0

Videos de hacer amor

Las mejores posiciones para que una mujer disfrute del sexo oral

El sexo oral es sin duda una de las prácticas sexuales más populares, pero algunas veces se torna monótona por la falta de imaginación de las parejas o las inseguridades que rodean la práctica.

En las mujeres, el sexo oral proporciona en algunas ocasiones, mucho más placer que incluso la misma penetración. Esto se debe a que la estimulación del clítoris es completa, mientras que durante la penetración, y acorde a la posición, la estimulación más placentera es la del punto G. Se sabe que es el clítoris aquel que permite encontrar con mayor facilidad el orgasmo en las mujeres. (Lea también: Consejos de sexo por una lesbiana)

Pocos hombres saben que la estimulación sexual en la mujer cambia conforme a la posición. En este artículo conocerán las ventajas de tres posiciones sexuales placenteras para practicar sexo oral a una mujer.

El 69

La posición sexual más popular para la práctica del sexo oral. Lo ideal y lo más cómodo es que sea ella quien se torne sobre usted, de esta forma su boca se ubicara con mayor facilidad hacia el clítoris, punto clave de estimulación durante el sexo oral. (Lea también: 8 Cosas que ellas aman y odian del sexo oral)

La posición obligara a la mujer a abrir sus piernas, lo que le proporcionara a usted mayor comodidad en el desplazamiento de su lengua, intente acomodar su cabeza sobra una almohada alta, de esta forma su cuello no se cansará con facilidad y su lengua tomara un ángulo acorde a la estimulación, permitiéndole incursionar incluso sumergiendo su lengua en la vagina.

La silla de la reina

La posición perfecta para practicar Facesitting. Los hombres que disfrutan de los fluidos femeninos ya habrán optado por esta opción. En esta posición es ella quien tiene el control total, permítale incursionar y tener el control del sexo oral con esta posición. (Lea también: El simulador de sexo oral)

Esta posición se torna cómoda para las mujeres, pues da mayor seguridad en sus movimientos y no se siente tan expuesta. Es importante manejar en pareja todas las normas de higiene necesarias.

En esta posición intente jugar más con sus labios que con la lengua, pues al estar en contacto forzado con el rostro, estimulaciones fuertes causarán molestia en el clítoris y no placer.

La V profunda

Una variación en esta posición es poner los pies de ella sobre sus hombros. Es la forma más placentera para realizar sexo oral y exige gran confianza entre los amantes para llevarse a cabo con plena entrega.

La lengua alcanzará cualquier punto erógeno de la zona vaginal con pleno acceso al clítoris, el punto G puede ser estimulado con facilidad tan solo con penetrar con su lengua, sus manos estarán libres por lo que podrá introducir los dedos mientras estimula su clítoris. La posición le da facilidad para moverse por entre los muslos y entrepierna, —partes que pocos hombres recuerdan besar o acariciar durante el sexo oral). Además de ser comoda para ella, esta posición permite experimentar otro tipo de prácticas como las relacioandas con la zona anal.

Respuestas OSH
Ergonomía
Trabajo de Pie
Trabajo de Pie – Información Básica

Esta página web ha sido archivada en la Red.

Contenido archivado

Información designada como archivada en la Red con fines de consulta, investigación y mantenimiento de registros. La información no ha sido alterada ni actualizada desde la fecha en la que se archivó. Las páginas web archivadas en la Red no están sujetas a las normas que se aplican a los sitios web del Gobierno de Canadá. Conforme a la Política de Comunicación del Gobierno de Canadá, puede solicitarse esta información en otros formatos. Póngase en contacto con nosotros para ello.

¿El trabajar de pie puede provocar problemas de salud?

El estar de pie es una postura humana natural y por si misma no representa ningún riesgo particular para la salud. Sin embargo, trabajar de pie de manera regular puede provocar dolor en los pies, hinchazón de las piernas, venas varicosas, fatiga muscular general, dolor en la parte baja de la espalda, rigidez en el cuello y los hombros y otros problemas de salud. Existen quejas comunes entre los vendedores, operadores de máquinas, trabajadores de línea de ensamblaje y otros cuyos trabajos requieren permanecer de pie períodos prolongados.

¿Porqué trabajar de pie puede ser un problema?

Mientras se está trabajando, la postura corporal del trabajador se ve afectada por el ordenamiento del área de trabajo y por las diversas tareas que el trabajador realiza. El diseño físico de la estación de trabajo, y las herramientas, y la colocación de llaves, controles y presentaciones que un trabajador necesita para operar u observar determina o limita las posiciones corporales que el trabajador puede asumir cuando está trabajando. Como resultado, la cantidad de posiciones corporales de trabajo disponibles se ve limitada y las posiciones por si mismas son más rígidas. Esto le da al trabajador menos libertad para moverse y para descansar los músculos que están trabajando. Esta falta de flexibilidad para seleccionar las posturas corporales contribuye a problemas de salud.

Estas condiciones ocurren comúnmente en donde el trabajo está diseñado sin considerar las características del cuerpo humano. Cuando el diseño de trabajo ignora las necesidades básicas del cuerpo humano (y de los trabajadores individuales) el trabajo puede provocar malestar a corto plazo y puede eventualmente llevar a problemas de salud crónicos y severos.

¿Cuáles son algunos de los riesgos para la salud?

Mantener el cuerpo en una posición vertical requiere considerable esfuerzo muscular que es particularmente dañino incluso cuando se permanece de pie sin movimiento. Efectivamente reduce el suministro de sangre a los músculos cargados. Un flujo insuficiente de sangre acelera el inicio de la fatiga y provoca dolor en los músculos de las piernas, espalda y cuello (éstos son músculos que se utilizan para mantener una posición vertical).

El trabajador sufre no solo de tensión muscular sino que también de otros malestares. El permanecer de pie frecuentemente y de manera prolongada, sin algún alivio al caminar, hace que la sangre se aglutine en las piernas y los pies. Cuando permanecer de pie se da de manera continua por períodos prolongados, puede resultar inflamación de las venas. Esta inflamación puede progresar con el tiempo hasta llegar a venas varicosas dolorosas y crónicas. El permanecer de pie de manera excesiva también contribuye a que las articulaciones de la columna, caderas, rodillas y pies se inmovilicen temporalmente o se bloqueen. Esta inmovilidad puede posteriormente llevar a enfermedades reumáticas debido al daño degenerativo en los tendones y ligamentos (las estructuras que unen músculos y huesos).

¿Cuáles son algunas de las recomendaciones para mejorar el diseño del lugar de trabajo?

En un lugar de trabajo bien diseñado, el trabajador tiene la oportunidad de escoger entre una variedad de posiciones de trabajo bien balanceadas y cambiar entre ellas frecuentemente.

Las mesas de trabajo y los bancos deben ser ajustables. Poder ajustar la altura de trabajo es particularmente importante para ajustar la estación de trabajo al tamaño corporal individual del trabajador y a la tarea particular del trabajador. Laajustabilidad garantiza que el empleado realice su trabajo en posiciones corporales bien balanceadas. Si la estación de trabajo no puede ajustarse, se debe considerar incorporar plataformas para levantar a los trabajadores más pequeños o pedestales en la parte superior de las estaciones de trabajo para los trabajadores altos.

La organización del espacio de trabajo es otro aspecto importante. Debe de haber suficiente espacio para moverse alrededor y para cambiar la posición del cuerpo. El brindar rieles integrados para los pies o descansa pies portátiles permite al trabajador cambiar el peso del cuerpo de una pierna a la otra. Los soportes para los codos para trabajo de presición ayudana reducir la tensión en la parte superior de los brazos y el cuello. Controles y herramientas deben colocarse para que el trabajador pueda contactarlos más fácilmente sin tener que girar o inclinarse.

En donde es posible,Se debe dar un asiento para que el trabajador pueda hacer el trabajo ya sea de pie, ya sea sentado. El asiento debe colocar al trabajador a una altura que se acomode con el tipo de trabajo que se está haciendo. Para que el trabajo que requiere permanecer únicamente de pie, se debe suministrar un asiento en cualquier caso para permitir al trabajador sentarse ocasionalmente. Los asientos en el lugar de trabajo expanden una variedad de posibles posturas corporales y dan al trabajador más flexibilidad.

Los beneficios de una mayor flexibilidad de una variedad de posturas corporales se multiplican por dos. El número de músculos involucrados en el trabajo aumenta lo que iguala la distribución de cargas en diferentes partes del cuerpo. Por lo tanto, hay menos tensión en los músculos y articulaciones de la persona para mantener su posición vertical. Mientras que, el cambiar las posturas corporales mejora el suministro sanguíneo a los músculos que están trabajando. Ambos efectos contribuyen a la reducción de la fatiga general.

La calidad del calzado y el tipo de materiales del piso son también factores importantes que contribuyen con la comodidad de permanecer de pie. Para mayores detalles sobre estos temas, refiérase a los documentos relacionados en las respuestas OSH.

¿Cómo puede el diseño de trabajo reducir los efectos adversos por trabajar de pie?

Los principios básicos de un buen diseño de trabajo para trabajos que son de pie son:

  • Cambiar las posiciones de trabajo frecuentemente para que el trabajo en una posición sea de una razonable corta duración .
  • Evitar inclinarse, estirarse y girar en extremo.
  • Poner el ritmo de trabajo adecuado.
  • Permitir que los trabajadores tengan períodos de descanso convenientes para relajarse; los ejercicios también pueden ayudar.
  • Suministrar instrucción sobre prácticas de trabajo adecuadas y el uso de los recesos de descanso.
  • Permitir a los trabajadores un período de ajuste cuando regresan a trabajar después de una ausencia por vacaciones o enfermedad para que regresen gradualmente a su ritmo regular de trabajo.

¿Cómo reducen las prácticas de trabajo los efectos adversos por trabajar de pie?

Una estación de trabajo bien diseñada se combina con un trabajo bien diseñado para hacer posible trabajar en una posición balanceada sin tensión innecesaria sobre el cuerpo. A pesar de que el desempeño real de la tarea depende del trabajador (incluyendo como se levanta el trabajador, como se mueve o hace levantamientos), las prácticas de trabajo pueden hacer que el trabajo sea más seguro o más peligroso. La capacitación adecuada moldea los hábitos de trabajo de las personas y con un supervisor que motive al trabajador a utilizar las habilidades que ha aprendido.

Es importante que el trabajador esté informado de los riesgos de salud en el lugar de trabajo. El trabajador debe entender cuáles movimientos corporales y cuáles posiciones contribuyen al malestar y que las condiciones que provocan un malestar medio pueden llevar a lesiones crónicas a largo plazo. La capacitación del trabajador también debe incluir información de cómo ajustar los diseños específicos del lugar de trabajo para tener la ventaja individual de reducir o eliminar los peligros de salud.

El trabajador debe estar consciente de que los períodos de descanso son elementos importantes del trabajo .Los períodos de descanso deben utilizarse para relajarse cuando los músculos están cansados, para moverse cuando los músculos están rígidos, para caminar cuando el trabajo restringe la habilidad del trabajador de cambiar de postura o posición, etc., etc. El trabajador también debe ser motivado a reportar malestares experimentados durante el trabajo. Esto puede resultar en condiciones de trabajo corregidas.

Todos estos elementos ñcapacitación y supervisión, acopladas con el aporte del trabajador activoópuede resultar en prácticas de trabajo sonoras. Se puede recordar que una estación de trabajo bien diseñada y un lugar de trabajo son esenciales para un trabajo seguro y saludable. Sin ellos, las buenas prácticas de trabajo no son efectivas.

¿Qué es un ejemplo de una estación de trabajo diseñada para un trabajador que permanece de pie?

El diseño del lugar de trabajo debe ser apropiado a la variedad de formas y tamaños de trabajadores y brindar soporte para terminar las diferentes tareas.

Las diferentes tareas requieren diferentes alturas de superficie de trabajo:

  • Trabajo de precisión, como escribir o ensamblaje electrónico -5 cm por encima de la altura del codo; se necesita soporte para el codo.
  • Trabajo liviano, como línea de ensamblaje o trabajos mecánicos -cerca de 5 a 10 cm por debajo de la altura del codo.
  • Trabajo pesado, que demanda fuerza hacia abajo -de 20-40 cm por debajo de la altura del codo.

¿Qué pueden hacer los trabajadores para reducirmalestares o para trabajar de pie?

  • Ajustar la altura de trabajo de acuerdo con las dimensiones del cuerpo. Utilice la altura del codo como guía.
  • Organice su trabajo de manera que las operaciones usuales se hagan con fácil contacto.

  • Mire de frente el objeto de trabajo.
  • Mantenga el cuerpo cerca del trabajo.
  • Ajuste el lugar de trabajo para tener suficiente espacio para cambiar la posición de trabajo.
  • Utilice un riel de pies o descansa pies portátil para cambiar el peso del cuerpo de una pierna a la otra.
  • Utilice un asiento cuando sea posible mientras está trabajando, o por lo menos el proceso de trabajo permite descansar.

¿Qué deben evitar los trabajadores cuando trabajan de pie?

  • Evite alcanzar cosas por debajo de línea del hombro. Cambiar de pie para tener de frente el objeto es una forma recomendada.
  • Evite el sobre contacto más allá del punto de comodidad.
  • Evite contactar cosas por encima de la línea del hombro.

¿Qué son algunos de los «hacer» y «no hacer» con respecto a un buen calzado?

  • Sus pies solo pueden estar tan cómodos cuando el calzado se los permite.
  • Utilice zapatos que no cambien la forma de su pie.
  • Utilice zapatos que brinden un agarre firmeen el talón. Si la parte de atrás del zapato es demasiado ancha o demasiado suave, el pie resbalará, causando inestabilidad y malestar.
  • Utilice zapatos que le den la libertad de mover sus dedos. Dolor y fatiga resultan de zapatos que son muy angostos o muy anchos.

Asegúrese de que los zapatos tengan soportes para los arcos. Una falta de apoyo para el arco provoca aplanamiento del pie.

  • Utilice zapatos con cordones.
  • Amarre el cordón de su zapato firmemente. Así se evita que el pie resbale dentro del calzado.
  • Use almohadillado debajo de la lengua si sufre de dolor en los huesos en la parte superior del pie.
  • Utilice suelas almohadilladas absorbentes de golpes cuando trabaja en pisos de cemento o de metal.
  • No utilice zapatos bajos.
  • No utilice zapatos con tacones más altos de 5 cm (2 pulgadas).
  • Escoja el calzado de acuerdo al riesgo en su lugar de trabajo.
  • Seleccione calzado seguro, si se requiere, aprobado por el CSA y que tenga la clasificación adecuada para el riesgo. El documento «Calzado Seguro” tiene información adicional.
  • Seleccione el calzado tomando en cuenta el ajuste y comodidad individual. Pruebe y camine con el calzado antes de usarlo.

    ¿Qué recomendaciones se sugieren para los pisos de un lugar de trabajo?

    • Mantenga las áreas de trabajo limpias.
    • Eviteestar de pie en pisosde metal o de concreto.Para permanecer de pie en el trabajo se recomiendan pisos de madera, corcho o de plástico recubierto.
    • Asegúrese que los pisos estén a nivel y no sean resbalosos.
    • Cubra los pisos de metal o de concreto con alfombras. Los lados inclinados de las alfombras pueden evitar tropezones.
    • No utilice alfombras gruesas con hule espuma. Demasiado almohadonamiento puede provocar fatiga y aumentar el riesgo de tropezar.

    Ultima actualización del documento: 1998-08-10
    Copyright ©1997-2006 Centro Canadiense de Salud y Seguridad Ocupacional

  • Reposicionar a una persona en su cama, transferirla desde la cama a una silla, desde una silla al baño o a otra silla, implican riesgo de accidentes y lesiones tanto para la persona que es movida como para quien realiza la maniobra, si se hace de forma incorrecta o sin ningún tipo de ayuda (un dispositivo u otra persona).

    En personas que tienen demencia y que todavía pueden moverse por sí mismas, lo más apropiado es limitarse a ofrecerles compañía y supervisión para ayudarlas a mantener sus capacidades.

    En personas con demencia, dependientes, parcialmente dependientes, que no pueden colaborar, y que tienen sobrepeso, es mejor realizar estos procedimientos con ayuda de otra persona y usando dispositivos externos como sábanas deslizantes, cinturones, tablas, discos de transferencia, etc.

    En los videos que presentamos a continuación, mostramos como hacer manualmente el reposicionamiento y las trasferencias en una persona que tiene demencia y dificultades para moverse pero que todavía puede soportar parcialmente su peso corporal y colaborar.

    Al ayudar a una persona con demencia, recuerde:

    • Explicarle lo que usted va a hacer o lo que pretende que él o ella hagan, buscando la mayor colaboración posible por su parte para moverla con seguridad y sin que se sienta amenazada. No le obligue a hacer algo que no puede o no quiere hacer.
    • Comunicarse de forma clara, sencilla, con términos concretos y adaptados a su nivel cognitivo. Mejor si la información y las indicaciones para moverse se las brinda sólo una persona.
    • Tener paciencia, las personas con demencia suelen tardar en integrar la información que reciben y en hacer lo que se les pide.
    • Realizar movimientos suaves pero firmes y lo más adaptados posibles a la persona para moverse con ella sin causarle daño o hacer que se sienta amenazada si la mueve de forma inesperada o brusca.
    • Evitar que se fatigue.

    Ver vídeo «Recomendaciones generales para levantar y mover a una persona»

    Pasar de sentado a posición de pie

    • La persona debe estar sentada cerca del borde de la cama o la silla, con los pies bien apoyados en el suelo y con calzado apropiado.
    • Colóquese por delante de la persona en posición de paso y con la espalda recta.
    • Flexionando sus rodillas bloquee las de la persona para evitar que se deslice adelante al ponerse de pie.
    • Rodee con sus brazos la espalda de la persona a la altura de la cintura y pídale que apoye los brazos sobre sus hombros.
    • Incline el tronco de la persona hacia delante y levántela hacia arriba controlando que estire las caderas y rodillas hasta ponerse de pie.

    Impacto de la posición del cuerpo en la toma de la presión arterial

    La presión sanguínea es un signo vital estándar, que se evalúa de rutina en las salas de emergencia. La Asociación Americana del Corazón ha recomendado de preferencia la posición del brazo y del brazalete cuando se mide la presión sanguínea, pero no hay una recomendación formal cuando se mide la presión sanguínea ortostática .

    La hipotensión ortostática se define como una diferencia mayor o igual a 20 mm Hg sistólica, o mayor o igual a 10 mm Hg diastólica, entre las mediciones del paciente de pie o en posición supina. Guss y colaboradores midieron la presión en ambas posiciones, con el brazo perpendicular y paralelo, y encontraron que la posición del brazo tiene un impacto significativo (p < 0,0001) en la determinación de los cambios posturales en la presión sanguínea. La combinación de brazo paralelo cuando se está en posición supina y perpendicular cuando se está de pie sobreestima significativamente los cambios ortostáticos. Recomiendan mantener constante la posición del brazo en ambas posiciones, cuando se evalúan los cambios ortostáticos de la presión sanguínea .

    La Organización Mundial de la Salud recomienda que la presión sanguínea sea medida de rutina en posición sentada y supina, seguida de la posición de pie, haciendo que el brazo del paciente se coloque a nivel de la aurícula derecha en cada posición. Netea y colaboradores evaluaron la influencia de la posición del brazo y del cuerpo en la medición de la presión sanguínea en pacientes diabéticos, y demostraron que las recomendaciones de la OMS son incorrectas en los pacientes diabéticos, ya que la presión sanguínea del paciente sentado es menor que la supina cuando el brazo se coloca a nivel de la aurícula derecha. Además, que la posición incorrecta del brazo, cuando se toma la presión en la posición de pie, resulta en una baja estimación de la prevalencia de hipotensión ortostática. Concluyen que para la medición de la presión arterial el brazo debe estar colocado a la altura de la aurícula derecha, sin importar la posición corporal .

    Sin embargo, recientemente Eşer y colaboradores demostraron que las presiones diastólica (4,8 ± 6,0 mm Hg en el brazo derecho: P > 0,05) y sistólica (9,5 ± 9,0 mm Hg en el brazo derecho: P < 0,001) son significativamente más altas cuando el paciente está en posición supina, en comparación con las otras posiciones, como la sentada, por lo que recomiendan que la medición de la presión se haga con el individuo en posición sentada, con el brazo mantenido a la altura de la aurícula derecha .

    Cuando se compara la presión sanguínea tomada con el brazo colocado sobre la cama (debajo del nivel de la aurícula derecha) o sobre una almohada, a nivel de la aurícula derecha, la presión sistólica (4,6 ± 6,1 mm Hg) es significativamente más alta que la diastólica (3,9 ± 2,8 mm Hg) . Cuando, de acuerdo con las guías, el brazo se coloca a nivel de la aurícula derecha en ambas posiciones, la diferencia es aún mayor cuando este descansa sobre el escritorio o es soportado por el apoyabrazos de la silla. Más aún, en posición supina hay una pequeña diferencia significativa cuando se mide la presión colocando el brazo sobre una almohada de 5 cm de altura, en comparación con sobre la cama .

    Son variados los factores que influyen en la toma de la presión sanguínea en las personas adultas jóvenes. Las guías para la toma precisa de la presión inconsistentemente especifican la posición del paciente, y que debe mantener ambos pies en el piso. Aunque hay más información sobre la posición de los brazos, Eşer y colaboradores demostraron que la presión sanguínea tiende a caer en la posición de pie, comparada con la sentada, supina y supina cuando la pierna está cruzada. La presión sistólica y la diastólica se incrementan significativamente cuando la persona tiene las piernas cruzadas a nivel de la rodilla, por lo que recomiendan instruir al paciente para que mantenga ambos pies en el piso, para eliminar una potencial fuente de error .

    El tratamiento de las alteraciones en la presión arterial depende de las mediciones realizadas durante la consulta médica; por esta razón, es necesario que los profesionales de la salud tengan siempre en cuenta la posición adecuada del cuerpo, para obtener datos más precisos.

    Posturas para hacer el amor en la cocina

    Para hacer el amor con nuestra pareja no nos tenemos que limitar a la habitación. Hay muchos otros espacios de la casa en los que se pueden construir interesantes fantasías sexuales para salir de la rutina. La cocina, por ejemplo, es uno de los lugares que ofrece más creatividad en posturas para hacer el amor.

    Su ambiente cálido y el estar rodeados de alimentos frescos permite disfrutar de una experiencia apasionante y divertida. De hecho, gracias a los aromas y texturas del sitio, podemos hacer juegos para estimular nuestros sentidos y, de este modo, elevar al máximo el grado de excitación.

    ¿Y cuáles son las posturas más recomendadas? Pues bien, teniendo en cuenta que hay muchos más elementos que en el cuarto, lo mejor es conocer con anticipación esas posiciones que ayudan a tener un encuentro más cómodo y placentero.

    ¡Descúbrelas!

    La sorpresa

    Esta postura es una de las más recomendadas para quienes desean tener sexo en la cocina. Es ideal para los amantes del “sexo salvaje”, puesto que permite realizar penetraciones profundas, a diferentes ritmos.

    ¿Cómo hacerla?

    • El hombre, estando de pie, debe situarse detrás de la mujer para realizar la penetración.
    • La puede tomar de la cintura mientras que ella se apoya de la encimera o cualquier superficie.
    • Lo ideal es que ella se relaje hasta que su cuerpo quede apoyado con las manos en el suelo (posición de perrito), si resulta una posición cómoda para su elasticidad.

    Lee también: 5 posiciones sexuales más placenteras para él

    El abrazo

    La postura del abrazo es ideal para tener relaciones sexuales cargadas de pasión y creatividad. Con esta hay un contacto corporal muy completo, en el que las sensaciones permiten alcanzar con más facilidad el clímax.

    ¿Cómo hacerlo?

    • Ambos deben estar de pie, desnudos, uno frente al otro.
    • El hombre debe cargar a la mujer, mientras que ella rodea su cintura con las piernas.
    • Para no perder el equilibrio durante el coito, lo ideal es que él se recueste contra una pared.
    • El ritmo de las penetraciones puede manejarse de arriba hacia abajo o de atrás hacia adelante.

    La mariposa

    ¿No hay muchas cosas sobre la encimera? Entonces la posición perfecta es la mariposa. Con esta la mujer puede disfrutar diferentes sensaciones durante el coito, puesto que a él le resultará cómodo hacerlo a diferentes ritmos.

    ¿Cómo hacerla?

    • La mujer se debe poner boca arriba sobre la encimera, de tal modo que pueda apoyar sus piernas sobre los hombros de él.
    • El hombre, de pie frente a ella, realiza la penetración mientras la agarra de sus caderas.

    La carretilla

    La postura de la carretilla se considera de transición, puesto que puede resultar agotadora para ella. Requiere equilibrio y fuerza en la parte superior del cuerpo, ya que ella tendrá que apoyarse con los brazos mientras él hace el resto del trabajo.

    • La mujer se apoya sobre el borde de la encimera con los antebrazos.
    • El hombre sujeta sus piernas abiertas por los muslos para penetrarla.
    • Ella permanece inmóvil, centrándose en mantener la postura, mientras que él realiza los movimientos de vaivén.

    Lee también: 5 posiciones sexuales más placenteras para ella

    El deleite

    Una de las sillas de la cocina puede ser perfecta para hacer el amor. Con la posición del deleite ambos pueden marcar el ritmo con que desean disfrutar el coito.

    • La mujer se debe poner en la orilla de una silla, mientras que su pareja se arrodilla para realizar la penetración.
    • Ella inclina su cuerpo hacia atrás, en una sutil relajación, mientras rodea el cuerpo de él con sus piernas.
    • Él puede controlar la profundidad de las penetraciones y ella el movimiento de sus caderas.

    Recomendaciones para hacer el amor en la cocina

    • La cocina está llena de ángulos, superficies duras y elementos que pueden resultar peligrosos a la hora de hacer el amor. Por esto, antes de tener un encuentro íntimo, lo mejor es retirar los cuchillos, cucharas o cualquier utensilio que sobre.
    • Si quieres hacer de la experiencia algo más romántico y placentero, no dudes en realizar juegos previos con comida: disfruta postres, cremas, chocolate y otros alimentos que resulten estimulantes.
    • Mantente atento a las superficies deslizantes, sobre todo antes de experimentar alguna postura diferente.
    • Antes de jugar con alimentos, considera que algunos pueden causar irritaciones en la piel y zonas sensibles.

    La cocina es un sitio ideal para seducir a nuestra pareja en el momento menos esperado. Teniendo en cuenta estas posturas y recomendaciones podemos disfrutar de un encuentro sexual fuera de lo común.

    Sexo en la cocina: 4 posturas para hacer el amor en esta parte de la casa

    Cuando una pareja llevan tiempo juntos es normal que tengan ganas de probar cosas nuevas en todos los aspectos de su relación, por eso es interesante que tengan una nueva visión sobre cómo hacer el amor y qué posturas pueden probar en sus relaciones sexuales. Del mismo modo, puede que haya parejas que no llevan tanto tiempo juntos, pero que también tengan estas ganas de probar nuevas posturas o nuevas maneras de hacer el amor con tal de disfrutar al máximo del sexo.

    Así pues, además de buscar nuevas posturas o maneras diferentes de hacer el amor, es probable que queráis también encontrar localizaciones distintas. Para que esto funcione deberéis poneros los dos de acuerdo. A veces la manera de ponerse de acuerdo surgirá mientras estáis teniendo las relaciones sexuales, pero nunca está de más que sepas de antemano en qué lugares es mejor que puedas hacer el amor, dentro de la casa, y con qué posturas os sentiréis ambos más cómodos.

    Después de llevar mucho con tu pareja es bueno hacer cosas nuevas

    Es probable que la cama o el sofá sean los lugares de la casa en los cuales habéis tenido relaciones sexuales en más ocasiones. Por eso, querréis buscar un lugar quizás diferente para darle un toque más excitante al sexo. El baño también puede que sea uno de esos lugares en los cuales hayáis podido disfrutar de hacer el amor y la cocina puede que haya sido el menos utilizado o, probablemente, un lugar de la casa donde nunca hayáis tenido relaciones sexuales.

    Dependiendo de la distribución de tu cocina el hecho de hacer el amor en este lugar de la casa puede que sea más o menos complicado. Lo que deberás tener siempre presente a la hora de tener sexo en cualquier lugar de la casa serán las condiciones de higiene y de comodidad, para que ambos podáis disfrutar de las relaciones sexuales del mismo modo. Así pues, descubre cuatro posturas con las que podrás hacer el amor en esta parte de la casa con tu pareja y ambos podáis disfrutarlo.

    Hay que mantener limpia la zona donde se va a hacer el amor

    La higiene en la cocina

    Lo primero que deberás tener presente a la hora de hacer el amor en la cocina será que es un espacio que debe estar siempre limpio, ya que allí es donde se manipulan y cocinan los alimentos. Por lo tanto, a la hora de tener sexo en la cocina deberás pensar en qué superficies no quieres poner ciertas partes de tu cuerpo, con tal de que después pueda estar correctamente limpio para cocinar.

    Además, no solamente querrás que esté limpia la cocina después de las relaciones sexuales, sino también antes. Ya que puede que ciertas superficies no estén del todo limpias cuando os dispongáis a hacer el amor y eso tampoco pueda ser bueno para vuestro cuerpo, sobre todo al estar desnudo y expuesto a estas superficies o productos que hayas podido manipular en la cocina.

    Por lo tanto, la higiene es uno de los factores más importantes a la hora de pensar en qué posturas sexuales podrás realizar para hacer el amor en la cocina. Lo mejor será que optes por posturas en las cuales no debas tumbarte ni apoyarte mucho en según que superficies, no solamente por higiene sino también por comodidad, ya que dependiendo de la disposición de tu cocina tendrás más o menos espacio.

    Es muy excitante hacer el amor en este sitio de la casa

    Dependiendo de la distribución de tu cocina

    Así pues, según el mobiliario que tengas en tu cocina podrás valerte del mismo para hacer unas posiciones u otras a la hora de hacer el amor. Aquellas en las que solamente deba reclinarse la mujer serán las más adecuadas en cuando a higiene, pero también se pueden aprovechar los soportes quizás de la mesa o de la encimera, siempre y cuando tengas presente que deberán estar limpias completamente antes y después de tener las relaciones sexuales en la cocina por cuestiones de higiene.

    En el caso de que tengas sillas en la cocina también puedes valerte de ellas para realizar estas relaciones sexuales. Sin embargo, serás consciente de que quizás parezca muy excitante hacer el amor en este lugar de la casa, pero quizás no sea el más cómodo, no solamente porque los soportes no serán los más adecuados para reclinarse, sino también porque por razones de higiene puede que no termines de sentirte del todo cómodo, lo que hará que no podáis disfrutar tanto de las relaciones sexuales como lo haríais en otro lugar de la casa donde os sintáis más a gusto, como por ejemplo en la habitación o en el salón.

    El amor… ¿entra por la cocina?

    Ya lo recalcó Confucio cuando dijo que “comer, beber y hacer el amor son los tres más grandes instintos del ser humano”. Y es que en la cocina se generan y construyen sentimientos incalculables de amor, pues no por gusto los médicos hablan del efecto “placebo”, como aquel que puede borrar o mitigar las más agudas dolencias o enfermedades.
    El placer de comer y beber ha estado siempre ligado al amor que nace y se conserva a través del tiempo, que se alimenta con días de pasión, donde siempre está presente ese momento imborrable en el que comemos o bebemos algo unidos a la persona que amamos.
    Muchas parejas guardan como tesoro incalculable la carta menú del primer restaurante que visitaron juntos, la botella de vino que disfrutaron en su primera salida o simplemente su corcho, y que decir de los chocolates, los cakes, el champagne y sus burbujas, las uvas, o el recuerdo del primer café tempranero que se tomaron junto a su ser más querido.
    La vida amorosa de una persona pasa por etapas cruciales, y en todas ellas está presente como fiel acompañante la comida, la bebida, el humo embriagante de un buen habano o la figura diminuta y fría, pero alentadora, de una lata o botella de cerveza.
    Toda este universo en torno al amor nos lleva a otra palabra estrechamente ligada a este: “maridaje”, la cual no es más que la unión, matrimonio o combinación perfecta entre comida y vino (la clásica), entre habano y destilados (la sublime), entre dos personas con química y algo más, lo mismo que hace falta para crear un plato único, un cóctel descollante, elaborar un vino mítico, torcer un habano colosal o enamorarse con la cocina en el recuerdo.
    Hoy más que nunca se habla sobre los alimentos, olores y bebidas afrodisiacas, aunque soy del criterio que lo afrodisíaco va en la mente, en el qué, dónde y con quién vamos a comer, beber y por qué no maridar, nuestro espacio de tiempo.
    Por eso los maridajes amoroso-culinarios arriesgados van acompañados de sensaciones y de una mística emoción que jamás se borra de nuestras mentes, de ahí que el amor vuele hasta ese instante, una y mil veces.
    Y si está presente el vino, este constituye un vehículo increíble para unir parejas, pues desde siempre se ha ligado, en relación interna a Baco -el dios del vino- y a Eros –el dios del sexo- y no por gusto la botella de este elixir maravilloso lleva silueta de mujer.
    Amor es también degustar tu plato favorito, tu vino de siempre y el habano que te hace sentir sensaciones diferentes. Y es que el amor entra por la cocina, pero además se mantiene con su calor…

    Las mejores posturas para hacer el amor de pie

    Posturas del Kamasutra para hacer el amor de pie

    Si sientes que tus relaciones sexuales se han vuelto monótonas y aburridas por culpa de la rutina, está claro que es el momento de innovar. ¿Habéis probado nuevas posturas? Hacer el amor de pie es una forma muy placentera y atrevida de romper con la rutina que a veces irrumpe en el dormitorio.

    Desde la forma más simple como puede ser apoyarse en la pared o sobre la cama, hasta posturas más acrobáticas que requerirán de más de un intento. Eso sí, ¡el esfuerzo merece la pena! Y es que es imposible aburrirse en la cama (o, como ves, fuera de ella) si sabes qué hacer para innovar y dar un punto picante extra a vuestras relaciones.

    En el caso de hacer el amor de pie, hay que decir que practicar sexo en posición vertical puede incluir otros escenarios de la casa que no sean el mismo dormitorio, lo que implica otro plus de innovación. La encimera de la cocina o la mesa del salón pueden ser buenos aliados a la hora de aportar más emoción a vuestra vida sexual. Además, es una buena forma de mantenerse en forma…

    Siempre podéis dar rienda suelta a vuestra imaginación y recrear escenas de vuestras películas favoritas, esta es una de las mejores formas de evitar el aburrimiento en cuestiones de sexo. Otra idea es hacer cada día algo diferente, por ejemplo, podéis probar con juegos eróticos un par de días, otro practicar sexo de pie, otro día hacer algo más tradicional y, por qué no, probar también con el sexo anal. Mientras os guste, ¡todo es bienvenido!

    Por si te quieres inspirar, te presentamos y explicamos con detalle las 15 posturas para hacer el amor de pie que no te dejarán indiferente.

    1. Contra la pared

    Él está de pie con los pies firmemente apoyados en el suelo. Ella se pone de espaldas a él, apoyada contra la pared y se deja levantar ligeramente. Le rodea con las piernas y se apoya con los pies en la cama o el sofá. Ahora él puede jugar con la posición de ella, aupándola o bajándola. Los movimientos deberían ser de arriba a abajo, rápidos y profundos.

    2. El cóctel

    Ambos se colocan de pie, uno frente al otro. Se abrazan y ella introduce doblada una de sus piernas entre las piernas de él. Él agarra el trasero de su pareja y ella se engancha a la espalda de él. Los movimientos son lentos y acompasados. Uno de los puntos fuertes de esta postura es que sentirás muy cerca a tu pareja.

    3. El encuentro en las escaleras

    En unas escaleras la mujer se pone de rodillas en un escalón y de espaldas al hombre, que se sitúa de pie detrás de ella. Los dos miran hacia arriba de las escaleras. Ella se apoya en el escalón de arriba y él agarra sus caderas y la penetra desde atrás.

    4. El pequeño puente

    Esta postura es solo apta para parejas contorsionistas. Es necesario que el hombre tenga gran flexibilidad y sea capaz de hacer la posición del puente durante, así como aguantar el tiempo suficiente como para realizar la postura. Una vez conseguido este paso, lo siguiente es que su pareja se coloque encima para que se produzca la penetración. Los movimientos, que dependen de ella, tienen que ser rítmicos y profundos.

    5. El reto

    Ella se coloca en posición de sentadilla sobre un taburete o una silla de espaldas a él, que se coloca de pie y agarra a su pareja por las caderas mientras la penetra. Es importante que los movimientos permitan mantener el equilibrio.

    6. La liana

    Esta postura del Kamasutra es muy similar a la posición contra la pared, con la única diferencia de que en este caso ella no se apoya en nada. En este caso ambos tienen que generar movimientos equilibrados para poder mantener la posición.

    7. El antílope

    Él se coloca de pie y coge a su pareja mientras la penetra. Ella le rodea con las piernas para que la sujeción sea más firme. Si es necesario, pueden apoyarse contra una pared para que la libertad de movimientos sea mayor y el peso menor.

    8. El acto de retorno

    Para practicar esta postura, el hombre se colocará de pies y de espaldas a él inclinada. Para que sea más cómoda, se apoyará a un taburete que proporcionará estabilidad y mayor inclinación para que la penetración sea profunda.

    9. La V sexy

    Ella se sienta en el borde de una mesa y él se coloca de pie con las piernas de ella sobre los hombres. La posición permite una penetración muy profunda, por lo que los movimientos deben ser delicados.

    10. El lobo

    Ambos de pie, él se coloca detrás de ella y la penetra mientras la sujeta a la altura de las caderas. En esta posición, él tiene las manos libres para tocar a su pareja y proporcionarle mayor placer.

    11. La silla con las manos

    Se trata de una postura algo complicada que requiere cierta práctica, pero no es imposible. Él se coloca de pie y ella, de espaldas a él, apoya las manos en el suelo. Entonces su pareja coge sus piernas y las sube a la altura de sus caderas hasta que sea posible la penetración.

    12. La unión en suspensión

    Ambos se colocan cerca del borde de la cama. Él, de espaldas a la misma, sujeta a su pareja mientras la penetra y ella apoya los pies en la cama para que la postura está equilibrada.

    13. El equilibrista

    Esta es otra de las posturas de nivel avanzado. Para llevarla a cabo, él se coloca de pie con las piernas entreabiertas. Ella apoya uno de los brazos en el suelo, con el otro se agarra al brazo de su pareja y pasa una de las piernas estiradas entre las piernas de él y la otra fuera mientras él se la sujeta. ¡Toda una proeza muy plancetera!

    14. Apoyado en la pared

    En esta ocasión, es el hombre el que se apoya en la pared mientras sujeta a su pareja, que le rodea su cintura con las piernas, y la penetra.

    15. El presidente

    Él se coloca de pie delante de la cama. Ella se pone de pie en la cama, flexiona las rodillas hasta llegar a la altura de las caderas de su pareja y coloca sus brazos sobre su pareja para agarrarse mientras él la penetra.

    16. La mariposa

    Ella se tumba bocarriba sobre una mesa con las piernas fuera y los brazos estirados, él se pone de pie al borde de la misma y agarra a su pareja por el trasero para elevarla a la altura de sus genitales. Las piernas de ella descansa sobre uno de los hombros de él.

    Ahora que ya te las hemos explicado, solo tienes que pasar las páginas para ver todas las imágenes y que te sea mucho más sencillo ponerlas en práctica. ¿Cuántas te atreves a probar?

    Puede interesarte:

    30 posturas sexuales fáciles del Kamasutra

    Las 20 mejores posturas para un orgasmo clitoriano

    25 posturas para practicar sexo por toda la casa

    Las mejores posturas del Kamasutra para practicar sexo en el coche

    5 posiciones sexuales para hacer el amor de pie

    Llegarás al placer junto con tu pareja

    • 13/03/2018
    • 15:25 hrs.

    Las situaciones complicadas se nos presentan en todo momento, y más cuando quieres tener relaciones sexuales pero no hay cama, sillón, o una silla. Tranquilos, les presentamos las posiciones sexuales para hacer el amor de pie.

    Para estas posiciones sexuales solo necesitas una pareja y un lugar donde en serio no te descubran.
    También puedes ver: 5 retos sexuales en pareja para aumentar el placer
    El oráculo
    En esta posición ambos estarán de pie, viéndose de frente, y la chica solo tendrá que levantar la pierna sobre su muslo para que su pareja pueda sostenerla. Podrás acariciar su nuca con tus uñas, recorrer su espalda, incluso podrás acariciar sus glúteos.
    Contra la pared
    Como bien lo dice el nombre pones a tu pareja contra la pared, la mujer podrá apoyarse contra la pared, mientras el hombre se coloca detrás de ella y la penetra tomándola por la cintura.
    Habrá una estrechez muy grata para ambos, además de un mayor estímulo en el punto G y se logrará el orgasmo por medio del clítoris.

    Posiciones sexuales que requieren de fuerza

    El abrazo total
    Es de las posiciones más romanticas, sin embargo requiere de fuerza, ya que es una posición sumamente cansada.
    El chico recibe a la mujer, quien se sostiene del cuello de su pareja, mientras lo abraza con las piernas. En tanto él la toma por los glúteos y la penetra.
    De tal forma tendrán contacto visual y corporal es total lo que lo hace excitante y romántico.
    Alineando chakras
    Si lo romántico no es lo tuyo y prefieres algo diferente, esta posición es ideal para ti. El varón debe estar de pie recargado en la pared, mientras tú apoya las manos en el piso, y él te sujetará de los muslos.
    Ahora podrán mejorar su confianza, el llevará tu peso, mientras tú le ayudas a mantener su equilibrio. Además le regalaras una vista maravillosa de ti.
    Inclinación
    La pared servirá para que coloques tus pies. Cuando estén en posición apoya la espalda contra el dorso de tu chico y flexiona las rodillas, así podrás controlar el ritmo y la profundidad.
    Esta posición es recomendada para parejas con mucha fuerza en las piernas, aunque si no la tienen igual pueden intentar.
    Ahora ya no tienes pretextos para no hacer el amor con tu pareja, práctica estas posiciones y diviértanse mucho. Recuerden usar algún anticonceptivo como protección de embarazos y enfermedades.

      Dime qué posición prefieres y te diré cómo eres de verdad

      11/02/2017 05:00 – Actualizado: 11/02/2017 17:52

      Existen muchos estudios acerca de lo que revela la postura que adoptamos en la cama; poco se ha escrito, sin embargo, sobre lo que dice la posición cuando lo que queremos no es dormir.

      Al igual que sucede con otros hechos de la vida, nos enfrentamos al sexo de una manera o de otra según sea nuestro carácter. Desde la intimidad hasta la dominación, las personas se aceptan mutuamente a través de él, hasta el punto de que nuestros aspectos más obscenos, nuestros deseos, nuestros monstruos, quedan legitimados de manera recíproca. El placer físico aumenta cuando las relaciones nos liberan de nuestra normalidad, cuando eliminan nuestros tabúes, y nos permiten un espacio privado para demostrarnos que, a veces, nos complace controlar o, por el contrario, nos encanta que nos manejen.

      El misionero puede poner en evidencia un carácter clásico, propio de una pareja que reprime sus fantasías y que prefiere jugar seguro

      Estas “perversiones” se materializan, entre otras cosas, en el rol que una postura nos obliga a interpretar. El diario ‘Daily Star’ ha publicado recientemente algunos secretos al respecto. Descubre, pues, con este breve «Kamasutra psicológico» lo que tu pose en la cama dice sobre ti y sobre quien te acompaña.

      El misionero

      Decía el director de cine Bigas Luna que el erotismo comenzó el día en que una mujer decidió darse la vuelta para hacer el amor mirando a los ojos. No son muchos los animales que mantienen relaciones cara a cara. Por ello, el misionero revela mucho sobre nuestra condición, no solo personal, sino como especie.

      El misionero facilita la intimidad al darse un contacto visual directo entre los amantes. No obstante, en el lado negativo, esta postura puede poner en evidencia un carácter clásico, propio de una pareja que reprime sus fantasías y que prefiere jugar seguro.

      (iStock)

      Por lo que respecta a los roles, la responsabilidad del acto recae principalmente en el hombre. A pesar de su apariencia tradicional, los varones suelen hallar en el misionero una vía perfecta para sacar a la luz sus fantasías de poder. En cuanto a ellas, las predilectas del misionero son habitualmente mujeres sosegadas a las que les resulta agradable tener un momento de relax que les permita concentrarse en sus sensaciones.

      La amazona

      Por fortuna, los tiempos cambian, el panorama se vuelve más complejo, y cada vez es más evidente que muchas féminas han decidido tomar las riendas. Ser dominante no tiene por qué ser un rasgo exclusivamente masculino, y muchas mujeres desean interpretar ese papel, sin prejuicios, en la intimidad que brinda la habitación o cualquier otro ambiente.

      El perrito se convierte en la preferencia de quienes quieren expulsar del lecho la vida civilizada del trabajo, las tareas domésticas y lo cotidiano

      Los hombres que se divierten con esta postura, se permiten explorar también su naturaleza sumisa y reprimida por lo cotidiano. De este modo, ellos pueden disfrutar experimentando el placer que la mujer controla a través de su ritmo y sus movimientos.

      El perrito

      De entre todo el reino animal, casi todas las criaturas se aparean adoptando esta postura. El perrito se convierte por ello en la preferencia de aquellos que quieren expulsar del lecho la vida civilizada del trabajo, las tareas domésticas o la cortesía cotidiana.

      (iStock)

      El perrito, sin embargo, es también la posición favorita de quienes no desean intimidad y escogen disfrutar del sexo sin estrechar lazos con la pareja. Para ellas, esta postura no es sinónimo de un carácter sumiso, aunque, eso sí, la vida suele obligarnos a mostrarnos fuertes y competitivos, y el perrito permite a muchas mujeres tener un momento profundo para liberar su naturaleza más dócil e incluso masoquista. Un cachete en estos casos puede ser un placer añadido que, si entra en el juego, no tiene por qué quedarse reprimido.

      La cucharita

      Si existe una pose para auténticos románticos esa es la cucharita. Aquí queda fuera el sexo más animal. La propia postura obliga a un encuentro con mucho contacto, imponiendo un ritmo lento con el que sondear las sensaciones que produce un cuerpo ajeno.

      Los amantes más físicos, aquellos para los que su forma corporal sea relevante, hallarán en hacer el amor de pie la experiencia deseada

      Es, sin duda, una posición propia de personas que entienden el sexo como modo de compartir y que eligen apartar hasta de su intimidad pequeñas licencias violentas que los amantes más instintivos sí gustan en el lecho.

      De pie

      Quienes lo hayan probado pueden haberse sentido frustrados, ya que hacer el amor de pie es de todo menos simple y numerosos problemas “logísticos” suelen aparecer durante su ejecución.

      (iStock)

      Los amantes más físicos, aquellos especialmente preocupados por su cuerpo, hallarán en esta posición la experiencia deseada. Realizarlo cara a cara requiere en muchos casos ser auténticos atletas, ya que nuestras formas no se adaptan como un puzzle a las del otro, y las acrobacias resultan a veces inevitables. Si el hombre decide además sostener entre sus brazos el peso de la mujer, el esfuerzo puede ser digno de una competición de halterofilia. Si prefieres descargar tu energía con otra persona en tu casa, en vez de en el gimnasio, esta es tu postura.

    admin

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *