0

Semilla de lino

Tabla de contenidos

Semillas de Lino o linaza: propiedades y cómo tomarlas correctamente

.

¿Qué son las semillas de lino o linaza?

Se obtienen de una planta de porte herbáceo Linum Usitatissimum, que se cultiva en Europa y es perteneciente a la familia botánica de las Lináceas.

Sabemos que la planta del lino es una de las plantas que se cultivan desde la antigüedad debido a que de ella obtenían el aceite de las semillas y obtenian las fibras con las que confeccionaban ropa.

Las semillas de lino o linaza son una excelente fuente de ácidos grasos poliinsaturados esenciales Omega 3 . El Omega 3 no puede ser sintetizado por nuestro organismo por lo que es importante que incluyamos en nuestra dieta alimentos que lo contengan para no tener carencias nutricionales.

Verás que estas semillas son una rica fuente de nutrientes y componentes bioactivos con cualidades muy beneficiosos para la salud.

¿Cómo tomar el lino o linaza?

Se pueden consumir las propias Semillas de Lino o también el Aceite de Semillas de Lino.

El lino o linaza se muele y se añade a ensaladas o cualquier plato ya cocinado, o incluso se puede hacer bebida o leche de lino (se licua 250 gr de semillas de lino en 1 litro de agua, filtra, endulza si quieres y beber).

Al final del artículo puedes ver más formas de consumirlas.

Lo más beneficioso es combinar 1 parte de Omega 3 por 2 partes de Omega 6 (se encuentra en semillas, frutos secos como nueces o pipas de girasol), para que los ácidos grasos esenciales estén equilibrados y favorezcan las funciones de nuestro organismo. Por ejemplo, se puede tomar al día 1 cucharada de lino y 2 de semillas de girasol.

Valor nutricional de las semillas de lino

Hasta un 65% de la composición de la semilla de linaza son grasas, contando con omega 3 y vitamina E. Tambien contiene una cantidad muy alta de fibra, 27 gramos por cada 100. Y 18 gramos de proteína vegetal, algo a tener en cuenta en dietas veganas y vegetarianas.

Por cada 100 gramos, las semillas aportan unas 530 kcal.

Además, la linaza contiene biocomponentes como fenoles y flavonoides, lignanos, mucílagos, glucósidos e incluso enzimas digestivas.

Estos componentes otorgar al lino de acción antiinflamatoria, laxante, analgésica, emoliente, antioxidante y calmante.

.

Propiedades de las semillas de lino o linaza

Estas semillas estimulan los movimientos peristálticos del intestino, mejorando rápidamente los casos de estreñimiento.

La infusión de semillas de lino se utiliza para hacer gárgaras contra los dolores de garganta y cuando ésta está irritada e inflamada.

El aceite de lino se puede usar de manera tópica para mejorar los casos de quemaduras leves.

Realiza un masaje con aceite de linaza sobre las zonas con raumatismo y artritis para aliviar el dolor y la inflamación. Además, al ingerir las semillas también estamos mejorando estas condiciones.

Sus fitoquímicos fortalecen el sistema inmunológico

Está muy recomendado para enfermedades y procesos inflamatorios tanto crónicos como agudos

En algunos estudios se ha visto que el consumo regular de linaza se asocia a un menor riesgo de desarrollas problemas metabólicos, como por ejemplo obesidad, y reduce la acumulación de grasa en el cuerpo.

Mejora las malas digestiones

La linaza es una aliada contra todo tipo de problemas en la piel y el cabello

Las semillas de lino ayudan a reducir los picos de azúcar en sangre, ya que, ralentizan la absorción de ésta manteniendo una glucemia más o menos estable. Aunque las semillas de chía y la linaza pueden tener una composición nutricional similar, la chía tiene mayor efecto sobre la liberación de los hidratos reduciendo su impacto en los niveles de glucemia. Esto es muy interesante en los casos de diabetes y de resistencia a la insulina. Además la chía es también más saciante que el lino algo importante en las dietas para adelgazar.

Mejoran los casos de retención de líquidos

Contribuye a regular la tensión arterial, siendo beneficiosas en casos de hipertensión.

Estas semillas pueden ayudar a ejercer un efecto protector frende a enfermedades cardiovasculares

El aceite de lino es efectivo para los casos de quemaduras en la piel. Acelera la curación y mejora la cicatrización, ayuda a prevenir que las heridas se infecten y reduce la inflamación.

Está recomendado durante el embarazo para el correcto desarrollo del sistema nervioso del bebé

Las semillas de lino protegen la salud ósea, algo muy importante en especial durante las etapas de crecimiento y durante y después de la menopausia. Los minerales de la linaza contribuyen a mejorar la densidad y resistencia de los huesos.

Te ayudará a llevar las épocas de mayor estrés

Son un alimento realmente apreciado en casos de sobrepeso y obesidad porque, además de ser saciantes, nos ayudan a estar nutridos y a prevenir malnutrición.

Está recomendado en personas con artrosis y reuma por su acción antiinflamatoria y analgésica.

Combaten la falta de vitalidad

Son unas aliadas para las personas que padecen tanto úlceras de estómago como problemas en el tracto gastrointestinal debido, principalmente, a su acción protectora sobre la mucosa que lo recubre.

Es anticoagulante

Favorece la desintoxicación del organismo a través de su efecto diurético.

Cómo usar las semillas de lino o linaza

Para aprovechar todas estas propiedades de las semillas de linaza puedes consumirlas de varias formas:

  • Dejar 1 cucharada de semillas en 100 ml de agua, dejarlo reposar y beber.
  • También se pueden consumir batiéndolas con jugos naturales.
  • Además se puede moler y añadir a ensaladas y cualquier otro plato. Muele las semillas en el momento en el que las vayas a usar para que no se enrancien los aceites que contiene. Esta sin duda es la mejor forma de consumirlas.
  • Podemos hacer una infusión de semillas. Una cucharada por taza de agua y añadimos agua hirviendo. Lo dejamos reposar 5 minutos y bebemos cuando se vaya enfriando.
  • Otra manera de usar las semillas es germinándolas durante 8 a 10 días, así además aumenta su contenido en algunos componentes como por ejemplo en lignanos.

Bibliografía consultada

Semillas de lino: propiedades y cómo tomarlas

  • 79shares

Las semillas son una fuente natural de nutrientes esenciales que deberíamos introducir en nuestros menús de forma habitual. En AXA Health Keeper te hemos hablado de algunas de ellas, como las semillas de cáñamo o las semillas de chía. Hoy te vamos a contar todo sobre las semillas de lino.

En AXA Health Keeper encontrarás endocrinos y nutricionistas que te enseñarán la mejor manera de seguir una dieta saludable. Regístrate.

Qué es el lino

El lino es una planta (Linum usitatissimum) de la familia de las lináceas, que tiene dos variedades: el lino amarillo o dorado y el lino marrón.

Se utiliza desde hace cientos de años en la industria textil, papelera, en cosmética y en alimentación.

Cómo tomar las semillas de lino.

Hay muchas formas de introducir las semillas de lino en nuestra dieta. El aceite de linaza se ha utilizado en medicina como laxante y es apreciado en dietas vegetarianas por su contenido en ácidos grasos esenciales. Se debe consumir en crudo puesto que no acepta temperaturas altas.

Además, las semillas se pueden consumir en repostería, panadería, salsas o masas y añadir enteras o molidas a los alimentos.

Nutrientes de las semillas de lino.

  • Son ricas en ácidos grasos Omega 3, especialmente ácido linolénico.
  • Son fuente importante de antioxidantes, por su contenido en lignanos y vitamina E.
  • Contienen mucha fibra, en concreto mucílagos, una fibra soluble en agua.
  • Aportan minerales como magnesio, selenio, fósforo, hierro, potasio, cobre o cinc.
  • Contienen proteínas de buen valor biológico.

Semillas de lino propiedades

Conociendo los nutrientes que aporta, podemos afirmar que las semillas de lino son beneficiosas para la salud ya que:

  • Cuidan de la piel y los tejidos, evitando el envejecimiento prematuro de las células, por sus polifenoles antioxidantes.
  • Favorecen el tránsito intestinal gracias a la fibra, por lo que evitan problemas de estreñimiento.
  • Protegen el tracto digestivo, gracias al ácido alfa-linolénico, reduciendo la inflamación y ayudando a evitar la acumulación de residuos.
  • Protegen la salud cardiovascular, gracias a su contenido en omega 3 y a su fibra soluble, porque evitan que el colesterol se acumule y ayudan a su eliminación del organismo.
  • Producen saciedad, así que son bienvenidas en dietas de adelgazamiento.
  • Evitan el aumento de la glucemia en sangre, por lo que son aptas para diabéticos, aunque siempre es importante consultar al endocrino.
  • No contienen gluten, por lo que pueden ser consumidas por celíacos.
  • Se han realizado diversos estudios (entre los que destacan los llevados a cabo por Jenny Chang-Claude del Centro de Investigación del Cáncer en Alemania), que confirman que las semillas de lino ayudan a proteger el organismo frente a algunos tipos de cáncer, como el de mama, próstata o colon, por sus efectos positivos en el tracto digestivo y su influencia en el equilibrio hormonal (gracias a los lignanos).
  • Se utilizan para aliviar los síntomas leves en la menopausia, disminuyendo los sofocos y sudores nocturnos.

Hay que recordar que no son un medicamento y no curan enfermedades por sí mismas. Deben formar parte de una vida saludable y una dieta equilibrada para que puedas disfrutar de sus beneficios.

Semillas de lino contraindicaciones

Se han encontrado algunas reacciones alérgicas a estas semillas, tanto consumidas en polvo como en aceite. Tampoco se recomienda consumirlas sin consultar durante el embarazo, por su comportamiento ante las hormonas, es especial los estrógenos. Las semillas de lino podrían impedir la correcta absorción de algunos medicamentos como algunos antiagregantes o antidiabéticos. Consulta antes a tu médico. Por último, un consumo excesivo de semillas de lino podría producir flatulencias y meteorismo además de un efecto laxante por su gran contenido en fibra.

Consulta a un nutricionista si te quedan dudas de cómo consumir estas semillas. Así podrás introducirlas en tus menús con total seguridad.

Confía en AXA Health Keeper para aprender a comer bien. Y lograrás ponerte en forma y seguir una dieta equilibrada.

La naturaleza nos provee distintos alimentos y semillas que permiten mejorar el ritmo de vida, entre tantas opciones nos encontramos con las semillas de lino, las cuales son utilizadas para distintos usos, y cada vez más se reconoce como una medicina natural exitosa, si deseas saber cómo tomar las semillas de lino y todo lo referente a ellas, debes leer este artículo.

¿Qué es la Semilla de lino?

La semilla de lino es también llamada linaza y proviene directamente del árbol de lino, ya sea el dorado o el marrón. El tipo de semillas que produce este árbol es altamente nutritivo. Se le considera un alimento que cuenta con micronutrientes que benefician nuestro cuerpo, tanto por dentro como por fuera, y también mejoran algunos males que sufren las personas, aunque hay que saber cómo tomarlas.

Propiedades de las Semillas de Lino

Las propiedades que encontramos en las semillas de lino son interesantes y complejas, pero es importante saber cómo tomarlas de forma adecuada. Especialmente, estas semillas son ricas en omega-3, por lo que se le otorga el puesto nº 1 de los alimentos más sanos. Además, cuenta con lignanos; estos se ejecutan como antioxidantes al consumir la semilla. Por otro lado, contiene mucílagos o lo que es lo mismo fibra, la cual permite el buen funcionamiento intestinal.

Tambien puedes leer: Maracuyá: Beneficios medicinales para la salud

Estas 3 características nos dejan claro que cuando tomamos semillas de lino queremos beneficiarnos de su fibra, omega-3, proteína, selenio, fósforo, magnesio, vitamina B1, vitamina B6, potasio, hierro, zinc y cobre.

Para qué sirven las Semillas de Lino

Al mencionar las propiedades de las semillas de lino, es evidente que estas pueden servir para diferentes aspectos relativos a la salud. Las siguientes líneas te explican de forma detallada para qué sirven estas en circunstancias particulares.

Semillas de Lino para el cabello

Todas las propiedades de las semillas de lino ayudan a mejorar el aspecto de nuestro cabello, pero en especial, las proteínas aportan valor en el crecimiento y vida del cabello, también controla el friz y la resequedad.
Una forma de tomar las semillas de lino para el cabello, es ingiriendo una cucharada de semillas, para ello, las dejas remojar en agua por la noche y las tomas por la mañana con yogurt y miel. También, puedes mezclar 3 cucharadas de semillas con un litro de agua y dejar reposando 2 días, luego aplicarlo en el cuero cabelludo y dejar reposando. Con estos métodos verás como tu cabello toma brillo, se pone sedoso y agarra vida.

Semillas de Lino para adelgazar

Las personas que desean perder peso pueden llegar a considerar las semillas de lino como uno de sus cereales favoritos, ya que permiten que los intestinos cumplan su proceso, y además, las semillas causan sensación de estar saciado y con menos ansiedad. Si se complementa la ingesta con ejercicios y dietas sanas, los resultados no tardarán en notarse. Si tienes dudas de cómo tomar las semillas de lino, puedes estar seguro que si es para adelgazar, la mejor opción es tomarlas en ayunas junto a algún batido.

Semillas de Lino para la piel

Debido a las pectinas y mucílagos que contienen, al tomarlas la piel se pone deslumbrante, se disimulan los rasgos de envejecimiento y aclara sus manchas. Por otro lado, tienen la capacidad de luchar contra las bacterias que se alojen en la piel. Para lograrlo, solo deberás hervir a fuego lento 2 cucharadas de semillas de lino con agua, dejar reposar, meter en la nevera y luego lavarte la cara o el cuerpo, verás que la piel se hidrata y mejora su aspecto.

Semillas de lino para colon irritable

Una de las molestias mas desesperantes en el organismo es sufrir de colon irritable, en este caso, no puedes dejar de usar las semillas de lino, sobre todo en batidos frutales con avena o con yogurt. Sus efectos nutritivos son muy efectivos debido a su fibra, permiten balancear la digestión, limpiar el colon y mejorar todo su proceso.

Semillas de Lino para prevenir el cáncer

El hecho de que estas semillas contengan omega-3, ácido alfalinolénico, lignanos y fibras, hacen que se reduzca el riesgo de sufrir de algún tipo de cáncer. Y en caso de personas que ya se les ha desarrollado el cáncer, también es recomendable tomar las semillas de lino, pues sus beneficios son saludables y pueden reducir a cierto modo los malestares ocasionados por este tipo de enfermedad.

Una de sus propiedades mas potentes son los 27 agentes anticancerígenos, su consumo es recomendado para prevenir diferentes tipos de cáncer como el de colon, mama y otros, además de protegernos ante la formación de tumores.

Anti-inflamatorio natural

Sus propiedades anti-inflamatorias son excelentes para prevenir y aliviar problemas de salud relacionados con inflamaciones como por ejemplo; artritis, tendinitis, gastritis, colitis otros terminados en “itis”. Este efecto es producido por el acido linoleico que contienen las semillas de lino.

Aumenta la energía y vitalidad

Consumir estas semillas en el desayuno o comida ayudara a enfrentar el día a día con mas fuerza y vitalidad. Además acelera el metabolismo por lo que puede ayudar a perder peso.

Tratar el estreñimiento

La linaza contiene altas cantidades de fibra, por lo que incluirla en la dieta de gran ayuda para evitar el estreñimiento, bajar de peso y reducir el apetito.

Ayuda a combatir los radicales libres

Vitaminas B9, C y E se encuentran también en estas semillas repletas de nutrientes para el cuerpo. Estos nutrientes producen un efecto antioxidante y ayudan a prevenir el envejecimiento.

Beneficios de consumir Semillas de Lino

Entre los beneficios que puedes obtener si las consumes, mencionamos los siguientes:

  • Le dan brillo y suavidad a la piel y el cabello, reducen el acné y la escamosidad.
  • Reducen la grasa corporal, ayudando a bajar de peso.
  • Reducen la posibilidad de sufrir de colesterol alto.
  • Es ideal para los alérgicos al gluten.
  • Colaboran con el funcionamiento de los probióticos que se encuentran en el intestino.
  • Tienen efectos anti envejecimiento y equilibra los problemas hormonales.
  • Si sabes cómo tomarlas, mejorará la absorción de los nutrientes.
  • Ante la menopausia se reducen los efectos devastadores al consumirlas.
  • Regulan la menstruación.
  • Protege la salud del corazón.
  • Produce efecto relajante, es un antiestres natural.
  • Mejora la memoria y previene problemas cerebrovasculares. Además evita la formación de coágulos en el cerebro reduciendo así la probabilidad de sufrir enfermedades como el alzheimer y otras.
  • Su consumo regular puede ayudar a eliminar parasitos del cuerpo.

Cómo consumir las Semillas de Lino

Si te inquieta saber cómo tomarlas, debes estar claro que la mejor forma de consumirlas es cuando están molidas, ya que así se absorben mejor sus propiedades. Pero necesitamos más para poder saber cómo tomar las semillas de lino, por eso, es importante que siempre dejes remojando con agua las semillas y las tomes como prefieras, en jugos, en comidas, como mascarillas o con miel. En caso de que quieras bajar de peso, es recomendable consumir las semillas en ayunas.

Cómo se toma el lino

Las semillas de lino se consumen en tres formas básicas, la semilla cruda, macerada, o hervida; el aceite que se obtiene por primera presión en frío; y la harina que se elabora con el molido de las semillas. Se suelen necesitar unos 50 g de semillas por cada litro de agua para lograr la textura deseada de la harina. En todos los casos debe ir acompañado de un consumo generoso de agua.

  • Semillas crudas, mezcladas con el yogur, la leche, con los cereales del desayuno, o espolvoreando panes y pasteles.
  • Las semillas maceradas en agua, mantenidas en tal estado durante toda la noche. Tres cucharadas soperas del macerado durante doce horas, en tres o cuatro dosis, acompañado de la ingestión de agua en abundancia.
  • Infusión de las semillas, generalmente asociadas a otras plantas laxantes, digestivas o hipolipemiantes. Tres tazas al día.
  • Aceite de linaza crudo, tres cucharadas soperas al día, para el estreñimiento, el colesterol y las infecciones urinarias.
  • El aceite en uso externo, como restaurador de las mucosas de la piel, en masaje o friegas, sobre quemaduras y eccemas.
  • La decocción para aplicarla en lavados y friegas sobre afecciones de la piel.
  • La harina de linaza en cataplasmas calientes sobre afecciones dermatológicas, dolores de espalda, cervicales, malas posturas, congestiones respiratorias y bronquitis.
  • Suplementos de harina en forma de pastillas.

Fórmulas herbarias con lino

Fórmula básica para el estreñimiento

Válida para personas mayores, para evitar sobre esfuerzos en la defecación, para personas con estreñimiento persistente u ocasional. Se puede emplear asimismo para el vaciado intestinal previo a una operación quirúrgica.

Ingredientes:

En cantidades de 20 g, semillas de lino, corteza de frángula, raíz de malvavisco y foliolos de sen. Más en cantidades de 10 g, raíz de regaliz, hojas de menta piperita y frutos de anís verde. Se mezclan bien todos los componentes.

Preparación:

Una cucharada de postre de la mezcla por cada taza de agua. Hervir 6 a 10 minutos, dejar reposar y colar.

Dosis:

Tomar una taza al día, mejor por la noche, cuando ya no se vaya a salir de casa. Acompañar de la toma de tres vasos de agua, como mínimo.

Remedio para granos y forúnculos

Ingredientes:

100 g de harina de linaza, 100 g de harina de fenogreco (alholva) y tres cucharadas de hojas de malva trituradas.

Preparación:

Hervimos la mezcla durante tres minutos en un cazo con leche. Se formará una masa viscosa, blanquecina o amarillenta.

Aplicación:

Una vez se ha enfriado, aplicas la masa con ayuda de una gasa sobre el área afectada, y lo lavas luego con agua de hamamelis.

Fórmula laxante rápida

Como regulador intestinal, es una fórmula mucilaginosa que favorece la evacuación diaria.

Ingredientes:

Semillas de lino y salvado de ispágula.

Preparación:

Se mezcla en el yogur o en el kéfir y se toma a media tarde.

Dosis:

Una dosis diaria, acompañada de mucha agua.

Cataplasma para ablandar y desinflamar los bronquios

Fórmula tradicional que recomiendan aún los herbolarios de más solera.

Ingredientes:

Harina de linaza (100 g), misma cantidad de harina de fenogreco, polvos de llantén mayor, malva y manzanilla, 10 g de cada.

Preparación:

De la mezcla, separas tres cucharadas soperas por cada vasito de leche. Lo pones a hervir a fuego lento, removiendo de vez en cuando, hasta que se forme una masa viscosa y homogénea. Se retira del fuego y se le añade una cucharadita de miel de tomillo. Se extiende la masa sobre un paño limpio, que doblamos cuidadosamente, para evitar que queden aberturas.

Aplicación:

Se aplica el cataplasma en caliente sobre el pecho descubierto, hasta que se enfríe. Después puedes hacer una friega con esencia de mirto o eucalipto.

Otros usos del lino

El aceite de lino se emplea en cosmética, como dermoprotector y vulnerario. Forma parte de la formulación de diversos productos comerciales.

El aceite de lino se destina en industria a la fabricación de barnices, linóleos, recubrimientos de superficies, en resinas, y para la preparación de jabones, pinturas, tintes de imprenta y ungüentos. En veterinaria, el aceite de linaza se emplea como purgante eficaz para caballos y ovejas.

Y, por supuesto, los tallos de lino se utilizan aún para tejer telas de alta calidad, sobre todo en talleres artesanales. Se obtiene una fibra muy suave al tacto, resistente, y que no pierde calidad con el lavado. Las prendas de lino son muy recomendables en países de clima muy cálido, o para llevar en épocas de calor y humedad, pues no impiden la transpiración.

Beneficios de tomar semillas molidas

¿Por qué tomar semillas molidas? ¿Realmente es mejor? ¿Y necesario? ¿Qué beneficios conseguimos a diferencia de consumirlas enteras? Son preguntas muy frecuentes y que no se pueden responder con un simple sí o no. Veamos por qué.

En primer lugar, es necesario explicar que las semillas, aunque ahora están muy “de moda”, se consumen desde hace más de 8.000 años en países como Turquía y Siria, y que a pesar de su pequeño tamaño, albergan una gran riqueza de nutrientes vitales para nuestro organismo; sobre todo ahora con el estilo de vida tan desnaturalizado que llevamos.

Y justamente debido a su tamaño (así como su estructura celular), es necesario plantearse cuál es la mejor manera de obtener sus beneficios.

BENEFICIOS DE TOMAR SEMILLAS ENTERAS

Cuando consumimos semillas de chía o lino enteras, suelen salir tal cual han entrado en nuestro cuerpo, es decir, casi intactas. Y es que su completa masticación se complica por su diminuto tamaño y su cáscara exterior, que ejerce como protección. Al tomarlas enteras, es difícil absorber y aprovechar sus excelentes poderes antiinflamatorios y antioxidantes entre otros, pero… Sí que podemos beneficiarnos de su fibra y poder mucilaginoso (en otras palabras, de su poder de “gelificación”) simplemente dejándolas en remojo en agua, zumo o cualquier bebida vegetal, durante un mínimo de 3-4 horas (incluso mejor toda la noche), y conseguir así un efecto limpiador de nuestro tránsito intestinal.

En el caso de las semillas más pequeñas, como la chía y el lino, su masticación completa es díficil, lo que impide acceder a sus nutrientes.

Se trata de un antiguo pero eficaz remedio: por un lado nos ayuda a combatir el estreñimiento, y por otro regula los niveles de colesterol y azúcar en sangre. Un claro ejemplo de “gelificación” es cuando elaboramos un pudin de chía: las semillas se hinchan tras estar unas horas en remojo, y acaba formándose esa textura gomosa, de gran poder de arrastre en nuestros intestinos.

Al tomar semillas enteras no beneficiamos de su fibra y su poder mucilaginoso, ayudando a nuestro tránsito intestinal.

Cabe resaltar que su riqueza en fibra ejerce un gran efecto saciante (ideal para dietas de adelgazamiento), y que al ser en parte soluble (como las semillas de lino), actúan como fuente prebiótica, algo necesario e indispensable a para promover y gozar de una buena salud y microbiota intestinal.

BENEFICIOS DE TOMAR SEMILLAS MOLIDAS

Al molerlas hacemos que lo difícil de absorber sea asimilable y fácil de digerir. Y es que gracias a la acción de molerlas, las desprotegemos de su cáscara protectora, y conseguimos hacer más accesibles los beneficios que esconden en su interior.

Por un lado, aprovechamos mejor su alto contenido en antioxidantes y en Omega 3, un ácido graso que ejerce una acción antiinflamatoria, y que resulta muy beneficioso para nuestra salud cardiovascular y para combatir procesos de origen reumáticos y/o artrósicos.

Las semillas molidas nos permiten aprovechar su alto contenido en Omega 3, antioxidantes, minerales y proteína vegetal.

También su calcio, junto con el magnesio y el boro, son más accesibles de cara al buen mantenimiento de nuestra masa ósea, así como el sistema nervioso.

Otra ventaja de molerlas es que conseguimos aprovechar mejor su gran riqueza en proteína vegetal, logrando así una buena ayuda a la hora de regenerar nuestros músculos y tejidos.

Incorporar semillas molidas a nuestra dieta es muy sencillo, ¡se pueden espolvorear encima de cualquier plato! Y para los que no disponen de mucho tiempo o de molinillo, pueden comprarse ya molidas y guardarlas en un tarro de vidrio, en nevera o incluso en el congelador, para así prolongar su vida útil. En este caso, es importante asegurarse de que toda la humedad quede eliminada del envase, a fin de evitar su oxidación.

¿Por qué es adecuado tomar semillas de lino de forma regular?

¿Sabías que las semillas de lino son una de las opciones más saludables y nutritivas que tenemos a nuestro alcance a día de hoy?

Las puedes encontrar en supermercados y en las tiendas naturales, y también se conocen con el nombre de linaza.

Son tan ricas en fibra dietética que se alzan como la fuente natural de Omega 3más fácil de tomar en el día a día.

Te explicamos algunas de las cosas que pueden hacer por ti y cómo debes tomarlas. ¡Seguro que te interesa!

La importancia de incluir semillas en tu dieta

¿Qué tipo de semillas sueles consumir a lo largo del día?

Si bien es cierto que mucha gente aún no está acostumbrada a ello, la importancia deintroducirlas en nuestra dieta es algo necesario.

¿Quieres saber por qué?

  • Nos aportan energía.
  • Disponen de hidratos de carbono complejos, de forma que se van liberando poco a poco en el organismo ayudando a equilibrar nuestro peso, y ofreciéndonos además una adecuada saciedad.
  • Eliminan residuos.
  • Nos ofrecen proteínas de origen vegetal.
  • Son una fuente natural de fibra muy beneficiosa.
  • Regulan el estreñimiento.
  • Son antioxidantes.
  • Mejoran la salud de la piel.

¿Qué tipo de semillas son las más saludables para tomar de modo regular?

  • Las semillas de lino
  • Semillas de amaranto
  • Las semillas de chía
  • Semillas de girasol
  • Las semillas de sésamo
  • Semillas de calabaza
  • Las semillas del cáñamo
  • Semillas de granada
  • Las semillas de comino
  • Semillas de uva

Conoce: 8 beneficios curativos de las semillas de uva

Beneficios de las semillas de lino

1. Contienen algunas propiedades nutritivas

  • Son ricas en ácidos grasos poliinsaturados omega 3 (75 %) y omega 6 (25 %).
  • Contienen vitamina E y vitaminas del grupo B.
  • Sus minerales más importantes son el yodo, el hierro, el zinc, el magnesio, el calcio, el fósforo, el potasio, el manganeso, el silicio y el cobre.

2. Mejoran la digestión y nos ayudan a regular nuestro peso

  • Gracias a sus enzimas digestivas conseguiremosdigerir mejor los alimentos y mejorar nuestro tránsito intestinal. Así lo sugiere este estudio realizado por la Guru Jambheshwar University of Science & Technology (India).
  • Gracias a su alta cantidad de fibra soluble, nos sentiremos más saciadas y evitaremos tanto la retención de líquidos como el estreñimiento.
  • Todo ello, hace de las semillas de lino un complemento adecuado para las dietas de adelgazamiento.

3. Unas semillas muy interesantes para la salud de la mujer

  • Las semillas de linotienen gran cantidad de fibra dietética, y además, son la fuente vegetal más rica que se conoce de ácidos grasos Omega 3.
  • Además, estas semillas contienen estrógenos débiles. El hiperestrogenismo es una condición que puede aumentar el riesgo de muy diferentes patologías ginecológicas como: síndrome premenstrual (SPM), endometriosis, alteraciones en el sangrado menstrual, hiperplasia de endometrio, mastopatía fibroquística, miomas, cáncer de mama, cáncer de ovario, cáncer de endometrio…
  • Además, las semillas de linoson ricas en un tipo de fitoquímicos llamados lignanos, que actúan como potentes anticancerígenos para luchar frente cierto tipos de tumores, según afirma este estudio del Canadian College of Naturopathic Medicine.

Lee también: Beneficios del jengibre para la mujer

4. Adecuadas para la salud de nuestros intestinos y evitar el estreñimiento

  • La composición de las semillas de lino tiene, como ya sabes, un alto nivel defibra dietética muy efectiva para prevenir el estreñimiento, así como para limpiar el intestino de materias nocivas almacenadas, que alteran la microbiota.
  • Como aspecto importante que debemos tener en cuenta, debes saber que en caso de padecer diverticulosis, no será adecuado que consumas semillas de lino. ¿La razón? Estas pequeñas semillaspueden quedar alojadas en estas pequeñas bolsas inflamadas del intestino que ocasionan tantas molestias.

5. Cuida de nuestra piel y del cabello

  • En caso de sufrir problemas dermatológicos como la psoriasis o los eczemas, será muy adecuado que utilices el aceite de lino o linaza, según afirma esta investigación de la Universidad Dongguk (Corea) . Basta con aplicarlo cada noche y dejar que actúe mientras dormimos.
  • ¿Sueles padecer de épocas en quela caspa enturbia tu día a día? No te preocupes. En este caso se cree que el aceite de las semillas de lino también puede ayudarte a eliminarla de tu cabello, aunque hay pocas evidencias al respecto. Solo tienes que ponerte un par de gotas y masajear la cabeza.

¿Cómo puedo tomar semillas de lino o linaza?

  • Trituradas: Solo tendrás que poner las semillas de lino en un molinillo de café para que queden bien trituradas y finitas. Lo ideal es tomar 1 cucharada (25 g) en tus panes, sándwiches, ensaladas, jugos naturales, yogures, sopas… Es recomendable triturarlas porque, de este modo, rompemos su capa exterior y nos beneficiamos mejor de sus enzimas naturales.
  • También puedes consumir semillas de lino hervidas en un vaso de agua. Para ello, solo tienes que poner a hervir una cucharada de semillas de lino en una taza de agua. En el momento en que veas que el agua se ha quedado un poco pastosa, estará lista. Si te la bebes por la mañana te permitirá evitar el estreñimiento.

Lino dorado: usos en la dieta y beneficios

Seguramente ya estaréis familiarizados con este superalimento, el lino. Sobretodo con sus semillas de color marrón oscuro, usadas como un remedio casero muy popular para combatir el estreñimiento y laxativo. Pero también existe otra variedad, el lino dorado, algo menos conocida pero igual de beneficiosa y además, con una mayor versatilidad en su uso en la cocina.

El lino dorado, aunque es menos conocido que el marrón, es igual de beneficioso y más versátil en la cocina.

Algo más dulces que el lino oscuro, las semillas de lino dorado gustan hasta a los niños, y su color les permite también estar presentes en diversas recetas gracias a su versatilidad y discreción, aportando múltiples propiedades saludables a nuestros platos.

Entre ellas, ayuda a mejorar nuestra digestión, cuidando así de nuestra salud intestinal. Pero también regula los niveles de azúcar y colesterol en sangre, y protege nuestras células de los radicales libres y del estrés oxidativo, entre otras muchas cosas… El lino dorado es rico en omega 3, que posee un alto poder anti-inflamatorio, en fibra soluble y no soluble, así como en polifenoles de carácter antioxidante.

Estas semillas también son de gran ayuda a la hora de saciar el hambre, por lo que son perfectas para dietas de adelgazamiento y detox. Por otro lado, son un gran aliado de nuestra salud cardiovascular y sistema nervioso, gracias a su contenido en vitamina E, complejo B, fósforo y magnesio.

Además, su alto contenido en lignanos lo convierte en un alimento anti-tumoral, en especial frente al cáncer de próstata y de mama, ya que regula el exceso hormonal, por un lado bloqueando los efectos del estrógeno «nocivo», y por otro ayudando a crear más del «bueno» en los tejidos. Por otro lado, también actúa como gran protector frente a enfermedades renales, además de ayudar a combatir el estrés y cansancio mental, debido al cobre que contiene.

USOS DEL LINO DORADO EN LA DIETA

Como podemos ver, son muchos los beneficios del lino dorado, y en base a nuestro estilo de vida actual, es muy recomendable y de gran interés incorporar estas pequeñas semillas a nuestra dieta. Podemos usarlas enteras, molidas o en aceite, pero personalmente, la que más suelo recomendar es la versión molida, tipo harina. Al estar molidas, podemos aprovechar al máximo todas sus virtudes, pues es difícil moler bien las semillas solo a través de nuestra masticación.

Una de las mejores maneras de consumir semillas de lino es en formato molido, pues así podremos aprovechar al máximo todas sus propiedades.

El lino dorado ecológico se puede encontrar ya molido en tiendas especializadas, como herboristerías y dietéticas, o se puede adquirir la versión en grano entero y molerlo en casa con un molinillo de café (asegúrate de no moler café en el mismo molinillo, para evitar contaminar su sabor y olor).

Si lo mueles en casa, lo recomendable es moler una cantidad que dure unos 15-20 días, y guardarlo en un bote dentro del congelador. De esta manera prologaremos su vida útil y podremos usarlo a diario, según nuestras necesidades. No hay riesgo de que se congele, ya que el porcentaje de agua que contiene es mínimo, por lo que siempre queda suelto y es fácil de usar.

Respecto al aceite, al estar expuesto a una mayor oxidación, se ha de comprar siempre en botella opaca, de tamaño pequeño y guardarlo en la nevera. Es importante no confundirlo con el aceite de linaza comercial empleado en pinturas con fines industriales.

¿Y cómo lo podemos usar? La respuesta es ¡en casi todos nuestros platos! Podemos añadir lino dorado molido en cremas de verduras, salsas, batidos verdes, yogures, ensaladas verdes o de fruta, espolvoreado en el muesli del desayuno, en guisos y mezclado en las masas de pan, galletas u otros horneados… Al ser de color dorado no modificará el color de los platos pero ¡aportará salud en cada uno de vuestros bocados!

02 de Julio de 2018 – 11:21 CEST by Gtresonline

Estas semillas se obtienen de la planta del lino, la misma de la que se extrae el tejido para fabricar textiles o el aceite de linaza. Las dos variedades más conocidas y consumidas son las de tono dorado y marrón/rojizo. Si son de color blanco o verde quiere decir que han sido cosechadas antes de tiempo y si, por el contrario, son oscuras rozando el negro significa que las han recolectado mucho después de lo que correspondía. Estas últimas, las de color negro, no deben ser ingeridas en crudo.

El lino es una fuente de ácidos grasos Omega3, Omega 6 y Omega 9; de vitaminas B y E y de minerales como hierro, calcio, potasio y magnesio. Su altísimo contenido en fibra (27 g por cada 100 g de semillas), unido a las propiedades anteriores hacen del lino uno de los ‘superalimentos’ más completos que existen, siendo la fuente vegetal más rica que se conoce -nutricionalmente hablando-.

VER GALERÍA

Todas estas cualidades se traducen en una serie de beneficios que justifican el boom que este alimento está viviendo en los últimos años:

Ayuda a controlar el colesterol

El altísimo contenido en Omega 3 hace de estas simientes un aliado perfecto para el control de los niveles de colesterol. La Universidad de Cambridge ha publicado dos estudios en los que queda demostrado el efecto directo entre el consumo de las semillas de lino y la bajada de estos. El colesterol es una de las mayores causas de riesgo de accidente cardiovascular por lo que mantenerlo a raya es una clara ventaja para la salud.

Favorece el tránsito intestinal

La cantidad de fibra que contiene el lino mejora de manera directa el tránsito intestinal. Además, una buena digestión está relacionada con una ventaja a la hora de perder peso por lo que, es habitual que algunos dietistas y endocrinos introduzcan el lino en los regímenes de adelgazamiento.

Es un potente antioxidante

La carga de vitaminas E y B y el Omega 3 lo convierten también en un gran suplemento de belleza, ya que tanto la piel como las uñas y el pelo se verán fortalecidas si se empieza a consumir lino de manera regular.

A pesar de su apariencia sencilla, para poder ‘exprimir’ todos los beneficios que esta pequeña semilla puede aportar a nuestra salud hay que saber cómo consumirla correctamente ya que, según como se ingiera, se pueden sacar más o menos partido a sus propiedades.

Lino molido

Es la opción en la que más aporte nutricional se puede obtener de este alimento. La semilla en crudo tiene una cáscara demasiado dura para masticarla con facilidad y los ácidos del estómago tampoco son capaces de deshacerla por lo que, de no tomarlo molido, el lino pasará por nuestro intestino sin hacer efecto alguno. El lino molido se puede espolvorear en cualquier comida, siendo común hacerlo sobre bebidas, ensaladas y yogures.

Lino con agua

Es la manera de tomarlo si el efecto que buscamos al ingerirlo es laxante. Estas semillas son ricas en mucílagos, unas fibras vegetales que al contacto con el agua crean una sustancia gelatinosa, que es la que hace del lino humedecido un gran aliado del buen tránsito intestinal. Aunque funcionan igual si se humedecen previamente que si se toman en seco y se bebe un gran vaso de agua después, una manera muy común de consumirlo es tras haberlo dejado en remojo durante toda la noche en un vaso de agua.

Lino seco

El lino es demasiado duro para consumirlo directamente entero y, aunque en cantidades adecuadas no es perjudicial, tampoco producirá beneficio alguno en nuestro organismo.

Aunque las propiedades beneficiosas de las semillas de lino están avaladas por numerosos estudios y expertos en nutrición, no podemos olvidar que no todos tenemos las mismas necesidades y que, según cuál sea el estado de nuestra salud, algo tan nutritivo como puede ser este alimento quizás no es lo que mejor nos sienta en un momento dado. Así, si sufrimos problemas como la diabetes, una cardiopatía, complicaciones intestinales o simplemente estamos esperando un bebé, es recomendable consultar con un médico antes de introducir el lino como un alimento habitual en nuestra dieta.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *