0

Tripa hinchada embarazo

¿Cómo se siente el vientre durante las primeras semanas de embarazo?

Los síntomas del embarazo es diferente en cada mujer, sin embargo existen algunos patrones que se repiten en muchas mujeres como el hinchazón de la barriga, el mareo o los antojos. La pregunta común es si duele el vientre cuando estas embarazada las primeras semanas. Sí duele en algunos embarazos.

¿Por qué los cólicos son síntomas de embarazo? Porque las hormonas como gonadotropina coriónica humana, la progesterona y los estrógenos aumentan sus niveles.

Síntomas de las primeras semanas de embarazo

– El primer síntoma del embarazo es la amenorrea (ausencia de la menstruación), sin embargo algunas mujeres tienen una menstruación falsa luego de una semana de concepción.

– Segundo síntoma: Dolor del vientre e hinchazón.- Durante las primeras semanas del embarazo el hinchazón de la panza es por la distensión intestinal por el aire retenido, y los dolores pélvicos al igual que los síntomas de la menstruación es por la congestión del útero.

– Tercer síntoma: Náuseas y los sueños.- La hormona del embarazo conocido como ganadotropina coriónica humana hace que el cuerpo rechace ciertos sabores y olores.

– Cuarto síntoma: Sensibilidad en los pechos o hinchazón.- Gracias a la incidencia de la progesterona las glándulas mamarias comienzan a prepararse para la lactancia, debido a ello la sensibilidad y el hinchazón en las mamas será uno de los síntomas del embarazo.

¿Consejos para enfrentar un embarazo?

1.- Alimentación saludable, consumir frutas y verduras, evitar las grasas y dulces.

2.- Prohibido consumir alcohol y cigarros

3.- Evitar el estrés

4.- Realizar ejercicios de relajación

5.- Si tienes algún problema busca la ayuda de un profesional.

Nota: si tienes una mascota en casa aprende a preparar aquí para la llegada de tu bebé.

¿Qué comer durante las primeras semanas de embarazo?

Para ayudar en el buen desarrollo del feto come los siguientes alimentos:

– Comer sardinas tres veces a la semana

– Come cuatro frutas variadas al día

– Come un huevo a diario

– Consume carnes rojas con menos condimentos y grasas.

Ojo: reduce el consumo de sal en tus alimentos

Barriga hinchada: ¿gases o embarazo?

Normalmente, la expresión barriga hinchada es un término de uso popular que describe dos cosas. Por un lado, se asocia con la sensación de tener la barriga hinchada, aunque esto no sea visible ni redunde en un aumento del abdomen y, por otro lado, describe ciertamente la distensión abdominal que es el término médico que describe el aumento de volumen visible del abdomen. En resumen, esta expresión se refiere a la sensación de vientre hinchado y también a la distensión abdominal.

Entonces, una barriga hinchada puede estar relacionada con diversas causas. Entre ellas quizás las más importantes sean las siguientes:

Exceso de gases

Es muy frecuente que la sensación de barriga hinchada se deba a un exceso de gases intestinales que producen las bacterias en los intestinos. No obstante, no hay una relación clara y directa entre ambos casos, puesto que hay personas que tienen distensión abdominal sin tener más gases que personas que no padecen estos síntomas. Para algunos pacientes basta una pequeña cantidad de gases para sentir que tienen la barriga hinchada. En muchos casos la razón por la que los pacientes se llenan de gases se debe a la ingesta de algunos alimentos, como ciertos azúcares y lácteos, en el caso de que la persona sea intolerante a la lactosa. En este último caso también podrá presentar cólicos y diarrea, luego de consumir productos lácteos. El equilibrio de la flora intestinal también puede ser responsable del aumento de la cantidad de gases.

Embarazo y menstruación

Antes de la menstruación y durante la misma las mujeres pueden tener sensación de hinchazón y dolor abdominal. Igualmente, al principio del embarazo, justo cuando ocurre la implantación del cigoto, se pueden presentar síntomas similares. Luego, a lo largo de todo el embarazo, en vista de que el útero irá creciendo presionando los intestinos las mujeres sentirán diferentes molestias abdominales. En este caso, las féminas no solo tendrán la sensación de barriga hinchada, sino que realmente el abdomen irá creciendo a partir de la 16ª semana de gestación. El volumen del abdomen aumentará y cada vez será más visible y dura la barriga. En la mayoría de los casos, las mujeres estarán conscientes de que están embarazadas, aunque en mujeres con sobrepeso y ciclos menstruales irregulares, el embarazo y el aumento de volumen del abdomen no es tan obvio. En esos casos es posible que el embarazo pase desapercibido durante algunos meses.

Síntomas del primer mes de embarazo

En este primer mes se produce la ovulación y, por lo tanto, la fecundación. Al final de este mes llegarán momentos de incertidumbre: ¿Estaré embarazada o no? ¿Los síntomas que noto indican que me va a venir la regla o que espero un bebé? Las molestias de las primeras semanas de gestación son muy especiales y pueden cambiar según la mujer, incluso cada embarazo.

Cambios en la madre

El primer mes de embarazo se contabiliza desde el primer día de la última menstruación, lo que significa aproximadamente dos semanas antes de la fecundación. Al final de la segunda semana se produce la ovulación, se libera un óvulo que, si es fecundado, se implantará en la pared del útero.

El primer mes de embarazo es el mes que pasa más desapercibido, dado que hasta que no aparece un retraso en la menstruación; no se pueden confirmar las sospechas de embarazo, aunque en algunas mujeres se produce un ligero sangrado en el momento de la implantación.

Además del obvio retraso de la regla, pueden aparecer los primeros síntomas del embarazo. Estos síntomas son muy variados y no todos se presentan en todas las mujeres, ni tampoco con la misma intensidad y son diferentes en cada embarazo. Estos síntomas pueden ser cansancio, irritabilidad, cambios de humor, náuseas y vómitos.

Cambios físicos

  • Desde el primer mes de embarazo, gran parte de las futuras madres esperan ver los primeros cambios en vientre pero el útero todavía no ha aumentado de tamaño, aunque pueden sentirse algo hinchadas y con molestias y pinchazos similares a los que se producen en el periodo premenstrual.
  • El primer cambio físico apreciable es el aumento en la tensión, volumen y congestión de los pechos debido al incremento en los niveles de progesterona y estrógenos. También se produce un aumento en las ganas de orinar debido al aumento del flujo de sangre, pasando por los riñones mayor cantidad de líquido.
  • En algunas mujeres se producen ligeros sangrados con una duración de un par de días, en estos casos, aunque generalmente no tiene repercusiones, es recomendable comunicárselo al ginecólogo.

Cambios psiocológicos

  • En el embarazo, los cambios físicos son los más evidentes, pero existe una importante parte psicológica a tener en cuenta.
  • Durante el primer mes de embarazo e incluso en los primeros meses es normal experimentar estrés e inseguridad emocional, especialmente si se trata del primer embarazo, donde todos los cambios y sensaciones son completamente nuevos, por que aparecerán dudas y desasosiego frente a lo desconocido.
  • Además, los cambios hormonales que producen en el organismo producirán una inestabilidad emocional provocando una mayor irritabilidad y frecuentes cambios de humor.

¿Puedo mantener mi dieta vegetariana durante el embarazo?

Consejos para una dieta vegetariana compatible con los requerimientos nutricionales adecuados durante el embarazo.

Primer mes de gestación: embrión de 4 milímetros

La fecundación se produce con la unión de un óvulo y un espermatozoide. Esta unión da lugar al cigoto, que comienza a dividirse formando un grupo de células, y se desplaza hacia el útero donde se implanta hacia el noveno día tras la concepción.

En los siguientes días, este grupo de células, se diferencia en tres capas que darán lugar al sistema nervioso central, las estructuras digestivas y urinarias, así como los huesos, músculos y el sistema sanguíneo.

También en el primer mes de embarazo se va formando la cavidad amniótica con el líquido amniótico en su interior, y también se empieza a formar la placenta y el cordón umbilical para transportar de la madre al hijo, oxígeno y nutrientes.

Panza dura en el embarazo es señal de contracción

Con el crecimiento del útero y el desarrollo del bebé la barriga comienza a endurecerse desde el inicio del embarazo, alrededor de las 7 u 8 semanas de gestación. En esta fase es normal que la mujer note que la parte inferior del ombligo, también llamado vientre, esté más hinchado y más duro que antes de quedar embarazada.

A medida que la barriga crece, se va haciendo cada vez más redonda y más dura a nivel del vientre y luego se va endureciendo alrededor del ombligo. Alrededor del 5º mes de embarazo, la barriga se pone aún más redonda indicando claramente que la mujer está embarazada.

Barriga dura a partir de la semana 20 de embarazo

A partir de la 20ª semana de embarazo, cuando la mujer nota que la barriga se endurece momentáneamente, es totalmente normal y ocurre por la presencia de las contracciones de entrenamiento, llamadas contracciones de Braxton Hicks. Estas contracciones pueden ocurrir varias veces al día y, generalmente, no causan ningún dolor o incomodidad y, por esto, no todas las embarazadas las logran identificar.

Es más fácil observar y sentir cuando la barriga se pone dura en la noche cuando la mujer está recostada. No es necesario hacer nada cuando estas contracciones surgen porque son normales y se espera que ocurran, pero si a la embarazada le causa incomodidad lo ideal es que respire profundo e intente calmarse, porque así las contracciones de entrenamiento disminuyen. Lea también: Cómo identificar las contracciones.

Cuando la mujer presenta endurecimiento de la barriga varias veces al día, más de dos contracciones por hora, antes de las 37 semanas de gestación, se debe acudir al obstetra para verificar si hay o no dilatación del cuello uterino. En caso de haber, el médico podrá indicar reposo absoluto y un suplemento de magnesio para disminuir las contracciones uterinas y evitar un parto prematuro. Sin embargo, este medicamento debe ingerirse bajo orientación médica, debiendo ser suspendido a partir de las 36 semanas de gestación para evitar complicaciones durante el trabajo de parto.

Cuándo se debe acudir al obstetra

Se aconseja acudir al médico si la mujer siente:

  • La barriga dura varias veces al día (más de 2 contracciones por hora);
  • Mucho dolor cuando sienta una contracción;
  • Si está al final del embarazo;
  • Si sospecha de que ha iniciado el trabajo de parto. Conozca cuáles son las señales que indican que el trabajo de parto se ha iniciado;
  • Si hay fiebre o pérdida de sangre por la vagina;
  • Si hay disminución de los movimientos del bebé.

En cualquier caso en que la mujer sienta que algo no está bien, lo mejor es que entre en contacto con su obstetra para aclarar sus dudas y, si por algún motivo, no puede comunicarse debe acudir a la urgencia hospitalaria para ser evaluada.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *