note la panza en la semana 12. Recuerda que lo más probable es que al finalizar el primer trimestre y empezar el segundo, las personas te empiecen a preguntar por la pancita que te está creciendo. Por ahora, aún puedes pasar por desapercibida.

    ¿Qué pasa si me determinan un embarazo gemelar?

    Ahora debes celebrar por dos. Es en la ecografía del primer trimestre en el que se determina cuantos bebé vendrán en camino, por lo que si tienes un embarazo gemelar, o quizás vengan en camino trillizos, debes tomar algunas precauciones al final de tu embarazo, cuando tu barriga empiece a crecer mucho más.

    Por los momentos, no tienes mucha diferencia con cualquier otra embarazada, a excepción de que en tu caso la barriga si se empieza a notar desde ya porque el tamaño es el doble.

    Nota: Es importante destacar que cada bebé se desarrolla a un ritmo diferente, los expertos afirman que incluso esto sucede cuando el bebé está en el útero. Esta página está creada para ofrecerte una guía general de cómo evoluciona un embarazo y como se desarrolla un bebé. Cada embarazo es particular. Ante cualquier duda, o inconveniente consulta con tú médico.

    Tu pancita ya es más notoria en las 12 semanas de embarazo y tu bebé se alimenta completamente por el cordón umbilical.

    El desarrollo de tu bebé

    • Mide entre 5 a 6 cm. (unas 2,13 pulgadas)
    • Su peso se encuentra alrededor de 14 gramos.
    • Se forman sus cuerdas vocales.
    • Su cara ya está completamente formada.
    • Los párpados son menos transparentes.
    • Los ojos ya están más juntos.
    • Las orejas están más cerca de su posición definitiva.
    • Se mueve muchísimo,tiene reflejos pero sus movimientos aún son imperceptibles para ti, más aún si es el primer embarazo.
    • Se alimenta 100% a través del cordón umbilical y la placenta.
    • Produce su primera orina, que será eliminada a través del saco amniótico.

    Cambios en tu cuerpo

    • Tu útero comienza a elevarse sobre el hueso pélvico.
    • Tu piel se ve más sana debido al aumento sanguíneo.
    • En las 12 semanas de embarazo es muy probable que comiences a sentir acidez estomacal.
    • A partir de esta semana las molestas náuseas comienzan a desaparecer.
    • Tu cintura estará más ancha por lo que debes priorizar ropa más holgada a la que acostumbrabas.

    ¿Cómo te sientes?

    • Vives sensaciones y sentimientos que no habías experimentado, es normal que tengas muchas preguntas, siempre confía en tu doctor para todo lo que necesites saber.
    • Seguro estás ansiosa porque se note tu pancita y mostrarla orgullosa, pero quédate tranquila, ya viene y podrás presumirla.
    • Asegúrate de tener una red de apoyo, pareja, familia o amigos; que estén atentos a estar contigo, apoyarte en tus momentos de inquietud y acudir rápido ante cualquier emergencia.
    • No temas pedir ayuda, es parte del proceso.

    Tus 12 semanas de embarazo

    Tu pancita ya se hace notar y tu piel tiene un aspecto renovado y fresco, aunque te puede salir un poquito de acné.

    Cuando ya se nota la pancita, la gente comienza a decirte cosas lindas y a transmitirte sus buenos deseos y eso te hace sentir mucho mejor. Todas las embarazadas son bellas y tú, querida amiga, no eres la excepción.

    La acidez

    Una de las principales enemigas de las embarazadas es la acidez. Sentirás una especie de quemazón y ardor entre la garganta y el pecho. Es muy común y se ocasiona sobre todo por los cambios hormonales por los que pasamos las mujeres durante el embarazo. Es bastante desagradable, pero nada que no se pueda sobrellevar.

    ¿Qué puedo hacer para aliviar la acidez?

    • Evita los alimentos y las bebidas que te produzcan malestar: gaseosas, alcohol, cafeína, chocolate, cítricos, tomate, mostaza, vinagre, carnes procesadas, menta, ají, frituras y grasas.
    • Divide tus comidas en pequeñas cantidades, varias veces al día
    • Come despacio y mastica más de lo habitual.
    • No tomes mucho líquido durante las comidas para evitar la hinchazón.
    • Entre comidas, ingiere de 8 a 10 vasos de agua diarios.
    • Mastica chicle después de las comidas. Así, estimulas las glándulas salivales, ya que la saliva neutraliza el á
    • Procura comer por lo menos 2 horas antes de acostarte, para que puedas digerirlo.
    • Duerme acostada sobre varias almohadas o un almohadón en forma de cuña. Si elevas la parte superior del cuerpo, los ácidos estomacales permanecerán en su lugar y la digestión será más fácil.
    • No te permitas subir mucho de peso, consérvate dentro de los parámetros que te diga tu doctor.
    • Ponte ropa holgada y cómoda, para que no tengas apretada la cintura y el vientre.
    • Si te agachas, flexiona las rodillas en lugar de doblar la cintura.
    • Existen antiácidos de venta libre para embarazadas, pero siempre pide previa autorización de tu médico.

    Siéntete cómoda

    Si sientes que tu ropa comienza a ajustarte, puedes optar por prendas más holgadas para sentirte más cómoda y más a gusto con tu nueva apariencia. La prioridad es que te sientas bien.

    Los avances del bebé:

    En las 12 semanas de embarazo, tu bebé ya se alimenta directamente por el cordón umbilical y la placenta.

    Su orina se elimina por el saco amniótico. Los órganos principales como el estómago, el hígado, los pulmones, y los intestinos ya están ubicados en su lugar aunque no estén desarrollados por completo.

    Por más que no te des cuenta, al tocarte tu pancita, tu bebé reaccionará con movimientos y esa es una forma de jugar con tu bebé. Ya tiene el reflejo de chupar, lo que le ayudará cuando deba alimentarse una vez que ya haya nacido.

    ¿Cómo luce el bebé?

    La cabeza de tu bebé es más redonda y su cara está completamente formada, mientras los dedos se moldean y las uñas comienzan a crecer. Tu hijo se mueve, pero estos movimientos son imperceptibles por ti.

    ¿Cuánto ha crecido el bebé?

    Mide entre 5 a 6 cm. (unas 2,13 pulgadas) y pesa alrededor de 14 gramos. Recuerda que estos datos son una referencia, no te asustes si no concuerdan exactamente con tu ecografía.

    Para que te hagas una idea, tu bebé es del tamaño de una nuez.

    ¡Disfruta tus 12 semanas de embarazo!

    • Si te sientes débil o demasiado cansada, o tienes síntomas de anemia, es importante que consultes a tu médico para que te recete suplementos de hierro o ácido fólico.
    • Trata de evitar tomar sol por mucho tiempo porque te pueden aparecer manchas en la piel que son muy difíciles de remover.
    • La conexión con tu bebé es cada vez más fuerte porque ya puedes escuchar los latidos de su corazón o verlo en la ecografía y eso te une aún más a tu bebé.

    En nuestro repaso del embarazo semana a semana llegamos al final del primer trimestre, semana 12 de gestación, un momento clave por muchas razones y que marca grandes cambios en nuestra vivencia.

    La semana 12, ideal para la primera ecografía

    En la semana 12 de embarazo se debería programar, idealmente, la primera ecografía, aunque puede haberse realizado una anterior para confirmar el embarazo.

    Las razones para elegir la semana 12 de embarazo para esta crucial ecografía son variadas. Primero, ahora el feto es lo suficientemente grande para apreciar bastante de su desarrollo y poder detectar posibles anomalías.

    Esta ecografía podría servir, en algunos casos, para conocer el sexo del bebé (aunque no siempre es visible ni 100% fiable), pero su función fundamental es diagnóstica.

    Se va a poder determinar el número de fetos que hay en la gestación, conocer la posición en el útero, escuchar los latidos cardíacos y medir al feto para determinar si su crecimiento corresponde a la edad gestacional calculada. También se pueden detectar la mayoría de las malformaciones.

    Se realiza la medición del pliegue nucal. La técnica de la translucencia nucal se considera un marcador de trisomía 21 o síndrome de Down.

    Cambios en la mamá en la semana 12 de embarazo

    Muchas mujeres es ahora, en la semana 12 de embarazo y una vez hecha la ecografía, cuando van a decidirse a dar la noticia fuera del círculo más cercano. Ya han pasado las semanas en las que la posibilidad de una pérdida gestacional espontánea disminuyen considerablemente y además, la tripita ya asomará muy pronto.

    Además hay que señalar que a partir de ahora la mayoría dejan de sentir síntomas molestos y ya, hasta el final del embarazo, se van a sentir bastante bien siempre que se cuiden con hábitos de vida saludables y no se fuercen en exceso.

    Caminar, descansar, beber agua, alimentarse de forma sana y comiendo varias veces al día y usar calzado y ropa que no sobrecarguen las piernas seguirá siendo importante durante el resto del embarazo. Hay que seguir cuidándose.

    El bebé en la semana 12 de embarazo

    Nuestro bebé, en la semana 12 de embarazo, ya tiene el tamaño de un kiwi (me refiero a la fruta, claro). Medirá 6 centímetros y pesará unos 14 gramos, podríamos hacerle una cunita en la palma de la mano.

    No para de moverse, dar pataditas y agitar los brazos y la cabeza, ya formados perfectamente, incluso parece como si se impulsara cuando toca con los pies las paredes del útero.

    Es capaz de succionarse el dedo, abrir la boca bostezando y tragando líquido amniótico, parece que se divierte con esta vida acuática. Incluso sus riñoncitos ya empiezan a funcionar y puede orinar. Está creciendo tan rápido.

    Su cabeza tiene forma redondeada y empiezan a formarse unos bultitos dentro de la boca donde se irán formando sus dientes de leche. Además las conexiones neuronales van desarrollándose a toda velocidad poniendo en funcionamiento su cerebro. Muy pronto os contaremos como su sistema nervioso empieza a dar muestras de ser capaz de sentir muchas cosas.

    Por último, os mencionamos algo que sin duda o si impactará en la primera ecografía: su corazón, que estará funcionando a plena potencia latiendo 167 veces por minuto. Os impresiona seguro y muy posiblemente os vaya a emocionar escucharlo por primera vez.

    Con esto terminamos nuestro repaso a la semana 12 de embarazo y en los próximos días os invitamos a seguirnos en el segundo trimestre semana a semana observando los cambios en la mamá y el bebé.

    Siguiente semana: semana 13 de embarazo

    En Bebés y más | Embarazo semana a semana: de la concepción al nacimiento

    Cuando la barriga de embarazada no aparece

    Todas somos diferentes

    No existe un momento específico en el embarazo en el que la barriga necesariamente tenga que aparecer. Mientras que algunas mujeres se quejan de que a las 20 semanas la tripa apenas ha crecido y que nadie se percata de su dulce estado, otras pueden lucir una barriga de embarazo… ¡desde que el test da positivo! Esto es cierto sobre todo con el segundo bebé y los siguientes, cuando la musculatura abdominal está más floja, el útero se relaja antes, y la tripa adopta la típica forma redondeada aún cuando el bebé mide pocos milímetros.

    Por otro lado, la barriga de embarazo tarda más en notarse cuando la embarazada está excedida de peso –en realidad, lo difícil es distinguir cuánto del peso extra corresponde verdaderamente al bebé. Una embarazada con obesidad, de todos modos, no debe perder peso durante el embarazo, aunque sí ganar menos kilos que alguien que se queda embarazada en su peso adecuado.

    ¿Más barriga es más salud?

    Recientemente han salido a la luz fotos de modelos en Instagram anunciando sus embarazos sin que se noten en absoluto, y ello las hace objeto de críticas que sostienen que no es “saludable” o “normal” lucir abdominales marcadas a las 20 semanas. Sin embargo, justamente una musculatura fuerte en el abdomen puede ocasionar que el vientre tarde en notarse, lo que no significa que el bebé no esté creciendo sano y fuerte.

    Si el útero tiene espacio para expandirse hacia atrás o hacia los lados, una embarazada incluso puede llegar al tercer trimestre sin que el vientre crezca demasiado. Lo que sí es importante es que gane el peso que indique su médico, pero este no siempre se localiza en una barriga abultada.

    ¿Cómo saber cuándo me tocará a mí?

    Si bien típicamente las embarazadas primerizas dicen que la barriga comienza a notarse entre la semana 12 y la 18, hay factores que pueden influir en que aparezca antes o después. Por ejemplo, si eres más joven, tardará más que si ya has pasado los 35. Si eres menuda o muy delgada, la barriga (cualquier aumento de peso, en realidad) se notará antes. Por otro lado, también puedes fijarte en cuándo comenzó a notarse el embarazo en tu madre o tus hermanas, ya que la genética también juega un rol importante.

    Si has sufrido desde el primer momento síntomas como gases, constipación o hinchazón, o si esperas más de un bebé, seguramente no estarías leyendo esta nota, pues la barriga tiende a aparecer antes.

    Así, como quien no quiere la cosa, hace dos días me planté en mis 12 semanas de embarazo. Es curioso cómo cuando ves las dos rayitas parece todo tan lejano, parece que los días pasan más lentos, que las semanas se hacen de rogar… Y de repente ya estás casi finiquitando el primer trimestre.

    Pues así exactamente me siento. Lo que parecía que no arrancaba de repente parece una lanzadera sin remisión. El embarazo avanza y me voy acercando casi sin darme cuenta a su ecuador. Qué vértigo.

    Se me debería hacer más lento por el hecho de no haber podido disfrutar de la ecografía de las 8 semanas, como en mis anteriores embarazos. Pero esta vez no ha podido ser así y no me queda más que asumir que veré a mi [email protected] en las visitas pautadas del seguimiento del embarazo por la Seguridad Social, a excepción de la ecografía 4D que espero hacerme en Ecodadys.

    Como en mis dos embarazos pude hacer seguimiento por privado también, cuando hablaba con alguna embarazada que sólo llevaba sus controles ecográficos por la Seguridad Social me preguntaba cómo podía aguantar tanto tiempo ente ecografía y ecografía. Creí que en mi caso me quedaría sin uñas, no tendría paciencia para esperar mínimo 8 semanas entre cada una de ellas. Pero ahora lo entiendo y sí, se puede. Que me encantaría haberme hecho la primera ecografía a las 8 semanas, pues sí, me moría de ganas. Pero que, quizás por la experiencia previa, lo he llevado bien y he tenido paciencia para esperar estoicamente a las 12 semanas, también.

    El lunes es el gran día y, obviamente, ¡estoy deseando que llegue ya!. Ver a mi [email protected], saber que todo va bien, quedarme tranquila y, sobre todo, enseñarle la foto a sus [email protected] [email protected], que están más impacientes que yo. El mayor no hace más que preguntarme «mamá, «¿cuándo vas a la ecografía»?, y por supuesto que nos pide venir, aunque eso ya va a ser que no. Porque en el hospital no le dejarían entrar en la consulta, y porque en el caso de que algo no fuera bien no sería buen trago que lo viviera directamente.
    ¿Y cómo me encuentro yo a las 12 semanas de embarazo?

    Puedo decir que muy bien. Los síntomas y molestias que me acompañaron las primeras semanas parece que han desaparecido, tan solo acuso algo de cansancio y sueño pero por suerte no es algo que me incapacite. También continua la falta de apetito, teniendo en cuenta que yo soy muy comilona y me gusta todo, lo cierto es que a veces me olvido de que toca comer – pero siempre como ¿eh¿ no me salto ni una comida – y me sacio muy rápido.

    Me apetece mucho todo lo fresco, sobre todo ensaladas y frutas, y es lo que más como. Tengo el frutero a rebosar y cada dos días atraco de nuevo la frutería del super. Será por eso que desde que comenzó el embarazo me mantengo en el mismo peso, así que no puedo quejarme. Como bien y sano, en ese aspecto me está sentando muy bien el embarazo.

    La barriga va despuntando. No puedo usar mis vaqueros ni ropa que comprima la zona abdominal desde el comienzo del embarazo porque me molestaban sobre todo en el bajo vientre, suerte que tengo muchos vaqueros tipo jeggins con la cintura elástica con los que me voy apañando. Desde hace una semana ya me pongo pantalones y faldas premamá porque, al igual que en mis dos embarazos anteriores, la barriga me sale de muy abajo, y eso unido a mi sensibilidad en la zona abdominal – normalmente no soporto nada que me apriete de cintura para abajo, motivo por el que por ejemplo nunca uso cinturones o tengo que cortar las cinturilla de las medias – hace que necesite ponerme prendas que me ajusten lo mínimo.

    No es barriga redonda de embarazada, sigue siendo un michelín cada vez más redondeado, eso sí, pero vestida ya se va notando.

    Estoy en un momento muy gracioso. Va haciendo calor, salgo sin abrigo a la calle, tampoco es que me tape, sigo usando mi ropa como es normal, y la gente obviamente me ve más gorda. Y me mira. Las vecinas, los trabajadores del super, las mamás del colegio, vamos, la gente que más o menos me ve habitualmente. Me miran con esa cara de «uys, parece que está más gorda, qué barriga más sospechosa» pero por prudencia no se atreven a preguntarme. Supongo que a nadie le agrada decir «oye, ¿estás embarazada?» y que le contesten «¿es que me estás llamando gorda?».

    Conste que alguna vez me ha pasado esto sin estar embarazada, porque yo jamás he sido vientre plano y menos tras parir a dos primores, y si la ropa además favorecía ver más volumen en la zona, alguien se atrevió a preguntar. Pero últimamente nadie me pregunta. En breve, será evidente y perderán el miedo a preguntarme, seguro. Mientras, me hacen gracia las caras que me ponen y yo si no pregunto no digo nada, que tampoco tengo que dar explicaciones y no es gente con quien tenga confianza para desvelar la feliz noticia.

    Novedades en esta semana

    Hace una semana recuperé mi Angel Sounds. Por si no lo conocéis, es un doppler fetal que te permite escuchar los latidos del corazón del bebé. Le di mucho uso en el embarazo de mi niña a partir de las 16 semanas aproximadamente, si no recuerdo mal. En esta ocasión pensé empezar a usarlo entorno al mismo tiempo porque 11 semanas me parecía pronto por el tamaño del feto y la dificultad de localizarlo pero, tras poner una pila nueva, decidí probar, por si acaso. Si es que a falta de ecografía necesitaba intentar recibir alguna prueba evidente de que ahí dentro hay «algo».

    Así que me embadurné la tripa con aceite corporal – mejora la transmisión del ultrasonido – y tras mover el apartito por la parte inferior de mi vientre, localicé el latido en la zona izquierda, sobre el pubis. Tuve que apretar un poco y moverme un solo milímetro suponía perderlo, pero si mantenía la posición ahí estaba, como un caballo de carrera.

    No puedo describir la sensación que recorrió mi cuerpo en ese momento. La emoción que sentí. Definitivamente no estoy soñando, sí, de nuevo crece una vida dentro de mi.

    Pero eso no fue lo mejor. Lo mejor fue ponerle los auriculares a mis niños y que, uno a uno, pudieran escuchar el latido de su [email protected] [email protected] A los dos se les iluminó la cara de alegría. Los dos cantaron los latidos como si imitaran el compás de un reloj. Los dos sintieron la misma emoción que minutos antes había recorrido mi cuerpo. Tanto es así que desde entonces no hacen más que pedirme escuchar el corazón del bebé.

    No hay nada que me haga más feliz que saber que este dulce estado también hace felices a mis hijos, que les ilusiona y emociona tanto o más que a mi. Que esperan la llegada del bebé con impaciencia, como si esperaran la llegada de los Reyes Magos.

    Desde hace unos días tengo una ligera sospecha. Creo que ya siento a mi bebé. Son momentos muy puntales y es una sensación muy leve. Pero creo que no me equivoco. Y es que yo suelo tener mucho movimiento por esa zona dado mi colon irritable y mis intestinos espásticos – como decía arriba, tengo mucha sensibilidad en la zona, mis intestinos tienen movimientos espasmódicos dada su sensibilidad, se mueven al mínimo estímulo y en ocasiones se traduce en dolor de tipo cólico – así que reconozco con facilidad mis movimientos internos.

    Este movimiento es diferente. Muy leve, es como un pequeño golpecito casi imperceptibe y muy breve. No es el movimiento típico de mis intestinos al que estoy acostumbrada hace ya muchos años. Así que, aunque no sea ni una vez al día, creo que ya se hace notar.

    Ya me han dado los resultados de los análisis del primer trimestre del embarazo. Lo que esperaba, algo de anemia, toxoplasma negativo – después de 10 años conviviendo y criando con apego a 2 gatos, para que luego se diga – y una sorpresa: el hipotiroidismo. Me ha dado por muy poco pero me tienen que medicar empezando por la dosis mínima y control por analíticas cada 6 semanas. Ya os hablaré más a fondo del hipotiroidismo durante el embarazo y sus efectos.

    Y así va mi embarazo. La próxima semana promete novedades, por fin veremos a nuestro bebé por lo que, en contra de lo habitual, desearé que este fin de semana pase lo más rápido posible. Espero traer muy buenas noticias y compartir la primera imagen oficial de [email protected]

    Y entonces abriremos la porra, ¿será niño o niña?. Ya queda menos para saberlo. Y yo tengo mis sospechas.

    21 semanas de embarazo- Desarrollo del bebé y cambios en la mujer

    El desarrollo del bebé con 21 semanas de embarazo, que corresponde a 5 meses y 1 semana de embarazo se caracteriza por el desarrollo de todos los huesos que ahora son capaces de producir glóbulos rojos e iniciar la producción de glóbulos blancos, que son células responsables por la protección del organismo.

    En esta fase el útero ya creció bastante y la barriga comienza a notarse, pero a pesar de esto, algunas mujeres creen que su barriga está pequeña, pero esto es normal ya que el tamaño de la barriga varía de una mujer a otra, pero la mujer debe por lo menos haber aumentado alrededor de 5 kg hasta el momento.

    Fotos del feto

    Desarrollo del feto con 21 semanas de embarazo

    En relación al desarrollo del feto con 21 semanas de gestación, se puede observar que los pequeños vasos sanguíneos transportan sangre sobre la piel que es muy fina, y por esto la piel del bebé es muy rosada. El feto todavía no tiene mucha grasa almacenada, ya que la utiliza toda como fuente de energía, pero en las próximas semanas, alguna grasa comenzará a ser almacenada, haciendo la piel menos transparente.

    Además, las uñas empiezan a crecer y el bebé puede rascarse bastante, pero no es capaz de arreglarse ya que su piel está protegida por una mucosa. En la ecografía, la nariz del bebé puede parecer bastante largo, pero esto es porque el hueso nasal todavía no se desarrolló, y luego que se desarrolle, la nariz del bebé se podrá más fina y larga.

    Como el bebé tiene mucho espacio, se puede mover libremente, consigue da vueltas completas y se cambia de posición varias veces al día, sin embargo, en algunas mujeres pueden todavía no sentir al bebé moverse, principalmente si es el primer embarazo.

    El bebé traga líquido amniótico y este es digerido, formando las primeras heces del bebé, unas heces pegajosas y negras. El meconio se irá almacenando ene l intestino del bebé desde las 12 semanas, hasta el nacimiento, siendo libre de bacterias y por esto no provoca gases en el bebé.

    En caso que el bebé sea una niña, a partir de la 21ª semana el útero y la vagina ya están formados, mientras que en el caso de los niños a partir de esta semana, los testículos comienzan a bajar para el escroto.

    En esta fase del desarrollo, el bebé ya consigue entender los sonidos y reconocer la voz de sus padres, por lo que puede colocarle música o leerle cuentos para que se tranquilice.

    Tamaño del feto

    El tamaño del feto con 21 semanas de embarazo es de aproximadamente 25,6 cm, medidos de la cabeza al talón, y su peso es de aproximadamente 300 g.

    Cambios en la mujer

    Las alteraciones en la mujer con 21 semanas de embarazo incluyen las fallas de memoria, que son cada vez más frecuentes, y muchas mujeres se quejan de un aumento del flujo vaginal, pero desde que no tenga olor, ni color, no es peligroso.

    Practicar algún tipo de ejercicio es recomendado para mejorar la circulación sanguínea, evitar la hinchazón, la ganancia de peso excesivo y para facilitar el trabajo de parto. Pero no todos los ejercicios pueden ser realizados durante el embarazo, se debe optar por los más tranquilos, que no tienen impacto como caminar, hidrogimnasia, pilates o algunos ejercicios de musculatura. Vea cuáles son los mejores ejercicios para practicar durante el embarazo.

    En cuanto a la alimentación, lo ideal es evitar los dulces y las comidas grasosas, que no proporcionan nutrientes y tienden a acumularse en forma de grasa. La cantidad de alimentos no debe ser mayor de lo que se ingiere antes de quedar embarazada. La idea de que debe comer por 2 sólo porque está embarazada, es un mito. Lo cierto es que hay que alimentarse de forma adecuada, dando preferencia a los alimentos ricos en vitaminas ya que esto es muy importante para el desarrollo del bebé.

    Fases del embarazo

    De las 12 a las 20 semanas:

    • La cabeza ya se puede distinguir perfectamente bien del tronco; y ya se pueden diferenciar sus ojos, nariz, boca y orejas. La cabeza, por su gran tamaño, está desproporcionada con el resto del cuerpo, y esta diferencia de tamaño persiste durante toda la primera mitad de la gestación.
    • La madre ya nota el crecimiento de su útero, el cual irá desplazando progresivamente los órganos internos maternos causándole unas molestias: digestiones pesadas, acidez de estómago, orinar frecuentemente…
    • Es el momento adecuado para realizar, si es necesario, estudios de diagnóstico prenatal.

    De las 20 a las 24 semanas:

    • A las 20 semanas puede verse el sexo del feto.
    • La madre ya puede empezar a notar los movimientos del feto en forma de patadas.
    • El feto empieza a moverse, abrir y cerrar las manos, bostezar… Durante muchos periodos dormirá, principalmente coincidiendo con el sueño materno.

    Al llegar al cuarto mes el aparato digestivo (hígado, estómago, intestino) y urinario (riñón, vejiga), empiezan a funcionar claramente. En el intestino se acumula una sustancia verde, el meconio, formado principalmente por bilis. Y el feto vierte su orina en el líquido amniótico que lo rodea.

    Los miembros, tanto superiores como inferiores, adoptan su posición definitiva, dirigiéndose los codos hacia atrás y las rodillas hacia delante. Puesto que su musculatura se desarrolla rápidamente, a partir de los 4 meses es perfectamente posible que la madre perciba pequeños movimientos fetales. Las uñas aparecen a los 4-5 meses aproximadamente, momento en que también es posible identificar las huellas digitales.

    El sistema circulatorio fetal es cada vez más perfecto. Las cavidades del corazón están perfectamente delimitadas y éste late con fuerza creciente. Alrededor de la 14ª semana ya es posible detectarlo mediante una técnica basada en el efecto Doppler de los ultrasonidos.

    Se comprueba entonces que la velocidad de su corazón es superior a la del nuestro: 120-160 latidos por minuto.

    Por ecografía se observa ya claramente la cabeza del niño, y también se ve latir su corazón.

    El sistema nervioso no es aún muy perfecto, pero a medida que pasa el tiempo aumenta la coordinación de los movimientos, indicio de una progresiva maduración nerviosa. Al principio del segundo trimestre brazos y piernas se mueven y agitan sin objeto alguno, pero en el transcurso del quinto mes, un día el feto logrará introducir su pulgar en la boca, iniciándose el paulatino aprendizaje de un acto reflejo, fundamental en su vida extrauterina: la succión.

    El desarrollo de la piel le da al feto un cambio importante en su aspecto. Hasta el cuarto mes su piel es lisa y muy fina. Bajo la piel no existe todavía la grasa, por lo que el tronco, la cara y las extremidades son muy delgados. La grasa de debajo de la piel comienza a formarse a partir del quinto mes. En este momento el feto tiene un color rojo muy oscuro.

    Se alimenta principalmente mediante la sangre materna que le llega a través del cordón umbilical que lo une con ella a través de la placenta. Todo lo que la madre ingiera puede afectarle: café, comida picante, alcohol, tabaco…

    Por otra parte, el cuerpo del feto se adapta a los movimientos de la madre. Si ésta descansa, el feto aprovecha para moverse, pues entonces está sometido a menos presiones exteriores. Por el contrario, si la madre se mueve, el niño se encorva, se acurruca, plegándose sobre sí mismo, para evitar ser lastimado.

    Al llegar al segundo trimestre, las molestias que se presentaban en el primer trimestre desaparecen casi completamente. La gestante, que con frecuencia adelgaza en los primeros meses, ahora gana peso rápidamente. Come más, duerme tranquila, está alegre.

    El abdomen aumenta visiblemente de volumen en esta época. Alrededor del cuarto o quinto mes la embarazada empieza a percibir movimientos fetales. Al principio son poco intensos, como un rozamiento suave, casi imperceptible, en el bajo vientre, que puede semejarse y ser interpretado como un simple movimiento intestinal. Sin embargo, a las pocas semanas los movimientos son tan aparentes que la confusión y la duda ya no son posibles.

    La placenta

    Es un órgano ovalado, plano, blando y esponjoso de tamaño y grosor variables, situado dentro del útero durante la gestación y por el que se establece el intercambio nutricional entre madre y feto.

    Se desarrolla sobre las 12 semanas de gestación a partir del corion del embrión y de la decidua basal del útero.

    Consta de dos partes:

    • La materna o externa que se adhiere al útero.
    • La interna o fetal tapizada por el corion y el amnios y de la que surgen los vasos sanguíneos que acaban en la parte central del abdomen fetal (lugar que tras el nacimiento y sección del mismo se denominará ombligo).

    La sangre fetal fluye a la placenta, en la que absorbe sustancias de la sangre materna y en la que expele los productos de deshecho.

    La placenta es un órgano esencial, el intercambio orgánico entre la madre y el hijo. Es indispensable para el mantenimiento del embarazo y para el desarrollo del bebé, sirve a la vez de pulmón, riñón, intestino e hígado. Asegura múltiples funciones:

    Función respiratoria:
    La placenta sirve de auténtico pulmón al bebé. El oxígeno de la sangre de la madre pasa a través de las paredes de las vellosidades y oxigena la sangre del feto. Esta sangre oxigenada irriga el hígado, el corazón, el cerebro y todos los demás órganos aún no funcionales del feto. El gas carbónico es desprendido por el niño hacia la madre.

    Función nutritiva:
    A través de la placenta llegan al bebé, todos los nutrientes de base directamente procedentes de la degradación de los alimentos de la madre. El paso de agua, sales minerales y azúcares se realiza rápidamente. Algunos productos son almacenados para constituir reservas, como el hierro y el calcio, mientras que otros son transformados gracias a una actividad metabólica importante. El nivel de glucosa sanguínea fetal es regulado por la placenta, hasta que el hígado del bebé pueda asumir esta función, muy al final del embarazo. La placenta asegura la transferencia de vitaminas, en especial las del grupo B, así como las vitaminas D y E. La vitamina A está almacenada en el hígado del bebé; la vitamina C se acumula en la placenta, que la distribuye progresivamente hasta el octavo mes, a partir del cual se almacena directamente en las glándulas suprarrenales y en el hígado.

    Función endocrina:
    Considerada como una verdadera glándula, la placenta segrega sus propias hormonas, necesarias para su buena marcha del embarazo y para el correcto desarrollo del bebé. Estas hormonas tomarán el relevo de los ovarios a partir del cuarto mes. Su dosificación aporta datos sobre la vitalidad del embarazo.

    Función protectora:
    La placenta detiene muchas bacterias o sólo las deja pasar más tarde, hacia el final del embarazo, cuando la pared de las vellosidades se vuelve extremadamente fina para aumentar aún más los intercambios entre la sangre materna y la sangre fetal. Los virus, por el contrario, la atraviesan con facilidad hasta la 20ª semana, período durante el que aparecen en el bebé sus propias inmunoglobulinas. Los anticuerpos maternos pasan al niño y los inmunizan contra la mayor parte de enfermedades infecciosas, incluso 6 meses después del nacimiento, cuando su sistema inmunitario se pone en marcha.

    admin

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *