0

Tipos de azucar

¿el azucar es un mineral?

Como Mendel descubrió, las semillas de color amarillo en los guisantes son dominantes sobre los de color verde. En los experimentos siguientes, padres con fenotipos conocidos pero genotipos desconocidos produjeron la siguiente descendencia: Parentales Amarillo VerdeA. amarillo x verde 82 78B. amarillo x amarillo 118 39C. verde x verde 0 50D. amarillo x verde 74 0E. amarillo x amarillo 90 0 ¿En los cruces b, d, e, indiquese qué proporción de la descendencia amarilla producida en cada uno de ellos se esperaría que produjera descendencia verde por auto polinización?​ Que factores ambientales influyen sobre la herencia de los seres vivos? El gen mutante que produce? Constribuyen a la digestion celular y algunas almacenan liquidos y sustanciasn toxicas En los trabajos donde se utiliza soldadura eléctrica, es frecuente observar que cuando las piesas de hierro se ponen al rojo vivo éstas son introducid as en un recipiente con agua fría. Un fenómeno que no ocurre en esta situación es item9term A la temperatura final del hierro y del agua es la misma B la cantidad de calor que pierde el hierro es igual a la cantidad de calor ganada por el agua C el hierro y el agua alcanzan un equilibrio térmico D la disminución de la temperatura del hierro es igual al aumento de la temperatura del agua Todas las células de los seres humanos son iguales ??? ¿consideras que tanto los organismos pluricelulares como unicelulares realizan las mismas funciones para sobrevivir? ¿el reino animal se encuentra dividido en dos grupos ¿Cuáles son? Y define cada uno de ellos y 5 ejemplos. Que es FAD y FADH por fa ayudenme ¿Por qué el color, el olor y el sabor no son propiedades extensivas o generales de la materia?, ¿A qué propiedades pertenecen?, ¿Qué nos permite difer enciar?

Reflexionando Sobre los Alimentos – Extensión de la Universidad de Illinois

Grasas, Aceites, y Azucares

Bajar en formato PDF | In English | Topicos adicionales

Este mes terminamos el tema de la Pirámide de la Guía de Alimentos. Hablaremos de la parte de arriba de la pirámide, que son las grasas, los aceites y los dulces. Estos alimentos proporcionan calorías, y muy pocas o ningunas vitaminas o minerales. La recomendación es usar muy poco los alimentos de este grupo.

Algunos alimentos que se hallan escogido de los otros grupos, pueden tener grasas o azúcar adicionados. Cuando está escogiendo alimentos para una dieta saludable, observe la cantidad de azúcar y grasa adicionada en los alimentos que escoja de los diferentes grupos, así como también las grasas, aceites y azucares de la parte de arriba de la pirámide.

Grasas

En general alimentos que provienen de los animales (leche y el grupo de las carnes) son naturalmente mas altos en grasa que los que proveen de las plantas. Pero hay muchas alternativas disponibles de productos bajo en grasa derivados de la leche y también carnes bajas en grasa, y estos alimentos pueden ser preparados en formas que reducen la grasa.

Frutas, vegetales y granos son productos naturalmente bajos en grasa. Pero muchos productos naturales son preparados con grasa, tales como las papas fritas, haciendo de ellos una alternativa con mucha grasa.

Por ejemplo:

Una papa asada = 120 calorías y un poco de grasa
Catorce papas fritas = 225 calorías y 11 gramos de grasa

Azucares Adicionados

Azucares agregados proveen calorías con pocas vitaminas y minerales. La mayoría de los azucares agregados provienen del grupo de los alimentos que se encuentran en la parte alta de la pirámide tales como los refrescos de soda, dulces, jaleas, almíbar y el azúcar de mesa que le agregamos a los alimentos.

Los azucares agregados provenientes de los alimentos, vienen de comidas tales como el helado, yogurt endulzado, chocolate con leche, frutas enlatadas o congeladas con almíbar, y productos de repostería con azúcar tales como pasteles y galletas. Agregarle azúcar a las frutas aumenta el contenido de azúcar y las calorías.

Muchos productos que están en la parte alta de la pirámide harán que usted se sienta lleno rápidamente, pero no le proveerán las vitaminas y los minerales que usted necesita. Recuerde comer de estos productos solamente de vez en cuando y en pequeñas cantidades.

Haga que los Alimentos Tengan Un Significado

No importa que tan simple o complicada sea la cena, el tiempo que se comparte en la mesa, debe ser una de las mejores oportunidades para reunirse y hablar que tienen las familias ocupadas de hoy.

  • Enfatice la importancia que tiene la hora de la cena y anime a su familia a que haga de la cena una prioridad.
  • Permita que todos los miembros de la familia tomen parte en la cena, incluyendo el ayudar con la preparación de la mesa y la limpieza.
  • Haga que las cenas sean sencillas y fáciles, y deje las cenas mas elaboradas para cuando tenga mas tiempo para cocinar.
  • Permita que sus niños ayuden de diferentes formas, así ellos no se disgustan desempeñando siempre la misma labor.
  • Durante la hora de la cena haga que la comunicación entre todos sea la prioridad más importante. Apague la TV. y anime a todos a hablar acerca de los acontecimientos de cada uno durante el día, o hablen acerca de actividades o paseos próximos a realizarse
  • Sea flexible, en ocasiones «la mesa familiar» puede ser una mesa en un restaurante o una mesa en un picnic en un parque.

Papas Fritas

4 papas tipo Russet mediana-larga ( o similar)
1 cucharada de aceite de canola ( o similar)
Aceite antiadherente de canola en aerosol
Sal (opcional) la cantidad que desee

Lavar las papas. Cortarlas a lo largo, entonces coloque cada mitad de papa, volteada hacia abajo en la tabla para cortar. Use un cortador de manzanas o el utensilio que se usa para cortar la parte del centro de las manzanas (haciendo presión de arriba hacia abajo) o use un cuchillo para cortar la papa en forma de trozos.

Precalentar el horno a 425¼ F. Verter aceite en el fondo de un molde para hornear de 9″ X 13″. Esparcir el aceite de una forma uniforme, colocar los trozos de papa en el molde. Rociar las papas por encima ligeramente con aceite en aerosol antiadherente. Hornear las papas por 20 minutos. Voltear las papas, rociarlas con sal o condimentos con sal si lo desea. Hornear 10 minutos más.

Salen 6 porciones.

Por porción: Calorías 230, Fibra 4 gramos, Colesterol 10 mgs. Sodio 14 mgs. Grasa 2 gramos.

Día de San Patricio

Batido Trébol

1 banana madura
2 tazas de sorbete de lima
2 tazas de leche
Batir todos los ingredientes en la licuadora
Salen 4 porciones, cada una de 1/2 de taza.

Topicos adicionales

Edulcorantes y azúcares

Algunos edulcorantes se hacen procesando los compuestos del azúcar. Otros ocurren de manera natural.

Sacarosa (azúcar de mesa):

  • La sacarosa se produce a partir del jugo bajo en azúcar de la remolacha o la caña de azúcar. Se compone aproximadamente de una mitad de glucosa y una mitad de fructosa. Incluye azúcar sin refinar, azúcar granulada, azúcar moreno, azúcar de pastelería y azúcar turbinado.
  • El azúcar sin refinar es granulado, sólida o gruesa. Tiene un color café. El azúcar sin refinar es la parte sólida que queda cuando se evapora el líquido del jugo de la caña de azúcar.
  • El azúcar moreno se fabrica a partir de los cristales de azúcar obtenidos del almíbar de las melazas. También se produce al agregar melaza al azúcar blanca granulada.
  • El azúcar de pastelería (también conocida como azúcar pulverizado) es sacarosa finamente triturada.
  • El azúcar turbinado es azúcar menos refinado que aún conserva algo de su melaza.
  • El azúcar sin refinar y el azúcar moreno no son más saludables que el azúcar blanco granulado.

Otros azúcares comúnmente utilizados:

  • La fructosa (azúcar de las frutas) es el azúcar que está en forma natural en todas las frutas. También se llama levulosa o azúcar de las frutas.
  • La miel es una combinación de fructosa, glucosa y agua. Es producida por las abejas.
  • El almíbar del maíz y el almíbar de maíz rico en fructosa son azúcares hechos del maíz. El azúcar y el almíbar de maíz rico en fructosa tienen casi el mismo nivel de dulzura. El almíbar del maíz rico en fructosa a menudo se utiliza en las bebidas gaseosas, productos horneados y algunos productos enlatados.

Alcoholes de azúcares:

  • Los alcoholes de azúcares incluyen manitol, sorbitol y xilitol.
  • Estos edulcorantes se utilizan como ingrediente en muchos productos alimentarios que vienen etiquetados como «sin azúcar», «para diabéticos» o «bajos en carbohidratos». El cuerpo absorbe estos edulcorantes a una velocidad mucho más lenta que el azúcar. Además, tienen aproximadamente la mitad de las calorías que el azúcar. No se deben confundir con sustitutos del azúcar que no tienen calorías. El alcohol de azúcar puede causar cólicos estomacales y diarrea en algunas personas.
  • El eritritol es un alcohol de azúcar que se presenta de manera natural y que se encuentra en frutas y alimentos fermentados. Tiene de 60% a 70% de la dulzura del azúcar de mesa; sin embargo, tiene menos calorías. Además, no provoca mucha elevación del azúcar en la sangre después de las comidas, ni tampoco causa caries dentales. A diferencia de otros alcoholes de azúcar, no provoca malestar en el estómago.

Otros tipos de azúcares naturales:

  • El néctar de agave es un tipo de azúcar altamente procesado de la planta Agave tequiliana (tequila). El néctar de agave es aproximadamente 1.5 veces más dulce que el azúcar regular. Tiene aproximadamente 60 calorías por cucharada, en comparación con las 40 calorías para la misma cantidad del azúcar de mesa. Este néctar no es más saludable que la miel, el azúcar, el almíbar de maíz rico en fructosa o cualquier otro tipo de edulcorante.
  • La glucosa se encuentra en las frutas en pequeñas cantidades. También es un almíbar formado del almidón de maíz.
  • La lactosa (azúcar de la leche) es el carbohidrato que se encuentra en la leche. Está compuesto de glucosa y galactosa.
  • La maltosa (azúcar de la malta) se produce durante el proceso de fermentación. Se encuentra en la cerveza y el pan.
  • El azúcar de maple proviene de la savia de los árboles de maple. Se compone de sacarosa, fructosa y glucosa.
  • La melaza se obtiene del residuo del procesamiento de la caña de azúcar.
  • Edulcorantes de stevia son extractos de alta intensidad la planta con el mismo nombre a la que la FDA reconoce como saludable. La estevia es de 200 a 300 veces más dulce que el azúcar.
  • Edulcorante de fruta de monje se extrae de esta fruta. No tiene calorías por porción y es de 150 a 200 veces más dulce que el azúcar.

AZÚCAR BLANCO

Es el azúcar de mesa que tradicionalmente hemos usado. Es un disacárido (dos moléculas de azúcar), sacarosa, formado por una molécula de glucosa y otra de fructosa.

Actualmente, muchos estudios lo corroboran, el consumo, el elevado consumo de azúcar blanco (muchos alimentos procesados en su composición llevan azúcar, de ahí la importancia de leer las etiquetas) se relaciona con enfermedades como sobrepeso y obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares, caries…

Este azúcar se engloba dentro de lo que se llama alimentos de «calorías vacías», que quiere decir que no tiene ningún beneficio nutricional para el organismo.

Informar, recomendar y ayudar a limitar su consumo (recordad que no se recomienda más de 25 grs. de azúcar al día) es uno de los objetivos, entre otros, más importantes que tenemos las personas que nos dedicamos a la salud.

AZÚCAR DE CAÑA SIN REFINAR O PANELA

El azúcar de panela es el azúcar integral de caña. Se obtiene simplemente a partir de la evaporación de los jugos de la caña y la posterior cristalización de la sacarosa.

La panela no es sometido a ningún tipo de procesado (refinado, centrifugado, depuración…) y por ello conserva todas las vitaminas y minerales presentes en la caña de azúcar. De todas maneras, el aporte de vitaminas y minerales de la panela es más bien escaso y su aporte calórico es un poco más bajo que el del azúcar refinado (350 cal/ 100 grs frente a las 400 del blanco) por lo que también es aconsejado moderar su consumo.

FRUCTOSA

La fructosa (monosacárido, solo una molécula de azúcar) es un azúcar natural presente en verduras y sobre todo en las frutas (de ahí su nombre), que no requiere de insulina (como la glucosa) para su metabolización por lo que, por esta razón y porque no eleva las cifras de glucosa en sangre tanto ha sido aconsejada durante un tiempo en diabéticos.

Actualmente se sabe que la fructosa (la procesada, no la que naturalmente está presente en los alimentos) eleva los niveles de grelina en sangre (hormona hace que sintamos hambre) y disminuye los de insulina y leptina (que disminuyen el apetito) que se relaciona directamente con quedarnos con “sensación de hambre“ y de esta manera favorece el aumento de peso, aumento de colesterol y triglicéridos y del ácido úrico.

En las etiquetas de los alimentos debemos saber que además de fructosa como tal puede aparecer entre sus ingredientes jarabe de fécula de maíz o fructosa de maíz que básicamente es fructosa.

SIROPE DE ÁGAVE

Es un edulcorante refinado que se obtiene del procesamiento del néctar del ágave. Por tanto, es un alimento refinado que ha perdido todas aquellas propiedades nutricionales que podría tener el Ágave (planta originaria de México).

La composición fundamental del este sirope es fructosa (procesado) por lo que, según hemos comentado en el párrafo anterior, su consumo tampoco está aconsejado. Se recomienda por ello moderar mucho el consumo de azúcares procesados y leer bien las etiquetas de los alimentos procesados para tener conocimiento de la cantidad de azúcar que forma parte de su composición.

Tipos de azúcar y sus usos en cocina

Aquí tienes información útil sobre los tipos de azúcar que se encuentran normalmente en el mercado y sus principales usos en la cocina.

El tipo de azúcar que empleemos en una receta puede cambiar de manera sustancial el resultado. Sobre todo, en repostería. Por eso, a continuación, vamos a daros unos breves apuntes sobre las categorías más comunes de azúcares que hay en cocina –los blancos, los morenos y las melazas–, cómo son y para qué se pueden utilizar. Así, ante cualquier duda, siempre sabremos de cuál nos podremos valer.

Azúcar blanco: Es el más común de encontrar y tiene una amplia variedad de subtipos. Cada uno, diferenciándose por el tamaño del grano, tiene diferentes usos. De esta manera encontramos el azúcar refinado, el blanquilla, y con el grano más molido; el caster o superfino (el famoso icing sugar que aparece en muchas preparaciones reposteras), que se disuelve mejor en frío para cremas y bizcochos; y el molido o en polvo (azúcar lustre o azúcar glas), que suele incorporar agentes antihumedad, perfecto para glaseados. Aunque con ciertos matices, son perfectos para cocinar de forma general, sobre todo en repostería y pastelería, y para disolver en bebidas calientes como el café o el té.

Azúcar moreno: Su característico color oscuro proviene de la melaza, obtenida del azúcar de caña o la remolacha. Está sin refinar o parcialmente refinado y el tamaño del grano, generalmente menor que el del azúcar blanco granulado, es muy variable. En este grupo encontramos el azúcar moreno de factoría, el refinado y el integral. Y aunque tiene un valor nutritivo similar al blanco, es ideal para la repostería integral. Aporta un ligero regusto a regaliz.

Azúcar de melaza: Es el más desconocido y difícil de encontrar en los comercios. Consiste en un producto líquido y espeso derivado del jugo sobrante de la caña de azúcar. De ahí que también se conozca como miel de caña. Actualmente se utiliza para elaboraciones puntuales. Es menos dulce que las anteriores categorías, incluso puede aportar un toque ácido y aromático a la receta.

  • Para terminar, queremos mencionar la fructosa, otra forma de azúcar encontrada en vegetales, frutas y miel. Es un edulcorante natural, con un sabor menos metálico y mucho más dulce que otros tipos de azúcares. Por eso, si se usa, es recomendable que se emplee en menor cantidad. Además, cuando se cocina a temperaturas muy altas, suele oscurecer las preparaciones. Es aconsejable mantener una temperatura constante y fuerte.
  • El azúcar moscovado (o moscobado) es un tipo de azúcar de caña integral. Al no estar refinado su color es muy oscuro. Se obtiene al calentar el jugo de la caña de azúcar, se deja evaporar y se muele el líquido resultante, por lo que conserva mucha melaza y su textura es pegajosa. Su sabor y textura son muy valorados en repostería.
  • El azúcar candi (en cristales más o menos gruesos) o el azúcar roca o piedra, en pequeños bloques (foto inferior) se disuelven mal en frío, por lo que se suelen usar para aromatizar infusiones o como elementos puramente decorativos.

El azúcar es uno de los principales causantes de la obesidad y del sobrepeso en todo el mundo y del desarrollo de enfermedades cardiovasculares vinculadas a su uso, como la diabetes.

Según la OMS, el consumo de azúcar no debería superar el 10 por ciento de la ingesta calórica total “por sus efectos nocivos derivados de un consumo abusivo”, señala Carmen Escalada, nutricionista clínica del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO).

En concreto, detalla, “nos aporta calorías vacías, favoreciendo la subida de peso y grasa corporal; aumenta el riesgo de padecer diabetes y/o enfermedades cardiovasculares y hepáticas, afecta negativamente a la memoria y está relacionada con la aparición de diversos tipos de cáncer”, describe.

Restringir su consumo y eliminarlo de la dieta por completo sería la solución perfecta para prevenir todos estos problemas, pero no es tan fácil. “Nos gusta el sabor dulce del azúcar porque nos da sensación de placer”, señala Escalada.

Su consumo “estimula la producción de dopamina lo que hace que sintamos placer y es este placer el que hace que cada vez necesitemos comer más puesto que nuestro cerebro se vuelve menos sensible a esta hormona”. Asimismo, Amil López Viéitez, farmacéutica y experta en Nutrición, recuerda que “el azúcar activa el centro cerebral de recompensa y es muy adictivo, incluso más que algunas drogas”.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, lo primero que hay que hacer es “reeducar el paladar a los sabores dulces presentes en la naturaleza”, indica Escalada. Lo ideal, apunta Amil, es “ir reduciendo la cantidad de azúcar que una persona necesita para endulzar el té, el yogur o los postres, pues el apetito se va educando, del mismo modo que una persona hipertensa se puede adaptar a comer sin sal”.

Como sugiere Escalada, algunas ideas serían: “Ir sustituyendo latas de refrescos azucarados por agua o infusiones, cambiar el azúcar del café por especias como la vainilla o la canela o endulzar las recetas con frutas”.

Las alternativas más saludables

Si esto no fuera posible, las alternativas al azúcar más evidentes son los edulcorantes artificiales o la miel. A pesar de que estos poseen algunas ventajas con respecto al azúcar, desde su punto de vista, “no son la mejor opción puesto que mantienen el umbral del dulzor extraordinariamente alto, haciendo que no podamos disfrutar del verdadero sabor dulce de los alimentos”, destaca Escalada.

Así, la nutricionista aconseja siempre el uso de fruta fresca. “La manera más sencilla de endulzar los platos de manera saludable es usando fruta fresca madura o deshidratada (manzanas, plátanos, higos, peras…) o verduras dulces como la calabaza, la zanahoria o la remolacha”.

Se pueden emplear “para hacer la masa de los bizcochos, salsas o siropes, tanto sola como mezclada con leche o bebida vegetal, y en ensaladas o guisos”. Otra opción para endulzar serían los frutos secos (almendras, avellanas, pistachos, nueces o castañas) o ciertas especias como la canela o la vainilla.

Las otras alternativas del ‘súper’

Estas alternativas son, para las expertas, las mejores, pero no siempre las más prácticas ya que las personas no siempre tienen tiempo para guisar o hacer sus propios siropes y recurren al supermercado en busca de lo más saludable.

Aquí, la miel y los edulcorantes artificiales son los más conocidos, pero hay otros como la panela, el aceite de ágave o la estevia con propiedades menos conocidas y que son buenas opciones.

La miel

Según Marqués, la miel es, en general, “un buen sustitutivo del azúcar blanco”. Está constituida fundamentalmente por fructosa, azúcar natural de la fruta, y además es rica en minerales y vitaminas del grupo B.

Aún así, “no debemos olvidar que se trata de un azúcar sencillo y por tanto, conviene limitar su consumo y en cualquier caso, destinarlo a momentos del día en los que el cuerpo requiere más energía”. Por ejemplo, la experta aconseja tomarla por la mañana o antes de realizar ejercicio físico, añadida a una tostada de pan integral o acompañando a un lácteo con frutos secos.

Por otro lado, no todas las mieles son iguales, las más naturales o ecológicas “se extraen directamente de los panales y se almacenan sin sufrir ninguna manipulación”. Por el contrario, otras mieles más comerciales “pueden llevar otro tipo de azúcares sencillos añadidos y/o aromas artificiales”.

Para su elección “debemos tratar de que sean mieles extraídas directamente del panal y también podemos escogerlas en función de nuestras preferencias de gusto, algunas tienen toques más florales o arbóreos más intensos”.

En general podemos tomar miel como sustitutivo del azúcar blanco “pero con moderación y en pequeñas cantidades”. Eso sí, “deben evitarla los pacientes diabéticos ya que al ser un azúcar simple su absorción es muy rápida y los personas en tratamiento de pérdida de peso”.

Sirope de Ágave

El sirope de ágave proviene de las pencas del ágave, planta similar al aloe vera. Como describe Marqués contiene fundamentalmente fructosa y glucosa y es rico en fructooligosacáridos, “beneficiosos para nuestra salud intestinal”.

La combinación de fructosa y glucosa “hace que tenga un menor índice glucémico que el azúcar blanco, por lo que su absorción es más lenta, lo que beneficia su proceso metabólico”, explica. Además, “tiene mayor poder endulzante, por lo que podemos emplear menos cantidad que de azúcar común”.

Sin embargo, su principal contra es que su proceso de elaboración es lento y complejo. Por eso, Marquéz aconseja fijarnos en que no sean procesados, “porque entonces su composición cambiará a exclusivamente fructosa y perderá los fructooligosacáridos y por tanto, su valor añadido”.

En general, como todos los endulzantes, “deben evitarlo las personas con diabetes o intolerancia a la glucosa y siempre debe consumirse en pequeñas cantidades y con moderación”. Si lo sustituimos por el azúcar común, “media cucharada de café sería suficiente para endulzar un café o una infusión”, aconseja. También puede emplearse en preparaciones como galletas o bizcochos caseros.

Otra alternativa a la sacarosa (azúcar) y fructosa son los edulcorantes no nutritivos, tales como la sacarina, el aspartamo, la sucralosa y el ciclamato (entre otros) a los que se añade la estevia.

La estevia (SteviaRebaudiana Bertoni), informa Sonia Peinado, experta en Nutrición Pediátrica del IMEO, “es un arbusto perenne que pertenece a la misma familia que los crisantemos y que es originaria de las áreas tropicales y subtropicales de Sudamérica”. Los compuestos responsables de su dulzor (sus hojas secas son 30 veces más dulces que el azúcar de caña) “son los glucósidos que se encuentran en sus hojas”.

Distintos análisis de laboratorio han determinado que la este endulzante es “inocuo para la población en general, embarazadas, niños y diabéticos en las cantidades de IDR”. Además, “es rica en hierro, magnesio y cobalto” y, a diferencia de otros edulcorantes artificiales “no deja regusto metálico tras su consumo”.

Además, añade, “posee propiedades diuréticas y antioxidantes y su consumo habitual se ha relacionado con la mejora de la hipertensión y la diabetes, ya que promueve una disminución del exceso de glucosa en sangre y potencia la secreción de insulina”.

Aunque los estudios tampoco han encontrado efectos adversos derivados de su consumo, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) recomienda una ingesta diaria prudente, “de acuerdo a los datos publicados por los expertos del comité FAO/OMS 2008, no superior a los 0-4mg/kg de peso/día de esteviol”.

Esto es importante tenerlo en cuenta dado que, según la experta, “algunos productos comerciales juegan con la mezcla de stevia y otros edulcorantes (como maltodextrina, sucralosa o ciclamato) no considerados inocuos”.

Panela

La panela es otro edulcorante que en los últimos años ha cobrado fama. Este producto “se prepara a partir del jarabe de la caña de azúcar”, informa Mireia Elías, nutricionista de IMEO. “Se pone a remojo, se hierve y moldea y se seca, antes de purificarlo para convertirlo en azúcar moreno”, describe. Además, “no se somete a ningún proceso químico ni de refinamiento”.

A diferencia del azúcar (constituido fundamentalmente por sacarosa) “posee glucosa, fructosa, proteínas, minerales (calcio, hierro y fósforo) y vitaminas (A, C, D, E, grupo B)”, por ello, se considera mejor opción que el azúcar. Además, “aporta menos calorías que el azúcar refinado”, asegura la experta.

Entre sus beneficios, “fortalece el sistema inmune y el sistema óseo, ayuda a regular el ritmo cardíaco y y la transmisión del impulso nervioso y muscular”.

A pesar de estos beneficios, “no es recomendable para personas con sobrepeso u obesidad, diabetes y triglicéridos altos”.

En cuanto a la cantidad recomendada, “un adulto no deberá consumir más de 25 g. (equivalente a seis terrones de 4 gr.) de azúcares libres al día”. Por lo que a pesar de sus beneficios, “no debe ser nunca la base de ninguna dieta”

Nos encanta el azúcar y todo aquello que tenga relación, como la canción de los Archie o incluso la de Maroon 5. Quizás nos gusta demasiado, hasta el punto de que consumimos mucho más de lo recomendado – según la OMS (Organización Mundial de la Salud), 25 gramos diarios–. Esto nos lleva a buscar alternativas que creemos mejores, aunque si abusamos de ellas podemos acabar teniendo el mismo problema u otro peor.

“No es que haya algunas que no debamos utilizar jamás u otras que se puedan utilizar libremente, pero se debe tener cuidado”, asegura el nutricionista Ramón de Cangas, quien recomienda leer las etiquetas y la información nutricional de todos los productos.

Es recomendable leer las etiquetas y la información nutricional de todos los productos

El experto en seguridad alimentaria de SAIA, Luis Riera, también apunta que un alto consumo de los productos alternativos que encontramos en el mercado podría provocar peores resultados, “al fin y al cabo, siguen siendo azúcares añadidos”. Por eso recomienda aprovechar la nueva ley de etiquetado y controlar lo que se consume.

Miel

Miel (iStockphoto)

La alternativa más conocida. Es el mejor azúcar natural, mucho más dulce, pero también más calórico. Para de Cangas, “aunque se le atribuyen grandes bondades, desde el punto de vista nutricional no difiere mucho de la sacarosa”.

Va bien para postres como bizcochos o también para caramelizar frutas, explica a Comer el pastelero Marco Leone. Pero si bien es cierto que aporta ácidos orgánicos, minerales, vitaminas, aminoácidos y polifenoles; debemos tener cuidado con la cantidad de miel que comemos. Un proyecto de investigación de la FAO asegura que tiene una falsa reputación en cuanto a su valor nutritivo puesto que “contiene únicamente azúcar, agua y trazas diminutas de otros nutrientes”.

Azúcar de coco

Azúcar de coco (iStockphoto)

Es considerado uno de los edulcorantes más sostenibles del mundo por la poca cantidad de agua que necesita y porque no contiene ingredientes artificiales ni se modifica genéticamente. Se añade a alimentos cocidos y es típico de la cocina del sureste asiático.

De Cangas opina que “su bajo índice glucémico y su riqueza en ciertos minerales, como el zinc, el calcio o el potasio, hacen que pueda ser una buena alternativa al azúcar”. El pastelero Marco Leone le atribuye, al ser integral, “unas propiedades diferentes a las del azúcar refinado”. Lo usa galletas, bizcochos y magdalenas, aunque también puede servir para preparar pan de especias y crêpes.

Melaza

Melaza (iStockphoto)

Tiene un color oscuro y un sabor dulce porque procede de la cocción del jugo de la caña de azúcar, un proceso que concentran los azúcares. “Aporta vitaminas, minerales y tiene un contenido elevado en antioxidantes”, dice de Cangas.

Este jugo tiene, para Leone, un uso similar al de los siropes americanos. Puede servir como sustituto del caramelo del flan o para preparar nuestros propias gominolas. También para hacer pudín, cremas dulces, tartas de fruta, fruta al horno o caramelos orgánicos.

Panela

Panela (Twitter)

La panela es el jugo de la caña de azúcar que, a base de varias ebulliciones, pierde humedad y forma una melaza. Al enfriarse y secarse, se solidifica para después ser trabajada con herramientas de cobre, evitando que queden restos de níquel. Es un proceso higiénico y libre de químicos. Según Riera es “un azúcar menos depurado que el moreno”.

Su índice glucémico es más bajo que el del azúcar ya que “aporta fructosa, glucosa, sacarosa, vitaminas del grupo B, algunos ácidos orgánicos, polifenoles y minerales como el calcio y el fósforo”, explica de Cangas.Una teoría confirmada por investigadoras de la Universidad Politécnica de Valencia, que aseguran en un estudio que la panela “contiene entre 6 y 7 veces más compuestos con capacidad antioxidante que el azúcar moreno”.

Azúcar moreno

Azúcar moreno (Getty Images)

Según la OCU, no hay apenas diferencia entre el azúcar blanco y el moreno, únicamente se limita al proceso de refinamiento al que se somete el jugo obtenido de la caña de azúcar (o remolacha). Para de Cangas, todo se basa en que “si se desea obtener azúcar blanco hay un proceso de purificación donde se van eliminando todas las impurezas”. “Desde un punto de vista nutricional, las diferencias son mínimas; aunque el azúcar moreno conserva ciertos minerales que en el blanco ya no están”, añade.

Marco Leone lo suele utilizar para preparar galletas o un pequeño bizcocho, aunque confiesa que este tipo de azúcar tiene un problema: no mucha gente está acostumbrada a su sabor o directamente no le gusta.

Siropes

Sirope (Getty)

Los jarabes son bastante frecuentes en la repostería vegana, admite Marco Leone. De ahí que, además de ser usados como salsa para postres, puedan ser un recurso similar a la melaza: sustituto del caramelo del flan o para elaborar tartas de frutas y cremas dulces.

Los orígenes de obtención y su porcentaje de contenido de azúcar son diferentes según de que fruta se extraiga el sirope, cuanta Riera, pero siguen siendo una fuente de azúcar conuna fuerte presencia de fructosa.

Jarabe de maíz

Jarabe de maíz (Twitter)

A pesar de ser populares en Norteamérica, el alto contenido de fructosa sin nutrientes es el principal problema de esta alternativa. Servía para caramelizar los pancakes. Aporta minerales y antioxidantes, pero “actualmente está señalada por su alto contenido de fructosa”, dice de Cangas.

En 2010, la Universidad de Princeton aseguró que ingerir grandes cantidades de fructosa podía provocar obesidad. Aunque hay norteamericanos fieles a este jarabe, otros han buscado nuevas opciones, aunque no mucho mejores.

Jarabe de agave

Sirope de ágave (Twitter)

Es un producto que está de moda, aunque el agave fue ya venerado hace siglos por la civilización azteca. De esta planta parecida al aloe vera se extrajeron productos con múltiples utilidades. Hoy en día es una alternativa al jarabe de maíz, muy popular entre los veganos. No obstante, Riera señala que también tiene un alto contenido en fructosa sin nutrientes, a pesar de ser natural.

El jarabe de agave se debe consumir de forma moderada. De hecho, al ser tan dulce se precisa echar menos cantidad.

Jarabe de arce

Sirope de arce (Twitter)

El jarabe de arce es el preferido de los norteamericanos: sirve para gofres, waffles, pancakes, etc. Más del 70 % de la producción es canadiense. Es un dulce producido con la savia del árbol arce rojo (Acer saccharum) y negro (Acer nigrum), aunque también puede elaborarse a partir de otros tipos de árbol.

“Tiene un índice glucémico significativamente más bajo que otros edulcorantes e incluye vitaminas del grupo B, potasio, magnesio y una cantidad considerable de polifenoles y otros antioxidantes, pero la cantidad de azúcares sigue siendo alta”, afirma de Cangas.

Stevia

Stevia (iStockphoto)

No es un azúcar como tal, pero sirve para endulzar. El glucósido de steviol purificado es conocido coloquialmente como stevia, ya que es un edulcorante extraído de la planta Steva rebaudiana bertoni.

Fue aprobado hace pocos años por la Unión Europea. Según de Cangas, aunque este edulcorante acalórico se suele publicitar como natural, en el viejo continente tan sólo se venden extractos que han sido procesados. La corta vida de la stevia en Europa ha hecho que aún sea un pequeño misterio. Para Leone, “no es un azúcar como tal, pero sirve para endulzar”. Arroz con leche, mousse, o crema son algunos de los mejores postres y dulces para añadir este ingrediente en la receta.

Guía para conocer todos los tipos de azúcar

Hemos oído hablar muchas veces de los beneficios del azúcar moreno frente al azúcar blanco. Pero, ¿sabes qué es exactamente el azúcar integral? O, ¿conoces la melaza? Y, ¿has leído algo sobre los edulcorantes naturales? Hemos intentado elaborar una lista muy sencilla de características de todos ellos para que sepas cuál es el más adecuado para cada momento.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

¿En qué consiste el proceso de refinado del azúcar?

El refinado es el proceso de transformación de la caña de azúcar y de la remolacha en azúcar. Consta de varias etapas de lavado, trituración, cocción, filtración, evaporación y centrifugación. Cuanto más refinado es un azúcar, más pierde sus minerales y vitaminas y, por lo tanto, menores son sus beneficios para nuestra salud.

© iStock

Dependiendo del grado de refinado que tengan, podemos distinguir diferentes tipos de azúcar:

El azúcar integral: es azúcar de caña que no ha sufrido ninguna transformación. Por lo tanto, no es refinado y conserva todos sus minerales y vitaminas de origen. De color oscuro y de aspecto mojado, está muy perfumado (vainilla y regaliz) y su poder endulzante es muy fuerte. Se vende en las tiendas ecológicas y grandes superficies. También lo puedes encontrar en las zonas eco de tu supermercado habitual.

El azúcar moreno: azúcar de caña refinado (un 95% de sacarosa contra el 99% del azúcar blanco). Debe sus particularidades (color oscuro, aspecto mojado, perfume) al 5% de sales minerales y materias orgánicas (goma y cera) restantes. Pobre en vitaminas y minerales, es más perfumado (aromas de ron y de vainilla) y se utiliza mucho para caramelización y la realización de crumbles.

El azúcar blanco: proviene de la remolacha o de la caña de azúcar, y en todos los casos es refinado al 100%. Está totalmente desprovisto de minerales y de vitaminas. Su sabor es más neutro.

El azúcar glas: azúcar molido y en polvo muy fino, por lo que puede ser integral.

El azúcar mascabado: proviene del refinado del sirope de remolacha. Es muy perfumado y se utiliza para azucarar gofres, crepes, etc. Puede ser rubio o moreno, según su grado de cocción.

El azúcar rubio: se parece al azúcar moreno. Es un azúcar de caña parcialmente refinado, en el que queda un poco de melaza. De ahí su color rubio y su perfume.

La rapadura: es un azúcar integral, de aspecto granuloso (porque se trata únicamente de jugo de caña secado). Es muy endulzante y lo encontramos en las tiendas bio y dietéticas.

La melaza: es un sirope espeso y viscoso y es un residuo del refinado de la caña de azúcar. Más rica en minerales y vitaminas que el azúcar blanco y menos calórico. Se puede utilizar en pastelería, pues aporta un toque rústico y colorea las preparaciones. Se encuentra en tiendas bio.
Debes tener en cuenta que el grado de refinado no influye de ninguna manera en las calorías del azúcar. Por lo tanto, el azúcar integral es tan calórico como el azúcar blanco (4.000 kcal por 100 g aproximadamente).

Edulcorantes naturales

Al provenir directamente de la naturaleza y no sufrir ninguna transformación, son naturalmente ricos en azúcar y contienen minerales y vitaminas. Su poder endulzante es más fuerte que el del azúcar blanco.

La miel: producida por las abejas a partir de las flores, existen muchos tipos de sabores muy diferentes (lavanda, eucalipto, mil flores, abeto, romero, castaño, etc.). Utilizada desde tiempos remotos, se le atribuyen numerosas virtudes médicas. Hay que evitar calentarla para no destruir las enzimas.

El sirope de arce: se obtiene por concentración de agua de arce. Su sabor es muy particular y perfumado. Es recomendable escoger un sirope de alta calidad, que conservará todas sus propiedades nutritivas. Cuidado también con los siropes de arce falsos, que no son más que siropes de glucosa coloreados.

Las alternativas al azúcar: existen varias alternativas a los azúcares en polvo o naturales, agrupados bajo el nombre de edulcorantes.

El sirope de agave: es un néctar extraído de una planta mexicana, el agave. Rico en fructosa, tiene un poder endulzante superior al azúcar y es bajo en calorías. Está considerado como un edulcorante natural. Apreciado por vegetarianos, lo encontramos en las tiendas bio.

El sirope de savia: obtenido de una planta de América del Sur, es mucho más endulzante y es muy bajo en calorías. Sin embargo, es difícil de dosificar y según los expertos, su uso diario no es recomendable.

Los siropes de cereales: arroz, cebada, trigo… Los siropes se extraen de la fermentación de estos cereales, que producen glúcidos de forma natural. Sus colores y sabores difieren. Son menos calóricos y más ricos en minerales, y se utilizan para azucarar los yogures y las compotas. Sin embargo, su poder endulzante es más débil que el del azúcar y se licúan con la cocción, lo que impide su uso en pastelería.

Además de estos, existen otros muchos edulcorantes bajos en calorías como la stevia, muy extendida entre las personas que siguen una dieta.

Y, ¿qué tipo de edulcorante utilizo para los postres?

Cada azúcar o edulcorante tiene sus propias características. El azúcar glas es ideal tanto para preparar merengues como para decorar pasteles: la finura y el sabor neutro del azúcar blanco permite incorporarlo a todas las preparaciones.

Aún así, no hay nada que te impida utilizar azúcar integral en tus pasteles, siempre que reduzcas las cantidades recomendadas en las recetas. También puedes intentar cocinar con miel y con sirope de arce y añadir así aromas suplementarios. Respecto a los edulcorantes, tanto si son naturales como artificiales, verifica que soportan la cocción y que no dejan un regusto amargo.

Y ahora que ya conoces algunos secretos sobre los edulcorantes, ¿qué te parece descubrir qué postre es tu alma gemela para que puedas prepararlo con ellos?

​Y además:
Cómo preparar crema pastelera: la base de todo buen postre
Chocolate con bacon y otras combinaciones con cacao que creerías imposibles
¿Tortitas de colores para desayunar? ¡Y son 100% naturales!

6 tipos de azúcares

Artículos

De acuerdo con la International Food Information Council Fundation, existen diferentes tipos de azúcares. ¡Conócelos!
Escrito por: Hercilia Ortiz
HerciliaOrtiz

Existen 6 tipos de azúcares que debes conocer para vencer esa tentación por lo dulce, y a continuación te invitamos a conocerlos.

De acuerdo con la International Food Information Council Fundation, existen diversos tipos de azúcares, que se clasifican según su procedencia. Aquí te decimos 6:

1. Glucosa

Te recomendamos este video

Es la fuente principal de energía para tu cuerpo y el único combustible que utilizan las células de tu cerebro. Este tipo de azúcar se produce cuando se digieren los polisacáridos (almidones, celulosa y quitina , entre los más comunes).

2. Fructosa

Se encuentra en las frutas, miel y cierto vegetales de raíz. En su forma natural siempre se localiza en combinación con la glucosa.

PUBLICIDAD

3. Galactosa

Es un azúcar simple que únicamente se encuentra en la leche y sus derivados.

¿Quieres más información? Lee: Azúcar más, azúcar menos.

4. Sacarosa

Se encuentra en su forma natural en frutas y vegetales, pero las cantidades más elevadas están en la caña de azúcar.

5. Lactosa

Está en la leche; cuenta con una componente de glucosa y otro de galactosa.

6. Maltosa

Se encuentra en las melazas y se usa para la fermentación.

También puede interesarte: ¿Qué frutas contienen más azúcar?

Hace unos días estaba observando una receta de un tipo de bizcocho y entre sus ingredientes venía un tipo de azúcar que no había visto nombrado antes (sí, todavía es posible sorprendernos con estas cosas). Así que no hay nada como ir a la enciclopedia de la ciencia en la cocina que representa el libro (o los libros) de Harold McGee para aprender más sobre los tipos de azúcar.

La verdad que es sorprendente la cantidad de tipos de azúcar que tenemos y en especial para qué podemos usarlos en la cocina obteniendo recetas totalmente diferentes las unas de las otras.

En la categoría de azúcar se engloban tanto los azúcares blancos, como los morenos y las melazas. Aunque después hay otros tipos de azúcares que están dentro de otros elementos, pero eso nos interesan hoy.

Tipos de azúcar blanco

El azúcar blanco tiene todo un mundo de subtipos que se van a diferenciar por el tamaño del cristal de azúcar que lo forma. Y cada uno nos servirá para una cosa.

Azúcar blanquilla. Es el azúcar que conocemos como azúcar de mesa y que se utiliza tanto para cocinar de forma general como para disolver en bebidas: zumos, leche, refrescos u otros. Es de un tamaño medio, el cristal de azúcar tiene un tamaño de unos 0,4 mm. Tiene gran cantidad de sacarosa, cerca de un 97%, es decir es un azúcar muy puro.

Azúcar pilón o azúcar refinado o incluso azúcar de grano grueso es el azúcar más refinado que hay y se presenta formando bloques. Tiene cerca de un 100% de sacarosa por lo que su pureza y tamaño le hacen especial para presentaciones de pastas de azúcar o almíbar, ya que es muy brillante. Su tamaño está entre 1 y 3 mm.

Después tendremos azúcares más pequeños. Se les conoce como azúcar Caster o superfino. No confudir con los azúcares en polvo. Estos azúcares son muy fino pero no están molidos. Son azúcares especiales ya que al ser tan pequeños se pueden utilizar en masas de bizcochos, o en cremas con grasa en las que hay que introducir aire al hacerlo. Tienen un tamaño de unos 0,2 mm.

Los azúcares molidos o en polvo, los podemos conocer como lustre, glass o similares. Estos son azúcares molidos y se utilizan para elaboraciones más finas donde se requiere que el resultado sea muy sedoso. Estos azúcares contienen almidón para evitar que se peguen con la humedad.

Tipos de azúcar moreno

El azúcar moreno no es más que un azúcar blanco recubierto por una melaza de color oscuro procedente de alguna de las fases de refinamiento del azúcar. Aunque como todo, dependerá de muchas cosas para obtener un buen azúcar moreno u uno más regulero.

Azúcar moreno de factoría. Estos azúcares son los que a priori más o sonarán, en especial porque son los más nombrados para hacer algunas recetas de repostería. Tenemos el azúcar demerara, el truvinado y el muscovado. Son azúcares que se producían en una primera instancia, partiendo de la caña. Todos ellos azúcares mezclados con melaza y que daban resultado algunos azúcares más pegajosos que otros. La verdad que se hace muy complicado encontrar estos azúcares morenos.

Azúcar moreno refinado. Son azúcares que utilizan azúcar crudo fundido con alguna melaza y después se vuelve a cristalizar para obtener el azúcar moreno como lo conocemos. Es decir, no se utiliza el jugo de la caña para hacer el azúcar. Por lo que el sabor entre este tipo de azúcar y el anterior es menos potente. Y dan elaboraciones menos cristalizadas debido a que tienen menos sacarosa.

Azúcar integral. En ocasiones es habitual leer esto de azúcar moreno integral de caña. Bien, estos azúcares no son más que azúcar cristalino envuelto en el jugo del que preceden. Es decir, se hace el azúcar y se envuelve con una de las melazas que se obtuvo. No sé si conocéis la panela, pues sería este tipo de azúcar. Esto para darnos cuenta que algunas veces lo que nos venden no es del todo el nombre que tienen.

Tipos de melaza

Sobre las melazas tendríamos mucho que decir, en especial porque puede ser el producto del azúcar más des conocido y difícil de encontrar. Hasta el punto de que en muchas recetas tenemos que sustituirlo por miel, como único remedio, no porque se parezcan.

La melaza no es más que un jarabe que sobra de la elaboración de los diferentes tipos de azúcar. Se obtienen, de hecho, varias melazas en diferentes procesos de refinamiento del azúcar. Es decir, es un jugo en el que van muchas de las impurezas del jarabe de caña de donde sale el azúcar.

Las primeras melazas se utilizaron durante mucho tiempo como único producto accesible para mucha gente, y lo utilizaban como el azúcar. Hoy en día se utilizan para algunas elaboraciones, son menos dulces, incluso con un toque ácido y tienen otros aromas incorporados. Y tienen azúcares invertidos, lo que las hace geniales para algunas elaboraciones en las que nos conviene retener la humedad. Nada que ver con los azúcares invertidos para hacer helados, eso ya es otra historia.

En Directo al Paladar | Tipos de azúcar. El azúcar blanco
En Directo al Paladar | Azúcar Vainillado. Receta
Fotos | Uwe Hermann | rjime31 | clagnut

¿Cuáles son los diferentes tipos de azúcar?

La palabra azúcar se utiliza para describir un gran abanico de sustancias con poder edulcorante. Los azúcares se encuentran de manera natural en lácteos y frutas. A pesar de ello, la mayor parte del azúcar que se consume en la dieta proviene de los añadidos a los productos alimentarios. ¿Conoces los diferentes tipos de azúcar?

La función del azúcar es energética. Además, presenta poder edulcorante y conservante, y puede ser útil a la hora de realizar algunas fermentaciones. Es un elemento recurrente en la industria alimentaria debido a que mejora el sabor de los productos. A continuación, veremos las distintas sustancias que se engloban bajo el término azúcar y sus características.

Diferentes tipos de azúcar y sus características

Glucosa

Se trata de unos de los principales combustibles energéticos del cuerpo humano. Se encuentra libre en las frutas y en la miel y, a su vez, es el compuesto orgánico más abundante de la naturaleza.

Es el azúcar presente en la sangre de los animales y su medición puede servir para conocer el estado de salud de los individuos. El control de la glucosa en la sangre se realiza mediante el binomio hormonal insulina-glucagón y el órgano encargado de ello es el páncreas.

La glucosa es uno de los principales combustibles energéticos del organismo. Además, es el compuesto orgánico más abundante en la naturaleza.

Fructosa

Es un tipo de azúcar que se encuentra en los vegetales y en las frutas. Se utiliza tradicionalmente como edulcorante para los diabéticos. La buena relación potencia edulcorante – coste permite que los jarabes de fructosa se utilicen a menudo en la industria alimentaria.

Es un azúcar que presenta habitualmente una peor digestión que la glucosa como tal. Esto resulta determinante en el ámbito deportivo, sobre todo cuando se habla de bebidas o alimentos ingeridos dentro de la duración de la propia competición.

Descubre: ¿Cuáles son las diferencias entre glucosa y fructosa?

Sacarosa

Se conoce comúnmente como azúcar de mesa. Es el más habitual a la hora de endulzar los alimentos y se suele encontrar en la naturaleza en la caña de azúcar. Presenta un índice glucémico muy elevado, por lo que aumenta mucho la glucemia en sangre y, por lo tanto, la secreción de insulina.

El nivel de refinado de este azúcar determina su calidad. De este modo calificaríamos el azúcar blanco como el de peor calidad, siendo el que genera un pico insulínico mayor. El azúcar moreno, a pesar de ser de calidad superior, sigue siendo un alimento puramente energético del que es mejor no abusar.

La sacarosa es la conocida azúcar de mesa. Proviene de la caña de azúcar y su índice glúcemico es muy elevado.

Lactosa

El azúcar de la leche. Para su correcta absorción es necesaria la presencia en el intestino de la enzima lactasa. Los intolerantes por lo tanto carecen de dicha enzima. La lactosa ayuda a la absorción del calcio y cuenta con efectos prebióticos que mejoran la flora intestinal.

Cuando el organismo no la asimila correctamente, aparece una sintomatología basada en molestias intestinales, dolor y diarrea. De todos modos, este problema se puede eliminar administrando la enzima junto a la lactosa o disociando el propio compuesto.

Maltosa

Aparece en los granos de cebada y en alimentos como la cerveza. Su carga glucémica es muy elevada. Es parte fundamental del almidón y del glucógeno. Constituye, por lo tanto, un nutriente y un edulcorante.

Te puede interesar: Glucagón: ¿qué es y para qué sirve?

¿Cuál es la diferencia entre los tipos de azúcar?

La diferencia fundamental entre los distintos tipos de azúcares es su carga glucémica y su velocidad de absorción. Cabe destacar que el elevado consumo de azúcar de la sociedad actual constituye un problema de salud grave.

Como lo destaca un estudio publicado en la revistaNature, en personas sedentarias el consumo frecuente de azúcar aumenta la resistencia a la insulina y las probabilidades de desarrollar diabetes y otras enfermedades complejas.

A diferencia de los otros macronutrientes,la función del azúcar es fundamentalmente energética. De este modo, en el caso de no ser utilizado como tal, se acumulará en forma de grasa causando perjuicios al organismo.

Conclusión

Existen varios compuestos diferentes dentro de lo que conocemos comúnmente como azúcar. A pesar de que presentan especificidades distintas, la función del azúcar es energética y debe de ser utilizado como tal.

El sobre consumo de azúcar es uno de los mayores problemas de salud de la sociedad junto con el sedentarismo. Intentar reducir su consumo, o sustituirlo por carbohidratos complejos, es una estrategia interesante en cuanto a la prevención de enfermedades.

Un modo eficaz de llevar esto a cabo es cambiar los alimentos procesados por productos frescos. De este modo aportaremos mayor calidad a nuestra dieta.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *