0

Teñirse el pelo embarazo

Muchas mujeres comparten la misma duda: si teñir o no el pelo durante el embarazo. Quieren cuidar de su imagen, pero al mismo tiempo no quieren dañar a su bebé, y no saben qué hacer. Aunque muchos médicos recomiendan cautela con el uso de tintes durante el embarazo, no existen motivos ni base científica comprobada que demuestre que los tintes puedan dañar al feto.

Teñir o no teñir el pelo durante el embarazo

Algunos estudios de laboratorio resultaron favorables al uso de tinte ya que no encontraron daño alguno en roedores a los que se aplicó grandes dosis de un tinte. Otras investigaciones encontraron daños cromosómicos en mujeres, no embarazadas, que se tiñen el pelo, lo que despertó la posibilidad de que esta alteración podría representar un riesgo al bebé de una mujer embarazada.

No existen razones para acreditar que los tintes que se usan hoy en día, produzcan defectos de nacimiento o pérdidas del embarazo, ni tampoco para eliminar todo tipo de riesgo. Por eso, pienso que lo mejor es mantener la prudencia y la cautela. Como medida de precaución, es aconsejable que, como recomiendan los médicos, la mujer espere para teñir el pelo al menos a partir del cuarto mes del embarazo, cuando el bebé ya tenga sus órganos vitales, cabeza, cuerpo y extremidades, formados. Las fórmulas de los tintes cambiaron positivamente en los últimos años.

Los nuevos procesos químicos dañan mucho menos al pelo, y eso se nota incluso en el olor. De todos modos, siempre es aconsejable que se lea la etiqueta de cada producto antes de utilizarlo, y se lo comente con el medico. Me refiero no solo a los rótulos de los tintes como también a los de productos para permanentes.

Si una mujer no se siente segura de usar los tintes convencionales, existen otras alternativas. Puede usar los tintes vegetales, la henna, o shampoo con color, sin amoníaco, cuyo efecto se va después de unos cuántos lavados. Cuando se utiliza algún producto químico durante el embarazo, se debe hacerlo con guantes y en un lugar bien ventilado. Todo cuidado aún es poco cuando existe un bebé por medio.

¿Puedo pintarme el pelo durante el embarazo?

La limitada información que existe sobre el tema, sugiere que teñirse el pelo durante el embarazo es probablemente seguro. La Organización de Servicios de Información Teratológica (sitio en español) de Estados Unidos, que proporciona información sobre los riesgos potenciales en la reproducción, dice que, los resultados de estudios con animales que se han llevado a cabo para tratar de aclarar esta cuestión, son tranquilizadores.
Y es que no hay casos que demuestren que los tintes tengan algún tipo de impacto en los embarazos humanos, a pesar del hecho de que muchas mujeres se han pintado el pelo durante el embarazo.
Además, dicha organización señala que al teñirse el cabello, el cuerpo absorbe sólo una cantidad muy pequeña de esas sustancias.

Dicho esto, si todavía estás preocupada , puedes esperar a teñirte el cabello hasta el segundo trimestre, cuando tu bebé en desarrollo es menos vulnerable. Otra alternativa es que te hagas mechas (rayitos), un baño de color o luces. Cuando te hacen esos tratamientos, los químicos que se usan, tienen poco o ningún contacto con tu cuero cabelludo. Ten en cuenta que las sustancias colorantes penetran en el sistema a través de la piel (el cuero cabelludo), no del cabello propiamente dicho.
Como alternativa a los tintes químicos, algunos expertos recomiendan el uso de tintes vegetales. Las tiendas naturistas suelen tener una amplia selección de preparados de este tipo. Pero ten cuidado porque, además de las sustancias “naturales” que se listan en los ingredientes, muchos de esos tintes también contienen algunos de los químicos sintéticos (p-fenilenediamina, dihidroxibenceno y aminofenol) empleados por las grandes compañías de cosmética para elaborar sus tintes permanentes y semipermanentes.
La henna pura, un tinte vegetal semipermanente que se ha usado por miles de años, es considerado seguro. Pero ten en cuenta que la aplicación de la henna podría ser un proceso un poco desastroso y que necesitarás dejártela por mucho tiempo. Además ¡produce un tono entre anaranjado y rojo que podría no ser de tu agrado!
Ten presente que los productos de henna que vienen en diferentes colores o los que son de efecto rápido, no están hechos con henna pura y pueden contener químicos sintéticos o compuestos metálicos, que representan un daño potencial.
Es importante que las mujeres se sientan bien y «se gusten» durante el embarazo. Eres tú quien tiene que decidir si teñirte el pelo te hará sentirte mejor o, por el contrario, hará que te preocupes innecesariamente durante nueve meses.
Si decides teñirte el pelo tú misma, recuerda ponerte guantes y hacerlo en un espacio bien ventilado para minimizar tu exposición a los molestos olores de los productos químicos que llevan los colorantes.
Por otra parte, si compras tintes en otros países o piensas teñirte el pelo en el extranjero, asegúrate de que usas un producto de confianza. En otros lugares puede no existir la regulación que hay en Estados Unidos y los tintes podrían contener algunos químicos perjudiciales para la salud de tu bebé y la tuya, como por ejemplo mercurio o plomo.
Recuerda:
Comparte consejos y experiencias con otras mamás que están en tu comunidad, aquí en BabyCenter.
Descarga nuestra app gratis para tener una guía durante todo el embarazo. Mi embarazo y mi bebé día a día te da la información de experto que necesitas, siempre a tu alcance.

Tintes y cabello en el embarazo

El embarazo es uno de los mejores períodos para el pelo. Después de los primeros meses, en los que el pelo puede sufrir la influencia de la progesterona y aparecer un poco más apagado y opaco, cuando la placenta se ha formado, hay un aumento de estrógenos en el organismo: esto hace que sea naturalmente más fuerte, sano y brillante.

Preguntas frecuentes sobre tintes y cuidado del cabello en el embarazo

¿Champú? Mejor, oleoso

Para mantener la belleza del pelo, es mejor renunciar al tradicional champú espumoso, porque tiende a abrir las escamas del pelo que, por tanto, se vuelve más poroso, se debilita y se rompe más fácilmente. Es mejor usar un champú oleoso: que contenga aceites solubles en el agua que atrapan las impurezas y limpian la suciedad. Hay que echarse una cucharada en la mano, masajearse bien el cuero cabelludo emulsionando con un poco de agua y finalmente aclarar. El pelo se queda compacto y limpio, sin estar grasiento.

Acondicionador: sólo si es necesario

Si se usa el champú oleoso, no es necesario echarse acondicionador en el pelo, que en cambio resulta indispensable cuando se usa el champú tradicional. El acondicionador cierra las escamas abiertas por el champú y reviste el pelo de una película protectora. Además, neutraliza las cargas eléctricas negativas presentes en el champú espumoso, haciendo que el pelo esté más suave y menos electrificado. De vez en cuando, en lugar del acondicionador, se puede aplicar una mascarilla, que, al ser más densa y concentrada, tiene una acción más nutritiva, sobre todo si se deja actuar durante unos minutos enrollando el pelo con un plástico transparente.

El consejo de la abuela: aclarar el pelo con agua mineral con una cucharadita de vinagre de manzana. De esta forma, se eliminan los residuos de cal y el pelo resulta más luminoso.

Secador: úsalo correctamente

Después de lavarse el pelo, hay que usar el secador con cuidado, manteniéndolo a unos diez centímetros de distancia del pelo y a temperaturas moderadas: el calor excesivo daña el pelo.

¡Vivan las proteínas y las vitaminas!

Unos de los ingredientes que dan más beneficios al pelo son las proteínas. Cuando se compra algún producto, hay que comprobar que contenga colágeno (que es una proteína) o también mijo, maíz o trigo, ricos en aminoácidos. También la vitamina B5 o pantenol tiene una acción nutritiva y hacen que el color se mantenga durante más tiempo.

Tintes para el cabello: ¿te puedes teñir el pelo?

¿Qué hay que hacer si aparece alguna cana y queremos teñirnos el pelo? ¿Podemos hacerlo durante los meses de embarazo?

En ámbito científico, nunca se han efectuado test específicos en mujeres embarazadas. Sin embargo, nunca se ha observado teratogenicidad (abortos, nacimientos prematuros o malformaciones congénitas) relacionada con el uso de tintes para el pelo. Por otro lado, hay que considerar que la piel no es impermeable, y que la epidermis (el estrato más exterior) está constituida por células que no están “muertas”, sino que conservan una buena actividad metabólica. Esto quiere decir que todo lo que aplicamos en la piel interactúa con ella: esto queda demostrado por el hecho que la piel se usa como órgano de difusión de sustancias (piénsese en los parches anticonceptivos o los fármacos antiinflamatorios). La coloración del pelo es un proceso químico bastante fuerte que prevé la oxidación del pelo a través de amoniaco y/o agua oxigenada; después, se efectúa la pigmentación gracias a sustancias colorantes, que varían según el tinte. El producto se aplica tanto en el pelo como en el cuero cabelludo.

Con el paso de los años, las fórmulas de los productos han ido mejorando y los tintes que se usan hoy son mucho más delicados que hace unas décadas. Además, si un producto está a la venta, quiere decir que las sustancias que contiene están conformes al Reglamento (CE) n° 1223/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de noviembre de 2009, sobre los productos cosméticos, que establece las sustancias permitidas y prohibidas en los productos cosméticos.

Tintes: mejor, después del tercer mes

La coloración del pelo es un tratamiento que se hace tres o cuatro veces como máximo durante el embarazo. El tiempo durante el que el producto se queda en contacto con el cuero cabelludo es muy reducido. Si la aplicación se hace en toda la piel (como se recomienda en la etiqueta), la absorción es mínima y no es suficiente como para comportar daños a la mamá o al feto. Para estar totalmente seguros, podría ser aconsejable dejar pasar los primeros tres meses, durante los que se forma el embrión. ¡No es necesario resignarse a pasar todo el embarazo con el pelo blanco!

Teñirse en casa: sólo con productos de calidad

¿Qué hay que hacer si preferimos teñirnos el pelo en casa? Sigue estas indicaciones:

  • Elige marcas conocidas de productos cosméticos.
  • No confíes en productos de marcas anónimas.
  • Lee la etiqueta del producto.

Las alterativas naturales

Una alternativa natural son los tintes vegetales. El más típico es el tinte a base de henna, que muchas veces se mezcla con otros pigmentos naturales, como pulpa de nuez, té, arándanos, beta-caroteno. Está claro que no son adecuados para el pelo rubio, porque las tonalidades son oscuras o cobrizas y la coloración es menos fuerte y dura menos tiempo. Sin embargo, tienen la ventaja de hacer que el pelo parezca más brillante.

Reflejos y moldeado: ¿se puede o no?

  • Reflejos: no hay ningún problema porque, a diferencia del tinte que se aplica también en el cuero cabelludo, los reflejos sólo decoloran el pelo en sí, compuesto por queratina “muerta”, sin tocar el folículo, es decir, la parte vital donde llegan los capilares. Por eso, no existe en este caso el problema de la absorción cutánea.
  • Moldeado: está desaconsejado, no por problemas de toxicidad, sino porque es el tratamiento más estresante para el pelo: ataca la estructura de queratina actuando en el azufre presente de forma natural en el pelo.
  • Tratamientos de alisado permanentes, conocidos también como “alisado brasileño” o “alisado de queratina”: están desaconsejados porque usan procesadores de formaldehido, es decir, una sustancia no recomendada.

¿Es malo teñirse el cabello estando embarazada?

No hay mujer a la que no le importe verse bella en cada situación de su vida cotidiana. Para muchas, el cabello es una parte fundamental de su atuendo; sin embargo, al momento de esperar un bebé, surge una duda sobre los cuidados propios de esta etapa. ¿Es recomendable darle color al cabello? Te contamos todo sobre teñirse el cabello estando embarazada.

La alimentación, la actividad física, los controles, la planificación del hogar; todos estos y muchos más son cuestionamientos comunes en las futuras mamás. Como si fuera poco, se le deben agregar las cambios físicos y hormonales que atraviesa su cuerpo; también hay que considerar la respuesta de su mente al conocer la gran noticia.

Entre todas estas cuestiones, es imposible que no quede alguna duda por resolver. Una de ellas está ligada al cuidado de la apariencia y los cosméticos.

Muchas mujeres usan tintas para darle a su cabello el look que más les gusta. No obstante, no conocen si deben dejar de hacerlo en la gestación. ¿Es malo teñirse el cabello estando embarazada?

Riesgos de teñirse el cabello estando embarazada

No son pocos los que desaconsejan esta práctica, al menos desde el cuarto mes de embarazo. Sus motivos son los siguientes:

  • En los primeros meses de embarazo, cuando se forman los órganos vitales del bebé, su cuerpo puede estar más propenso a ser afectado por productos químicos que provoquen efectos secundarios en el cuerpo de la madre.
  • Justamente, una reacción alérgica u otra consecuencia no deseada en el organismo de la mamá repercutirá negativamente en el feto.
  • Algunos componentes de ciertas marcas de tintes, como el acetato de plomo, pueden ser peligrosos para el cerebro del niño; también podrían repercutir negativamente en la formación de su sistema nervioso.

Los tintes para el cabello no son los únicos que podrían reportar daños para el feto. También se ha advertido sobre las posibles consecuencias de las cremas que se utilizan para las permanentes, entre otros productos de ese tipo.

Falta de evidencia

Contra todo lo expuesto en el punto anterior, están quienes sostienen que no hay fundamentación científica alguna que relacione los efectos de los tintes con problemas para el feto. De hecho, los fabricantes explican que las fórmulas han sido modificadas en los últimos años para reducir potenciales efectos nocivos.

No obstante, también reconocen que tampoco se ha comprobado que no existan riesgos. Por lo tanto, lo más aconsejable es ser prudente.

Esto significa ser cuidadoso con ciertos aspectos. Primero, la calidad: no recurras a tintes de mala calidad ni tampoco a los más económicos; estás en una etapa que amerita gastar un poco más para evitar inconvenientes sobre tu salud y la del pequeño.

«Algunos componentes de ciertas marcas de tintes, como el acetato de plomo, pueden ser peligrosos para el cerebro del niño»

Asimismo, no se debe abusar en cuanto a la cantidad del producto a utilizar. Si bien es una decisión del peluquero que te realice los trabajos, explícale tu condición para que adopte los recaudos pertinentes.

Por último, pero no menos importante, la frecuencia.Intenta reducir al mínimo estas coloraciones de cabello. Antes del embarazo y después de él podrás hacer lo que desees con tu cabellera; sin embargo, mientras estés en cinta, es mejor que evites exponerte a cualquier problema.

Conclusión

Por supuesto, lo que aquí comentamos apunta a la generalidad de los casos. Es importante que sepas que siempre debes consultar con tu médico antes de tomar decisiones que puedan afectar el desarrollo de tu pequeño.

De seguro él te brindará alternativas o, en todo caso, precauciones a considerar a la hora de teñirse el cabello estando embarazada. Estas pueden incluir hacerlo en un lugar al aire libre y siempre utilizar guantes y protección para los ojos.

Al fin y al cabo, el embarazo es una etapa hermosa; en ella, muchos rasgos de la mujer se acrecientan todavía más, luce con mayor vitalidad y más femenina que nunca. Si no está contraindicado para la salud, no hay motivo para no cuidar la imagen.

Sin embargo, si no te sientes lo suficientemente segura como para teñirte en el embarazo, puedes optar por otros productos. Los tintes vegetales, la henna, o el shampoo con color y sin amoníaco pueden darte beneficios para tu cabello. La decisión es tuya, pero procura hacerlo con fundamentos y tomando las precauciones adecuadas.

Empiezan a verse las raíces y tal vez estamos pensando en teñirnos, pero seguro que alguna vez has leído o te han contado que teñirse el pelo estando embarazada es malo. Es entonces cuando surgen las dudas y nos sentimos inseguras: pueden llegarle los productos del tinte al bebé? que tintes son los más seguros? habrá estudios al respecto?

Pues no te preocupes! en este artículo vamos a resolverte todas las dudas.

Durante el embarazo los cambios hormonales provocan que el pelo crezca más abundante y de forma más rápida, esto puede convertirse en un problema si la mamá lleva el cabello teñido, así que muchas madres piensan en aplicarse el tinte estando aún en periodo de gestación. Es aquí donde surge la duda de una posible toxicidad, y nos preguntamos si teñirse el pelo estando embarazada es malo. Pero en este caso, hemos de decir que el único consejo es el de no usar tintes hasta pasados tres meses de embarazo, a partir de ahí puede decirse que es seguro y es más raro sufrir reacciones alérgicas.

Los estudios realizados demuestran que la cantidad de productos que se puede absorber por la piel, es ínfima. Por otra parte los estudios realizados con animales en los que se les aplica una dosis 100 veces más alta del producto, no provocaron problemas en el desarrollo de la cría, y de echo se ha podido comprobar que muchas mujeres siguen tiñendose el pelo sin que eso provoque daños a su bebé.

Lo que se aconseja es que hagas un test de alergia aunque ya hayas usado ese producto antes del embarazo, ya que el cuerpo sufre cambios y la piel pude volverse más sensible, reaccionando ante un producto que anteriormente no nos daba problemas.

Mujeres embarazadas que trabajan de peluqueras

En este caso el contacto con este tipo de productos es mucho mayor, y puede pensarse que resultaría perjudicial, pero los estudios más recientes no demuestran que así sea. Por lo tanto no se ha podido demostrar que una persona que trate con este tipo de cosméticos de forma frecuente, tenga un mayor riesgo de tener un hijo con problemas médicos que otra mujer con la misma edad y un trabajo distinto.

Por otra parte desde el CFP (Colegio de Médicos de Familia de Canadá ) aconsejan siempre el uso de guantes, realizar jornadas de trabajo semanales menores a 35 horas y hacerlo en un local con una ventilación adecuada, algo que por otra parte parece lógico.

Opiniones médicas al respecto

El Doctor Marcelo Pradenas, ginecólogo y obstetra de CLC: indica que es preferible no teñirse. Y en cualquier caso usar tinturas a base de henna, evitando siempre las que contengan oxidantes y amoníaco.

Doctora Gloria Garnacho, dermatóloga en la Clínica Ruber y en la Clínica Dermatológica Internacional: no aconseja teñirse durante el embarazo porque de surgir alguna reacción alérgica como por ejemplo un eccema de contacto agudo el tratamiento al que habría de someterse la madre se vería dificultado.

Red de salud UC Christus (red de atención privada más importante de Chile): pueden teñirse el pelo sin riesgos para el feto. Es aconsejable utilizar tinturas hechas con productos naturales, ya que la piel se muestra más sensible y podría irritarse.

Colegio de Médicos de Familia de Canadá: nos dicen que incluso en mujeres que se hacen un tratamiento 3-4 veces durante el embarazo no se han visto aumentar los efectos adversos en el feto, por lo que teñirse estando embarazada sería seguro.

Conclusiones

  • Los estudios realizados hasta la fecha indican que el tinte de pelo no tiene efectos adversos en el feto o la madre. Si bien es cierto que pequeñas cantidades de tinte son absorbidas por la piel, estas se secretan por la orina y no serían causantes de malformaciones o nacimientos prematuros.
  • Por otra parte diversas fuentes aconsejan prevenir y evitar este tipo de tratamientos durante el embarazo: permanentes, teñirse, decoloraciones, en mayor medida por la posibilidad de irritar la piel y el cuero cabelludo de la madre.
  • Si de todas formas estás decidida a teñirte, siempre puedes optar por tintes naturales, de esta forma vas a evitar posibles irritaciones en el cuero cabelludo y cualquier problema de absorción de productos químicos por mínima que sea; esta es la forma más segura de teñirse el pelo durante el embarazo.
  • En lo que hay una coincidencia total es en aconsejar que la madre evite teñirse durante el primer trimestre y desechar aquellos tintes que contengan acetato de plomo, amoniaco o formalina.
  • Desde los años 90 la Unión Europea ha aplicado restricciones en los productos químicos, hasta llegar en la actualidad a fórmulas mucho más seguras, dentro de nuestro territorio. Con productos importados directamente de otros países, es importante asegurarse y leer su composición.

Referencias
– Resultados reproductivos entre peluqueras.
– Resultados de salud de niños nacidos de cosmetólogos comparados con los niños de mujeres con otros trabajos.
– Pregnancy and Birth Sourcebook, por Amy L. Sutton.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *