0

Test negativo y luego positivo

TEST DE EMBARAZO NEGATIVO Y LUEGO POSITIVO

Para empezar a interpretar un test de embarazo negativo y luego positivo, tenemos que tener en cuenta varias cuestiones.

  • Tiempo de Embarazo

La primera de ella es el tiempo que podemos llevar embarazadas, ya que en casos de embarazo temprano donde la cantidad de hormona en la orina es muy baja, puede no apreciarse un resultado positivo claramente.

  • Descartar Línea de Evaporación

Por otro lado, debemos ser prudentes si nos encontramos ante un test de embarazo negativo y luego positivo, ya que puede tratarse de una línea de evaporación, en lugar de un verdadero positivo.

Buscando por internet hay testimonios para todos los gustos. Al final, cada caso debe estudiarse de modo independiente, ya que no existe una regla genérica que sirva para todos los casos.

Según mi experiencia, en dos de mis tres embarazos he visto un resultado negativo en un test de embarazo que luego se ha visto positivo.

Y en ambas ocasiones, realmente estaba embarazada por lo que:

Sí, es muy posible que ocurra

¿Que hacer si me encuentro un Test de Embarazo Negativo y luego Positivo?

Test de Embarazo Negativo y después positivo por Embarazo Temprano

Para empezar hablamos del mismo test de embarazo, que nos da negativo y después lo vemos positivo, es decir, con dos líneas.

Así que da igual que pasen minutos u horas, no nos estamos volviendo locas.

Generalmente sucede que tiramos a la basura el test negativo y luego volvemos a mirarlo sin saber muy bien por qué, y ¡zas! Nuestro test negativo ahora es positivo.

Lo primero que debemos hacer es determinar cuándo hemos ovulado, si no lo sabemos, este dato no puede ayudarnos.

Pero si sabemos que hemos ovulado justo hace una o dos semanas, es posible que nos encontremos ante un embarazo temprano, y el test de embarazo negativo “se ha vuelto” positivo al secarse.

Realmente lo que puede suceder es que la línea que defina el resultado positivo sea tan leve, que estando la tira mojada no se perciba, y acabemos dando por negativo nuestro test de embarazo positivo.

Por ello, al secarse, sí se contempla el resultado positivo con mayor facilidad.

Test de Embarazo Negativo y luego Positivo por Línea de Evaporación

La línea de evaporación aparece, generalmente, después de unas horas. Por ello, es importante saber diferenciarla y no confundirla con un resultado positivo.

Una línea de evaporación:

  • Nunca es rosada o morada. En su defecto, será grisacea.
  • Aparece en la zona del test donde debiera marcarse el resultado positivo.
  • Aparece después del tiempo recomendado por el fabricante para la lectura del test de embarazo.

Por ello, un test de embarazo negativo que luego nos parece un “positivo” puede ser un test con línea de evaporación ¡Así que cuidado!

Test de Embarazo Negativo y luego Positivo: Conclusión Final

Si tu prueba es negativa y luego se torna positiva, fíjate en el color de la segunda línea (resultado).

¿Es rosada o morada?

En tal caso, probablemente estés embarazada y aún no existe hormona suficiente en tu orina para obtener un resultado positivo que no dé lugar a dudas.

Repite el test de embarazo en 24-48 horas, e intenta conseguir un test ultrasensible como los que tenemos en CAZATEST.com que captan hCG en cantidades muy bajas.

Si la línea que viste es resultado de un embarazo, obviamente va a ir dibujándose más marcada conforme pasen los días, así que paciencia y mucho ánimo.

Resultados de falso negativo cuando estás embarazada: ¿es real el efecto gancho?

Los resultados de falso negativo pueden constituir una parte estresante en los primeros momentos del embarazo. Estás segura de que estás embarazada porque recientemente te has hecho una prueba de embarazo con resultado positivo, pero ahora, unas semanas más tarde, ves una línea tenue o ni siquiera se aprecia la línea. ¿Deberías preocuparte?

Todavía no.

Si te haces una prueba de embarazo después de aproximadamente cinco semanas de embarazo, es posible que experimentes el efecto gancho. Para aclarar por qué sucede esto, este artículo explicará cómo funciona una prueba de embarazo, en qué consiste el efecto gancho y qué puedes hacer.

¿Cómo funciona una prueba de embarazo casera?

Una prueba de embarazo casera mide la cantidad de hCG en la orina. Este tipo de prueba es un inmunoanálisis de enzima sándwich. Suena complicado, y su proceso químico lo es, pero si alguna vez has hecho un sándwich de mantequilla de cacahuete y gelatina, entenderás cómo funciona esta prueba.

La hCG es una molécula realmente grande que está compuesta de dos partes: la parte alfa y la parte beta. Supongamos que la unidad alfa de la hCG es «la mantequilla de cacahuete» y la unidad beta es la «gelatina de uva» Para detectar ambas partes de la hCG, una prueba de embarazo carga la tira reactiva con dos anticuerpos diferentes, que supongamos que son las «rebanadas de pan». El primer anticuerpo se acerca a la unidad alfa («mantequilla de cacahuete») y el segundo anticuerpo se dirige a la unidad beta («la gelatina de uva»), lo que forma un sándwich químico. Una vez que la hCG está emparedada correctamente, se desencadena la liberación de un tinte: ¡esa es la línea oscura que dice que estás embarazada! La segunda línea en una prueba de embarazo es una prueba de control que simplemente se asegura de que los anticuerpos y el colorante estén funcionando.

¿Por qué puedo obtener un falso negativo después de un resultado positivo en una prueba de embarazo?

Es de esperar que, cuanto más avanzado esté el embarazo, más oscura sea la línea en tu prueba de embarazo. Pero este no es el caso, y se debe a los anticuerpos cargados en la prueba de embarazo.

Del mismo modo que puedes hacer variaciones de los sándwiches de mantequilla de cacahuete y gelatina, además de con la clásica gelatina de uva, digamos por ejemplo, con mermelada de fresa, también hay variaciones de la hCG. ¿Qué importancia tiene esto? Las cantidades relativas de estas distintas variaciones cambian a lo largo del embarazo, y esto se mezcla con los anticuerpos en tu prueba de embarazo.

Las pruebas de embarazo son buenas para medir la hCG intacta, o cuando hay mantequilla de cacahuete Y gelatina de uva, que es una opción excelente durante las primeras semanas de embarazo. Sin embargo, alrededor de la semana cinco, la forma dominante de hCG en tu orina es hCG-βCF, que es una versión de hCG consistente toda en la unidad beta y sin unidad alfa, o todo mermelada de fresa y sin mantequilla de cacahuete. Eso es un problema para la prueba de embarazo. La prueba se satura con todos los fragmentos beta (o mermelada de fresa), lo que interfiere en la capacidad de la prueba para encontrar hCG intacta (o mantequilla de cacahuete y gelatina de uva).

Entonces, en lugar de una relación lineal, donde la línea se vuelve más oscura cuanto más embarazada estás, el patrón en realidad se parece más a un gancho o curva, con una línea que se oscurece entre las semanas dos y cinco del embarazo, y luego otra que se desvanece. Esto significa que es posible obtener un resultado positivo en una prueba de embarazo, y unas semanas más tarde obtener uno negativo, ¡aunque sigas embarazada! Los científicos incluso han probado esto tomando una muestra de orina positiva, a la que agregan inmediatamente hCG-βCF pura y, a continuación, se observa un resultado negativo.

Creo que me ha salido un resultado negativo en mi prueba. ¿Qué puedo hacer para saberlo con certeza?

Lamentablemente, a pesar de que sabemos que la hCG-βCF interfiere en la precisión de los resultados, las empresas son reacias a modificar sus productos. Pero, si realmente quieres hacerte esa segunda prueba de embarazo, diluir la orina para evitar el exceso de hCG-βCF puede evitar el efecto gancho. Intenta diluir la orina con un poco de agua, introduce una nueva prueba de embarazo y la línea de prueba debería estar ahora más oscura.

De Lindsay Meisel | Abr 10, 2018 Tags: early pregnancy, early pregnancy symptoms

Lindsay Meisel

Prueba de embarazo ¿positiva o negativa?

El resultado se obtiene de 2 a 3 minutos después.

  • INGRID SILVA
  • 21/06/2019
  • 16:15 hrs.

Una de las maneras más efectivas de que una mujer sepa si está embarazada es a través de una prueba de embarazo. Una prueba de embarazo puede dar un resultado positivo o negativo, pero es importante que la prueba de embarazo se realice de forma adecuada.
Pero: ¿cómo usar una prueba de embarazo? y ¿cómo saber si estoy embarazada?, te decimos todo acerca de las pruebas de embarazo rápidas.
También son conocidas como pruebas de embarazo «de farmacia».
Te recomendamos: ¿El embarazo es contagioso?

Prueba de embarazo: errores, mitos y realidades

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el embarazo se define como la etapa comprendida por nueve meses durante los cuales el feto se desarrolla en el útero de la mujer, así, es importante que el seguimiento del embarazo sea realizado por personal sanitario cualificado.
¿Cuándo? Se sugiere que una prueba de embarazo rápida se realice a partir de la fecha en que debería comenzar el período menstrual. Es importante saber que la hormona del embarazo aumenta desde el comienzo del embarazo.


Hormona del embarazo. La prueba hace una detección de Gonadotropina Coriónica Humana (GHC) en orina; esta hormona es producida por la placenta en desarrollo y también puede ser detectada en suero a partir de los 7 a 10 días de la concepción.
Hay pruebas de embarazo que pueden dar resultados hasta 4 días antes de la fecha en que se inicia la menstruación, sin embargo, cuando se realiza de esta manera, es posible que la hormona del embarazo no sea detectable, por ello se sugiere que se realice nuevamente al inicio del período.
Estas pruebas de embarazo en orina emplean tiras de prueba para detectar la GHC en la orina.

Instrucciones

Las mujeres sujetan la tira de la prueba para que la orina la toque y se obtenga el resultado.
En otro tipo de prueba, primero se recolecta una muestra de orina en un vas;
después se sumerge la tira dentro del vaso.
Utilizadas correctamente son eficaces y la prueba que se sumerge resulta más económica.
El resultado que dan estas pruebas rápidas, está listo en un lapso de 2 a 3 minutos.


Resultados. Si sólo aparece una línea el resultado se interpreta como negativo, si aparecen dos líneas es positivo.
Existen otras pruebas que indican el resultado como «positivo» o «embarazada», «no embarazada» pues son electrónicas.
También te sugerimos: 6 consejos para manejar durante el embarazo
Pese a la practicidad y acceso a esta prueba de embarazo, para lograr mayor efectividad en el resultado, se sugiere realizar una prueba en sangre.
Un paso primordial es leer las instrucciones que son específicas para cada prueba.

¿Pero qué le he hecho yo a los test de embarazo?

Empezamos el 2019 y ya tengo 3 fotos de test de embarazo positivos en whatsapp, amigas embarazadas y 1 amiga de camino a la farmacia…

¡¡Biennn!!

Inevitablemente, cada vez que me entero de un nuevo embarazo no puedo evitar acordarme del mío…

Todo empieza con un test de embarazo.

Cuando alguien te cuenta que está embarazada, normalmente todo empieza con la foto de un test de embarazo. Esa foto se hace viral a la velocidad de la luz entre familia y amigos y ya está… ¡magia!.

En otras ocasiones, la gente se curra más y se hacen fotos originales en las que sutilmente revelan que van a ser uno más.

También tengo amigas que se hicieron el test de embarazo sin que sus parejas supieran nada y luego les dieron la sorpresa grabando sus caras en video.

Podemos encontrar infinidad de vídeos emotivos en YouTube…

Os juro que no puedo evitar emocionarme cada vez que veo algo así, aunque obviamente no les conozca de nada jajajajajjaa.

Se me pone la piel de gallina, un nudito en la garganta, los ojos de Candy Candy y se me mueven todas las tripas por dentro. Sensibilidad a tope ❤️️.

Pero bueno, a lo que iba, prácticamente todas las historias empiezan así pero la mía no.

No puedo evitar emocionarme cada vez que veo algo así

El día que decido dejar de tomar la píldora anticonceptiva

Dejé de tomarla después de una barbaridad de años y estuve 6 meses sin tener la regla.

Me decían que era normal, así que no me preocupaba porque de momento no me corría prisa tener hijos. Después de que por fin me bajara, tuve que volver a esperar otros 5 meses a que me volviera a bajar, y aquí ya me preocupé así que pedí cita con mi ginecóloga.

Después de una citología y una ecografía vaginal, me dijeron que tal vez tuviera ovarios poliquísticos. ¿TAL VEZ?

Recuerdo salir del hospital un 12 de Junio con una caja y la receta del ácido fólico y lágrimas en los ojos.

Había leído mil historias sobre mujeres con S.O.P que no conseguían quedarse embarazadas. Tenía 2 amigas en tratamientos de fertilidad por lo mismo, pasando por momentos de frustración y tristeza después de años de intentos en vano…

Pero llamé a una persona a la que quiero y adoro que también tenía ovarios poliquísticos y 2 hijos más bonitos que un sol. Sus palabras me tranquilizaron, pero no pude evitar ponerme en lo peor… así que sin mucha esperanza, y agarrándome a sus palabras empecé a tomar el ovusitol.

4 Meses más sin regla.

La ginecóloga me mandó ovusitol porque me dijo que favorecía la ovulación y era menos probable que me volviera a pasar lo de estar tanto tiempo sin la regla.

Primer mes de retraso.

Estábamos en Julio, a punto de irnos de vacaciones y ya me tenía que haber bajado la regla. Yo no quería hacerme ilusiones, pero me las hice, así que baje a la farmacia con una sonrisa de oreja a oreja a por un test de embarazo.

Nervios.

Abrí el envase, me leí las instrucciones mil veces y me lo hice. La suerte estaba echada. El minuto más largo de mi vida.

Negativo.

Lo miré 50 veces más, volví a leer las instrucciones y nada. Un negativo como un castillo.

Me creí tonta por haberme hecho ilusiones tan pronto y me puse a hacer la maleta para irnos a la playa a disfrutar del verano. Total, sólo era una semana de retraso.

Segundo mes de retraso .

Ya hacía un mes que me tenía que haber bajado la regla, pero con el negativo y mi historial de reglas que tardan meses en bajar, pues tampoco quería hacerme ilusiones.

Pero también me las hice.

Nos íbamos a Berlín, mi ciudad preferida del mundo…¿ y lo que molaría enterarme allí de que estaba embarazada? ¡¡sería súper guay!! Así que compré un test con la intención de hacérmelo allí cuando llegara.

No aguanté. Obvio. Me lo hice al despertarme a las 5 de la mañana, antes de ir al aeropuerto.

Negativo.

Lágrimas para adentro. Seguramente no me bajará la regla porque me estaba haciendo muchas ilusiones y me estaba obsesionando. Así que le dije a mi chico que dio negativo. Nos abrazamos y nos fuimos a disfrutar del Verano Berlinés.

Tercer mes de retraso.

¿Hola? ¿Alguien ha visto a mi menstruación?

¿No se suponía que con el ovusitol era más difícil que me volviera a pasar lo mismo?

Total que dejé de gastarme los casi 20 euros que me costaba la cajita de los c*jones porque no me hacía nada.

Fui a mi médico de cabecera para comentárselo y me dijo que a veces estas cosas pasan con los ovarios poliquísticos. Me preguntó si estaba bien, y le dije que sí, que además me había hecho dos test y me habían salido negativos. Su respuesta fue que paciencia. Que me relajase.

Estábamos ya en Octubre.

Tuve una conversación conmigo misma, regañándome por montarme películas y no ser realista. ¿Qué me hacía pensar que la gente estaba años intentando quedarse embarazada y yo me iba a quedar a la primera? ¿Acaso no me habían salido negativos los test? ¡Ya estaba bien!

Tuve una conversación conmigo misma, regañándome por montarme películas

Así que me puse a hacer mi vida y a no volver a pensar en eso.

Ocupé mi tiempo libre haciendo horas extra en el trabajo para tener menos tiempo para pensar.

Apendicitis.

Soy una persona propensa a las gastritis cuando tengo estrés. Así que con todo ese estrés emocional y el cansancio del trabajo, era inevitable…¡Gastritis al canto!

Me tuve que ir del trabajo. Parecía eso una fuente de vómito.

3 días de dieta blanda, acuarius y tirando millas.

Pero de repente me empezó a doler un lado de la tripa. ¡MALDICIÓN!

Mi doctora me exploró, y vio que tenía el abdomen un poco inflamado y junto con ese dolor y mi malestar me mandó al hospital a que me hicieran unas pruebas para ver si era apendicitis.

Llorando (me daba un miedo terrible que me tuvieran que operar) llamé a mi novio para decirle lo que pasaba y él vino corriendo al hospital conmigo.

Me daba un miedo terrible que me tuvieran que operar

Vía, análisis de sangre, orina y placa de abdomen. Me preguntaron si había riesgo de estar embarazada y mi respuesta fue un NO rotundo.

Me preguntaron si había riesgo de estar embarazada

Estuvimos unas 5 o 6 horas en la sala de espera, hasta que por fin dijeron mi nombre. ¡Aleluya! (o no…)

Diagnóstico.

Entramos a la consulta. Me temblaban las piernas.

No estaba preparada para que me rajaran y me quitaran el apéndice. Jamás me habían operado. En la vida me habían dado puntos. Joder ese día me pusieron una vía y era la primera vez que me la habían puesto en la vida.

Nos sentamos. Yo no podía parar de pensar motivos por los que “me venía fatal”que me operaran…

En la radiografía aparentemente no se veía nada que indicase apendicitis y el análisis de orina y las analíticas daban todo bien.

-“Pero das positivo en embarazo”

– ¿QUÉ? NO

(El diálogo a continuación es real)

– Sí, das positivo en embarazo.

– NO.

– Sí, das positivo en el análisis de sangre.

– NO.

– Sí, estás embarazada. ¿No lo sabías?

– NO.

A todo esto, mi pareja al lado, emocionadísimo, apretándome la mano, con lágrimas en los ojos. Y yo ahí como un terminator, que no y que no. Algo debía de estar mal porque yo me había hecho no uno ni dos, sino 3 test de embarazo y me habían salido todos negativos. TO-DOS.

Yo ahí como un terminator

Se habían equivocado con mis analíticas, me había dicho que daba positivo en sangre y yo sabía que en orina no, porque el último test de embarazo que me hice había sido la semana pasada, que no se lo había dicho a nadie.

Ecografía de urgencias.

Si sabía yo que había habido un error, y me querían hacer una ecografía para ver si estaba todo bien.

Me estaba diciendo que los falsos positivos pueden dar en la orina pero en sangre un falso positivo es imposible.

Y ahí estabamos en la planta de maternidad, rodeados de embarazadas llorando, gritando… y yo con cara de terminator. Se habían equivocado.

Por fin, después de casi una hora, me llaman y nos pasan a una sala. Me dicen que me desnude de cintura para abajo y que me abra bien de piernas.

Me avisan de que me van a meter el ecógrafo, que estará un poco frío, me preguntan que si estoy bien. Claro que estoy bien. No estoy embarazada.

Y de repente:

– “Mira, aquí está ¿quieres verlo?”

¿Ahí está? ¿Que si quiero verlo? ¿Pero qué coño….? ¿Estoy embarazada? ¿Embarazada de verdad? ¿Yo? ¿Pero cuando…?

– Sí, sí claro.

Y esto fue lo que vi:

Obviamente, sin los garabatos. Pero es que en el ordenador sólo tengo esta.

UN BEBÉ COMPLETAMENTE FORMADO, CON BRAZOS, PIERNAS ¡MANOS Y PIES!

¿PERO QUÉ INVENTO ES ESTE?

No pudieron calcular muy bien el tiempo, pero por su tamaño parecía que tenía unas 13 semanas. Unos 3 meses.

Salí del ginecólogo el 12 de Junio. Me había quedado embarazada el 26 de Junio.

Llevaba 3 meses embarazada. Por eso no me bajaba la regla.

Había ido al hospital con una apendicitis y salí con un bebé de 13 semanas.

Final feliz.

A pesar de la sorpresa, y de ser lo que yo había estado queriendo durante esos 3 meses, no pude evitar sentir miedo.

No me había cuidado nada. Había bebido, desayunaba jamón todos los días ¡incluso me tatué!

Al día siguiente me hicieron las analíticas del segundo trimestre, porque el primero me lo había saltado. Todo estaba perfecto y normal.

Y mi apendicitis está a punto de cumplir 2 años.

Según los médicos, hay veces que los test de embarazo fallan. Hay un porcentaje muy pequeño de error. Y yo puedo sentirme especial, porque formo parte de ese porcentaje minúsculo de personas que pueden trolear a los test de embarazo. No sé si ponerlo en mi currículum…

Así que bueno, no pude hacer ningún paripé para decirle a mi pareja que iba a ser padre, pero la sorpresa se la di igual… jajajajajjajajaja.

08 de Mayo de 2017 – 14:18 CEST by hola.com

No es inusual haber oído todo tipo de historias sobre las pruebas de embarazo, historias sobre mujeres que estaban embarazadas que tardaron en enterarse o sobre mujeres que no lo estaban pero que lo creyeron. Y es que en el mundo de los tests de embarazo suele darse lo que se llama falso positivo o falso negativo.

Como su propio nombre indica, un falso positivo es aquel resultado de un test que indica que se ha producido la fecundación aunque en realidad no se haya producido. Y, por su parte, el falso negativo se refiere a la situación contraria, pues no detecta una gestación cuando ésta ya está ocurriendo.

El test de orina puede fallar

Para comprender por qué pueden fallar los famosos test de orina que venden en farmacias y que están disponibles para cualquier mujer que dude de su estado en cualquier momento, hace falta saber cómo funcionan. Lo que realmente valora esta prueba es el nivel de la hormona hCG en la orina.

Esta hormona, llamada gonadotropina coriónica humana, es la clave en la mayoría de las pruebas de embarazo, ya que la produce el embrión en una primera fase de la gestación. De hecho, la mayor o menor presencia de la misma en nuestra orina determinará que el resultado de un test de embarazo sea positivo o negativo.

Y es que, dependiendo de varios factores, estos test pueden fallar, entre ellos, del momento en el que se realicen. Si bien se asegura que los resultados son fiables a partir del primer día de retraso de la regla, cabe destacar que muchas mujeres tienen períodos irregulares y pueden obtener resultados, en un primer intento, negativos. En ese caso, se podría repetir a los dos o tres días, cuando la presencia de hCG en orina será mayor si es que, efectivamente, la mujer está embarazada.

VER GALERÍA

La hormona popularmente llamada “del embarazo” suele detectarse a partir de los quince días desde la fecundación, un dato a tener en cuenta si realizamos la prueba demasiado pronto.

Por otro lado, es ampliamente aceptada la posibilidad del falso positivo en estos test. En cambio, se cree que, si el resultado es positivo, no hay probabilidad de error, cosa que no es del todo cierta, ya que sí existen casos. En estos temas siempre hay que recordar que cada cuerpo femenino es un mundo y más a nivel hormonal.

Sangre y ecografía, las pruebas definitivas

Los test que puedes conseguir en farmacias vienen bien para salir de dudas rápidamente, pero la prueba que de veras te confirmará si esperas o no un hijo es la confirmación por parte de un médico, bien a través de un análisis de sangre (que también mide los niveles de hCG) o por medio de la prueba que nunca falla: una ecografía.

La ecografía nunca dará lugar a error puesto que el médico podrá ver si realmente hay un embrión desarrollándose en tu útero o no. Puedes obtener cualquier resultado en otros test, pero hasta que no pases por esta prueba final, no estarás cien por cien segura de tu posible embarazo.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *