0

Tortilla de patatas gorda

Como la final del Mundial me pillo fuera (haciendo el Camino de Santiago), no se me ocurre otra manera de celebrar que España es ganadora con una buena tortilla de patatas con cebolla muy grande 🙂

¡¡Nunca hay que desmerecer una buena tortilla de patatas española, de las de toda la vida, con cebolla!! Yo sé que es un engorro ponerse a pelar las patatas y las cebollas, freirlas y conseguir una buena tortilla. Pero no os desanimes, porque a la 24ª tortilla seguro que os saldrá 😉 es broma jeje.

Os voy a mostrar paso a paso cómo hacer un super tortillón de patatas supergrande (lo que algunos llaman tortilla española), a lo bestia!! Y por supuesto ¡sin lactosa! jijij

Para este tortillón yo he usado 9 huevos!! Aunque mi récord está en una súper tortilla de patatas de 14 huevos. Pero si no os manejais muy bien, sobretodo a la hora de darle la vuelta a la tortilla, podeis empezar a hacerlas con 4 o 5 huevos, incluso con menos. Usando siempre una medida proporcional de patatas. También podeis elegir si echarle o no cebolla. Está buena de las dos maneras, pero a mi personalmente me encanta con cebolla!!

¡¡Viva la tortilla de patatas!! Próximamente… la videoreceta. Y aquí os dejo la receta de la tortilla de patatas con cebolla muy grande en versión imprimible para descargar

Tortilla de patatas con cebolla Un súper tortillón de patatas con cebolla deliciosa y jugosa. Categoría: Entrantes Cocina: Española Autor: Orielo’s Kitchen Ingredientes

  • 10 huevos
  • 3 patatas grandes
  • 1 cebolla grande (opcional)
  • sal

Elaboración

  1. En una sartén con abundante aceite de oliva, ponemos a freir las patatas a fuego medio-fuerte removiéndolas de vez en cuando para que no se quemen. Añadimos sal al gusto.

  2. Unos cinco minutos después, añadimos la cebolla para que se vaya friendo a la vez.

  3. Retiramos del fuego antes de que las patatas lleguen a coger un color tostado. Deben estar blanditas como la cebolla, aunque no crudas.

  4. Por otro lado, batimos los huevos en un recipiente con un poquito de sal. Vamos incorporando a ese recipiente las patatas y la cebolla fritas, escurriendo bien el aceite en la sartén, y mezclando todo con un tenedor.

  5. En otra sartén honda mojamos con un poco de aceite del que hemos frito las patatas por toda la superficie y la ponemos a fuego medio-bajo durante todo el proceso. Cuando el aceite esté caliente, vertemos la mezcla y ayudándonos de una espátula o con la espumadera, recubrimos con la mezcla toda la sartén.

  6. La tortilla debe hacerse por dentro y por fuera, así que debemos ir pinchando la tortilla con la espátula para que el huevo se cocine también por dentro, pero sin dejar que llegue a quemarse por ningún lado y que no se haga demasiado.

  7. Unos minutos después, cuando consideremos que la tortilla ya es consistente y esté bien dorada por debajo, nos disponemos a darle la vuelta ayudándonos de un plato o de la propia tapadera de la sartén sobre el fregador por si cayera algo de huevo.

  8. Debemos tener cuidado para que no se rompa al volver a incorporarla a la sartén, y ayudándonos de nuevo con la espátula, hundimos los bordes para darle una forma redondeada.

  9. Dejamos otros cinco minutos hasta que se dore por el otro lado, y retiramos del fuego.

Fuente de la foto: blog.elpais.com

El articulo de hoy lo he escrito para cubrir peticiones de mucha gente de Sudamérica y América que me escriben diciendo como se hace una buena tortilla de patatas española. Sé que mucha gente no encontrará útil este post porque es algo que sabe hacer todo el mundo aquí en España, pero otra mucha que no sabe hacerla le encantará. Las tortillas de patatas es de las cosas más personales que hay y como la de la abuela no hay ninguna jejejeje. Yo os voy a dar mis consejos de cómo hacerla para la gente que no haya hecho ninguna en su vida y se anime a cocinar este pedazo de plato típico español por antonomasia. Se puede hacer con cebolla o sin ella, cuajada o que se le vea el huevo, rellena, acompañada de un poco de mayonesa… para gustos los colores, por eso os voy a dar mis consejos para hacer una tortilla de patatas digamos “decente” jejeje. Probablemente tendréis mil trucos en cada casa pero para los iniciados creo que es suficiente. Primeramente os voy a dar unos consejos a seguir y luego os pondré la receta de cómo la hago yo (prácticamente como todo el mundo). Por cierto, la fotografía es un escándalo. La fuente es el blog del país.

¿Qué proporción de huevos y patatas hay que poner para una tortilla?

Mi abuela y mi madre, grandes cocineras, siempre me han comentado que la proporción es una patata, (como el tamaño de un puño cerrado) por huevo. Aunque claro si queremos ya ser más exacto…. Pues no se puede porque ya depende de si nos guste cuajada o jugosa que se le salga el huevo.
Para una jugosa, cada 3 patatas que pongamos pondremos 4 huevos o 5 si son pequeños.
Si la queremos cuajada seguiremos la proporción de una patata por un huevo.

¿La tortilla con cebolla o sin cebolla?

Esta pregunta siempre da lugar a discusión, en mi opinión, con cebolla ya que le da un toque muy especial. Pero hay mucha gente que la hace sin ella por lo que podemos prescindir de cebollas en la receta. Aunque sea un poquito ponedle cebolla por favor que no vais a notar el sabor a cebolla (la gente que no le pone dice que le sabe mucho jejeje)

¿Cómo cortar las patatas para la tortilla de patatas?

Pues lo mejor es que se hagan en rodajas de 2 ml más o menos, hablando claro, finitas. Yo uso muchas veces el propio pelapatatas para hacer las rodajas. Además con el pelapatatas las hacemos siempre del mismo tamaño, evitando que nos salgan algunas más gordas que otras.

Ingredientes, de calidad por favor…

La tortilla de patatas es un plato que lleva 3 ingredientes, si se los ponemos cutres… pues saldrá cutre. Lo mejor es que usemos patatas buenas, yo uso muchas veces la roja que es un poco dulce y me encanta. Respecto a los huevos es mejor comprarlos de gallinas criadas en tierras, son mucho mejores. Los huevos baratos que vemos en los supermercados son de gallinas que viven toda su vida en una nave en una jaula de 50 cm x 50 cm (a lo mejor hasta me paso) por lo que la calidad de los huevos no será muy buena como comprenderéis. El aceite, de oliva por supuesto. Además al freír patatas en él podremos reutilizarlo sin problemas porque no coge sabores fuertes como si friéramos pescado u otro alimento. Las cebolla también buenas por favor.

La sartén, de buena calidad.

No hay nada peor que se te pegue una tortilla de patatas, por eso intentad usar la mejor sartén que tengáis para que al darle la vuelta no se nos pegue.

¿Cómo conseguir que la tortilla de patatas salga jugosa por dentro?

Pues como he comentado antes le ponemos un poco más de huevo y le tendremos que dar la vuelta un minuto antes de lo normal. Eso es lo que hago yo, una vez mezclada (patatas, cebolla y huevos) si la queremos cuajada la tendremos como 2-3 minutos por cada lado a fuego medio. Si la queremos jugosa darle la vuelta un minuto antes.

¿Cómo darle la vuelta a la tortilla correctamente?

Aquí viene la parte más compleja de la tortilla, eso que da tanto miedo y que de pequeño yo le pedía a mi padre que la diera él jejeje. Lo primero de todo tenemos que usar, obviamente, un plato más grande que la sartén y hacerlo en un movimiento rápido y con mucha seguridad. Si lo hacemos despacio corremos el peligro de que se nos caiga y liamos una en la cocina muy maja. Una vez dada la vuelta la volvemos a poner en la sartén a que cuaje por el otro lado y listo.

Ingredientes para 4-5- personas

  • 1 kilo de patatas (Unas 5-6 dependiendo del tamaño)
  • 6 huevos medianos si la queremos cuajada y 7-8 si la queremos jugosa.
  • 2 cebollas grandes
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración

  1. Como he comentado antes empezamos pelando las patatas. Las lavamos y las cortamos con la ayuda del pelapatatas o de un cuchillo bien afilido y en rodajas de 2mm. Las cebollas las en trozos lo más pequeño posible. Mucha gente la pone en juliana pero como he dicho en esto no hay una regla general, cada uno lo hace a su manera.
  2. Ponemos abundante aceite en la sartén e introducimos las patatas y las cebollas. Aquí tenemos que freírlo a fuego muy lento evitando que se doren los ingredientes, digamos que se tienen que “cocer” en el aceite, por lo que lo tenemos que poner a fuego medio. Con la ayuda de una cuchara de palo vamos rompiendo las patatas a medida que se vaya poniendo blandas. Tardarán como unos 12-15 minutos a fuego lento.
  3. Una vez hechas las patatas y las cebollas las sacamos y las ponemos en un colador para que suelten la mayor cantidad posible de aceite. Muchas personas las sacan directamente al huevo batido pero se llena de aceite y además el huevo se cuaja en el momento que le pones patatas muy calientes recién sacadas de la sartén.
  4. Yo las dejo escurrir 5-10 minutos para que suelte todo el aceite mientras voy batiendo los huevos.
  5. Una vez escurridas las mezclamos con los huevos batidos. Yo en este paso es donde le pongo la sal, mucha gente lo pone al principio pero eso es cuestión de costumbres.
  6. Es hora de hacer la tortilla, ponemos una gotita de aceite en una sartén e introducimos la mezcla de huevos y patatas y vamos tocando con la cuchara de palo por los bordes haciendo la forma de la tortilla. Pasados 2 minutos le damos la vuelta con mucha seguridad y la ayuda de un plato mayor que la sartén donde estemos cocinando la tortilla. Volvemos a ponerla y seguimos haciendo la forma de la tortilla con la ayuda del cucharón. En 2 minutos estará lista.
  7. La acompañamos de ensalada, de mahonesa, sola, en bocata… como queramos porque aquí cada uno se la come como quiere.

Mi recetaNombre Trucos para hacer tortilla de patata Fecha 2013-09-03 Puntuación 3.5Based on 89 Review(s)

A medio camino entre el cómic, el ensayo cachondo y el libro de recetas, el cocinero David de Jorge y el ilustrador Javirroyo acaban de publicar La Tortilla de Patatas (editorial Debate), una biblia sobre este plato mítico de la gastronomía española que incluye recetas, ideas sobre acompañamientos, curiosidades y reflexiones con mucha coña.

Los amantes de la cocina lo disfrutarán por la gran cantidad de información que aporta, los que no, se reirán un rato. Para aclarar conceptos, repasamos algunas de las reglas del “Dios tortilla”.

Una ilustración de Javirroyo (La tortilla de patatas)

¿Con o sin cebolla?

“¡Una, grande y con cebolla, por Dios!” Así de contundente se mostraba De Jorge en declaraciones al programa radiofónico ‘Versió RAC1’, a la pregunta gastronómica más recurrente de todos los tiempos. En la receta del libro usan cebolleta fresca, un buen truco para que se cueza antes, a la vez que la patata. Es importante: siempre freír los dos ingredientes a la vez.

El aceite (siempre de oliva) debe estar frío

El asunto consiste en cortar patata a bocados finos, todos del mismo tamaño, y la cebolleta en tiras. Esa mezcla, sin sal, la cubriremos con aceite frío. “Arrimamos a fuego majo, y esperamos a que empiece a freír. Cuando vemos que las patatas se ponen morunas, es el momento de amansar la lumbre”, explican. Iremos de más fuego a menos.

En la receta usan cebolleta fresca, un buen truco para que se cueza antes, a la vez que la patata. Es importante siempre freír los dos ingredientes a la vez”

¿Qué patata y cómo freírla?

“La mejor la patata vieja, porque la nueva suelta demasiado almidón, se descompone, pero tampoco hay que ponerse tan quisquilloso”. Es mejor no chafarlas, pero puede quedar rica de cualquier manera. “Lo importante es que la patata esté bien cocida. Una tortilla con la patata tiesa… ¡es como comerte una tortilla de boletus y encontrarte arena!”, nos cuenta el cocinero.

La sal, en el huevo

No batir demasiado los huevos es lo que recomienda Josefina Sagardia, la patrona del casino de Lesaka, inspiración tortillera para David. Pero este no es un punto vital para que la buena tortilla. Eso sí, De Jorge recomienda echar la sal a los huevos, antes de hacer la mezcla con la patata y cebolla. Una vez tenemos el mejunje, podemos probarlo en crudo para corregir el punto de sal.

Una ilustración de Javirroyo (La tortilla de patatas)

El truco para darle la vuelta

Si mojamos un poco el plato sobre el que la vamos a girar, resbala y será mucho más fácil el trasvase de nuevo a la sartén. “Es un truco muy viejo, pero funciona, porque el huevo es muy espeso y cuesta un poco que baje”, nos explica De Jorge.

¿Jugosa, babeante… o dura?

“Es tan acojonante la tortilla, que incluso las he comido buenas siendo mazacotes. Nos gustan todas “, dice De Jorge. Según su libro, de norte a sur de España la tortilla se va secando: en Galicia la hacen medio cuajada, en Euskadi “babosa”, en Cataluña blanda… y en Andalucía ya es “dura de cojones”.

Lo importante es que la patata esté bien cocida. Una tortilla con la patata tiesa… ¡es como comerte una tortilla de boletus y encontrarte arena!”

David de Jorge Cocinero

Rellena, nunca

“El hijoputismo de las tortillas rellenas”, así lo llaman los autores. La cuestión es “cómo tiene que ser de gorda y de dura para que permita un corte transversal y soporte los rellenos”, apunta Javirroyo. Jamón y queso, pisto, lechuga, ensaladilla… le han llegado a poner de todo. Según este libro, es una invención marciana para conseguir vender una mala tortilla y una aberración.

Los terroristas de la tortilla

Karlos Arguiñano bate la tortilla de patata con la minipimer, Dabiz Muñoz hace una fusión con una empanadilla oriental y la llama ‘Spanish Toltilla’, y Ferran Adrià “fue el primero en torturar a una tortilla de patatas para meterla en una copa Martini” y crear la deconstrucción de este plato. Los tres deberían estar, por todo ello, entre los terroristas más buscados, según los autores del libro.

Una ilustración de Javirroyo (La tortilla de patatas)

Con patatas de bolsa (chips)

Son muchos los listillos que aseguran que les ha quedado bien, incluso cocida en el microondas. Pero David de Jorge asegura que la ha hecho y por eso , afirma: “me he quedado sin amigos”.

¿A qué temperatura está más rica?

“Me gusta hacerla y comerla a las dos horas, dejándola a temperatura ambiente. Nada de frigorífico. Aunque claro, si estás en Nigeria y tienes 50 grados de temperatura, si la dejas en la mesa se estropea”. La nevera pues, solo en caso estrictamente necesario, y si la tienes que poner en la nevera, mejor sacarla con tiempo para que coja temperatura.

Ferran Adrià fue el primero en torturar a una tortilla de patatas para meterla en una copa Martini”

David de Jorge Cocinero

Los ‘pluses’: otras tortillas de patatas

El libro incluye 9 recetas “que merecen estar en el olimpo de los dioses tortilleros”. Una de ellas es la tortilla magistral, con patata, cebolla y huevo, y las otras tienen algún ingrediente extra, “hemos recogido los posibles añadidos que menos joden la tortilla”. Esos pluses son el bacalao, el chorizo, la ropa vieja, ajo y pimiento vede, ajos tiernos, o pimientos del piquillo.

Los acompañamientos perfectos

Ensalada de lechuga y cebolleta, de tomate, de escarola y ajos, gazpacho, pimientos verdes fritos, salsa de tomate, salmorejo, pimientos del piquillo confitados al horno, o mahonesa. Esos son los acompañamientos magistrales para una buena tortilla de patata.

Para un foodie, puede ser el regalo perfecto para estas navidades

¿Las del súper o gasolinera?

“Cumplen una función social, y las hay mejores y peores”, explica David. “¿Quién no se ha comido una hamburguesa o Coca-Cola cuando no debía? Si puede ser bien hecha, mejor, pero de vez en cuando tenemos puntos de bajeza… ¡y escuchamos a Melendi, aunque sea en el coche! Le mando un abrazo.”

¿Cómo hacer la tortilla de patatas más jugosa y esponjosa?

Si sigues estos consejos podrás conquistar por el estómago a cualquiera que se precie

IDEAL.ES Lunes, 9 noviembre 2015, 11:23

La tortilla de patatas es una de las recetas españolas por excelencia. Y es de conocimiento popular que cualquiera que sepa preparar una buena tortilla será capaz de conquistar por el estómago a cualquiera que la sepa apreciar. Pero no todos los cocinitas saben darle ese toque jugoso y esponjoso tan tentador. Si eres una de esas personas que no todavía no han conseguido hacer la tortilla perfecta, aquí te proponemos un tutorial con algún que otro truco, para que sorprendas a tus invitados con la mejor tortilla de patatas.

vídeos tutoriales

  • Sabrosa receta: Aprende a preparar un fácil y rico cupcake
  • Fácil receta: Deliciosa Cheesecake de tan solo 3 ingredientes
  • Deliciosa y fácil receta para preparar muffins de chocolate
  • La deliciosa receta de tarta de manzana que se ha visto 160 millones de veces

INGREDIENTES: 6 huevos, 3 patatas (600 g), 1 cebolla pequeña, cucharada de levadura, 1 chorrito de leche, 2 vasos de aceite de oliva, sal.

ELABORACIÓN: En primer lugar, cortaremos la cebolla y las patatas lo más finas posible y las freiremos en dos sartenes distintas. Cocinar estos dos ingredientes por separado nos ayudará a conseguir una mejor textura y un mejor sabor.

A continuación, mientras las patatas y las cebollas se cocinan a fuego medio hasta quedar blanditas, batimos los huevos y les añadimos media cucharada de levadura. Este toque hará que la tortilla quede mucho más esponjosa de lo habitual. Además, le añadiremos un poco de leche para que el interior de nuestra creación sea lo más jugoso posible.

Seguidamente, mezclaremos todos los ingredientes en un bol, removiendo bien para que queden bien impregnados con el huevo y sazonamos al gusto. Después de haber calentado un chorrito de aceite en la sartén, añadimos la mezcla y dejamos dos o tres minutos por cada lado. Y si te gustan realmente jugosas, puedes darle la vuelta a la tortilla un minuto antes, para evitar que quede reseca.

El primer truco o consejo que vamos a darte es que elijas bien el tipo de patatas que vas a utilizar. La variedad Monalisa es perfecta para preparar la tortilla española, pero también puedes optar por otras variedades, procurando que sean patatas nuevas y especiales para cocer.

Una vez que tenemos las patatas las pelaremos, lavaremos y secaremos bien. Ahora hay que trocearlas, en rodajas finas e intentando que queden todas de un grosor similar. Nosotros lo hacemos con la parte ancha de un rallador, así quedan de un tamaño perfecto para la tortilla de patatas, pero hay que hacerlo con un poco de fuerza y mucho cuidado de no cortarse. Y, si lo prefieres, puedes cortarlas a cuchillo.

Como te decía en la lista de ingredientes, la cebolla es opcional, depende del gusto de cada uno, así que puedes optar por ponerla o no. A nosotros en casa nos gusta la tortilla de patatas con cebolla, muy picadita casi no se nota en la tortilla, pero le aporta un punto extra de jugosidad.

Un punto muy importante para que nos quede una buena tortilla, es cómo cocinamos las patatas. Después de salarlas, hay que ponerlas en una sartén amplia con abundante aceite caliente, pero hay que bajar enseguida el fuego y cocinarlas a fuego suave, para que se cuezan más que freírse. Mientras las dejamos al fuego cocinándose, iremos preparando los huevos.

Para que la tortilla de patatas nos quede jugosa vamos a utilizar una proporción de, aproximadamente, 1 huevo por cada 100 gr de patatas, es decir, en nuestro caso utilizaremos 10 huevos. Los iremos cascando aparte, uno a uno, para comprobar que están bien, y, una vez que los tengamos todos en un bol, batimos los huevos y salamos ligeramente.

Cuando las patatas estén aproximadamente a media cocción, es el momento de incorporar la cebolla a la sartén, si es que hemos decidido ponerla. Moveremos y dejamos al fuego hasta que las patatas estén hechas. Un truco para saber cuando las patatas están en su punto es meter entre ellas una espumadera, si las patatas se parten sin ofrecer resistencia, es el momento de sacarlas. Lo haremos utilizando la espumadera e inclinando la sartén, procurando que nos queden muy bien escurridas.

Juntamos las patatas con los huevos batidos y mezclamos un poco. Por otra parte ponemos al fuego una sartén con una pizca de aceite. Utilizaremos una sartén más pequeña, para que nos sea más fácil después darle la vuelta y la tortilla de patatas nos quede más alta. Pasamos la mezcla de huevos y patatas a la sartén y dejamos al fuego hasta que los bordes estén cuajados y un poco dorados y se separen fácilmente de la sartén, en este momento hay que darle la vuelta.

Tortilla de Patatas Esponjosa

Receta de Tortilla de Patatas Esponjosa

Ahora te explicamos cómo preparar en casa una tortilla de patatas esponjosa, una receta tan rica como la tradicional pero con una textura muy agradable de comer. Toma nota de la receta, verás que fácil es.

Ingredientes de Tortilla de Patatas Esponjosa:
– 600 gramos de patatas
– 5 o 6 huevos grandes
– Aceite de oliva virgen
– Sal
– Media cucharadita de levadura en polvo

Preparación de Tortilla de Patatas Esponjosa:
La preparación de esta receta de tortilla de patatas esponjosa es similar a la de la receta más tradicional, pero para conseguir que nos quede más esponjosa vamos a añadir un poco de levadura entre sus ingredientes. Otra forma de hacerla esponjosa sería añadir un poco de leche a los huevos batidos, pero nosotros os aconsejamos usar la levadura.
Para empezar la preparación haremos como siempre se hace en estos casos, pelar y lavar las patatas y luego cortarlas en daditos no demasiado grandes. Si prefieres cortarla en rodajitas o en lascas, hazlo como más te guste. Mientras tanto vamos a poner a calentar una sartén grande con bastante aceite de oliva virgen a calentar. Cuando esté bien caliente, freiremos las patatas en la misma, dejando que queden bien fritas por todos lados.
Una vez fritas, dejamos escurrir las patatas, para que pierdan todo el aceite sobrante, y dejamos enfriar un poco. Batimos los huevos con media cucharadita de levadura y un puñado de sal y mezclamos las patatas fritas junto a los mismos, para que las patatas vayan absorbiendo el huevo batido. Ponemos una sartén adecuada para hacer la tortilla a calentar a fuego lento-medio con un chorrito de aceite de oliva, y vertemos la mezcla cuando esté caliente.
Hacemos la cara de debajo de la tortilla hasta que cuaje bien el huevo, entonces daremos la vuelta a la misma y haremos la otra cara, hasta que la tortilla quede también bien hecha por los bordes, y quede bien cerrada. Si la haces a fuego lento te será más fácil que quede bien hecha por dentro y no quede cruda, a menos que te guste así. Es importante tener cuidado a la hora de voltearla, para lo que puedes usar un girador de tortillas o en su defecto un plato, que debe ser llano y más grande que la sartén.
Una vez tengas la tortilla en su punto, sírvela en caliente, no dejes que se enfríe demasiado, y comprueba que ha quedado más esponjosa que otras tortillas que hayas preparado sin levadura. Pruébala también echando un chorrito de leche en lugar de la levadura, queda también bastante esponjosa y rica, aunque nosotros la preferimos con un poco de levadura. Esperamos que os guste esta receta.

Raciones / Unidades: 1
Tiempo Aproximado de Preparación: 30M
Calorías Aproximadas: 170

Trucos para Preparar una Deliciosa Tortilla de Patata

Preparar una tortilla de patata es un reto al que todo aquel que le guste cocinar se debe enfrentar, pero debe saber que hacer una tortilla de patata es sencillo pero hacer una buena tortilla de patata no lo es.

Lo primero que necesitamos para realizar nuestra tortilla de patata son los siguientes ingredientes: patatas, huevos, cebolla, sal y aceite. Debemos usar buenos ingredientes, las patatas deben estar prietas nunca blandas y harinosas, los huevos frescos y si son de corral mejor, buenas cebollas y aceite de oliva suave.

Tenemos que hacernos con una buena sartén con el antiadherente en buen estado para que no se nos pegue, un consejo es solo utilizarla para hacer tortillas y huevos fritos. Un truco muy práctico que puedes utilizar si no dispones de una buena sartén para que no se te pegue la tortilla de patata es cubrir el fondo de la sartén con sal, a continuación freírla hasta que adquiera un ligero tono tostado, luego retiramos la sal con papel de cocina o un paño y ya puedes utilizar la sartén sin peligro de que se te pegue la comida.

Todo el proceso de elaboración se hace a ojo y es casi imposible hacer una tortilla de patata con cantidades exactas. Lo importante es que la proporción entre los ingredientes de nuestra tortilla sea la correcta. Una regla que puedes usar si te gusta cuajada es la siguiente: por cada patata del tamaño de un puño cerrado pon un huevo y si te gusta muy jugosa por cada 3 patatas pon 4 huevos o 5 si son pequeños. Siempre es mejor en caso de duda pecar de poner un huevo de más que de menos.

Elaboración

En primer lugar debemos pelar y cortar las patatas, hay personas que prefieren cortarlas en rodajas finitas y otras en dados, lo importante es que todas tengan un tamaño parecido para que tarden el mismo tiempo en hacerse. Una vez cortadas le echamos buen puñadito de sal y las ponemos en aceite muy caliente.

Ahora cortamos la cebolla en trozos no demasiado pequeños, la cantidad de cebolla va en gustos, desde los que no les gusta y no la ponen o ponen una cebolla pequeñita, hasta los que les gusta mucho y ponen una o dos cebollas por tortilla dependiendo del tamaño de las cebollas y de las patatas, tendrás que ir probando para dar con la fórmula que más te guste. Para que no lloremos a la hora de cortar la cebolla un truco efectivo es hacerlo bajo el extractor de humos encendido o en un sitio con corriente de aire, pruébalo y verás cómo funciona.

Llega el momento de freír la patata en abundante y caliente aceite. El punto de cocción debe estar entre fritas y cocidas, casi frita pero no del todo crujiente. Así no corres el riesgo de que te quede cruda y se escurrirá mejor todo el aceite. Cuando esté casi cocinada la patata echaremos la cebolla, con 3 minutos bastará para que esté lista, aunque aquí también cada maestrillo tiene su truquillo y muchos la fríen junto a la patata desde el principio.

Mientras se fríen las patatas podemos ir batiendo los huevos en un bol y añadiremos a estos una pizca de sal. Para que salga muy esponjosa separamos las yemas de las claras y montamos estas hasta su punto de nieve, también podemos añadirle una cucharita de levadura y conseguiremos el mismo efecto. Si lo que queremos es que esté más jugosa le añadiremos un chorrito de leche fría.

Cuando estén listas las patatas las escurrimos muy bien del aceite de la sartén para que no quede aceitosa y las echamos en los huevos bien batidos y dejamos reposar la mezcla 10 minutos así conseguiremos que la patata se empape bien y adquiera la consistencia adecuada. El huevo deberá cubrir la patata y la cebolla.

Ahora ponemos una cucharada de aceite en la sartén bien limpia y cuando esté muy caliente vertemos la mezcla y dejamos que se haga 1 o 2 minutos dependiendo de si la tortilla nos gusta que quede más o menos cuajada.

También tenemos que tener a mano un plato con el que vamos a dar la vuelta a la tortilla de patata y este debe ser siempre más grande que la sartén para no tener problemas en el momento de darla la vuelta y que tanto miedo nos da, debemos hacer un movimiento rápido y con seguridad, de forma firme y decidida. Ponemos éste sobre la sartén y lo sujetamos con fuerza con una mano mientras que usamos la otra para darle la vuelta agarrando por el mango. Ahora sólo nos falta volver a poner la tortilla en la sartén para que se termine de cuajar por el otro lado. Esto nos llevará 1 o 2 minutos si nos gusta jugosa y 2 o 3 minutos si nos gusta más cuajada. Pasamos la tortilla a un plato limpio y ¡Listo!

Con estos pequeños trucos y consejos conseguirás disfrutar de una sabrosa tortilla de patata, ahora ya sólo te queda practicar y practicar. Y si lo que quieres es poder saborear una rica tortilla de patata en cualquier momento sin ningún esfuerzo no dejes de probar nuestras deliciosas tortillas de patata.

¿Cuál es tu truco estrella a la hora de elaborar la tortilla de patata?

¡Cuéntanos cuál es tu truco en nuestro muro de Facebook o Twitter!

Cómo hacer tortilla de patatas (cuajada)

30 m Calorias: 114 Fácil

La tortilla de patatas (en este caso cuajada) es uno de los platos tradicionales de este país desde hace décadas. Además de patata y huevo hay quienes incluyen otros ingredientes como cebolla, pimientos, chorizo, champiñones, etc. Es un plato que gusta a todo el mundo y cuya elaboración no entrada dificultad alguna. Además de la receta de hoy en nuestra página podéis encontrar otras versiones, como nuestratortilla de patatas casera y nuestra tortilla sin huevo, especialmente pensada para personas que sufren intolerancia a este alimento y para veganos.

A pesar de las posturas radicales de quienes sostienen que solo hay una forma de hacer una tortilla, lo cierto es que hay tantas maneras de elaborarla como cocineros existen. Para algunos las patatas deben ser cocidas y no fritas, para otros se deben cortar en láminas y no en tacos. Los hay también que tienen sus preferencias en cuanto al tipo de aceite empleado. Otras teorías apuntan a que las patatas se deben dejar en remojo en el huevo batido durante al menos media hora para que se empapen otorgando a la tortilla una buena consistencia. Sigas una tendencia u otra, lo cierto es que la tortilla es una elaboración que está deliciosa se haga como se haga, a tu elección queda si cortas las patatas en tacos o láminas, se usas aceite de oliva o girasol o si añades cebolla u otros ingredientes.

También hay gustos distintos a la hora de cocinarla; mientras que para algunas personas la tortilla está más jugosa si de deja el huevo a medio de cuajar, otros gustan de dejar que cuaje por completo. Personalmente me gusta la tortilla gorda, cuajada, y, a ser posible, y si la fuerza de voluntad resiste, reposada de un día para otro, para que su aroma y sabor se potencien. Tengo serías dificultades a la hora de decidir si la prefiero en plato, a modo de tapa o pincho, o en bocadillo. ¿Y vosotros, tenéis claro cuál es vuestra tortilla perfecta?

En un intento de dar con esa difícil perfección, hace un tiempo os compartíamos un interesante artículo sobre cómo elaborar la tortilla perfecta, esperamos que de su lectura extraigáis alguna idea que podáis aplicar a la hora de hacer este rico plato.

Este tipo de tortillas es perfecto para quien no les guste poco hecha y también, para tomarlas fuera de casa en tuppers tipo camping o incluso para bocadillos. Su consistencia hará que no se despedace y pueda tomarse en ricos bocados.

Ingredientes para 4-6 raciones

  • Cebolla – 2 unidades
  • Patatas – 3 unidades
  • Aceite de oliva – para freír
  • Huevo – 4 unidades
  • Sal – al gusto

Cómo hacer la receta de Cómo hacer tortilla de patatas (cuajada)

  1. Ponemos a calentar dos dedos de aceite de oliva en una sartén amplia. Mientras se calienta, pelamos las cebollas y las cortamos en juliana.
  2. Cuando el aceite esté caliente, añadimos a la sartén las láminas de patata. Removemos para que se impregnen con el aceite y cocinamos a fuego medio hasta que se pongan un poco transparentes. Pelamos las patatas y las cortamos en láminas de un grosor de no más de 5 milímetros.
  3. Cuando la cebolla esté un poco tierna, añadimos las patatas (ojo, sin retirar la cebolla). Cocinamos, también a fuego medio, hasta que se ablanden. Llevaremos cuidado para que no se doren demasiado, ya que si eso sucediese la tortilla quedará un poco seca. Durante la cocción, removemos regularmente para que ambos ingredientes se cuezan de manera uniforme.
  4. Apartamos la sartén del fuego y ponemos ambos ingredientes en un escurridor para retirar el exceso de aceite. Esta paso es importante si no queremos que nos quede una tortilla demasiado grasienta. Cascamos los huevos y vertemos su contenido en un cuenco. Añadimos sal al gusto y batimos.
  5. Seguidamente, echamos en el cuenco la patata y la cebolla. Mezclamos bien para que se impregnen con el huevo. Calentamos un poco de aceite en una sartén.
  6. Cuando el aceite empiece a humear ligeramente, vertemos la mezcla de huevo, patata y cebolla. Cocinamos, a fuego medio, durante 2 ó 3 minutos por cada lado. Para dar la vuelta a la tortilla hacemos uso de un plato llano de un tamaño ligeramente mayor que la sartén. Para ello, lo apoyamos sobre la sartén y cogiendo ésta con fuerza por el mango, damos un giro de 180º, de modo que la tortilla nos quede en el plato. Con la ayuda de una espátula, ponemos de nuevo la tortilla al fuego quedando la parte cocida hacia arriba.
  7. Si vemos que no se ha dorado, podemos voltearla varias veces. En cualquier caso, si queremos que nos quede jugosa, no debemos cocinarla demasiado. Una vez que está lista, ponemos en un plato y dejamos que se atempere ligeramente antes de servir.

Notas y Consejos

Personalmente me gusta que la tortilla repose varias horas antes de servirla, incluso, si sois pacientes y dejáis que repose de un día para otro, su sabor se potenciará considerablemente.

Si no os gusta la cebolla, podéis prescindir de ella y añadir un poco más de patata.

Si te ha gustado esta receta de Cómo hacer tortilla de patatas (cuajada) te aconsejamos no te pierdas más Recetas de Tortilla y no olvides descargar Gratis Nuestro App. DESCARGAR AQUÍ.

Cómo preparar una tortilla de patatas. El concurso nacional de tortillas dice que este año la reina de todas las tortillas de patatas está en Galicia (Betanzos), así que a fardar de tortilla ¿qué os pensabais?

La descripción de la mejor tortilla de España según los entendidos del concurso nacional de tortilla de patatas se resume en dos frases:

“Tortilla con los mejores productos de su tierra”, y “Conseguir que el huevo conserve sus propiedades de sabor, color y aroma gracias a una cuidada elaboración en la que el huevo batido en sus justa medida y la patata caliente, gracias a una precocción, permiten que el huevo jugoso termine inundando el plato”.

Mi descripción coincide con la primera frase: Patatas del huerto de mi padre, huevos de corral, cebolla blanca (sí, cebolla), un poco de sal y un buen aceite de oliva virgen extra bien caliente.

Mimo y mucho cariño. Así os aseguro que es imposible que os salga mal. Los ingredientes y el arte con que se debe preparar este sencillo plato llegan a debate nacional.

Que si patatas gallegas o no, finas, gruesas o en su medida justa, para 10 ó para dos, con huevos de corral, de gallina, pequeños, XL, cuajada, casi líquida, bien compactada, fría o caliente, donde se pinche un tenedor, las que tienes que comer con cuchara, con cebolla o sin ella … tenemos para todos los gustos.

Si además os gusta innovar en el tema de la tortilla, podéis encontrar en el blog varios tipos partiendo de la base de “La española“, desde una tortilla rellena, la famosa tortilla paisana, una tortilla de cebolla, de bacalao, al estilo gallego con grelos y chorizo, una tortilla con Boletus… incluso tortilla vegetal, muchas ideas para que todo el mundo tenga su tipo de tortilla preferida.

No voy a presentaros una receta de tortilla española única y universal, está claro que esta es mi receta, la de casa que me enseñó mi madre.

Porque la mejor tortilla es la de papa o mamá, la de la abuela, la de casa, la del bar de toda la vida con esa caña bien tirada que la hace suprema, la del desayuno con café con leche en vaso, la de los picnics en verano, esa que has tomado en el chiringuito de la playa con una buena tapa de ensaladilla rusa, la tuya o la mía.

Yo sólo aporto una más, ¿Y vosotros que sois de tortilla con o sin cebolla? ¡Espero que os guste!

Preparación de la tortilla de patatas

  1. Pelamos las patatas, las lavamos para quitar restos de suciedad y muy importante, las secamos.
  2. Cortamos en láminas semifinas, a mí no me gusta que se deshagan sino que al freírlas se tuesten un poco. Las colocamos en un bol grande, donde luego vamos a mezclar con el huevo y añadimos sal al gusto. Removemos bien y reservamos.
  3. Elegimos nuestra sartén más grande y antiadherente. La ponemos al fuego y añadimos un buen aceite de oliva virgen extra.
  4. No tengáis miedo en gastaros un poco de dinero en aceite, le va a dar ese punto de sabor que distingue vuestra tortilla de las demás, podéis emplear muchas variedades: arbequina, picual, cornicabra, hojiblanca, royal… el que más os guste, pero de calidad.
  5. Introducimos las patatas cortadas y ya saladas y dejamos que se cocinen durante aproximadamente veinte minutos a fuego bajo.
  6. El tema del grosor de las patatas también va a gustos. Hay quien prefiere cortarlas a trozos muy pequeños, en láminas muy finas que casi se rompan al freír y o más bien grandes.
  7. Mientras se están friendo las patatas, en el bol donde luego vamos a echar las patatas batimos los huevos, reservamos.
  8. Pelamos la cebolla y cortamos lo más fino posible.
  9. En otra sartén calentamos aceite de oliva y añadimos los trozos de cebolla.
  10. Pochamos hasta que tenga un color dorado, que tenga un punto de caramelización pero sin llegar a quemarse. La cebolla se hará antes que las patatas, así que escurrimos y añadimos al bol con el huevo batido.

Preparación final de la tortilla de patatas con cebolla

  1. Os dejo con un truco que le dará a la tortilla un toque diferente y muy rico, es totalmente opcional.
  2. Si tenéis en la nevera cebolla caramelizada o la queréis hacer, sustituid la cebolla pochada por la caramelizada. Quedará impresionante.
  3. Quitamos con una espumadera de la sartén, dejando las patatas con el menor resto de aceite posible, bien escurridas.
  4. Si no queremos nada de aceite extra podemos emplear un colador grande. Las dejamos escurrir y luego las introducimos al bol con la cebolla y el huevo.
  5. Reposamos la futura tortilla durante 15 minutos para que se junten bien todos los sabores. Pasados esos minutos esta mezcla ya está deliciosa, probad a tostar un poco de pan y añadidle una capita con esta mezcla, increíble.
  6. En la misma sartén en la que hemos frito las patatas y una vez retirado el aceite. Cocinamos la mezcla que tenemos en reposo. A mí me gusta poco hecha, que al partirla con el tenedor salga un poco de huevo líquido.
  7. Para este tipo de tortilla sólo necesitamos 4 minutos a fuego medio-alto por cada lado. Depende de lo cuajada que queramos que quede la tortilla.
  8. Para darle la vuelta yo empleo un plato llano grande que tengo para las ensaladas. Pero se puede usar una tapadera de borde liso, incluso ahora he visto que venden tapaderas especiales para dar la vuelta a la tortilla.
  9. Emplead el método más cómodo y que más fácil os sea para que no se os desparrame, con cuidado. No desesperéis si no os sale, en ese caso tendréis una tortilla más cuajada, pero igual de rica.

Perfectas para una cena ligera, una fiesta o porque sí. Podéis ver todas las fotos del paso a paso de la tortilla de patatas española.

Consejos para una tortilla de patatas de rechupete

  • Mi tortilla desde siempre ha sido, y será, con cebolla, os advierto porque sé que no a todo el mundo le gusta. Si no la queréis sólo tenéis que seguir la receta sin ella.
  • A todos aquellos que me habéis pedido la receta por mail, y la mayoría sois de fuera de España, os recomiendo el toque dulce que le da la cebolla. La primera prueba que sea con ella, la siguiente a vuestra elección.
  • La elección de las patatas es súper importante. Tenemos distintos tipos de patata, unas son muy buenas para cocer. Otras para asar y las patatas blancas tipo Kennebec son las mejores para freír y conseguir la mejor textura en la tortilla.
  • Si queréis mejorar vuestra tortilla esta es una forma fácil y que os quede mucho más rica, elegid una patata de calidad.
  • El aceite de la elaboración de la tortilla lo podremos emplear para otras recetas ya que las patatas no dejan casi sabor en el aceite de oliva virgen extra.
  • El tema del interior de la tortilla es el que más controversia genera en España, ese punto exacto de cochura de la patata, la cantidad precisa de huevo, la combinación de fuegos y el tiempo de cocción.
  • Sólo os dejo la mía para que la probéis, vosotros hacedla según sea vuestra costumbre, más o menos cuajada, al gusto de cada uno. A vuestra elección queda pero de rechupete… ¡seguro!

¿Con cebolla o sin cebolla? ¿Con leche o sin leche? ¿Las patatas en láminas o en dados? ¿Cuál es la mejor forma de conseguir una tortilla de patatas jugosa siempre que nos pongamos a ello?

Es curioso como una receta que es si cabe la más popular de nuestra gastronomía no tenga una receta propiamente dicha, pues es algo que siempre se hace a ojo y que cada persona hace a su manera.

Consejos para conseguir una tortilla de patatas jugosa

Desde la cantidad de huevos, añadir un chorrito de leche o una pizca de levadura Royal son trucos que se han empleado desde siempre para conseguir una tortilla de patatas jugosa y esponjosa.

Las mejores patatas para una tortilla jugosa

Es fundamental utilizar patatas de piel amarilla y carne blanca, de conservación y que sea adecuada para la fritura. Yo, sin lugar a dudas, os recomiendo unas de la variedad Kennebec gallegas. Hay que evitar a toda costa las patatas excesivamente harinosas, pues se deshacen al freírse y al final en vez de patatas para tortilla lo que tenemos es un puré aceitoso.

Personalmente me gustan cortadas en láminas, pues se fríen mejor y se impregnan mejor de huevo cuando se mezclan con este.

Para freírlas las echaremos en abundante aceite bien caliente, preferiblemente de oliva, esperaremos un par de minutos, bajaremos el fuego hasta que estén cocinadas y luego lo subiremos al máximo para que se doren las patatas. A mí me gusta que unas queden más socarradas que otras. Las salaremos después de sacarlas del aceite.

Los huevos para la tortilla

A mí la proporción que mejor me funciona es usar 5 huevos M por cada 3 patatas medianas, aunque el resultado es muchísimo mejor si en vez de 5 huevos uso 4 huevos y 2 yemas, muy bien batidos con una pizca de sal. Así se obtiene una mezcla de huevo que se cuaja a más temperatura y con la que se consigue una tortilla poco hecha jugosísima, pero que no tiene aspecto de “moco” que es lo que suele pasar cuando hacemos una tortilla poco hecha y la clara no se cuaja.

La sartén

Es otro elemento clave si queremos conseguir una buena tortilla de patatas es utilizar una buena sartén antiadherente que es aconsejable tenerla solo para esos usos.

¿Con cebolla o sin cebolla?

Eso va en gustos, pero si lo que buscamos es una tortilla de patatas jugosa, entonces tiene que llevar cebolla sí o sí, que se puede añadir a las patatas casi al final de la fritura o podemos caramelizarla previamente. Si aún no habéis probado la tortilla de patatas con cebolla caramelizada, os recomiendo encarecidamente que lo hagáis porque es la mejor de todas.

¿Y qué pasa si le echo un poco de leche al huevo?

Así como las proteínas de la yema y la clara del huevo coagulan cuando se eleva la temperatura y se solidifican, las proteínas de la leche no lo hacen, de hecho la leche puede hervir y evaporarse, o directamente quemarse, sin solidificarse por efecto del calor -cuajarse- en ningún momento.

Esto, aplicado a la tortilla de patatas puede ser una ventaja o un inconveniente, la ventaja es que aumenta la temperatura de coagulación de la mezcla unos grados y, aunque cocinemos la tortilla hasta cuajar el huevo completamente, este quedará más tierno,por decirlo de alguna manera, que si cuajamos una mezcla solo de clara y yema. Para conseguir esto bastaría con añadir una cucharada de leche por cada huevo.

El problema es que hay que estar muy atentos, pues al necesitar más tiempo para cuajar la tortilla, la parte en contacto con el calor también lo está durante más tiempo, por lo que es fácil que se nos queme por fuera.

También es habitual el añadir una pizca de levadura Royal junto con la leche para obtener más esponjosidad cuando se cuaja el huevo.

Yo personalmente, prefiero añadir un poco de yema extra que hace que el interior de la tortilla quede muy untuoso. Vosotros, ¿qué consejo nos dais para conseguir una tortilla de patatas jugosa?

Imagen | Javier Linares

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *