0

Tratamiento con radiofrecuencia

Tabla de contenidos

Los avances en la medicina estética no cesan y estos nos ayudan a combatir muchos de los problemas a los que nos tenemos que enfrentar a diario. Uno de los tratamientos que ya está consolidado y que se merece todo el renombre que tiene es la radiofrecuencia. Tanto para mejorarnos la piel y evitar las arrugas, como para acabar con la celulitis y hacer que nuestra circulación se active y para eliminar las grasas y líquidos de nuestro cuerpo. Un tratamiento completo e integral que vamos a analizar para que todo el mundo pueda conocer en profundidad y se beneficie de todas las ventajas que tiene la radiofrecuencia en la medicina estética.

¿Qué es la radiofrecuencia y para qué se utiliza en estética?

La radiofrecuencia en estética es una técnica adaptada de la medicina general que se ha adecuado para mejorar nuestra figura y los problemas de la piel. Este tratamiento consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas de alta frecuencia sobre la piel para atacar a las diferentes capas que esta tiene y mejorarlas. Es un tratamiento no invasivo e indoloro que es capaz de mejorar el colágeno, la circulación, la disolución de grasa, el drenaje linfático… Dicho de una manera más técnica, son radiaciones electromagnéticas que oscilan simultáneamente en el campo eléctrico y magnético capaz de entrar en las capas más profundas de la dermis y actuar sobre ellas. Y aunque contado así suene un poco agresivo, este tratamiento, como ya hemos dicho antes, no produce ninguna sensación de dolor al paciente. Quizás se pueda sentir quemazón o sensibilidad, pero nunca dolor.

Radiofrecuencia facial: beneficios de este tratamiento

Como bien hemos explicado, la radiofrecuencia es capaz de mejorar tanto nuestro rostro como nuestro cuerpo. La radiofrecuencia facial, encargada de mejorarnos la piel de la cara (y del resto del cuerpo incluso), nos va a proporcionar los siguientes beneficios:

  • Estimula la producción de colágeno para una mayor elasticidad de la piel.
  • Elimina las arrugas, devolviéndole al rostro la juventud perdida.
  • Activa la circulación y devuelve toda la luminosidad a la piel.
  • Reduce visiblemente la flacidez y los problemas de doble mentón, uno de los aspectos que más envejece el rostro.

Radiofrecuencia corporal: los mejores resultados para remodelar tu figura

Para remodelar la figura y acabar con la grasa persistente, la radiofrecuencia corporal es un gran tratamiento que deberíamos poner en práctica. Entre los que acabamos de mencionar, sus beneficios para nuestro cuerpo son todos los siguientes:

      • Reducir la retención de líquidos gracias a su masaje linfático en profundidad.
      • Mejora y aceleración del metabolismo gracias a aumento de la circulación en la zona tratada, así como una mejora considerable de firmeza y suavidad de la figura.
      • Al igual que pasa con el rostro, la formación de colágeno hace que nuestro tejido cutáneo vuelva a recuperar la firmeza perdida.
      • Elimina toxinas y favorece la eliminación y prevención de la celulitis.

¿Qué contraindicaciones puede tener la radiofrecuencia?

Como cualquier tratamiento estético, la radiofrecuencia no se puede realizar en ciertos grupos con problemas de salud, como las personas con infecciones en la piel, que sufren epilepsia o diabetes, enfermedades autoinmunes, enfermedades de corazón…

En las embarazadas tampoco es recomendable hacer dicho tratamiento estético. Pero para mayor seguridad, lo mejor es ponerse en manos de un experto médico, como los que están a tu disposición en Centros Ideal.

¿Es entonces la radiofrecuencia es efectiva?

Sin duda alguna, este tratamiento estético es uno de los más efectivos del mercado. En Centros Ideal encontrarás los últimos avances en radiofrecuencia, tanto en corporal como facial, gracias al tratamiento anticelulítico y rejuvencedor de Milena, que reduce aún más los riesgos e intensifica los resultados gracias a sus revolucionarias corrientes por bioestimulación y mesporación de activos.

No dudes en ponerte en contacto hoy mismo con nosotros y empieza a beneficiarte de las ventajas de Milena, la radiofrecuencia más puntera del mercado que se encuentra en Centros Ideal.

La radiofrecuencia es una tecnología ampliamente utilizada en la actualidad para tratamientos estéticos que van desde eliminar la flacidez, promover la regeneración y renovación de las fibras colágenas e incitar a la lisis de las grasas.

¿Qué es la Radiofrecuencia?

La Radiofrecuencia consiste en la emisión de radiaciones electromagnéticas que van cambiando su polaridad, causando el movimiento rotacional de las moléculas para crear el efecto termogénico.

Al principio fue ampliamente usada en la cirugía, para posteriormente encontrar un generoso hueco en el terreno de la estética.

Hace unos años que la radiofrecuencia es una de las principales herramientas con la que contamos los esteticistas para combatir la celulitis y la flacidez, como también nuevas aparatologías la implementan en tratamientos combinados de reducción corporal.

Básicamente lo que hace esta técnica es aplicar energía a través de la superficie de la piel causando un calentamiento profundo y controlado que va desde adentro hacia afuera. Genera efectos biológicos beneficiosos en las capas del tejido, acelerando los procesos fisiológicos que merman naturalmente con el paso del tiempo.

Efectos causados por la radiofrecuencia

Se produce una respuesta inflamatoria inmediata por la lesión térmica a las fibras colágenas, las que se contraen y acortan, elevando el tejido (efecto lifting).

Por otra parte, el calor activa los fibroblastos y da comienzo al proceso de neocolagénesis y neoelastogénesis, engrosando el tejido y reorganizando los septos fibrosos. El resultado de este proceso es paulatino.

La radiofrecuencia también estimula el drenaje linfático eliminando líquidos y toxinas, mejora la circulación sanguínea y la oxigenación, ofreciendo una notable mejoría en la apariencia de la piel de naranja.

En el panículo adiposo, el efecto térmico acelera el metabolismo de las grasas generando su disminución y favoreciendo la lipólisis, lo que como consecuencia mejora el contorno corporal.

La radiofrecuencia puede ser aplicada tanto a nivel facial como corporal, y da excelentes resultados cuando se elabora un tratamiento combinado con otras técnicas destinadas a mejorar la textura, tonicidad y apariencia de la piel.

Los candidatos ideales para la radiofrecuencia son quienes tienen una ligera flacidez en la piel, y no desean someterse a una intervención quirúrgica. Se puede aplicar en cara, cuello y escote, además actualmente se emplea para el tratamiento de la región periocular.

La radiofrecuencia también da muy buenos combatiendo la flacidez que se presenta en otras localizaciones del cuerpo, como parte interna de los brazos y muslos, abdomen y glúteos.

Radiofrecuencia Facial

La utilizacion de radiofrecuencia para tratamientos faciales ofrece óptimos resultados en pieles que comienzan a vislumbrar los signos del paso del tiempo, como también es beneficiosa en cutis maduros con flacidez moderada, apariencia apagada y falta de turgencia.

Aplicación de radiofrecuencia facial

Cómo se hace la radiofrecuencia facial

La utilización de radiofrecuencia para tratamientos faciales ofrece óptimos resultados en pieles que comienzan a vislumbrar los signos del paso del tiempo, como también es beneficiosa en cutis maduros con flacidez moderada, apariencia apagada y falta de turgencia.

Resultados de la radiofrecuencia facial

La aplicación de radiofrecuencia en tratamientos faciales ofrece innumerables resultados en el tejido, a saber:

  • Piel más tersa y turgente.
  • Aspecto más lozano y revitalizado desde la primera aplicación.
  • Rejuvenece y tonifica los tejidos profundos debido al efecto vasodilatador que favorece el aporte de nutrientes y oxigeno.
  • Estimula la colagenogénesis generando un efecto lifting.
  • Hidrata la piel.
  • Suaviza el surco nasogeniano.
  • Reduce la papada.
  • Redefine el óvalo facial.
  • Mejora la textura y elasticidad de la piel.
  • Minimiza arrugas y líneas de expresión.
  • Reduce bolsas y ojeras.
  • Da luminosidad y suavidad a la piel.

Contraindicaciones de la radiofrecuencia

No debe aplicarse radiofrecuencia en casos de:

  • Embarazo y lactancia.
  • Pacientes con cardiopatías graves.
  • Alteraciones de la coagulación.
  • Enfermedades del tejido conectivo.
  • Pacientes con enfermedades neuromusculares.
  • Personas con cáncer.
  • Pacientes con prótesis metálicas, marcapasos, desfibriladores, etc.
  • Obesidad mórbida.

Radiofrecuencia facial: antes y después

Radiofrecuencia corporal

La radiofrecuencia corporal es una excelente tecnología para luchar contra la celulitis, flacidez y adiposidad localizada.

Existen diferentes tipos de radiofrecuencia, y la elección de uno u otro depende de la patología a tratar.

Aplicación de radiofrecuencia corporal

Radiofrecuencia. Tratamiento Corporal

Resultados de la radiofrecuencia corporal

La radiofrecuencia corporal ofrece resultados excepcionales a nivel de piel como de tejido adiposo, reduciendo la flacidez, tensando el tejido, mejorando el tono y eliminando los cúmulos de grasa localizados.

  1. Modela el contorno corporal.
  2. Reafirma el tejido.
  3. Atenúa la apariencia de estrías recientes.
  4. Activa la microcirculación de la zona tratada nutriendo y oxigenando el tejido.
  5. Combate la celulitis.
  6. Incita al proceso de lipolisis.
  7. Da luminosidad y suavidad a la piel.

Contraindicaciones de la radiofrecuencia corporal

  • Embarazo y lactancia.
  • Pacientes con cardiopatías graves.
  • Alteraciones de la coagulación.
  • Enfermedades del tejido conectivo.
  • Pacientes con enfermedades neuromusculares.
  • Personas con cáncer.
  • Pacientes con prótesis metálicas, marcapasos, desfibriladores, etc.
  • Obesidad mórbida.

Radiofrecuencia corporal : antes y después

Diferentes tipos de radiofrecuencia

Radiofrecuencia monopolar (hasta 250 watts)

Este tipo de radiofrecuencia se caracteriza porque la corriente fluye a través del cuerpo desde un solo polo o electrodo, y tiene su resistencia máxima en la región donde se apoya el cabezal.

Los equipos cuentan con una almohadilla de retorno que se coloca en una región del cuerpo cercana a la contra de trabajo, hace fluir nuevamente la energía al cabezal para completar el circuito eléctrico.

Esta radiofrecuencia genera un aumento de temperatura sobre el tejido más profundo y con mayor contenido de agua, mediante este calor induce a una importante vasodilatación.

Es muy usada para tratamientos del tejido adiposo.

Radiofrecuencia Bipolar (hasta 520 watts)

Los equipos de radiofrecuencia bipolar cuentan con un cabezal que tiene 2 polos emisores y receptores de energía, para generar un arco y provocar el aumento de temperatura a nivel más superficial que con la monopolar.

Como resultado se obtiene un tratamiento más controlado, e idóneo para aplicar en regiones específicas.

Es muy empleada para tratamientos de piel.

Radiofrecuencia tripolar

Los equipos poseen 4 polos que crean 2 campos cruzados que refuerzan la emisión de la energía calórica y la focalizan sobre la zona a tratar, razón por la que alcanzan mayores temperaturas internas y el calor llega a las capas más profundas del tejido, para luego emerger.

La radiofrecuencia tripolar ofrece un tratamiento mucho más focalizado, penetra a mayor profundidad y genera hasta tres veces más temperatura, sin causar daño al tejido.

A diferencia de las otras radiofrecuencias, la tripolar tiene menor dispersión de energía y requiere de menos potencia para producir el efecto térmico, reduciendo los riesgos de quemaduras en la piel.

Ofrece los beneficios de la radiofrecuencia monopolar y la bipolar. Con la tripolar el efecto térmico prevalece tanto en la piel como en el panículo adiposo de forma pareja.

Radiofrecuencia multipolar

Los aparatos cuentan con 6 polos que generan 3 campos eléctricos que se cruzan de forma sincronizada, más un polo que es monopolar.

El cabezal posee un sistema de enfriamiento electro-criogénico que hace que los polos lleguen a temperaturas muy bajas para no dañar la superficie de la piel y causar el buscado shock térmico con el calor que emerge del interior y el frío que va en dirección inversa. Esta cualidad hace que se renueve la epidermis y los resultados se noten al instante.

Resultados de la radiofrecuencia

Inmediatamente se consigue la retracción del colágeno, con mayor o menor intensidad según el caso. La piel se ve más luminosa y sana.

Gradualmente se obtiene la reestructuración del colágeno profundo mediante la formación de nuevas fibras, las que aumentan la elasticidad del tejido y favorecen la homeostasis, dando como resultado una piel tersa, con menos arrugas y flacidez.

El efecto tensor de la radiofrecuencia es gradual y progresivo, pero el tiempo que tome este proceso depende mucho del estado del colágeno de la paciente. En líneas generales se puede decir que se vislumbra entre los dos y cuatro meses posteriores al tratamiento, y el resultado dura unos 2 años con sesiones de mantenimiento.

Efectos colaterales de la radiofrecuencia

Ligero enrojecimiento o edema en la zona tratada, que desaparece a las pocas horas. Puede aparecer una pequeña equimosis en zonas con fragilidad capilar.

La radiofrecuencia es una excelente herramienta estética no invasiva para combatir la flacidez, envejecimiento cutáneo y adiposidad localizada. Ofrece resultados equiparables con los de una intervención quirúrgica en pieles con una moderada flacidez.

Recuerda que para que el tratamiento sea efectivo la paciente debe hidratarse adecuadamente, (al menos 2 litros de agua al día) y emplear cremas indicadas para su tipo de piel. Es oportuno que le ofrezcas productos de uso domiciliario que intensifiquen los efectos de las sesiones.

El término radiofrecuencia es muy conocido en varios campos. Aunque en el mundo de la estética, se emplea como tratamiento para el cuidado de la piel. En las comunicaciones móviles, la temática que nos ocupa, tiene otros usos, aunque el funcionamiento en realidad es el mismo. La diferencia está en los resultados que produce.

Qué es radiofrecuencia

El término se aplica para definir una parte del espectro electromagnético. Concretamente, la parte con menos energía de este. La transmisión de las ondas se produce al generar una corriente a través de un conductor, y se recibe con una antena. El ejemplo más claro es el de una estación de radio y un aparato receptor, como el de nuestro coche.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología: Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

Aplicación en las comunicaciones

Normalmente nos referimos a las ondas de radio como el medio con el que la radiofrecuencia llega a equipos de comunicación como walkie talkies y radios comerciales. Sin embargo, estas ondas abarcan todos los dispositivos de comunicación que tenemos. Como la televisión, el sistema GPS o las redes móviles. También están presentes en el mundo de los radioaficionados y cualquier otro tipo de elemento que cuente con un emisor y un receptor inalámbricos.

Radiofrecuencia en medicina

Las ondas de radio se aplican desde hace décadas en tratamientos médicos, tanto incisivos como no invasivos. Desde bisturíes que cauterizan según abren el cuerpo hasta la popular máquina de resonancia magnética, en la medicina hay muchos dispositivos y técnicas que se valen de estas emisiones. Los descubrimientos y avances aún se suceden, y no se descartan nuevas aplicaciones en este campo en el futuro.

Tratamientos de estética

Como hemos dicho, la radiofrecuencia también es muy conocida por su aplicación en el cuidado de la belleza. En estos casos se emplean ondas de frecuencias menos intensas que las aplicadas en una operación. Dependiendo de estas frecuencias, se pueden aplicar para reducir las arrugas, ayudar a cicatrizar heridas o estimular la producción de determinadas sustancias en el organismo.

Radiofrecuencia RFID

Ya hemos hablado de las etiquetas RFID y su uso en varios campos. Estas etiquetas emplean frecuencias eléctricas diversas, con las que se puede mandar un mensaje al receptor. Algunas de ellas necesitan alimentación, mientras que otras pueden prescindir de ella, en función del uso que tienen. El ejemplo más común hoy día son las etiquetas antirrobo de los supermercados. Al pasar por un arco que emite ondas, este receptor las identifica y puede activar una alarma.

Otros usos

En realidad, hay muchos otros usos para estas ondas. Se aplica en industrias como la del metal, la alimenticia o la astronomía. Los expertos en comunicaciones móviles y otros campos siguen investigando y descubriendo nuevas formas de uso. De modo que no podemos hacer una lista completa de cuáles son todas las aplicaciones que tienen. Probablemente se trate de una fuente de estadio y desarrollo de tecnologías inagotable. Tanto para estas como para nuevas aplicaciones en el futuro. Algo que no es nada extraño, pues al fin y al cabo, las ondas de radio nos rodean y están presentes en todo nuestro universo.

¿En qué consiste la radiofrecuencia?

La radiofrecuencia consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas de alta frecuencia sobre la piel que provoca el calentamiento controlado de las diferentes capas de la dermis, lo que favorece:

  • La formación de nuevo colágeno.
  • El drenaje linfático.
  • La circulación de la piel y el tejido subcutáneo.
  • La migración de fibroblastos.

En función de la frecuencia que se utilice se pueden calentar diferentes capas de la dermis. Es un procedimiento indoloro y que se utiliza para el tratamiento de la celulitis y la flacidez de la piel en cualquier parte del cuerpo.

El efecto inmediato de la aplicación de radiofrecuencia es la retracción del colágeno, para, tras sesiones sucesivas, lograr la reestructuración del colágeno profundo y la formación de nuevas fibras que sustituyan a las ya envejecidas, proporcionando una mayor elasticidad a los tejidos y obtener una piel más tersa y, como consecuencia, la reducción de las arrugas y flacidez epitelial. Los efectos se logran habitualmente a partir del mes de tratamiento y mejoran en los siguientes, aunque esto dependerá del estado del colágeno de cada persona. Se necesitan entre cuatro y diez sesiones, en función de la superficie corporal a tratar y pueden realizarse otras de recuerdo pasados unos meses.

Al terminar cada sesión de radiofrecuencia es normal que la piel presente algo de enrojecimiento que tarda muy poco tiempo. Por lo demás, se trata de una técnica muy segura, aunque tiene sus contraindicaciones: embarazo y lactancia, cardiopatías, alteraciones de la coagulación, enfermedades neuromusculares, implantes recientes de colágeno, tener alguna prótesis metálica, marcapasos u obesidad mórbida.

RADIOFRECUENCIA CORPORAL


REMODELA Y REAFIRMA TU SILUETA

Un tratamiento no invasivo e indoloro que actúa selectivamente en partes de tu cuerpo, logrando su reducción volumétrica y reafirmación.

  • tensa y mejora la textura de la piel
  • compacta el tejido subcutáneo, reduciendo su volumen
  • favorece el drenaje linfático, disminuyendo la celulitis
  • resultados tras cada sesión y progresivos en 8 meses

Certificado por FDA como técnica eficaz para el estiramiento cutáneo

La Radiofrecuencia o Diatermia está con nosotros desde hace 75 años. En medicina es conocida en el ámbito quirúrgico para la coagulación de tejidos y eliminación de tumores. En estética es el tratamiento más empleado para la reafirmación de la piel y reducción de volumen corporal.

Para fines estéticos la radiofrecuencia emplea un nivel de energía no ablativo, es decir, es un tratamiento no invasivo que no corta la piel y no genera cicatrices, el paciente solo siente un ligero calor que convierte su sesión en un momento relajante.

Este tipo de RadioFrecuencia No Ablativa (RFNA) fue certificada en 2002 como técnica eficaz para estiramiento cutáneo no quirúrgico. La certificación vino de la mano de la Agencia Americana del Medicamento (FDA), un laboratorio médico de prestigio internacional que la impulsó definitivamente.

Toda máquina de radiofrecuencia tiene un manípulo que se aplica sobre la piel, pero solo las más modernas son del tipo capacitivo, generando calor interno en la dermis y calentándose la epidermis desde dentro y no desde fuera, como así hacían las primeras generaciones de radiofrecuencia resistiva. El calentamiento profundo genera efectos en 2 zonas, el tejido graso subcutáneo y la piel.

Técnicamente, la radiofrecuencia genera ondas electromagnéticas y éstas un rápido movimiento rotacional de las moléculas de agua del tejido graso que por fricción se calienta. La mayor o menor temperatura conseguida depende de la cantidad de agua del tejido tratado y en general, cuanto mayor sea mejores serán los resultados. Por ello es tan importante beber agua abundante durante varias semanas antes de someterse a la sesión de radiofrecuencia.

Resultados

La radiofrecuencia es un típico tratamiento de lipoescultura sin cirugía. Remodela la figura mediante la eliminación de la grasa, la celulitis y la reducción de la flacidez corporal. Veamos porqué el calentamiento profundo de esta técnica genera estos beneficios y nos hace adelgazar:

  • Aumenta la circulación sanguínea del tejido graso, mejorando su metabolismo y con ello el flujo para su desecho, siendo consecuencia la disminución del espesor adiposo y de la celulitis.
  • Favorece el drenaje linfático natural del cuerpo. Se eliminan los líquidos y toxinas del panículo adiposo afecto de celulitis.
  • Estimula la formación de nuevo colágeno y elastina en capas internas, reestructurando el tejido subcutáneo y dotándolo de firmeza, lo que se traduce externamente en una piel más firme.

Por tanto, la reducción volumétrica de la zona tratada es el resultado de la eliminación metabólica de la grasa, la liberación de líquidos del sistema linfático y la reestructuración de las fibras de los tejidos internos.

Otro gran beneficio de la radiofrecuencia es la reafirmación de la piel de la cara, que puedes encontrar desarrollado haciendo clic en .

Los resultados de la radiofrecuencia se componen de una parte de efecto inmediato o flash y otra progresiva, durante los 8 meses siguientes a la finalización del tratamiento, tiempo en el que ocurre la regeneración de fibras de colágeno y elastina.

¿Cuantas sesiones necesito?

  • Con 1 o pocas sesiones obtendremos un tratamiento flash corporal, notaremos un efecto inmediato de piel saludable y ligera atenuación de celulitis que se mantendrá durante unos días.
  • Con 10 a 18 sesiones corporales tratamos la zona en profundidad, notaremos el mismo efecto flash en cada sesión pero ahora, de forma acumulativa, encontraremos los resultados a largo plazo. Tras las primeras 3 semanas de haber finalizado las sesiones ocurre el primer ciclo de regeneración celular, que se extiende hasta los 8 meses en los que finaliza.

Si deseamos mantener el resultado tras el primer año y hacerlo permanente, será necesaria una sesión de repaso cada 1-2 meses.

¿En qué partes del cuerpo es eficaz?

La radiofrecuencia puede aplicarse en cualquier parte del cuerpo y con cualquier tipo de piel, desde las negras y bronceadas hasta las más blancas.

Tras cada sesión, puede haber un ligero enrojecimiento de la piel que por lo general se normaliza en minutos. Si se desea una exposición solar inmediata será necesaria la aplicación de pantalla solar 50. Salvo este cuidado, el paciente puede continuar su vida normal, ya que el tratamiento no produce inflamación o daño cutáneo alguno.

La radiofrecuencia es selectiva, es decir, nos permite tratar partes concretas del cuerpo. Su uso más popular es en áreas con exceso de grasa para reducir su volúmen, o en zonas flácidas para reafirmarlas.

  • Glúteos. Se trata de uno de los músculos más grandes del cuerpo y por ello, necesita de un tratamiento intensivo para devolverle su tono y elasticidad. Con ello se logrará el levantamiento, forma redondeada y firmeza, de una de las partes más sensuales de la mujer.
  • Piernas. Mejora la flacidez en la cara anterior y posterior de los muslos y reduce su celulitis.
  • Abdómen. La radiofrecuencia abdominal tiene como objetivo conseguir un vientre más plano, reduciendo además la flacidez y las estrías típicas de los cambios de peso y post-parto.
  • Brazos. El reto principal es la flacidez de la cara interna del brazo, el descolgado propio de la pérdida de elasticidad motivado por la edad. Si el caso fuera sobrepeso generalizado, se suele tratar la acumulación de grasa en el brazo junto a la del codo y muñecas.
  • Papada y cuello. La Radiofrecuencia es la técnica no quirúrgica más empleada para ambas zonas, siendo su mayor efectividad tratando 1) exceso de tejido adiposo leve o moderado y 2) descolgamiento moderado de la piel. Para más información recomendamos la lectura de este monográfico sobre el tratamiento de la papada.
  • Senos. La Radiofrecuencia vuelve a posicionarse como el tratamiento nº 1 para reafirmar esta zona tan sensual de la mujer. El calor interno de la técnica estimula la circulación y la formación de colágeno y elastina, logrando unos senos más firmes y rejuvenecidos. Para más información recomendamos la lectura de este artículo sobre cómo reafirmar los pechos.
  • Estrias. De eficacia alta en la reducción de la estría roja y moderada en la blanca, el tratamiento trata de generar nuevas fibras de colágeno y elastina en sustitución de las fibras rotas, que dan lugar a la estría. Mas información en este artículo dedicado a cómo prevenir y eliminar las estrías.

Efectos secundarios y contraindicaciones

La Radiofrecuencia es uno de los tratamientos estéticos más utilizados y es seguro para la mayoría de las personas, aunque existen efectos secundarios y contraindicaciones que deben conocerse para evitar riesgos innecesariamente.

  • El efecto secundario conocido es el eritema. Al finalizar la sesión, la piel puede presentar un ligero enrojecimiento que desaparecerá normalmente en minutos y ocasionalmente en pocas horas.
  • Esta contraindicada durante el embarazo y en período de lactancia, con dispositivos eléctricos como marcapasos, prótesis metálicas, válvulas en el corazón, tatuajes con metales en los pigmentos, cáncer, VIH, con inmunosupresores, cardiopatías graves, problemas de coagulación, enfermedades del tejido conectivo y neuromusculares. Deberán consultar a su médico las pieles con dermatitis, psoriasis, debilitadas tras la cirugía, cicatrices queloides, casos de sobrepeso importante, enfermedades crónicas y los que se han inyectado rellenos como el botox, ácido hialurónico o colágeno.

3) Radiofrecuencia Thermalipo

Es un tipo de radiofrecuencia facial de última generación que se utiliza para reducir la grasa localizada y esculpir el cuerpo. A través de ondas de radiofrecuencia se consigue reducir, mediante el calor, los cúmulos de grasa y celulitis y lograr una mayor reafirmación de los tejidos mostrando una piel más tersa y rejuvenecida.

Características: Este tipo de radiofrecuencia facial de última generación incorpora un sistema inteligente que autoregula de forma automática la intensidad de la frecuencia, gracias a la información que le llega, desde sus electrodos, sobre la relación entre la magnitud de la acción y respuesta que presenta la piel. Cuanto más baja sea la radiofrecuencia que se aplica, más profundamente actuará y, por consiguiente, obtendremos mejores resultados.

Efectos y Beneficios: mediante los dos electrodos del manípulo en forma elíptica, se transmite la radiofrecuencia, llegando a alcanzar 2 cm de profundidad, lo que ayuda a destruir las células grasas, disminuir la celulitis y la grasa localizada, que es eliminada a través del sistema linfático. A su vez estimula la formación de colágeno y elastina, por lo que se llega a conseguir un efecto tensor que reafirma el tejido y combate la flacidez.

Suele utilizarse, principalmente, para combatir la flacidez que se produce tras el parto, en dietas de adelgazamiento, en reducción del contorno y volumen corporal y para eliminar la grasa localizada y celulitis. Esta ténica favorece la posibilidad de poder tratar varias zonas del cuerpo de forma independiente y con resultados excelentes evitando pasar por cirugía.

Tiempo de ejecución: el tiempo medio que se suele emplear para tratar cada zona es aproximadamente de 45 minutos. En cuanto a las sesiones que puede comprender un tratamiento completo pueden llegar a ser de 8 a 11 sesiones de aplicación sobre la zona a tratar, las cuales se deben realizar una vez por semana de forma ininterrumpida.

Resultados: los resultados pueden variar de una persona a otra pero en la mayoría de los casos ya empienzan a ser visibles desde la 1ª sesión (en la calidad del aspecto de la piel). Para apreciar la pérdida de volumen y una mejora en el tensado hay que esperar al menos hasta la 4ª semana. Tras finalizar el tratamiento, la mejoría seguirá siendo progresiva hasta 3 meses después.

Efectos secundarios: en cuanto a posibles molestías que se puedan experimentar durante las consecutivas semanas de tratamiento, decir que es una técnica muy agradable y salvo en las últimas sesiones y en determinadas ocasiones que sea preciso alcanzar temperaturas más elevadas, puede llegar a ser ligeramente molesto pero sin ningún tipo de contraindicación ni reacción adversa, por lo que las molestias desaparecen inmediatamente tras la aplicación. Es importante señalar que ese aumento de temperatura llega a producir también un efecto relajante.

****

Si te animas a hacerte esta maravillosa técnica estética de rejuvenecimiento facial, cuéntanos tu experiencia y compártela con más mujeres 🙂

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *