0

Tatuaje se pela

Así que ya tienes ese tatuaje con el que has estado soñando durante años. Pasaste por la temida etapa de la costra, pero ahora tu tatuaje se ve opaco y escamoso. Ten la seguridad de que esta etapa del proceso de curación es normal y cariñosamente se le conoce como la fase «lechosa».

Fase lechosa de la curación del tatuaje

Cuando te haces un tatuaje, estás penetrando la primera línea de defensa del cuerpo contra los invasores: la piel. En el momento en el que tu obra de arte se adhiere permanentemente a la capa de la dermis, tu cuerpo comienza a sanar la herida auto infligida. El aspecto lechoso de un tatuaje después de unas semanas es solo parte del proceso normal de curación. Generalmente hay tres etapas de curación, y la fase lechosa es una de las etapas finales antes de que tu nuevo tatuaje esté curado totalmente.

Cuando ocurre la fase lechosa

La fase lechosa, o fase de secado, generalmente ocurre después de que la costra con comezón se ha caído del tatuaje. Ocurre en la última etapa de curación. La capa lechosa de la piel que está oscureciendo tu tatuaje se desprenderá naturalmente con el tiempo. Dura unas dos semanas. Dependiendo de tu propio cuerpo y de la curación, esto puede ser más largo o más corto. Una vez que superes esta etapa, terminó el proceso de curación.

Qué se puede esperar

La piel se verá opaca y seca. También puede tener un aspecto brillante, parecer como si tuviera una delgada lámina plástica y aún así estar ligeramente tierna. Aunque pienses que tu nuevo tatuaje está arruinado, no lo está. La nebulosidad que estás viendo es simplemente piel seca que aún no se ha curado y caído.

Propósito

La piel seca que se forma en esta etapa es un mecanismo de defensa del cuerpo. Básicamente, es una capa adicional de protección para mantener la nueva piel fresca. Si la dejas en paz y dejas que tu cuerpo haga lo suyo, entonces podrás ver los colores vibrantes de tu tatuaje curado en poco tiempo.

Precaución: Fuera manos

Durante la fase lechosa, es fundamental que no te rasques, frotes o piques la piel. La piel está allí por una razón y tirar de ella solo extenderá el tiempo de curación. Además, rascarse o arrancarse la piel que no está lista para desprenderse puede llevar a que se convierta en costra. También corres el riesgo de sangrar, convertirlo en cicatriz o en infección. Por lo tanto, aunque no te guste, déjate en paz.

Consejos para el cuidado de los tatuajes en la etapa lechosa

Mientras que rascarte la piel queda rotundamente prohibido, hay cosas que puedes hacer para promover la curación y llegar a la codiciada etapa final – un tatuaje curado.

  • ¡Hidrata, hidrata, hidrata! Podrías haber sido diligente en el uso de la loción hidratante en tu tatuaje durante las primeras semanas, sigue así, ahora no es el momento de aflojar. Añadir loción a la piel seca ayudará a rejuvenecer y reponer las células. También te ayudará a deshacerte de la piel muerta. Pero no exageres. Recuerda: menos es más.
  • Mantén el tatuaje fuera del sol. Tu tatuaje no está completamente curado todavía. Se curará pronto, pero hasta entonces es importante mantener el tatuaje fuera del sol, si no puedes cubrirlo, entonces ponle bloqueador solar con SPF alto. Esto es crucial para promover la curación.
  • No remojes la piel. Aunque remojar el tatuaje, o tomar un largo y tendido baño en la tina, puede parecer una buena idea para ayudarte a deshacerte de la piel muerta, no lo es. Sigue duchándote como lo has hecho hasta ahora y deja que tu piel sane de forma natural.

¿Ya estás curado?

Mientras que hacerse un tatuaje es doloroso, el verdadero dolor viene con el proceso de curación. La fase lechosa es una parte natural de la curación del tatuaje donde la piel muerta debajo de la costra aún permanece. Si no interfieres, esta fase debería seguir su curso en unas semanas. Mientras tanto, es importante evitar rascarse la piel lechosa, añadir loción y mantener el área húmeda para promover la curación. Ahora respira hondo, ya casi llegas a la meta.

¿Qué hacer con un tatuaje mal cicatrizado?

El sábado me hice dos tatuajes pequeños. Las agujas estaban esterilizadas y todo perfecto. No soy alérgica a la tinta tampoco. Pero ocurrió una cosa; y es que, mi madre no accedió a comprarme vaselina o bephantol para la cicatrización de mi tatuaje. Por lo que me las he tenido que arreglar poniéndome cremas hidratantes, que sé que no es lo mismo…

Es que las costras de la piel se me elevaron un poco y la piel se veía muy seca, rota. Yo al notar esto, me empecé a poner gel de aloe vera, y aunque me arde al aplicarlo, he obtenido buenos resultados, ese relieve que había obtenido se ha desvanecido y ahora se ve bastante plano el tatuaje, a excepción de otros sitios que aún tienen un poquito de relieve.

Cabe decir que he tenido buena higiene, y le he puesto papel de fil (transparente) y todo eso para protegerlo. Lo malo es que ha hecho mucho frío, y creo que tanto frío tampoco ha hecho bien a la piel y por eso se ha «roto» un poco. También he lavado bien y he sido cuidadosa con él, en fin…

Primeros días:

Hoy:

Cómo saber cuando el tatuaje está curado

Daniel Gable/Flickr

Conseguir los mejores resultados de un tatuaje es todo un verdadero proceso en el que uno debe ser paciente y cauteloso si quiere lograr un tatuaje bien curado y de calidad. Por eso es que tantas veces hemos insistido en los diferentes cuidados del tatuaje y como suele decirse en el medio: un tatuaje no ha culminado al salir del estudio, sino semanas después, dependiendo de tí.

Hago hincapié en toda esta cuestión de la paciencia pues mucho tiene que ver con la temática de hoy. Veamos algunos detalles a tener en cuenta para aprender cómo distinguir cuándo el tatuaje está curado y cuándo hay que esperar un poco más.

La curación de un tatuaje: el cuerpo de cada uno y el tiempo

Carolina Velis/Flickr

Ante todo, hay que tener en cuenta que el organismo de cada persona funciona de forma única y tal como sucede cuando hablamos del dolor en los tatuajes (hay quienes tienen mayor o menor tolerancia al dolor que otros), algo muy similar ocurre con los procesos de curación. Algunas personas sanan antes que otras y de formas diferentes.

Por esto es que se suele estimar un período aproximado de entre una y dos semanas como el lapso de tiempo en el que un tatuaje se habrá curado por completo. Este sería el período en el que se deben tener los mayores cuidados y el que se debe aguardar antes de realizar cualquier tipo de actividad que pueda poner en riesgo la calidad del tatuaje en sí.

Consejos para la espera e indicadores de sanación

John Niedermeyer/Flickr

No nos cansamos de repetir: en ningún momento puedes rascarte y mucho menos quitar la costra o cáscara del tatuaje. Cuando uno se realiza un tatuaje está perforando la piel y provocando una herida en el cuerpo, por ende, nuestro organismo comienza a desarrollar sus mecanismos naturales para sanar y entre ellos se incluye el de cerrar la herida y formar piel nueva. ¡Ni siquiera pienses en quitarla!

Personalmente y por experiencia, recomendaría esperar como mínimo 2 semanas enteras para poder considerar un tatuaje curado. Esto también es muy relativo y a veces dependerá de otros factores como por ejemplo el tamaño del diseño y la ubicación. Los tatuajes de gran tamaño, que incluyen varios colores y diferentes técnicas así como los que están ubicados en lugares como los pies o las manos, pueden tardar más en sanar completamente.

Binder.donedat/Flickr

Hay dos indicadores que son claves al momento de distinguir cuándo se ha curado el tatuaje: la caída de la costra y el cese de la picazón. Cuando nuestro tatuaje se está curando pica y aunque a veces no, otras puede ser realmente molesto. Esto es algo natural y como ya señalaba, cuando se vuelve a generar la piel en la herida, los mismos procesos naturales del cuerpo nos hacen sentir dicha comezón o picazón. Cuando esta comezón ha desaparecido, tu tatuaje esta curado.

Casi al mismo tiempo, lo mismo ocurre con la costra y la caída de la piel muerta. Cuando la costra comienza a caer y toda esa piel se desprende, significa que nuestro tatuaje esta curado o que está a punto de hacerlo.

No quitar esa piel, no rascarse, cuidarse del sol, no exponer la zona a sustancias o fluidos externos a nuestro cuerpo, lavar con jabón neutro y aplicar las lociones indicadas, no solo nos asegurará un tatuaje curado sino un tatuaje perfecto. Por eso al salir del estudio: todo depende de ti.

¿Cómo haces tú para saber cuándo tu tatuaje está curado? ¿Tienes algún secreto en particular que quieras compartir con nosotros? ¿Alguna vez tuviste problemas con la curación de tus tatuajes?

Cuando nos hacemos un tatuaje tenemos que ser conscientes de que el tatuador nos ha estado introduciendo en la piel distintas tintas con agujas finísimas, por tanto, el proceso de curación y cicatrización llevará un tiempo.

¿Os acordáis de cuando hablábamos de las distintas maneras de curar un piercing en el ombligo?, pues ahora veremos cómo curar un tatuaje.

Cuidados del tatuaje

En primer lugar, es fundamental seguir al pie de la letra las indicaciones del tatuador.Debemos saber que es importante acudir a un estudio de tatuajes, de higiene y profesionalidad contrastadas, porque los verdaderos artistas del tatuaje son personas profesionales y serias, y con ellas puedes estar seguro de que no correrás ningún peligro.

Cuando salgamos de su estudio, nos habrá limpiado bien la zona y habrá aplicado una pomada antibacteriana, para evitar infecciones. Y después, nos la habrá tapado con un apósito que deberá permanecer en nuestro tatuaje, durante al menos dos horas.

Un tatuaje puede tardar en curarse alrededor de una semana, aunque siempre habrá una serie de cuidados que deberemos tener en cuenta de cara al futuro, especialmente si hacemos gimnasia, y también si nos gusta tomar el sol o bañarnos en la playa.

Cómo cuidar un tatuaje: primera cura

Una vez que hayamos quitado el apósito, dejaremos que el tatuaje esté al aire las siguientes 24 horas, y solo lo cubriremos para ducharnos y que la piel no entre en contacto con el agua.

Para el cuidado del tatuaje deberemos estar muy atentos en su limpieza y curación al menos 2 ó 3 veces al día, es decir, cada 8 horas, durante por lo menos la primera semana, hasta que veamos que va cicatrizando.

Para la limpieza, primero lavaremos muy bien las manos, y procedemos a lavar el tatuaje con agua fría y un jabón neutro, sin ningún tipo de olor ni perfume, frotando suavemente con las yemas de los dedos, sin utilizar esponjas o paños. Sentiremos un gran alivio con la piel mojada y fresca. Secamos después con una toalla suave de algodón, sin frotar, simplemente colocándola con cuidado encima del tatuaje, para dejar que absorba el agua. Después aplicaremos una pomada cicatrizante que nos haya recomendado el tatuador. Debemos aplicar una capa muy fina y dejar secar al aire, para que penetre bien en la piel. Después, taparemos el tatuaje con un apósito para protegerlo.

Cómo curar el tatuaje: los primeros 7 a 10 días

Para curar el tatuaje debemos repetir esta operación cada 8 horas durante, al menos, una semana. Notaremos que como cualquier herida que cicatriza, nos picará porque la piel se está regenerando, pero debemos evitar rascarnos para no dañarnos.

Entre los cuidados para el tatuaje, debemos saber que si en tres días molesta y la inflamación no baja, es importante acudir al tatuador. Tal vez se haya infectado, y necesitemos ir al médico. Lo más seguro, si esto ocurre, es que nos receten antibióticos, pero el cuidado del tatuaje en las primeras semanas siempre será jabón neutro y crema cicatrizante.

Durante los siguientes días (al menos doce) seguiremos con el mismo procedimiento, y dejaremos el tatuaje al aire con cada vez más frecuencia. Debemos tener en cuenta que las cremas para el tatuaje serán las que nos diga el tatuador, ya que no todas las cremas valen. Las cremas con base de petróleo tales como la vaselina son demasiado espesas y pueden obstruir los poros de la piel o provocar la expulsión de la tinta antes de que el tatuaje pueda curarse, y además éste podría perder color.

Pasados 10 ó 12 días, podremos lavar el tatuaje directamente con el agua de la ducha, y mantenerlo al aire. Ya podremos lucirlo sin problema y sin necesidad de taparlo para protegerlo.

Trucos y remedios caseros para cuidar un tatuaje

Además de los cuidados ya citados para saber cómo cuidar un tatuaje, hay una serie de trucos y remedios caseros, así como advertencias, que debemos seguir al pie de la letra para no deteriorar nuestro tatuaje y que luzca siempre bonito:

  • Aunque tengamos la tentación de rascarnos cuando está cicatrizando, no debemos hacerlo. Cuando cicatrice, se irán formando costras, lo que entra dentro de lo normal, y si las rascamos, podemos crear agujeros o manchas y lo podemos infectar. Lo mejor es usar alguna crema hidratante que nos refresque y combata el picor persistente.
  • Cuando el tatuaje esté recién hecho debemos evitar bañarnos en playas o piscinas, porque el agua puede dañar su apariencia debido a la sal y el cloro. Una vez que el tatuaje esté asentado en nuestra piel, podemos bañarnos y mojar el tatuaje sin ningún tipo de problema.
  • Debemos proteger los tatuajes del sol, cuando son nuevos. Para cuidar un tatuaje en condiciones, no debemos dejar que le dé el sol, ni exponernos a éste porque se pueden provocar ampollas en la piel. Además, la tinta es un producto químico, y se puede desteñir el tatuaje. En los primeros meses, y si coincide con los meses de sol y playa, debemos mantener nuestro tatuaje tapado.
  • Si practicamos deporte o algún tipo de gimnasia no ocurre nada si practicamos de forma diaria y regular. Pero si hacemos deportes de musculación debemos saber que, al principio, tendríamos que hacer un deporte muy suave, puesto que el desarrollo del músculo puede incidir negativamente en el que tatuaje se deforme ligeramente y no guarde las proporciones deseadas.

¿Sabías qué, según dicen los datos, una de cada tres personas tiene un tatuaje? ¿Y que casi todos en alguna ocasión se han planteado hacerse alguno? No es para menos, esta expresión de arte que tiene como lienzo la piel es bella, moderna y a la vez un reflejo de la personalidad de cada uno.

Es por ello que seguro que más de una vez has escuchado que quien empieza con los tattoos ya no puede parar. Nuestra misión es que tengas al alcance de tu mano toda la información que necesitas antes, durante y después de hacerte tu tatuaje. ¿Cuánto tiempo tarda en cicatrizar un tatuaje? Te contamos cuáles son las fases de curación de un tattoo.

El tiempo que tarda en curarse un tatuaje

Está claro que, cuando te haces un tatuaje, es para lucirlo y derrochar personalidad. Pero si quieres que así sea y no haya inconveniente alguno, has de seguir unos pasos antes y después de hacértelo. La cuestión está en que no haya infecciones y en que el proceso de cicatrización sea el adecuado, por ello has de tener toda la información posible.

Por norma general, el tiempo medio que tarda en curar un tatuaje es de una a dos semanas. ¡Pero espera! No dejes de leer que aún hay muchas cosas que tienes que saber para que todo salga bien. Igual que ocurre con las heridas comunes, el tiempo que tarda en curar un tattoo dependerá, en primer lugar, del tipo de piel que tengas. i eres una persona que tiene la suerte de cicatrizar rápidamente cuando se hace un corte o una herida, con el tattoo sucederá lo mismo.

¿Cómo hacer que tu tattoo cicatrice bien?

No obstante, sea como sea tu tipo de piel, lo importante es que el tattoo cicatrice bien para evitar infecciones y enfermedades. Así que ten cuenta los siguientes puntos:

+ El establecimiento donde te vas a hacer el tattoo

Debes tener en cuenta que el establecimiento o el lugar donde te vas a realizar el tatuaje cuente con las medidas de higiene adecuadas. De nada te va a valer cuidar el tatuaje después de habértelo hecho si el estudio de tatuajes no era el adecuado y no cumplía con las normativas vigentes.

Agujas desechables, jabón antibacteriano, la utilización de guantes nuevos y un largo etcétera son solo algunas de las cosas que debemos tener en cuenta. Todas ellas deberán estar en el estudio, porque como ya sabes, ¡la salud es lo primero de todo!

+ Hacer las curas necesarias

Para realizar estas curas debes hacer un suave masaje en la zona del tattoo para eliminar los restos de sangre y tinta que queden después de hacértelo. Seca la zona y lávala según te ha indicado el tatuador. Lo más sencillo y efectivo es lavar bien el tatuaje con agua tibia o fría, utilizar un jabón suave neutro y aplicar la crema específica. De esta forma se elimina cualquier exceso de residuos o sustancia de tinta.

+ El vendaje

Después de hacerte el tatuaje es normal que te pongan un poquito de papel film para proteger el tatuaje. Sin embargo, este tipo de vendaje no debe estar tapando tu tattoo más de 4 horas porque podría no cicatrizar bien desde el principio al tener la piel sin oxigenarse.

+ Una buena crema hidratante

Durante unos días después de hacerte el tatuaje es muy importante mantenerlo hidratado. Para ello, hazte con una crema hidratante protectora o con una cicatrizante que te recomienden en la farmacia o en el estudio. Aplícala según te indiquen y asegúrate de que los ingredientes del producto sean los adecuados.

+ ¿El tattoo forma costra?

Si observas que tu tatuaje ha formado costra, se seca o pica (procura no rascarte para no quitarte la costra antes de tiempo) es que la cosa va por buen camino y la piel está sanando como debe. Ahora bien, ¿cuánto tiempo dura el proceso hasta que la costra se elimine? Podemos decir que, como media, de una a dos semanas.

Pero, claro está, todo dependerá del tipo de piel de cada uno, de si se aplica crema hidratante cada día o del tamaño del tatuaje. También influirá la zona concreta en la que se ha realizado, pues hay ciertas partes de la piel que cicatrizarán antes que otras.

Las fases de curación de un tatuaje

Veamos lo dicho antes con las fases del tatuaje para que quede un poco más claro.

1 Primera etapa

En los dos o tres días posteriores a hacerte el tatuaje, y debido a la presión que hacen las agujas, se irá formando una costra en la herida. Esto significa que estás en el primer paso de la curación de tu tattoo. Eso sí, no en todos los casos, pero sí que se observa que la piel de esa zona está un poco más roja, con moratones e incluso presenta picor.

2 Segunda etapa

En el caso de que haya salido costra, es habitual que pique, más aún cuando empieza a desprenderse por sí sola. Por eso es importante no rascarse, si la costra se cae antes de que la herida esté cerrada volverá a salir otra nueva costra y tardará más tiempo en sanar. La costra suele desprenderse por completo pasadas una o dos semanas, momento en el que ya podrás presumir de tattoo bonito y cien por cien cuidado.

Cómo saber si el tatuaje se ha infectado

Veamos ahora los síntomas que indican que el tattoo se ha infectado y qué debes hacer al respecto, es igual de importante que saber si el tatuaje ha sanado por completo. El tattoo podría estar infectado si…
– La piel presenta en enrojecimiento, pizacón continua e irritación dolorosa. Es normal que pique un poco cuando empiece a salir la costra, pero no que lo haga a cada rato e incluso que duela sobre todo al tocar la piel.

– Si la hinchazón en el tattoo y en la piel de alrededor sigue presente transcurridas 24 horas y no tiene pinta de que vaya a bajar, es una señal de que podría estar infectado.

– Si notas dolor o picor cuando la costra ya se ha caído. En esta fase el tattoo está curado y no tendría que haber síntoma o molestia alguna. Si no es así, es que se trata de una posible infección.
– Las secreciones con pus de color amarillo y un mal olor que sale del tatuaje también son señales de que algo no está bien.
– Por otro lado, tienes que prestar atención a otros indicativos como puede ser fiebre o malestar general.

Ahora bien, si tienes la sospecha o la certeza de que tu tatuaje no se ha curado como debía y se ha infectado, tendrás que acudir al doctor. Será él o ella quien te recomiende una crema antibiótica o el medicamento oral que corresponda. Además, tendrás que acudir al estudio y hablar con tu tatuador para comprobar lo ocurrido y averiguar en qué momento se ha podido producir la infección.

Ahora ya tienes todas las respuestas en tu mano para cuidar tu tatuaje lo máximo posible.

¿Te has hecho un tatuaje? ¿Te lo vas a hacer?

Lo normal es que un tatuaje cure en unos 8-10 días. No debería tardar más en sanarse aunque puede haber casos en los que el tiempo pueda variar en función de cada persona. Dependiendo de cada caso, y dependiendo de cada tipo de cicatrización se podrá sanar un poco más tarde o más temprano pero lo más importante es mantenerlo limpio y que cicatrice sano. Siempre ten en cuenta que el tiempo de curación es de unos 8 días.

>> Te recomiendo visitar el artículo donde explicamos cómo curar un tatuaje 😉

3 Claves para curar bien tu tatuaje ✍

¡Rebajas!EXITO EN AMAZON12,95 EUR Ver más en Amazon >> ¡Rebajas!EXITO EN AMAZONdesde 4,16 EUR Ver más en Amazon >> EXITO EN AMAZON9,50 EUR Ver más en Amazon >> ¡Rebajas!EXITO EN AMAZON9,95 EUR Ver más en Amazon >> EXITO EN AMAZON10,50 EUR Ver más en Amazon >> EXITO EN AMAZON9,99 EUR Ver más en Amazon >>

1º) Limpieza e higiene:

Lo primero que tienes que tener en cuenta, es que curar o sanar un tatuaje es como cuidar cualquier herida. A decir verdad es eso, una herida en tu piel que debe cicatrizar y curarse correctamente para no verse infectada. Unos buenos hábitos de higiene harán que todo vaya bien y sin problemas 🤓

Además, hidratar bien o no un tatuaje puede influir en la calidad final una vez curado. Un tatuaje seco y poco hidratado perderá calidad en sus colores/tintas así que mantén siempre limpio tu tatuaje y usa crema sin miedo cada vez que lo veas seco. Cuídalo 😍😍😍

2º) Ventilación:

Como a cualquier herida, cualquier tatuaje (o herida) debe tener buena aireación. Debe darle el aire. Cuanto mejor tengas ventilado tu tatuaje, mejor y más rápido curará.

3º) Evita roces:

Como último paso claro e importante decirte, que evites los roces. Los roces pueden hacer que tu tatuaje sufra y se vea perjudicado. Para ir al trabajo por ejemplo, líalo con film transparente de cocina y así estará protegido ante roces. Es lo ideal. Y al llegar a casa, pues lo dejamos al aire libre de nuevo a poder ser. Cuanto más aire le de mejor, sin excesos. Todo muy natural.

>> Deberías visitar el artículo donde explicamos cómo curar un tatuaje 😉

Proceso habitual de curación para un tatuaje…

El primer día, la piel se puede inflamar un poco, se pone roja y se puede apreciar un relieve debido a lo que «ha sufrido» la piel en el proceso de tatuado. Es algo totalmente normal. También es normal que escueza un poco. Al ir a dormir, el primer día intenta que esté tapado con el film (tipo film de cocina transparente) y buena crema. Siempre usa crema Bepanthol, es la crema ideal y la que debes usar porque sirve para regenerar la piel y durante muchos años ha sido la más usada.

No laves el tatuaje durante los primeros días con agua caliente, siempre fría ó templada. El agua caliente, salada (agua del mar), agua de la piscina e incluso el sol directo que puede darte en un paseo son perjudiciales para tu nuevo tatuaje en sus primeras horas de «vida». Cuídalo/cuídate. Y cuando hablamos del sol, no nos referimos a tomar el sol horas, nos referimos a los rayos del sol, si te ha de dar el sol, protege con crema para el sol.

También ten cuidado con rascarte, no te rasques aunque te pique, porque te va a picar. No te rasques ni lo toques con las manos sucias, ten en cuenta que esta curando y debes mantenerlo limpio e hidratado para evitar complicaciones y quebraderos de cabeza.

>> Echa un vistazo al artículo donde explicamos cómo curar un tatuaje 😉

㋡ Mira algunos vídeos recomendados:

FASES de CURACIÓN de un Tatuaje en El Buho de Papel

Cuidados de un Tatuaje #BFCDudes

▷ Ver cómo curar un tatuaje

Por cierto, ¿has visto los tatuajes más pequeños?

Ver tendencias en tatuajes pequeños
Summary Article Name ▷¿Cuánto tarda en curarse un tatuaje? ¡Tatuajes Sanos! Description ✅Lo normal es que un tatuaje cure en unos 8-10 días. No debería tardar más en sanarse aunque puede haber casos en los que el tiempo pueda variar en función de cada persona. ✅Dependiendo de cada caso, y dependiendo de cada tipo de cicatrización se podrá sanar un poco más tarde … Author Toptatuajes.net Publisher Name FC-NETWORKS DISEÑO Y PUBLICIDAD, S.L.

Después de elegir el diseño de tu tatuaje y obtener la tinta en un estudio, el posterior cuidado del tatuaje es, con mucho, el aspecto más importante de tu recorrido en el proceso de hacerte un tatuaje.

La atención post-sesión del tatuaje no debe tomarse a la ligera: tienes que saber cómo cuidar un tatuaje lo mejor posible.

Esta enorme guía de instrucciones para el cuidado del tatuaje te llevará por cada etapa de tu recorrido en el proceso de hacerte un tatuaje, y te dirá qué hacer y qué no hacer para ayudarte a que tu tatuaje luzca perfecto.

Por qué es tan importante cuidar el tatuaje

El cuidado de un nuevo tatuaje es tu responsabilidad desde el mismo momento en el que te levantas de la silla del tatuador, hasta el momento en que te mueres (lo siento por ser tan claro).

Es vital que desarrolles una nueva rutina de cuidado del tatuaje para que tu tinta tenga un aspecto tan nítido, claro y colorido como sea posible a lo largo de tu vida.

Cuando acabas de hacerte tu fantástico primer tatuaje en un estudio, tu piel será esencialmente una gran herida abierta, abierta a todo tipo de gérmenes y bacterias desagradables.

Los procedimientos correctos de postratamiento garantizan que el área tatuada de la piel permanezca libre de infecciones en un entorno perfectamente configurado para garantizar que la cicatrización se realice de la manera más rápida y eficaz posible.

Sin embargo, un posterior cuidado correcto no solo es importante durante el proceso de cicatrización inicial. A medida que envejeces, también lo hace tu tatuaje. Hay muchos factores ambientales que dictarán lo bueno (o malo) que será tu tatuaje a medida que envejece junto a ti.

A lo largo del resto de este artículo, te guiaremos a través de todos estos factores, así como te daremos instrucciones sobre cómo proteger tu tatuaje a lo largo de todas las etapas de tu vida.

Lo que NO debes hacer mientras tu tatuaje cicatriza

Hay una serie de cosas que, definitivamente, no se deben hacer en las primeras etapas de la cicatrización del tatuaje. A continuación, hay una lista de las cosas más importantes que no debes hacer mientras tu tatuaje está cicatrizando.

Si deseas alguna aclaración sobre los puntos que se explican a continuación, explicamos la mayoría de ellos en el resto del artículo.

Retirar las costras

Esto es crucial. Tras unos días, tu tatuaje comenzará a borrarse. Esta costra debe ser ligera, pero pueden aparecer algunas costras gruesas en ciertas áreas dependiendo de cuánto se trabajó en dicha área y lo duro que fue el artista en esa zona.

Bajo ninguna circunstancia se deben retirar o tirar de estas costras. Las costras no están listas para desprenderse todavía y están potencialmente conectadas a capas de piel más profundas donde la tinta todavía está en proceso de fraguado, lo cual significa que al sacar una costra podrías sacar tinta de la piel junto con la costra.

No retirar la piel que se pela

Una vez que tu tatuaje haya completado la fase de costras, la piel comenzará a pelarse. No se debe jugar con esta piel pelada, por muy tentador que parezca, no debiéndose tocar o desprender.

Puede parecer que esta capa solo cuelga literalmente de un hilo, pero podría estar conectada a los pigmentos de la configuración de la tinta, lo cual significa que al retirar la piel también podrías estar quitando trozos de tinta.

Rascar el tatuaje

Esta es posiblemente la norma más importante de todas en cuanto a los cuidados de un nuevo tatuaje se refiere.

Pueden salir mal muchas cosas con un tatuaje si empiezas a rascarlo.

En primer lugar, al rascarte el tatuaje puedes, fácilmente, quitar varias costras y muchos pedazos de piel al mismo tiempo. Esto puede extraer grandes cantidades de tinta, haciendo que tu tatuaje parezca desigual y, posiblemente, garantizando que necesitarás un retoque sobre el área dañada en algún momento.

Los arañazos intensos pueden provocar que se formen hendiduras en las zonas de la piel con cicatrices. Esto puede llevar a tiempos de cicatrización mucho más prolongados para el tatuaje, y en algunos casos a cicatrices permanentes.

No solo eso, sino que tus uñas albergan algunas bacterias bastante repugnantes (piensa en caca, alimentos crudos y baños públicos).

Al rascarte el tatuaje con las uñas sucias, estás abriendo el área herida a todos estos millones de tipos de bacterias desagradables, lo cual aumenta muchísimo las posibilidades de infectar el tatuaje, lo que en algunos casos puede resultar muy serio.

Sumergir tu tatuaje en agua

La mayoría de las concentraciones de agua tienen muchos tipos de gérmenes y bacterias desagradables, y es imperativo evitar entrar en contacto con estas concentraciones de agua lo máximo posible. ​

Lugares como baños, lagos, estanques, charcos, fregaderos y muchas otras áreas contienen grandes cantidades de pequeños gérmenes desagradables, así que mantén tu tatuaje lejos de todas estas áreas lo mejor que puedas durante al menos un mes.

Si accidentalmente entras en contacto con cualquiera de estos tipos de cuerpos en el agua, lávate el tatuaje lo antes posible con una fragancia y jabón antibacterial sin alcohol.

Evita nadar con un nuevo tatuaje o bañarte en cualquier tipo de agua durante al menos tres semanas.

Puedes bañarte de forma segura con tu tatuaje después de 3-4 semanas.

Exponer el tatuaje al sol

Esta es otra regla muy importante. Por si no lo sabías, el sol es el enemigo número uno de los tatuajes. Debes mantener tu tatuaje cubierto en todo momento si sales al aire libre cuando hace calor.

Cuando tu tatuaje es nuevo y tu piel está en carne viva, roja e hinchada, será una zona extremadamente sensible. Incluso pequeñas cantidades de rayos UVA pueden causar mucho daño al área en cortos espacios de tiempo.

Durante esta importante etapa de cicatrización, el sol puede hacer que la piel se hinche y salgan ampollas en el tatuaje, además de prolongar los tiempos de cicatrización y decolorar la tinta. Así que mantente alejado de ese gran círculo amarillo en el cielo (y también de las camas de rayos UVA que son tan perjudiciales como el sol a la hora de crear rayos UVA).​

Ten en cuenta que los rayos UVA también pueden atravesar las capas de nubes fácilmente, por lo que debes tener cuidado incluso si no hace sol afuera.

Volver a vendar el tatuaje

A menos que te lo diga tu artista, y te explique detalladamente cómo hacerlo de forma correcta, no debes volver a vendar tu tatuaje una vez que el vendaje inicial ha sido retirado.

Tu tatuaje necesita respirar para cicatrizar adecuadamente y el vendaje sofocará el área, lo cual provocará una peor calidad de cicatrización y necesitará más tiempo de lo normal para cicatrizar que si el tatuaje respirara normalmente.

No solo eso, sino que cuando el tatuaje se envuelve, el área se vuelve muy húmeda y cálida, lo cual es un entorno perfecto para que las bacterias crezcan y prosperen. Mientras más tiempo dejes un vendaje puesto y poco esterilizado sobre tu tatuaje, más probable será que se infecte.

Suavizar el tatuaje en loción/ungüento

Al igual que volver a vendar el tatuaje, si aplicas demasiada crema/loción postratamiento sobre el tatuaje, la capa gruesa de producto evitará que la zona obtenga suficiente aire y oxígeno, lo que afectará a la calidad de la cicatrización y, posiblemente, te saldrán ampollas.

Solo debes aplicar una capa de loción muy fina sobre tu tatuaje. Si, accidentalmente, aplicas mucha crema tendrías que eliminar suavemente el exceso de loción con una toallita de papel hasta que quede con una cantidad menor.

Una capa gruesa sería tener demasiada loción y hay que retirar parte de ella con una toallita de papel.

Usar productos basados en petróleo

La mayoría de estos tipos de productos son muy densos y pesados. Aplicar incluso una capa fina puede hacer que tu tatuaje no respire correctamente. No solo esto, sino que algunos productos derivados del petróleo contienen ingredientes que pueden extraer tinta de tu tatuaje si se usan con demasiada frecuencia.

Usar jabones para limpiar el tatuaje con fragancia/alcohol

El motivo principal para no utilizar productos que contengan fragancias artificiales es que estos ingredientes son muy propensos a irritar la piel que está muy sensible en esta etapa del proceso de cicatrización.

Muchas fragancias artificiales pueden causar que tu piel reaccione de forma adversa, causando, por ejemplo, una erupción o picazón extrema y haciendo que la zona sea más sensible.

No se deben usar productos a base de alcohol, ya que el alcohol es un ingrediente muy potente (de ahí que se añada a la mayoría de los productos de limpieza antibacterianos domésticos/industriales).

Al igual que las fragancias artificiales, el alcohol puede causar problemas en la piel sensible. El principal problema con el alcohol es que puede hacer que el área tatuada se vuelva extremadamente seca, escamosa e irritable.

Usar toallitas/paños abrasivos/sucios o secar el tatuaje

Durante, aproximadamente, el primer mes no debes usar nada para limpiar el tatuaje, aparte de tus limpios dedos.

Incluso tras salir directamente de la secadora, una toalla todavía puede transportar diferentes tipos de gérmenes. Por tanto, se recomienda siempre limpiar el tatuaje solo con los dedos con un movimiento circular para frotar suavemente el área con agua tibia y jabón.

No debes usar nunca un paño abrasivo o mullido para secar el tatuaje. Los trapos abrasivos pueden desprender capas de piel y tinta, lo que podría dañar tu tatuaje. Y los trapos mullidos o con pelusilla pueden atascarse en las costras del tatuaje y causar problemas con la cicatrización.

Y recuerda: seca siempre la zona con una toallita de papel limpia o deja que el área se seque al aire libre. No rasques o frotes NUNCA la zona para limpiar o secar el tatuaje.

Usar ropa ajustada

Dependiendo de la ubicación del tatuaje, la ropa ajustada puede arañar o irritar la sensible zona del tatuaje. Esto puede provocar brotes de erupciones y otros síntomas, como costras que se desprenden y pedazos de piel cicatrizante que se sueltan.

Hacer ejercicio demasiado pronto

Hay un par de razones por las que deberías esperar un par de día para realizar un entrenamiento intenso.

En primer lugar, dependiendo del tiempo que pases sentado en la silla del artista, hacerte un tatuaje a veces puede afectar al sistema inmune debido al trauma al que se somete a la piel durante largos períodos de tiempo. Continuar presionando a tu cuerpo aún más al ejercitarte mientras tienes un sistema inmunológico ya debilitado puede ‘quemar’ el cuerpo, por lo que es más probable que contraigas una enfermedad o que tu tatuaje tarde más tiempo en cicatrizar.

La sudoración también puede ser un problema. Cuando el tatuaje es nuevo, la tinta todavía se está fijando en las capas más profundas. A medida que la temperatura de tu cuerpo aumenta con el ejercicio, los poros de tu piel comenzarán a abrirse, aumentando las posibilidades de que se filtre parte de la tinta.

Otro problema es que los gimnasios son, naturalmente, lugares sucios con muchos gérmenes apostados en los equipos de ejercicio. Evita frotar el tatuaje con alguno de los equipos y asegúrate de lavarte bien la zona tatuada tan pronto como salgas del gimnasio.

Por último, ten cuidado al ejercitar una parte del cuerpo que ha sido tatuada sobre una articulación. El exceso de movimiento de las articulaciones bajo de un nuevo tatuaje puede causar frotamiento e irritación.

Lavar el tatuaje con agua caliente

Durante el proceso de cicatrización, tu piel estará extremadamente sensible y echar agua caliente sobre la zona tatuada puede causar una irritación mucho más fácilmente que si la zona estuviera totalmente curada.

El agua caliente también puede hacer que los poros de tu piel se abran mucho más, lo cual puede ocasionar que se filtre tinta inestable.

Usar saunas/baños de vapor

Igual que en el apartado anterior: el calor del vapor y la atmósfera húmeda pueden abrir los poros, aumentando la entrada de bacterias en la zona de la herida.

Tocar el tatuaje con las manos sucias

He visto a mucha gente hacerse un tatuaje nuevo y proceder a frotar y pinchar la zonas con sus sucias manos sucias. Esta es una muy mala idea, ya que el riesgo de infecciones en una etapa tan temprana del proceso de cicatrización es muy elevado.

Dejar que otra persona toque el tatuaje

Un crimen incluso peor que el anterior. Bajo ninguna circunstancia, permitas que, durante al menos varias semanas, nadie más que tu tatuador toque el tatuaje. No tienes ni idea de dónde han estado esas manos.

Afeitarse la zona tatuada

No te afeites la zona durante al menos unas pocas semanas tras hacerte un tatuaje. Tratar de afeitarse dentro de este período de tiempo posiblemente cause una costra o parche en la piel descascarada.

Si eres una chica con un nuevo tatuaje y no quieres una pierna peluda cuando salgas por ahí, lo mejor sería usar pantalones o medias durante las próximas semanas/mes.

Tras algunas semanas, pasa los dedos sobre la zona con los ojos cerrados y si no sientes zonas elevadas en la piel, entonces podrías afeitarte la zona. Si la piel aún está un poco levantada o llena de baches, déjala durante otra semana y vuelve a intentar esta prueba unos días después.

Beber demasiado alcohol

Beber alcohol con un nuevo tatuaje puede ser perjudicial durante las primeras 48 horas de cicatrización, ya que la zona tatuada todavía está supurando sangre y plasma. Esto se debe a la capacidad del alcohol de hacer que la sangre fluya más diluida de lo normal. Esto también es así si tomas anticoagulantes antes o después de un tatuaje.

Este adelgazamiento de la sangre puede evitar que las costras se formen adecuadamente tan rápido como deberían, retrasando la cicatrización y aumentando el riesgo de infección.

Sin mencionar que emborracharte podría hacer que te caigas y roces o raspes tu tatuaje sobre una superficie dura/áspera, retrasando la cicatrización y, potencialmente, causando cicatrices.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *