0

Sintomas de perimenopausia

Tabla de contenidos

Compártelo con tus amigas:

A partir de los 45 años, puede que empieces a experimentar una serie de desequilibrios físicos y psicológicos que te hagan pensar que ya has llegado a la menopausia, pero el descenso en la producción de estrógenos –uno de los factores que provoca la mayoría de los síntomas de esta etapa–, no se produce de la noche a la mañana.

Hasta que la regla no desaparece al menos durante 12 meses seguidos no se puede hablar de menopausia, pero si ya tienes algunos de estos síntomas, puede ser que estés en la perimenopausia o premenopausia. Lo recomendable es acudir a tu médico en cuanto acuses alguno de estos cambios, para que te aconseje sobre cómo minimizarlos.

Ciclos menstruales irregulares

Este desequilibrio será el que te asegure en qué fase estás, ya que cuando la menstruación se adelanta o se atrasa más de siete días se considera perimenopausia temprana, mientras que será tardía cuando no aparezca en dos meses y haya un intervalo de 60 días entre ciclos. En cuanto aparezcan estos síntomas debes acudir a tu ginecólogo.

Sofocos, sudoraciones nocturnas e insomnio

Esta es una de las grandes quejas durante la menopausia, pero muchas mujeres empiezan a sentir los sofocos en la etapa anterior. En la perimenopausia tardía suelen ser más intensos, también los desequilibrios en el sueño provienen generalmente del trastorno hormonal que está experimentando el cuerpo. Un remedio natural para aliviar este síntoma es la salvia, que palia los sudores nocturnos y tonifica el sistema reproductor, ya que tiene un efecto estrogénico.

Síndrome premenstrual

Algunos síntomas son muy similares a los que puedes tener durante la premenstruación, como dolor en los senos, aumento de peso –sensación de hinchazón del abdomen–, dolor en la zona ovárica, cansancio, dolores fuertes de cabeza o incluso náuseas si la intensidad de los pinchazos es alta.

Problemas en las relaciones sexuales

¿Has empezado a perder el deseo ? Todo tiene una gran relación con la evolución de tus hormonas, por lo que quizá tengas menor lubricación, sequedad vaginal, irritación o picores vaginales y/o vulvares. Durante la perimenopausia estos síntomas empiezan a manifestarse y puede desembocar en una atrofia vaginal en la menopausia. El ginseng o ñame silvestre sirven para estimular la energía y el deseo sexual, aunque lo mejor es que lo consultes directamente con tu médico.

Cambios en el estado de ánimo

Debido a la alteración hormonal, se produce un desequilibrio en tus emociones. Quizá comienzas a estar más irritable ante algunas situaciones, o en ocasiones enfocas tu vida desde un prisma muy negativo. No te alarmes, una de las cosas que puedes hacer es explicarle a tus seres queridos lo que sientes. Una solución natural que disminuirá tu irritabilidad es preparar infusiones naturales de melisa, valeriana o pasiflora, tomadas tres veces al día en pequeñas cantidades.

Pequeñas pérdidas de orina

Recuerda: si al toser o estornudar se te escapan algunas gotitas, no es normal. Puede ser indicativo de que tu suelo pélvico está debilitado. Si acudes al médico ante los primeros síntomas, muy probablemente consigas revertir el proceso y olvidarte de las pérdidas. Mientras tu suelo pélvico se tonifica, y si quieres seguir con tu día a día, puedes utilizar compresas específicas para las pérdidas de orina. Pide aquí tu muestra gratuita.

Nuestro consejo: en cuanto empieces a notar los primeros síntomas, acude a tu ginecólogo. Él es quien mejor te aconsejará en función de tus hábitos y de tu estilo de vida.

No te olvides de:

Además, hay otros asuntos que no debes descuidar:

Fertilidad: NO debes descuidarte. Sigue usando métodos anticonceptivos dado que existe posibilidad de ovulación ocasional aun presentando retrasos menstruales. Para una mujer sana no fumadora la edad no constituye un obstáculo para el empleo de anticonceptivos hormonales. Es más son muy ventajosos en esta etapa porque:

  • Regulan el ciclo menstrual
  • Son de alta eficacia anticonceptiva
  • Protegen la masa ósea
  • Disminuyen la posibilidad del cáncer de ovario o endometrio

Solo estarían contraindicados si existen antecedente personales o familiares de tromboembolismo.

Cáncer de mama y cuello uterino: es importante no dejar de realizar la mamografia y citología anual en esta etapa.

Si no has empezado con una rutina de hábitos saludables, éste es el momento:

  • Actividad física de 30 a 60 minutos al día
  • No fumar
  • Dieta cardiosaludable con suplementos de calcio y vitamina D

¿Es recomendable la terapia hormonal en esta etapa?

SI, 1 de cada 4 mujeres puede padecer sofocos muy intensos que alteren seriamente su calidad de vida y precisen esta terapia, que debe ser con la dosis mínima eficaz durante el tiempo necesario.

También puede ser precisa la terapia hormonal con estrógenos tópicos por vía vaginal si existe atrofia y molestias urogenitales, así como dispareunia (dolor coital). Los estrógenos en crema o comprimidos vaginales restablecen el ph y restituyen la flora vaginal, mejoran la hidratación y previenen las infecciones urinarias. Son francamente beneficiosos y apenas tienen absorción en sangre.

Por lo tanto: vida saludable, revisiones ginecológicas anuales, protección anticonceptiva y menos miedo a las terapias hormonales, ¡que en la mayoría de los casos son muy efectivas!

Fuente: Dra. Gema García Gálvez, ginecóloga.

Compártelo con tus amigas:


  • Alteraciones del estado de ánimo: cansancio, abatimiento, falta de concentración y de energía, irritabilidad, ansiedad o agresividad. Estos son algunos de los estados por los que puede pasar la mujer durante la menopausia.
  • Sequedad vaginal: durante esta etapa disminuyen los estrógenos, lo que hace que disminuya la lubricación vaginal. Algunas investigaciones han vinculado la prevalencia de la sequedad vaginal con la menopausia. Además, la sequedad puede provocar que el coito sea doloroso para la mujer.
  • ¿Pueden producirse sangrados abundantes al comienzo de la menopausia?

    Aunque se trata de un síntoma frecuente en los años previos a la menopausia, muchas veces debido a la fluctuación hormonal de este periodo, cualquier sangrado anómalo debe ser motivo de consulta médica.

    Etapas

    Este periodo tiene tres etapas:

    • Premenopausia: periodo reproductivo anterior a la menopausia.
    • Perimenopausia: etapa en la que comienzan a producirse los efectos biológicos, clínicos y endocrinológicos que se acercan a la menopausia. La perimenopausia se extiende hasta el primer año posterior a que haya empezado la menopausia.
    • Posmenopausia: es el periodo que comienza desde la última menstruación hacia adelante.

    Factores que influyen en la menopausia

    El estilo de vida de la mujer repercute en la menopausia. Sin embargo, existen otros factores que pueden influir en una menopausia temprana:

    • El sedentarismo: la ausencia de actividad física es una de las principales causas que podrían adelantar la menopausia. Si la mujer mantiene una vida activa y realiza deporte varias veces por semana puede ganar otros beneficios, como son la prevención frente a la osteoporosis, la diabetes o disminuir los factores de riesgo cardiovascular.
    • Tabaquismo: el tabaco está vinculado con la disminución de los estrógenos. Si la mujer es fumadora durante mucho tiempo, podrían tener la menopausia hasta tres años antes que las no fumadoras. Además, el tabaquismo empeora otras patologías como la osteoporosis y aumenta el riesgo de fracturas óseas.

    Menopausia precoz

    Aunque la edad a la que suele aparecer la menopausia está entre los 48 y los 54 años, en algunos casos puede aparecer antes de los 40 años. En estas situaciones se le denomina menopausia precoz. Este tipo de menopausia se produce ante una disminución de la actividad de los ovarios. Puede estar causada por una intervención quirúrgica de ovarios o como consecuencia de haber estado sometida a un tratamiento de quimioterapia o radioterapia. También puede deberse a causas genéticas.

    Métodos anticonceptivos en la menopausia

    Las mujeres perimenopáusicas no están totalmente protegidas de un embarazo no deseado hasta que llegan a la menopausia (un año después de su último periodo), por lo que aquellas que no quieren quedarse embarazadas deben elegir un método anticonceptivo. Sin embargo, después de transcurrido un año desde la última regla, no es necesario realizar ningún método de anticoncepción.

    ¿A qué edad empieza la menopausia?

    La mayoría de las mujeres entra en la menopausia entre los 45 y 55 años, sin embargo, cuando los síntomas de la menopausia se presentan antes de este período se le denomina menopausia precoz, la cual puede surgir por alteraciones genéticas o en mujeres que hayan realizado tratamientos como la quimioterapia o radioterapia, por ejemplo.

    Después de la aparición de los síntomas, la menopausia puede demorar hasta 5 años en instalarse por completo y, durante este período llamado climaterio o la premenopausia, los síntomas como calor repentino, dificultad para dormir, dolor de cabeza y la menstruación irregular pueden surgir con mayor o menor intensidad.

    Cómo saber si es una menopausia precoz

    Durante la menopausia precoz se presentan exactamente los mismos síntomas que durante la menopausia, debido a que los ovarios en ambas situaciones dejan de producir estrógeno, sin embargo, una de las diferencias es la edad que la mujer tiene cuando surgen los primeros síntomas.

    Además de esto, la menopausia precoz suele estar asociada a algunos problemas de salud que pueden causar el envejecimiento temprano de los ovarios como alteraciones genéticas en el cromosoma X; antecedentes familiares; haber realizado tratamientos con quimioterapia o radioterapia; algunas enfermedades infecciosas o; la extracción de los ovarios por enfermedades como endometriosis, un tumor ovárico o enfermedad inflamatoria pélvica. Conozca más sobre la menopausia precoz.

    Síntomas de la menopausia

    Los síntomas característicos de la menopausia son la menstruación irregular así como los calorones. Sin embargo, si sospecha que pueda estar entrando a la menopausia, selecciones los síntomas que presenta a continuación:

    1. 1. Menstruación irregular Sí No
    2. 2. Ausencia de menstruación por 12 meses seguidos Sí No
    3. 3. Ondas de calor que comienzan repentinamente y sin causa aparente Sí No
    4. 4. Sudores nocturnos intensos que pueden interrumpir el sueño Sí No
    5. 5. Cansancio frecuente Sí No
    6. 6. Alteraciones de humor como irritabilidad, ansiedad o tristeza Sí No
    7. 7. Dificultad para dormir o menor calidad del sueño Sí No
    8. 8. Resequedad vaginal Sí No
    9. 9. Caída del cabello Sí No
    10. 10. Disminución de la líbido Sí No

    A veces la mujer presenta un síntoma en un mes y otros en el mes a seguir, hasta que con el paso del tiempo se van intensificando y haciéndose más presentes. El ginecólogo llega a la conclusión de que la mujer está en la menopausia tras 12 meses de ausencia menstrual. Conozca más sobre los síntomas de la menopausia.

    Cómo se realiza el tratamiento

    El tratamiento para la menopausia puede realizarse a través de terapia de reposición hormonal, utilizando hormonas sintéticas, el cual es indicado por el ginecólogo.

    Sin embargo, también existen algunos remedios naturales que pueden ser utilizados como la lecitina de soya, el cual es rico en isoflavonas que ayudan a reponer la falta de estrógenos en el torrente sanguíneo de la mujer aliviando los síntomas de la menopausia.

    Para que no haya confusiones con los términos, es bueno recordar que la menopausia es el nombre dado a la última menstruación de la vida de la mujer, mientras que el climaterio es un período posmenopáusico, es decir, la etapa de la vida que comienza después de la última menstruación. Por lo tanto, no es técnicamente correcto decir que una mujer está en la menopausia. Lo cierto es decir que la mujer tuvo la menopausia y ahora está en el climaterio.

    En este artículo se abordan los 25 principales signos y síntomas de la menopausia, incluyendo los que ocurren durante la premenopausia, perimenopausia y postmenopausia.

    Aquí vamos a nos centrar solamente en los síntomas. Para más información sobre la menopausia, causas, diagnóstico y tratamiento, lee: MENOPAUSIA – Causas, Síntomas y Tratamiento.

    Si tienes alguna pregunta sobre los términos que serán usados en este texto, usa la figura a continuación para orientarse.

    Fases del ciclo reproductivo femenino:

    – La menarquía es la primera menstruación de la vida de la mujer.
    – La premenopausia es el periodo de 3 a 7 años antes de la menopausia, es decir, los últimos 3 a 7 años de edad fértil.
    – La menopausia es la última menstruación de la vida de la mujer.
    – La posmenopausia comienza después de la última menstruación, es decir, después de la menopausia. Postmenopausia y climaterio son sinónimos
    – La perimenopausia es el período que abarca la pre menopausia y el primer año de postmenopausia.

    Menopausia

    En general, cuando la gente dice «síntomas de la menopausia», realmente se refieren al grupo de síntomas físicos y emocionales y los síntomas que se producen normalmente en el período de la perimenopausia y durante el resto del climaterio.

    La perimenopausia es una etapa en que el cuerpo de una mujer pasa por una serie de cambios fisiológicos que pueden afectar a su calidad de vida. Lo principal es la reducción de los niveles de estrógeno que ocurre porque los ovarios empiezan a producir menos cantidad de esta hormona. Este período se caracteriza por ciclos menstruales irregulares y significativas fluctuaciones hormonales, frecuentemente acompañadas de sofocos, disturbios del sueño, cambios de humor y resequedad vaginal. Además, los cambios en la grasa corporal y la pérdida de masa ósea típica del climaterio causan gran impacto para la salud a largo plazo.

    SIGNOS Y SÍNTOMAS DE LA MENOPAUSIA
    1- ONDAS DE CALOR – SOFOCOS

    El sofoco, también llamado afrontamiento, son las famosas olas de calor que tienen lugar en la perimenopausia. El sofoco es el síntoma más común de la menopausia, que ocurre en más del 80% de las mujeres.

    Los calores son causados por la reducción de la producción de estrógeno, que provoca una falta de regulación del termostato corporal normal. Sofocos en el período de la pre-menopausia comienzan y suelen durar hasta 2 años después de la menopausia. Durante el resto del climaterio, tienden a desaparecer, pero aproximadamente el 10% de las mujeres siguen teniendo durante mucho tiempo, algunas hasta los 70 años. La peor fase de los calores generalmente ocurre en el año antes de la menopausia.

    El sofoco generalmente se inicia como una sensación repentina de calor centralizado en la parte superior del tórax y la cara, pero que rápidamente se convierte en generalizada. La sensación de calor dura de dos a cuatro minutos, frecuentemente asociada con una sudoración excesiva y, en algunas ocasiones, palpitaciones. También es común surgir escalofríos, temblores y una sensación de ansiedad.

    La frecuencia de los sofocos varía mucho, desde solamente 1 o 2 episodios al día hasta decenas de episodios a lo largo de las 24 horas. Las olas de calor son particularmente comunes en la noche.

    2- SUDORES NOCTURNOS

    Los sudores nocturnos son una variante de los sofocos. En algunas mujeres, los afrontamientos ocurren predominantemente en la noche, provocando una intensa sudoración durante el sueño. En muchos casos, estos calores por la noche perturban el sueño y agravan los síntomas de fatiga e irritación de la perimenopausia.

    El consumo de bebidas alcohólicas durante el día y habitaciones sin aire contribuye al empeoramiento de los calores.

    3- TRASTORNOS DEL SUEÑO

    Los afrontamientos nocturnos, como ya mencionado, son importante causa de disturbios del sueño en el periodo de perimenopausia. Sin embargo, no son los únicos. Muchas mujeres en la premenopausia tienen dificultades para dormir inclusive en la ausencia de los sofocos.

    El insomnio puede ocurrir hasta 7 años antes de la menopausia y, generalmente, empeora en el último año de la premenopausia. Las mujeres ansiosas o deprimidas tienden a ser aquellas con mayor dificultad para dormir.

    4- MENSTRUACIÓN IRREGULAR

    Cambios de periodo menstrual ya pueden ocurrir inclusive antes de la mujer entrar en el período premenopáusico. Inicialmente las alteraciones son sutiles e incluyen cambios en la intensidad del sangrado y acortamiento del ciclo.

    A medida que se acerca la menopausia, los cambios menstruales son más evidentes. El ciclo ahora es errático y se vuelve más largo, pudiendo durar de 40 a 50 días. Los cambios en el volumen menstrual (para más o para menos) y los escapes pueden ocurrir en la mitad del ciclo.

    La menstruación se vuelve cada vez más irregular, hasta desaparecer. La mujer en la premenopausia no tiene cómo saber cuándo será su última menstruación. El diagnóstico de la menopausia solamente puede ser establecido retrospectivamente, cuando la mujer completar 1 año sin menstruar otra vez.

    5- DEPRESIÓN

    Mujeres premenopáusicas tienen 2,5 veces más probabilidades de quedarse deprimidas que en otras etapas de la vida. El riesgo es aún mayor en aquellos que tienen síntomas severos de la premenopausia, especialmente sofocos y disturbios del sueño. La depresión también puede ocurrir en mujeres que se acercan a la menopausia y que aún desean quedarse embarazadas.

    Se cree que la reducción de los niveles de estrógeno, asociada a los incómodos de los síntomas de la premenopausia y al hecho de que la mujer reconoce que está sobrepasando la frontera entre la juventud y la vejez, contribuye para una mayor incidencia de depresión en este período. Después del primer año del climaterio, el riesgo de depresión comienza a caer.

    6- ANSIEDAD

    La ansiedad durante la perimenopausia es causada, probablemente, por la disminución de los niveles de estrógeno que circulan en el cuerpo, lo que reduce la producción de los neurotransmisores responsables de regular el estado de ánimo, como serotonina y dopamina.

    7- ALTERACIONES DEL HUMOR

    Por las mismas razones expuestas en el tema anterior, los niveles fluctuantes de estrógeno son responsables de la gran variedad de estados de ánimo de las mujeres en el periodo de la premenopausia. Durante un solo día, la mujer puede cambiar entre la euforia, la ira y la tristeza, sin una razón real para hacerlo.

    Cuando los síntomas físicos de la menopausia son importantes, los síntomas emocionales también tienden a ser.

    8- SEQUEDAD VAGINAL

    El revestimiento de la vagina se compone de tejidos dependientes del estrógeno. La deficiencia de estrógenos que se produce en la menopausia lleva a un adelgazamiento del epitelio vaginal, resultando en atrofia vaginal (vaginitis atrófica) y síntomas de sequedad vaginal, picazón y dolor durante el acto sexual (dispareunia).

    La sequedad vaginal comienza en la premenopausia, pero se hace muy evidente en el climaterio.

    9- REDUCCIÓN DE LA LIBIDO

    Las alteraciones hormonales típicas de la menopausia son las responsables de la reducción de la libido en la mujer. Además de eso, la propia sequedad vaginal puede hacer el acto sexual doloroso, lo que, aliado a una reducción del aporte de sangre para la región vaginal y vulvar en virtud de la deficiencia de estrógeno, puede reducir la capacidad de la mujer de tener placer con el sexo.

    10- MALA MEMORIA

    El estrógeno también parece tener un papel importante en el funcionamiento normal del cerebro femenino. En la perimenopausia, las mujeres pueden comenzar a tener lapsos de memoria a corto plazo, volviéndose cada vez más frecuentes los olvidos del trivial, como dónde puso las llaves, cumpleaños y fechas de reuniones. En general, no es nada serio, pero en las personas metódicas, puede ser algo que puede generar gran incomodidad.

    Los lapsos de memoria son más comunes en mujeres deprimidas, estresadas o demasiado cansadas.

    11- DIFICULTAD PARA CONCENTRARSE

    Siguiendo la misma lógica del tema anterior, las alteraciones en los niveles de estrógeno causan cambios en la concentración de las mujeres en la perimenopausia. Además de eso, los otros síntomas de la menopausia como insomnio, cansancio, ansiedad, sofocos, etc., también colaboran a una menor capacidad para centrarse en los estudios o en el trabajo.

    12- DOLOR EN LAS ARTICULACIONES

    La salud de las articulaciones, tendones, ligamentos y músculos también sufre con la caída de los niveles de estrógeno. Alrededor de un 60% de las mujeres en la premenopausia se quejan de dolor en las articulaciones. Las mujeres obesas o con sobrepeso son las que tienen más problemas.

    A diferencia de muchos síntomas de la menopausia, que desaparecen en el climaterio, el dolor en las articulaciones generalmente permanece.

    13- PIEL SECA

    La reducción de los niveles de estrógeno está relacionada con una caída en la producción de colágeno, que es la sustancia que mantiene nuestra piel firme y con buena apariencia.

    Por lo tanto, cuando se cambia la producción de colágeno, la piel se vuelve más delgada, más seca, más descamativa y menos joven. La sequedad de la piel puede causar picazón, que en algunos casos puede ser muy desagradable.

    14- PÉRDIDA DE CABELLO

    La salud del pelo de las mujeres también está relacionada con los niveles de estrógeno y colágeno. En la perimenopausia, la mujer comienza a notar que hay un cambio en la calidad del cabello, cada vez más seco, frágil y cayendo con más facilidad. Esta situación tiende a empeorar en la menopausia.

    15- UÑAS DÉBILES

    Así como la piel y el cabello, la salud de las uñas también sufre con los niveles reducidos de estrógeno. En la perimenopausia, las uñas comienzan a quedarse más secas y débiles y pueden romperse fácilmente

    16- CANSANCIO

    El cansancio, la falta de energía y la poca disposición para eventos de la vida cotidiana también son muy comunes antes de la menopausia. Ocurren no sólo por desequilibrios hormonales, sino también por cambios de humor y falta de sueño. En general, el cansancio mejora en la etapa de climaterio

    17- AUMENTO DE PESO

    El metabolismo y la forma en que el cuerpo almacena grasa cambian con la reducción de los niveles de estrógeno. El gasto calórico basal del cuerpo disminuye, haciendo con que sea más fácil aumentar de peso con menos calorías. El cuerpo también pasa a tener un patrón de acumulación de grasa más parecido a los hombres, con más depósitos de grasa en el vientre y alrededor de la cintura.

    18- DOLOR EN EL PECHO

    Mastodinia es el término usado para el dolor en las mamas. Este síntoma es muy común en los primeros años de la premenopausia, pero se vuelve más brando a medida que se acerca la menopausia. En general, desaparece en el climaterio.

    19- DOLOR DE CABEZA

    Hay un tipo de migraña que se relaciona con el período menstrual, que ocurre en forma cíclica todo el mes, justo antes de la menstruación bajar. Las mujeres que tienen este tipo de dolor de cabeza pueden notar un empeoramiento de la misma cuando entran en la premenopausia.

    Inclusive las mujeres que nunca han tenido un dolor de cabeza relacionado con la menstruación pueden pasar a presentarlo en la perimenopausia. En general, la migraña comienza hasta 7 años antes de la menopausia y va intensificándose conforme el ciclo menstrual se hace cada vez más irregular.

    20- PALPITACIONES

    A medida que se acerca la menopausia, palpitaciones y sensación de ritmo cardíaco acelerado se vuelven más comunes. Generalmente, no hay motivos para preocupación y las palpitaciones desaparecen en el climaterio.

    Conforme la menopausia se aproxima, palpitaciones y sensación de latidos cardíacos alterados van haciéndose comunes. Habitualmente, no hay motivos para preocupación y las palpitaciones desaparecen en el climaterio.

    Pacientes con ansiedad y con sofocos intensos pueden tener palpitaciones más frecuentemente.

    21- INFECCIÓN URINARIA

    Así como ocurre con la vagina, la uretra, canal que transporta la orina originaria de la vejiga, es revestida por un tejido muy sensible al estrógeno. Durante la premenopausia ella se vuelve más fina, resecada, menos elástica y más irritable, facilitando la invasión por bacterias.

    Algunas mujeres pueden pasan a tener infección urinaria de repetición a partir de la menopausia, que puede ser minimizada con la aplicación de estrógeno vaginal.

    22- VELLOS FACIALES

    En la perimenopausia la relación entre los niveles de estrógeno (hormona femenina) y andrógenos (hormona masculina) se altera. Toda mujer produce pequeñas cantidades de andrógenos durante la vida, cuyo los efectos son bloqueados por el estrógeno. Cuando la menopausia se aproxima, los niveles de estrógenos caen y los de andrógenos suben. Este aumento de las hormonas masculinas puede provocar la aparición de vellos en la cara de la mujer, principalmente en la barbilla.

    Además de la barbilla, nuevos vellos también pueden surgir en la región del bigote, en las mejillas e inclusive en el pecho y en el abdomen.

    23- HUESOS DÉBILES

    A la medida que envejecemos, nuestros huesos se vuelven más débiles. Este proceso se acelera debido a la falta de estrógenos en la menopausia, haciendo con que las mujeres estén más sujetas a la osteoporosis y fracturas, como del cuello femoral, que los hombres.

    Conforme el climaterio avanza, la osteoporosis se vuelve más común.

    24- DESEQUILIBRIO Y MAREOS

    Episodios repentinos de mareo y pérdida del equilibrio se vuelven más frecuentes en la perimenopausia. Las causas todavía no están bien aclaradas, pero, como todos los síntomas de la menopausia, hay un componente importante de la falta de estrógenos.

    25- SENSACIÓN DE VIENTRE HINCHADO

    Una sensación de vientre hinchado o dilatado es común en el período de la perimenopausia. Las mujeres que han tenido este síntoma durante la menstruación frecuentemente son las que más sufren en esta fase.

    Se cree que la reducción del cambio de estrógeno altere la forma como el cuerpo digiere las grasas de los alimentos, causando una mayor producción de gases, que sería responsable de la sensación de vientre hinchado.

    Fuente: MDSAUDE.com

    Muchas mujeres perciben la menstruación como un incordio. Pero presenciar su desaparición antes de los 40 años no suele ser plato de buen gusto. “La menopausia precoz no es un proceso biológico natural, sino patológico”, indica Santiago Palacios, director del Instituto Palacios Salud de la Mujer. Además, la pérdida de estrógenos (hormonas femeninas) afecta a la piel y a la sexualidad (entre otras cosas), y aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y osteoporosis, según el experto. Es decir, “altera la calidad de vida, pero también amenaza a la salud”, añade Rafael Sánchez Borrego, presidente de la Fundación Española para el Estudio de la Menopausia.

    Las europeas entran en esta fase entre los 45 y los 55 años, aunque la media lo hace a los 51 años, “una edad que se mantiene desde hace mucho tiempo, e incluso parece que se está alargando algo debido a las mejores condiciones de vida”, apunta Palacios. Para seguir esta tendencia tardía, le damos una serie de medidas que retrasarán el cese de su menstruación. Ojo: la menopausia no es una enfermedad, como recuerdan los expertos. Pero existen herramientas que postergan la aparición de sus molestos síntomas. Todas parten de que la herencia genética puede ser determinante (diferentes estudios lo anotan, pese a no haber localizado el gen), por lo que cuente con esta información (la edad en la que su madre experimentó la menopausia) para tomar decisiones como la planificación de un embarazo. Pasemos a lo que sí puede controlar.

    1. Deje el tabaco. “Fumar más de 15 cigarrillos diarios adelanta la última regla dos años”, destaca Rafael Sánchez Borrego, que es el director médico de Diatros Clínica de Atención a la Mujer. “Frente a la genética y las enfermedades graves, poco se puede hacer. Pero sí es posible evitar peligros como los contaminantes ambientales, y el efecto del tabaco está perfectamente cuantificado”, añade el ginecólogo. Con este cálculo, una fumadora podría tener la menopausia a los 49 años, en lugar de a los 51. “En este caso no es muy relevante ese adelanto, pero si la mujer tiene riesgo de menopausia temprana, adelantar dos años la última regla puede comprometer su posible maternidad”, dice.

    2. Camine, salga a la calle, tome el sol con protección. El déficit de vitamina D, que se sintetiza a través de la exposición a los rayos solares, está detrás del adelanto de la menopausia en algunas mujeres, según una investigación de la Universidad de Massachusetts financiada por el Instituto Nacional de la Salud de Estados Unidos.

    3. No abuse del pescado azul de gran tamaño, como el pez espada o el atún. Estos alimentos están en el punto de mira de muchos nutricionistas. Y la Sociedad Americana de Menopausia alerta sobre los posibles efectos de su contaminación por compuestos de los plásticos que no se degradan y pasan a la carne del animal. «Tienen el potencial de interferir en las hormonas humanas y adelantar la menopausia», aseveran. Elisa Blázquez, nutricionista de la Clínica Medicina Integrativa y autora del libro Dieta Integrativa, aconseja no ingerir pescado azul grande más de dos veces al mes, y decantarse por pescados azules de pequeño tamaño, como la sardina o el boquerón.

    4. Desplácese en bicicleta y goce de la naturaleza. No es un cliché. Amber Cooper, profesora de Ginecología en la Universidad de Washington, indica en una investigación publicada en PLOS One que la exposición a las emisiones diésel reduce de forma significativa la reserva de óvulos en ratas y acelera su menopausia. La investigadora advierte de que lo encontrado en animales ayuda a comprender lo que sucede en humanos.

    5. Afíliese a una dieta saludable. No hay estudios científicos concluyentes sobre cómo una buena alimentación puede retrasar la aparición de la menopausia, pero expertos como el doctor Palacios sugieren que son estos hábitos saludables en alza los que están provocando que las féminas ingresen cada vez más tarde en esta fase natural. Las frutas y verduras contaminadas, como subraya el ensayo de PLOS One, provocarían el efecto contrario.

    Para concluir, una aclaración necesaria: no toda ausencia de regla es menopausia. “No hay que confundir la menopausia, que se produce cuando no hay estrógenos ni función ovárica, con la pérdida de regla (amenorrea) por diversas causas, desde un esfuerzo físico intenso a trastornos de la alimentación. En estos casos­, una vez corregida la causa, la regla vuelve”, concluye el presidente de la Fundación Española para el Estudio de la Menopausia.

    Siga leyendo para una vida buena…

    Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

    Lo que sí está comprobado es el impacto de los fitoestrógenos, presentes en alimentos como la soja, sobre los síntomas de la menopausia. Se sabe que actúan sobre los receptores de estrógeno e imitan la acción de esta hormona. Además, ?son antioxidantes, aportan beneficios cardiovasculares y frenan la pérdida de masa ósea?, añade la doctora Porqueras.

    Terapias naturales, pero también armas de doble filo

    Ambas ginecólogas coinciden en que las terapias naturales para la menopausia tienen efectos secundarios. Otras técnicas, como la acupuntura parecen ser eficaces para los sofocos, al igual que la fisioterapia respiratoria y las técnicas de relajación, aunque se desconoce por qué y cómo funcionan.
    Para muchas mujeres, retrasar la menopausia sería el sueño más deseado. Recientemente investigadores de la Universidad de Guelph, en Canadá, lo han conseguido… pero sólo en ratas. Los científicos han prolongado la actividad de los ovarios mediante el bloqueo de los genes que controlan la muerte célular. ¿Realmente es un chollo retrasar la menopausia? ?Podría parecer beneficioso, se retrasaría la osteoporosis y habría menos riesgo cardiovascular, pero someter a la mama y al endometrio a un estímulo continuo de estrógeno podría aumentar el riesgo de cáncer?, concluye Manubens.
    Es evidente la falta de estudios que aclaren el misterio de la menopausia. Mientras tanto, mujeres, maridos e hijos tienen que aprender a convivir con los síntomas de esta fase de la vida femenina. A falta de tratamientos eficaces y seguros, la mejor terapia se compone de cariño, sentido del humor y paciencia.

    Acné en la menopausia: causas y cómo prevenirlo

    La menopausia es una etapa llena de cambios debido a que se experimentan desequilibrios hormonales que pueden incidir en el estado de ánimo, el metabolismo, el deseo sexual y también en la piel. Además, hay que tener en cuenta que durante esta etapa se produce una redistribución de la grasa corporal.

    ¿Por qué aparece el acné en la menopausia?

    Durante la menopausia es posible tener problemas de acné y otras imperfecciones de la piel. El descenso de estrógenos y progesterona da lugar a desequilibrios hormonales que pueden provocar la activación de la glándula sebácea, la encargada de producir la grasa que lubrica a la piel y ocasionar así la aparición del acné.

    Asimismo, con la llegada de la menopausia la piel está mucho más expuesta pues se produce una disminución del colágeno y de la capacidad de almacenar agua, dejando una dermis muy fina y más susceptible a los daños provocados por la contaminación ambiental o el sol.

    ¿Cómo prevenir el acné en la menopausia?

    Desde A.Vogel sabemos lo importante que es vivir una menopausia saludable y natural. Por ello, os dejamos estos consejos para prevenir la aparición de problemas de la piel –como el acné o las manchas- durante la menopausia

    Mantén la piel limpia e hidratada

    Aunque parece obvio, una piel limpia e hidratada es sinónimo de una piel saludable. Para ello, es necesario realizar una limpieza diaria, lo recomendable es al despertarnos y antes de irnos a dormir, para eliminar las toxinas y la grasa acumulada durante el día. Además, una vez a la semana, es aconsejable utilizar un exfoliante facial para eliminar las células muertas. Lo ideal es optar por productos naturales, sin parabenos, y que no sean agresivos con la piel.

    En cuanto a la hidratación, es importante beber la cantidad de líquido suficiente para mantenerse hidratado. Asimismo, puedes probar cremas naturales a base de extractos de planta fresca, como la Echinacea purpurea L., que aportarán hidratación a la piel sin dejar residuos grasos.

    Toma vitamina C para una piel saludable

    La vitamina C es un potente antioxidante que contribuye a una mejor asimilación del colágeno durante la menopausia, favoreciendo la elasticidad de la piel y retrasando su envejecimiento prematuro.

    Algunos alimentos como las naranjas, la granada, el brócoli o el kiwi nos ayudan a mantener un nivel óptimo de vitamina C en nuestro organismo, por lo que es recomendable incluirlos en la alimentación durante la menopausia. Además, existen complementos vitamínicos a base de Vitamina C natural que favorecen su asimilación.

    Intenta usar menos maquillaje

    El uso de maquillaje no tiene por qué propiciar la aparición de acné, siempre y cuando utilicemos productos específicos para una piel con tendencia acneica, por ejemplo, cosméticos oil free. Sin embargo, al esconder los granitos con maquillaje impedimos que los poros respiren, taponándolos, lo que dificulta la regeneración de la piel. Además, si padecemos sofocos, la mezcla del sudor y el maquillaje puede favorecer la proliferación bacteriana, empeorando aún más nuestro problema de acné.

    Si no puedes evitar utilizar maquillaje, asegúrate usar un producto lo más natural posible, que no tenga aceite y no sea comedogénico, es decir, que no obstruye los poros de la piel, provocando la aparición de puntos negros. Además, mucho mejor si tiene ácido salicílico de origen natural.

    Evita los lácteos enteros y el azúcar

    La alimentación también es un factor a tener en cuenta a la hora de prevenir el acné. De hecho, un estudio estadounidense asocia determinados componentes de la leche con los problemas de acné, ya que influyen en el equilibrio hormonal del organismo. Asimismo, otra investigación, publicada en Journal of the American Academy of Dermatology, desveló que el consumo excesivo de azúcar puede aumentar la prevalencia de episodios de acné.

    Por ello, para prevenir el acné en la menopausia, es aconsejable seguir una dieta mayoritariamente vegetal, rica en frutas y verduras frescas, y en la que haya poca presencia de lácteos enteros y grasas de origen animal. Así, también lo recomienda la Asociación Española para el Estudio de Menopausia (AEEM) para evitar problemas cardiovasculares. Además, es conveniente no comer productos precocinados o procesados -con un elevado contenido en azúcar- que no son nada beneficiosos para la piel y, mucho menos, para la salud.

    La menopausia es una etapa llena de cambios por la que atravesamos todas las mujeres. Vivirla con optimismo es clave para que problemas de salud, como el acné o los sofocos, no nos impidan plantearnos nuevas metas para conseguir vivir una menopausia más natural.

    Muchas mujeres piensan que los granos son cosa de la adolescencia o de los cambios hormonales que se generan cuando se tiene la regla, pero los granos también pueden salir por otros motivos como el estrés o la toma de medicamentos, y también a causa de la menopausia. Muchas mujeres cuando se encuentran próximas a la menopausia necesitan retomar la información sobre el acné, las manchas y cicatrices, la piel grasa y la piel madura. Cuando aparece el acné a partir de los 40 o 50 años puede hacerlo en la línea de la mandíbula, la barbilla y en la parte superior del cuello.

    El acné en la menopausia

    Pero por si fuera poco, el acné cuando va llegando la menopausia puede ser más profundo, es decir, no sólo existen granitos sino que también pueden aparecer pequeñas pústulas, granos rojos y zonas inflamadas o irritadas –aunque no llega al nivel de los granos en la adolescencia-. En ocasiones este tipo de acné se llama acné microquístico y está relacionado, como en muchas ocasiones a lo largo de la vida de una mujer: con las hormonas.

    Si eres una mujer que está padeciendo granos llegando a la menopausia o estando en ella plenamente, deberás tener un mayor cuidado de tu cutis para evitar que se propaguen. Aunque lo más habitual es recurrir a cremas o lociones para poder recuperar la piel lisa a la que estás acostumbrada. Pero recuerda que en la mayoría de ocasiones, son los cambios hormonales los causantes de que te salgan estos granos y no tiene nada que ver con la limpieza que puedas tener. En este sentido, puedes acudir a tu médico para decirle lo que te ocurre y que te envíe algún tratamiento tópico u oral para que puedas encontrar la mejor solución a tu acné a causa de los cambios hormonales de la menopausia.

    Acné en la mujer adulta

    Cuando pensamos en acné, automáticamente lo asociamos a una patología propia de adolescentes. Y así es tanto en chicos como en chicas. Sin embargo también es frecuente la aparición de granitos a partir de los 25 años, y esto es más habitual en mujeres. En cualquier caso, su frecuencia disminuye también con la edad. En un estudio se vio que tenían acné la mitad de las mujeres a los 20 años, un cuarto de ellas a los 30 años y algo más del 10% a partir de los 40 años. Es, sin embargo, muy raro después de la menopausia.

    ¿Qué características tiene el acné en la mujer adulta?

    En la mayoría de los casos el acné comenzó en la adolescencia, pero en un pequeño porcentaje de mujeres éste aparece por primera vez después de los 25 años. Es típico que a esta edad salgan más granitos en la zona de la barbilla y la boca, aunque puede haber lesiones por toda la cara, el pecho o la espalda. Suele consistir en espinillas y granitos, siendo raro que sean nódulos calientes y dolorosos.

    En algo más de un tercio de las mujeres, puede que los granitos se acompañen de aumento de grasa en la piel, alteraciones en el ritmo menstrual, pérdida de pelo o vello en el cuerpo.

    ¿POR QUÉ aparece el acné en la mujer adulta?

    Los factores que influyen en su aparición son los mismos que en el acné vulgar, pero parece que los andrógenos (hormonas masculinas) tienen más peso. Es frecuente que sea debido al síndrome de ovario poliquístico, pero puede ocurrir también por otras causas (hiperplasia de la glándulas suprarrenal, hipertecosis ovárica, tumor ovárico o adrenal). También puede ser consecuencia de la toma de algún fármaco como anabolizantes o algunos anticonceptivos.

    Igualmente la fase del ciclo menstrual, determinados componentes de la dieta, el estrés o el tabaco también pueden influir en su aparición.

    ¿CÓMO SE TRATA el acné en la mujer adulta?

    En principio, el tratamiento debe hacerse igual que en acné vulgar, pero es cierto que en mujeres mayores de 25 años los tratamientos resultan menos eficaces. Esto es debido al importante componente hormonal de este tipo de acné. Por ejemplo, la isotretina, considerado el tratamiento más eficaz para el acné causa una desaparición de las lesiones, pero es frecuente que posteriormente vuelvan a aparecer.

    Por esto, es frecuente en estos casos, además de los tratamientos tópicos habituales (alfa hidroxiácidos, retinoides, peróxido de benzoilo, ácido azelaico, antibióticos), podemos recurrir a tratamientos hormonales, en forma de anticonceptivos solos o combinados con algún otro fármaco (acetato de ciproterona, espironolactona o flutamida).

    ¿Cuáles son las señales y síntomas de la menopausia?

    Las mujeres pueden tener diferentes señales o síntomas en la menopausia. Eso se debe a que el estrógeno es utilizado por muchas partes del cuerpo. A medida que una mujer va teniendo menos estrógeno, podría tener varios síntomas. Muchas mujeres sienten síntomas muy leves que son fácilmente tratados con cambios en el estilo de vida, como evitar la cafeína o llevar consigo un ventilador portátil para usar cuando empieza uno de los calores súbitos, también conocidos como sofocos. Algunas mujeres del todo no requieren tratamiento. Otros síntomas pueden ser más problemáticos.

    Aquí presentamos los cambios más comunes que puede notar en la mediana edad. Algunos pueden ser parte del envejecimiento en lugar de estar directamente relacionados con la menopausia.

    Cambios en su periodo. Esto podría ser lo que usted note primero. Puede ser que sus periodos ya no sean regulares. Pueden ser más cortos o durar más. Puede sangrar más o menos de lo habitual. Todos estos son cambios normales, pero para asegurarse de que no hay algún problema, consulte a su médico si:

    • Los periodos ocurren muy seguidos uno del otro
    • Sangra mucho
    • Tiene manchas de sangre entre periodos
    • Los periodos duran más de una semana
    • Los periodos regresan después de no sangrar por más de un año

    Calores súbitos o sofocos. Muchas mujeres tienen calores súbitos que pueden durar unos cuantos años después de la menopausia. Pueden estar relacionados con cambios en los niveles de estrógeno. Un calor súbito es una repentina sensación de calor en la parte superior del cuerpo o en todo el cuerpo. El rostro y cuello se enrojecen. Pueden aparecer manchas rojas en el pecho, espalda y brazos, tal vez seguidas por fuertes sudores y escalofríos. Los calores súbitos pueden ser muy leves o lo suficientemente fuertes como para despertarla (llamados sudores nocturnos). La mayoría de los calores súbitos duran entre 30 segundos y 10 minutos. Pueden ocurrir varias veces por hora, unas cuantas veces al día o apenas una o dos veces a la semana.

    Salud vaginal y control de la vejiga. La vagina puede volverse más seca. Esto podría hacer que las relaciones sexuales resulten incómodas. O usted podría tener otros problemas de salud, como infecciones vaginales o de la vejiga. Algunas mujeres también encuentran difícil aguantar la orina el tiempo suficiente para llegar al baño. Esta pérdida de control de la vejiga se llama incontinencia. Usted puede tener un impulso súbito de orinar o gotear orina cuando hace ejercicio, estornuda o se ríe.

    Comparta este grafico informativo y ayude a difundir información acerca de las cosas que las mujeres pueden hacer para mantenerse saludables después de la menopausia.

    Dormir. Alrededor de la mediana edad, algunas mujeres comienzan a tener problemas para dormir bien en la noche. Tal vez usted no puede dormirse fácilmente o se despierta demasiado temprano. Los sudores nocturnos pueden despertarla. Es posible que le cueste dormirse de nuevo si se despierta durante la noche.

    Sexo. Es posible que note que sus sentimientos acerca del sexo están cambiando. Tal vez está menos interesada. O tal vez se sienta más liberada y sexy después de la menopausia. Después de cerca de un año entero sin el periodo, usted ya no podrá quedar embarazada. Pero recuerde, aún podría estar en riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual (STDs, por sus siglas en inglés), como la gonorrea o incluso el VIH/SIDA. El riesgo de contraer una STD aumenta si está teniendo relaciones sexuales con más de una persona o con alguien que está teniendo relaciones sexuales con otras personas. Si es así, asegúrese de que su pareja usa un condón cada vez que ustedes tengan relaciones sexuales.

    Cambios de humor. Usted podría sufrir cambios bruscos de humor o sentirse irritable cerca de la etapa de la menopausia. Los científicos no saben por qué esto pasa. Es posible que el estrés, cambios en la familia tales como hijos que están creciendo o padres que están envejeciendo, un historial de depresión o sentirse cansada pueden estar causando estos cambios de humor.

    Su cuerpo se siente diferente. Su cintura se puede ensanchar. Usted puede perder masa muscular y ganar grasa. La piel se le podría adelgazar. Podría tener problemas de memoria, y sus articulaciones y músculos podrían sentirse entumecidos y adoloridos. ¿Son estos cambios un resultado de tener menos estrógeno o simplemente están relacionados con el envejecimiento? Los expertos no saben la respuesta.

    Además, en algunas mujeres, los síntomas pueden incluir molestias y dolores, dolores de cabeza y palpitaciones del corazón. Dado que los síntomas de la menopausia pueden ser causados ​​por cambios en los niveles hormonales, no es posible anticipar la frecuencia con que las mujeres tendrán calores súbitos y otros síntomas y lo severos que serán. Hable con su médico si estos síntomas están interfiriendo con su vida cotidiana. La severidad de los síntomas varía mucho a través del mundo y por raza y origen étnico.

    Lea acerca de cambios en el estilo de vida para mejorar los calores súbitos y los sudores nocturnos, así como maneras de dormir bien durante la transición menopáusica.

    Lea sobre este tema en inglés. Read about this topic in English.

    Para más información

    Office on Women’s Health
    Department of Health and Human Services
    1-800-994-9662 (toll-free)

    National Institutes of Health Menopausal Hormone Therapy Information
    www.nih.gov/PHTindex.htm

    Este contenido es proporcionado por el Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento (NIA, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud. Los científicos del NIA y otros expertos revisan este contenido para asegurar que es correcto, fidedigno y actualizado.

    Texto revisado en: Junio 26, 2017

    Qué es la perimenopausia?

    Es la etapa previa a la menopausia (cuando no ha tenido períodos menstruales durante doce meses.) Durante la perimenopausia, su cuerpo comienza a producir menos cantidades de ciertas hormonas (estrógeno y progesterona), y comienza a perder la capacidad de embarazarse.

    Cuánto dura la perimenopausia?

    Varía. Las mujeres pasan normalmente por la menopausia entre las edades de 45 y 55 años.

    Anuncios

    Muchas mujeres experimentan la menopausia alrededor de los 51 años.

    Sin embargo, la perimenopausia puede comenzar incluso desde los 35 años de edad.

    Puede durar unos cuantos meses o varios años.

    No hay manera de decir por adelantado cuánto tiempo durará.

    Me he sentido deprimida anteriormente. Esto me afectará cuando comience a tener la perimenopausia?

    Es posible. Los investigadores están estudiando como la depresión afecta el comienzo de la perimenopausia.

    Si su perimenopausia comienza prematuramente, los investigadores no saben si usted alcanzará la menopausia más rápido que otras mujeres o si simplemente su perimenopausia durará más tiempo.

    Síntomas de la perimenopausia

    Algunas mujeres tienen síntomas durante esta etapa que pueden ser difíciles.

    Estos síntomas incluyen:

    • Cambios en su ciclo menstrual (períodos más largos o cortos, períodos más abundantes o ligeros, o falta de períodos.)
    • Bochornos (brotes repentinos de calor, de su pecho a su cabeza)
      sudoraciones nocturnas (bochornos que suceden mientras duerme)
    • Resequedad vaginal
    • Problemas para dormir
    • Cambios en los estados de ánimo (cambios de humor, depresión, irritabilidad)
    • Dolor durante la relación sexual
    • Aumento en el número de infecciones urinarias
    • Incontinencia urinaria
    • Pérdida de interés en el sexo
    • Aumento de la grasa corporal alrededor de su cintura
      problemas de concentración y la memoria No comprendo por qué me dan bochornos.

    Puede decirme qué le pasa a mi cuerpo?

    No sabemos exactamente qué es lo que causan los bochornos.

    Podría tratarse de una reducción del estrógeno o cambios en los niveles de otra hormona.

    Esto afecta la parte de su cerebro que regula la temperatura de su cuerpo.

    Durante un episodio de bochornos, usted siente un brote repentino de calor que se mueve de su pecho a su cabeza.

    Su piel puede enrojecerse, y es posible que sude.

    Los bochornos son causados en ocasiones por cosas como el agua caliente, comer alimentos calientes o picantes o beber alcohol o cafeína.

    Trate de evitar estas cosas si descubre que desencadenan los bochornos.

    Últimamente me he sentido muy emocional. Esto se debe a los cambios en la producción de hormonas de mi cuerpo?

    Los cambios en su estado de ánimo podrían ser causados por muchos factores.

    Algunos estudiosos creen que la disminución de estrógeno desencadena cambios en su cerebro, ocasionando depresión.

    Algunos más piensan que su depresión, irritabilidad y ansiedad son influencia de otros síntomas que está padeciendo, como problemas para dormir, bochornos, sudoraciones nocturnas y fatiga, en lugar de los cambios hormonales.

    O, podría ser una combinación de los síntomas y los cambios hormonales.

    Otras cosas que podrían causar depresión o ansiedad incluyen:

    • Haber sufrido de depresión
    • Aumento del estrés
    • Sentimientos negativos sobre la menopausia y el envejecimiento
    • experimentar síntomas severas de la menopausia
    • Fumar
    • Ser físicamente inactiva
    • No ser feliz en su relación o no tener una relación
    • No tener trabajo
    • No tener suficiente dinero
    • Una baja autoestima (cómo se siente acerca de si misma)
    • No tener el apoyo social que necesita
    • Lamentarse por ya no poder tener hijos

    Anuncios

    Qué puedo hacer para prevenir o aliviar los síntomas de la perimenopausia?

    Mantenga un diario durante algunos meses y anote sus síntomas, como los bochornos, las sudoraciones nocturnas y los cambios en el estado de ánimo.

    Esto le puede ayudar a reconocer los cambios por los que está pasando.

    • Anote la fecha de sus ciclos menstruales, notando si tiene un período abundante, normal o ligero.
    • Busque una actividad física que disfrute hacer.
    • Si fuma, deje de hacerlo.
    • Mantenga su índice de masa corporal (IMC) en niveles normales. Descubra su IMC yendo a ww.nhlbisupport.com/bmi/bmicalc.htm.
    • Hable con sus amigas que se encuentren en su perimenopausia o menopausia. ¡Lo más probable es que estén pasando por lo mismo que usted!
    • Realice una nueva actividad – sea voluntaria o tome una clase.
    • Use un lubricante vaginal para la resequedad y el dolor durante la relación sexual.
    • Vístase con prendas superpuestas.
    • Trate de averiguar si ciertos desencadenantes causan bochornos, como los alimentos picantes o salir al calor. Evite estas cosas.
    • Hable con su médico si se siente deprimida o si tiene alguna otra pregunta sobre la manera de aliviar sus síntomas.

    Mi período es muy abundante y sangro después de tener relaciones sexuales. Esto es normal?

    Los períodos irregulares son comunes y normales durante la perimenopausia, pero no todos los cambios en el sangrado son producto de la perimenopausia o la menopausia.

    Otras cosas pueden causar un sangrado anormal.

    Hable con su medico si:

    Anuncios

    • El sangrado es muy abundante o sangra con coágulos
    • El sangrado dura más de 7 días
    • Tiene manchas o sangra entre períodos
    • Sangra de la vagina después de la relación sexual

    Puedo embarazarme mientras estoy en la perimenopausia?

    Sí. Si sigue teniendo períodos, usted puede embarazarse.

    Hable con su médico sobre sus opciones de control natal.

    No olvide que los métodos anticonceptivos como las píldoras anticonceptivas, inyecciones, implantes o diafragmas no le protegen contra las ETS o el VIH.

    Si usa alguno de estos métodos, asegúrese también de usar un condón de látex o barrera dental (para el sexo oral) correctamente cada vez que tenga relaciones sexuales.

    Anuncios

    Tenga en cuenta que los condones no proporcionan una protección total contra las ETS y el VIH; la única protección segura es la abstinencia (no tener relaciones sexuales de ningún tipo.)

    Pero el uso adecuado y consistente de los condones de látex y otros métodos de barrera pueden ayudar a protegerse de las ETS.

    Artículos relacionados

    • Menstruación y el Ciclo Menstrual
    • La Menopausia, Generalidades
    • Menopausia, Síntomas Principales
    • Osteoporosis
    • Perimenopausia. Preguntas Frecuentes
    • La Menopausia y las Hormonas
    • Terapia de Reemplazo Hormonal Menopáusica
    • Uso de Hormonas Después de la Menopausia

    admin

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *