0

Trio dos hombres

Tabla de contenidos

Hacer el amor con dos hombres: ¿una experiencia hecha para ti?

Ménage à trois: ¿estás preparada?

Como decíamos antes, surgen muchas preguntas a la hora de hacer un trío con dos hombres: ¿cómo elegir los compañeros adecuados? ¿Cómo estar segura de que no se pone en riesgo la pareja? ¿Qué placer se puede obtener? Veamos todo punto por punto.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

En primer lugar, hay que tener muy claro de que se trata de una fantasía, por lo que lo primero que debes preguntarte es si en realidad hay que hacer que se cumpla. En general, se recomienda no realizar las fantasías sexuales a cualquier precio. Sobre todo, hay que ser consciente de que la realidad no podrá igualar una fantasía en la que solo participa nuestra imaginación. Y, consecuentemente, la fantasía no será tan satisfactoria. Por eso, para muchas mujeres, esta es solo una de las múltiples fantasías sexuales que existen. Pero, como imaginarás, hay muchas más…

En el caso de hacer el amor con dos hombres, se trata de un escenario imaginario que alimenta nuestra excitación. Por lo tanto, conviene no confundirla con el hecho de llevar a cabo un deseo erótico. Pero, si todo se desarrolla como está previsto, ¡este tipo de aventuras puede alimentar nuestra imaginación sexual durante mucho tiempo!

Descubre: Las 30 mejores novelas eróticas: ¡el placer en cada línea!

© Cincuenta sombras de Grey

¿Estás segura de tu deseo?

En primer lugar, asegúrate de que tú también lo deseas, ¡y no sólo tu pareja! No se trata de dar el paso sólo para darle placer, como suele suceder en los tríos donde hay dos mujeres involucradas. Si lo haces, seguro que sufrirás un fracaso. Tampoco debes lanzarte por el simple hecho de darle vidilla a tu vida sexual o de ser «in» en relación con tus amigas.

Los tríos no tienen nada de ineludible, porque, si existe algún campo en el que no hay normas ni obligaciones, ¡es el sexo! Por ello, puedes probar otras cosas si no estás convencida, como alguna de las 100 mejores posturas del kamasutra.

Descubre: Kamasutra: las 100 mejores posturas del Kamasutra

© iStock

​O, si ya has practicad mucho la penetración convencional, siempre puedes probar con tu pareja otras muchas prácticas, como el sexo anal, que también puede resultar una experiencia de lo más excitante y satisfactoria.

Descubre: 20 posturas increíbles para practicar sexo anal

© iStock

¿Con quién practicar un ménage à trois?

En este sentido, encontramos dos opciones diferentes:

  • Con tu pareja y un «invitado», compañero o casi desconocido. Si es tu pareja el que propone a alguien, tú debes ver si prefieres que este sea un amigo cercano o no. Si tus dos compañeros no se conocen mucho, seguramente se permitirán menos cosas… Queda antes con la persona en cuestión para hablar con él y con tu pareja. Será tranquilizador para todas las partes. Si no lo ves claro en esa charla, no te fuerces a hacer algo de lo que no estás segura.
  • Con dos hombres que forman parte, o no, del mismo círculo de amigos, sin ningún vínculo amoroso entre ninguno de los dos. El trío puede estar formado por cualquier persona en el marco de una noche. Si crees que estarás más cómoda con un amigo cercano, reflexiona sobre las consecuencias que ello podría tener en vuestra relación a posteriori, porque dejará de ser la misma.

No dudes en hablar de ello y en pedir consejo a alguna persona (preferiblemente una mujer) que ya haya vivido una experiencia similar. Pero cuidado, tanto si conoces como si no a la persona, una relación sexual de tres personas siempre conlleva riesgos, así que, ¡protégete!

¿Mi pareja está suficientemente consolidada?

La solidez de tu pareja es un criterio mayor. Es esencial mantener una buena complicidad entre tu pareja y tú. No olvides que el objetivo es que disfrutéis los dos, ¡no que lo haga sólo uno! Si te cuesta hablar de sexo con él, primero tienes que trabajar ese aspecto de la relación antes de hacer prácticas diferentes junto a él.

Para la mayoría de los hombres, la idea de compartir a su pareja es difícil de concebir. Así que, ten también en cuenta la dimensión homosexual que puede generar la presencia de otro hombre en el espíritu de tu pareja. Por otra parte, la posible visión como un adversario potencial, sobre todo en función del tamaño de su pene, puede hacer que ambos os sintáis molestos.

Si crees que tu pareja no está lo suficientemente consolidada, siempre puedes probar con nuevas y excitantes ideas que os impliquen a los dos solos, como por ejemplo algo de dominación y sumisión, una fantasía que cada vez atrae a más gente.

Descubre: Kamasutra de Cincuenta Sombras de Grey: ¿te atreves con estas posturas?

© Cincuenta Sombras de Grey

¿Por qué hacer un trío puede ser excitante?

Si no tienes límites en tus horizontes eróticos, ¡tanto mejor! Hacer el amor a tres o un menáge à trois es salir de su propio cuerpo, multiplicar el placer, la excitación, las manos, las caricias… Un trío puede ser muy excitante si ambos estáis convencidos y elegís a la pareja adecuada:

  • Se ponen en escena varias fantasías sexuales a la vez: fantasía homosexual o bisexual (en este caso, para tu hombre), voyeurismo, infidelidad, exhibicionismo… El trío también permite una forma de despersonalización, al contrario de la pareja, que puede ser excitante. Sin olvidar, simplemente, la fantasía de transgredir las normas amorosas.
  • Para reavivar la llama del deseo en el seno de tu pareja: tu hombre te deseará todavía más al verte excitada por otro. Es una cuestión práctica, el masaje a cuatro manos es una opción válida, igual que vendarle los ojos a uno de ellos. Para el resto, ¡déjate guiar por el deseo!

Tanta excitación puede dar lugar a uno de los mayores orgasmos que puedas experimentar. Otra idea de disfrutar de unos orgasmos increíbles la tienes a continuación…

Descubre: Las 20 mejores posturas para un orgasmo clitoriano

© Cuando te encuentre

Cuando hacer un trío con dos hombres es una catástrofe

El trío es, por naturaleza, un desequilibrio. Para llevarlo lo mejor posible, tenéis que estar dispuestos, tanto uno como el otro. Si se está en pareja, lo más delicado es asegurarse de que la pareja se sienta a gusto, y no apartada. Refuerza las marcas de complicidad con él.

De hecho, no es raro que la pareja haya subestimado sus reacciones de celos o de posesión. Tu hombre se puede sentir traicionado, engañado o menos deseado que el invitado. Pero el malestar lo puedes sentir tú: puedes dudar sobre su fidelidad o sobre su identidad sexual al ver que tu pareja se excita con la presencia de un hombre. En todos los casos, el ménage à trois puede provocar fallos perniciosos en una pareja si la confianza no es total.

Descubre: 25 consejos muy útiles para que tu relación funcione

© Señor y señora Smith

He hecho un ménage à trois, ¿y ahora qué?

El objetivo es descubrir nuevas sensaciones. Por lo tanto, ¡no es cuestión de probar los sentimientos hacia tu invitado ni de contemplar un menáge à trois! Sin embargo, nada te impide repetir la experiencia si así lo deseas. También puedes probar con otros tipos de fantasías, como jugar a 50 sombras de Grey con tu chico, probar con el sexo tántrico, hacer el amor en algún sitio raro o, simplemente, probar con las mejores posturas para tener el orgasmo de tus sueños.

Descubre: Las mejores posturas del kamasutra para practicar sexo en el coche

¿Cómo es tener sexo con dos hombres al mismo tiempo?

Yo estaba saliendo con un amigo hacía dos meses. No era nada serio, pero me gustaba. Esa noche su roomate estaba cumpliendo años, y a mí me gustaba un poquito, tal vez porque era como prohibido. Nos fuimos de fiesta, la pasamos delicioso y nos devolvimos a la casa de ellos con otra vieja a seguir la rumba. Al llegar, nos pusimos a hablar y, sin pudor, le terminé coqueteando al roomate, con mi chico al lado, igual ni a él ni a mí nos importaba.

(Cómo es tener sexo con… Un yogui tántrico)

La vieja que estaba era una francesa, era amiga de ellos. De un momento a otro nos quedamos los cuatro solos en un cuarto. Yo estaba sentada en la cama con la francesa y los dos amigos estaban poniendo música en el escritorio. La francesa me empezó a coquetear y de repente me volteé y nos empezamos a besar. En un momento estiré la mano y halé al roomate para que me besara. Cuando quise hacer lo mismo con mi ‘novio‘, la francesa se puso un poco brava porque ella no quería que los hombres la tocaran, ella solo quería comerme a mí.

A ellos no les importó que ella me diera besos, mientras uno me comía y a la vez yo masturbaba al otro. Ellos trataban de tocar a la francesa pero ella no se dejaba, entonces se salió del cuarto y se fue a dormir a la sala. Cuando ella salió, mi chico me empezó a comer mientras yo se lo mamaba al roomate. El centro de atención era yo, y obviamente estaba dichosa. No había como un libreto, yo no les pedía nada y ellos a mí tampoco, simplemente todo se iba dando solo. Hubo un momento en que se turnaron, uno me comía y el otro me besaba, o yo los masturbaba, lo que fluyera. Mi ‘novio‘ me empezó a meter el dedo por la cola mientras el roomate me penetraba en posición del ‘misionero‘ al borde la cama.

(Cómo es tener sexo con… un hombre que lo tiene de 25 cm)

Y así fue como me di cuenta de que querían meterlo al mismo tiempo. Ya llevábamos en esas una media hora, yo estaba muy lubricada, entonces por eso no hubo problema. Intentamos primero que el roomate me lo metiera normal, y después mi novio lo hiciera por la cola. El primer intento es muy doloroso porque todo se siente muy estrecho. Yo ya había tenido sexo anal antes, y me había dolido, pero era un dolor rico. Esta vez era diferente, porque cuando mi novio intentó metérmelo por detrás solo alcanzó a meter la punta. Era como si la verga del roomate ocupara mucho espacio, entonces hay que saber acomodarse bien e ir haciéndolo despacio, como al tiempo. Lo intentamos la segunda vez, de forma rítmica. Yo estaba medio acostada boca arriba encima de mi novio, como sentada pero inclinada hacia atrás, y el roomate estaba en frente de nosotros. Me lo empezaron a meter casi al tiempo y al principio grité porque sentí como si se desgarrara algo adentro cada vez que empujaban. Traté de resistir más de cinco minutos, pero el dolor fue insoportable. Hay un punto en que las dos vergas se tocan adentro y ese es el momento más rico, pero es el que más duele.

La arrechera del sexo anal es distinta a la del sexo normal, porque la vagina tiene muchos puntos que estimular, mientras que cuando uno tiene sexo por detrás es diferente, a uno le gusta porque es muy estrecho y porque uno sabe que se lo están metiendo por el culo. Eso fue lo que más me gustó, lograr unir esas dos sensaciones. Lo repetiría, sin duda, es una experiencia que hay que vivir.

(Cómo es tener sexo con… un enano)

Posiciones sexuales que debes probar en un trío sexual

Tener un trío sexual es una de las grandes fantasías sexuales de mucha gente (sobre todo hombres); sin embargo, no siempre es fácil encontrar personas dispuestas a participar en uno. Si corres con la suerte de hacerlo, más te vale sacar la artillería pesada, por eso aquí te dejamos posiciones sexuales que debes probar en un trío sexual.

Tal vez no lo has pensado detenidamente, pero compartir la cama dos personas al mismo tiempo implica que:

  • Debes satisfacer a dos individuos con gustos diferentes.
  • Tu desempeño debe ser el mejor, sino corres el riesgo de que te releguen y pases de jugador a mero espectador.
  • Las comparaciones son inevitables.

Para que salgas airoso de esta aventura y tu fantasía no se convierta en pesadilla, aquí te dejamos algunas posiciones que les conviene probar. Créenos que será experiencia más excitante de tu vida.

  • Dos mujeres y un hombre. Cuando el trío está conformado de esta manera, necesitarás mucho autocontrol, pues debes satisfacer a las dos chicas al mismo tiempo. Para ello, debes acostarte boca arriba, permitiendo que una de las chicas se siente a horcajadas en tu regazo para que la penetres. En tanto, la otra tomará la misma posición, pero a la altura de tu cara. El chiste es que le des sexo oral.
  • Dos hombres y una mujer. Suponiendo que no tengas ningún problema con armar un trío con otro hombre, pueden recurrir a la clásica posición del sándwich. Seguramente la habrás visto en alguna película porno, o habrás oído de ella. Básicamente, se trata de que ambos la penetren al mismo tiempo. Uno de ustedes deberá acostarse boca arriba, enseguida, deberá colocarse la chica, de frente a ti para que la penetres por la vagina. Mientras tanto, el tercer participante, se montará en ella para hacerle sexo anal.
  • Placer oral. Esta posición puede adoptarse en cualquier tipo de trío. Si son dos chicas y tú, deberás acostarte boca arriba y permitir que una de ellas se siente en tu cara. Mientras tu lengua la recorre, la otra chica se encargará de darte placer con su boca. Si el trío consta de dos hombres y una mujer: ella debe recostarse en la cama boca arriba, pero dejando la cabeza fuera del colchón, pues tendrá que hacerle sexo oral a uno de ustedes, mientras el otro se ocupa de ella.

¿Se te ocurre otra posición para un trío?

Mitos y verdades sobre el ‘ménage à trois’

Si usted es de los que siempre fantaseó con llevar dos mujeres a su cama, seguramente le interese el artículo más importante sobre el tema que publicó LevantArt Escuela de Liderazgo y Seducción.

Participar de un ménage à trois (una relación sexual entre tres personas) es la principal fantasía sexual en casi todas las encuestas sobre fantasías sexuales que se han realizado. Por ejemplo, según un relevamiento de la consultora D’Alesio Rol, el «menage a trois» es la principal fantasía erótica del 40% de las mujeres y el 31% de los hombres. Quienes no la calificaron como “principal” no es necesariamente porque no fantaseen con ello sino porque tienen otras fantasías por cumplir primero: sexo en público, sexo con extraños, etc… Es decir, casi todo el mundo desearía participar de un trío.

A pesar de ser el trio la fantasía más generalizada, es una de las menos cumplidas. Según el informe Durex sobre Bienestar Sexual realizado en 2012, que ha analizado los hábitos y experiencias sexuales de 29.000 personas en 36 países, apenas un 2,4% de las mujeres han participado de un trío. Queridos lectores, tenemos que hacer algo frente a tamaña injusticia hormonal, un %40 de las mujeres tienen como fantasía principal realizar un trío y apenas un 2,4% lo ha hecho. A por ellas!

EL NUEVO TABÚ

Las razones por las que la gran mayoría de las personas fantasea con un trío y sólo una minoría lo ha experimentado son varias, pero sin dudas una de las principales es que la norma cultural de la época es otra. No está bien visto, no es algo normal. Desde que nacemos nos han criado con la idea de que las relaciones sexuales son de a dos y en lo posible con la misma persona para siempre. Recién en los últimos años del siglo pasado las mujeres comenzaron a poder mantener relaciones sexuales con hombres libremente aunque aún continúen siendo juzgadas por disfrutar de ello. Si las relaciones sexuales libres y de a dos están todavía en proceso de liberalización, para que suceda con los tríos seguramente debamos esperar un tiempo. Espero este texto sirva para que seamos cada vez más quienes abramos el camino hacia la libertad sexual y el cumplimiento de nuestras fantasías en vida.

Déjeme aclararle, pecaminoso lector, que en los siguientes párrafos entenderé por “trío” a la relación sexual entre un hombre y dos mujeres: los que estén interesados en leer sobre cómo llegar a una relación sexual entre dos hombres y una mujer… que busquen a alguien que le interese escribir sobre el tema! Personalmente creo que el trío entre dos mujeres y un hombre es más armónico. La tendencia de las mujeres a la bisexualidad es mucho mayor que la de los hombres: según un estudio sobre consumo de pornografía online realizado por la revista ‘Marie Claire’, tras analizar las respuestas de 3.000 mujeres descubrieron que tan sólo el 63% de ellas buscan relaciones heterosexuales mientras que un 44% se decanta por el sexo lésbico. En otro estudio realizado por la Universidad de Essex en el que se analizó la respuesta sexual de más de 500 mujeres ante estímulos masculinos y femeninos, las participantes heterosexuales mostraban la misma excitación en sus órganos íntimos al observar imágenes provocativas de hombres, como de mujeres. Según el autor del estudio, Gerulf Rieger, «las mujeres se excitan por igual ante estímulos de ambos sexos». En definitiva, encuentro que en un trío H-M-M es más fácil lograr un equilibrio en el que todos se sienten atraídos por todos. Estamos hablando de estadísticas y gustos personales, por supuesto.

Moviéndonos hacia la parte práctica de la cuestión, evidentemente para ser parte de un trío no es suficiente desearlo mucho, la ley de la atracción parece no estar dando resultados. ¿Qué es necesario entonces para participar de un hermoso tridente de lujuria? Ante todo, usted debe dejar de lado la creencia de que el trío con dos mujeres es una fantasía masculina. Ellas lo desean incluso más que usted, así que de ahora en más piénselo así: usted le va a cumplir la fantasía a ellas, no al revés. Tenga en cuenta que usted posee una enorme ventaja de haber nacido en esta época: las mujeres poseen más libertades sexuales de las que jamás disfrutaron en la historia de la humanidad. Si el %40 de ellas desean hacer un trío como fantasía principal, esto quiere decir que cerca de la mitad de las mujeres con las que usted tuvo relaciones sexuales en su vida estaban deseando acostarse con usted… y una amiga! ¿Y usted en qué estaba pensando? ¿En sus propias fantasias? Por favor, concéntrese en cumplirle las fantasías a ellas y no deje pasar más oportunidades!

LO QUE IMPORTA ES EL CAMINO

Como he dicho, la primer barrera a romper para cumplir la fantasía del trío es mental: usted debe ser un adelantado a su época, un facilitador de fantasías femeninas. Aunque vivamos en una época de libertad sexual, también es cierto que desde que tenemos memoria nos enseñaron las bondades del amor para toda la vida y tenga en cuenta que para una mujer su reputación social es mucho más importante y frágil que para un hombre. Si ellas sienten que usted las juzgará como mujeres “fáciles” por hacer un trío, usted nunca logrará una situación de trío. Si usted quiere acostarse con dos mujeres, debe ante todo ser un hombre de mente abierta y ellas deben notarlo desde el primer momento. El trío debe ser algo normal para usted, si ellas sienten que usted irá corriendo a contarle a todos sus amigos sus hazañas para besar a una mientras penetra a la otra… nunca logrará tal hazaña.

¿Cómo hacer del trío algo normal? Hablando del tema con todas las mujeres con las que usted tiene relación. Primera o segunda cita, ya debe estar planteado el tema. ¿O acaso no habla usted de sexo en las primeras citas? Estoy seguro que sí, es casi imposible acostarse con una mujer si no habló de temas relacionados con el sexo antes. Es necesario ir subiendo la temperatura de a poco para acabar teniendo una relación sexual de a dos. Para lograrlo de a tres, sucede lo mismo: hay que hablar de relaciones sexuales de tres.

Recuerde que el trío es una fantasía tan femenina como masculina, no toque el tema como si fuese un deseo masculino inalcanzable. Es más, el trío H-M-M es en muchos casos más deseado por ellas que por nosotros. ¿Porqué? Porque para ellas incluye dos fantasías en una: la relación grupal y la relación homosexual. Le aseguro que si a una mujer que tiene relaciones con usted normalmente, usted le planta la semilla del deseo del trío con otra mujer, ella no podrá parar de pensar en eso. ¿Porqué? Por las mismas razones que usted, pero sobre todo porque es la oportunidad de ella para experimentar con otra mujer. Si usted logra transformarse en el hombre que presenta mujeres entre sí dándole a ellas la posibilidad de que mantengan relaciones sexuales sin ser juzgadas, serán ellas mismas quienes acudan a usted para satisfacer sus fantasías de estar con otra mujer. Y es ésta una fantasía que, como dijimos, gran parte de las mujeres poseen.

En definitiva, usted debe concentrarse en ser quien dá la oportunidad a ellas de cumplir sus fantasías. ¿Cómo? Ante todo hablando del tema sin emitir juicios de valor negativos. En las primeras citas, cuando estamos conociendo a una mujer es cuando solemos hacer el tipo de preguntas para conocernos ¿Cómo es tu familia? ¿Cuántos novios has tenido? ¿Qué te apasiona en la vida? Etc etc etc. Cada uno tiene su estilo. Es necesario incorporar entre esas preguntas algunas del tipo “¿Con qué famosa te gustaría estar?” “¿Si tuvieras que hacer un trío con dos personas, lo harías con dos hombres o con dos mujeres?” , etc. Si usted no habla estos temas con las mujeres con las que está, nunca llegará a una situación de trío. Haciendo estas preguntas usted indagará además en lo específico de sus fantasías.

Tan importante como indagar en los deseos de ella, es la actitud que usted adopta al tocar el tópico. Es importante mostrarse desprejuiciado pero discreto a la vez. Fíjese que no le sugerí preguntar ¿Has hecho un trío alguna vez? o ¿Te has acostado con una mujer? Preguntar sobre experiencias concretas podría generar en ella la idea de que usted es un chismoso y ninguna mujer hará un trío con un chismoso. Incluso si la que pregunta ¿Has hecho un trió? es ella, usted no tiene que dar nombres ni detalles innecesarios, sólo sonría y responda que un caballero no tiene memoria. Deje que la imaginación de ella haga el resto.

Para comenzar entonces, hable de tríos, hable de sexo. Que sea algo normal. Tampoco se obsesione porque debe recordar la regla de oro: usted es el vehículo para que ellas puedan cumplir sus fantasías femeninas. Si por el contrario ella siente que usted está obsesionado o desesperado por un trío, ella pasará a tener el control de la situación. Y si deja todo en sus manos, difícilmente logre que sea ella la que lo invite a un trío, eso no pasa ni en las películas. No pierda nunca el control de la situación, el equilibrio es todo.

ERRAR ES HUMANO

No basta con ser un hombre de mente abierta y que no las juzga para que dos mujeres se acuesten a la vez con uno. Otra barrera por sortear es la inseguridad femenina. ¿Porqué es una barrera? Porque hasta las mujeres más lindas son inseguras de su cuerpo y si una mujer siente que usted está queriendo acostarse con ella y otra pero que a usted “le gusta más la otra mujer”… game over. Por eso el equilibrio en su actitud es tan importante, pues si usted se vuelve muy insistente en proponer un trío, alguna de ellas puede comenzar a pensar “quiere acostarse con x porque es más linda que yo”… game over.

En definitiva, los dos errores principales que cometemos los hombres son: intentarlo demasiado o intentarlo demasiado poco. Si usted todavía considera un trío como algo lejano o fantasioso, seguramente esté cometiendo el error de intentarlo demasiado poco: no habla del tema con ellas o si lo habla lo hace como si estuviera hablando de ciencia ficción. Por el contrario, si usted se obsesiona con el trío y habla de ello cada vez que puede, estará intentándolo demasiado y genera la sensación de que usted está insatisfecho y lo que en realidad quiere es acostarse con otra mujer. Una vez más repetiré la regla de oro: usted es el vehículo para que ellas cumplan sus fantasías, un facilitador de fantasías. A continuación enumeraré otros errores típicos que cometemos los hombres cuando buscamos realizar un trío:

– Intentar convencerlas. Tratar de convencer lógicamente a una mujer para que realize un acto sexual es una misión imposible, es el ABC de la seducción. No se trata de convencerlas, hay que hacer que lo sientan, que sus emociones jueguen a nuestro favor. Los deseos no son racionales, son emocionales. Despierta la semilla del deseo en ella y deja que germine.

Por otro lado, si ella es de la minoría que no fantasea con compartir la cama con otra mujer, está lleno de mujeres que sí lo desean, busca otra y listo.

-Planificar demasiado. Debe haber fluidez en el sexo y el amor y planificar es todo lo contrario a fluir. Planificar demasiado, en la medida en que no se concreta, abre lugar a las dudas. Me refiero a hablar muy seguido cosas del estilo ¿Qué te parece si invitamos a tal otra mujer? o ¿Vamos a tal fiesta a seducir a tal? o ¿mi amiga tal del trabajo te gusta? y otras así. Lo cierto es que en la medida en que el plan no se concreta, lo único que queda claro es que tienes unas tremendas ganas de hacerlo y una completa incapacidad para lograrlo. Se pone usted en posición de necesitado de un trío. Si usted tiene dos mujeres que ya le dijeron que fantasean con un trío, planifique una cita pero no le dé mil vueltas innecesarias al asunto. Lo veremos en detalle más adelante.

-Insistirle en que ”Invite a una amiga”. ¿Cree que si una chica tiene ganas de invitar a una amiga a acostarse con usted, necesita que se lo digan más de una vez? Si ella quiere invitar a una amiga suya a estar con usted, muy probablemente se lo va a plantear ella, no se preocupe. En todo caso puede usted llevar la conversación hacia ese tópico, pero con mucho tacto y sin insistir porque corre el riesgo de que ella sienta que a usted sólo le interesa acostarse con la otra. Usted estaría erosionando la conexión entre uds, ella comenzará a sentir que usted se aburrió de ella. Y como dijimos, para hacer un trío con otra mujer ellas necesitan seguridad.

ENFIESTARSE ES DIVINO

Veamos ahora algunos comportamientos que pueden ayudarlo a concretar el divino enfieste.

Volviendo a la estadística, para aproximadamente la mitad de las mujeres hacer un trío con otra es su mayor fantasía sexual. ¿Cómo averiguarlo? Como ya dijimos, hablando del tema con ellas, siempre en el plano de la fantasía. Recuerde que no quiere parecer un chismoso. Algunas preguntas ya las sugerimos: ¿Si te dan a elegir para hacer un trío… que preferís, uno con dos chicas o con dos chicos? o ¿Con qué dos celebridades te gustaría hacer un trío? O ¿Lo que te gusta de la situación de trío es ver a otros dos teniendo sexo o que te vean a vos? Acostúmbrese a hacer estas preguntas a todas las mujeres si realmente quiere hacer tríos. A todas.

En segundo lugar, una vez que sepa que ella tiene la fantasía, debe mantener el tema dentro de sus conversaciones esporádicamente, que no se enfríe. Debe seguir tocando la pelota hasta que pueda meter el gol. En estas conversaciones, no puede parecer nunca que usted es un necesitado intentando hacer su primer trío. Una vez más, el marco que tiene que imponerse en las conversaciones es: “Soy el hombre con el que vas a cumplir tu fantasía”.

Tenga cuidado de no hablar nunca de experiencias pasadas propias. Menos aún si usted no tiene experiencia en el tema: corre el riesgo de que sea ella la que termine contándole cómo se acostó con la defensa entera de la selección nacional de fútbol. Nada de contar hazañas del pasado, si ella pregunta dé a entender que usted hizo todo lo que quería en el pasado, ahora quiere en todo caso hacerlo con ella porque ella le encanta. Ese debe ser el marco y no el de un hombre necesitado queriendo hacer su primer trío o queriendo que le cuenten experiencias de lesbianismo. Incluso aunque usted le dé a entender que lo hizo en el pasado y que lo ha disfrutado, nunca cuente detalles de más. Debe dar la imagen de que usted es un caballero y cuando se acueste con ella y otra amiga, no le va a contar a nadie tampoco… bueno, sabemos que no es así y que lo va a contar en la primer cena con amigos que tenga, pero al menos hágale sentir eso a ella.

Cuando hable el tema verá que si ella disfrutó de un trío en el pasado o desea hacer uno en el futuro, la temperatura va a subir inevitablemente en esa conversación. Si no sabe cómo llevar la conversación por esos lares, leer juntos algún test sexual de la revista Cosmopolitan siempre ayuda a llevar la conversación al plano sexual controlando el marco (porque no es usted el que saca el tema sino la revista de “ellas”). Compre una revista Cosmopolitan y dígale que se la regalaron unas promotoras en la calle.

Si usted ya sabe que a ella le fantasea la situación de trío, hay una estrategia que es sólo para valientes: es tocar el tema en el medio del acto sexual. Cuando ella está exitada porque usted la está penetrando o estimulando, le dice frases que sabe que la pueden exitar: «Me encantaría que otra mujer nos vea así» o «eres tan linda que te quiero compartir con otra chica» o “quiero verte con otra mujer”. Elija la frase que más se adecue a lo que ella le haya dicho que fantasea. Si está haciendo bien su trabajo, probablemente ella renueve la apuesta.

TODOS LOS CAMINOS CONDUCEN AL TRIO

Si usted sigue mis indicaciones sobre cómo hablar del tema con ellas, pronto encontrará a una mujer que desee hacer un trío. Diremos entonces que usted tiene una cómplice. Veamos diferentes posibilidades de acabar en un trío con su cómplice:

-Trío con amiga de ella: Lo malo de esta opción de trío es que el control no está en nuestras manos y es una opción limitada, si la amiga dice que “no”, game over. Lo bueno es que casi todas las mujeres fantasearon con alguna amiga más de una vez. Muchas concretaron esa fantasía. Si ella le dijo que fantaseó en hacerlo con usted y una amiga (quizá ya tuvo algo con su amiga), quien se encargue de invitarla al trío debería ser ella. Usted puede incentivarla siempre y cuando recuerde que no se trata de convencerla, sino de incentivarla. Puede sí ofrecerle buenas excusas para que ella invite a su amiga a la casa de alguno de ustedes: “porqué no la invitás a casa a mirar una peli…” o “invitala a cenar a casa…”

Estando ya los tres a solas, se trata de subir temperatura. Como dije, una revista cosmopolitan siempre puede ayudar. Hacer un masaje de inducción dual por supuesto que también (googlee la técnica si no la conoce), jugar algún juego que contenga prendas para el que pierde y levante temperatura a la vez como el “yo nunca” (googlee el juego si no la conoce), etc etc etc. Si son amigas entre ellas con tan sólo preguntarles¿Alguna vez se besaron entre uds? plantará la semilla para que en los próximos segundos o minutos lo hagan. Por supuesto todos los tips y conceptos referentes a las situaciones de seducción a solas se aplican. A los que tengan proyector de cine, invitar a su amiga a ver una pelicula y proyectarla en el techo para verla los tres acostados, es una linda opción. (Puede leer un caso real de trío utilizando esta técnica en esta entrada)

-Trío con su cómplice y una desconocida. La verdad es una muy linda opción porque siempre habrá desconocidas por conocer y suele ser la forma preferida de ellas para llegar a un trío: hacerlo con una desconocida a la que puedan no volver a ver jamás. ¿Cómo hacerlo? Usted tiene que salir de fiesta con su cómplice! Como cuando sale con sus amigos a conocer mujeres, pero de la mano de otra bella mujer.

Si salen a seducir en una discoteca, los primeros pasos con otra mujer debería darlos su cómplice. Puede intentarlo usted pero le va a costar porque acaban de verlo con otra mujer, lo juzgarían como un mujeriego fuera de sí. En cambio, si es ella la que avanza sobre otra mujer, pensarán “qué mujer libre, qué pareja tan libre”. El famoso doble standard. Otra ventaja de este proceder es que a usted le costaría darse cuenta si a la desconocida le gustan o no las mujeres. En cambio, si la que comienza la interacción es su cómplice, ellas sabrán en medio segundo si se gustan. Como sucede a los gays, dos mujeres con una mirada resuelven todo.

Por supuesto, usted debe animar a su cómplice a que se acerque a otras mujeres, puede que le cueste, sobre todo si no tiene experiencia en seducir a otras mujeres. Por suerte existen un par de incentivos que usted puede utilizar. Siempre recuerde que las mujeres entre sí se entienden mucho más fácil y rápido que con nosotros. ¿Cómo actúan dos mujeres que se gustan en una discoteca? Comienzan a hablarse cada vez más cerca, se tocan los accesorios que llevan puestos o la ropa, se elogian, se dicen mutuamente “que linda sos” o “que linda te queda tal cosa”, se miran a los ojos y se besan. No hay mucho más y ocurre en segundos. ¿Es su cómplice muy tímida como para hacerlo? ¿Le falta iniciativa? Hágase cargo entonces de la situación como si fuera un juego: hágala perder en un simple piedra papel o tijera y dígale que por perder tiene una prenda. (si usted pierde primero, sométase a una prenda de ella!) En cuanto ella pierda, usted le dice: “Tu prenda es que debes ir a hablar con aquella mujer, mirarla a los ojos y decirle que te encanta su estilo”. Le aseguro que las cosas luego suceden solas.

Si todo marcha bien y salvo que hayan salido de fiesta a una misa, con hacer esto en dos o tres grupos de mujeres diferentes, usted la va a ver besándose con otra. Hágalo, confíe en mí. Ver a su cómplice besando a otra mujer a sabiendas de que seguramente pronto estén los tres en una cama, es hermoso. Recuerde: usted está siendo un facilitador de fantasías para ellas, la mayoría de las mujeres tienen fantasías con otras mujeres y con un trío. Que se les acerque una mujer linda en medio de la noche, mujer que antes fué vista con un hombre de alto valor… es el sueño hecho realidad para casi toda mujer moderna y medianamente abierta. Usted está cumpliendoles sus sueños!

Una vez que su cómplice y la otra están sonriéndose mucho, tocándose o mejor aún besándose, es su momento de acercarse a ellas. Llegue usted y bese primero a su cómplice. Puede agregar una gran sonrisa y un “Hey, ella es mía, no me la robe…” o “Hey! devuélvamela!” siempre besándola y marcando el terreno, usted es el hombre. Si ellas aún no se besaron, usted puede incentivarlas “¿Uds se acaban de besar? No mientan, se notan las ganas a un kilómetro!” Si ya se besaron, usted se ahorra esos comentarios. Luego de eso lo ideal sería que su cómplice la incentive a ella a besarlo a usted. No se apure, no es necesario. Pueden irse de la discoteca incluso sin que usted haya besado aún a su nueva amiga, cuando estén a solas las cosas sucederan solas.

Para irse los tres juntos sólo debe acudir al santo poder de la negación plausible: buscar una excusa para salir de donde estén hacia un lugar más privado. Se trata de avanzar de etapas aislando a la nueva fémina o llevándosela directamente del lugar. Nunca debe decir algo tan directo como un “ven con nosotros” o “vamos a hacer un trío”. Un simple “vamos a tomar algo a otro lado” o “vamos a fumar uno a casa” suelen ser más efectivos. Si es su cómplice femenina quien lo plantea, mucho mejor.

Una última cuestión a tener en cuenta antes de llevárselas, es darles a ellas cierta intimidad para que puedan conectar. Vaya al baño 5 minutos, hable con otro grupo, compre una bebida. Déjeles unos minutos para que ellas se hagan amigas. Funcionará mucho mejor que ellas dos generen la confianza suficiente como para que quieran irse juntas que andar insistiendo para forzar esa situación.

-Trío con dos amigas suyas. En este caso, se trata de tener dos cómplices en vez de una. Una vez que comience a hablar del tema con todas las mujeres con las que tiene citas, en poco tiempo tendrá más de una cómplice para hacer un trío. Sólo es cuestión de juntarlas! Ambas tienen que sentir total seguridad de que usted trae a la otra porque quiere disfrutarlo con ella y no por las ganas que tiene de tener sexo con la otra. ¿Me explico? Ambas deben sentirse las reinas del trío. Prohibido decir «Hey, puedo invitar a Lulú que es hermosa, tiene unas tetas buenísimas y bla bla bla»… NO! Nunca puede ninguna sentir por ejemplo que la otra que usted va a invitar le gusta más que ella. Si una se siente menos que la otra, no la va a querer desnuda al lado suyo. La solución es decirle a ambas lo mismo: «Creo que hay una amiga a la que podría invitar a estar con nosotros, ¿te parece?…» No hablar de más es fundamental. Probablemente ellas le pregunten a usted porqué piensa que la otra es la mujer indicada: «Porque creo que te puede gustar y que a ella también le vas a gustar, las dos son muy lindas». Como dije, no hable demás, si ella pregunta, usted contesta. No agregue datos innecesarios, todo puede ser usado en su contra.

Si alguna de ellas se muestra insegura, recuerde esta frase mágica: «La verdad es que con Lulú podría tener sexo por mi cuenta cuando quiera y no decirte nada, si te lo digo es porque me gustás y quiero hacerlo con vos, quiero que lo hagamos juntos, eres hermosa.» Ella se siente valorada porque usted está siendo sincero en vez de mentirle e irse a escondidas con otra.

Cuando finalmente se encuentren los tres en la casa de alguno, controle la situación. Primero bese a las dos por separado frente a la otra. Luego aproveche cuando una vaya al baño y le preguntá a la otra «Te gustó ella?». Y lo mismo con la otra. Una vez que ambas le dijeron que «si» usted les anuncia: «Chicas, ambas se gustan, dense un beso». Si quiere agegarle más mágia al momento, cuando ellas se están besando usted se acerca disimuladamente a la música y la sube de a poco mientras ellas se tocan. Momento de película, porno.

-Tinder y Happn. Son una opción para buscar mujeres dispuestas a un trío. Excelente opción! Correspondería analizar el juego virtual en un artículo dedicado al juego virtual, es un tema argo y con especificidades varias.. Sólo diré que es una plataforma que bien utilizada puede llevarlo a usted a concretar varios tríos también.

Por último, hablemos de los cuestionamientos del tipo «me gustaría pero no podría hacerlo con vos». Lo que yo leo aquí es un: “Fantaseo con otras mujeres pero tengo miedo de perderte si lo hacemos” En ese caso, la duda es razonable y lo que se impone es reforzar el marco del que hablé al principio: “Quiero ser el hombre con el que cumplas tus fantasías, si deseás estar con otra mujer quiero que lo hagas conmigo y no que tengas que separarte de mi para cumplir tu fantasía”. Funciona.

LA TIERRA SERÁ EL PARAíSO

Por último déjeme decirle que si usted cree que estos tipos son sólo para romances ocasionales, se equivoca. Cumplir una fantasía con su pareja los une enormemente, son cómplices en compartir una fantasía en vida, un área secreta. Derriban barreras, vencen miedos y prejuicios como que “si quiere estar con otra persona es porque yo no le alcanzo” o “ya no me quiere'». No se trata de o estar en pareja o satisfacer las fantasías, se puede hacer ambas cosas a la vez. Se puede construir una relación en base a la confianza en el otro y la seguridad en uno mismo. Se trata de elegir la libertad y el amor frente al miedo y la posesión.

Para más información: www.levantartseduccion.com

Frank Shepard

Dos hombres, una mujer… ¿El trío menos pensado?

¿Será cierto que las mujeres fantasean y los hombres pasan a la acción? En lo que respecta a tener sexo con tres o más en la cama, sí.

Los varones, solos o en grupos, no se privan de tener sexo grupal. Y no importa si el deseo es hetero u homosexual. En cambio, para una mujer concretar la fantasía de estar con dos o más hombres y/o mujeres suele ser un problema. Todavía la mano del hombre sirve de guía para entrar en estos terrenos del placer.

La barrera del machismo

Las alternativas sexuales de muchas parejas incluyen fantasear primero y animarse después. La fantasía del hombre heterosexual sigue siendo prioridad: un macho y dos hembras excitan más que dos hombres y una mujer.

Si la mujer pide incluir varones en la cama, tendrá que vencer la sensibilidad machista. A él le costará la idea de ver a «su» mujer con otros hombres. También se movilizarán temores homosexuales: ¿Y si me besan? ¿Y si me tocan?

¿Las solteras prueban más?

Fuera de la pareja, las damas también son reticentes a dar el paso. ¿Será que una mujer sola no se anima, o su deseo sólo debe quedar como patrimonio de la imaginación? Intervienen ambas cosas: por un lado el temor de llevar desconocidos a la cama, y por el otro, la satisfacción que produce la fantasía sin necesidad de pasar al hecho.

Dejando de lado las experiencias grupales con personas conocidas (parejas, ex parejas, “amigos con derecho a roce”, etc.), entrar en la cama con escorts o “levantes” ocasionales requiere de cierta audacia y un fuerte deseo que desafía a llevar adelante el impulso sexual. Casi una transgresión para los condicionantes de género. Sólo unas pocas contratan servicios de atención múltiple que se anuncian en páginas que inspiran alguna confianza.

El goce en ascenso

Por supuesto que la mujer que se interna en los juegos eróticos con dos o más hombres gusta de un sexo intenso y variado. Nada de poses convencionales ni palabras románticas. Lejos de un rol “pasivo”, ella pide, hace y acciona. Su comportamiento sexual cumple con las fantasías y se anima a más.

La mujer que está con dos o más hombres sabe tener sexo y toma todos los recaudos para pasarla bien y no estar pensando en situaciones amenazantes. La actitud de cuidado es primordial. Si lo hace para disfrutar del sexo, de su propio cuerpo, del contacto de los cuerpos, de la libertad que inspira, para nada querrá que la escena múltiple se altere por la desconfianza.

Otra variante: tres damas en la cama

Las alternativas sexuales de tres incluyen también estar con dos o más mujeres en la cama. El erotismo lesbiano gusta de un juego corporal prolongado, que puede incorporar, o no, el uso de dildos o vibradores. Las mujeres usan las manos, el sexo oral y contacto cuerpo a cuerpo para brindarse placer.

Es posible que no opten por contratar servicios de escorts mujeres y prefieran relacionarse con mujeres conocidas o “amigas con derecho a roce”. Por lo general el erotismo homosexual femenino no acostumbra a pagar por sexo, como sí ocurre, y con mucha frecuencia, en el erotismo hétero y homosexual masculino.

Por el doctor Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo.

¿Fantaseás con incluir otro hombre en tu cama? ¿Qué pensás que diría tu novio/marido si lo proponés?

Muchas parejas encuentran buenas razones para lanzarse a hacer un trío, en ocasiones dos mujeres deciden disfrutar de la compañía de un hombre una noche o incluso es posible que el amor surja en tres personas unidas en una relación poliamorosa. Si vas a hacer un trío con una mujer y un hombre, es importante conocer las mejores posiciones sexuales para tríos y asegurarse así una noche de placer. Créditos para Caroline Wurtzel/Bustle

Cuando se toma la decisión de tener una relación sexual fuera de lo convencional, es importante evitar algunos riesgos de hacer un trío, como el hecho de que no se deje a uno de los miembros de lado y las tres partes estén siempre involucradas. Por ello, informarse de algunas posiciones sexuales claves para tríos es la mejor manera de disfrutar y pasarlo bien. ¡Toma nota!

La doble penetración

Una mujer se coloca sobre la otra en la posición de la misionera y el hombre tras ella. De esta manera el hombre puede penetrar a ambas mujeres, alternando entre una y otra. La doble penetración es una posición para favorecer la comunicación sexual entre las dos mujeres, a la vez que el chico disfruta. El hombre puede penetrar o no, en función de los deseos de las mujeres, o simplemente tocar, ver, excitarse.

Una variante a la doble penetración es la triple penetración. Se trata de que una de las mujeres use un cinturón falo para penetrar a la otra mujer (o incluso al hombre) o, lo que es lo mismo, el pegging. ¡Las posibilidades entre tres son infinitas!

Los tres voyeurs

Cuando en el juego sexual apetece un poco de erotismo y morbo, la posición de los tres voyeurs es la más recomendable. Esta postura permite poder mirarse unos a otros mientras están teniendo relaciones o se masturban. En este caso, el hombre penetra en posición de perrito a una de las mujeres y ambos miran a la segunda mujer masturbándose con la mano o con un juguete sexual. Esta última también disfruta de mirar la relación sexual de la pareja.

El 69+1

¿Alguna vez te has imaginado ser penetrada mientras haces un 69? Con un trío de dos mujeres y un hombre es posible. Esta posición es un poco difícil pues requiere cierto equilibrio, pero permite dar placer infinito principalmente a la mujer que se encuentra en el medio del 69.

El perrito VIP

Esta posición es una variante sofisticada de la tradicional postura del perrito del Kamasutra. El hombre y la primera mujer se colocan en la posición del perrito, pero en esta ocasión, la tercera mujer tendrá su vagina bajo el rostro de la primera mujer, para que le practique sexo oral. Cada vez que el hombre empuje, la primera mujer se pondrá en contacto con el clítoris de la segunda.

Podéis hacer el perrito VIP antes o después de la doble penetración, ya que son dos posturas que se complementan muy bien.

El ritual

El ritual es una posición sexual perfecta para los casos en que una mujer sea el vínculo entre el hombre y la otra mujer. Por ejemplo, una mujer lesbiana, una mujer bisexual y un hombre heterosexual. Mientras que la mujer lesbiana goza de recibir sexo oral, la mujer bisexual puede experimentar hacer sexo oral a una mujer y ser penetrada por un hombre, que a su vez disfruta una relación sexual de pareja dentro de un trío.

El trenecito

Si las posturas desde atrás os excitan al máximo, el trenecito será vuestra posición sexual para tríos preferida. El hombre se coloca en posición del perrito con una de las mujeres y, de la misma forma, la otra mujer se colocará en la misma posición, creando una especie de cadena o tren con la que los tres integrantes puedan disfrutar a la vez.

Las dos vaqueras

Y si las dos mujeres quieren tomar el control y a la vez encontrarse de frente, la posición de las dos vaqueras os proporcionará todo lo que buscáis. Incluso para el hombre, que tendrá las manos y la boca libres para hacer lo que desee. ¡Placer asegurado en un trío sexual!

Además, es posible que te interesen estos consejos y prevención para hacer el amor con dos mujeres o los mejores consejos para hacer un menage a trois perfecto.

6 posiciones sexuales para los tríos… ¿Te animas a practicarlas?

Amistosos, amables, con una sonrisa siempre en los labios, listos para iniciar una conversación que a veces resulta banal pero siempre entretenida. Los extrovertidos son un espécimen bastante común en una sociedad que lo hace todo por ellos, cuyos espacios son ideales para que se desenvuelvan y los trabajos están listos para incluirlos en equipos donde seguramente serán los líderes.

¿Qué caracteriza a una persona extrovertida? Considerados como personas que siempre están de buen humor, con personalidad vibrante, listos para conocer más gente, los extrovertidos se llenan de energía cuando están rodeados de otros. Por lo que, probablemente, combinar estas posturas sexuales con ambientes extremos y tal vez, en público, sea la clave perfecta para los mejores orgasmos de tu vida. Sin embargo, si aún el pudor te invade cuando piensas en los sitios más extraños para tener sexo, puedes comenzar con estas posturas sexuales.

Ellos, los que prefieren conversar con alguien antes de sentarse a pensar en soledad, quienes piensan mientras hablan, tienen algunas preferencias en el sexo que seguramente harán que su placer aumente al máximo. Esas posturas sexuales que involucran una manera diferente de ver al mundo, donde sea posible ver a su pareja por completo o tal vez, la intimidad de las miradas y los rostros de cerca se conviertan en piezas clave para disfrutar.

No necesitas dotar a tu relación de experimentos vouyeristas en lugares arriesgados y a la vista de todos, hacer tríos u orgías, pero seguramente si te apetece, te lo agradecerá.

1. Daisy Chain

Mientras el varón hace un típico doggy-style a la dama, ella, le da sexo oral a otra mujer u hombre. Los hombres podrían controlar la profundidad y la velocidad de la penetracion y todos los ingredientes visuales, pueden hacer que sea absolutamente excitante.

2. Cambio de lengua

El hombre, detrás de la mujer, penetra el ano o la vagina mientras otra mujer, recostada debajo, acaricia con su lengua los genitales de ambos. Para los caballeros esto significa una estimulación absolutamente diferente, que involucra desde los testículos hasta el pene y el placer será mucho más intenso. Las mujeres reciben estimulación oral, por lo que pueden experimentar orgasmos totales.

3. Penetración doble

En esta posición, tres personas reciben estimulación con ingredientes claves. Una mujer y dos hombres deben entrar en calor para después, comenzar con el acto sexual. Uno de los varones, recostado boca arriba, penetrará la vagina de la dama, mientras el otro, su ano. Para ellas, esta posición sexual es ideal para la estimulación de las paredes vaginales, por lo que el orgasmo es mucho más posible. Todo el acto será sumamente intenso para los tres participantes.

4. Strap on

Dos hombres y una mujer. El que se encuentra en medio, penetrará y será penetrado y así, los tres miembros de la cadena reciben placer. Con esta posición puedes experimentar un orgasmo diferente a cualquier otro con el punto P, proveniente de la próstata.

5. Interacción total

En grupos de dos hombres y dos mujeres, una de ellas yace sobre su espalda mientras uno de los caballeros la penetra. La otra chica, sobre su rostro, recibe sexo oral mientras detrás de ella, el otro de los caballeros, introduce su pene suavemente.

6. Candelabro Italiano

Una posición utilizada cuando se trata de sexo grupal u orgías. Una mujer es penetrada por el ano, la vagina, y la boca mientras masturba dos penes, algunas mujeres utilizan también sus pies, sin embargo, seguramente ellos no sentirán más que un leve toqueteo.

Guia para la realización de trios sexuales

Guia para la realización de trios sexuales

  1. 1. Hacer un trío es la fantasía que ocupa la mente del 30% de la población según el estudio sexual de 2017 #InformeToulouse que está descargable en la web Las experiencias de Toulouse (link directo al PDF). A su vez, es la práctica que más comentarios y consultas genera. Debido a distintos factores sociales, morales y religiosos, quizás es la práctica más deseada pero una de la que menos información existe. Este es ha sido el principal motivo para la realización de esta guía sobre tríos. Para aglutinar y sintetizar de forma clara y práctica la información más importante y necesaria sobre la realización de cualquier tipo de trío en cualquiera de sus formas. Al igual que el resto de documentos de Las experiencias de Toulouse, el tema es tratado sin diferenciar géneros ni tendencias sexuales. Se podría hablar más en profunidad en distintos puntos de la guía y filosofear sobre otros, pero la intención de esta guía es que sea lo más práctica y fácil de usar posible con la máxima información. Para cumplir estas premisas, la información contenida en este documento está dividida en las siguientes secciones: – Definición – Combinatoria de tríos – Preparación previa de un trío. – El primer trío es como la primera vez – Protección y seguridad – Sexo entre tres y tríos – Estilos de tríos – Posturas y posiciones – Parte psicológica de un trío. – ¿Qué hacer cuando falla algo?
  2. 2. Definición Empezando por el principio, hay que definir que se entiende por trío. En este documento, siempre se va a habar de trío al concepto de tres personas manteniendo relaciones sexuales entre ellas y de forma simultánea. Por ejemplo, a veces ocurre que se habla de tríos cuando dos personas mantienen relaciones sexuales y una tercera persona solo se implica mirando o estando presente en el mismo espacio. En este caso son tres personas, pero realmente no se puede hablar de trío estrictamente en el sentido más sexual de la palabra. Al menos esta es la definición que vamos a manejar desde Las experiencias de Toulouse. Combinatoria de tríos De entrada, la primera clasificación de tríos que viene a la mente de la mayoría de personas suele ser las variedades mixtas: 2 chicos y 1 chica, o 2 chicas y 1 chico. Sin embargo, atendiendo exclusivamente a los géneros binarios de los participantes, existen 4 opciones para realizar tríos. 3 hombres 2 hombres y 1 mujer 2 mujeres y 1 hombre 3 mujeres. En el caso de contar con opción de tercer género o transexual (sin diferenciar asignación), habría 4 opciones combinatorias más. Sin embargo, si entramos en una clasificación más detallista de los tipos de tríos que se pueden plantear, solo con los géneros binarios de hombre y mujer, y sus tendencias sexuales, las opciones aumentan de sobremanera. Jugando solo con la orientación sexual, de heterosexualidad, homosexualidad y bisexualidad, las opciones matemáticas hacen que surjan 56 opciones diferentes. Aunque no todas sean igual de viables de que puedan ocurrir. Además de que desde Las experiencias de Toulouse, siempre hemos defendido que la orientación sexual no está tan ligada al factor físico (con quién disfrutas sexualmente) como al factor sentimental (con quién desarrollas relaciones afectivas).
  3. 3. Léase, que puede existir personas que declarándose heterosexuales, en un momento dado, realizando un trío no tengan problema en realizar acciones con personas de su mismo sexo. Aunque sea solamente por experimentar una vez, o porque basándose en nuestra teoría de las orientaciones sexuales, en este caso se autodenominen [email protected], heteroflexible o cualquier término similar que se base en esa separación entre lo placentero y lo afectivo. Resumiendo, que el esquema completo de todas las opciones posibles para realizar un trío entre personas definidas en el binomio hombre-mujer son: MUJER MUJER HOMBRE HOMBRE HOMBRE MUJER hetero hetero hetero hetero hetero hetero hetero homo hetero hetero homo hetero hetero bisex hetero hetero bisex hetero homo homo hetero homo homo hetero homo bisex hetero homo bisex hetero bisex bisex hetero bisex bisex hetero hetero hetero bisex hetero hetero bisex hetero homo bisex hetero homo bisex hetero bisex bisex hetero bisex bisex homo homo bisex homo homo bisex homo bisex bisex homo bisex bisex bisex bisex bisex bisex bisex bisex hetero hetero homo hetero hetero homo hetero homo homo hetero homo homo hetero bisex homo hetero bisex homo homo homo homo homo homo homo bisex bisex homo bisex bisex homo bisex homo homo bisex homo homo
  4. 4. MUJER MUJER MUJER HOMBRE HOMBRE HOMBRE hetero hetero hetero hetero hetero hetero homo homo homo homo homo homo bisex bisex bisex bisex bisex bisex hetero homo bisex hetero homo bisex hetero homo homo hetero homo homo hetero hetero homo hetero hetero homo hetero hetero bisex hetero hetero bisex hetero bisex bisex hetero bisex bisex bisex homo homo bisex homo homo homo bisex bisex homo bisex bisex Por hacer una guia ágil y sencilla, vamos a utilizar las 4 opciones primeras que comentamos como tipos de trío. Tres hombres, dos hombres y una mujer, un hombre y dos mujeres o tres mujeres.
  5. 5. Preparación previa para un trío Por experiencias propias y por lo que nos suelen contar en las consultas que nos hacen, la mayoría de los tríos surgen improvisados. Por este motivo, es especialmente importante antes de ponerse con el trío, dejar claro las tres partes implicadas el por qué se hace el trío, el cómo se va a hacer y qué se quiere lograr haciendo el trío. Cada persona, esté en pareja o no, tiene sus propias inquietudes, deseos y planteamientos. Parece una cuestión metafísica y profunda, pero la mayoría de las malas experiencias en esta práctica comienzan por no haber planteado correctamente estas cuestiones. También planea la sombra del alcohol y otras sustancias, que bajo sus efectos se lanza la idea y se termina realizando una práctica para la cual quizás mentalmente no se está [email protected] Existen muchos motivos para hacer un trío. Por ejemplo entre personas heteras, querer experimentar la homosexualidad. Entre parejas, realizar fantasías de tipo cuckold. Donde uno de los dos miembros de una pareja es infiel con el consentimiento y la presencia del otro miembro. Hasta motivos más simples e intrascendentes como que 3 personas que han coincidido y sin ninguna pretensión, están de acuerdo y lo hacen. En cualquiera de los casos, es importante la comunicación y poner en común las espectativas de cada persona. Es importante que las 3 personas sepan que esperan las otras 2 y qué límites o estilo de trío esperan tener. Al igual que ocurre en otras cosas, el deseo de una persona implica la colaboración o la participación de otra. Y esta debe estar de acuerdo. Por poner un ejemplo sencillo. Supongamos un trío mixto de 2 chicos y 1 chica. Si uno de los chicos quiere tener una relación homosexual, el otro chico tiene que estar conforme y aceptar. Y en este caso la chica, tendrá que valorar que busca ella o en que posición queda. El sexo es un ejercicio de negociocación, y los tríos su máximo exponente. Hay que llegar a consenso para que todas las partes salgan beneficiadas. Esto es lo que hay que hablar. La postura y la forma de hacerlo es lo que recomendamos que sea más improvisado y según lo pida el momento. Es habitual que en ambientes festivos y bajo el consumo de distintas sustancias sea más propicia la oportunidad de realizar un trío. Incluso en esta situación donde la oportunidad aparece sin más, es importante dejar claro estos puntos previos. En especial porque suele ser un tiempo después, cuando desaparece la euforia del momento y los efectos de las sustancias. Es ahí cuando se producen los momentos incómodos. Aunque no sirva de mucho, si antes se ha hablado y dejado constancia de las intenciones (escrita, nota de voz, o vídeo) puede solucionar esa tensión del “día después”). En ningún momento nos referimos al acto en sí.
  6. 6. El primer trío es como la primera vez Al igual que un encuentro sexual cláisco (entre dos personas) la primera vez en trío puede salir muy bien o muy mal. El mejor consejo es que las personas que participen se dejen llevar y se preocupen de disfrutar ese momento. Hacer caso a las sensaciones y lo que vaya pidiendo cada momento. Es normal sentir ciertos nervios o tensión si va a ser el primer trío que se realice. Aun así, hay que evita pensar en la idealización que suele darse en los vídeos de pornografía que es el concepto que se tiene antes de realizarlo por primera vez. En los contenidos pornográficos todo está previamente hablando, pactado y diseñado expresamente para un único fin, provocar excitación. Nunca hay que olvidar que tanto ellas como ellos, son actores e interpretan un papel concreto. En el caso de contenido amateur, conviene recordar la apreciación de que seguramente sea “la mejor versión o momento” del trío o sean personas experimentadas que ya tienen claro esta práctica. Todas las primeras veces tienen algo en común, al ser una primera vez, nunca se sabe como puede reaccionar el cuerpo ni como se comportan las otras peronas en este tipo de situaciones. Tranquilidad y disfrutar.
  7. 7. Protección y seguridad Si en los encuentros sexuales en pareja tomamos protecciones frente a posibles riesgos de contagio de alguna enfermedad e infección de transmisión sexual o de embarazo en el caso de encuentros heterosexuales, ¿por qué en tríos no lo vamos a hacer? Este tema es uno de los olvidados cuando se habla de tríos en cualquier clase y concepción de trío. Cada vez que haya un encuentro sexual entre al menos 2 personas existe riesgo de contagio, pero en un trío este riesgo aumenta, hay más posibilidades de contagio. Supongamos que un trío sin protección, la persona 1 tiene una ETS, al mantener relaciones con la persona 2, esta queda infectada. Si posteriormente la persona 3 realiza prácticas con la persona 2, también puede infectarse de la misma ETS que tenga la persona 1, aunque físicamente entre estas dos personas (1 y 3) no haya relación sexual directa. Las formas de protegerse obviamente son las mismas de siempre, los métodos barrera. Los condones y los dental dam. También es recomendable tener a mano un frasco de gel desinfectante de mano que últimamente se han popularizado. Los condones y los dental dam, son la fórmula ideal para la mayoría de juegos tanto en penetración como en orales. Pero no solo usarlos, también hay que hacerlo de forma correcta. Esto significa que cada vez que se vaya a cambiar de persona hay que desechar la protección y usar una nueva. De igual modo que si se realiza un cambio de agujero en la misma persona. (por ejemplo pasar de una penetracción anal a una vaginal es casi obligatorio cambiarlo para evitar posibles infecciones). Inclusive si se usan juguetes, dichos juguetes se deben usar con protección y desecharse cuando se pasen a otra persona. Por este motivo recomendamos que a la hora de comprar condones para esta práctica, se realice a granel o bien en cajas de gran formato para que resulte más asequible. (Hay marcas que venden envases de hasta 144 condones). En el caso del gel desinfectante, está pensado para manos. Según compatibilidades químicas y previa comprobación, también puede usarse para limpieza de los juguetes. En ningún caso es recomendable usar los geles desinfectantes para aplicarlos en genitales. Pueden resultar peligrosos y generar reacciones tipo erupciones cutáneas, quemazón, y sintomalogía similar. Además de todo lo comentado hasta aquí, por supuesto no olvidar el uso de lubricantes en las relaciones, especialmente en los momentos de penetración. No está de más en la parte de “seguridad” acordar entre las 3 personas algún tipo de palabra de seguridad. Esta técnica procede del mundo BDSM, pero aunque no se realicen este tipo de prácticas en el trío, es recomendable usarla.
  8. 8. La mecánica de la palabra de seguridad, consiste en tener una palabra sencilla y que no se pueda equivocar o mal interpretar en el contexto del sexo. Cuando una de las personas no está agusto, tiene un problema o decide parar, la dice y automáticamente las otras personas dejan de hacer lo que estuvieran haciendo. El motivo de la recomendación, es porque en un trío, es muy fácil perder la noción de qué persona está con quien y dejarse llevar por la pasión del momento. Entonces, si ocurre algún percance, es mucho más fácil y práctico parar usando la palabra de seguridad que intentar comunicarse con la persona en cuestión.
  9. 9. Sexo entre tres y tríos Desde las experiencias de Toulouse, siempre defendemos la idea de que un trío es algo más que mantener relaciones sexuales por turnos rotativos. Un trío es una práctica sexual donde tres personas disfrutan a la vez y de forma simultánea del placer. Sin embargo, esto no significa que constantemente las 3 personas tengan que estar de continuo con una entrega del 100%. La mejor forma de gestionar un trío es ir alternando situaciones de mayor intensidad con otras más relajadas. Controlar los niveles de excitación de cada persona para que las tres personas estén en niveles similares y el trío sea más satisfactorio. No hace falta llegar al punto de tener sexo entre 2 personas y que la tercera solo mire, que por otro lado sería totalmente válido como acción dentro de un trío, si existe esa inquietud de ser voyeur o de mantener relaciones bajo la mirada de otras personas. Pero en un trío, es especialmente importante desterrar la idea de que el sexo y el placer solo están en el acto de la penetración. Esto sería solo una parte, en un trio cobra mucha más relevancia acciones como sexo oral, masturbaciones, caricias, juegos con los sentidos, sorprender al cerebro, etc… Dicho de una forma más coloquial. “follar la mente” de las personas que participan. Algunas personas lo describen como que hay que cambiar el chip, frente a una relación sexual normal de pareja. Cada persona es libre de querer probar hasta donde quiera, sin embargo un trío es una oportunidad para explorar nuevas fronteras y descubrir otras formas de placer que quizás habitualmente no estén al alcance. Estilos de tríos Cada persona es diferente a otra, en ocasiones, se puede coincidir con otras personas en determinadas ideas y planteamientos frente al sexo y como disfrutar de él. Esto hace que comunmente, el mero hecho de juntarse 3 personas para tener relaciones sexuales, ya se considera trío. Sin embargo, dentro del concepto trío se pueden descubrir diversas formas de hacerlo y disfrutarlo. En ocasiones se tiene la impresión de que un trío es un “follar [email protected] con [email protected]” pero nada más lejos de la realidad. Hablar con las otras personas es poner en común acuerdo que tipo de trío se busca realizar. La libertad sexual de cada persona termina donde comienza la del resto de personas, es una cuestión de respeto mutuo entre personas y de entender en qué consiste el juego del sexo.
  10. 10. Vamos a hacer una pequeña clasificación sobre los tipos de tríos que pueden darse de forma más habitual. No están todos los que son, pero son todos los que están. Cuckold: Es una práctica donde una pareja (de cualquier tipología) añade a su sexualidad a una tercera persona externa que mantiene relaciones sexuales consentidas y aceptadas por la pareja jugando con el concepto de infidelidades Swinger-liberal: Puede estar realizado por parejas más otra persona, o por 3 personas sin relación sentimental estable entre ellas, pero que si tienen relaciones sentimentales externas. Follamigos: Generalmente ocurre entre 3 personas donde existe algún tipo de relación de amistad, ([email protected] o [email protected]) pero puede surgir perfectamente entre personas desconocidas. En cualquiera de los casos el trío se da por que en un momento dado convergen una serie de factores que son aceptados por las personas implicadas. Suele ser sexo ocioso sin más pretensión. Exploración: Similar al anterior, la principal motivación que existe es el morbo y el explorar la faceta del sexo grupal. Generalmente se busca algo puntual para probar y experimentar esas fantasias e ideas que en muchas ocasiones no se comentan. En el anterior, se puede entender que puede ser más recuente. Poliamoroso: A diferencia de las otras tipologías, esta es la única donde por definición, es obligatorio que también exista un “trío sentimental”. Las 3 personas implicadas tienen vinculos sentimentales y emocionales entre las 3 personas de forma bidireccional. Viven una relación de igual a igual entre las 3 personas. Son exactamente igual que una pareja pero siendo 3 personas. Se ha incluido este tipo en la lista, porque de un tiempo a esta parte se ha popularizado el término y desde las experiencias de Toulouse hemos detectado que se está empezando a desvirtuar o emplear de forma errónea. Llamándo relación poliamorosa a relaciones de pareja donde participan terceras personas (con o sin conocimiento de la otra persona que forma la pareja)
  11. 11. Posturas y posiciones En base a la experiencia de Toulouse, este punto suele ser de los más comentados y consultados. Parece algo banal, pero las posturas y posiciones disponibles cuando se está en un trío varian ligeramente de las opciones a cuando solo hay 2 personas. Del mismo modo, hay posturas y prácticas que solo se pueden realizar en determinados tipos de tríos. Por ejemplo las posiciones para hacer tribadismo solo es posible en las opciones donde haya al menos dos mujeres. (El tribadismo es la práctica donde dos mujeres se masturban entre ellas solamente con el frotado mutuo de sus pubis). Por este motivo y para no hacer excesivamente larga esta guía, no vamos a comentar las posturas específicas para cada combinatoria de trío. Las posturas y posiciones, en el fondo son una cuestión de imaginación. A más imaginación y predisposición para probar y realizar cosas, es más fácil encontrar algo novedoso que probar. En el fondo no hay ninguna postura o posición que sea especialmente novedosa para tres personas, sino que todo son adaptaciones de posturas clásicas a su formato para la participación de 3 personas. La más interesante para destacar a modo de ejemplo puede ser la conocida como: El trenecito. Esta postura es seguramente la más popular a la hora de hacer un trío. El trenecito es cuando las 3 personas están en cadena “abierta” dándose placer. Para evitar estereotipos, lo resumiremos en que en un extremo hay una persona que solo da placer. La persona del centro, recibe y da placer. Mientras que la persona del otro extremo, solo recibe placer. No olvidar que por placer puede ser cualquier tipo de práctica sexual, no exclusivamente penetración. Existe una variable al trenecito, generalmente se conoce como la rueda. Es la misma postura pero siendo una “cadena cerrada”. Las 3 personas están en la misma situación, reciben y dan placer por igual. Es algo más complicada de realizar puesto que según que tipo de trío, requiere un poco de práctica e imaginación para encontrar la forma de hacerlo con comodidad. Dentro de la rueda hay diferentes disposiciones que dependen del tipo práctica a realizar por los participantes. La siguiente propuesta, no es en sí una postura o posición, sino más bien un juego que se puede realizar en multitud de posturas. De hecho, prácticamente todas las posturas y posiciones con algo de ingenio pueden ser adaptadas. El 2 contra 1: Es un juego que se puede realizar en distintas formas. Consiste en que 2 de las 3 personas del trío se coordinen para dar placer de forma simultánea a la tercera persona. Siempre contando con los límites de la persona, aquí la imaginación lo es todo. (caricias, cosquillas, cachetes, lamidas, besos,
  12. 12. masturbaciones, magreos, oral, penetración, etc..) Recurriendo a lo fácil y sin ser la única opción posible, en esta denominación de juego podría encontrarse la afamada categoría porno de “doble penetración”. No obstante, sirve cualquier acción comentada anteriormente o la combinación de 2 simultáneas en una parte del cuerpo de la tercera persona o en dos partes diferentes. Las posibilidades son casi infinitas. Al igual que en pareja, siempre habrá preferencias. Que si arriba, que si abajo, al derecho, al revés, etc… Siendo tres personas no hay que obsesionarse con esos detalles y se debe ser flexible en los planteamientos. Dependendiendo del espacio disponible, se puede convertir en un auténtico tetris del placer. ¡Os animamos a superar todos los niveles! Parte psicológica de un trío Aun siendo el cerebro el organo sexual más potente que tenemos los humanos, la mayoría de las veces no se presta atención a la parte psicológica que tiene el sexo, en especial cuando se habla de prácticas que van más allá de lo “tradicional” o “moralmente aceptado”. Aquí pueden surgir varias problemáticas. Celos: Estos se dan en el caso de que en el trío participen 2 personas que forman una pareja sentimental. (también podría darse en caso de relaciones poliamorosas). Es posible que llegado el momento de la acción sexual, al ver a la pareja mantener relaciones sexuales o disfrutar sexuamente con otra persona, se despierten los celos. También puede darse el caso de que en algún momento de máxima excitación se pueda producir el momento de que una persona exclame o se confunda de nombre y esto genere cierta inseguridad que conducen a celos y dudas en la pareja. Para evitar estas situaciones es la recomendación de hablar previamente las condiciones del trío y el tener claro las motivaciones de hacerlo. De igual forma, no olvidar mantener comunicación durante el trío. Envidia: Este hecho puedo surgir en cualquier situación. Generalmente puede deberse a que es dificil repartir de forma equitativa los tiempos entre los 3 participantes del trío. A esto se le suma que entre personas no existe la misma química ni feeling. Esto puede ser el caldo de cultivo para que en un momento dado, haya una persona que se sienta desplazada o tenga envídia de que las otras dos personas “disfrutan más” del placer sexual entre ellas que con esa tercera persona. Al igual que en el caso anterior, teniendo una pequeña conversación
  13. 13. previa entre todos los integrantes ayuda a que este tipo de acciones no se den. Además de que durante el encuentro siempre hay que tener una comunicación fluida y constante. Bloqueos: Algunas personas se pueden ver superadas por la situación y desencadenar un bloqueo. Los bloqueos pueden venir por diversas acciones tanto individuales como cúmulo de varias. (El exceso de excitación también puede llevar a bloqueos) En dichos bloqueos lo más común es que genere inapetencia, o que el cuerpo no reaccione de la forma deseada. Para revertir esta situación, la mejor opción es tranquilidad. Expresarlo a las otras personas del trío, respirar profundamente e ir más lento. Si fuera el caso, se puede aplazar el encuentro y no ocurre nada. Siempre hay tiempo para repetir la experiencia. Caida de autoestima: Esta acción a veces ocurre de forma inespereda. Generalmente se puede asociar más a los hombres pero puede ocurrir exactamente igual en mujeres. Al realizar un trío donde se coincida con al menos otra persona del mismo género es inevitable que surjan las comparaciones. En el caso de los hombres está cocentrado en el tamaño de sus miembros, mientras que para las mujeres suele focalizarse en tamaño de pechos y estética de la vulva. A muchas personas, enfrentarse a ese momento de ver el cuerpo de otra persona del mismo género le genera estrés y dudas sobre su físico y cualidades. A nivel psicológico puede causar una mala pasada durante el trío (y después del trío). Evitando que la persona esté al 100% y disfrute de toda la experiencia o se quede como un recuerdo emborronado. Orientación sexual: Esta es un clásico en el terreno de los tríos. Compartir placer sexual con alguna persona que no encaja en el estereotipo sexual al que se pertence en ocasiones produce dudas sobre si se está en la “orientación correcta”. No voy a hacer ni mención a esas personas que piensan que por “probar” ya consideran que “se han vuelto” de otra orientación. Desde las experiencias de Toulouse, hemos defendido mil veces la postura de que la orientación sexual realmente no se enfoca a con qué género se juega en la cama, sino sobre que tipo de persona es la que desarrolla la parte sentimental o emocional. Para más información está disponible esta entrada del blog. (leer aquí) Equivocación de sentimientos: En los tríos puede ocurrir algo similar a lo que ocurre en algunas relaciones de follamigos, amigovios, y demás relaciones donde solo se busca el placer sexual. Por distintos motivos una persona puede equivocar las señales y las acciones y creer que puede haber algo más que una simple relación sexual. La fase de charla y comunicación prevía a la acción sexual ayuda a evitar este tipo de situaciones comprometidas. Generalmente,
  14. 14. ocurre cuando coincide un perfil pasional con un perfil más frío o distante. En esta conjunción se pueden mal interpretar las acciones personales, en especial si una persona no actua igual en la intimidad del sexo que en sus relaciones sociales y/o personales. En el caso de darse esta situación, hablar la situación como personas adultas es la mejor forma de resolver el conflicto y evitar futuros problemas y mal entendidos. Es muy probable que existan otras patologías psicológicas que se puedan presentar en el transcurso de un trío o en momentos posteriores, pero estas son las más usuales y generales. ¿Qué hacer cuando falla algo? Si entre dos personas es probable que algo no termine de cuadrar, imagina entre 3 personnas. A más gente participe, más probabilidad de “fallo”. Un “problemilla” en un trío, no solamente es cuestión de que no surja feeling. Ya estas viendo en este documento que un trío es ligeramente más complicado de lo que parece y que tiene muchas variables y variantes. El placer sexual y la diversión del sexo se basan en las personas. Precisamente, cada persona tiene sus tiempos, sus momentos de clímax, ciclos más activos y menos (excitación), y sobre todo, su forma de excitarse. Hasta los propios nervios por el contexto o el mero hecho de no querer defraudar a las otras personas, pueden ser un desencadenante. La solución, al igual que en otros casos, es la comunicación. Cualquier obstáculo que surja, siempre hay que tomarlo con naturalidad por todas las partes y aceptarlo como algo que puede ocurrir en cualquier momento. Contando con la opinión y aceptación de las otras personas del trío, en ocasiones, las otras dos personas pueden seguir y la persona con el problema se puede re-enganchar pasado unos minutos. En caso de ser algo más duradero, existen muchas fórmulas de excitación y juegos para hacer entre varias personas como para que un simple obstáculo eche a perder una gran experiencia. Plantear otras acciones donde las 3 personas implicadas puedan seguir disfrutando del morbo de un trío. En el sexo, el límite solo lo pone la imaginación. (dentro de los parámetros acordados entre [email protected])
  15. 15. Un trío solo es una práctica más de las muchas que hay en el terreno sexual. En este documento se ha repetido varias veces el hecho de hablar previamente y durante. La comunicación es el secreto del sexo. No debe dar vergüenza admitir que se tiene poca experiencia sexual o que en un momento dado no sabe que hacer. Ser comprensivos y tolerantes ayuda a superar esos momentos. Aun así, conviene no olvidar que es habitual que las cosas no salgan como se ha previsto. Dar naturalidad a esta situación, aprovechar ser más de 2 personas y saber disfrutar más allá de la penetración es el secreto para que una posible experiencia negativa se transforme en el mejor trío para el recuerdo. Hoy en día existen gran cantidad de recursos y juguetes eróticos para dar solución a casi cualquier fantasia y opción sin necesidad de encontrar a personas con gustos similares. Pero nunca es igual al hecho de vivirlo con otra persona físicamente y disfrutar del placer y las sensaciones en grupo. Al final; “Compartir es vivir”.
  16. 16. Este documento así como todos los datos que aparecen en él, son propiedad de la web de divulgación de la sexualidad, Las experiencias de Toulouse. La distribución y reproducción de este documento es libre y gratuito en las condiciones que establece la licencia Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional de Creative Commons. Para cualquier duda, sugerencia o consulta sobre el documento, comentarios o información puedes contactar a través de: Web: http://experienciastoulouse.com Correo: [email protected] Twitter: @ExpToulouse

Sabemos que tienes muchas ganas de hacer que esta fantasía se convierta en realidad pero antes de probar un trío con dos hombres párate a pensar: ¿qué podría salir mal? Hay muchos inconvenientes que pueden surgir en una situación a priori tan sugerente. Te recomendamos que le eches un vistazo a estos diez problemas que podrían producirse y que los tengas en cuenta antes de lanzarte a la piscina.

Puedes sentirte agobiada

En un trío con dos hombres heterosexuales tú serás el centro de atención. Puedes pensar que justo eso es lo que quieres pero a la hora de la verdad, tener cuatro manos sobre ti puede llegar a ser un poco estresante, sobre todo porque tú solo tienes dos ¡y no sabrás dónde ponerlas!

Tu pareja puede ponerse celoso

Será muy difícil controlar los celos en una situación como esta, así que, aunque él esté dispuesto a ‘compartirte’ todo puede acabar mal si no dosificas tus atenciones hacia ambos.

Tú puedes ponerte celosa

¿Y si tu chico acaba haciendo más caso al otro hombre que a ti? Podría suceder, y eso no significa que sea gay, pero seguro que te costará asumirlo.

Debes decidir si lo cuentas o no

Tus amigas pueden ponerse verdes de envidia o juzgarte a ti y a tu relación de pareja. Los tríos, aunque estén en la mente de la mayoría, todavía siguen siendo un tema controvertido así que puedes encontrarte con alguna reacción que no esperes.

Desilusionarte con tu relación

Compartir la cama con otra persona puede ser muy emocionante y quizá haga que pierdas el interés por mantener relaciones con tu pareja.

¿Quién es el padre?

Un embarazo no deseado puede ser muy peligroso en estas ocasiones. Protégete bien si no quieres tener que enfrentarte a un buen susto y a una prueba de paternidad.

Puede herir tu ego

Tener relaciones con dos hombres a la vez no es para todo el mundo y eso puede hacer mella en tu autoestima si no estás preparada.

Y tus sentimientos

Si te acuestas con dos personas que apenas conoces puedes acabar teniendo sentimientos por uno de ellos o incluso por los dos.

Puede crear problemas de pareja

O aumentar los existentes si no se aborda con cuidado. Antes de elegir esta opción probad a reavivar vuestra relación de formas que no impliquen a terceras personas.

Podéis perder la amistad del tercero

Tener en cuenta los sentimientos de los demás es importante. Si decidís incluir a algún conocido en vuestro menage a trois tratadle con amabilidad y respeto si no queréis perder su amistad para siempre.

No te pierdas: Hacer el amor con dos hombres: 10 consejos para un menage a trois perfecto y 5 buenas razones para hacer un trío.

Los tríos es la fantasía número uno entre todas las personas que disfrutan del sexo, que suelen ser de hecho todas las personas, aunque imaginamos que alguien habrá que no disfrute. Igual que existe gente que se vuelve loco por la pizza con piña. Qué se le va a hacer.

Exactamente la fantasía sexual más recurrente de un hombre es la de hacer un trío con dos espectaculares mujeres, en la que él es el centro de atención, pero en el que ellas también deseen darse placer mutuamente. Obviamente no es el único trío que se puede hacer en la heterosexualidad. También pueden ser dos hombres el que realice esa misma fantasía a una mujer e incluso jugar entre ellos. Y por ello no se convierten automáticamente en gays.

Al menos es lo que se desprende de un estudio realizado por Ryan Scoats, según recogen las páginas de El Español. Este inquieto personaje ha querido relatar su propia experiencia, aunque lo que realmente parece es que quiere justificar sus actos. Querido, Ryan: no hace falta. A muchos nos gustaría también haber hecho tríos hasta quedarnos secos. ¿O no?

Pero ya que lo ha confeccionado vamos a ver lo que nos cuenta este hombre. El título del estudio ya se las trae: «No me importa verle eyacular»: hombres heterosexuales, tríos y la erosión de la regla de una vez sobre la homosexualidad. Nosotros para no repetirlo constantemente lo vamos a dejar en NMIVE, que además suena a grupo pop juvenil de éxito.

¿En los tríos con dos hombres, ellos son gays?

NMIVE es un estudio muy peculiar. Y no por su temática, sino porque se ha basado en las respuesta de 30 estudiantes de la Birmingham City University. ¡30! Muy representativo tampoco parece. Sobre esto el autor expresa que es difícil encontrar personas que se sientan cómodos en hablar de estos temas. ¡Porque no ha pregunta a los buhítos!

Uno de los datos más importantes que ha sacado en claro es que no tienen que ser considerado homosexuales los hombres que participan en tríos con una sola mujer. Existe una regla no escrita, en el ambiente o en las nubes, llamada la regla de una vez sobre la homosexualidad. Dice que cualquier hombre que mantenga un comportamiento sexual con otro es visto como gay.

Los 30 estudiantes preguntados por nuestro amigo desmienten esta regla. 29 de ellos no estaban para nada de acuerdo. Y tan solo uno dijo que un «porcentaje de la persona» podría ser gay. NMIVE no explica lamentablemente qué significa ser gay en un porcentaje. ¿Quizá quiso decir bisexual pero no se atrevió?

El gran NMIVE termina haciendo ver que en realidad los tríos no son para tanto -¿será que después de hacer más de 10 terminan por ser más de lo mismo?-. «Es algo muy similar al sexo entre dos personas», relata. Claro que sí, es lo mismo que entre dos personas pero con tres. «La gente que participa en ellos es tan solo gente normal»… Y nosotros que creíamos que éramos especiales.

Si tuviéramos que catalogar los tríos, cosa que afortunadamente no pienso hacer, reconoceríamos que es más difícil el trío formado por dos hombres y una mujer (HMH). ¿Por qué? La principal razón es una cuestión de educación. Los tríos que más se publicitan, que más se exhiben y de los que más se alardea los forman dos mujeres y un hombre (MHM). Casi parece que damos por hecho que ésta es la combinación a la que nos referimos cuando hablamos de un trío y nos cuesta plantearnos la posibilidad de que pueda ser de otra manera. Del que apenas se habla, apenas se publicita (más allá del cine pornográfico) y el trío del que pocos hombres alardean en público, es el de dos hombres y una mujer (HMH).

Nos falta educación bisexual. O mejor dicho, visibilidad bisexual. Puedes ser bisexual pero solamente tener relaciones estables y enamorarte de personas del sexo contrario, pero en la cama, querer estar con ambos sexos. Hablar con esa normalidad de la bisexualidad (y ser esposo feliz y padre de hijos) no es algo que se dé mucho.

No solo los bisexuales practican tríos, pero si no lo eres, es más que necesario dejar bien claro hasta dónde vas a llegar. Es evidente que hablamos de asuntos de cama y si no vas a participar en la sexualidad de todos los que están en ella, será mejor que informes a los integrantes del trío.

Los hombres heterosexuales no quieren tener relaciones homosexuales con el otro hombre participante. De hecho, muchos de los tríos HMH, tienen a la mujer como la principal receptora de todas las carantoñas. El trío HMH no es tan fácil como parece… Aunque sea una de las fantasías más recurrentes entre las mujeres de todo el planeta, yo incluida. Dos hombres en mi cama, los dos pendientes de mí. Que me besen a la vez, que me acaricien sus cuatro manos, que yo pueda comérsela a uno mientras el otro me penetra…

Pactemos tranquilamente si sucumbo a la doble penetración y decidan ustedes, señores, si también les pide el cuerpo hacer lo propio el uno con el otro. Pueden estar tranquilos: follen como follen… prometo no escandalizarme.

Seguir leyendo

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *