0

Variedades de calabazas comestibles

Asociada principalmente a la festividad de Halloween, España no escapa a esta moda y cada año se incrementa el consumo de calabazas decorativas, también llamadas calabazas ornamentales. En este contexto, se contemplan dos grupos de plantas de calabaza, aquellas de aspecto ‘tradicional norteamericano’ para el diseño ‘de caras terroríficas’, y aquellas de menor tamaño y de potente aspecto ornamental para decoración de arreglos florales, principalmente bajo la técnica del secado.

No está muy clara la procedencia de la calabaza, habiendo dudas de si esta provino de América Central o de Asia Meridional. Lo que sí parece claro es que su cultivo se popularizó en España a partir del siglo XV. Sus principales aplicaciones fueron el culinario para cocer su pulpa, la confección de mermeladas y el aprovechamiento de sus semillas para consumo tanto en forma de harina como de aceite mediante su extracción. Hoy en día, desde el punto de vista gastronómico, siguen estas mismas aplicaciones.

El término de calabazas ornamentales o decorativas no excluye a especies que también sean comestibles. En todo caso, de serlo, suelen tener tan poco aprovechamiento culinario comparado con lo estético de su fruto, que no merece la pena entrar en el mundo de la gastronomía.

Las calabazas decorativas pertenecen a la familia Cucurbitaceae. La misma a la que pertenecen plantas hortícolas tan populares como los melones, sandias, calabacines, pepinos, etc. Todas ellas son plantas de rápido desarrollo y sus frutos, en muchos casos, con una corteza gruesa y fuerte que permite su conservación posterior.

Su nombre científico es Cucurbita pepo. Es una planta herbácea anual, de crecimiento indeterminado. Por lo general, sus variedades son plantas reptantes o trepadoras que alcanzan en su forma varios metros de largos tallos, lanzando además zarcillos mediante los cuales se fijan a la vegetación adyacente o estructuras de tutorado.

Su comercialización más popular es en los centros de jardinería, floristerías, grandes superficies, agricentros y demás tiendas especializadas. Sin olvidar las comercializadas en las mismas casas de pequeños agricultores que las cultivan prácticamente en la modalidad de Hobby. Suelen ser muy económicas y el surtido espectacular.

Cuando se ve un surtido de Calabazas decorativas, el primer impulso es tender a tocarlas y constatar que no son de plástico. Las hay amarillas con verrugas, alargadas y serpenteantes, naranjas con betas verde oliva, con dos cuerpos esféricos ligeramente segmentados, grandes y esféricas con un cuello largo y doblado, amarillas y achatadas, con forma de platillo volante, blancas como la nieve, ovales y crema, asemejando un huevo de oca… las hay para todos los gustos y nunca dejan indiferente a nadie.

El cultivo de calabazas decorativas

El cultivo de calabazas decorativas es similar al de las calabazas utilizadas para alimentación. Varía esencialmente en las variedades de calabazas a cultivar.

El cultivo de calabazas decorativas está orientado a su uso como elemento ornamental durante los meses de otoño e invierno principalmente. A partir de aquí, tal y como ya hemos adelantado, se pueden distinguir dos grupos de variedades: una las asociadas básicamente a la ‘festividad de Halloween’ (calabazas de Halloween) con ‘aspecto tradicional norteamericano’ para el diseño de caras terroríficas, y aquellas de menor tamaño y de buen aspecto ornamental tanto por sus formas como por sus colores.


Ernesto Machancoses, apasionado agricultor de frutas y hortalizas, entre las que se encuentran a nivel de hobby las calabazas ornamentales.

Su cultivo es muy sencillo ya que esta planta no es demasiado exigente en cuanto a temperatura. Sí lo es en cuanto a agua por su gran desarrollo foliar y su elevado contenido en agua del fruto. No obstante, los excesos de humedad en el suelo pueden ocasionar asfixia radicular.

La escasez de agua durante su cultivo provoca la deshidratación de la planta, la reducción del desarrollo vegetativo, una deficiente fecundación por caída de flores, una disminución de la producción y un retraso del crecimiento.

Estas plantas son muy exigentes en luminosidad, por lo que su cultivo debe de realizarse al aire libre y nunca en zonas sombreadas. En el caso de realizarse en balcones y terrazas, debemos hacerlo en aquellos bien orientados y que reciban el máximo de horas de sol.

En suelos de huertos urbanos al aire libre prefiere aquellos con textura franca, profundos, bien drenados y con elevado contenido en materia orgánica. En huertos urbanos de terraza o balcón, plantadas sobre maceteros o jardineras, un sustrato de tipo universal o de plantación es suficiente.

En España, si sembramos durante el mes de mayo, podemos comenzar con la recolección a partir de finales del mes de agosto o principios de septiembre.

La siembra se realiza de forma directa en el suelo a razón de 2-3 semillas por golpe. Estas germinan en menos de 10 días tras la siembra. Durante este proceso es imprescindible que el terreno no se quede seco.

El marco de plantación de la calabaza ornamental en campo oscila entre 1 y 2 metros entre líneas y 0,5 a 1 metro entre plantas, realizando la siembra o plantación a tresbolillo. En el caso de hacerse en macetas grandes, una plantación (golpe) por maceta es suficiente.

Tras la germinación se procede al aclareo, dejando sólo la plantita más vigorosa y eliminando las restantes. Si este aclareo se realiza muy tarde, es conveniente eliminar las plantas cortando el tallo por su base, en vez de arrancarlas, ya que las raíces están más desarrolladas y podemos ocasionar daños a la planta que queda.

Al mes aproximadamente de la germinación de las calabazas decorativas, se puede proceder a una labor de aporcado para reforzar su base y favorecer el desarrollo radicular. Sobre todo cuando su cultivo se realiza en macetas, es aconsejable no sobrepasar la altura de los cotiledones.

En el huerto urbano de campo o jardín, la planta crece y se desarrolla sobre el suelo de una forma tapizante o rastrera. En el caso de huerto urbano de terraza o balcón, se aconseja tutorarla sobre una estructura creada para tal fin o sobre la misma barandilla. En este último caso, debemos tener cuidado por seguridad de que los frutos puedan caer al exterior.

El tutorado debe comenzar cuando el tallo comienza a inclinarse, con objeto de restablecer su verticalidad. Con este sistema se consigue aprovechar mejor la iluminación, se mejora la ventilación, se reduce el ataque de enfermedades y se gestionan mejor los espacios.

Durante el cultivo de calabazas decorativas se pueden realizar diversos trabajos que mejoraran la calidad del cultivo, aunque no sean del todo necesarios. Por ejemplo del deshojado, limpieza de flores, limpieza de frutos, etc.

El deshojado se realiza cuando las hojas de la parte baja de la planta están muy envejecidas, cuando su excesivo desarrollo dificulte la luminosidad o la aireación. De hacerse, no deben eliminarse más de dos hojas por rama.

La limpieza de flores se realiza una vez que se desprendan por haber completado su función, evitando que se pudran sobre el cultivo.

Para la limpieza de frutos, optaremos por eliminar aquellos que presenten daños de enfermedades, malformaciones o crecimiento excesivo. Así, todos los frutos que quedan en la planta llegarán a mejor fin.

Los riegos serán pausados en el tiempo, evitando encharcamientos pero sin que le falte humedad durante todo el ciclo de cultivo.

En cuanto al abonado, durante el cultivo de calabazas decorativas se realizará con una riqueza del tipo 18-12-24 más microelementos. Su formulado se puede hacer combinando abonos simples en forma de sólidos solubles (nitrato cálcico, nitrato potásico, nitrato amónico, fosfato monopotásico, fosfato monoamónico, sulfato potásico, sulfato magnésico, etc.), más microelementos. O bien, comprando el fertilizante ya formulado. Su dosis en fertirrigación puede ser de un gramo por litro una vez por semana como media.

Plagas de la calabaza decorativa

Prácticamente podemos afirmar que las plagas de la calabaza son de escasa importancia debido a los pocos daños acusados. Aun así, conviene saber qué plagas de la calabaza se nos pueden presentar durante el cultivo. Estas son:

La araña roja.- ya sea del género Tetranychus urticae, T. turkestani o T. ludeni, se desarrolla en el envés de las hojas causando decoloraciones, punteaduras o manchas amarillentas que pueden apreciarse en el haz. Las temperaturas elevadas y la escasa humedad relativa favorecen el desarrollo de esta plaga. Se puede controlar con tratamientos acaricidas específicos.

La mosca blanca.- del tipo Trialeurodes vaporariorum o Bemisia tabaco, realizan las puestas en el envés de las hojas. De éstas emergen las primeras larvas que posteriormente se manifiestan como pequeñas moscas blancas. Los daños directos son amarillamiento y debilitamiento de las plantas al alimentarse, absorbiendo la savia de las hojas.

También produce daños indirectos derivados de la proliferación de negrilla sobre la melaza producida en la alimentación, así como la transmisión de posibles virosis. Se puede controlar con tratamientos con insecticidas sistémicos.

El pulgón.- del tipo Aphis gossypii y Myzus persicae, que forman colonias y se distribuyen en focos que se dispersan, principalmente en primavera y otoño. Se puede controlar con tratamientos con insecticidas sistémicos.

Los trips.- técnicamente Frankliniella occidentalis, que colonizan los cultivos realizando las puestas dentro de los tejidos vegetales en hojas, frutos y, preferentemente en flores. Los daños directos se producen por la alimentación de larvas y adultos, sobre todo en el envés de las hojas, dejando un aspecto plateado en los órganos afectados que luego se necrosan. El daño indirecto es el que acusa mayor importancia y se debe a la transmisión de posibles virosis. Se puede controlar con tratamientos con insecticidas sistémicos.

Los minadores de hoja.- del tipo Liriomyza trifolii, Liriomyza bryoniae, Liriomyza strigata y Liriomyza huidobrensis, cuyas hembras adultas realizan las puestas dentro de las hojas jóvenes, donde al desarrollarse la larva ocasiona las típicas galerías. Se puede controlar con tratamientos con insecticidas sistémicos.

Las diversas orugas.- de Spodoptera exigua, Spodoptera litoralis, Heliothis armigera, Heliothis peltigera, Chrysodeisis chalcitos y Autographa gamma, que componen todo un grupo de orugas que tienen en común los daños producidos al comerse las hojas, tallos e incluso los frutos. Se puede controlar con tratamientos con insecticidas sistémicos.

Y los nematodos.- como el Meloidogyne javanica, M. arenaria y M. incognita, que si bien no son muy importantes, afectan prácticamente a todos los cultivos hortícolas, produciendo los típicos nódulos en las raíces que le dan el nombre común de “agallas”. Se puede controlar de forma preventiva con tratamientos para la desinfección del suelo.

Enfermedades de la calabaza decorativa

Como en el caso de las plagas, también podemos afirmar que las enfermedades de la calabaza son de escasa importancia debido a los pocos daños causados. Aun así, estas son:

El oídio de las cucurbitáceas.- Sphaerotheca fuliginea, se presenta como manchas pulverulentas de color blanco en la superficie de las hojas. Las hojas y tallos atacados se vuelven de color amarillento y se secan.

La podredumbre gris.- Botrytis cinerea, ataca a un amplio número de especies vegetales. En hojas y flores se producen lesiones pardas y en frutos se produce una podredumbre blanda.

La podredumbre blanca.- Sclerotinia sclerotiorum, produce en la planta una podredumbre blanda, acuosa al principio y que posteriormente se seca más o menos según la turgencia de los tejidos afectados, cubriéndose de un abundante moho algodonoso blanco.

En todos los casos, pueden controlar con tratamientos fungicidas específicos. Es importante contar con el asesoramiento para su elección del responsable del punto de venta donde compremos estos productos.

Bacteriosis y virosis de la calabaza decorativa

Durante el cultivo de la calabaza decorativa se pueden presentar otros problemas fitosanitarios no vinculados con las plagas o enfermedades entendidas como tal: nos referimos a las bacteriosis y virosis.

La podredumbre blanda.- Erwinia carotovora, es una bacteriosis que en las plantas afectadas suelen desprender un olor nauseabundo. El tratamiento… eliminar las plantas afectadas ya que los tratamientos químicos son poco eficaces.

En cuanto a las Virosis, que como a cualquier otra cucurbitácea, existen varias de ellas que pueden aparecer y crear problemas. Estos daños son más preocupante cuando el cultivo es a nivel profesional ya que por una parte está el factor de rentabilidad, y por otra, al ser cultivos más forzados suelen ser más propensos a que aparezcan dichos problemas.

Como curiosidad, mencionaremos las siglas con las que se le conocen: ZYMV (Virus de Mosaico Amarillo), CMV (Virus del Mosaico del Pepino), WMV-2 (Virus del Mosaico de la Sandía) y CVYV (Virus de las venas amarillas del pepino).

Las diversas calabazas

Las calabazas son los frutos más espectaculares de todas las hortalizas por su gran variedad y vistosidad. Las hay de todas las formas y tamaños. Además, prácticamente todos los colores, desde el rojo, verde, amarillo, negro, blanco, naranja, gris, hasta el azul y una mezcla de los unos y los otros, los tenemos en la piel de las calabazas. Hay muchos tipos de calabazas, de verano y de invierno. Las más conocidas son las de cocina, también las que sirven para guardar alimentos o bebidas, como las «vinateras», hay otras como las «calabazas estropajo» y muchas calabazas decorativas.

«La calabacera, junto al boniato y la patata, evitó mucha hambre en la posguerra, pero es un cultivo bastante más antiguo y tan frecuente que ha quedado bien recogido en los dichos populares»

Las plantas de verano quieren calor y luz. Las calabaceras son matas potentes y vigorosas, rastreras y trepadoras. Ocupan si pueden un gran rodal de suelo. Es decir, que si queremos sembrar, por ejemplo, calabazas de asar, tenemos que preparar en el huerto un rincón grande. La planta es peluda y los brazos tienen unas uñas que se clavan en el suelo, y zarcillos para cogerse donde sea: son plantas dominantes. En la planta encontraremos separadas flores masculinas y femeninas, de color amarillo intenso y grandes, algunas de a palmo.

De forma tradicional, el hoyo de siembra se prepara cavando hondo, se abona con estiércol bien maduro y se tapa con tierra fina tras sembrar seis o siete semillas en cada hoyo. A continuación regamos bien, y cuando nacen las plantitas, si son muchas, eliminamos algunas hasta dejar un par. Sembramos en la comarca de La Ribera de Fallas a Pascua, y, si todo va bien, recogemos a final de agosto o principios de septiembre, más o menos.

Josep Roselló
Calabaza de cacahuete.

Este cultivo no necesita mucha agua. Si se ha regado fuerte en la siembra no lo volveremos a hacer hasta las primeras flores. Se regará según el tipo de tierra: más en las arenosas, menos en las que retienen bien el agua. Las necesidades de agua aumentan a medida que crecen los frutos. Algunos labradores no tienen prisa y esperan a regar cuando las hojas se resienten y se mustian por falta de humedad. Pero todos coinciden en que no se tiene que regar al final del cultivo, ya que eso dificulta la conservación de las calabazas. En el secano siempre se ha hecho, y todavía se hace, un cultivo de gran calidad sin riego.

En cuanto al terreno, son plantas rústicas que viven en cualquier tierra aunque prefieren las fértiles y trabajadas. Las calabazas tampoco tienen grandes problemas sanitarios. En primavera podemos encontrar algunos pulgones, y en pleno verano puede aparecer un hongo conocido como «blanqueta». Es el oídio de las cucurbitáceas (Sphaerotheca fuliginea), que vive sobre la hoja. Toda la familia botánica es muy sensible a él y cuando hace calor se puede ver el micelio colonizando las hojas de calabazas, melones, pepinos, etc. Afortunadamente, es posible controlarlo pulverizando las plantas con azufre, mejor a la caída de la tarde.

Muchas calabazas tienen buena conservación, así podemos comerlas durante el invierno y hasta la primavera. Siempre se han sacado al balcón, donde soportan las inclemencias climáticas. También se guardan en sitios que tienen que estar secos, porque si hay humedad, el fruto que tenga una herida acabará podrido. Si no, quizá sea mejor dejarlas al sereno. Se conservan mejor si cuando las cogemos mantenemos el pedúnculo o rabillo, incluso un trozo del brazo. Guardaremos las semillas de las calabazas más dulces para sembrarlas otra vez. Secas se conservan bien cuatro o cinco años.

Josep Roselló

Los frutos se comen maduros, hervidos o asados. También se comen las semillas y, en algunas variedades, las flores. La calabaza es muy apreciada en la gastronomía valenciana: asada al horno, en pasteles, calabazate, mermeladas, en el arroz, para el cocido, en la olleta… Ingrediente necesario en los buñuelos de San José y en el arrope, y qué decir del fantástico arnadí. Alimento de personas y también de los animales domésticos, que se las comen con ganas. Muchos labradores explican lo buenas que eran para los caballos en las jornadas de trabajo, en verano cuando hacía calor, ya que las calabazas les refrescaban mucho.

Alimento popular, la calabaza, junto al boniato y la patata, evitó mucha hambre en la posguerra, pero, como hemos dicho, es un cultivo bastante más antiguo y tan frecuente que ha quedado bien recogido en los dichos populares, que se refieren a muchas de sus propiedades o valores metafóricos. Así, en sentido figurado, se «dan calabazas» cuando se suspende un examen o una situación. En valenciano, «es tornen carabasses» los que pierden el sentido o «ixen carabasses» los frutos que no responden al sabor esperado. Pero hay mucho más sentido común guardado en los dichos y refranes populares valencianos. Un breve resumen nos aclara la situación: «Arròs, carabassa i peix, mor en vi i en aigua neix» (“Arroz, calalabaza y pescado, muere en vino y en agua nace”), «La carabassa, ni engreixa ni embarassa» (“La calabaza, ni engorda ni embaraza”), «Qui pensa saber massa té el cap de carabassa» (“Quien crea que sabe demasiado tiene la cabeza de calabaza”), «A l’home vell, carabassa amb ell» (“Al hombre viejo, calabaza con él”) o «Festeig que dura massa sol acabar en carabassa» (“Noviazgo que dura demasiado, suele acabar en calabaza”). También, para acabar, un consejo que le dieron a una chica: «Maria, si et vols casar, no et cases a la Ribera, que et faran menjar bajoques i flors de carabassera» (“Maria, si te quieres casar, no te cases en La Ribera, que te harán comer bajocas y flores de calabacera”).

ELS MILLORS FRUITS

Tomate «quarentena»

Josep Roselló

El tomate de la variedad «quarentena» es un invento de los labradores de la costa valenciana, del Perelló, Sueca, Cullera y otros lugares. El clima especial, de primera línea de mar, permite avanzar mucho el cultivo del tomate, para poder llegar los primeros al mercado, o al menos así era cuando no había tantos invernaderos.

Esta variedad necesita una técnica local de forzado del clima. Se trata del seto, que es una protección hecha con paja de arroz, orientada al sur para captar calor al mismo tiempo que protege el norte para evitar el frío. Así, resguardando las plantas, se pueden coger los primeros tomates valencianos allá por el mes de marzo.

Los labradores también descubrieron que la mata no puede ser muy alta, ya que la paja de arroz no supera el metro de altura, así que la tomatera se poda a tres brazos para conseguir buenos pomos en la parte baja.

La variedad «quarentena» cuaja bien a temperaturas templadas, da grandes pomos de frutos separados, con gajos de color rojo intenso y tamaño mediano a grande, con un peso de 160 a 200 gramos. Cuando se come tiene muy buen sabor sobre todo comparado con el que se encuentra en los mercados en ese momento.

Ahora se cultiva poco, la gran distribución de alimentos trabaja con el tomate de invernadero. Solo algunos aficionados lo cultivan y disfrutan del primer tomate del año criado en la huerta al aire libre.

Tipos de calabazas

Comida y Cultura

Existen cientos de variedades de calabazas y entre ellas, estás 4 son las más comunes y populares en el mundo para la preparación de platillos. Conócelas aquí.
Escrito por: Gourmet de México @gourmetdemexico

Por: Diego Cortés @diegocortesww

Estos son cuatro de los tipos de calabazas más comunes y populares en el mundo para la preparación de platillos, están emparentadas entre ellas pero no hibridan entre ellas, por lo que son muy diferentes las unas de las otras. Se consideran emparentadas por ser todas originarias de América y tener una forma de cultivo muy similar, de acuerdo con la especie tendrá usos muy diversos.

Infografía: Daniela Morales

Cucurbita pepo

Este video te puede interesar

Esta especie de calabazas es originaria de Norteamérica. Una de los integrantes más famosa de esta especie es la calabaza tipo Halloween, de la cual se consume su pulpa y se crean adornos con su cámara en otoño. Es la especie más consumida y exportada a nivel mundial y, según datos históricos, fue la primera en ser llevada a Europa después de la conquista española.

También encontramos dentro de este grupo a la calabaza Bellota.

Cucurbita máxima

Esta especia es originaria de América del sur, se caracterizan por llegar a alcanzar un metro de largo, por lo que son candidatas para participar en concursos de calabazas. La Gigante, Hubbard y Show son las que llegan a alcanzar mayor tamaño. Sus flores son muy aromáticas y su pulpa generalmente se usa para hacer puré de calabaza, sus colores van desde el verde obscuro hasta el rojo.

Además de la Gigante, dentro de esta especie también encontramos a la Cinderella. Recibe su nombre por el popular cuento de la Cenicienta haciendo referencia a su carruaje.

Cucurbita moschata

Esta especie es nativa de las regiones tropicales de América, se cree que tuvo su origen en Perú pero fue domesticada en México. Todas las calabazas de la especie suelen ser muy dulces, por lo que son muy utilizadas en postres y dulces. Pero no sólo son utilizadas para agradar al paladar, también fungen en la medicina tradicional como remedios para todo tipo de males. La más representativa es la Butternut, nombre que recibe gracias a su particular forma que remite a un maní.

Dentro de la especie también encontramos a la calabaza Croockneck, la cual tiene una de las formas más particulares.

Cucurbita argyrosperma

En México la más famosa es la pipián. La especie es originaria de la zona centro-sur nuestro país, se caracteriza por que es utilizada en su totalidad, desde las semillas hasta las flores y por ser ligeramente fibrosa. Dentro de la cocina, las semillas son de suma importancia debido a su valor nutricional, las cuales son ricas en proteína y aceite. También tiene un lugar en la medicina tradicional como remedio contra las afecciones de la piel.

Dentro de esta especie también encontramos a la calabaza Largo de Nápoles o Lungo di Napoli.

20 Comentarios

Publicado: 15/10/2016 – Actualizado: 28/03/2019

Hoy hablaremos de los tipos de calabazas. Las distintas variedades de calabaza tienen colores, tamaños, pesos y formas diferentes. También varía el tiempo que duran desde la recolección, y unas son más adecuadas que otras para según que usos.

Hay cientos de variedades, pero hoy veremos 6 muy interesantes para la cocina y también otras curiosas por su original aspecto.

Tipos de calabazas más cultivadas

No es igual una variedad que otra. Si vas a cultivar calabazas en el huerto, a la hora de elegir el tipo tendrás que considerar el espacio del que dispones, ya que las plantas de algunas variedades de calabazas son muy grandes y de porte arbustivo, y hay otras que son rastreras.

Hay algunas calabazas que son cucurbitáceas de invierno, y otras que se cultivan en verano. También tienen distintos usos: mientras que unas calabazas son más recomendables para hacer purés o cremas, otras quedan mejor en postres, o tienen un uso ornamental y decorativo.

Por ejemplo, las típicas calabazas de Halloween, naranjas y grandes, son de la especie Cucurbita máxima. Ya hemos hablado en otros posts de cómo sembrar y cultivar calabazas, incluso Sandra hizo un espeluznante vídeo de Halloween explicando cómo hacer las famosas lámparas:

1. CUCURBITA MÁXIMA

Es de las especies de calabazas más conocidas. Aunque las usadas para las lámparas decorativas de Halloween son grandes, redondeadas y naranjas (como las variedades Tom Fox o Atlantic Giant), hay otras variedades de otros tamaños y colores.

Por ejemplo, la calabaza Potimarron o Hokkaido, de origen japonés, es más pequeña y una forma como de pera. Es muy utilizada para cremas y purés de calabaza pero deliciosa también asada al horno por la consistencia de su pulpa y su piel fina y suave.

En realidad todas las variedades de Cucurbitacea máxima son muy utilizadas para hacer puré de calabaza y también pastel de calabaza, bizcochos…

2. CALABAZA PATISSON O BONETERA

Se pueden cocinar de varias formas (fritas, al horno, rellenas…). Se recomienda comerlas cuando son pequeñas porque son más tiernas.

También se usan mucho para decorar, debido a su particular forma y variedad de colores.

3. CALABAZA ESPAGUETI

Una variedad rastrera de invierno, con frutos cilíndricos y amarillos o anaranjados.

Es una calabaza muy especial. Cuando se cuece o se cocina al horno su pulpa se deshace en hebras que parecen espaguetis. Esta deliciosa con queso y aromáticas y también con sal, pimienta y mantequilla.

4. CALABAZAS TURBANTE

Es una variedad rastrera que se puede cultivar tanto en verano como en invierno. Tiene una forma muy peculiar, y por eso se usa mucho como elemento decorativo.

Calabazas turbante, ¿no son preciosas? (Fuente: marinasalvador.com)

Para hacer cremas y purés también es deliciosa y sabrosa, aunque su pulpa es escasa y tiene muchos huecos vacíos en su interior. Una idea es servir la crema en la calabaza vacía, a modo de plato, una presentación bonita y original.

5. CALABAZA CACAHUETE O BUTTERNUT

Es una calabaza grande y alargada, en forma de pera, y de un intenso color naranja. Por su pulpa dulce y cremosa es ideal para preparar cremas y dulces . Si no se abre, se puede conservar en perfecto estado durante meses (como la mayoría de las calabazas de invierno).

6. CALABAZAS PARA HACER CABELLO DE ÁNGEL

Hay varias, pero la calabaza más común para elaborar este dulce tan usado en repostería es la Cucurbita ficifolia. Tiene muchos nombres comunes: alcayota, cidra, calabaza confitera, cayote… -no confundir con el chayote, aunque también son de la misma familia de las cucurbitéceas, como la sandía.

De hecho, visualmente puede recordar a una sandía, por su casi perfecta esfericidad y sus colores verde y amarillento, como formando un dibujo estriado. Por dentro, la pulpa es de color muy claro, prácticamente blanco, con pequeñas pipas o semillas negras que también recuerdan a las de la sandía.

Bueno, espero que os haya gustado mi selección de distintas calabazas, aunque ya sabéis que hay muchas más de las que no hemos hablado. Espero que os animéis a cultivar esta planta en el huerto como hemos visto en otros posts. Ahora es una época perfecta para cultivar hortícolas de invierno como son muchas calabazas!! Saludos 🙂

(12 votos, media: 4,92 de máximo 5)

Cargando…

Cultivar calabazas en un huerto urbano puede llegar a ser todo un mundo de experiencias y sobre todo divertido desde muchos aspectos. Si disponemos del espacio suficiente podemos cultivar diferentes tipos de calabazas, teniendo todas ellas en común solamente el nombre, ya que las características de sus frutos y su utilización pueden llegar a ser muy distintos.

¿Qué tienen en común las calabazas decorativas, las de asar, las de hacer purés, las de cabello de ángel, etc.? Pues lo que decimos… que todas son calabazas.

Así, podemos cultivar diferentes especies y tipos de modo que con sus frutos, además de preparar deliciosos platos con algunos de ellos, podamos sorprender a los más pequeños de la casa y ‘acercarles’ así el conocimiento de esta apasionante planta.

Tipos de calabazas para cultivo en España

De entrada, cuando hablamos de calabazas para cultivar en España lo hacemos asociando a él a un grupo de ellas que sólo se cultivan en invierno. A este grupo pertenecen principalmente las especies Cucurbita maxima Duchesne, Cucurbita moschata Duchesne, Cucurbita ficifolia Bouché y Cucurbita argyrosperma Huber.

Para profundizar un poco más en este concepto a continuación detallamos algunos aspectos de las mismas.

Calabaza Cucurbita maxima Duchesne

La calabaza Cucurbita maxima Duchesne cuenta con la variedad más cultivadas en el mundo actualmente: ‘Delica’. A ella le sigue por importancia de cultivo la variedad ‘Dulce de horno’, conocida por muchos con su nombre popular de ‘redonda de asar’.

También está la variedad ‘Turbante’ que por su característica de que su ovario sobresalga considerablemente del receptáculo sea muy utilizada en decoración y se le englobe por tanto dentro del mundo de las calabazas ornamentales.

Calabaza Cucurbita moschata Duchesne

Las variedades de calabaza Cucurbita moschata Duchesne más cultivadas en España son las de tipo Butternut, popularmente conocidas como ‘violín‘ o ‘cacahuete‘, o la ‘Muscat de Provence’. Sus frutos adquieren formas variables según la variedad y su color lo podemos clasificar de ‘apagado’.

Calabaza Cucurbita ficifolia Bouché

Sin duda uno de los nombres más conocidos son el de calabaza de ‘Cabello de Ángel’ o calabaza confitera y pertenece la calabaza Cucurbita ficifolia Bouché.

Con su pulpa y tras su cocinado se obtiene el dulce para elaborar un gran tipo de productos, sobre todo en repostería. El color exterior de sus frutos pueden ser tres según la variedad: blanco, verde oscuro o mezcla veteada de ambos. Su nombre científico ‘ficifolia’ deriva del latín por la forma de sus hojas que recuerdan a las de la higuera.

Calabaza Cucurbita argyrosperma Huber

La calabaza Cucurbita argyrosperma Huber es conocida también como Cucurbita mixta Pangalo y es originaria de Mesoamérica. De ella, sobre todo en México, se cultivan variedades como las llamadas ‘Pipián’ de las que se comen sus semillas molidas.

A nivel profesional, se están produciendo híbridos procedentes del cruce de Cucurbita maxima x Cucurbita moschata para utilizarlos como portainjertos en sandías y melón ya que les confiere a las plantas injertadas resistencia a diferentes especies de fusariosis vascular, virus del cribado del melón, colapso del melón y verticilosis.

Otros tipos de Calabaza

Dentro de las denominadas calabazas también se encuentran otras especies pero que no se engloban dentro del género Cucurbita sp., y como ejemplo podemos nombrar a:

Calabaza Sechium edule

La Calabaza Sechium edule o ‘Chayote’ como se le conoce popularmente es una hortaliza popular en México. Sus frutos de consumen hervidos en este país, mientras que en otros como Costa Rica consumen sus tallos tiernos y hojas para elaborar sopas.

En España se cultiva este fruto y podemos verlo en algunos lineales de supermercados comercializados bajo el nombre de chayota o patata china.

Calabaza Lagenaria siceraria

Si nombramos la calabaza Lagenaria siceraria habrá quien no sepa que se trata de la famosa ‘calabaza de peregrino’ o ‘calabaza de flores blancas’. Esta se puede consumir cuando su fruto es muy tierno, si bien su cultivo va destinado a elaborar utensilios cuando su fruto está totalmente seco, entre ellos recipientes como cazos, tazones, botellas, etc.

Calabaza Luffa cylindrica Roem

Si hablamos de esponjas vegetales no podemos olvidarnos de la calabaza Luffa cylindrica Roem. Es una gran esponja totalmente natural y 100% biodegradable, muy utilizada para el cuidado personal y exfoliación de la piel con buenos resultados dermatológicos.

Además del uso en el baño, también se utiliza como utensilio en cocina, en concreto como esponja para la limpieza de la vajilla (estropajo) por su delicadeza con determinadas piezas.

Como en otros casos, el fruto de la calabaza Luffa también se puede consumir cuando se encuentra en estado inmaduro.

Tipos diferentes de calabazas

¿Cuántos tipos de calabazas hay?

Podemos calificar las calabazas en los siguientes tipos:

Un decorado de calabazas en el jardín botánico de Chelsea, en Londres. Se aprecian diferentes tipos de calabazas, todas ellas muy hermosas.

Calabazas de verano o de piel fina

Las calabazas de verano comprenden las calabazas de piel fina que se recogen durante esta estación, los calabacines y algunas calabazas ornamentales.

Son especies de crecimiento rápido que suelen producir frutos al cabo de un par de meses después de la plantación. Ideales para ser comidas después de la recolección puesto que no aguantan mucho tiempo almacenadas.

Todas ellas pertenecen a la especie Cucurbita pepo ssp. pepo. Suelen ser más pequeñas que las de invierno, con la pulpa más clara y suave.

Se suelen consumir antes de que maduren completamente, mientras las semillas no estan aún duras.

Tipos de calabazas de verano

Entre todas ellas tenemos:

  • Las calabazas de cuello torcido de verano presentan un color amarillo pálido y numerosas excrecencias en la piel. Son calabazas de maduración muy temprana y pertenenece a la misma especie que las anteriores.

  • Calabaza verrugosa: Son aquellas que se utilizan fundamentalmente por las verrugas de su piel con valor ornamental.

Calabaza verrucosa con un valor decorativo

  • Calabaza bonetera: Pueden ser amarillas o verdes. Presentan forma de gorro aplanado y su tamaño es grande. Tambien se conoce como calabaza pastelera.

Calabazas botella manipuladas como porrones para vino y botellas para agua

  • Calabaza delicata: Son pequeñas y alargadas. Amarillas o verdosas con tiras más claras y pulpa amarillo clara.

  • Calabaza espagueti: Forma alargada. Las variedades antiguas presentan un color amarillento palido o blanquecino. La variedad más conocida es la conocida como «orangeti» con pulpa amarillenta y de sabor más dulce. Todas ellas poseen una fibra que se deshace en forma de hilos y que recuerda a los espaguetis.

  • Calabaza vinatera: Tiene forma de botella. Se llama así porque se utilizaba como recipiente para guardar vino.

Calabazas de invierno o de corteza dura

Dentro de este grupo tendríamos la mayoría de las calabazas ornamentales y algunas otras variedades de corteza gruesa, más basta y verrugosa que las de verano y de forma menos simétrica. Su producción se centra desde principios de otoño a finales de invierno. La mayoría de estas variedades se destinan a la elaboración de tartas o para cocinar al horno.

Tipos de calabazas de invierno

Entre las principales calabazas de invierno tenemos:

Las calabazas de cabello de ángel se usan para elaborar confituras.

  • Calabaza de cabello de ángel o alcayota: También llamada calabaza confitera porque con la pulpa de la misma se obtiene un dulce con la que se elaboran todo tipo de pastas. Pueden ver nuestra receta de cabello de ángel.

  • Calabazas de cuello torcido de invierno, a diferencia de las de verano, presentan la piel lisa que puede estar cubierta de tiras de color. Pertenecen a la especie Cucurbita moschata.

  • Calabazas bellota: En forma de bellota, presentan piel verde oscura o blanca con grandes costillas en su superficie. La pulpa es de color amarillo claro. Está disponible a lo largo de todo el año.

  • Calabazas malabares pertenecen a la especie Cucurbita ficifolia, una especie de calabacera ecuatoriana que crece en terrenos elevados y que alcanza un porte muy grande.

  • Calabaza de la cera: Es un tipo de calabaza china de corteza muy fina que recuerda la textura de la cera. Posee piel marrón con tiras blancas, pulpa de color amarillo de mucho dulzor. Pertenece a un grupo híbrido de calabazas orientales o calabazas de Jápon que se caracterizan por ser plantas de porte más pequeño que las occidentales.

    Dentro de este grupo tendríamos variedades como la calabaza de la India, que es de color verde exteriormente y pulpa de color blanco. Se utiliza habitualmente en la cocina de este país o la calabaza de Corea, que se utiliza principalmente para la producción de calabacines.

  • Calabaza de cidra o almizclera: Es un tipo de calabaza con pulpa amarilla y forma de pera grande.

Variedades de calabazas

Dado que todos estas variedades pertenecen a la misma especie pueden cruzarse entre ellas produciendo numerosos hibridos que presentan formas y colores diferentes.

Calabazas botella

Dentro de las cucurbitáceas y perteneciente a la especie Lagenaria siceraria, tenemos las calabazas botella. Estas calabaceras son especies monoicas procedentes del Africa Tropical y de la India.

La calabaza botellas se caracteriza por poseer flores de color blanco, en vez de las tipicas flores amarillas de las Cucurbitas. Ha sido utilizada tradicionalmente en Mexico y Arizona como recipiente de la cocina y como recipiente de agua.

Este tipo de contenedor es todavía utilizado actualmente por algunos indigenas para guardar el agua, dado que pesa menos que la cerámica y que ayuda a mantener el agua más fresca.

Su tamaño puede variar desde algunos centimétros a un par de metros. Muchos artistas del nuevo mundo han utilizado y siguen utilizando la corteza de estas calabazas para dibujos e imprimir sus diseños

* Información relacionada: Beneficios de la calabaza, La calabaza en la cocina, El cultivo de las calabazas, Videos de calabazas

Más información sobre la calabaza.

Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

Tipos de calabazas en México

Las calabazas pertenecen a la familia de las cucurbitáceas, su género científico es Cucurbitaceae y son originarias de América. Es por esta razón que dependiendo del país, se les conoce con nombres diferentes: zapallo, auyama, alcayota, calabaza y más. Aquí te enlistamos cinco que son ampliamente cultivadas y domesticadas en México.

Cucúrbita pepo

Es el género de las calabazas italianas conocidas como zucchini y las calabazas redondas. Son muy parecidas en sabor y textura de la cáscara, aunque los usos difieren por su forma. Las primeras se usan como acompañamiento de arroz y guisados, mientras las segundas suelen ser cocidas, ahuecadas y rellenadas con una preparación salada de su propia pulpa.

Cucúrbita moschata

La variedad más conocida de esta especie es la butternut; como su nombre en inglés lo indica, tiene una forma que recuerda al cacahuate y una cáscara lisa y anaranjada. Su sabor es un poco más dulce que la de Castilla y se asemeja un poco a la nuez. Es una fruta que suele prepararse en sopas, puré, rostizada y para recetas dulces.

Cucúrbita ficifolia

Es una planta originaria de los Andes americanos, estrechamente emparentada con las calabacitas; su nombre más conocido es chilacayote, que proviene del náhuatl tzilacayotli, es decir “calabaza lisa”. Cuando este fruto está tierno, mide de 6 a 12 centímetros y tiene algunas manchas blancas en su cáscara, por lo que suele confundirse con la cucúrbita pepo. Sin embargo, puede alcanzar un tamaño de 20 a 25 centímetros. Se utiliza tanto para platillos dulces como salados.

Cucúrbita maxima

Es una calabaza con forma elíptica que puede alcanzar el metro de largo, su pulpa es anaranjada y su cáscara gruesa con surcos pronunciados, el color varía de verde negruzco a un naranja tostado. Utilizada principalmente para el dulce de calabaza en México, también puede usarse para preparaciones saladas. En ciertas regiones de nuestro país, como Chiapas, se conoce como malayota, porque su pulpa se asemeja a la masa de los tamales.

Cucúrbita argyrosperma

Algunos restos arqueológicos sugieren que esta especie, más conocida como calabaza pipiana, se originó en el centro-sur de México. Uno de los productos más importantes de este fruto son las semillas, pues tienen un alto contenido de aceite y proteína, por lo que se usan para la elaboración de salsas tradicionales como el pipián.

Tiene forma de pera y su cáscara es rígida, un poco lisa y arrugada a la vez; su color es verde oscuro o con manchas blancas o amarillas, su dulce pulpa puede variar de amarilla a anaranjada y es ligeramente fibrosa.

La calabaza pertenece a la familia Cucurbitaceae, la que abarca géneros que se dan principalmente en regiones tropicales. Las cucurbitáceas incluyen alrededor de 90 géneros y 800 especies que se caracterizan por ser plantas rastreras o trepadoras y por dar frutos –de distintos tamaños, colores y formas– que se desarrollan a partir de las flores femeninas. De este amplio espectro, unas 39 especies tienen especial importancia alimenticia y utilitaria, entre ellas las calabazas. Algunas de estas especies son nativas de México, como el chayote (Sechium edule), y otras de distintas partes del mundo, como el melón (Cucumis melo), el pepino (Cucumis savitus), la sandía (Citrullus lanatus) y el estropajo (Luffa aegyptiaca). El género Cucurbita, en el que se engloban las calabazas, es de origen americano y está conformado por unas 11 especies, de las cuales cinco son las que se cultivan en México.

CALABAZA

Cucurbita pepo

Otros nombres: Calabaza de india, calabaza india, calabaza de comer, calabaza de manteca, calabaza de carrizo, tempranilla, mensejo.

Fruto: Presenta distintas formas, aunque predomina la oval. Con cáscara rígida y dura a suave, presenta una coloración variada que va de verde claro a oscuro.

Usos: Actualmente se utiliza básicamente como alimento, para lo cual se aprovechan no sólo el fruto y sus semillas sino también la flor. Las raíces, las hojas, el propio fru- to y sus semillas son también utilizados en la medicina tradicional para curar enfer- medades de la piel o estimular el apetito, entre otros usos.

Este tipo de calabaza es una de las primeras especies cultivadas en México. Debido a que fue domesticada en dos eventos distintos, si bien a partir de poblaciones silvestres relacionadas, es de suponer que la especie no sólo poseía cualidades que la hacían atractiva para los recolectores, sino que era susceptible a la manipulación humana. Desde entonces hasta ahora ha sido una de las calabazas más utilizadas no sólo en México sino en el resto del mundo. Esta especie se presenta en gran variedad de formas, todas con características que las hacen aptas para el consumo humano. La más popular de las formas cultivadas de Cucurbita pepo es la llamada zucchini, que en México conocemos como calabacita en alusión a que se le prefiere tierna y por tanto aún de tamaño pequeño, ya que la pulpa de esta especie –aun cuando puede almacenarse– con el paso del tiempo pierde sabor y se torna correosa. Esta especie de calabaza fue la primera llevada
a Europa tras la conquista española, donde
fue pronto incorporada
a la gastronomía local, y
es por ello la especie cultivada con distribución más amplia a nivel mundial.

CALABAZA DE CASTILLA

Cucurbita moschata

Otros nombres: Calabaza, calabaza de casco, calabaza de pellejo, calabaza cuaresmeña, calabaza caliente, calabaza de pepita menuda, támala, calabaza de camote, sequaloa.

Fruto: De tamaño muy variable y diversas formas, algunos son lisos pero por lo general con costillas redondeadas. Presenta una amplia gama de colores.

Usos: Se le utiliza ampliamente como alimento, en especial la pulpa para dulces y las pepitas enteras o molidas. Sus distintas partes –semillas, raíces, hojas, flores y fruto– se utilizan en la medicina tradicional para aliviar distintos padecimientos, como enfermedades de la piel e infecciones de las vías urinarias.

Es una de las especies de calabaza más importantes y diversas de las cultivadas en México y el mundo. En nuestro país prácticamente se le utiliza toda, desde las raíces hasta el fruto, incluyendo las hojas, las flores y las semillas. La pulpa del fruto maduro, asada o hervida, se utiliza para elaborar dulces. Debido a que sus semillas, las pepitas, son abundantes y de buen tamaño, se les utiliza ampliamente ya sea enteras o molidas.
Esta eficiente explotación es producto de una milenaria relación del hombre con la especie Cucurbita moschata. Si
bien en estado silvestre es originaria del Perú, fue en México donde se le domesticó; se tiene evidencia de esta especie en Ocampo, Tamaulipas, y Tehuacán, Puebla, con una antigüedad de cerca de 7 000 años. Se trata también de una de las primeras que fueron llevadas a Europa, donde pronto se empezó a cultivar, de ahí su nombre más común: calabaza de Castilla. Ahora, además de en México, se cultiva ampliamente en las zonas tropicales de todo el continente americano y en Europa, África e India.

CALABAZA PIPIANA

Cucurbita argyrosperma

Otros nombres: Calabaza caliente, calabaza de las aguas, calabaza pinta, calabaza de casco, calabaza criolla, calabaza tapona, calabaza rayada, calabaza guajolota.

Fruto: Tamaño variable, usualmente de forma oval. Cáscara de verde claro a oscuro, con pequeñas motas crema o en tono verde contrastante.

Usos: Se utiliza como alimento, principalmente las semillas. Aunque también se consumen como verdura las flores, los tallos jóvenes y los frutos tiernos y maduros. En la medicina tradicional se utiliza la pulpa para curar afecciones de la piel.

A pesar de que a diferencia de otras especies de Cucurbita no se difundió ampliamente fuera del continente americano, la calabaza pipiana es una de las variedades más apreciadas en México. El hecho de que esta especie no ha sido encontrada en contextos fuera de la región de México y Centroamérica indica que por lo menos la especie domesticada es originaria de ella. La evidencia más antigua de restos de Cucurbita argyrosperma cultivada proceden de la Cueva de Romero, Tamaulipas, con una fecha aproximada de 3085 a.C. Tal vez el rasgo más característico de esta especie, y el más apreciado por el hombre, sean sus semillas abundantes y grandes, las cuales se consumen en una amplia variedad de formas: enteras, tostadas, asadas y, principalmente, molidas, y sirven como base para una amplia gama de platillos como el mole verde y el pipián. Estas semillas poseen un notable valor nutritivo, y un alto contenido de aceite (39 %) y proteína (44 %).

CHILACAYOTE

Cucurbita ficifolia

Otros nombres: Chilacayo, chilaca.

Fruto: Tiene forma de globo u ovalada, cáscara gruesa y sin costillas. Usualmente de color verde claro u oscuro con franjas blancas.

Usos: El fruto se utiliza principalmente como alimento, ya sea como verdura, cuando inmadura, o para preparar dulces. Los tallos se usan como verdura y los frutos maduros como forraje.

Es la especie de Cucurbita cultivada que presenta la menor diversidad. Se caracteriza por el color de su fruto: verde claro a oscuro, su pulpa –blanca– y sus semillas de color negro o crema. Aunque aún se desconoce con precisión su lugar de origen, se ha propuesto que, de acuerdo con la evidencia arqueológica, proviene de Sudamérica, aunque debe tomarse en cuenta que la amplia difusión de nombres relacionados con el náhuatl podría deberse a que por lo menos la variedad cultivada tiene su origen en México o Centroamérica. Se encontraron semillas con una fecha aproximada de 700 a.C. en el valle de Oaxaca. Ahora se le cultiva en una área que va del norte de México a Argentina y Chile, así como en Europa y Asia, a donde fue llevada alrededor del siglo xvii. Como sucede con otras especies de Cucurbita, del chilacayote se consumen no sólo sus frutos, sino también los tallos y las pepitas. La pulpa del fruto inmaduro es una verdura de uso común. Cuando el fruto ha madurado, su pulpa es bastante fibrosa y se le utiliza para elaborar un dulce llamado “cabellos de ángel”, así como bebidas refrescantes.

CALABAZA KABOSHA

Cucurbita maxima

Otros nombres: Calabaza de pepita rusa, zapallo.

Fruto: Generalmente redondo, de color anaranjado, verde pardusco o grisáceo.

Se trata de una especie originaria de América del Sur. Produce la llamada “pepita rusa”, semillas cortas, anchas, blancas y algo esponjosas que se consumen como botana tostada y aderezada con sal. Actualmente se cultiva en distintas partes del mundo, en especial en regiones con clima templado. Las flores son muy aromáticas.

Tomado de Enrique Vela, Arqueología Mexicana, Especial 36, La calabaza, el tomate y el frijol, Catálogo.

Si desea adquirir un ejemplar

La calabaza: cuáles son las más comunes en México, sus flores y semillas

La calabaza es un fruto (¡sí, es fruta!) de un género llamado cucúrbita que tiene varios primos, entre ellos el pepino, el chayote y hasta el melón. En México hay varias especies conocidas gracias a la variedad de la cocina mexicana.

En nuestro país, los principales estados productores de calabaza son Sonora, Sinaloa, Puebla, Michoacán, Morelos e Hidalgo, prácticamente los estados en donde se da el sistema de cultivo llamado milpa.

Existen tres tipos distintos: la crio­lla, la italiana y la de Castilla.

Las diferencias son notables a simple vista. La calabacita criolla es redonda y es considerada la más fina.

La calabacita italiana tiene forma alargada, por lo que también se le conoce como calabacita larga o cuarentena.

Por su parte, la calabaza de Castilla es de cáscara gruesa, con costilla y de color naranja como su pulpa.

Aquí te las explicamos con detalles.

También te puede interesar:

-Te juzgué melón y me resultaste… calabaza.

-14 recetas con uno de nuestros ingredientes favoritos: la calabaza.

Pepo o calabacita criolla

Esta variedad tiene la mayor diversidad en el mundo de las calabazas, pueden ser verdes, con manchas blancas o anaranjadas. También se pueden encontrar alargadas o redondas y sus semillas, dependiendo de la forma, son comestibles.

Hay muchos platillos que se pueden preparar con esta especie, por ejemplo, las calabacitas a la mexicana o las pastas vegetales.

Aquí te dejamos una receta.

Ramen con pasta de calabaza

Moschata

También se le llama de Castilla, tamala y tamalayata.

En algunos registros de la UNAM se dice que hay regiones de Latinoamérica en donde están cultivadas desde nivel del mar hasta altitudes mayores a los 2000 metros sobre el nivel del mar. En México esta especie se da en la península de Yucatán.

Esta especie se podría confundir con la “máxima” y con la “pepo” porque las tres pueden ser anaranjadas. La diferencia es que esta especie suele ser dulce.

Para que la pruebes de una manera distinta a la dulce te dejamos la receta de una sopa de calabaza de Castilla a la mexicana.

Kabosha

También conocida como curcubita máxima se da principalmente en Sudamérica.

Esta especie es comúnmente utilizada para concursos porque puede llegar a tener hasta un metro de diámetro.

Con esta calabaza se puede preparar puré de calabaza y en México la encontramos en Sinaloa. También tiene una gran resistencia de adaptación, ya que puede estar cultivada a 100 o a 3000 msnm.

Chilacayote

Un clásico en la comida mexicana llamada también cucurbita ficifolia. Lo podemos encontrar en zonas más templadas del país como los valles centrales de Oaxaca.

Se utiliza para preparar agua, dulces cristalizados (los famosos cabellos de ángel) y junto con la pepita molida de otros tipos de calabaza se puede preparar el famoso pipián.

Y hay más: entre flores y semillas

Las calabazas se pueden utilizar prácticamente sin desperdiciar nada. En México, las flores de la cucurbita y las semillas son muy utilizadas.

Flor de calabaza

En México esta es una de las flores comestibles más conocidas. Se utiliza para quesadillas o guisos más elaborados y es principalmente la flor de la variedad pepo la que se utiliza.

Para que no te quedes con las ganas de prepararla de manera diferente te dejamos la receta de la flor de calabaza rellena de queso azul.

Pepitas

Vienen principalmente de dos tipos de calabazas: la pepo y moschata.

Tienen una gran cantidad de beneficios y nutrimentos, entre ellos que es un antioxidante por tener tocoferoles. También sirve como antiparasitante por su compuesto cucurbitina que inhibe la proloferación de parásitos.

Es utilizada para preparar el famoso pipián.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *