0

Sindrome de peter

El síndrome o complejo de Peter-Pan

El síndrome de Peter Pan, o SPP, es un trastorno psicológico que se manifiesta en las personas adultas mediante un comportamiento infantil o un rechazo frente a toda responsabilidad. A continuación te mostramos las explicaciones.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

¿Qué es?
Estudiado por Dan Kiley, el síndrome de Peter Pan es un trauma que bloquea la madurez emocional del niño. En otras palabras, la persona afectada crece con normalidad, su inteligencia se desarrolla, pero su corazón permanece bloqueado en la infancia, como Peter Pan, que se encierra en un mundo maravilloso, lejos de los problemas de los mayores… Así pues, el síndrome aparece al principio de la edad adulta.
¿De dónde viene?
Este trauma viene de la infancia, el período en el que el individuo se construye un equilibrio afectivo. Normalmente, una armonía se dibuja gracias al amor transmitido por los padres. Por lo tanto, una carencia afectiva puede ser el principio del síndrome de Peter Pan. Al crecer, los niños “mal queridos” desarrollan un problema. Se sienten desprotegidos y angustiados frente a lo desconocido del mundo de los mayores.

¿A quién afecta?
Parecería que este síndrome afecta más a los chicos que a las chicas. A menudo se cita al hijo mayor de una familia cuyo padre está ausente, poco presente o se muestra irresponsable. A partir de ahí, si la madre está cansada o deprimida, no tendrá el tiempo ni la fuerza para darle a sus hijos el cariño que necesitan para desarrollarse con normalidad. Pero todavía es peor si la madre no tiene confianza en ella misma, y si la busca en sus hijos, ya que corre el peligro de absorberlos, de minarlos intentando sacar de ellos la fuerza que le falta. En estos casos, no es la madre quien lleva a sus hijos, sino que son los hijos los que deben llevarla a ella.

Las consecuencias en el adulto
Una vez adulto, el individuo traumatizado tendrá dificultad para controlar sus sentimientos. Por ejemplo, un hombre esperará de su compañera una postura de madre y del amor maternal que ello implica. Paradójicamente, este nuevo sentimiento, dado que no lo ha conocido hasta el momento, puede darle miedo y angustiarle. Se trata, por lo tanto, de un miedo crónico que vive cada día la persona afectada, extraña respecto a las emociones de los adultos. El riesgo de tensión con sus allegados es frecuente, más si no se da cuenta de que está enferma. De la menor observación hace una montaña que hay que superar, lo que pulveriza día a día la poca confianza que tiene en ella misma.
La sexualidad
El único momento en que la persona afectada puede sentirse segura y querida se encuentra en su vida sexual. Es un instante tranquilizador, en el que el hombre-niño (o la mujer-niña) se deja llevar. El riesgo: una vida sexual desproporcionada, incluso incontrolable. Algunas personas incluso pueden llegar a ser infieles, no porque estén insatisfechas con su relación, sino sólo por sentirse todo el tiempo queridas y deseadas.

¿Cómo salir del síndrome de Peter Pan?
Curarse cuando se sufre este síndrome necesita un tiempo y, en primer lugar, hay que querer curarse. No hay que olvidar que, de alguna manera, el corazón ha sido neutralizado desde el día del bloqueo. Por lo tanto, se trata de llevar a cabo una verdadera reeducación. Para ello, la persona debe proceder en varias etapas:
1/ Llegar a comprender que está enferma
2/ Conocer sus sentimientos, lo que suprime el bloqueo emocional, la falta de empatía para dejar de tener miedo de los demás y dejar de estar angustiada. Para esta etapa, se recomienda anotar los sentimientos día a día para volver al contacto consigo misma.
3/ Pensar en una terapia. Ir a ver a alguien y hablar con una persona competente en la materia es una buena forma de abrirse y de retomar la confianza en uno mismo. Además, el SPP puede conducir a la persona a deprimir. Por lo tanto, es indispensable poder hablar de ello y mantener un seguimiento.

¿Cómo reaccionar si se trata de alguien cercano?
Lo más importante cuando alguien cercano sufre este síndrome es tener confianza en él, no dudar en hacerle ver sus esfuerzos, a apoyarle verbalmente. Tendrá más seguridad y progresará de forma natural.

Las terapia que se deben evitar
No te lances con prácticas de meditación sin reflexionar sobre ellas, ya que algunas están rotundamente contraindicadas para las personas que sufren el síndrome de Peter Pan:
– El yoga
– La hipnosis
– El método Vittoz
– La Programación Neurolingüística (PNL)
Estas técnicas de relajación distinguen el cuerpo y los sentimientos, mientras que para curarse, se pide a los pacientes que sientan sus emociones y distingan sus efectos sobre el cuerpo.

Libros que hay que leer:
– The Peter Pan Syndrome: Men Who Have Never Grown Up (El síndrome de Peter Pan, la persona que nunca crece),de Dan Kiley.
– Michael Jackson, the other side of the Mirror (Michael Jackson, el otro lado del espejo), de Yves Gautier.

El síndrome de Peter Pan y el complejo de Wendy

Más allá del popular cuento de Peter Pan, parece que pueden existir hombres que siguen siendo niños a pesar de su edad, y mujeres que actúan como madres, en lugar de ser esposas. ¿Hombres Peter Pan y mujeres Wendy? ¿Es posible?

Dan Kiley, psicólogo norteamericano, estudió el síndrome de Peter Pan, conocido como un trauma que bloquea la madurez emocional del niño. El adulto que sufre este trastorno se resiste a aceptar las obligaciones y roles propios de la edad, lo que acaba afectando a sus relacione sociales.

Mientras que Jaime Lira indagó sobre el complejo de Wendy,es decir, que que padecen personas que enfocan su vida al cuidado, protección y control de los demás. A pesar de que lo más ordinario es que los hombres se correspondan con el síndrome de Peter Pan y las mujeres con el complejo de Wendy, también pueden darse de manera indistinta en los diferentes sexos, aunque se presenten en menos proporción.

El síndrome de Peter Pan

El síndrome de Peter Pan se denomina al conjunto de rasgos que presenta un hombre que no sabe o no puede renunciar a ser hijo para ser padre. Es decir, son hombres que no quieren renunciar a ser niños. Se sienten como niños, viven como niños y esperan ser entendidos por los demás.

El síndrome de Peter Pan se caracteriza, por lo tanto, por inmadurez en ciertos aspectos (psicológicos, sociales, problemas sexuales), además de presentar rasgos narcisitas, de dependencia, irresponsabilidad, rebeldía etc. Sobre todo son hombres que temen a la soledad, a ser abandonados y a fracasar.

«Comienza a manifestarse la madurez cuando sentimos que nuestra preocupación es mayor por los demás que por nosotros mismos.»

-Albert Einstein-

Suelen tener más de 30 años e irradian bienestar en el primer momento en el que los conocemos. La irresponsabilidad es una de sus características principales, que ejercen a través de la culpabilización a los demás y falta de compromisos.

En el terreno de las relaciones de pareja no se esfuerzan por formar una pareja madura y estable. Son hombres-niños que se resisten a crecer y madurar, por lo que serán incapaces de cuidar, proteger o llevar hacia delante a una relación de pareja. Por eso la mayoría de ellos solo tienen relaciones superficiales, sin permanecer durante mucho tiempo en una relación estable, ya que huyen del compromiso.

El complejo de Wendy

El complejo de Wendy es conocido por mujeres que manifiestan una preocupación excesiva por el bienestar del otro, acompañado de sentimientos de temor al rechazo e inseguridad continua. Estas mujeres presentan una serie de conductas significativas como son, por ejemplo, sentirse imprescindibles, intentar hacer feliz a la pareja de manera persistente, evitar que el otro se enfade, pedir perdón por todo lo que hace aunque no sea responsabilidad suya, etc.

Las mujeres que manifiestan este complejo buscan ser aceptadas por los demás a través de conductas de agrado dirigidas al resto, porque creen que así se ganaran su respeto. Son mujeres prisioneras de su miedo al rechazo y abandono, con marcada tendencia al autosacrificio. El complejo de Wendy tiene por lo tanto características de sobreprotección sobre el otro.

Actitudes como “ya lo hago”, “no te preocupes”, “no sé qué harías sin mí” caracterizan a las mujeres Wendy actuales. Ejercen así en la relación de pareja más como una figura maternal, en lugar de esposa o pareja. Entienden el amor como sacrificio y asumen responsabilidades en lugar de los demás, favoreciendo de esta manera la inmadurezmasculina o el síndrome de Peter Pan.

LaRazon

Si te encuentras diciendo frecuentemente “deberías” o “tienes que” a tu pareja, puede que tengas el complejo de Wendy, en alusión al personaje de la película Peter Pan, donde esta joven es quien cuida y pone en regla al chico que no quiere crecer.

Claudia (51), por ejemplo, cuenta que su esposo Freddy (54) era libertino e irresponsable. “Él se molestaba cuando yo no lo despertaba para ir a su trabajo; también se enojaba conmigo si en alguna reunión con amigos yo no lo cuidaba porque se le habían subido las copas”.

“Wendy es esta mujer que se comporta como progenitora con su pareja y que hace de madre abnegada”, explicaba la psicóloga Janeth Ibargüen, en el programa de Castbox, Tu voz interior.

“Son dependientes porque quieren ser indispensables para su pareja al realizar sus responsabilidades; a pesar de que ella no quiera hacerlo, las hacen igual, por sentirse valoradas, porque no quieren que la pareja se vaya de su lado”, explica el psicólogo Juan José Vargas.

¿Y cómo son las personas Peter Pan? Irresponsables, impulsivos, con crisis de ansiedad o angustia, inmaduros, incapaces de pensar en el futuro, inseguros, con miedo a entregar el cariño a los demás, narcisistas; con baja tolerancia a la frustración, coléricos, de baja autoestima, reacios a la autocrítica y manipuladores, detalla Ibargüen. “En el fondo padecen soledad y pueden ser infieles crónicos”.

Pero ojo, “este síndrome de Peter Pan lo sufren también las mujeres, no solo los hombres… ahora los papás consienten a la mujer y no le dan responsabilidades, lo cual no las deja crecer”, asevera Vargas.

Usualmente, las personas Peter Pan buscan a una pareja con el complejo de Wendy, “que es una mamá permanente. Entonces, como en la película, forman una pareja de un hombre irresponsable y una mujer que permanentemente lo está cuidando, le está diciendo: ‘no olvides esto y aquello’, ‘toma esto’, ‘tu comida’, ‘tu ropa’, etc., esas acciones que tienen las madres cuando los niños son pequeños”, explica la psicóloga Elizabeth Ordoñez.

Es común que las Wendys se refieran a su pareja como a su “otro hijo” y que ambos críen, a su vez, seres predispuestos a ser Peter Pan o Wendy.

Felizmente, ya no hay muchas Wendys, asegura Ordóñez, “porque la mujer hoy busca una pareja y no un niño al que deba cuidar. Por lo tanto, si un hombre quiere encontrar pareja es necesario que crezca”.

  • Solución

Si ya no quieres formar parte de esta pareja Peter Pan y Wendy “basta que una de las partes acepte que tiene este problema y vaya a terapia, no necesariamente deben ser los dos”, recomienda Vargas.

  • Libera

Para ayudar a tu pareja con complejo de Peter Pan, deja de tratarlo como a un niño, permite que haga sus cosas.

  • Causas

Las Wendys aprendieron desde pequeñas a cuidar a otros miembros de la familia y los Peter Pan, a no tener responsabilidades.

  • Tolerancia

Deja que tu pareja cumpla sus obligaciones, no importa si tú crees que podrías hacerlo mejor.

  • Autorespeto

Que ames a esa persona no quiere decir que pasen por encima de ti.

  • Ubícate

No pidas disculpas porque no hiciste la obligación del otro. No te corresponde.

  • Empatía

Peter Pan, tú no eres el centro del universo, todos tienen obligaciones que cumplir.

  • Asume

Algún día estarás solo y no tendrás a nadie que te pueda cuidar. Hazte cargo de tus responsabilidades.

Con datos de: Elizabeth Ordóñez

(psicóloga, Tel.: 70656455),

Juan José Vargas (psicólogo, Tel.: 7 250 5966)

y Castbox. fm

O que é a Síndrome do Peter Pan?

Entenda mais sobre a Síndrome do Peter Pan

Você se lembra das aventuras do Peter Pan? O conto retrata a história do jovem Peter Pan, um rapaz que se recusa a crescer e sai pelo mundo em busca de aventuras mágicas. O personagem foi criado, originalmente, em 1911, pelo escritor britânico James Matthew Barrie (1860 – 1837), para uma peça de teatro que acabou se tornando livros, filmes e musicais que encantam crianças em todo o mundo até hoje.

As atitudes e comportamentos do personagem mais famoso deste conto infantil transformaram-se em referência para os homens que têm dificuldade em amadurecer. Essa associação se deu a partir da publicação do livro do psicólogo norte-americano Dan Kiley (1912 – 2004), intitulado “Peter Pan Syndrome: Men Who Have Never Grown Up”, em 1983, ou “Síndrome de Peter Pan- O Homem que nunca cresce”, em tradução livre.

Dr. Kiley trabalhou por anos com crianças e jovens com desvios comportamentais e, em sua rotina de atendimentos, percebeu que muitos deles apresentavam, justamente, a dificuldade de crescer e assumir as responsabilidades de adultos. Foi daí que nasceu a ideia de seu best seller.

Eu tenho o material certo

para você entender o que é

e como funciona esse

método poderoso!

Eu Quero

Eu tenho o material certo

para você entender o que é

e como funciona esse

método poderoso!

Eu Quero

Como identificar a Síndrome do Peter Pan

De acordo com o psicólogo Dan, a Síndrome de Peter Pan se caracteriza pela grande dificuldade do indivíduo se enxergar como um adulto e se desvencilhar totalmente do seu papel de criança e começa a crescer de verdade. Isso o faz constantemente agir de forma infantil, imatura, rebelde e inconsequente e ainda assim querer ser compreendido e aceito em sua forma de ser e agir. De acordo com o estudioso, essa resistência em crescer é mais comum entre os homens e pode afetar a vida acadêmica, profissional e amorosa daqueles que perpetuam comportamentos infantis.

Geralmente, este homem cresce fisicamente, mas sua mente continua a morar em sua infância, rejeitando veementemente os papéis de pai, marido e profissional e ficando imersa num universo particularmente cheio de comportamentos infantilizados. Por isso mesmo, seus hábitos (hobbies, brincadeiras, preferências alimentares) ainda são associados a está época, pois ele nega envelhecer, o que interfere diretamente em sua qualidade de vida em todos os sentidos.

Neste sentido, são observados na vida adulta problemas de ordem sexual, psicológica, financeira e social, além de forte dependência emocional dos pais, que refletem-se diretamente em sua dificuldade para amadurecer, crescer e honrar seus compromissos pessoais e profissionais.

Além disso, quem tem esta síndrome desperta o comportamento narcisista e faz com que o indivíduo sofra de sérios bloqueios em suas relações, fazendo com que ele tenha dificuldades em assumir e manter relacionamentos amorosos duradouros.

Tornando a situação em um problema no mundo corporativo

Você já se deparou com aquele funcionário que “faz bico” ou “fecha a cara” quando recebe um feedback ou quando discordam do que ele pensa ou fala? Aposto que você trabalha ou já trabalhou com alguém que age dessa forma! A atitude infantil diante dos superiores ou companheiros de trabalho remete à “birra” de uma criança que leva bronca da mãe.

Ao adotarem comportamentos incompatíveis com o mundo corporativo, como a falta de maturidade ou não assumir responsabilidades profissionais, essas pessoas ficam presas na Terra do Nunca e se afastam das exigências do mundo real e se esconder em um mundo de fantasia.

Dessa forma não conseguem desempenhar seus papéis com sucesso em seus trabalhos e vida pessoal, que é o que se espera na vida adulta.

Coaching e o processo de desenvolvimento humano

O tratamento para a Síndrome de Peter Pan é feito por meio de psicoterapia e o acompanhamento especializado de um profissional da área. Paralelamente aos cuidados médicos, o paciente pode buscar ajuda na metodologia do Coaching e entender o seu processo de desenvolvimento humano, ou seja, a sua real identidade.

O Processo de Identidade é uma das mais poderosas e importantes ferramentas do Coaching. É nela que buscamos saber quem somos, como, por que, para conseguirmos trilhar a vida adulta com sucesso.

Nesse processo, a pessoa com a Síndrome de Peter Pan consegue captar a grande maioria das informações acerca de comportamentos adquiridos desde a infância, e que são características marcantes em sua vida adulta. Durante a análise, serão encontrados comportamentos provenientes do convívio com os pais, bem como do ambiente familiar, que repetem padrões e limitam o amadurecimento deste paciente.

A partir desse reconhecimento, o indivíduo consegue trabalhar de uma forma mais assertiva quanto à eliminação desses bloqueios e limitações, que tem como consequências a falta de autoestima, depressão, síndrome do pânico, entre outros distúrbios, que nos inibem no processo de evolução.

Você acredita que é verdadeiramente feliz em sua essência?
Clique aqui e descubra! Acesse o “Termômetro da Felicidade”!

Os benefícios da Psicologia Positiva

Por meio da aplicação da Psicologia Positiva que tudo isso que falei acima acontece. A técnica é considerada o mais moderno estudo da psicologia, desenvolvido no final do século XX, por Martin Seligman, professor da Universidade da Pensilvânia, nos Estados Unidos. É a ciência que estuda como despertar e manter a felicidade autêntica.

Seligman buscou entender o que leva os indivíduos a se sentirem plenos e realizados, identificou as virtudes e forças de caráter que sustentam verdadeiramente as emoções positivas, estimulam o alto desempenho e promovem o bem estar e prosperidade.

Como uma “luz no fim do túnel”, este movimento científico ajuda aqueles que sofrem com a Síndrome de Peter Pan a compreender os traços positivos dos seres humanos, e como eles se manifestam, abrindo novas perspectivas para a apreciação do potencial do ser humano. Martin Seligman, considerado o pai da psicologia positiva, afirma que para vivermos bem, necessitamos de:

  • Emoções Positivas;
  • Engajamento, fluidez;
  • Relacionamentos construtivos;
  • Propósito, engajamento e realizações;

Sabendo disso, o Instituto Brasileiro de Coaching (IBC) desenvolveu a Formação em Psicologia Positiva e oferece um conteúdo diferenciado, exclusivo, que atende às exigências do desenvolvimento pessoal e profissional, com foco na felicidade e resultados positivos. Trata-se de um rico embasamento teórico da mais contemporânea vertente da Psicologia, e do que há de mais atualizado no universo do coaching positivo.

A formação em Psicologia Positiva tem como finalidade oferecer aos alunos os mais modernos conceitos, práticas, ferramentas e técnicas de compreensão do potencial humano, gestão e desenvolvimento de pessoas, através de uma visão multifocal.

O Coaching possui diversas linhas de aplicação, podendo contribuir positivamente para diferentes áreas de trabalho. Conheça mais sobre o Coaching acessando aqui.

O programa é destinado às pessoas que objetivam atingir alto desempenho em todas as áreas da vida e queiram agregar o diferencial de se especializar no que há de mais moderno nas ciências humanas.

Conhece alguém que pode estar passando pela Síndrome do Peter Pan? Comente e compartilhe o conhecimento com os seus amigos nas redes sociais.

Hola, esta consulta no es para mí, es para intentar ayudar a mi hermana. Es una chica de 36 años. Ha tenido varias parejas, todas ellas del mismo perfil: chicos inmaduros. Ella es muy responsable y madura, y no acabamos de entender por qué se fija en este tipo de chicos que le acaban haciendo daño. Lo hemos hablado con ella, pero no lo quiere reconocer. Y ahora, de nuevo, está empezando a salir con un chico que cumple otra vez con el mismo perfil. ¿Qué es lo que le ocurre? Lo pregunto porque quizás así, si le explico qué le pasa, podrá darse cuenta y trabajarlo. ¡Muchas gracias, de verdad!

El síndrome Peter Pan suele asociarse a hombres y el complejo Wendy a mujeres, pero no siempre es así. laflor / Getty

Dan Kiley, psicólogo, estudió el síndrome de Peter Pan. Se caracteriza por un bloqueo en la madurez emocional, un adulto que no acepta los roles correspondientes a su edad, evitando las obligaciones. Esto comporta problemas en sus relaciones sociales.

Por otro lado encontramos a Jaime Lira, quién estudió el complejo de Wendy. En este caso son personas que dedican su vida a cuidar y controlar a los demás, ejerciendo la figura de padres.

El síndrome Peter Pan

Personas que rehuyen el compromiso

Tendemos a asociar el síndrome de Peter Pan con hombres y el complejo de Wendy con mujeres. Los estudios indican que en la mayoría de los casos se cumple esta asociación, pero son conductas que puede estar presente en ambos sexos.

Los Peter Pan se caracterizan por la dificultad de crecer emocionalmente y enfrentarse a las responsabilidades de la vida adulta. No les gusta acatar las normas sociales, cuidar de los demás, comprometerse, o tomar decisiones trascendentes. Y cuando algo les sienta mal reaccionan de forma rebelde, como si tuvieran una rabieta de niño.

Cuando algo les sienta mal, reaccionan de forma rebelde, como si tuvieran una rabieta infantil

Dedican su energía a desarrollar actividades lúdicas y siempre tienen la necesidad de sentirse libres. Los efectos a medio y largo plazo de esta actitud ante la vida suelen ser una vida inestable y dificultades para mantener relaciones emocionales íntimas y comprometidas.

La causa puede encontrarse en la infancia. A menudo fueron niños sobreprotegidos por sus padres, que todo lo tuvieron hecho y fácil durante su adolescencia y juventud, y esto no les permitió crecer.

Los hombres con complejo de Peter Pan suelen buscar parejas que tomen decisiones por ellos. skynesher / Getty Images

Estas personas, aunque aparentemente no lo transmitan, sienten angustia cuando deben enfrentarse a la vida real y acatar las obligaciones y compromisos que conlleva “salir del caparazón” y de la protección paterna. De ahí que muchos Peter Pan sientan atracción por mujeres Wendy: una chica que se haga cargo de todo aquello que ellos no quieren asumir y les libere de tomar decisiones.

Personas que adoptan el rol de “cuidadoras”

Por otro lado, muchas mujeres han recibido desde su infancia mensajes –explícitos o subliminales– que han surtido el efecto de limitar su libertad y espontaneidad: “Tienes que ser una buena niña”; “Cuida de tu hermano”, “Sé responsable, que ya eres una mujercita”, y un largo etcétera de frases parecidas. Por supuesto, no son mensajes exclusivamente dirigidos a mujeres, pero culturalmente ellas tienen asignado un rol de cuidadoras que no se atribuye tanto a los hombres.

Las mujeres con complejo de Wendy suelen cargar con todo el peso de las decisiones trascendentes en la relación. Mixmike / Getty Images

Las Wendy han asumido responsabilidades desde muy pequeñas y desarrollan una preocupación excesiva por el bienestar del otro. Necesitan sentirse imprescindibles, son inseguras, intentan hacer feliz al otro de manera persistente para no ser rechazadas y conseguir la aceptación de los demás.

En las relaciones sentimentales, ejercen una actitud maternal, entendiendo el amor como sacrificio (“No te preocupes, ya lo hago yo”). En consecuencia, a menudo se sienten atraídas por hombres con características infantiles.

¿Tienes alguna duda?

Envía tu consulta a: [email protected]

¿Qué es el Síndrome de Peter Pan?

El Síndrome de Peter Pan es muy conocido a día de hoy en nuestra sociedad y muchas veces se utiliza para definir a personas que son muy joviales para su edad o con estilos de vida diferentes al canon social establecido. Y aunque no siempre se corresponde, el Síndrome de Peter Pan sí existe y está tipificado en cuanto a conductas y posibles consecuencias de padecerlo.

Fue el psicólogo americano Dan Kiley quien escribió en el año 1983 The Peter PanSyndrome: Men Who Have Never Grown Up (El síndrome de Peter Pan, el hombre que nunca crece). Hay que aclarar que este síndrome es mucho más común en hombres que en mujeres, pero no obstante puede encontrarse en ambos sexos. Además, sociológicamente se está viendo que el Síndrome de Peter Pan es cada vez más frecuente. Vivimos en una sociedad capitalista, por tanto materialista e inmediata, donde en gran medida se fomenta el negocio de la nostalgia que nos retrotrae a nuestra infancia y nos invita a seguir en esos mundos oníricos de Nunca Jamás.

Portada de Peter Pan and Wendy. Publicado en 1915. Ilustración por F. D. Bedford (1864-1954).

Posibles consecuencias del Síndrome de Peter Pan

Esto de por sí no es malo, pero no es menos cierto que las personas con Síndrome de Peter Pan tienen ciertas peculiaridades, tanto positivas como negativas. Son personas que a simple vista parecen muy activas, alegres, emocionales y vivaces. Al fin y al cabo son niños grandes que se niegan a crecer; o al menos a crecer de cierta manera. Pero esto puede acarrear diferentes consecuencias, la mayoría vinculadas al marco sociológico en el que hoy en día establecemos nuestras relaciones sociales. Es frecuente que estas personas tengan cuadros importantes de ansiedad, tristeza e incluso depresión, ya que de alguna forma se sienten incomprendidos por la sociedad; no encajan bien y no consiguen ofrecer aquello que se espera de ellos. Esto hace que se sientan poco realizados, desmotivados y sin un objetivo claro en la vida, lo que finalmente puede repercutir en la autoestima del individuo.

Algunos síntomas del Síndrome de Peter Pan son:

  • Comportamiento infantil en edades elevadas.
  • Pueden ser personas egocéntricas, con una gran necesidad de atención, miedo a la soledad, inseguridad y baja autoestima.
  • Miedo al compromiso y a la responsabilidad.
  • Tienden a no reconocer sus errores y excusarse siempre.
  • Idealización de la juventud y de su paso por esta etapa de la vida.

Como decíamos, se trata de un síndrome muy extendido en la sociedad actual, pero esto no implica que suponga siempre un problema. Hay personas que sí llegan a la vida adulta y aprenden a madurar pero sin perder al niño que llevan dentro. Sería un paso intermedio donde podríamos entender que, aceptando nuestras responsabilidades como adultos, somos capaces de no perder esa ilusión y vivacidad por ciertas cosas y momentos de nuestra vida que en ciertos contextos podrían tacharse de infantiles o fuera de lugar, pero que lejos de restar, suman y nos dan un plus de alegría y distensión a nuestro, en ocasiones, rutinario día a día.

También te puede interesar: ¿Qué es el Bertillonaje?

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *