0

Sexo en la casa

Tabla de contenidos

Hablamos sobre posiciones sexuales: Lo que realmente quieres

Durante miles de años, los seres humanos han escrito páginas y páginas sobre el sexo. No es de extrañar que cuando se trata de descubrir nuevas y actuales posiciones sexuales, puede resultar todo un reto. Si no sabes qué estás buscando, ¿cómo sabrás que lo has encontrado? En este artículo analizamos algunos territorios sobre los que podrás hablar con tu pareja antes de poneros a investigar.

Acércate

Una de las quejas más frecuentes entre los hombres y las mujeres es que quieren disfrutar de mayor intimidad en sus relaciones sexuales. Esto es más común en las parejas de larga duración donde el sexo se puede convertir en una rutina. Ir más despacio y probar posiciones que favorezcan el contacto visual así como los besos, os ayudarán a sentiros más cerca el uno del otro y volver a conectar. Las posiciones “cara a cara”, como “flor de loto”, os permiten realizar movimientos lentos que son perfectos para disfrutar del sexo relajado y romántico.

Introduce juguetes sexuales

Es oficial, los juguetes sexuales no son solo para disfrutar en solitario. Existe una gran variedad de posiciones que permiten la libertad de las manos y, por tanto, la posibilidad de introducir algunas excitantes vibraciones. Pongamos de ejemplo la postura de la cuchara. Para añadir un poco de emoción a la postura favorita para practicar por la mañana, los hombres pueden utilizar el vibrador Durex Pure Bliss para masajear y estimular el clítoris.

Para conseguir más placer*, ¿por qué no probáis Durex Intense Orgasmic Diablillo mientras practicáis la postura del misionero? Esta posición permite el contacto directo con el clítoris. *vs no usar estimuladores.

Recordad mantener la mente abierta para experimentar y estad dispuestos al diálogo.

Placer más duradero

Es bien sabido que los hombres y las mujeres necesitan diferentes tiempos para alcanzar el orgasmo, las mujeres suelen tardar más y por ello no es extraño buscar posturas para retrasar el momento del clímax en el hombre. Para conseguir un placer más duradero, hay que realizar una combinación de movimientos más lentos y una penetración más superficial.

Por ejemplo, probad las posiciones de lado que no permiten una penetración tan profunda. En el caso de las posiciones donde estáis sentados, son perfectas para ir más despacio y conseguir un placer más duradero. Además, estas posturas no requieren el uso de las manos por lo que puedes utilizarlas para estimular el clítoris.

Si no funcionan estos consejos para conseguir un placer más duradero, probad el Anillo de Placer Durex. Está diseñado para maximizar la erección durante más tiempo.

Ponte a tono

Vigila tus niveles de energía. Existen algunas posturas que te permiten ponerte a tono. Algunas posturas de pie requieren mucha fuerza. Estas posiciones resultan perfectas para lograr una penetración más profunda y son una forma original y divertida para cambiar de una postura a otra. Si gozáis de buena flexibilidad, podéis probar “la mariposa”, las piernas de la mujer se colocan sobre los hombros del hombre.

Sal del dormitorio

De acuerdo, no os aconsejamos que tengáis sexo en el parque, pero sí que salgáis de la habitación

Existen muchas posturas y ocasiones que surgen de forma improvista y que ni siquiera requieren que os quitéis la ropa. Por ejemplo, la postura de “la doma” es perfecta para probar en el salón mientras estáis en plena sesión de películas. También puedes probar en la cocina, él de pie y ella apoyada sobre la encimera. O ir a tomar un baño relajante y probar la postura “flor de loto”.

En ocasiones, hablar con tu pareja cuando se refiere a posturas sexuales puede resultar un poco difícil. Si tu pareja y tú no sabéis por dónde empezar, utilizad nuestros consejos como inspiración. Recordad mantener la mente abierta para experimentar y estad dispuestos al diálogo.

Con estas posturas llegarás al orgasmo y tu pareja también

Con el tiempo muchas parejas pierden un poco de esa pasión que los volvía locos. Es normal, no te preocupes, pero todo en esta vida tiene solución y probar cosas nuevas siempre es un acierto, sobre todo si hablamos de sexo. Siempre está bien jugar en la cama y que las relaciones no se conviertan en algo monótono sino que innovar sea una constante en vuestras relaciones.

Existen algunas posturas que a ellos les encantan y además, tenemos la suerte de que para nosotras son perfectas para llegar al orgasmo. ¿Qué más podemos pedir? Pues bien si comienzas a practicarlas seguro que podrás ir experimentando según tus propios gustos y conseguir así llegar juntos a comentar

1. Sentados uno frente al otro

Es una de las posturas más especiales en las parejas. Esto es así porque la mujer que normalmente será la que se siente encima del hombre cruzando sus piernas rodeándole y abrazándole al mismo tiempo. El contacto visual es total, tienen contacto completamente cuerpo a cuerpo y el vínculo es mayor que con otras posturas.

2. El misionero

Es una de las clásicas pero la que más triunfa. Mientras la chica está tumbada ellos se ponen encima. Una sensación de «dominio o poder» que encanta a los hombres. Para nosotras la postura facilita mucho la penetración y por tanto, que podamos llegar al orgasmo más fácilmente.

3. Cucharita

No solo podemos hacer la cucharita cuando nos vamos a dormir sino que puede transformarse en una postura sexual de lo más tierna y placentera. Tu estarás tumbada de lado, mientras tu chico te abraza por detrás y al mismo tiempo practicáis sexo. Será la misma sensación que cuando os vais a quedar dormidos pero además, añadiendo el extra de placer. La mujer tendrá que levantar un poquito la pierna para facilitar la penetración y mienras el hombre la abraza por detrás, pudiéndole decir los susurros más bonitos o simplemente escuchar su respiración.

Video:Pincha aquí para conocer todo lo que tienes que saber sobre los orgasmos femeninos unsplash

4. Mujeres al poder

La mujer arriba y el hombre abajo. Esta es una de las posturas que más poder otorga a la mujer y además, eso a ellos les encanta. Asumir el control absoluto sobre él y sobre la situación pudiendo estar de espaldas o de frente, o incluso intercambiando ambas posturas. Ellos solo querrán verte disfrutar, algo que les excitará mucho.

5. De espaldas

Esta es una de las posturas que más excita a los hombres. La mujer puede estar tumbada boca abajo o a cuatro patas, incluso de pie pero siempre de espaldas. Mientras ellos son los que toman las riendas y te penetrarán pero desde atrás. Los chicos tendrán libertad para moverse y podrán jugar con tu cuerpo, tu clítoris, manejar tu cadera a su ritmo… ¡A ti también te encantará!

Las posturas ideales para dominar el sexo

10/11/2019 05:00

Si tienes un puesto de responsabilidad en tu empresa o eres una de esas personas a las que les encanta mandar, quizá decidas tomarte un descanso en la cama y, por una vez, dejar que sea otra persona la que tome el timón y controle el barco. Eso está muy bien, por supuesto, pero este artículo no está dirigido hacia ti, a menos que quieras cambiar un poco.

Y es que seamos francos, dominar en el sexo también tiene su encanto. Nosotros te vamos a proponer una serie de posturas que conseguirán que disfrutéis ambos, sea quien sea el que decida llevar la batuta de la función. Recuerda también que los preliminares no tienen porque ser solo para ellas, en general hombres y mujeres disfrutan de los juegos previos y son una idea fantástica para encender la llama.

Al dominar tú, recuerda que llevas la batuta, por lo que desde el principio tendrás que dejar claro cuál es el ritmo que debéis seguir

Desde un punto de vista ginecológico, las mejores posturas son las que favorecen la estimulación del clítoris. Nosotros dejamos a tu gusto, lector o lectora influyente, quién va a mandar la próxima vez que os acostéis, simplemente te damos las ideas. Eso sí, no te asustes porque no va a ser necesario que os pongáis los trajes de látex de la fotografía, que son poco apropiados y puede que no muy útiles para la ocasión.

La locomotora sueca

Bueno, está bastante claro que en esta ocasión es el hombre el que manda aquí. El sexo de pie siempre tiene algo de arriesgado que el misionero, desgraciadamente, no aporta. Una pared o una ducha estrecha se convertirán en vuestras mejores amigas, el dominado puede colocar los pies contra la pared o bien podéis usar un pomo de una puerta, una barandilla o un mueble para sentir esa estabilidad tan necesaria.

Como si de una locomotora o de un coche de caballos se tratase, solo tenéis que empujar y seguir el ritmo. No te preocupes si las primeras veces que pruebas esta postura te cuesta llegar al orgasmo. Si estás acostumbrado a tener relaciones sexuales tumbado, este cambio puede ser bastante brusco, pero el rol dominante aquí es absoluto, lo que le añadirá un +1000 a la experiencia.

La balsa

Tranquila, lectora, que ahora te toca a ti. ¡Las mujeres encima! En esta postura lo fundamental es el control, así que, puesto que tú eres la que tendrá que dejar claro cuál es el ritmo que quieres. También tendrás que abrirte de piernas un poco, para facilitar la penetración.

Todo vale. Tírale del pelo, estréchale entre tus brazos, que él ponga las manos sobre tus nalgas, pero que no intente controlar, importante. Aquí mandas tú, así que muévete y ajústate para que, como decíamos antes, se favorezca la estimulación del clítoris. Puedes usar incluso las manos si así lo ves necesario, pero ¡No pares!

El tornillo

Volvemos a él. Si os atrevéis, es una de las posturas sexuales que más placer os dará. Solo debéis tumbaros en una buena superficie y mirar ambos hacia el mismo lado, entonces, debes colocarte de rodillas e introducirte en ella, si quieres puedes colocar una almohada detrás de ti para tener más comodidad en la espalda.

Esta posición crea una sincronización perfecta, que intensifica su placer al parecer tu miembro más grande, con la mano, además, puedes aprovechar para estimular su clítoris y conseguir que llegue al clímax cuando tú lo hagas. Recuerda, está totalmente indefensa, aquí eres tú el que manda.

El 69

Vamos acabando. De nuevo ella se coloca arriba, y como a nadie le amarga un dulce esta es sin duda la mejor postura para alcanzar el clímax. La estimulación genital es una de las sensaciones más intensas para llegar al orgasmo, al fin y al cabo.

Al estar ella encima, el hombre puede usar los dedos para estimular (a la vez que utiliza su boca) su punto G. Una manera estupenda de encontraros en sintonía, y aunque sea la mujer la que marque el ritmo y domine, es probable que lleguéis ambos a la vez.

Buenas tardes. Creo que mi pareja y yo estamos descuidando las relaciones sexuales al llevar ya tiempo juntos y habernos acomodado. ¿Cómo podemos conseguir mejorarlo? Gracias de antemano.

Los enemigos principales de la sexualidad son la rutina, la pereza y la monotonía. Jason Hetherington / Getty

Sexo de calidad es sinónimo de sexo gourmet. Se trata de disfrutar del placer con todos los sentidos (gusto, olfato, vista, tacto, oído y el sexto sentido: “la fantasía”), añadiendo un punto de creatividad y olvidándonos de llegar a una meta. Simplemente se trata de gozar de todo el proceso.

En muchas ocasiones creemos que para conseguir un buen sexo necesitamos tiempo y grandes dosis de imaginación. Pero a través de las diez claves expuestas a continuación desmitificaremos esta creencia pudiendo mejorar la calidad del sexo sin hacer un elevado esfuerzo ni invertir demasiado tiempo.

1.- Prioriza el sexo en tu relación de pareja y en tu día a día.

Actualmente, nuestro día a día acostumbra a ser muy ajetreado y con poco tiempo libre; llegamos a casa por la noche, agotados y con ganas de meternos en la cama y descansar. Si nos dejamos llevar por esta dinámica siempre acaba quedando el sexo en último lugar. Después de lavar los platos por la noche y relajarnos en el sofá, quedándonos medio dormidos, es fácil que en ese momento el deseo no aparezca y se llegue al momento de hacerlo “porque ya toca”. Lo que yo llamo “el síndrome del calendario”.

Por eso, es importante dar un espacio al sexo, priorizarlo ante otras obligaciones. Si nos paramos a pensar, en muchas ocasiones hacemos cosas que no nos acaban de apetecer, pero si mantenemos un ritmo y frecuencia y nos incentivamos, acaban gustándonos y hasta acabamos deseando que llegue el momento de volverlo a hacer. Por ejemplo, el deporte. Con la sexualidad ocurre exactamente lo mismo: si lo priorizamos y no lo dejamos “para después de las obligaciones”, disfrutaremos de ello ¡más y mejor!

2.- Ten en cuenta que la sexualidad empieza en la seducción.

Con el paso de los años (y sobre todo si tenemos pareja estable) nos olvidamos que el sexo es mucho más que preliminares, coito y orgasmo. Por tanto, si queremos tener un sexo de calidad ha llegado el momento de volver a recuperar el coqueteo y la picardía fuera del momento sexual y convertir nuestro día a día en erótico, sensual y positivo.

Introduciendo la seducción, automáticamente conseguiremos aumentar nuestro deseo y el de nuestra pareja. Con esto no quiero decir que se deba dedicar un largo y tedioso tiempo a la seducción, sino que en ocasiones un simple beso, mirada, acercamiento o comentario subido de tono, conductas que son de dos minutos, son suficientes para revivir la llama.

3.- Conócete sexualmente y averigua qué es lo que te gusta.

Para poder disfrutar plenamente del sexo debemos conocernos primero nosotros mismos. Es importante conocer nuestras apetencias en el terreno sexual: saber qué es lo que nos activa, con qué se despierta nuestro deseo, qué es lo que nos interesa y lo que no, con qué nos sentimos cómodos, etcétera. Es el momento de experimentar y conocer nuestros gustos personales.

4.- Comunícate con tu pareja en el tema sexual.

Para podernos comunicar sexualmente debemos saber qué es lo que nos gusta y lo que nos desagrada (punto anterior). Es verdad que es distinto saber qué es lo que uno quiere que tenerlo que comunicar al otro, y más en el caso de las preferencias sexuales. En muchos casos puede invadirnos la timidez, el miedo a que nos juzguen o a dar una mala imagen, pero debemos recordar que nuestra pareja nos quiere y es nuestra compañera. Además, en el campo de la sexualidad no hay cosas bien o mal hechas, sino simplemente preferencias y gustos.

Si conseguimos saltar el obstáculo del miedo y la vergüenza de comunicarnos sexualmente conseguiremos crear un sexo de calidad porque permitiremos que nuestra pareja conozca nuestros gustos sexuales y nosotros los suyos, pudiendo conseguir una complicidad sexual y consecuentemente una vida sexual plena. Recordad, el motor indiscutible de la sexualidad es la comunicación honesta, atrevida y sin prejuicios.

5.- Añade un poco de creatividad.

El sexo de calidad va ligado indiscutiblemente a la creatividad, espontaneidad e imaginación. Los enemigos principales de la sexualidad son la rutina, la pereza y la monotonía. Estos aparecen en el instante que dejamos de innovar, que caemos en el hábito de hacer siempre lo mismo, en el mismo lugar, a la misma hora y de la misma manera.

Entiendo que al leer estas líneas muchos lectores puedan estar pensando que es muy fácil decir, pero no tan fácil de hacer, con tantas responsabilidades diarias es imposible y que con los años la rutina aparece sin poder evitarlo. Estoy de acuerdo en que nunca se mantiene el ritmo del primer año, pero con un poco de ganas y dedicación podemos conseguir ir introduciendo pequeños cambios que nos hagan salir de la monotonía y evitar la pereza.

6.- Céntrate en el aquí y ahora.

Para que la sexualidad fluya, aparezca el deseo y la excitación es importante centrarse en el momento sexual. Todos sabemos que la sociedad actual nos llena de dolores de cabeza, preocupaciones y problemas que resolver; desconectar y dejarlo todo a un lado es costoso pero necesario y fundamental para poder apreciar y disfrutar de los pequeños detalles y del espacio sexual.

7.- Evita empezar y acabar siempre de la misma manera.

Tendemos a concebir el sexo en cuatro pasos: caricias de iniciación, preliminares, coito y conseguir el orgasmo. Estas fases se acostumbran a repetir en cada encuentro sexual haciendo que podamos prever y saber qué viene después, eliminando toda intriga e ilusión. Lo que deriva a que el deseo descienda porque no aparece ni pizca de novedad ni creatividad. Por tanto, es importante que este aspecto lo tengamos presente para evitar la tediosa rutina, con las claves expuestas anteriormente ya tenemos las herramientas para crear distintos encuentros.

Un aspecto esencial a tener presente es que no siempre que iniciemos la seducción, tiene que ir seguido de un encuentro sexual, igual que cuando tengamos un espacio íntimo como caricias, un baño compartido, una conversación sentimental debe seguirlo el sexo. Si condicionamos siempre estos momentos de sensualidad a una obligación sexual crearemos lo que es llamado “sentimiento de tarea” que consiste en sentirnos forzados a tener una relación cada vez que tengamos un acercamiento, anulando por completo el deseo sexual y en muchas ocasiones bloqueando cualquier muestra de afecto.

8.- Rompe el esquema de sexo = orgasmo.

Tendemos a concebir el sexo como la culminación del orgasmo, lo que crea obligaciones y presiones alrededor del momento sexual, haciendo que en muchas ocasiones nos centremos en las zonas físicas más erógenas que serían los genitales, y los pechos en el caso de las mujeres, haciendo demasiado hincapié en ellas y olvidándonos de muchas otras.

A través de la imaginación y la fantasía podemos llegar a elevadas cotas de excitación. Casarsa / Getty Images/iStockphoto (a)

Debemos recordar que el órgano más erógeno es nuestra mente, a través de la imaginación y la fantasía podemos llegar a elevadas cotas de excitación y pasión hasta el punto de simplemente necesitar una caricia. Así como la piel es el órgano erógeno más grande, lo que nos lleva a tener que reflexionar que a veces nos perdemos muchos estímulos sexuales y sensaciones al centrarnos solamente en los genitales y pechos.

9.- Disfruta del momento “sobrecama”.

Este concepto lo inventé porque vi que muchas parejas le daban una muy baja importancia al momento posterior al sexo. De modo que intenté compararlo con el proceso de comida y me di cuenta que nos era mucho más fácil para todos entenderlo con mayor facilidad y darle más relevancia si lo concebíamos como el momento de sobremesa, en el que se habla, se toma el café y uno se relaja en compañía.

Es significante que después de un encuentro sexual haya un espacio de unión, de intimidad y de conexión, ayuda a que la calidad y la valoración del encuentro sean más positivas y que, al mismo tiempo la relación de pareja se vea beneficiada. Por tanto, debemos intentar no quedarnos dormidos o correr a ponernos la ropa interior y centrarnos más en la persona que tenemos al lado, creando ese espacio mágico ideal para hablar de sentimientos, emociones o quizás para comentar el encuentro sexual que acabamos de tener.

10.- Recuerda que para que el sexo funcione la relación de pareja debe ser positiva

Cuando la sexualidad dentro de una relación de pareja falla acostumbra a ser un reflejo de que algún aspecto de la relación de pareja no va del todo bien, así como cuando la sexualidad va bien la pareja se ve beneficiada de forma inmediata. Por eso, antes de poner en práctica todas las claves que se han ido comentando debemos analizar nuestra relación de pareja en todas sus facetas (familia, ocio, comunicación, afectividad, relaciones sociales, etcétera) así como debemos saber cuáles son las necesidades de nuestra pareja, qué es aquello que le hace falta para estar bien, e intentar colaborar para proporcionárselo si está dentro de nuestro alcance y es razonable.

Al mismo tiempo debemos encargarnos y responsabilizarnos de que nuestra pareja conozca aquello que necesitamos y deseamos, es importante saber que si no lo decimos no lo puede adivinar. Por tanto, el primer paso para empezar a crear un sexo de calidad es que los requisitos de ambas partes de la pareja estén cubiertos y que ambos miembros se sientan bien.

El momento después de practicar sexo también forma parte del proceso sexual. Julia Wheeler and Veronika Laws

¿Tienes alguna duda?

Envía tu consulta a: [email protected]

Sexo: estos son los 6 problemas más comunes en la cama

Lo mejor de cada etapa en nosotras

  • Adolescencia: tiempo de descubrir cómo funciona la sexualidad, los primeros encuentros con nuestro cuerpo y con el de otra persona, es la etapa predomina la autoestimulación y la explosión hormonal.
  • Adultez: las hormonas se nivelan, y está bueno porque permite llegar a cierta estabilidad sexual y emocional. En el caso del embarazo se da algo muy particular respecto al deseo. Como hay una alteración nuevamente de las hormonas, algunas mujeres atraviesan estos meses con altos niveles de deseo sexual, y otras, en cambio, con bajísimo deseo. En cualquier caso, los pechos suelen estar más sensibles y la vagina y la vulva con mayor irrigación sanguínea, lo que favorece al momento del roce y de la penetración. Si bien la panza puede resultar un poco incómoda, sobre todo en el último tiempo del embarazo, las relaciones suelen ser de lo más placenteras y se pueden seguir teniendo hasta el mismo día del parto (siempre y cuando se esté cómoda y con ganas).
  • Menopausia: es un momento de mayor encuentro con una misma en el cual la experiencia adquirida a lo largo de los años compensa las dificultades de agilidad que quizás se pueda tener si se compara con la adolescencia. Suelen lograrse relaciones sexuales mucho más placenteras que en años anteriores ya que se trata de una etapa en la que la mujer conoce mejor a su cuerpo y a sus reacciones.

Experta consultada: Sexóloga y psicóloga Mariana Kersz, directora de Clínica de Parejas. www.clinicadeparejas.com. IG: @clinicadeparejas

Por: Laura Gambale ADEMÁS ¿Te gustó esta nota?

Las 5 mejores posiciones para que ella tenga el orgasmo de su vida

05/03/2017 05:00 – Actualizado: 27/06/2018 18:17

Querido lector, tenemos un problema. Mantienes relaciones sexuales pero no consigues que tu pareja alcance el orgasmo. Lo intentas de mil maneras. Te leíste con atención el trío dorado, has probado técnicas de sexo oral, has dejado de matarte en el gym para rendir más en la cama… pero ni por esas. Quizá tu problema (uno de tantos) reside en que no practicas la postura sexual correcta. Aquella que le brindará a ella el mejor y mayor orgasmo de su vida.

Como en todo, hay que empezar con la técnica para acabar dominando la práctica. Por eso, te explicamos las cinco mejores para que disfrutéis ambos en la cama, ella sobre todo. Atento.

1) La trasera tumbada

Comenzamos con una posición muy sencilla a la par que efectiva. Como podemos ver en la imagen, ella se tumba boca abajo y él le introduce el pene por la vagina pero por la parte trasera. El miembro masculino se encaja en el interior genital femenino, estimulando el conocido Monte de Venus femenino. Esta postura ha sido recomendada por el terapeuta sexual Kat Van Kirk a ‘Prevention’, quien recomienda a los hombres utilizar el dorso de la mano o el cabecero de la cama para darse impulso y no perder el ritmo.

2) Horizontal romántica

Parecida a la anterior, pero cara a cara. En esta postura ella está acostada boca arriba con las piernas ligeramente abiertas. El hombre se apoyará sobre ella en horizontal. Las piernas de ambos quedarán ligeramente entrelazadas. Las caderas de él y de ella están unidas, piel con piel, lo que aumentará las sensaciones. Esta postura es perfecta para que ella llegue al orgasmo, pues a la vez que recibe estimulación vaginal el cuerpo de él estimula su zona clitoriana.

3) La amazona

La clásica amazona es una de las preferidas de los hombres, ya que tienen una visión privilegiada de su pareja durante el coito. Él está acostado boca arriba con la espalda apoyada en una superficie horizontal, mientras ella está encima del hombre, de cuclillas. La terapeuta e investigadora sexual Christine Milrod, autora de ‘Cultural Encyclopedia of the Penis’ (Rowman & Littlefield), destaca en ‘Men’s Health’ que esta posición es de las más aclamadas entre sus pacientes. El ritmo y la profundidad de la penetración recae en la mujer, que controla los movimientos con la fuerza de sus piernas.

4) Culo inclinado

El citado terapeuta sexual recomienda encarecidamente esta postura, en la que ella debe acostarse boca arriba, con las piernas apoyadas sobre los hombros de su pareja. El hombre se encuentra erguido y de rodillas, mientras introduce su pene en la vagina. Un consejo de experto: lo mejor es situar una almohada bajo el coxis de ella, para que él no se canse demasiado al tener que sostenerla con los brazos. «Ambos van a notar una penetración profunda, pero el objetivo para él es tener ‘campo libre’ para estimular el clítoris de ella mientras le levanta la cadera», detalla Kat.

5) El perrito

Es una de las posturas sexuales favoritas para ambos sexos. Ella se pone a cuatro patas (como si fuera un perro), mientras el hombre le introduce su pene desde atrás. Además de conseguir una penetración profunda que estimula el punto G, es sencillo estimular el clítoris, tanto para ella como para él.

5 posturas sexuales para retardar la eyaculación

Durante el sexo, normalmente la mujer tarda un poco más que el hombre en alcanzar la excitación y también en llegar al orgasmo. Es comprensible que este escenario pueda dar lugar a problemas en el dormitorio… pero no tiene por qué ser así.

Si quieres disfrutar de mejores encuentros con tu pareja, prueba estas 5 posturas sexuales para retardar la eyaculación y ayúdale a durar más tiempo. ¡Verás como ambos quedáis satisfechos!

Pero no basta solo con probar con estas posiciones. Además, dedicarle tiempo a los preliminares y aderezar el rato con juegos sexuales puede también ser de ayuda para asegurar que vuestro tiempo juntos sea relajante, excitante y divertido.

Comienza por la protección

Antes de empezar, es importante crear un entorno placentero pero también seguro, para que podáis disfrutar del encuentro sin riesgos.

Afortunadamente, Durex cuenta con una gran gama de preservativos y lubricantes diseñados para ayudarte a crear una experiencia realmente excitante, un ingrediente básico para disfrutar de cada una de las posturas sexuales que te proponemos.

Estas son nuestras 5 excitantes alternativas:

La cucharita

Un clásico para intimar que, también, resulta ser una de las mejores posturas sexuales para retardar la eyaculación. Esta posición requiere que ambos os tumbéis de lado, mirando en la misma dirección. Con tu chico detrás de ti, deja que te penetre bien y disfruta de lentos movimientos de balanceo mientras vuestros cuerpos se funden juntos.

Dado que esta postura conlleva una penetración poco profunda, probablemente él dure más, pues la estimulación no es tan intensa y, además, los movimientos más lentos pueden ser muy placenteros para ambos.

En esta postura él puede abrazarte para mejorar la sensación de intimidad, que es básica para un sexo estupendo. Pensad en usar un vibrador al mismo tiempo para aumentar el placer y la estimulación en zonas como el clítoris. ¡Verás qué bien os lo pasáis!

El perrito

Si tu pareja es un gran fan del estilo perrito, pero esta postura le excita demasiado rápido, una sencilla modificación puede cambiar las cosas un poco. Empezad en la posición del perrito habitual, poniéndote tú a cuatro patas con tu pareja arrodillado detrás de ti.

Deja que te penetre por detrás y, poco a poco, ve bajando tu cuerpo hasta que estés tumbada sobre tu estómago. Tu chico debe seguir tus movimientos para evitar perder la penetración y puede tumbarse sobre ti (con su barriga sobre tu espalda) o mantenerse ligeramente erguido sobre sus rodillas.

Eso reducirá la cantidad de estimulación que sentirá para así poder durar más mientras tú consigues una penetración suave y deliciosa. ¿Quieres aumentar el placer?, usa tu mano o alguno de los juguetes sexuales Durex para estimular tu clítoris durante el encuentro y explota en un orgasmo inolvidable.

Sentados

Esta es otra de las posturas sexuales para retardar la eyaculación que, sin duda, conviene probar. Deja que tu chico se siente en una silla, sofá o al borde de la cama, mientras tú te montas encima. Envuelve tus piernas en su espalda y une tus brazos alrededor de su cuello mientras te penetra, dando lugar a una postura de gran intimidad.

Esta posición es ideal para una larga sesión porque es lenta, está llena de pasión y ofrece la posibilidad de una satisfactoria penetración profunda sin excitarse demasiado, alargando el momento del clímax.

La cruz

¡Una posición que promete subir la temperatura del encuentro! Con esta opción él podrá penetrar profundamente en movimientos lentos, por lo que ambos disfrutarán de ella, además de conseguir que él alcance el clímax un poco más tarde.

Para llevarla a cabo tú debes acostarte boca arriba con una pierna flexionada y la otra estirada. Él se sentará encima del muslo de la pierna que tienes estirada, encajando en una posición que permita la penetración.

Mientras todo esto sucede, dile que te acaricie el pecho para que puedas disfrutar al máximo. Seguro que ambos quedan más que complacidos con el experimento.

Encima

Finalmente, si quieres tener todo el control de vuestro encuentro, ¡ponte encima y domina la situación! A los hombres les encanta esta postura por la buena penetración y la vista tan sexy que tienen, pero como tú tienes el mando, tú decides la intensidad de los movimientos.

Para prolongar el éxtasis y ayudar a que tu chico dure más, inclínate hacia adelante y descansa sobre tus codos. Esto aumentará las posibilidades de que él dé en tu punto G pero reducirá los empujes agresivos que penetran muy a fondo, y además os permitirán besaros y disfrutar de otros tipos de intimidad.

¿A qué esperas para probar estas 5 posturas sexuales para retardar la eyaculación? Ser creativo bajo las sábanas no solo aumenta el placer, sino que permite que ambos disfrutéis como deberíais. ¡Verás como os lo pasáis genial!

Los hombres pueden excitarse mucho durante las relaciones sexuales, y cuando esto ocurre puede pasar que el sexo dure menos de lo que se desea. Pero no tiene que ser siempre así, puedes conseguir que el sexo dure más y sea más satisfactorio para ambas partes. Uno de los mayores problemas con los que se enfrentan los hombres es la resistencia. Si tu hombre no puede durar mucho, es muy poco probable que pueda satisfacerte. Aunque no es culpa suya, la eyaculación precoz los afecta a ambos. La buena noticia es que puedes ayudarlo a durar más.

Posiciones sexuales que lo hacen durar más

Lo creas o no, las posiciones sexuales influyen en la duración de tu pareja. Hay dos factores que influyen si una posición sexual es buena o mala para extender el tiempo sexual. Primero es una sensación. Hay algunas posiciones que ofrecen un gran placer para los hombres. Se sienten geniales, pero demasiada sensación hará que tu hombre tenga un orgasmo antes que tú.

El segundo factor es el trabajo. Cuando tu pareja está haciendo un gran esfuerzo, todos los movimientos de empuje hacen que su ritmo cardíaco aumente. Cuando la sangre fluye y su corazón está bombeando, su cuerpo se precipitará al orgasmo. Teniendo en cuenta estos dos factores, veamos qué posiciones son buenas y malas para durar más. El peor delincuente es el estilo perrito. Esta posición combina la sensación masiva con el máximo esfuerzo.

El estilo perrito la peor

El estilo perrito es la peor posición para durar más. Hay algo en la forma en que el pene se curva hacia arriba que causa una sensación extrema. Cuando combinas eso con el empuje profundo y el estímulo visual de mirar a una mujer hermosa inclinada, ¡esta posición solo es buena para un orgasmo rápido!

El misionero tampoco ayuda

Otra mala posición es un misionero. Hay mucho movimiento de empuje que requiere mucho trabajo. Peor aún, tu hombre tiene que sostenerse con sus brazos. ¡Es como hacer flexiones mientras tienes sexo!

La mejor posición es la vaquera

La mejor posición para que un hombre dure más en la cama es la vaquera ya que combina múltiples factores para que el sexo sea agradable:

  • El hombre está tumbado boca arriba. Esto mantendrá su ritmo cardíaco lento. Podrá respirar, relajarse, mantenerse duro y disfrutar de la vista.
  • Hay una menor estimulación para el hombre. El ángulo entre el pene y la vagina está alineado para que se deslice fácilmente hacia adentro y hacia afuera, y no tenga demasiada sensación.
  • La estimulación del punto G y el clítoris es muy alta, bonificación para la mujer.
  • Puedes controlar el tempo. Si sientes que estás empujando demasiado rápido y va a llegar al orgasmo pronto, puedes reducir el ritmo para que pueda recuperar el aliento.

Otra buena posición es la cuchara de frente

La otra posición ideal para durar más tiempo son las cucharas cara a cara. Aquí es donde los dos se acuestan de lado, actúan como si estuvieran abrazados y disfrutan del brillo del sexo caliente. Esta posición es genial como la vaquera porque puede acostarse y mantener la calma. A diferencia de la vaquera, donde estás haciendo ejercicio cardiovascular montando el pene, las cucharas también te permiten tomar un descanso. Pausa el intenso sexo y disfruta el tiempo que paséis juntos.

Al mismo tiempo, es una excelente posición para una penetración profunda. Puedes colocar tu cuerpo en el lugar correcto para que él se meta profundamente dentro de ti. Más importante aún, las cucharas cara a cara es una posición muy apasionada.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *