0

Temperatura baja bebe

Existen muchos factores que pueden provocar cambios en nuestra temperatura corporal. El estrés, la mala alimentación y los factores climatológicos pueden influir negativamente en ella, por ello hemos de prestarle la atención que se merece. ¿Sabes cuáles son los valores normales? Descúbrelo en el artículo de hoy.

Valores de la temperatura corporal normal

La temperatura corporal puede variar por nuestras condiciones físicas o por factores externos como el frío.

La temperatura corporal un indicador que evalúa la regulación térmica de nuestro organismo. Según la medicina, una temperatura normal está entre 35 y 37 ºC. Si la temperatura se encuentra entre 37,1-37,9 ºC se trata de un estado febril o febrícula y si está por encima de 38 ºC estamos hablando de hipertermia o fiebre. Los niños han de tener al menos 36 grados.

La temperatura puede ser medida en axilas, boca o recto. Si ha habido una prolongada exposición a temperaturas bajas se deber tomar en el recto, esófago y oídos.

Aunque se haga lo contrario, tomar la temperatura en las axilas es la peor evaluación que podemos hacer. La más recomendable es la oral para todas las personas mayores de 6 años.

Factores a tener en cuenta para medir la temperatura corporal

El ejercicio físico aumenta la temperatura corporal.

  • La mejor hora para medirla es entre las 6 y las 18 horas.
  • En invierno nuestra temperatura es más elevada que en verano.
  • Las mujeres presentan unos o,2 grados por encima de los hombres. Este factor puede aumentar dependiendo de la menstruación o los cambios hormonales.
  • En cuanto a la posición a la hora de tomarla, lo ideal será sentados o decúbito.
  • Las personas que realizan más ejercicio físico presentan mayor temperatura.
  • El estrés, el alcohol y la mala alimentación pueden aumentar hasta 0,5 grados la temperatura normal del cuerpo.
  • La obesidad afecta a los cambios de temperatura así como la diabetes e hipotiroidismo.
  • El consumo de determinados medicamentos como los antidepresivos influyen directamente en este factor.

Síntomas de la temperatura corporal muy alta

Cuando superamos los 40 grados de temperatura hay que acudir al médico.

Si presentamos una temperatura corporal de más de 40 grados hay que acudir rápidamente al médico, al igual que si alguien presenta menos de 35. Algunos de los síntomas de la fiebre o hipertermia pueden ser:

  • Alucinaciones.
  • Rigidez de nuca y fuertes dolores de cabeza.
  • Dificultad para respirar.
  • Fuerte dolor de estómago.
  • Deshidratación.

Hipotermia en niños y bebés: ¿Cómo debes actuar?

La hipotermia es el descenso de la temperatura corporal por debajo de los límites considerados normales, es decir, por debajo de los 35 grados. A partir de este margen, los mecanismos compensadores para la regulación de la temperatura corporal comienzan a fallar. Generalmente es consecuencia de la exposición prolongada a temperaturas frías sin la protección adecuada. ¿Qué debes hacer en caso de hipotermia en niños y bebés?

Hipotermia en niños y bebés: lo que debes saber

Mecanismos de pérdida de temperatura

  • Por radiación: diferencia de gradiente de temperatura entre el organismo y el medio que le rodea.
  • Por conducción: por contacto con superficies con diferente temperatura, en este caso, temperaturas frías o más bajas.
  • Evaporación: consecuencia de la liberación de temperatura por la conversión de un líquido corporal en vapor o gas. Por ejemplo: aumento de sudor, respiración acelerada, etc.

La hipotermia se puede presentar en cualquier grupo de la población y en cualquier estación del año. Los más propensos a padecerlas son los bebés y los niños pequeños, dado que su organismo está en evolución y los mecanismos para regular la temperatura no están completamente desarrollados.

Las causas más comunes de hipotermia en niños y bebés son:

  • Protección inadecuada del bebé ante temperaturas bajas.
  • Permitir que el bebé o niño lleve ropa húmeda durante demasiado tiempo en ambientes fríos o en presencia de mucho viento.
  • En algunos casos, cuando los niños tienen fiebre, los padres tratan de bajarle la temperatura exponiéndolos a temperaturas muy frías (compresas frías, baños de agua a baja temperatura, ventiladores, etc.). Esto puede llegar a provocar un shock por termorregulación ante un cambio tan brusco de temperatura.

La hipotermia en niños y bebés puede ser la consecuencia de una inadecuada protección en caso de bajas temperaturas. Es importante estar atentos a cualquier síntoma.

Leer más: 6 consejos preventivos para la exposición al frío.

Síntomas de hipotermia

  • Los niños y los lactantes no suelen tiritar ni referir temblores.
  • La piel se pone fría, puede haber cambio de coloración (palidez), o en el caso de muchos bebés, permanecer con tono rosado.
  • La respiración y el pulso disminuyen el ritmo.
  • No hay reflejos.
  • En el caso de los bebés, al no ser capaces de manifestar la sensación de frío, hay que prestar especial atención a la temperatura de la piel, a cambios de comportamiento, falta de apetito, etc.

¿Cómo actuar en caso de hipotermia en bebés?

Es de vital importancia que contacte con un médico ante cualquier signo de hipotermia en un bebé. Si en ese momento no fuera posible una atención inmediata las recomendaciones generales son las siguientes:

  • Aumento del calor medioambiental de manera gradual: llévale a una habitación caldeada y retira la ropa mojada en caso de que hubiera.
  • Cubrir y proteger su cabeza con un gorro o una manta y abrazarlo contra el pecho para que coja temperatura con el calor corporal.

Es muy importante no aplicar una fuente de calor directo sobre la piel desnuda. No se deben usar ni botellas ni compresas de agua caliente a no ser que haya un paño de por medio para evitar quemaduras.

Es conveniente comprobar cada poco tiempo los signos vitales del niño incluso una vez estabilizada la hipotermia. Si pierde la consciencia, comprueba la respiración. En el caso de que respire ponlo en posición de recuperación (lateral), sino haz el boca a boca y procede a realizar un masaje cardíaco mientras espera la atención médica necesaria.

Leer más: Tratamiento del paciente con hipotermia

En caso de hipotermia en bebés es importante proporcionarle calor de forma gradual. Si los síntomas empeoran o son evidentemente graves, es necesario acudir cuanto antes a emergencias.

¿Cómo actuar en caso de hipotermia en niños?

Dependiendo de la gravedad de la situación, será necesario o no llamar a los servicios de urgencia. Evalúa los síntomas y si no observas signos graves de hipotermia procede a realizar los siguentes pasos:

  • Da al niño un baño caliente hasta que observes que el color de su piel recupera la normalidad. Ayuda a que salga y sécale rápidamente.
  • Vístele con ropa de abrigo, llévalo a una habitación cálida y envuélvelo en muchas mantas. Igual que en el caso de los bebés, es importante aportar tu propio calor corporal y protegerle la cabeza con un gorro, así como las manos y los pies.
  • Dale líquidos calientes y alimentos energéticos.
  • No lo dejes solo en ningún momento por si los síntomas empeorasen.

De manera general, aplicando estas técnicas, la temperatura corporal volverá a la normalidad en un periodo relativamente corto de tiempo. Si esto no fuese así y vieses que los síntomas se agravan, lleva de inmediato al niño a los servicios de urgencia o llama a una ambulancia.

En español

La fiebre y cómo tomar la temperatura de su hijo

(Fever and Taking Your Child’s Temperature)

Todos los padres han vivido alguna vez la siguiente situación: despertarse a media noche para encontrar a su hijo parado al lado de su cama, rojo, acalorado y sudando. La frente de su pequeño está caliente. De inmediato, sospechan que su hijo tiene fiebre, pero no están seguros de qué hacer a continuación. ¿Deben buscar el termómetro? ¿Deben llamar al médico?

Cuando se trata de un niño saludable, la fiebre no suele ser indicio de algo grave. Aunque puede asustar que la temperatura de su hijo aumente, la fiebre en sí no es perjudicial y, de hecho, puede ser buena; con frecuencia es la forma que tiene el cuerpo de combatir las infecciones. Y no es necesario tratar todos los tipos de fiebre. Sin embargo, la fiebre alta puede hacer que su hijo se sienta molesto, además de agravar problemas como la deshidratación.

Sin embargo, es fácil aprender cómo tomar correctamente la temperatura de su hijo cuando es más alta que lo normal. En este artículo, hablaremos de la fiebre, de cómo medirla y tratarla, y de cuándo llamar al pediatra.

¿Qué es la fiebre?

La fiebre se produce cuando el “termostato” interno del cuerpo aumenta la temperatura corporal por encima de su nivel normal. Este termostato se encuentra en la parte del cerebro denominada hipotálamo. El hipotálamo sabe qué temperatura debe tener el cuerpo (en general, alrededor de los 98,6 grados Fahrenheit o 37 grados centígrados) y envía mensajes al cuerpo para mantenerla así.

La temperatura corporal de la mayoría de las personas varía incluso un poco a lo largo del día: suele ser un poco más baja por la mañana y un poco más alta por la tarde, y puede fluctuar cuando los niños corretean, juegan y hacen ejercicio.

No obstante, a veces, el hipotálamo “reajusta” el cuerpo a una temperatura más alta como respuesta a una infección, enfermedad o algún otro motivo. Entonces, ¿por qué el hipotálamo ordena al cuerpo que varíe la temperatura? Los investigadores creen que el aumento de la temperatura es la forma que tiene el cuerpo de combatir los gérmenes que causan infecciones y de hacer que el cuerpo sea un lugar menos agradable para ellos.

¿Qué causa la fiebre?

Es importante recordar que la fiebre en sí no es una enfermedad; la mayoría de las veces es síntoma de un problema subyacente. Las causas potenciales de la fiebre son las siguientes:

Infección: La mayoría de las fiebres se deben a una infección u otra enfermedad. Al estimular los mecanismos naturales de defensa, la fiebre ayuda al cuerpo a combatir las infecciones.

Exceso de ropa: Los bebés, en especial los recién nacidos, pueden tener fiebre si están demasiado abrigados o se encuentran en un ambiente caluroso, porque no son capaces de regular su temperatura corporal. Sin embargo, debido a que la fiebre puede ser indicio de una infección grave en los recién nacidos, incluso los bebés que han sido abrigados en exceso deben ser examinados por un médico si tienen fiebre.

Inmunizaciones: Los bebés y los niños pueden presentar algo de fiebre después de haber sido vacunados.

Aunque la dentición puede provocar un leve aumento de la temperatura corporal, es poco probable que sea la causa de que la temperatura de su hijo esté por encima de los 100 grados Fahrenheit (37,8 grados centígrados).

¿Cuándo la fiebre es síntoma de algo grave?

En el pasado, los médicos aconsejaban tratar la fiebre sólo en función de la temperatura. Pero ahora recomiendan tener en cuenta tanto la temperatura como el estado general del niño.

Los niños con una temperatura inferior a los 102 grados Fahrenheit (38,9 grados centígrados) no suelen necesitar medicación, a menos que se sientan molestos. Esta regla conlleva una importante excepción: si su bebé tiene 3 meses o menos y su temperatura rectal es de 100,4 grados Fahrenheit (38 grados centígrados) o más alta, llame al pediatra o acuda a la sala de urgencias. Incluso una fiebre leve puede ser síntoma de una posible infección grave en bebés muy pequeños.

Si su hijo de entre 3 meses y 3 años tiene una fiebre de 102,2º Fahrenheit (39 grados centígrados) o más alta, llame al médico para corroborar si necesita que este profesional lo examine. En niños mayores, tenga en cuenta el comportamiento y nivel de actividad física. Al observar el comportamiento de su hijo, puede tener una idea de si la causa de la fiebre es una enfermedad de poca importancia o si necesita acudir a un médico.

Es probable que la enfermedad no sea grave si su hijo presenta estas características:

  • sigue queriendo jugar
  • come y bebe bien
  • está alerta y sonríe
  • tiene la piel de color normal
  • tiene buen aspecto cuando le baja la temperatura

Y no se preocupe demasiado por un niño con fiebre que no quiere comer. Eso es común en infecciones que producen fiebre. Si el niño sigue bebiendo líquidos y orina normalmente, el hecho de que coma menos de lo habitual no es un problema.

¿Cómo sé si mi hijo tiene fiebre?

Un beso suave en la frente o tocar apenas la piel de su hijo suele ser suficiente para saber si tiene fiebre. Sin embargo, este método para medir la temperatura (denominado “temperatura táctil”) depende de la persona que lo practica y no ofrece una medida exacta de la temperatura del niño.

Con un termómetro fiable, puede saber si su hijo tiene fiebre cuando su temperatura esté en alguno de los siguientes niveles:

  • 100,4 grados Fahrenheit (38 grados centígrados) medidos rectalmente (en el recto)
  • 99,5 grados Fahrenheit (37,5 grados centígrados) medidos oralmente (en la boca)
  • 99 grados Fahrenheit (37,2 grados centígrados) medidos en la axila (bajo el brazo)

Pero el nivel de fiebre no es un muy buen indicador de cuán enfermo está su hijo. Un simple resfriado u otra infección viral pueden producir una fiebre bastante alta (entre los 102 y 104 grados Fahrenheit o de 38,9 a 40 grados centígrados), pero no suelen ser indicio de que el problema sea grave. Y las infecciones graves pueden no producir fiebre o incluso disminuir la temperatura corporal de modo anormal, sobre todo en niños pequeños.

Puesto que la fiebre puede subir y bajar, un niño con fiebre puede tener escalofríos cuando la temperatura corporal comienza a subir y el cuerpo intenta generar más calor. Quizás el niño sude cuando la temperatura comienza a bajar y el cuerpo libera el calor extra.

A veces, los niños con fiebre pueden respirar más rápido de lo normal y tener un ritmo cardíaco más elevado. Debería llamar al pediatra si su hijo tiene dificultad para respirar, o respira mucho más rápido de lo normal, o sigue respirando rápido cuando le baja la fiebre.

Distintos tipos de termómetros

Más allá del tipo de termómetro que elija, asegúrese de saber usarlo correctamente para obtener una lectura precisa. Conserve y siga las recomendaciones del fabricante.

Los termómetros digitales suelen medir la temperatura de manera más rápida y precisa. Vienen en muchos tamaños y formas, y están disponibles en la mayoría de los supermercados y farmacias, a varios precios. Aunque debería leer las instrucciones del fabricante a fin de determinar los métodos para los que está diseñado el termómetro, muchos termómetros digitales se usan para las siguientes modalidades de medición de temperatura:

  • oral (en la boca)
  • rectal (en el recto)
  • axilar (bajo el brazo)

Los termómetros digitales suelen tener una sonda flexible de plástico con un sensor de temperatura en un extremo y un indicador digital fácil de leer en el otro.

Los termómetros electrónicos de oído miden la temperatura timpánica: la temperatura en el interior del conducto auditivo. Aunque son rápidos, precisos y fáciles de usar en niños mayores, los termómetros electrónicos de oído no resultan tan exactos como los digitales cuando se usan en bebés de menos de 3 meses, y son más caros.

Los termómetros de tira plástica (pequeñas tiras plásticas que se adhieren sobre la frente del niño) pueden indicar si su hijo tiene fiebre, pero no son fiables a la hora de medir la temperatura exacta, sobre todo en bebés y niños muy pequeños. Si necesita saber la temperatura exacta de su hijo, los termómetros de tira plástica no son los adecuados.

Los termómetros para la frente también pueden indicar si su hijo tiene fiebre, pero no son tan precisos como los digitales que toman la temperatura oral o rectal.

Los termómetros para chupar pueden parecer apropiados, pero son menos fiables que cuando se toma la temperatura rectal y no deben utilizarse en bebés menores de 3 meses. Además, es necesario que el niño mantenga el termómetro en la boca durante varios minutos sin moverse, algo casi imposible para la mayoría de los bebés y niños pequeños.

Los termómetros de mercurio se usaban con frecuencia, pero la Academia Americana de Pediatría (AAP por su sigla en inglés) aconseja no utilizarlos por miedo a una posible exposición al mercurio, que es una toxina ambiental. (Si aún tiene un termómetro de mercurio, no lo tire a la basura porque el mercurio puede filtrarse. Pregunte al pediatra o al departamento de sanidad local cómo y dónde puede deshacerse de su termómetro de mercurio).

Como todos los padres saben, tomarle la temperatura a un niño que se retuerce puede suponer un desafío. Pero es uno de los instrumentos más importantes con los que cuentan los médicos para averiguar si su hijo está enfermo o tiene una infección. El método que usted elija para medir la temperatura de su hijo dependerá de la edad de éste y de si su hijo está dispuesto a cooperar.

Si su hijo es menor de 3 meses, usted obtendrá datos más precisos si mide la temperatura rectal con un termómetro digital. Los termómetros electrónicos de oído no son recomendables para bebés menores de 3 meses porque sus conductos auditivos suelen ser demasiado pequeños.

Si su hijo tiene entre 3 meses y 4 años, usted puede utilizar un termómetro digital para medir la temperatura rectal o un termómetro electrónico de oído para medir la temperatura en el interior del conducto auditivo. También podría utilizar un termómetro digital para medir la temperatura axilar, aunque este método es menos preciso.

Si su hijo tiene más de 4 años, usted puede utilizar un termómetro digital para medir la temperatura oral si su hijo coopera. Sin embargo, es posible que los niños que tosen con frecuencia o respiran por la boca porque tienen la nariz congestionada no sean capaces de mantener la boca cerrada el tiempo necesario para realizar una lectura oral exacta. En estos casos, puede usar el método timpánico (con un termómetro electrónico de oído) o el método axilar (con un termómetro digital).

¿Cómo se utiliza un termómetro digital?

El termómetro digital ofrece la forma más precisa y rápida de medir la temperatura de su hijo y puede colocarse en la boca, la axila o el recto. Antes de usarlo, lea detenidamente las instrucciones. Usted necesita saber cómo el termómetro anuncia la finalización de la lectura (en general, mediante un pitido o una serie de pitidos, o cuando la temperatura aparece de manera intermitente en la pantalla digital del termómetro).

Primero, encienda el termómetro y asegúrese de que no aparezcan lecturas previas en la pantalla. Si su termómetro dispone de cubiertas protectoras de plástico desechables, colóquelas según las instrucciones del fabricante. Recuerde desechar la cubierta después de usarla y limpiar el termómetro según las instrucciones del fabricante antes de volver a colocarlo en su estuche.

Para medir la temperatura rectal: Antes de ser padres, la mayoría de las personas sienten vergüenza ante la idea de medir la temperatura rectal. Pero no se preocupe; es fácil:

  1. Lubrique el extremo del termómetro con un lubricante, como vaselina.
  2. Coloque a su hijo en una de estas dos posiciones:
    1. boca abajo sobre su regazo o sobre una superficie plana y firme, y con la palma de su mano sobre la zona lumbar del niño.
    2. boca arriba con las piernas dobladas contra el pecho, con su mano contra la parte posterior de los muslos del niño.
  3. Con la otra mano, inserte el termómetro lubricado en la abertura anal, de media a una pulgada (1,25 a 2,5 centímetros). Si siente que hay resistencia, no siga.
  4. Sujete el termómetro entre el dedo medio y el anular mientras sostiene la cola del niño con la mano ahuecada. Tranquilice a su hijo y háblele en voz baja mientras mantiene el termómetro en su lugar.
  5. Espere hasta oír el número de pitidos correspondientes u otra señal que indique que ya se puede leer la temperatura. Si desea llevar un registro, anote la temperatura y la hora del día.

Para medir la temperatura oral: Este proceso es fácil en un niño mayor y dispuesto a cooperar.

  1. Espere de 20 a 30 minutos después de que su hijo termine de comer o beber para medir la temperatura oral y asegúrese de que su hijo no tiene un chicle o un caramelo en la boca.
  2. Coloque el extremo del termómetro bajo la lengua y pida a su hijo que cierre los labios. Recuérdele que no apriete los dientes ni hable, y pídale que se relaje y respire con normalidad por la nariz.
  3. Espere hasta oír el número de pitidos correspondientes u otra señal que indique que ya se puede leer la temperatura. Lea y anote el número que aparece en la pantalla y la hora del día.

Para medir la temperatura axilar: Ésta es una manera práctica de medir la temperatura de su hijo. Aunque no es tan precisa como la temperatura rectal u oral en un niño que coopere, algunos padres la prefieren, sobre todo si su hijo no puede sostener un termómetro en la boca.

  1. Quítele a su hijo la camisa o la camiseta y póngale el termómetro en la axila (debe tocar sólo la piel, no la ropa).
  2. Doble el brazo de su hijo sobre el pecho para sujetar el termómetro.
  3. Espere hasta oír el número de pitidos correspondientes u otra señal que indique que ya se puede leer la temperatura. Lea y anote el número que aparece en la pantalla y la hora del día.

Más allá del método que elija, he aquí algunos consejos adicionales:

  • Nunca le tome la temperatura a su hijo inmediatamente después de bañarlo o si ha estado muy abrigado durante algún tiempo; esto puede afectar el nivel de la temperatura.
  • Nunca deje a un niño solo cuando le esté tomando la temperatura.

Cómo ayudar a que su hijo se sienta mejor

Como ya dijimos, no todos los cuadros de fiebre requieren tratamiento. Y, en la mayoría de los casos, la fiebre sólo debe tratarse si causa malestar a su hijo. Éstos son algunos consejos para aliviar los síntomas que suelen acompañar la fiebre:

  • Si su hijo está irritable o parece molesto, puede darle acetaminofeno o ibuprofeno según las recomendaciones que figuran en el envase de acuerdo con la edad o el peso. Si no sabe cuál es la dosis recomendada o si su hijo es menor de 2 años, llame al pediatra para averiguar qué cantidad debe darle. Recuerde que los medicamentos para la fiebre bajarán temporalmente la temperatura, pero no harán que vuelva a la normalidad; y no curarán la causa subyacente de la fiebre. (Nunca le dé aspirina a un niño porque esta droga está asociada al síndrome de Reye, una enfermedad poco común pero potencialmente mortal). Los bebés menores de 2 meses no deben recibir ninguna medicación para la fiebre sin la correspondiente evaluación de un médico. Si su hijo tiene algún problema de salud, consulte al pediatra para que le diga cuál es el mejor medicamento que puede darle.
  • Bañe a su hijo con una esponja para que se sienta más cómodo y para ayudar a que le baje la fiebre. Utilice sólo agua tibia; el agua fría puede causar escalofríos, lo que suele aumentar la temperatura corporal. Nunca use alcohol (puede producir una intoxicación cuando la piel lo absorbe) o bolsas de hielo/baños fríos (pueden causar escalofríos, que aumentan la temperatura corporal).
  • Vista a su hijo con ropa ligera y cúbralo con una sábana o una manta liviana. El exceso de ropa y abrigo puede evitar que el calor corporal se libere y provocar un aumento de temperatura.
  • Asegúrese de que la temperatura de la habitación de su hijo sea placentera: ni muy caliente ni muy fría.
  • Dé a su hijo mucho líquido para evitar la deshidratación; la fiebre provoca una rápida pérdida de líquidos. El agua, la sopa, las paletas heladas y la gelatina de sabores son buenas opciones. Evite las bebidas con cafeína, incluidos las gaseosas y el té, porque pueden aumentar la producción de orina.
  • Si su hijo también tiene vómitos y/o diarrea, pregunte al pediatra si debe darle alguna solución hidratante especial para niños. Puede encontrar esta solución en farmacias y supermercados. No le dé bebidas energéticas; no están pensadas para niños pequeños, y los azúcares añadidos pueden empeorar la diarrea. Asimismo, limite el consumo de frutas y jugos de manzana.
  • En general, deje que su hijo coma lo que quiera (en cantidades razonables), pero no lo obligue a comer si no tiene ganas.
  • Asegúrese de que su hijo descanse mucho. No es necesario que pase todo el día en la cama, pero un niño enfermo debería tomarse las cosas con calma.
  • Es mejor que el niño no vaya a la escuela o a la guardería si tiene fiebre. La mayoría de los médicos creen que se puede volver a la escuela cuando la temperatura ha sido normal durante 24 horas.

¿Cuándo debería llamar al pediatra?

La temperatura exacta que debería motivar una llamada al médico depende de la edad del niño, la enfermedad y si el niño presenta otros síntomas además de la fiebre.

Llame al pediatra en los siguientes casos:

  • si tiene un bebé menor de 3 meses con una temperatura de 100,4 grados Fahrenheit (38 grados centígrados) o más
  • si tiene un niño mayor con una temperatura superior a los 102,2 grados Fahrenheit (39 grados centígrados)

Si un niño más grande tiene una fiebre inferior a los 102,2 grados Fahrenheit (39 grados centígrados), llame al médico si el niño también presenta los siguientes síntomas:

  • rechaza los líquidos o parece demasiado enfermo como para beber
  • tiene diarrea persistente o vómitos continuos
  • presenta signos de deshidratación (orina menos de lo habitual, no tiene lágrimas cuando llora, está menos atento y activo de lo usual)
  • presenta una dolencia específica (por ejemplo, dolor de garganta o de oído)
  • lleva más de 24 horas con fiebre (si es un niño menor de 2 años) o 72 horas (si es mayor de 2 años)
  • tiene fiebre recurrente, aunque sólo dure algunas horas todas las noches
  • tiene una enfermedad crónica, como una afección cardíaca, cáncer, lupus o anemia depranocítica
  • presenta una erupción
  • tiene dolor al orinar

Acuda a la sala de urgencias si su hijo presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • llanto inconsolable
  • irritabilidad extrema
  • aletargamiento o dificultad para estar despierto
  • sarpullido o manchas moradas que parecen pequeños moretones en la piel (que no estaban antes de que su hijo se enfermara)
  • labios, lengua y uñas azuladas
  • zona blanda en la cabeza que parece una protuberancia o está hundida
  • rigidez de cuello
  • fuerte dolor de cabeza
  • flacidez o negativa a moverse
  • dificultad para respirar que no desaparece cuando se le descongestiona la nariz
  • inclinación hacia delante y babeo
  • convulsiones
  • dolor abdominal

Asimismo, pregunte al pediatra cuál es su criterio respecto a cuándo llamarlo en caso de fiebre.

Fiebre: Algo común en la infancia

Todos los niños tienen fiebre alguna vez y, en la mayoría de los casos, vuelven a su estado normal después de unos días. En bebés mayores y niños (pero no necesariamente en bebés menores de 3 meses), es más importante el comportamiento del niño que la lectura del termómetro. Todo el mundo está malhumorado cuando tiene fiebre. Es normal y es algo que debe esperarse.

Pero si alguna vez tiene dudas sobre qué hacer o lo que puede significar esa fiebre, o si su hijo se enferma de forma preocupante aunque no tenga fiebre, llame a su pediatra para que lo asesore.

Revisado por: Yamini Durani, MD
Fecha de revisión: julio de 2012

Montserrat, la temperatura corporal de un niño, lo mismo que la de los adultos, se sitúa entre 36-37 grados tomada en axila o ingle, de 36,2 a 37,2 tomada en la boca y de 36,7 a 37,7 si se toma en el recto.

Si la tomamos en axila o en la ingle decimos que un niño tiene:

-Febrícula cuando la temperatura se sitúa entre 37-38 grados.

-Fiebre ligera entre 38 a 38,5 grados.

-Fiebre moderada entre 38,5 a 39,5.

-Fiebre alta entre 39,5 a 40,5 grados.

-Hiperpirexia si pasa de 40,5 grados.

El límite superior compatible con la vida se sitúa en los 42º. Como puedes ver la temperatura corporal no es una cifra concreta sino que se sitúa en un margen entre 36-37 grados.

El hombre presenta un ritmo circadiano en el que la temperatura o la tensión varían según la hora del día. Se tienen unas décimas más altas a mediodía o al atardecer que de madrugada. Esto ocurre porque el organismo tiene un centro regulador de la temperatura en el cerebro, que actúa como un termostato, para que la temperatura corporal no sufra cambios bruscos y se mantenga constante en situaciones de frío o de calor.

Si hace calor o se hace mucho ejercicio, el centro regulador estimula a la piel para que enrojezca y aumente la sudoración eliminando ese calor excesivo.

Si por el contrario hace frío, los músculos del cuerpo se contraen para producir calor (el niño tiene escalofríos y tiritona). Aunque esto es científicamente así, no podemos sacar conclusiones absolutas.

En la práctica médica vemos que algunos niños durante el día presentan temperaturas por debajo de 36 grados encontrándose perfectamente sanos, como es el caso de tu hijo.

Esto significa que su termostato está situado a un nivel más bajo, pero no debes preocuparte por esta situación, pues no conlleva ninguna patología. Por ello no debes abrigarle más si el niño no lo solicita por tener sensación de frío.

No sé si a ti te ocurrirá lo mismo, pero alguna madre de estos niños nos dice que como su hijo tiene normalmente la temperatura más baja, si le sube a de 36,5 a 37 grados es que ya tiene fiebre.

Creo que en estos casos no deberías considerar que tu hijo está enfermo ni tomar ninguna medida para bajarle la temperatura.

1- Diabetes

Lee: 40 alimentos con la vitamina que necesitas para tener buena salud

La diabetes es una enfermedad muy extendida. Tiene diferentes tipos y grados, pero en general, el cuerpo es incapaz de regular la cantidad de azúcar presente en la sangre. Esto provoca que se pueda presentar un estado de hipotermia.

Y hablando de diabetes, ¿tienes ya el mejor kit para comprobar la glucosa en sangre? Incluso si desconoces si padeces esta enfermedad tan común, es interesante que midas tu glucosa en casa con total comodidad. Es algo muy recomendable:

¡Tenga Salud te lo recomienda!41 Opiniones 26,99 EUR Cómpralo en Amazon

2- Shock hipovolémico

Un shock hipovolémico se produce cuando el corazón es incapaz de bombear sangre a todos los órganos del cuerpo. Puede aparecer por una pérdida de sangre producto de un accidente, por una condición anémica severa o enfermedad de la sangre, etc.

Se trata de una condición muy grave de atención urgente, está la vida de la persona en juego. Se presentan mareos, desmayos, confusión, pérdida de consciencia, debilidad extrema e hipotermia. Básicamente, no hay sangre suficiente para el funcionamiento de los órganos y todo se ve afectado.

3- Problemas circulatorios

Cuando la circulación sanguínea no es adecuada, el cuerpo sufre diversas consecuencias. Una de ellas es una temperatura corporal baja. Las personas con problemas circulatorios suelen tener frío continuamente. Estos problemas pueden ser cardíacos, enfermedades vasculares, enfermedad de Raynaud, etc.

Ante todo, se debe tratar el problema principal, ya que, en estos casos, la hipotermia es un síntoma, no el problema en sí. Muchas veces pasa desapercibida ya que puede variar a lo largo del día.

Una forma de detectarla es tomarnos la temperatura regularmente y anotarlo debidamente. Luego podemos presentarlo a nuestro médico, puede ser una información valiosa para analizar lo que nos ocurre.

4- Trastornos metabólicos

Las enfermedades que afecta al metabolismo suelen provocar cambios en la temperatura corporal. Una hormona que afecta especialmente es la tiroidea, que cuando es escasa puede favorecer, entre otras cosas, una hipotermia crónica.

5- Enfermedades infecciosas

Diversas enfermedades víricas y bacterianas pueden causar todo tipo de síntomas, incluida la hipotermia. Una sepsis puede desatar todo un abanico de síntomas, ya que se trata de una condición muy grave, incluyendo la bajada del calor en el cuerpo y una respiración rápida, signos vitales críticos.

Hemos de estar muy atentos a la temperatura mínima de un bebé, pues se ha relacionado también con diversos estados muy graves en recién nacidos.

Conclusión

La temperatura corporal es un factor muy importante que hemos de cuidar, además de un signo vital básico para diagnosticar el estado de nuestro organismo. En la medida de lo posible, hemos de evitar en todo momento que nuestro cuerpo sufra la acción de los elementos, abrigándonos adecuadamente. Además, hay que tener mucho cuidado con las dietas “milagro” que pueden provocar una carencia de calorías acusada.

Última actualización el 2020-02-03 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados / Los precios y la disponibilidad pueden ser distintos a los publicados.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *