0

Venas en los pechos

¿Qué significa el color de las venas de tus senos?

¿Has notado el color de tus venas? Si te has dado cuenta de esta particularidad es momento que salgas de dudas con una información que será de mucha utilidad.

Sucede que la mayoría de mujeres presentan venas de colores: azul o verde en la parte de los pechos, pero lo que pocas saben es la razón de sus apariciones. Según el portal ‘Soy carmín’, las venas azules son bastante comunes en las mujeres embarazadas y no indica nada preocupante o dolor, ya que el cuerpo se encuentra atravesando un sin fin de cambios bruscos que señalan tu nueva etapa. También cambian a esta tonalidad cuando se refiere a la presión sanguínea o las necesidades de tu placenta o feto.

Los estudios afirman que las venas en senos se reflejan más en mujeres con piel clara y delgada. Si estás esperando a tu primer bebé notarás que tus venas estarán más marcadas, sobre todo, lo verás en el primer trimestre del embarazo. Las mujeres con piel más oscura cuentan con una coloración en las venas que son más complicadas de detectar. Sin embargo, no todo se refiere a embarazos. Cuando existe este color es porque también se refiere a problemas de circulación o crecimiento de pecho.

Así que cuando observes que alguna vena sea de cualquier color (azul- verde) de tus senos se encuentra saltada significa que tu sangre se encuentra circulando muy poco. Para mejorarlo debes practicar más ejercicio físico, mejorar tu alimentación e ingerir suplementos nutricionales. De lo contrario, si quieres desaparecer esta tonalidad sí o sí necesitarás darte un baño con agua fría, usar crema hidratante, utilizar un brasier adecuado e incluso mejorar tu postura corporal.

Así que cuando observes que alguna vena sea de cualquier color (azul- verde) de tus senos se encuentra saltada significa que tu sangre se encuentra circulando muy poco. Para mejorarlo debes practicar más ejercicio físico, mejorar tu alimentación e ingerir suplementos nutricionales. De lo contrario, si quieres desaparecer esta tonalidad sí o sí necesitarás darte un baño con agua fría, usar crema hidratante, utilizar un brasier adecuado e incluso mejorar tu postura corporal.

Muchas mujeres asocian el dolor mamario con un cáncer de seno, y comienzan entonces a inquietarse. Sin embargo, en la mayor parte de los casos, un dolor a nivel de los senos no está relacionado con esta enfermedad. Por eso es bueno conocer las otras razones por las cuales el seno puede ser doloroso.

Las causas hormonales

En general, una joven que comienza a tener sus reglas puedes sentir algunos dolores a nivel de los senos. Puede tratarse también de uno de los síntomas del síndrome premenstrual, antes de la menstruación. Muchas mujeres pueden sentir dolor durante el período en el que son más fértiles; lo que corresponde generalmente a la mitad del ciclo coincidente con la ovulación, y también en los días que preceden a las reglas.

Siga las noticias de eju.tv por Telegram y/o Facebook

Estas fases del ciclo corresponden a los cambios hormonales más bruscos de la mujer. Además, el uso de la píldora o una terapia de reemplazo hormonal pueden constituir otros factores de este problema.

El embarazo

Uno de los primeros síntomas que pueden destacar al comienzo del embarazo es el dolor de senos. En este caso, la mujer presenta más sensibilidad al nivel de los senos, especialmente cuando se trata de su primer embarazo o si todavía se es joven. Por lo general, los dolores están ahí durante el primer trimestre y coinciden con el aumento del volumen del pecho, así como con la aparición de venas azules, indicando justamente este cambio de tamaño y del aumento del flujo sanguíneo.

La lactancia

Provocada por la subida de la leche, las mujeres suelen tener generalmente dolores en los senos cuando acaban de tener un niño. Sin embargo, conviene prestar atención, porque si el dolor es intenso y la mujer no ve ninguna mejora es posiblemente un caso de mamitis.

La mamitis

La mamitis se presenta como una inflamación a nivel de los senos debido a una obstrucción de uno o de varios canales galactóforos. La mamitis suele estar provocada por una infección debida a una bacteria, o a una inflamación provocada por la acumulación de leche que puede llegar a formar un absceso. Los síntomas que ponen en alerta son el enrojecimiento del seno con dolor y sobre todo fiebre.

Los quistes mamarios

El quiste mamario es un bulto lleno de líquido que se forma en el interior del seno, cuando la glándula mamaria aumenta de tamaño. El quiste mamario suele ser benigno y se caracteriza por el dolor que provoca. Cuando alcanza un tamaño bastante importante, se puede sentir al tacto, mientras que otros requieren una mamografía.

El cáncer de seno

Como decíamos anteriormente, muchas mujeres relacionan directamente el dolor mamario con el cáncer de seno mientras que, por lo general, no suele ser el caso. En efecto, el dolor de senos es uno de los síntomas que tarda en aparecer en el caso del cáncer de seno. Por lo tanto, es posible que si una mujer detecta un cáncer de seno bastante pronto para ser curado, lo haga gracias a síntomas diferentes a los del dolor mamario, que normalmente se manifiesta más tarde.

Estas son las razones por las que pueden dolerte los senos. Si ves que el dolor persiste, no dudes nunca en visitar a tu médico. ¡La prevención es una de las claves de una buena salud!

Fuente: www.imujer.com

Senos y pezones de embarazada

El embarazo es un momento de transición para los senos. Incluso si no has pensado mucho en los tuyos desde la pubertad, es probable que estés pensando en ellos ahora que vas a tener un bebé.

El embarazo es un momento de transición para los senos. Incluso si no has pensado mucho en los tuyos desde la pubertad, es probable que estés pensando en ellos ahora que vas a tener un bebé, pues los pezones de embarazada siempre será distintos a los de una mujer cuando no está en embarazo.
A pesar de lo que los medios quieren que creamos sobre los pechos y lo que representan, los senos están esencialmente diseñados para soportar la vida. La existencia de nuestros bebés para ser exactos, y realmente, ¿qué podría ser más importante?
Cambios en los pezones de embarazada

  • Mayor sensibilidad.
  • Hipersensibilidad al frío.
  • Oscurecimiento del pezón y la areola. Con el tiempo puedes notar diferentes colores del pezón.
  • Aumento del tamaño de los pezones y la areola.
  • Algunas mujeres notan un aumento en el crecimiento del vello alrededor de sus pezones.
  • Comezón en el pezón y resequedad.
  • Tubérculos de Montgomery pueden formarse sobre tus areolas. Estos parecen espinillas pero no son dolorosas y ayudan a mantener el pezón flexible y suave en preparación para la lactancia.

Cambios en el embarazo temprano

  • Sensibilidad y hormigueo.
  • Ardor en el pezón.
  • Incremento del tamaño de los senos.
  • Sensación de pesadez.
  • Es normal desarrollar estrías en los senos.
  • Las venas se vuelven más visibles. Pueden ser muy azules o incluso verdes en apariencia.
  • Muchas desarrollan el escote. Para las mujeres que siempre han tenido senos pequeños, esto puede ser una sorpresa.
  • Algunas mujeres pueden producir calostro. Esto ocurre en el embarazo temprano en mujeres que ya han tenido bebés.
  • Puedes sentir bultos en el tejido mamario donde antes no había ninguno. Sin embargo recuerda que los bultos en los senos siempre necesitan ser verificados por tu médico, incluso durante el embarazo cuando los cambios de mama son normales.
  • Un bulto rojo y sensible que puede ser causado por un conducto de leche tapado. Compresas tibias y un suave masaje pueden ayudar a eliminar el bloqueo. No obstante consulta con tu profesional de la salud para asegurarte de que ésta es la causa.

¿Por qué mis senos crecen?

Con el fin de producir leche y adecuarse para la lactancia, los senos necesitan cambiar su forma habitual. El tejido mamario es dinámico, cambia todo el tiempo como resultado

Siento como si tuviera mi período
Muchas mujeres describen los cambios tempranos en los senos durante el embarazo de forma similar a los síntomas pre-menstruales. Esto no es sorprendente, el aumento de la sensibilidad de las mamas y los pezones y la pesadez de los senos se debe a la influencia de las mismas hormonas. Sin embargo, la diferencia es que los síntomas pre-menstruales tienden a presentarse una vez comienza el período, mientras que los cambios durante el embarazo continúan a lo largo de toda la gestación.
A veces los cambios mamarios son rápidos y ocurren casi inmediatamente después de la concepción. En otras mujeres los cambios pueden ser más sutiles y menos notorios. Cada mujer, y su experiencia de embarazo, es diferente por lo que la comparación no suele ser útil.
¿Cómo cuidar tus senos durante el embarazo?

  • Evita pensar que necesitas hacer algo en especial para prepararte para amamantar. Tu cuerpo sabrá qué hacer siempre y cuando cuides bien de ti misma, tengas una dieta saludable y procures descansar y dormir lo necesario.
  • Usa un buen sostén de soporte. Los senos que no están bien soportados son más propensos a la flacidez.
  • Evita el uso de jabones secos o corporales. Es posible que tu piel se vuelva sensible durante el embarazo, así que considera usar productos hipoalergénicos sin perfumes añadidos.
  • No importa cuánto puedas amar las duchas calientes, spas y zonas húmedas, no caigas en la tentación. El agua caliente puede resecar la piel, trata de bañarte a una temperatura tibia, es mejor para ti y tu bebé. El sobrecalentamiento puede causar complicaciones, especialmente en el primer trimestre del embarazo.
  • Los cambios en el embarazo con tus senos también pueden llevar a cambios en tu relación sexual. Muchas mujeres tienen mayor sensibilidad en sus senos y pezones por lo que mejora su vida sexual. No te preocupes porque la estimulación de los senos y los pezones pueda perjudicarte a ti o a tu bebé. Sin embargo, si estás en riesgo de un parto prematuro ten en cuenta que la estimulación del pezón puede conducir a espasmos uterinos.

Consejos para el sostén de maternidad

  • Invierte en unos buenos sostenes. Si siempre has tenido senos pequeños y eres capaz de no usar sostén o simplemente usar crop-tops, el embarazo puede cambiar esto. Los sostenes de maternidad cómodos harán una gran diferencia en tu vida diaria.
  • Busca sostenes con soporte que sean cómodos. Las correas anchas pueden mejorar el soporte, así como un tamaño más grande de copa puede ser útil para soportar el aumento en el ancho de tus senos.
  • Los sostenes con alambre de soporte no son esenciales, de hecho, algunas mujeres no pueden soportar el uso de este tipo de sostenes aun cuando no están embarazadas. Los sostenes de maternidad tienden a no tener alambres ya que pueden causar que los conductos de leche se bloqueen y provocar mastitis.
  • Sostenes hechos de algodón o en combinación con fibras elásticas, permiten el estiramiento mientras que garantizan que la piel respire. Sin embargo, si tienes pechos grandes, algo de refuerzo y estructura en el sostén puede brindar un mejor soporte.
  • Elige sostenes que se sientan cómodos en el broche más ajustado. Esto significará que todavía habrá espacio para ajustarlos una vez que estés lactando y tus pechos aumenten de tamaño.
  • Los senos grandes y pesados pueden causar dolores en espalda y hombros. Un sujetador bien ajustado y con buen soporte, puede hacer una gran diferencia en tu comodidad.
  • Lava a mano los sujetadores de maternidad o por lo menos lávalos en tu lavadora dentro de una bolsa de lavandería, esto extenderá su vida útil.

Brotes por calor durante el embarazo
No es raro que las mujeres embarazadas desarrollen brotes en la piel bajo sus senos por causa del calor. Esto puede ser intensamente molesto, especialmente si el brote trae consigo picazón y dolor. La causa más común de esto es la fricción entre dos superficies de piel, aumentando el calor y la sudoración.
En los días de calor, los brotes en los senos tienden a ser peores. El sudor agrava la situación y ocasionalmente, una infección bacteriana puede desarrollarse en la piel.
Si sufres de este brote, dúchate al menos dos veces al día, lava el brote con jabón suave no perfumado y sécate al aire. Algunas palmaditas con una toalla suave te ayudarán. Si el brote tiene algún olor, es doloroso o no mejora con los consejos anteriores, consulta con tu médico. Una infección bacteriana en la piel requiere crema antibiótica o, a veces, antibióticos orales.
Este artículo fue escrito por Jane Barry, enfermera de salud infantil, consultora de crianza.

Medium

¿Tus senos tienen venas? Si crees que esto es ajeno a tu cuerpo estas muy equivocada pues la mayoría de las mujeres tenemos venas en nuestros pechos solo que debes prestar mucha atención pues su color suele ser azul o verde, pero ¿qué significa esto?

Las venas azules son bastante comunes en las mujeres embarazadas de hecho esto NO indica nada preocupantes pues tu cuerpo se encuentra atravesando un sin fin de cambios bruscos que señalan tu nueva etapa, aunque también suelen volverse azul dependiendo como se encuentre tu presión sanguínea o las necesidades de tu placenta o feto.

¡Las venas en senos se reflejan más en mujeres con piel clara y delgada! Si te encuentras embarazada y aún no se manifiestan las venas, notarás este signo en tu primer trimestre. Lo contrario a las mujeres con piel más oscura donde las venas son más complicadas de detectar.

Sin embargo las venas no solo se refieren a un embarazo sino que también remiten a varices o cualquier otro problema de circulación o crecimiento de pecho.

Así que cuando observes que alguna vena sea de cualquier color (azul- verde) de tu pechos se encuentra saltada significa que tu sangre se encuentra circulando muy poco si lo que necesitas es elevar tu circulación deberás hacer ejercicio físico, mejorar tu alimentación, ingerir suplementos nutricionales.

Si lo que pretendes es quitar las venas de tus pechos, solo date un baño con agua fría, usa crema hidratante, utiliza un brasier adecuado e incluso mejora tu postura corporal; puedes encontrar más recomendaciones en Internet o visitar a tu médico de cabecera.

Temas

  • senos
  • pechos
  • venos
  • sexualidad
  • problemas femeninos
  • remedios
  • embarazo
  • venas azules
  • venas verdes
  • hacer ejercicio

No siempre es perceptible a simple vista pero sí sucede en muchas ocasiones: en lo pechos de la embarazada destacan unas venas azuladas más que de costumbre. Pero este cambio de aspecto en la piel durante el embarazo no es nada preocupante y tiene su razón de ser.

El volumen de sangre del organismo aumenta durante el embarazo y esas venas más visibles son señal de que el cuerpo está preparándose para esta etapa, para dar respuesta a las necesidades de la placenta y el feto. Algunas mujeres empiezan a notar este cambio en el primer trimestre mientras que otras lo harán más adelante y algunas no verán diferencias al respecto.

Los pechos cambian durante el embarazo de muchos modos, pero es posible que la aparición de venas azuladas en los senos sea más evidente en las mujeres de piel clara y delgadas. En aquellas embarazadas cuya piel sea más oscura o que acumulen bastante grasa corporal será menos evidente o aparecerán después.

En absoluto estas venas azules que se aprecian en los pechos (a veces también en el vientre) son varices (signos de un problema de circulación) o arañas vasculares. En el caso que comentamos la mayor visibilidad de las venas se debe a que durante el embarazo se requiere entre un 20% y un 40% más de sangre circulando en el cuerpo, un flujo superior al habitual que hace que las venas y arterias aumenten de tamaño.

Las venas azules en los pechos de la embarazada también son más evidentes debido a la irrigación de las mamas de cara a la preparación de la lactancia materna. Este aumento de las venas es evidente sobre todo en las primeras semanas de lactancia una vez ha nacido el bebé. Después, poco a poco se estabiliza y con el paso del tiempo la visibilidad de estas venas va disminuyendo.

Foto | muyvin en Flickr-CC
En Bebés y más | Cómo cambian los senos en el embarazo, El cuidado de los pechos después del parto, ¿Tendré una piel y un pelo bonitos? Cuidados durante el embarazo

Una de las circunstancias que indica a cualquier mujer que está embarazada es el cambio que experimentan sus pechos. Así, desde prácticamente el primer momento, estos se ven alterados y es que esa es la manera de que empiecen a prepararse para luego poder llevar a cabo la alimentación del bebé cuando nazca.

Volviendo al tema de los pechos, es importante que tengas claro cuáles son esas modificaciones físicas que experimenta toda mujer en los pechos durante el periodo de gestación:

  1. Indiscutiblemente quizás el cambio más notable es que aumentan de tamaño. Como mínimo una talla crecerán aquellos debido a una acumulación de grasa.
  2. No menos significativo es el hecho de que tanto los pezones como las areolas en sí se vuelven mucho más oscuros. Una circunstancia esta que además puede ir unida al crecimiento de los mismos.
  3. Las féminas que ya han sido madres coinciden en subrayar que otro de los cambios que experimentan en sus pechos desde el primer momento es que estos se vuelven mucho más sensibles al tacto. Una situación que es fruto de las alteraciones hormonales que se experimentan en el cuerpo.
  4. Todo ello sin olvidar que además pueden sufrir molestias.
  5. Hinchazón o sensación de hormigueo también suelen ser síntomas indiscutibles de que se está embarazada.
  6. Más cambios que experimentan los pechos son el nacimiento en ellos de estrías. Esto es algo que preocupa a muchas mujeres, por eso es recomendable apostar desde el inicio por aplicarse cremas específicas. Estas conseguirán que la piel esté hidratada, lo que evitará que aquellas aparezcan o bien que, cuando ya estén, se minimicen lo máximo posible.
  7. Por supuesto, se producirá la secreción desde ellos de un líquido que recibe el nombre de calostro.
  8. Asimismo no hay que pasar por alto tampoco que, debido al crecimiento de la sangre que llega a los pechos, en ellos suelen aparecer venas azuladas marcadas.

Las causas principales de las venas azules en los senos pueden variar desde el envejecimiento o el problema genético hasta la pérdida de peso hormonal o cambios relacionados Mientras que las venas azules en los senos generalmente se desvanecen en la mayoría de los casos, para algunas personas puede ser motivo de preocupación.

Buscar asesoramiento médico puede ayudar a descubrir la causa subyacente y ayudará a planificar el tratamiento médico para eliminar las venas azules en los senos Aunque se aplican métodos de tratamiento comunes como la escleroterapia y el tratamiento con láser, algunos también pueden beneficiarse de la aplicación de cremas y humectantes que contienen vitamina K. Por lo tanto, es importante comprender en detalle las principales causas de las venas azules en los senos y el pecho y también el mejor tratamiento opciones para obtener de ellos.

Table of Contents

Causas de las venas azules en el pecho y los senos

Las venas azules visibles en los senos se pueden relacionar con fases comunes en las mujeres. Muchas mujeres tienen venas azules visibles en sus senos, que son empujadas naturalmente a la capa superior de la piel. En algunas mujeres, estas venas azules visibles se desvanecen muy rápidamente y de forma natural después de que la condición disminuye naturalmente. Desafortunadamente, en algunos casos, estas venas azules visibles son un recordatorio constante.

Las venas azules en los senos generalmente son causadas debido a la rápida diseminación de los senos durante la pubertad y el embarazo. Otra causa común de venas azules en los senos es menstruación . Los cambios hormonales durante este período son responsables de causar venas azules en los senos.

Las mujeres que se someten a cirugía de aumento mamario también es probable que desarrollen venas azules visibles en sus senos. Cuando se aumenta la mama, las venas se empujan hacia la piel y se incrementa el flujo sanguíneo natural, lo que puede conducir a venas azules visibles en sus senos.

En los hombres, hay muchas razones y factores que son responsables de causar la venas azules en su pecho. En los hombres, no solo es el tórax, sino que también pueden tener venas azules visibles en sus piernas, brazos, manos, cara y en el torso también.

Algunas de las causas más comunes de venas azules en el pecho incluyen:

  • Genética – La causa más común de venas azules visibles en el pecho es la genética. Muchas personas experimentan esta condición como parte de su característica genética, haciéndolas más propensas a tener venas azules, como los miembros de su familia. Entonces, si alguien en la familia, especialmente la madre, el padre o hermanos tienen el historial de venas azules visibles en el pecho, las probabilidades de tener venas azules en el pecho son más altas.
  • Perder peso demasiado rápido – Perder peso también rápido es otra causa de venas azules visibles en el cofre. Cuando pierde su peso corporal rápidamente, la piel se vuelve delgada y frágil y en tales casos sus manos, cara, piernas y pecho pueden desarrollar venas azules visibles.
  • Ejercicio regular – Esta es otra causa común de venas azules visibles en el cofre de hombres y mujeres. Las personas involucradas en el levantamiento de pesas y el ejercicio riguroso pueden desarrollar venas azules visibles y abultadas debido a que experimentan un aumento del flujo sanguíneo en las venas durante el ejercicio.
  • Condiciones médicas – Algunas personas con ciertas afecciones médicas, particularmente aquellas que tiene problemas con el hígado o padece una enfermedad hepática como la cirrosis hepática también puede desarrollar venas azules visibles en el pecho. Hay muchos otros factores responsables de las venas azules visibles en el pecho.

¿Cómo deshacerse de las venas azules en el pecho?

Si las causas subyacentes se deben al aumento de senos o al embarazo, estas venas azules visibles se desvanecerán naturalmente después del embarazo. En caso de aumento de senos, las venas azules se desvanecerán una vez que se reduzca la inflamación.

Deshacerse de las venas azules en el pecho se puede hacer usando medidas simples, si se encuentra apropiado. En algunos casos, se pueden aplicar cremas y humectantes que contengan vitamina K para fortalecer la piel y mejorar la elasticidad natural de los vasos. Este procedimiento es más efectivo para deshacerse de las venas azules en el pecho y los senos.

En caso de que quiera camuflar las venas azules visibles, puede usar el autobronceador con regularidad. Esto te ayudará a ocultar las venas azules visibles temporalmente y también es efectivo para proteger la piel del bronceado causado por los rayos UV.

Tratamientos para deshacerse de las venas azules en el pecho

Es crucial detectar la causa subyacente de las venas azules en el pecho. Si se detecta algún factor desencadenante grave, se puede iniciar el tratamiento apropiado. Las opciones de tratamiento para las venas azules en el pecho dependen en gran medida de las causas de las venas azules en los senos o el pecho. Algunas de las opciones de tratamiento incluyen:

  • Tratamiento con láser – El láser YAG y el láser de colorante pulsado de YAG son los dos tipos de tratamientos con láser que se ofrecen a los pacientes que desean deshacerse de venas azules visibles en el pecho. En el láser de colorante pulsado, se emite luz láser específica en las venas visibles para atenuarlas y reducirlas permanentemente. El tratamiento con láser YAG se ofrece cuando las venas azules en el pecho son más profundas y azules. La longitud para ofrecer luz láser en las venas es más larga, por lo que puede llegar hasta las venas y el plan de tratamiento es mejor decidido por el médico tratante.
  • Escleroterapia – En este procedimiento de tratamiento, el agente esclerosante se dirige a las venas para colapsarlas permanentemente. Este tratamiento se ofrece principalmente a pacientes que tienen venas azules visibles en sus manos o piernas y rara vez se utilizan para tratar las venas azules en el pecho.

Como hay varias opciones para deshacerse de las venas azules en el pecho, lo mejor es seguir medidas simples y busque consejo médico. Además, es esencial tratar las causas de las venas azules en los senos y el pecho. Con la comprensión adecuada y el consejo médico, es posible administrar la condición.

Cómo saber si estás embarazada: La primera respuesta lógica es haciéndote un test de embarazo o acudiendo al ginecólogo, cuando se retrasa el ciclo menstrual. Pero muchas mujeres, por diferentes motivos como pueden ser la irregularidad del ciclo, el ritmo de vida o bien los embarazos “sorpresa” no están tan atentas a las faltas o a los retrasos, por lo que no saben que están embarazadas y atribuyen los síntomas que experimentan a otras causas.

Aquí te enumeramos 15 síntomas y señales de que puedes estar embarazada.

Pechos doloridos

Notarás los pechos más sensibles e incluso una ligera sensación de molestia, al ponerte el sujetador. Las venas se marcan y las areolas de los pezones se oscurecen.

Te sientes más cansada

Tienes más ganas de dormir y notas un cansancio que no es habitual. Esto se debe al aumento de hormonas. La mayoría de las mujeres suelen sufrir este cansancio y somnolencia durante los tres primeros meses.

Náuseas

Algunas mujeres sólo las experimentan por las mañanas, otras durante todo el día. Afortunadamente, en la mayoría de los casos sólo se sufren durante el primer trimestre.

Orinar frecuentemente

Si tienes que acudir frecuentemente al aseo durante el día e, incluso por la noche, has de levantarte de la cama porque las ganas de orinar te despiertan más de una vez, esta puede ser otra señal de embarazo, ya que el cuerpo produce fluidos.

Dolor de cabeza

Como consecuencia de los cambios hormonales, se produce dolor de cabeza. En estos casos, si crees que puedes estar embarazada, consulta a tu médico o farmacéutico sobre los analgésicos que puedes tomar.

Dolor de espalda

Especialmente se produce el dolor en la zona lumbar. Si habitualmente no sueles tener dolor de espalda, podrías estar embarazada. Los ligamentos se aflojan y el dolor continúa a medida que avanza el embarazo y se aumenta de peso.

Calambres en el abdomen

Puedes sentir los mismos síntomas que experimentas durante el síndrome pre menstrual. Los calambres son causados por el ensanchamiento del útero, que se está preparando para acoger al bebé.

Antojos o aversión a ciertas comidas o bebidas

Sin saber por qué, sientes deseos de comer ciertos alimentos en los que antes apenas reparabas o consumías moderadamente. O bien, sientes asco cuando ves alimentos que hasta el momento veías o incluso comías con normalidad.

Hinchazón de vientre

Puedes sufrir estreñimiento y la consecuente hinchazón de vientre o, simplemente, hinchazón de vientre. Esto se debe a que la progesterona ralentiza el sistema digestivo y produce distensión abdominal.

De la risa pasas a la ira o al llanto, te sientes más sensible o irritable. Estos cambios de humor se deben a los correspondientes cambios hormonales.

Temperatura basal elevada

Si has estado intentando quedarte embarazada, probablemente hayas medido tu temperatura basal para saber cuándo estás ovulando. Lo normal es que dicha temperatura se eleve desde la ovulación hasta la llegada de la menstruación. Si la temperatura basal se eleva durante más de dos semanas, puede ser un signo de embarazo.

Agudeza en el olfato

De repente, sientes una agudeza extraordinaria en el olfato. Tienes más sensibilidad para detectar los olores, tanto los buenos como los malos.

Mareos o desmayos

Otra forma de saber si estás embarazada son las variaciones de los niveles de glucosa en sangre o de la presión arterial pueden producir mareos y desmayos. Asegúrate de mantenerte alimentada e hidratada para evitar estos molestos síntomas.

Sangrados ligeros

Puede parecer que tienes la menstruación o, incluso, estos ligeros sangrados se pueden producir poco antes de la fecha en la que debería venirte la menstruación. Esto se denomina sangrado de implantación y se produce porque el óvulo fertilizado se adhiere a la pared del útero, causando un ligero sangrado que se diferencia del menstrual por la textura y el color. Si estos sangrados se repiten, consulta a tu ginecólogo.

Falta de aliento

Subes las escaleras o caminas y te cansas más de lo normal, quedándote casi sin aliento, cuando hasta hace unos días no tenías ningún problema. Este puede ser otro de los signos que indican que estás embarazada.

Tu vida sexual afecta al tamaño de tus tetas

Ya seas de las que disfrute con el sexo movidito o de las que lo prefiera más pausado, tu vida sexual puede influir en el tamaño y el aspecto de tus pechos, aunque no de la forma que probablemente estás pensando.

Para empezar, puede que ya hayas notado cambios a corto plazo en el tamaño de tus pechos durante y después del sexo. “El sexo altera temporalmente la forma y el aspecto del pecho debido a los cambios en la circulación de la sangre”, señala la doctora Judith Holmes, del Spire Parkway Hospital (Reino Unido). Pueden presentar un aspecto más voluminoso y turgente, y es posible que las venas se vean más claramente a través de la piel”.

Por lo general, según explica Holmes, ese cambio es temporal y el efecto tiende a disminuir durante la que denomina “fase de resolución”, después del orgasmo (eso, claro está, si tienes la suerte de poder correrte). Sin embargo, en ocasiones el efecto puede ser considerable. El doctor Ram Prasad, cirujano de la mama en Pall Mall Cosmetics, asegura que durante el sexo el pecho puede aumentar su tamaño entre un 15 y un 25 por ciento.

MIRA:

Pero no solo el sexo influye en el tamaño de los pechos. “Las mujeres pueden percibir un aumento considerable de la libido cuando están ovulando (12-14 días antes del periodo)”, explica Prasad. “Cuando esto ocurre, los niveles de estrógeno y progesterona del cuerpo están en su punto álgido, y estas son las hormonas que estimulan el crecimiento del tejido del pecho”.

Además de aumentar de tamaño, tus pechos también pueden presentar un aspecto distinto durante el sexo, en concreto la parte de los pezones, que se vuelven más prominentes debido a las hormonas. “Con los estímulos, se libera la hormona oxitocina, que provoca que el pezón quede erecto”, añade. “Los músculos detrás del pecho se contraen, haciendo que la areola se estire y provoque un efecto de piel de gallina”.

Entonces, ¿qué hay de cierto sobre ese rumor de que hay mujeres con los pechos más caídos porque les rebotan durante el sexo? “Las sacudidas o el balanceo reiterado del pecho sin sujeción puede provocar incomodidad y flaccidez a largo plazo”, señala Holmes, “porque se debilitan los ligamentos de Copper, que son los que sostienen el tejido del pecho”. Pero esto también ocurre cuando sales a correr o haces otros ejercicios de alto impacto. Si es un tema que te preocupa, Holmes recomienda usar sujetadores deportivos que se adapten bien (suerte con encontrar un sujetador deportivo medianamente sexy).

Pero tanto Holmes como Prasad coinciden: el sexo no puede alterar la forma o el tamaño de los pechos de forma sustancial. “Pese a los rumores”, añade Prasad, “no hay pruebas científicas que respalden la teoría de que la actividad sexual tenga un efecto permanente en los pechos”.

Para que se produjeran cambios a largo plazo en tus senos, tendrías que experimentar algún acontecimiento que te cambiara la vida, como el embarazo. “Para que tus pechos cambiaran de forma ostensible, haría falta que tu cuerpo estuviese sometido a un estado prolongado de cambios hormonales, como ocurre durante los nueve meses del embarazo”, dice Prasad. La píldora anticonceptiva también puede afectar al tamaño de los pechos, así como la edad.

Así que, si lo que te preocupa es que el sexo pudiera causar flaccidez en los pechos, puedes estar tranquila. “La flaccidez de los pechos, llamada ptosis, suele ser consecuencia de la pérdida de peso o de la edad”, explica Prasad. Ah, y también deberías dejar de fumar: “La flaccidez puede darse de forma prematura en mujeres fumadoras”. Otra opción es aprender a gustarte con los pechos caídos. A fin de cuentas, no hay nada de malo en ello.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *