0

Vagina de mujer

Tabla de contenidos

¿A qué sabe la vagina? 13 hombres supremamente sinceros responden

El portal Thought Catalog hizo una investigación sobre los distintos sabores y olores de las vaginas (vaya uno a saber con qué objetivo). Para esa extraña tarea entrevistaron a 13 tipos para que describieran qué es lo que percibe su olfato, y especialmente su lengua, cuando están “haciendo el trabajo” allí abajo. Hay que felicitarlos, fueron muy sinceros, específicos y explícitos, no había otra forma de hacerlo. Veamos…

1. A playa

“Si alguien ha pensado alguna vez en vender una colonia con olor a playa, aquí está lo que buscaba. Los científicos podrían tomar muestras del tejido de la vagina de mi novia con el fin de desarrollar ese perfume. Es una mezcla muy agradable de la arena, la sal, algas y una pequeña bocanada de vida marina. Puede que al decirlo suene mal, pero me encanta porque me gusta la playa.” Matthew, 24 años.

2. A helado de fresa

“Saboreo de arriba abajo hasta que me fluye por mi mandíbula.” Zak, 26 años.

3. A jamón

“Ella sabe cómo el jamón de Acción de Gracias. Quiero decir exactamente como el jamón de Acción de Gracias recién cortado. Es como si cogiera una loncha de jamón serrano y la pusiera ahí solo para mantener el sabor. De vez en cuando, puede incluso saber a piña y clavo.” Michael, 27.

4. Pasas y vino

“A algunos chicos no les gusta bajar a trabajar a sus novias, y créanme, en mi pasado, la falta de higiene de algunas en esa zona hizo que mi experiencia no fuese muy buena, pero mi actual novia sabe tan bien, ella sería multimillonaria si pudiera embotellar ese gusto. Imagínate que alguien abre una botella del mejor vino tinto, afrutado, le pone un par de docenas de pasas y la cierra y la deja fermentar en un desván polvoriento francés, con telarañas durante un par de generaciones. Así es como ella sabe. ¡Mmmm, buenísimo!” Christopher, 21.

5. Aliento de cachorro

“Ella sabe cómo cuando in perrito te está besando. El mejor sabor del mundo”. Jimmy, 27.

6. A m***da

“Voy a usar un nombre falso porque probablemente me dispararía en la cabeza si me escuchara decir esto, pero no creo que mi novia tenga el mejor control de esfínteres. Es guapísima y tiene un cuerpo de infarto, pero no creo que nadie le enseñó a limpiarse cuando va al baño. O tal vez le dijeron que se limpiara de atrás hacia adelante. Hay un hedor ahí abajo como si hubiese una nube marrón. En serio, es algo que no quiero volver a repetir”. Josh, 32.

7. Mi antebrazo

“Un día me lamí el antebrazo, y si, a eso es exactamente a lo que sabe mi novia. Sabe a piel con un poco de sudor. Nada del otro mundo, tampoco nada para quejarse, Está bien”. Drew, 20.

8. Depende de su ciclo

“Por lo general, esta sólo un poco salado, pero si está con el período, sabe a hígado crudo. Y no me gusta comer hígado. Daría un riñón sólo para no tener que comer hígado de nuevo”. Matthew, 24.

9. Camarones en mantequilla caliente

“Sé que hay todo un cliché sobre que la vagina sabe a atún pasado o simplemente marisco en general, pero en el caso de mi novia he detectado un deleitable crustáceo oceánico frito que es una delicia. De modo, que es como comer un gran plato de camarones escurridos en mantequilla caliente, que me encantan, así que ¡está genial!”. Justin, 26.

10. Basura

“Sé que suena muy duro, así que dejen que me explique, porque es un tipo específico de basura. Ya sabes cómo una bolsa de basura de la cocina llena de posos de café y cáscaras de naranja que huele en una mañana caliente y húmeda de verano. Bien, pues así es el sabor de mi novia. Posos de café y cáscaras de naranja fermentadas en una bolsa con papel mojado. Ni siquiera es desagradable, pero sí muy específico”. David, 26.

11. Pescado pero buen pescado

“Nunca he sido capaz de resolver por qué el olor a pescado es el aroma menos erótico del mundo, excepto cuando viene de una vagina. Tal vez hay algunas feromonas secretas que no solamente lo hacen aceptable, sino altamente comestible, porque cuando lo hago siento que es el pescado más sabroso de la tierra. ¡Y ni siquiera me gusta el marisco!”. Jonathan, 25.

12. Mandarinas

“Tiene esa cosa rara de los cítricos ahí abajo, y nunca antes lo había probado en otra chica, y créeme, he probado unas cuantas. Pero este sabor mandarina picante que tiene siempre vuelve por un segundo”. Erik, 22.

13. Nada

“Simplemente a nada. O como el agua. O el aire. En realidad no hay sabor. Ella es una maniática de la limpieza y el orden, así que tal vez se lava hasta el punto de la esterilidad. No me quejo, porque podría ser mucho peor que ‘nada’”. Ben,28.

¿Qué opinan? ¿Se atreven a describir el sabor?

Sigue nuestras historias y mil cosas más en y

Olores y sabores del sexo oral (femenino)

Una vagina no huele ni sabe a “pescado” como vulgarmente se expresa la gente. Tu vagina huele a eso: a tu vagina. Es algo que nos hace únicas. No todas sabemos igual y no todas olemos igual. Eso es lo hermoso de ser mujer, tu vagina es como tu tarjeta de identificación. Cuando dejas que alguien se le acerque estas dejando que te conozcan en tu estado más vulnerable, puro y real. Ella te delata.

Las miles de bacterias que alberga la vagina son las que determinan el sabor y olor de la misma. El coctel personal de cada mujer cambia según lo que cada quien decida comer y la etapa en la que se encuentra en su ciclo menstrual.

Violet Blue, una periodista y escritora de temas sexuales, compara el sabor de la vagina con el de algunas comidas según el ph que tengan. Una vagina saludable tiene un ph que varía entre 3.8 y 4.5. El café negro tiene un ph de 5, el limón de 2 y el ph del vino se ubica justo en el mismo rango que el de la vagina. Así que cuando los complejos te impidan disfrutar del buen sexo piensa en el vino; el vino siempre es bueno.

Cuando estas cerca de tu periodo menstrual el sabor tiene un toque de metal, por el hierro de la sangre. Justo en esos días hacerle un baño de vapor a tu vagina es un como mandarla al spa. Los baños de vapor vaginales son tradicionales de la cultura maya y son llamados “bajo”. El baño consiste en hervir varias hierbas y sentarse unos centímetros sobre el agua caliente para dejar que el vapor entre por la vagina. Las mejores hierbas para esto son la manzanilla, la lavanda, el orégano y los pétalos de rosa. Además de limpiar todo el sistema reproductivo lo desinflama y esto alivia hasta los dolores menstruales. Tu vagina recién salida del spa queda oliendo a una mezcla de tu ph con hierbas.

Otra forma de mantener un mejor olor y sabor es comer piña, melón, mango, kiwi, pepino y cualquier fruta cítrica. Esto hace que tu vagina tenga un sabor más dulce y menos amargo. Las comidas que no te ayudan a mejorar en sabor son la carne roja, los espárragos, el café y el ajo. Y claro, fumar también hace que tu vagina huela a cenicero. Las drogas y los antibióticos te dan un sabor amargo y generalmente hacen que huelas a químicos.

A pesar de toda las dietas o preparación que podrías tener antes del sexo oral vas a seguir oliendo a ti y no debes olvidar que esa es la razón por la cual tu pareja esta entre tus piernas, porque sos tú.

A qué sabe la vagina 2.0

Tuve el temor que el sabor fuera todo menos agradable, pero con valentía me dispuse a salir de la duda y llegar a la verdad de sus labios.

Mi primera novia era de mi edad pero tenía mucha más experiencia que yo. Sin embargo, no me tomé la molestia de investigar porque quería que mis instintos fueran haciéndose cargo de cada situación. Recuerdo nuestro primer intento serio, fue en el asiento trasero del carro de su mejor amiga. Mi novia lo propuso y su amiga, sin ningún prejuicio ni molestia, le prestó las llaves.

Era mi primera vez y luego de toquetearle todo lo que quise, me temblaban las piernas. En la cabeza pensaba “qué pasa si no lo hago bien“, “y si no siente placer”, “será que de verdad le gusto”, “clase loquera que esta fue mi excompañera de clases”. Mi nerviosismo se hizo más evidente cuando empecé a hablar y decir tonterías, pero ella se reía —quizás de mí o quizás de lo que decía… nunca lo supe—. Aunque no pasó nada porque sus amigos llegaron antes, no lo cuento como un completo fracaso.

El siguiente intento, otra vez iniciativa de ella, fue en la sala de mi casa. Era casi medianoche y mi papa dormía en la habitación contigua. Me acuerdo que el reflejo de la luz de la cocina se coló por las persianas y quedó una franja justo en sus ojos y le noté esa mirada felina diciendo prácticamente “cógeme”. Eso me encendió y decidí que esta vez no me temblarían las piernas.

Nos besamos como parte del inicio del más viejo de los ritos. Luego llegaron las caricias y después un par de sus gemidos cuando rozaba sobre su ropa interior. En ese momento, la convencí que era mejor irnos a un cuarto al fondo, que igual no tenía puertas, pero al menos era más discreto- creo que a ella le excitaba la idea de que alguien podría llegar de repente-.

Con espíritu de exploración, con calma y paciencia fui palpando texturas, humedad, ritmos. A ella pareció gustarle y así fuimos llegando al momento de la verdad pero de la horrible verdad. Ella levantó la mitad del cuerpo y nos fuimos acomodando mientras yo pensaba que lo que venía era un 69, cosa que no me agradaba, pero para mí alivio —momentáneo— su trasero y su vulva fueron quedando cerca de mi cara mientras sus manos estaban apoyadas en mis piernas y con mi nariz, muy cerca de su ano, pude sentir el fétido olor a mierda característico de esta región del cuerpo.

Casi vomito, pero la decisión de terminar lo empezado de una vez y de saber finalmente a qué sabe una vagina —y algo de estupidez temeraria, porque qué tal si me hubiera enfermado— me llevaron a aguantar la respiración y tratar de acomodar su cuerpo para probar solamente esos labios amargos y dulzones cuyo olor, para mi desgracia, se mezclaba con esa peste.

Tuve el temor que el sabor fuera todo menos agradable pero con valentía me dispuse a salir de la duda y llegar a la verdad de sus labios internos y externos, haciendo mi mejor esfuerzo por aguantar la respiración, hasta que se vino un par de veces mientras trataba de encontrar con mi lengua si había algo debajo del clítoris.

Fue pura tenacidad, porque luego de esa vez decidí prevenir y solo inmediatamente después de bañada lo volvería a intentar, para comprobar si esta vez lo disfrutaría más.

Debo decir que fue un éxito porque me gusta; encuentro que el sabor es similar al mango o a la almendra pero… creo que se siente un poco salado debido al sudor de este clima tropical.

Y esa es mi historia real, que no le pasó al amigo de un amigo, sino a mí…

Tlazolteot

Si tenés una historia que querás compartir con Tlazolteot podés enviarla a [email protected] Serán compartidas de forma anónima. ¿No sabés quién es Tlazolteot? Acá te contamos.

¿Qué es la vagina?

La vagina es el órgano del aparato genital femenino que conecta el útero con el exterior del cuerpo. Está formada por una vía recubierta de membranas mucosas que mantienen la humedad y la acidez y la protegen frente a posibles infecciones, y su orificio está situado entre la uretra y el ano.

A través de la vagina se expulsa al exterior la menstruación y se producen las relaciones sexuales y el parto. La vagina suele estar protegida desde el nacimiento por una membrana, el himen, que puede romperse por factores como la actividad deportiva, el primer coito, el uso de tampones o la masturbación. Una de las características de la vagina es que sus paredes están formadas por tejidos fibromusculosos dotándola de gran elasticidad, indispensable para algunas de sus funciones. Este órgano permanece bien lubricado gracias a las glándulas de Bartolino, permitiendo que la penetración no sea dolorosa para la mujer.

Características anatómicas

La vagina de una mujer adulta mide entre 8 y 12 centímetros aproximadamente, aunque es capaz de dilatarse y contraerse gracias a las paredes musculares que la forman, de gran elasticidad. La mucosidad que la reviste sus paredes internas se pliega sobre sí misma dando lugar a los llamados pliegues vaginales. Como el resto de mucosas, está formada por dos capas: el epitelio, la más externa, y la lámina propia, tejido que conecta el epitelio con las capas musculares. En cuanto a la parte muscular, esta consta de otras dos partes: el músculo liso y el esquelético.

Funciones de la vagina

La vagina, al igual que la vulva (órgano genital externo, y con el que tiende a confundirse por su proximidad), es un órgano fundamental tanto en las relaciones sexuales como en el parto.

Sirve como salida natural para el flujo de regla durante la menstruación cuando el óvulo no ha sido fecundado por un espermatozoide. También, a través de la vagina, es posible eliminar de forma natural y automática el moco cervical que es secretado por el cuello del útero los días previos y posteriores a la fase de ovulación del ciclo. Este moco cervical ejerce su función en el proceso de concepción, por lo cual si este no se produce el organismo lo deshecha para volverlo a producir en la misma fase durante el próximo ciclo menstrual.

En las relaciones sexuales, la vagina constituye la cavidad en la que penetra el pene del hombre y en la que se depositan los espermatozoides que después ascenderán por el cuello del útero para fecundar el óvulo. Además, en ella está ubicado el llamado punto G, cuya estimulación durante el coito genera placer. Y tras el embarazo, este órgano da lugar a lo que se conoce como canal de parto, que es el conducto por el cual sale el feto en el momento del nacimiento, y se elimina la placenta; esta labor es posible gracias a la flexibilidad de los tejidos que la forman, que le permiten estirarse lo suficiente.

Enfermedades de la vagina

Los motivos de consulta más frecuentes en ginecología son síntomas de picazón, ardor y secreción de la vagina. En muchos de estos casos el problema suele ser una inflamación de la vagina, también conocida como vaginitis. Es una enfermedad que puede afectar tanto a mujeres como a niñas de todas las edades. Las causas son diversas: desde hongos, bacterias y virus hasta productos de limpieza que contengan alérgenos, el no lavarse bien o la menopausia. Comúnmente se trata de infecciones bacterianas, sobre todo en el caso de las mujeres de edad fértil. El síntoma principal de esta enfermedad es una secreción vaginal con un olor fuerte, aunque también hay mujeres que no presentan ningún síntoma, lo que dificulta el diagnóstico. El tratamiento contra estas infecciones consiste en la administración de antiinfecciosos o antimicrobianos.

Otras infecciones que pueden dar lugar a la aparición de inflamación de la vagina son, por ejemplo, la tricomoniasis y las infecciones por cándida o candidiasis (hongos). En este caso, suele ser fácil de tratar mediante cremas o óvulos, que no requieren siempre receta médica, en especial si ya se ha tenido previamente y se conozcan los síntomas, o si estos son leves y no están acompañados de dolor pélvico o fiebre. En cualquier caso, lo más adecuado es acudir a un médico si se presenta una inflamación o si se está embarazada.

Otras causas más graves de síntomas vaginales son las infecciones de transmisión sexual o la aparición de cáncer vaginal o cáncer vulvar, que pueden provocar sangrados anormales.

Ver también:

¿Qué es el perineo?

Los fetos oyen música emitida desde la vagina a partir de la semana 16

La vagina forma parte del aparato genital femenino, configurado además por la vulva el útero las trompas de Falopio y los ovarios. Anatómicamente, es la cavidad que hay entre la vulva, la parte exterior del aparato genital, y el cuello del útero o cérvix, que da paso al útero. El tejido fibromuscoloso que configura sus paredes dota a la vagina de una gran elasticidad, muy necesaria para alguna de sus funciones.

En algunas niñas, en realidad menos de las que se pueda pensar, la vagina está protegida desde el nacimiento por el himen, una fina membrana que presenta algunas perforaciones para facilitar la salida del flujo menstrual. Posteriormente, ésta se rompe debido a diversos factores, entre los que cabe destacar el uso de tampones, la actividad deportiva, la masturbación o el primer coito.

Aunque a priori este órgano interno femenino desempeña un papel fundamental en la reproducción humana y, por tanto, en el ciclo reproductor de la mujer, su función se puede resumir del siguiente modo:

  • Sirve de paso y salida natural al flujo menstrual durante la regla.
  • A través de ella se elimina el moco cervical que se secreta en el cuello del útero antes y después de la ovulación.
  • Constituye el denominado canal del parto, por el que sale el feto en el momento del parto y se elimina la placenta. La gran elasticidad de los tejidos que la configuran facilitan esta labor.
  • La vagina es la cavidad en la que, a través de la vulva, penetra el pene durante la relación sexual y en la se deposita el semen tras la eyaculación.
  • Desde ella, los espermatozoides ascienden a través del cuello del útero y éste para fecundar el óvulo.
  • En ella se realiza una primera selección de los espermatozoides, ya que muchos de ellos mueren al entrar en contacto con el medio ácido que hay en su interior.
  • En ella se ubican las glándulas de Bartolino, que permiten la lubricación necesaria para que la penetración del pene. De hecho, la sequedad vaginal, que se produce ante un descenso de estrógenos en el organismo (tras la manopausia, en ocasiones después del parto y durante la lactancia o por efecto de determinados tratamientos farmacológicos), dificulta las relaciones sexuales ya que puede generar un fuerte dolor a la mujer durante el coito.
  • También se ubica en su interior el denominado punto G, cuya estimulación genera placer durante el coito.
  • Las paredes de la vagina se contraen con el orgasmo, intensificando la sensación de placer.

Quizás hayas escuchado o leído en alguna parte el síndrome de la vagina muerta, haciendo alusión a la idea de que usar en exceso el vibrador desensibilizará tu vagina hasta el punto, de que llegar al clímax o al orgasmo sea algo imposible. Sin embargo, ¿tiene esta afirmación alguna base científica? ¿O es solo otro mito para espantar a la gente acerca de masturbarse?

Si bien es normal experimentar una disminución en la sensibilidad después de usar un vibrador. Un estudio realizado por la NCBI (National Institutes of Health) reveló que el hecho de aplicar vibración en las manos durante un tiempo, insensibiliza la zona, pero que generalmente en un plazo máximo de una hora esta sensación desaparece, lo que ha llevado a suponer por parte de algunos investigadores que, probablemente, pase lo mismo en el área de los genitales.

“Lo que las mujeres pueden notar es que si intentan cambiar a una estimulación de menor intensidad, después de una vibración de alta intensidad dentro de la misma sesión de sexo, esa estimulación sí va a ser menos efectiva, pero nada más”, comenta Nicole Prause, neurocientífica y psicofisióloga sexual que, además, ha estudiado los efectos de los vibradores, y asegura que no hay datos en firme que respalden las afirmaciones sobre el síndrome de la vagina muerta.

Y es que, muchas veces el origen de algunas dolencias o alteraciones extrañas en nuestro organismo provienen de algo más que lo puramente físico: nuestra mente. Por ello, hablar del síndrome de la vagina muerta, es ciertamente algo más que la sensación física de sentir que tu vagina está dormida o muerta. Para Raúl Padilla, sexólogo y psicoterapeuta de pareja, el uso de dildos puede hacer que la mente se aburra con otro tipo de estimulación menos enérgica.

“Somos seres biológicos, psicológicos y sociales en todas nuestras dimensiones, y sexualmente también, de ahí que la sencillez en conseguir el orgasmo con la estimulación del vibrador hace que la mente se “aburra” con otro tipo de estimulación menos enérgica y produzca la sensación de adormecimiento”, asegura Padilla.

Padilla asegura, además, que el grado de dificultad que tenga la mujer en dejarse llevar, unido a la influencia de este “síndrome”, también incide a la hora de llegar al orgasmo y disfrutar del sexo en pareja. “Dependiendo de la personalidad de la mujer, todo esto puede abarcar desde una pérdida del apetito sexual o deseo sexual inhibido hasta la anorgasmia selectiva, a todo lo que no sea su juguete favorito”, explica.

En esta “personalidad” se engloba a importancia de prevenir, cuidar y respetar en todo momento los estados de la mente, pues al final, es lo más relevante a la hora de mantener relaciones sexuales y existen mil factores como el estrés, la obesidad, el consumo de alcohol u otras drogas, que también ayudan y contribuyen al desarrollo “psicológico” de este síndrome.

Uso de vibradores

Pero entonces, ¿puede un vibrador realmente sustituir en intensidad el placer con una pareja del tipo que sea, y de ahí, este síndrome? Raúl Padilla afirma que, genitalmente, los vibradores están diseñados para dar un placer enérgico y adecuado para la consecución del orgasmo, algo para lo que la pareja no está diseñado. “El vibrador es una fábrica de orgasmos, y en eso no tiene competidor, eso sí, un vibrador no habla, ni abraza ni besa…”, continúa. “Es un buen complemento para la vida sexual de la mujer, que no un sustituto, ya que una pareja es mucho más reconfortante y sobre todo a más niveles que al mero genital”, concluye.

Tatuajes intimos

3 / 5 ( 7 votos )

Los tatuajes íntimos no son uno de los tipos de tattoos más populares, pero esto no quiere decir que no haya muchos hombres y mujeres que opten por hacerse tatuajes en sus partes más íntimas.

Son muchos quienes consideran que ponerse tatuajes en zonas ocultas es una opción como otra parte cualquiera de su cuerpo, e incluso quienes lo ven como un tattoo especial para compartir tan solo con gente con la que tiene una relación especial o de complicidad.

Los tatuajes íntimos tanto en el pene como en la vagina son, además un gesto provocativo que suele estar utilizado, principalmente, por personas extrovertidas.

Son muchas las preguntas que pueden surgir en lo que se refiere a este tipo de tatuajes en las partes íntimas, teniendo claro que es imprescindible que, a la hora de ir al estudio para tatuarse, hay que estar totalmente convencido, además de solventar cualquier duda preguntando al tatuador.

Mujeres con tatuajes íntimos sensuales

Las mujeres pueden contar con una mayor sensualidad a la hora de hacerse tatuajes en su cuerpo, ya se trate de tatuajes íntimos u otro tipo de tattoos, debiendo buscar para ello una zona perfecta para colocar ese diseño que tanto les guste y que esté relacionado con su propia personalidad.

Hay tatuajes que marcan la diferencia a la hora de hablar de sensualidad, los tatuajes íntimos, que acostumbran a ser diseños delicados que son, además, muy seductores.

Tatuajes íntimos en la ingle o zona púbica

La zona de la ingle es una de las más sensibles que se pueden encontrar en el cuerpo de una mujer para hacerse un tattoo, pero al mismo tiempo es una de las que logran crear una mayor sensación de sensualidad. En ella se colocan habitualmente mariposas, estrellas, frases y otros elementos que puedan tener un gran significado e importancia para la persona que se decide a realizar el tatuaje.

Una buena opción es hacerse un tatuaje que comience en la ingle y finalice a la altura de las caderas, siendo habitual recurrir también al tatuado de frases sobre la zona pública, una parte de la anatomía femenina en la que se pueden colocar frases o palabras de importancia. De igual forma, son habituales las huellas de animales en estas zonas como muestra de amor hacia ellos.

Asimismo hay quienes optan por tatuajes de anclas o de plumas, dos maneras alternativas ideales para hacerse tatuajes íntimos.

Tatuajes íntimos sexies en la cadera

En el caso de los tattoos que se hacen sobre las caderas, estos son menos dolorosos que en la ingle o la zona púbica y, al mismo tiempo, son muy sensuales, ya que se muestran más al resto de personas, sobre todo al acudir a la playa.

Es habitual decantarse por tatuajes de rosas y otras flores, teniendo en cuenta que la cadera es una zona muy agradecida para los tatuajes, con suficiente espacio para poder hacerse tattoos de diferentes tamaños. Suelen ser zonas empleadas para hacerse diseños cargados de significado.

En este sentido, son cada vez las chicas que deciden tatuarse una frase corta o un nombre lleno de significado, además de las que optan por hacerse tatuajes íntimos 3D en esta zona para poder adornar su cuerpo con increíbles tatuajes realistas.

Tatuajes sensuales debajo de los pechos

Muy popularizados en los últimos años son los tatuajes íntimos debajo de los pechos, una zona que aunque es menos visible ofrece una gran sensualidad para las mujeres. Se puede optar por colocar una gran cantidad de diseños en esta zona, siendo habitual recurrir a flores y mandalas, pero también a calaveras y otros diseños

También hay quien opta por colocar su tatuaje sobre el pecho o entre los senos, que también resultan muy sensuales.

Tatuajes en la pelvis de las mujeres

Por otro lado, no se pueden dejar de lado los tatuajes íntimos de la pelvis en el caso delas mujeres, siendo los más demandados aquellos que están relacionados con animales y estrellas, que transmiten fuerza y valentía, y también con las flores, que transmiten dulzura.

Las estrellas son un diseño perfecto, ya que se pueden combinar con otros elementos como puntos o tribales, entre otros. Además, las flores se utilizan con gran frecuencia para cubrir cicatrices de operaciones o partos en esta zona, logrando así embellecer la zona.

Hay quienes prefieren diseños muy elaborados y complejos para esta zona, mientras que otras chicas prefieren optar por la colocación de diseños más reducidos y minimalistas, con animales y otros símbolos delicados pero también cargados de grandes dosis de sensualidad.

Tatuajes íntimos en las nalgas (cola)

Otro de los tattoos sensuales que una mujer puede hacerse es, sin lugar a dudas, el hacérselo en las nalgas, glúteos o cola, como se le denomina en determinados países de América Latina. Es una zona del cuerpo en la que los tatuajes no son muy dolorosos, aunque como siempre depende también del umbral de dolor que soporte cada persona.

Para esta parte del cuerpo íntima se acostumbran a usar elementos como besos y mariposas, pero también flores y otros símbolos similares, que quedan muy sensuales en la misma.

Tatuajes en el pene y la vagina

Los tatuajes íntimos en el caso de los hombres y las mujeres son diferentes, ya que mientras que hacerse un tattoo en la zona de la vagina es sencillo en comparación con el pene, el género másculino acostumbra a tener muchas más dudas a la hora de tatuarse esta zona del cuerpo.

Al hacerse un tatuaje en el pene hay que preguntarse varias cuestiones, teniendo siempre presente que por razones de higiene y también para hacer que el tatuaje pueda llevarse de una forma más apropiada se debe tener la zona depilada. En este sentido ten en cuenta que si acostumbras a depilarte con láser, no podrás hacerlo una vez que te hayas hecho el tatuaje, por lo menos en esa zona en la que tengas tinta inyectada.

¿Cuánto duele tatuar el pene?

Una pregunta frecuente entre las personas interesadas en este tipo de tatuajes es siempre conocer cómo de intenso es el dolor, si bien, al igual que ocurre con cualquier otro tatuaje, hay diferentes factores a tener en cuenta, como son el tamaño del tatuaje y el umbral de tolerancia al dolor que pueda tener una persona, el cual varía notablemente entre cada persona. En todo caso se puede asegurar que los tatuajes íntimos en el pene no son de los que menos duelen, ni tampoco son recomendados para quienes se están iniciando en el mundo de los tattoos.

La zona del pene es una de las más sensibles dentro del cuerpo de un hombre, ya que apenas cuenta con tejido adiposo y tiene numerosas terminaciones nerviosas que están relacionadas con las funciones sexuales. Además, hay gran diferencia entre hacer el tatuaje en la zona del glande u otra parte del órgano reproductor masculino.

Si el tatuaje se lleva a cabo en la zona carnosa del pene el dolor será más soportable, pero este tatuaje tendrá que hacerse durante la erección. Si por el contrario se prefiere realizar en el glande y el prepucio, hay que tener en cuenta que los doctores no recomiendan este tipo de tatuajes por ser una de las más delicadas, haciendo que incluso pueda provocar un gran dolor al colocar la aguja sobre ella. Además el proceso de cicatrización es complejo y lento, teniendo una mayor posibilidad de que se produzca una infección, con lo que ello conlleva.

¿Cuánto duele tatuar la vagina?

En el caso de las mujeres, está demostrado que soportan mejor el dolor a la hora de hacerse tatuajes íntimos, ya que la vagina es una zona del cuerpo femenino que está preparada para hacer frente a un dolor mayor, como es el caso de los partos.

A pesar de ello se trata de tatuajes pensados para las mujeres más atrevidas y a las que no les importa el dolor de un tatuaje, aunque si se compara con el caso masculino, se puede determinar que es menos doloroso y más sencillo hacerse un tattoo en sus zonas íntimas en el caso de las féminas.

A la hora de hacerse un tatuaje en la vagina, se debe tener en cuenta que, para poder llevarlo a cabo, se debe tener en cuenta que es una zona con un alto nivel de fricción con la ropa interior, así como con los propios fluidos de la vagina, lo que hace complicado que la tinta pueda llegar a adherirse con facilidad a la piel, además de que tampoco es una superficie completamente plana ni fácil de tatuar. Cuando se habla de tatuajes íntimos en la vagina, se refiere a los tatuajes realizados en la parte interior de la ingle o el muslo o el Monte de Venus.

En el momento de hacerse este tipo de tatuajes hay que ser muy precavido, más allá del dolor que puedan producir, por la cicatrización de los mismos, que acostumbra a ser muy larga y complicada. No obstante, una vez realizados y curados son como cualquier otro tipo de tatuaje.

Definitivamente los tatuajes vaginales captan gran parte de la atención en el mundo de las chicas tatuadas, eso es porque involucra una vagina o un coño, como lo quieras llamar. Todo lo que es exhibido con un genital femenino es bien recibido, tanto por morbo como por curiosidad.

Todos estamos felices ver coños con tatuajes, y esta entrada recoge una gran colección de sus versiones decoradas. Es una recopilación de la web donde encontraras un sinfín de diseños diversos, tantos de chicas amateur y alguna que otra profesional actriz porno que uso su vagina como lienzo para plasmar un toque personal.

Es sin duda la colección definitiva de chochos tatuados, ya serás tú quien le dé el protagonismo a uno u otro, pero el punto es que no necesitas ir a otro sitio, tomate tu tiempo y explora en la colección de doscientas imágenes y tendrás mejor idea de cómo hacerte el tuyo.

Porque los días donde la tinta era un tabú han quedado en el olvido, debemos agradecerlo a mucha gente que se expuso al prejuicio y la crítica adornando sus cuerpos sin complejo. Ahora cualquier famosa o modelo luce alguna marca que la distingue entre otras. Porque puedes parecerte a alguien, pero no tendrá el mismo tatuaje.

Y en el nivel más cachondo se ven estas decoraciones que ya, aunque no es muy fácil verlas, es más normal de lo que la gente cree. Aunque existen muchos mitos al respecto y algunos pueden creer que solo las strippers son las que marcan sus partes intimidas, es todo falso. Hoy en día una mujer puede ser la secretaria de estado y tener un piolín dibujado en la raja.

Yo digo que una cosa no tiene nada que ver con la otra. Pero esta entrada está hecha para quienes quieren saciar su curiosidad y aquellos que quiere ver el arte que otros han hecho en sus propias partes. Y si lo que te gusta es ver panochas, también eres bienvenido porque aquí no discriminamos a nadie.

Tenemos una versión actualizada de esta entrada: Tatuajes Vaginales 2016

30 Tatuajes que te harán perder la poca fe que aún tenías en la humanidad

Nunca sabremos si estas personas estaban completamente en su juicio cuando se hicieron sus tatuajes, pero de lo que si estamos seguros es que con personas como éstas es por las que perderemos la poca fe en la humanidad de lo que nos queda.

No puede dejar de preguntarlo… ¿qué estaban pensando a la hora de hacerse esos tatuajes?

1. Asíse vería E.T. si fuera humano, tal vez…

2. Ahora sabemos de donde provienen todos los pastelitos

3. A él lo tatuó su sobrinito y parece que está muy orgulloso

4. Solo espero que nunca la corte

5. Jackson se ha de estar retorciendo en su tumba

6. ¡Por aquí es por donde hago popis!

7. ¿¡Por qué lo hizo!? ¡ah, por lealtad….!

8. Eso pasa cuando vas con novatos, solo esperamos sea de henna

9. Cuando tu inspiración es una película

10. Pobre Elvis…

11. Por lo menos ya se dio cuenta

12. él se arrepentirá o ya se arrepintió

13. ¡Qué agresivo!

“Eres el siguiente”

14. ¿Dónde quedó el séptimo?

15. Ella está enamorada, muy enamorada de su vagina

16. Ahora solo le faltan los pantalones

17. Hello Kitty versión Yisus

“Hello Kitty es mi Jesús”.

18. Ojalá que su amor duré así e unido para siempre

19. Parece una hiedra venenosa

20. ¡Ojalá le hubiera explotado el cerebro!

21. ¿Qué carajos estaba pensando?

22. Él si es un chico Walmart

23. Y el Google…

24. … Pero, ¡Bitch please!

25. Y hablando de bitches…. ¡por Dios!

26. ¿”Mantente son Psonriiiendo”?

Creo que después de ver lo que se tatúo en la piel, no sonreirá de nuevo.

27. Qué patán

“Coloque las boobies aquí”.

28. Deben ser las manos de él

29. ¿Y qué decir de él?

30. ¿También será canibal? ¡Qué horror!

Comparte este artículo:

En Esta Sección

  • Anatomía Sexual y Reproductiva
  • ¿Cuáles son las partes de la anatomía sexual femenina?
  • ¿Cuáles son las partes de la anatomía sexual masculina?

La anatomía sexual típicamente considerada femenina incluye la vulva y órganos reproductivos internos como el útero y los ovarios.

¿Cuáles son las partes de la anatomía sexual femenina externa?

La vulva es el conjunto de los genitales femeninos: incluye los labios vaginales, el clítoris, la abertura vaginal y el orificio uretral (por donde se orina). Si bien la vagina es solo una parte de la vulva, muchas personas dicen “vagina” cuando, en realidad, están hablando de la vulva. Sin embargo, en la vulva hay muchas cosas más aparte de la vagina.

No hay 2 vulvas que sean iguales, pero, aun así, están compuestas por las mismas partes básicas.

  • Labios vaginales
    Los labios vaginales son pliegues de piel alrededor de la abertura vaginal. Los labios mayores (labios externos) generalmente son carnosos y están cubiertos de vello púbico. Los labios menores (labios internos) están dentro de los externos. Empiezan en el clítoris y terminan debajo de la abertura vaginal.
    Los labios vaginales pueden ser cortos o largos, arrugados o lisos. A menudo, un labio es más largo que el otro. También varían en el color: desde el rosa hasta un negro amarronado. El color de los labios vaginales puede cambiar a medida que se envejece. En muchas personas, los labios internos son más grandes que los externos, mientras que, en otras, los labios externos son más grandes que los internos. Ambos pares de labios son sensibles y se expanden durante la excitación sexual.
  • Clítoris
    La punta del clítoris (glande del clítoris) se encuentra en la parte superior de la vulva, donde se juntan los labios internos. Su tamaño varía: puede ser pequeño como una arveja o más grande que un haba. Está cubierto por el capuchón del clítoris.
    Sin embargo, la punta es solo el principio del clítoris. El resto se encuentra dentro del cuerpo. Se extiende hacia abajo y hacia atrás, a ambos lados de la vagina. Esta parte, denominada tronco y cruras (raíces y piernas), mide aproximadamente 5 pulgadas (12,70 cm) de largo.
    El clítoris se compone de un tejido esponjoso que se expande durante la excitación sexual. Tiene miles de terminaciones nerviosas, más que cualquier otra parte del cuerpo humano. ¿Y cuál es su único propósito? Hacerte sentir bien.
  • Orificio uretral
    El orificio uretral es una pequeña abertura por donde se orina que está ubicada justo debajo del clítoris.
  • Abertura de la vagina
    La abertura vaginal se encuentra justo debajo del orificio uretral. Este lugar es por donde nacen los bebes y por donde la menstruación sale del cuerpo. En la vagina pueden entrar una variedad de cosas, por ejemplo, dedos, penes, juguetes sexuales, tampones y copas menstruales.
  • Monte de Venus
    El monte de Venus es un montículo carnoso que se encuentra sobre la vulva. Después de atravesar la pubertad, está cubierto de vello púbico. Protege al hueso púbico.

¿Cuáles son las partes de la anatomía sexual femenina interna?

  • Vagina
    La vagina es un conducto que conecta la vulva con el cervix y el útero. Por aquí salen los bebés y la menstruación. También es el lugar por donde entran el pene, los juguetes sexuales, las copas menstruales y los tampones. La vagina es realmente elástica y se expande durante la excitación sexual.
  • Cuello uterino
    El cuello uterino divide la vagina y el útero, y está ubicado justo entre los dos. Tiene forma de rosquilla con una pequeña abertura en el medio. Esta abertura conecta el útero con la vagina y permite que la menstruación salga del cuerpo y que el esperma entre. El cuello uterino se estira y se abre (se dilata) durante el parto.
    En general, puedes sentir cuello uterino al final de la vagina al introducir en ella los dedos, un pene o juguetes sexuales. El cuello uterino separa la vagina del resto del cuerpo, por lo que cosas como tampones u otros objetos no pueden “perderse” dentro del cuerpo.
  • Útero
    El útero es un órgano muscular en forma de pera del tamaño de un puño pequeño. A veces se lo denomina “matriz”, porque es donde se desarrolla el feto durante el embarazo. Durante la excitación sexual, la parte baja del útero se eleva hacia el ombligo. Esto hace que la vagina se expanda durante la excitación sexual, lo que se conoce como “expansión del tubo vaginal”.
  • Trompas de Falopio
    Las trompas de Falopio son 2 conductos angostos que transportan los óvulos desde los ovarios hasta el útero. El esperma viaja a través de estas trompas para intentar fecundar el óvulo.
  • Franjas ováricas
    Las franjas ováricas parecen dedos pequeños al final de cada trompa de Falopio. Cuando el ovario libera el óvulo, estas franjas lo empujan hasta la trompa.
  • Ovarios
    Los ovarios almacenan los óvulos. También producen hormonas, entre ellas, el estrógeno, la progesterona y la testosterona. Estas hormonas controlan situaciones como el periodo menstrual y el embarazo. Durante la pubertad, los ovarios empiezan por liberar un óvulo por mes y hacen esto hasta que llega la menopausia. A veces los ovarios liberan más de un óvulo.
  • Glándulas de Bartolino
    Las glándulas de Bartolino se encuentran a ambos lados de la abertura vaginal. Liberan un líquido que lubrica (moja) la vagina durante la excitación sexual.
  • Glándulas de Skene
    Las glándulas de Skene se encuentran a ambos lados del orificio uretral. Liberan un fluido durante la eyaculación femenina, lo que le ocurre en algunos casos durante un orgasmo. También se denominan “glándulas parauretrales” o “próstata femenina”.
  • Himen
    El himen es un tejido delgado y carnoso que se extiende a través de una parte de la abertura de la vagina. Varía según cuánto cubra de la abertura vaginal. En algunas ocasiones (pero no siempre) puede rasgarse y sangrar las primeras veces que algo entra en la vagina.
  • Punto G
    El punto G o Punto de Gräfenberg está ubicado en la parte delantera (la parte más cercana al abdomen) de la vagina. Está unas pulgadas hacia dentro de la vagina. El punto G se expande cuando te excitas. Hay quienes sienten placer cuando se toca el punto G.

La anatomía humana es diversa y variada. A pesar de que a veces podemos pensar que todos o casi todos tenemos las mismas partes del cuerpo desarrolladas de una manera semejante o parecida, lo cierto es que existe una enorme diversidad de formas, colores y desarrollos en cualquier parte de nuestro cuerpo. Podemos ver diferencias a nivel de que existen manos más grandes o más pequeñas, diferentes disposiciones de la grasa corporal, un ombligo más hundido o más salido, o diferentes tamaños y formas de senos, por ejemplo.

Ello también ocurre cuando hablamos de estructuras del aparato genital, como la vagina en el caso de la mujer. La forma de este órgano puede ser único de cada mujer, pero a grandes rasgos algunos estudios parecen indicar que en general podemos encontrar alrededor de ocho tipos de vagina. Es de este tema del que vamos a hablar en el presente artículo.

  • Artículo relacionado: «Por qué el ciclo menstrual puede afectar al sueño»

¿A qué le llamamos vagina?

Se conoce como vagina a uno de los principales órganos del sistema reproductor femenino. Se trata de una estructura en forma de conducto músculo-mucoso que es la vía de entrada al resto de órganos y estructuras del sistema reproductor. Concretamente es un conducto que va desde su entrada en la vulva hasta el útero.

Es a través de la vagina por la que se introduce el pene durante las relaciones sexuales o el punto de salida al mundo exterior del bebé en el momento del parto. Es también donde se localiza el himen en mujeres vírgenes, o por dónde sale la sangre menstrual durante el período o menstruación.

La vagina es una estructura interna, siendo la parte externa del sistema genital femenino la ya mencionada vulva (en la que además de la entrada a la vagina encontramos el pubis, el clítoris y la uretra rodeados por los labios menores y mayores).

Los tipos de vagina principales

A pesar de que vagina y vulva no son lo mismo, a menudo cuando muchas personas hablan de la primera hacen referencia al conjunto de vulva y vagina. De hecho, se han establecido tipologías de vagina que, en el fondo, hacen referencia a tipos de forma del conjunto de estructuras de la vulva.

A pesar de ello, vamos a reflejar las principales ocho tipos de vagina que se han observado en base a la forma de la vulva (si bien no son las únicas existentes).

1. Ojo cerrado

Este tipo de vulva, con apariencia de un ojo cerrado. Suelen ser vaginas ligeramente estrechas y aparecen como cerradas debido a que los labios mayores son más grandes que los menores y los tapan. Es la más prototípica y considerada estética, pero curiosamente está entre las menos comunes. También se denomina a esta forma Barbie, dado que se asemeja a la típica que suele ponerse a una muñeca.

2. Herradura

Este tipo de vagina se caracteriza porque en la parte superior los labios menores son más grandes que los mayores y estos últimos están un poco más separados que la media, con lo que el labio más interno queda expuesto y resulta visible. Sin embargo en la parte inferior los labios mayores son más grandes y sí recubren los menores. Ello da como resultado una vulva que recuerda a la forma de una herradura de caballo.

3. Cisne

También llamada forma de percebe, en este caso los labios menores son más grandes que los mayores (siendo los primeros visibles) y el clítoris es de gran tamaño, sobresaliendo y resultando visible con facilidad.

  • Quizás te interese: «Cómo cuidarse durante el primer mes de embarazo: 9 consejos»

4. Tulipán

Una de las formas más comunes, se caracteriza por la presencia de unos labios menores que resultan ligeramente visibles entre los mayores, recordando a los pétalos de un tulipán. En este caso los labios menores están mayoritariamente cubiertos.

5. Llama olímpica

Esta forma recuerda ligeramente a la de la antorcha prendida de una llama olímpica. En este caso se observa como el clítoris tiene un capuchón de mucho mayor tamaño que el órgano que recubre.

6. Mariposa

El tipo más común, se caracteriza por tener labios menores que sobresalen entre los mayores, abriéndose por encima de éstos. También suele considerarse que tiene forma de cortina.

7. Bata de cola

Al igual que en el caso anterior, los labios menores son más grandes que los mayores y los recubren, pero en este caso su tamaño hace que tengan pliegues y ondulaciones y además no es imprescindible que recubran por completo los labios mayores.

8. Inflada

Muy semejante a la forma de ojo cerrado a Barbie, pero los labios tienen aspecto de estar colgando o inflamados sobresaliendo un poco del hueso púbico.

Diferentes aspectos en las vaginas pueden diferir entre sí

Los anteriores tipos de vulva son un ejemplo de diferencias de forma en las estructuras de los genitales femeninos. Pero si nos centramos en lo que es propiamente la vagina, podemos encontrar diferentes aspectos en los que diferentes mujeres pueden diferir.

Una de ellas es su profundidad: no todas las vaginas tienen el mismo tamaño, existiendo algunas que son más profundas o largas (separándose más o menos el útero de la entrada a la vagina) que otras. También la edad y el envejecimiento afectan a la vagina, pudiendo alterar distintas propiedades como la lubricación. El color o la trayectoria (existen vaginas ligeramente lateralizadas) son más ejemplos de ello.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *