0

Talla 90 de pecho

La mayoría de las mujeres que se aumentan el pecho eligen las tallas 90 o 95

Nueve de cada diez mujeres que se someten a un aumento de mamas demandan tener una talla que se sitúe entre la 90C y la 95B, además el 93% se decanta por los implantes redondos frente al 7% que los pide atómicos, según se desprende de un estudio realizado en las Clínicas Diego de León entre 1.052 mujeres operadas de aumento de pecho en los últimos meses.

El rango de edad oscila entre los 20 y los 35 años en el 60% de los casos. Y la principal motivación para someterse a esta intervención quirúrgica, más del 90 por ciento de estas mujeres ha reconocido que su principal motivo ha sido mejorar su autoestima.

Asimismo, muchas mujeres buscan un aumento de pecho ante la carencia de volumen -ausencia innata o provocada después de pérdidas bruscas de peso o de etapas específicas como el período de lactancia-; por que se ven afectados por una asimetría mamaria en uno o ambos senos; o por accidentes y enfermedades que de algún modo han repercutido en la autoestima de la mujer.

El director de las Clínicas Diego de León, el doctor Miguel de la Peña, destaca que, actualmente, este tipo de intervención quirúrgica encabeza la lista de las operaciones de cirugía estética más demandadas en España, por encima de la liposucción y la blefaroplastia.ANATÓMICOS VS REDONDOS

El 93% de las mujeres que se han decantado por los implantes redondos, quieren conseguir un busto más elevado y un escote más pronunciado y llamativo. Como su propio nombre indica, el resultado de la forma, volumen y contorno son mucho más redondeados. En cambio, el 7% de las mujeres que demandan los implantes anatómicos, también conocidos como de pera, lágrima o gota de agua, pretenden que su pecho tenga un aspecto mucho más natural, con los que realmente es difícil detectar que se han sometido a una operación de cirugía estética.

La operación suele durar 90 minutos bajo anestesia local y sedación y la recuperación dura aproximadamente una semana. La técnica más demandada en la intervención es la submamaria, por tratarse de la más sencilla y menos invasiva. La cicatriz queda escondida bajo el surco mamario. Las otras técnicas, menos solicitadas, son areolar y axilar. La areolar no deja apenas huella en la línea que separa el pezón y la mama, pero puede provocar una leve pérdida de sensibilidad en el pezón. Por su parte, la axilar no deja marcas visibles pero es de una ejecución compleja y menos recomendable.

Al finalizar la intervención, señalan, «las mujeres llevan un sujetador médico posquirúrgico, que ayuda a sujetar la piel que ha sido o está siendo expuesta a un tratamiento especial. Es muy importante su uso para que el posoperatorio y sus resultados sean satisfactorios. Su utilización es necesaria durante el mes posterior a la cirugía. Tiene un papel importante en la fase de cicatrización».

En cuanto a la prevención de los posibles efectos adversos, el doctor recuerda que es importante que las pacientes sean advertidas de las posibles contraindicaciones a través de su cirujano, «especialmente en los casos de mujeres embarazadas o en período de lactancia y en los de pacientes menores de edad».

Del mismo modo hay que tener especial cuidado si la mujer es fumadora y si es consumidora de alcohol. Además, hay que tener en cuenta el resto de contraindicaciones comunes en otros tipos de intervenciones quirúrgicas, como trastornos de coagulación, enfermedades sistémicas, problemas cardíacos y estados infecciosos en los que por ejemplo, una muela infectada puede aumentar hasta un 70% el riesgo de infección.

Guía de tallas

* Las medidas de la guía se basan en medidas tomadas directamente del cuerpo, no de la prenda. Si tu medida está entre dos tallas, te recomendamos que selecciones la talla más grande. En esta tabla también encontrarás la equivalencia de talla de sujetador española con el resto de países.

*Las tallas de sujetadores en nuestra web siempre están talladas con la guía de tallas de sujetador española y francesa, ambos países utilizan la misma guía de tallas. Las equivalencias de tallas de sujetador con las medidas de otros países las incluimos en la tabla por si eres de otro país o únicamente sabes la talla europea que utilizan algunas marcas.

*La talla más común de copa suele ser la copa B, hay muchos modelos de sujetador que se fabrican a partir de esta talla. La copa A es más inusual, habitualmente disponible en sujetadores juveniles. Si gastas la copa A, por ejemplo la talla 90A, y no la encuentras en el modelo que deseas tienes que tener en cuenta que su talla equivalente sería la 85B, bajar una talla de conorno que podrás ajustar con el cierre del sujetador, y subir una talla de copa, que sería la correcta para tu pecho. Si tienes dudas sobre tu talla de pecho puedes ponerte en contacto, estaremos encantados de atenderte.

¿Quieres saber más sobre sujetadores? Lee nuestros consejos en: La importancia de llevar un buen sujetador.

¿Sabes exactamente qué talla de sujetador tienes? Puedo afirmar y afirmo que son muchas las mujeres que no saben que la talla consiste en un número y una letra: 100-B, 95-C, 85-A. Ir con una talla de sujetador inadecuada no sólo es muy incómodo sino que puede tener efectos negativos para tu pecho.

Si es demasiado grande, no sujeta adecuadamente y están en peligro tanto tu escote como toda la piel alrededor del pecho, especialmente si tienes una talla generosa. Por otro lado, si el sujetador te va pequeño la mama va apretujada todo el día, el aro clavado cerca de la axila: un desastre a distintos niveles.

El sujetador debe tener la talla correcta y consta de talla y copa. Las mujeres francesas o las alemanas lo tienen clarísimo, conocen la medida exacta de su busto porque necesitan saber qué copa tienen o no pueden llevar sujetador a menos que lo encarguen a medida.

Esas medidas que hay que tomar con el centímetro para encargar en catálogos de venta por correo están por algo. Da mucha pereza pero es necesario si quieres acertar con tu encargo. Encontrarás en Internet distintas formas de calcularla sumando, restando y añadiendo números, como una fórmula matemática infalible. Pero como cada marca de lencería tiene sus propias tablas, me contento con que sepas qué es la copa y cómo debes calcularla.

Cómo medir la talla: el contorno bajo el busto

Coge el centímetro y calculemos la talla. Llamamos talla a la medida del contorno del torso justo debajo del pecho. En la foto lo verás claro: es la linea número 3. Hay personas con espalda ancha y otras más bien estrecha en ese punto. La medida de la talla es crucial para una sujeción justa: ni apretado ni suelto.

Cómo medir la copa: el contorno del busto

La segunda parte consiste en medir el torso añadiendo el busto. Debes medir los centímetros que van hasta la parte más saliente del pecho (corresponde a la linea número 2 de la foto). Suele ser el pezón así que mide justo por encima de la aureola. Esa medida determinará la copa de tu talla global.

Traslada ambas medidas a una tabla como la de la foto superior. Tu talla no es sólo un número, es una combinación de número + letra. Imagina que tu torso (talla) mide 70 centímetros y que tu pecho (copa) mide 90 centímetros. Según las medidas de la tabla, debes pedir a esa marca una 85-E. Talla poco corriente pero que existe: espalda estrecha y pecho abundante.

Para que os orientéis, la copa A es la única que resta centímetros en relación a la talla. Las demás copas: C, D, E y demás, van aumentando los centímetros respecto a la talla del torso. Aproximadamente, la C es la B+1 talla, la E es B+3 tallas.

Es cierto que si tienes una talla 100-C o 95-A, esa es tu talla standar y es la que sueles pedir cuando vas de compras. Cuando un sujetador de la marca X te va pequeño o grande, lo más seguro es que la tabla de medidas es la que varía, no tu pecho.

Ejemplos de problemas comunes

Las mujeres que soléis pedir la talla 90-B (a la que llamamos escuetamente talla 90) para que no os apriete el sujetador en la espalda pero en realidad os sobra un poco en el pecho (la 85-B os va perfecta), tenéis una tercera opción: la 90-A. Esa es vuestra talla correcta.

Otro error común es hacer arreglar un sujetador porque os va bien de pecho (la copa) pero el cierre os va grande (la talla). No os gantéis el dinero en arreglos, calculad bien para que el sujetador tenga una copa mayor y una espalda más fina. Si soléis pedir la 100-C y abrocháis desde el principio en el último corchete, malo. En poco tiempo el elástico se dará un poco y os irá algo grande.

Será mucho mejor probar si la 95-D os va bien y abrochar el sujetador en el último corchete, como debería ser cuando es nuevo. Así os durará más porque tenéis dos posiciones disponibles para cuando ceda la tela sin que el contorno del torso quede demasiado suelto.

Parece complicado pero en cuanto le cojáis el truco a combinar espalda y volumen de pecho, es pan comido.

Foto | La Recoute, Decathlon, Passionata
En Arrebatadora | La importancia de usar un buen sujetador al hacer deporte, Estudiantes y trabajadoras en casa: no os quitéis el sujetador

Estamos contentos de poder presentar el único método actualmente para resolver la pregunta que a tantas pacientes se hacen: ¿QUE PRÓTESIS DE MAMA es la ideal para la talla que quiero conseguir? Llevábamos tiempo detrás de este recurso, son meses asesorando a pacientes en mi consulta y a interesadas en foros de Internet y no fue publicado desde octubre porque quería comprobar en vivo que se cumplían los cálculos.

A la hora de elegir una prótesis de mama, la paciente debe tener una idea muy clara de lo que quiere y su cirujano intentar alcanzarla siguiendo unos criterios. Son estos criterios la mayor dificultad para el profesional, pero después de algunos años estudiando esta operación de cerca podemos concluir que las decisiones a tomar son:

1- Decidir entre prótesis anatómica o redonda
2- Elegir una prótesis que llene al máximo la anchura del seno de la paciente
3- Elegir la proyección adecuada según objetivo (baja, moderada, alta, extra alta)

Las pautas para el punto 1 ya las publiqué en el siguiente artículo:

REDONDAS O ANATÓMICAS– http://meyeraesthetic.com/2016/01/18/redondas-o-anatomicas/

Es ahora cuando llega la parte más complicada: acertar en el volumen y proyección. El punto 2 es el siguiente escollo, y la experiencia me ha dejado claro que el mejor objetivo se logra DEJANDO UN MARGEN DE 0,5 CM MENOS DE PROTESIS a cada lado. Quiere decir que si una paciente tiene 13,5cm de anchura mamaria, la prótesis máxima debe tener 13cm de diámetro. ¿Y por qué 0,5 cm? Las respuestas son varias:

1- Evitamos la SINMASTIA (que la chica no tenga escote porque las senos levantados se tocan)
2- Evitamos que la prótesis pueda tocarse a través de la piel porque “rebasa” los laterales del seno
3- Que se formen vean irregularidades en la piel por el punto anterior

Cuando tengamos BUEN RELLENO GLANDULAR, podemos apurar esa diferencia a 2mm (por ejemplo, chica con buen relleno y 14cm de anchura podemos ponerle prótesis de máximo 13,8cm de diámetro). Es importante ESCOGER UNA PROTESIS LO MAS ANCHA POSIBLE PARA ESA PACIENTE, de lo contrario los senos quedarán MUY SEPARADOS (resultado que disgusta muy comúnmente a las pacientes). Para saber medirse bien el pecho, os remitimos al artículo:

CALCULAR TU TALLA DE SUJETADOR– http://meyeraesthetic.com/2016/01/19/calcula-tu-talla-de-sujetador/

El último punto que nos queda: elegir la proyección. Si hemos elegido una prótesis anatómica en una paciente con pecho no armónico, nos hemos decantado por un diámetro de 13 porque la paciente tenía 13,5 de anchura, qué proyección elegir? Para eso tenemos que saber EXACTAMENTE cuantas tallas vamos a subir. En el AUMENTO DE PECHO aumenta siempre la LETRA O COPA, la paciente pasa de una copa A a una B, o de una B a una D… En el artículo anterior de CALCULA TU TALLA DE SUJETADOR explicamos las equivalencias y como lo común es subir 1-2 copas. Lo habitual es una chica con 90A pasar a una 90B/90C, o una 95B pasar a una 90C… Mi experiencia en consulta me ha demostrado que el 90% de las pacientes buscan una talla sólo: 95B. Nuestro objetivo es la 95B, la cual equivale en volumen a una 85D o una 90C. Como ya expliqué en el artículo, el NUMERO NO CAMBIA porque depende del diámetro torácico y es sólo el DIÁMETRO MAMARIO EL QUE AUMENTA en esta operación.

Y ahora es cuando vienen las matemáticas: Consideremos una paciente con unas medidas habituales: DT=75cm, DM=83cm, Anchura mamaria=13,5 cm. Su talla actual nos indica una 90 (DT+15) A (DM-DT=8// 5-9=A). Talla actual 90A, diámetro máximo de prótesis a usar: 13,5. Elegimos redonda o anatómica en función de la forma del seno que tenga la paciente. Si deseamos lograr el aspecto de una 95B, la paciente tiene que subir a una 90C y la copa C sólo se logra cuando la diferencia DT-DM sea igual a 15-19. En este caso por lo tanto tenemos que subir el DM a 90cm (ella parte de 83cm). Cómo logramos esto? Aquí está la solución:

1- Consideraremos el diámetro mamario como el PERIMETRO (P) de un círculo.
2- Calculamos el área de la paciente mediante la fórmula
3- Calculamos el área del círculo que queremos lograr
4- Calculamos el área de las prótesis que necesitamos

Recordar que SIEMPRE hay que lograr llenar al máximo el pecho menos 1cm, volvamos a nuestro ejemplo:

Área con 94cm DM=∏r²| P=2πr| r=P/2π=9,52| ∏9,52²=284,7cm²
Área con 94cm DM= 284,7cm²

Para conseguir una 90C en esta paciente, tenemos que aumentar el área en 39,63-63,03 cm² con 2 prótesis, con 20-31.5 cm² cada una. Ahora es muy fácil saber qué prótesis lo consigue, tenemos que hallar qué volumen de prótesis ocupa esos 20-31.5 cm². En los catálogos tienen esta forma, podemos ver cómo no son hemicírculos perfectos sino HEMIELIPSES.

Tenemos que calcular el volumen de la hemielipse, partiendo del diámetro de prótesis que rellene más el seno en el eje horizontal. La fórmula del área de una elipse es:

A= ∏xR1xR2 R1 corresponde al diámetro de la prótesis y R2 es la proyección de la prótesis

El área es de 87,7cm², dividido entre dos (necesitamos la hemielipse) un total de 43,85cm². Una prótesis por lo tanto de 375cc con 13cm de diámetro y 4,3cm de perfil tiene un área (NO VOLUMEN) de 43,85cm². Nuestra paciente ejemplo necesitaba entre 40-51,62cm² para conseguir la 90C (equivalente a una 95B en volumen), por lo que con 375cc de volumen lo conseguiría. Miremos ahora con una prótesis de 330cc perfil moderado, 12,25cm de diámetro y 4,1cm de perfil. El área calculada es de 6,12×4,1xπ, nos da una elipse de 78,8cm² y dividida entre 2 nos da 39,4cm². Por lo tanto con volúmen de 330 NO conseguiría la talla 90C (aunque se quedaría cerca).

Finalmente para resumir, estos son los pasos a seguir:

1- La paciente debe saber qué talla quiere lograr.
2- El cirujano debe recomendar sobre la opción de usar o no prótesis anatómica.
3- Elegir una prótesis con la anchura máxima para la paciente (Anchura mamaria menos 7-10mm).
4- Calcular el área del círculo de la paciente usando como perímetro su diámetro mamario.
5- Calcular el mismo área pero con el perímetro de la talla deseada por la paciente.
6- La diferencia entre ambas áreas nos dirá el área adicional que deben rellenar las prótesis.
7- Calcular el área que la prótesis estimada tiene, y elegir más o menos proyección en función de resultado.

Haga su valoración

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *