0

Sintomas inseminacion positiva

Inseminación artificial: el día después

¿Y ahora qué? ¿Tengo que hacer descanso?

Las preguntas más comunes que nos hacéis tras la primera inseminación artificial.

La inseminación artificial es el tratamiento de reproducción asistida más sencillo, no produce molestias ni tampoco requiere el uso de anestesia. Una vez se hayan depositado los espermatozoides en el fondo uterino, os recomendamos permanecer recostadas y relajadas durante unos 20 o 30 minutos. Una vez fuera del centro, volver a hacer vida normal.

Principales recomendaciones tras un tratamiento de inseminación artificial

  • Prohibida la vertical, no porque sea perjudicial, sino porque si ayudase a la concepción, seria la primera posición en que os pondríamos nada más realizar la inseminación.
  • Busca el equilibrio emocional y la calma. Evitar el estrés y la ansiedad. Sabemos que es muy difícil, pero conviene no obsesionarse. Busca actividades que te distraigan, que te aporten felicidad.
  • No viajes la noche después del tratamiento
  • Haz vida normal, ves a trabajar, camina, no realices deportes intensos y evita aumentar de forma excesiva de peso.
  • Mantén una dieta sana y equilibrada, evita el alcohol y las bebidas con cafeína, incluso el té, pues tiene teína.

Síntomas tras la inseminación artificial

Tras realizar la inseminación artificial pueden aparecer efectos secundarios o diferentes síntomas propios del embarazo. Algunos de los síntomas más frecuentes tras el tratamiento son:

  • Hinchazón y dolor en el vientre
  • Molestias en el útero
  • Piernas hinchadas
  • Dolor de espalda y dolor en el abdomen
  • Tensión mamaria moderada
  • Cansancio o malestar generalizado

Ante estas molestias y síntomas es conveniente no alarmarse, ya que es algo normal. Los nervios o una mala posición en la camilla durante el proceso de inseminación artificial pueden provocar dolor muscular en diversas zonas. Por otra parte, la cánula que se utiliza para la inseminación artificial puede provocar dolores o irritaciones en las paredes uterinas. Además, la medicación suministrada para la hiperestimulación ovárica también puede producir efectos secundarios y generar malestar. Y sobretodo, no te olvides de la progesterona.

Si tras el tratamiento, tienes cualquier duda o molestia, no dudes en llamarnos: 93 51 17 100

¿Cuáles son los síntomas de embarazo con inseminación artificial?

Normalmente los primeros síntomas de embarazo con inseminación artificial surgen tres semanas después de realizarla, pero es posible que algunas mujeres empiecen a sentir algún síntoma alrededor del sexto día tras la inseminación, ya que, es a partir de este día cuando puede producirse la implantación del embrión en el útero.

Es importante destacar que los signos y síntomas de embarazo con inseminación artificial pueden ser distintos de una mujer a otra, e incluso pueden ser diferentes entre los distintos embarazos de una misma mujer. Los signos de gestación también pueden variar en su intensidad, frecuencia y duración.

También hay que tener en mente que los síntomas de embarazo con inseminación artificial pueden ser similares a los que se sienten antes de una menstruación. Es difícil no emocionarse al percibir algún síntoma, pero hay que tener cautela, ya que, el tratamiento hormonal, que se da para la estimulación de los ovarios y preparación del endometrio, puede provocar síntomas de embarazo, lo haya o no.

El primer síntoma de embarazo con la inseminación artificial puede ser la aparición de un pequeño sangrado vaginal, que puede producirse alrededor del sexto día tras la inseminación, y ser provocado por la implantación del embrión en el útero.

En las primeras semanas y como resultados de alteraciones hormonales, pueden aumentar los senos o sentir dolor en las mamas, también se puede sentir dolor abdominal que puede confundirse con la menstruación, ya que el dolor es muy parecido a los dolores premenstruales.

A partir de la cuarta o quinta semana tras la inseminación pueden aparecer náuseas y vómitos que suelen desaparecer en el segundo trimestre del embarazo.

Por otra parte, el aumento de la progesterona hace que los órganos y tejidos queden más sueltos o relajados, este hecho puede conllevar al estreñimiento ya que los intestinos tienen menos capacidad para contraerse. También, debido fundamentalmente a la progesterona, que actúa directamente en el sistema nervioso central y en los sistemas respiratorios y cardiovascular, puede aparecer cansancio y sueño.

Otros síntomas más tardíos son las ganas frecuentes de orinar, las preferencias alimenticias, alteraciones en el paladar y el olfato, aversión a olores fuertes, eliminación frecuente de gases, vértigos, variaciones del humor, dolores de cabeza, dolor lumbar, acné e intensificación del flujo vaginal entre otros.

Los signos y síntomas del embarazo descritos anteriormente sugieren la existencia de una gestación en curso, pero de modo alguno sirven para confirmarla o descartarla. Algunas mujeres presentan solamente uno o dos síntomas al inicio del embarazo, mientras otras pueden presentar casi todos los síntomas descritos anteriormente. Por lo tanto, el diagnóstico definitivo debe ser obtenido a través del análisis de la hormona BhCG en orina o en sangre.

En URH García del Real, cuidamos todos los detalles: desde el diagnóstico, medicación, día de la inseminación, preparación de la muestra, prueba de embarazo, hasta el alta de la paciente. Además existe un teléfono 24h para resolver todas tus dudas durante el tratamiento. Con ello, conseguimos que os sintáis más arropadas además de obtener una tasa de éxito superior a la media española.

  • Fase de punción ovárica. Éste es el momento de extraer los ovocitos. Consiste en una pequeña intervención quirúrgica que se realiza con sedación ligera y que habitualmente dura 15 minutos. Se van extrayendo los líquidos que hay en cada uno de los folículos, que es donde están los óvulos, tras este proceso, que es ambulatorio, la paciente en dada de alta.
  • Fase de laboratorio. Los biólogos son los encargados de aislar los óvulos de los líquidos y trabajar con ellos para ser fertilizados. En esta fase en función del historial de la paciente, el número de ovocitos obtenidos y la calidad de la muestra espermática, se selecciona la técnica más adecuada para llevar a cabo la fecundación.
    Existen dos técnicas de reproducción asistida.
    En la fecundación in vitro convencional o inseminación artificial, donde se dejan los ovocitos en el medio de cultivo junto con la muestra espermática seleccionada. En esta técnica, los espermatozoides de la forma más natural posible deben introducirse en cada ovocito.
    Por otro lado, la microinyección espermática, donde los biólogos seleccionan el mejor espermatozoide para introducirlo dentro del citoplasma de cada ovocito. Al día siguiente se chequea que haya habido una correcta fecundación y se hace un seguimiento exhaustivo en los días siguientes de la evolución de los embriones hasta el día de la transferencia.
  • Fase de transferencia. Se seleccionan los embriones más óptimos para transferir. Para la transferencia se realiza una ecografía abdominal, por lo que se aconseja que la paciente venga con la vejiga llena. A través de una cánula se transfieren los embriones. En algunas ocaciones, según informa Ramón Aurell, director de la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital QuirónSalud de Barcelona, «ya sea por indicación médica (riesgo de hiperestimulación ovárica) o por causas de la propia paciente (presencia de pólipo, causas personales u otras), los embriones obtenidos en el ciclo no se trasferirán en fresco». Estos «se congelarán y se realizará la transferencia de embriones en diferido, en un ciclo posterior y sin necesidad de estimulación ovárica».
  • Fase de crioconservación. Por último, en caso de optar por la crioconservación de los embriones restantes y que no se hayan trasferido, siempre que sean de buena calidad se preservarán en nitrógeno líquido empleando una técnica llamada vitrificación. Éstos podrán ser utilizados en ciclos posteriores sin necesidad de pasar por las fases más complejas de la técnica.
  • El día de la punción ovárica, según Ortega, «será el único de todo el tratamiento en el que la paciente debe realizar reposo relativo y si la paciente trabaja, se aconseja la baja laboral».

    Por otro lado, «la transferencia embrionaria se realiza en consulta, sin anestesia y no precisa reposo posterior ni baja laboral», recuerda Ortega.

    En total, según la responsable del Hospital Prínipe de Asturias, «una vez realizado el diagnóstico e indicado el tratamiento, la paciente tendrá que acudir entre cinco y ocho veces a la consulta. Durante la estimulación ovárica se realizan entre tres y cinco ecografías y posterior a la estimulación se realiza la punción ovárica y la transferencia ovárica».

    Medicación y efectos secundarios

    Durante todo el proceso se utilizan diferentes tipos de medicamentos de administración subcutánea, «la gran mayoría hormonal, que ayudan a estimular y madurar los óvulos de los ovarios», indica Aurell.

    Las gonadotropinas «son aquellas hormonas que van a favorecer la estimulación ovárica, haciendo que crezcan en el ovario más ovulos, pues de forma natural solo crecería uno», informa Salazar.
    Además, «los análogos de la GnRH, habitualmente antagonistas, se administran cuando algún folículo ya ha alcanzado un tamaño entre 13-14mm para impedir la ovulación espontánea».
    La HCG (hormona del embarazo) «se administrará como última inyección para provocar la maduración de los óvulos, y 36 horas después de su administración se realizará la punción ovárica».

    A estas inyecciones, se añadiría, además, la progesterona «que se utiliza como soporte de la fase lutea para preparar el endometrio para la transferencia embrionaria».
    En cuanto a los efectos secundarios, según Salazar, «los más habituales están relacionados con la respuesta que generan en el ovario, por ello, los trataientos son cada vez más suaves y mejor tolerados por la paciente».

    Sin embargo, al final del proceso puede sentirse «hinchazón abdominal, molestias inespecíficas anivel de ovarios, cansancio o dolor de cabeza», indica la experta del IVI. Por otra parte, en la zona de la inyección pueden aparecer «moratones, picor o hinchazón, síntomas leves y de rápida absorción».

    Además de estos pequeños efectos adversos, es importante tener en cuenta que, aunque poco probable, puede aparecer la hiperestimulación ovárica. Éste «es el efecto más temido dentro de los tratamientos de reproducción asistida», indica Ortega.

    Afortunadamente, según Aurell, «con los controles ecográficos y de los niveles de estradiol y con las mediciones actuales casi se puede evitar al cien por cien».

    ¿Qué hacer después de la inseminación artificial? – Síntomas

    ¿Cuáles son los síntomas de embarazo después de una inseminación artificial positiva?

    Por Zaira Salvador (embrióloga).

    Los síntomas de embarazo son muy variables entre unas mujeres y otras. Hay mujeres que sienten los primeros síntomas inmediatamente después del proceso y otras que no notan nada diferente hasta un estadio más avanzado de la gestación.

    En cualquier caso, es poco común notar síntomas propios del embarazo antes de los 15 días tras la inseminación artificial, a excepción del sangrado de implantación que puede tener lugar en algunas mujeres.

    Puedes consultar información más detallada sobre los síntomas de embarazo en el siguiente enlace: Síntomas de embarazo.

    Lectura recomendada

    Después de cualquier tratamiento de fertilidad, hay un periodo de betaespera hasta saber si finalmente ha tenido éxito o no. Si te encuentras en esta etapa, te recomendamos seguir leyendo el siguiente post para más información: ¿Qué es la betaespera?

    Si quieres saber cuáles son los valores de la beta-hCG en un embarazo y cómo calcular las semanas de gestación, te animamos a visitar el siguiente artículo: Los niveles de la hormona beta-hCG.

    Embarazo tras reproducción asistida: cuáles son los primeros síntomas

    Si te estás sometiendo a un tratamiento de fertilidad, es completamente normal que tras una transferencia embrionaria, o una inseminación artificial, te encuentres pendiente de cualquier síntoma que indique el deseado embarazo.

    Por eso, desde URE Centro Gutenberg hoy te queremos hablar de los primeros signos y síntomas que sugieren una implantación embrionaria. Eso sí… ten en cuenta algo muy importante: cada paciente es única, por lo que la ausencia de estos signos no quiere decir que el resultado vaya a ser negativo, del mismo modo que tenerlos no significa embarazo en el cien por cien de los casos.

    Aversión a ciertos olores y/o alimentos

    No te alarmes si empiezas a desear algo que jamás te había gustado. O si, por el contrario, comienzas a aborrecer el perfume que lleva tu pareja. ¡Es algo normal! Los cambios hormonales producidos por el embarazo hacen que el sentido del olfato se sensibilice, a veces llegando a extremos. ¿Ejemplos? Una paciente nos contaba hace poco que le apetecía… ¡tomar vinagre a cucharadas!

    Incremento del tamaño y la sensibilidad de los senos

    Otro de los síntomas más comunes alrededor del embarazo, debido a los cambios hormonales, lo podrías notar en tus pechos: los senos se vuelven más sensibles y aumentan ligeramente.

    Aumento del cansancio

    Esto también es debido a los cambios hormonales que se van produciendo en tu cuerpo tras la implantación embrionaria. Te notarás más cansada, con más sueño… Por lo que, si llegan las nueve de la noche y ya estás dormida, no te preocupes. ¡La culpa es de las hormonas!

    Sangrado vaginal

    Este es uno de los síntomas que suele asustar más a nuestras pacientes. Y es lógico, ya que confunden el sangrado con la menstruación. Sin embargo, este sangrado tiene una explicación: para que se produzca la unión del embrión con tu cuerpo, este tiene que romper ciertos vasos del endometrio para formar unos nuevos, lo que le permitirá obtener todo lo que necesita para su desarrollo.

    Este sangrado vaginal no ocurre siempre, ni se da de la misma forma. En algunos casos puede ser imperceptible; en otros podría parecerse a una regla. Lo importante es saber diferenciarlo para evitar sustos, ya que este es de una textura más ligera, generalmente marrón o rosácea.

    Dolores abdominales

    Igual que en el caso anterior, es un síntoma que suele generar miedo a las futuras mamás. Ello se debe a que estos dolores son similares a los que se producen durante la regla, por lo que muchas pacientes lo asocian a que el tratamiento no ha ido bien.

    Sin embargo, debes saber que estas molestias son normales, y vienen causadas generalmente por el crecimiento y los cambios de posición que va experimentando el útero.

    Ganas de orinar frecuentemente

    Esta molestia viene causada por el aumento de la progesterona, lo que hace que circule más sangre hacia los riñones. Como consecuencia de esto, tu vejiga se llena con más rapidez, por lo que tienes que ir más veces al baño…

    Cambios de humor

    Es uno de los síntomas más variables dependiendo de cada mujer: en algunas se da de forma muy intensa, mientras que otras lo notan de forma más leve. No te asustes si sientes que pasas de la euforia a un estado de tristeza, o al contrario. ¡Es parte del cambio que está experimentando tu cuerpo!

    Hinchazón abdominal y/o estreñimiento

    Uno de esos signos fastidiosos que también se genera por los cambios hormonales. Lo que ocurre aquí es que estos hormonales ralentiza el tránsito intestinal, provocando estreñimiento y, a menudo, molestias como la acidez de estómago y las temidas náuseas.

    Como te decíamos al principio del artículo, es muy importante tener en cuenta que la ausencia de síntomas no significa que no haya embarazo. Algunas mujeres los padecen con mayor intensidad, y otras apenas notan cambios especiales en su cuerpo.

    Síntomas y sensaciones después de la transferencia embrionaria: ¿Qué indican?

    Después del transfer es normal estar más pendientes de nuestro cuerpo que habitualmente, pero no todo lo que nos pasa tiene un significado

    Una vez realizada la transferencia embrionaria, se presenta un horizonte de dos semanas de espera antes del test de embarazo en el que es normal estar constantemente pendiente de todos los cambios que experimentamos en nuestro cuerpo. Son días en que las emociones suelen ser muchas y muy intensas, y la sospecha del mínimo síntoma nos produce cierta inquietud: ¿querrá decir alguna cosa? De la mano de la Dra. Marta Trullenque, miembro de nuestro equipo médico, te damos la respuesta.

    “Ante todo, es muy importante tener en cuenta que no existe ningún síntoma que sea específico de algo”, advierte la Dra. Trullenque. “Si bien un sangrado abundante y continuado, que sin duda podemos identificar como una regla, indicará que el embarazo no se ha conseguido, el resto de síntomas no tienen un significado claro”, puntualiza.

    Los síntomas físicos más comunes

    • Sangrados: las pequeñas pérdidas –siempre manchados inferiores a una regla- en los días posteriores a la transferencia embrionaria son normales y suelen ir desapareciendo en dos o tres días. Se deben generalmente a la canalización a través del cuello del útero. Ante ellos, no hay que asustarse: son completamente normales.
    • Mareos, pinchazos, cólicos o dolor en la zona abdominal y lumbar: estas molestias son habituales tras la transferencia embrionaria. En su mayoría, se deben a la propia estimulación ovárica que ha seguido la mujer, especialmente en los casos de fecundación in vitro con óvulos propios. También pueden aparecer por la misma punción folicular o por la preparación de la menstruación. En el caso de receptoras de óvulos, los mareos pueden ser debidos al tratamiento hormonal. Además, la ansiedad que se genera durante estos días de espera también puede justificar la sensación de mareo.
    • Hinchazón y endurecimiento del pecho: se trata de un síntoma frecuente tras la administración de hormonas previas a la transferencia embrionaria, concretamente los estrógenos y la progesterona. Ambas pueden causar retención de líquidos y sensación de hinchazón y pesadez.“Ante este tipo de dolores y molestias”, explica la Dra. Trullenque, “podemos recurrir a analgésicos como Paracetamol”. “Son seguros y nos ayudarán a sentirnos mejor”, añade. Sólo en caso de un sangrado muy abundante, la aparición de fiebre (por encima de los 38 grados) o un dolor persistente que no se calma con analgésicos, se recomienda acudir al médico.
    • Las sensaciones más habitualesAdemás de los síntomas físicos, la espera tras la transferencia embrionaria implica también un gran componente emocional. Los propios nervios, la ansiedad, el insomnio o la sensación de inestabilidad causados por el proceso y su resultado pueden aparecer durante estos días.
      “Realmente, se tratan de 14 días de espera muy intensos a nivel emocional”, asegura la Dra. Trullenque. “A nuestras pacientes les solemos aconsejar que mantengan la mente ocupada, que lleven una vida completamente normal y que eviten los esfuerzos físicos importantes”, añade. “A veces es útil recordar que si el embarazo se consiguiera de forma natural, hasta el momento de conocer la gestación la mujer no habría cambiado su estilo de vida”.
      No es recomendable hacer un reposo absoluto, pero sí evitar ejercicios intensos y de impacto, como correr o realizar aerobic. “Lo importante es que encontremos aquellas actividades que nos distraigan y con las que nos sintamos bien”, asegura la Dra. Trullenque.
      En casos de mucha inquietud, se puede recurrir a productos naturales como la valeriana o las Flores de Bach para conseguir vivir esta espera con mayor tranquilidad. “Lo ideal sería hacer una vida normal, manteniéndose con energía y un optimismo natural ante los días que vienen después de la transferencia”, concluye la doctora.

    También te puede interesar: Llevar una vida normal tras la transferencia embrionaria

    admin

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *