0

Videos sexo tantrico

Cultura India

Se ha dicho que Sting puede llegar a durar hasta ocho horas seguidas en la intimidad gracias al llamado “sexo tántrico” o que la guapa actriz Heather Graham, a través de su estudio puede alcanzar un “prolongado orgasmo”, mientras mantiene intimidad con su pareja y entremedio toma un baño, se hace un masaje o escucha música.

Foto: INternet

Bastante se ha escrito sobre las increíbles capacidades sexuales que el Tantra puede entregarle a las personas, a través de ciertas prácticas y complejos rituales de culto, que provienen de una milenaria sabiduría oriental.

Pero en honor a la verdad debemos señalarle que el concepto del Tantra que ha llegado a occidente está distorsionado y ha sido erróneamente asociado a prácticas de sexo maratónico que sólo persiguen la gratificación del placer carnal, complejos rituales orgiásticos y ejercicios cuyo fin último es potenciar y controlar la energía sexual para el beneficio propio.

¿Qué es el Tantra?

El Tantra es una milenaria filosofía de vida de origen oriental, que proviene de libros sagrados de la antigua India y el Tíbet, que datan de más de 4.000 años de antigüedad, que a través de diversas prácticas buscan expandir la conciencia del ser humano y conectarlo al mundo de una manera espiritual.

El conjunto de escritos que recopila esta doctrina, llamados Tantras, se dice que aparecieron aproximadamente en el siglo VI a.C. transmitidos por el propio Buda, Siddharta Gautama. Pero también se cree que el conocimiento se develó en posteriores manifestaciones del buda.

Otras interpretaciones afirman que incluso previo a la cultura védica, antes de la conformación del hinduismo como tal y posiblemente enlazado con las semillas del taoísmo, que apareció en China, se conoció la existencia de la filosofía tántrica, lo que explicaría por qué se desarrolló con diversas variantes en religiones, como el hinduismo, el budismo y el jainismo, entre otras, logrando expandirse ampliamente en India, Nepal, Tíbet, Indonesia, Bután, Corea, e incluso China y Japón.

La palabra Tantra, de origen sánscrito, tiene varios significados, como “telar”, “tejido” y también se entiende como “doctrina” o “regla”. Pero la manera más completa de comprender su significado es como sinónimo de “entretejido” o “entretejer”. Así Tantra es la filosofía a través de la cual se desarrollan algunas enseñanzas tradicionales.

Foto: INternet

Desarrollo integral

Esta filosofía tántrica busca la sanación y el crecimiento integral del ser humano, considerando aspectos físicos, emocionales, mentales y espirituales, impulsando al ser humano abrir su corazón a todo lo que lo rodea, por eso este conocimiento está profundamente relacionado con la meditación y el yoga, que también tienen su origen en India.

El Tantra dice que el individuo puede reintegrarse con su fuente creadora, poniendo en práctica una serie de principios que activan su energía, permitiéndole conectarse con el todo, con el universo y con la fuente de la vida.

Se postula que esas fuerzas, debidamente encauzadas, pueden darle al ser humano una fuente de energía sin precedentes, aportando beneficios tanto a la sociedad como al individuo, a través de disciplinadas prácticas que requieren cultivar el cuerpo físico y también el espiritual.

La importancia de la sexualidad

La sexualidad ocupa un lugar destacado en la filosofía tántrica ya que tiene una connotación sagrada.

La sexualidad es una fuente de vida y permite al ser humano integrarse con el todo, por lo que es considerada una fuerza poderosa y divina, que bien encaminada puede ser utilizada para alcanzar la iluminación y llegar a elevados estados de conciencia.

El tantrismo propone un despertar todos los sentidos para expandir la consciencia, a través masajes, aceites aromáticos y el tacto con uno mismo y con la pareja, poniendo énfasis en el disfrute de las caricias y no centrando solamente la atención en la penetración.

De hecho, entre las enseñanzas tántricas se señala que sería más conveniente posponer el orgasmo el mayor tiempo posible, con el fin de no desperdiciar banalmente esta energía y también para el desfrute de un orgasmo que podría llegar a sentirse a través de todo el cuerpo.

Seguidores famosos

El Tantra también se ha dado a conocer en occidente debido a las declaraciones de algunos famosos, que se han confesados como devotos practicantes del llamado sexo tántrico.

Entre los seguidores famosos de la doctrina se cuenta la cantante Jessica Simpson, que ha declarado que empezó a estudiarlo con el objetivo de mejorar su relación de pareja. “No todo es sexo, el Tantra es más sobre intimidad y elementos espirituales. Es como una sesión de yoga mezclada con terapia de pareja”, señaló.

Mientras que Sting se vio asociado a un mito que duró varios años, hasta que su esposa, Trudie Styler, desmintiera que el cantante era capaz de durar entre cinco y ocho horas en la intimidad.

El que no desmiente su rendimiento sexual es el protagonista de X-Men 3, Hugh Jackman, quien ha señalado que es un fiel seguidor del sexo tántrico y que créalo o no, ha logrado hacer el amor por más de seis horas seguidas.

La guapa actriz Heather Graham, durante la filamación de “El Gurú del sexo”, también ha demostrado su preferencia por esta práctica y declaró al Huffington Post que no es necesario tener relaciones de manera seguida. “Se puede tomar un baño, hacer un masaje, escuchar música. La idea es dejar construir todo el asunto muy lentamente, hasta que finalmente se fusiona con su pareja. A mí me funciona”, señaló.

Otro de los que se ha asomado a hablar del tema es el rapero Puff Daddy, que a través de su cuenta de Twitter, anunció sus jornadas “maratónicas” de sexo tántrico.

Sin embargo, subrayamos que en la filosofía del Tantra no se trata de tener sexo por diversión; el cuerpo es el templo del espíritu y con la sexualidad se expresa la energía creativa, para transformarla en progreso espiritual.

• Fortalecer la musculatura pubococcigea (la que rodea la zona de la pelvis) .

• Practicar y conocer cuál es su punto de no retorno.

• Controlar la respiración.

De esta forma se consigue tener un orgasmo controlado por el propio hombre y se impide que se eyacule, por lo que puede continuar con el acto sexual. Sin embargo, el sexólogo Ruiz Ejarque advierte de que se ha de tener especial precaución con este método ya que “si no se es precavido y se hace sin ningún control puede llevar a una afectación de eyaculación retardada o incluso a pérdidas del apetito sexual. Es decir, que cuando quiera eyacular, ya no pueda. Hay que practicarlo de forma responsable”.

Últimos tips: lugar, posturas, juguetes

En el sexo tántrico, la cama no es el lugar ideal ya que impide muchos movimientos. Suele practicarse en el suelo encima de una manta. La postura es el abrazo tántrico: consiste en que la mujer abrace al hombre con los brazos y las piernas sentada sobre las rodillas del hombre. Jiménez: “Con el abrazo tántrico, la postura de la mujer estimula el Limgam (el pene) del hombre y le mantiene al borde del orgasmo continuamente, y al mismo tiempo ella los siente”. Por último, los juguetes eróticos tampoco suelen utilizarse. “Un vibrador no tendría sentido en el sexo tántrico ya que se trata de sentir un cuerpo con el otro”, aclara el experto en sexología.

5 formas de practicar sexo tántrico para alcanzar orgasmos increíbles

Si eres de las que sueña despierta con un sexo mejor:

  • más íntimo,
  • más duradero,
  • más placentero,

…quizás las técnicas de sexo tántrico sean la manera de cumplir tus expectativas sexuales. Y es que igual nos estábamos centrando mucho en completar la maratón de 100 posturas del kamasutra y esa no era la clave del placer…

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

​El secreto del sexo tántrico reside en una serie de técnicas para prolongar el éxtasis sexual y mejorar los niveles de satisfacción. Pero vamos a la parte práctica: el foco no está en ti. El Tantra cree que para llegar al clímax de excitación sexual de forma natural, el centro debe ser el interior de tus deseos sexuales. ¿Te apetece probarlo? ¡Te enseñamos las mejores posturas para hacerlo!

1. Mantén el contacto visual con tu pareja

¡Que no te de vergüenza! Miraros mutuamente mientras estáis en la cama puede llevaros a experiencias sexuales de lo más intensas. Uno de las formas más rápidas para aumentar vuestro placer sexual es mirar a tu pareja a los ojos. Intenta descifrar qué siente, captando cada detalle que lo hace especial.
Es probable que os de la risa al principio, pero, tranquila, poco a poco os iréis acostumbrando. Os concentraréis en vuestros pensamientos y os sentiréis como peces en el agua en esta nueva y satisfactoria experiencia. Puedes incluir este intercambio de miradas en vuestros preliminares.
Sin embargo, te recomendamos hacerlo en el momento en que alcancéis el orgasmo. Además de sensual, ¡será mágico! Prueba para darle un poco más de intensidad a ese momento con alguna de estas canciones románticas para hacer el amor…

Descubre: La mejor música para hacer el amor: 69 canciones para desatar la pasión

© Revolutionary Road

2. Siente cada poro de su piel

Uno de los puntos más importantes del Tantra es explorar la sensualidad de tu pareja mediante el juego y las caricias sobre vuestros cuerpos. El sexo tántrico se centra en sentir el tacto de la otra persona. Puede ser la clave para alcanzar el orgasmo. Eso sí, debes estar totalmente concentrada en lo que estás haciendo para que dé resultado. Intenta no pensar en otras cosas que no sean el aquí y el ahora con tu pareja.
El mejor de los consejos para practicar sexo tántrico es que te centres en saber qué es lo que quieres de tu pareja y cómo vais a alcanzarlo. Por eso, debes ser consciente de las zonas del cuerpo en las que estás tocando a tu chico. Sobre todo, tienes que tener clara cuál es tu intención. Para dar un plus de sensualidad a este momento, susúrrale alguna de estas frases o la que se te ocurra. Seguro que os ayuda a conectar muchísimo más.

Descubre: Las 50 mejores frases de amor del cine: ¡díselas a tu pareja!

© P.D. Te quiero

3. Sé consciente de tus sensaciones

El Tantra no solo mejora la parte física de tus relaciones. Es un impulso a la experiencia emocional y sensorial que significa que debes:

  • saborear,
  • tocar,
  • ver,
  • oler,
  • ​escuchar.

​Es muy importante que tú y tu pareja exploréis las sensaciones que vais creando en el cuerpo del otro y la manera natural en la que reaccionan vuestros sentidos. Es necesario crear para ello una atmósfera relajada, íntima y alcanzar una experiencia sexual a otro nivel. Por ejemplo, podéis vendaros los ojos y abrir un gran abanico de posibilidades para estimular el resto de vuestros sentidos.
También podéis:

  • jugar con aceites corporales con olores, recuerda que la canela o la vainilla son afrodisíacos,
  • poner música de fondo
  • introducir algo de comida (chocolate, nata, fresas…) para potenciar la experiencia. Existen muchos aceites eróticos comestibles con los que disfrutar al máximo (ver en Amazon).

Aquí tienes unas cuantas recomendaciones…

Estos son los productos más excitantes para practicar sexo tántrico:

  • Aceite con efecto calor y aroma a chocolate, ideal para zonas erógenas, disponible en Amazon.
  • Vela potenciadora de libido con aroma a frutos rojos, la cera se convierte en aceite corporal para hacer excitantes masajes, dispoible en Amazon.
  • Pintura corporal comestible, escribe y dibuja lo que quieras sobre cualquier parte del cuerpo de tu pareja y échale imaginación, disponible en Amazon.
  • Pluma erótica para estimular la sensibilidad de la piel, disponible en Amazon.
  • Set de productos eróticos (lubricante, aceite de masaje, velas eróticas, aceite afrodisiaco), disponible en Amazon.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

4. Experimenta un orgasmo con todo tu cuerpo

¿Un orgasmo con todo tu cuerpo? Suena extraño pero hay una manera de conseguir que todas las partes de tu cuerpo se exciten. Una de las formas de conseguir este tipo de orgasmo es practicar para construir una energía erótica que os mantenga cerca del clímax y dejar que después se desvanezca poco a poco.
Pero no todo se queda ahí: debes jugar a alcanzar varias veces esa energía cercana al orgasmo y usar tu respiración y el poder de tus impulsos para propagar toda la energía por tu cuerpo. Podéis jugar con esta tensión tanto tiempo como quieras. Es una especie de reto para ver cuánto aguantáis.
Puedes mantener a tu pareja en ese punto cercano al orgasmo. Por ejemplo, con tus palabras, pero nunca dejes que llegue completamente a él. Cuando finalmente alcancéis el orgasmo, sentirás fuertes y placenteras contracciones en diferentes partes de vuestro cuerpo.

5. Y… ¡Disfruta del viaje!

El sexo tántrico es un medio para llegar al orgasmo de la mejor manera posible. De hecho, el proceso completo requiere que te concentres en el trayecto y dejes de pensar en el final del camino para conseguir un nivel más alto de satisfacción en tu relación. A veces ponemos demasiado énfasis en el resultado final, en alcanzar el orgasmo. A menudo, descuidamos la diversión y el placer que nos provoca la forma de llegar hasta él.
Si estás continuamente persiguiendo la posibilidad de llegar al clímax, tu chico y tú acabaréis aburridos de hacer las mismas cosas de siempre. Deja un poco de lado el orgasmo y piensa en qué otras partes del sexo os pueden divertir.
La clave para conseguirlo es recordarte a ti misma:

  • por qué te gusta practicar sexo
  • qué es lo que esperas de él.

Céntrate en ello y experimenta con algo que os haga disfrutar: la intimidad entre los dos, el sexo oral o los besos puede ser un campo de exploración perfecto. Así que, prueba cosas nuevas. El resto vendrá de forma natural. Por ejemplo, si no logras disfrutar al 100% del sexo tántrico, empieza innovando con tu pareja de otra forma, tal vez con estas geniales posturas para practicar sexo por toda la casa. También puedes dejar volar la imaginación y probar originales juguetes sexuales que te harán llegar a un orgasmo increíble sin nisiquiera rozarte.

Descubre: 25 posturas del kamasutra para practicar sexo por TODA la casa

Sexo tántrico: la guía básica para entenderlo y practicarlo

En el sexo tradicional la respiración es jadeante, agitada y entrecortada y, por consiguiente, hay tensiones en los músculos haciendo que la relación solo se base en la genitalidad. Esto hace que solo se goce de una pequeña parte del sexo, explica Tarazona.

La meditación permitirá desbloquar la mente y el cuerpo. Esto se logra con las técnicas tántricas, que brindarán un estado de paz interior”, María Lucía Tarazona,
facilitadora tántrica.

Dado que el sexo tántrico es una práctica que muchos desconocen, diferentes escuelas tántricas ayudan a descubrir las técnicas y a vivir experiencias con esta actividad oriental. Sobre esto hay mucho escrito pero cada persona puede llevarlo a cabo de una forma distinta: desde la más ortodoxa hasta la más occidentalizada.
Para practicar esta disciplina, no hay un límite de edad. Estas técnicas tántricas benefician a las personas desde lo físico. Las personas sienten un bienestar corporal porque las técnicas de respiración cambian la química del cuerpo, aumentando la producción de dopamina, oxitocina y serotonina, sustancias que generar una sensación de vitalidad en el cuerpo.
A nivel psicológico, un bloqueo emocional por trauma, ira o dolor del alma, puede aparecer e inhibir el desarrollo sexual de la persona. Para liberar esto, se debe trabajar con el cuerpo y sensibilizar todos los sentidos, no solo los obvios.

¿Se puede alcanzar dicha conexión sin tener pareja?

La conexión que se logra a través del megasexo es algo que trasciende lo corporal y lo físico, por ende es importante que haya una conexión más allá de lo normal. “Cuando se practiquen estas técnicas es necesario que las dos personas estén sincronizadas, es decir, que manejen su respiración y creen un vínculo que los lleve a la intimidad, y esto se da cuando dos almas están involucradas. Para que esto funcione, los involucrados deben estar en la misma ‘órbita’”.
Aprender sobre sexo tántrico es de gran ayuda para abrir la mente de las personas que piensan que el sexo es solo, o sobre todo, penetración.
Para las personas mayores, y quienes sufren problemas fisiológicos es una alternativa para explorar un placer diferente. Es allí cuando el ‘megasexo’ utiliza técnicas tántricas que ayudan a despertar todos los sentidos y llevarlos al extremo.
Una de las ventajas de indagar otras formas de sexo es que la persona no se vuelve predecible, permitiendo la exploración del cuerpo. Invita a la pareja a no darlo todo por sentado, a aprender, a explorar, a conocerse mejor y a entablar una relación más profunda, significativa y duradera.

María Lucía Tarazona estará brindando en Cali talleres para el conocimiento de técnicas tántricas. Más información en: www.bymarialu.com

Asimismo, al llevar el cuerpo y la mente a un ambiente de paz, las personas podrán sentir su cuerpo relajado y es cuando durante el sexo tántrico se sentirá maximizado cada movimiento, mirada, abrazo, beso y caricia. El sexo tántrico es como una danza: hay que coordinarse para llegar al equilibrio.

Consejos prácticos

1. Abrir la mente: en muchas ocasiones las personas no experimentan nuevas cosas, ya sea por el prejuicio o por mitos. Para abrir la mente, acepte que le queda mucho por aprender. Investigue, lea sobre sexo tántrico o permítase vivir la experiencia de un taller de esta clase.
2. Practicar la presencia absoluta: una manera simple es conectarse con su pareja, brindándole toda su energía a él o ella. El ritmo de vida actual, el trabajo, el afán, el trancón, no permiten enfocarse en dar atención total y plena al otro. Esta conexión de atención le ayudará a vincularse de alma con su pareja.
3. Cuerpo activo: es necesario darle vitalidad al cuerpo. Procure practicar una disciplina que le permita gozar de buena energía y buen estado físico. El ejercicio puede elevar el apetito sexual y ayudarle a liberar toxinas para activar el cuerpo y mantener una sexualidad sana.
4. Alimentar el espíritu: las técnicas de respiración son vitales. A través del Tantra kriya yoga se logra una reactivación de la energía sexual. Este se basa en la afirmación de que la energía de las hormonas de las glándulas sexuales son las que ponen en funcionamiento el resto del sistema corporal.
5. Conexión simple: las personas deben vivir para ser felices. Al apreciar las cosas simples de la vida, la conexión con usted mismo y con los demás cambiará. La sexualidad tiene que ver con la forma en que las personas experimentan la vida. Hacer el amor a la vida es el mejor lema.

La experiencia

El sexo tántrico es una forma de realizar el acto sexual basada en el Tantra, un conjunto de textos y rituales religiosos esotéricos budistas e hindúes en los que el dios Shiva explica la filosofía del ritual tántrico. Este incluye la práctica del sexo consciente como camino para potenciar la sensibilidad humana y focalizar toda la energía en una satisfacción mutua.
En las sesiones de Tantra, las personas aprenden a respirar, a calmar estados de ansiedad, a superar inseguridades y a liberar todo su potencial creativo.
Con el tantra es posible aprender a dirigir la energía, a enfocarla e incluso a llegar al orgasmo sin estimulación manual y sin penetración. Si ese gran efecto se logra sin contacto, imagine los efectos que puede tener si se integra este conocimiento a la relación sexual genital de la pareja en su vida cotidiana.
Las parejas, al aprender a conectarse mejor, a admirar el cuerpo de su pareja, a reconocerse, a prestarse atención, a sentirse, a percibirse no solo física sino energéticamente, pueden crear una nueva realidad en sus vidas.

Desde entonces, comencé a formarme al tantra; los resultados fueron sorprendentes.

Empecé a utilizar el segundo chakra deliberadamente, con movimientos de mano y con un sonido específico podía aumentar mi placer sexual, así como utilizar el exceso de energía de mi compañero para aumentar la mía. Antes de continuar debo aclarar que en el tantra no se trata de sexo, sino de energía sexual, y que en los talleres, no hay acto sexual.

PRINCIPIOS

Ambos sexos son multi-orgásmicos. Las mujeres, ya lo sabíamos, pero los hombres también, y cuando hablo de orgasmo en este artículo, no hablo de eyaculación, pues no es lo mismo. Un hombre tántrico puede tener orgasmos internos, como las mujeres, sin eyacular. La maestría de la eyaculación, es una de las bases del tantra y del tao.

Una mujer tántrica sabe utilizar sus músculos vaginales para aumentar el placer. Para que tengas una idea, los músculos vaginales son capaces de agarrar un dedo con la fuerza de una mano cerrada.

ASPECTO ENERGÉTICO

Como decía antes, la genitalidad, es decir, el sexo que se practica en el 95% de los casos, solo es la puerta de entrada a la sexualidad sagrada, voy a establecer algunas diferencias entre uno y otro, en relación con el orgasmo: El orgasmo común solo dura unos segundos, hasta menos, se siente solo en los órganos genitales, un orgasmo tántrico puede durar muchísimo tiempo, como en el caso de Vera Bodansky, que es capaz de sentir orgasmos de más de 1 hora, aunque yo no considero exactamente lo que ella y su esposo Steve hacen como tantra.

En el orgasmo tántrico la energía sube a través de la línea de chakras y se puede llegar a tener orgasmos de cuerpo completo o de zonas especificas como del corazón, por ejemplo, los cuales son acompañados de explosiones de carcajadas, particularmente eufóricas y agradables.

En los orgasmos tántricos no existe el llamado período refractario, es decir, como dicen los franceses, “la pequeña muerte” sobre todo en los hombres, luego de la eyaculación, el período refractario también puede ser vivido por las mujeres.

En los orgasmos tántricos, sobre todo luego del momento de intensidad, se producen conexiones espirituales profundas, meditación espontánea, fenómenos de expansión de conciencia, semejantes algunos a la ingestión de plantas sagradas, solo que mas breves.

En los orgasmos comunes, el hombre luego de eyacular, siente cierto desgano, que puede llegar incluso hasta el rechazo por la mujer. En un orgasmo tántrico, una unión sagrada se produce durante y después, el chakra del corazón es en plena expansión y se siente un amor enorme tanto por el compañero como por la vida misma.

El hombre pierde con la edad la fuerza sexual, un hombre tántrico mantiene su energía sexual toda su vida. Los orgasmos tántricos nos revitalizan a nivel celular. Algunas enfermedades como fibromas, quistes y problemas de próstata tienen como causa una mala circulación de la energía sexual, los orgasmos tántricos colocan en movimiento estas energías y crean salud.

Espero con esto despertar tu curiosidad para que comiences a explorar el magnífico mundo de “La sexualidad sagrada”.

Tántrico es aquello perteneciente o relativo al tantra o al tantrismo. Este adjetivo ya forma parte del diccionario de la Real Academia Española (RAE).

El tantra es una tradición esotérica que se basa en el deseo de lograr la realización espiritual. El término puede traducirse como “telar”, “tejido” o “urdimbre”, ya que hace referencia a una continuidad.

Existen variantes del tantra en el budismo, el hinduismo y otras religiones. De acuerdo a algunos historiadores, el tantra surge de una serie de escritos del siglo VI a.C. elaborados por Buda.

En el budismo, el tantrismo es señalado como una vía rápida hacia la iluminación. Los tantras (enseñanzas del tantra) son escritos de manera simbólica y constituyen una guía para la vida.

El hinduismo, por su parte, resalta que las energías masculinas y femeninas se integran a través del tantra, obteniendo el placer total y alcanzando la elevación. Las técnicas de relajación y respiración vinculadas al tantra que se aplican al erotismo se conocen como sexo tántrico.

En el mundo occidental, el tantra suele estar asociado a las prácticas sexuales que buscan un mejor aprovechamiento de la energía. Los expertos hablan de neotantra para referirse a esta corriente que se basa en la unión sexual y descuida los aspectos espirituales.

Al igual que ocurre con el yoga y con otras prácticas milenarias, la versión occidentalizada del tantra pierde relevancia espiritual y profundidad y está más asociada al cuerpo que a la religión. Muchos ven el tantra como una técnica para mejorar la vida sexual y nada más.

La meta principal de las prácticas tántricas es conseguir que se despierte la iluminación de nuestra conciencia. Sus beneficios son muchos; algunos de ellos están ligados a la vida sexual, pero en general apuntan a un mejor conocimiento de nosotros mismos, con las consiguientes mejoras que eso conlleva. Cuando la vida sexual de una pareja mejora, se vuelve más rica, el clima entre las dos personas se vuelve más armonioso, aumenta la confianza en el otro, comienzan a comunicarse de una forma más intensa y cercana, y todo esto repercute inevitablemente en el plano intelectual.

Las prácticas tántricas nos ofrecen un camino para no desprendernos de nuestra juventud, nos revitalizan, nos renuevan, nos hacen sentir que contamos con más energía que antes de llevarlas a cabo. La autoestima también se beneficia del tantra, dado que al sentirnos mejor y con más fuerzas para encarar la vida, nuestro desarrollo personal es mayor, y comienza un ciclo en el cual confiamos cada vez más en nosotros mismos.

Aprender a conocernos más nos lleva a aceptarnos plenamente, con nuestras virtudes y nuestros defectos, y todo esto nos conduce a la superación personal. Además, uno de los beneficios de las prácticas tántricas que a menudo se ignora es que nos hace más capaces de tomar decisiones importantes, lo cual vuelve menos frecuentes las etapas de incertidumbre, ya que nos convierte en seres más prácticos.

A través del tantra, la vida se torna más placentera, los desafíos que se nos presentan a diario parecen más posibles de superar, y nuestros sentidos se agudizan, lo cual nos hace más perceptivos y mejora nuestra intuición. No debe menospreciarse la estimulación neuronal que provoca el direccionamiento de la energía sexual hacia nuestro cerebro.

Cabe mencionar que el gran volumen de energía que se puede generar a través de las prácticas tántricas no trae beneficios por sí solo; es necesario aprender a canalizarla de una forma productiva, por lo cual este conocimiento se debe encarar con responsabilidad. Para aprovechar el aumento de vitalidad que nos ofrece el tantra, debemos ser capaces de trascender la realidad y los límites establecidos por nuestra sociedad para poder hallar la serenidad absoluta.

El sexo tántrico es una práctica que tiene su origen en una antigua doctrina esotérica y oriental que nació hace ya miles de años: el Tantra. Esta se caracteriza por rendir culto a los placeres mundanos de la vida, con el objetivo de alcanzar la plenitud espiritual. No estamos hablando de una religión o dogma, sino de una actitud que requiere la expansión de todos los sentidos como un acceso directo a la eternidad. Bajo esta premisa, muchos definen el sexo tántrico como la combinación del amor y la meditación a través de este acto carnal.

La ausencia de eyaculación en el sexo tántrico

Durante el sexo tántrico entran en acción todos los sentidos del individuo.

La filosofía tántrica defiende que no hay superioridad de género durante el sexo, ni distinción entre aspectos tan subjetivos como la belleza, la pureza, el bien o el mal. De esta forma, toda esa energía que el individuo transmite durante el encuentro va destinada a alcanzar el éxtasis.

Un estado que no necesita la ayuda de elementos tan recurrentes como el orgasmo, la penetración o la eyaculación para alcanzar su punto álgido. El cuerpo en su totalidad adquiere el protagonismo, al igual que todos los gestos que contribuyen a aumentar la compenetración y el equilibrio dentro de la pareja. Como por ejemplo, los besos, las caricias, las palabras, las miradas… Para alcanzar ese auge físico y emocional, es imprescindible dejar de lado los prejuicios y las prisas, además de ser consciente de nuestras virtudes y defectos.

El hombre debe aprender a controlar la eyaculación, para así prolongar la conexión con la pareja.

Según explica la psicóloga y terapeuta Diana Henao en una entrevista para la revista digital Fucsia, en el sexo tántrico «la mente deja de funcionar, está completamente feliz. El tantra es encontrar paz, serenidad, iluminación, amor incondicional, silencio interior, relajación… El paraíso esta aquí y ahora». Un estado donde la respiración y la meditación son dos aspectos de suma importancia. En definitiva, se trata de una alternativa diferente que conduce al individuo hacia una sexualidad mucho más profunda y significativa. ¿Estás dispuesto a introducirte en esta técnica ancestral?

6 posiciones sexuales para el sexo tántrico

AMOR

Para una mejor conexión espiritual y física estas 6 posiciones sexuales para el sexo tántrico son ideales para ti y tu pareja En el sexo tántrico la energía

Escrito por: Mujer de 10

Para una mejor conexión espiritual y física estas 6 posiciones sexuales para el sexo tántrico son ideales para ti y tu pareja

En el sexo tántrico la energía y el placer son ideales para llegar al éxtasis con tu pareja, crear una experiencia donde se mezclen las emociones físicas y emocionales es el fin principal. Por eso aquí te damos 6 posiciones sexuales para el sexo tántrico así tú y tu pareja tendrán un momento único, se van a sentir más unidos que siempre y tendrán el mejor sexo de sus vidas.

Estamos en tiempos en los que necesitamos de paz, tranquilidad, sentirnos iluminados y con silencios para poder relajarnos. El cuerpo es el lugar principal para donde podemos encontrar todo eso. En nuestra sexualidad podemos encontrar el espacio ideal para la luz y paz interna. Según el Tantra Touch, las posiciones deben durar cierto tiempo para que la pareja se relaje, se complemente y transmita su energía.
La meditación es la técnica de mayor importancia para llegar a un estado de completa lucidez espiritual. El yoga es uno de los puntos principales para comenzar. Una vez realizada la reflexión interna, el cuerpo y el alma se alinearan para poder tener una mejor intimidad y romance. Recuerda no es la cantidad de veces que hagas el amor con tu pareja, sino la calidad y tiempo que le des a ese momento tan especial.

Este video te puede interesar

El sexo tiene como fin poder hacer más fuerte su relación, y que mejor manera que hacerlo de forma espiritual y placentera. El sexo tántrico te ayuda a controlar la eyaculación precoz, a la salud, a ejercitar tus órganos sexuales con las posiciones que se realizan, posturas que te permiten hacer el amor y llegar a una mejor compenetración así como a extender tu vida sexual por más tiempo.

Estás son las 6 posiciones sexuales para el sexo tántrico:

  1. Yab-Yum: La posición tántrica numero uno. Facilita el control de la energía sexual en la pareja, permite mantener el contacto visual para llegar a una excelente compenetración y unión física. Para lograrlo se necesita: el hombre debe estar sentado con las piernas cruzadas y la espalda derecha, como la postura de loto. Posteriormente, la mujer se sienta sobre él rodeando con sus piernas el cuerpo de su pareja y abrazándolo por el cuello. Para una experiencia más intima, el hombre puede levantar a la mujer lentamente, para que la penetración sea más profunda.Esta posición permite que la pareja goce de un estado orgásmico intenso. A la mujer le toca mantener el rol activo durante el sexo pues es ella la que balancea la pelvis de adelante hacia atrás. Está postura es de meditación por lo que pueden llegan a un éxtasis espiritual.

    Foto: lotussculpture

  2. Postura tántrica tradicional: Esta postura tiene ese nombre porque hace referencia al animal sagrado de la India: la vaca. En esta postura la mujer debe colocar manos y pies sobre una superficie y se deja penetrar, recuerda que cada movimiento debe ser lento y las respiraciones deben ser fluidas para poder relajarse.
  3. Postura dhenuka avanzada: En esta posición el hombre debe permanecer parado, la mujer con las manos en el piso debe subir las piernas a nivel de la cadera del hombre. Esta postura si requiere de un mayor esfuerzo físico por ambos. Se debe tener una buena técnica para que ella no caiga y el no la suelte.

    Foto: spoots

  4. Postura de la Fusión: Es una de las posiciones más placenteras. En esta, el hombre debe permanecer sentado y con las piernas abiertas y estiradas, recargándose sobre sus manos que se encuentran apoyadas detrás de él, la espada debe estar recta a un ángulo de 45º. La mujer debe sentarse frente a el hombre con las rodillas flexionadas hasta la mitad, apoyando su peso corporal sobre los codos o palmas de la mano.Como sus manos permanecen ocupadas, no pueden acariciarse por lo que deben mantener contacto visual y realizar cada uno de los movimientos de forma lenta para que sea más placentero.

    Foto: Spoots

  5. Misionero: Es una posición conocida y la más común, también ésta posición es de las favoritas en el sexo tántrica ya que ofrece mucho placer. En esta la mujer se recuesta sobre alguna superficie lisa y plana y el hombre se coloca sobre de ella, el tendrá el control, la velocidad y de el dependerá el orgasmos. Si tu pareja está a punto de alcanzar el orgasmo, debe reducir la velocidad de penetración y enfocarse en caricias para poder alcanzar el clímax de nuevo.

    Foto: spoots

  6. Postura de la sirena. La mujer se debe recostar en una mesa o superficie alta que llegue a la cintura del hombre. Para un resultado más placentero, la mujer debe colocar una almohada o cojín bajo sus glúteos. La mujer alza las piernas juntas a una posición de 90º en función de su vientre. Para mayor presión a la hora de la penetración debe colocar sus manos por debajo de la almohada y empujar su zona pélvica al pene de su compañero. Para ejercitar los músculos vaginales, la mujer puede separar y juntas las piernas varias veces durante la penetración para crear una sensación más excitante.

    Foto: Spoots

Estás son las posiciones sexuales para el sexo tántrico que lograrán que te complementes con tu pareja y juntos disfrutar de su energía, de sus cuerpos y del amor.

Seis posturas del sexo tántrico para romper con la monotonía

El sexo tántrico es una técnica utilizada para elevar el placer y mejorar la vida sexual de las personas, en especial quienes están casados.

Para que esta práctica de resultados las parejas deben durar cierto tiempo para poderse relajar, complementarse y sobre todo transmitir la energía de un cuerpo a otro.

Te puede interesar: Cinco juguetes sexuales que les encantará a los hombres

¿Te gustaría experimentar el sexo tántrico? Si es así, te dejamos algunas posturas sencillas que harán las relaciones sexuales más divertidas y sobre todo salir de la rutina que en muchos casos termina por dañar una relación.

1. Vaidhurit: El hombre debe levantar a la mujer por sus piernas y las pasa por encima de sus brazos al nivel del codo, mientras la mueve de derecha a izquierda.

2. Padm: Él se sienta con las piernas cruzadas mientras que la mujer se sienta en su regazo, rodeando el cuerpo del hombre con sus piernas. Para que puedan realizar los movimientos circulares el hombre debe apoyar sus manos en los hombros de la mujer.

3. Panipash: El hombre toma los pies de la mujer y ella los de él, mientras lentamente realiza la penetración.

4. Yugamapad: Él se sienta con las piernas muy abiertas mientras penetras a la mujer, mientras junta y aprieta los muslos de ella.

5. Unpapad: Deben permanecer sentados mientras la mujer levanta suavemente una pierna, sosteniéndola con la mano.

6. Markat: Él hombre debe levantar a la mujer por sus piernas y la pasa por encima de sus brazos mientras realiza movimientos perpendiculares a su rostro.

Debes tener en cuenta que las posturas del sexo tántrico las debes realizar con movimientos suaves, así como alternar la acción durante las relaciones sexuales.

Colombia.com

Mejores posturas para un buen sexo tántrico

Son muy importantes a la hora de hablar de masajes eroticos.

Cuando hayas obtenido la suficiente información y te sientas preparado, es hora de poner en práctica las siguientes posturas:

Panipash-asana

Esta es una postura en la que hombre y mujer se sientan uno frente al otro y entrelazan sus piernas de modo tal, que ella pueda tomar los pies de él y él los pies de ella, dando inicio a una lenta penetración. La postura se lleva a cabo sin soltarse, pero manteniendo en todo momento los cuerpos relajados.

Unpapad-asana

Ambos han de estar sentados, frente a frente. Ella levanta una de sus piernas lenta y suavemente y la sostiene con una mano, mientras él inicia una suave penetración.

Padm-asana

Esta postura se realiza con el hombre sentado y las piernas cruzadas de forma tal, que la mujer pueda sentarse sobre él, rodeándole el cuerpo con las piernas. El hombre apoya las manos sobre los hombros de ella y ambos comienzan a realizar movimientos circulares al mismo tiempo que se inicia la penetración de forma delicada, y controlando cada movimiento para que no se produzca tensión muscular.

Vauidhurit-asana

Ambos miembros de la pareja se sientan y se abrazan por el cuello. Mientras no dejan de mirarse a los ojos, inician la penetración lentamente sin dejar de abrazarse en ningún momento.

Yugamapad-asana

En esta postura, el hombre se sienta con las piernas bien abiertas y la mujer se coloca sobre él. En esta posición comienza la penetración lenta y a medida que se avanza, el hombre aprieta moderadamente los muslos de la mujer con sus manos.

Markat-asana

El hombre levanta las piernas de la mujer y las coloca encima de sus brazos. Mientras que con sus manos mueve el cuerpo de la mujer hacia adelante y hacia atrás, la penetra.

Un último consejo importante: no hay que olvidarse de que uno de los objetivos del sexo tántrico es la relajación, nunca se han de forzar las posturas y cada uno ha de encontrar la que le sea más adecuada y propicia para el disfrute sexual.

Sexo tantrico – El orgasmo más largo de tu vida

Sexo tantrico – El orgasmo más largo de tu vida

Lo primero que debes tener claro es que para practicar sexo tántrico, debes olvidarte del sexo convencional, de la rapidez, del corre corre, del mañanero; debes olvidar todas las pautas y conductas que has estado practicando durante años y abrir tu mente. Si alguna vez has practicado yoga o alguna disciplina de relajación oriental, este ritual te resultará más familiar y si no es así, debes partir de que el sexo tántrico se basa en encuentros largos y relajados, sin prisas; se venera el éxtasis y se busca un placer más prolongado a través del deleite de los goces sensuales.

Se puede decir que en occidente estamos atrapados en un concepto de éxtasis ligado al orgasmo y, sobre todo, a la eyaculación. Los tántrikas (practicantes de tantra) piensan que la eyaculación es una pérdida de energía y que con eyacular una vez al mes, el cuerpo fisiológicamente tiene más que suficiente. Además, en el Tantra a la mujer no se le considera un simple «recipiente sexual», sino una diosa que da y recibe energía.

Calidad, no cantidad

Los seguidores más puristas del sexo tántrico aseguran que con practicar el sexo una vez al mes es suficiente y, de hecho, se recomienda no practicar mucho sexo para así acumular energía sexual.

Tu cama, el templo del amor

El Tantra es una disciplina llena de ritos y una forma de convertirla en uno, es rodear tus sesiones con tu pareja de objetos que llenan tus sentidos: enciende velas blancas y perfumadas, coloca flores frescas y compra aceites para masajear a tu pareja, busca música de relajación y apaga o desconecta cualquier aparato que pueda hacer ruido e interrumpirlos. Deja al pie de la cama frutas y agua para los momentos de descanso y deshazte de cojines, edredones o sábanas que puedan molestarlos, arrójalos al suelo para aumentar el espacio donde moverse.

Lo más importante

Planeen con anticipación  su encuentro y dense un espacio. Reserven por lo menos una o dos tardes completas al mes para ustedes dos; las velas, la fruta, etc., son ayudas más no son indispensables, porque lo que en verdad importa es estar presente, con total conciencia y vivir el momento como si fuera de ustedes dos y de nadie más.

Mantén el ritmo de la respiración

Recuerda que la respiración es primordial en el sexo tántrico. A continuación te sientas con tu pareja, el hombre debe estar sentado con las piernas abiertas y las rodillas lo más cerca del piso, con los talones uno frente al otro. La mujer se sube en el hombre y lo rodea con sus piernas. Si tu cama es muy blanda pueden hacer el ejercicio en el suelo con un cojín, colchoneta, etc, y luego ambos comienzan a respirar en forma pausada, así cuando tú exhalas, él inhala; la idea es que él respire de tu aire y tú del suyo, al final cierra los ojos y empieza a dejar tu mente limpia de pensamientos.

Caricias y masajes

Masajea a tu pareja lentamente y explora todo su cuerpo a excepción de los pechos y la parte genital. Haz movimientos largos y circulares, buscando el propio placer de hacer el masaje. Después de quince minutos pueden cambiar de posición y vuelven a explorar su cuerpo detenidamente.

Juegos

Para el beso del deseo, recuéstense uno junto al otro, se miran a los ojos y se besan sin tocarse, siguiendo el ritmo de la respiración y luego se acercan un poco más. La pareja debe mirarse fijamente y besarse la piel para luego, poco a poco y sin apresurarse, llegar a la parte genital con suavidad y dulzura.

Penetración

En el sexo tántrico la penetración es un paso más, no algo esencial ni un fin. La primera etapa de la penetración debe ser estática, en la cual el pene se queda inmóvil dentro de la vagina, mientras la pareja continúa acariciándose suavemente. Después los dos órganos se empezarán a mover libremente, dejándose llevar por el momento. Esta parte puede durar hasta  30 minutos.

Lo más importante:

Continúen sentado, donde la mujer permanece encima del hombre durante la penetración, pueden hacer variaciones pero la mujer siempre está encima del hombre.

El orgasmo

Si la erección es muy fuerte y sientes que se acerca la eyaculación vuelvan a los ejercicios de respiración con caricias suaves, y si aún así la erección sigue, puedes hacer presión en la zona del perineo. Cuando te sientas finalmente preparada, déjate llevar y encuentra el orgasmo más largo de tu vida. ¡Felicitaciones!

Dominio máximo de la técnica

Como verás, la mujer se ha convertido en la parte activa del juego. La postura clásica de dominio es conocida como la postura de Kali. Kali, en el Tantra, es la diosa capaz a través de sus encantos de despertar el erotismo en los dioses más poderosos, se le representa muchas veces amando a Shiva y logrando que él contra su voluntad eyacule, logrando así que Shiva genere nuevos mundos.

Para emular a Kali, la mujer se pone en cuclillas y el juego continua. Los movimientos pueden ser lentos o vigorosos y la mujer puede detener el movimiento pélvico, para simplemente dedicarse a usar los músculos internos de la vagina para apretar y acariciar el pene. En la postura de Kali, el hombre no hace un solo movimiento, se relaja totalmente y deja que la mujer lo haga todo; el hombre procura extender al máximo las sensaciones, mientras que la mujer hace lo necesario para que el hombre termine. Cuando una mujer logra, en la postura de Kali, que tanto ella como él lleguen al orgasmo al mismo tiempo, habrá dejado atrás muchos bloqueos o karmas y se dice que se convierte en dueña de su propio placer, porque siempre ha sido la fuente de gozo.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *