0

Trucos para saber si es niño o niña sin ecografia

Descubre en casa el sexo del bebé con estos métodos

A la hora de conocer el sexo del bebé, hay muchos métodos caseros. Desde tablas antiguas hasta trucos con anillos o aceites. Ninguno de ellos tiene una base científica, sino meramente especulativa. Sin embargo, las personas se animan a realizarlos para intentar tener más pistas acerca del bebé que está por nacer.

Los métodos caseros combinan creencias, especulaciones y, en algunos casos, también supersticiones.

Trucos caseros para saber el sexo del bebé

El método del anillo

Consiste en colgar un anillo liso (como es el caso de una alianza de matrimonio) en una cadena de oro de forma que quede como un péndulo.

Colocaremos el péndulo sobre la mano de la mujer y, en función de cómo se mueva el anillo, es niño o niña. Según la tradición, si se mueve de un lado a otro es niño y si el movimiento es en círculo, es niña.

Lee también: Gran noticia: curan las cataratas congénitas a doce bebés con células madre

Fórmulas matemáticas

Se puede calcular fórmulas, a partir de la edad que la mujer quedó embarazada, sumando su mes de nacimiento, sumando su mes de concepción (que comienza 14 días después del primer día de la menstruación).

Según esta teoría, si el resultado de esta fórmula es par, el bebé es niña. Si es impar, es niño.

La prueba del aceite

Se vierten unas gotas de aceite en la parte más saliente del vientre de la madre embarazada. En el caso de que el aceite se deslice de una forma rápida, el bebé es niño; en caso contrario, es niña.

La forma del vientre

También hay quien dice que la naturaleza nos “habla” mediante formas, y también para averiguar el sexo del bebé. Cuando el vientre de la madre es redondo, es una niña. Si es puntiagudo, es un niño.

La tabla china

Entre los métodos tradicionales, hay tablas chinas y mayas a las que se le atribuye cierta efectividad. Parten de la edad de la madre y la fecha de concepción.

Latidos del corazón

Entre los sonidos más bellos para la madre está el sonido del corazón del bebé. También se dice quela frecuencia de estos latidos puede ofrecernos una información muy útil para saber el sexo del bebé.

Si el corazón del bebé late más de 140 veces por minutos, es una niña, y si lo hace menos veces, será un niño.

El test con col roja

Esta hortaliza no estará entre los alimentos más apetitosos durante el embarazo, sin embargo, se cree que puede ser de utilidad en este caso.

Cuando la hirvamos, hay que guardar el agua de la cocción. Para conocer el sexo del bebé deberemos mezclar algunas gotas de orina con esa agua. Si el agua de cocción se vuelve morado, será un niño. En caso de volverse rosa, será una niña.

El truco del ajo

Para aquellas madres a las que les gusta este condimento, el ajoes una prueba ideal. Si, al comer el ajo, se nota quela piel desprende mal olor, hay un niño en el embarazo. Si la piel no huele nada, es una niña.

Posición del bebé

Si el bebé está boca arriba dentro de la barriga al momento del ultrasonido, será una niña. En caso de estar boca abajo, se tratará de un niño.

Dulce o salado

También se cree que los antojos pueden indicar el sexo del bebé. Cuando se tienen ganas de tomar productos dulces, como chocolate, galletas, o cualquier golosina, hay una niña en el interior de la madre. Si se opta por patatas fritas o cualquier otra forma de aperitivo salado, hay un niño.

Pruebas con bicarbonato

Para llevar a cabo esta prueba deberemos añadir a un vaso de agua con bicarbonato unas cucharadas de orina. En el caso de que se produzcan burbujas, se trata de un niño. Si no ocurre nada y el líquido está quieto, es una niña.

Granitos en la cara

A veces ocurre que, durante el embarazo, salen algunos granitos en la cara. Antiguamente se decía quequien los provocaba era la niña que la mujer llevaba en su vientre. Cuando la madre no tenía problemas de acné, entonces puede que esté esperando un niño.

Descubre: Entrevista a Rocío Gil Redondo, el cuidado de la piel y las últimas técnicas de rejuvenecimiento

La cara de la madre en el embarazo

A lo largo del embarazo, la cara de la mujer tiene tendencia a volverse más redonda, básicamente por el aumento de peso. Tradicionalmente se ha pensado que, cuando esto ocurría, era probable el embarazo de una niña. Si la cara de la madre se mantiene sin variaciones de este tipo, es un niño.

La influencia de la testosterona

En el embarazo puede ocurrir que crezca vello en algunos lugares del cuerpo. Si el pelo crece con más rapidez de lo normal, la testosterona está haciendo efecto y el bebé es niño. En caso contrario, es niña.

Como bien hemos dicho antes, estos métodos no son fiables al 100 %. Por lo que lo mejor es que acudas a tu médico y consultes el sexo de tu bebé.

La mayoría de los padres buscan resolver la incógnita sobre cuál será el sexo de su bebé durante las primeras semanas del embarazo, un dato que únicamente puede obtenerse mediante técnicas y métodos científicos, huyendo de las tradicionales suposiciones o remedios caseros, conocidos por todos, pero que no presentan ningún tipo de fiabilidad médica.

La eficacia de los principales métodos científicos para determinar el sexo del bebé depende del número de semanas de gestación, encontrándose entre los más habituales la extracción de sangre de la madre y el análisis de la misma en un laboratorio con la intención de aislar los cromosomas sexuales del bebé (a partir de las 7 semanas) o la realización de una ecografía a entre las 18 y las 20 semanas de embarazo. En detalle, resulta necesario explicar en qué consisten los cuatro sistemas de carácter científico que mejores resultados arrojan en la actualidad.

Realización de un análisis de sangre

Según afirma el equipo de investigadores de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos, la sangre de la madre, cuando se encuentra en periodo de gestación, contiene la información suficiente como para determinar el sexo del feto a partir de la séptima semana de embarazo aproximadamente. Sin duda, una información que se puede obtener, con un bajo margen de error, de manera mucho más rápida que mediante una ecografía, que no se puede realizar antes de la semana número 20.

La prueba consiste en extraer una pequeña muestra de sangre de la madre para analizar los fragmentos de ADN no celular que se encuentran incluidos en su plasma y que proceden directamente del feto. En más del 95% de los casos, a través de la sangre se puede asegurar si el feto es portador del cromosoma Y (que determinaría su sexo masculino) o no (se trataría de un feto del sexo femenino)

. VER GALERÍA

La posición de la placenta

Este método científico recibe también el nombre de Método Ramzi, en honor al ginecólogo que lo descubrió. Se basa únicamente en la posición de la placenta en relación con el feto que se encuentra en su interior con el objetivo de conocer su sexo desde la primera ecografía. Tiene un índice de fiabilidad del 97% aunque no se vean los genitales a través de aparatología u otros medios técnicos.

Amniocentesis

Se trata de una prueba de carácter invasivo que consiste en la extracción de líquido amniótico con células fetales. Se realiza, principalmente, para detectar problemas congénitos en el bebé, como por ejemplo, el síndrome de Down o el síndrome de Turner, aunque también permite conocer el sexo.

Se suele realizar a futuras madres de más de 35 años, entre las semanas número 14 y 18 de gestación. Con la amniocentesis se puede detectar, con gran precisión, el sexo del niño y gracias a este dato, analizar posibles enfermedades hereditarias y anomalías cromosómicas. La información que aporta esta prueba es 100% fiable y no produce dolor en la mujer embarazada.

Ecografía

Se suele realizar alrededor de la semana 20 del embarazo y es una de las pruebas más utilizadas para conocer el sexo del bebé. Generalmente, en la segunda ecografía que se realiza, es cuando, dependiendo de la posición del bebé, pueden observarse con mayor fiabilidad sus genitales para determinar si será niño o niña.

También te puede interesar: Descubre diez nombres de niña de antaño que se deben recuperar

Además, te recomendamos leer: ¿Aún no sabes qué nombre ponerle a tu hijo? Estos nombres de niño te ayudarán en tu decisión

Test para saber si es niña o niño (Intelligender)

Intelligender es una prueba de orina, similar a la prueba de embarazo casera, donde las hormonas presentes en la orina de la madre van a interactuar con unos cristales químicos que provienen en el kit, provocando un cambio de color en la orina, permitiendo así identificar el sexo del bebé en las primeras semanas de embarazo y en pocos minutos.

Este kit puede ser comprado en las farmacias o en las tiendas online, y puede ser utilizado fácilmente en casa, su utilización es muy simple, pero no debe ser usada cuando existe alguna alteración hormonal que pueda interferir en el resultado, como ocurre en los casos donde la madre se ha realizado un tratamiento para quedar embarazada.

Kit de Intelligender

Cómo utilizar Intelligender

En la caja del Intelligender proviene una jeringa sin punta, y un pequeño vaso donde será realizada la prueba que contiene cristales en su interior. Para hacer el test, la mujer debe recoger una muestra de orina de la mañana, debido a que contiene una mayor concentración de hormonas, utilizando la jeringa, a continuación debe inyectar la orina en el vaso, agitando suavemente el contenido durante aproximadamente 10 segundos, para que los cristales se disuelvan en la orina. Después de agitarlo debe posar el vaso en una superficie plana y sobre un papel blanco, y debe esperar de 5 a 10 minutos para leer el resultado. Después del tiempo de espera, el color de la solución obtenida debe ser comparada con los colores indicados en el rótulo del vaso, donde el verde indica que es un niño y el naranja que es niña

Cuándo se debe utilizar el Intelligender

Intelligender es una prueba que puede ser utilizado por cualquier embarazada curiosa que no quiera esperar entre las 16 y 20 semanas de gestación para saber el sexo de su bebé-

Sin embargo, el Intelligender no debe ser utilizado en ciertas situaciones que pueden afectar la eficacia de la prueba como por ejemplo:

  • Si ha tenido relaciones sexuales en las últimas 48 horas;
  • Si ya ha superado las 32 semanas de embarazo;
  • Si se ha realizado recientemente tratamientos para la infertilidad con medicamentos que contienen progesterona, por ejemplo.
  • Si se ha hecho inseminación artificial;
  • Si está embarazada de gemelos, debido a la posibilidad de que sean de sexo diferente.

En todas las situaciones, las cantidades de hormonas en el cuerpo pueden estar alteradas, lo que hace con que la eficacia de esta prueba pueda verse comprometida pudiendo dar un resultado incorrecto.

Dónde comprar Intelligender

Intelligender puede ser comprado en algunas farmacias o través de tiendas online como Amazon o Mercado libre.

Advertencias

Intelligender es sólo una prueba, y tal como otras pruebas puede fallar no es 100% precisa, pudiendo indicar incorrectamente el género del bebé. Por lo que siempre debe esperar acudir al médico para que le realicen la ecografía e identificar el sexo del bebé.

Cómo saber si es niño o niña

Instrucciones para saber si es niño o niña

  1. Orina y bicarbonato de sodio o polvos para hornear. Se tiene la creencia popular de que si viertes la primer orina de la mañana en una cantidad igualmente proporcional de bicarbonato de sodio o polvos para hornear podrás saber cuál es el sexo del bebé. Para lograr esto sólo necesitas 2 vasos desechables, la primera orina de la mañana y bicarbonato de sodio. En un vaso pon una cantidad de orina y en el otro la misma medida del vaso anterior pero sólo de bicarbonato de sodio o en caso de no tener bicarbonato, usa polvos para hornear. Vacía la orina en el vaso de bicarbonato o viceversa. Si salen muchas burbujas, entonces es muy posible que tu bebé sea niño, pero si salen pocas en teoría será una niña.
  2. Usa una cuchara y un tenedor. Pídele a alguien que coloque una cuchara en una silla y un tenedor en otra, luego esa persona debe cubrir cada cubierto en las sillas con una servilleta o colchón. Después debes dar algunas vueltas y sentarte con los ojos cerrados sobre alguna de las sillas. Si la silla en la que te sentaste tiene un tenedor, entonces tu bebé supuestamente es niño y si te sentaste sobre la cuchara, entonces tu bebé es una niña.
  3. Usa el truco del péndulo. Para esto tienes que tomar una sortija y una cadena, hay quienes dicen que debe ser de oro la cadena y que la sortija debe ser aquella que sea de compromiso, tú deja esto a tu elección. Lo importante es formar con estas dos piezas un péndulo y ponerlo sobre tu panza sin que éste toque tu piel. No muevas tu mano, pero mira atentamente el péndulo. Si el péndulo se mueve en movimientos circulares el bebé será mujer y si se mueve en movimientos rectos será hombre.
  4. Puedes también guiarte por tus antojos, se dice que si será niña sentirás más deseos de alimentos dulces, y si será niño desearás más alimentos salados.
  5. Utiliza col morada. En una olla pon a hervir agua, luego agrega col morada bien picada y deja hervir por 10 minutos y aparta del fuego y aparta ese jugo del hervor, coloca sólo el líquido en un vaso y vierte una cantidad igual de orina el él. Si el jugo se torna rojizo o rosa el bebé será varón, pero si se torna morado o azul será mujer.
  6. También puedes usar la Tabla Maya y la Tabla China. Para usar la tabla china requerirás de saber tu año lunar mientras que la Tabla Maya es más fácil de usar para los occidentales.
  7. De igual manera la ecuación gitana para saber el sexo del bebé es divertida y puedes intentar usarla.
  8. Utiliza un producto para predecir el sexo del bebé. Existen diversos productos en el mercado farmacéutico como lo es IntelliGender Boy or Girl, este producto cuenta con un 86% de asertividad a la hora de predecir el sexo del bebé. Sólo tienes que colocar tu orina de la mañana en el bote como lo dice en las instrucciones y moverlo sin agitar durante unos minutos. Dependiendo del color de la orina sabrás si es niño o niña el bebé que llevas dentro.
  9. Usa tu intuición femenina. Este es el método más efectivo para predecir el sexo del bebé en una etapa temprana. Si sientes que el bebé será varón es posible que así sea, igual si sientes que es niña. Pero ¡ojo! No confundas intuición con anhelo, no es lo mismo intuir que es niña que anhelar que sea niña.
  10. Esta es la forma más efectiva para saber el sexo del bebé, a partir de las 13 semanas el bebé ya está lo suficientemente formado para saber el sexo, pero para acertar mejor, es mejor hacer el ultrasonido después de las 18 semanas.

TRUCOS CASEROS PARA SABER SI SERÁ NIÑO O NIÑA

Hola [email protected] en este video les voy enseñar varios truquitos para predecir el genero de tu bebé con pocos meses de embarazo … si estas embarazada y ya te mueres de las ganas de saber que sera tu bebé, entonces deberías ver este video 👆🏼👆🏼👆🏼
¿ CUÉNTAME SI HAS HECHO ALGÚNO DE ESTOS TRUCOS? Y COMO TE SALIÓ 😱😱👇🏼👇🏼👇🏼👇🏼
💗 Si les gustó este video, No olviden manita arriba 👍🏼,comentar y 💕SUSCRIBETE 💕👉🏼 https://www.youtube.com/channel/UCn09…
Compártelo me ayudarías muchísimo !! 🙌🏼
😘 Les mando un beso 💋💋💋
Te invitamos a seguirnos en nuestras Redes Sociales, donde encontraras mas consejos:
📲FACEBOOK :

📸INSTAGRAM: https://Instagram.com/MamaLatinatv
🐦TWITTER: http://www.Twitter.com/MamaLatinatv
➕Google + : https://plus.google.com/+MamaLatina
💌CORREO : [email protected]
No olviden que también tengo otros canales 👌🏻👇🏼
👨‍👩‍👦‍👦 CANAL FAMILIAR 👉🏼 https://www.youtube.com/channel/UChui…
🌟MI CANAL DE REMEDIOS CASEROS 👉🏼 https://www.youtube.com/remedioscaser…
🌟CANAL DE MI HIJO FRANCO: http://www.youtube.com/FamilyFunTv
En este video puedes aprender sobre:
Pruebas, cómo saber si sera niño o niña, como saber el sexo del bebe, latidos, mujer, madre, salud, aguja, calendario maya, comosaber, Si será niño o niña,10 MÉTODOS PARA SABER O PREDECIR EL SEXO DE TU BEBÉ | KARLA CELIS
Trucos para saber si el bebé será niño o niña. Consejos para embarazadas
¡Estas son las 7 Maneras infalibles Para Saber Si Tu Bebé Será NIÑO o NIÑA Te quedarás sorprendido!
truco para saber si es niño o niña

Lima. Desde la forma en la que tu pancita va creciendo, el color de tus pezones y los antojos que tienes con más frecuencia, hasta una extraña prueba que involucra tu anillo de bodas. ¡Diviértete probándolos todos!

Tu bebé será niño si….

-Al inicio del embarazo no tuviste nauseas.
-Tus antojos son comidas saladas o amargas, en especial de proteína.
-Tus pezones se han oscurecido mucho.
-Tienes más frío en los pies desde que estás embarazada.
-Tu esposo ha engordado desde que estas embarazada.
-Tu panza parece una pelota.
-Tu orina es de color amarillo brillante.
-Te duele la cabeza frecuentemente.
-La frecuencia cardíaca de tu bebé es menos de 140 latidos por minuto.
-Tu nariz parece más ancha.

Tu bebé será niña si…

-Al inicio del embarazo tuviste nauseas.
-Tus antojos más frecuentes son comidas dulces y frutas.
-Tus seno izquierdo es más grande que el derecho.
-Has tenido más acné desde que estás embarazada.
-Tus estados de ánimo han sido más cambiantes desde el embarazo.
-Tu panza parece una patilla.
-Tu orina es de color amarillo opaco.
-Tu pelo ha tomado tonos rojizos
-La frecuencia cardíaca de tu bebés es de más de 140 latidos por minuto.

Pruebas divertidas:

1. Mete tu anillo de matrimonio en una cadenita y cuélgalo sobre tu panza. Si el anillo se mueve de lado a lado, tendrás un niña.

2. Suma tu edad con el número de mes en el que darás a luz (por ejemplo, si tienes 32 años y naciste en diciembre, el resultado es 44). Si la suma es un número impar, tendrás una niña.

¿Recuerdas el comienzo de tu embarazo? Si tuviste náuseas y vómitos durante más de un mes, seguro que no lo olvidas. Y ahora piensa… ¿qué tuviste? ¿Niño o niña?

Según un estudio, los primeros días del embarazo te mandan señales sobre el sexo del bebé que esperas, que como ya sabrás, queda determinado en el mismo momento en el que el óvulo es fecundado.

Si estás embarazada y tienes muchas náuseas tendrás niña

El estudio de científicos suecos de la Universidad de Columbia (Nueva York) recogió la experiencia de miles de embarazadas. Muchas de ellas habían tenido náuseas durante al menos tres meses. Muchas otras, sin embargo, habían vivido un comienzo de embarazo feliz.

En el primer caso, la mayoría de estas mujeres que sufrieron náuseas, tuvieron una niña. Mientras que en el segundo grupo, predominaban los niños. Es decir, que el comienzo de embarazo es mucho más llevadero en el caso de los niños que en el de las niñas.

Sin embargo, el estudio se refiere a mujeres que sufrieron hiperémesis gravídica, es decir, un cuadro de náuseas constante, durante las 24 horas del día y durante más de 12 semanas. Un cuadro peligroso que puede desencadenar deshidratación y que incluso lleva a muchas embarazadas a necesitar hospitalización. Eso mismo le sucedió a la Duquesa de Cambridge, Kate Middleton.

5 cambios físicos que predicen el sexo del bebé que espera la embarazada

Tal vez hayas oído hablar de lo mitos sobre cómo averiguar el sexo del bebé que esperas. Lo cierto es que la prueba más fiable, sin duda, es la ecografía. Pero por probar…

1. Labios más gruesos si esperas niña. Según madres y abuelas, el cuerpo se hincha más cuando esperas una niña. El volumen de los labios, aumenta. Y el de la cara.

2. Piel más bonita si esperas niño. De ahí que se diga que ‘la embarazada está más guapa cuando espera niño’. La base científica que lo sustenta es que cuando estás embarazada de una niña, el cuerpo libera más carga hormonal, lo que afecta a la piel de la madre, generando más granos e imperfecciones.

3. ¿Una barriga redonda? ¡Niña! Muchos aciertan el sexo del bebé mirando la evolución de la barriga. Se supone que las barrigas redondas son de niña, mientras que las que terminan en punta, indican que se espera un niño. Sin embargo, sobre esto no hay ningún fundamento científico. De hecho, la forma de la barriga depende de la estructura corporal de la embarazada.

4. Si tienes más pelo de lo normal, esperas niño. Por lo visto, muchas embarazadas empiezan a notar aumento de vello en zonas en donde antes no tenían apenas pelo. Esto también tiene base científica. Si esperas niño, aumenta la producción de testosterona, lo que puede influir en la presencia de más vello.

5. Si te apetece comer salados y carne, será niño. Según esto, el cuerpo mandaría señales a través de los ‘antojos’. Es decir, de lo que a la embarazada le apetece comer, tal vez porque el cuerpo tenga carencias de algún elemento o vitamina concreta. Las embarazadas que prefieren dulces, frutas y verdura, esperan niña, mientras que las que prefieren aperitivos salados y fritos, esperan niño.

Cómo predecir el sexo de tu bebé

Se mire por donde se mire, hay dos cosas que SIEMPRE pasan cuando te quedas embarazada: 1. Empieza a crecerte la barriga. Y, 2, abres la veda para que absolutamente todo el mundo opine. De todo. Es como cuando en las bodas te avisan de que ya han abierto la barra libre y los invitados se lanzan en plancha a pedir, como si el gin-tonic fuese el remedio al Apocalipsis que parece que se acerca.

En el caso de los embarazos, cualquier persona con la que te cruces tendrá algo que decir, algo que opinar, algo que contar. Generalmente nada bueno. De repente te asaltarán con las historias de los partos más espantosos, de las hemorroides que les salieron al empujar o de todos los abortos de la familia. Una gloria, vamos.

De repente tooodo el mundo tendrá algo que decir de tu embarazo (y de todos los partos horribles de los que han oído hablar). © Getty Images

Una de las grandes incógnitas de los embarazos suele ser el sexo del bebé. Incógnita que la mayoría nos morimos por despejar a menos que seas celebrity o princesa; por alguna razón ellas siempre prefieren esperar, para saber cuanto antes si lo que llevamos es niño, niña o dinosaurio. Y, ahí os dejo una idea, farmacéuticas: lo normal sería que esos tests de embarazo tuvieran opción rayas rosas o azules, en función de lo que fuera el churumbel todavía os queda perfilar a vosotros qué hacer en los partos múltiples.

Así que, el sexo del bebé es el tema estrella entre los opinólogos. Muchos de ellos se creen auténticas brujas-lolas y se atreven a llevar la contraria a los médicos que te han jurado por sus muertos (y te han dado una eco impresa en la que no se ve nada aunque ellos dicen que sí para corroborarlo) que tú esperas un Manolín y no una Manoli. ¿Y en que se basan? En un montón de métodos locos que seguro que no tienen absolutamente ninguna validez científica, pero con los que te echas unas risas pero de las buenas. Porque al final las posibilidades de acertar son… ¡un 50%!

Tú haciendo caso de esa ecografía…

  • La forma de la barriga.

La sabiduría popular confirma que las barrigas más puntiagudas chivan que vas a tener un niño, mientras que las redondeadas son propias de niñas. Como imaginaréis esto no tiene absolutamente nada de científico: la forma de la tripa depende de cómo tengamos el abdomen, de nuestra altura, complexión, de cómo está colocado el bebé… en fin que hay tantas formas como personas embarazadas.

¡Es una niña!

  • ¿Tabla maya o tabla china?

Existen unas tablas heredadas de la Antigüedad que pronostican si vas a tener un niño o una niña. El problema es que aquí hay dos equipos, el #teamLosMayas y el #TeamPekín, o sea, los que creen a las tablas mayas o a las tablas chinas. Existe un tercer grupo que cree a la que le dice lo que quiere oír. Ese es el mayoritario, de hecho.

Estas tablas son tan fiables que cuando yo estaba embarazada de mis hijas una decía que niño y otra que niña. Por supuesto, una acertó y la otra no. Llega a haber una tercera opción e implosionan…

¡¡¡Pero dime de una vez a quién le hago caso, si a los mayas, a los chinos o a la ruleta de la fortuna!!!

  • Belleza de mamá.

Esto es magnífico: resulta que si te pones bella como una plebeya y resplandeciente como el mismo sol vas a tener un muchachito, y que si en cambio te llenas de manchas y mutas en pez globo será niña. ¡Qué bonito! Esto nos deja en un lugar francamente malo a todas las que sólo hemos tenido niñas ¿no?

Kate Upton sólo va a tener hijos. Es definitivo.

  • Las náuseas.

La sabiduría popular no nos quiere demasiado a las mujeres. Además de que las niñas nos ponen feas (según ellos), también nos hacen vomitar. Si te pasas el día haciendo manitas con la taza del wáter, te dirán que esperas una chica.

Vomitar o no vomitar, hete aquí la cuestión. Ahí tenéis a Kate Middleton con hiperémesis gravídica (vamos, lo que viene siendo vomitando como si no hubiese un mañana) en los dos embarazos y teniendo bebés de distinto sexo. Yo misma, tengo dos niñas y en uno sí y en otro no.

Seguro que pronto le veremos con una niñita en brazos ¡Enhorabuena Dawson, por fin has crecido!

  • Las palmas de la mano.

Este es un truco de vieja de señora con cierta edad. Tienes que pedirle a una embarazada, a poder ser con cara de misterio, que te enseñe las manos. Si te las enseña y las palmas quedan hacia arriba es chica, si no, chico. ¿Y si son gemelos? ¿Y si te pone la mano, así como de lado? ¡Lo sentimos! ¡Las supersticiones no van tan lejos!

¿Y de los pulgares rarunos no dicen nada?

  • El de la adivina.

Esto también es muy de la señora del caso anterior y requiere además atrezzo. En una habitación se colocan dos sillas con dos cojines encima. Debajo de uno de ellos se esconde un cuchillo y debajo del otro unas tijeras. Depende de dónde se siente la embarazada tendrá un chico (si eligió la silla con el cuchillo) o chica (la de las tijeras).

Lo cierto es que la fiabilidad inexistente dudosa nos asegura un cincuenta por ciento de éxito, pero las risas te las echas igual…

Y si no, siempre le puedes pedir un deseo a Zoltar…

  • El péndulo (de Foucault).

Lo primero, nos hace falta una cadena de oro con una alianza colgando que colocaremos bien estirada sobre la tripa de la embarazada, a la que sentaremos o recostaremos convenientemente. La cadena ¡oh misterio! comenzará a moverse y si hace círculos indicará ¡¡¡claramente y con una alta fiabilidad!!! modo-ironía: on que vamos a tener una niña. Si se mueve oscilando de delante a atrás, tendremos niño. ¿Y si no se mueve? pues no tendremos hijos (nota: aunque estemos con una tripa de 8 meses… seguro que la barriga está equivocada, es mucho más factible que no que sean PAPARRUCHAS).

¿Ésta vale para probar? Al fin y al cabo todo empezó así…

  • La caída de Roma.

Parece ser que caerse también ayuda a predecir el sexo del bebé. Lo mejor es que, con la fiabilidad que caracteriza a todos estos métodos, unos dicen que si te caes de culo es niña y otros que niño, así que volvemos a lo de antes: 50-50. Nos agarramos a la opción que más nos guste y santas pascuas. ¡Ah! Y dejaos de tontadas y aseguraros de que todo está bien.

Aquí el típico ejemplo de dos que van a tener mellizos cada uno de un sexo.

  • La alquimia.

Tú pensabas que lo de hacer pis en botes se acabó con la prueba del embarazo ¡ja! anda que no te quedan botes por delante piltrafilla… Necesitarás uno de ellos para hacer la asquerosa prueba siguiente. En un bote con orina echas un poco de bicarbonato y si hace reacción es que esperas niña. Si no pasa nada, es niño.

¿En serio es necesario ir trasegando con botes de pis por la vida sin formar parte del gremio sanitario? Al parecer para hacer una prueba TAN fiable como ésta sí. Pues que se la haga otra…

¿Y luego tengo que repetir esto pero con el bicarbonato?

  • El momento gladiador.

¿No tienes suficiente? Al parecer una gota de aceite es capaz de predecir si vas a tener chico o chica. Tú échate una (solo una, que nos conocemos) sobre la tripa y espera que ruede. Si cae rápido es niño, si no, niña.

Aunque por más que he investigado no me ha quedado claro cuál es el baremo para rápido. Así que dejaremos este punto en un tanto subjetivo los otros no.

¡Cómo va a tener niñas con lo que mueve la tripa!

  • Campurrianas.

Cuando estás embarazada el color de los pezones varía. Siempre. A unas más y a otras menos. Parece ser que si se nos ponen muy oscuros es porque vamos a tener un chico y si se quedan más claritos es una chica. Claro que si van a ser mellizos de distinto sexo habría que ver si cada uno se pone de un color, tipo los ojos de Liz Taylor.

Ahora vas y lo adivinas…

  • El complejo de Hubble.

Para este método necesitaremos tener en casa un telescopio (o bien internet, que es un poco más cómodo de manejar; solo un poco). Imprescindible saber cómo estaba la luna en el momento de nacer nuestro hijo anterior. Luna creciente, sexo diferente. Luna menguante, sexo igual.

Lo malo es que este invento hace aguas por todos lados: ¿y si la luna era llena o nueva? ¿Y SI NO TENEMOS UN HIJO ANTERIOR? ¿Vale con la luna en el momento de nacer nuestro perro, al que queremos como un hijo?

Estoy de parto, pero tengo que mirar a ver cómo está la luna para el siguiente.

  • Un problema capilar.

Para este también tenemos que tener un hijo anterior y a poder ser sin pelo a lo afro. Tenemos que buscar el remolino del pelo y como dice el refrán: “Remolino a un lado, parto mudado”. O sea, que si tu hijo tiene el remolino del pelo en el centro el siguiente será del mismo sexo y si está a un lado será del contrario.

Ahora busca el remolino… si te atreves.

  • Los alimenticios.

Durante el embarazo a veces le cogemos asco a ciertos alimentos. La teoría supermagufa dice que si le coges asco al pollo en concreto será niño. ¿Y si le coges asco a los fritos que será? un gurú de las dietas detox. Una niña que se llamará Gwyneth, casi con todas seguridad.

Algunas directamente le cogieron gusto… al pavo.

  • Coger en brazos otros bebés.

Por último, tienes que hacer una prueba que consiste en coger a un bebé que no sea tuyo. Si llora, es que vas a tener niño. Si no llora, es niña lo que esperas. Si es un muñeco, no cuenta.

Bradley Cooper, si es un muñeco no vale, tramposo.

Como veis, la cantidad de tonterías que se dicen para predecir el sexo de tu futuro bebé no tiene fin. Así que si quieres tener una niña parece ser que tienes que tener la barriga redonda, vomitar como si no hubiese un mañana, estar fea de narices, caerte de culo y que el péndulo se mueva en círculos. Todo a la vez. ¡Y se me olvidaba! Si vives en Cataluña es importante hacer el amor mirando a Montserrat, que eso también parece ser que ayuda. No es necesario que sea delante-delante de la montaña (salvo que quieras que te expulsen por exhibicionismo). Con que mires a Montserrat como quien mira a la Meca es más que suficiente.

Eso sí, si te sale niño… ¡las reclamaciones a otra!

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *