0

Signos de infidelidad

Tabla de contenidos

El truco para saber si tu pareja te está siendo infiel: está en su voz

14/03/2018 05:00

Morgan Freeman, Bruce Willis o Clint Eastwood. No es nada difícil recordar con sus voces dobladas, seguro que ahora mismo las estás oyendo en tu cabeza. Las inflexiones que utilizan en ciertas palabras, así como su tono y profundidad, son los aspectos más determinantes a la hora de reconocer la voz de una persona. En el nivel más básico, las voces transmiten características biológicas tales como si alguien es hombre o mujer, su tamaño corporal y fuerza física, su edad o su madurez sexual. Pero, ¿sabías que las voces también pueden indicar el atractivo, la fertilidad e incluso la probabilidad de que te sean infiel?

Una teoría popular con psicólogos evolutivos, conocida como ‘cads versus dads’, sugiere que los hombres más masculinos y por tanto dominantes no son tan paternos, y generalmente invierten menos en sus hijos y nietos que los hombres con menos de estos rasgos. Sin embargo, la investigación muestra que las mujeres prefieren hombres de voz más profunda y masculina, especialmente cuando estas mujeres están cerca de su período de ovulación. Esto podría ser porque se asocia a los machos de voz profunda con que puedan tener hijos genéticamente más saludables. De esta forma, se ha relacionado esta voz con tener más hijos y nietos, mayor testosterona y menos hormonas del estrés, además de una mayor supervivencia a largo plazo.

Identificar este tipo de señales podría permitir notar si una persona con la que estás hablando se siente atraída por ti

Por otro lado, los hombres con una voz más honda son calificados por las mujeres como más propensos a las infidelidad y menos confiables. Cuando las mujeres están amamantando o cuidando a un niño, es más probable que prefieran hombres con voces más agudas que graves. Esto sugiere que las féminas evalúan las voces de los hombres para tratar de calcular la probabilidad de engaño y su fiabilidad. Pero, ¿pueden nuestras voces realmente indicar si es posible que hagamos trampa? Un nuevo estudio publicado en ‘The Conversation’ sugiere que sí es así.

Foto: iStock.

La voz delatora

Se reprodujeron grabaciones a una serie de participantes que hablaban sin proporcionar ninguna información relativa a sus antecedentes personales. Los archivos de audio fueron tomados de personas con voces parecidas y con historias sexuales similares. Esto significa que ninguno de los factores afectó al resultado final. Por ello, no se sabe qué señales usaron los participantes para juzgar si las voces provenían de gente tramposa.

Los rasgos no verbales de las voces desempeñan un gran papel a la hora de interpretar la salud, la fertilidad, la atracción o la infidelidad

Las mujeres no solo son capaces de captar las señales vocales de los buenos genes y la probabilidad de hacer trampa para usarlo en su provecho. La voz de una mujer cambia durante su ciclo menstrual cuando no está usando píldoras anticonceptivas. Tal vez, como era de esperar, los hombres encuentran las voces de las mujeres más atractivas cuando se encuentran cerca de la ovulación, es decir, cuando son más fértiles. Esta información es muy importante, ya que las mujeres no muestran señales específicas que revelen que son fértiles (a diferencia, por ejemplo, de las hembras de mandril cuyos ojos se enrojecen, o de las de venado, las cuales liberan aromas para anunciar su fertilidad).

Foto: iStock.

Las voces también pueden indicar si alguien está interesado en ti. En un estudio, se pidió a los participantes que juzgaran las voces de las personas que hablaban en un idioma diferente a los posibles socios o competidores atractivos o poco atractivos. Los investigadores descubrieron que, al hablar con personas atractivas, las voces de los hombres tienden a un tono más profundo. Tanto hombres como mujeres aumentan la variedad de su tono para que sus voces suenen más dinámicas y no resulten monótonas. En términos prácticos, identificar este tipo de señales podría permitir a alguien notar si una persona con la que está hablando podría sentirse atraída por ella o no.

De esta manera, las características no verbales de las voces pueden desempeñar un papel significativo a la hora de interpretar de la salud, la fertilidad, la atracción y la posible infidelidad, por nombrar algunos. Tomar estas claves, junto con las muchas otras señales que recibimos cuando hablamos con alguien, puede ayudarnos a tomar decisiones más informadas y completas sobre con quién pasar el tiempo y a quién evitar. Pero la próxima vez que te encuentres escuchando y juzgando la voz de alguien por estas señales sutiles, recuerda que ellos también estarán juzgando las tuyas.

10 señales inequívocas para detectar una infidelidad

Múltiples son las estadísticas que de tanto en tanto se publican en las que se ofrecen datos sobre la incidencia de la infidelidad en la sociedad y en las que, dependiendo del país, edad y estatus sociocultural o económico, se ofrecen unos porcentajes u otros.

A nivel global suele decirse que la balanza está bastante equilibrada, existiendo unas proporciones del 60% de infidelidad masculina frente a un 40% femenina. Pero teniendo en cuenta según qué zona geográfica el número de hombres infieles dobla al de las mujeres (por ejemplo en países asiáticos).

Algunos son los estudios que indican que en España la infidelidad femenina supera en un 6% a la masculina.

Según los expertos, estas son las diez claves para detectar una infidelidad:

  1. Nunca tiene el móvil a la vista. No sabes qué pasa pero ya no deja el móvil sobre la mesa del comedor como antes. Lo lleva en el bolsillo, se empeña en guardarlo siempre y tienes la sensación de que está borrando whatsapps y llamadas. Raro, raro…
  2. Pasa menos tiempo en casa. El trabajo se ha vuelto una prioridad, reuniones a deshoras, siempre llega tarde y está muy ocupado/a.
  3. Duplica los rituales de aseo personal. Nunca lo había hecho pero ahora de repente se ducha también cuando llega a casa, aunque no haya vuelto en bici del trabajo. ¿Estará borrando huellas?
  4. Preocupación por su físico. De la noche a la mañana se preocupa por su cuerpo, se apunta al gimnasio y hasta se pone a dieta.
  5. Renueva el vestuario. Nunca le ha gustado ir de compras y ahora no para de estrenar trapitos. Ropa más juvenil o cualquier cambio de estilo inesperado es sospechoso.
  6. Gasta más dinero. No es muy económico mantener dos relaciones. Fíjate en los pequeños gastos, pequeñas cantidades, pagos frecuentes… siempre son indicios de alguna actividad fuera del ámbito de la pareja.
  7. Más pasión. Cuando más abandonada tiene la relación, tu pareja parece sufrir un ataque repentino de enamoramiento hacia ti. Más pasión, más besos, detalles, regalos, cenas románticas… Un síntoma claro de su mala conciencia.
  8. La infidelidad siempre deja rastro. Si te gustaba CSI, este es el momento de demostrarlo porque no hay infidelidad que no deje rastro. Desde carmín en la camisa, hasta notitas en la cartera y otros restos más comprometidos.
  9. Aquí es fácil no equivocarse, si tu pareja ya fue infiel en el pasado, tiene todas las papeletas para volver a serlo. Cuidado con los reincidentes.
  10. Sospechas fundadas. Los indicios pueden llevarte a los datos y a partir de ellos conseguir pruebas. Contratar a un detective privado puede serte muy útil si tus sospechas son fundadas. No dejes ningún cabo suelto.

Echa un vistazo en este blog a otras curiosas infografías

Disfruta de las curiosidades de este blog también en formato papel y no te pierdas los libros “Ya está el listo que todo lo sabe” y “Vuelve el listo que todo lo sabe”, que pueden convertirse en un regalo ideal. Tienes más info en el siguiente enlace: http://bit.ly/librosdealfredlopez

Fuente de consulta e infografía: veritasdetectives
Fuente de la imagen:

Tags: 10 señales inequívocas para detectar una infidelidad, claves para detectar una infidelidad, detectar una infidelidad, diez claves para detectar una infidelidad, hombres infieles, infidelidad, infidelidad femenina, infidelidad masculina, infiel, mujeres infieles, poner los cuernos, ser infiel | Almacenado en: Curiosas Infografías, Curiosos Personajes, Miscelanea de Curiosidades

Cuando pensamos en las causas de la ruptura de una pareja, lo primero que nos viene a la mente suele ser una palabra: infidelidad. No hay otro aspecto del amor que suscite más miedo, cotilleos o fascinación. Las estadísticas varían, ya que no existe una definición universal del término, y por si eso fuera poco, la era digital nos ofrece posibilidades inéditas, y en continua expansión, de mantener todo tipo de encuentros ilícitos.

Para algunos expertos, como el sexólogo y experimentado terapeuta de pareja Antoni Bolinches, la definición de infidelidad sí está clara: la persona infiel es aquella que mantiene relaciones sexuales con un tercero sin el consentimiento de su pareja. Pero entonces, ¿es chatear engañar? ¿Y practicar el sexting? ¿Estar dado de alta en Tinder a espaldas de nuestra media naranja cuenta? ¿Y seguir en contacto con un ex? ¿Y qué hay de los affairs emocionales?

¿Es chatear engañar? ¿Y practicar el sexting? (AnaBGD / Getty)

Para Bolinches, que reconoce que la tecnología y los cambios sociales han vuelto más compleja la realidad de la pareja, debemos hablar en algunos casos de “infidelidad cibernética” y en otros de “enamoramiento alternativo”. Dicho enamoramiento podría ser “incluso más pernicioso que una infidelidad sexual”, puesto que la persona que, por respeto a su pareja, se priva de mantener relaciones con el objeto de su deseo, convierte automáticamente ese deseo en idealización y esa frustración en aversión hacia su cónyuge.

Cuándo hay infidelidad

Esther Perel, psicóloga y autora de The State of the Affairs, un libro que pretende entablar una conversación abierta y sin tabús acerca de la infidelidad, explica que para que esta exista deben darse al menos uno o varios de los siguientes supuestos:

1. La relación es secreta y se produce al margen de otra relación que podríamos calificar como “principal”. Es precisamente el secreto, según explica la autora, lo que da intensidad a los encuentros.

2. La alquimia sexual. Para Perel, las relaciones ilícitas a veces incluyen sexo y a veces no, pero siempre son eróticas.

3. Vínculo emocional. La mayoría de las relaciones paralelas registran un componente emocional en uno u otro grado.

Cómo detectar el engaño

Pero a veces no es fácil saber si nuestra pareja nos engaña. Según Anne Bercht, psicóloga experta en ayudar a parejas a recuperarse después de una infidelidad, existen señales que podrían indicarnos que algo no va bien:

1. Tu pareja se vuelve emocionalmente distante, ausente, retraída o deprimida.

2. Se muestra enfadada y crítica, y hay un aumento de las discusiones de pareja.

3. Te acusa de querer controlarlo o controlarla y reclama más espacio propio.

4. Repentinamente debe trabajar más horas que antes, tiene más reuniones fuera del horario laboral y viajes de negocios.

5. Presta mucha más atención a su aspecto: se compra ropa nueva, hace ejercicio, pierde peso…

6. Se muestra más entusiasmado por la vida y tiene mucha más energía que antes, por lo que hace cosas que antes no le interesaban o adquiere nuevas aficiones.

7. Se pone a la defensiva si le hacemos preguntas que tengan que ver con nuestras sospechas.

8. Flirtea mucho más que antes con el sexo opuesto.

9. Tiene una demanda mayor de privacidad, por lo que es posible que ponga una clave en su teléfono si no la tenía antes o pase muchos ratos solo frente al ordenador u otro dispositivo electrónico.

10. Te cuesta describir la sensación, pero tienes cierta intuición de que algo no marcha como siempre.

Diferencias entre hombres y mujeres

Para Antoni Bolinches, autor de Amor al segundo intento, las señales difieren si la persona que mantiene una relación ilícita es un hombre o una mujer. Aunque el porcentaje de mujeres y hombres infieles se va igualando –actualmente se estima que en convivencias de más de diez años es del 60% para ellos y del 40% para ellas– ambos géneros presentan muchas diferencias en la gestión del sentimiento de culpa que suelen conllevar este tipo de transgresiones.

También hay diferencias en sus expectativas ante una aventura. Las mujeres, al parecer, se mostrarían mucho más dispuestas a romper su vínculo anterior para iniciar una nueva relación estable con su amante, mientras que el porcentaje de hombres que desean lo mismo es más pequeño. Bolinches lanza aquí un aviso para navegantes: “El 50% de personas que dejan a su pareja por otra, al año están arrepentidas”.

El 50% de personas que dejan a su pareja por otra, al año están arrepentidas

Antoni Bolinches Sexólogo y terapeuta de pareja

Esther Perel explica que algunas de estas parejas nacidas de una infidelidad sí perviven, pero en su experiencia coincide con Bolinches al afirmar que la mayoría no lo hacen, incluso aunque la separación previa fuera pacífica. Para Perel, “la aventura vive en la sombra del matrimonio, pero el matrimonio también vive en el centro de la aventura”.

Tradicionalmente se ha explicado la infidelidad como el síntoma de que una relación es infeliz, pero los expertos coinciden en señalar que estas situaciones también se dan entre los matrimonios felices. “La idea de que un affair representa necesariamente un fracaso es tremendamente dañina”, advierte Perel. Incluso las personas que declaran tener relaciones satisfactorias pueden traspasar la línea roja y, según esta psicóloga, “eso no significa que rechacen su relación. No es tanto que quieran abandonar a su pareja, sino que desean abandonar a la persona que se han convertido ellos mismos”.

Tradicionalmente se ha explicado la infidelidad como el síntoma de que una relación es infeliz (PeopleImages / Getty Images)

La idea de la infidelidad como una traición, pero también como un deseo de reencontrarse con una versión perdida y anhelada de uno mismo es uno de los temas centrales del libro de Perel. Explica esta terapeuta de pareja que al interrogar a los hombres acerca de sus motivos para cometer una infidelidad, a menudo estos describen que se sienten marginados, que ocupan un lugar secundario en la crianza de los hijos y que la fuente primaria de intimidad de sus compañeras ya no son ellos, sino los niños.

Las mujeres, en cambio, declaran una sensación de alienación y de ruptura en relación consigo mismas. Al convertirse en las cuidadoras principales de los niños y del hogar se sienten desconectadas de su ser erótico. Lo que estos dos discursos tienen en común es el sentimiento de pérdida: de uno mismo, de la conexión con el compañero o de la libertad, sea esta una sensación real o imaginada.

Para Antoni Bolinches, a la hora de analizar el aumento de las infidelidades que hemos experimentado en las últimas décadas, tenemos que pensar en el modelo de pareja que como sociedad hemos decidido adoptar. “Socialmente vamos hacia un modelo de monogamia sucesiva. La infidelidad no puede desaparecer porque, sexualmente, el sujeto más atractivo siempre es el próximo. Cansan más las mismas manos que las mismas caricias”. Bolinches asocia la fidelidad sexual a la madurez emocional de las personas: “Son más fieles las personas más maduras emocionalmente, porque saben sublimar mejor la libido y porque están más profundamente comprometidos con ciertos valores personales”.

Se ha dado un aumento de las infidelidades en las últimas décadas. (cyano66 / Getty)

Para Perel, limitar la conversación a un asunto de madurez personal, traición y moral soslaya las preguntas más interesantes que este fenómeno nos invita a hacernos. La infidelidad, según la autora, dice mucho acerca del matrimonio. No solo del nuestro, sino del matrimonio como institución. También se zambulle profundamente en la cultura actual del privilegio, donde los damos por sentados y nos sentimos obligados a buscar nuestra realización personal como nunca antes en la historia.

“La infidelidad puede enseñarnos muchas cosas acerca de las relaciones. Abre la puerta a examinar en profundidad nuestros valores, la naturaleza humana y el poder de eros. Nos fuerza a pelearnos con algunas de las preguntas más inquietantes: ¿qué lleva a algunas personas a traspasar líneas que les costó mucho trabajo trazar? ¿Por qué la traición sexual duele tanto?”.

Los efectos de la infidelidad

Según Antoni Bolinches, los efectos de una infidelidad en la persona que la padece pueden llegar a ser incluso traumáticos. Las tres consecuencias más notables que se observan son:

1. Pérdida de confianza en el sujeto amoroso.

2. La herida afectiva. El sentimiento de que ya no somos queridos por nuestra pareja.

3. Depreciación de la autoestima y la seguridad personal. Consecuencia de la segunda: si ya no somos queridos es porque no somos queribles, porque no valemos lo suficiente.

Este psicólogo recuerda que solo un tercio de las parejas en esta situación son capaces de regenerar su vínculo tras la crisis, ya que utilizan el sufrimiento como un punto de partida para mejorar como personas y aportar más a la relación. Otra tercera parte se separa, y en el último tercio, la unión se deteriora por la inadecuada gestión de las secuelas de la infidelidad.

Si decidimos tomar la crisis de pareja como un trampolín para recuperar y reforzar nuestra relación, los expertos recomiendan buscar ayuda profesional para clarificar sentimientos e ir reparando poco a poco las heridas. Esther Perel asegura que a las parejas casadas que hacen terapia tras una infidelidad les suele preguntar: “Vuestro primer matrimonio ha terminado. ¿Estáis preparados para crear juntos el segundo?”

Cómo saber si tu pareja te es infiel: diez señales claras de que te pone los cuernos

Notas a tu pareja rara últimamente. No sabes muy bien qué le ocurre. Empiezas a pensar que su comportamiento extraño es debido a una tercera persona. Infidelidad. Cada día que pasa lo tienes más claro. No obstante, aún no tienes pruebas evidentes de que te esté poniendo los cuernos con otra persona.

Bueno, no te preocupes, querido lector. Hay signos que delatan a todos los infieles. Si de verdad quieres descubrir si tu pareja tiene una aventura o un amante, sigue leyendo. Si no, mejor sal ya de la página. Ya sabes que ojos que no ven, corazón que no siente.

Un consejo no solicitado: confía siempre en tu intuición. Las dudas no aparecen por sí solas

Si al llegar al final del artículo sigues teniendo dudas, te ofrecemos un consejo no solicitado: confía en tu intuición. Las dudas no aparecen por sí solas. Además, la clave de que funcione correctamente una relación se basa en la confianza mutua. Si has llegado hasta el punto de buscar en internet «signos de infidelidad», mal plan.

Déjalo, o háblalo seriamente. Confía siempre en tus sentimientos y en lo que es mejor para ti. Y piensa que hay muchos peces en el mar y que muchas veces hay que echarle valor para dejar algo que no te hace feliz del todo.

Dicho esto, vamos a lo que hemos venido: estas son las señales que delatan a todo infiel:

1) Está distante

Uno de los signos más claros de infidelidad es la distancia emocional que muestra la persona que engaña a su pareja. De repente está retraído o deprimido. No tiene nada que contar, habla lo justo y necesario y parece que no le importa cómo le ha ido el día siquiera a la persona con la que comparte techo.

Los infieles pasan de ser individuos atentos, cercanos y confiables a todo lo contrario. Si has notado que tu amorcín últimamente está distante, no te escribe/mira/toca como antes, cuidado.

Y, ojo, esta distancia el infiel no la tiene con la gente que hay a su alrededor. De hecho, al revés: se vuelve más amoroso con los otros que le rodean, ya sean amigos, compañeros de trabajo, padres o hijos.

Si se ha quitado el anillo, malo malo… Jasmine Wallace Carter

2) Todo le parece mal

Se enfada o critica todo. Incluso puede llegar a ser bastante cruel con sus comentarios. Siempre tenéis la misma rutina y de pronto le parece mal. O quizá la serie que estabais viendo juntos ahora le aburre y prefiere estar con el móvil o ensimismado en «sus» cosas.

Se enfada o critica todo, e incluso puede llegar a ser bastante cruel con sus comentarios

Si has notado que últimamente tu pareja gruñe por todo lo que antes le gustaba, y no acepta ningún plan nuevo, hay muchas probabilidades de que te la esté pegando.

Discute por todo Vera Arsic

3) Cree que le controlas

El tercer punto en la lista de los signos de infidelidad tenemos el tema del control. A menudo los infieles se quejan de que su pareja les controla, cuando ellos mismos son los que están intentando controlar todo su alrededor para que no les pillen.

Ten claro, lector, que los que engañan tienen un gran estrés: a los nervios de que no le descubran el affaire se suman los clásicos miedos y remordimientos. No obstante, esto es algo que llevan muy bien los que ya han puesto los cuernos más de una vez.

Así que si empiezas a notar que tu pareja siente que le controlas, o que de repente le sienta mal que le preguntes qué hace o a qué hora va a llegar a casa, mal plan.

Necesita mucha privacidad, y antes no Trinity Kubassek

4) Piensa que tú eres infiel

Ya lo decía Maluma en una de sus canciones, «si lo haces, lo imaginas». Los infieles creen que su pareja le pone los cuernos, y hacen muchos comentarios al respecto o de pronto muestran celos con la gente que rodea a su amor.

Los infieles creen que su pareja le pone los cuernos, y hacen muchos comentarios al respecto

Si últimamente has percibido que tu pareja está preocupada por si te arreglas diferente, por con quién sales, por quién te escribe o tiene celos de alguien que te rodea… desconfía. El ladrón piensa que todos son de su condición, no lo olvides.

Está muy preocupado por con quién sales Rawpixel.com

5) Ha cambiado de hábitos

La quinta señal y una de las más claras es que ha cambiado de hábitos. Por ejemplo, ahora sale más tarde del trabajo, tiene muchos viajes, se ha apuntado al gimnasio o tiene un nuevo grupo de pádel. Raro, raro, amigo.

Además, y lo que es peor, no se da cuenta de que cada vez pasa menos tiempo contigo, incluso parece que le da igual. «Así son las cosas, amor». Huye.

De repente es fan del pádel. Uh, raro Oliver Sjöström

6) Se arregla más

Tu pareja ahora le presta especial atención a su apariencia. Se compra ropa nueva, ha adelgazado, se arregla más, va al gimnasio, se mira más en el espejo… Son signos claros de que le gusta alguien, y de que ese alguien no eres tú.

Ahora se pinta los labios y antes no

7) Tiene nuevos gustos

Tu amorcín tiene ahora más energía por la vida en general. Hace cosas nuevas, escucha música diferente y tiene interés repentino por un pasatiempo o deporte que antes no sabía ni que existía.

Le preguntas por ello y te responde con titubeos o directamente miente: «No, es un libro del que me ha hablado Fulanito…» o «siempre me ha gustado el flamenco» son frases que te ponen en alerta. Sabes que no es así. Cuando uno es infiel suele sentir devoción por los intereses de su nueva ilusión, y quiere participar en ellos.

Nada, que le ha dado por las pesas… Victor Freitas

8) Tiene cuidado con el móvil

Nunca ha sido celoso con su smartphone pero desde hace semanas que se pone tenso cuando vibra o sonríe a la pantalla de forma extraña. También lo pone boca abajo cuando estás al lado o se pone nervioso y lo bloquea si te acercas. Si es así, tenlo claro: al menos microinfiel está siendo, es decir, cuando una persona siente deseo o atracción por otra, tontean, hablan, pero no ha pasado a nada carnal.

Nunca ha sido celoso con su smartphone pero desde hace semanas que se pone tenso cuando vibra

Una cosa que hacen muchos infieles es silenciar conversaciones de WhatsApp, Twitter o Instagram, para que no les salen los avisos en la pantalla. No te decimos que mires su móvil, ni mucho menos, que además es delito, pero si percibes que de pronto tiene cinco notificaciones nuevas y que ninguna ha saltado en pantalla puede ser por dos razones: es su amante o un grupo que tiene silenciado.

Si sonríe mirando la pantalla ten claro que no está leyendo un chiste Adrianna Calvo

9) Pide más privacidad

Desde hace unos días tu pareja tiene una necesidad obsesiva de «privacidad» y de quedarse despierto hasta las tantas de la noche para trabajar en el ordenador o leer en el móvil. Y lo que es más sospechoso: no te da explicaciones de qué está haciendo.

Todo eso crea un abismo entre vosotros difícilmente superable, y puede ser un signo irrefutable de infidelidad, ya que los que ponen los cuernos suelen necesitar aislarse de su pareja lo máximo posible.

Últimamente piensa mucho, y no en ti

10) El sexo es diferente

Otros signo de infidelidad incluye notar algo diferente la vida sexual de ambos. Puede ser que haya ido a mejor o a peor. O que antes fuese muy abundante y ahora escasa, o al revés. Este es un signo claro de que tu pareja no se acuesta solo contigo.

Los infieles siempre modifican la actitud sexual que tienen hacia su pareja: unos muestran más interés y otros menos

Los infieles no reaccionan igual con el tema sexual: unos se sienten culpables así que muestran más deseo, otros de pronto no sienten atracción por su pareja, los hay que siempre están cansados, hay otros que de pronto quieren probar cosas nuevas… Ahí ya juega tu intuición, lector.

Ahora quiere hacerlo todo el rato Rawpixel.com

Y hasta aquí. ¿Te hemos sacado de dudas? ¿Crees que nos falta alguna señal? Cuéntanoslo.

¿Tu pareja te engaña? 7 signos de infidelidad que le delatan

La infidelidad dentro de una pareja, por desgracia, está a la orden del día. Hombres y mujeres: ya no se salva nadie. Todo el mundo conoce a alguien que ha sido infiel alguna vez o que ha sufrido porque su pareja le ha engañado con otra persona. Quizás, incluso tú misma te has visto en alguna de estas situaciones. Y no tiene por qué implicar siempre un factor físico: infidelidad. Y al final sufren unos y otros.
Si tu relación sentimental atraviesa una etapa extraña, estás intranquila y andas con la mosca detrás de la oreja porque tu pareja está “distinta” estate alerta porque puede ser que haya conocido a otra persona… No hace falta contratar al mejor detective privado para desenmascarar a una persona infiel.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Signos de infidelidad

1. Pasión por el móvil

El móvil puede sernos de gran ayuda si queremos detectar si nuestra pareja nos puede estar siendo infiel. No es cuestión de revisarle los mensajes y controlar la lista de llamadas (revisar el móvil es una baño? ¿Controla constantemente si alguien le ha llamado o si ha recibido algún mensaje? ¿Borra la lista de llamadas o los chats de WhatsApp? ¿Recibe mensajes a horas muy “extrañas”?

2. Nuevas reuniones semanales

¿Tu pareja vuelve cada día más tarde a casa alegando reuniones de trabajo imprevistas? ¿Se arregla más de la cuenta cuando antes le daba poca importancia a la apariencia? ¿Han aumentado las quedadas con amigos? ¿Cuando vuelve te detalla al dedillo dónde ha estado, qué ha bebido y con qué amigos en concreto han estado? Si tu respuesta es afirmativa a todas estas preguntas, no es por alarmarte, pero es muy sospechoso que trate de justificar cualquier salida fuera de lo normal… ¿O no?

Descubre: 25 consejos muy útiles para que tu relación funcione

© Señor y señora Smith

3. ​Más autoestima

¿Te llama la atención la nueva confianza que ha adquirido tu pareja en sí misma de la noche a la mañana? ¿Se comporta como si fuera el nuevo Superman? Cuidado, porque un nuevo amor o una relación esporádica con otra persona aportan un chute de autoestima y confianza.
Los cumplidos, la sensación de sentirse querido, la seducción… Todo eso potencia la autoestima de una persona… Aunque claro, todo puede tener una explicación. Puede ser que tu pareja haya leído un libro de motivación y este cambio radical sea el resultado, ¿quién sabe?

4. El sexo ya no es lo mismo

Puede ocurrir que de repente no tenga tantas ganas de tener relaciones como antes, que le cueste más «conectar» contigo o que diga que está cansado… Algo normal si ya tiene sexo fuera y además hay otra persona que le despierta mucho más interés que tú.

5. ​Amigos esquivos

Cuando una persona es infiel alguien del entorno lo suele saber: amigos comunes, compañeros de trabajo, hermanos… Por este motivo, es probable que se comporten de forma extraña y tensa contigo sin ningún motivo aparente. Te conocen desde hace tiempo y te quieren: la situación no es plato de buen gusto. ¿Cómo comportarse con alguien del que sabes que le están engañando? ¿Se lo dices? ¿No se lo dices?

6. Facturas misteriosas

Vivís juntos y las facturas siempre han sido de dominio público. No existen secretos y menos en cuestiones económicas. O eso pensabas… ¿De pronto no hay ni rastro de sus facturas de móvil? ¿Han desaparecido las cuentas de los cargos de su tarjeta? ¿O has visto un gasto sin justificar?

7. ​Cargos de conciencia

Si una persona le es infiel a su pareja suele tener un comportamiento diferente. Está intranquila, perturbada y tensa. Además, se ponen nerviosos e irritables si les preguntas qué es lo que les pasa y porqué están tan “raros”. Es totalmente normal, no en vano sabe de sobra que está haciendo algo mal y que te está haciendo daño. Ocultar una infidelidad no es una cosa sencilla porque una pareja se conoce muy bien.
Reconocer los signos de infidelidad
Si tras repasar nuestra lista de signos de infidelidad has reconocido más de uno en tu pareja, puede ser que te esté engañando. Pero cada persona es única y reacciona de forma personal ante las diferentes circunstancias de la vida. Así que puede ser que tu pareja y tu estéis hechos el uno para el otro y nada ni nadie rompa vuestra eterna luna de miel. ¿Lo mejor? Dejar de leer sobre ello en Internet y hablar con tu pareja.

Infidelidad: por qué ocurre y cómo prevenirla
Orgasmo femenino: las mejores posiciones para una mujer
¿Lo tienes claro? Cuándo decir «te quiero» por primera vez

5 signos más comunes de la infidelidad según los detectives privados

A diario, se registran múltiples búsquedas en internet de este tipo: «detectives privados infidelidades» con las que muchas personas contactan con agencias detectives para solicitar información y contratar los servicios de detectives privados para descubrir si una persona pudiera estar siendo infiel a su cónyuge, y sobre todo poder acreditarlo, dado que la decisión a tomar (de ruptura) no puede sustentarse únicamente con meras sospechas, sino que requieren que sean irrefutables y determinantes.

La infidelidad o adulterio (del latín, adulterium, o relación sexual voluntaria entre una persona casada y otra que no sea su cónyuge) es algo que en la actualidad se da con la misma frecuencia tanto en hombres, como en mujeres, siendo múltiples la razones que pueden llevar a un hombre infiel (o a una mujer infiel) a «ponerle los cuernos» a su pareja. Sin embargo, David C. Atkins, profesor asociado e investigador de la Universidad de Washington, asegura que los datos de la infidelidad pueden presentar interesantes giros y matices significativos si observamos los géneros en ciertos intervalos de edad. Su estudio sobre la infidelidad arrojó conclusiones como que un 10% de las parejas será infieles a sus respectivos cónyuges, de los que un 12% son los hombres los que cometen adulterio, siendo las mujeres adúlteras un 7%.

¿Cuáles son los signos más comunes de la infidelidad? ¿Hay señales de alarma que puedan evidenciar la existencia de una infidelidad?

Existen unas pautas o patrones que las personas suelen reproducir cuando se introducen terceras personas en una relación. El infiel o la infiel evidenciarán rasgos o conductas como las que a continuación destacamos. Si les parece, a partir de aquí nos referiremos a la persona que está siendo infiel, sea hombre o mujer, como «el infiel».

Cambio de actitud

El infiel, cuando se involucra en una relación afectiva fuera de su matrimonio, llega a desarrollar un importante cambio, para mal. La pareja percibe que su marido (o esposa) ya no le corresponde afectivamente, mostrando apatía, distanciamiento y hasta rechazo. Esta conducta viene a reproducir, por un lado, la sensación del infiel de que su pareja resulta un estorbo o muro que le impide alcanzar su objetivo de estar o permanecer el mayor tiempo posible con su nuevo «amor». A esta desagradable sensación de frustración que experimenta el infiel, se le suma el incordio que le supone que su pareja le esté preguntando constantemente por sus ausencias y por su drástico e incomprensible cambio de humor y de postura hacia ella (o él).

Todo este rechazo, apatía y malhumor, además de llevar a un empeoramiento de la relación, a discusiones y silencios prolongados, trae consigo una vida sexual insatisfactoria, o inexistente.

Múltiples ausencias injustificadas

Evidentemente, como reza el refrán: «no sólo de pan vive el hombre», y las relaciones afectivas precisan de tiempo y, sobre todo, de encuentros. Estas citas, este tiempo, ha de sacarse de algún sitio, encontrándose el infiel ante la necesidad de buscar oportunidades para verse con su amiga o amigo, y de poder justificarlo ante su pareja. Aquí es también cuando nuestros clientes empiezan a ver cosas que no cuadran, como por ejemplo que él diga que ha ido al gimnasio, cuando viene con la mochila y su ropa deportiva casi intacta. O cuando las ausencias «injustificadas» comienzan a multiplicarse, al igual que las coartadas (fácilmente desmontables) que el infiel ha de inventarse, como por ejemplo: necesidad de echar más tiempo en el trabajo, verse con amigos, ir de compras, etc . Esta suele ser otra importante señal de alarma de que algo no funciona y de que el fantasma de la infidelidad acecha en la pareja.

Todo el día pegado al móvil

Hoy en día, es difícil encontrar a alguien que no dependa de una u otra manera de su móvil. Sí, es una realidad innegable: las personas utilizan constante y casi compulsivamente sus móviles, pero, no todas las personas lo hacen casi a escondidas y protegiendo sus terminales con una contraseña que sólo ellos conocen y guardan celosamente. Quienes sufren la infidelidad (o sospechan que pudiera haberla) comienzan a observar como sus parejas vigilan y controlan las vibraciones de su móvil, de una manera extraña, casi furtiva. Su móvil no deja de vibrar, teniendo en ocasiones que hasta incluso apagarlo. El infiel está casi siempre en línea en whatsapp, especialmente cuando no está en casa.

Algunos de nuestros clientes llegan a ver que algo no marcha bien cuando se topan por casualidad con la factura del móvil de su pareja y observan decenas de llamadas a un mismo número, todos los días, a horas en las que casualmente el infiel no está en casa, y si encima estas llamadas se producen a horas «extrañas» como las 7:30 de la mañana, tras salir por las puertas de casa con destino al trabajo, las dudas comienzan a ser clamorosas.

Si observa que su pareja está más pendiente del móvil de lo habitual, chatea más de la cuenta y lo empieza a proteger con contraseña y se lo lleva a todos lados, como evitando de que pueda acceder a él, podría estar ocultando algo.

Excesivo interés en mejorar su imagen

Otro de los síntomas clave de que nuestra pareja pudiera estar «echando una cana al aire» es un cambio de imagen fruto de un excesivo y repentino interés en mejorar su imagen. Sí, apuntarse al gimnasio cuando no se ha hecho nunca deporte, comprarse abundante ropa y/o cambiar de estilo, pueden ser síntomas de que la mejora de imagen no sea algo casual, sino premeditado, con el fin de resultar más atractivo para su nueva amistad.

Nuevas amistades o grupos de exclusión

Sospeche cuando su pareja hace nuevas amistades y se reúne con ellas, estando usted excluido o excluida. Pudiera estar empleando esto como excusa para verse con quien realmente quiere ocultar. Las amistades pantalla son uno de los recursos más utilizados por los infieles, como coartada para justificar sus ausencias y para verse con quienes mantienen una relación, quien puede ser alguien también relacionado con esta nueva amistad. Los nuevos grupos de amistades pueden albergar triángulos de infidelidad.

Otro ejemplo de libro de grupos de amistades en los que usted podría estar excluido son los grupos de compañeros y compañeras de trabajo. Si su pareja comienza a tener reuniones o salidas de compañeros de trabajo, sospeche, especialmente cuando en el trabajo es donde se fraguan y desarrollan la mayor parte de los casos de infidelidad que investigamos.

Todo lo anterior es una aproximación a los principales síntomas de una infidelidad. Si observa que en su relación pudieran estarse dando varios de los puntos presentados, considere profundizar antes de que las dudas y las sospechas puedan hacer mella en su relación, llegando a destruirla, sin saber a ciencia cierta si se ha producido o no una infidelidad.

(Visitas totales: 824, hoy: 1 visitas)

7 señales que delatan la infidelidad de tu pareja

En una relación, en cualquier momento pueden presentarse sospechas de infidelidad.Es normal pensar que nuestro compañero sentimental está traicionándonos. Pero, a veces solo se tienen conjeturas, no se sabe si realmente existe una infidelidad de pareja como tal.

Antes de acudir a un reclamo, se debe tener absoluta certeza de la situación. Es necesario emprender la tarea de recolectar evidencia, para esclarecer si el asunto es real y no producto de la imaginación.

Nada de lo que explicamos puede darnos una respuesta definitiva. Por eso tenemos que ser cautos y evitar conclusiones precipitadas sobre la posible infidelidad.

Ante este panorama, mencionaremos algunas pautas que ayudarán a esclarecer ideas sobre posibles sospechas.

Razones de sospecha de una infidelidad de pareja

Existen diferentes razones por las que sospechamos de una infidelidad de pareja. Entre ellas se encuentran:

1. La obsesión repentina por el móvil o las redes sociales

Puede que nuestra pareja tengaun problema de adicción al móvil o a las redes sociales. Según este estudio realizado por la Universidad Autónoma de Nuevo León (México), es un problema cada vez más habitual,por eso hay que analizar si esta necesidad ha sido repentina o, por el contrario, ha comenzado de manera gradual.

Si lleva su teléfono encima en todo momento, si controla y chequea constantemente mensajes y llamadas, borra los registros, podemos estar ante un posible signo de infidelidad.

No obstante, hay que señalar que no se recomienda revisar el móvil o las redes sociales a nuestra pareja. Aunque estemos seguros de su infidelidad, esto supondría un quebranto de su intimidad.

2. Hay una parcela de su vida en la que no te deja participar

De repente, tu pareja tiene una nueva afición y te es imposible comprender cómo ha llegado hasta ahí. Posiblemente, no quiere compartir contigo absolutamente nada que tenga que ver con el tema.

En este caso hay que ser cautelosos, comprender que su recelo puede ser una forma de reclamar un espacio personal.

Por esta razón, es necesario examinar detenidamente lo que puede estar ocasionando este comportamiento. No es aconsejable tomarlo como una señal inequívoca de infidelidad.

Sin embargo, la exclusión producto de una nueva parcela, resulta ser un indicio de engaños de pareja en muchos casos.

Visita este artículo: Cuando hablar con la pareja es como hablar con la pared

3. Tiene nuevas reuniones u obligaciones

Si tu parejaempieza a tener reuniones fuera de su horario laboral o académico con demasiada frecuencia, es normal que sospeches.

Si en cada una de estas ocasiones, te detalla al dedillo lo que ha hecho o los lugares a los que ha ido, es probable que no esté hablando con naturalidad.

Esta actitud se puede deber, muchas veces, a síntomas de culpa o miedo. Por consiguiente, este tipo dereacciones defensivas son susceptibles a ser objeto de observación.

4. Encontramos en la ropa y el cuerpo marcas de besos, pelos u objetos ajenos

Las pruebas físicas siempre destacan una mayor evidencia y dan claridad sobre una infidelidad o traición.

Observar y controlarla existencia de estos indicios puede aportarnos una prueba irrefutable que nos ayude a confrontar con nuestra pareja la situación.

5. De repente, nuestra pareja está más segura de sí misma

Las nuevas relaciones suelen proporcionar un soplo de aire fresco a nuestra autoconfianza. Por eso, si a tu pareja le ha dado de pronto“un subidón” y no la reconoces en sus actos, puede ser un motivo de sospecha.

Cuando este indicio se une a otros tantos de los que venimos comentando, puede estar indicándonos que hay una tercera persona.

6. Cuida su aspecto de forma repentina

Este punto está unido con el anterior. Puede que nuestra parejaempiece a cuidarse con más detalle, cuando antes no lo hacía.

Esto puede deberse a que le apetece o a que algo le hace tener esa necesidad. Posiblemente, quiere tener una apariencia más atractiva por algún motivo en especial.

Un cambio de hábitos en la vestimenta y la apariencia suele ser un signo bastante notorio de una actividad ajena.

7. Renueva sus cuidados hacia ti

Puede que tras unos cuantos años de rutina vital y sexual, tu pareja te sorprenda con nuevos intereses y con dedicación especial hacia ti.

Es posible que esto obedezca a las ganas de tu pareja por renovar la relación o a que ha aprendido nuevas cosas fuera, por ejemplo.

¿Quieres conocer más? Lee: Los 4 pilares fundamentales de una pareja

¿Qué hay detrás de la infidelidad de pareja?

Los motivos de una infidelidad de pareja se relacionan con la infelicidad, la lujuria, el cansancio o la desmotivación. Todas estas variables debilitan la solidez de una relación.

Como hemos venido comentando, a pesar de que estos y otros comportamientos pueden ser indicio de que hay otra persona, también puede que ninguna de estas señales obedezca a un engaño.

Hay muchos motivos que causan esta situación. En primer lugar, siempre tenemos que analizar si algo va mal en la relación o no.

La infidelidad de pareja es uno de los temas que más interés suscita. Este estudio realizado por la Universidad Autónoma del Estado de México ha recopilado información sobre los factores que se encuentran asociados al engaño en la pareja.

Os hemos destacado algunos de los factores relacionados con la infidelidad para que, llegado el caso, los tengáis en cuenta. Entre los motivos de infidelidad encontramos:

La falta de amor

Es común que, con el tiempo, dejemos de amar a nuestra pareja. Esto puede favorecer la idea de buscar a alguien más.Se encuentra consuelo al desamor en otra persona.

La rutina y el aburrimiento

Con el tiempo, la costumbre crea la necesidad de salir en busca de nuevos estímulos, según sugiere este estudio realizado por la Asociación de Psicología de Puerto Rico. Además, la curiosidad y la inquietud sexual y afectiva pueden favorecer una infidelidad.

La necesidad de seducción

Hay gente que está encerrada en su vanidad.Éstas miden su atractivo y su valor según sus conquistas. El narcisismo y la voluntad de amarse a si mismo contribuye en este aspecto.

Falsas creencias

O creencias egoístas que pretenden justificar la infidelidad: “solo por esta vez”, “nunca he estado con nadie más y tengo que probar”, “no tiene por qué enterarse”, “es solo sexo”, “no voy a perder la oportunidad”, etc.

También puede ser decisivo un sistema de valores que no sancione la infidelidad.

Problemas de comunicación

Problemas que se esconden y no se resuelven pueden generar resentimientos. Se acumulan dentro de la relación y acaban minándola de prejuicios y rencores.

Otros factores

Otro factor de infidelidad de pareja puede ser el sentimiento de soledad dentro de la relación. Por otra parte, la falta de satisfacción sexual suele favorecer la idea de buscar otro.

Queda un factor más:las expectativas irreales o la idealización de la relación de pareja y del otro, que pueden producir grandes decepciones que terminan creando distancia.

Las 6 señales que indican que él es infiel (y te das cuenta demasiado tarde)

11/04/2018 05:00 – Actualizado: 11/04/2018 07:32

¿Se puede confiar en los hombres? Sí. ¿Se puede confiar en los hombres una relación duradera? No. Esa es la premisa que defiende la doctora Amy Iversen. La experta en relaciones personales asevera que «no importa cuán fuerte creas que es tu relación, ya que es probable que llegue un día en que tu pareja se sienta tentado a ponerte los cuernos».

(Ojo, para lectores sensibles: no decimos que ellas no sean infieles, pero este artículo está orientado a cuando son ellos los que pecan).

Se puede confiar en el novio o marido de turno, pero hay que tener cuidado si la relación se ha alargado en el tiempo, pues aumentan las posibilidades de que el susodicho encuentre placer en otra mujer.

Los hombres que provienen de familias desestructuradas, por alguna historia de infidelidad, son más propensos a seguir el ejemplo

«La infidelidad puede ser tan dolorosa que a menudo ellas no quieren ver las señales. No obstante, son intuitivas», añade Iversen en ‘Femail’.

Cada relación es diferente, pero hay una serie de indicadores que preceden a casi todos los affaires. «Si tienes la información correcta, incluso podrás venir la aventura mucho antes de que se produzca».

Las siguientes señales revelarán si realmente tanto él (por que le pillen) como ella (por ser la engañada) tienen motivos para preocuparse:

1) Familia desestructurada

Los hombres que provienen de familias desestructuradas, por alguna historia de infidelidad, son estadísticamente más propensos a seguir el ejemplo.

Una infancia conflictiva o abusiva, o un niño que ha sido inseguro en su infancia, pueden hacer que un hombre se sienta más inclinado a cometer una infidelidad.

Asimismo, una educación estricta o formal puede aumentar la atracción de la exploración sexual y la rebelión diferida. Si fue a un colegio privado o de curas, malo.

Ojo, ninguno de estos criterios en forma aislada significa nada. Pero cuando se producen en conjunto con otros indicadores hacen que las sospechas se conviertan en verdades.

2) Ya ha sido infiel

¿Él tuvo una aventura anterior? ¿Durante su anterior relación él usó apps de citas, hizo sexting o vio demasiado porno? Si es que sí hay motivos de sobra para desconfiar.

Cualquiera de estos indicadores puede indicar una predisposición a la infidelidad. Otra pista se puede encontrar a través de su círculo social: si tiene muchos amigos o familiares cercanos que han sido infieles a sus parejas, es probable que él lo sea también, ya que el valor que su entorno le da la infidelidad traza las líneas morales del susodicho.

3) Su vida está cambiando

Las aventuras son mucho más que sexo. A menudo tienen poco que ver con la otra persona y más con la lucha del individuo con su propia identidad.

Un despido del trabajo, una jubilación, la llegada de un hijo, un cambio de hogar… cualquier evento en la vida del hombre que afecte a la confianza en sí mismo puede aumentar el interés en explorar las oportunidades sexuales fuera de la pareja.

Las aventuras son mucho más que sexo. A menudo tienen poco que ver con la otra persona y más con la lucha del individuo con su propia identidad

«La muerte también es un poderoso afrodisíaco», apunta Iversen. El fallecimiento de amigos de familiares, o malas noticias de salud de allegados, pueden hacer que la idea de una aventura sea más atractiva, por aquello del ‘carpe diem’.

Esther Perel, una autoridad en la psicología de la infidelidad, afirma que la razón más común para tener una aventura es «sentirse vivo». Después de un roce con la muerte, una aventura permite que un hombre coja a la vida con ambas manos.

4) Ha cambiado su comportamiento

La emoción y la adulación que un hombre siente al comienzo de una aventura se manifiesta en cambios notables de comportamiento. De repente podría estar invirtiendo mucho más tiempo en su apariencia. El infiel tiene nuevas lociones para después del afeitado, hace mucho más ejercicio físico y/o se compra ropa nueva.

Los affaires también requieren de planificación y subterfugio. Hacer llamadas en una habitación diferente, mantener conversaciones silenciosas y usar mucho las redes sociales son síntomas clásicos de que un hombre está a punto de poner los cuernos.

Gracias al extendidísimo uso de las nuevas tecnologías, internet y los móviles se han convertido en grandes aliados de los amantes secretos. Pero también de quienes quieren desvelar sus aventuras. Lo primero que hace una persona que engaña a su pareja es alejar de ella su teléfono. No sólo porque contenga posibles mensajes ‘picantes’ del otro o la otra, sino porque nunca se sabe cuándo puede llamar un amante ardiente.

5) Se comporta raro

Un hombre que considera la infidelidad encontrará formas de justificar emocionalmente su decisión. De repente puede volverse muy crítico con el comportamiento y la apariencia de su pareja. Puede parecer que continuamente esté buscando oportunidades para comenzar una discusión.

Hacer llamadas en una habitación diferente, mantener conversaciones silenciosas y usar mucho las redes sociales son síntomas de infidelidad

Él puede aislarse emocionalmente mientras lucha con su sentimiento de culpa, y es más que probable que la aventura afecte su vida sexual de alguna manera. Excitado por la emoción, su libido puede aumentar repentinamente, o podría suceder todo lo contrario. Además, momentos de afecto espontáneo o regalos pueden indicar que un hombre está traicionando a su pareja.

6) Tienes la sensación de que te engaña

A veces no hay señales de que tu pareja te esté poniendo los cuernos, pero lo sientes. No sabes por qué, pero algo dentro de ti te dice que él te está engañando o, al menos, ocultando información. «Instintivamente, nosotras sabemos cuando algo está pasando. Tenemos un sexto sentido, y debemos confiar en eso», sentencia Iversen.

Aunque no hay que volverse paranoico ni celoso, lo cierto es que si el presentimiento es fuerte y duradero, es posible que una esté en lo cierto. Cabe recordar que nadie se merece estar con una persona que le hace sentir mal, así que si crees que es infiel… CHAO.

Señales de que te están siendo infiel

Si desconfías ponle mucha atención a estas señales.

La desconfianza es la primera señal de que algo anda mal en una relación.

Y aunque a muchas los celos no les quita el sueño, hay señales claras que deben tener en cuenta.

Advertencia: si eres la reina de las celosas te recomendamos leer estas señales con mucha precaución.

1. Tiene una muy buena amiga, pero no te la quiere presentar

La clave está en la segunda parte: no te la quiere presentar.

¡Dejen al pobre hombre tener amigas!

Antes de sacar las garras intenta averiguar el motivo exacto por el que no quiere que ustedes se conozcan.

Ten en cuenta, el peor enemigo de tu relación puede ser tus celos.

2. Recibe llamadas del trabajo en horas no laborales constantemente

Si tu novio recibe llamadas por las noches o los fines de semana y dice que son del trabajo puede que estés con un chico comprometido con su futuro o con un ¡descarado!

Intenta preguntar detalles, si son de trabajo no dudará en contarte.

Y aunque estas llamadas te despierten dudas, por lo menos estás con un tipo trabajador y no con un emprendedor pasivo, uno de los peores especímenes para tener una relación estable. Conoce los demás aquí.

3. Evita todo tipo de evidencias de estar en una relación

Para algunas la relación no es oficial hasta que él no suba una foto juntos.

Pero no necesariamente tiene que ser así.

Mira aquí los errores fatales que cometen las parejas en redes sociales.

Lo que si puede prender alarmas es cuando no le gusta tomarse fotos juntos.

O peor aún, si te pide que no lo etiquetes.

Una cosa es un hombre sin interés en las redes sociales, otra cosa es que te esconda.

4. Te acusa constantemente de estar engañándolo

“Si yo lo hice seguro que ella también”.

Es una reacción extraña pero no deja de ser común.

Lo primero que debes hacer es pensar si le has estado dando alguna de estas señales a él.

Ellos también tienen derecho a sentir celos y desconfiar.

Sin embargo cuando descartas las señales pero el sigue insistiendo, es hora de plantearse que a lo mejor el que está siendo infiel es él.

5. Miente sobre dónde está

En una relación estable lo normal es contarle a su pareja sobre su ubicación.

Ahora saldrán las locas disparadas a pedir que les compartan la ubicación exacta. ¡Y no!

Esa no es la idea.

Lo que si notarías es ruido de calle y te dice que está en su casa.

O música a todo volumen y voces…pero él está visitando a su abuela.

¡Sí claro!

6. No es capaz de explicar lo que ha hecho en el día

Seguramente tenga que mentir para verse con la otra.

Pregúntale qué hizo en el día y verás si puede responder con total tranquilidad.

Si se pone ansioso, o hay baches de tiempo inexplicables lo más probable es que ya tengas tu respuesta.

Pero ¡ojo!

Puede que haya estado comprandote un regalo o una sorpresa…casos se han visto.

7. Nunca guarda los números de teléfono

¿A ver? Simplemente no es normal.

Preguntale o hazle saber que te incomoda, pero de una manera sutil para que no quedes como una loca.

Al fin y al cabo es solo una señal, no una prueba definitiva.

8. Dice que no te esfuerzas lo suficiente en la relación

La mayoría de los infieles buscan excusas para justificarse.

Si se han distanciado te echará la culpa a pesar de que sientas que haces el esfuerzo por acercarte.

¡No comas cuento!

Si sientes que tu relación no está funcionando mira aquí estas preguntas que debes hacerte antes de terminar.

9. Es demasiado cuidadoso con su celular

A ver, no estamos justificando que le mires el celular a escondidas.

Si eres de las que se lanza sobre su celular en cuanto puedes ¡ojo!

Otra cosa es que se ponga nervioso cuando estás viendo su celular con el, o si no te lo deja cerca ni muerto.

Lo mejor que puedes hacer es preguntarle de frente, eres su novia no una espía.

Te recomendamos que leas este testimonio sobre lo que pasa cuando tu novio no tiene Instagram aquí.

10. Aumentos repentinos de deseos sexuales

Existen dos explicaciones para esos aumentos inesperados de darte besos, tener sexo o simplemente ser más cariñoso.

Por un lado está el remordimiento.

Que te esté siendo infiel no quiere decir que no se sienta mal por hacerlo.

Así que puede intentar repararlo con una dosis extra de amor.

Por otro lado tener una pareja sexual nueva aumenta el deseo.

Y sí, puede que esté saciando el deseo que la otra le produce contigo.

¡Perro!

Recuerda, estas solo son señales.

Pero son pequeños detalles que en el día a día pasan desapercibidas y podrían llevarte a la verdad.

Y si estás teniendo otros problemas en tu relación mira qué, cuándo y cómo trabajar en tu relación aquí.

Aún así, lo mejor que puedes hacer es hablar con él.

La comunicación es clave para tener una relación sana.

Y si te estás muriendo de la ansiedad, mira aquí lo que deberías comer para evitarla o combatirla.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *