0

Test de celos

¿Eres una persona celosa con tu pareja? Compruébalo con este test

Los celos son algo natural y adaptativo para el ser humano. Todas las personas hemos experimentado celos en alguna ocasión, sin embargo hay celos que no tienen justificación y además son desproporcionados. Una persona celosa puede llegar a pasarlo mal, cuando sus celos no se adaptan a la realidad.

En el extremo de esta emoción existe una psicopatología denominada como celotipia. Este tipo de celos llegan a resultar enfermizos, y la persona que los padece necesita de ayuda especializada. Muchas personas no reconocen estos celos con su pareja, su sufrimiento es constante y la ansiedad que se produce implica graves riesgos para su salud física y mental.

Como hemos comentado anteriormente hay unos celos que son adaptativos, y otros que son desmedidos y se alejan de la realidad. Para comprobar qué tipo de celos tienes con respecto a tu pareja te animamos a que realices este test.

¿Qué tipo de celos tienes? Realiza este test y averígualo

  1. Me molesto mucho cuando mi pareja dice cosas buenas de otra persona que no soy yo. V – F
  2. Me molesta que mi pareja decida salir sola con sus amigos. V – F
  3. Alguna vez he revisado los mensajes de su móvil. V – F
  4. He llegado a espiar lo que hace cuando no está conmigo. V – F
  5. Me produce intranquilidad que mi pareja salga bien arreglada a trabajar o a la calle cuando va sin mí. V – F
  6. No me gusta que quede sin mí con otras personas del sexo opuesto a mi pareja. V – F
  7. Desconfío entre las amistades chico y chica. V – F
  8. Necesito que mi pareja me diga constantemente lo mucho que me quiere. V – F
  9. Cuando alguien llama a mi pareja necesito saber quién es.
  10. No me gusta saber mucho sobre el pasado sentimental de mi pareja, ya que dudo de si me prefiere a mí. V – F
  11. A veces sospecho de que mi pareja puede serme infiel a pesar de no tener ninguna prueba objetiva para ello. V – F
  12. Si alguien intenta ligar con mi pareja, le digo a mi pareja que soy yo quien va a controlar la situación. V – F

Resultados del test

Anota un punto por cada respuesta verdadera. Si tu puntuación es de 6 o más, debes reflexionar sobre tus celos. Puede que seas una persona controladora y sufras ansiedad ante la posibilidad de perder a tu pareja.

Intentas justificar tus celos con el amor, pero la realidad es que tus celos no tienen nada que ver con querer a tu pareja, sino más bien con tu inseguridad. Es preciso que intentes cambiar estos aspectos, e incluso que te animes a pedir ayuda profesional.

Si tu puntuación es menos de 6, te encuentras con seguridad en tu relación. No tienes la necesidad de controlar lo que hace tu pareja porque confías en ella. Te adaptas a la realidad y dejas libertad para que tome sus propias decisiones. Construyes una relación sana en este sentido.

Test: ¿tus celos te enferman?

Los celos son un estado emotivo de ansiedad que está caracterizado por el miedo ante la posible pérdida de lo que se tiene. Pueden ser considerados patológicos o normales, dependiendo de la intensidad y del hecho de que se deban a una causa justificada o no tengan fundamento alguno.
Tipos de celos
* Celos sanos: son una preocupación por la posibilidad de perder a la persona amada. También son un sentimiento de malestar por la relación que el otro tiene con un tercero. Pueden causar algunos problemas pero suelen ser pasajeros, siempre que se trate de una situación flexible y exista mucha confianza en la pareja.
* Celos patológicos: están acompañados de sentimientos de enojo, hostilidad, ansiedad, depresión e inseguridad. La intensidad es tan grande que pueden resultar destructivos para la relación.
Test de autoconocimiento
Este cuestionario te permitirá evaluar si los celos que estás experimentando son normales o desmesurados. Tenés que responder “sí” o “no” a cada pregunta:

1) ¿Sentís celos por algún amigo/a de tu pareja?

2) Si ves a tu pareja en la calle con un desconocido, ¿tenés que averiguar quién es esa persona?

3) ¿Serías capaz de seguir a tu pareja para ver dónde va?

4) ¿Le revisarías su agenda, correos o mensajes del celular?

5) ¿Te molesta que tu pareja sea el centro de atención en una reunión?

6) ¿Te irrita si la gente es muy amable con él?

7) ¿Te molesta que salga con sus amigos?

8) Cuando están en grupo, ¿observás todos sus movimientos?

9) Si tiene que viajar solo, ¿te produce algún sentimiento negativo?

10) ¿Podés soportar que tu pareja no te quiera tanto como vos a él?

11) ¿Creés que tu pareja puede serte infiel?

12) ¿Te molesta que tu pareja fomente actividades sin vos?

13) ¿Te molesta que tu pareja tenga muchos amigos?

14) ¿Sentiste celos con todas tus parejas?

15) ¿Sentís celos con tus amigos/as?

16) Si no estás con tu pareja, ¿sentís angustia o vacío?

17) ¿Pensaste con frecuencia que alguien quiere “quitártelo”?

18) ¿Sentís angustia al separarte de tu pareja durante cortos períodos de tiempo?

19) ¿Te produce nervios ver que mira insistentemente a otra persona?

20) ¿Necesitás controlar todos sus movimientos?

21) ¿Sentís molestia cuando él es afectuoso con otras personas?

22) ¿Pensaste alguna vez que no sos lo suficientemente buena para él?
Resultados
* De 0 a 10 respuestas afirmativas: los celos que experimentás hacia tu pareja pueden considerarse dentro del rango normal, siempre que la intensidad de los mismos no sea excesiva. De todos modos, sería bueno que analizaras las situaciones donde respondiste “sí”, para trabajar esas debilidades a tiempo y evitar que los celos aumenten.
* Más de 10 respuestas afirmativas: tené en cuenta que podrías estar experimentando celos desmesurados. Considerás a la pareja como un trofeo o una posesión que pudiste conquistar y tenés miedo de perder. Deberías tener en cuenta estas señales de alarma.
Algunas reflexiones
Si sos celosa…
* Para sentirte segura de tu relación, enfatizá los buenos momentos que pasan juntos.
* Pensá que tu pareja está con vos porque te quiere tal como sos.
* Así como vos tenés amigos, ¿no es esperable que él también los tenga?
* Fomentá aficiones y actividades independientes de tu pareja.
* Cuando tengas algunas dudas, tratá de mantener la calma y luego hablálo con él.
* Recordá que no podés desconfiar de alguien que confía en vos.
* Pensá que tu pareja tuvo la libertar de elegir estar a tu lado.
* Analizá que es una persona con sentimientos propios y no es una “posesión”.
* Si no podés controlar los celos, no dudes en consultar a un profesional. Un problema tratado a tiempo evita un debilitamiento de la pareja.
Por la licenciada Rosina Duarte, psicóloga y coordinadora de Clinicar. www.clinicar.com.ar

Test: ¿Eres celoso?

1.- Una mujer te propone que seas tú el primero ¿que haces?

A) Te inventas una excusa porque te aburren las novatas.

B) Te sientes abrumado por la responsabilidad.

C) Te sientes feliz.

2.- Llamas a casa y tu pareja no está. ¿qué piensas?

A) Nada.

B) Te preocupa lo que haya podido pasar.

C) Te vienen a la cabeza montones de barbaridades.

3.- ¿Qué prefieres?

A) Que tu pareja trabaje en los que más le guste?

B) Que trabaje en algo serio y con horario fijos.

C) Que trabaje en casa.

4.- ¿Que diversiones prefieres?

A) Salir con amigos.

B) Salir solos.

C) Quedarte en casa.

5.- Tu pareja te dice que va a ver a un antiguo novio ¿Que haces?

A) Le dices que le dé recuerdos porque tu también le conoces.

B) Sugieres acompañarla.

C) Se lo prohibes terminantemente y te comes el coco durante un buen rato.

6.- Os encontráis por la calle a un hombre que os saluda y que tú estas seguro que no conoces. ¿Que haces?

A) Le devuelves pensando que se ha equivocado.

B) Le preguntas a ella si lo conoce.

C) Le montas un «tercer grado».

7.- Suena el teléfono y cuelgan al oír tu voz ¿Qué piensas?

A) Que se han equivocado de número.

B) Que están en una cabina que no funciona.

C) Te entra un mosqueo grande.

8.- Tu mujer se despide de un amigo dándole dos besos ¿Que piensas?

A) Que es una fórmula de cortesía sin importancia.

B) Que se caen bien.

C) Que se están viendo a tus espaldas.

9.- Tu pareja ideal…

A) Es una mujer con una vida rica.

B) Es una mujer que vive para ti.

C) Es una mujer sin pasado.

10.- ¿Qué te dolería más?

A) Que se fuera con otro.

B) Que te engañara con otro.

C) Que te engañara con otra.

Resultados

Mayoría A

Mayoría B

Mayoría C

El manejo de los celos.

Aprender a manejar y a eliminar los celos es determinante para poder ser felices. Los celos son una emoción sumamente destructiva, acaba con la relación de pareja, disminuye la autoestima de quien los siente, dejando profundas heridas en su personalidad.

¿Los celos te están haciendo sufrir?

Aprende a manejarlos.

«Los celos son, de todas las enfermedades del espíritu, aquella a la cual más cosas sirven de alimento y ninguna de remedio».
Michel Eyquem de la Montaigne (Escritor y ensayista francés)

¿Qué son los celos?

¿Te consideras una persona celosa?

¿Qué piensas de los celos?
Cuando hablamos de celos, no estamos hablando de un solo sentimiento.
Los celos son un conjunto de sentimientos y actitudes, que surgen cuando creemos que podemos perder algo muy importante para nosotros (amor, imagen social, profesional, poder, etc.).
Cuando percibimos que nuestra pareja (amigos, familiares, jefe, etc.) le da a otras personas, lo que queremos sólo para nosotros (amor, tiempo, compañía, atención).
En cuanto a la relación de pareja, los celos surgen cuando una persona cree, que su relación está siendo amenazada.
Esta amenaza puede ser real o imaginaria y la respuesta de la persona que siente celos puede ser adecuada o inadecuada.
Algunas de las emociones que pueden acompañarlos son:

  • Miedo,
  • enojo,
  • envidia,
  • dolor,
  • humillación,
  • odio,
  • inseguridad,
  • desconfianza,
  • etc.

En cuanto a las actitudes, podemos encontrar:

  • Autoculpa,
  • autodevaluación,
  • compararse constantemente con los demás, considerando casi siempre que son mejores que nosotros,
  • considerarse víctima de las circunstancias o de otras personas,
  • posesividad,
  • actitud vengativa,
  • de preocupación exagerada por la crítica o actitud de los demás.

Los celos pueden expresarse:

  1. Adecuadamente:
    Diciéndole a la persona como te sientes, preguntándole qué sucedió, etc.
  2. Inadecuadamente:
    Abiertamente:
    Gritando, llorando, amenazando, agrediendo, tomando represalias, etc.
    De manera encubierta:
    No se expresan, pero se busca la manera de «desquitarse» o lastimar a la pareja de quién se está celosa.
    Por ejemplo, haciéndola quedar mal ante otras personas; haciendo, «sin querer», cosas que le molestan, etc.

También podemos hablar de:

  1. Celos normales, que son los que una persona siente ante la amenaza real de una relación que valora y
  2. celos patológicos o anormales, que no son el resultado de una situación real, sino que están relacionados con un conflicto interno no resuelto, de la persona que los siente.
    Cuando esto sucede, la reacción de la persona que siente celos, tiende a ser exagerada e inadecuada.

¿Qué elementos influyen en los celos?

Todos hemos sentido celos en nuestra vida como adultos.

Se convierten en un problema cuando son intensos, frecuentes, duran mucho tiempo, están originados por una situación creada o exagerada por nuestra imaginación, nos afectan física y emocionalmente y/o repercuten en nuestra conducta.
Los celos pueden surgir cuando una persona percibe que su relación está siendo amenazada.

Esta percepción puede ser:

  1. Real, como cuando vemos a nuestra pareja besándose con otra persona o
  2. producto de una suposición, malinterpretación o de nuestra imaginación, como pensar que nuestra pareja nos es infiel, sólo porque la vemos platicando muy amablemente con alguien, porque llegó tarde o porque encontramos una nota de un restaurante.

¿Por qué hay personas que son más celosas que otras, aunque se enfrenten a la misma situación?

Existen diferentes elementos que influyen en nuestra manera de percibir y evaluar los aspectos relacionados con nuestra respuesta de celos:

  1. La influencia de la cultura en la que fuimos educados y en la que vivimos.
    No es lo mismo ser latino que ser inglés.
  2. Las experiencias que tuvimos durante nuestra niñez, sobre todo aquellas que fueron dolorosas.
    Por ejemplo, si de pequeños nos abandonó uno de nuestros padres y nos sentíamos ignorados por la mayor parte de la gente, posiblemente vamos a vivir con el miedo de perder el amor de la persona con la que nos relacionamos, por lo que fácilmente podemos sentir celos, aún sin ningún motivo.
    Si de pequeños vivimos con personas celosas, es muy probable que nosotros lo seamos también, porque aprendimos a desconfiar de la gente con la que nos relacionamos.
  3. Las relaciones que hemos tenido y el nivel de confianza o desconfianza que resultaron de las mismas.
    Si en alguna relación anterior nos fueron infieles, la probabilidad de que surjan celos con facilidad, es muy alta.
  4. El nivel de nuestra autoestima.
    Mientras más inseguros y más devaluados estemos, mayor la probabilidad de que pensemos que nuestra pareja va a buscar a otra persona que sea mejor que nosotros.Nuestras creencias personales sobre las relaciones, los demás y nosotros mismos.
  5. Por ejemplo, si pensamos que todos los hombres son infieles o que todas las mujeres son unas coquetas, es muy probable que sintamos celos.

¿Qué puedes hacer?

Tú sabes que la información es importante, pero la acción es determinante.
Por eso es indispensable trabajar en las conductas, hábitos, pensamientos, etc., que necesitas modificar o en las situaciones que quieres eliminar de tu vida.
El primer paso es reconocer que estás celoso y que tienes un problema que necesitas resolver.
El segundo paso es determinar hasta donde los celos que sientes están relacionados con una situación real y hasta donde dependen de tus propias características, vivencias, temores, etc.
Si están relacionadas con una situación real, comprueba la veracidad de los datos que tienes.
¿Te estás basando en algo que viste o en algo que te contaron?
Si es en algo que te contaron, antes de hacer cualquier otra cosa, habla con tu pareja y pregúntale, pero sin atacarla o insultarla, simplemente para saber qué es lo que pasó.
No trates de tenderle una trampa, para ver si se contradice o si la atrapas con una mentira.
Con esa actitud sólo vas a crear un problema mayor y muy probablemente te va a mentir, no porque te haya sido infiel, sino por evitar problemas.
Mantén las cosas en su perspectiva real.
Una sonrisa, un baile, un beso en la mejilla o una mentira, no es lo mismo que ser infiel.
La gente puede mentir por muchas razones, que no son justificables, pero eso no significa que tu pareja te sea infiel.
Si te sientes celoso con cierta frecuencia o tus celos son muy intensos, revisa que elementos en tu personalidad, educación o forma de pensar, pueden estar influyendo es tu respuesta emocional.
¿Tienes poca confianza en ti mismo?
¿Consideras que tu pareja es mucho mejor que tú y que fácilmente podría encontrar a alguien mejor?
¿Alguno de tus padres fue muy celoso?
¿Algún familiar cercano o amigo ha sido engañado?
¿Alguna persona te ha sido infiel?
¿Te has sentido traicionado en otras ocasiones?
¿Qué piensas de los hombres o de las mujeres?
¿Qué piensas de la fidelidad y de las relaciones?
Si contestaste que sí a las primeras 6 preguntas, probablemente necesites trabajar en tu forma de ser, independientemente de que tu pareja te sea infiel o no.
Si tu forma de pensar respecto a las mujeres, los hombres, las relaciones y la fidelidad es extremista (todo o nada, siempre o nunca), es posible que tu conducta y tus emociones estén determinadas por algunas creencias equivocadas, que necesitas aprender a cambiar.
Controlar los celos requiere de tiempo, esfuerzo y trabajo.
Es difícil hacerlo sin la ayuda necesaria.
Aun si consideras que la relación no vale la pena el esfuerzo, si eres celoso/a y no le pones un remedio, vas a tener problemas en todas tus relaciones o no vas a poder relacionarte.
Recuerda que una persona celosa, no tiene celos sólo de su pareja.
Siente celos con sus amigos, en el trabajo, en su medio familiar y social, etc.
Pero los celos tienen solución.

Te recomiendo los siguientes artículos:
¿Los celos te impiden ser feliz?
Autoestima, la llave de tu bienestar.
Autoimagen, nuestro espejo interno.
Autoaceptación y bienestar.
Guía para una mejor comunicación
Estilos de pensamiento equivocados.
Cambia tus pensamientos equivocados
Sentimientos y emociones.

Si deseas buscar algún artículo en especial,
escribe, en el cuadro que se encuentra a continuación,
la palabra que indique el tema que estás buscando
y da click en donde dice search.

advanced

Recuerda:
El camino al éxito, está formado por información, acción y perseverancia.
Cada paso, por pequeño que sea, te acerca a la meta.
Tú puedes lograrlo.

Silvia Russek.

La celopatía, cuando los celos llegan a un extremo peligroso

Todos podemos sentir celos en determinadas circunstancias de nuestra vida. Se trata de una reacción humana y natural ante la amenaza de pérdida de una relación que consideramos valiosa. Sin embargo, en ocasiones, la intensidad e irracionalidad de estos celos los convierten en un verdadero problema. La celopatía afecta gravemente la vida de todas las personas implicadas.

Los celos patológicos suelen provenir de la propia inseguridad personal y la necesidad de controlar al otro. Cuando el malestar que producen es tan elevado y descontrolado que nos lleva a cometer actos de violencia o coerción, necesitamos pedir ayuda.

¿Qué es la celopatía?

Cierto grado de celos puede considerarse normal dentro de una relación sana y madura. En este caso, ante la percepción de competencia o amenaza de pérdida de la pareja se desencadenaría una reacción comprensible y proporcionada. El individuo sería capaz de conversar de forma asertiva con su compañero acerca de la situación y llegar a una resolución.

En el caso de la celopatía hablamos de una convicción fija e invariable de estar siendo engañado por el otro. Incluso aunque exista abundante evidencia en contra, la persona continúa mostrándose desconfiado, irritable y agresivo. Y comienza una escalada de vigilancia, control y persecución con el fin de atrapar a su pareja siendo infiel.

Los celos patológicos son un fenómeno complejo que se manifiesta en todos los niveles de la persona. A nivel emocional siente un elevado malestar, ansiedad e inseguridad. Cognitivamente se presentan pensamientos intrusivos, con grado de convicción, acerca de la infidelidad del otro. Finalmente a nivel conductual se desatan una serie de rituales compulsivos cuyo objetivo es reasegurar continuamente la lealtad del otro.

En los casos más graves, la persona celotípica puede poner en marcha conductas agresivas y hostiles hacia su pareja y la supuesta tercera persona. Igualmente puede recurrir a hacerse daño a si mismo para tratar de manejar a su pareja mediante el sentimiento de culpa.

¿Cual es el origen de los celos patológicos?

Existe la posibilidad de que la celopatía tenga una base orgánica y esté producida por condiciones como la demencia, el alcoholismo o el uso de ciertas drogas y medicamentos. Sin embargo, la mayoría de los casos tienen un origen psicológico asociado a esquizofrenia, trastorno delirante o trastorno obsesivo-compulsivo.

Los celos, lejos de ser una expresión de amor, son el reflejo de la propia inseguridad y el fracaso en la gestión emocional. Incluso aunque existiese una infidelidad consumada, sería posible distinguir a un individuo sano de otro celotípico por la desproporción de su reacción. En gran parte los celos tratan más de proteger el honor propio que de amar al otro.

Por ello es frecuente que las personas con dificultades para gestionar sus emociones y estados internos desaten un repertorio de conductas de control. Los pensamientos relacionados con la infidelidad son permanentes, así como también lo son las excesivas demandas hacia la pareja.

La persona celotípica no respeta el espacio personal del otro y actúa desde la ansiedad y la hostilidad. Todo ello provoca un enorme deterioro en sus lazos afectivos y una enorme interferencia en la vida de ambos.

¿Se puede tratar la celopatía?

Cuando existe este problema es necesario recurrir a profesionales especializados que puedan ofrecernos la ayuda necesaria. En ocasiones están indicados ciertos tipos de fármacos, pero cuando la celopatía no tiene un origen orgánico, la exposición con prevención de respuesta constituye la alternativa más eficaz.

En este caso se trata de construir junto con la persona una jerarquía de las situaciones que desencadenan sus celos para, a continuación, comenzar a exponerse a ellas gradualmente. Esta exposición se lleva a cabo tanto en imaginación como en vivo, con el objetivo de lograr que la persona se habitúe a las mismas y estas dejen de provocar ansiedad.

Además, se utiliza la prevención de respuesta con el fin de dejar de reforzar esos celos con las conductas de control. Una vez la persona se expone a la situación se le impide realizar ninguna conducta compulsiva de reaseguración. De esta manera se logra manejar la intensidad emocional que experimenta la persona y eliminar sus comportamientos y reacciones inadecuadas. Por último, puede ser útil en algunos casos acompañar el tratamiento con reestructuración cognitiva.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *