0

Tipos de alimentación

Tabla de contenidos

Anexo:Alimentación humana

La alimentación es un proceso por el cual nos procuramos los alimentos necesarios para mantener la vida se seleccionan según las disponibilidades se preparan según usos y costumbres y se termina por ingerirlos; es por tanto un proceso voluntario, educable y muy influenciable por factores sociales económicos y culturales.

El término alimento asociado a los procesos anteriores consiste en aquella sustancia elaborada, semielaborada o bruta, que contiene nutrientes y que una vez introducida en el organismo, promueve o sustenta el crecimiento ayuda a mantener las funciones corporales, se utiliza en la reformación o reparación de tejidos y pude además servir de fuente de energía.

Grupos de alimentos

Es de gran significación conocer las necesidades nutricionales y como balancear la dieta para satisfacerla. Los alimentos según los estudios actuales de nutrición se dividen en siete grupos:

Grupos básicos

Dieta para jóvenes

Algunas ideas básicas para que la dieta sea adecuada durante la adolescencia son las siguientes: diariamente debe incorporarse a la dieta alimentos de todos los grupos, una alimentación variada junto a la práctica del ejercicio físico es necesaria para la salud y para propiciar el desarrollo físico y psíquico adecuado. En Cuba a aumentado el sobre peso y la obesidad pues persisten malos hábitos alimentarios como comer alimentos fritos y muchos dulces lo cual puede conducir a contraer enfermedades cardiovasculares que constituyen una de las principales causas de muerte.

Es importante consumir diariamente algún cereal como alimento energético pues proporcionan carbohidratos. Se deben priorizar los vegetales y las frutas frescas que proporcionan vitaminas minerales y fibras dietéticas preferiblemente crudos pues la cocción disminuye las vitaminas estos constituyen alimentos reguladores. El pescado y el pollo son las carnes más saludables este grupo así como el de la leche y los productos lácteos aportan proteínas de origen animal y vegetal por los que se les llama constructores y reparadores se deben preferir los aceites vegetales ya que son más saludables.

Agentes contaminantes

Comprenderás entonces que los alimentos y la alimentación por la función que desempeñan en la nutrición y en el mantenimiento de la vida humana requieren de una especial higiene en su manipulación y tratamiento ya que siendo una fuente de vida pueden convertirse en una fuente de contaminación con la consiguiente pérdida de la salud.

  • Entre los agentes contaminantes se encuentran:

1. Agentes físicos: radiaciones, ionizantes, tierra, arcilla, polvo y cuerpos extraños.

2. Agentes Químicos: contaminantes metabólicos (plomo, estaño, mercurio, cadmio, arsénico) plaguicidas; aditivos, hormonas y bebidas adulteradas.

3. Agentes Biológicos: Bacterias, hongos, virus.

Enfermedades e higiene

Las enfermedades causadas por estos agentes son diversas no obstante se pueden observarse algunos síntomas frecuentes que permiten identificarlos. La gravedad de estos varía desde síntomas más leves hasta la propia muerte en ciertos casos.

Para evitar los efectos de alimentos no saludables es necesario el cumplimiento de algunas medidas generales:

  • Lavar los vegetales y las frutas con abundante agua.
  • Desechar las latas de alimentos abombadas con escape u oxidadas.
  • Observar las fechas de vencimientos de los productos y utilizarlos si no están vencidos
  • Evitar la manipulación de alimentos con las manos sucias o con alguna lesión o infección en la piel.
  • Cocinar adecuadamente los alimentos.
  • Protegerlos de insectos y roedores.
  • Evitar mezclar alimentos crudos y cocinados.
  • Refrigerar los que no se consuman en el momento de su preparación; entre otras.

CONCLUSION

He llegado a la conclusión de que algunos de los alimentos antiguos mencionados anteriormente aun se siguen existiendo por ejemplo: las papas, las cebollas, el tomate, el ajo, la carne, el melón, la sandia, melocotón, entre otros. Pero también hay algunos solo de esas tales como cereal mijo, los tallos de papiro y las raíces y los bulbos de lutus, entre otros.

Además del agua que es vital para nosotros, sólo podríamos vivir algunos días sin este precioso bien de la naturaleza, la alimentación es fundamental para la vida.

Antes de realizar esta investigación muchos de nosotros teníamos la vaga idea o creíamos tenerla de lo que era un nutriologo y creíamos que era el único que se dedicaba a el control de la alimentación mas ahora nos hemos quitado la venda de los ojos al darnos cuenta de la gran gama de perfecciónales que se dedican a el control de la nutrición

En la actualidad, la nutrición constituye una ciencia de importancia dentro de la medicina y lo será cada día mas, a medida que se progrese en el dominio de las enfermedades infecciosas, en el que ya se ha adelantado tanto.

A medida que el hombre logre vencer fuerzas externas que afectan a su salud, como los microbios y los parásitos, debe irse preocupando mas y mas de los factores propios de su organismo; dentro de ellos, la nutrición es una de las mas importantes determinantes de la salud. Obviamente, estos factores intrínsecos, como el estado de la nutrición son también de fundamental importancia en la lucha del hombre contra los agentes externos productores de infecciones; la influencia desfavorable del estado nutritivo sobre los procesos infecciosos y la influencia inversa, pero igualmente desfavorable, de las infecciones sobre el estado de la nutrición de los individuos son ahora bien reconocidas.

La nutrición al igual que la medicina moderna, debe, por lo tanto enfocarse no solo en el enfermo, sonó también en relación con el individuo sano y, sobre todo, con los grandes grupos de población.

GLOSARIO

Porción:

80 gramos de alimento en general.

Lenteja:

Planta herbácea trepadora de semillas comestibles, de la familia papilionáceas.

Legumbre que se consume desde tiempos prehistóricos, secas se pueden preparar de diversas formas.

Egis:

Uno de los siete legendarios cocineros de la antigua Grecia.

Australopithecus:

primer homoide asentado sobre el planeta.

TRUFA:

La trufa es un hongo ascomicete de la familia de las tuberáceas, género Tuber.Presenta una relación simbiótica micorrítica con árboles, particularmente del género quercus. Tiene una forma más o menos redondeada, de superficie rugosa y color oscuro. Es capaz de generar sustancias herbicidas. El principal valor de la trufa es el culinario, siendo muy apreciado y en la cocina europea, particularmente en España, Francia e Italia. Para su recolección normalmente se utilizaban cerdos por su fino olfato.

Hongo comestible y muy apreciado, que crece bajo tierra en los bosques de encinas y robles.

NABO:

El nabo, es una hortaliza cultivada comúnmente en los climas templados de todo el mundo por su suculenta raíz bulbosa. Las variedades tiernas se utilizan para el consumo humano, mientras que las mayores son dedicadas a forraje para el ganado. Los nabos son muy populares en Europa, en particular en las regiones más frías, ya que se pueden almacenar durante varios meses después de la cosecha.

Fuente: http://html.rincondelvago.com/evolucion-de-la-alimentacion-humana.html

Diferentes tipos de dieta

El término dieta se refiere al hábito alimenticio de una persona. Existen una gran variedad de dietas, algunas de ellas hacen referencia simplemente a un determinado estilo de vida, como la dieta mediterránea o la dieta vegetariana. Las dietas terapéuticas están diseñadas para personas con determinadas dolencias, como la dieta libre de gluten para la enfermedad celíaca o la dieta baja en sodio para las personas que sufren hipertensión.

Las dietas para adelgazar merecen una mención aparte. Existen infinidad de dietas de moda, temporarias, dietas populares que prometen perder peso con rapidez, pero que rara vez funcionan, ya que cuando se abandona el régimen, es muy probable que se recupere el peso perdido.

Dietas vegetarianas
Las dietas vegetarianas se enfocan principalmente en el consumo de productos de origen vegetal (frutas, verduras, legumbres, hortalizas, semillas, granos, etc.). Existen tres variantes: la dieta vegetariana estricta, la dieta lacto-vegetariana y la ovo-lacto-vegetariana.

Aun las personas que siguen dietas vegetarianas estrictas pueden nutrirse adecuadamente, siempre enfocándose en incluir alimentos ricos en hierro, proteínas, zinc, calcio y vitamina B12.

Dieta mediterránea
Se trata de una dieta inspirada en los alimentos que se consumen habitualmente en los pueblos que se encuentran sobre la costa del Mar Mediterráneo. Se puede decir que es una dieta saludable, basada principalmente en pescados, frutas, vegetales, granos integrales, etc.

  • Dieta baja en sodio, para el tratamiento de la hipertensión arterial: se elimina el agregado de sal en las comidas, evitando también alimentos ricos en sodio, como fiambres, embutidos, alimentos enlatados, etc.
  • Dieta libre de gluten, para el tratamiendo de la enfermedad celíaca. Se evita todo alimento derivado de trigo, avena, cebada y centeno.
  • Dieta baja en purinas, para evitar niveles elavados de ácido úrico en sangre: se reduce notoriamente la ingesta de: cerveza, gaseosas, hígado, riñón, anchoas, sardinas, bacalao, carnes rojas y otros alimentos ricos en purinas.

Dietas para adelgazar
En esta clase de dietas hay infinidad de variantes, pero se puede decir que básicamente las dietas para adelgazar se subdividen en:

Cuando nos vemos en la situación de empezar una dieta para perder peso, nos encontramos ante una infinidad de tipos de dietas que nos hacen dudar sobre cuál será más beneficiosa para nosotros.

¿Cuáles son los tipos de dietas más frecuentes?

A continuación vamos a detallarte los distintos tipos de dietas que puedes encontrar.

Dieta hipocalórica

La dieta hipocalórica permite comer de forma equilibrada y saludable mediante el control de la ingesta de calorías, que varían dependiendo de nuestras características físicas y nuestro grado de actividad. En este tipo de dieta, se realizan cinco comidas al día y no se evita ningún grupo de alimentos, excepto aquellos como el azúcar y las grasas saturadas. Estos parámetros son aptos en una dieta para diabéticos, puesto que, además de repartir las comidas a lo largo del día, limitan la cantidad de grasa, azúcares y sal que ingerimos, y permite consumir una gran variedad de frutas y verduras.

Dieta por puntos

La dieta por puntos es una buena opción para aquellos que están aburridos de todas las dietas y quieren probar algo nuevo. En este tipo de dieta, también se consumen todos los grupos de alimentos de forma equilibrada y, para ello, cuenta con una tabla de puntos que los clasifica según sus características. El objetivo de este plan de alimentación es no sobrepasar los puntos indicados al cabo del día. En esta dieta no hay alimentos prohibidos, pero siempre hay que evitar aquellos como bollería o embutidos grasos, porque su alta puntuación puede hacer que alcancemos la totalidad de los puntos, o los sobrepasemos, con sólo probarlos.

Dieta paleo

La dieta paleo, también llamada dieta paleolítica, prácticamente se ha convertido en un estilo de vida. Consiste en volver a aquellos orígenes en los que la alimentación se basaba únicamente en lo que se cazaba y recolectaba. Por ello, este tipo de dieta elimina los alimentos procesados y evita algunos grupos como cereales o lácteos, y basa la alimentación en carnes, pescados, frutas y verduras, que proporcionan un alto grado de energía. Aunque puede ser una buena opción, hay que encontrar el equilibrio en el consumo de estos productos, ya que un consumo excesivo de carne también puede ser perjudicial

Dieta proteica

En la dieta proteica, se limita la alimentación a aquellos alimentos que son altos en proteínas, como la carne, el pescado y los derivados lácteos. Este tipo de dieta, que llega a excluir grupos de alimentos tan fundamentales como las frutas y las verduras, puede llegar a ocasionar graves problemas de salud. Algunas de las carencias más graves de esta dieta son la falta de hidratos de carbono y de fibra, imprescindibles para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo. Esta restrictiva dieta posibilita perder kilos fácilmente a costa de nuestra salud y puede llegar a perjudicar gravemente nuestro metabolismo.

Dieta detox

El término “detox” se ha convertido en una palabra que está en boca de todo el mundo, pero lo cierto es que este tipo de alimentación no puede sostenerse en el tiempo. Este tipo de dieta surge en los últimos años como una forma de depurar nuestro organismo, y se basa en el consumo exclusivo de líquidos durante, al menos, un día completo a la semana. Un consumo exclusivo de líquido no sólo no aporta la cantidad de energía necesaria para el funcionamiento del organismo, sino que puede provocar desequilibrios en componentes tan necesarios como el calcio, el potasio o el sodio.

Dieta alcalina

También conocida como la dieta del pH y promocionada como la dieta “anticáncer”, este tipo de dieta es la última revolución entre los famosos. La dieta alcalina promete depurar el organismo y, además, ser un fuerte protector contra posibles tumores, basándose en el consumo de alimentos que tienen supuestos efectos sobre la acidez de los fluidos de nuestro organismo. El punto a favor de esta dieta es que aboga por alimentos como cereales, frutas, verduras y legumbres, pero con una restricción tan amplia en el resto de alimentos que no es una opción saludable.

Desconfía de las dietas milagrosas

Este tipo de dietas, a las que podemos añadir la de la piña o la alcachofa, la de las 500 calorías o la disociada, entre otras muchas, son las llamadas dietas milagro. Nos instruyen sobre cómo perder peso de una manera rápida, pero se convierten en armas de doble filo, ya que, además de provocar problemas de salud, conllevan un efecto boomerang con el peso, lo que implica que después de perder peso muy rápido no sólo lo volvemos a recuperar, sino que es posible que lo aumentemos.

No hay que olvidar que una dieta no sólo significa perder peso, sino alcanzar hábitos de vida saludables que perduren en el tiempo y nos ayuden a mejorar nuestra salud.

¿Qué tipo de dieta es mejor para mí?

La recomendación es siempre acudir a personal especializado en nutrición, que nos aconsejará sobre cómo adelgazar de la manera más saludable y que mejor se adapte a nuestras características físicas y médicas. Puedes solicitar información acerca del servicio de nutrición de la Clínica Indautxu en el siguiente formulario de contacto.

5 tipos de dietas sanas

El aspecto físico es algo nos preocupa a todos en mayor o menor medida. Ir al gimnasio, someternos a tratamientos de belleza o cuidar la alimentación son tan sólo algunas de las medidas que tomamos a diario para mantener a raya los kilos de más. Esta preocupación se acentúa más si cabe en la época estival, cuando más palmito lucimos.

Según datos de AESAN (Asociación Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) un 20% de la población entre 18 y 64 años ha realizado algún tipo de dieta recientemente. Es importante no perder el norte cuando nos sometemos a un régimen. Dependiendo del objetivo que queramos lograr con éste (perder peso, bajar los niveles de colesterol, evitar la hipertensión, etc) el programa alimentario tendrá unas características u otras, pero siempre deberán ser dietas sanas que no sean contraproducentes a medio o largo plazo.

Si tenéis problemas para encontrar un régimen que os funcione, aquí os dejamos 5 dietas sanas para todos los gustos:

1. Dieta Atkins.

Este método nutricional tiene como fin reeducar nuestra forma de alimentación, por lo que es una dieta a largo plazo. Fue ideada por el médico estadounidense Robert Atkins en los años 70 y a día de hoy sigue teniendo tanto éxito como en sus inicios. Los alimentos principales en este régimen son los que contienen fibra y proteínas, mientra que se reduce la ingesta de carbohidratos. La dieta está dividida en cuatro fases:

  • Fase 1: Tiene una duración máxima de dos semanas y es el periodo de tiempo en el que la pérdida de peso es más acentuada. Se realizan cinco comidas al día y en todas ellas deben estar presentes las proteínas (lácteos, carne, pescado, marisco…). Durante esta fase sólo se pueden consumir un máximo de 20 gramos de hidratos de carbono y la bebida se limita al agua y el té.
  • Fase 2: A lo largo de la segunda etapa se incrementa la variedad de alimentos pudiendo comer frutos secos, queso y frutos rojos. Además se aumenta la ingesta de hidratos de carbono a 25 gramos.
  • Fase 3: En este punto del régimen ya habremos perdido la mayoría de los kilos que deseábamos, así que a partir de aquí se trata de empezar a normalizar nuestras comidas manteniendo el objetivo de no recuperar lo perdido.
  • Fase 4: La última fase está centrada en los carbohidratos. Habrá que buscar la ingesta ideal de éstos para que aporten la dosis de energía que necesita el cuerpo sin hacernos engordar. Cuando lo logremos, habremos conseguido renovar nuestros hábitos alimentarios hacia un camino más saludable.

2. Dieta blanda.

Este régimen no está orientado a la pérdida de peso, sino a la protección de los órganos gastrointestinales. Consiste en ingerir alimentos light o bajos en grasas, ya que no son pesados de digerir y facilitan el tránsito intestinal. Es una dieta apta tanto para adultos como para menores y muchos médicos la recomiendan cuando se padecen enfermedades como la gastritis.

Los alimentos que se pueden comer en este régimen son las frutas y verduras, el pan y los cereales, los lácteos, las sopas y los pescado blancos como la merluza y la lubina. La carne es mejor evitarla, a no ser que sea blanda (pollo, conejo y pavo).

3. Dieta disociada.

En este método los alimentos están divididos en 5 grupos (carbohidratos, frutas, verduras, proteínas y grasas) y se basa en la prohibición de mezclar alimentos. Es decir, en cada comida deberemos elegir un grupo y comer sólo los alimentos que se incluyen en dicho conjunto. Por ejemplo, no se pueden mezclar proteínas con frutas o grasas con verduras.

Además de este principio básico existen otra serie de directrices:

  • Sólo se come fruta en el desayuno y a medio día.
  • Las proteínas siempre se ingieren por la noche.
  • Los carbohidratos siempre se comerán en la comida o el almuerzo.
  • La ingesta de grasas siempre se hará durante la merienda o el almuerzo.

4. Dieta Dukan.

Esta dieta popularizada por el médico francés Pierre Dukan está dividida en cuatro fases en las que se combinan 100 alimentos, que son los que Dukan aconseja por su bajo contenido en azúcares y grasas.

  • Fase de ataque: Es la primera etapa y está orientada a la pérdida de peso rápida. Dura alrededor de una semana y solamente se permite comer proteínas derivadas de los animales. Es decir, a lo largo de una semana nos alimentaremos a base de carnes y pescados, eso sí, sin restricción alguna en cuanto a cantidad.
  • Fase de crucero: En esta fase la pérdida de peso no es tan drástica, por lo que ya se permite alternar las proteínas animales con las vegetales. Se pueden realizar comidas combinando los 100 alimentos de la lista.
  • Fase de consolidación: El tercer paso de la dieta consiste en comenzar a normalizar los hábitos alimentarios para evitar el efecto yoyó. Se incluirán en las comidas alimentos exentos en la lista, pero habrá que dedicar un día de la semana a la ingesta de proteínas.
  • Fase de estabilización: Según Dukan esta fase es de por vida, ya que se trata de empezar a comer normal pero respetando las pautas y los principio del régimen. Por ejemplo, se mantendrá un día a la semana para la toma de proteínas y la práctica ejercicio físico todos los días.

5. Dieta Mediterránea.

No es una dieta propiamente dicha, sino más bien una forma saludable de alimentación. Se basa en la gastronomía del área mediterránea y se rige a través de la pirámide alimentaria. Algunos de sus principios son los siguientes:

  • El aceite de oliva es el elemento base para cocinar los alimentos.
  • Hay que comer diariamente cereales, pan y pasta.
  • Semanalmente se tomará pescado, carnes blancas y huevos.
  • Únicamente una vez al mes comeremos carnes rojas y grasas.
  • Comeremos a diario queso y lácteos.

Es una dieta abierta en la que no hay pautas sobre cantidades o número de comidas al día. Se trata más bien de que cada uno busque el método que más le funcione apoyándose en los principios anteriores. Asimismo, la dieta mediterránea recomienda la práctica de ejercicio diario y el cuidado del cuerpo mediante distintas técnicas.

Entre estas prácticas se incluye la visita periódica a spas donde someternos a tratamientos que complementen la dieta, como los que encontramos en el spa de AR Diamante Beach que ayudan a remodelar la silueta y prevenir la celulitis. Todo un placer para el cuerpo y la mente.

Para los seres humanos, la nutrición es el proceso mediante el cual el organismo aprovecha los nutrientes de los alimentos para que su cuerpo y células se mantengan vivas y dispongan de energía. Sin embargo, no solo los humanos necesitan nutrirse, sino que, por ejemplo, las plantas también lo hacen.

Evolutivamente no existe una sola manera de extraer de los alimentos la materia prima de lo que se necesita construir; es un proceso complejo que ha sido modificado a lo largo de varios millones de años de evolución. Estos procesos pueden ser diferentes y, por tanto, pueden clasificarse de distintas maneras en tipos de nutrición.

La nutrición es un proceso vital

La ingesta de alimentos por parte de los seres humanos es una necesidad vital para el organismo. Una buena nutrición, es decir, una dieta adecuada y bien equilibrada es necesaria para la buena salud y para evitar el deterioro físico y mental.

Este proceso aporta la energía necesaria para mantenernos con vida y nos permite llevar a cabo todas las demás funciones de los seres vivos. Los alimentos también proporcionan las materias primas para el crecimiento y la reparación de nuestro organismo.

Diferencia entre nutrición, alimentación y dieta

Existe cierta confusión con el término nutrición. Como ciencia, incluye el estudio de los alimentos y los procesos involucrados utilización de sus nutrientes: la digestión, la absorción y su asimilación en las células del organismo. La nutrición, en realidad, es un proceso involuntario, ya que es demasiado importante como para dejarnos a sus mandos: el funcionamiento fisiológico del cuerpo se encarga de ello.

Así pues, sería erróneo hablar de buena nutrición o mala nutrición, porque esto haría referencia a la alimentación. La alimentación es una serie de acciones voluntarias y conscientes que van dirigidas a seleccionar, preparar e ingerir los alimentos. También se suele confundir dieta con alimentación. En cambio, dieta son los hábitos alimenticios de una persona. Aunque ésta se asocie a la pérdida y el control de peso, la dieta no tiene por qué tener ningún objetivo afecte a la imagen corporal.

  • Artículo relacionado: «Los 4 tipos de dietas saludables para estar en plena forma»

Tipos de nutrición

Pero… ¿qué tipos de nutrición existen? En las siguientes líneas puedes encontrar una clasificación de los distintos tipos de nutrición

1. Nutrición autótrofa

La nutrición autótrofa hace referencia a alimentarse de uno mismo, sintetizando sustancias orgánicas. En otras palabras, es la nutrición que llevan a cabo aquellos seres vivos que son capaces de producir su propio alimento.

Las plantas son un ejemplo claro, pues se alimentan gracias a la fotosíntesis. Los seres vivos que realizan el proceso de fotosíntesis se llaman fotolitoautótrofos. Por contra, los que emplean elementos de carácter químico son los quimiolitotrofos. Por ejemplo: las bacterias.

2. Nutrición heterótrofa

Este tipo de nutrición es la que emplean los seres vivos que necesitan una fuente ya elaborada de alimentos. Por ejemplo: animales, hongos y la mayoría de microorganismos. La nutrición heterótrofa se puede dividir en varios tipos:

Nutrición parásita, en la que el ser vivo habita sobre o dentro de otro organismo al cual perjudica y del que obtiene sus nutrientes por ingestión o por absorción; nutrición saprofita, en la que el ser vivo absorbe los nutrientes del medio y los descompone por medio de enzimas para obtener la energía que necesita; y la holozoica, que es propia de los humanos, y en la que un organismo ingiere los alimentos en forma sólida y posteriormente los digiere para obtener los nutrientes que necesita.

La nutrición holozoica puede clasificarse de tres maneras:

  • Nutrición herbívora: El organismo se alimenta de vegetales
  • Nutrición carnívora: El organismo se alimenta de carne.
  • Nutrición omnívora: El organismo se alimenta de vegetales y carne.

Tipos de nutrientes

Los nutrientes son necesarios para el crecimiento y la salud del organismo. Existen cinco tipos de nutrientes que se dividen en dos grandes grupos: macronutrientes y micronutrientes. Los macronutrientes se necesitan en grandes cantidades e incluyen carbohidratos, proteínas y grasas. En cambio, los micronutrientes son necesarios en pequeñas cantidades e incluyen vitaminas y minerales. El agua y la fibra no son nutrientes pero son necesarios para el buen funcionamiento del organismo.

A continuación puedes encontrar los diferentes tipos de nutrientes.

1. Carbohidratos

Aunque los hidratos de carbono se han convertido en los enemigos de la dieta para adelgazar, son macronutrientes esenciales para el organismo, ya que alimentan el cerebro y los músculos. Los carbohidratos son la mejor fuente de energía y los alimentos que los contienen también pueden ser ricos en fibra, que es necesaria para que el intestino funcione correctamente.

Existen dos tipos: los carbohidratos simples (plátano, miel, etc.), que contienen uno o dos azúcares; y los carbohidratos complejos (por ejemplo, arroz integral) que están hechos de tres o más azúcares enlazados. Estos macronutrientes aportan 4 calorías por gramo, aunque los complejos tardan más en digerir que los carbohidratos simples y son más saciantes.

  • Artículo relacionado: “Los 16 alimentos más saciantes e ideales para adelgazar”

2. Proteínas

Las proteínas son los nutrientes estructurales a todas las células. Es decir, forman lo que podríamos llamar la materia prima de nuestro cuerpo, los ladrillos con los que se construye y se reforma. Por otro lado, también ayudan a reparar tejidos y luchar contra las infecciones Cuando el consumo excede las necesidades del cuerpo, la proteína puede servir como una fuente de energía. Aportan 4 calorías por gramo.

  • Artículo relacionado: “Los 20 tipos de proteínas y sus funciones en el organismo”

3. Grasas

Las grasas, igual que los dos macronutrientes anteriores, también aportan energía al organismo y participan en los procesos que mantienen vivo el cuerpo. Sin embargo, aportan 9 calorías por gramo. A pesar de que actualmente están demonizadas, las grasas son imprescindibles para mantenerse en un buen estado de salud.

Por otro lado, las grasas tienen otras funciones además de la energética. Por ejemplo, cumplen un rol estructural, ofrecen un medio de transporte para ciertas sustancias, y aumentan la palatabilidad.

Existen varios tipos de grasa, puedes saber más en este artículo: “Tipos de grasas (buenas y malas) y sus funciones”.

4. Vitaminas

Las vitaminas son micronutrientes que el organismo necesita para asimilar otros nutrientes. Sus funciones son: participar en la formación de químicos del sistema nervioso, de glóbulos rojos, de hormonas y de material genético. Asimismo, participan en la regulación sistemas metabólicos y son necesarias para la salud y el buen funcionamiento del organismo.

Si quieres conocer los diferentes tipos de proteínas, en este artículo podrás profundizar en este tema: “Tipos de vitaminas: funciones y beneficios para tu cuerpo”.

5. Minerales

Los minerales dan estructura a los huesos, dientes y uñas. Al igual que las vitaminas, ayudan a las enzimas en muchos procesos del cuerpo. Ahora bien, a diferencia de éstas, son sustancias inorgánicas que provienen del suelo, las rocas y el agua. El calcio, fósforo, el potasio, el zinc o el magnesio son algunos ejemplos de minerales.

Tipos de alimentación

Cómo se ha comentado en las líneas anteriores, la alimentación son una serie de acciones voluntarias que se dirigen seleccionar lo que se ingiere. Los tipos de alimentación que existen son los siguientes.

1. Veganismo

El veganismo es el comportamiento de un individuo que decide no ingerir productos alimenticios de origen animal ni, en general, utilizar ningún producto que para ser producido implique la muerte de animales. Por tanto, un vegano no come productos cárnicos y pescados, y tampoco consumen huevos, productos lácteos o miel.

Además, en ciertos casos tampoco se consumen productos conocidos por estar condenando a la muerte a animales debido a su sistema de producción, a pesar de ser de origen puramente vegetal.

2. Vegetarianismo

Los vegetarianos son personas que debido a su ideología comen básicamente vegetales. Aparte de los vegetarianos estrictos, también hay los lacto-ovo vegetarianos, que comen huevos y lácteos además de los vegetales, y los lacto-vegetarianos, que solo incorporan lácteos en su dieta además de vegetales. La idea es no consumir animales directamente, pero sí algunos de los productos derivados de su modo de vida.

3. Alimentación emocional

Es la alimentación que se asocia a problemas emocionales y psicológicos. Por ejemplo, cuando alguien sufre ansiedad consume más alimentos ricos en grasa, incluso de manera automática y sin darse cuenta.

4. Alimentación deportiva

Es la alimentación que pretende aumentar el rendimiento deportivo o físico. Por ejemplo, el consumo de carbohidratos para rendir mejor en una maratón. También se asocia a la mejora del aspecto físico y el culturismo.

5. Alimentación saludable

La alimentación saludable es la elección de consumir productos que resultan beneficiosos para el bienestar. Por ejemplo, la fruta o el aceite de oliva por sus propiedades saludables.

Tipos de alimentos importantes en la dieta infantil

Tan importante es saber lo que no tienen que comer nuestros hijos, como lo que debe incluir su dieta para que sea completa nutricionalmente hablando. Estos son algunos de los alimentos básicos que no pueden faltar en la correcta alimentación diaria de un niño:

Frutas

La fruta entera es una fuente importante de vitaminas (Vitamina C y carotenos), minerales (potasio y selenio) y fibra, además de agua y azúcares. Teniendo en cuenta el valor nutritivo y su papel protector para la salud, deberíamos de consumir tres o más piezas al día, preferentemente frescas.

Verduras y hortalizas

Disponemos de una gran variedad de este alimento que nos ofrece nuestro entorno mediterráneo. Las verduras son una fuente importante de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes. Se recomienda consumirlas diariamente, y como mejor se aprovechan los nutrientes es en crudo, solas o en ensalada.

Leche y derivados

Los lácteos como la leche, yogur fresco, quesos, etcétera. Una fuente importante de proteínas, lactosa, vitaminas (A, D, B2 y B12) y principalmente son una fuente importante de calcio. Deberíamos de consumir 2-4 raciones de lácteos al día, en función de nuestra edad y situación fisiológica.

Carne y embutidos

La carne contienen una gran cantidad de nutrientes necesarios como las proteínas, vitamina B12 y minerales como hierro, potasio, fósforo y cinc. Es importante retirar las grasas visibles del alimento, ya que son del tipo saturadas. El embutido debe de consumirse ocasionalmente porque dispone de multitud de grasas saturadas y alto contenido de colesterol

Pescados y mariscos

Son una fuente importante de proteínas, vitamina D y yodo, y muy ricos en ácidos grasos Omega 3, destacando los azules (sardina, arenque, salmón, boquerón, caballa, etcétera). Los ácidos grasos Omega-3 son esenciales para el organismo, y su aporte llega a través de la dieta porque nuestro organismo por sí solo no los sintetiza.

Es muy importante el consumo de pescados en etapas de crecimiento, como edad infantil, embarazadas y lactantes. Se recomienda ingerir de tres a cuatro veces a la semana.

Huevos

Alimento de gran interés nutricional, cuya ingesta recomendada es de 3-4 huevos a la semana. Son una fuente de proteínas de calidad elevada, vitaminas (A, D, y B12) y minerales como fósforo y selenio. El consumo de huevo es fundamental en etapas de crecimiento, lactancia y embarazo.

Legumbres

Nos aportan proteínas, vitaminas, hidratos de carbono y minerales. Tenemos las alubias, los guisantes, las habas, lentejas o garbanzos. Se recomiendan al menos tomar 2-4 raciones de legumbres por semana.

Cereales

En este grupo destacan el pan, pastas, arroz, cereales integrales. Debe convertirse en la base de nuestra alimentación y también de la infantil. Como consumo recomendado es 4-6 raciones diarias. Son una fuente importante de proteínas, vitaminas y minerales.

Frutos secos

La principal característica es que tienen un alto contenido energético y su importante aporte de ácidos grasos insaturados y fibra, además de proteínas y lípidos de origen vegetal. Ayudan a controlar los niveles de colesterol y triglicéridos y son una fuente de vitaminas, con efectos antioxidantes.

Aceite de oliva

Es recomendable el consumo de aceite de oliva virgen, tanto para cocinar como para el aliño.

La ingesta de grasas es imprescindible para el correcto funcionamiento del organismo de los niños, siempre que ingiramos las cantidades adecuadas. Las grasas insaturadas procedentes del aceite de oliva virgen, pueden actuar de forma eficaz, reduciendo los niveles de colesterol y triglicéridos, previniendo así posibles enfermedades cardiovasculares.

Agua

Esencial para la vida. Recomendación para los niños de 2 litros diarios.

Cuadro resumen

Alimentos Diario Semanal
Pescados y mariscos 3-4 raciones
Carnes magras 3-4 raciones
Huevos 3-4 raciones
Legumbres 2-4 raciones
Frutos secos 3-7 raciones
Leche, yogur y queso 2-4 raciones
Aceite de oliva 3-6 raciones (cucharadas)
Verduras y hortalizas mayor o igual 2 raciones
Frutas mayor o igual 3 raciones
Pan, cereales, arroz, pasta, patatas, cereales integrales. 4-6 raciones
Agua 4-8 raciones (vasos)

Obesidad y Nutrición

Si te interesa tener una dieta saludable quizá quieras saber más sobre los grupos de alimentos. Existen cinco grupos que consisten en verduras, frutas, granos, lácteos y un grupo de proteínas que incluye carne, pollo, pescado. Todos los grupos de alimentos son componentes básicos para una dieta saludable. Aquí una breve explicación de cada uno de ellos:

Verduras

Las verduras pueden ser frescas, congeladas, secas y pueden ser consumidas hervidas, cocidas al vapor, y sin condimentos como sal, mantequilla, o picante. Debes comer una gran variedad de color verde oscuro, verduras de color rojo y naranja. Por ejemplo: brócoli, zanahorias, coles, espinacas, calabaza, y tomates, entre muchos otros. Cualquier jugo 100 por ciento natural de estos vegetales también cuenta en este grupo.

Frutas

Las frutas que entran en este grupo pueden ser también frescas, congeladas o secas; enteras o en puré. Las más comunes son las manzanas, duraznos, plátanos, dátiles, uvas, naranjas, toronjas, mangos, melón, piña, pasas, fresas, mandarinas y jugos de todas ellas, éstos deben estar diluidos en agua; ya que así se disminuye la concentración de carbohidratos.

Cereales

Hay dos tipos de granos: granos enteros y granos refinados. Al menos la mitad de los granos que se consume deben ser granos integrales, como pan integral, cereales integrales y galletas, avena y arroz integral. Los granos refinados incluyen pan blanco, arroz blanco, pasta enriquecida, tortillas de harina, y la mayoría de los fideos. Es mucho más recomendable ingerir los primeros y dejar de lado, en la medida de lo posible, las harinas refinadas.

Lácteos

La mayoría de las opciones deberían ser libres de grasa o, al menos, con bajas concentraciones de ella.

Todas las opciones tienen calcio, entre los ejemplos se incluyen leche, quesos, yogur, así como productos libres de lactosa, de lactosa reducida y bebidas de soya. Los alimentos que son elaborados a partir de leche, pero tienen poco o nada de calcio no están incluidos, como la mantequilla, la crema, crema agria y queso crema.

Proteínas

Elige una variedad de carnes magras y aves de corral, mariscos, frijoles y chícharos secos, huevos, productos de soya procesados, frutos secos sin sal y semillas. Asegúrate de comer productos del mar cada semana.

Conoce los tipos de alimentación. Características y beneficios

La alimentación es un medio necesario para obtener nutrientes esenciales para el desarrollo y vitalidad de todas las especies. Una buena nutrición está estrechamente relacionada con una adecuada alimentación.

Por el contrario, una alimentación deficiente tendrá como resultado una mala nutrición lo que conlleva a problemas energéticos, de crecimiento y reducción de las funciones vitales.

Por lo tanto, hay que diferenciar la nutrición de la alimentación.

La nutrición se caracteriza por el proceso mediante el cual el organismo sintetiza los nutrientes obtenidos de los alimentos consumidos para transformarlos en energía para el funcionamiento de los procesos vitales.

En el proceso de alimentación el ser humano escoge de forma consciente lo que va a comer ya sea por placer o por necesidad.

Casi siempre en el proceso de alimentación se desconoce el aporte de nutrientes, vitaminas o calorías de lo que se está consumiendo.

Lo primordial es lograr satisfacer la necesidad de alimentos y energía que el cuerpo demanda en un momento dado.

Antes de indagar más en profundidad en los tipos de alimentación, tocaremos el tema de los nutrientes que se obtienen con el consumo, su variedad y utilidad para el organismo.

Según la FAO los nutrientes cumplen principalmente con tres funciones en el organismo: proporcionan energía para las actividades, reparar y renovar el organismo, y regular las reacciones químicas que se producen en las células.

Los nutrientes se obtienen principalmente de la ingesta de alimentos. Pero cuando estos no cubren la mayoría de los requerimientos se pueden complementa con la ingesta de VitaVeg, el cual está compuesto con una gran variedad de nutrientes y vitaminas.

La ACNUR clasifica los nutrientes en 5 renglones: hidratos de carbono, lípidos o grasas, proteínas, vitaminas, minerales. El agua y la fibra no son proteínas como tal pero son necesarios para el funcionamiento del organismo.

Los nutrientes se dividen en dos grupos; los macronutrientes los cuales se necesitan en grandes cantidades los constituyen los carbohidratos, proteínas y grasa. Por su parte los micronutrientes son necesarios en pequeñas cantidades incluyen las vitaminas y minerales.

Hidratos de carbono (Carbohidratos)

Los hidratos de carbono es el combustible del organismo. Estos hidratos también llamados azúcares simples se distribuyen en todas las células del cuerpo los cuales permiten realizar sus funciones básicas.

La energía que proporciona los carbohidratos es utilizado para realizar el movimiento corporal y actividades que requieran esfuerzo. El hidrato de carbono más común y utilizado por el organismo es la glucosa el cual es metabolizado prontamente por el organismo.

Existen dos tipos de carbohidratos. Están los simples, entre los cuales están la azúcar refinada, la fructuosa los plátanos o frutas, harinas refinadas.

Mientras tanto, los carbohidratos complejos son almidones de los cuales están compuestos el arroz, verduras, legumbres, y algunas frutas. Estos aportan 4 calorías por gramo, tardan más en ser digeridos que los carbohidratos simples.

Lípidos o grasas

Al igual que los macronutrientes hidratos de carbono las grasas juegan un papel importante en la nutrición, ya que aportan energía al organismo. De la misma forma que los carbohidratos, las grasas forman parte de la estructura de las células pero su aporte energético es mayor.

Además de aportar energía 9 calorías por gramo, la grasa juega un papel importante en la metabolización de las vitaminas A, D, E, y K. También sirve de aislamiento y protección a los órganos y el esqueleto.

Existen tres tipos de grasa: la saturada, la monoinsaturada y la poliinsaturada.

Grasas saturadas: Este tipo de grasa es difícil de ser metabolizada por el organismo, además se adhiere con mayor facilidad a las paredes arteriales y se acumula como tejido adiposo en varias partes del cuerpo.

Se obtiene de alimentos de origen animal, como las carnes embutidos, productos lácteos, mantequilla, huevos, y aceite de palma. Este tipo de grasa aumenta el colesterol malo.

Grasas monoinsaturadas: Este tipo de grasa ofrece beneficios al organismo, permite reducir el colesterol malo LDL, en el organismo, reduce el riesgo de padecer enfermedades coronarias y arteriosclerosis.

Esta grasa tiene un considerable contenido de vitamina E, la cual ayuda a mantener el sistema inmune en buenas condiciones. Está presente en los peces, en los frutos secos, aguacate, el aceite de oliva, aceite de girasol, aceite de ajonjolí y aceite de cártamo.

Grasas poliinsaturadas: Esta grasa al igual que la anterior resulta beneficiosa para el organismo, ya que ayuda a reducir el colesterol malo presente en los vasos sanguíneos. También reduce los triglicéridos y ayuda a reducir la presión alta entre otros.

La grasa poliinsaturada más conocida es el omega 3, es un ácido graso muy útil para el crecimiento de las células, la salud cardiovascular y el funcionamiento del cerebro. Este tipo de grasa no es producida naturalmente por el cuerpo humano.

Proteínas

Las proteínas están compuestas principalmente de aminoácidos los cuales desempeñan un papel importante en el desarrollo y reparación de los tejidos.

Además, las proteínas son importantes para el desarrollo de los músculos de todo el cuerpo.

Los aminoácidos esenciales no son producidos por el cuerpo y deben obtenerse de fuentes externas. Las proteínas animales contienen cantidades adecuadas de todos los aminoácidos por lo cual son llamadas proteínas completas.

Otra fuente de proteína son las verduras, los granos, los frutos secos, los cereales y semillas, aunque contienen aminoácidos tienen que combinarse con otras fuentes de proteína para conseguir la dosis suficiente.

Las vitaminas

Las vitaminas realizan gran cantidad de funciones, algunas de estas específicas en el organismo. Las vitaminas son micronutrientes que se encargan de ayudar a sintetizar otros nutrientes en el organismo. Estas juegan un papel importante en los procesos químicos del organismo.

Las mayorías de ellas se deben obtener de fuentes externas mayoritariamente de los alimentos que consumimos o por medio de suplementos como VitaVeg, que contiene una gran variedad de estas vitaminas y nutrientes proveniente de fuentes naturales.

Los minerales

Al igual que las vitaminas los minerales juegan un papel fundamental en los procesos químicos del organismo. A diferencia de las vitaminas es que son sustancias inorgánicas presentes en el agua el suelo y las rocas.

Los minerales son importantes para el adecuado funcionamiento del sistema nervioso, regulan las contracciones musculares, participan en el proceso digestivo y el metabolismo. También regulan el equilibrio interno de los líquidos.

Algunos alimentos son fuente de minerales como las frutas, los frutos secos, las carnes y alimentos de origen animal.

También podemos suplir las carencias de minerales con VitaVeg, con una variada combinación de vitaminas y minerales de origen natural.

Tipos de alimentación

Existen variados tipos de alimentación esta dependerá de las necesidades, requerimientos, del tipo de especie, y del entorno o lugar donde se realice. Esto implica que cada tipo de alimentación tiene sus características específicas.

De acuerdo al tipo de alimentación y de la nutrición los seres vivos se clasifican en:

Los autótrofos: aquellos que son capaces de elaborar su propio alimento con las sustancias disponibles en su entorno, tal como los vegetales, las algas y las cianobacterias.

Los heterótrofos: Son aquellos que dependen de otros organismos para obtener los alimentos y nutrirse, es decir dependen de otros seres vivos o en descomposición para obtener las sustancias que permitan alimentarse.

Entre estos están los animales, los hongos, y una gran variedad de microorganismos. Los seres humanos entramos en este grupo. La diferencia es que podemos crear suplementos orales de nutrición como VitaVeg, que puede suplir algunas carencias de vitaminas y nutrientes.

Como en este caso nos interesa tratar la alimentación humana, haremos hincapié en este tipo de alimentación pero sin dejar a un lado las otras especies:

Omnívoros

Están constituidos por los seres vivos que comen tanto alimentos de origen animal como los de origen vegetal.

La especie humana es la que más desempeñan este tipo de alimentación, ya que los animales se han adaptado más al consumo de un solo tipo de alimento como el caso de los felinos.

Aunque hay casos de herbívoros que a veces pueden comer carne así como de carnívoros que comen vegetales, esto puede obedecer a adaptaciones temporales lo que no quiere decir que haya cambiado sus costumbres alimenticias.

Vegetarianos

Este tipo de alimentación se caracteriza por la abstención del consumo de carne ya sea carnes rojas de aves o pescado, así como productos de origen animal.

Este tipo de dieta puede ser asumida por iniciar una dieta más sana, por motivos ecológicos, religiosos o por moda.

Así como hay vegetarianos puros veganos, también hay algunos que consumen leche y sus derivados pero no consumen carne llamados lactovegetarianos. Existen los que consumen huevos (ovovegetarianos) y, los que consumen ambos grupos (ovolactovegetarianos).

También están los que se alimentan solo de frutas, denominados los frugivorismo.

Las dietas vegetarianas se caracterizan por carecer de algunos nutrientes y vitaminas que se pueden complementar con el suplemento VitaVeg, a base de ingredientes naturales.

Alimentación crudívora o crudista

Este tipo de alimentación es practicada por personas que gustan comer alimentos sin cocinar, orgánicos y que no estén procesados. Los crudistas pueden ser en parte vegetarianos ya que muchos suelen evitar el consumo de carne y sus derivados.

Otros consumen pequeñas cantidades de huevos crudos, pescados, carnes, frutos secos, entre otros. Este tipo de dieta no es muy recomendada por los nutricionistas ya que puede implicar riesgos para la salud.

La principal causa es que existe la posibilidad de que no se cubra una adecuada cantidad de nutrientes, minerales y vitaminas que requiere el organismo para su funcionamiento. En tal sentido se puede suplir esta carencia con la ingesta del suplemento VitaVeg.

Alimentación macrobiótica

Este es un tipo de alimentación basada en una técnica culinaria oriental en donde se toma como referencia la filosofía milenaria del Yin y Yang de origen Japonés. Los alimentos son utilizados según las necesidades, objetivos personales o resultados que se quieran obtener.

La macrobiótica no limita la alimentación a un solo tipo de costumbre de consumo o a un alimento en específico, toma en cuenta principalmente el riesgo que puede implicar el consumo de determinado alimento.

Beneficios de una adecuada alimentación

Tomar conciencia de la importancia y la influencia que tienen los alimentos para nuestro organismo, nos incentiva adoptar una mejor alimentación, que permita reducir el riesgo de padecer problemas y enfermedades.

Entre las que están: la obesidad, la diabetes, tensión alta, problemas vasculares, y cardiacos. A continuación nombraremos algunos beneficios que conlleva una alimentación balanceada:

Protege el corazón: Ingerir alimentos que contengan ácidos grasos saludables como el omega 3 y los cereales integrales, ayuda a reducir los niveles de colesterol malo LDL, y aumentan el bueno HDL, además reducen los triglicéridos en la sangre.

Esto ayuda a limpiar las venas y arterias lo que favorece la salud cardiovascular y el riesgo de padecer trombosis.

Reduce los niveles de estrés: Algunos alimentos son capaces de reducir los niveles de la hormona cortisol causante del estrés, principalmente los que contienen gran cantidad de vitamina C.

Entre ellos están las naranjas, las fresas, guayabas, los ácidos omega 3 y alimentos que contengan magnesio.

Fortalece los huesos:

La leche así como sus derivados y algunas verduras ayudan a favorecer la salud de los huesos, ya proporcionan calcio lo que previene del padecimiento de enfermedades como la osteoporosis y otros problemas óseos.

Puede favorecer el funcionamiento del sistema digestivo:

Cuando se consumen alimentos bajos en grasas, poco condimentadas, y que mantienen una debida salubridad, permite que el sistema digestivo está menos cargado por lo tanto funcione mejor.

Favorece la salud del cerebro:

Mantener una dieta rica en verduras, frutos secos como la nueces y almendras, el pescado y las frutas ayuda a disminuir el deterioro cognitivo, favorece la memoria y mejora la tensión y concentración.

Fortalece el sistema inmune:

Mantener una dieta saludable que contengan una gran variedad de nutrientes y vitaminas ayuda a fortalecer el sistema inmune. Esto permite al organismo recuperarse de lesiones y enfermedades con mayor celeridad.

Los alimentos son necesarios desde los inicios de la vida para que todas las funciones de nuestro cuerpo se desarrollen con normalidad. Son el combustible que permite el funcionamiento de todas las funciones vitales.

Pero si los consumimos en forma indiscriminada e irresponsable estos pueden traer problemas serios para la salud que pueden poner el riesgo la vida misma. Es por esto que debemos estar más atentos a lo que consumimos.

Mantener una alimentación balanceada que incluya de todo pero en las cantidades correctas además de realizar ejercicio en forma regular permitirá tener una mejor salud y una mejor calidad de vida.

Roger Pino Pedro Carreño SEP2018 p77a

     Tipos de alimentación humana

En el mundo hay más de 7000 millones de personas y cada una de ellas tienen características propias en su alimentación. A continuación, agruparemos las principales características de los distintos tipos de alimentación en una corta lista que te permitirá conocer lo más saltante de cada uno. Onmínovorismo: las personas que forman parte de este grupo son aquellos que consumen tanto alimentos de origen animal como de origen vegetal. La mayoría de las civilizaciones del mundo son omnívoras y es la dieta más fácil de mantener, ya que no existen limitaciones estrictas de ningún tipo.
Vegetarianismo: Es el régimen alimentario que tiene como principio dejar de consumir cualquier tipo de carne y pescado. En la dieta vegetariana sí se acepta la cocción de los alimentos y el consumo de productos refinados (los más comunes son el azúcar y la harina), además de pastas blancas, frituras y alimentos en conserva o a los que se le han añadido colorantes o preservadores. Dependiendo del grado de restricción alimentaria, el vegetarianismo se puede subdividir a su vez en:

  • Apiovolactovegetarianismo: los que practican esta corriente consumen miel, huevos y lácteos; pero no consumen ningún tipo de carne (ni roja ni blanca).
  • Ovolactovegetarianismo: los practicantes de esta corriente consumen huevos y productos lácteos, pero no carne ni peces.
  • Lactovegetarianismo: son los vegetarianos que no consumen carnes, pero sí consumen productos lácteos. La mayoría de vegetarianos de la India y aquellos provenientes del Mediterráneo (como los pitagóricos), son en efecto lacto vegetarianos siendo estos los primeros vegetarianos en aparecer y crear esta dieta de la cual derivan las demás dietas vegetarianas.
  • Ovovegetarianismo: quienes practican esta tendencia son aquellos que no comen carnes o productos lácteos, pero sí huevos.
  • Apivegetarianismo: son quienes consumen miel pero excluyen todo tipo de carne, huevos y cualquier tipo de lácteos.
  • Granivorianos: como su nombre indica, propugnan el consumo de alimentos en grano. Los granivorianos, como los vegetarianos, eliminan de su alimentación la carne y los productos de origen animal.
  • Frutarismo: los frutarianos solo consumen partes de la planta que hallan caídas de esta, es decir, comen granos, tomates, pepinos, calabazas, pero no consumen papas o espinacas.
  • Crudivegetarianismo: Es el individuo que se alimenta básicamente de verduras, pasturas u oleaginosas de forma cruda. Este estilo de vegetarianismo no permite que se consuman almidones concentrados, como los frutos secos o incluso las papas, así como tampoco comerlos a una temperatura menor a como se calentarían en estado ambiente.

Ver además: Desnutrición.

Características de la alimentación:

  1. Voluntaria y consciente

La alimentación es un proceso voluntario, al menos en los seres dotados de conciencia (no sabemos en las plantas).

Un animal puede decidir si alimentarse o no, y puede decidir qué cosas consumir y cuáles dejar pasar. En este sentido interviene la voluntad del individuo.

  1. Individualidad

En la alimentación interviene el contexto social, cultural, étnico y religioso.

A pesar de que todos los seres humanos debemos alimentarnos y requerimos los mismos nutrientes elementales para existir, hay muchas formas de alimentarse, que obedecen a las características individuales de una persona o de su grupo cultural y étnico.

Así, una persona tiene gustos y preferencias individuales, pero también un tipo de dieta determinado por su contexto social, cultural, étnico y religioso.

  1. Funciones

Los cometidos de la alimentación son claros e indispensables para mantener la vida:

  • Mantener los niveles de energía. Brindar al organismo el combustible necesario para obtener la energía química indispensable para vivir. En nuestro caso, la glucosa necesaria para ser oxidada y generar energía (ATP).
  • Mantener los niveles de calor. Las calorías obtenidas a través de los alimentos mantienen la termorregulación del organismo en sus niveles óptimos, compatibles con la vida.
  • Brindar materia orgánica. A través de la alimentación, el organismo adquiere materiales y elementos necesarios para la reparación de los tejidos, la fabricación de nuevas células y el crecimiento del organismo.
  • Brindar energía extra. El excedente de energía obtenido de una buena alimentación nos permite emprender actividades físicas más allá del sostén mínimo de la vida.

  1. Completa

Una alimentación completa es aquella que cubre todas las necesidades nutricionales del organismo —en términos de energía y de elementos nutritivos— como pueden ser ácidos grasos y aminoácidos que, a pesar de ser indispensables, no se sintetizan dentro del organismo.

Puede servirte: Aparato digestivo.

  1. Equilibrada

Es necesario consumir un 55% de carbohidratos y un 20-15% de proteínas.

Una alimentación equilibrada es aquella que se rige por las proporciones ideales de los diversos grupos de alimentos.

Debe resultar completa pero no abusar de la presencia de alguno, lo cual podría resultar en complicaciones. En el caso del ser humano esto se traduce en: 55% de carbohidratos, 30-20% de lípidos y 20-15% de proteínas.

A esto habría que añadir las vitaminas, minerales y el agua, también necesarios para nuestro cuerpo y obtenibles mediante la alimentación.

  1. Grupos alimenticios

Algunos lípidos no aportan nada al organismo y tardar en procesarse.

Los grupos alimenticios son tres: carbohidratos, lípidos y proteínas. Toda la vida orgánica conocida se compone de estos tres tipos de sustancias clave.

Y, como se ha dicho, para mantener una vida saludable, nuestra alimentación debe brindarnos suficiente cantidad de cada uno.

  • Carbohidratos. Llamados también hidratos de carbono, son azúcares más o menos complejos que pueden descomponerse en el organismo hasta obtener glucosa y de allí ser incorporados en la sangre. Un exceso de carbohidratos llevará a la producción de grasa ya que el excedente de azúcar se almacena así para su uso posterior, pero una carencia de carbohidratos nos dejará sin energía inmediata para funcionar.
  • Lípidos. Se trata de grasas que cumplen diversas funciones en el cuerpo: soporte, protección calórica y almacenamiento de energía (azúcares). Algunos lípidos aportan sustancias indispensables al organismo y deben consumirse con regularidad, mientras que otros no aportan nada al organismo y más bien requieren de un esfuerzo para procesarse.
  • Proteínas. Son los “ladrillos” fundamentales de los numerosos compuestos del cuerpo y sirven para la fabricación de tejido, de enzimas, de secreciones regulatorias y muchas otras sustancias orgánicas indispensables.
  1. Nutrición y alimentación: diferencias

Alimentarse es una decisión pero no podemos elegir si nutrirnos o no.

La alimentación difiere de la nutrición en que esta última es un proceso biológico inconsciente, automático, que no depende directamente de nuestra cultura ya que se trata de la digestión y aprovechamiento de aquello que consumimos.

Podemos decidir de qué alimentarnos pero no podemos elegir si nutrirnos o no de ello.

  1. Inocuidad

Otra característica fundamental de la buena alimentación es que sea inocua, es decir, inofensiva: que no esté contaminada por microorganismos nocivos (que causen enfermedades) ni por sustancias tóxicas que nos hagan daño al ingresar al cuerpo.

  1. Variedad

Una buena alimentación debe incluir productos de origen animal.

Una alimentación ideal se basa en la variedad de los elementos consumidos: ninguno debe consumirse en demasía. De hecho, las dietas monótonas y reiterativas suelen conducir a deficiencias de alimentación, como la obesidad, el raquitismo o la vitaminosis (exceso de vitaminas).

Se estima que una buena alimentación debe incluir productos de origen animal (carnes, pescados, huevos, lácteos), vegetales verdes (hortalizas, vegetales) o sus derivados, y frutos crudos o procesados (frutas, cereales, granos).

  1. Problemas alimenticios

Existen enfermedades y problemas de alimentación que aquejan a menudo al ser humano, algunos de tipo psicológico y otros de índole bioquímica, como pueden ser:

  • Celiaquía. Intolerancia genética al gluten (un conjunto de proteínas presentes en el trigo, la avena, la cebada y el centeno) debido a un trastorno intestinal autoinmune.
  • Anorexia. Trastorno alimenticio de naturaleza psicológica que genera en el paciente miedo obsesivo a engordar y por lo tanto rechazo a la comida.
  • Bulimia. Trastorno alimenticio emocional que hace a la persona alternar entre grandes atracones de comida y luego purgas (vómitos, ayunos o excesos de ejercicio) para lidiar con la culpa que ocasiona el alimento ingerido.

¿Cómo citar?

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *