0

Tristeza en el embarazo

Aunque esperar la llegada de un bebé es motivo más que suficiente para estar contentos y felices, en ocasiones las futuras mamás presentan sentimientos encontrados entre la alegría por el embarazo del futuro hijo y sentimientos de enfado o tristeza que en ocasiones nos pueden invadir. Son las hormonas que pueden jugar malas pasadas, es por ello que estando embarazada te sientas enfadada y triste.

Enfado y tristeza en el embarazo

Durante el embarazo la mujer experimenta numerosos cambios en su cuerpo que se prepara y adapta en todo momento para la creación de una nueva vida. Todos estos cambios afectan a las emociones de la futura mamá que puede pasar de la alegría máxima a la tristeza más absoluta en cuestión de segundos.

Durante los 9 meses de espera la futura mamá puede experimentar sentimientos de tristeza o enfado cuando se plantea cómo será su vida después del nacimiento del bebé, ya que los cambios que supone también afecta a cómo es su vida ahora y cómo será en el futuro. La llegada del bebé supondrá menos tiempo para poder realizar determinadas actividades, o la pérdida de la autonomía para organizar el tiempo como mejor considere ya que prácticamente toda su vida girará en torno al futuro hijo.

Cómo afectan las hormonas a las emociones en el embarazo

Otro de los desencadenantes de estos sentimientos de tristeza o enfado en el embarazo pueden ser causados por las molestias o dificultades que experimenta la futura mamá a lo largo del embarazo: las náuseas matutinas y molestias comunes durante el primer trimestre, la ansiedad por la llegada del bebé durante el segundo trimestre o las dificultades causadas por el aumento del volumen de nuestro cuerpo a la hora de descansar o efectuar tareas cotidianas, así como el miedo al parto en la recta final.

La sensibilidad emocional de la mujer embarazada también está muy marcada por los cambios hormonales que se producen durante la gestación.

Según varias investigaciones los niveles hormonales afectan a la serotonina que es la sustancia que está relacionada con el estado de ánimo de la futura mamá. Durante la gestación los niveles de progesterona y los estrógenos se duplican para adaptar el cuerpo de la madre y poder así acoger la nueva vida que crece en su interior, y este aumento hormonal afecta a la capacidad del cerebro para controlar las emociones.

Estos cambios emocionales durante el embarazo no afectan a todas las mamás por igual. Son considerados normales y además son temporales por lo que no debemos temerlos. Si es importante que los familiares y amigos cercanos a la futura mamá comprendan que estos cambios pueden producirse para que puedan entender qué le sucede y así la puedan ayudar a superar estas situaciones.

Esto es lo que siente tu bebé cuando lloras de tristeza en el embarazo

Aunque el feto está protegido y aislado del mundo exterior, la salud emocional de la madre influye en su desarrollo y afectará al bienestar emocional y físico del bebé por el resto de su vida.

Se cree que una de cada cuatro mujeres sufre de ansiedad y depresión en el embarazo, según informa el portal Bebés y más. ¿Qué siente el bebé cuando la madre está triste?

Según un estudio de la Universidad de California-Irvine, cuando la madre está triste, deprimida o vive una experiencia emocional muy fuerte, se modifica la actividad neuronal de su cerebro generando cambios químicos que llegan al bebé a través del torrente sanguíneo. Algo similar a lo que sucede con las drogas o el alcohol.

Los autores de la investigación llegaron a esta conclusión tras analizar a varias madres que sufrieron depresión antes y después del embarazo, y al nacer, se hizo lo mismo con sus bebés.

“Los fetos humanos son participantes activos en su propio desarrollo y están recolectando información para sus propias vidas luego de nacer. Se están preparando para el resto de ellas basándose en mensajes o señales que la madre les provee y si, efectivamente lo que más nos sorprendió en este estudio fue el comprobar que los bebés podían sentir precisamente eso, el estado psicológico de su madre”.

Llorar durante el embarazo es normal

Llorar no es malo, porque actúa como un calmante natural. El problema es cuando el llanto o la tristeza persisten o duran más de 7 días seguidos, ya que pueden estar ocultando un problema emocional, como la depresión o ansiedad, que requiere atención.

¿Qué siente el bebé cuando la madre es feliz?

Cuando la mujer ríe produce endorfinas que pasan al bebé a través de la placenta y le producen sentimientos de felicidad, bienestar.

¿Cómo evitar llorar en el embarazo por estrés?

  • El ejercicio físico durante el embarazo reduce los niveles de cortisol (hormona del estrés) y eleva los de serotonina (hormona de la felicidad).
  • Vigilar lo que comes en el embarazo adoptando una dieta saludable (más frutas y verduras) y por alimentos ricos en Omega 3.
  • Mantener horarios regulares de sueño para dormir bien durante el embarazo.

Si la madre está sufriendo depresión, ante el menor síntoma, se debe buscar ayuda profesional.

Si estoy triste en el embarazo, ¿cómo le afecta a mi bebé?”

“Hoy me siento triste, he tenido un pequeño desencuentro con mi pareja y me he puesto a llorar de forma desconsolada… ¿Afectará esto a mi bebé?”

Vivir la vida trae consigo un arco iris de emociones: alegría con sus risas, tristeza con sus lágrimas, ira con su rabia, euforia……

Experimentar alegría es maravilloso, parece que la vida nos sonríe y podemos ver todos nuestros sucesos diarios desde otro prisma, con una gama de colores. En el otro extremo, la tristeza es como una gran pesa que nos hace ver todo en “blanco y negro”; no somos capaces de analizar con claridad lo que nos sucede y nuestro ánimo se encuentra muy bajo.

Todas las emociones son válidas, porque son las que sentimos. No podemos pretender estar contentos cuando la tristeza nos invade.… A mi parecer, esto sería justo lo que nos haría daño.

Y… ¿durante el embarazo?

Ahora llevas una vida dentro de ti. Tus emociones se traducen en hormonas circulando por tu cuerpo que también le llegan a tu bebé (1).

Es importante ser conscientes de que no podemos cambiar, en la mayoría de los casos lo que nos sucede. Pero podemos elegir cómo lo gestionamos, cómo decidimos actuar.

Entonces… ¿qué hago si me siento triste?

Encuentra una actividad que te relaje: yoga prenatal, pintura, danza prenatal, cantar, tejer, cerámica….

No te olvides de mantener una buena alimentación y beber agua. De forma general, parece que cuando estamos tristes tendemos a descuidar un poquito la alimentación. Si no nos mantenemos bien hidratados, nuestro cuerpo tiene que hacer un gran esfuerzo interno y parece que la tristeza y el cansancio se hacen más grandes.

Y, lo más importante a mi parecer, es poder ponerle palabras a tus sentimientos. Expresarte en un entorno en el que no te sientas juzgada. Por último, y no por ello menos importante, cuéntale a tu bebé cómo te sientes. Los bebés no entienden de idiomas, de palabras,… pero sí de emociones.

Esto es lo que experimenta el bebé cuando lloras de tristeza durante el embarazo

La experiencia de tu bebé cuando está dentro de tu vientre está absolutamente conectada con lo que te sucede. En ese momento, tú eres su todo. Eres su contacto más próximo con el mundo exterior y también con su mundo interior.

La ciencia ha demostrado que durante el embarazo tu bebé siente lo mismo que tú y con la misma intensidad. Y si lloras de tristeza, tu bebé experimentará en carne propia este estado emocional; él sentirá como si fuera suya toda esa tristeza y esa angustia.

Durante la etapa de gestación, tu bebé se está preparando para la vida y lo hace a través de los mensajes que tú como madre le proporcionas, afirma Curt A. Sandman una de las científicas que participó en un estudio realizado recientemente en la Universidad de California-Irvine que evidencia que el cambio en el estado mental de la madre influye en el desarrollo de su bebé antes y después del nacimiento.

Esta investigación comprueba que cuando un bebé está dentro del útero de su madre, es un participante activo de su propio desarrollo, sobre todo porque durante ese periodo está recolectando información para la vida después del nacimiento. Y uno de los hallazgos más impresionantes del trabajo científico en el que también participaron Elysia P. Davis y Laura M. Glynn es que el bebé puede sentir el estado psicológico de su mamá.

La placenta recibe las señales hormonales que derivan de la tristeza

A medida que el bebé crece, recibe constantemente mensajes de su madre y estos no solo se circunscriben a escuchar su latido de su corazón o a oír la música que su mamá le pone cerca de su vientre, éste va más allá. En esta etapa, el bebé recibe señales químicas a través de la placenta, las cuales incluyen el estado mental de su mamá.Las hormonas que las madres producen mientras van experimentando emociones pasan a través de la placenta.

Así, si la mamá está severamente triste o deprimida, el bebé lo siente. Este estado emocional afecta su desarrollo durante buena parte de su vida. A largo plazo, tener una madre deprimida podría conducir a problemas neurológicos y trastornos psiquiátricos, dice Sandman.

Es más, el mismo equipo de científicos comprobó en un estudio anterior que los niños mayores cuyas madres estaban ansiosas durante el embarazo, que a menudo es un síntoma de depresión, tienen diferencias en ciertas estructuras cerebrales. No obstante, se necesitarán estudios durante décadas para determinar exactamente qué significa tener una madre deprimida para la salud a largo plazo de un niño.

Los cambios emocionales influyen en el desarrollo emocional del bebé

Es un hecho: El cambio en el estado mental de la madre puede influir en el desarrollo de su bebé antes y después del nacimiento.

Por eso lo ideal en este tipo de casos es tratar la depresión prenatal, una enfermedad con la cual la ciencia ya sabe cómo lidiar, sin embargo el problema, según acusan las científicas, es que las mujeres rara vez se someten a una evaluación psicológica o psiquiátrica antes del nacimiento de su bebé.

Lo más recomendable durante el tiempo de gestación es que la madre tenga un estado emocional equilibrado, que se sienta tranquila, pues esto hará que el bebé se desarrolle de mejor manera.

Lo que más afecta el desarrollo del niño, según el estudio, es la fluctuación de manera persistente del estado emocional de la madre, pues el bebé también se desequilibra cuando presiente los lapsos cortos de felicidad de su madre y luego cambia inesperadamente a uno de tristeza o estrés. Estos desbalances afectan el desarrollo del bebé durante y después del embarazo, por lo cual es indispensable tener un balance emocional.

Por su parte, un grupo de psicólogos prenatales asegura que el bebé además de percibir los sentimientos de su madre también percibe sus pensamientos, los cuales también influyen la manera en el que el bebé se moldea.

En este sentido, el bebé de una madre que no deseaba su embarazo siente el rechazo que ella siente por él, lo cual le crea problemas emocionales futuros.

Lo ideal es que en esta etapa tan importante, en la que se crean lazos tan estrechos con el bebé, procures sentirte tranquila. Evita a toda costa experimentar estrés o sentimientos negativos; para ello puedes realizar ejercicios de meditación, relajación o yoga. Todos te pueden ayudar a superar la ansiedad y la tristeza.

Los efectos de la tristeza y el llanto durante el embarazo en el bebé

Se ha demostrado que durante el embarazo el estado emocional de la madre incide directamente en el desarrollo del bebé. Lo que sucede es que cada emoción estimula la segregación de determinados neurotransmisores a nivel cerebral, los cuales envían diferentes señales bioquímicas a todo el cuerpo que atraviesan incluso la barrera de la placenta hasta llegar al bebé. De esta manera, el bebé puede percibir las sensaciones de su madre, a la vez que experimenta los mismos cambios bioquímicos que tienen lugar en su cuerpo.

Ello explica por qué ante emociones “negativas”, como puede ser la tristeza y la depresión, el bebé experimenta sensaciones desagradables. Sin embargo, diversos estudios han demostrado además que este tipo de emociones también puede afectar el desarrollo adecuado del pequeño.

1. Afecta el desarrollo del sistema neuroendocrino

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Michigan encontró que los niños cuyas madres sufrieron depresión durante el embarazo presentaron al nacer niveles más altos de la hormona adrenocorticotropa, lo que indica que estuvieron sometidos a un gran estrés durante la gestación. Asimismo, los expertos desvelaron que este incremento afectó el desarrollo adecuado del sistema neuroendocrino infantil, el cual es el responsable de regular el estado de ánimo, las emociones y la respuesta ante el estrés.

2. Incrementa las probabilidades de padecer asma infantil

Otro estudio, esta vez realizado en Harvard School of Public Health, en Estados Unidos, encontró que tener síntomas de depresión durante el embarazo aumenta el riesgo de que los niños desarrollen asma infantil. Según explican los investigadores, los neurotransmisores bioquímicos que la madre segrega cuando está deprimida afectan el eje hipotalámico-hipofisario-adrenal del bebé, a la vez que desregula el funcionamiento del sistema inmunitario, lo cual aumenta las probabilidades de sufrir asma o alergia en la infancia.

3. Aumenta el riesgo de tener bajo peso al nacer

Una investigación sueca, publicada en la revista BMC Public Health, analizó la presencia de síntomas depresivos en 720 mujeres durante la gestación, a la vez que evaluó el peso de sus bebés al nacer. Los científicos encontraron que los niños cuyas madres habían presentado síntomas de depresión y ansiedad durante la gestación poseían mayores probabilidades de tener bajo peso al nacer. Según los resultados, la presencia de signos de depresión en el embarazo puede hacer que los niños pesen hasta 2,5 kg menos al nacer.

4. Aumenta la predisposición a desarrollar esquizofrenia

Una investigación publicada en la revista Archives of General Psychiatry analizó la exposición de más de un millón de madres danesas a eventos muy estresantes, como la muerte de seres queridos, desde seis meses antes de la concepción y durante toda la gestación. Los resultados mostraron que los bebés cuyas madres estuvieron expuestas a eventos estresantes durante el primer trimestre del embarazo tuvieron 1,6 veces más riesgo de desarrollar esquizofrenia.

5. Altera la estabilidad emocional

El estado emocional de la madre también puede afectar la estabilidad emocional del bebé. Así lo ha demostrado un estudio realizado por expertos de la Universidad de California-Irvine, en el que se encontró que los bebés cuyas madres habían experimentado síntomas de depresión y ansiedad durante la gestación tenían mayores probabilidades de desarrollar depresión y ansiedad infantil.

Llorar mucho durante el embarazo, ¿afecta al bebé?

Estas situaciones pueden conducir a trastornos como depresión o ansiedad, problemas que afectan a una de cada cinco mujeres embarazadas y que son negativos de por sí y que durante la gestación pueden acarrear importantes perjuicios.

Consecuencias para el bebé de los trastornos durante el embarazo

Un estudio realizado por expertos de la Universidad de Michigan (EE.UU.) determinó que la depresión de las mujeres durante el embarazo tenía efectos sobre el sistema neuroendocrino de los bebés, el cual controla el estado de ánimo, las emociones y la respuesta al estrés. En concreto, los niños al nacer presentaron niveles altos de la hormona adrenocorticotropa, lo cual quiere decir que sufrieron un alto nivel de estrés y tuvieron también un menor tono muscular y alteraciones neurológicas y de conducta.

Una investigación realizada por científicos suecos comprobó que los trastornos de salud mental de la mujer durante la gestación son causa de bajo peso del bebé al nacer. Otro estudio también halló una relación entre la depresión durante el embarazo y un mayor riesgo de padecer asma en los niños. Un trabajo más reciente vinculó también el mucho llanto de los bebés con la ansiedad y los trastornos depresivos de la madre.

Y científicos de la Universidad de Manchester (Reino Unido) concluyeron que los hijos de mujeres que sufrieron situaciones difíciles durante el embarazo (muerte de seres queridos o malas noticias, como el diagnóstico de enfermedades graves en personas cercanas) tenían mayores riesgos de padecer esquizofrenia en el futuro.

Por estos y otros motivos es que conviene estar atentos cuando una gestante llora mucho. No porque el mismo lloro pueda afectar al bebé, sino por los problemas que ese llanto puede evidenciar y con los cuales podría incluso contribuir.

En busca de saber cómo la salud emocional de la madre afecta a la del bebé

Pese a la buena cantidad de estudios que han hallado vínculos entre los trastornos mentales y emocionales de la mujer embarazada y la salud posterior de sus hijos, todavía los investigadores no tienen claro el mecanismo por el cual esa afectación se produce. Es en esa dirección hacia donde apuntan los trabajos científicos actuales.

En este sentido, Jordi Artigue, quien además de pertenecer a la SEPYPNA es miembro del Instituto de Psicoanálisis de Barcelona, se muestra optimista. Cree que la cuestión de cómo afectan los sentimientos y estados emocionales de la gestante al feto “es de los que darán mayores satisfacciones en la investigación en los próximos años”. Las neurociencias, en opinión de este experto, desempeñarán un papel clave.

Etiquetas:

llanto trastornos

RSS. Sigue informado

RSS sobre llorar, embarazo

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Normas de publicación de los comentarios

Los comentarios de EROSKI CONSUMER están moderados para asegurar un diálogo constructivo entre los usuarios, por lo que no aparecerán inmediatamente.

Aquí explicamos qué criterio seguimos para publicar comentarios. Aquellos usuarios que no sigan estas normas de cordialidad no verán sus opiniones en nuestra web:

  • Envía, por favor, comentarios destinados a compartir opiniones en relación a los temas publicados en nuestro portal.
  • Evita los insultos o las descalificaciones para fomentar un ambiente en el que todos se sientan cómodos y libres, en definitiva, un tono que propicie la participación.
  • Al comentar, procura no ser repetitivo. En este sentido, no se publicarán comentarios de usuarios que utilicen otros perfiles para incidir en un mismo tema.
  • No uses este canal para anunciar contenidos comerciales.

Eroski Consumer no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *