0

Temperatura y embarazo

Temperatura basal y embarazo

En condiciones normales, la subida de la temperatura basal se produce en los días fértiles del ciclo, como respuesta al aumento de secreción de progesterona, la hormona que debe ayudar al óvulo a adherirse a la pared del útero en caso de que resulte fertilizado. Si no es así, los niveles de progesterona recuperan la normalidad y la temperatura corporal desciende a las cifras habituales. Pero si el óvulo fecundado se fija al endometrio, se mantiene la producción de esta hormona en cantidades más elevadas, que a partir de ese momento continuará en aumento.

Es por ello que, si al finalizar el ciclo menstrual no llega la regla, el hecho de tener la temperatura basal en torno a los 37º C es una razón suficiente para realizar un test de embarazo. La temperatura se subirá ligeramente y de forma ocasional durante las primeras semanas de gestación y en determinados momentos podrá provocar una ligera sudoración como respuesta del organismo a esa elevación.

Ante la sospecha de embarazo debe tomarse por la mañana, nada más levantarse y antes de desayunar.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.
En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc… que se citarán únicamente con finalidad informativa.
La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.
La información intercambiada en este servicio es confidencial, sin embargo su contenido podrá ser publicado omitiendo toda referencia a datos personales.

La temperatura basal: Qué es y cómo calcularla

La temperatura basal es la temperatura más baja que alcanza el cuerpo en reposo, normalmente durante el sueño. Es, por tanto, la temperatura que tenemos al despertarnos, aún sin haber salido de la cama. La medición diaria de la temperatura basal permite calcular los días fértiles en el ciclo menstrual de una mujer. ¿Quieres saber cómo?

A lo largo del ciclo menstrual, la temperatura basal del cuerpo experimenta variaciones. Así, sabemos que, debido a la secreción de progesterona por parte del ovario, justo después de la ovulación esta temperatura aumenta entre 0,3 y 0,5 grados, manteniéndose elevada hasta el siguiente período menstrual

Por ello, llevar un registro de la temperatura basal durante todo el ciclo te puede ayudar a calcular tus días fértiles de forma sencilla y económica, aumentando tus posibilidades de conseguir el embarazo.

Cómo medir la temperatura basal

La medición de la temperatura basal es, en sí mismo, un proceso sencillo pero requiere mucha constancia y respetar ciertas pautas.
Cada día, desde el cuarto o quinto día del ciclo y hasta el primer día del ciclo siguiente, siempre antes de levantarte de la cama, tómate la temperatura por vía oral, rectal o vaginal (siempre la misma).

  • Por vía oral: coloca la punta del termómetro bajo de la lengua y mantén los labios cerrados.
  • Por vía vaginal: introduce el termómetro dentro de la vagina.
  • Por vía rectal: utiliza vaselina o lubricante e inserta la punta del termómetro en el recto mientras te mantienes en posición fetal.

Utiliza para ello un termómetro, de mercurio o digital:

Es importante que midas tu temperatura basal siempre a la misma hora y después de haber dormido un mínimo de tres horas. Las variaciones en el horario de medición también se deben apuntar, ya que tomada una hora más tarde, la temperatura basal puede elevarse una décima, o reducirse si se toma una hora antes de la habitual. También deberás tener en cuenta lo que pueda estar afectando a la temperatura (una cena copiosa, un resfriado, el consumo de alcohol, trasnochar, tomar alguna medicación, un cambio de termómetro, etc.).

Si utilizas un termómetro de mercurio, déjalo cada noche con el mercurio por debajo de los 35 ºC. En el caso de tomar la temperatura vía oral, deberás ponértelo unos 5 minutos y, en el caso de que sea vía vaginal o rectal, 3 minutos.

Si utilizas un termómetro digital, pasados unos 60 segundos el termómetro pitará para avisarte de que la temperatura está tomada.

Si trabajas en turno nocturno debes tomártela después del período de mayor descanso.

Cómo registrar la temperatura basal

Para el registro de tus temperaturas, diseña un gráfico cuyo eje vertical sea la temperatura y el horizontal los días del ciclo. Cada día, cuando te tomes la temperatura, anótala en la gráfica para luego poder formar una línea.

Esto te permitirá comprobar el desnivel (de entre 0,2 ºC y 0,5 ºC) que se produce en un momento determinado del ciclo, justo cuando el ovario comienza a producir progesterona un día después de producirse la ovulación. No podrás identificar el momento exacto de la ovulación de manera directa, pero teniendo en cuenta que el período fértil comienza 4 días antes de la fecha de la ovulación y termina unas 24 horas después, te será fácil establecer un patrón más o menos regular de los días más fértiles de tu ciclo.

Es importante que tengas en cuenta que solo podrás registrar el momento de la ovulación una vez que haya ocurrido. Por eso se recomienda hacer un control de la curva de temperatura basal durante dos ciclos menstruales consecutivos como mínimo, antes de poder realizar una interpretación fiable de los datos.

Comportamiento de la temperatura basal a lo largo del ciclo

Durante los primeros días del ciclo, la temperatura suele oscilar entre los 36 °C y los 36,6°C.

25 horas después de la ovulación, la temperatura sufre un aumento brusco de 0.3 y 0.5°C.

Un óvulo vive aproximadamente entre 12 y 15 horas. Por lo tanto, tener relaciones sexuales después del aumento de la temperatura no permite la fecundación.

La temperatura vuelve a disminuir inmediatamente después de la aparición de la regla, al final del ciclo.

¿Cómo conocer los días fértiles?

Si durante varios meses observas un patrón regular (aumento de la temperatura a partir del mismo día), tus días fértiles serán aquellos anteriores a la subida de temperatura. Manteniendo relaciones sexuales en los días anteriores a ese cambio de temperatura tendrás más probabilidades de quedarte embarazada.

Ello es debido a que, en teoría, ya habrás ovulado y el óvulo ya está dispuesto aunque no lo indique el cambio de temperatura, que se producirá 24 horas después.

Recuerda que la medición y el registro de la tempertura basal es uno de los varios métodos para conocer tus días fértiles que puedes utilizar. De cualquier forma, y aunque es un método bastante efectivo, lo más seguro es combinarlo con otros métodos de control de la ovulación, observando el ciclo menstrual en el calendario y el flujo vaginal, porque existen factores que pueden alterar su medición exacta.

Consejos para la medición de la temperatura basal

  • Apunta la temperatura basal todos los días del ciclo a partir del cuarto o quinto día de menstruación.
  • Al ir dormir, deja el termómetro a tu alcance para no tener que levantarte de la cama a por él. Si tienes que levantarte a buscarlo, la medición no será válida.
  • Toma nota de tu temperatura basal durante varios meses, para detectar posibles irregularidades en el ciclo y establecer tu calendario.
  • Si tienes fiebre o estás enferma, los datos de esos días no sirven, y hay que registrar este hecho.
  • Intenta usar siempre el mismo termómetro, sin cambiarlo durante el ciclo.
  • Tómate siempre la temperatura en la misma parte del cuerpo.

El embarazo es un período emocionante a la vez que confuso para las mujeres. Esto es porque el cuerpo experimenta muchos cambios. Muchas madres primerizas no están seguras acerca de los cambios en el cuerpo que puede esperar y esto podría dar lugar a una gran confusión y ansiedad. Uno de los principales cambios que se lleva a cabo es un aumento de la temperatura corporal.

¿Qué es la temperatura basal y cómo se relaciona con la ovulación?

La temperatura basal es la temperatura más baja alcanzada por tu cuerpo durante durante un periodo de 24 horas. La temperatura basal suele ser constante, salvo en los días justo antes de que empiece la ovulación y durante la ovulación en sí. Cuando la ovulación está a punto de llegar, la temperatura basal experimenta un ligero descenso, que es seguido rápidamente por un aumento drástico, lo que indica que la ovulación acaba de pasar. Por esta razón, mantener registros mensuales precisas de la temperatura puede ser una buena forma de crear tu calendario de ovulación, con lo cual podrás calcular tus días más fértiles.

Temperatura corporal durante el embarazo

¿Qué ocurre con la temperatura corporal durante el embarazo? Aumenta en los primeros días del embarazo.

Si notas un aumento en tu temperatura corporal dos semanas después de la ovulación, hay muchas posibilidades de que hayas concebido. Este es uno de los primeros síntomas del embarazo, incluso antes de la ausencia de la menstruación. Aunque el embarazo afecta a la temperatura basal, esto sólo se experimenta durante el primer trimestre.

Causas de la subida de la temperatura corporal durante el embarazo

¿Por qué aumenta la temperatura durante el embarazo? Esto podría ser debido a dos razones. La primera es un aumento de tu tasa metabólica. El cuerpo reconoce naturalmente que ahora tiene que cuidar de dos y aumenta su actividad normal lo que conduce a una mayor temperatura corporal.

La otra razón son los cambios hormonales que se producen en el cuerpo de la mujer. Estos cambios hormonales conducen a efectos similares a los sofocos que aumentan la temperatura basal.

¿Cuánto aumenta la temperatura corporal durante el embarazo?

La subida de temperatura debida al embarazo no suele ser demasiado alta y, de promedio, tu temperatura basal sólo aumentará en 0,3 grados centígrados. Si por ejemplo, tu temperatura basal normal es de 37 ºC, se elevaría hasta 37,3 ºC y esta subida podría continuar durante los primeros meses de embarazo. Si no has concebido, la temperatura regresará a la normalidad durante la menstruación.

Otras consideraciones
Un aumento de la temperatura corporal también podría ser un signo de una enfermedad. Si observas el aumento de su temperatura basal y empiezas a sentir como si te vienes abajo o enferma es necesario acudir al médico.

A veces, la temperatura de tu cuerpo puede ser debido a los cambios de estilo de vida y las actividades que participamos durante el embarazo. El insomnio, el estrés, el ejercicio, las bebidas con cafeína y el clima cálido húmedo durante todo podría aumentar la temperatura de tu cuerpo.

Cómo aliviar los síntomas de calor

Puede evitar el sobrecalentamiento mantente alejada de ambientes calurosos y húmedos como saunas y jacuzzis. También puedes vestir con ropa que permita la circulación adecuada del aire y permanece en zonas que tengan una ventilación adecuada. Evita las bebidas con cafeína, como el café y puedes acudir a actividades como el yoga para aliviar el estrés.

Advertencia: ¿Cuándo acudir al médico?

Ten cuidado con los aumentos de temperatura extremadamente altos. Una fiebre que supere los 38 grados centigrados debe ser motivo de preocupación durante el embarazo. Podría ser un síntoma de una infección y esto podría afectar al bebé.

Una fiebre que se acompaña de síntomas como dolor en las articulaciones y erupciones podría ser una señal de parvovirus, toxoplasma y citomegalovirus (CMV). Según el Centro Para el Control y la Prevención de Enfermedades, el CMV puede ser peligroso y es una de las principales causas de la sordera congénita. Por desgracia, no es poco habitual y es importante que busques atención médica inmediata si experimentas síntomas parecidos a la gripe, problemas respiratorios y dolores en las articulaciones.

La temperatura basal (TBC) es la temperatura que tiene el cuerpo de una persona estando en reposo, es decir, nada más despertarse por la mañana tras haber dormido al menos 6 horas. Conocer esta temperatura es muy importante cuando estamos buscando el embarazo, sobre todo si somos irregulares, ya que la temperatura basal aumenta en los días posteriores a la ovulación, es decir, cuando el óvulo es liberado y puede ser fecundado, por lo que son los días más fértiles de una mujer y el mejor momento para mantener relaciones sexuales sin protección y lograr un embarazo.
En estos días, la temperatura aumenta entre 0,4 y 1º C debido al aumento de los niveles de progesterona en el cuerpo, la encargada de formar el cuerpo lúteo necesario para el desarrollo del embarazo en los primeros meses. Si el óvulo no es fecundado, esta temperatura desciende unos 10 días después, cuando finaliza el periodo de fertilidad de la mujer y el cuerpo lúteo muere y es expulsado días después a través de la regla.
Pero si la temperatura corporal sigue elevada – en torno a 37º C- unos 15 días después de la ovulación, es muy probable que la fecundación sí se haya producido, es decir, que la mujer esté embarazada. Este método tiene una probabilidad del 97% siempre que la mujer haya controlado perfectamente su temperatura basal en los meses previos para poder confirmar que sigue elevada y no haya interferencias en esta debido a alguna enfermedad que eleve la temperatura corporal por otros motivos. Si se cumplen estas condiciones, podrás tener bastante seguridad de que te has quedado embarazada, aunque lo mejor es que lo confirmes mediante un test de embarazo una vez pase la fecha estimada de la regla.
Para tomarse correctamente la temperatura basal hay que hacerlo todos los días a la misma hora, antes de levantarse de la cama, siempre con el mismo termómetro y habiendo dormido al menos 6 horas. No se debe hablar, comer ni hacer ningún esfuerzo antes de ponerse el termómetro, que también debe colocarse siempre en el mismo lugar. Se anota esa temperatura cada día en un gráfico desde el primer día de la menstruación, cuando la temperatura debe ser más baja. Así, se podrá comprobar en qué momento del ciclo sube para saber cuándo se ha producido la ovulación y saber si se mantiene elevada o baja al no haber fecundación. También es conveniente tener en cuenta otros síntomas de la ovulación como dolor abdominal del lado que ovula, sensibilidad en los pechos, etc. y posibles alteraciones de esa temperatura por otros motivos: enfermedad, estrés, cansancio…

No te puedes perder …

¿En qué semana aparecen los síntomas de embarazo?

Todas las mujeres no somos iguales y por ese mismo motivo es que los síntomas no aparecen siempre de la misma forma cuando nos quedamos embarazadas. Las señales de embarazo son distintas en cada una de nosotras, pero existen, y son manifestaciones físicas que nosotras mismas podemos detectar.

Además de hacernos un test de embarazo de farmacia o un análisis de sangre para confirmar el embarazo, puedes estar atenta a otros síntomas de embarazo que aparecen desde los primeros días, como el sangrado de implantación (un leve sangrado que se produce entre 7 y 10 días después de la fecundación, aunque no todas las mujeres lo experimentan), náuseas, cansancio y sueño, más ganas de orinar, mayor sensibilidad olfativa, dolor abdominal similar al de la regla, etc.

Temperatura basal durante el embarazo

Una vez estés embarazada, tu temperatura basal tampoco se mantendrá estable. Desde que se produce la fecundación y hasta la semana 10, aproximadamente, la temperatura será más alta de lo normal, en torno a 37º C.

Una vez ahí vuelve a descender hasta tus niveles normales, que suelen rondar los 36,5º C, aunque depende de cada mujer. Estas alteraciones están causadas por la hormona progesterona, ya que esta hormona es más elevada en las primeras semanas y alcanza su pico máximo en la semana 12, para luego estabilizarse.

Por eso, es normal que, en estas primeras semanas, notes mucho calor y sofocos que puedes aliviar dándote un baño de agua tibia, colocando paños húmedos sobre tu frente o tu nuca, llevando varias capas de ropa para ponerte o quitarte según el calor que sientas y bebiendo muchos líquidos.

Además, el cansancio, el estrés y las molestias propias de estas primeras semanas, como los mareos o las náuseas, pueden agravar esta sensación de calor, por lo que debes cuidarte y estar tranquila hasta que llegues al segundo trimestre de embarazo, que siempre es el mejor.

Señales de alerta

Aunque es normal que tu temperatura ronde los 37º C en las primeras semanas de embarazo y sea más alta de lo habitual, es importante que la controles ya que un aumento por encima de 38º C puede deberse a alguna infección o enfermedad relacionada con el embarazo o no que sería necesario tratar para evitar complicaciones. La fiebre en sí no es peligrosa durante el embarazo ni causa abortos o partos prematuros, pero la causa que la provoca sí puede ser peligrosa, por eso es recomendable acudir al médico si tienes fiebre para que diagnostique la causa y decida el tratamiento más eficaz.

Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado un test de embarazo con cuestionario. Se trata de un cuestionario que propone una serie de síntomas relacionados con la gestación y, en función de sus respuestas, arroja como resultado una probabilidad dada.

¿Sabías que tu temperatura basal puede ayudarte a quedarte embarazada? Incluso podría darte pistas sobre si ya estás esperando un bebé. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre la temperatura basal en el embarazo.

La temperatura basal es aquella que tiene nuestro cuerpo cuando está en reposo. Es, en definitiva, la temperatura más baja que alcanzamos.

Cuando estamos buscando quedarnos embarazadas, uno de los métodos para ello consiste en calcular nuestra temperatura basal, ya que esta fluctúa a lo largo del ciclo menstrual. Si bien es cierto que como método de concepción no es exacto al 100%, sí puede ayudarte.

Temperatura basal para quedarte embarazada

A lo largo de tu ciclo menstrual tu temperatura basal varía. Esto puede ayudarte a encontrar los días en los que eres más fértil. Es importante conocer la regularidad de tus ciclos menstruales. Para ello, mide tu temperatura basal a lo largo de, al menos, tres meses. Todos los días, antes de levantarte de la cama, mide y apunta tu temperatura.

La razón de realizar la medida antes de levantarte es sencilla: alcanzamos nuestra temperatura más baja en ese momento, cuando nos despertamos, por lo que es la forma perfecta de conocer tu temperatura basal. Además, es recomendable que hayas descansado, mínimo, cinco horas seguidas. Así te asegurarás de que tu cuerpo ha llegado a entrar en estado de “reposo”.

La medida debe comenzar desde el primer día de menstruación. Notarás que tu temperatura aumenta 0’5ºC aproximadamente a lo largo del ciclo hasta el final del mismo. El aumento de temperatura se produce justo después de ovular. Cuando lleves apuntados varios meses, encontrarás una regularidad en ese aumento de temperatura, lo cual te ayudará a predecir cuándo ocurre.

La ovulación se produce dos o tres días antes del aumento de temperatura, y será el momento perfecto para intentar quedarte embarazada.

Temperatura basal para saber si estoy embarazada

El aumento de temperatura durante el ciclo suele durar 2 o 3 días tras la ovulación hasta que se vuelve a iniciar el periodo menstrual, momento en que la temperatura vuelve a bajar.

Si al medir tu temperatura basal compruebas que ese aumento de temperatura se mantiene más allá de 18-20 días,en una medida de 37ºC aproximadamente, es probable que ya estés embarazada. Si te sucede esto, no dudes en realizarte un test de embarazo o acudir a tu médico para asegurarte de que estás esperando un bebé. A partir de ahí, la temperatura basal en el embarazo tendrá diferentes fluctuaciones.

«La unión simbiótica tiene su patrón biológico en la relación entre la madre embarazada y el feto. Son dos y, sin embargo, uno solo»

-Erich Fromm-

Una vez estés embarazada, tu temperatura basal tampoco se mantendrá estable. Al principio del embarazo y hasta la semana 10, aproximadamente, tu temperatura será más alta de lo normal.

A partir de ahí volverá a bajar hasta llegar a los niveles propios de un principio de ciclo practicamente al final del embarazo. Esto se debe al aumento de progesterona. Esta hormona alcanza niveles muy altos al principio del embarazo, y baja a partir de la semana 11-12. Para aliviar ese aumento de temperatura basal en el embarazo durante el primer trimestre puedes darte baños de agua templada o usar paños húmedos sobre tu frente o tu nuca.

El aumento del estrés, el cansancio o las molestias propias del embarazo pueden agravar la sensación de calor producida por el aumento del temperatura, así que no dudes en acudir a sesiones de yoga prenatal, o pilates para embarazadas. Tu tranquilidad será clave.

Señales de alerta

Aunque la subida de temperatura basal en el embarazo es normal, no debes dejar de prestarle atención. Si tu temperatura aumenta a los 38º, acude a tu médico por si esta subida pudiera deberse a algún tipo de infección. Nunca está de más prevenir y mantenerse bajo la supervisión médica durante el embarazo.

La subida de la temperatura indica fiebre y esta es señal de que algo no va bien en nuestro cuerpo.

La temperatura basal es, sin duda,un indicativo que tiene nuestro cuerpo para avisarnos de lo que está pasando. Si estás buscando quedarte embarazada, o crees que lo estás, puedes recurrir a tu temperatura basal para saberlo. Y en el caso de que ya estés embarazada, recuerda que tu temperatura basal puede ser una aliada más para saber que todo va bien.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *