0

Tecnica del carrete

Así se realiza el carrete filipino: una exótica técnica sexual

Desde Occidente creemos que somos los que enseñamos todo a las otras sociedades y en cuestiones sexuales más todavía. Sin embargo, una de las culturas que más nos ha instruido sobre sexo y enseñado a disfrutar al máximo de este placer natural, ha sido la cultura oriental, ya que las técnicas que utilizan son distintas a las que tenemos en España, por ejemplo.

La práctica que os traemos hoy se llama el carrete filipino, técnica que se hizo famosa en los burdeles de Filipinas. En España supimos de ella gracias a la leyenda urbana que circula sobre lo buenos que son los filipinos en la cama. El carrete filipino, según cuenta la psicóloga especializada en sexualidad y fetichismo, Arola Poch, consiste en atar un cordel o hilo a la base del pene y «apretar con firmeza para constreñirlo, alargando así el tiempo de erección e intensificando la sensación de la eyaculación».

«El carrete filipino se realiza con un cordel»

Pero tranquilidad a las personas que tienen pene, ya que la idea no es que os quedéis sin miembro, sino disfrutar al máximo del coito. La experta asegura que el cordel o hilo ha de atarse de forma suave cuando el pene esté erecto para «jugar con la intensidad del nudo y como durante el coito se aprieta más, el nudo se desata y se libera la eyaculación».

Y claro, como no todo sale bien a la primera, se debe practicar mucho para conseguir habilidad y poder realizarlo sin riesgos, sobre todo para que resulte placentero. Así que el consejo principal para llegar a esto es que no utilicéis un hilo muy fino, no hay que ser un lumbreras para saber que cuanto más fino el hilo peor, ya que se rasgaría el pene.

Para el sexo oral o la masturbación

Aunque el carrete filipino se utiliza sobre todo en el coito, también se puede emplear para realizar sexo oral o para la masturbación. Además mientras practicamos la penetración puede resultar más complicado, ya que hay que estar pendiente de quitar el nudo. Poch apunta que el proceso sería idéntico al que haríamos si lo utilizásemos durante el coito: «atar la cinta cuando hemos conseguido una erección, seguir estimulando para mantener la excitación y desatar la cinta en el momento de la expulsión de semen».

«Da un giro a tu vida sexual con la técnica del carrete filipino»

Pero si no tenéis un cordel o un hilo y queréis practicar el carrete filipino, también podéis echar mano, nunca mejor dicho, de un cinturón, de una corbata o de algo que simplemente tenga un lazo, además se debe «controlar el momento en que hay que apretar y liberar el nudo», cuenta la psicóloga. Sin embargo, lo más importante de todo es controlar los tiempos, ya que según Poch «al oprimir el pene en el momento adecuado podemos cortar la eyaculación». Así se podría conseguir mantener la excitación sin liberar el semen y alargar el tiempo de eyaculación: «cuando lo liberemos, la eyaculación puede sentirse más potente al haberla contenido». Vamos toda una incitación al placer.

La experta también recuerda que es una práctica que las personas con pene pueden realizar solas, pero si lo realizan en pareja siempre pueden orientar a la otra persona para que sepan cómo puede darles más satisfacción sexual.

Tienen nombres que parecen sacados de una peli porno de los 90, suelen incluir uno o más juguetes sexuales y sus orígenes casi legendarios siempre parecen apuntar a las prostitutas de algún país del lejano Oriente. El carrete filipino, el balanceo tibetano, la pinza birmana, el cangrejo ruso y el chapelet thai son cinco prácticas sexuales no convencionales de las que probablemente nunca habías oído hablar pero que, en realidad, cualquiera podría practicar si sus prejuicios se lo permiten, claro.

Eso sí, antes de acabar en urgencias o en comisaría, lo suyo es informarse en profundidad y para eso lo mejor es hablar con alguien que sepa del tema. El psicólogo, sexólogo y terapeuta de pareja, Ignasi Puig Rodas, comienza dejando claro que las practicas sexuales no convencionales son “aquellas que no son habituales en la sociedad y que, por tanto, se apartan del sexo coital con penetración”. Es decir, que la etiqueta ‘no convencional’ se debe a un tema más estadístico que otra cosa y que “no tiene nada que ver con que sean buenas o malas”.

Dicho esto, el sexólogo recuerda la importancia de tener claro que algunas de ellas pueden ser un poco extremas y más si no estamos acostumbrados a según qué cosas. “Algunas técnicas requieren de cierto nivel de forma física ya que son complicadas de realizar y no todo el mundo está bien físicamente. Lo que jamás debería ocurrir es que por querer hacer algo novedoso nos acabemos lesionando”, señala Ignasi que insiste en que “no debemos olvidar que el sexo es entre otras muchas cosas una actividad gimnástica”.

OK, una vez ha quedado claro que lo que viene es nivel avanzado, presentamos al sexólogo las cinco prácticas sexuales más surrealistas que hemos encontrado en internet:

La práctica sexual que convirtió a la Preysler en el objeto de deseo de la jet-set de los 90 tiene sus orígenes en el país asiático que le da nombre. Al parecer, las prostitutas de los burdeles filipinos eran especialmente hábiles en el arte de atar un cordel a la base del pene erecto y sabían apretar o soltar el hilo de tal forma que aumentase las sensaciones de sus clientes al máximo y contribuyesen a una eyaculación memorable soltando el hilo en el momento justo del orgasmo.

“Hay gente que además de atar la base del pene ata los testículos”, apunta Ignasi a modo de sugerencia. Sin embargo y antes de que vayas a coger el cordel del costurero para sorprender a tu pareja, advierte que esta técnica puede entrañar algunos riesgos si no es ejecutada correctamente. “Como es lógico, el estrangular un miembro impidiendo el paso de sangre puede conllevar que si llevamos la práctica al extremo se produzca priapismo —una enfermedad muy dolorosa— por la coagulación de esa sangre retenida en el pene”, alerta.

“Es algo rarísimo que no suele ocurrir con el carrete filipino a no ser que se haga muy mal. De hecho, suele ocurrir más en el caso de personas que tienen problemas de erección y recurren a estranguladores que además pueden ser objetos como anillos de bisutería que no están diseñados para ese fin”, añade Ignasi que por eso recomienda tener a mano unas tijeras de pico-pato y utilizar únicamente cordeles de fibras naturales para evitar posibles heridas en la piel del pene.

En cuanto a su recomendación a parejas poco experimentadas, el sexólogo apuesta por probar la técnica con los matices que suelen aplicarse a todas estas técnicas: “más vale probar poco y quedarse con ganas de más que pasarse probando y no querer seguir experimentando”.

Tumblr

Pasamos de las islas del Pacífico a lo alto de los Himalayas en nuestro viaje por los orgasmos no convencionales. Dice la leyenda de Google que en esta técnica sagrada el hombre se sienta en la postura del loto y la mujer —los monjes tibetanos eran bastante heteronormativos por lo visto— se enrosca con las piernas sobre la cadera de su pareja para introducirse el pene y juntar sus bocas. La gracia de la postura es que cuando ella inhala, él exhala. Al ir alternando sus respiraciones de manera sincronizada se crearía un balanceo hipnótico que les permitiría sentir el sexo a otro nivel.

Pero a Ignasi el nombre de esta técnica y su explicación le suena un poco a un refrito de internet. “Parece una mala traducción del Ananga Ranga, un manual de sexo indio del s.XVI, en el que se conoce a esto como ‘el abrazo de la diosa’. La teoría es que al expirar ella e inspirar él (y viceversa) en un momento concreto se produce una penetración más profunda y un balanceo que facilita el sexo sin utilizar tanto el físico como en el misionero”, explica el sexólogo que recalca que “en realidad no están compartiendo el aire, sino que están respirando de manera sincronizada”.

“Tiene mucha relación con el sexo tántrico ya que no se trata de una actividad física, potente e instantánea sino que se procura un placer sexual más pausado que es una de las bases del sexo tántrico: acercamiento de los cuerpos, transmisión de afecto, control de la respiración y la excitación para retrasar la eyaculación”, cuenta Ignasi. Eso sí, no te creas que por ser rollo espiritual no tendrás que estar todo/a fit para llevarla a cabo.

“Ponerse en la flor de loto y que la mujer abrace de esta manera durante largos periodos de tiempo puede provocar rampas. Así que si no tenemos mucha práctica o elasticidad no es mala idea realizar algunos estiramientos previos como lo haríamos para practicar un deporte”, recomienda el sexólogo.

La pinza birmana

Pinterest

Una vez más la supuesta especialidad de las prostitutas asiáticas vuelve a relucir. Esta técnica consiste en estimular el pene durante la penetración utilizando los músculos de la vagina que han sido previamente entrenados mediante bolas chinas —de este accesorio sexual hablaremos más adelante porque dan mucho juego—. El tema es que resulta tan placentera para el hombre que el orgasmo no tarda en llegar por lo que, según la leyenda, las prostitutas pellizcaban la base del pene o los testículos para retrasar el clímax.

“La ventaja de ejercitar el suelo pélvico y en concreto la musculatura vaginal es que podemos contraerla con mayor fuerza en el momento deseado por lo que si se produce durante una penetración, en el caso de parejas heterosexuales, el hombre sentirá mucho más placer al tener mucho más contacto”, dice Ignasi que cree que “la gracia es realizar esta técnica de forma repentina, en el momento del clímax o, incluso, durante toda la duración del coito: ir realizando contracciones periódicas provocando gran placer si se sincroniza correctamente con la penetración”.

En cuanto a su recomendación, el sexólogo señala que “hay mucha gente que lo hace sin saber que esto se llama la pinza birmana” y apunta que no solamente todas las mujeres deberían procurar ejercitar y fortalecer su suelo pélvico, sino que “el efecto de succión que se consigue puede ayudar a facilitar la fecundación” en el caso de parejas que persigan el embarazo.

Pinterest

Sin lugar a dudas la práctica más WTF de todas las que hemos encontrado. En teoría se supone que proviene de Rusia, aunque con raíces chinas, y que solían practicarla los miembros de la mafia de más alto rango junto a prostitutas. Consistiría en aplicar un golpe seco e indoloro en un punto concreto de las costillas del hombre en el momento previo al orgasmo —esto se supone que lo debería hacer una tercera persona— lo que provocaría una contracción anal involuntaria que potenciaría el clímax a otro nivel. La intensidad del golpe, el timing y la ubicación exacta —relacionada con la acupuntura— sería un conocimiento altamente secreto.

Aunque suene de lo más curioso, a Ignasi todo esto le suena a cuento chino o mejor dicho, ruso.“He consultado a expertos en medicina tradicional china y me han confirmado que ninguno de los puntos de acupuntura de la caja torácica puede provocar ese efecto por lo que esa historia de que viene de Oriente a través de Rusia es falsa”, comenta y critica que “resulta muy típico que todas las prácticas vengan con el nombre de algún lugar asociado que lo haga parecer más exótico, en plan, ‘oh, qué guay viene de…’”.

En cuanto a ese toque BDSM que parece contener el cangrejo ruso, el terapeuta matiza que ni eso: “Dista mucho en la forma en la que se concibe el BDSM como manera de conseguir el placer a través del dolor. Me refiero a que en el BDSM el dolor es el vehículo directo del placer, el dolor que se transforma en placer, y aquí sería el indirecto, es decir, solo ayuda a potenciar la eyaculación a través de la contracción súbita de los esfínteres”.

El chapelet thai

Tumblr

Que no te engañe el nombrecito porque esto son las bolas chinas de toda la vida de Dios. Consiste en meter estas bolas unidas por un hilo en el ano e ir tirando metiéndolas y sacándolas durante el coito. En el caso de los hombres, además, se utilizan para estimular el punto P aunque puede resultar placentero para ambos géneros. Eso sí, cuidadito con lo que os metéis por el culo que no todo vale.

“Es muy importante que a la hora de comprar un juguete sexual para esta practica el hilo que una las bolas esté totalmente recubierto de un material gomoso, silicona o caucho. Lo principal es que sea hipoalergénica y que no deje ninguna fibra a la vista porque piensa que se va a manchar de heces y limpiarla va a ser dificilísimo. Cualquier juguete que se vaya a insertar en el ano debe ser fácilmente lavable o será un foco de infecciones. También se puede usar un preservativo para recubrir el jueguete”, advierte Ignasi.

Más allá de las precauciones con la higiene, el único problema que el sexólogo aprecia en esta técnica es “el prejuicio que permanece muy extendido de que si un hombre se excita con ellas es posible que se vaya a convertir en homosexual, como si por ser ‘muy hombre’ no se pudiese disfrutar del sexo anal y preservar su masculinidad”. Por tanto, y como ocurre con todas las anteriores (menos quizá el cangrejo ruso), se trata de opciones muy interesantes para todas las parejas y personas curiosas que quieran probar sin miedo al qué dirán.

Hay muchas versiones del funcionamiento de la técnica pero la que creo que se ajusta más a la realidad es la siguiente ; las mujeres de los burdeles querían dar el máximo placer a los hombre para ello estimulaban los músculos de su vagina para llegar a tener mayor control sobre ellos y por tanto poder proporcionar más placer.

Consisten en introducirse un carrete de hilo en la vagina y dejar un trozo colgando. Contrayendo las paredes vaginales debían conseguir que el hilo se fuera desenrrollando poco a poco hasta desenrollarlo por completo y que cayese al suelo. Eso significaba que dominaban la técnica a la perfección y por tanto al mismos tiempo, tenian totalcontrol de los movimientos de su vagina.

Esto no deja de ser lo que hoy en dia se conoce como las bolas chinas, que justamente tienen esa finalidad, fortalecer los músculos de la vagina para tener mayorcontrol sobre ellos.

Esto se traduce en el coito que puede provocar más placer a los hombres ya que si contraes los músculos durante el acto, proporciona mayor placer sobre el pene del hombre y por tanto la excitación se eleva simultaneamente.

Por otro lado con el paso de los años, no se sabe realmente que de cierto tiene esta técnica, pero si es cierto que se habla de ella desde hace generaciones y que a dia de hoy ha variado un poquito la versión, ya que se dice que la técnica del carrete consiste en atar un hilo en la base del pene del hombre para que note más presión, se acumule más sangre y de ese modo retrasa la eyaculación e intensidica el placer.

La teoría es buena y cierto pero no creo que sea recomendable hacerlo con un hilo. Existen, por suerte, los anillos para el pene que justamente esa es su función, apretan en la base del pene para mantener la erección, retrasar la eyaculación e intensificar el placer, pero cuidado hay que usarlos correctamente o puedes tener un disgusto. Si quieres saber más sobre ellos puedes leerterlo este artículo: Anillos para el pene, te atreves?

¿Ya sabes de qué se trata la técnica de alineación del coito?

La mayoría de las mujeres no pueden llegar al clímax sin estimulación del clítoris, y la posición Coital Alignment Technique (CAT por sus siglas en inglés) resuelve totalmente ese dilema. La Técnica de Alineación Coital es una variación del misionero que estimula directamente el clítoris, dando a esta posición tradicionalmente suave un gran impulso de placer.

Las mujeres solo tienen algunas terminaciones nerviosas en sus vaginas, y generalmente se encuentran dentro de las primeras dos pulgadas. Entonces, para muchas mujeres, las relaciones sexuales por sí solas no son suficientes para llegar al orgasmo, pero, con posiciones diseñadas específicamente para la estimulación del clítoris, el sexo se convierte en un placer orgásmico en lugar de simplemente pasar por los movimientos. Ciertamente mejor que el misionero, estamos dispuestos a apostar que el CAT es una de las mejores posiciones para el placer del clítoris con manos libres.

Cómo hacerla

Primero, ponte en posición misionera. Recuéstate en la cama con las piernas ligeramente extendidas y tu compañero entre las rodillas. En el misionero tradicional, tu compañero se apoyará en sus manos, con la parte superior del cuerpo levantada y la pelvis hacia adelante. Esta es la posición perfecta para comenzar con la penetración, pero pronto nos transformaremos en una postura ligeramente alterada para entrar en el CAT.

Para hacer el CAT, haz que tu compañero descanse sobre sus antebrazos, codos, muslos y rodillas, recostándose ligeramente sobre tu cuerpo mientras distribuye uniformemente su peso y relaja sus músculos. Debe mantener tanto contacto corporal contigo como sea cómodo y posible, sin aplastarte. Sin perder contacto (externa o internamente), debe deslizar su cuerpo hacia arriba, hacia la cabeza y el cuerpo, con la mandíbula apoyada sobre el hombro, alineando la pelvis con la tuya y manteniendo las caderas inclinadas hacia abajo para que la base de su pene frote contra tu clítoris.

¡Recuerda usar un gran lubricante!

Una vez que hayas alcanzado el ángulo correcto, es hora de que esta posición bombee. Puede parecer un poco incómodo al principio, pero con un poco de práctica, esta técnica vale totalmente la pena. Con movimientos delicados y controlados, balanceándose hacia arriba y hacia abajo en lugar de hacia adelante y hacia atrás, debes poder sentir el eje de tu pareja rozando tu clítoris, proporcionando el placer que necesitas para alcanzar un fuerte orgasmo alimentado por el sexo. Su pene no estará totalmente dentro de ti, ya que gran parte de él debe estar hacia abajo presionando contra tu clítoris, pero trata de mantener al menos la punta hacia adentro mientras sincronizas tu propia cadera con la suya y le das las primeras dos pulgadas de tu vagina también es un poco difícil. Repite este movimiento empujando suavemente sus pelvis y caderas juntas, moviéndote en sincronía, mientras mantienes constante placer y estimulación. Pronto, encontrarán el ritmo perfecto para disfrutar de las sensaciones juntos.

Recuerda, dado que esta posición se centra en movimientos de balanceo lentos y sutiles, tu compañero no obtendrá la penetración profunda que puede desear. A menudo, el CAT es perfecto para obtener el orgasmo del clítoris primero, luego puede que tengan que cambiar a una posición con más empuje y potencia después..

Cuándo usarla

Olvídate del sexo «rápido y furioso» que las estrellas porno nos muestran es la norma. Esta posición requiere paciencia, práctica y un cambio en su mentalidad. En lugar de apresurarte a llegar al clímax, El CAT se enfoca en movimientos lentos y sutiles que se acumulan en la gran O (de orgasmo). Comienza con movimientos lentos y repetitivos para estabilizarte una vez que casi has alcanzado tu pico.

Esta posición puede ser un poco frustrante para tu pareja (o para ambos) al principio, ya que requiere un balanceo lento y constante que conduce suavemente a un poderoso orgasmo. Por lo tanto, esta posición sería la más adecuada para el sexo romántico con una pareja regular, sexo espiritual tántrico y maratones en lugar de “rapiditos”. Sin embargo, dado el enfoque en la estimulación del clítoris en lugar del punto g, no importa si tu pareja tiene un pene pequeño o grande. Cualquiera sea su tamaño, tu clítoris estará en el cielo.

Por cierto, si tienes dudas sobre cuán increíble es esta posición, los científicos lo inventaron, e incluso ha habido varios estudios que demuestran lo fácil y placentero que es para las personas con clítoris. @mundiario

Basada en la postura del misionero, la técnica es bastante sencilla. La mujer se tumba boca arriba sobre una superficie cómoda, pero en lugar de tener las piernas abierta deberá mantenerlas ligeramente cerradas durante el coito. De esta manera, aumenta el nivel de estimulación para ambos.

Otro aspecto a tener en cuenta, y en parte lo que la diferencia de la posición del misionero, es que la mujer deberá tener la pelvis algo elevada. Esto puede conseguirse fácilmente colocando un cojín o almohada debajo de la cadera.

Una vez que ella esté en la postura adecuada, el hombre debe colocarse encima y aguantar el peso de su cuerpo con sus codos y antebrazos. Las rodillas del hombre deben estar envolviendo o tocando los muslos de la mujer, de tal forma que las caderas de ambos estén alineadas, de ahí el nombre de la técnica.

Obtenida esa posición, se inicia la penetración que, en vez de consistir en movimientos de dentro hacia afuera, el pene debe moverse de arriba hacia abajo. De este modo, con cada movimiento, el pene se introducirá en la vagina y además estimulara directamente el clítoris de la mujer, proporcionando mayor placer.

Hecho que les permite a los caballeros regalar excitantes y explosivos orgasmos de ser ejecutada a la perfección.

La técnica de alineación coital, según Eichel, puede ser una solución interesante para aquellas mujeres que no consiguen disfrutar del sexo con sus parejas tanto como les gustaría.

Hablemos de la técnica

¿Cómo tener orgasmos de verdad?

Basada en la postura del misionero, la técnica de alineación coital procura que la penetración sea mucho más profunda y por ende más placentera.

La técnica es sencilla, la mujer se tumba boca arriba sobre una superficie cómoda, pero en lugar de tener las piernas abierta deberá mantenerlas ligeramente cerradas durante el coito. De esta manera, aumenta el nivel de estimulación para ambos.

Otra cosa a tener en cuenta, y en parte lo que la diferencia de la posición del misionero, es que la mujer deberá tener la pelvis algo elevada. Esto puede conseguirse fácilmente colocando un cojín o almohada debajo de la cadera.

Una vez que ella esté en la postura correcta, el gombre debe colocarse encima y aguantar el peso de su cuerpo con sus codos y antebrazos.

Otra cosa importante, es que las rodillas de los caballeros deben estar envolviendo o tocando los muslos de la mujer, de tal forma que las caderas de ambos estén alineadas; de allí el nombre de la técnica.

Justo cuando estén en esa posición se inicia la penetración, que en vez de ser movimientos de dentro-fuera-dentro, el pene debe moverse de arriba hacia abajo.

De manera que, con cada movimiento, el pene se introducirá en la vagina y además estimulara directamente el clítoris de la mujer, proporcionando mayor placer.

Este último, es el principal secreto de la técnica de alineación coital, la estimulación de la pared pélvica interna de la mujer.

Otro consejo

Todo lo que debes saber sobre el squirting

  • Debido a que el movimiento es un poco diferente al de la mayoría de las posturas tradicionales, la mujer también puede ayudar al hombre moviendo sus caderas de forma ascendente y descendente. De esta forma, si ambos consiguen sincronizarse, la penetración será más profunda y placentera para los dos.
  • Otro de los puntos fuertes de la técnica de alineación coital es la gran estimulación visual que proporciona a ambos miembros de la pareja. Durante el sexo en esta posición, los dos estarán cara a cara, de tal forma que se puede conseguir una mayor intimidad durante el sexo.
  • Además, esta postura se presta a introducir algunas variantes que pueden hacerla aún más interesante. Por ejemplo, durante el sexo con la técnica de alineación coital el hombre puede sujetar a la mujer por las caderas, y apretar su cuerpo contra el suyo. Así, habrá un mayor contacto entre ambos, lo que puede aumentar tanto la estimulación física como la mental.

Llega fácilmente al orgasmo con estas técnicas milenarias

Primicias24.com – Un error común en la sexualidad es caer en la monotonía, no innovar en el acto sexual puede ser contraproducente para cualquier relación. Ante esto es necesario expandir la mente para descubrir que nos genera más placer.

Existen diversas técnicas milenarias que han hecho de las relaciones sexuales todo un culto. Consejos ancestrales que se han mantenido por siglos y que han sido garantes para potenciar el clímax.

Si quieres probar algo distinto no dudes en acordar con tu pareja estas técnicas antiguas, esos sí, no olvides tomar tomar tus precauciones.

La pinza birmana

La idea es masajear o masturbar el pene sin manos, utilizando los músculos del interior de la vagina. La técnica proviene de India y se les enseñaba a las sexoservidoras de lujo. La vagina se convierte en el órgano de succión del pene similar al movimiento que hace la boca al practicar sexo oral. Este ejercicio es similar al de Kegel.

Ahora viene la parte más intensa, cuando el hombre está a punto de eyacular, la mujer debe usar sus dedos para hacer una pinza en la base del miembro viril para retrasarla, los dedos pueden ser los del pie o los de la mano. Cuando el orgasmo es inevitable, la chica debe retirar la pinza y presionar entre el escroto y el ano. La leyenda dice que ellos se desmayan del placer que reciben.

El carrete filipino

Se usaba en los burdeles del país y en otros de Oriente. La idea es amarrar un cordel en la base del pene para estrangularlo durante las fases del coito. Se cree que si sometes a presión al órgano, el placer cuando llegue el orgasmo será inexplicable.

Es recomendable que aprendas los tiempos en que debes ejercer la presión, por ejemplo, cuando estás haciendo sexo oral el hilo debe estar flojo, cuando inicia el coito lo ajustas un poco más y cuando sientes que él va a eyacular, lo aprietas aún más, pero cuando la eyaculación llega, lo tienes que soltar para no poner en riesgo su salud. Si no lo haces correctamente, mejor no te decimos que pasa, pero mejor hazlo bien.

El cangrejo ruso

Se trata de un golpe seco e indoloro en la zona de las costillas del hombre, el cual hará que su ano se contraiga y le provoque más placer, al momento del golpe el pene debe estar dentro de la vagina de la chica. El giro de la historia es que la maniobra requiere de 2 mujeres, una que es penetrada y la otra que da el golpe al hombre. El golpe debe ser dado en la mitad o casi al final de la relación sexual, pues la contracción anal sumamente placentera adelantará la eyaculación.

El balanceo tibetano

Los grabados que narran la vida de los tibetanos muestran a parejas realizando esta técnica. La idea consiste en que el hombre se coloque en la postura de flor de loto, la mujer deberá enroscar las piernas alrededor de la cintura de él y así se logre la máxima penetración.

No parece tan exótico, pero la magia de la técnica consiste en la respiración de las bocas de ambos, cuando él exhale, ella inhala y viceversa, todo sin sacar el pene de la vagina. Cuando ella inhala, deberá mecer su pelvis hacia adelante y contraer los músculos vaginales, cuando ella exhale deberá mecerse hacia atrás y relajar los músculos de la vagina. El orgasmo se logra luego de un momento hipnótico.

Al filo de la navaja

Es una técnica en la cual se agrupan diversos ejercicios en los que el ingrediente principal son las armas blancas. Para acariciar las zonas erógenas debes contar con una navaja o un cuchillo con el que rodees los pezones, el ano, la vagina y el pene, sólo debes acariciarlos. Es una idea excitante debido a la adrenalina que despierta. Si quieres aumentar la sensación, venda los ojos a tu pareja.

Kung fu sexual

La técnica sexual proviene del taoísmo y consiste en retrasar la eyaculación masculina al máximo para que el orgasmo sea mayor. La idea está basada en una religión que tiene como fuerza motora a la energía, el amor y el erotismo, por lo cual el kung fu consiste en masturbar el pene del chico pero alternando los movimientos con ambas manos e incluso con los pies. Cuando crees que él está a punto de eyacular, debes detenerte y seguir cuando pase la sensación, así le regalarás multiorgasmos a tu chico.

Masaje acuático

Es una tradición originaria de los clubes japoneses en los cuales se cuenta con piscinas con paredes transparentes para que los clientes puedan ver a las chicas. La técnica consiste en aprovechar el agua para realizar posturas que parecen imposibles. El placer aumenta gracias a 2 giros, usar cuerdas para que un arnés levante los cuerpos y además aplicar el chorro de presión con agua en las zonas erógenas de hombre y mujer, con esto aumentará el placer.

Con información de El Nacional

Síguenos en Twitter como @primicias24

Admin noviembre 22, 2016 Nacionales Compartir en :

Hay muchas versiones del funcionamiento de la técnica pero la que creo que se ajusta más a la realidad es la siguiente ; las mujeres de los burdeles querían dar el máximo placer a los hombre para ello estimulaban los músculos de su vagina para llegar a tener mayor control sobre ellos y por tanto poder proporcionar más placer.

Consisten en introducirse un carrete de hilo en la vagina y dejar un trozo colgando. Contrayendo las paredes vaginales debían conseguir que el hilo se fuera desenrrollando poco a poco hasta desenrollarlo por completo y que cayese al suelo. Eso significaba que dominaban la técnica a la perfección y por tanto al mismos tiempo, tenian total control de los movimientos de su vagina.

Esto no deja de ser lo que hoy en dia se conoce como las bolas chinas, que justamente tienen esa finalidad, fortalecer los músculos de la vagina para tener mayorcontrol sobre ellos.

Esto se traduce en el coito que puede provocar más placer a los hombres ya que si contraes los músculos durante el acto, proporciona mayor placer sobre el pene del hombre y por tanto la excitación se eleva simultaneamente.

Por otro lado con el paso de los años, no se sabe realmente que de cierto tiene esta técnica, pero si es cierto que se habla de ella desde hace generaciones y que a dia de hoy ha variado un poquito la versión, ya que se dice que la técnica del carrete consiste en atar un hilo en la base del pene del hombre para que note más presión, se acumule más sangre y de ese modo retrasa la eyaculación e intensidica el placer.

La teoría es buena y cierto pero no creo que sea recomendable hacerlo con un hilo. Existen, por suerte, los anillos para el pene que justamente esa es su función, apretan en la base del pene para mantener la erección, retrasar la eyaculación e intensificar el placer, pero cuidado hay que usarlos correctamente o puedes tener un disgusto. Si quieres saber más sobre ellos puedes leerterlo este artículo: Anillos para el pene, te atreves?

Que opinas sobre la técnica del carrete?

¡Aumenta el placer! Las mejores técnicas sexuales para alcanzar el orgasmo

¿Porque hay que esperar pacientemente -¡y a veces en vano!- a que el orgasmo venga solo? Existen un montón de pequeños trucos capaces de provocar, incluso intensificar y aumentar el placer sexual. ¡Sácales partido!
Los mecanismos del placer femenino no son tan opacos y misteriosos como creemos, ¡sino todo lo contrario! ¿El secreto? Conocer bien nuestro cuerpo, saber qué es lo que nos da placer y dominar algunas técnicas. No se trata de una carrera al orgasmo, sino de, simplemente, ocuparte de tu propio placer. No pierdas ni un minuto.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Si piensas en diversas opciones para aumentar el placer en tu vida sexual, seguro que piensas en utilizar juguetes eróticos, realizar nuevas posturas o probar nuevas experiencias en la cama como las relacionadas con el BDSM. Sin embargo, en esta ocasión queremos enseñarte otras vías mucho más fáciles para revolucionar tu vida sexual e intensificar el placer hasta límites insospechados: utilizar técnicas sexuales. ¡Sigue leyendo!

Descubre: Kamasutra: las 100 mejores posturas del Kamasutra

© iStock

El alineamiento coital para aumentar el placer

Uno de los métodos más difundidos para aumentar el placer femenino como el masculino es lograr una mayor intimidad física y emocional, algo que se puede conseguir con un alineamiento coital. Esta postura es una variación del clásico misionero, sólo que en lugar de existir penetración, existe contacto. El hombre debe desplazarse unos centímetros más hacia arriba, apoyándose en los hombros de su pareja, y estimular con el pene el clítoris de la mujer. En lugar de realizar un movimiento de dentro hacia afuera, como en el sexo vaginal, en este caso se realiza un movimiento de arriba a abajo, que puede provocar una sensación muy placentera para los dos. Además, esta es una posición ideal para las mujeres que alcanzan con mayor facilidad un orgasmo clitoriano, aunque hay muchas más…

Descubre: Las 20 mejores posturas para un orgasmo clitoriano

© Cuando te encuentre

El carrete

La técnica del carrete consiste en contraer y distender durante el coito los músculos vaginales, como realizando un movimiento de succión y expulsión. Este movimiento intensifica los orgasmos en el hombre y ayuda a la mujer a alcanzar varios seguidos, ¡así que no dudes en ponerlo en práctica! Esta técnica tan peculiar debe su nombre a una tradición de Oriente, por la que algunas mujeres practicaban estos movimientos introduciéndose un carrete de hilo en la vagina, que giraba y se desenrollaba si los movimientos estaban bien hechos. Para mejorar este movimiento, existen ejercicios del músculo pubococcígeo ¡Increíble pero cierto!

El beso tántrico

Ya te hemos hablado muchas veces de las maravillas del besar a la pareja mientras se detiene momentáneamente la penetración. Una posición ideal para realizarlo es sentado: tanto tú como él debéis permanecer inmóviles, unir las bocas e intercambiar e intercalar la mirada y la respiración: (cuando él inhala tu debes exhalar y viceversa). Tras permanecer así varios minutos y reanudar la penetración, el clímax será mucho más intenso. Y es que no conviene subestimar el poder de un buen beso…

Descubre: Celebramos el ‘Día Internacional del Beso’ con los mejores besos de la historia del cine

© Dirty Dancing

Florentino

También conocido como coito a la florentina o coito florentino, en esta técnica la mujer debe agarrar la base del prepucio del hombre, retirando la piel y manteniéndola echada hacia atrás tanto en la penetración como en el retroceso. Puede parecer poco práctica, incómoda o dolorosa, pero nada más lejos de la realidad: quienes la practica aseguran que facilita la erección del hombre, aumenta las sensaciones al poner al descubierto más conexiones nerviosas y acelera la eyaculación. Así que si quieres sorprender a tu pareja… toma nota.

Los nueve movimientos para aumentar el placer sexual

Esta técnica requiere de paciencia, pero es muy excitante. Durante el coito, el hombre debe hacer siete introducciones poco profundas (sólo con el glande) y dos profundas. Después, tendrá que hacer seis superficiales y tres profundas, y así sucesivamente hasta que haga nueve penetraciones profundas. Esta técnica puede resultar muy sensual (hasta romántica), ayuda a dominar la capacidad de autocontrol, retrasa el orgasmo del hombre y aumenta la intensidad del clímax. ¡Casi nada!

Descubre: ¡Innova con tu pareja! Las 20 posturas más románticas para hacer el amor

Succionar el pene con la vagina y otras técnicas sexuales milenarias

El Kamasutra es el recopilatorio más extenso e influyente detoda la historia sobre prácticas sexuales. En realidad, las 64 posturas son solouna parte del libro, pues también reflexiona sobre sexo y aconsejae informa sobre las diferentes artes amatorias. A pesar de su gran influencia, lo cierto es que hay prácticassexuales ancestrales que pueden darte incluso más placer. En definitiva, Oriente nos ofreceotras formas de disfrutar la primavera con técnicas que cuentan con más de 3.000años de antigüedad.

Se trata de la capacidad que tienen algunas mujeres demasajear o masturbar el pene sin manos, utilizando los músculos que seencuentran en el interior de la vagina. No todas las mujeres son capaces derealizar una técnica que durante siglos se les encomendó a las prostitutas de lujo de los burdeles del sudeste asiático.

Esta técnica provienede la India pero con el tiempo se exportó aTailandia o Japón, donde las geishas más preparadas y reputadas centraban susesfuerzos en desarrollarla. Hasta Occidente ha llegado con el nombre de ‘pompoir’, términoque proviene del frances y que significa «chupadora». La vagina se convierteen un órgano de succión del pene cuyos movimientos se asemejan a los de la bocaal practicar sexo oral.

La hormiga caliente

No, no es un plato de un restaurante chino, pero si no te gustanlos insectos tampoco será tu técnica sexual favorita. Se basa en la colocación dehormigas en los testículos (y otras partes íntimas del cuerpo) mientras serealiza una felación. Los animales aumentan el placer de las relacionessexuales a través del cosquilleo o pequeñas mordeduras en los genitales. Estaextraña técnica proviene de Japón y era realizada por prostitutas de lujo.

Hoy en día se conoce con el nombre de ‘formicofilia’ y se sigue practicando en algunas casas del sexo. También seutilizan otros animales como caracoles o lombrices pero nunca ningún insectoque pueda ser dañino para la salud. Además de en los testículos, también se puedencolocar en otras zonas como el ano, los pezones o la entrada de la vagina.

El carrete filipino

El carrete filipino se ha desarrollado durante siglos enlos burdeles filipinos y en otras zonas de Oriente. Se basa en el uso deun cordel en la base del pene para estrangularlo durante las diferentes fasesdel coito. El objetivo es maximizar el placer del cliente para que alcance unorgasmo intenso. El secreto a la hora de realizarlo ha pasado de madres a hijasy de meretrices a prostitutas, quienes adquirían cierta relevancia social al especializarse en estas originales prácticas sexuales.

Actualmente, se comercializan multitud de arospara el pene que simulan el efecto del cordel. Es recomendable saber utilizarlos yconocer la medida de los tiempos y la presión que se ejerce sobre el miembro masculino paraevitar accidentes.

Esta técnica sexual que proviene del taoísmo consiste en retrasar la eyaculación masculina lomáximo posible para que una vez se produzca el orgasmo sea infinitamentemayor. La clave está en la realización de masajes con ambas manos que solo lasmujeres formadas en este arte amatorio saben hacer. La coordinación delos movimientos es la clave para multiplicar las sensaciones.

De menú, felación

Y si te quedas con hambre también tienes sexo a la carta. La diferencia respecto de un restaurante normal es que el plato esnada más y nada menos que la boca de la mujer. En ciudades como Shangai existenhoteles de lujo que ofrecen «seven textures», es decir, felacionescon champán, te frío o caliente, e incluso una especial de Peta Zetas que provocan una explosión de placer y un orgasmo extremo.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *