0

Sexo en el sofa

Tabla de contenidos

Ocho poses ideales para tener sexo en el sillón

Si quieres probar nuevas cosas y poses al momento de hacer el amor con tu pareja, nosotras te recomendamos hacerlo en otros lugares de la casa. Por ese motivo, te presentamos ocho poses para hacerlo sobre el sillón o los muebles de la sala. ¡Toma nota y disfruta con tu gran amor!

TAMBIÉN LEE: Ocho tipos de orgasmos que toda mujer debe experimentar

1. Pose Sofá Sorpresa

El hombre debe de sentarse en el sillón y la mujer debe sentarse encima, bajar lentamente hasta que el pene entre a la vagina. Al estar en cunclillas, la mujer y su pareja penetraran lentamente y pueden bajar o subir el ritmo. ¡Disfruta muchos orgasmos!

2. Pose Perro Ardiante

Tu novio debe estar recostado boca arriba y la mujer debe arquear su espalda y estirarse lentamente hacia atrás. Luego, se extiende los brazos hacia arriba y hacia atrás. Mientras eso sucede, el hombre debe de tener su rodilla en el sillón y otra pierna apoyada en el piso para penetrar lentamente. Además, esta pose relajará todos tus músculos.


3. Pose Castigada

Esta pose es muy sexy y fácil de hacer. La mujer está con las manos encima de la cabeza y la espalda la apoya en el respaldo del sofá. Se aconseja que el sofá esté junto a la pared. Luego, el hombre penetra a la mujer colocándose entre las piernas de ella y jala lentamente su cintura para penetrarla profundamente.

4. La Rompecojines

El brazo del sillón puede ayudar a que la penetración mejore. La mujer se coloca de pie detrás de este lado del mueble para dejar caer la mitad de su cuerpo en el sillón. Luego, el hombre se pone detrás de ella para penetrarla poco a poco tomando la cintura de su chica para ayudarla de esa forma a que eleve sus piernas y cruce los tobillos. Esta pose es ideal para contraer con más fuerza los músculos de la vagina, los que se hallan alrededor del pene y elevar el placer.

5. El Limbo

El hombre se sienta en el sillón con la espalda pegada en el respaldar. Luego, la mujer se sienta encima de él mirándolo. Después, se elevan las piernas sobre los hombros del chico. A la vez, él agarra de la cintura a su chica para penetrarla. La mujer tiene el control del ritmo en esta espectacular pose.

6. La Fusión

La pareja se recuesta en el sillón más grande que halla en la casa. El hombre como la mujer se inclinan hacia atrás y se sostienen con ambas manos. La mujer se debe sentar con las piernas flexionadas. Con esta pose, puedes quemar 600 calorías si eres mujer y 350, si eres hombre.

7. El Misionero alto

La mujer se coloca sobre el sillón. Después, abre las piernas levantándolas flexionando las rodillas. El hombre debe de entrar en medios de sus piernas y acercar la pelvis de la mujer a su parte intima para penetrarla.

8. El Martillero

La pareja se sienta en el sillón. Primero, el hombre y luego la mujer encima de él. Las piernas de ambos se apoyan en el suelo. Ahora, podrá él acariciarte el cuello, darte besos en los labios y en los pechos.

NO TE PIERDAS: Los hombres preferirían tener sexo en la ducha

Wapa, disfruta con tu pareja estas poses y si estás soltera con tu «mejor amigo».

Cada día es una nueva oportunidad para renovar la pasión de la pareja. Cientos de ideas se pueden llevar a cabo para demostrarle al otro que el interés está intacto y la rutina no tiene lugar en esa relación.
Hacer el amor en el sofá es una buena idea para cambiar la rutina. Está claro que la cama sigue siendo el lugar más utilizado para las relaciones amorosas. Pero salir de allí y experimentar en nuevos lugares de la casa resulta muy excitante. Sobre todo, si sorprendes a tu pareja con la propuesta.

Es sencillo alimentar la pasión en la pareja. Precisamente es lo más recomendado por los sexólogos. Atreverse a más, convertirse en creativos del amor y dejar volar la imaginación para satisfacer los deseos sexuales. Cada rincón y cada mueble del hogar pueden hacer del sexo una nueva experiencia.

El sillón está entre los muebles más elegidos por los amantes para saciar sus necesidades sexuales. Existen varias posturas que se pueden realizar para hacer el amor en el sofá. Te aconsejamos probarlas a todas y adaptarlas al tipo de asiento que tengas. Siempre hay opciones e, incluso, puedes crear nuevas en el camino.

Hacer el amor en el sofá: posturas más sencillas
Lo mismo que haces en tu habitación puedes realizarlo en los demás lugares, aunque la idea es renovar. Una extensa jornada de oficina puede terminar en una noche muy erótica. Espera a tu pareja lista para hacer el amor en el sofá.

1- Sofá Sorpresa

Él llega a casa y se sienta en el sofá a ver un poco de televisión y a relajarse. Es el momento de sorprenderlo con unas caricias sensuales. La mujer lo estimula con suaves masajes en las zonas más sensibles y se sienta encima de él. Se puede iniciar subiendo y bajando suavemente para disfrutar la penetración. Luego el ritmo lo marcará la pareja de acuerdo a sus gustos y ansiedad.

El hombre puede tomarla de las caderas y ayudarla a hacer los movimientos. O puede utilizar sus manos para abrazarla y estimular sus pechos mientras besa su espalda. Pero el mayor esfuerzo físico será de quien se encuentre arriba.
2- El misionero
Una postura que siempre está presente y se puede realizar en cualquier lugar. Si el sillón es grande, puedes hacer el amor igual que en una cama. Pero si decides utilizar el sofá de un cuerpo tendrás minutos de verdadero éxtasis.

La mujer se tira en el sillón apoyando su cabeza en un antebrazo y dejando caer las piernas por el otro costado. Y el enamorado está parado, la toma de los muslos y comienza el acto sexual. Ella puede subir más las piernas o apoyar una en el respaldo para que la penetración sea más profunda.

3- El apoyabrazos y los cojines

La mujer se deja caer sobre el apoyabrazos del sillón apoyando su vientre en él. Cabeza y brazos quedarán en el asiento. Su pareja se para detrás, la toma de las caderas mientras ella eleva sus piernas y cruza los pies. Todos los músculos cercanos a los genitales se ponen en funcionamiento.

Es mejor si pueden tener un ritmo suave durante el sexo para elevar la excitación. Y también estar seguros de tener cojines fuertes, ya que serán el sostén en el momento de mayor placer femenino.
4- El limbo
Si la pareja decide hacer el amor en el sofá, el hombre debe acomodarse bien sobre el respaldo. Entonces, ella podrá sentarse encima y colocar las piernas sobre los hombros del amante. Mientras la toma de la cintura comienzan a gozar con esta pose. A su vez, ella apoyará sus manos a los costados para tomar fuerza en los movimientos. El resultado será una verdadera sensación de estar en el limbo.

5- El remo

Una manera de estar muy pegados uno con el otro. Los cuerpos sintiéndose en toda su esencia. Un detalle importante es que la mujer deberá tener buenos músculos en sus piernas para no sufrir calambres.

El caballero se mantiene sentado y ella se subirá colocando ambas piernas a los costados y apoyando sus pies en el sillón. Con las manos debe aferrarse al respaldo y comenzar a hacer movimientos hacia adelante y atrás, arriba y abajo. Mientras tanto, además de disfrutar, él la ayuda marcando el tiempo con sus manos en la cintura.

Cada postura sexual para hacer el amor en el sofá puede realizarse también en otros muebles de la casa. Simplemente hay que usar la imaginación. Decidir innovar en el sexo es una decisión que todos agradecerán con el tiempo si desean mantener sus parejas.

Las mejores posiciones para hacer en el sillón del amor

Hoy en día existen formas muy variadas de darle un giro a tu intimidad y despertar la pasión con tu pareja, una de ellas es el sillón del amor que, para los que no lo conocen, te lo presentamos en la entrada de esta semana y te decimos cuáles son las posiciones en las que lo podrás disfrutar más.

El sillón del amor o sillón Tantra es un mueble diseñado para disfrutar en pareja, para refrescar una relación y es ideal para disfrutar de nuevas posiciones del kamasutra con tu pareja. Es el primero en ser diseñado con la finalidad de aumentar el placer sexual y data del año 1880. Un documental transmitido por La BBC sobre la vida del Rey Eduardo VII reveló que uno de los secretos mejor guardados de esa época se trataba de una silla tántrica que ocupaba un lugar privilegiado en el dormitorio del rey; esta particular silla lo ayudaba a salir de la rutina y a saciar su voraz apetito sexual.

Le gustaba intimar con dos o más mujeres a la vez y allí podía hacerlo realizando un mínimo esfuerzo, pues quedaba apoyado cómodamente. Con el paso de los años creció la variedad de modelos y estos fueron adaptándose a los requerimientos sexuales y decorativos y obvio es un imperdible si nos visitas en Gala Motel.

Si te quieres atrever a usarlo pero tienes dudas de cómo, aquí te decimos cómo:

Misionero bajo: En esta posición la mujer se recuesta en la parte baja del sofá, el hombre hincado sostendrá sus piernas para embestirla.

El martilleo: El hombre se sienta en la curva del sillón y la mujer sobre él sentada con una pierna a cada lado, mirándose de frente.

Atrapada: El hombre se recuesta en la curva del sillón poniendo la cabeza en la parte alta y las piernas una de cada lado, la mujer se recuesta sobre él de espalda, con las piernas arriba en la parte baja del sillón.

La amazona: Él debe recostarse en la curva del sillón, mientras ella se sienta de frente a él con una pierna de cada lado.

Media yegua: Para esta postura la mujer debe acostarse ligeramente de lado para que su pareja pueda penetrarla de frente mientras acaricia sus senos, ambos podrán jugar con la velocidad mientras sus rostros quedan de frente para continuar besándose.

La fusión: El hombre tendrá que extender sus piernas y recostarse por completo en la parte baja del sillón, mientras la mujer también se recuesta por completo pero sobre él, de esa manera llegarán al orgasmo al mismo tiempo.

La dama: La mujer tendrá que recostarse en el sillón abriendo las piernas mientras el hombre queda arriba. Además de que esto facilitará la profundidad de la penetración, esta posición es perfecta para que ambos acaricien sus cuerpos.

Sumisión: Mientras él se encuentra sentado en el sillón, siéntate sobre él dándole la espalda, así él podrá controlar la velocidad e intensidad con la que te penetre, haciéndolo muy placentero para ambos.

Ya no tienes perfecto para disfrutar de una sesión de posiciones divertidas, placenteras y atrevidas, justo lo que necesitan para salir de su zona de confort.

Make your day better, Gala Motel

5 posturas sexuales para hacer el amor en el sofá

Hacer el amor en el sofáes una buena idea para cambiar la rutina. Está claro que la cama sigue siendo el lugar más utilizado para las relaciones amorosas. Pero salir de allí y experimentar en nuevos lugares de la casa resulta muy excitante. Sobre todo, si sorprendes a tu pareja con la propuesta.

Es sencillo alimentar la pasión en la pareja. Precisamente es lo más recomendado por los sexólogos. Atreverse a más, convertirse en creativos del amor y dejar volar la imaginación para satisfacer los deseos sexuales. Cada rincón y cada mueble del hogar pueden hacer del sexo una nueva experiencia.

El sillón está entre los muebles más elegidos por los amantes para saciar sus necesidades sexuales. Existen varias posturas que se pueden realizar para hacer el amor en el sofá. Te aconsejamos probarlas y adaptarlas al tipo de asiento que tengas. Siempre hay opciones e, incluso, puedes crear nuevas en el camino.

Hacer el amor en el sofá: posturas más sencillas

Lo mismo que haces en tu habitación puedes realizarlo en los demás lugares, aunque la idea es innovar. Una extensa jornada de oficina puede terminar en una noche muy erótica. Espera a tu pareja lista para hacer el amor en el sofá.

1. Sofá Sorpresa

Él llega a casa y se sienta en el sofá a ver un poco de televisión y a relajarse. Es el momento de sorprenderlo con unas caricias sensuales. La mujer lo estimula con suaves masajes en las zonas más sensibles y se sienta encima de él. Se puede iniciar subiendo y bajando suavemente para disfrutar la penetración. Luegoel ritmo lo marcará la pareja de acuerdo a sus gustos y excitación.

El hombre puede tomarla de las caderas y ayudarla a hacer los movimientos. O puede utilizar sus manos para abrazarla y estimular sus pechos mientras besa su espalda. Pero el mayor esfuerzo físico será de quien se encuentre arriba.

Te recomendamos leer: 5 posturas sexuales en la ducha

2. El misionero

Una postura que siempre está presente y se puede realizar en cualquier lugar. Si el sillón es grande, puedes hacer el amor igual que en una cama. Pero si decides utilizar el sofá de un cuerpo tendrás minutos de verdadero éxtasis.

La mujer se tira en el sillón apoyando su cabeza en un antebrazo y dejando caer las piernas por el otro costado. Y el compañero sexual se pone encima, la toma de los muslos y comienza el acto sexual. Ella puede subir más las piernas o apoyar una en el respaldo para que la penetración sea más profunda.

3. El apoyabrazos y los cojines

La mujer se deja caer sobre el apoyabrazos del sillón apoyando su vientre en él. Cabeza y brazos quedarán en el asiento. Su pareja se para detrás, la toma de las caderas mientras ella eleva sus piernas y cruza los pies. Todos los músculos cercanos a los genitales se ponen en funcionamiento.

Es mejor si pueden tener un ritmo suave durante el sexo para elevar la excitación. Y también estar seguros de tener cojines fuertes, ya que serán el sostén en el momento de mayor placer femenino.

Ver también: 5 técnicas para excitar a un hombre con las manos

4. El limbo

Si la pareja decide hacer el amor en el sofá, el hombre debe acomodarse bien sobre el respaldo. Entonces, ella podrá sentarse encima y colocar las piernas sobre los hombros del amante. Mientras la toma de la cintura comienzan a gozar con esta pose. A su vez, ella apoyará sus manos a los costados para tomar fuerza en los movimientos. El resultado será una verdadera sensación de estar en el limbo.

5. El remo

Una manera de estar muy pegados uno con el otro. Los cuerpos sintiéndose en toda su esencia. Un detalle importante es que la mujer deberá tener buenos músculos en sus piernas para no sufrir calambres.

El hombre se mantiene sentado y ella se subirá colocando ambas piernas a los costados y apoyando sus pies en el sillón. Con las manos debe aferrarse al respaldo y comenzar a hacer movimientos hacia adelante y atrás, arriba y abajo. Mientras tanto, además de disfrutar, él la ayuda marcando el tiempo con sus manos en la cintura.

Cada postura sexual para hacer el amor en el sofá puede realizarse también en otros muebles de la casa. Simplemente hay que usar la imaginación. Decidir innovar en el sexo es una decisión que se agradece con el tiempo si deseáis mantener viva la llama de la pasión.

5 posiciones para tener sexo en el sillón que deberías probar alguna vez en la vida

AleksandarNakic/iStock

No solo sirve para ver la televisión 😮

“Renovarse o morir”, afirma un dicho que puede aplicarse para cualquier aspecto de la vida, incluyendo el sexo. Y es que tener relaciones con tu pareja en el mismo lugar o posiciones puede llegar a ser aburrido. Si quieres sabor a tu vida sexual, usar el sillón es una excelente alternativa.

Un sillón es excelente para tener sexo con tu pareja porque es cómodo, pueden apoyar la espalda y les permitirá realizar posiciones sexuales sentados y acostados. Créeme, las posibilidades son infinitas, incluso en el sexo oral, si dejan volar su imaginación.

Pero, si no tienes una idea clara de lo que pueden hacer, a continuación te presentamos algunas posiciones para tener sexo en el sillón que deberías probar alguna vez en la vida con tu pareja. Pon atención…

#5 Sofá sorpresa

Tu chico debe sentarse como lo hace normalmente en el sofá, después tú tienes que subirte de pie en el mueble (mirando hacia él) y comenzar a bajar lentamente hasta llegar a una posición de cuclillas. Desciende lo suficiente para que él pueda penetrarte de manera suave durante todo el acto. Sube y baja a tu ritmo.

#4 Perro ardiente

Esta es una posición extremadamente sexy. Acostada boca abajo, solo tienes que arquear tu espalda y estirarte lentamente (como si estuvieras bostezando). Extiende los brazos hacia arriba y hacia atrás, mientras tu pareja, que debe tener una rodilla en el sillón y la otra pierna apoyada en el piso, te penetra lentamente.

#3 Castigada

Siéntate en el sofá, con las manos encima de la cabeza y la espalda recargada en el respaldo. Tu pareja debe hincarse frente a ti, entre tus piernas, y jalar lentamente tu cintura hasta lograr penetrarte. Esta posición es perfecta para que, ya sea en el inicio o final, tu pareja te brinde sexo oral y puedas llegar al orgasmo.

alexovicsattila/iStock/Thinkstock

#2 La rompecojines

Colócate de pie tras de uno de los reposabrazos y deja caer la mitad de tu cuerpo hacia el sillón. Tu pareja debe estar detrás de ti, penétrate lentamente tomando tu cintura para que puedas elevar las piernas y cruzar los tobillos (así contraerás con más fuerza tus músculos vaginales alrededor de su pene, elevando el placer).

#1 El limbo

Tu pareja debe estar sentado en el sillón con la espalda perfectamente recargada en el respaldo, tú vas a sentarte encima de él (mirándolo) y a elevar ambas piernas sobre sus hombros. Él debe tomar tu cintura y penetrarte suavemente. Debido a que estás arriba podrás marcar el ritmo con el que sientas más satisfacción.

Recuerda que todas estas posiciones pueden realizarlas con las variaciones que más les agraden. Una vez que estén juntos déjense llevar por sus instintos e inventen movimientos que los lleven al placer máximo.

Sigue leyendo: ¡HOT! 6 sensuales posiciones en las que puedes usar un espejo durante el sexo

>>> 5 posiciones sexuales muy populares que… ¿están sobrevaloradas?

El mejor sexo de tu vida lo tendrás sobre un sofá, te lo aseguramos

El mejor sexo es en un sofá.

© Getty Images

Todos hemos tenido esa conversación en la universidad sobre los lugares más raros en donde nos hemos acostado con alguien. Uno de mis amigos lo hizo en el techo del edificio de Periodismo. Otro dijo que solía llevar a sus conquistas a los probadores de J.C. Penney si su roomie estaba en casa. Todos los demás dijeron “en el trabajo” o “en el baño de un bar”, ninguno de los cuales es tan raro. Y luego, inevitablemente, alguien —generalmente la persona que no lo ha hecho en ningún lugar cool— dice algo como “las camas son el mejor lugar, de todos modos”. Y todo el mundo está de acuerdo. Así es como suele ir la conversación desde que se inventaron las camas, probablemente. Pero están todos equivocados.

Las camas están muy bien. Recibí una como regalo de titulación, y sigue siendo el mejor regalo que he recibido; no quiero odiar las camas. Pero las camas son para dormir, y si te pareces en algo a mí, en el momento en que te metes en la cama, te has cansado irremediablemente. Tienes, si te va bien, 47 segundos después de que alguien se mete debajo de las sábanas para convencerlo de que se quite edredón y se transforme en una apasionada diosa del sexo. No es razonable. Sobre todo no después de la rutina nocturna moderna de quitarte el maquillaje, cepillarte los dientes, ponerte la pijama y ver dos videos de Facebook sobre virus latentes en las capas de hielo derritiéndose. Estoy exhausta. Así que empieza más temprano. Empieza en el sofá.

El sexo en el sofá tiene mala fama. La mayoría de las personas lo asocian ya sea con el sillón de una película porno o con la pérdida de la virginidad en la prepa. El futón en el sótano de tus papás era adonde ibas a tontear con alguien cuando ellos estaban en la reunión de padres y maestros, no tenías mucho tiempo y tu hermana estaba arriba. Ponías un capítulo de The Nanny con el volumen muy, muy fuerte, porque sabías que nadie querría escuchar un capítulo de The Nanny. El futón del sótano era un lugar para el sexo incómodo e inexperto, el tipo de sexo en el que después dices: “Probablemente la próxima vez sea mejor”, y ella dice: «Sí, tal vez», porque sabe que no va a tener sexo contigo de nuevo.

Todo lo que hizo que el sofá fuera tu lugar de encuentro cuando eras virgen sigue siendo válido. La cercanía de la tele era una de las mejores características del sexo en el sofá cuando eras adolescente, porque era donde todo comenzaba; nadie sabe cómo hacer los primeros movimientos. La mitad de las mujeres que conozco tuvieron su primera relación cuando un chico las invitó a su casa a ver Star Wars. Las películas son tan aburridas que antes de que terminen los créditos de apertura, besas a alguien sólo para entretenerte. En ningún lado se nota más la ausencia de la televisión que en los dormitorios de las universidades, razón por la cual son rápidamente remplazadas con alcohol. Hasta los 27 años, o en cuanto dejas de ser cool, necesitas algo para que el sexo parezca menos importante. El asunto es que los adultos tampoco saben cómo empezar a tener sexo. El sofá dice: “Oye, sólo estamos pasando el rato, pero obviamente estoy más concentrado en hacer que te vengas que en las carencias de la trama de Avatar de James Cameron”. Quisimos inventar una frase para ello en 2014: Netflix & chill. La parte de Netflix era totalmente innecesaria, ya que si estás un sofá con alguien que te gusta, todo el mundo sabe adónde vas. Vas a tener sexo en el sofá.

¡Y tienes suerte si es así! El sexo en el sofá no sólo es bueno porque te recuerda una época en la que necesitabas que la risa de Fran Drescher sonara de fondo para que tu mamá no te oyera acostándote con tu novia de la prepa. El sexo en el sofá también es bueno como hombre adulto. Y definitivamente es bueno como mujer adulta.

Para empezar, es diferente. Ten cuidado con quienes minimizan la variedad en tiempos sexys. En la vida diaria, la mayoría de nosotros no somos tan creativos en el dormitorio. A pesar de lo que a esos extraños dibujos de siluetas con nuevas y candentes posiciones sexuales les gustaría que pensaras, la mayoría de nosotros sólo hacemos entre seis y nueve cosas distintas en la cama. Así que también podrías intentar hacerlas en un lugar nuevo. Sí, tu sala cuenta. No necesitas ir a una playa virgen —que resultó no serlo tanto— y arriesgarte a ser arrestado para mejorar las cosas. El sofá es un paso seguro y legal para ponerle pimienta a tu vida sexual.

Tienes que hacerlo. Olvídate del misionero con las luces apagadas bajo un edredón pesadísimo por décimo segundo jueves consecutivo. Los sillones te obligan a probar nuevas posiciones, porque no sólo no hay suficiente espacio para que tu cuerpo y tu pareja hagan el trabajo, sino que hay niveles y bordes que la cama nunca podría imaginar. La fantasía porno de que alguien te haga sexo oral de rodillas también es mucho más ergonómica cuando estás sentado en un sofá que cuando estás acostado. O pídele a tu compañera que se ponga encima de ti. Ahora tiene de dónde sujetarse: tus hombros si está sentada, o la parte de atrás del sofá si quiere acostarse. ¡Revolucionario! No importa qué trucos intentes, la precariedad del sofá te obliga a concentrarte en lo que estás haciendo. No puedes tener sexo indiferente en un sillón. Así que por favor, por el amor de Dios, prueba un poco de sexo en el sofá.

A menos que compartas departamento.

Este artículo se publicó originalmente en GQ US.

Cuando hablamos de posiciones sexuales creativas para salir de la rutina, lo primero que deben hacer es salirse de la cama y buscar otra superficie con la cual experimentar. Y yo les sugiero, por primera vez, utilizar una mesa.

No sólo todos tienen una mesa, sino que posiblemente varias (incluyendo escritorios), y las oportunidades básicamente son infinitas. Pueden hacerlo de pie, recargarse en la mesa, sentarse y, por supuesto, acostándose en ella (dependiendo de su peso).

Tener sexo en una mesa es una excelente forma de encender la llama de la pasión y, por si fuera poco, también permite una penetración profunda en el misionero y doggy style. Lo único que necesitan es una mesa fuerte y las ganas de experimentar cosas nuevas (para tener muchos orgasmos).

Presta atención a la altura de la mesa

La mesa ideal debe estar a la altura de la cintura de quien estará penetrando. Si te preocupa la fuerza de la mesa, utiliza posiciones donde tus pies estén en el piso para que no te estrese un accidente. O, si tienen la fuerza necesaria, él puede cargarte y apoyarse solamente con la mesa.

Publicidad

Te puede interesar: Punto A y cómo tener un orgasmo vaginal profundo

¿Qué tal un striptease?

Puedes usar una mesa y excitarlo al mismo tiempo SIN la necesidad de tener sexo. Puedes apoyarte en la mesa, agacharte y bailar al ritmo de música sexy. Al final no tienes que utilizar todo tu peso en el mueble y te permitirá aprovechar el potencial de la mesa 😉

No tiene que ser una superficie dura

Si piensan estar sobre la mesa por mucho tiempo, te recomiendo colocar una cobija o una manta en la superficie para que ambos estén más cómodos. Podrían utilizar una sábana sexual (que venden en tiendas eróticas) para no preocuparse por el lubricante o cualquier otro fluido corporal.

También hay mesas ‘exóticas’ que pueden aprovechar

Con ‘mesas exóticas’ me refiero a otro tipo de muebles que, si bien no son mesas, tienen una superficie plana y similar a una de ellas. ¿Qué les parece una mesa de billar o un centro de mesa? El primero es especialmente atractivo y divertido porque es fuerte, seguro y amplio para 2 personas.

Publicidad

Te puede interesar: Cómo pedirle algo más kinky en la cama

La comunicación lo es todo

El sexo en lugares nuevos puede ser incómodo al principio. Así que no dudes en alzar la voz si no lo estás disfrutando. Y si no quieres interrumpir algo excitante, puedes utilizar posiciones nuevas hasta encontrar una donde te sientas más cómoda.

Sexo oral

Si no quieres utilizar la mesa para la penetración, al menos deberías aprovecharla para el juego previo. Siéntate en una orilla y levanta las piernas (o ábrelas lo más que puedas) para que tu pareja tenga el mayor acceso posible a tu zona íntima. De esta forma podrás verlo perfectamente y tendrás el apoyo necesario para dejarte llevar.

Agáchate sobre la mesa

Esta posición no pone mucha presión en la mesa, así que hay muy pocas probabilidades de que se rompa. Además de ofrecer penetración profunda, las sensaciones serán diferentes y excitantes.

Sólo TÚ acuéstate en la mesa

Fácilmente puedes elevar tus piernas para una mayor penetración. Sin mencionar que, con esta posición, ambos tienen acceso al clítoris.

Te puede interesar: 5 ideas para probar en el juego previo

Sube esas piernas

Al tener sexo en una mesa, no tienes que limitarte a la posición del misionero o doggy style. Si te acuestas en la mesa, puedes subir más las piernas para darle mayor acceso a tu pareja. Y si tus pompas están en la orilla del mueble, incluso puedes experimentar con tu flexibilidad y doblar tus piernas o entrelazarlas para agregar fricción.

Sexo oral elevado

Tu pareja se acuesta en la mesa (fuerte) con la cabeza en la orilla. Tú te colocas arriba de su cabeza para que él pueda darte sexo oral mientras tú estás de pie. Por ahí encontré que la posición se llama ‘spiderman’ por el icónico beso de las películas. Y digo, si tienen la mesa a la altura de tu pubis, ¿por qué no experimentar?

Por: Andy Bouchot

Foto: Archivo Eme de Mujer

1. Ten en cuenta la altura de la mesa

Cuando se trata de posiciones sexuales creativas fuera de la cama, una mesa debe estar en la lista. Para empezar, todos tienen una, si no varias (sí, estamos contando escritorios aquí, gente), y las oportunidades son básicamente infinitas: puedes hacerlo de pie, apoyada contra la mesa, sentada y por supuesto, acostada sobre ella.

El sexo en la mesa no solo es una excelente manera de mantener las cosas divertidas y sexys con tu pareja, sino que también permite una penetración más profunda del estilo del misionero y perrito, dice Antonia Hall, experta en relaciones sexuales y amorosas. En términos generales, querrás una mesa que sea resistente y que tenga suficiente peso como para que no se mueva y te haga volar por la habitación, dice Carol Queen, sexóloga de Good Vibrations.

Sin más preámbulos, aquí hay 11 consejos para tener relaciones sexuales en una mesa. Definitivamente pensarás en ellos la próxima vez que pases por tu comedor…

La altura ideal de la mesa será cerca de la cintura de la persona que hace la penetración, explica Hall. Si te preocupa la robustez de la mesa, las posiciones en las que ambos tienen los pies en el suelo deben ser lo suficientemente seguras como para brindarles seguridad.

2. Prueba las aguas con un sexy strip-tease

¿Qué pasa si te digo que hay una manera de probar casualmente la fuerza de una mesa mientras enciendes a tu pareja al mismo tiempo? Simplemente te inclinas sobre la mesa y colocas tu peso sobre ella y comienzas a bailar o a tocar sensualmente a tu pareja, al mismo tiempo que pruebas la estabilidad de los muebles en los que estás a punto de hacerlo, según Myi Baker, una entrenadora sexual y fundadora de Lady Luxxxe. Esta es una excelente manera de evaluar tu potencial plataforma sexual sin tener que hacer el chequeo como si fuera de integridad estructural de un edificio.

3. Debes saber que no tienes que tener sexo en una mesa dura

Intenta agregar algo como una manta en la parte superior para que sea un poco más acolchado. A Queen le gusta este producto porque también es resistente al agua, por lo que realmente puedes lubricarte, sabiendo que la limpieza será muy fácil.

4. Trabaja esas mesas… exóticas

También puedes tener sexo en una mesa baja, como una de café o una opción más exótica, como una mesa de billar. La última es bastante buena porque está muy grande y es pesada y firme. Claro, como tiene una tela especial encima, te recomendamos colocar una toalla para no tener que explicar ninguna mancha misteriosa e incómoda después.

5. Sé comunicativa

“Sexo en nuevos lugares puede requerir cierto ajuste. Asegúrate de hablar sino te estás divirtiendo”, dice Baker. Si deseas mantener las cosas calientes, puedes decirle lo que quieres con un poco de dirty talk. Las señas verbales también pueden funcionar, como usar un beso o un toque para pasar a una posición más cómoda. “Cuando tienes claro lo que quieres, es más fácil para tu pareja complacerte”, agrega Baker.

6. Sexo oral de pie

Realmente tómate tu tiempo con el foreplay aquí. Al sentarte en el borde de la mesa y levantar las piernas, tu pareja puede tener una manera fácil de acomodarse sin tensión en el cuello, agrega Baker. Tu pareja puede incluso separar las piernas y sostenerlas mientras se apoya sobre ti para que sea aún más caliente.

7. Intenta inclinarte sobre la mesa

Es poco probable que esta posición rompa tu mesa y es muy fácil agregar un poco de bondage, dice Hall. Puedes hacer que tu pareja sostenga tus muñecas detrás de ti o incluso atarlas con una corbata.

8. Acuéstate de espaldas y al borde de la mesa

Puedes elevar fácilmente tus piernas o hacer que tu pareja las levante para una penteración más profunda y aquí también hay mucho espacio para la estimulación del clítoris, dice Hall.

9. Levanta esas piernas

Por “sexo en una mesa”, ciertamente no estás limitada a solo misionero en una mesa dura sustituyendo un colchón. Apoyarse contra la mesa o apoyar una pierna o ambas hacia arriba puede proporcionar un mejor acceso, dice Baker.

10.O intenta cruzarlas en el aire

Arrastra tu trasero hasta el borde de la mesa y cruza las piernas en el aire como una X mientras tu pareja te entra, sugiere Jenni Skyler, PhD, una sexóloga. La fricción adicional de las piernas cruzadas puede estimular aún más el clítoris.

11. Usa la mesa como una forma más suave de experimentar sentarte sobre la casa de alguien

Tu compañero se acuesta boca arriba en la mesa (nuevamente, no podemos enfatizar esto lo suficiente, MESA RESISTENTE) con la cabeza al borde. Luego, párate sobre él para que pueda practicarte sexo oral mientras estás de pie. Skyler se refiere a esta posición como Spiderman, presumiblemente debido a esa icónica escena de beso al revés en la película. Esto es genial si ambos quieren experimentarlo.

Este artículo fue originalmente publicado en Cosmopolitan US

25 posturas del kamasutra para practicar sexo por TODA la casa

Posturas de sexo del kamasutra que se pueden practicar por toda la casa

El sexo no tiene por qué delimitarse a vuestra habitación, y ¡mucho menos a la cama! Si quieres dar un punto extra de morbo o un punto picante a tu relación de pareja, existen muchos sitios en los que puedes dar rienda suelta a la pasión. ¿Cómo? Convirtiendo vuestra casa en una auténtica gymkana.

Y ya puestos, experimenta además con todas las posturas del Kamasutra, ya sabes que muchas de ellas necesitan técnica y un lugar donde apoyarse, así que prueba en superficies como la encimera de la cocina, la mesita del café, las escaleras…

Seguro que ya estás empezando a pensar en todos los sitios en los que alguna vez te ha apetecido hacerlo con tu pareja. Hay veces que es tan sexy ver a un hombre cocinar, que te tienes que reprimir las ganas de tirar la bolsa de la compra y entregarte a la pasión. Pues ahora al revés. Libera tu imaginación y no dudes en experimentar todas estas posturas del Kamasutra sin salir de casa. ¡Empezamos!

1. El ángulo recto

Nada como la mesa del comedor para ponerte cómoda y dejar que él haga el esfuerzo. Como su nombre indica, en esta postura lo único que debéis hacer es formar un ángulo recto con vuestros cuerpos. Esta posición sexual le facilitará el trabajo a tu chico, ya que tendrá adónde sujetarse cuando llegue el momento de la penetración.

2. El cóctel

Esta postura sexual la podéis llevar a cabo absolutamente en cualquier parte de la casa, así que prueba en cada una de las estancias de tu hogar hasta encontrar la que os guste más.

3. Desenfreno en las escaleras

Muchos hombres opinan que no hay nada tan sugerente como una mujer subiendo las escaleras. No aguantéis hasta llegar al dormitorio y recread esta postura tan sensual donde os lo pida el cuerpo.

4. Sentadillas en el salón

Haz tuyo este clásico del sexo e intenta realizarlo en los lugares donde más cómodos os sintáis: el butacón del salón, las sillas del comedor, el taburete de la cocina… ¡Puro placer!

5. Brazos resistentes

Si realizas esta postura sexual sobre el sofá o sobre la cama, lo agradecerás, ya que después de unos cuantos empujones, siempre viene bien estar apoyada sobre algo blandito.

6. Contra la pared

Esta postura es perfecta para realizarla contra la pared. Tal vez ha llegado el momento de darle un repaso a la decoración de las paredes de tu casa, y deshacerte de algunos molestos cuadros… 7. En suspensión

Perfecta para amenizar una buena cena. Nada como sentarse en sus rodillas y dejarse llevar.

8. La turista mimosa

Deja que te lleve entre sus brazos por absolutamente todas las habitaciones de la casa. Siempre se agradece un placentero viaje, pero no te olvides de agarrarte bien. Si acompasáis bien el ritmo de los movimiento el placer (y el orgasmo) está asegurado.

9. La amazona

Móntate sobre él y recrea los movimientos de una salvaje amazona. Además de muy placentera, esta postura la podréis realizar en cualquier taburete que tengáis por casa.

10. La carretilla

Habrá que poner a prueba tu resistencia y tus horas en el gimnasio. Cualquier sitio donde podáis estar de pies, será susceptible de realizar esta postura sexual. Eso sí, ten cuidado al poner los pies en la tierra.

11. El balanceo

Aunque sea parecida a otras, su particularidad reside en que dejes tus piernas sueltas y él tome las riendas. Se trata de una postura profunda en la que ambos experimentaréis mucho placer.

12. Encadenado

Escoge una superficie resistente y aprisiónale con tus piernas. ¡El contacto total entre vosotros es clave en esta postura!

13. Piernas cruzadas

No necesitas más que una buena mesa, así que busca por todas las estancias de tu casa, aunque a lo mejor ha llegado el momento de pasar a la cocina…

14. Acorralado

De nuevo es el turno de las paredes. Estar cara a cara siempre es excitante, y más si estás en sus brazos.

15. Equilibrista

Pon a prueba tu equilibrio, pero esta vez co nel aliciente de tener a tu chico enredado entre tus piernas. Buscad un espacio amplio o acabaréis con todo por los suelos.

16. La v sensual

Busca una superficie sobre la que guardar elequilibrio mientras mantienes la postura de la V con tucuerpo.

17. La liana

Conviértete en gimnasta por un día, y presum ede flexibilidad. Una pierna en el hombro de tu pareja y la otra tocado el suelo. Cualquier habitación de la casa está bien para esta postura, siempre y cuando no te lesiones.

18. Glúteos de acero

De nuevo agradecerás haber ido esta semana al gimansio. Te vendrá genial cualquier taburete que tengas por casa. Cómodo para él y curioso para ti.

19. ¡Las manos donde pueda verlas!

Tú de espaldas, bien juntitos y de pie, podréis experimentar cuál es la estancia que más os llena. Si tu pareja juega bien con sus manos, podrás alcanzar el orgasmo muy rápido.

20. Una silla para dos

Esta postura sí que esta especialmente señalada para un lugar de vuestra casa: el salón, y más concretamente, el sillón.Siempre que ves la televisión con tu pareja la chispa salta, así que no la ignores y actúa rápido. Pasa de su lado a estar encima de él.

21. La sirena

Si antes hablábamos de un ángulo recto, ahora pasamos a uno agudo, y tanto mesa de comedor, como escritorio, son perfectas para llevar a cabo esta postura.

22. El pino puente

Si de pequeña te encantaba hacerlo en el patio del colegio, ahora le ha tocado el turno a él, así que enséñale a hacer el pinto puente, y marca tú los tiempos.

23. La mariposa

Hazte con cualquier superficie en la que estés cómoda y pon a prueba tus abdominales.

24. El ventilador

Viendo su nombre, seguro que no te cuesta mucho imaginar en qué consiste esta postura sexual. Apóyate en cualquier silla o sillón que tengas en casa, y mueve tu trasero en movimientos circulares. Después de lventilador humano, no le encontrarás tanta gracia al ventilador de toda la vida…

25. El presidente

Jura tu cargo de la forma más divertida. Sobre el borde de la cama o del sofá, aguanta sentada en el aire, mientras tu chico se coloca detrás.

¿A qué esperas para probarlas?

Puede interesarte:

Las mejores posturas del kamasutra para practicar sexo en el coche

¿Te atreves? Los 21 mejores juegos eróticos para disfrutar con tu pareja

¡Innova con tu pareja! Las 20 posturas más románticas para hacer el amor

20 posturas increíbles para practicar sexo anal

Nos dimos a la tarea de hacer una lista de posturas infalibles con las que (seguramente) lo volverás loco…

¿Hot o romántica? No importa cómo eres, te tenemos las mejores posiciones sexuales para que tú y tu chico alcancen su nivel máximo de placer.

COSMO TIP: No intentes hacer posiciones muy complicadas que no disfrutes porque seguramente no aguantarás tanto tiempo (cansancio o calambres, ¿te suena?). Las más comunes son las más efectivas y no porque sean aburridas: simplemente porque son las mejores. ¡Así que a reinventarlas!

POSICIONES ROMÁNTICAS

Son las clásicas, ¿qué tal de frente, viéndote con tu galán, en lugares más tradicionales como la cama o sofá? Tenemos que decirlo: en estas posiciones casi siempre el hombre es el que domina, es tierno y te cuida.

1. Misionero. Marca el juego de rol tradicional: él abajo y tú arriba, pero puedes darle un vuelco si juegas con tus piernas, abriéndolas y cerrándolas.

2. La monta. También se le conoce como ?misionero invertido? por su similitud. Debes sentarte sobre él y después recostarte en su pecho para poder besarlo. Tus manos sobre la cama te darán un impulso extra para moverte.

3. Cucharita. ¡Es una de las más tiernas y cómodas! ¿Por qué? Permite adaptar los cuerpos y estar muy cerca uno del otro, mientras están recostados. Es súper romántica porque te puede acariciar y puedes girar la cabeza para besarlo.

4. La medusa. Es una posición íntima y gozarás de estimulación extra, así que pídele que se arrodille, tú agáchate encima de sus piernas para que queden cara a cara y con los brazos alrededor del otro para apoyarse; haz que se mueva hacia adelante y hacia atrás.

5. Pegaditos en la ducha. Colócate de espaldas. Ambos de pie y con las piernas cerradas. Una vez que te penetre, comienza a inclinar tu pecho hacia adelante tanto como puedas. La idea es que tu cara y pecho queden horizontales.

POSICIONES HOT

Son las más exóticas, ¿qué tal si él te carga y llevan la pasión al máximo nivel? Definitivamente estas posiciones no son las que te dan ganas de hacer todo el tiempo, pero definitivamente le ponen un toque súper sexy a ese encuentro.

1. Encima de algún mueble de la casa. Al borde de la mesa, sillón, encima del lavabo del baño, en la cocina, sobre la lavadora?.

2. Perrito. Esta posición tiene un toque salvaje y les permite tener una penetración muy profunda. Así que es sinónimo de placer y más placer.

3. Vaquerita. Tú arriba, súper hot para ti y para él, ya que tú tienes el control y a los hombres les encanta ver eso.

4. Vaquerita invertida. Mientras él permanece acostado boca arriba, tú te colocas encima pero dándole la espalda (ésta y tu trasero son un plus para excitarlo aún más). Ya que tú tienes el control, acaricia sus testículos y lánzale miradas traviesas.

5. El respaldo, en la ducha. Él debe sentarse en el suelo con sus piernas en posición de mariposa. Móntate en su pelvis y pon las rodillas sobre un tapete. Recarga la espalda en sus muslos y permite la suficiente apertura para el sexo mientras disfrutan el agua.

¿Sexo en el sillón? Prueba estas 3 posiciones sexuales

¿Os habéis preguntado cuál es el lugar perfecto para tener sexo? De todos los que existen, el sofá, junto con la cama, es quizás uno de los más habituales pero no por ello deja de ser satisfactorio, que vaya que lo es. Y es que al utilizar los cojines, los brazos y la espalda de múltiples maneras, la cama se volverá completamente aburrida.

Aquí os dejamos algunas ideas para que hagáis el amor en el sofá:

1) Flor de loto: esta postura es perfecta para el sillón y lo mejor de todo es que no necesitáis de mucho espacio para hacerla; solo tienes que sentarte encima de tu chico y envolverlo con tus piernas, mientras que él te sujeta por la cadera. Además, favorece a alcanzar los populares orgasmos múltiples.

2) La sillita: esta postura es especialmente excitante para la mujer, ya que las manos de su pareja sexual quedan libres para recorrer su cuerpo y estimular así otras zonas erógenas. Para esta posición, lo ideal es que el sofá sea lo suficientemente bajo como para que vuestros pies toquen el suelo para que podáis impulsaros en el movimiento de la penetración.

La sillita. / Ella hoy.

3) El pentatlón: deberás recostarte sobre el brazo del sillón, mientras tu chico se posa detrás de ti y se alista para llevar el ritmo. Esta es una de las posturas que más excita a los hombres porque cuentan con una visión privilegiada que no deja nada a la imaginación. @mundiario

Sexo en el sofá. / Informe 21.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *