0

Semana 33 de embarazo video

Semana 33 de embarazo: todos los órganos y sistemas del feto están formados

En la semana 33 de embarazo, el futuro bebé pesa casi 2 kg y mide 45 cm, aproximadamente.

El feto, a estas alturas del embarazo, es casi igual al recién nacido.

El último mes de embarazo, la mujer puede experimentar molestias relacionadas con su volumen sanguíneo, que ha ido aumentando a lo largo de todo el embarazo.

La retención de líquidos es una de ellas.

Beber mucha agua o evitar pasar mucho rato en la postura son algunos de los consejos que te damos para evitar las posibles consecuencias de la retención de líquidos.

En este artículo sobre la semana 33 de embarazo:

  • Desarrollo del feto
  • Síntomas de la mujer en esta semana
  • Cómo se comporta el futuro bebé en esta semana de embarazo
  • Vídeo de los hitos de esta semana

Desarrollo del feto

En la semana 33 de embarazo todos los órganos y sistemas del feto ya están totalmente formados.

Durante las semanas que quedan de embarazo, el futuro bebé aumentará de peso y talla.

Sus órganos continuarán madurando y especializando sus funciones.

**>

Sus huesos del tronco y las extremidades ya serán bastante robustos.

Sin embargo los huesos de la cabeza aún serán blandos y estarán separados debido a que aún no han dejado de crecer y se mantendrán blandos hasta el parto para poder atravesar el canal vaginal de la madre. Estos huesos no se unirán completamente hasta unos 9 o 18 meses después de nacidos y se mantendrán débilmente unidos por la fontanela.

El cerebro sigue desarrollándose y todos los sentidos están ya activos, esto se manifiesta en la circunferencia craneal que ha aumentado alrededor de 1,25 centímetros.

<**

Pero ya puede decirse que en esta fase de la gestación, el feto es prácticamente igual que el bebé recién nacido, excepto en lo relativo a talla y peso.

Síntomas de la mujer en esta semana

La mujer embarazada de 33 semanas puede experimentar síntomas asociados al aumento de volumen sanguíneo, que ha ido experimentando a lo largo del embarazo, especialmente desde que inició el tercer trimestre.

Este aumento de volumen sanguíneo puede asociarse a la retención de líquidos. La retención de líquidos en el embarazo puede producir diversas molestias.

Una de estas molestias es el edema o hinchazón en las manos y los pies. También puede aparecer el síndrome del túnel carpiano, cuyos síntomas son pinchazos en los dedos de las manos y sensación de que se duerme la mano.

Para aliviar los síntomas asociados a la retención de líquidos, se recomienda beber mucha agua, practicar ejercicio moderado y no permanecer mucho tiempo seguido en la misma postura.

También es importante usar ropa cómoda, que no apriete.

**>

Comportamiento del futuro bebé en esta semana de embarazo

La movilidad del feto se va limitando semana a semana y el bebé se dedica a tragar el líquido amniótico que le envuelve.

El riñon ya está formado y en el intestino se va acumluando el meconio que está fomado por desechos del líquido amniótico, bilis y moco y que será defecado por el bebé en sus primeras deposiciones al nacer.

Ya falta muy poco para que tengas a su bebé en brazos. En esta etapa del embarazo, sentirás los movimientos de tu bebé con más claridad, sobre todo, sus patadas. Es posible que percibas contracciones más intensas y que notes que tu pecho pierde un poco de leche o calostro.

Una ecografía podrá confirmar si el bebé ya se ha colocado cabeza abajo.

El crecimiento del bebé en el octavo mes de embarazo

– A esta altura continúa el crecimiento rápido del cerebro.

– El bebé ya está demasiado grande para moverse mucho pero puede patear fuerte y darse vuelta.

– Puedes notar a través de la pared de tu abdomen la forma de un codo o de un talón.

– Los huesos de la cabeza son suaves y flexibles para que le sea más fácil al bebé pasar por la vagina (el canal del parto).

– Los pulmones pueden estar todavía inmaduros.

– Si naciera antes de las 37 semanas, el feto sería prematuro pero tendría excelentes probabilidades de sobrevivir.

– El feto ahora ya mide 45 cm y pesa 2.500 gr.

El cuerpo de la embarazada en el octavo mes

– Este mes la madre en ciernes puede sentir contracciones más fuertes.

– Puedes observar que de tus pechos sale un poco de calostro (el líquido que alimentará a su bebé hasta que le salga la leche) debido a que ya empiezan a formar leche.

– Puede ser que tengas dificultad para dormir debido a que te cuesta mucho acomodarse. Trata de dormir poniendo varias almohadas debajo de la cabeza.

– Puede ser que sientas dificultad para respirar ya que el bebé ocupa parte del lugar en donde están los pulmones.

– El bebé también está ocupando parte del espacio en donde está tu estómago. Trata de comer 5 ó 6 comidas más pequeñas durante el día (en lugar de tres grandes).

– La parte de arriba de tu útero se encuentra inmediatamente debajo de las costillas.

Guía para el cuidado prenatal

Después de la 32ª semana, visita a tu médico cada dos semanas para los exámenes de cuidado prenatal.
Debes aumentar 1 libra por semana este mes.
Llame a su médico si:
– Te sale sangre o un líquido de la vagina.
– Tienes calambres, dolores de estómago, o un dolor débil de espalda.
– Se te borra la vista, o ves manchas frente a los ojos.
– Tienes la sensación de que el bebé está empujando hacia abajo.
– Notas una marcada disminución en los movimientos de su bebé.
– Tienes más de 5 contracciones en una hora.

Las etapas del embarazo y desarrollo del bebé mes a mes

Primer mes

Segundo mes

Tercer mes

Cuarto mes

Quinto mes

Sexto mes

Séptimo mes

Octavo mes

Noveno mes

Desarrollo del bebé en el octavo mes de embarazo: semanas 31 a la 35

Semana 35 de embarazo

Los riñones ya estarán bien desarrollados, el hígado comenzará a funcionar y su cerebro estará totalmente formado. Además, le transmitirás la inmunidad que necesita para sobrevivir al nacer hasta que desarrolle su sistema inmune.

A partir de aquí, el bebé solo necesitará aumentar su peso.

Cuidados en el octavo mes de embarazo

Para aliviar los síntomas que sentirás a los 8 meses de embarazo, ten en cuenta estos consejos:

  • Date duchas de agua fría en las extremidades para bajar la hinchazón.
  • Duerme sobre el lado izquierdo y, a ser posible, con una almohada especial en la que reposar la barriga.
  • Descansa siempre que puedas.
  • Haz comidas pequeñas en cortos periodos de tiempo.
  • No olvides usar mucha crema hidratante o aceites corporales para evitar las estrías.
  • Camina cada día un mínimo de 30 minutos.
  • Pon las piernas en alto.
  • No hagas sobreesfuerzos y, ante cualquier dolor, acude al médico.

Síntomas de parto prematuro

Si un bebé nace en el octavo mes de embarazo podrá salir adelante sin el menor problema. Pero, ¿cuáles son los síntomas de un parto prematuro?

  • Contracciones
  • Dolor en la zona lumbar.
  • Presión en el pubis.
  • Cólicos.
  • Aumento de las secreciones vaginales.
  • Sangrado vaginal.
  • Rotura de la bolsa.

Como puedes comprobar, varios de los signos descritos coinciden con los síntomas habituales que se sienten en el octavo mes de embarazo, de manera que en caso de notar dolor lumbar, presión, leves molestias, etc., debes saber que puede ser totalmente normal. Pero, si consideras que algo no va bien, observas sangrado vaginal o algún otro indicio claro de parto prematuro, es recomendable llamar al médico.

¿Te ha resultado útil este artículo? Descubre mucha más información y consejos sobre el embarazo, el parto y el crecimiento de tu bebé formando parte de nuestro Club Enfamamá. ¡Únete ahora y empieza a disfrutar de todos sus beneficios!

Advertencia importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.

Noticias de Embarazo de 8 meses en Bebés y más

En el octavo mes de embarazo, el parto es la idea más recurrente. Hay que seguir prestando atención a los cambios corporales (como ya se mencionó en el último post de esta serie) pero empezarán a ser especialmente importantes las sensaciones emocionales y el estrés previo al desenlace del embarazo.

Vamos a centrar la reflexión de este periodo del embarazo en las actitudes y hábitos que pueden facilitar la vida de la embarazada y en la situación que vive el feto con un tamaño cada vez mayor en un espacio cada vez menor.

La situación de la mamá

A la dificultad creciente de realizar las actividades ordinarias se añade el nerviosismo porque todo salga bien, y como las posibilidades de moverse son menores, es más fácil caer en pensamientos repetitivos, dudas y temores.

Es frecuente escuchar a las madres en su segundo o tercer embarazo, que no han tenido tiempo de ponerse nerviosas porque los hijos mayores no las han dejado. Parece razonable entonces que sea positivo encontrar una ocupación que permita pasar el tiempo de la forma más rápida y placentera posible.

Los paseos breves y en varias ocasiones a lo largo del día pueden ofrecer la oportunidad de distracción combinada con el efecto facilitador de la circulación de retorno que tiene el caminar.

Los baños de contraste con dos palanganas, una de agua fría y otra de agua caliente también son una buena opción para mejorar el descenso de inflamación en los tobillos. Si hay posibilidad de caminar con el agua por debajo de las rodillas (por la orilla del mar o en piscinas infantiles), la presión del agua será beneficiosa para que la circulación venosa y linfática se reactiven. Hay que tener muy en cuenta que es peligroso utilizar diuréticos porque pueden alterar el equilibrio hídrico del cuerpo. Podéis encontrar algunas entradas de nuestro blog centradas en el edema o la retención de líquidos.

Otro factor importante es el que se refiere al descanso. En la página web KindsHealth hacen una revisión completa de los aspectos que pueden interferir con un sueño reparador y se pueden extraer unas ideas para intentar que sea lo más satisfactorio y funcional posible: orinar antes de acostarse ya que la necesidad de ir al baño aumenta durante el embarazo, adoptar una postura lateral durante el sueño para aliviar las presiones (como ya se apuntó en “Bebés y más”), utilizar una almohada entre las piernas para favorecer una postura más relajada en la cadera… Es importante plantearse todos estos cambios sin agobios: el sueño es una actividad natural y no podemos pretender controlar la postura durante tres o cuatro horas seguidas ya que es normal moverse, pero quizá nos ofrezca alguna ayuda para sacarle un poco más de rendimiento.

El feto crece pero el espacio no

El movimiento es vida, pero disminuyen las posibilidades de flotación del feto por el descenso de espacio en el útero. La actividad cotidiana de la madre ayudará a aliviar esta situación ya que indirectamente, cuando se mueva ella, moverá al bebé.

Sus comportamientos son ya muy sofisticados y comienza a estar preparado para el nacimiento, aunque se adelantara.

Consideraciones médicas

La proximidad del parto nos debe hacer pensar sobre cómo facilitar la asistencia al centro médico. Debemos negociar con los familiares o con la pareja como solucionar la salida en caso de alguna situación de emergencia o duda.

Es preciso encontrar un equilibrio entre pecar de hipocondríacos y saturar el servicio médico y llegar en el último momento impidiendo una atención serena y tranquila. Debemos concretar con el ginecólogo y la matrona que han llevado el embarazo cuáles son signos de emergencia en los que debamos acudir a revisión y cuáles son los normales de esta situación tan avanzada. En mi opinión, en caso de duda es mejor acudir al hospital y que nos manden para casa que quedarnos con la inquietud de no saber si hacemos lo correcto o no (como dice el refrán: “entre que vas y vienes, por el camino te entretienes”). Seguro que el personal del centro sanitario lo ve como un incordio pero tampoco es que se de a luz todos lo meses.

Este octavo mes es un periodo especialmente conveniente para cuidar a la madre y hacer su experiencia satisfactoria y rica con la intención de que esté preparada anímica y físicamente para el último esfuerzo: el parto.

Foto | Flickr (Dizznbon) En Bebés y más | Calendario de embarazo: de la semana 33 a la semana 36 , Problemas de sueño en el embarazo,

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *