0

Series con personajes gay

Un repaso a las películas que han ayudado a la normalización de una opción sexual que, aún a día de hoy, sigue en lucha pese a conquistar derechos a lo largo del planeta, aún quedando mucho por hacer.

Y en esa aceptación y normalización por parte de la sociedad han sido y son muy importantes las películas o series de televisión, porque ayudan a ver como normal una situación que es eso, normal. Es difícil encontrar en nuestro cine una “Brokeback mountain” que supuso en 2005 un boom llegando a ser la película sobre temática gay más galardonada de la historia de los Oscar. Pero en España tenemos a unos cuantos Ennis y Jack.

Los primeros años de la transición supusieron un auténtico boom tras años de censura, en muchos de los filmes se trataban temáticas tan abiertas que hace unos años eran inimaginables, este fenómeno se vio especialmente con los filmes de la movida.

Los placeres ocultos

Eloy de la Iglesia cuenta en 1977 la historia de un ejecutivo que se enamora de un chico heterosexual, con novia. Eduardo, el protagonista, opta por ocultar su condición dada la época en la que vive, por eso todas sus relaciones sexuales se basan en la clandestinidad y con la llegada de Miguel a su vida, el joven heterosexual, se producirá una extraña familia llena de sentimientos y emociones.

La muerte de Mikel

En 1983 llega el filme de Imanol Uribe. Mikel es un farmacéutico de un pueblo cercano a Bilbao, cuyo matrimonio se ha deteriorado hasta el punto de llegar incluso a la violencia. Un día va a una sala de fiestas donde actúa Fama, un famoso travesti de la capital, con el que inicia una relación sentimental. Cuando Mikel fallece en extrañas circunstancias, sus correligionarios abertzales intentarán sacarle partido político a su muerte.

Segunda piel

Gerardo Vera estrena Segunda Piel en 1999. Alberto está felizmente casado con Elena y tienen un hijo, se nos presenta una idílica familia. Pero Alberto mantiene una relación sentimental con Diego, un traumatólogo gay de nuevo en la clandestinidad. Elena descubre las infidelidades de su marido, pero no sospecha nada acerca de su homosexualidad.

La Mala Educación

Almodóvar presenta en el 2004 una historia cinematográfica de principios de los 60 que narra la represión vivida por los homosexuales durante la España franquista. El director manchego ha sido y es uno de los máximos referentes del cine homosexual, por apoyar siempre la causa y por contar de manera directa o indirecta las vidas e historias de gays o transexuales. Sin duda una constante en todas sus películas (La ley del deseo, Laberinto de pasiones, etc) que han ayudado a la normalización.


Una vez en el 2000 las películas que nos encontramos tienden más a visualizar relaciones entre personas más jóvenes. Se da por hecho que la visualización y el dejar de lado el ocultismo está considerado una opción entre la sociedad (aún así, a duras penas…). Por eso en estas últimas décadas el cine se orienta más a la temática lésbica, al transexualismo y a la normalización entre los y las más jóvenes.

Krámpack

Es una película de Cesc Gay del 2000, el catalán nos cuenta la historia de Dani y Nico, dos amigos adolescentes pasan el verano juntos y comparten todo, incluso la cama, ambos también descubrirán juntos una nueva sexualidad.

Azul oscuro casi negro

La película de Daniel Sánchez Arévalo ha contado con bastante repercusión entre los jóvenes en el 2006 y por eso este drama-romance que trata temas como la discapacidad y la homosexualidad narra la historia del futuro, de jóvenes que descubren sus deseos y también se descubren a sí mismos.

Habitación en Roma

De Julio Medem, historia reciente (2010) que nos descubre cómo dos chicas entablan una relación en la habitación de un hotel en Roma. Habitación que supone el escenario en donde dos jóvenes mujeres que se acaban de conocer, deciden conocerse más, adentrándose en una aventura física y emocional que durará poco. Alba y Natasha disfrutan de una noche corta pero intensa que ayuda, aunque solo sea por su temática a una visibilización mayor.

80 egunean (En 80 días)

Esta cinta dirigida por Jon Garaño y José María Goenaga nos muestra la historia de dos antiguas amigas de la adolescencia que se reencuentran y una de ellas se confiesa lesbiana. La química, a pesar del paso del tiempo, permanece intacta, igual que 50 años atrás. Es una película interesante y muy común, ¿cómo reaccionar cuando un amigo o amiga te confiesa su homosexualidad? ¿nuevos sentimientos enfrentados?

A Escondidas

En 2014 Mikel Rueda pone sobre la mesa una historia muy sutil sobre Rafa, un niño español de 14 años, e ibrahim, un chico marroquí con problemas de integración. La cinta gana más por lo que no cuenta, ya que el destino de estos dos jóvenes se cruzan y los dos empezarán a sentir cosas que no podrán controlar. Refleja la situación social de jóvenes homosexuales y la falta de normalidad de una condición sexual entre menores.

Por supuesto, a todo esto también han ayudado figuras de nuestro cine, sean directores, productores, actores o actrices, todos han ayudado, promovido y luchado por los derechos y la visibilización de una condición tan normal como las otras. Entre ellos podemos destacar a los más influyentes como Pedro Almodóvar, Jon Kortajarena, Amenábar, Elena Anaya, Francisco Ramos, etc.

LOVE WINS!

Han pasado 19 años desde que unas decenas de homosexuales recorrieran las calles de Estambul en lo que se puede denominar la primera cabalgata del orgullo gay de Turquía. Fueron increpados y molestados por la policía, recuerdan los que allí estuvieron. Casi dos décadas después, Estambul es una de las ciudades más abiertas del país para el colectivo de LGBT, lesbianas, gais, bisexuales y transexuales. Abundan los bares de ambiente, hoteles gay-friendly, compañías de viajes destinadas al colectivo homosexual y alguna asociación de defensa de sus derechos. Sin embargo, tras la fachada de tolerancia que se respira en los barrios del centro de la metrópoli, Estambul, al igual que el resto de las ciudades de Turquía, esconde historias que muestran lo difícil que resulta en el siglo XXI salir del armario allí.

Quizás la más conocida es la de Ahmet Yildiz, un joven gay de 26 años y activista por los derechos de los homosexuales que fue asesinado por su familia para «limpiar el honor». Ahmet llegó a Estambul desde un pueblo del centro de Anatolia para estudiar en la universidad. Pensaba casarse con su pareja, Ibrahim Can, en Alemania al terminar la carrera. No lo consiguió. Tras amenazarle con un matrimonio forzoso, el internamiento en un psiquiátrico y finalmente la muerte, la familia de Ahmet le disparó a la salida de un café en Estambul en 2008. «Su cuerpo se quedó en la morgue varios días porque su familia no quería hacerse cargo del funeral», rememora ahora Can, la entonces pareja de Ahmet, que todavía lucha por llevar a sus asesinos ante el juez.

La historia de Ahmet inspiró la película con la que se ha abierto el Pembe Hayat Queer Festival (Festival Queer de la vida color de rosa), que arrancó el pasado jueves en la capital del país, Ankara. Zenner Dancer, que este verano ganó cinco premios en el Festival Golden Orange -los Goyas turcos-, repasa, través de la historia de dos jóvenes homosexuales, los problemas a los que se enfrenta este colectivo en Turquía: rechazo familiar, la humillación por parte de los poderes públicos y la falta de protección legal. Escenas como el examen físico -que incluye una exploración anal- al que los protagonistas tienen que someterse para librarse del servicio militar son trámites habituales para este colectivo, según el último informe de Amnistía Internacional.

«Todo turco nace soldado», reza un dicho popular. Excepto los homosexuales. Estos están vetados en el Ejército, que les considera «desviados sexuales». «Si eres gay, no eres soldado; si no eres soldado, no eres turco; si no eres turco, no eres un ciudadano; ¿entonces qué somos?», comentan los miembros del colectivo LBGT Lambda. Pero no solo el Ejército turco veta la entrada a los homosexuales. La semana pasada, la prensa turca publicaba la destitución de uno de los jueces del Consejo Superior de Jueces y Fiscales por no ocultar su homosexualidad. Incluso dentro del propio Gobierno turco se habla de «desviación». El pasado marzo, la ministra de Asuntos de la Mujer y Familia, Aliye Kavaf, se refirió a la homosexualidad como «un desorden biológico y una enfermedad que debe ser tratada».

La ministra nunca se disculpó por sus palabras, que fueron reproducidas en muchos medios de comunicación turcos sin ningún barniz de crítica. Para Bilge Ta?, organizador del festival de Ankara, la televisión tienen gran parte de la culpa de la homofobia del país. Asegura que «el discurso de odio es cada vez mayor hacia el colectivo LGBT por parte de los medios de comunicación». Como Ta?, defensores de derechos humanos señalan a los miembros del Consejo Supremo de Radio y Televisión Turca -responsable de las retransmisiones y designado por el actual Gobierno conservador a través del Parlamento- como uno de los causantes del retroceso en la batalla por el reconocimiento del colectivo.

En Turquía, excepto en el norte de Chipre, la homosexualidad no es un crimen. Sin embargo, tampoco existe un marco de protección legal, lo que deja al colectivo desamparado cuando busca ayuda. Además, como denuncia Kemal Ördek, secretario general del Comité Pink Life y miembro del festival, no hay planes para la creación de tal marco. «El Gobierno excluye abiertamente al colectivo LGBT en el proceso legislativo, especialmente en las políticas antidiscriminación, crímenes de odio y la nueva Constitución» denuncia Ördek. Crímenes como el de Ahmet Yildiz son el resultado de este vacío legal, que hace que muchos miembros del colectivo no se atrevan a denunciar los abusos que sufren.

El caso más claro es el de los transexuales. Según el Informe de Amnistía internacional, la mayor parte de los homosexuales y casi la totalidad de los transexuales turcos sufren el rechazo de sus familias y el abuso constante de la policía. El informe saca a la luz historias como la de Irmak (nombre falso), de Diyarbakir. La joven, que ahora vive en Estambul y ha comenzado a tomar hormonas, recuerda que pasó ocho meses encadenada al radiador de su cuarto cuando su hermano mayor se enteró de que quería cambiarse de sexo. La joven, que ahora ejerce la prostitución -casi la única salida laboral para los transexuales en Turquía-, asegura que recibe a diario amenazas de clientes y que no se atreve a denunciar por miedo a que las autoridades informen de su paradero a sus familiares en Diyarbakir.

«La complicidad de las autoridades proporciona inmunidad a los perpetradores», asegura Ördek de Pink Life, que explica que los transexuales son detenidos casi a diario bajo los cargos de alteración del orden público y llevados a comisarias donde sufren vejaciones y torturas.

Pero no es todo negro en Turquía. También hay otras historias con finales menos trágicos que ilustran cómo el colectivo está ganando aceptación entre las clases medias y de los principales núcleos urbanos. Es el caso de Ammar Özera, de clase media, estambulita, y que salió del armario en la universidad. Comenta que su círculo de amigos se resintió al saber su orientación sexual, perdió muchos de ellos pero otros acabaron aceptándolo. «La batalla más dura es dentro de casa», explica. «Mi madre tuvo que acudir a unos cursillos informativos organizados por colectivos gais para comprender que su hijo no estaba loco», cuenta. Su padre, sin embargo, todavía no lo entiende.

Jóvenes como Özera ven con esperanza la eclosión de iniciativas culturales como el Pembe Hayat Queer Festival, que intenta tocar las diferentes caras del colectivo. El evento es tolerado por la municipalidad de Ankara, muy sensible a la opinión pública europea desde 2005. Sin embargo, como denuncian los organizadores, se niegan a apoyarlos económica o logísticamente. Hacerlo significaría una fuga de votos para cualquier Gobierno municipal cuyo electorado de base son, en gran medida, familias como la de Ahmet o Irmak. Familias que todavía creen que quien es diferente debe ser castigado.

Los homosexuales más influyentes de España

6. Santi Vila. Conseller de Territorio y sostenibilidad
7. Kike Sarasola. Empresario, dueño de la cadena de hoteles Room Mate
8. Jesús Encinas. Creador de Idealista.com
9. Eduardo López Collazo. Director científico en el idiPAZ, que investiga contra el cáncer
10. Miquel Iceta. Secretario del Parlamento de Cataluña.
11. Alejandro Amenábar. Director de cine
12. Pedro Zerolo. Político
13. Elena Anaya. Actriz
14. Ion de la Riva. Diplomático
15. Carlos Urroz. Director de ARCO
16. Felipe Varela. Modista
17. Fernando Tejero. Actor
18. Alfonso Llopart. Director de Shangay
19. Álvaro Pombo. Escritor
20. Lorenzo Caprile. Modista
21. Óscar Cornejo. Productor de ‘Sálvame Deluxe’
22. Marta Fernández. Ejecutiva de KPMG que ha creado una red social para lesbianas ejecutivas
23. Miguel del Arco. Director de escena
24. Sandra Barneda. Presentadora
25. Antonio Najarro. Director del ballet nacional
26. José Luis Moreno. Productor
27. Susi Sánchez. Actriz
28. Eduardo Mendicutti. Escritor
29. Agustín Pérez Rubio. Director del MALBA
30. Francisco Ramos. Productor de cine
31. Francisco Nieva. Académico
32. Francisco Polo. Creador de Change.org
33. Asier Etxeandía. Actor y cantante
34. Juan Pedro Tudela. Empresario turístico
35. Jesús Vázquez. Presentador
36. Paco Tomás. Periodista y director de ‘Wisteria Lane’ en Radio Nacional
37. Carlos Marrero. Empresario y marido de Kike Sarasola
38. Luis Antonio de Villena. Poeta
39. Nacho Canut. Músico
40. Luis Venegas. Profesor del IED y editor de Candy Magazine
41. Mayte Martín. Cantaora
42. Beatriz Sanchís. Directora de Cine
43. Manuel March. Coleccionista
44. Maxim Huerta. Presentador
45. Boti García. Presidenta de la FELGTB
46. Nacho Duato. Bailarín y coreógrafo
47. Rubén Ochandiano. Actor
48. Miguel Mas. Joyero y noble
49. Juan Juliá. Empresario
50. Pelayo Díaz. Ex de David Delfín

Famosos homosexuales: las parejas gays más influyentes

¡Que vivan los novios!

Poco a poco, los países del mundo se abren cada vez más y van aceptando la legalización del matrimonio o uniones civiles de las parejas homosexuales, que da la posibilidad a millones de personas de oficializar el amor que sienten el uno por el otro. España es un referente en este tema, ya que fue en 2005 cuando se aprobó la ley que permite a personas del mismo sexo unirse en matrimonio. Pero hay otros países en los que aún queda un largo camino para poder alcanzar un derecho tan básico como poder estar junto a la persona a la que se ama, sin importar sexo o condición.

En el mundo del espectáculo y las celebrities, especialmente en Estados Unidos, son muchísimas las parejas del mismo sexo que han hecho público su romance, han tomado la decisión de casarse y que incluso han llegado a formar su propia familia.

Los famosos de esta galería se han mostrado tal cual ante las cámaras de los fotógrafos y no han tenido problema en admitir tanto su homosexualidad como su bisexualidad. En su mayoría, se trata de personas que han decidido mostrar su vida privada al mundo para tratar de sensibilizar a la opinión pública sobre los derechos de las parejas homosexuales y para ser honestos consigo mismos y con los propios admiradores.

Parejas nacionales e internacionales

Un ejemplo internacional es la actriz Jodie Foster, que en 2013 lo hizo público al recibir el Globo de Oro por su carrera y ahora en sus apariciones públicas acude junto a su mujer, Alexandra Hedison.

Fueron muchas las que lloraron cuando Ricky Martin afirmó públicamente en 2010 que era homosexual. El sex-symbol latino empezó a salir en 2016 con Jwan Yosef, con quien se casó el año pasado y forma una bonita familia, ya que Ricky tiene tres hijos gracias a la gestación subrogada, los gemelos Matteo y Valentino y el pequeño Renn, nacido este año.

Pero tampoco hace falta irse muy lejos. Desde hace años, el presentador de televisión Jesús Vázquez ha aparecido ante los medios con su marido, Roberto Cortés, con quien lleva casado desde 2005, justo cuando se aprobó la ley que permitía este tipo de uniones. Es decir, fue una de las primeras parejas homosexuales españolas en contraer matrimonio.

La famosa Dulceida tampoco tiene problema en mostrar en sus redes sociales su relación con Alba, su pareja. Esta instagramer ha admitido públicamente que es bisexual y sube de forma frecuente fotos junto a su chica donde quiera que van.

Por supuesto no podían faltar en esta lista «los Javis», es decir, la pareja compuesta por Javier Calvo y Javier Ambrossi, este último hermano de la actriz Macarena García. Son los responsables del éxito de ‘La Llamada’ y ha sido profesor de interpretación en la última edición de ‘Operación Triunfo’.

Son muchas y numerosas las parejas que se muestran tal cual tanto en el ámbito nacional como internacional. Aquí te mostramos una pequeña selección. ¡Descubre las parejas homosexuales más famosas!

Puede interesarte…

¡Mal año para el amor! 46 parejas de famosos que han roto en 2019

¡Una vida juntos! Las parejas de famosos más longevas

Todas las famosas que han sido madres en 2019

Se lo ha llevado todo. Desde su estreno en la Berlinale, la película paraguaya Las Herederas acumula más de 20 premios internacionales. El último, el Sebastiane Latino, reservado a películas latinoamericanas de temática LGTBI, lo recibe el equipo de la película mañana viernes 21, en el marco del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, donde también compite el largometraje. El deseo sexual en mujeres lesbianas, adultas mayores y de la conservadora clase alta paraguaya, flota como un gran tabú, al que el film enfrenta desde una sutileza que desarma.

  • En Asunción (Paraguay)

    Apoyada sobre el capó de un coche, Angy mira hacia el infinito, y recita:

    –Oh loca divina, que canta y que llora, que ríe y que reza;
    atrévete siempre, es ese un gran culto que pocos profesan.

    La observan, mitad ávidos, mitad espantados, los enormes ojos azules de Chela, una sexagenaria de la alta sociedad asuncena, que ejerce como su ocasional taxista. Con cada verso, Angy exhala también una bocanada del humo de su cigarrillo. Cada uno de sus movimientos, cada quiebre de su voz, emana sensualidad.

    “Angy es una mujer fatal”, dice, en una charla con Pikara Magazine, Ana Ivanova, la actriz que da vida a este personaje en la película paraguaya Las Herederas. “Pero no como estamos acostumbradas a verlas en Hollywood. Angy es una sobreviviente, una mujer rota. Es la tercera en discordia, un agente del caos. Su mecanismo de vida es seducir para conseguir lo que quiere. Y su sensualidad se va develando poco a poco, de una manera sutil”, explica Ivanova.

    Sutil. Todo en Las Herederas -luces medio en penumbra, colores apagados, guión sugerente- es sutil, delicado. Pero no por ello es menos explícito. Desde el planteamiento, Las Herederas sienta al público delante de tabúes como la sexualidad de una pareja de lesbianas adultas mayores, la infidelidad, la cárcel o la decadencia económica. Y lo hace de una forma que hace imposible apartar la mirada.

    “ es sincera. Trata de una problemática actual, que es contada de manera transparente y sin maquillaje, con el alma y el corazón. Un tema sensible, pero contado de manera delicada”, responde a Pikara Magazine la actriz Ana Brun, que interpreta a Chela, la protagonista de la película, unas horas antes de viajar a Donostia. Allá recibe, junto a sus compañeras, el premio Sebastiane Latino, destinado a las mejores películas latinoamericanas con temática LGTBI. Después, el filme abrirá la sección ‘Horizontes Latinos’ del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

    El Sebastiane es un galardón más en una trayectoria alfombrada con distinciones. Desde su estreno en febrero en el Festival Internacional de Cine de Berlín, donde se llevó dos Osos de Plata, el Premio de la Crítica y el Premio Teddy (para las películas con temática LGTBI), Las Herederas no ha dejado de acumular premios en sus escalas en Lima, Puerto Rico, Santiago de Chile o Quito, pero también en Sydney, Kiev, Seattle o Amsterdam. En uno de sus últimos festivales, el de Gramado (sur de Brasil), se lo llevó casi todo: premios del jurado y de la crítica, y distinciones a la mejor actriz, mejor guión, mejor película y mejor director para Marcelo Martinessi, autor de documentales y cortometrajes también premiados, pero que nunca antes había dirigido un largometraje.

    La cinta es además la candidata de Paraguay para competir en los Goya y los Oscar, y algunos ya comparan su trayectoria con la de la chilena Una mujer fantástica, protagonizada por una actriz trans y ganadora del Oscar a la mejor película de habla no inglesa en 2018.

    “Esta es una película universal, que cuenta un drama existencial a través de una pareja de lesbianas”, dice Ivanova. “Plantea una pregunta universal: que para el amor no hay edad, ni género, ni clase social. Por eso es que muchas mujeres, aunque sean estética o culturalmente diferentes, pueden sentirse identificadas, en muchos lugares del mundo”.

    En Paraguay, el país donde fue rodada y de donde proceden el director, las actrices, y gran parte del equipo técnico, Las Herederas se enfrentó a un obstáculo imprevisto: los prejuicios de los sectores más conservadores, que amenazaron incluso con boicotear la obra.

    Enojo y prejuicios del Paraguay conservador

    Cartel de Las Herederas.

    “Esa película de lesbianas. Solo falta que vengan los putos a casarse acá”. Fue el grito de la senadora Zulma Gómez, del opositor partido liberal, durante la sesión del Congreso paraguayo en la que se otorgó un reconocimiento al equipo de Las Herederas. Antes de que ella abandonara la sala, hecha una furia, otros senadores ya habían dejado sin quórum la sesión. Era una agresión más después de semanas de críticas negativas, insultos y hasta encuestas en los periódicos acerca de si el público iría o no a ver la película.

    “Somos una sociedad cargada de prejuicios. Muchas de las críticas han provenido de personas que ni siquiera vieron la película. Quien la ve, podrá observar que el film no defiende ni ataca ninguna postura especial: solo cuenta una historia, inspirada en hechos reales”, resume Ana Brun. Achaca las críticas a la doble moral: “Es una sociedad a la que le cuesta escandalizarse ante el robo y la corrupción, pero se santigua ante una pareja de homosexuales”.

    Ana Ivanova está de acuerdo. “Una parte de la sociedad reacciona porque se niega a ver, se niega a mostrar, se resiste al cambio. Esas personas promueven un solo modelo de mujer, de familia, de felicidad, de éxito, y hasta de tristeza. Y la película muestra, desde una mirada de diversidad y de tolerancia, que existen otras mujeres. Esas mujeres están esperando el micro , en el banco, en una fiesta, o frente a tu casa. Están ahí, aunque quieran invisibilizarlas”, defiende.

    La invisibilización es, precisamente, uno de los fantasmas que acechan a las lesbianas en Paraguay, especialmente a las que ya no son jóvenes. Lo cuenta, en una charla con Pikara Magazine, Carolina Robledo, activista de la organización paraguaya Aireana – Grupo por los derechos de las lesbianas, e invitada por la organización para entregar el Sebastiane Latino al equipo de la película en Donostia.

    “La invisibilidad está muy arraigada en Paraguay. Todavía hay muchas parejas de mujeres que dicen ser hermanas, o amigas… Quizás ahora, con el auge de los movimientos feministas, las chicas más jóvenes se sientan más acompañadas o tengan más herramientas para hacerse visibles. Pero la dictadura, que es una etapa que se cerró hace no tantos años , marcó mucho cómo nos manifestamos, y todavía faltan algunos años para que podamos sentirnos seguras. De eso también hablan Las Herederas: de esa herencia que dejó la dictadura”, expresa Robledo.

    Para la activista, esa misma invisibilización hace que sea difícil saber cuál es la situación que atraviesan hoy muchas lesbianas que vivieron la dictadura, algunas de las cuales ya son adultas mayores, como Chela y Chiquita (interpretada por la actriz Margarita Irún), las protagonistas de Las Herederas.

    Robledo recuerda que, como Paraguay carece de leyes para el matrimonio igualitario o las uniones de hecho entre personas del mismo sexo, las parejas de lesbianas quedan desprotegidas cuando, por ejemplo, quieren tener bienes en común -como una casa-, se separan, o una de ellas muere. Tampoco existen en el país lesbiátricos o residencias para adultas mayores en las que se tolere la diversidad sexual.

    Una superposición de encierros

    La invisibilización y la clandestinidad, en la película, se muestran a través de un laberinto de encierros superpuestos. El personaje de Chela se encierra en su habitación o en su coche, como una forma de representar los prejuicios y las convenciones de clase que la oprimen. Por su parte, Chiquita, su pareja en el filme, va más allá de la metáfora y aparece encerrada en la prisión. Cuando Chela acude a visitarla, tiene que escuchar cómo la funcionaria de prisiones le pregunta si es su familiar, o tiene que verla medio a escondidas en el patio, o en el taller de peluquería del penal.

    Una situación un tanto absurda, pero que difiere poco de lo que ocurre en la realidad: en Paraguay, las mujeres lesbianas privadas de libertad no tienen acceso a las visitas íntimas de sus parejas. En el caso de las parejas heterosexuales, éste es un derecho que se concede sin mayores problemas, incluso cuando ambas personas se encuentran recluidas en prisiones diferentes. Pero, para las lesbianas, ese contacto íntimo con sus parejas no está permitido. Carolina Robledo y sus compañeras de Aireana lo tienen claro: es un acto de discriminación.

    Margarita Irún y Ana Brun en una escena de Las Herederas.

    Desde finales de 2015, Aireana acompaña el reclamo de al menos una decena de mujeres internas en la prisión del Buen Pastor, ubicada en Asunción y donde se rodó parte de Las Herederas. Las activistas han presentado notas, han pedido reuniones, han elevado informes, no han dejado de insistir. Pero las autoridades penitenciarias y del Ministerio de Justicia no responden, o lo hacen para seguir negando el derecho a las visitas íntimas para las lesbianas.

    La directora del Buen Pastor, Ana Dina Coronel, aludió por ejemplo a la ley penitenciaria 210/70, redactada en 1970, en plena dictadura paraguaya (1954-1989), que en su artículo 53 menciona que las personas internas en prisiones “podrá(n) recibir visitas privadas del sexo opuesto de acuerdo con los reglamentos”. Pero el actual reglamento de las prisiones, vigente desde 2012, no especifica ni el sexo ni el género de las personas que acceden a estas visitas. Solo habla de “el interno/a y su pareja”.

    Cansadas de la falta de respuestas, las activistas de Aireana, junto con el equipo de Las Herederas, -incluyendo a las actrices Ana Ivanova, Ana Brun y Margarita Irún, y al director Marcelo Martinessi- aprovecharon la avant-premiere de la película en Asunción para volver a exigir el acceso de las lesbianas privadas de libertad a las visitas íntimas.

    Robledo explica que, al ver que no se producían cambios, algunas internas han abandonado la petición. Otras han retrocedido porque temen que exigir sus derechos haga que se les alargue la condena. “Dentro de la prisión están en una situación tan vulnerable, que algunas creen que es mejor no insistir, no crear problemas”, dice Robledo. “Pero otras quieren que esta situación se resuelva, al menos para todas las mujeres que lleguen a la prisión después de que ellas hayan quedado en libertad”.

    Las deudas pendientes

    La de permitir el acceso de las lesbianas a las visitas íntimas es una más de las deudas que acumula el Estado paraguayo para garantizar la igualdad de derechos entre todas las personas. Otra de ellas, como señalan Ana Ivanova y Carolina Robledo, es la ausencia de una ley contra toda forma de discriminación, que poseen casi todos los países de Sudamérica, pero que en Paraguay despierta el recelo de los sectores más conservadores, que temen que la ley habilite el matrimonio igualitario.

    “En Paraguay nos falta hablar, y nos falta pensar”, dice Ana Ivanova. “Nos falta entender que somos una sociedad diversa, pero que debe ser igualitaria, en el sentido de ser iguales ante la ley. Creo que Las Herederas planteó preguntas a una sociedad que necesita verse y cuestionarse. Porque ésa es la función del cine: contar historias, hacernos más humanos, permitir que nos miremos desde muchos otros lugares. Mucha gente iba a ver la película, y le desarmaba completamente. Esa gente habrá podido repensar y reflexionar, y creo que el principal aporte de la película ha sido abrir ese debate”.

    Ana Brun coincide. “Yo creo que abrió una gran puerta, en el momento preciso, para que los prejuicios, pese a quien pese, vayan desapareciendo. No se puede cerrar los ojos a una realidad. No basta con decir ‘no vamos a permitir, no dejaremos que pasen la película’. La intolerancia lleva al caos y a la violencia”, expresa la actriz.

    Carolina Robledo advierte, sin embargo, de que el panorama político actual de Paraguay, después de la toma de posesión del nuevo presidente Mario Abdo Benítez, el pasado 15 de agosto, no es el más favorable a la diversidad. “Tenemos a un presidente que es un hijo directo de la dictadura , que reivindica hechos nefastos, y que ya desde su campaña hablaba de que estaba en contra de las personas LGTBI. Eso te da una pauta de que no va a ser una persona abierta para legislar para todas las personas”, expresa.

    Pero insiste en que el trabajo pendiente, desde las organizaciones y desde el arte, no va a detenerse. “Aunque no tengamos respuestas desde el Estado, el trabajo de organizaciones como Aireana tiene respuesta de la gente, y ese trabajo no retrocede. Por eso también apostamos mucho al arte, a las películas, donde una se pueda sentir identificada, donde puede sentir un cambio, tener otra mirada que no sea la del prejuicio que te enseñaron, ir más allá. Todo eso no retrocede aunque nuestro país se siga resistiendo a incorporar leyes para el goce de todas las personas. Nosotras vamos a seguir exigiendo y resistiendo”, concluye Robledo.

    Las Herederas: cine paraguayo contra el tabú del lesbianismo

    • 0.00 / 5 5
    • 1 / 5
    • 2 / 5
    • 3 / 5
    • 4 / 5
    • 5 / 5

    0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

    MariaSanz

    Periodista freelance basada en Asunción (Paraguay) desde 2014. Ex corresponsal de la agencia EFE, escribe para medios como eldiario.es, Pikara, CTXT, Open Democracy, o la agencia de noticias LGTBIQ Presentes. También colabora como camarógrafa para la agencia France Presse. Bisexual, migrante, feminista, “i el tèrbol atzur de ser tres voltes rebel”. @marietasanz en Twitter

    3 películas desconocidas sobre lesbianismo a reivindicar

    La verdad es que si rebuscamos un poco en las distintas cinematografías podemos hallar las mejores películas lésbicas actuales, títulos que por uno u otro motivo no han tenido la visibilidad que se merecen y que valdría la pena reivindicar por sus irrefutables valores de forma y contenido. Afortunadamente hoy en día es posible gracias a las diversas plataformas on-line o youtube poder volver a darle una segunda oportunidad a una serie de trabajos que, desde luego, no defraudan. Vamos a repasar algunos de estos títulos, y ya nos dirán qué les ha parecido…

    Princess Cyd (dirigida por Stephen Cone. Año: 2017)

    Con muchas ganas de escapar de la vida que comparte con su padre soltero aquejado de depresión tras una experiencia traumática explicada al inicio del film, una adolescente se traslada a Chicago para pasar una temporada junto a un familiar directo. Mientras está allí, se enamora de una chica que vive en el vecindario, lo que le llevará a reflexionar (y discutir) con su tía sobre aspectos relativos al sexo y las relaciones de pareja.

    ¿Alguna vez has experimentado un momento de paz tranquilo y desinteresado con alguien que te importa de verdad y que te haya llegado a hacer sentir fuera de este mundo? No nos estamos refiriendo a ese tipo de afecto neurótico al que llamamos amor, sino a un espacio cálido en el que no necesitas nada y ofrece con gracia todo a la otra persona. Si es así, la brillante (y muy dramática) película de Stephen Cone de 2017 te recordará cómo se puede llegar a sentir uno en esas circunstancias tan especiales. Si no lo has hecho, te estarás muriendo por volver a ver a Princess Cyd solo para que puedas vislumbrar este sentimiento tan único.

    Imagine me and you ( dirigida por Ol Parker. Año: 2005)

    Una novia recién casada se enamora de otra mujer, quien cuestiona su orientación sexual, desenvocando toda la situación en un gran revuelo entre la familia y los amigos de la novia.

    El guion rezuma frescura para explicarnos de forma harto divertida las consecuencias que puede tener arruinar una relación con la única intención de construir otra. El film muestra un perfecto equilibrio para detallarnos situaciones hilarantes y otras que invitan a la reflexión más profunda. En esta película todo es adorable. Hay una dulzura que impregna cada escena, y los personajes (sobre todo en lo que se refiere a la pareja protagonista, unos estupendos Piper Perabo y Matthew Good) son tan encantadores que no podemos evitar sonreír cada dos por tres.

    Summertime (estrenada en España como Un amor de verano). Dirigida por Cécile de France. Año: 2015

    En el año 1971, había pocas posibilidades de que Carole, una maestra de español y militante feminista de París, se encontrara con Delphine, la hija de una pareja de granjeros de Limousin. Pero se encontraron y no solo se conocieron, sino que también se enamoraron apasionadamente. Desafortunadamente, el padre de Delphine fue víctima de un derrame cerebral, y la joven no tuvo más remedio que volver a casa para ayudar a su madre a dirigir la granja familiar. Carole, que estaba tan enamorada de Delphine, no pudo soportar el distanciamiento y decidió unirse a su amante en la granja. Pero, ¿podrían el feminismo y el lesbianismo ser fácilmente transferidos al campo y sus estándares de la época …?.

    ¿Cómo puede afectar una relación homosexual entre mujeres en el seno de una pequeña comunidad?. Gran parte de la credibilidad de esta muy recomendable producción francesa radica en la gran química existente entre las dos protagonistas, quienes expresan con encomiable veracidad los altibajos de una relación, y además relatan la pasión y el dolor con una tierna elegancia. También vale la pena destacar una dirección de fotografía sobresaliente (la luz de la campiña bañada por el sol es simplemente espectacular).

    44 Compartir

    Hoy en día, aunque todavía con menos de la que nos gustaría, el colectivo lésbico contamos con cierta representación en el mundo del cine español. Internacionalmente, en los últimos tiempos se está produciendo el auge de las películas de esta temática, especialmente este año, con superproducciones de importante reparto como Carol y Freeheld. A nivel nacional, encontramos la laureada 80 egunean en el 2010, o la comedia De chica en chica del año pasado, como las películas lésbicas más exitosas y destacadas últimamente.

    Por tanto, se puede decir que llevamos tiempo pudiendo ver, mejor o peor, con más o menos calidad, historias de amor homosexual, y específicamente lésbico, en el mundo del cine español. Ya sea en forma de gran estreno como en los últimos tiempos, o en forma de película indie que tenías que buscar y rebuscar por Internet para encontrar una versión que se viera mínimamente bien.

    Sin embargo, no hace tantos años que la homosexualidad era un tema absolutamente tabú en la sociedad española, y, como consecuencia, en el cine. Durante la dictadura ser homosexual estaba profundamente prohibido. Las personas del colectivo debían reunirse en bares clandestinos y la censura evitaba que en el mundo del arte hubiera un atisbo de nada que pudiera relacionarse con la homosexualidad, incluido el cine.

    Hubo muy pocas películas en la etapa de la dictadura que “burlaron” la censura en este sentido. Diferente, dirigida por Luís María Delgado en 1961, fue una de ellas, y se trata de un drama musical en el que una familia intenta redirigir la vida de su hijo promisco y homosexual. En cierto momento del largometraje se observa cómo el protagonista flirtea con un obrero. Ésta fue la primera película de temática homosexual en España.

    Pero si hablamos específicamente de representación lésbica en el cine, no encontramos absolutamente nada hasta los años 70. En especial el 1971, cuando se estrenaba Las Vampiras (Vampyros Lesbos como título original), una película dirigida por Jesús Franco que triunfó en otros países como Estados Unidos y Japón y que hoy día se considera película de culto, pero que en España, a causa de la censura, fue recortada en muchísimas escenas consideradas “impuras”. Esto hizo que gran parte de la película careciera de sentido y no tuviera éxito en nuestro país. La película se trata de un fantaterror erótico, en el que Linda, tras ser mordida por la Condesa Drácula, se siente irreprimiblemente atraída por ella…

    El propio director ha realizado años después diferentes remakes de la película, aunque ninguno con tanto éxito como su opera prima. De hecho, hace pocos años que la versión de 1971 fue estrenada en DVD en países como Japón o Estados Unidos, resultando un rotundo éxito en ventas.

    Al año siguiente de Las Vampiras, se estrenó Mi querida señorita, de Jaime de Armiñán, que se convirtió en la primera película española que habla, aunque no directamente, sobre la ser trans. Adela, la protagonista, vive muy atormentada a causa de su aspecto físico y sus sentimientos contradictorios. Ningún hombre quiere casarse con ella y vive tristemente en su aldea. Hasta que un día acude al médico y descubre que, en realidad, Adela no es Adela sino Juan.

    Hasta entonces las películas que trataban la homosexualidad eran muy pocas y, como se ha podido ver en las anteriores, la cuestión era tratada como algo fuera de la norma, raro e incluso clandestino. El gay era el promiscuo al que tenían que dirigir, el transexual un marginado social, y las lesbianas lo eran por vicio o enfermedad.

    Con el fin del franquismo y la llegada de la transición, sin embargo, la censura empezó a hacerse más permisiva y dio paso a la libre producción de films con personajes homosexuales o de temática abiertamente LGTB.

    via GIPHY

    Desde entonces y hasta ahora, ha habido muchísimas películas de temática en nuestro país. Especialmente de la mano del siempre exitoso Pedro Almodóvar, que en la práctica totalidad de sus obras ha echado una mano a la representación del colectivo.

    Sin embargo, cuesta encontrar aquéllas que centran su trama en ello, ya que mayoritariamente hablamos de largometrajes que incorporan algún que otro personaje o trama homosexual secundaria. Por ello está claro que todavía queda mucho por hacer en cuanto a la representación lésbica en el cine de nuestro país. No obstante, es importante conocer los orígenes y las enormes dificultades que existieron en tiempos pasados para valorar un poco más toda representación que emerge en la actualidad.

    44 Compartir

    Las 10 mejores series y películas LGBTQ+ de Netfilx

    El contenido LGBTQ+ que nos ofrece es amplio incluso con una propia pestaña que nos invita a ver cada una de sus películas, documentales o series de renombre y reconocimiento mundial. La normalización de este colectivo ha llevado a que la industria y los usuarios demanden cada vez más este amor libre y sin censura. El mensaje es claro: Todos somos iguales y con un clic tenemos para rato, un arco iris que se vislumbra en el horizonte o pequeña pantalla mejor dicho. Por eso mismo, el gigante Netflix sabe lo que se hace y da buena cuento de ello con títulos como los que les ofrecemos a continuación.

    DESCUBRE: Daniela Vega por los derechos LGBT+ en Latinoamérica

    Holding the man

    Holding the Man.

    © Cortesía de Netflix

    Ambientada en Australia durante los locos años 80 donde una pareja que se conoce desde la infancia debe afrontar una lucha, el VIH. Un drama de los que secan el lagrimal del espectador mostrando la brutalidad de la enfermedad y de cómo ni la degradación de los cuerpos logran separar a dos jóvenes enamorados. ¡Prepara los kleenex!

    I am Michael

    I am Michael.

    © Cortesía de Netflix

    James Franco es ese actor, productor y director que esta profundamente a favor de los derechos LGBTQ+ y lo demuestra también con esta cinta que nos muestra a un activista gay que decide dejar las carrozas y las noches de desenfreno al oír la llamada del cristianismo.

    Handsome devil

    Handsome Devil

    © Cortesía de Netflix

    Compartir habitación en un internado prestigioso de Inglaterra puede ser el inicio de una historia de pasión. Esto mismo les ocurre a los dos protagonistas de este largometraje. Pero no es todo oro lo que reluce ya que uno de los dos sufrirá bullying y vivirá un auténtico infierno fuera de las cuatro paredes de su cielo particular. El claro ejemplo de que de la amistad al romance solo hay un paso.

    Sense8

    Sense 8.

    © Cortseía de Netflix

    Icono de la comunidad gay y que fue la primera en mostrarnos el orgullo gay de Sao Paulo en pleno apogeo, con un Miguel Angel Silvestre desatado junto a su partenaire en la ficción, Alfonso Herrera. También nos muestra como uno de sus protagonistas es un hacker transexual que busca la aprobación de su familia a base de tesón e ímpetu. ¡Serie variopinta donde todos somos iguales y sensates!

    Love, Simon

    Love, Simon.

    © Cortesía de Netflix

    Cuando ves el cartel promocional de Love Simon crees que es otra película adolescente, insulsa y sin trasfondo. Pues bien, es justamente lo contrario. Es una obra maestra que cuenta las andanzas de Simon Spier, un joven 16 años que no se atreve a revelar su homosexualidad, y vive sin aliento el día a día. Pensarán que quizás es un inadaptado, pero nada más lejos de la realidad. Tiene una familia modélica (interpretada por una excelente Jennifer Garner y un sensible Josh Duhamel) y unos amigos entregados que se desviven por él. Pero todo cambia a partir de un post en el blog de su escuela, donde uno de sus compañeros cuenta que también ondea la bandera multicolor pero desde la oscuridad de un armario enclaustrado. Se suceden los mails entre los dos de manera anónima y todo cambia. Con amor, Simon promete desgarrarte el alma lentamente y de una manera muy sutil.

    King Cobra

    King Cobra.

    © Cortesía de Netflix

    Basada en hechos reales cuenta los entresijos del mundo del porno gay y con tintes policiacos saca a relucir un asesinato por celos profesionales. Stephen, creador de Cobra Videos, era uno de los magnates de la industria que contrata al jovencísimo Brent Corrigan para grabar escenas de alto contenido sexual y este como no puede ser de otro modo se hace famoso. Stephen tiene la gallina de los huevos de oro pero otros empresarios no quieren perder la oportunidad de conseguir a la estrella Corrigan. Y hasta aquí puedo leer…

    Ru Paul’s drag race

    Ru Paul’s drag race.

    © Cortseía de Netflix

    El reality de los realities en el que la estrella Ru Paul busca a su sucesor en el mundo del travestismo. Nueve temporadas donde decenas de participantes realizan performance perfectas que las convierten en auténticas divas. Diversión y color a raudales.

    Alex Strangelove

    Alex Strangelove.

    © Cortesía de Netflix

    La perdida de la virginidad puede traer consigo una serie de dudas previas a un joven que no alcanza todavía la mayoría de edad. Y esto es lo que le pasa a un inexperimentado Alex (Daniel Doheny) antes de la noche de autos con su novia Claire(Madeline Weinstein). Un apetito sexual desmesurado con hormonas revolucionadas y la nueva experimentación en bebidas espirituosas dan como resultado un enjambre mental de altura. Y mucho tiene que ver Elliot, el chico que conoce en una fiesta interpretado por un soberbio Antonio Marziale (antes visto en la serie Altered Carbon). Este último consigue enamorar a Alex gracias a una sonrisa perfecta y movimientos de cadera casi profesionales. ¿Qué hará Alex? ¿Vivirá este nuevo despertar sexual? ¡No te la puedes perder!

    Lo mejor de este film es que por fin conocemos más a fondo al que ya algunos bautizan como el sucesor de Heath Ledger, Antonio Marziale.

    Velvet Goldmine

    Comenzó como un biopic sobre el gran David Bowie y acabó siendo un homenaje a la cultura del glam rock. La película de Todd Haynes no se deja nada en el tintero y nos relata la historia homosexual en la música. ¡Entre canción y canción fluye el amor!

    Queer eye

    Queer Eye.

    © Cortesía de Netflix

    ¿Quieres ver un cambio radical? Cinco hombres gay se ponen manos a la obra con el fin de convertir el estilo de vida de un heterosexual. Cada uno de ellos le enseñará toda su sabiduría y conseguirán sacarle de su zona de confort. Es el programa más adictivo de Netflix, combina la comedia y el drama sin despeinarse. ¡Prepara las palomitas y a soltar carcajadas!

    DESCUBRE: Las 5 películas LGBTQ que debes ver

    DESCUBRE: Eva Vale y el arte en pro de la diversidad

    Las mejores 50 parejas gays de la televisión de todos los tiempos

    01.Jul.2019. Televisión. En Estados Unidos ya terminó el mes del Orgullo pero sigue siendo el año del orgullo. En España, faltan apenas un par de días para el pregón y otros días más para la manifestación.

    Así que surfeando la web y preparándonos para la ocasión, nos encontramos con un video preparado por `santiagonex´, quien elaboró un video donde se pueden ver 50 parejas gays que hemos conocido en la televisión en diferentes épocas y distintos rincones del planeta, disponible en su canal de Youtube.

    ¿Quiénes no recuerdan a Nasir y Agron de la serie «Spartacus»? ¿Steven y Scotty de la serie «Brothers & Sisters»? ¿Mason y Corey de «Teen Wolf»? ¿Justin y Brian de «Queer as Folk»? ¿De Kurt y Blaine de «Glee»? ¿De Fer y David de la serie «Física o Química»? ¿De David y Keith en «Six feet under» o como se le conoce en español, «Dos metros bajo tierra»?, entre otros.

    ¿Y qué nos dices Lito y Hernando de «SENSE8»? ¿De Julian y Diego de «La Casa de las Flores»? ¿De Connor y Oliver de «How to get away with murder»? ¿De Eric y Adam de la serie «Sex Education»? ¿De Ander y Omar de «Elite»? ¿O de Temo y Aristóteles de la serie «Mi marido tiene más familia»?, entre otras parejas gays.

    Cabe destacar que en este video hay unas series que no conocimos en su momento y que ya no se transmiten y que nos habría encantado ver, así como series que están transmitiéndose en la actualidad y que buscaremos ya!!!

    Dale un vistazo a este video que ha sido preparado para mostras las Mejores 50 parejas gays de todos los tiempos:

    Quizás no importa si se coló alguna que no debería estar (como la relación entre Nico y Levi de «Grey´s Anatomy o Anatomía de Grey»). Tampoco importa el orden. Lo que importa es que algunas de ellas nos arrancaron algunos o muchos suspiros… y otras aun lo hacen.

    ¿Cuántas parejas reconoces? ¿Con cuántas te sentiste o te sientes identificado? ¿Cuáles merecieron una mejor posición? ¿Cuáles debieron estar allí y no aparecieron?

    En cualquier caso, espero que tengas un Feliz Orgullo 2019!!!

    Alessandro Pagnone

    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    Recomendamos ver también:

    • Cine y Televisión
    • Zona VIP
    • Variedades

    ¿Quieres compartir un comentario, observación o duda sobre este artículo o cualquier otro? Escríbenos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

    10 series de temática LGBT recomendadas

    Han sido muchos los shows que han optado por la inclusión y han añadido personajes gays, lésbicos, bisexuales y trans a sus tramas: acá repasamos algunas recientes series de temática LGBT, principalmente apuntadas al público adolescente.

    10 series de temática LGBT: all you need is love

    1. The Fosters: relata la vida de una pareja formada por dos mujeres. La familia la completan el hijo biológico de una de ellas y otros dos hijos adoptivos. Pronto le darán la bienvenida a Callie (Maia Mitchell), quien se quedará en esa casa temporalmente, o al menos es la idea inicial. Tiene 5 temporadas.

    2. Orange Is the New Black: ¿comedia? de Netflix que tiene como protagonista principal a Piper Chapman, quien debe pasar un año en la cárcel debido a sus negocios con el tráfico de drogas. Es bisexual, y mientras que afuera la espera su prometido, en prisión se encuentra con su ex novia. Este 2019 llegará a su final definitivo con la temporada número 7.

    3. Sense8: a través de la ciencia ficción explora temas como la sexualidad, el racismo y la religión, entre otros. Ocho desconocidos tienen una conexión a través de la trágica muerte de una mujer y, gracias a eso, pueden comunicarse, sentirse, compartiendo sus habilidades y conocimientos. El elenco cuenta con Jamie Clayton como Nomi, un personaje trans interpretado por una actriz transexual. Tiene 2 temporadas y una película a modo de cierre, en Netflix.

    4. Faking it: Karma (Katie Stevens) está cansada de pasar desapercibida en su instituto. Por esta razón, luego de que en una fiesta confundieran a ella y su mejor amiga Amy (Rita Volk) con una pareja de lesbianas, le insiste que finjan serlo para poder ser populares. Todo se complica cuando la segunda empieza a darse cuenta de que los sentimientos que tiene para con su amiga van más allá de la amistad. Consta de 3 temporadas.

    5. Merlí: El profesor Merlí Bergeron obtiene un nuevo trabajo en la escuela de su hijo. Allí habla sobre diversos temas como la religión, la homofobia y la política, por nombrar algunos, siempre basándose en la filosofía y haciendo reflexionar sobre la vida a sus alumnos. Su hijo Bruno (David Solans) es homosexual y todavía está dentro del armario luchando con sus sentimientos por su mejor amigo Pol Rubio. Las 3 temporadas de esta serie catalana están disponibles en Netflix. Pronto se viene un spin-off centrado en Pol, personaje interpretado por Carlos Cuevas.

    6. Shadowhunters: este drama sobrenatural y de fantasía, basado en los libros de cazadores de sombras de Cassandra Clare, cuenta con un brujo abiertamente bisexual y un cazador de sombras gay aún en el clóset. Ambos se enamoran y derriban barreras contra la homofobia y sus propias crisis personales.

    7. Riverdale: serie de misterio basada en los cómics de Archie creados por John L. Goldwater. Además del suspenso, los asesinatos, y tramas varias, tiene a una pareja compuesta por dos chicas, Cheryl Blossom y Toni Topaz: la primera vuelve a enamorarse de una mujer, tiempo después de que su madre la separara de su primer amor.

    8. Skam: recomendadísimo show noruego que trata tópicos como problemas con la identidad, el cyberbulling, las relaciones románticas/sexuales, las enfermedades mentales y los transtornos alimenticios. Allí, una de las historias contadas es la de Isak, un joven de 17 años al que le cuesta asumir que es gay. Todo cambia cuando conoce a Even y se embarca en el descubrimiento de su sexualidad.

    9. The 100: la ficción apocalíptica se centra en un apocalipsis nuclear que destruyó la vida humana en la Tierra. Los únicos sobrevivientes son los habitantes de las estaciones espaciales internacionales. Pronto conoceremos que Clarke Griffin, una de las protagonista de la serie, se siente atraída tanto por hombres como por mujeres. Lo mejor de este show (que ya recomendamos ampliamente ACA) es cómo normalizan la bisexualidad, algo que no tendría ni que normalizarse, pero que la televisión se ha encargado de señalar. Van 6 temporadas, las 5 primeras están en Netflix, la 6 actualmente la emite Warner Channel.

    10. Please like me: comedia dramática australiana donde el protagonista, Josh, descubre que es homosexual cuando su novia termina con él. Así mismo, se meten con la salud mental, la depresión, ayudando a visibilizar dichos temas. Sus 4 brillantes temporadas las encuentran en Netflix.

    Hasta aquí esta lista con necesarias series de temática LGBT. No te las podés perder. ¿Hay alguna otra que quieras agregar?

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *