0

Vestido gris complementos

Elegir un estilismo para una boda se puede convertir en un tortuoso camino. Por un lado, la búsqueda del vestido perfecto que se ajuste al gusto de cada persona, el diseño sea el adecuado y, además, tenga un precio determinado. Por otro lado, una vez decidida la prenda protagonista, la lucha por encontrar complementos que combinen a la perfección con la pieza.

Uno de los principales problemas son los colores y, para saber como combinarlos, existen distintas formas de mezclar las tonalidades a través del círculo cromático. En muchas ocasiones el vestido suele ser monocromático pero, según su tono, puede resultar difícil encontrar un bolso o unos zapatos que se ajusten y combinen bien. si además se incluye un estampado, la complicación se agrava todavía mas. Estas son las cinco combinaciones que se pueden hacer con los colores de un estilismo, a través del círculo cromático:

Círculo cromático con las distintas tonalidades (uclaextension.edu)

Combinación complementaria

Vestido de Zara, clutch de Dorothy Perkins y corona de Moncollier (zara.com, zalando.com y moncollier.com)

El círculo cromático indica cuales son los colores complementarios a cada tono, buscando el opuesto,que esta situado justo al otro extremo. Este tipo de combinaciones funcionan cuando la prenda tiene un color vivo y arriesgado que dificulta encontrar complementos de la misma gama cromática. Es entonces cuando se puede aportar un punto de azul ‘klein’ que contraste con el vestido amarillo.

Combinación análoga

Vestido de Apparentia, pendientes de Asos y clutch de Lolitablu (apparentia.com/, asos.com y lolitablu.com)

Al escoger un color del círculo, se puede completar el estilismo con otras tonalidades similares, que se encuentran a los lados de este. El vestido tiene un estampado floral que ya incluye los colores análogos al verde como son otras tonalidades más claras y el amarillo. En este tipo de prendas puede ser difícil elegir complementos que encajen con los estampados y la mejor opción puede ser elegir un clutch y unos pendientes en tonos similares a las flores.

Combinación monocromática

Vestido de Pronovias, pendientes de Mango y pulsera de Bulgari (pronovias.com, ango.com y bulgari.com)

Una opción muy recurrida, y que aporta sofisticación y elegancia, es la combinación monocromática que se mueve siempre en una misma tonalidad. En muchas ocasiones, los vestidos tienen un color muy definido que impide poder incorporar otros. Para no bañar de rojo todo el estilismo, en este caso se pueden elegir joyas que incluyan el color en distintas tonalidades, como los pendientes en rojo y salmón, además de combinar con la base de las piezas en oro o plata.

Combinación triádica

Vestido de La Croixé, zapatos de Zara y pendientes de Lito & Lola (lacroixe.com, zara.com y litoylola.com)

Al elegir una prenda con un color determinado, la combinación triádica invita a elegir accesorios de los tonos que se encuentran en los otros vértices, dibujando un triangulo en el circulo. En este caso, el tono morado del vestido se puede complementar con el verde, a través de las piedras de los pendientes, y con el naranja y sus distintas tonalidades, con las sandalias de color nude.

Combinación tetrada

Vestido de Pronovias, zapatos de Asos y pulsera de Bimba y Lola (pronovias.com, asos.com y bimbaylola.com)

Se trata de unas de las combinaciones más complicadas ya que incluye una gran variedad de colores. Del mismo modo que el estilismo triádico, este elige los colores dibujando un cuadrado en el circulo cromático. Esta opción es muy eficaz cuando la prenda tiene un estampado que incluye muchos colores y que dificulta encontrar accesorios adecuados. Para cumplir con los dos tipos de tonalidades, colores fríos como el azul y el morado, y colores cálidos como el rojo y naranja, se puede incluir un accesorio en azul marino y joyas en tonos dorados.

¿Con qué color pega mi vestido?

Da igual que sea por lo civil, en la playa, en una catedral o en medio del campo con sus correspondientes asientos de paja pineables, cualquier invitación a una boda trae consigo dos complejas dudas: 1. ¿Cuánto dinero doy de regalo? y 2. ¿Con qué zapatos combino este vestido?

A lo primero no vamos a contestarte ahora (aunque AQUÍ puedes encontrar una original manera de evitar el temido sobre), pero sí intentaremos solucionar la segunda duda, la de los colores.

De izquierda a derecha: salón geométrico, de Roger Vivier (750€); azul marino y blanco, de Patrizia Pepe (268€); en fucsia de efecto desteñido, de Mantero Meets Paola D’Arcano (300€); multicolor, de Mary Katrantzou para Gianvito Rossi (520€); azul y verde con mariposas, de Primadonna Collection (49,99€); y en azul marino y rojo, de Hermès (590€). © Lucio Convertini

Al igual que sucede con el manual de estilo sobre cómo vestir en una boda, a la hora de mezclar colores debería primar el sentido común. Es decir, siempre será más fácil jugar con complementos en tonos más divertidos si el vestido (mono, pantalón, falda…) es minimalista o de líneas simples y más complicado con un modelo que ya venga recargado él solito.

Como norma general, si el vestido es estampado, apostarás sobre seguro con complementos en tonos neutros: negro, nude o metalizado. Como mucho, incorpora en los complementos algún tono que esté ya presente en el estampado o que no se salga de su gama. Lo mismo sucede al contrario, es decir, si la prenda principal es de color neutro, será muy fácil porque podrás mezclarla con todo el arcoíris de colores; y con neutro nos referimos al negro, al blanco (de primeras prohibidos en una boda, aunque todo es revisable), o a toda la gama tierra.

Olvidémonos del informal, que ahora no hablamos de copiar el look si no la combinación de colores: en Ralph Lauren nos enseñan cómo la gama tierra se lleva con todo tipo de tonos como el frambuesa, el limón o el violeta. © Mondadori Photo

En mezclas más atrevidas por suerte aquello de “rosa y rojo, puñetazo en el ojo” ya pasó a mejor vida (que se lo pregunten si no a Roksanda Ilincic o Emilia Wickstead, favoritas de la Duquesa de Cambridge), así que hoy en día es posible ver parejas de tonos en apariencia imposibles por todas partes (pasarelas, alfombras rojas, blogs, street style…), aunque no conviene olvidar ciertas normas de base. Por ejemplo, los tonos pastel, que pegan tanto con cualquier ceremonia de este tipo, combinan muy bien entre sí y consiguen un look fresco y romántico. Para colores más intensos, conviene fijarse en los matices y en los tonos de fondo.

¿Cómo? Fijándonos y tomando buena nota de lo que han propuesto para esta temporada 20 diseñadores sobre la pasarela:

© Mondadori Photo

SI EL VESTIDO ES AZUL CIELO:

  • + Rosa palo: en Fendi, Karl Lagerfeld nos muestra cómo los pasteles se complementan entre sí. En este caso rosa, lila y azul.
  • + Amarillo pastel: Matthew Williamson apuesta por la mezcla de amarillo y azul que funciona siempre que el azul tenga un fondo cálido.
  • + Lila: En Andrea Incontri vemos cómo también puede funcionar una mezcla menos común, con lila (al que además añaden plata). El azul, eso sí, tiene una base malva.
  • + Azul marino: Probablemente sea la combinación más sencilla, apostar por otro tono en la gama del azul. Lo vemos en Michael Van Der Ham.
  • + Beige: Y quién dice beige, como en Jonathan Saunders, dice cualquier tono terroso (del nude al chocolate).
  • Además: cualquier conjunto en azul pastel rematará muy bien con complementos metalizados, tanto dorados como plateados.

© Mondadori Photo

SI EL VESTIDO ES NARANJA:

  • + Blanco roto: Es la forma más sencilla de darle ligereza al tono, como proponen en 3.1 Phillip Lim.
  • + Negro: El salmón o coral rematan a la perfección con el clásico negro, como en Andrea Incontri.
  • + Tierra: Como vemos en Gucci, cualquier tono de la gama tierra pega con el naranja, ya sea con el más intenso o con uno más desvaído.
  • + Azul marino: Jonathan Saunders se decanta por una combinación infalible al mezclarlo con marino.
  • + Gris: Un total look en naranja, como el vestido con falda tableada de Barbara Casasola, puede cerrarse con zapatos y accesorios en cualquier tono de gris (perla, antracita, marfil…).
  • Además: El metalizado en cobre será otra apuesta segura si tu vestido es de este tono que tanto favorece a una piel ligeramente bronceada.

© Mondadori Photo

SI EL VESTIDO ES ROSA:

  • + Verde militar: El rosa palo de la americana de Paul Smith casa a la perfección con un verde militar de base amarillenta.
  • + Verde esmeralda: Si el rosa es algo más fucsia, mejor mezclarlo con un verde esmeralda, como en Aquilano Rimondi.
  • + Azul grisáceo: Siguiendo la norma de que todos los pasteles suelen funcionar muy bien entre sí, en BCBG Max Azria el rosa se empareja con celeste.
  • + Negro: Cierto es que el negro no es el tono más apropiado en una boda, pero siempre puede usarse en pequeñas pinceladas, como vemos en el desfile de Giles, o en complementos.
  • + Plata o blanco: Aportan ligereza y un toque extra de delicadeza al rosa. En la imagen, en Versace.
  • Además: Atrévete a romper ese refrán y llévalo con rojo. O, si no quieres arriesgar tanto, llévalo con burdeos o con marrón chocolate.

© Mondadori Photo

SI EL VESTIDO ES AMARILLO:

  • + Arena: Un tono pastel del amarillo funciona bien con la gama del beige o los tonos arena, como en Ailanto.
  • + Azul pastel: es una combinación arriesgada pero puede funcionar siempre que el azul tenga cierta base amarillenta o cálida, como en Creatures of the Wind.
  • + Blanco: Con blanco ha sido la propuesta más repetida en las pasarelas esta temporada. En la imagen, vestido y abrigo de verano de Delpozo.
  • + Verde cazador: En Iceberg se mezcla con otra de sus parejas naturales.
  • + Azul Prusia: Para no parecer una cacatúa, mejor que el amarillo sea pastel, como en Topshop Unique.
  • Además: Cualquier azul, verdes oscuros (con base amarillenta como el militar), plateado o beiges.

Aprendida la lección, pasa por nuestra galería para encontrar los complementos que mejor le queden a tu vestido:

Complementos de boda

Pantalla completa

Diadema con strass y redecilla. Una original opción para llevar en lugar del tocado.

Es de Red Valentino.

Precio: 160€

Anillo que se enrosca al dedo, de Accessorize.

Precio: 4,90€

En Mint&Rose, además de alpargatas, también hacen carteras tan prácticas y versátiles como esta.

Precio: 149,95€

En Cannes, quizá, pero en una boda no es requisito indispensable lucir taconazo y amargarse toda la fiesta. Si tus piernas te lo permiten (cierto es que un tacón siempre estiliza mucho más) apuesta por un zapato medio, como esta sandalia de Unisa.

Precio: 99,90€

Otro complemento que estiliza son los pendientes largos (perfectos en combinación con un recogido). Nos gustan (nos encantan) estos de Tous, en oro amarillo de 18kt con aguamarina, turmalina rosa y verde.

Precio: 1.995€

Anillo doble de Maria Francesca Pepe.

Precio: 110€ en GraziaShop.com

El tocado, según el protocolo y si somos puristas, se lleva a la derecha, por la sencilla razón de que según las normas oficiales nuestro acompañante debe ir a la izquierda.

Pero este modelo tan especial de Basaldúa te anticipamos que podrás llevarlo donde quieras. Se convertirá en protagonista allá donde vaya.

Precio: c.p.v.

Pequeños detalles que marcan la diferencia: por ejemplo este pequeño pendiente para el cartílago. De Aristocrazy.

Precio: 39€

Mitad sandalia, mitad mule, para indecisas. De Sam Edelman.

Precio: 238€ en GraziaShop.com

Tampoco puede faltar una pequeña cartera o clutch en la que no, no te entrará nada, pero con la que irás ideal. Es ley de vida (o, en este caso, de boda). Es de Alibey.

Precio: 57,25€

Conjunto lencero en blanco roto. Para novias o invitadas (que el protocolo nada dice sobre la ropa interior). De Etam.

Precio sujetador: 34,90€ / Braguita: 18,90€

Importante a la hora de actualizar un vestido puede ser un cinturón. Si se trata de un modelo minimalista (pero perfecto), como este de Assaad Awad para Cristina Piña, le podrás sacar partido en cualquier ocasión.

Precio: 70€

Seguimos con nuestra obsesión por alargar ópticamente extremidades. Para hacerlo con las piernas, nada como estos salones de Krack.

Precio: 59,95€

Si el tocado te parece demasiado, puedes coronar tu peinado con un broche como este con perlas, de Asos.

Precio: 24,99€

El principal requisito para el bolso de invitada es que sea pequeño y este modelo, de la colección cápsula de Ana Locking para Acosta, lo cumple a la perfección.

Precio: 250€

Un vestido sencillo puede reconvertirse por obra y gracia de un collar con tanto estilo como este, de & Other Stories.

Precio: 55€

Si lo de repetir vestido no entra en tus planes, quizá puedas aprovechar los complementos. Para ello busca piezas en colores neutros o metalizados, que combinan con un amplio abanico de tonos.

Estas sandalias de tacón de 9 centímetros son de Maje.

Precio: 295€

Estos pendientes de Malababa están cuajados de piedras, pero al estar engastadas en latón, son mucho más ligeros de lo que parece.

Precio: 49€

Para una boda en el campo puedes atreverte con coronitas de flores, como esta de Accessorize.

Precio: 26,90€

Estampar piel con sus originales fotografías no ha sido tarea fácil, pero las diseñadoras de Zubi lo han conseguido creando una colección de pouches perfectos para una ceremonia (pero también para cualquier otra excusa).

Precio: 145€

Y hablando de excusas… la próxima boda en el calendario puede ser razón suficiente para picar en nuestro último descubrimiento, los zapatos de Lei é: una firma española cargada de estilo y zapatos (made in Spain) irresistibles.

Precio: 175€

Tam importante como los zapatos o el tocado es la pieza con la que planeamos abrigarnos cuando caiga la noche.

Esta temporada es fácil apostar por un guardapolvos o abrigo ligero de verano porque los hay por todas partes.

Este en nude es de Urban Outfitters.

Precio: 60€

Otra opción para dar un nuevo aire a una chaqueta o vestido será con un original broche, como este de Alibey.

Precio: 21,25€

La belleza está en el interior, ¿no? Pues este conjunto de La Perla viene a ratificarlo.

Precio: c.p.v.

Salón abierto de rafia, de Ermanno Scervino.

Precio: 670€

Pendientes de strass de colores, de H&M.

Precio: 4,99€

Una fina cadenita a modo de corona, como esta de Forever 21, puede ser un toque especial para finalizar el look de invitada a una boda bucólica en el campo.

Precio: 3€

Clutch estampado de Marks&Spencer, perfecto para combinar, por ejemplo con pantalón palazzo y blusa.

Precio: 49,95€

Un sencillo moño de bailarina puede convertirse en algo muy especial simplemente colocando una peineta o clip.

De Jennifer Behr.

Precio: 440€

Bolso pequeño con asa larga que libera manos y brazos, de Flynn.

Precio: 290€

Pulsera larga, que se transforma en anillo, de Claire’s.

Precio: 9,99€

Sandalia semitransparente, de Bimba y Lola.

Precio: 175€

Como un caramelo, bolso pequeño con cadena, de Calvin Klein Collection.

Precio: 715€

Cinturón con estrellas, perfecto para colocar sobre un vestido drapeado de inspiración griega. De Blanco.

Precio: 12,99€

En Luxenter encontramos este coqueto anillo de plata bañado en oro y coronado con una turquesa.

Precio: 39,90€

Cartera con asa larga para colgar del hombro. De Accessorize.

Precio: c.p.v.

Los pendientes con detalles que se alargan por detrás de la oreja son especialmente amigos de los recogidos que permiten lucirlos en todo su esplendor.

Este modelo, de Small Affaire, se ajusta a la altura de cada lóbulo.

Precio: 88€

Otro zapato perfecto de Lei é, con doble pulserita al tobillo.

Precio: c.p.v.

Para ceñir un vestido con vuelo, cinturón metalizado de Pedro del Hierro Madrid.

Precio: c.p.v.

¿Una boda en la playa? Si te preocupa que tu melena termine como la de Simba en El Rey León, manténla a raya con un turbante de lo más chic.

Este, de Missoni, podrás encontrarlo en el nuevo espacio outlet que la firma acaba de abrir en Las Rozas Village.

Precio outlet: 105€ (antes 162€).

Bolso con cadena y abeja bordada, de Kling.

Precio: 36,90€

Anillo cruzado con circonitas, de Market Place New York.

Precio: 49,95€

La sandalia Minimal de Stuart Weitzman está acostumbrada a pisar sin parar cualquier alfombra roja hollywoodiense que se precie y encajará también (a las mil maravillas) en bodas, bautizos y comuniones varias.

Precio: 390€ en Shoescribe.com

Cartera de piel con detalle en metal, de Marni.

Precio: c.p.v.

Cinturón trenzado en piel natural y metalizada, de Comptoir des Cotonniers.

Precio: 55€

Ear cuff con strass, combinado con un pequeño pendiente para la oreja contraria. De Ryan Storer.

Precio: 190€ en TheCorner.com.

Bolsito pequeño con cadena en tonos pastel, de Paula Cademartori.

Precio: c.p.v.

Anillo enroscado en forma de serpiente, de Pandora.

Precio: 69€

Turbante lila de Basaldúa.

Precio: c.p.v.

Pendientes largos en oro rosa con diamantes, de Monica Vinader.

Precio: 690€

Para el post-fiesta… batín de seda de Intimissimi.

Precio: 99,90€

Sandalias de tacón medio en nude y negro. De Kat Maconie.

Precio: 254€

Clutch de piel azul eléctrico con cierre en forma de corona. Solo apto para princesas. De & Other Stories.

Precio: 45€

Flores XL para llevar a modo de corona, de Topshop.

Precio: 25€

¿Quién dijo que los dos pendientes tenían que ser iguales? Combina este, de Market Place New York, con una pequeña tachuela en la otra oreja.

Precio: 34€

Carterita de aires retro, de Kiabi.

Precio: 19€

Sandalia estilo sixties, de la colección cápsula de Orla Kiely para Clarks.

Precio: 220€

¿Un anillo? Mejor cuatro a la vez, mitad cadena, mitad pieza de colección. De Sara Lasry.

Precio: c.p.v.

Mini bolso con detalles gráficos esculpidos con miles de cuentas. De Hoss Intropia.

Precio: 145€

Collar chapado en oro con cristales lila y diamantes naturales. De Morellato.

Precio: 99€

Conjunto en blanco roto, de Passionata.

Precio sujetador: 40,90€ / Braguita: 22,90€

Bolso perfecto para completar el look en una boda y para conservar después como tesoro capaz de levantar cualquier look (y cualquier día). De Roger Vivier.

Precio: 1.800€

Diadema doble con strass, de Miu Miu.

Para llevar con un recogido trenzado o sobre una melena ondulada.

Precio: 390€

Otro ejemplo perfecto de pendientes asimétricos: largo más tachuela. Para llevar, por ejemplo, con un recogido lateral.

De Maje.

Precio: 65€

Cartera de mano en piel nude con detalles trenzados, de Mar Flores Madrid.

Precio: 182€

Una esmeralda y dos pequeños rubíes hacen de estos pendientes una joya (para bodas o para el día a día). Son de Tous y pertenecen a la colección que Gala González ha diseñado para la firma.

Precio: 245€

Cajita transparente en verde fluorescente de Asos. Para dar color a un vestido neutro.

Precio: 54,99€

Sandalia reducida a la mínima expresión (pero el máximo tacón). De Sandro.

Precio: 245€

Bolso mini en tonos pastel, de Furla.

Precio: 300€

Y en PVC azul marino, semitransparente, de Gerard Darel.

Precio: 150€

Para subir centímetros, pero aguantar toda la noche gracias a la plataforma, de Marypaz.

Precio: 29,99€

Bolsito de mano rígid0, de Parfois.

Precio: 22,99€

Para un toque muy especial y rompedor, bolsita de mano en forma de caja de comida para llevar, con mango de strass. De Ermanno Scervino.

Precio: 1.860€

Salón de punta en charol nude, un básico para salir de cualquier situación, de Christian Louboutin.

Precio: 485€

Carterita para rematar un look más informal, de La Portegna.

Precio: 137,50€

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *