0

Test como morire

Tabla de contenidos

Test De la muerte Online gratis

Tiempo de vida restante no tengas miedo, es sólo una test, no hay evidencia científica de que Funcione, sin embargo, su vida desde este momento podría cambiar . Estas Prueba no es que sea adivina . Utiliza factores de riesgos Como si Fumas , bebes tienes mas factores mas Posibilidad , También si No realizados ningún tipo de ejercicios . Para hacer el Diagnostico y te dará la fecha y Hora de cuando y como Morirás aproximada .
Recuerda ser sincero lo que respondas solo Tu lo sabrás ya que la pagina web que predice , no guarda ningún tipo de datos Calcular su esperanza de vida .

  • ¿Te consideras una mala persona ?

    SI NO
  • ¿Crees que hay vida después de la muerte? SI NO
  • ¿Crees que el mundo termina ? SI NO
  • ¿Crees vidas pasadas y reencarnación? SI NO
  • ¿Crees que hay algo sagrado superior al hombre? SI NO
  • ¿Crees que hay vida despues de la muerte? SI NO
  • Hay Contaminación en la ciudad donde vives ? SI NO
  • Te interesa la política o acontecimientos de actualidad? SI NO
  • ¿Tienes vacaciones?
  • ¿Dedicas 3 dias a la semana a hacer deportes ? SI NO
  • Cual es tu pasatiempo favorito

  • Satisfacción con la familia

  • Compuesta y sin novio

    Yo tuve un novio barbero, y una vecina me lo quitó.
    Tuvieron tres churumbeles con la cabeza como un farol.
    El guardia de los padrones dijo: ¡Qué espanto, qué atrocidad!
    Cabeza de esta familia, si hay unos cuantos, quién lo será.
    Con el barbero, no me he casao
    y del quebradero de tres cabezas yo me he librao.
    ¿Por qué no te casas, niña?, dicen por los callejones.
    Yo estoy compuesta y sin novio porque tengo mis razones.
    Marío, suegra y cuñao, tres niños y uno de cría,
    que en la feria, que la gripe, que tu mama, que la mía.
    Son muchas complicaciones, soltera pa’ toa la vida.
    Me encuentro yo al matrimonio tos los domingos en el café,
    las caras de avinagraos porque se aburren como un ciprés.
    Los niños rompen (cogen) las tazas y con la fuerza un albañil
    le meten a padre y madre las cucharillas por la nariz.
    Con el barbero, no me he casao
    y del martirio de las cucharas yo me he librao.
    La casa de mis vecinos (mis amigos) es un pellizco de habitación,
    por eso duermen de noche las tres cabezas en el balcón.
    La casa se bambolea con aquel peso fenomenal
    y pitan las chimeneas como los barcos por alta mar.
    Con el barbero que yo no me he casao,
    y del terremoto de San Francisco yo me he librao (salvao).

    ¿Se está destinada a ser soltera para siempre? No debería ser una mala noticia

    Cristina Salmerón / Dic 27, 2017

    ¿En qué momento una persona sabe que está destinada a ser soltera para el resto de la vida? Esa es una pregunta que muchxs nos hemos hecho. Aimée Lutkin, escritora radicada en Nueva York, también. Por eso, escribió un artículo llamado “¿Cuándo puedo decir que estaré solx para siempre?”.

    Luego de un tiempo de escribir este artículo que puede levantar muchas cejas y algunos aplausos, Aimée participó en el podcast “The Lonely Hour”. De viva voz habla de por qué escribió eso. Su idea fue no solo intentar sumergirse en la cabeza de quienes parecen —o ya tienen decidido— estar siempre en la soltería. Ella explica por qué está en ese grupo tambien. Da una perspectiva que pocas veces miramos, cegadxs por la costumbre de la sociedad que nos dice que la mejor forma de vivir, la forma “completa” y “feliz” de hacerlo es al lado de una pareja.

    “Creo que la gente no quiere aceptar la idea de que una persona que es divertida, interesante o atractiva no tenga garantizado el amor en pareja. Pero el amor no es una garantía en absoluto, para nadie. No se entiende porque le sucede a personas buenas, hermosas, inteligentes. El amor es una combinación de suerte y trabajo duro y compromiso, pero no se puede garantizar”, explica Lutkin.

    El pecado de ser soltera para siempre

    En la película ‘The Lobster’ (2015) de Yorgos Lanthimos, se satiriza la forma en que la sociedad juzga y enjuicia —literalmente— a esas personas que viven sin pareja. En esa población, quien está viudo, divorciado o sin novix, es aprehendido y llevado a un centro donde el objetivo será, pues, quedar emparejado. Si aún no la ves, no arruinamos la trama, pero aseguramos que vale la pena verla y pensar en cómo ser soltero puede ser ilegal y llevar esto al extremo.

    Como bien dice Lutkin, hace 60 o 70 años la gente todavía tenía que casarse a la fuerza. Antes de la era del internet se tenía que casar o salir con alguien de la localidad. Ahora las posibilidades son ilimitadas, existe la posibiliad de emparejarse y también de ser solterx. Es decir, que la soltería es también una libertad, una que no se aprecia. Ahora es posible ser madre sin estar casada, y eso no se ve como una libertad sino como una condición inferior.

    “Aprendí a crear mis propias ceremonias. Como decidí ser soltera y no tener hijxs, no viviré su matrimonio o su primer hijx, pero tengo otras formas de compensar esos momentos”, reconoce Lutkin.

    ¿Cómo vivir en paz con la soltería?

    Así como no todas las personas pueden ser monógamas, no todas tienen dos brazos y piernas, no todas aman a gente del género opuesto, no todas son blancas, también hay quien no se casa nunca, quien no vive en pareja nunca.

    Volviendo a la pregunta inicial de ¿cómo se sabe que alguien será solterx para siempre? Llega un momento en la vida cuando muchxs nos preguntamos si tal vez, solo tal vez, seremos solterxs eternamente. Lutkin señala que esto no es bueno o malo, ya que las personas pueden sentirse solxs, desconectados o como si quisieran más de la vida. Y esto puede ocurrir solxs o con pareja.

    La dificultad de aceptarlo, agrega, se ha dado porque los amigxs, la familia y la cultura o religión a menudo intentan convencernos de lo contrario. “Se vuelve algo difícil porque somos incapaces de hablar de ello, es la falta de lenguaje para explicar cómo estás mirando tu vida”.

    Nadie que se preocupe por ti desea escuchar que has ‘desistido’ (del amor en pareja), pero no hay muchas otras maneras de describir este extraño purgatorio que continúa hasta el infinito, pero que teóricamente podría terminar en cualquier momento. Nunca se me permite hablar mucho sobre lo que realmente está pasando con unx y con el romance. Eso hace que sea mucho más difícil vivir con ello.

    Una verdad que puede ser dolorosa es que sí, hay personas que vivirán sin pareja. Que llegue el momento en que desistan de buscarla o que vivan plenas consigo mismas. Y esto no debería ser un proceso crítico ni para quien está solterx ni para el resto.

    Advierte que las relaciones sexuales pueden existir con o sin pareja, pero que eso tampoco define a una persona. “Una vez que hayas pasado la transición del hechizo romántico a la vagina ‘terrosa’ (por no usarla), no es la soledad lo que es difícil de sobrellevar. Soy bastante buena siendo sola. Aprendí a disfrutar de mi propia compañía y cuando no la estoy disfrutando, el mundo ofrece muchas distracciones”.

    En la educación básica ya se empieza a enseñar que las familias son diversas. Que pueden estar constituidas por una madre y un hijx, por un matrimonio del mismo sexo y unx o más hijxs, que puede ser un concubinato y un perro, pero también una persona soltera con o sin mascotas, pero con familia y amigos que aceptan que es una forma de vivir, una que no tendría por qué ser trágica.

    Seguro que te ha pasado. Un familiar te pregunta: «¿y el novio para cuándo?», como si ese fuera el objetivo de tu vida. Qué objetivo, necesidad básica para ya poder hablar de otras cosas porque lo más importante está controlado (…). Dejando a un lado los cánones establecidos de esta sociedad en la que parece que si eres soltera después de los 30 algo raro pasa contigo (o, espera, ¡quizás es porque seas demasiado inteligente!), vamos a centrarnos en los beneficios que supone no estar emparejada a partir de esa edad (porque así lo has decidido, porque la vida te ha colocado en esta etapa que estás viviendo o porque, quién sabe, quizás naciste para ser soltera y vivir la vida de esa manera, ¿es que hay que dar explicaciones?).

    Los beneficios que exponemos a continuación no son excluyentes para las mujeres que tienen pareja, es decir, tener pareja no supone renunciar a lo que plantearemos, lo que queremos decir, es que en el momento en el que estamos solteras, ciertos aspectos se potencian y algunas situaciones nos estimulan más.

    1. Autoconocimiento

    Si estás soltera porque acabas de romper con alguien, es el momento de reencontrarte contigo misma. En este caso, si tu relación anterior acaba de terminar, es el momento de mirar en tu interior y hacer un análisis de quién eres actualmente. Suena a una actividad algo abstracta y bastante global: «¿quién soy? ¿Hacia dónde voy?». No pretendemos que hagas una tesis sobre ti misma, pero un autoanálisis sobre tu situación y saber cuáles son tus deseos más inmediatos es un buen ejercicio para reconectar contigo misma, buscar el equilibrio que quizás –ahora– te falte y, en definitiva, conocerte.

    2. Comprendes de otras perspectivas vitales

    Estamos educados en una sociedad en la que nos han enseñado que vivir en pareja es lo que corresponde y que, además, es la situación idílica. Por supuesto que el ser humano es social por naturaleza y que el amor es un sentimiento de pura euforia que a todos nos gusta experimentar, pero encontrar pareja no ha de ser un objetivo, sino una circunstancia que simplemente ocurre y se vive como en ese momento lo sintamos. Comprender esto puede llevarte a plantear otras metas vitales, ¿qué tal dar un cambio a tu vida y mudarte de país? ¿Y ser mamá soltera? La combinación de este punto con el número uno supone subir varios escalones en inteligencia emocional, ojo con eso.

    3. Puedes practicar el individualismo

    Esto supone dar rienda suelta a tu independencia, autosuficiencia y ponerte a ti en prioridad durante un periodo de tu vida. ¿Por qué no? No tienes que dar explicaciones a nadie, «tu momento» puede ser todo el día y todo esto se puede traducir en un móvil en modo avión y un maratón de Netflix, por poner un ejemplo.

    4. Ahorras

    Mire por donde se mire, tener pareja es también una inversión. Planes, regalos, viajes… Aunque todo eso lo seguirás haciendo, la realidad es que no tienes que llevarlo a cabo también con tu pareja, así que puedes invertir el dinero en caprichos o ahorrarlo, si esta última actividad no se te dio tan bien antaño.

    5. Haces más ejercicio

    No lo decimos nosotros, habla la ciencia. Según un estudio realizado por el Departamento de Estadísticas de Estados Unidos, los solteros hacen más ejercicio que los emparejados o casados. En tu rutina de autoconocimiento, individualismo y demás actividades, también sacarás tiempo para hacer ejercicio. Todo controlado.

    6. Duermes mejor

    Por lo general, a medida que van pasando los años tendemos a dormir menos horas. Siendo soltera podrás ralentizar este proceso natural, porque no tendrás que compartir cama, no te desvelarás por movimientos involuntarios nocturnos o ronquidos y nadie te destapará sin querer. ¡Bravo!

    7. El sexo sin compromiso sigue siendo un juego

    En el terreno sexual, lo mejor de no tener pareja es que puedes seguir experimentando con personas nuevas. Siempre habrá mariposas que sentir, montañas rusas en las que montarse y diferentes encuentros que comentar con tus amigas, vino mediante.

    8. Aumenta tu nivel de sociabilidad

    Biológicamente, con el paso del tiempo tendemos a acomodarnos con nuestro círculo de amigos, pero sacamos menos tiempo para dedicárselo que cuando éramos veinteañeros. El hecho de estar soltera estimulará tus ganas de conocer a gente nueva, mantener tus relaciones de amistad en el tiempo e incluso emplear más con la familia.

    9. Aprendes a valorar el tiempo en soledad

    Algo esencial, porque socialmente «estar sola» se relaciona con algo negativo, y la realidad es que en soledad es cuando mejor hemos de estar, es decir, si no nos sentimos bien con nosotros mismos, ¿cómo vamos a estarlo con otras personas, en cualquier ámbito? A los 30 ya se han vivido suficientes experiencias para saber cómo somos y qué es lo que más nos gusta hacer. Si disfrutamos de ello en soledad nos convertimos en personas con mucho poder emocional.

    10. Tendrás más orgasmos

    Así, como lo lees. Según una encuesta realizada por Archives of Sexual Behavior, existe una brecha orgásmica que supone que los hombres tienen más orgasmos que las mujeres en relaciones heterosexuales (las mujeres lesbianas y bisexuales tienen un porcentaje más alto de orgasmos que las heterosexuales, pero también experimentan esta brecha). Pero si estás soltera y no te apetece tener relaciones con nadie, hacer el amor contigo misma te llevará en un gran porcentaje de ocasiones al clímax (prácticamente el 100% de las veces) así que, técnicamente, experimentarás más orgasmos que alguien que tiene pareja.

    Test: ¿por qué estoy soltera? Resuelve todas tus dudas

    Aunque muchos aspectos de tu vida vayan viento en popa, es inevitable que necesites tus mimos al llegar a casa, o alguna que otra discusión sin motivo para beneficiarte de las reconciliaciones. Si estás soltera, te apetece encontrar pareja y no entiendes muy bien cuáles son las causas de tu soltería, este divertido test, te ayudará. Lo primero es lo primero, y no te vamos a engañar diciéndote que todos tus problemas los vaya a solucionar tener pareja: ¡primero debes estar bien contigo misma!

    Tu navegador no puede mostrar este vídeo

    Hay personas que están bien solas, les gusta demasiado la independencia y sienten que no necesitan a nadie a su alrededor. Si ese es tu tipo de vida, ¡genial! No es mejor ni peor que tener pareja, es simplemente diferente. Los aspectos positivos de salir con alguien son innumerables. Pero si te cuesta mucho mantener una relación y conocer gente o el mundo del ligoteo, este test te ayudará. ¿Quieres saber por qué estás soltera?

    Aunque estés soltera, no hace falta que dejes de lado el romanticismo, así que aquí van algunas de las películas más románticas que puedes ver mientras das con tu media naranja.

    Descubre: Películas de amor: 101 historias para enamorarse

    ¿Por qué me siento solo?

    «Me siento solo». ¿Cuántas veces nos hemos dicho esto a lo largo de nuestra vida? Seguramente, en más de una ocasión, porque esta afirmación con sabor a lamento puede surgir en cualquier momento de nuestra infancia, adolescencia o madurez. Ahora bien,sentirnos solos de vez en cuando es algo normal, pero experimentar dicha sensación durante meses o años, ya no lo es tanto.

    Asimismo, hay un dato que cuanto menos, nos resulta llamativo. Según datos de la ONU, somos ya cerca de 7500 millones de personas en el mundo, estamos más conectados que nunca gracias a las nuevas tecnologías y, sin embargo, nos sentimos más solos que nunca. La soledad nos duele como no había ocurrido antes.

    Esta realidad no se sufre solo a nivel emocional a través de la tristeza, la desesperación o la angustia. La soledad tiene su serio impacto a nivel de salud, alzándose ya como una auténtica epidemia con altos costes. Así, podríamos decir que es momento de dejar claro un aspecto: la soledad mata y lo hace de muy diversas maneras.

    Estudios, como el llevado a cabo en el departamento de psicología de la Universidad de Chicago, nos recuerdan queesta dimensión aumenta el riesgo de muertes prematuras. ¿De qué manera? Mediante infartos de miocardio, obesidad, adicciones y tristemente también con suicidios. Sentirse solos nos va rompiendo poco a poco… hasta que llega la indefensión más absoluta.

    El ser humano necesita una conexión social de calidad, ahí donde prevalezca la sensación de seguridad, de confianza, de ese estímulo constante donde fluye el afecto, la reciprocidad y el apoyo. La ausencia de este derecho vital puede ser devastadora.

    «La soledad es muy hermosa… cuando se tiene alguien a quien decírselo».

    -Gustavo Adolfo Bécquer-

    La revista Social Psychiatry and Psychiatric Epidemiology introduce en el tema de la soledad un aspecto decisivo. Uno en el que todos deberíamos reflexionar. Hasta no hace mucho, entendíamos este término de manera unidimensional, es decir, una persona se siente sola cuando está aislada, cuando no dispone de una red social en la que apoyarse. Sin embargo, asumir este enfoque nos hace caer en un error.

    Para empezar, soledad no siempre es sinónimo de aislamiento. Estar solo no es lo mismo que sentirse solo; dicho de otro modo, en la actualidad tenemos a un gran número de personas que cuentan con pareja, familia y amigos y experimentan, sin embargo, una soledad profunda y devastadora.

    ¿Qué está fallando entonces?¿Por qué me siento solo si en ocasiones dispongo de una amplia red de figuras en mi entorno cercano?

    Veamos a continuación esas razones que alimentan, que configuran y explican este sentimiento tan complejo a día de hoy.

    Estancamiento personal

    Hay instantes en nuestro ciclo vital en los que quedamos, literalmente, encallados. Nada avanza, nada de lo que nos rodea nos es significativo y lo que es peor, el horizonte no brilla con el destello de la ilusión ni la motivación.

    En medio de ese estancamiento, de esa rutina que asfixia, es común que la mente caiga en un estado de introspección y reflexión continua donde es común que germine el sentimiento de soledad.

    Cuando la vida deja de tener significado, uno empieza a crear una costra a su alrededor. Es como si, de manera gradual, todas las relaciones perdieran valor y trascendencia.

    Tengo familia y amigos, pero el vínculo no es significativo

    Una de las razones por las que me siento solo es porque las personas que me rodean no son accesibles. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de «accesibilidad»?

    • No tengo confianza con mi familia y tampoco me siento apoyado por ellos.
    • Los amigos con los que cuento solo me sirven para cenar o ir de fiesta. Con ellos no puedo compartir mis preocupaciones, el vínculo con ellos es superficial.
    • No cuento con nadie concreto con quien expresarme, compartir aficiones, gustos, confidencias…

    La soledad emocional es a día de hoy una de las más comunes. Más que la soledad social, es decir, aquella en la que una persona no cuenta con una red de apoyo cercana.

    Lo doy todo por los demás y me siento solo

    Este hecho es muy común en cuidadores o en esas personas habituadas a cargar sobre sí mismas un gran número de responsabilidades. Cuando se está pendiente las 24 horas del día de los demás, llega un momento en que las propias necesidades quedan en un segundo planto.

    Este hecho genera que, tarde o temprano, surja la sensación de soledad. El cuidador percibe que se le está dejando a un lado, que su entorno solo lo ve como alguien que está ahí solo para dar, pero no para recibir.

    Una adversidad no superada

    Una pérdida, una ruptura afectiva, el peso de una infancia traumática… Hay acontecimientos para los que nadie está preparado, hechos dolorosos que no siempre logramos superar y que dejan lastre, marcas profundas y grietas internas que cuesta mucho reparar. Así, el hecho de no haber afrontado aún esa adversidad, hace que se experimente a menudo un sentimiento de soledad constante y angustioso.

    Las relaciones afectivas no duran demasiado, todo vínculo creado es inestable, ninguna amistad o pareja parece cubrir todas las necesidades… Esas heridas del pasado son un obstáculo para crear y conservar una red de personas estable y segura con la que poder contar en el día a día.

    Cuando la soledad se convierte en maltrato

    Hay un tipo de soledad que merece nuestra atención y es la relativa a la tercera edad. A día de hoy, esta realidad es una auténtica epidemia, una alarma social que exige concienciación y estrategias. En estos casos, tenemos a un gran número de adultos mayores (en su mayoría mujeres) que viven en una situación de aislamiento y soledad no elegida.

    En ocasiones,cuentan con familiares, vecinos y unos servicios sociales que se interesan por su situación. Sin embargo, nada de esto parece suficiente, ni válido ni significativo para estas personas. Porque el día tiene muchas horas en una casa donde solo habita el silencio. Por tanto, estamos ante unas situaciones que dejan mella, que aceleran el deterioro cognitivo y las enfermedades ya presentes en el anciano.

    En este contexto es necesario establecer otros mecanismos más activos para tratar el aislamiento de las personas mayores. Nuestra sociedad avanza hacia un sociedad donde la esperanza de vida es cada vez mayor y, por tanto, hay que generar nuevas estrategias de intervención y atención.

    Para concluir, la soledad no elegida y sentida como dolorosa es uno de los mayores enemigos de nuestra actualidad. Algo así demanda no solo una mayor sensibilidad, sino que también exige acciones concretas de emergencia.La soledad es sinónimo de exclusión social y esto, puede aparecer a cualquier edad, teniendo como ya sabemos, serias consecuencias.

    Actuemos, seamos más sensibles, pidamos ayuda si lo necesitamos…

    20 Compartir

    Si te llamó la atención el título de este artículo, es porque debes tener alguna preocupación con tu situación sentimental. Quizás no consigues novio, o estás saliendo con algún chico pero no ves que haya posibilidades de formalizar la relación.

    Probablemente te preguntes continuamente qué haces mal, por qué todas las mujeres tienen tanta «buena suerte» para encontrar sus parejas y tu no sabes cómo encontrar pareja.

    La noticia, aunque no parezca tan buena, es que no eres la única. De hecho, no es exclusivo de las mujeres, también muchos hombres se plantean las mismas dudas y les cuesta encontrar una buena relación.

    ¿Por qué no encuentras novio?

    Estas son las 20 razones principales por las que (probablemente) aún sigas soltera:

    1. Luces desesperada

    Si un chico apenas te acaba de invitar a salir y ya te obsesionas con él, lo espías en redes sociales, le escribes cada cinco minutos y esperas horas para que te mande un mensaje, entonces sin duda alguna lo ahuyentarás fácilmente.

    ¡Calma! Ya empezaste mal, porque pretender acelerar las cosas no produce buenos resultados.

    Esas acciones demuestran una actitud desesperada, como para que ningún hombre quiera permanecer a tu lado.

    Respira profundo y mejor fíjate en sus dones y atributos, para establecer si realmente él te puede convenir a futuro.

    2. Te atraen los chicos atléticos

    Cuando te preguntan qué tipo de hombre te gustaría tener a tu lado, seguro afirmas que deseas un chico de nobles sentimientos, que te trate bien y comparta tus gustos, pero en la práctica te preocupas más por el físico que por elegir a las personas con cualidades emocionales.

    Es normal que tengas mayor atracción por los hombres guapos, pero ellos usualmente están acostumbrados a tener toda la atención de las mujeres y, quizás por eso, suelen durar menos tiempo en sus relaciones.

    ¡Debes organizar tus prioridades! Mientras desees algo, pero actúes en la dirección contraria demuestras que eres inmadura y eso hará que te cueste encontrar pareja estable.

    3. Te crees de sangre real

    Comportarse como una princesita que todo se lo merece y que por eso no sale con “cualquiera” porque sus estándares son demasiado altos y ningún hombre puede satisfacerla, podría ser la razón de tu soledad.

    Por muy hermosa que seas, ellos no soportan a las chicas que le colocan reparo a todo y todos los que se le acercan. Es normal (y hasta recomendable) que seas selectiva, pero no al punto de discriminar a cualquiera que intente ser tu pareja.

    Compórtate siempre como te gustaría que otros lo hicieran contigo y verás los resultados deseados.

    4. Eres demasiado reservada

    Debes parecer más accesible si esperas atraer la atención de un hombre.

    La timidez en exceso, ser muy reservada e incluso aparentar que no te interesa una relación cuando es precisamente lo que más deseas son comportamientos que ellos interpretan como un rechazo seguro.

    Como es natural, a nadie le gusta que esto le suceda, así que cuando ven a una joven guapa, pero que su actitud no indica deseos de interacción simplemente preferirán mantenerse al margen.

    ¡Tu propósito es atraer a algún chico! Así que sonríe, haz más contacto visual y préstale atención a los mejores candidatos.

    Lee también nuestra guía sobre las 20 señales de que eres una persona muy intensa

    5. Eres muy delicada

    No te gusta que te lleven a bares, no comes cualquier tipo de comida, no sales con tus amigos, quieres que te busquen en tu casa y te devuelvan a ella con puntualidad, tu chico debe ser de ojos claros, en fin… ¡la lista es demasiado extensa!

    Colocarle reparo a todas las cosas a tu paso termina por disgustar a quienes te rodean. Este tipo de mujeres permanecen solteras porque nadie termina comprendiéndolas y prefieren irse con alguien que no critique tanto y más bien disfrute del momento.

    6. Pierdes el control

    Tu vida social es muy activa, sales a fiestas e ingieres bebidas sin ningún control. Cuando el alcohol se te sube a la cabeza, no estás en condiciones de organizar tus ideas, ni tomar decisiones inteligentes.

    Ten cuidado, porque este estilo de vida podría destruir tu imagen. Tienes todo el derecho a divertirte, pero ningún hombre con potencial de convertirse en pareja anhela salir con una chica que vive de fiesta en fiesta y pierde el control en cada una de ellas.

    7. Te haces la tonta

    Lamentablemente el estereotipo de que los hombres prefieren a las mujeres poco inteligentes es muy popular, pero es realmente una mentira.

    Es un estereotipo que se ha difundido en la sociedad de forma incorrecta, en el que se indica que “los hombres las prefieren poco inteligentes”.

    Caer en el juego de “hacerse la tonta” no es divertido para nadie. Ni para ti, que debes fingir ser alguien diferente a quien eres realmente, ni para ellos, porque prefieren a las mujeres interesantes y agradables.

    Sin duda haciéndote la tonta captarás la atención de todos pero de forma negativa. No te ves sexy ante los ojos de ningún chico, cuando finges no comprender de lo que te hablan.

    No te rebajes para permanecer con un hombre que no valora tus conocimientos, ¡no vale la pena!

    8. Eres malvada

    Así como hay “hombres malos”, existen mujeres que disfrutan portarse mal con sus parejas. Estas son de las que los enamoran y luego los dejan, sin darles la oportunidad de reaccionar.

    Un amigo mantuvo una relación con una chica así y hasta llegó a casarse con ella. Durante dos años él intentó ser el esposo perfecto, pero los planes de ella giraban en otra dirección.

    Salía a fiestas, no rendía cuentas, acabó por engañarlo y quitarle todo el dinero que tenía y al final terminó por pedirle el divorcio.

    ¡Él quedó traumatizado! Si eres una chica mala, o sencillamente no disfrutas del compromiso, no busques relaciones formales porque el rumor se esparcirá y ninguno va a querer estar a tu lado.

    9. Tienes gustos costosos

    Solo piensas en función de marcas, modas y últimas tendencias, en resumen eres “superficial” aunque te cueste admitirlo.

    Aunque tienes derecho a tener tus gustos, exigir siempre que consientan tus caprichos superfluos y excesivos llevará al límite cualquier posible relación que intentes entablar.

    En un principio puede que alguno que otro hombre acceda a ello, pero jamás conseguirás tener una relación de verdad. Hay demasiadas mujeres afuera que son más sencillas y lindas, que quieren una relación formal sin interés económico.

    No estás en el derecho de exigirle a otros que te obsequien cosas costosas. Mejor trabaja, ahorra y disfruta por el resultado de tus esfuerzos.

    10. Eres indecisa

    Por más que los chicos con los que te encuentras te tratan bien, te sientes insegura respecto a estar con el “correcto”.

    Tu pensamiento gira en que hay demasiadas opciones como para quedarse en una sola relación tan fácilmente. ¡Los hombres lo notan! Por ello probablemente eviten estar contigo, porque saben que no los valorarás lo suficiente.

    11. No controlas tu carácter

    Ante un disgusto armas un berrinche sin igual, pasando de ser amistosa a todo un monstruo que grita y lanza cosas.

    Iniciar peleas constantemente, bien sea porque necesitas imponer tus ideas, o porque te es gratificante humillar a otros, es característico de las personas déspotas. Una característica muy poco deseable para los hombres, mujeres, para todo el mundo, básicamente.

    Puedes plantear tus pensamientos sin caer en agresiones físicas o verbales, que tan solo arruinan tu imagen y relaciones.

    12. Estás muy deprimida

    Si estás en un momento emocional difícil en tu vida, te sientes melancólica, continuamente ves el lado negativo de las cosas, lloras, lamentas las cosas malas de tus relaciones previas, es lógico que ningún hombre se sienta atraído a mantener una relación contigo.

    No estás en tu mejor momento para compartir experiencias con nadie, es recomendable que superes tus duelos personales, e incluso no estaría mal que acudas a terapia con un profesional para que te ayude a mejorar tu autoestima, antes de pretender que un chico se te acerque nuevamente.

    Lee nuestra guía sobre las 10 razones científicas por las que te sientes triste

    13. Eres demasiado hogareña

    ¿Se te hace difícil socializar porque creciste en una familia estricta en la que no podías interactuar con chicos?

    Es natural que tengas pocas habilidades para mostrarte como una mujer sexy, y que tampoco sepas qué palabras exactas utilizar para coquetear.

    Ser demasiado hogareña es adorable, pues seguramente te aprecian por tus cualidades y tu imagen es la de una mujer con valores, respetuosa, y tranquila. pero hasta que no aprendas a seducir y dejarte seducir, será difícil que encuentres pareja.

    14. Nunca tienes tiempo

    Tienes demasiadas ocupaciones, te la pasas ansiosa y normalmente cancelas citas porque debes estudiar o trabajar. ¡Nunca tienes tiempo para ti ni para nadie!

    Es muy difícil que un chico permanezca a tu lado porque no sabes atenderlo, ni tienes mucho tiempo para prestarle atención.

    Recuerda que una relación amerita espacio y tiempo para que pueda florecer.

    15. Tus expectativas son inalcanzables

    Has pasado tu vida ilusionada con la idea de conseguir a un hombre elegante, caballeroso, con posibilidades económicas, que te cuide, atienda, te lleve a viajar por el mundo, y esté dispuesto a estar a tu lado siempre.

    Pero el problema principal está en que debe parecerse a tu actor favorito, además debe colaborar en misiones humanitarias y de ser posible ser médico o abogado de profesión.

    ¡Mientras más altas sean tus expectativas, más tiempo estarás sola! No conseguirás un hombre que cumpla con todos y cada uno de tus requisitos.

    Así que valora más los sentimientos de los chicos que se te acercan, en lugar del físico o el dinero. Son seres humanos, ninguno será perfecto, lo importante es que puedan compartir y disfrutar de su tiempo juntos.

    16. Tienes dudas por el pasado

    ¿Te ha ido mal en el pasado, y no has conseguido superar la mala experiencia?

    Quizás tienes miedo, dudas y algo de rencor. No deseas que te vuelvan a lastimar, por ello estás a la defensiva cuando un hombre se te acerca. Esa sensación la proyectas a tu alrededor y, sin darte cuenta, levantas una pared ante quienes intenten acercarse a ti.

    Nadie desea que lo recriminen por los pecados de otros, es decir, no es justo que reclames a tu nueva pareja por errores de la anterior. Debes superarlo tu misma, no esperes que venga un nuevo chico a convencerte de que es distinto, amable y especial.

    17. Eres inflexible

    Esta es otra causa que genera problemas para establecerse en una relación de pareja estable: ¡eres demasiado inflexible!

    Si se hace un plan y no se cumple a cabalidad te disgustas, no logras congeniar con personas que se suman de pronto a tu grupo y lo peor es que no disimulas al respecto.

    Ser intolerante es incómodo para quienes te rodean, y por mucho que un chico desee conocerte y estar contigo, se sentirá igualmente incómodo con tus actitudes hostiles ante el mínimo cambio que ocurra a último momento luego de haber planificado citas o paseos.

    ¡Acabará cansándose!

    18. Caes demasiado fácil

    Eres demasiado complaciente, sin importar cuántas veces tus parejas te hayan maltratado emocionalmente o se burlaran de ti, e incluso si fueran poco complacientes y afectuosos. ¡Tú siempre regresabas!

    ¡Valórate un poco! ¿De qué te ha servido perdonarlos una y otra vez?

    Tu problema es que no tienes claro el concepto de amor propio y hasta que lo desarrolles te costará hacerte respetar y valer. Los demás te verán como la mujer con la que pueden jugar y de la que se aprovecharán.

    19. Te vas a los extremos

    Estás empezando en una nueva relación y ya sueñas con el día de tu boda, la casa perfecta, los hijos que tendrás, el lugar dónde estudiarán, los viajes que efectuarás en cada aniversario. Todo sin que hayan tenido tiempo de enamorarse siquiera.

    ¡Esa actitud asusta! Te vas demasiado pronto a los extremos sin saber si realmente son sus planes. Es por ello que los chicos te dejan demasiado pronto, sin querer los espantas al imponer compromisos acelerados.

    20. Tienes demasiada experiencia

    Es contraproducente que divulgues la cantidad de hombres con los que has estado. Nadie tiene derecho a hacerte sentir mal por haber tenido muchas parejas, pero tampoco es problema de cada hombre que entra a tu vida conocer toda tu historia.

    Tu vida íntima y sus detalles son algo privado que a ningún hombre le interesa que narres. Tampoco te gustará saber que estás con alguien que tiene más experiencias sexuales que de vida.

    La discreción es una virtud muchas veces subestimada. Aprende a decir solo lo que hace falta.

    En conclusión

    Cuando consigues comprender qué comportamientos te perjudican amorosamente también entenderás cómo mejorar esas conductas para disfrutar de una relación de pareja adecuada para ti.

    Esperamos que hayas disfrutado este artículo. No dudes en compartirlo en tus redes sociales para ayudar a tus amigas. Si tienes alguna duda o recomendación que te haya funcionado, déjala en nuestra caja de comentarios. Estaremos atentas a leerlas.

    Ver También:

    • Cómo Conseguir Novio Por Internet: 10 Reglas Que Debes Seguir
    • Cómo Conseguir Novio: La Guía Definitiva
    • 15 Razones Por Las Que Estarás Bien Si No Tienes Novio

    admin

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *