0

Suavizar toallas apelmazadas

Galería:Impresionantes diseños en Semana de la Moda de Indonesia

Las toallas además de limpias deben de estar suaves para secarse el cuerpo, y con el constante uso y lavado las toallas poco a poco van quedando asperas y recuperar su suavidad es casi imposible.

Pero la buena noticia es que existen trucos para que tus toallas queden suaves y también con buen aroma, de los que a continuación te presentamos algunos.

Si quieres evitar el mal olor espera siempre que las toallas estén completamente secas antes de echarlas al cesto de la ropa sucia y tiéndelas lo antes posible tras el lavado.

Las toallas se deben lavar por separado, sin mezclar con otras prendas, y se tiene que utilizar agua fría o al tiempo, poco jabón o detergente suaves, para evitar que se apelmacen las fibras. Además se debe utilizar suavizante.

Si se lavan en la lavadora, es conveniente que las toallas se puedan mover fácilmente para que se limpien adecuadamente, por eso no se debe poner una carga excesiva en la máquina.

Para conseguir que las toallas queden desinfectadas y suaves, primero se pueden poner en remojo en agua con vinagre blanco, pasado unos minutos retirarles este líquido con suficiente agua y lavarlas normalmente con jabón o detergente y suavizante.

Una vez lavadas las toallas sacúdelas y extiéndelas para que recuperen su forma.

Para secarlas colócalas en una zona aireada, pero sin que les de la luz directa del sol. Tampoco te excedas con el tiempo de exposición para evitar que se endurezcan.

Si tienes secadora de ropa, utilízala, esta te servirá para retirar el exceso de humedad y conseguir un buen resultado.

No es recomendable planchar las toallas con una plancha a vapor, ya que se humedecen y al permanecer guardadas largo tiempo pueden aparecer malos olores.

Tags:

  • Toallas
  • Suaves
  • Malos olores
  • Desinfectadas
  • Humedecen

Cómo conseguir toallas suaves

Prepara tu hogar para el iniverno logrando mantener tus toallas suaves para que tras la ducha te proporcionen calidez y confortabilidad.

Después de ducharnos no hay nada más confortable que contar con unas toallas suaves para secarnos.

Pero hay que lavar de manera habitual las toallas y las sábanas que forman parte del menaje de nuestro hogar. El lavado continuo y el uso de distintos productos para mantener las toallas limpias hacen que estas adquieran cada vez más aspereza y pierdan esponjosidad y absorbencia.

¿Cómo conseguir toallas suaves? Estos son algunos trucos que puedes aplicar en casa para lograrlo:

  • Lava las toallas por separado y no todas a la vez o junto al resto de ropa. De esta forma evitarás el roce entre unas y otras o la fricción con elementos como ganchos, cremalleras o botones, lo que con el tiempo provoca un desgaste sobre el tejido que las componen.
  • Añade medio vaso de amoniaco dentro de la lavadora. Durante el proceso de aclarado añade además medio vaso de vinagre blanco. De esta forma evitarás que los restos de productos químicos del jabón y los carbonatos presentes en el agua se queden fijados en las fibras de las toallas. Así presentarán un tacto mucho más suave.
  • Para mantener las toallas absorbentes puedes prescindir del uso de suavizante si aplicas el truco mencionado en el punto anterior. Los restos de suavizante pueden hacer que la toalla pierda sus propiedades absorbentes aunque al tacto resulte suave.
  • La aplicación de aire caliente sobre el tejido de las toallas hacen que con el tiempo este pierda su suavidad y se envejezca. Para evitarlo debes secar las toallas con aire frío. Tampoco debes plancharlas una vez secas. El calor de la plancha aplicado sobre la fibra te hará más difícil mantener las toallas suaves.

Cuidar del hogar y de los elementos que lo componen es la única manera de hacer de nuestra casa un lugar confortable y acogedor. La estancia del baño es una de las más destacadas por muchas personas que dan especial importancia a esta zona de la casa. Para que todo resulte cómodo y perfecto en ella, cada detalle debe tenerse en cuenta, entre lo que no puede faltar un buen juego de bonitas y suaves toallas.

Es imposible evitar que con el tiempo las toallas se envejezcan, pero aplicando los trucos que hemos desarrollado en los puntos anteriores, sin duda podrás alargar la suavidad de tus toallas y hacer que se mantengan mullidas y absorbentes mucho más tiempo.

Es de sobra conocido por todos que las prendas de ropa se desgastan con los lavados, algunas más que otras, pero en el caso de las toallas esto resulta increíblemente molesto. Cuando compramos un juego de toallas nuevo, nos encontramos con unos tejidos que son infinitamente suaves y esponjosos, pero al cabo de poco tiempo, hagamos lo que hagamos, se vuelven rígidas y ásperas. En Mr Jeff sabemos que esto se puede evitar y por ello os damos una serie de trucos para saber cómo lavar toallas de forma eficiente.

¿ No sabes cómo lavar toallas ? !En Mr Jeff lo hacemos por ti!

Si tienes problemas para lavar tus toallas de forma eficiente o simplemente te gustaría aprovechar ese tiempo en disfrutarlo con tu familia, amigos o haciendo lo que más te apetezca, en Mr Jeff lo hacemos por ti!! 🙂

A través de la APP de Mr Jeff, podéis seleccionar las prendas que desees para cualquiera de nuestros servicios (plancha, lavado, tintorería y casa), elegir la fecha y hora de recogida, uno de nuestros Jeffs acudirá a tu domicilio a recoger tus prendas y en 48 horas tendrás tus prendas de vuelta lavadas y planchadas, así de sencillo a tan solo a un click de distancia y en la palma de tu mano, en tu smartphone.

✅ Descarga la APP o ingresa a la WEB y solicita tu servicio a domicilio ✅

¿ Cómo lavar toallas nuevas ?

Cuando compramos un juego de toallas nuevo debemos seguir unas pautas para llevar a cabo un primer lavado, veamos por qué:

  • Una toalla nueva desprende hilos y pelusas de su tejido, por ello recomendamos hacer un primer lavado separado del resto de la colada.
  • Otro motivo para hacer esto es el tinte o el color de las toallas, en un primer lavado puede desprenderse el color y manchar el resto de nuestras prendas, este problema se solucionará con sucesivos lavados hasta que el color quede fijo.
  • La última de nuestras razones para lavar las toallas nuevas antes de su primer uso es que los fabricantes aplican un suavizante especial para hacerlas parecer más suaves en la tienda. Esta sustancia no es tóxica ni nada peligrosa, pero hace que la toalla sea menos absorbente y es recomendable eliminarla primeramente.

El problema de la humedad

Las toallas de baño, debido a su uso, están compuestas de tejidos que permanecen húmedos demasiado tiempo. El agua y la humedad en un tejido tan grueso puede ser foco de bacterias y moho, además de olores desagradables de modo que debemos asegurar el secado de nuestras toallas en la medida de lo posible.

Para ello recomendamos el uso de un toallero. Tras cada uso de la toalla debemos colgarla de un toallero que nos permita tener nuestras toallas lo más estiradas posible, sin pliegues ni arrugas para favorecer la circulación del aire y asegurar un secado lo más rápido posible.

En ningún caso debemos tener las toallas apiladas unas encima de otras o guardadas en armarios o cajones si están mojadas, esto puede favorecer el crecimiento de bacterias provocando un mal olor permanente.

Cómo lavar toallas

¿ Cómo lavar toallas en la lavadora ?

Como norma general, es recomendable lavar las toallas separadas del resto de prendas. Esto es debido a que las toallas sueltan pelusas e hilos y atrapan el color que desprenden otros tejidos muy fácilmente.

Esta norma se convierte en obligatoria si nos encontramos con una toalla especialmente manchada, con mayor motivo la lavaremos por separado. Evitaremos exponer el resto de la lavadora a posibles gérmenes, además al añadir potenciadores a nuestro detergente corremos el riesgo de dañar o desgastar otras prendas en el lavado.

En general al lavar nuestras toallas es recomendable utilizar la mitad de detergente que utilizaríamos en una carga de ropa normal. El uso excesivo del detergente puede hacer que tus toallas pierdan consistencia y hacerlas menos esponjosas.

Cómo lavar toallas

Bastará con fijarnos en las cantidades de detergente que se recomiendan en el bote del producto y dividir por dos, normalmente nos podemos ayudar del tapón del detergente, que sirve como medidor. Sin olvidarnos de tener en cuenta la carga de nuestra lavadora y la cantidad de ropa que hayamos introducido. Este es un truco básico.

Las toallas por norma general debemos lavarlas en agua caliente para eliminar de forma correcta toda la suciedad, gérmenes y bacterias que contengan. Aunque si tenemos toallas que estén hechas de algún tejido especialmente delicado, con bordados, elementos decorativos o de colores delicados, podemos disminuir la temperatura o lavarlas directamente el agua fría para conservarlas durante más tiempo.

Al igual que hemos indicado anteriormente, los suavizantes disminuyen la capacidad de absorción de las toallas, a cambio aportan suavidad y esponjosidad, ¿la solución? Utiliza el suavizante cada dos o tres lavados, ayudarás a prolongar la vida útil de tus toallas sin renunciar a la suavidad.

Cuidados para lavar toallas blancas

Las toallas acaban la semana llenas de maquillaje, piel muerta y suciedad en general de todos los miembros de la familia. Debido a este uso que se les da, también es necesario desinfectarlas de vez en cuando. Lo más efectivo es utilizar un poquitín de amoniaco perfumado o lejía para ropa añadida al cajetín del detergente de tu lavadora. Aunque un truco casero muy efectivo, si no quieres dañas las toallas en exceso con la lejía, es añadir vinagre al cajetín de la lavadora en el enjuagado, es un desinfectante natural muy potente.

Mayor cuidado necesitan las toallas de color blanco, ya que la suciedad se nota mucho más y las manchas son más difíciles de quitar. Por ello os recomiendo que leáis este artículo que publicamos hace unas semanas en Mr Jeff sobre los cuidados especiales que necesitan las prendas blancas para mantener su color durante el mayor tiempo posible.

¿ Con qué periodicidad debo lavar las toallas ?

En Mr Jeff recomendamos lavar las toallas al menos una vez por semana. Si vives en un lugar con clima húmedo es preferible que las laves cada pocos días, debido al problema de humedad que hemos mencionado anteriormente. En el caso de las toallas del gimnasio o cualquier toalla que hayas utilizado en un lugar público, esta debe ser lavada diariamente después de su uso.

¿ Y el secado ?

El secado es una parte fundamental para nuestras toallas. Se trata de una prenda que permanece mucho tiempo húmeda y esto puede hacer que adquiera olores extraños e incluso moho de estar permanentemente mojada. Por ello desde Mr Jeff recomendamos el uso de la secadora o la plancha a vapor.

Tanto las toallas como el resto de prendas, quedan apelmazadas cuando las sacamos de la lavadora, por ello es recomendable sacudirlas antes de tenderlas para que las fibras se expandan y la prenda recupere su flexibilidad. Lo mejor para luchar contra la humedad es tender la toalla al aire libre y en un lugar que reciba la luz del sol directa, esto ayuda en especial a las prenda blancas para potenciar su color.

También te puede interesar:

  • Cómo quitar manchas de pintura de la ropa: trucos y consejos
  • Cómo limpiar las chaquetas de cuero
  • Cómo son las bolsas de Mr Jeff

Si os ha gustado el post de Cómo lavar toallas de forma eficiente ¡valóralo!

Índice de contenidos

Conocer algunos remedios caseros que expliquen cómo suavizar toallas te permitirá disfrutar de una sensación de lo más placentera al salir de la ducha.

Y es que envolver nuestro cuerpo con paños esponjosos y mullidos es algo realmente agradable para los sentidos, en especial después de haber disfrutado de un baño relajante.

Sin embargo, los lavados y el paso del tiempo provocan que estas prendas de baño se vuelvan ásperas y rígidas.

¿Una buena solución para suavizar toallas de un modo natural? Aprovechar las ventajas del bicarbonato de sodio.

Se trata de un producto que se vende en infinidad de supermercados y que es fantástico para suavizar las toallas al máximo, así como para acabar con las manchas, los gérmenes y las bacterias.

Cómo aportar suavidad a las toallas con un remedio casero de bicarbonato de sodio

El bicarbonato sódico te serán de gran ayuda cuando quieras disfrutar de unas toallas más suaves, aunque también te irá de fábulas deseas quitar las manchas de aceite de la ropa con facilidad.

Ingredientes

2 cucharadas de bicarbonato de sodio

Pasos a seguir

  1. Cuando introduzcas tus toallas en la lavadora, recuerda añadir dos cucharadas de bicarbonato de sodio al agua del aclarado.
  2. Gracias a este sencillo gesto, suavizar toallas se convertirá en una labor de lo más cómoda y práctica.
  3. El bicarbonato de sodio es ideal para mantener las prendas del baño sedosas y esponjosas debido a que, además de limpiarlas en profundidad, les proporciona una gran suavidad.
  4. Pon en práctica este truco de hogar casero cuando veas que tus toallas están algo rígidas y desees devolverles la suavidad que tenían cuando las compraste.

Más consejos para mantener las toallas en perfecto estado

Para mantener las toallas en buen estado durante mucho tiempo, es importante lavarlas una vez a la semana para impedir que la humedad las estropee. No lo olvides si quieres ahorrar dinero en la compra de este tipo de prendas.

Ten en cuenta, asimismo, la importancia de lavar las toallas en agua caliente para poder eliminar los gérmenes y de emplear la cantidad justa de gel, ya que abusar del jabón solo dejará restos en las toallas y favorecerá la proliferación de bacterias.

Los beneficios de este truco de hogar casero para suavizar las toallas de un modo práctico y sencillo son los siguientes:

  • Es fácil de preparar porque tan solo hay que agregar una pequeña cantidad de bicarbonato de sodio al agua del aclarado de la lavadora.
  • Es económico debido a que podrás comprar un frasco de bicarbonato de sodio en tu supermercado de siempre por muy poco dinero.
  • Deja las toallas muy suaves, limpias y libres de gérmenes y bacterias debido a las sustancias limpiadoras y desinfectantes presentes en el bicarbonato de sodio.

No olvides que, si te ha gustado este post, a través de este blog también podrás descubrir otros trucos naturales centrados en la limpieza del hogar y aprender, por ejemplo, a limpiar el cuero con remedios caseros.

¡No te marches aún! Esto también te puede interesar:

¿Hay una sensación más desagradable que secarte la cara o el cuerpo con una toalla vieja y rugosa? Hay algunas que directamente quieres tirarlas, pero antes de que hagas eso te recomiendo que tomes nota de estos consejos para revitalizarlas y darles una nueva vida.

Para recuperar tus toallas viejas necesitas:

  • 1 taza de vinagre
  • 1/2 taza de bicarbonato de sodio
  • Agua caliente
  • Lavadora

Vamos a ello:

Lo primero que vamos a hacer es programar la lavadora para que lave con agua caliente. Introduce las toallas en el interior y haz una lavado normal pero añadiendo la taza de vinagre.

Una vez que haya terminado el lavado, deja las toallas dentro de la lavadora e incorpora media taza de bicarbonato de sodio. Ahora programa otro lavado usando, también, agua caliente.

Centrifuga las toallas y deja que se sequen de forma normal.

Hay otro truco para recuperar las toallas y es utilizando únicamente agua y vinagre. En este vídeo nos explican esta otra forma:

Y si quieres que las toallas salgan mucho más suaves he encontrado un truco en Soy Manitas que se trata de añadir un poco de body milk en el cajetín del suavizante ¿qué te parece? Si lo pruebas me encantaría que compartieras tu experiencia con el resto de la comunidad.

¿Has escuchado alguna vez hablar sobre el truco de la sal para que las toallas no salgan ásperas de la lavadora? Se trata de incorporar una cucharada de sal al agua de enjuague para siempre salgan suaves.

Cuidado en el lavado:

Según he podido leer hay personas que recomiendan lavar las toallas sin mezclar con otras prendas porque al rozar con cremalleras, botones y similares hace que se desgaste mucho antes. Hay que dejar espacio para que se puedan mover bien en el tambor de la lavadora.

Tampoco se debería añadir suavizante cuando se lavan las toallas, algo que suelo hacer y que a partir de ahora voy a no hacer a ver si de verdad influye.

¡Y a disfrutar de tus toallas! ¿Verdad que es sencillo? Por cierto, te recomiendo que leas el post que ha escrito Laura sobre “cómo mantener perfectas las toallas” Hay trucos muy buenos y sencillos para utilizar.

Fuente: LaBioguía/ Todoexpertos

Seguro que a muchos de vosotros también os pasa que compráis unas toallas fantásticas, súper suaves y esponjosas pero que con el paso del tiempo y los lavados se os van apelmazando y van perdiendo esa forma inicial. Hay varias cosas a tener en cuenta para que eso no pase, lo primero es la calidad de las toallas, pero también está el lavado y el mantenimiento posterior.

La toalla es un producto que bien cuidado tiene una duración muy larga.

Consultando en internet podemos encontrar mil ideas milagrosas para conseguir toallas siempre tan suaves como el primer día, pero muchas de esas ideas las hemos probado y no todas funcionan, así que hemos pensado que lo mejor era consultar con un experto y le hemos pedido a Zara Home que nos cuente los secretos de fabricación y mantenimiento de sus toallas que sin duda están entre las más valoradas.

Nuestras toallas se tratan de forma estándar, se lavan y estabilizan para evitar encogimientos. No se planchan.

  • ¿Cuáles son las mejores toallas? ¿Las de algodón en rizo 100% o hay alguna otra composición recomendada?
  • Zara Home: En Zara Home buscamos la mejor calidad y por eso, para nuestro cliente más exigente, apostamos por las toallas de rizo 100% algodón, son las que responden a nuestros parámetros de calidad.

  • ¿Las más absorbentes son también las más vistosas y las más duraderas o en general los diferentes tipos de toallas tienen sus pros y sus contras?
  • Zara Home: Normalmente las toallas de diseños más de tendencia se fabrican en velour, a las que se les añade a veces viscosa para obtener brillos estéticos. Estos materiales no son tan absorbentes como una toalla que sea rizo 100% algodón, pero su calidad sigue siendo alta. Para el cliente que busca una absorción mayor, Zara Home propone también toallas muy vistosas en rizo 100% algodón, como por ejemplo las que incluyen bordados, mezclas con lino… Nosotros trabajamos el algodón egipcio de 600 gramos que da un resultado excelente. En cualquier caso, la absorción siempre dependerá de la calidad del hilo y de los gramajes. En Zara Home se pueden encontrar diferentes modelos de toalla elaborados con hilos cardados, peinados, etc. Y nuestros gramajes van desde 480 hasta los 600 gramos/m2.

  • Si no es secreto, ¿qué tipo de tratamiento llevan vuestras toallas antes de salir al mercado? ¿lavado? ¿plancha? ¿con qué tipo de productos se preparan?
  • Zara Home: Nuestras toallas se tratan de forma estándar, se lavan y estabilizan para evitar encogimientos. No se planchan. Respecto a los productos, dependiendo de la estética que se busque se realizan unos tratamiento u otros, como por ejemplo el acabado de calandra, de tumbler… Lo mejor es realizar el primer lavado con la lavadora bien llena, usar un programa de centrifugación fuerte y sin suavizante, para evitar que suelten pelusa. Tras los 6-8 primeros lavados ya se puede utilizar suavizante.

  • Y en cuanto al mantenimiento:
  • Zara Home: Recomendamos seguir las instrucciones de lavado que incluimos en las etiquetas de cada producto. La toalla es un producto que bien cuidado tiene una duración muy larga.

  • ¿Nos dais alguna recomendación para el lavado? ¿agua fría o caliente? ¿el detergente líquido o en polvo? ¿es mejor utilizar suavizante o prescindir de él?…
  • Zara Home: Lo mejor es realizar el primer lavado con la lavadora bien llena, usar un programa de centrifugación fuerte y sin suavizante, para evitar que suelten pelusa. Tras los 6-8 primeros lavados ya se puede utilizar suavizante. Un truco es dejarlas secar al aire libre las primeras semanas. La temperatura dependerá de la toalla en concreto.

  • ¿Es mejor secarlas al aire o en secadora? ¿Es recomendable plancharlas o es malo para ellas?
  • Zara Home: En los primeros lavados es bueno dejarlas secar al aire, posteriormente se puede usar secadora. De hecho, la secadora las dejará con más volumen. También es recomendable plancharlas, aunque siempre dependerá de cómo prefiera el cliente las toallas, más o menos suaves. Si le gustan suaves, lo mejor es pasarles la plancha, si se prefieren ásperas (a veces hay clientes que tienen mayor sensación de secado así) se pueden usar recién salgan de la secadora o de secar al aire. La secadora las dejará con más volumen. También es recomendable plancharlas.

  • ¿Algún consejo estrella que nos pueda ayudar a que nuestras toallas se mantengan como nuevas durante el máximo tiempo posible?
  • Zara Home: El más importante es seguir las instrucciones de lavado de cada una, así se mantendrán como nuevas durante el máximo de tiempo posible. Y por supuesto usar buenos productos en el lavado.

    Y hasta aquí las respuestas de la entrevista. Para los profanos en la materia aclarar que la calandra es una máquina formada por una serie de rodillos de metal con calor y presión a través de los cuales se hace pasar la toalla y el tumbler es una especie de secadora industrial por rotación y que dependiendo del tipo de toalla puede interesar un tratamiento o el otro según el acabado que se quiera conseguir, aunque esto es algo que obviamente nosotros no podremos probar en casa.

    No sé lo que opinaréis vosotros, pero yo soy de toallas muy absorbentes así que me quedo con las de algodón rizo 100%. Y en cuanto al mantenimiento me parecen especialmente interesantes las recomendaciones para el primer lavado: lavadora llena, centrifugación fuerte y sin suavizante. Y creo que también conviene recordar que el suavizante se puede añadir a partir del sexto lavado más o menos y que la secadora proporciona más volumen y la plancha suavidad.

    Espero que estos consejos os resulten de utilidad a la hora de mantener vuestras toallas como nuevas, yo los voy a poner en práctica desde ya con el último juego que me he comprado en las rebajas. Además aprovecho la ocasión para agradecer a Zara Home su amabilidad a la hora de responder a todas nuestras dudas y las imágenes que nos han cedido para este artículo.

    Más información | Zara Home
    En Decoesfera | Zara Home llenará nuestra casa de colores alegres esta primavera

    Cómo lavar las toallas para que queden suaves

    ¿Quieres tener unas toallas suaves, esponjosas y bien perfumadas? ¿Pero cómo conseguirlo? Cuando estrenamos las toallas, son absorbentes y suaves pero, poco a poco, comienzan a endurecerse y recuperar su estado parece casi imposible. La cal del agua se deposita entre las fibras y cuando la toalla se seca se va quedando más rígida y con el paso del tiempo más áspera.

    Pero existen una serie de trucos para que tus toallas queden limpias y suaves:

    • Primero, sin suavizante. Antes de utilizarlas por primera vez debes lavarlas con un detergente respetuoso de confianza, como Flota Active Plus, pero sin suavizante. De hecho, muchos fabricantes aconsejan no utilizar suavizantes en los dos o tres primeros lavados. A partir de esos primeros lavados podrás lavar tus toallas con total normalidad.
    • Lava las toallas por separado. Sin mezclar con otras prendas, con agua fría y con la cantidad justa recomendada por el fabricante de jabón y suavizante. Recuerda que si te excedes con los productos de lavado puede que se apelmacen las fibras. Utiliza siempre un detergente suave y que impida la transferencia de color como Flota Active Plus – Protector de colores.
    • Lavadora no muy cargada. Es conveniente que las toallas se puedan mover en el tambor fácilmente para que se limpien adecuadamente, por eso no se debe poner una carga excesiva.
    • Vinagre blanco y detergente. Para conseguir que las toallas queden desinfectadas y esponjosas añade un poco de vinagre blanco en el cajetín del detergente. El olor se eliminará durante el lavado, pero si no quieres correr riesgos, echa las toallas en remojo en un barreño con agua y un poco de vinagre y después lávalas tan solo con jabón. Otro truco también es echar en el cajetín del detergente un vasito de amoniaco perfumado y un chorro de limón para conseguir unas toallas desinfectadas y esponjosas.
    • Sacude cada toalla. Agita y extiende cada toalla para que recupere su forma.
    • No las tiendas al sol. Colócalas en una zona aireada, pero sin que les de la luz directa del sol. Tampoco te excedas con el tiempo de exposición para evitar que se endurezcan y pierdan toda la esponjosidad.
    • Utiliza la secadora (si tienes). Te servirá para retirar el exceso de humedad y conseguir un resultado óptimo.
    • No uses planchas a vapor. No es recomendable planchar las toallas con una plancha a vapor, ya que se humedecen y al permanecer guardadas largo tiempo pueden aparecer malos olores.
    • Siempre secas. Si quieres evitar el mal olor espera siempre que las toallas estén completamente secas antes de echarlas al cesto de la ropa sucia y tiéndelas lo antes posible tras el lavado. Además, si en tu baño no logras que se sequen por completo tras cada uso, lo mejor es que las tiendas cada vez al aire libre para evitar que acaben oliendo mal.

    También te puede interesar:

    • Cómo limpiar las bayetas de la cocina
    • Diez consejos para tender la ropa correctamente

    Cómo lavar las toallas para que queden suaves y esponjosas

    Tips de Estilo de Vida

    Olvídate de secarte a la hora del baño con toallas ásperas y sentir que raspan tu piel, mejor aprende a lavar las toallas, ¡las dejarás suaves y esponjosas!

    Escrito por: Pamela Montaño

    No solamente las toallas se van deteriorando con el tiempo, pero las toallas, pesadas, fibras gruesas, expuestas a constante humedad y temperaturas se desgastan más rápido. ¿Has notado tus toallas más ásperas a comparación del día en que las compraste? El tiempo causa estragos, es por eso que te ayudaremos un poco a revertir el daño y aprenderás a lavar las toallas para que queden suaves y esponjosas.

    Antes de lavar las toallas, ¡toma en cuenta!

    • Los suavizantes de tela forman una capa que impide la absorción del agua, no siempre se mantendrán esponjosas como la primera vez que las lavas con esto.
    • No mezcles las toallas con otro tipo de prendas.
    • Evita planchar las toallas o secarlas en secadora de gas ya que el calor envejecerá rápidamente las fibras.

    Aprende a lavar las toallas y déjalas suaves y esponjosas

    VINAGRE Y LIMÓN

    Estos ingredientes evitarán que queden malos olores, además quedarán más suaves las toallas.

    1. HAZ un prelavado con agua fría.
    2. AÑADE un chorro de limón con vinagre.
    3. LAVA como habitualmente lo haces.

    AMONIACO, LIMÓN Y VINAGRE

    El amoniaco impide que los detergentes aplicados en las telas se adhieran a los tejidos, y el vinagre evitará que se queden tantas sales minerales en la tela. ¡Tendrás toallas más suaves!

    1. LAVA las toallas con agua fría sin retacar la lavadora.
    2. REMOJA las toallas en vinagre por 10 minutos.
    3. LAVA las toallas con amoniaco y jugo de limón.
    4. ENJUAGA y deja secar a la sombra.

    NO ABUSES DEL JABÓN Y/O DETERGENTE

    El usar jabones o detergentes en exceso no garantiza que tus prendas queden más limpias que nunca, bastará con una pequeña cantidad para eliminar la suciedad, además, evitarás que queden tiesas.

    NO ATASQUES LA LAVADORA CON ROPA

    Para que las toallas no queden tiesas, para que se laven correctamente, los ingredientes que agregues para lavarlas funcionen correctamente y que lleguen a todos los rincones de las toallas, es necesario no atascar la lavadora, esta necesita espacio para que las prendas se muevan libremente, de lo contrario, no quedarán tan bonitas como esperas.

    LA IMPORTANCIA DEL SECADO

    1. SACUDE las toallas después de lavarlas, ayudará a despegar todas las fibras.
    • Si secas las toallas en secadora, puedes agregar una bola antipelusas, ayudará a que salgan esponjosas, de preferencia no uses altas temperaturas, ya que las fibras de las mimas envejecerán más rápido.
    • Si secas las toallas al aire libre, no las expongas al sol por mucho tiempo, en vez de quedarte suaves, quedarán algo rasposas o duras.

    ¡Pon estos trucos en práctica! Evitarás renovar pronto tus toallas, les darás más tiempo de vida y sobre todo, quedarán suaves y esponjosas. ¡No te arrepentirás!

    Seguro que alguna vez te has encontrado con una toalla que dejó de ser suave y tierna para convertirse en rasposa e incómoda a la hora de secarte, ¿verdad? Lo cierto es que hay varios aspectos a tener en cuenta si quieres que tus toallas sean cálidas y esponjosas, algo que se agradece tras el baño.

    En este post te mostramos 5 trucos para saber cómo mantener las toallas suaves. Toma nota y verás que al ir aplicándolos conseguirás que este textil de hogar tan importante se mantendrá en perfecto estado pese a los muchos lavados a los que lo sometas.

    1. Elegir convenientemente las toallas

    Puede que, en un principio, te decidas por aquellas más económicas. Ojo, eso no significa que sean las peores, ¿eh? Pero es cierto que al final la calidad suele pagarse. Al referirnos al término ‘calidad’ nos referimos a textil más duradero y con tejido cómodo y esponjoso, que es lo que estás buscando. Pues bien. A la hora de comprar toallas para casa deberías contemplar aspectos como la composición, apostando por el algodón por encima de todo. De los diferentes tipos de algodón que existen, el peinado da mejor resultado que el cardado o el alisado y las más recomendables son las toallas de algodón ‘high grade’. Está también el grosor, a mayor gramaje el resultado es comodidad y textura cálida y suave mejor. Anota esta referencia: ha de estar entre los 300 y los 600 g/m2.

    Hay que elegir toallas de algodón y con buen gramaje (iStock).

    2. Lavado con detergentes suaves y ojo con el suavizante

    Primero, lévalas a baja temperatura, en agua templada. Después, en cuanto a los productos que utilizar, hay que señalar varios puntos. Por un lado, te recomendamos optar por un detergente que esté dirigido a prendas más delicadas y utilizarlo en su justa medida. Eso de llenar el compartimento destinado al detergente sin ton ni son es un gran error. Normalmente se explica en los embalajes cuál es la cantidad exacta que hay que echar al electrodoméstico en función de la carga que vayas a poner. Respecto al suavizante, menos es más en este caso. Los expertos indican que este producto reduce la capacidad de absorción del algodón así que procura no abusar de él.

    No abuses del detergente. Debes echar la dosis recomendable para la colada que hayas puesto (iStock).

    3. Utiliza vinagre blanco con el detergente

    Este es un truquillo de mamás y abuelas. La sabiduría popular apunta al vinagre blanco como un plus para conseguir que las toallas queden esponjosas. No te preocupes que tus prendas no van a oler a este producto, para nada, solo debes echar un poquito con el detergente y listo. También se recomienda usar amoniaco perfumado y un poco de limón.

    El vinagre y el limón son aliados para conseguir toallas más suaves (iStock).

    4. Separa las de color de las que son blancas

    En este caso has de actuar como sueles hacer con el resto de la ropa, separando por colores. Es fundamental, ¿eh? Si ves que no ‘cargas’ solo con toallas, lo mejor es incluir otras prendas que no estén muy sucias y que tengan tonalidades afines. Y si es blanca, ¡todo al blanco! Una advertencia: evita incluir ropas que tengan botones, corchetes o cremalleras porque podrían engancharse al tejido de la toalla y las estropearía antes de lo previsto.

    Separa las toallas blancas de las de color (iStock)

    5. La lavadora no debe estar completa

    Es decir, que no esté muy cargada. Es importante para que las toallas y el resto de prendas que hayas introducido, si así fuera, se muevan fácilmente por el tambor y queden bien limpias. Nada de cargar por completo el electrodoméstico si quieres conseguir que tus toallas estén suaves y esponjosas.

    Cuando introduzcas las toallas en la lavadora ten en cuenta que no esté completamente llena (iStock).

    6. A la hora de tenderlas, mejor al aire libre y sin pinzas

    No vas a dejarles marcas y se secarán mejor, quedando libre de humedad, que es algo que sucede si las tendemos en zonas interiores. Es cierto que en invierno este punto es más complicado cumplirlo pero hay que tenerlo en cuenta. Aprovecha los días soleados para ponerlas al aire libre. Pero, eso sí, que no les de el sol de manera directa ni las dejes varios días reposando. Con so lo único que se consigue es que se endurezcan y acaben por perder la esponjosidad que estabas consiguiendo con todos estos trucos.

    Es mejor que las toallas se sequen al aire libre pero sin abusar de dejarlas días tendidas (iStock).

    7. Planchar las toallas

    Igual te llevas las manos a la cabeza pero no es para nada una locura. De hecho, si ya planchas las sábanas –mucha gente lo hace–, ¿por qué no probar con las toallas? Si realmente quieres saber cómo mantener las toallas suaves, el pasarles un poco la plancha es uno de los trucos efectivos que has de llevar a cabo. Si usas una plancha a vapor, antes de guardarlas asegúrate que están completamente secas para que no aparezcan malos olores.

    Si planchas las toallas estarán más suaves y esponjosas (iStock).

    Esperamos que estos consejos te sean de utilidad a la hora de conseguir mantener la suavidad y ternura de tus toallas por más tiempo. Fundamental, eso sí, que apuestes por productos de calidad, por buen género, algo que es posible si te decides comprar toallas con tejido óptimo para que se mantengan suaves y esponjosas a lo largo de los años. En las tiendas online de Travel Club encontrarás algunas especializadas en ropa y menaje del hogar, así que aprovecha para hacer tus compras y sumar puntos para después canjear por regalos y viajes.

    Siempre lavas mal tus toallas: esta es la forma correcta de hacerlo

    15/04/2018 05:00 – Actualizado: 15/04/2018 14:44

    Cuando estrenamos toallas, suelen ser absorbentes y suaves pero, poco a poco, comienzan a endurecerse y recuperar su estado parece casi imposible. La cal del agua se deposita entre las fibras y cuando este textil se seca se va quedando más rígido y con el paso del tiempo, más áspero.

    Si creías que vertiendo un poco de suavizante extra al lavado podrías devolverles su antiguo esplendor, podrías estar perdiendo tu tiempo y tu dinero. La experta en diseño de interiores Rachel Cohen ha explicado en ‘PopSugar’ que hay varios aspectos en los que fijarse a la hora de meter en la lavadora las toallas.

    Según ella, un lavado frío con la cantidad de líquido o polvo sin suavizante y un secado mínimo es la clave para que se queden perfectamente esponjosas todo el tiempo. Existen una serie de trucos que puedes utilizar para que parezcan nuevas. Sigue estos pasos.

    Agua fría

    Es posible que tengas la tentación de lavar las toallas a una alta temperatura para renovarlas, especialmente si están húmedas. Sin embargo, esta experta asegura que es infinitamente mejor hacerlo en frío. «Las bajas temperaturas evitan la contracción de las costuras, ayudan a mantener los colores vivos y funcionan mejor con ciertas manchas», explica.

    Vinagre blanco y jabón

    Antes de utilizarlas por primera vez debes lavarlas sin suavizante, de hecho, muchos fabricantes aconsejan no utilizar suavizantes en los dos o tres primeros lavados.

    No es recomendable que uses planchas a vapor, ya que se humedecen y pueden aparecer olores raros

    Para conseguir que las toallas queden desinfectadas y esponjosas añade un poco de jabón y vinagre blanco en el cajetín del detergente. El olor se eliminará durante el lavado, pero si no quieres correr riesgos, echa las toallas en remojo en un barreño con agua y un poco de vinagre y después lávalas tan solo con jabón. Otro truco también es echar en el cajetín del detergente un vasito de amoniaco perfumado y un chorro de limón para conseguir un acabado perfecto.

    Lávalas solas

    Es conveniente que las toallas se puedan mover fácilmente para que se limpien adecuadamente, por eso no se debe poner una carga excesiva. Además, no las mezcles con otras prendas, con agua fría y con poco jabón y suavizante, para evitar que se apelmacen las fibras. Utiliza siempre un detergente suave y que impida la transferencia de color.

    Foto: iStock.

    Secar es un arte

    Sacude cada toalla para devolverle la forma. Agita y extiende para que recupere su forma. No las tiendas al sol: colócalas en una zona aireada, pero sin que les dé la luz directa. Tampoco te excedas con el tiempo de exposición para evitar que se endurezcan. No te olvides que deben estar siempre secas si quieres evitar el mal olor. Espera siempre que las toallas estén completamente secas antes de echarlas al cesto de la ropa sucia y tiéndelas lo antes posible tras el lavado.

    No es recomendable que uses planchas a vapor, ya que se humedecen y al permanecer guardadas durante mucho tiempo, pueden aparecer olores extraños. Si tienes secadora te servirá para retirar el exceso de humedad y conseguir un resultado óptimo.

    admin

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *