0

Tarta sacher original

Cómo hacer tarta Sacher paso a paso

Pasos previos para hacer tarta o torta Sacher

Aunque estás ante una receta de tarta Sacher fácil, siempre es bueno tomarse la repostería con calma. Te aconsejo que para trabajar de manera más relajada realices estos pasos previos, pues te facilitarán la elaboración de la tarta Sacher.

  1. Cubre las paredes del molde con un poco de mantequilla y harina para evitar que el bizcocho se pegue. Si el molde que vas a usar no es desmoldable te aconsejo que lo forres con papel de horno como puedes ver en la imagen de más abajo.
  2. Precalienta el horno a 170 ºC con calor arriba y abajo. No es necesario que enciendas el ventilador.
  3. Derrite el chocolate al baño María o en el microondas. Recuerda que si lo haces en el microondas deberás calentarlo a intervalos cortos y removerlo bien entre medias para que no se queme. Reserva el chocolate fundido.
  4. Por último, tamiza la harina junto con la levadura y resérvala también.

Cubrir el molde

Preparar el bizcocho de tarta Sacher

  1. Coge los huevos y separa las claras de las yemas. Para que las claras se monten bien procura que no caiga nada de yema en ellas.
  2. Coloca las claras en un recipiente, añade la pizca de sal y móntalas a punto de nieve. Cuando estén a medio montar, echa la mitad del azúcar. Esto ayuda a obtener un merengue mucho más firme. Te recomiendo que realices este proceso con unas varillas eléctricas o un robot de cocina. También lo puedes hacer a mano, pero te cansarás mucho más y el merengue no quedará tan bien. Reserva las claras montadas.
  3. En otro recipiente, bate el resto del azúcar con la mantequilla hasta obtener una mezcla ligeramente esponjosa y de color amarillo pálido.
  4. Incorpora las yemas de los huevos una a una mientras sigues batiendo. Espera que se integre por completo la anterior yema antes de añadir la siguiente. Agrega también la esencia de vainilla.
  5. Ahora añade el chocolate fundido y bate la mezcla hasta que tenga un aspecto homogéneo.
  6. Incorpora la harina tamizada y mézclala suavemente. Si lo haces con las varillas eléctricas asegúrate que realizas este paso a baja velocidad, pues no conviene batir las masas en exceso una vez que hemos añadido la harina. También puedes mezclar la harina con una espátula.
  7. Es el turno de añadir las claras montadas a punto de nieve que habías reservado. Lo vamos a hacer en 3 veces y mezclándolo con la espátula mediante suaves movimientos envolventes. La primera porción de merengue que incorpores se te bajará bastante pues la mezcla aún es muy densa, pero según vayas añadiendo más verás que la masa se vuelve más ligera y esponjosa.
  8. Vierte la masa en el molde y alisa un poco la superficie con un espátula o cuchara. No golpees el molde contra la mesa de trabajo, pues con eso lo único que conseguirás es perder parte del aire que contiene la masa.
  9. Hornea el bizcocho durante 45 minutos aproximadamente a 170 ºC. El tiempo exacto de horneado dependerá del diámetro del molde y de las características de tu horno. Para comprobar el que bizcocho está perfectamente cocido, clava una aguja o brocheta en su parte central y comprueba que sale limpia.
  10. Cuando el bizcocho esté listo sácalo del horno y déjalo reposar unos minutos hasta que el molde pierda un poco de calor. Cuando ya no queme desmóldalo, ponlo boca abajo sobre una rejilla y deja que se enfríe por completo.

Separar las claras de las yemas

Incorporar el chocolate a la masa

Añadir la harina a la tarta Sacher

Mezclar las claras montadas poco a poco y con cuidado

Hasta obtener una masa muy aireada y esponjosa

Verter la masa en el molde y hornear

Rellenar la tarta de chocolate Sacher

  1. Una vez esté totalmente fría, corta el bizcocho. Has de saber que la tarta Sacher auténtica, la que se sirve en Viena, tiene 2 capas, pero si quieres y la altura de tu bizcocho lo permite, puedes cortarla en 3 capas. Lo dejo a tu elección.
  2. Calienta ligeramente la mermelada en el microondas para que se vuelva más fluida. Cubre con la mermelada una de las mitades de la tarta y tápala con la otra.

Rellenar la tarta con la mermelada

Preparar el glaseado de la tarta Sacher

  1. Calienta el agua y el azúcar hasta que esta se disuelva por completo. Obtendrás un almíbar ligero.
  2. Derrite el chocolate al baño María o en el microondas.
  3. Vierte el almíbar en el chocolate y remueve enérgicamente hasta obtener una mezcla homogénea y fluida. Deja que se atempere unos minutos, pero no esperes mucho para glasear la tarta pues el chocolate comenzará a endurecerse.
  4. Coloca el bizcocho ya relleno con la mermelada sobre una rejilla y, debajo, dispón una bandeja para recoger el chocolate sobrante. Te pueden valer los utensilios que vienen con el horno.
  5. Deja caer el glaseado poco a poco sobre el centro de la tarta y deja que el solo se vaya repartiendo por toda la superficie. Mueve un poco el bizcocho para que se asiente el chocolate si hace falta, pero no lo toques demasiado o no quedará uniforme. Puedes usar una espátula o un cuchillo para ayudar a que el chocolate cubra las paredes del bizcocho.
  6. Una vez esté bien cubierto, deja que el glaseado de chocolate se solidifique a temperatura ambiente.
  7. Finalmente, derrite un poco más de chocolate y, con ayuda de una manga pastelera y una boquilla fina, escribe la palabra Sacher en la superficie de la tarta. Puedes usar chocolate blanco o negro.

Preparar el glaseado de la tarta Sacher

Glasear la tarta con el baño de chocolate

Escribir la palabra Sacher con chocolate

Receta de Tarta Sacher

La tarta Sacher es una tarta de bizcocho de chocolate con una capa fina de mermelada de albaricoque y cubierto con un glaseado de chocolate negro. Se sirve habitualmente acompañada de nata montada o chantilly.

Ingredientes (8 personas):

  • 175 gr de azúcar
  • 175 gr de mantequilla
  • 7 huevos
  • 175 gr de chocolate amargo
  • 50 gr de almendras molidas
  • 100 gr de harina
  • mermelada de albaricoque
  • Para la cobertura:
  • 150 gr de chocolate de cobertura
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 4 cucharadas de nata líquida
  • mantequilla y harina para el molde
  • Para decorar:
  • nata montada

Elaboración de la receta de Tarta Sacher:

En un bol, y con una batidora eléctrica de varillas, bate la mantequilla con el azúcar. Incorpora una a una las yemas de los huevos sin dejar de batir. Funde el chocolate, déjalo templar e incorpóralo. Mezcla la harina con las almendras y agrégalas a la crema anterior con movimientos envolventes. Utiliza una varilla manual. Incorpora las claras a punto de nieve suavemente.

Unta un molde (de base desmontable) con mantequilla y espolvórealo con harina. Vierte la mezcla y hornea a 175ºC durante 10 minutos. Baja la temperatura a 165ºC y hornea durante 30 minutos más. Deja templar y desmolda.

A continuación corta la tarta en dos capas y extiende la mermelada de albaricoque en la inferior. Tápala con la otra capa de bizcocho.

Funde el chocolate, agrega la mantequilla, disuélvela y agrega nata líquida. Cubre la tarta Sacher y decórala con un poco de nata montada.

Antes de servir, introdúcela en el frigorífico para que el chocolate se endurezca.

Sobre el origen de la Tarta Sacher:

Esta tarta fue creada en 1832 por el entonces aprendiz de repostero Franz Sacher para el príncipe Klemens Wenzel von Metternich y sus invitados. Años más tarde, su hijo Eduard comenzó a elaborar la tarta de su padre en la pastelería Demel de Viena mientras trabajaba como aprendiz. En 1876 Eduard fundó el Hotel Sacher en el centro de Viena (Austria) y comenzó a vender la Sachertorte. Tras varias disputas legales para reclamar la propiedad de la tarta, la justicia decidió que el hotel tendría derecho a comercializar la «Original Sacher-Torte» (Tarta Sacher original) y la pastelería Demel la «Eduard Sacher-Torte» (Tarta Sacher Eduard).

La receta original continúa siendo un secreto y se dice que la clave de su sabor está en los ingredientes de la cobertura de chocolate, que podría elaborarse con tres tipos de chocolate diferentes provenientes de Alemania y Bélgica.

Actualmente se puede comprar la tarta Sacher original en el Hotel Sacher y en la tienda y cafeterías de su propia marca.

Si vas a Viena, no dudes en acercarte al Hotel Sacher, en pleno centro de la ciudad, donde se hacen más de 270.000 tartas al año, muchas de las cuales se venden en todo el mundo.

La tarta Sacher ha llegado a convertirse en uno de los dulces más característicos de Austria, donde cada 5 de diciembre se celebra el Día Nacional de la Tarta Sacher.

Tarta Sacher, la receta original paso a paso (y fácil!)

La cantidad de postres y tartas elaboradas con chocolate es inimaginable, y lo cierto es que una no deja de aprender. El chocolate es un ingrediente tan versátil y sobre todo tan pero tan delicioso (y hasta adictivo!) que es perfecto para preparaciones dulces, tomando forma sólida o líquida, y que además se presta a ser aromatizado.

Hoy traemos una de las recetas con chocolate con nombre propio, y cuya receta tiene hasta historia, por lo que tiene que estar sí o sí en cualquier recetario de repostería.

La Tarta Sacher (o Sachertorte en alemán) es una tarta típica de Austria, y cuyo ingrediente protagonista es el chocolate. Fue inventada en 1832 por Franz Sacher, y la tradición familiar hizo que tanto en su confitería como en el Hotel Sacher que fundó su hijo se sirviera esta exquisita tarta. Esto dio lugar a disputas a mediados del siglo XX, y es en el hotel donde se sigue sirviendo la «Original Sacher-Torte», mientras que en la confitería toma el nombre de «Eduard Sacher-Torte», en honor al hijo de Franz.

¿Y qué tiene de especial esta tarta? Pues parte de un bizcocho de chocolate muy muy esponjoso que se divide en dos planchas entre las que se extiende una capa de mermelada. Después se vuelven a unir las dos planchas y se recubren con una cobertura de chocolate negro que escurre por los lados hasta cubrir toda su superficie visible.

El molde que necesitas es uno como éste, aunque si quieres tomarla en formato bizcocho, te animo a que te des una vuelta por la sección de moldes para bizcochos de nuestra tienda online, y llévate el que más te guste 🙂

Si te gusta elaborar dulces, consulta nuestra sección de postres para ampliar tu recetario, y más concretamente los postres elaborados con chocolate, que incluyen bizcochos, galletas, tartas y otras deliciosas preparaciones. Destacan el bizcocho de plátano, chocolate y canela, el mug cake de chocolate y nueces al microondas, nuestro exquisito brownie, la tarta de tres chocolates o la tarta de galletas y chocolate. Todos ellos están de… ¡escándalo!

Ingredientes para la Tarta Sacher, la receta original (y fácil!) (molde de 22 cm de diámetro):

  • Ingredientes para el bizcocho y el relleno:
    • 100 gr de mantequilla.
    • 100 gr de almendras peladas.
    • 6 huevos tamaño L.
    • 100 gr de azúcar glas.
    • 100 gr de azúcar blanco.
    • 65 gr de cacao puro en polvo.
    • 100 gr de harina de trigo.
    • 10 gr de levadura química (tipo Royal).
    • 300 gr de mermelada de albaricoque.

  • Ingredientes para la cobertura de chocolate:
    • 100 ml de nata para montar.
    • 130 gr de chocolate para fundir.
    • 20 gr de mantequilla sin sal.
    • 2 cucharadas soperas de agua.

Preparación, cómo hacer la receta original de Tarta Sacher:

  1. Lo primero que vamos a preparar es el bizcocho. Para ello comenzamos dorando las almendras, puedes hacerlo poniéndolas en una bandeja de horno y a 150ºC durante unos 15 minutos vigilándolas que no se quemen, o más rápido en una sartén como hemos hecho nosotros, apenas 5 minutos a fuego medio y removiéndolas para evitar que se doren demasiado.
  2. Con una picadora las trituramos y las dejamos como si fuera una harina gruesa para que se mezcle perfectamente con los demás ingredientes. Reserva.

    Tostando las almendras y triturándolas

  3. Precalienta el horno a 170ºC mientras preparas el bizcocho.
  4. En un bol grande mezcla la mantequilla (que deberá estar en textura pomada, es decir, sácala al menos 30 minutos antes de la nevera para que sea fácil trabajar con ella) y el azúcar blanco, y bátelo bien hasta que la mezcla sea densa y blanquecina y el azúcar se haya integrado con la mantequilla.
  5. Ahora vamos a montar las claras. Los huevos deberán estar a temperatura ambiente, por lo que sácalos de la nevera al menos media hora antes de comenzar a manipularlos. Separa las yemas de las claras dejando las claras en un bol grande y móntalas con unas varillas manuales o eléctricas. Cuando estén casi montadas añade el azúcar glas y sigue con el proceso, procurando que no queden muy duras.

    Preparando el bizcocho y montando las claras

  6. En el bol en el que teníamos la mantequilla y el azúcar añade las yemas de una en una batiendo a la vez, y haz lo mismo con las almendras molidas. Incorpora también el cacao a través de un colador para que no tenga grumos y sigue batiendo hasta que todos los ingredientes se hayan integrado entre sí.
  7. Incorpora las claras poco a poco y mezcla con movimientos envolventes con ayuda de una lengua de cocina para que no se baje su esponjosidad.
  8. Con la ayuda de un colador, echa la harina haciendo que pase por él para que se tamice, es decir, para que caiga a la mezcla sin grumos y se disuelva mejor. Haz lo mismo con la levadura química. Mézclalas también con movimientos envolventes.

    Preparando el bizcocho para la Tarta Sacher

  9. Forra un molde redondo con papel de horno (si es de silicona, no necesitas el papel), y echa la mezcla del bizcocho. Estas cantidades son ideales para un molde de 22cm que suele ser lo estándar, ya que si es más grande te quedaría demasiado bajo.
  10. Introduce el molde en el horno a altura media y hornea alrededor de 35 minutos. Para comprobar si está listo, introduce un palillo en el bizcocho, y si sale limpio es que ya está listo. Si no, déjalo unos pocos minutos más pero vigilando no pasarte para que no pierda jugosidad.
  11. Sácalo del horno y déjalo enfriar 10 minutos dentro del molde. Después desmóldalo y déjalo enfriar completamente para seguir con el siguiente paso.
  12. Pon dos palillos en el bizcocho como puedes ver en la fotografía, así te servirán de guía para cuando tengas que volver a unirlo. Divídelo en dos partes y darle la vuelta al bizcocho, así quedará visible la parte de abajo que será más recta y lisa.

    Bizcocho listo para seguir con la Tarta Sacher

  13. Ahora que tienes dos capas, pinta la de abajo con la mermelada de albaricoque y vuelve a colocar la capa de arriba encima haciendo coincidir los palillos, y aplastando cuidadosamente para que las dos partes queden unidas. Hay quien recorta los bordes para que queden perfectamente definidos, pero esto es recetas de… ¡escándalo! y aquí priorizamos el sabor y el ahorro de tiempo, y nos parece un desperdicio el cortar los bordes solo para dejarla más bonita.
  14. Ahora vamos con la cobertura de chocolate, que es una parte con cierta complejidad pero también divertida, y además para los más chocolateros es un auténtico placer «repelar» ese chocolate sobrante que escurre la tarta.
  15. Pon en un cazo la nata, y cuando hierva aparta del fuego y añádele el chocolate ligeramente troceado y la mantequilla. Con una lengua de cocina remueve bien hasta que el chocolate se disuelva por completo (todo esto hazlo rápidamente para que la mezcla siga caliente). Incorpora las 2 cucharadas de agua, es el truco definitivo para que la cobertura fluya por la tarta y quede bastante liso.

    Rellenando el bizcocho de mermelada, y preparando la cobertura de chocolate

  16. Ten preparado el bizcocho encima de una rejilla y ésta sobre una bandeja porque el chocolate va a hacer su aparición.
  17. Vierte por encima la cobertura de chocolate directamente del cazo y procura bañar todo el bizcocho de forma que no tengas que alisarlo ni ayudarte con una cuchara ni nada, simplemente se irá adaptando a la tarta. Procura que los bordes queden también cubiertos de chocolate, y para esto quizás si te puedas ayudar un poco de una cuchara.

    Cobertura de chocolate directo al bizcocho, ¡delicioso!

  18. Déjala enfriar al menos 30 minutos (aunque esto depende de la estación del año), hasta que veas que se ha solidificado la cobertura.

    Tarta Sacher lista para degustar 😛

Tiempo: 1 hora y media

Sirve y degusta:

Cuando la cobertura esté sólida sobre la tarta, estará lista. Eso sí, te lo advertimos, al día siguiente está muchísimo más rica. Esto es debido sobre todo al efecto de la mermelada entre el bizcocho, pues se nota la diferencia bastante.

Tarta Sacher, la receta original

Pero si no puedes esperar, sírvela en platos y acompáñala de nata montada, helado o yogur. Disfruta esta tarta de… ¡escándalo! Puedes conservarla 4-5 días en la nevera, aunque no creo que dure tanto tiempo por lo buenísima que está 😛

La original Tarta Sacher o Sachertorte

Variaciones de la receta de Tarta Sacher:

Si me tengo que sincerar, este bizcocho queda demasiado esponjoso y seco para mi gusto (aunque gana mucho con los días gracias a la mermelada), pero precisamente estas cualidades hacen que sea el ideal para este tipo de tarta.

Eso sí, cuando vuelva a prepararla, prefiero utilizar la receta de otros bizcochos que tenemos en la web, como nuestro bizcocho de chocolate casero y fácil, o el bizcocho de plátano, chocolate y canela.

Y os animo a que os salgáis de la norma totalmente y utilicéis la estructura de la Tarta Sacher como una inspiración: imaginad un bizcocho de naranja esponjoso con mermelada de naranja amarga y la cobertura de chocolate, o el bizcocho de queso y yogur con mermelada de fresa y la cobertura… ¡Imaginación al poder!

Cómo hacer una tarta Sacher de chocolate.

Si algo tenemos en el viejo continente son recetas de postres con historia, y la tarta Sacher es una de ellas.

Se trata de un bizcocho de chocolate relleno de mermelada de albaricoque y recubierto con un glaseado de chocolate negro. Así a priori, pudiera parecer que no se trata de nada del otro mundo.

Pero esta tarta, cuya receta es uno de los secretos mejor guardados. Se ha ganado con el paso de los años la categoría de ser considerada una de las mejores tartas del mundo. En casa rivaliza directamente con el brownie de chocolate clásico y el coulant de chocolate.

La tarta Sacher fue creada por Franz Sacher en 1832 en Viena, aprendiz de repostero en aquel momento. La oportunidad de pasar a la historia la tuvo cuando, estando enfermo el repostero jefe.

Tuvo que sustituirlo para crear un postre con motivo de una fiesta que organizaba el príncipe Klemens Wenzel von Mettimich. Se trata de una receta secreta que muy pocos conocen, y en su momento muy disputada. Tanto es así que existió un litigio entre el Hotel Sacher y una famosa pastelería de Viena.

El tema fue que Franz envió a su hijo Eduard a trabajar como aprendiz a una confitería de la ciudad, Demel. Allí comenzó a preparar la receta de la famosa tarta de su padre. Después de la muerte de Eduard, cuando su viuda se quedó a cargo del hotel que había fundado su marido.

El Hotel Sacher, ambos establecimientos reclamaron su derecho de denominar Sacher a la tarta que comercializaban. Ganando el litigio el Hotel después de varios años.

La tarta del Hotel Sacher pudo así llamarse Original Sacher-Torte y la confitería pasó a llamarla Eduard Sacher-Torte.

El caso es que la diferencia entre ambas es mínima, que si uno lleva la mermelada sólo en una capa y el otro también por debajo de la cobertura. Os animo a que la prepararéis en casa, todo un éxito.

Preparación de los bizcochos de chocolate

  1. En un bol grande batimos la mantequilla a temperatura ambiente, el azúcar glass y el interior de la vaina de vainilla hasta que quede cremoso.
  2. El azúcar glass no es simplemente azúcar molido. Es un tipo de azúcar especial que cuenta dentro de su composición con almidón. Así que no es sustituible en este caso por azúcar pasado por el molinillo.
  3. Si no tenemos vainas de vainilla podríamos sustituirla por una cucharadita de extracto de vainilla.
  4. Separamos las yemas de las claras y vamos echando las yemas a la mezcla poco a poco, batiendo cada vez que añadamos una hasta conseguir una textura de crema espesa. Reservamos las claras.
  5. En un cazo pequeño derretimos el chocolate a baño maría removiendo constantemente.
  6. Si no tenemos como hacerlo a baño maría lo derretimos en un cazo pequeño a fuego medio-bajo.
  7. Añadimos el chocolate a la mezcla y removemos hasta integrar.
  8. Añadimos el azúcar granulado, normal y corriente, a las claras de huevo y con una batidora eléctrica batimos hasta que se cree una crema muy firme y brillante, queda como un merengue.
  9. Veo un poco complicado conseguir la misma textura a mano, habría que batir muchísimo.
  10. Añadimos el merengue y la harina al bol de la mantequilla y mezclamos delicadamente con una cuchara de madera hasta integrar.

Horneado de la tarta Sacher

  1. Precalentamos el horno a 170º C y preparamos el molde. Estas cantidades son las adecuadas para un molde de 22-24 cm. de diámetro.
  2. A poder ser desmoldable para facilitar después la extracción del bizcocho. Con la base del molde hacemos una plantilla en el papel de horno y recortamos.
  3. Untamos la base y las paredes de nuestro molde con mantequilla.
  4. Pegamos en la base el papel que hemos recortado. Espolvoreamos con harina las paredes.
  5. Vertemos la masa en el molde, alisamos la superficie y horneamos durante 50 minutos o hasta que, al pinchar con un palito salga limpio. Los primeros 15 minutos de horno mantenemos la puerta entreabierta.

Montaje de las capas de bizcocho y mermelada

  1. Cuando vemos que está listo, apagamos el horno y lo ponemos a enfriar en una rejilla, sin desmoldarlo, durante 15 minutos. Podemos dejar el horno abierto y apagado mientras se enfría en la rejilla.
  2. Retiramos el molde y le damos la vuelta, con la parte inferior hacia arriba, en la misma rejilla.
  3. Esperamos a que se enfríe totalmente para comenzar con la preparación del relleno.
  4. Con un cuchillo de sierra eliminamos la parte abombada que nos pudiera haber quedado, le damos la vuelta y lo dividimos en dos capas iguales. Para ello lo cortamos con un buen cuchillo.
  5. Calentamos ligeramente la mermelada y untamos con ella cada una de las mitades.
  6. Montamos una parte encima de la otra, retiramos los excesos de mermelada que puedan sobresalir por los bordes y dejamos que se seque un poco.

Glaseado y presentación final de la tarta Sacher

  1. Para preparar el glaseado ponemos el agua a hervir en un cazo pequeño y le añadimos el azúcar.
  2. Removemos constantemente durante unos 5-6 minutos disolviendo el azúcar. Reservamos hasta que se enfríe.
  3. Es importante esperar a que el almíbar esté templado antes de continuar. Ya que ha de adquirir la textura necesaria antes de verterlo encima de la tarta. No puede estar demasiado líquido ni demasiado espeso.
  4. Cuando vemos que el almíbar está listo fundimos el chocolate a baño maría.
  5. Lo vertemos gradualmente, sin parar de remover, hasta conseguir un glaseado grueso y suave.
  6. Removiendo constantemente esperamos hasta que se vuelva a templar. Es importante no dejarlo enfriar solo porque se nos cristalizaría la superficie. Porque al extender sobre la tarta se apreciarían trocitos, impidiendo que quede lisa.
  7. Cuando vemos que el glaseado tiene la textura ideal, espesa pero con movimiento, estará listo.
  8. Colocamos un papel de horno encima de la encimera, encima una rejilla y encima la tarta.
  9. Vertemos el glaseado templado sobre el pastel de una sola vez.
  10. Cubriéndolo por todas partes y dejando que rebase por los laterales para que pueda cubrir el canto.

Para que os salga perfecta, no dejéis de visitar el paso a paso de esta receta de Tarta Sacher, así no perderás detalle del proceso.

Consejos para una tarta Sacher de rechupete

  • Un apunte importante, no podemos guardar la tarta en la nevera, estropearía el glaseado.
  • La original Sacher-Torte lleva mermelada es de albaricoque y con un glaseado chocolate, agua y azúcar, no el clásico ganache de chocolate.
  • Lo habitual es que se sirva con crema chantilly, que es una crema a base de nata, azúcar y vainilla, pues su bizcocho no es demasiado húmedo. Con crema chantilly o, en su defecto, nata montada, está de rechupete.

Tarta Sacher (Sachertorte)

Esta receta de Tarta Sacher (Sachertorte) es de origen austriaco, pero hoy se ha convertido en un gran clásico de la repostería internacional. Si te gusta el chocolate, anímate a probarla.

INGREDIENTES para una tarta Sacher de 8 porciones

Para el bizcocho

  • 7 huevos
  • 150 gr de mantequilla
  • 200 gr de azúcar
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 150 gr de chocolate negro
  • 150 gr de harina

Para el relleno

  • 200 gr de mermelada de albaricoque

Para la cobertura

  • 250 gr de chocolate negro
  • 50 gr de azúcar glas
  • 2 cucharadas de agua
  • 60 gr de mantequilla

ELABORACIÓN de la Tarta Sacher (Sachertorte)

Para el bizcocho y relleno

  1. Precalienta el horno a 180º y engrasa un molde de 20 cm de diámetro.
  2. Separa las yemas de las claras, y añadimos las yemas a un bol junto a la mantequilla, 150 gr de azúcar (reservamos los 50 gr restantes) y la vainilla. Batimos todo con unas varillas eléctricas.
  3. Derretimos el chocolate negro en el microondas, en intervalos de 30 en 30 segundos, y cuando esté templado, lo añadimos a la mezcla de huevos y batimos.
  4. Tamizamos la harina sobre la mezcla e integramos batiendo a la mínima velocidad.
  5. Batimos las claras a punto de nieve junto a los 50 gr de azúcar que habíamos reservado. Con ayuda de una espátula y movimientos envolventes, vamos añadiéndolas a la mezcla anterior.
  6. Vertemos la masa en el molde y llevamos al horno durante 40-50 minutos, hasta que al pinchar con un palillo, éste salga limpio.
  7. Dejamos enfriar el bizcocho y desmoldamos. Cortamos por la mitad y rellenamos con la mermelada de albaricoque.

Para la cobertura

Para la cobertura

  1. Ponemos en un cazo al fuego el azúcar glas con el agua y cuando rompa a hervir, añadimos el chocolate previamente derretido en el microondas junto a la mantequilla, y removemos bien, hasta que nos quede una salsa.
  2. Ponemos el bizcocho sobre una rejilla con un plato debajo, y bañamos con la salsa de chocolate por todos lados, dejando bien cubierto el bizcocho. Reservamos en la nevera un par de horas hasta que la cobertura solidifique.

CONSEJOS Y COMENTARIOS

Si quieres darle un toque más auténtico puedes hacer una glasa con una cucharada azúcar glas y unas gotas de agua para escribir con ella el nombre de la tarta. Tienes que meter en una manga de boca muy fina o simplemente hacer un corte pequeño en el pico de una bolsita de plástico, metes la glasa y ya puedes escribir.

Descarga nuestra app gratuita

¿Te ha gustado? Síguenos en Facebook y consigue las mejores recetas!
Resumen Nombre Tarta Sacher (Sachertorte) Publicado el 2017-11-13

Torta sacher, deliciosa, famosa y conocida en todas partes del mundo fue creada por Franz Sacher en el año 1832.
Franz Sacher era el chef pastelero del mariscal Metternich.

Esta deliciosa torta recién fue reconocida 1876 cuando su hijo fundó el famoso Hotel Sacher en Viena que hoy día contínua su fama a través de las delicias que elaboran.

Si bien fueron varias las opiniones sobre su relleno y su baño, la versión que predominó fue la defendida por el Hoter Sacher de rellenarla al medio con mermelada de damascos y después cubrirla con la misma mermelada y bañarla con chocolate. Tener en cuenta una regla infaltable cada vez que uno la realiza debe ponerle su nombre en la torta. Si desean más información sobre origen de Torta Sacher hacer clic aquí: Orígen de la Torta Sacher

Porciones: 10 aprox.

INGREDIENTES
1 taza de manteca pomada ( 200 gramos ) mantequilla
60 gramos de azúcar impalpable ( glas, lustre, pulverizada )
6 yemas
200 gramos de chocolate semiamargo
1 taza de harina ( 120 gramos )
1/4 taza de almidón de máiz ( fécula, chuño ) ( 30 gramos )
1/2 cucharadita de bicarbonato
3 cucharaditas de polvo de hornear
1 cucharadita de café soluble
1/2 cucharadita de canela
1/4 taza de cacao amargo ( 40 gramos aprox. )
6 claras
60 gramos de azúcar impalpable ( glas, lustre, pulverizada )
1/2 taza de almendras ( 50 gramos ) procesadas

Para rellenar y bañar
mermelada de damasco
1/4 taza de leche ( 60cc. )
200 gramos de chocolate cobertura
50 gramos de mantequilla a punto pomada

PREPARACION
Poner el chocolate en un recipiente y cubrirlo con agua caliente.
Tapar el recipiente y dejarlo en descanso sin tocar.

Aparte, batir la mantequilla hasta que quede blanca y cremosa.
Agregar el azúcar y continuar batiendo.

Aparte, mezclar las yemas.
Incorporarlas de a poco al batido de la mantequilla.

Una vez integradas las yemas retirar de la batidora.

Volcar el agua caliente del chocolate y agregar el chocolate blando a la preparación anterior.
Mezclar hasta integrarlo.

Cernir todos los ingredientes secos, la harina, el almidón, el bicarbonato, el polvo de hornear, el café, la canela y el cacao.

Batir las claras con el azúcar impalpable hasta merengue firme.
Agregar la mitad del merengue a la preparación anterior, mezclando bien hasta incorporalo.

Añadir los ingredientes secos, las almendras molidas y por último el resto del merengue en forma lenta y envolvente.

Se emplea para cocinarlas dos torteras de 26cm. de diámetro.
No se enmanteca el molde solo se forra el fondo con papel blanco.

Se vuelca la preparación en las dos torteras y se lleva a cocinar a un horno bajo ( 150º a 160º ) durante 30 a 35 minutos aprox. o hasta que las tortas estén cocidas.
Se retiran y se enfrian sobre rejilla.

Se unen con la mermelada de damasco previamente calentada un poco para facilitar la distribución.
Se cubre apenas, toda la torta, con algo de la mermelada.

Baño. Picar el chocolate. Calentar la leche y volcarla sobre el chocolate.
Mezclar hasta que esté disuelto. Mantener en un baño María y agregar la manteca pomada.
Mezclar hasta incorporar la manteca.
Retirar del baño María. Poner un poco del baño en un cucurucho de papel.
Volcar el resto sobre la torta cubriéndola totalmente.
Escribir con el cucurucho la palabra Sacher en el medio.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *